Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5371818
Conversatorios en Casa de América - Daína Chaviano - ver ahora
Transcripción completa

Hola, ¿qué tal?

Nuestra invitada de hoy es una cubana

afincada en Estados Unidos.

Sus obras han sido traducidas a más de 30 idiomas.

Bienvenidos

a "Conversatorios en casa de América".

Daína Chaviano, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien.

Feliz de estar en España otra vez.

Bueno, nos traes tu último libro.

"Los hijos de la diosa Huracán".

13 años.

13 años para investigar, escribir,

editar, reeditar y, al fin, está ahí.

El nombre es sonoro, ¿eh?

Suena potente, ¿no?

Sí.

Mira, es...

Siempre le preguntan a los lectores y a los periodistas a veces:

"¿Cuál es tu libro preferido?".

Yo siempre digo que el último, porque es el más cercano, ¿no?

Pero, realmente,

este es un libro muy especial para mí

y sé que lo va a seguir siendo.

He demorado 13 años en escribirlo

contando la investigación y la estructura,

porque tiene una trama muy compleja.

No creo que vaya a volver a escribir un libro

en mi vida

en el que yo invierta 13 años de mi vida.

Solo por eso ya es un libro bien especial.

Pero, además de eso, es un libro que me debía yo

y creo que le debía a la isla de Cuba

y que le debía a España también,

porque es un libro en el que abordo,

de manera también, si se quiere, un poco tangencial, pero está ahí...

Trato de...

Digamos que de mitificar

la famosa leyenda negra de España.

A lo largo de toda la historia, durante milenios,

siempre ha habido guerras, ha habido ocupación

y ha habido conflictos de conquista entre uno y otro territorio,

y, de manera, especial,

quizás porque se trata también de todo un continente,

se ha hablado mucho de este exterminio de los indígenas

en el caso de Cuba.

Por ejemplo, cuando yo estaba en la escuela,

siempre me dijeron:

"Los españoles exterminaron a los indios cubanos,

los indios desaparecieron, los españoles acabaron con ellos".

Y el caso es que a través de los años,

mientras yo hacía investigaciones para mis novelas anteriores,

porque he estado trabajando la cuestión histórica cubana,

y que me ha llevado obviamente a España,

empecé a tropezar con testimonios, documentos incluso,

del siglo XVII o XVIII

en los que leía cierto tipo de información

que no me cuadraba mucho, como decimos en Cuba.

No coincidía con lo que me habían hablado

acerca de esta desaparición de los indígenas.

Y cuando empecé a leer y a documentarme sobre esto,

encontré que esto era falso absolutamente.

Y, después,

hablando con etnólogos, con arqueólogos e investigadores,

me di cuenta de que esto no había sido así.

Esta novela de "Los hijos de la diosa Huracán"

es un poco también el resultado

de este querer ser justa realmente con lo que ocurrió.

Yo no digo que no hubiese ocurrido

como en todos los momentos de encuentros y de conquista

hubo matanzas.

Se cometieron masacres en algunos.

Pero las cosas no son en blanco y negro.

Ni todos los españoles que fueron a Cuba o a América

eran monstruos

y también hubo indígenas que traicionaron a los suyos.

Y todo esto es parte de la historia.

Esto es parte de la evolución de la humanidad

y de su manera de lidiar

socialmente e individualmente

y lo que somos como especie.

Somos una especie belicosa.

Siempre hemos estado involucrados en guerras de todo tipo.

Las cosas hay que verlas, de todas formas, como son

y del resultado de esto sale "Los hijos de la diosa Huracán".

Tendemos a ver, a criticar y a juzgar cosas

de hace 500 años

con la mirada del siglo XXI, ¿no?

Ahora, hace poco, me preguntaban,

pero antes de preguntarme yo había leído sobre esto.

El presidente de México había pedido que España pidiera perdón

por las masacres de los indígenas de hace 500 años

y me pareció una cosa tan tonta y absurda...

En primer lugar,

ninguno de los españoles que hay ahora

fue a América a matar a nadie

y ninguno de los que están ahora allá

son víctimas.

Me parece una cuestión más demagógica

que de justicia como tal.

Y, además, las mismas personas que están pidiendo estas disculpas

tienen tanto sangre española como indígena.

Entonces,

la mezcla que tenemos en América es enorme

y muchos de nosotros somos mayoritariamente más españoles

si vamos a hablar de descendientes.

Somos más españoles que indígenas o africanos.

Tenemos de todo, por supuesto.

Yo me acabo de hacer las pruebas de ADN genético

que son muy populares en Estados Unidos

y que se están extendiendo por Europa.

Muchos españoles también se las están haciendo

porque ahora son muy asequibles para el bolsillo de cualquiera.

Y descubierto cosas sobre mí que me fascinan.

No solo tengo sangre de la península ibérica,

española y portuguesa,

sino que he encontrado que tengo de Irlanda,

de Gales, de Escocia, de Grecia, de África,

todo el norte de África, Marruecos,

y tengo sangre indígena.

Esto jamás en la vida lo hubiera imaginado.

Tengo un pequeño porcentaje también.

Entonces, estoy tan feliz

con saber que soy esta mezcla humana de tantas culturas,

porque siempre me he sentido, además...

Nunca me he sentido y absolutamente y únicamente cubana,

que es mi país de origen.

Siempre me he sentido parte de muchas partes.

Y volviendo a la pregunta

y al tema.

Esto de las disculpas trasnochadas

por lo que ocurrió hace siglos y milenios

me parece totalmente absurdo.

Bueno,

"Los hijos de la diosa Huracán" se llama tu nuevo libro.

13 años trabajando.

Sin desvelarnos el final,

pero cuéntanos un poco en qué consiste.

La novela se desarrolla en dos tramas paralelas.

Una, en un futuro cercano, 30 o 40 años en el futuro cercano,

y se desarrolla entre Estados Unidos y Cuba.

Es la trama propiamente del "thriller" de la novela,

de la parte de suspense.

Y también empieza un vínculo con el pasado,

porque lo primero que ocurre es un asesinato

con características muy raras

que deja muy desorientados a los investigadores

cuando aparece un símbolo que nadie sabe qué significa.

Y, al mismo tiempo,

se produce un descubrimiento en una tumba indígena.

Se descubre en Cuba una tumba indígena

donde hay un manuscrito.

Lo cual es también un hecho muy extraño

desde el punto de vista arqueológico

porque qué hace un manuscrito en una tumba indígena.

Al mismo tiempo que esto ocurre en Cuba,

se están celebrando las primeras elecciones democráticas

en el país

después de casi un siglo.

Como saben, hace 60 años

que no hay elecciones democráticas realmente.

Para los que no estén enterados en este planeta,

que supongo que no hay muchos que no lo sepan.

Y esta es la parte digamos del "thriller",

de la intriga policiaca o criminal.

La otra trama desarrolla 500 años atrás.

Comienza en Sevilla en el siglo XVI, se mueve hacia Cádiz

y termina en Cuba, en el Caribe,

en el mismo momento

en que los primeros conquistadores españoles

ya se han asentado en pequeñas villas en Cuba

y empieza la convivencia

antes de que comenzara como tal la esclavitud,

que es el comienzo de esta época,

y las relaciones entre los indígenas y los españoles.

Esto es básicamente la trama de la novela,

donde hay también muchos misterios

porque las protagonistas de ambas tramas

cada una posee características muy especiales

y los orígenes de cada una de estas protagonistas

también tienen su secreto.

Juana y Alicia. Juana y Alicia.

¿Cómo son?

Alicia es una investigadora, una criptóloga.

Ella es especialista

en descifrar documentos medievales y renacentistas

y es llamada a Cuba

porque cuando se descubre esta cueva con este manuscrito,

el manuscrito tiene un texto incomprensible

y la llaman para que ella descifre ese texto.

Es una muchacha que no conoce su origen

porque fue recogida del mar.

La rescataron unos pescadores en medio de una tormenta muy extraña

cerca del triángulo de las Bermudas.

Esta es el principal personaje

de la historia.

Y la otra, Juana,

con la que se están identificando los lectores

por lo que me están diciendo.

Es una muchacha que tiene una crianza muy particular

porque su padre, que es un librero,

se dedica a encuadernar y hacer este tipo de trabajo,

la cría y la educa de una manera muy especial.

Ella conoce varios idiomas,

él la ha enseñado a ser libre en su pensamiento,

a pensar

y ver al resto de personas sin prejuicios.

Pero él mismo es un converso.

Proviene de una familia que ha tenido que convertirse

y que comienza a ser perseguida por cuestiones...

No voy ahora a desvelar toda la trama.

Esta es la otra parte

y la otra protagonista de la historia.

La historia relata la eterna lucha entre la dignidad y la opresión.

¿Dónde ves hoy esa lucha?

Bueno, es la eterna lucha.

Yo he querido representar esto en dos épocas.

Y más que nada

es la lucha también entre el poder,

entre el querer mantenerse en el poder

ante cualquier circunstancia

y cómo las personas que son...

Digamos que se ven oprimidas,

que se ven aplastadas por ese poder,

cómo pueden enfrentarse a ese poder usando incluso otras armas,

porque tanto en el caso de Alicia, la criptóloga del futuro,

como Juana, la hija del libro de hace 500 años,

tienen que enfrentarse,

en el primer caso, a un asesino que está buscando...

Tampoco voy a revelar por qué

este hombre está matando a diestra y siniestra.

Bueno, tiene que impedir que algo salga a la luz y...

Pero hay una lucha por el poder en esa Cuba del futuro también

donde pese a que hay elecciones democráticas

y hay varios partidos,

hay una lucha oculta también que no sale a la luz pública,

sino que el lector es el único que la conoce.

Y esta mujer, Alicia, debe enfrentarse

a esta, vamos a decirlo así, violencia social

a través de su astucia y su inteligencia.

Y es lo mismo que hace Juana en otra época.

Juana tiene que enfrentarse a la violencia

y al poder de un personaje

digamos que domina toda una región.

Y ella también se enfrenta usando armas,

vamos a decirlo así, muy poco convencionales.

Ella tiene que apelar a todo lo que ella sabe.

A su instinto,

a lo que ha aprendido en libros y a lo que le dice su intuición

para poder hacer frente a toda esa violencia

en la que está inmersa.

Tú te muestras crítica con el régimen cubano en el libro.

Dices...

Hablas de un autócrata

que gobernó el país por más de medio siglo,

un eclipse que acompañaría los años más tenebrosos de la isla

y tú no vives en Cuba desde hace bastantes años.

Vives en Miami, ¿no?

¿Cómo fue tu salida de Cuba?

Yo salí de Cuba en el 91, en el año 1991,

y lo hice...

Bueno, la universidad de Quito me hizo una invitación,

pero ya era algo pensado realmente.

Yo envié mi currículum literario.

Estaban interesados en que diera unas conferencias

sobre literatura y cine

y yo salí y me quedé ya en Ecuador.

Estuve tres meses ahí y de ahí fui directa a Miami.

Y aunque ya había publicado libros en Cuba...

Todos eran libros de fantasía y ciencia ficción,

que fueron géneros que yo utilicé

para burlar un poco la censura,

porque me daba cuenta de que podía decir ciertas cosas

de manera...

Disfrazándola con elementos de estos géneros.

Y, bueno, los libros salieron en Cuba.

Ahora se publican y hay gente que me dice:

"Pero es que está aquí, ¿cómo te lo publicaron?".

Digo: "No se dieron cuenta de lo que yo estaba diciendo".

Pero llegó un momento en que yo me di cuenta

de que ya no podía seguir escribiendo

porque me iba.

Incluso había empezado una novela y dije:

"No puedo hacer esta novela aquí

porque me voy a buscar un problema grande".

Y dije:

"Yo tengo que irme,

porque si quiero seguir escribiendo

y si quiero seguir siendo honesta conmigo misma

y con las cosas que creo,

yo me tengo que ir".

Yo necesito ser libre y sentirme libre

para poder escribir

y dar un salto en el sentido literario

porque quería hacer y decir otras cosas

y en Cuba no hubiera podido hacerlo.

Es una marcha meditada.

¿Recuerdas esos últimos minutos cuando te despides de tus padres?

No sabes cuándo vas a volver a verles

cuando te subes.

Supongo que son segundos difíciles.

Sí, sí.

Fue muy difícil.

Siempre tuve la esperanza de que iba a volver a verlos

de todas formas,

pero realmente lloré en el avión cuando me fui

porque no sabía si los iba a volver a ver o no

y no sabía si iba a poder volver a Cuba.

Y fue duro.

Han pasado ya bastantes años.

Tú has llegado a regresar, ¿no? Sí.

17 años después de que yo me fuera,

mi padre enfermó gravemente

y pedí permiso y me dejaron ir a verlo.

Fui dos veces y ya no he ido más.

No he vuelto.

En tu libro hablas del futuro de Cuba,

que ya es una democracia.

¿Cómo es hoy Cuba?

¿En qué ha cambiado desde que te tuviste que marchar?

Mira, Cuba...

Yo a veces digo:

"Ya he perdido todas las esperanzas

de que el país cambie para mejor realmente".

Los cambios que hay...

Cada vez que hay un cambio o parece que va a haber un cambio

yo lo veo como...

El Gobierno lleva las riendas de ese caballo,

que es ese país,

y cuando parece que va a soltar un poco las riendas,

vuelve a frenar.

Y es todo el tiempo así.

Los cubanos no pueden acabar de tener sus negocios

porque en cuanto el negocio despega un poco,

por alguna razón vuelven a ponerles trabas

o les quitan el negocio.

No hay manera de que ese pobre pueblo se desahogue

y pueda respirar un poco.

Yo a veces estoy más pesimista

que optimista

en relación con el futuro inmediato de Cuba.

A largo plazo espero que sí.

Cuando muera toda esta generación de dirigentes

y, probablemente, sus hijos también,

que ahora han tomado las riendas del resto del país.

Se lo han repartido en negocios

o en corporaciones disfrazadas de nombres muy románticos

como Gaviota o Habaguanex.

Todos esos nombres lo que ocultan...

Detrás de eso está la cúpula militar actual

y muchos familiares de dirigentes también.

Lo que era la seguridad del Estado, el G2.

Altos militares y de Inteligencia también.

Todos esos grupos controlan ahora toda la economía

y todo el turismo del país.

La verdad es que lo veo

que va casi de camino a lo que es la Unión Soviética,

la Unión Soviética, Rusia, que fue la Unión Soviética,

en la que el presidente del país decía hace años...

Putin fue un importante jefe

de la KGB

y se mantiene ahí por eso.

Y Cuba va por ese camino.

Yo pienso que a largo plazo eso cambiará.

Espero.

Pero ahora mismo no soy muy optimista

en ese sentido.

De hecho,

dices que empezaste a conocer tu país

cuando saliste de él.

Sí.

Sí porque, mientras estuve en Cuba,

no tuve acceso a muchos documentos y a libros.

A una parte de la historia

que en Cuba, en la escuela,

me la enseñaron tergiversada por completo.

Cuando yo salí,

empecé a leer documentos de la época

y dije:

"Esto no es lo que me habían dicho.

Esto es otra cosa".

No tenía, por ejemplo, acceso a materiales visuales

de lo que era Cuba antes y de lo que es ahora

de la noche a la mañana.

Uno entra...

Cualquiera puede entrar ahora a YouTube

y buscar documentales de cómo era Cuba en los años 50.

Y uno alucina

porque es un país con una riqueza, una limpieza, una...

Los cubanos, el pueblo...

Tú los ves.

No digo

que no hubiera una pequeña parte de la población pobre,

la había,

pero no era la mayoría.

Y el problema

es que ahora todo el pueblo de Cuba vive en condiciones paupérrimas

y eso no existía en Cuba antes.

Hs visto cosas sobre Cuba desde fuera

que tal vez no tuviste oportunidad de ver dentro, ¿no?

Sí.

Como te digo,

sigo teniendo acceso a material de los años 40 o 50

que en la isla no se consiguen.

Y si están,

están tan escondidos que nadie los ve.

Y la serie de novelas que empecé a escribir cuando salí,

que yo le di el nombre de "La Habana oculta"

porque quise mostrar esta Cuba

representada un poco por la ciudad de La Habana.

La Cuba que no se conoce.

La Cuba que el turista incluso no ve

y que el cubano tampoco conoce o había visto.

Por eso inicié toda esta serie de novelas.

"El hombre, la hembra y el hambre",

que ganó el premio Azorín en España en el año 98,

"Gata encerrada", "Casa de juegos", "La isla de los amores infinitos"

y ahora "Los hijos de la diosa Huracán"

son parte de esta serie también de novelas.

Si vemos tu evolución literaria,

tú empezaste siendo una escritora superventas

de ciencia ficción

y has ido evolucionando poco a poco hacia el "thriller".

¿Por qué?

Sí.

Más que el "thriller" hacia la historia,

porque esta es la primera vez que a bordo el tema del "thriller".

Yo hago una hibridación de géneros.

Me gusta mezclar géneros

porque lo que hago es tomar elementos.

No me gusta circunscribirme a lo que llaman la realidad.

El realismo.

Me parece que es muy pobre.

A mí no me da recursos suficientes para decir

y, por eso, en mis novelas está esta mezcla

de mitología, ahora de "thriller",

de feminismo, de erotismo, de política,

de magia y de fenómenos paranormales.

Porque la realidad es eso.

Lo que llamamos realidad

es un conjunto de elementos disímiles,

algunos más ocultos que otros,

pero que todos forman parte de lo que somos.

A veces,

alguno de estos elementos los echamos a un lado

porque decimos:

"Esto no se aviene con lo que yo conozco,

pero están ahí".

Lo que yo trato de hacer con mis novelas

es eso.

Mostrar lo que yo pienso que es el universo real.

Lo que dices, Daína,

es que la narración de la ficción nos acerca más a la realidad

que la narración de la propia realidad.

Sí.

Es así mismo.

Así es.

¿Cuáles son tus maestros? ¿Cuáles son tus referencias?

Mis referencias...

Bueno, ante todo...

A ver,

No tengo referentes literarios cubanos.

Tengo que decirlo así porque siempre me preguntan

y tengo que decir que lo lamento mucho,

pero mis referentes literarios no son cubanos.

Tu escritura es paralela a la tradición cubana

de alguna manera.

Completamente.

Mis grandes influencias

son, primero, las grandes épicas de la antigüedad.

Estoy hablando desde la "Odisea", la "Ilíada",

la épica de Gilgamesh, que es la gran épica sumeria,

o los mitos grecorromanos que tienen una simbología enorme

y que los utilizo a veces como base.

Pero también hay autores contemporáneos.

Por ejemplo, Margaret Atwood.

Esta escritora canadiense

que desde los años 80 que yo empecé a leerla,

me influyó mucho su forma de narrar.

Ahora todos la conocen por esta serie,

"El cuento de la criada",

que está todo el mundo encandilado con esto,

pero yo me leí esa novela en los años 80.

Quizás un poco Julio Cortázar también,

Tolkien, Anaïs Nin, Milan Kundera...

Un poco Cortázar también.

Mario Vargas Llosa.

Lo estudié durante un tiempo

porque me gustaba mucho cómo estructuraba las novelas.

Hubo un tiempo

en que experimentaba mucho con la estructura de las novelas

y esta forma ahora que dicen que es muy característica

en la que entremezclo las historias

y hago una especie de estructura de ADN

donde a través de una cadena voy desarrollando estas historias

hasta que se tocan...

Dos líneas de tiempo que van paralelas

hasta que se tocan.

Y a veces tres líneas de tiempo.

Por ejemplo,

en "Fábulas de una abuela extraterrestre",

que fue mi primera novela,

una novela de ciencia ficción que hice en Cuba,

y "La isla de los amores infinitos"

yo trabajo con tres y cuatro tramas temporales.

Es muy difícil trabajar esto

porque no quiero que el lector se pierda

y el reto para mí, en este caso,

es trabajar las tramas y los personajes

de tal manera que para el lector resulta fácil.

Todo lo complicado que es para mí narrarlas

que para el lector sea muy fácil leerlas

pese a lo imbricado de esa trama.

Y Vargas Llosa, en ese caso, para mí fue un maestro.

Yo empecé a estudiar estas estructuras

y cree después la mía propia que esta.

Yo la llamo estructura de ADN.

Pero estas son mis influencias de manera general.

Te preguntaría si también Allan Poe,

porque dicen que lo tuyo es el gótico caribeño.

Edgar Allan Poe, Lovecraft

y una influencia también importante para mí

es toda la literatura gótica y romántica anglosajona

que, para mí, son...

Ray Bradbury,

"Crónicas marcianas", "Fahrenheit 451",

es un maestro del estilo.

Tiene un estilo muy particular.

Yo estudié incluso licenciatura en Lengua Inglesa

en la Universidad de La Habana

porque quería leer a Bradbury y a Shakespeare,

que es mi otro gran amor.

Los quería leer en su idioma original

y, por eso, escogí la carrera de Lengua Inglesa.

Mi influencia es básicamente anglosajona

y también de mitologías y épicas de pueblos antiguos.

Se nos ha pasado esta media hora volando.

Nos tenemos que despedir.

Sí que me gustaría hacerte una última pregunta.

Han pasado los 13 años, has publicado el libro

y, ahora, estás de viaje presentándolo.

Cuando termine esto, te has preguntado: "¿Ahora qué?".

En cuanto ahora regrese...

Cuando regrese a Miami, a mi apartamento en Miami,

ya tengo una novela que voy a empezar

y tengo las...

A veces me preguntan: "Pero ¿no se te acaban?".

"No se me acaba las ideas.

No me va a dar la vida para escribir todo lo que quiero".

Ahora termino esta de 13 años y empiezo una nueva novela.

Bueno, Daína, te deseamos mucha suerte

con "Los hijos de la diosa Huracán"

y con la nueva que piensas escribir.

Daína, muchas gracias

por estar en "Conversatorios en casa de América"

y hasta una próxima ocasión.

Gracias a ti, ha sido un placer.

A ustedes les emplazamos la próxima semana aquí.

En el mismo lugar y a la misma hora seguiremos conversando.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Daína Chaviano

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Conversatorios en Casa de América - Daína Chaviano

26 ago 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a la escritora cubana Daína Chaviano.

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Daína Chaviano" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Daína Chaviano"
Programas completos (268)

Los últimos 270 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos