Conversatorios en Casa de América Canal 24H

Conversatorios en Casa de América

Miércoles a las 00:00h y Sábados a las 07:30h

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5314838
Conversatorios en Casa de América - Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

¿Qué tal? Ariel, Alejo, ¿cómo estáis?

Muy bien, ¿y tú? Bien.

Hoy podemos decir: Hola "Tequila". Adiós "Tequila".

Ah, bueno sí. Las dos cosas al mismo tiempo.

Ahora se lo contamos a nuestros telespectadores.

Bienvenidos a los "Conversatorios en Casa de América".

(Música)

# Vamos a cantar un rock and roll a la plaza del pueblo #

# Vamos a tocar un rock and roll y nadie nos va a parar #

# La gente se aproxima por la calle principal #

# Vamos a tocar un rock and roll a la plaza del pueblo #

# Vamos a tocar un rock and roll a la Plaza Mayor #

# La gente alucinada espera que comience el show #

Que comience el show.

Ariel Rot, Alejo Stivel, hoy "Tequila".

Todavía hoy "Tequila" ¿no?

Sí, "Tequila", Alejo, Ariel.

Somos un compendio de cosas ¿no? Claro que sí.

Y además aquí tenéis que estar muy cómodos en estos minutos

porque estamos en la "Casa de América".

Sí, claro.

La verdad que unas instalaciones fabulosas del Palacio de Linares.

Ya he visto alguno de los fantasmas que andan por ahí.

Ya has hablado con ellos ¿no? Sí, tuvimos algunas charlas.

- Cierto que cuando empezamos no se podía hacer otra cosa.

O sea, si tú eras "Tequila"

tenías que ponerte la camiseta de "Tequila"

y estabas prácticamente, de una manera, no oficial,

pero así lo sentíamos.

Era una tradición. Dedicarte a hacer otras cosas.

Hoy en ese sentido creo que las bandas han cambiado también.

Y nosotros por supuesto.

Porque después de todos estos años, evidentemente,

además de "Tequila", pues intentamos tener más actividades ¿no?

- Sí, y también que en toda esa época la actividad era muy frenética.

Estábamos ocupados 120 %, o sea, no parábamos de girar,

de actuaciones, de promo, de grabar discos

y no había tiempo para nada más.

Ahora nos organizamos de otra manera.

Os organizáis, tenéis varias facetas.

Ahora hablaremos de ellas.

La primera, por ser aquí en Televisión Española,

Ariel, tú acabas de presentar una temporada

de "Un país para escucharlo",

un programa musical de La 2,

¿en qué consistía?, cuéntanoslo.

Bueno, era un programa de viajes y música.

Viajes por España, y bueno, ir recorriendo distintas zonas,

distintas ciudades,

donde siempre me espera un anfitrión local

y entonces juntos hacemos una especie de road movie de unos días

que luego se concentra en 1 hora, pero con mucho contenido,

con mucha verdad ¿no?

porque es otro enfoque,

las actuaciones son como más informales,

y luego muy cuidado a nivel de imagen.

¿Cómo ha ido esa experiencia?

porque, de repente, coger el micro, pero utilizarlo para otra cosa...

Sí, bueno, totalmente distinto, sí, sí, sí, muy distinto.

Creo que es más difícil preguntar que contestar.

Tú vienes con tus preguntas apuntadas,

ahí estoy improvisado.

Son charlas y, sobre todo, bueno...

Descubrir cosas que no conocía

y dárselas a descubrir también a la gente,

de una escena que, bueno, está un poco más sumergida

y a veces cuesta encontrarla,

pues dar un lugar también para eso

y sentir que hay una escena poderosa y excitante,

y tal vez un momento dorado para la música.

¿Hay una escena con la que te quedes de estos programas?

¿Una experiencia? ¿Un personaje?

Algo que te vas a llevar a la tumba en el recuerdo de toda la vida.

Muchísimos, te digo que, prácticamente,

no ha habido un solo día

donde no haya vuelto sorprendido al hotel a la noche,

pero sí le tengo mucho cariño al primer programa,

que fue un programa muy especial con Kiko Veneno recorriendo Sevilla,

Cádiz y Jerez de la Frontera, que todo eso,

después de los nervios del primer programa

terminó en una fiesta flamenca en la casa de la madre de Tomasito,

que, bueno, en el programa solo dura tres minutos,

pero te puedo asegurar que duró bastante más,

y fue un momento, la verdad, muy mágico, muy especial.

O sea, las últimas horas de la fiesta

no tenemos constancia de ellas ¿no?

Bueno, ni yo tengo constancia en realidad.

Bueno, Ariel, Alejo, estáis en plena gira de despedida de "Tequila",

habéis sacado hace unas semanas vuestro último disco "Adiós Tequila"

que se grabó precisamente en un concierto

en el Wizink Center en Madrid.

¿Os habéis unido para separaros definitivamente?

O sea, ¿cuál es la situación ahora mismo del grupo?

Bien, nosotros originalmente cuando nos separamos

no hubo ninguna despedida,

ni siquiera hubo una nota de prensa diciendo:

"Tequila anuncia que se separa", ni nada.

La gente que nos seguía, que compraba los discos,

que venía a los conciertos, los fans, digamos, de alguna manera,

se quedaron un poco así, como perplejos,

porque decían: ¿qué pasó? ¿se evaporaron en el éter?

¿Vosotros lo sabíais que os habíais separado?

O simplemente...

Sí, sí lo sabíamos, pero no lo comunicamos.

No se nos ocurrió decir a la compañía de discos:

"Oye, publica una nota o algo".

Entonces quedó un poco como que la gente se fue enterando de a poco

y decía: pero ¿qué pasó?

¿Se separaron? ¿No se separaron? ¿Qué pasa? No sacan discos.

Una sensación un poco rara.

Nos enseñaron a ser educados y creo que es educado despedirse

y bueno, la situación dio como para que se nos ocurra decir,

bueno, vamos a montar la fiesta de despedida.

Y la montamos aquí en Madrid, donde tú dijiste ahora,

en el Wizink Center en septiembre, lo grabamos en cd y dvd,

dvd que creo, la verdad, fabuloso.

Sirve para que los que fueron, recuerden

y los que no pudieron ir, vean,

porque curiosamente nunca habíamos hecho un disco en vivo.

Toda banda de rock que se precie, tiene que tener un disco en vivo

porque el directo de una banda de rock

es como una parte esencial de su carrera ¿no?

Y nosotros no nos dio tiempo a hacerlo,

Así que ahora tenemos ese disco en vivo con un dvd de despedida,

con amigos, está Fito Cabrales, está Leyva, está Juancho, MClan

y bueno, la verdad, creo que es un buen colofón

y ahora estamos en una gira presentando, digamos, eso,

a todo el resto de España,

el "Adiós Tequila tour" que le llamamos

y muy bien, la verdad que nos estamos divirtiendo mucho.

Vais a terminar la gira a finales de este año,

a finales de 2019.

Tequila se fundó en 1976, más o menos,

43 años de "Tequila" tumban a cualquiera.

Sí, 43 años de música. Es muchísimo esto.

No es una profesión sencilla

en el sentido de que hay muchos aspectos externos,

a la calidad,

que puede modificar que las cosas vayan o muy bien o muy mal.

Pero somos muy afortunados en ese sentido.

La verdad que tanto Alejo como yo siempre desde muy críos,

porque empezamos muy críos en "Tequila", teníamos 17 años,

podemos decir que siempre hicimos lo que nos gustó.

"Tequila" en realidad hace diez años nos volvimos a juntar,

creo que ese fue el paso más grande que dimos,

ahí sí que Alejo no salía, había abandonado los escenarios,

creo que ese fue el gran paso,

una vez que pasó eso, en cierto modo quedó la puerta abierta.

O sea que tampoco fue como "vuelven para separarse",

si no como que tampoco nos habíamos oficialmente ido

después de ese reencuentro.

Porque a ver, vosotros empezasteis muy críos, 16, 17 años tocando,

sois argentinos,

¿habíais venido a España de niños o acababais de llegar?

Justamente en esa época vinimos

por la causa de la dictadura militar argentina de Videla,

tuvimos que salir corriendo en 10 minutos,

fue una situación bastante traumática

y todo ese trauma creo que el destino nos lo compensó al llegar

y tan rápidamente que las cosas fueran bien,

porque nosotros allí tocábamos en nuestras casas

y en algún garaje de algún amigo.

O sea, ¿ya tocabais juntos allí? Sí.

Y de hecho, el primer disco está compuesto,

la mayoría de los temas están compuestos allí, antes de venir.

Incluso alguno del segundo disco

también cayó que había sido compuesto en Argentina.

- A ver, éramos amigos desde mucho antes, y en un momento, empezamos,

entre parte de los juegos que hacíamos

y las cosas que hacíamos,

había un momento en el que nos juntábamos, tocábamos y cantábamos.

Nunca nos hubiésemos imaginado que todo eso se iba a profesionalizar

y menos de la manera en que se hizo.

Si salís huyendo de la dictadura de Videla y venís a un país...

Que desconocíamos en absoluto, no había redes en esa época,

no había facebook, ni esas cosas que uno ya conoce,

tiene amigos en todo el mundo, aunque sean virtuales.

Pero sí sabíais que estábamos en un proceso hacia la democracia.

Por eso vinimos también. Era el proceso inverso.

Efervescencia cultural.

Esa última época me acuerdo que llegaba "El país" a casa

y cotilleábamos un poco.

Allí en Buenos Aires mi padre consiguió "El país"

y nos enterábamos un poco dónde íbamos.

- Fue llegar aquí y empezar a caminar por las calles sin conocer nada,

no teníamos ni un amigo, no conocíamos a nadie,

a ver dónde comprábamos las revistas de rock

para ver dónde había un concierto, íbamos a ver los conciertos,

de hecho, en uno de esos conciertos fue donde, de alguna manera,

capturamos al resto de la banda, y la sacamos de otra banda.

Y sí, pero bueno, claro, fue todo un poco mágico

porque llegar exiliado a esa edad, a un lugar,

te puede pasar cualquier cosa.

Y se cumplieron los sueños, logramos hacerlo,

y el día que se cumplieron dos años,

porque llegamos con muy pocos días de diferencia,

pero el día que se cumplieron dos años de que yo había llegado a España

estábamos tocando en un festival que se llamaba "Canet Rock",

ante 45000 personas,

dos años para unos chavales, la verdad es que es bastante...

- Es curioso porque dos años

era el tiempo que mi familia me había dicho que íbamos a estar.

Claro, a los dos años no nos sacaban de aquí.

- Sí, además la dictadura duró mucho más, o sea que no se podía volver.

Encontráis a tres españoles,

a Julián Infante, a Felipe "Lipe", a Manolo Iglesias,

¿cómo surge eso y cómo os lleváis dos argentinos, tres españoles,

al final pasando tantas y tantas horas juntos, la convivencia?

Les reclutamos ahí donde te decía,

en un local de Madrid donde había conciertos,

fuimos a ver a una banda que no sabíamos ni quienes eran.

Y hacéis una opa a la competencia.

Sí, fuimos al camerino y dijimos: "oye el bajista este mola".

Entonces fuimos y le dijimos: "oye, vamos a hacer una banda,

vamos a arrasar, y ¿por qué no os venís con nosotros?"

Ellos dijeron: "¿Quiénes son estos dos gilipollas con estos humos?"

Pero bueno, de una manera u otra terminaron tocando con nosotros.

-Sí, al tiempo nos llamaron, querían un guitarrista simplemente,

y se encontraron con toda una banda, un repertorio...

Pero no, yo creo que lo que preguntabas y cómo nos llevábamos.

Yo creo que ellos estaban muy fascinados, en cierto modo,

por lo que nosotros traíamos,

sobre todo el bagaje musical y rockero que traíamos de Buenos Aires

que jugaba con cierta ventaja ¿no? con lo que había aquí.

Digamos que el rock en Argentina,

aparte de que el rock nacional es una cosa muy solida,

ya empezó a mediados de los 60 con una voz propia,

cantando en español, por supuesto,

pero también con una manera singular de escribir y de componer y de cantar

y hacíamos reuniones después de ensayar, de repente,

nos íbamos a casa de Alejo y hacíamos sesiones de disco forum.

¿Cuáles eran vuestras influencias por entonces?

Pues además de las internacionales de todo el mundo,

de Dylan, Stones, Beatles, Hendrix, Led Zeppelin...

pues para nosotros era tan importante como John Lennon era Spinetta

que era un músico argentino,

o Charly García o Pappo, La pesada, o Vox Dei,

eran todo el rock nacional,

para nosotros estaban en el mismo lugar

que los Bee Gees, los Rolling Stones y los grandes de todo el mundo.

Y la influencia y casi la escuela

de cómo cantar el rock en español de manera fluida.

Aquí se cantaba un poco atrancadamente

y nosotros absorbimos eso, íbamos a los conciertos

aunque teníamos, 13, 14 años, cosa que no ocurría,

no era como ahora que hay un concierto y van chicos jovencitos.

Nosotros éramos los únicos entre gente de más de veintipico.

Teníamos una vida activa en los conciertos, comprábamos los discos

y mamamos eso, absorbimos con pasión y obsesión casi.

Entonces eso fue como decía Ariel que nos dio toda esa escuela

que al llegar aquí teníamos una cierta ventaja.

Veníamos de una sociedad también que acababa de empezar una dictadura.

Todo lo anterior había sido muy liberal, muy abierto.

Nosotros venimos de un entorno que está en la vanguardia de la apertura,

por pertenecer a un círculo artístico, periodístico, no sé...

Entonces todo eso nos hizo que llegáramos aquí

que estaba todo muy acartonado,

y claro, la gente se quedaba un poco así mirándonos

porque naturalmente transmitíamos algo que aquí no había.

Y sonabais diferente.

A partir de ahí llega la fama,

"Salta" que sonó por primera vez aquí en Televisión Española,

en el "1, 2, 3, responda otra vez",

"Rock and roll en la plaza del pueblo",

¿cómo recordáis aquellos momentos de explosión?

Pues con muchísima euforia.

Por otro lado me asombra que también lo tomemos con cierta naturalidad.

Era lo que tenía que ocurrir. Estábamos diseñados para eso.

Lo recuerdo como un regalo, como una época de la vida tremendamente feliz,

muchísima efervescencia,

era como un sueño poder llegar a un estudio de grabación,

por primera vez escuchar tu canción sonando en la radio,

son como momentos muy poderosos.

Yo creo que en ese sentido el rock and roll

nos dio más cosas buenas que malas.

Oye, y en el año 82 hacéis el primer paréntesis,

que no os lo planteáis como un primer paréntesis,

si no como una especie de disolución.

Eso ¿a qué se debe? ¿cómo tomáis esa decisión?

Bueno, un grupo, en cierto modo, es algo parecido a un matrimonio ¿no?

Lo único que, en vez de dos son cinco,

y que además trabajan juntos.

Es bastante intenso.

Si encima tienes esa euforia,

esa vida frenética que teníamos nosotros, se mezclan muchas cosas.

También el hecho de empezar tan jovencitos

hace que después las personalidades se van desarrollando

y marcando, no necesariamente, todas para el mismo lado.

Entonces hay muchos tipos de posibilidades

de que eso deje de ser una cosa monolítica y sólida

que en los primeros años que todos van así,

y claro, tú estás junto en una furgoneta ocho horas de viaje,

después llegas al hotel, estáis ahí juntos,

en el camerino estáis juntos, coméis juntos

y después en el escenario estáis juntos,

entonces hay un desgaste.

- Lo raro es no separarse.

Eso es lo que llama la atención, los grupos que no se separan,

porque proporcionalmente, la mayoría se separan.

Y luego a partir de ahí, cada uno sigue su camino.

Ariel, tú desde el año 82 hasta el 90 ¿qué es lo que haces?

Porque luego vuelves con "Los Rodríguez".

Sí, bueno, primero saco un par de discos en solitario.

No funcionan del todo bien.

Mi hermana se va a Buenos Aires, entonces la voy a visitar

y bueno, vuelvo a reencontrarme con la ciudad y con todo ¿no?

Porque claro, durante estos diez años ya había estado bastante reacio

a todo lo que venía de Argentina,

pero bueno ahí como que tuve de vuelta un affaire

con la ciudad y con mi pasado.

Entonces me quedé cinco años en Buenos Aires.

En esos cinco años conocí allí a Andrés Calamaro,

empecé a tocar con él,

en un momento dado la situación económica era super difícil.

Hubo como un segundo exilio, pero esta vez ya económico,

que se fueron un montón de argentinos a finales de los años 80.

Entonces nos vinimos aquí con "Los Rodríguez",

también duramos un tiempo, nos separamos,

y después, desde hace ya mucho tiempo, como 20 años,

que ya tengo una carrera en solitario,

y cada tanto, me vuelvo a juntar con amigos como Alejo,

algunas con Andrés también.

Oye, lo de "Los Rodríguez",

¿qué había de "Tequila" y qué faltaba en "Los Rodríguez"?

De "Tequila" había que estábamos Julián y yo,

entonces toda la parte más rockera, más guitarrera,

la aportábamos nosotros

y Andrés aportaba un poco la poesía, la lírica, y una voz maravillosa ¿no?

¿Qué no había de "Tequila"? Algunas sustancias.

Calamaro ¿es fácil trabajar con él?

Dentro de unas semanas esperemos que esté aquí

en los "Conversatorios en Casa de América".

Facilísimo. Tiene pinta.

Yo creo que es un tipo que funciona mejor,

de hecho por eso gran parte de su vida ha estado en solitario

más que con una banda.

Al principio tuvimos un gran idilio con "Los Rodríguez"

y fueron unos años muy mágicos, pero luego, bueno,

las diferencias también se empezaron a notar

y las ganas de hacer otro tipo de cosas,

y ahí las cosas se complicaban.

Y tú Alejo, tú te dedicas a la producción,

te pones detrás en esta situación,

empiezas a ayudar a despuntar talento de grandes artistas ¿no?

Sí, me quité del foco, me oculté así detrás de una mesa de sonido,

y sí, me dediqué a producir, hice más de 200 discos.

Algunos de ellos de Joaquín Sabina, de La oreja de Van Gogh, de MClan.

¿Cómo es esa vida de productor?

Bueno, es diferente, pero en el fondo estás trabajando con música,

estás trabajando con canciones

y estás aportando a las canciones, es creativa.

Es tan creativa como componerlas y como grabar tus canciones.

Quizá la implicación emocional es un poco más light, es un poco diferente,

pero tienes una perspectiva.

Yo me lo tomé muy en serio.

Y digamos, enlazaba uno con otro, y dentro de 200 discos hay de todo.

Algunos que estaba muy implicado, algunos que eran más comestibles,

que me pagaban los gastos...

Monté un estudio grande con mucha gente

y entonces algunos eran más financieros,

pero hice muchos que me involucré muchísimo,

y que les tengo mucho cariño y fueron experiencias fabulosas,

como Sabina, MClan, muchos más ¿no?

A Ariel le preguntaba por Calamaro, a ti te pregunto por Sabina.

¿Cómo es trabajar con Sabina? Es fabuloso.

Es una persona que tiene tanta creatividad que están sus canciones,

pero después está lo que él te aporta

que es como si te compusiera una canción cada diez minutos.

O sea en una charla, él te da tanto como en una canción,

porque es un tipo que, además de ser muy cariñoso y muy divertido,

tiene una cultura deslumbrante.

Es un tipo que lee tres libros por día te diría,

porque tiene una mezcla de ese personaje canalla que se conoce

y que es más popular,

pero detrás alguien que es un auténtico,

una persona super culta.

Entonces bueno, la verdad que es fabuloso

y tener la posibilidad de trabajar con el material que él te da.

Además que fue especialmente fructífero porque fue un disco doble,

que después salió uno solo,

pero que hicimos veintipico de canciones,

con lo cual fueron casi siete meses u ocho meses de trabajo.

Y la verdad que lo pasé bomba,

y el disco, creo que quedó un disco muy bueno.

¿Cuál era el título del disco?

Se llamaba "19 días y 500 noches".

En el 99 creo. 99 o 2000, sí.

¿Qué se aprende más?

¿Estando actuando, estando delante del público

o detrás observando, viendo, aportando?

Es diferente.

No te la puedo contestar esa pregunta así literalmente.

Las dos cosas son diferentes, pueden ser complementarias.

Es como un periodista que presenta televisión

y escribe en un periódico y habla en la radio.

Es el mismo trabajo pero en diferentes estados.

Me encanta estar en el escenario.

Ahora mismo no estoy produciendo,

estoy totalmente centrado en salir al escenario,

también con grabar con "Tequila", en grabar cosas por mi lado

y produje tanto que como que ahora quiero recuperar el tiempo perdido,

todo ese tiempo que no hice mis canciones o las de "Tequila"

y salir al escenario es un momento fabuloso,

pero estar en la cocina también es muy interesante.

Salir al escenario, la parte mágica, la comunión con el público,

que es lo que hacéis vosotros

en esta gira de despedida de "Adiós Tequila Tour"

que os va a llevar por muchos lugares de España

y os despedís con canciones inolvidables,

con cuatro discos de estudio, con 7 de recopilaciones y directos.

Esta es la recopilación de recopilaciones que os he dicho yo.

¿Qué dice esto de vosotros? O sea...

Yo creo que es una muestra de un momento de nuestras vidas ¿no?

Al cual podemos volver con alegría y revivirlo.

Pero tanto por el tipo de actitud, por el tipo de energía,

por el tipo de canción, por todo,

creo que es un retrato muy fiel a lo que éramos nosotros.

A nuestra necesidad de que el rock and roll nos de una recompensa

y bueno, veníamos de familias muy sesudas

y nosotros como que quisimos una manera de cambiar un poco,

de entregarnos ¿no?

Se dice mucho esto, pero yo creo que, en cierto modo,

a nosotros el rock and roll nos salvó.

Creo que ahí está la muestra.

- Sí, ¿no? y después agregar un detalle

que es que hay una canción nueva en este disco

que hemos hecho este año.

Cosa que no ocurría desde 1982.

La excusa fue una película,

"Super López" estaba buscando una canción y nos llamaron,

y es lo que dio el pistoletazo para que compusiéramos una nueva canción,

que es una canción de "Tequila",

pero también con una especie de perspectiva actual,

que, la verdad,

creo que aporta una pequeña guinda al disco este del concierto.

La hicimos en el concierto y se llama "Yo quería ser normal",

y creo que es un poco como el lazo del regalo final.

Os conocéis desde los cinco años

y habéis tocado unas cuantas veces juntos sobre el escenario.

¿Cómo es cada uno? Es decir,

cómo complementa Ariel a Alejo, y Alejo a Ariel?

Pues no se si somos personalidades complementarias...

En ciertas etapas de vuestra vida lo sois, eso es un hecho.

Bueno, no se, por ejemplo a nivel musical

Ariel es un instrumentista muy serio y completo,

incluso desde los diez años.

Cuando yo lo conocí tenía diez años y ya era músico, ya era guitarrista

y ya componía canciones, lo cual a mí me sorprendió,

porque claro, a esa edad lo que esperas es ir a jugar a la pelota,

pero yo, que jugaba a la pelota, me deslumbró eso ¿no?

Y entonces a lo largo de los años, él digamos,

desde el punto de vista musical, es alguien mucho más preparado que yo.

Yo soy totalmente intuitivo, no tengo ni idea de música,

las cosas que compongo, las compongo así en medio como del aire

y no tengo una solidez musical.

Ahí sí puede haber, digamos, una complementaridad quizás.

Alejo, arregla lo de Alejo.

Alejo ya desde chiquitos era un tipo mucho más extrovertido que yo,

más temerario también por otro lado.

Entonces, era un año más, pero que en esa época a lo mejor sí se nota,

entonces bueno, yo me dejaba llevar un poco a veces,

y también el ambiente que lo rodeaba

era un ambiente más bohemio que el de mi casa,

entonces, yo recuerdo que siempre desde que nos conocimos,

situaciones fascinantes, porque con Alejo uno sabía dónde iba a ir,

pero no sabía cómo iba a volver.

Nos tenemos que despedir. Muy bien.

"Tequila" también se despide.

Si me gustaría una última pregunta, que es que me dijeseis

cómo os gustaría que se recordase la historia "Tequila".

Con una palabra, con una frase, con un verso.

Bueno, yo creo que a mí, personalmente,

me gustaría que se recuerde a "Tequila" como se le recuerda,

que es como una banda que aportó mucho colorido, mucho desenfado,

mucha diversión, mucha intensidad,

y eso es lo que la gente vemos,

que cuando nos encontramos con la gente que recuerda a "Tequila"

nos transmite.

Yo, que estoy bastante conforme de cómo se recuerda a "Tequila"

y como me gustaría que se le recuerde.

- Sí, se le recuerda mucho muy ligado a las emociones

y a un momento de la vida de la gente,

no es simplemente un grupo que te gustó,

si no un grupo que transformó

en un momento también las vidas de la gente, que eso es mucho decir.

Pero al mismo tiempo, también es importante decir

que "Tequila" era una gran banda de rock and roll.

Ahí quedará, Alejo Stivel, Ariel Rot, muchas gracias por estar aquí,

en los "Conversatorios en Casa de América".

Hasta otra ocasión, en otra situación diferente, sin duda.

Y a ustedes les esperamos la próxima semana,

aquí en el mismo sitio y a la misma hora seguiremos conversando.

Subtitulado por Victoria Sánchez Mayo

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila)

Conversatorios en Casa de América - Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila)

04 jul 2019

Un programa de entrevistas a personajes de reconocido prestigio que pretende profundizar en la riqueza y la diversidad de las sociedades latinoamericanas.

Entrevista a los mñusicos Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila).

ver más sobre "Conversatorios en Casa de América - Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila)" ver menos sobre "Conversatorios en Casa de América - Ariel Rot y Alejo Stivel (Tequila)"
Programas completos (256)

Los últimos 258 programas de Conversatorios en Casa de América

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos