www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2756962
Para todos los públicos Con mis ojos - Venecia - Ver ahora
Transcripción completa

Venecia, de esta ciudad en una isla, lo primero que se percibe

es el trajín incesante de barcos y el olor del mar.

A la derecha, Pongo. Debe de haber un pontón.

¿Va a San Marcos?

Esto parece el metro, pero los movimientos son distintos.

Nos movemos al ritmo de las olas.

Al llegar, sientes el agobio de los turistas.

He oído todas las lenguas del mundo, es una verdadera torre de Babel.

Es impresionante, hay miles de turistas.

Prefiero encontrarme con los habitantes de Venecia,

saber cómo se adapta al agua y descubrir una Venecia más secreta.

(Pitido)

Hola, soy Sophie.

Pongo y yo nos vamos de viaje.

No veo, así que quiero descubrir el mundo de otra manera:

tocándolo, sintiéndolo.

Quiero compartir mis experiencias

y descubriros otra forma de ver el mundo.

A través de los ojos de los demás.

Con mis ojos.

Las campanas, mis pasos sobre el agua...

Sin coches cualquier sonido adquiere una resonancia particular.

(Saxofón)

Hay alguien tocando el saxofón de buena mañana.

Vamos, Pongo. Vaya idea...

Hola, no quisiera molestarle. ¡En absoluto!

Me llamo Sophie. Y yo, Giannantonio.

¿Por qué está tocando aquí? ¿Por qué?

Tengo la suerte de vivir cerca, es de lo más bonito de Venecia.

Aquí confluyen cinco canales y eso crea una acústica increíble.

Aquí los ruidos cambian mucho en función del lugar.

Es una inmensa caja de resonancia, como una guitarra.

Escucha, por ejemplo, cómo suena aquí.

(Sonido seco)

Giannantonio vive en Venecia desde hace 40 años.

Voy a visitar el barrio con él.

¡Aquí hace más frío!

Sí, y el ruido de los barcos se amplifica con estas paredes.

Escucha, ahora está pasando una barca de remos.

Ah sí, sin motor.

No hay muchas, ¿no? Oigo motores todo el rato.

Por desgracia, sí.

Antiguamente solo se escuchaba el ruido de los remos.

Hoy en día todo el mundo navega con barcos a motor.

Ah, ahí hay un jardincito, no sabía que hubiera uno aquí.

¿Hueles la tierra? ¿Sientes cómo cambia el sonido?

Es un milagro entrar en un jardín así en Venecia, escucha silencio.

Es un momento ideal para tocar un par de notas.

(Sonido con eco)

(Gaviotas)

Reverbera más.

Sí, es precioso. Es un jardín rectangular.

Hay tierra, pero no piedras, eso hace que cambie el sonido.

¡Estás enamorado de tu ciudad!

Sí, pero ha cambiado mucho.

De pequeño, en los años 60-70, había 120.000 venecianos.

Hoy en día no somos ni la mitad y la cosa sigue empeorando.

Qué bonito es esto.

Si quieres ver un sitio distinto, acompáñame al mercado.

Me lleva al mercado de Rialto, donde acuden los venecianos

que no han sido desterrados por el turismo y los precios.

Esta es la parte más veneciana de la ciudad.

A pocos canales, oigo otro ambiente más animado.

¿Qué te parecen estas uvas? ¡Huele estos melocotones!

Gracias por enseñarme la diversidad de sonidos de la ciudad.

¡Gracias a ti por esforzarte con el italiano!

No hablo muy bien italiano, pero trato de mejorar.

Estas verduras proceden de otra isla de la laguna,

a 5 km de Venecia y de sus postales.

¿Cómo las cultivan

entre el agua salada del mar y el agua dulce de las lagunas?

Estamos en la isla de Sant’Erasmo, el vergel de Venecia.

He quedado con Carlo, que es horticultor.

Se está muy bien, es como el campo.

Se oyen los pájaros, los animales, se siente el verdor.

¡Es perfecto!

Hola, Sophie, encantado, ya estás en nuestra casa.

Voy a aparcar para descargar las verduras y te veo allí.

Vale, ¿voy a pie? Vale.

Vamos, Pongo, sigue el coche.

Ya estamos. ¿Dónde estamos?

Aquí está mi hijo, Ruben.

Vamos primero por allí para recoger algunas verduras.

Eso es, por aquí. Vamos, Pongo.

Qué bien huele el pimiento. Entramos en el invernadero.

Pongo, para ti es complicado guiar aquí.

Ah, ¿qué es esto? ¿Un árbol?

Son pimientos muy frescos.

Ponlos aquí.

¿El suelo de la laguna hace que el cultivo sea más sencillo?

Es más complicado, porque la salinidad estresa las plantas.

Producimos menos, pero la calidad es superior.

Nuestros tomates, por ejemplo, son más dulces.

Y los pimientos son un poco más picantes.

¡Oh, vaya! Solo uno.

Voy a probar el más pequeño.

¡Están vivos!

Muy dulce, riquísimo.

Riquísimo. Ahora tengo que cargar la barca.

Vale, vamos.

Carlo reparte a más de 200 clientes dos veces a la semana.

¡A la veneciana!

¿Hace mucho que te dedicas a esto?

Hace 20 años, cuando retomé el negocio de mis abuelos,

que ya eran agricultores.

Mi padre también, pero lo dejó en 1966 por las inundaciones.

El agua anegó los cultivos, lo perdió todo.

Hoy trabajamos dos familias: la mía y la de mi hermano.

Quedan muy pocos jóvenes en Sant'Erasmo para tomar el relevo.

Carlo ha quedado con un cliente en un muelle,

en plena Venecia.

¿Cómo supo que existía este sistema de entrega?

El boca a boca.

Comprar productos frescos es dificilísimo, llamé al momento.

¿Por qué es difícil encontrar algo así en Venecia?

Es muy difícil, sí. ¿Por qué?

Solo hay máscaras ysouvenirs, nadie vende productos frescos.

Tengo que irme a hacer la comida, chao.

¡Buen provecho!

(Música romántica)

(Campanas al vuelo)

Hay agua en cada esquina.

Preferiría aprender esta forma de remar que aquí llaman "boga".

En este mundo de hombres, me han hablado de una mujer: Gloria.

¡Sophie! ¡Hola!

Gloria es de las pocas gondoleras de Venecia.

¡Hola, Sophie!

Soy Sophie y este es Pongo. Vamos a dar una vuelta.

Vamos a ver cómo se rema, pero primero vamos a ver las barcas.

Esta es la más bonita de todas, la góndola.

Ah, la góndola, no sé cómo es.

Esto es el hierro de la proa,

simboliza el sombrero del Doggio.

Estos son los barrios: Canareggio, San Paulo,

San Marco y la Giudecca.

¿Por qué la Giudecca está separada? Es una isla fuera de Venecia.

Se integró a la ciudad mucho más tarde.

¿Y esto? El puente de Rialto.

Ah, claro.

Esta curva que va hasta abajo es larga y fina como el Gran Canal.

Te enseñaré dónde se coloca el gondolero, la posición más noble.

¡Qué honor! Un honor, sí.

Espera, ponte de pie. Sube aquí sin miedo, soy fuerte.

Esta detrás, eso es. Ya eres una gondolera.

¿Tú también eres gondolera? Sí, he aprobado todos los exámenes.

Tengo mi título.

¿Cuánto hace que navegas? Bogo desde los 23.

Soy muy mala, es un deporte muy machista, ¿entiendes?

(RÍE)

¡Qué divertido!

Y no es difícil. Creo que no.

Ven aquí.

Estamos en el Gran Canal, hombros rectos.

Mantén el remo en la horquilla y tira con la pierna delantera.

¿Por qué te gusta tanto remar en Venecia?

Es que es una ciudad abarcable y sin coches.

Me encanta estar en contacto con el agua.

Solo me muevo en barca, me hace sentir parte de la ciudad.

¿Todos los venecianos tienen una barca para desplazarse?

¡Todos! Precisamente está pasando una barca a motor.

Es el típico barquito veneciano.

Es perfecto para desconectar, siento que estamos bajo un puente.

Hay puentes por todos lados.

Siempre había pasado por encima, ya he pasado por debajo.

¿Hemos llegado? Hemos llegado.

Gracias.

¿Te ha gustado? Me ha encantado.

Hasta mañana en la regata histórica. ¿Qué es eso?

La única regata a remo que atraviesa Venecia.

Sale de San Marcos, atraviesa el Gran Canal,

el centro histórico y los venecianos se agolpan para aplaudirnos.

¡Es fantástico!

¿Puedo ir? ¡Claro!

Pues nos vemos mañana. Vale, hasta mañana.

¡Pongo!

Recorrer los canales es viajar en el tiempo

para reunirse con los comerciantes que cimentaron esta ciudad.

De esa edad de oro pervive un arte:

el cristal de Murano.

Hola, bienvenida, soy Renata.

Me han hablado mucho de ti.

Dicen que haces una perlas preciosas.

Quiero saber cómo se hacen. Gracias.

Es una tradición familiar.

Las perlas que te pongo en la mano se fabricaron hace 60 años.

Son alargadas. Sí, estas son alargadas.

¿60 años? ¿Cómo puede ser?

Son las primeras que hizo mi madre al aprender el oficio.

Y el cristal, ¿cómo se hace?

Procede de un antiguo descubrimiento, casi por casualidad:

al fundir arena de sílice se obtenía una pasta vítrea.

Ven por aquí.

Venga, Pongo, vamos a seguirla. Lo que tocas es el sílice.

Es finísimo. Es básico para fundir el cristal.

Y esto es el sodio, otro ingrediente fundamental.

Parece azúcar en polvo. Sí.

Delante tienes las barras de cristal.

¿Puedo coger una? ¡Claro!

De los polvos que has tocado...

Se hacen las barritas de cristal y luego las perlas, ¿puedo probar?

¡Claro que sí!

Algo sencillito, ¿eh?

Ven, te acompaño al fuego.

Así, ¿lo oyes?

Estás creando el alma de la perla.

Hay que darle vueltas, con calma.

¿Y el cristal de Murano?

No contiene plomo y es muy maleable, elástico.

Vamos a crear la cintura.

Estás dividiendo la perla en dos partes.

Cogemos esto para dibujar los motivos.

Es un trabajo de una gran precisión, es impresionante.

Sin ti no podría hacerlo.

Ahora hay que dejarlo enfriar como mínimo seis horas.

Si no, el cristal podría estallar. ¡Ni tocarlo!

Coge estas perlas, son las mismas, las fabriqué hace unos días.

Así puedes sentir lo que has creado. Se notan todos los detalles.

Por eso las llaman flores. ¡Gracias por todo!

Gracias a ti por tu visita, un placer conocerte.

Vamos Pongo, hacia la izquierda, salimos.

El primer domingo de septiembre es la fiesta de la boga veneciana.

He encontrado cómo escapar del gentío.

Gracias a Gloria, estaré en los bastidores.

Llego al punto de encuentro para averiguar qué es esta regata

que atrae a tanta gente a Venecia.

Sophie, ¿qué tal?

Mira qué maravilla lo que llevo. ¿No te da calor?

Sí, mucho. Lo ha diseñado Nicolao.

Los vestidos tienen esta particularidad del siglo XVII:

servían para mostrar tu riqueza con tejidos que costaban una fortuna.

¿Tan importante era la ropa?

Sí, aquí se descubrió el terciopelo.

¿Cuándo? A principios del siglo XIV.

A partir de ahí, Venecia adquirió fama mundial por sus telas.

¿Quieres que te enseñe la góndola? Con mucho gusto.

Esta es la góndola con la que desfilamos hoy.

¡Qué larga es!

Es artesano que la construyó, te lo explicará mejor.

Ven hacia la popa. ¿Cuánto mide?

10,40 metros, esta es la popa, es muy especial.

Qué bonita, es muy fina.

Es muy bonita, muy estrecha.

Gloria, ¿dónde estás? Yo aquí, es mi sitio para bogar.

¿Delante?

Sí, ahora hay que ir al cortejo de la regata, nos vemos luego.

Gracias, perfecto.

¡Buena boga!

(Aplausos y silbidos)

(GRITAN EN ITALIANO)

Ahora puedo imaginarme cómo será, porque he remado y tocado el vestido.

Sé que ha pasado porque he oído el aplauso.

No debe de andar lejos, aunque no pueda verla ni oírla.

Para ella estar en esa góndola es un gran honor.

Ahora entiendo el apego de los venecianos a toda esta agua.

En ella está su vida, su día a día y, además, su historia y su cultura.

De este viaje recordaré mi encuentro con Carlo y su determinación,

la elaboración de perlas con la ayuda de Renata

y, sobre todo, la boga veneciana con Gloria, la gondolera.

(Bocina)

Hamburgo, conocida como "la puerta del mundo".

Vive al ritmo del puerto y de su actividad frenética.

Los barcos van y vienen.

Van tan despacio que los imagino gigantescos.

Al pasar ante la antigua terminal, los reciben con un mensaje especial.

(Música)

(ALTAVOZ) Les deseamos una grata estadía...

Hola, ¿puedo ayudarte? Sí.

¿Por qué suenan esa música y los himnos nacionales?

Saludamos a los barcos con el himno de su país

y un mensaje de bienvenida en su idioma.

Siento curiosidad por saber qué traen estos cargueros de allende los mares.

(Pitido)

Hola, soy Sophie.

Pongo y yo nos vamos de viaje.

No veo, así que quiero descubrir el mundo de otra manera:

tocándolo, sintiéndolo.

Quiero compartir mis experiencias

y descubriros otra forma de ver el mundo.

A través de los ojos de los demás.

Con mis ojos.

Aquí se corta el bacalao. Sí, en la cabina del capitán.

Al llegar un barco, ponemos el himno del país,

que está en uno de estos 152 casetes.

Coge uno si quieres, ponlo aquí y cierra.

Lo pongo aquí.

Como en los viejos tiempos. ¿Dónde hay que pulsar?

(Himno alemán)

(ALTAVOZ) Bienvenidos a Hamburgo.

Nos complace recibirlos en el puerto de Hamburgo.

El barco es el London Express, un barco alemán.

Salió de Chicago-Milwaukee,

pasó por Toledo-Ohio, el canal de Panamá,

fue a Long Beach y a Los Ángeles antes de llegar a Hamburgo.

¿Por qué recibís así los barcos? ¿Es importante?

Nuestro centro de recepción está en las cartas náuticas,

es el único lugar donde se hace algo así.

Los marineros lo saben y les encanta que los saluden

con el himno de su país.

El himno alemán es una buena bienvenida a casa.

Eso es.

Estos buques transportan toneladas y toneladas de mercancías.

Escucho las idas y venidas de los camines

y el movimiento de las grúas descargando contenedores.

Toda esta riqueza mundial se lleva a los almacenes que voy a visitar.

He quedado en esta calle de los antiguos almacenes, con Thimo,

que importa y tuesta café.

Seguro que descubro dónde está la fábrica por el olfato.

El café suele olerse a lo lejos.

Es aquí, seguro.

Hola. Hola,Guten Tag!

Bienvenida a la Kaffeerosterrei.

Es una placer enseñarte cómo tostamos el café.

En estos edificios históricos... Sí, muchas gracias.

Nunca he visto ese proceso, así que aprenderé mucho, ¿te sigo?

Ven por aquí.

¿Puedo cogerte del brazo?

Perfecto, te sigo, porque si no, con tanto ruido, me voy a perder.

Thimo me lleva hasta un cargamento recién llegado.

Es un contenedor azul enorme, tan grande como una casa.

¡Qué bien huele!

No hay que derrocharlo. Abre la mano.

Esto es Robusta y acaba de llegar de Vietnam.

Ahora estamos dentro del almacén.

Hay sacos de café por todos lados, a izquierda y derecha.

Hay pisos y pisos, es mil veces más alto que yo.

Mil veces no sé, pero es altísimo, palés y más palés.

Esto es café de Indonesia.

Y este viene...

Lo pone en la etiqueta.

De la India.

Es como dar la vuelta al mundo en miniatura:

hay países de África, América, Asia...

¿Qué piensas cuando estás aquí rodeado por toneladas de café?

No hay que olvidar que, cuando vemos un grano de café,

alguien ha tenido que recogerlo.

Cada grano tiene la huella del ser humano.

Cuando vemos la gran cantidad de café que hay,

me doy cuenta de la gran cantidad de personas que lo han hecho posible.

El torrefactor elabora los aromas con los granos de estos sacos.

Aquí, delante de ti, seguramente oyes un ruido particular.

Sí, y también noto calor.

Eso es, es nuestra máquina de torrefacción.

Aquí. Ah vale, los granos son así.

Son así antes de torrefactarlos.

Este café verde lo filtraremos y luego lo tostaremos al fuego.

Por eso notas calor, el café ya está saliendo de tambor.

¿Puedo tocarlo?

Ni se te ocurra, está ardiendo a 200°. Mejor no tocarlo.

Esto es el café verde.

Huele a verde, se nota.

Huele a chocolate, no a café.

Hay que tener buen olfato.

Aquí puedes oler los aromas de la torrefacción.

Ah sí, qué bien huele.

Y si quieres...

Los granos son mucho más secos al tacto.

Puedes probar un grano. ¿Se comen?

No es ninguna maravilla, un poco seco.

Se come, pero prefiero beberlo.

Para hacer un buen café se necesitan tres artistas:

el agricultor, el torrefactor y el cafetero,

el que sirve el café.

Coge un poquito, prueba, hay que aspirar bien.

Aspira más.

Se coge un poco de café y luego se aspira así. (SORBE)

(RÍE) No creo que me atreva a hacer algo así.

Es para oler mejor los aromas.

Este es un café para relajarse.

Es el que estaba abajo.

Ahí está el verde y ahí, el torrefactado, los reconozco.

Todos son la mezcla de varios cafés,

lo que hace el torrefactor para obtener diferentes aromas.

Muy rico.

Dicen para los alemanes el café es muy importante.

El hecho de beber café. ¿Es cierto?

Es la bebida favorita de los alemanes.

¡Beben más café que cerveza!

¡No puede ser! De verdad de la buena.

¡No me lo creo!

Thimo, gracias por todo, he pasado un rato muy agradable.

Desde hace mil años,

los buques son sinónimo de prosperidad para Hamburgo.

Estos barcos han traído recuerdos de sus andanzas por el mundo.

Voy al Hafen Basar,

una cueva de Alí Babá con objetos que han llegado de todo el mundo.

Hola, soy Gereon.

Soy el nuevo dueño del Hafen Basar de Hamburgo.

Lo siento, no dejamos entrar a los perros.

Es muy estrecho y está repleto,

pero cógeme de la mano y te guiaré encantado.

Pongo, escucha, me esperas aquí. Siéntate.

Esta tienda la abrió hace 60 años un marinero retirado

para vender los recuerdos de sus viajes.

Harry Rosenberg, esa es su foto.

Era un hombre con una gran pelambrera canosa.

Era marinero, pero tuvo que dejarlo por problemas de salud.

Empezó con máscaras en la tienda

y luego pidió a sus amigos que le trajeran más.

¿Cuántos objetos hay en la tienda?

Concretamente 381.774.

Qué locura.

Voy con cuidado en las tiendas, no quiero romper ni mover nada.

Aquí tengo que ir con más cuidado, hay cosas por todos lados.

Si quito las manos de un objeto, seguro que me cruzo con otro objeto.

Esto es un monje con una barba muy larga.

Eso es, pero esto pesa un montón.

Debían de tener maletas enormes. No, no.

Los barcos llegaban aquí al lado, al puerto.

Los marineros solo tenían que subir unas escaleras para llegar aquí.

Vamos al sótano, hay otros 200 metros cuadrados llenos de cosas.

Cuidado con la barandilla. ¡200 metros cuadrados!

Y aquí hay más máscaras, estatuas... Toca si quieres.

Ahí hay una jirafa.

Hay estatuas por todos lados, bocas sin dientes, narices chatas.

Espera, pon la mano aquí...

¡Ah! (RÍEN)

¡Me ha gastado una broma!

No te ha cogido la mano un espíritu.

¡Madre mía!

Vaya susto me ha dado.

Veamos un protector de la casa un tanto particular.

Es la cara de un hombre esculpida en madera.

¿Qué le pasa?

Tiene los ojos saltones y separados, el rostro marcado por no sé qué.

La boca desencajada y arrugas, a lo mejor se está riendo.

No se está riendo: es una máscara para alejar a los malos espíritus.

Por aquí es como un zoo.

Es la primera que alguien entra aquí, te lo voy a enseñar.

Es el animal más rápido del mundo.

Son animales que no puedo ver en la vida real,

porque son demasiado peligrosos o son salvajes.

En cualquier caso, no puedo tocarlos.

Aunque no me guste, es una oportunidad única para hacerme una idea.

No es lo más habitual cruzarse con un caimán doméstico.

¿Por qué compraste este bazar? ¿Qué te impulsó a hacerlo?

Me siento como un niño que encuentra un tesoro en cada esquina.

No deja de sorprenderme.

Ven, te acompaño.

Aquí hay de todo, incluso dobles de Pongo.

Confieso que estar ahí dentro me ha dado ganas de respirar

y conocer rincones más tranquilos.

Hamburgo es señalado por el remo.

A mí, me encanta y lo suelo practicar,

así que no perderé la oportunidad de remar en Alemania.

Doris y sus amigas me esperan.

Hola, ¿Sophie? Sí, soy yo. Hola, ¿Doris?

Encantada de conocerte.

Muchas gracias por dejarme entrenar lejos de mi entorno habitual.

¡Seguro que te resulta interesante!

¿De cuántas plazas es? De seis.

No sabía que hubiera de seis plazas,

suelo ir en embarcaciones de 4 o de 8, pero de 6 no.

Estoy en mi sitio, me he ajustado los remos.

Vámonos, me toca marcar el ritmo.

¡Vamos!

Adelante, navegamos por el canal de Alster en dirección al lago.

Lo estás haciendo muy bien.

Vamos a pasar bajo un puente. ¿Lo oyes? Estamos pasando.

Lo que más me gusta de Hamburgo

es que es muy verde, con muchos canales,

agua que atraviesa esos espacios, incluso en plena ciudad.

Se está a gusto, y aquí estamos lejos de la zona industrial.

¿Para la gente de Hamburgo es importante el remo?

Es el deporte típico y goza de una gran tradición.

En Hamburgo se fundó el primer club de remo del continente en 1936.

¿Cuántas veces a la semana venís?

Dos veces.

Hay gente que se entrena todos los días.

Una vez o incluso dos veces al día, sobre todo en verano.

¿Qué sientes al remar aquí? Me encanta y este lago es fantástico.

Sin olas, sin viento, sin corrientes...

Lo dicho, un lugar fantástico para remar.

Doris, ¿puedes indicarme dónde estamos, qué hay alrededor?

Ahora estamos en un canal muy estrecho.

Las casas de alrededor son las más lujosas de la ciudad.

El agua está tranquila y refleja el verde de alrededor.

Ha sido fantástico remar con personas que no hablan el mismo idioma.

Hace que sientas más la embarcación, cada palada, los gestos para girar...

Muchas gracias, ha sido una experiencia fantástica.

Para mí también ha sido enriquecedor.

Me alegro de que haya ido bien y de que te haya gustado.

Cuando queráis, venid a mi club cerca de París, montaremos una fiesta.

¡Iremos encantadas! Encantada, hasta pronto.

Para los hamburgueses se acaba el día,

pero el puerto y los marineros aprovechan las horas de escala.

Tienen un lugar reservado: el club de marineros.

Werner está jubilado y es voluntario del club.

¿Dónde estamos?

Estamos en el club internacional de marineros, el Duckdalben.

Aquí recibimos a los marineros y les damos la bienvenida.

Hola, ¿es su primera vez aquí?

Llegamos ayer, pero es la primera escala en Hamburgo.

Nos gusta, hay gente de muchos países.

¿Y tú de dónde eres? De Bangladesh.

¿Hace cuánto tiempo que salisteis de vuestra casa?

Yo, hace cinco meses.

Y yo, 15 meses.

¡15 meses! Eso es mucho tiempo.

¿Cómo os las apañáis tanto tiempo?

Es muy complicado, la vida en el mar es muy dura.

¿Echáis de menos a vuestra familia?

Sí, a mis padres, a mis novias...

¿Novias? (RÍEN)

En esta sala hay 16 cabinas,

pueden usar una tarjeta especial para llamar a su familia

y pagan solo un dólar por hora, es muy barato.

Está bien, porque supongo que no suelen tener sueldos de escándalo.

Sí, es un oficio complicado y los sueldos suelen ser bajos.

Seguimos, en la habitación siguiente están las mesas de billar.

Ah, era eso lo que oía, las mesas de billar.

Cuando un marinero juega al billar, sabe que está en tierra firme.

Sí, es más estable que en el mar.

Oigo varios idiomas, pero no los identifico.

¿De qué países proceden los marineros?

La mayoría de Filipinas, también de la India y China.

Luego están los procedentes de la antigua Unión Soviética.

A estos nómadas del mar,

Werner les ofrece un refugio, una casa lejos del hogar.

Estamos en la sala del silencio.

Los marineros necesitan estos sitios para aislarse de vez en cuando.

En la mar, no siempre reciben buenas noticias de casa.

De esas malas noticias, pueden desahogarse aquí.

Si quieres, te acerco a los pequeños altares.

Aquí está el Corán. Ahí, los emblemas del cristianismo.

Un poco más lejos hay un altar para judíos y otro para budistas.

Incluso están las creencias animistas,

porque hay marineros de esa religión.

Y luego, evidentemente, muy importante aquí: el hinduismo.

¿Por qué acompaña a los marineros?

He viajado y he sido bien recibido, me toca devolver un poco

y, si es posible, también un poco de amistad.

El deber los llama, tienen que embarcar.

Tengo que llevarlos.

¡Ha sido breve! Sí, adiós.

Encantado, espero volver a verte en Hamburgo y que sea aquí.

Quizás nos veamos en algún lugar del mundo, buen viaje.

Os deseo lo mejor. Gracias, nos vemos algún día.

Pongo, nosotros también viajamos, pero nunca tanto tiempo.

El de marinero es uno de los oficios más bellos,

pero también de los más difíciles.

Me han marcado los tres de Bangladesh, espero que se acuerden de mí.

Los marineros traen mercancías, sus idiomas, sus orígenes y sus sueños.

Eso es lo que para mí representa la riqueza de Hamburgo.

Recordaré el aroma del café que Thimo importa de la India,

remar con Doris en la calma de los canales,

y, sobre todo, haber conocido a los marineros de allende los mares.

Ir a China es zambullirse en el gentío.

Shanghái es una de las ciudades más pobladas.

Para empezar, recorro los Campos Elíseos locales.

Estamos perdidos, Pongo.

No sabemos a dónde ir.

Me encanta este caos en el que no entiendo nada.

Al parecer, Pongo no deja indiferente a nadie.

Me da la sensación de que hay personas

que se quedan delante de mí, veo sus sombras.

Esperemos que sea por el perro.

Cuando estoy en una ciudad que no conozco,

me encanta llevarme a mi perro a una nueva aventura.

Quiero ir al mogollón, veremos qué pasa.

Hay dos Chinas que conviven en armonía:

una persigue el porvenir y otra se mueve al ritmo del pasado.

Intentaré entender cómo conviven.

(Pitido)

Hola, soy Sophie.

Pongo y yo nos vamos de viaje.

No veo,

así que quiero descubrir el mundo de otra manera,

tocándolo, sintiéndolo.

Quiero compartir mis experiencias

y descubriros otra forma de ver el mundo:

a través de los ojos de los demás.

CON MIS OJOS

Aquí, la China ancestral es la del bienestar.

Son las 6 am y los muelles de Shanghái

se despiertan al ritmo del tai Chi.

Una arte marcial que todo el mundo practica antes de ir a trabajar.

He decidido unirme al ritual.

Hoy me reuniré con la señora Zhu, de 60 años, maestra de tai chi.

¡Buenos días! Buenos días.

Le presento a mi clase, bienvenida, ahora forma parte de nuestro equipo.

Gracias.

Suelto a mi perro. ¡Quieto!

¡Quieto!

(Música tradicional china)

Bien, vamos.

Despacio, relaje los codos, relaje todo el cuerpo.

Intento concentrarme para entender qué se espera de mí, no tengo ni idea.

Cambio: levante una sola pierna. Sí, así.

Relájese.

Baje los brazos.

Muy bien. Creo que lo he entendido.

Al mover la mano izquierda, hay que mover el pie izquierdo.

Al levantar la mano izquierda, hay que adelantar el pie izquierdo.

¿Es importante para usted hacerlo todas las mañanas?

Sí, es vital para estar relajado el resto de la jornada.

Vengo aquí todas las mañanas desde hace 10 años.

No puedo comenzar el día sin el tai chi.

Sin él, me duele el cuerpo y me siento cansada.

Intente relajar los hombros.

Más que una gimnasia lenta es un ejercicio de relajación.

No es mi punto fuerte, no consigo hacerlo correctamente.

Tengo levantados los hombros hasta que me los baja.

Lo genial es que el lenguaje del cuerpo es universal.

Me toca para que entienda lo que quiere y eso es bonito.

¿Es la primera vez que enseña a un ciego? ¿Es diferente?

Sí, sí lo es. (RÍE)

¿Y qué siente?

Entiende muy rápido las cosas, aunque no vea.

Es rápida, reacciona rápido.

Mi problema no son los ojos, son los hombros.

Les pasa a todos los principiantes, no conocen los principios del chi.

Los movimientos deben ser circulares, sin tensión, relajados.

Me tranquiliza saber que no soy la única.

Muchas gracias.

Tengo mucho camino por delante para relajarme, soy francesa.

Gracias, hasta pronto. Gracias, hasta pronto, cuídese.

En Shanghái no solo existen rituales inamovibles.

Al lado de las torres modernas, algunos barrios no han cambiado.

Me voy de excursión.

Pero moverme en este laberinto, necesito un buen guía:

Nicolas, un arquitecto francés,

me va a descubrir lo que queda del antiguo Shanghái.

¡Sophie! ¡Hola! Hola, encantada.

Encantado y bienvenida a Shanghái. Gracias, ¿dónde estamos exactamente?

Ante el templo de Confucio, que tiene cientos de años.

Mi perro dice hola en chino. Hola, perro.

700-800 años, es de lo poco que se conservan de la parte antigua.

¿Damos un paseíto? ¡Vamos! Venga, Pongo.

Pongo y los perros chinos no hacen buenas migas.

Giramos a la izquierda por una calle de la parte antigua.

No solo hay ricos, también hay comerciantes, la gente...

Es la típica calle popular.

A la izquierda, en el suelo, plantan cebollas, ante la puerta.

Las puertas son muy bajas, ahí tienes las puertas antiguas de madera.

Ah sí, 1'80 metros. Sí, máximo 1'90.

En el exterior, justo a la derecha, hay un fregadero, en la calle.

Lavan los platos fuera. ¿Por falta de espacio?

Siempre falta espacio por la gran densidad que hay.

Te tengo que contar algo, no había desagües en las casas,

así que la señora que está aquí a lado va con su orinal.

¿Dónde va a vaciarlo? Al final de cada calle hay una fosa.

Es curioso, se podría pensar que huele mal, pero no es así.

Huele a una mezcla de comida casera y como a enceradora o algo así.

Un poco a productos de limpieza.

Sí, es una mezcla, hay tal densidad que se mezcla todo y no huele mal.

Si la gente pasease sus orinales, podríamos decir que es horrible.

Suele oler a esto, va a cocinar algo. Sí, huele a fritura.

Está friendo en plena calle.

Tiene poco más de 60-70 cm de ancho y 1 metro de largo para la cocina.

Ahí cocina para toda la familia.

(HABLAN EN CHINO)

Es pollo.

¿Para cuántos cocina, para su familia? Para 3 personas.

¡Que aproveche!

Más gente, una señora cocinando, o un señor.

Mira la hora que es y ya están haciendo la cena.

Aquí huele peor. La cocina está fuera, es un armario.

Abre las puertas y cocina.

Esto huele peor, es una especie de champiñón y es menos apetecible.

Vas a escuchar el ruido del pasatiempo preferido:

elmahjong, un juego de dominó milenario.

Pueden pasarse toda la noche jugando.

¿Con qué se juega? Escucho dados.

Con fichas de dominó, que pueden ser de bambú, muy bonitas.

¿Tienen la forma de las de dominó, rectangulares?

Sí, son rectangulares, gruesas,

y el ruido que hacen parecen pájaros.

Es muy bonito. Sí, es bonito.

¿Se mezclan en una bolsa? Mira el tamaño.

No me sorprende que el ruido se parezca al de los dados.

Las antiguas son de bambú. ¿Qué tienen grabado?

Hay dos dibujos, ¿no? Hay 4 familias y esa es de los discos.

El 6 de discos. Devolvámosela.

Es un juego muy bonito.

Cambiemos de tercio.

Dejemos el Shanghái que desaparece y vayamos al que se construye.

El Shanghái en construcción es Pudong,

al otro lado del río,

el terreno de juego de los arquitectos del mundo.

Hace 15 años, aquí solo había arrozales.

Me lleva a la planta superior de su torre preferida:

el centro financiero internacional de Shanghái.

¿Cuánto subimos? 100 plantas exactamente.

100 plantas. ¡Nunca había llegado tan alto!

Es impresionante, es la torre más alta de Shanghái, unos 500 m.

Medio kilómetro. ¿Cuánto mide la segunda más alta?

Para comparar, ¿es mucho más alta? Sí, mucho más.

Ahora te explico, vamos al ascensor y te describo el panorama.

Estamos en un sitio particular,

en medio de muchas torres muy altas, lo que no ocurre en otras partes.

El ascensor es muy rápido.

No se siente nada, pensaba que no me iba a gustar la subida.

Voy bien, no se nota que subimos tan rápido.

Subimos a 10 metros por segundo, ya estamos a 300 m prácticamente.

A la altura de la Torre Eiffel. ¡Impresionante!

Más en la teoría que en la práctica.

Se está muy bien, solo duelen los oídos.

Hay que abrir la boca como en los aviones.

(Locución)

¿Qué ha dicho? No la he entendido, aunque ha hablado en inglés.

¡Yo tampoco!

Se puede ver todo Shanghái, el suelo es transparente.

Ah, vale, por eso Pongo...

Estamos andando sobre el vacío, tiene que experimentar cosas.

Si miro hacia abajo, está sobre un suelo transparente.

Hay una vista perfecta de las calles del barrio.

¡Ah! ¡Qué pasada!

Tengo dos objetos en la mano, dos recuerdos horteras y graciosos.

Uno es la torre en la que estamos, es para explicarte la forma.

Es una torre geométrica, la llamamos el "abrebotellas".

Es una de las primeras torres que juegan con el vacío.

Estamos en el último piso de la torre,

pero bajo nuestros pies hay un vacío que enmarca el cielo.

Aquí tienes otra, es de vidrio semitransparente.

Fue la primera de Shanghái, diseñada en el 95.

Tiene una forma mucho más compleja.

En la base tiene varios pies.

Hay una especie de trípode gigante. Tiene 6 patas.

Es muy futurista.

Fue la primera construida en Pudong, en el 95, y la tenemos en frente.

¿Cómo se llama?

En chino, Dongfang Mingzhu, "la perla de Oriente".

Ah, es esa.

Su silueta se ha convertido en el símbolo de Shanghái.

¡Es la Torre Eiffel de aquí!

Es curioso que me enseñes estas maquetas.

La primera vez que me hice una idea de la Torre Eiffel

fue con un llavero feúcho.

Era la única manera que tenía de descubrir la realidad.

Las maquetas, las representaciones u objetos hortera como los llaveros

son la mejor forma que tengo de imaginar cómo son las cosas.

Ahora tienes una idea bastante buena.

Ya sabes la diferencia entre el Shanghái del 95 y de 2010.

Es mucho más futurista. Sí, mucho más.

Prefiero esta. Yo también.

Es menos rococó.

La modernidad no está solo en su arquitectura,

también en su juventud.

He quedado con una joven china muy de su tiempo.

Como cada vez más jóvenes, Jian Mei habla tres idiomas, viaja mucho

y ha estudiado en Francia.

A la izquierda.

¿Sophie? ¡Hola!

¡Ya has llegado! Tenía ganas de conocerte.

Te he preparado varias cosillas. Vamos, Pongo.

Hoy quiere compartir conmigo un tesoro chino de lo más típico.

¿Hueles?

¡Ah, sí! Huele a té.

Es un mercado de té. Se huele.

Hay 5 plantas, olerás todos los tipos de té de China.

¿Te gusta el de jazmín? Me encanta.

Tiene un olor indescriptible, pero muy agradable.

Es algo dulce.

¿Qué más tiene además del jazmín? Huele también a otra cosa.

El nombre pone jazmín y melocotón. ¡Ah, claro!

Pones una bola y echas agua, ¿no?

(HABLAN EN CHINO)

Lo pones en una taza y es como una flor, se abre.

Me encantan estas cosas, huele muy bien.

Están preparados en pequeñas dosis, parecenmacarons.

Abriré uno aunque sea un sacrilegio en el templo de los amantes del té.

No es el mejor, no huele muy bien.

Huele a hierba.

Es porque es un té muy viejo, tiene 8 años.

He cometido un sacrilegio.

Este sí que huele muy bien.

¿Probamos el té? Sí, vamos a hacer una descansito.

Vamos, Pongo, síguela.

¿Qué tipos de té conoces? ¿Cuál te gusta?

Me gusta mucho el té verde.

Es un té muy conocido de una región de China.

Muy bien.

La preparación del té aquí es todo un ritual.

Me encantan estas bandejitas. Hay que beberlo en 3 tragos.

¿3 tragos? Sí, salud.

Hay que beberse toda la taza, ¿no? Sí, de tres tragos.

No parece nada fácil.

Huele bien.

Se puede beber de tres tragos, está delicioso este té verde.

Es té verde, ¿verdad? Sí, es un té verde.

Es muy dulce, es tonto decir esto, pero tiene carisma.

No tiene un sabor especial y está delicioso.

Es raro, ¿siempre lo bebéis así? Sí.

Disfrutamos del buen té, lo degustamos.

Vale...

Me gusta el buen té, pero bebo casi 1 litro en tazas grandes de 1/4.

No soy muy refinada, pero no soy china.

¿Por qué vives en Shanghái y no en otra ciudad? No eres de aquí, ¿no?

Shanghái ofrece mucha modernidad, es divertida y muy diferente.

La gente más tradicional acepta bien a los jóvenes modernos.

Hay una mezcla de generaciones, de clases sociales, es un bazar.

Es muy distinta al resto de ciudades de China.

¿Incluso que Pekín?

Sí, por eso estoy en Shanghái, todo el mundo es bienvenido.

Yo me siento bienvenida.

He decidido seguir a Jian Mei como una habitante de Shanghái.

Para ella, el sábado toca sesión de cupping.

Un tratamiento ancestral que deriva de la acupuntura.

¿Es habitual hacer esto en China? Sí, todo el mundo lo hace.

¿Porque sí o en ocasiones especiales? Al acabar el fin de semana,

antes del lunes, antes de acostarse o después del trabajo.

Se trata de limpiar el cuerpo de toxinas mediante ventosas.

¿Tienes miedo? No.

Tengo curiosidad, porque nunca he hecho acupuntura.

¿Quieres tocarlo? Sí, claro.

Esto son tarros.

Va a poner algo de alcohol de quemar, huele.

Luego va a prenderlo y te quemará donde hace presión.

Después, lo coloca sobre la espalda. ¿Lo probamos?

Alcohol en un algodón, espero no salir ardiendo.

Espero que no. ¿Alguna vez ha pasado?

Sinceramente, sí.

¿Y me lo dices ahora que no puedo defenderme?

¡Medio desnuda y boca abajo!

¿Sientes el calor? Sí, ya lo siento.

¿Tira? Sí, es curioso.

Está muy caliente. Muy, muy caliente.

Tira en los puntos de acupuntura. ¡Ah, eso duele! ¡Caray!

¿Qué hace? ¿Tiene un mechero?

Ah, no me esperaba esto. ¡Relájate!

¡Sí claro! Está a punto de torturarme y me tengo que relajar.

Esto duele, duele y quema.

Siento como agujas en la espalda,

pero agujas pesadas, muy pesadas.

Me da la sensación de que tengo algo que me penetra la piel.

¡Cuidado!

Ah, mejor.

Acabo de enterarme de que mi espalda se acordará de la sesión dos semanas.

¡Tengo que estar guapísima! Menos mal que no me veo en el espejo.

Por suerte, no me veré y no me asustaré.

Ya no me duele tanto, me dolió al ponerlas y ahora las noto.

Es como si me presionaran muy fuerte en esa zona.

Siento como si llevase 40 kilos en la espalda.

Dice que tienes inmunidad en tu cuerpo, el frío.

Ya sabes, la medicina china. Y eso, ¿qué significa?

Si el cuerpo se siente mal, se enfría o se calienta.

Vale, y ¿yo soy más fría? Sí, muy fría.

Vale, bien, soy fría.

Hoy no te duches con agua caliente y no te frotes fuerte la primera vez.

¡Tu espalda! ¡No!

¡Tengo marcas enormes!

No debe tener muy buena pinta.

Soy un camello, tengo jorobas por todas partes.

Gracias, bye bye.

¡Qué bien se está!

Aún me queda un examen para ser ciudadana de Shanghái:

la salida del sábado noche a una discoteca.

Vamos a un barrio moderno Es sábado, comienza la noche.

¿Es aquí por donde se sale?

Nos reunimos con amigos, hay fiesta, restaurantes...

Las discotecas no son mi fuerte.

Los bajos me explotan los tímpanos y la gente me empuja.

Pero al final, después de un rato, me dejo llevar.

A la derecha.

¿Suelen ser así? ¿Hay muchas discotecas así?

Sí, cada semana abren 10 discotecas y cierran 5.

Esta la abrieron hace dos años y vienen cada día 1500 personas.

¡Qué animalada! Vamos, lo vas a notar.

(Música comercial)

Me doy cuenta de que la juventud china

puede ser tan fiel a la medicina tradicional como a una discoteca.

De Shanghái recordaré

la delicadeza de mi maestra de chi, a pesar de mis hombros.

Los olores de frituras de un viejo barrio que se apaga.

La risa de Jian Mei y mis marcas en la espalda de las ventosas.

Con mis ojos - Venecia

14 sep 2014

Venecia, la ciudad eterna de amor donde navegan las góndolas, recibe a Sophie. Allí descubrirá los ruidos y sonidos de los canales y callejones de esta ciudad. También aprenderá el arte de remar, 'la Boga', de la mano de Gloria, una gondolera que se ha ganado un lugar en un mundo de hombres.

ver más sobre "Con mis ojos - Venecia" ver menos sobre "Con mis ojos - Venecia"
Programas completos (48)

Los últimos 50 programas de Con mis ojos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Aragón Completo 26:38 8% 15 jul 2015
    Aragón 15 jul 2015 Pili y Kenzie llegan a la comarca de Sobrarbe justo en fin de semana en el que se celebra la fiesta de los nabateros, así que conocerán curiosidades acerca de esta tradición.Histórico de emisiones:13/07/2014
  • Galicia Completo 25:55 8% 14 jul 2015
    Galicia 14 jul 2015 En la Costa da Morte, Pili tendrá la posibilidad de conocer antiguas profesiones relacionadas con el mar, como el trabajo de las marisqueiras, las mujeres que cosen las redes para pescar y los vendedores de pesca...
  • Tarragona Completo 27:54 8% 13 jul 2015
    Tarragona 13 jul 2015 En el Delta del Ebro, Pili y Kenzie sentirán las dunas bajo sus pies y el sonido de los pájaros y el viento de una de las zonas más vírgenes de Cataluña. Un pescador de Cambrils enseñará a Pili a pescar en medio ...
  • Extremadura Completo 27:44 8% 10 jul 2015
    Extremadura 10 jul 2015 Semana Santa en Mérida. Pili se suma a los actos más importantes, como la procesión del Domingo de Ramos y el Vía Crucis, junto con figuras tradicionales como los nazarenos y los costaleros. Conocerá otro símbolo...
  • Cataluña (I) Completo 28:02 8% 08 jul 2015
    Cataluña (I) 08 jul 2015 La aventura de Pili y Kenzie por tierras de catalanas las llevará hasta. Montserrat para escuchar las voces del coro y las notas del órgano de la catedral.  Seguirán los pasos de Gaudí elaborando piezas de c...
  • Castilla y León Completo 26:40 8% 07 jul 2015
    Castilla y León 07 jul 2015 En Salamanca, Pili tendrá visitará la Biblioteca Histórica y se convertirá en tunera. Guijuelo es la cuna del jamón ibérico, y podrá conocer todo el proceso, desde que los cerdos se alimentan en la dehesa hasta q...
  • Andalucía Completo 28:34 8% 06 jul 2015
    Andalucía 06 jul 2015 La primera parada de Pili y Kenzie en Andalucía les llevará a un cortijo de Aznalcóllar, en Sevilla, donde Pili tendrá la oportunidad de montar a caballo por primera vez.En Morón de la Frontera aprenderá cuáles s...
  • Making Off serie francesa Completo 25:50 8% 01 mar 2015
    Making Off serie francesa 01 mar 2015 En este número especial, Sophie nos muestra cómo se grabó la serie en todo el mundo. Conocemos como es su relación con Pongo y descubrimos el día a día del equipo y cuál es el trabajo periodístico de Sophie una v...
  • Tierra de Guergue (Etiopía 2) Completo 26:01 10% 22 feb 2015
    Tierra de Guergue (Etiopía 2) 22 feb 2015  Sophie y su perro Pongo pasan varios días en el pueblo de Werdene en el sur de Etiopia, en el corazón de una fértil zona rural donde viven los Guraghe, una etnia autóctona. En esta región, cultivan, una "fa...
  • Addis Abeba (Etiopia I) Completo 26:19 11% 15 feb 2015
    Addis Abeba (Etiopia I) 15 feb 2015 En  Addis Abeba, Sophie sale a descubrir un pueblo de resistencia legendaria que ha atravesado los siglos corriendo. Desde las cinco de la mañana en la plaza grande de la ciudad, todo el país se entrena. All...
  • Berlín Completo 25:57 8% 08 feb 2015
    Berlín 08 feb 2015 Berlín es conocida por ser una ciudad acogedora y cosmopolita, de efervescencia cultural y de los modos de vida alternativos que lleva estampada la marca de la historia: el Muro. En este bloque de hormigón está g...
  • Kerala Completo 26:19 9% 01 feb 2015
    Kerala 01 feb 2015 Adorado como animal, venerado como divinidad encarnada por Ganesh, el elefante lo es todo en Kerala, en el sur de la India. Sophie convivirá con estos animales acompañada de Ashokan, que es mahut. Los mahut son g...
  • Gujarat Completo 26:07 11% 25 ene 2015
    Gujarat 25 ene 2015 En las abarrotadas calles, ruidosas y caóticas de la antigua ciudad de Ahmedabad, la capital del estado de Gujarat al noroeste de la India, Sophie se dejará guiar por las mujeres.
  • Queyras Completo 26:17 8% 18 ene 2015
    Queyras 18 ene 2015 Queyras es una región de los Altos Alpes franceses en la que el tiempo parece haberse detenido. Las montañas del Queyras son inaccesibles durante el invierno y la mejor opción para desplazarse son las raquetas de...
  • Isla Reunión Completo 26:25 8% 11 ene 2015
    Isla Reunión 11 ene 2015  En la Isla volcánica de Reunión, vivirá infinitas sensaciones. Un viaje en helicóptero, una larga ruta a pie por la isla realizando el reparto del correo y una visita a lo mas profundo del un volcán. Además...
  • Madagascar Completo 26:22 8% 04 ene 2015
    Madagascar 04 ene 2015 Sophie y Pongo se sumergen en el interior de las tierras altas de Madagascar, a más de mil metros sobre el nivel del mar. En esta tierra roja, donde se cultiva arroz, yuca y piña, Sophie conoce a los últimos defe...
  • Tánger (Marruecos II) Completo 26:29 13% 28 dic 2014
    Tánger (Marruecos II) 28 dic 2014 En las montañas nevadas del Alto Atlas, en el sureste de Marruecos, Sophie y Pongo descubren el país bereber. Bajo el clima extremo de estas cumbres, se encuentra la legendaria hospitalidad de la gente amable que...
  • Marrakech (Marruecos 1) Completo 26:17 14% 21 dic 2014
    Marrakech (Marruecos 1) 21 dic 2014 En la legendaria plaza Yamaa el Fna, Sophie se ve atrapada en un torbellino de sonidos y olores: En Marrakech, todos los caminos llevan a esta plaza mítica. 
  • Salvador de Bahía Completo 26:15 11% 14 dic 2014
    Salvador de Bahía 14 dic 2014 Salvador de Bahía es una ciudad con un nombre evocador, famosa por sus fiestas y su música, pero sobre todo por ser la capital negra del Brasil. Aquí, Sophie se sumergirá en el alma africana de está metrópolis. E...
  • Icarai Completo 25:54 8% 07 dic 2014
    Icarai 07 dic 2014 Sophie y Pongo van a explorar la región de Ceará, situada al noreste de Brasil, una zona rural y remota, que ha sabido combinar las tradiciones de los indígenas y la modernidad traídas por los turistas.