www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3851734
No recomendado para menores de 7 años ¡Cómo nos reímos! - La década prodigiosa - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Todo listo? -Todo okey.

-Muy bien. Pues entonces, dentro cabecera.

(Música cabecera)

Ya falta poco para las 12, preparad las uvas.

Aquí se pasa fenómeno.

¿En tu casa también? ¡Pues que no decaiga!

(TARAREA)

-Muy buenas noches, señoras y señores.

No era así como debíamos empezar

o por lo menos como queríamos haber empezado.

-Buenas noches a los aquí presentes.

-Buenas noches.

-Buenas noches. Bienvenidos.

-Muchas gracias por estos aplausos que tanto nos merecemos.

-Sean ustedes bienvenidos.

-Buenas noches.

-Señoras y señores, muy buenas noches.

-Buenas noches.

-Ahora sí que sí.

(Música disco)

El que quiera aplaudir que aplauda.

Y el que no que no aplauda.

-¿Es que no hay democracia?

-No, pero está encargada.

-En fin, otro año que se nos va. -No somos nada.

-¿Cristóbal?

Las 12 menos un minuto. Prepáralo todo.

-Señoras y señores, esperemos

las campanadas del reloj de la Puerta del Sol.

Cristóbal, como todos los años.

Prevenir.

(Campanadas)

Me parece que se está usted pasando.

Se va usted a atragantar. -Calla.

¡Doce!

-¡Feliz Nochevieja! -¡Feliz Nochevieja!

(CANTA) "Por eso se oye este refrán. ¡Que viva España!".

Feliz año nuevo, familia.

-Saben aquel que dice que es un borracho que entra a un bar

y dice "feliz Año Nuevo". "¿Cómo que feliz Año Nuevo?

Si estamos en agosto".

"Ostras, qué bronca mi mujer. Nunca me había retrasado tanto".

-Se inventó el champán así.

¡Chan, chan, chan, chan, chan!

-Pero faltaba algo más. -Sí.

-Un borracho que iba con el coche

y lo para un guardia urbano y le dice:

"¿No ve que va en contra dirección?". -Pero ¿usted no ha visto la flecha?

-No veo a los indios y voy a ver las flechas.

-¿Es que estamos en el oeste o qué?

-¡Le falta el pam! Decía chan, chan, chan.

-"Ya voy", respondía ella. -¡Chan, chan!

-Y sacando de debajo del refajo una honrada barra de pan

díjole: "He aquí el pan".

-¡Ya lo tengo, ya lo tengo!

(CANTAN EBRIOS) "Desde que llegaste solo vivo cantando...".

-"Vivo bailando...".

-Tú no cantes, canto yo.

Que para eso he pagado la fiesta de Navidad.

Y además soy... -El señor marqués.

-¿Y tú? -El criado.

-Pues a tragar, desgraciado.

Juntos pero no revueltos. No lo olvides nunca.

Yo burgués y tú de Burgos.

Te llevo conmigo, pero no te pases.

Si yo en el restaurante pido melón con jamón.

-Yo tengo que pedir sandía con mortadela.

-Vale, la has cantado.

-¡Chan-pan, chan-pan!

-Dice que era un borracho que estaba tendido

en el Paseo de Gracia por el suelo.

En esto que va un guardia urbano y le dice: "¿Qué hace usted aquí?

Deje de hacer el payaso, hombre".

"Verá usted, señor agente, es que todas las casas me dan vueltas.

Estoy esperando que pase la mía para meterme dentro".

-¡Chan-pan, chan-pan!

-"¡Compadre!

Le doy a usted 1000 pesetas si me ayuda a pasar la calle".

El otro callado.

"¡Le doy 2000 pesetas!".

Y el otro callado. Y el borracho se desploma en el suelo

y el otro compadre que estaba enfrente dice:

"Lo que se pierde uno por estar borracho".

-¡Chan-pan, chan-pan!

-¿Dónde has estado?

-No son maneras de recibir al cabeza de familia en una noche como esta.

Saben aquel que dice que eran dos borrachos

que iban por la Molina y en esto que en un momento dado

les cae un alud de nieve encima.

Empiezan a trepar para subir a la superficie

y en eso que a lo lejos aparece un San Bernardo

con un barrilito de coñac colgado al cuello.

Y le dice un borracho al otro:

"Por allí viene el mejor amigo del hombre".

"Sí y viene con un perro".

-Mira cómo se han puesto las uvas.

-Las botellas de champán, champú o champiñón

se abrían de semejante guisa.

Se ponían así.

Por mucho que intentaban hasta que no saltara esto no...

Entonces dándole, dándole, dándole...

Dándole, dándole.

-Con lo cual esto no conducía a nada

porque entonces el líquido se derramaba inútilmente.

-¡Chan-pan, chan-pan!

-Me lleva seco.

-Es que esto coloca mucho, Cristóbal.

-Colóqueme, por uno más en el país, ¿quién se va a enterar?

-Bueno, te coloco, pero como en el país, a dedo.

Abre la boca.

Ya estás colocado, ¿a que, sí?

-Ay, qué trompa más tonta.

-Feliz Navidad.

-Saben aquel que dice que en un colegio la maestra

les dice a los niños: "Niños, me tenéis que hacer una redacción

y la redacción se tiene que terminar diciendo 'madre solo hay una'".

Efectivamente al día siguiente

la maestra pide las redacciones. "Niño, ¿tú qué has hecho?".

"Mire, señorita.

Una vez mi hermano salió a la calle

y al cruzar venía un coche que le iba a atropellar.

Y en eso que mi madre se arrojó y le salvó la vida.

Y por eso digo que madre solo hay una".

Dice: "Muy bien. A ver, Enriquito. ¿Tú qué has hecho?".

"Mira, señorita.

Yo estuve un mes muy enfermo y mi madre estuvo a mi lado.

No durmió en todo el mes.

Y por eso digo madre solo hay una". Dice: "Muy bien.

A ver, Ramoncito. ¿Qué has escrito tú?".

"Un día vinieron unas amigas de mi madre a casa

y mi madre me dijo que fuera a la cocina

y que trajera ocho cervezas.

Y yo volví y dije: 'Madre, solo hay una'".

Cocaína.

Sé que al fin me has de matar.

Me asesinas,

pero calmas mi penar.

La cucaracha, la cucaracha

ya no puede caminar

porque le falta, porque no tiene

marihuana para fumar.

(CANTA EN INGLÉS)

(Música)

Saben aquel que dice que eran tres hippies

que se estaban fumando un petardo entre los tres,

se lo iban pasando el uno al otro uno de ellos lo agarra y dice:

"Voy a comprar el banco de España". Dice el segundo: "Pásamelo.

Yo, la isla de Skorpios". Dice el tercero: "Pásamelo.

No vendo, nano, no vendo". (RÍEN)

La cucaracha, la cucaracha

ya no puede caminar,

porque le faltan, porque no tiene

marihuana que fumar.

Matarile-rilerón, el último grito en insecticida.

Con Matarile-rilerón palma la mosca y palma el moscón.

-Saben aquel que dice que era un catalán

que entra en un bar, pide un whisky, se lo sirven

y el catalán ve que dentro del vaso hay un mosquito,

lo coge por un ala, lo levanta

y le dice: "Vomita lo que te has bebido".

-El mosquito a veces estorba y un solo "fru-fru" acaba con ella.

Ya te tengo.

Con Matarile-rilerón palma la mosca

y palma el moscón.

-Me ligué a una vecina casada.

Me metí en su casa cuando no estaba el marido y me desnudé corriendo.

Y enseguida entró el marido.

-¿Y qué pasó?

-Empecé a disimular así.

Y el marido me miró y me preguntó que quién era.

Soy de sanidad, desinfección pública. Sanidad, sanidad.

"¿Y qué hace dando palmas?". Estoy matando polillas.

"¿Y siempre mata a la polilla así desnudo?".

¡Ahí va! Ya se me han comido la ropa.

-Cuernos.

(CANTA) "Yo quiero una amante. Quiero una amante.

Quiero una amante. Quiero una amante...".

-"¡Cielos! Mi marido". El marido entra.

"¡Perversa! ¡Mala mujer!

En cuanto a usted, grandísimo truhán, me pagará esto".

El amante, "Sí, señor. ¿Cuánto es?".

-Hay cuernos.

-"Quiero una amante. Quiero una amante. Quiero una amante.

Quiero una amante, quiero un amigo,

quiero una vida de la que no tenga que ocultarme".

-La señora del guardarropa dice: "Don Fulano, al teléfono".

Y él va muy dispuesto.

"A ver, ¿dígame?.

(SENSUAL) Hola.

Sí.

Mucho.

Ya lo sabes.

Y yo más.

Anda que yo.

Mucho, ya lo sabes.

Ya lo sabes.

No puedo. Que no puedo.

Que está aquí la gorda... ¿Eh?

Sí, no es broma.

No puedo más fuerte.

No puedo más fuerte.

¿Quién?

Adiós, don Vicente, llámeme mañana".

-Hola, mi vida. Hola, cariño.

Hola, mi amor.

Porque no puedo ir a verte porque está tu marido.

¿A qué hora se marcha mañana tu marido?

Pues a esa hora voy a verte. Hasta luego.

Es para ti. -¿Quién es?

-Tu mujer.

-Al rico "typical Spanish" cuernos.

-"De la que no tenga que ocultarme.

Del panadero ni del portero

ni del lechero ni del frutero.

Quiero un amor y quiero una vida

de la que no tenga que avergonzarme".

-¿Está la señora? La mía.

Sí, que se ponga.

Digo la mía, porque tengo una criada más bestia...

La otra noche llamé y dije:

"Dile a la señora que se acueste que ya voy para allá".

"¿De parte de quién?".

"Resulta que mi hijo el mayor ha cogido hepatitis

porque ha besado a la doncella".

Dice el médico: "Qué imprudentes son estos chicos de hoy en día".

"Sí, pero calle, calle. Yo también he besado a la criada.

Así estoy de amarillo".

Dice el médico: "Hombre, eso es peor".

"Sí, lo reconozco. Y después de besar a la criada he besado a mi mujer".

Y dice el médico: "¡No fastidie, hombre!

¡Ahora nos vamos a contagiar todos, caramba!".

-Cuernos.

-Yo he visto su tele de usted. -¿Cuándo?

-El otro día me invitó allí la señora marquesa.

-No sabía nada de esto yo.

(Risas)

-Qué maja es.

-Mi mujer es muy agradable.

-No y está buena.

-Cuernos.

-Aclárame esto porque me huele a cuerno quemado.

-Nada, que la semana pasada estuvimos viendo

un programa de esos que hacen ahora, de esos tan cómicos,

que de tanto reírnos casi nos caemos de la cama.

-"Quiero una amante.

Yo quiero una amante.

Quiero una amante.

Quiero un amigo, quiero una vida...".

-Yo en estos casos me acuerdo de Enrique VIII,

que después de cepillarse a Ana Bolena dijo:

"Es conveniente saber que al que sabe no lo engañan

que si el hombre tiene nuez,

la mujer tiene castaña".

(Música)

(Aplausos)

Muy buenas noches, señoras y señores.

Bienvenidos a "Palmarés".

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN FRANCÉS)

Con ustedes, "avec vous", "with you"

Alfonso Lussón.

Y salgo yo.

Doy las buenas noches.

Y me preguntas "¿Qué chiste nuevo tiene para hoy?".

Y yo te cuento el chiste del camello. -Es muy bueno ese.

(Música)

Señoras, señores.

Con ustedes Alfonso Lussón.

Y sus "ladies and gentlemen" y sus "messieurs et..." y sus...

Bueno, con ustedes Alfonso Lussón.

-Buenas noches, señoras y señores.

Es un placer.

(FARFULLA) -¿Qué?

-¿Qué chiste nuevo tenemos para hoy? -¿Eh?

Que qué chiste nuevo tenemos para hoy.

-Ah, sí, el chiste del camello que va por el desierto

un día, dos días, tres días, cuatro días

hasta que al cabo de los cuatro meses el camello dice

que se vaya el prestigio al diablo yo tengo sed.

-Qué crisis tiene.

-Vete ya.

Robaron un camión de chirimoyas.

Aquí el teniente Kojak.

Aquí el teniente Kojak de servicio

en plena vigilancia contra el vicio

que nadie se me ponga en plan chuleta.

Aquí se me obedece y se respeta o formo un estropicio.

Me pongo en la cabeza un sombrerito

que es malo que me caiga el relentito.

Me pongo a resolver lo que me toca,

le quito a un chupachups su papelito

y me lo pongo en la boca.

Yo soy un detective inteligente,

por eso en vez de cabo soy teniente.

A mí ni se me engaña ni se enrolla.

No quiero que de mí diga la gente que soy un gilipollas.

Ay, nos han engañado.

Este no es el Albano de Romina. -No, hombre, no.

La aurora

su sol va pintando

a un mundo cubierto de azul.

Despierto y es otra mañana

alegre, lo mismo que tú.

Hay un ruiseñor

que me canta

y un carro se oye gemir.

-Este es el Fernando de la Ramona.

(Música)

La Ramona es la más gorda de las mozas de mi pueblo.

-Ramona, te quiero.

Saben aquel que dice que eran dos andaluces

que iban por la selva y el uno le dice al otro:

"Pepe, Pepe. Mira una boa". Dice: "Viva los novios".

-Hay un chiste catalán bastante gracioso y es la fama,

no quiero decir con esto nada malo.

Pero ahí está esa madre catalana que le dice a la niña:

"Nuria, Nuria, vete donde la tía a ver si nos deja el pasapuré".

Vuelve la niña sin pasapuré. "¿Qué, que no te lo deja?".

"No, la tía dice que se gasta". "Jolín, qué agarrada es.

Vete a la cocina y saca el nuestro".

-Saben aquel que eran tres curas.

Un cura francés, otro inglés y otro catalán.

Estaban discutiendo la jugada de cómo distribuir

el dinero de la Iglesia, las limosnas.

En eso que sale el cura francés y dice:

"Nosotros hacemos una circunferencia en el suelo, cogemos las monedas,

las tiramos al aire, las monedas que caen dentro del círculo

se las ofrecemos a Dios

y las que caen fuera son para la parroquia".

Dice el cura inglés:

"Hacemos una raya en el suelo, cogemos las monedas,

las tiramos al aire,

las monedas que caen a la derecha se las ofrecemos a Dios

y las que caen a la izquierda son para la parroquia".

Y dice el cura catalán:

"Nosotros lo hacemos distinto.

Nosotros cogemos las monedas, y las tiramos al aire,

las que coge Dios, para él, y las que caen para la parroquia".

-¡Madre! ¿Te recojo las olivas que hay por el corral?

"¿Olivas, corto? Si son cagarrutas de las cabras".

Ya decía yo que no tenían hueso.

La Ramona es la más gorda de las mozas de mi pueblo.

-Ramona, te quiero.

Saben aquel que dice que era un gallego.

"¿Es la central de Pontevedra?". "¿Qué número desea?".

"¿Qué números tienen?".

-Es como los andaluces, que ya nacen con el humor.

El humor andaluz, nace con ellos, es una gracia espontánea.

Una gracia natural.

El otro día voy al médico del seguro,

que es donde vamos los pobres normalmente,

y estaba la señoras haciendo punto, los niños corriendo por los pasillos,

los caballeros leyendo el periódico.

Y pregunto a un señor: "Por favor, ¿me puede decir quién es el último?".

Dice: "¿Cachondeo?".

"No, hombre, no. Que quién es el último".

Y dice: "El Almería. ¿Pasa algo?".

-Hay una cosa en una parte de Andalucía

se ve mucho en la feria los moros.

Los moros que venden relojes.

Tienen una forma de hablar muy simpática.

(IMITA ACENTO MORO) Te vendo reloj barato.

No te engaño, porque es de Ceuta.

Tienen una forma de hablar que a mí me encanta.

Un cacho carne con ojos eso es lo que eres, Ramona.

(Jota)

Desde que te di, que te di el primer zurriagazo.

-Zurriagazo, zurriagazo.

Dicen que eran un ruso y un andaluz.

Estaban haciendo un viaje transiberiano

de siete días en tren.

Llevaban dos días de viaje.

No se habían dirigido la palabra mutuamente.

En eso que rompe el hielo el ruso y dirigiéndose al andaluz le dice:

"Excuse me. Do you speak English?".

Dice: "No, 'pikingle' no".

"Vous parlez français, monsieur?". "No, francés no".

"Parla italiano?". Dice: "Yo soy español".

"Español. Gran país España. Interesante.

Yo conocer un poco carácter españoles.

Vascos, gente brava.

Gallegos, trabajadores. Catalanes, ahorrativos.

Castellanos, valencianos, andaluces...

Grandes pintores en España reconocidos mundialmente.

Dalí, Miró, Tharrats...

Tapies...

Ramón Campmany...

Interesante obra, gran arquitecto catalán, Gaudí.

Impresionante templo la Sagrada Familia.

Por favor, señor, ¿de qué parte de España es usted?".

Dice: "Yo soy de Jerez de la Frontera".

"Jerez de la Frontera.

La ciudad de Jerez de la Frontera

es importante por sus productos vinícolas,

por su ganadería caballar,

hacer grandes cruces con caballos árabes e ingleses,

conseguir gran raza.

Jerez de la Frontera.

Con un censo de 400 000 habitantes,

cerca del Puerto de Santa María, cerca de Cádiz, Tacita de Plata".

Dice: "Ojú.

¿Y usted de dónde es?".

"Yo soy ruso, señor".

"Ruso, tela marinera.

Cosa extraña, Rusia.

Cosa curiosa, Rusia.

Muchos rusos en Rusia.

Muy buena la ensaladilla rusa.

Emocionante la montaña rusa.

Muy bueno Demis Roussos.

¿De qué parte de Rusia es usted?".

"Yo soy de la estepa". "Muy buenos los polvorones".

-Fíjense. La primera vez que fui a Puerto Rico,

me bajo del avión, me estaba esperando el empresario,

y me dice: "Deme usted el pasaporte y el pasaje,

que le voy hacer todos los trámites de aduana e inmigración

y mientras tanto vaya usted a echar un palito con mi señora".

(Risas)

Y dije yo: "Me habrá confundido con Julio Iglesias".

Porque Julio va mucho a Puerto Rico.

-Ahora las chavalas llevan minifalda.

Y os acordaréis que antes las mujeres llevaban una falda tubo

de esas estrechitas que andaban así por la calle.

Estábamos un día en la cola del autobús

y vino el autobús y la primera había una con una falda de esas estrechitas

y llega el autobús,

va a subir y que no le daba la falda.

Se desabrocha un botón,

y que tampoco le daba.

Y otro botón.

Y venga a soltarse botones.

La gente se va impacientando y otro botón

y el que estaba detrás dice: "Oiga, ¿va a subir o no va a subir?".

"Pues no es usted poco impertinente". "¡Coño impertinente!

Me ha desabrochado toda la bragueta y no he dicho una palabra".

(Música)

Bellotero, bellotero.

Bellotero, bellotero.

Ay, bellotero, bellotero...

Con mi traje de pana y mi boina puesta

soy el más bonito que llega a la fiesta.

Le dice una vez un moro a un andaluz.

"Qué difícil en España sacarse el carné de conducir".

"¿Por qué dices eso?".

"Te voy a explicar lo que me ha pasado, mira.

Llego a examinarme del carné.

Me dice el ingeniero, sube coche. Me subo al coche. Muy bien.

Tranquilo. Me siento. Me dice que ponga el contacto.

Hago así con la llave y pongo el contacto.

Todo bien, tranquilo.

Sin miedo.

Y me dice: "Embraga". ¿Braga?

Me quedo pensativo, claro, porque es una palabra difícil.

Nosotros los moros no entendemos bien.

"Embrague es el pedal de la...". Embrago el pedal.

"Ahora pon la primera".

Yo pongo la primera. Todo bien. Todo bien.

Y me dice el ingeniero: "Ahora salga despacio".

Abro la puerta, salgo despacio y me ha suspendido.

-Saben aquel que dice que es un tío que le llevan a la comisaría

a las 5:00 de la mañana y le dice el comisario:

"¿Usted por qué mató a este hombre?". "Porque era judío".

"¿Y por el solo hecho de ser judío lo mata usted?".

"Es que los judíos mataron a Jesucristo".

"Pero es que de esto hace más de 2000 años".

"Yo es que me enteré ayer, ¿sabe?".

Le dice un amigo al otro: "¿De dónde vienes, macho?".

"De Lanzarote, de cazar leones".

"Si en Lanzarote no hay leones". "Sí, ahora".

-Señoras y señores, llegamos ya al final de "Palmarés".

Final del programa.

Palmó "Palmarés".

"Palmarés" palmó.

Palmó "Palmarés".

"Palmarés" palmó.

Palmó "Palmarés".

"Palmarés" palmó.

Hasta el próximo sábado si Dios quiere. Buenas noches.

(Música)

¡Hoy es sábado!

¡Esa música que tú vas a bailar, a tope, hermano marchoso!

Chuli, chuli, pachulí.

Chuli, chuli, pachulí.

Chuli, chuli, pachulí.

Chuli, chuli, pachulí.

¿Por qué has pintado tus ojeras,

la flor de lirio real?

(Aplausos)

Ahora qué pasa cuando uno tiene un niño a su lado.

Uno marca un teléfono, un número...

Hola, mamá. ¿Cómo estás?

Bien, bien. ¿Cómo estás tú? ¿Bien?

Sí, yo bien. Muy bien.

También bien, todo bien.

¿Y tú cómo andas?

Bueno. Pero ¿has ido al médico?

Bueno. Está bien.

Aquí está conmigo.

Ahí está. Sí.

Espera, espera que te va a decir hola.

Dile "hola" a la abuelita. Dile "hola".

Dile a la abuelita "hola".

Dile "hola" a la abuelita.

Dile "hola", idiota. Dile "hola" a la abuela.

-Carlitos, ¿por qué has llamado idiota a la abuela?

Dile que lo sientes. "Abuela, siento que seas idiota".

-Dile "hola", imbécil. Espera un poco.

Dile "hola". A la abuelita dile hola.

Te voy a dar un telefonazo.

-Saben aquel que dice que era un matrimonio

que tenía un niño de cinco años que no les hablaba.

La mujer preocupada le decía al marido:

"Feliu, ¿qué tendrá el niño?".

"Será un retraso, mujer. Ya verás cómo hablará".

Empiezan a visitar médicos aquí en Barcelona

y al niño no le encuentran nada.

Se van a Madrid y allí menos todavía.

Va pasando el tiempo, el niño va creciendo

y en eso que el niño ya tiene 45 años.

Y un día la madre, al servirle el desayuno,

el café con leche, saltó el nano y dice:

"Mamá, le falta azúcar".

"¡La madre de Dios!.

Feliu, escucha al niño.

Sin llevarlo a Lourdes habla".

"Hijo mío, ¿cómo es que no has hablado hasta ahora?".

"Hasta ahora todo estaba correcto, mamá".

Saben aquel que dice que es un tío que va a un médico.

"Buenas, doctor. Vengo para que me reconozca".

"Ahora no caigo".

Saben aquel que dice que es un tío

que sufre una operación de estómago muy grave

y después de la operación le dicen el médico y la enfermera:

"Sobre todo régimen, que coma muy poco".

En esto que entra la enfermera con una aceituna,

un dedal de agua,

el tío se lo come y después de haberlo comido

le dice a la enfermera:

"Oiga, señorita, ¿me traerá un sello de correos, por favor?".

"¿Para qué lo quiere?".

"Es que después de comer me gusta leer un poco".

-Que si me puede dar un tubo de tabletas de acetilsalicílico

de la hidracida con solución de dos paracloroformol xilenol.

Dice el farmacéutico: "Pero si esto son aspirinas".

"Es que no me acuerdo nunca del nombre".

-Saben aquel que dice que es un tío que va al psiquiatra.

"Mire, doctor, nadie me habla.

Mi mujer no me habla, mis hijos no me hablan,

mis empleados no me hablan.

Doctor, ¿por qué nadie me habla?".

Dice el médico: "Que pase el siguiente".

-En las farmacias de EE. UU. está la costumbre de que venden

productos de primera necesidad como pan, bocatas o cosas así.

Sal, azúcar...

Entra un señor y dice: "Buenas. ¿Hacen aquí análisis de orina?".

"Sí, señor".

"Pues lávese las manos y hágame un sándwich".

Un tío que va al médico y dice: "Mire, doctor.

Yo venía porque gustaría que me dijera

si hay algún remedio para vivir muchos años".

"Sí, hombre.

¿Qué bebe usted?".

"Una cerveza en las comidas".

"Pues a partir de mañana nada de alcohol".

"¿De fumar qué tal?"

"Una cajetilla cada día". "Pues nada de nicotina".

"¿Y de mujeres?". "Con mi mujer nada más".

"Pues a partir de mañana dormirán cada uno en una habitación distinta".

"¿Y viviré más años, doctor?".

"No, pero se le harán más largos, ya verá".

-Charlie.

-Harriet.

-Mohamed.

-Cris.

-Giorgio.

-Yulan.

-Amerigo. -Jackie.

-Alberto.

-Sandy. -Bob.

-Lucy.

(Música disco)

Hablando de chistes de médicos.

No sé si conocen el chiste de un médico

que tenía una enfermera preciosa.

Una mujer guapísima, maravillosa, además era eficiente.

Un bombonazo, una mujer espléndida en todos los sentidos.

Y se le murió.

El hombre estaba tristísimo.

Horriblemente triste, demacrado, compungido.

Llegó a casa, tenía una mujer gorda y bigotuda.

Le pregunta la mujer: "¿Qué te ocurre?".

"Se me ha muerto la enfermera y estoy negro".

"Qué pena. Si yo pudiera sustituirla...".

"Ya lo he mirado yo, pero no cabes en la caja".

-Se encuentran dos amigos y el uno le dice al otro:

"¿Vendrás a la fiesta que daré el domingo en casa?".

"No, no voy a poder ir". "¿Por qué?".

"Es que tengo a mi mujer embarazada de días".

"Coño, que venga el Días también si quiere".

-Recuérdame que mañana tengo que ir a un entierro.

-¿Se le ha muerto algún pariente?

Ya era hora de que vayan cayendo.

-No seas morboso.

Doña Antonia, la vecina de al lado.

-¿Y de qué ha muerto esa señora? -Ahogada.

-¿En la piscina? -¿Qué dices?

¿Cómo se va a meter en la piscina con 86 años?

Un gamberro que estaba merodeando por la puerta de su casa

y la pobre mujer le vio y le dijo:

"¡Gamberro! Váyase de allí o llamo a la policía".

Dice el gamberro: "¡Calla o subo y te violo!".

Se le empezó a hacer la boca agua, agua, agua y se ahogó.

-Pasa en las mejores familias. -Pasa, pasa.

-Se encuentran dos amigos y el uno le dice al otro:

"Hola, nano. ¿Cómo estás?". "Yo bien. Mi mujer regular".

"¿Está enferma?". "No, pero las hay mejores".

-Cuando íbamos a comprar algo, nos decían que era americano

y nos volvíamos locos.

Muchos de ustedes han conocido esa época.

Pero cualquier cosa, por ejemplo, unas gafas de sol.

Entrábamos a un comercio y decíamos:

"Buenos días, ¿tiene usted gafas de sol?".

Y decía el dependiente: "Tengo unas, las polarizadoras,

que polarizan el rayo solar siempre que no sea superior

a los 27° de inclinación visual, es decir,

que no le hieren la retina directamente,

sino que de una forma cóncava

impulsan el reflejo al exterior y lo anulan".

"Pero ¿se ve?".

(Risas)

"Son gafas americanas".

"Ah, americanas, qué buenas. Démelas".

Y las llevamos y encontrábamos un amigo en la calle y les decíamos:

"Me he comprado unas gafas que 'polan'".

-Se encuentran dos amigos y uno le dice al otro:

"¿Te afeitas tú siempre?".

"Me paro para dormir y comer, ¿sabes?".

-Y decía el amigo: "¿Que 'polan' qué?

"El 'relufado' que no...

No te 'calufe' de 'milocho'...

Te 'angulan' el ojo y se 'refrectarian'".

Y decía el amigo: "¿Qué te has comprado, un tractor?".

"Gafas 'porlizosas'.

Tu ojo es 'bóvedo', ¿no? ¿O no? ¿O eres especial?

Como tu ojo es un 'bóvedo',

el sol se te 'recóncava' dentro.

Pero si tú lo 'refractarias' con un vidrio 'porlizo',

el sol se da contra él y lo daña el sol".

Dice el amigo: "No te entiendo, Luis".

"Que me he comprado unas gafas americanas".

"Ah, americanas. Oye, qué buenas". Y se compraba otras el imbécil.

-De nuevo con ustedes.

"Esta noche fiesta" como cada noche del martes.

Sean tan amables de no marcharse ninguno,

de tratar de resistir este pequeño esfuerzo que les pido.

Aguanten aquí aunque Torrebruno nos cuente un chiste.

¿Cuál es el último?

-Es un ciempiés.

El ciempiés le dice a su mamá: "Mamá, me hace daño un pie".

Y la mamá dice: "¿Cuál de ellos?".

"Yo qué sé. Yo solo sé contar hasta 10".

-¿Qué hay que hacer con Torrebruno, señores?

Es un hombre que se va a encargar de hacernos pasar un buen rato.

Un rato agradable, un rato divertido, contándonos sus cosas.

Allá él con lo que haga.

Tony Leblanc. Bienvenido.

(Música de circo)

Señor Leblanc. ¿Esto era lo que iba a tener tanta gracia

que dijo usted la semana pasada? -No. Quedamos que no...

Vamos quedamos en que no iba a ser una cosa cómica,

sino algo que no estuviese hecho en TVE.

-Otra vez con ustedes, Tony Leblanc.

-Menos mal que vengo prevenido.

Maldita sea mi estampa.

¿Va a haber cachondeo con la manzana?

(Risas)

De nuevo con ustedes en "Esta noche fiesta".

Uno no cree en esas cosas y mucho menos es supersticioso,

porque ya saben ustedes que trae mala suerte.

La verdad es que en todo un año de programa jamás habíamos tenido

tantos desastres como esta noche.

Se nos ha ido una cámara, se ha roto la línea de teléfonos,

las luces no funcionaban por otro lado.

A pesar de ser hoy o por ser hoy martes y 13 una continua sucesión

de desastres de tipo técnico de todo tipo para nosotros.

-¡Cortad todo!

Cámaras, sonido, todo.

10 minutos de paro laboral para el bocata.

-Lo estoy preguntando en serio. ¿Han venido Tip y Coll?

Están ahí. Ahora.

Menos mal.

Menos mal.

-Fuera, fuera, fuera.

Quisiéramos realizar algo.

Pero, claro, como este show está todavía sin montar del todo,

aquí hay un momento en que tiene que aparecer una rampa,

hay una rampa por la que bajan 50 chicas.

-No son tantas, son treinta y tantas.

-Bueno, las chicas bajan por la rampa.

-Veinticuatro o veinticinco.

-Ellas bajan por la rampa. -Once o doce.

-Las cuatro chicas que tienen que venir bajan por la rampa.

-Por cierto, me ha dicho la chica que igual no puede venir.

-Pues ya nos toca fregar a nosotros otra vez todo esto.

-Cómo viene la prensa hoy.

-Hoy viene la prensa...

-Dan ganas de comprarla todos los días.

-Qué barbaridad.

-O por lo menos una vez al mes.

-"Buscamos dos contables.

Uno nuevo y el anterior que se ha fugado con la pasta".

-El otro día leí en el periódico:

"Señora enseña el búlgaro".

Y fui y era un idioma, tú.

-"Señor formal y serio se ofrece para dar malas noticias".

Siguen.

-"Se casaron y tuvieron más hijos".

-"Una señora que confundió

el frasco de las aspirinas con el de las píldoras

ha pasado por tres embarazos sin un solo dolor de cabeza".

-Mira lo que dice de la URSS.

URSS, "Unión Relojera Suiza".

No, esto es un anuncio.

-"Un señor al morir ha dejado todo lo que tenía para un hospicio.

Tenía tres hijos".

-"Mata a su hijo recién nacido en defensa propia".

-"Botín de dos millones de pesetas". ¡Caramba! Un botín de dos millones.

Cómo ha subido el calzado.

-Hombre, mira esto te concierne a ti.

"La mala cosecha reduce el ritmo del crecimiento".

-Curiosidades.

"Mundo irracional.

Ni Rodríguez de la Fuente sabe qué clase de pájaros

son algunos políticos".

-Esto es a lo que no hay derecho.

"A los viejos que les corten las ingles".

-Pero ¿qué barbaridad es esa?

-Ah, no, los viajes del Corte Inglés.

-"La trompa que tienen los elefantes les sirve para ducharse ellos mismos.

Y los dos agujeritos que hay en la trompa son

uno para el agua fría y otro para el agua caliente".

-Cómo viene la...

Trae eso aquí.

-No, hombre, hay un anuncio muy raro.

"Se alquilan dos pechos".

-¡Despachos!

-Aquel día Perico Fernández debió pelear como Suárez.

O sea, amenazando por la izquierda, pegando por la derecha.

-Esto ya es demasiado. Esto ya es pasarse. Mira.

Mira lo que dice.

"Subió una mona a un nogal y cogiendo una nuez verde,

en la cáscara la muerde lo que le supo muy mal".

¡Esto ya es pasarse! ¡Esto no!

-¿No querías libertad de prensa? Pues toma libertad de prensa.

-Yo soy apolítico totalmente, pero me ilusiona que...

(Teléfono)

Disculpe, que me llaman...

¿Sí?

Señor.

¿Por lo del chiste, señor?

Lo dije sin mala...

Nunca más lo digo, en mi vida se me ocurre...

Yo pensé, como había democracia...

Ya que la hay, pero, vamos, en mi vida se me ocurre.

Todo, todo.

-Esto es un anuncio. Mira qué anuncio.

"Urgente. Necesito solar".

A este le debe pasar lo que a mí. Se debe de estar meando.

-Qué comedida estuvo el otro día Lola, ¿verdad?

Porque normalmente Lola, que es una gran estrella,

ella siempre está en esa Lola de España,

esa furia española que todos llevamos dentro,

ella lo lleva mal, no sé por qué.

No obstante, Íñigo se lo advirtió al principio del espectáculo.

"Tienes 15 segundos para hablar, Lola. Ni uno más ni uno menos".

Y en este programa está prohibido hacer cualquier clase de publicidad.

"Yo estoy aquí para decir que doy un espectáculo en el Calderón".

-Que yo tenía un arcón que tenía un tronchito.

Pencajo y pencajito, detrás de la penca un grajo.

Detrás del grajo, una graja, detrás de la graja, una tinaja.

Con 25 mujeres y una raja.

-"Trabaja el Pescaílla, el Merlucilla, el Chipirón...".

En un escaparate viejo tres caras...

Tío Juan Carasejo, tío Juan Carasajo

y el tío de Juan Carasejo el viejo.

(ININTELIGIBLE)

(HABLA EN FRANCÉS)

-Pongamos un velo.

Cómo me las maravillaría yo.

Cómo me las maravillaría yo.

¿Que cómo me las maravillaría yo?

Cómo me las maravillaría yo.

Le desembucho que soy la chavala más chunga y dicharachera del 83.

Pero a despecho del hecho no engancho

ni de chiripa a un desdichado que me escuche.

Y hace mucho que no cosecho ocho chavos para un pincho de chorizo.

-Cuidado, ¿eh?

Siempre es macha.

Digo al revés, siempre es macha.

No, al revés. Macha no, maca.

-Machacando mi desdicha anoche me marchitaba en el lecho

a punto de espicharla.

Como broche mi chorbo me pinchó mucho tachándome de pachorrienta

por no aprovechar mi chispa

para enganchar un chollo en este show.

Despechada por sus reproches me pertreché con mis papeluchos

y mis chistes y me vine marchando derecha a este show

a luchar hasta el nicho por un enchufe con Chico.

-¿Me siguen?

En la piedra de maca charajón

machacaba mi niña los ajos.

Ajo de maca chara piedra,

piedra de maca charajo.

En el 80 di el chupinazo con un charlestón

y un sketch de Groucho que chistó a la muchedumbre

que se tronchó con mi chiste y se cachondeó sin empacho.

Una avalancha de muchachos achispados chillaban: "Qué cacha, chata".

Y me achuchaban para hacer chipichú.

(Música)

(SILBA)

Vamos a entrar ahora en el mundo de los animales.

Ese mundo tan fascinante que tanto gusta

a mayores y a pequeños.

-Saben aquel que dice que era un tío que va por el campo paseando

y en eso que aparece un pato volando.

El tío pone las manos así y hace "pum".

Y cae el pato.

"¡La madre de Dios! Yo tengo un poder".

En eso que el pato levanta el vuelo y dice:

"¿Poder? Vaya susto me has pegado, bandarra".

-El jilguero.

(IMITA A UN JILGUERO)

-Saben aquel que dice que es un tío que entra en una droguería

y le dice:

"¿Tendría usted polvos para matar ratas?".

"No los tengo pero los puedo encargar.

¿Quiere que se los traiga a su casa?".

"Hombre, no pretenderá que le traiga las ratas aquí".

Es un tío que tenía una granja de cerdos,

les estaba dando de comer.

En eso que cierto día se le acerca un tío y le dice:

"¿Qué les da de comer a los cerdos?".

"Porquerías, residuos...".

"Olé, hombre.

Multa de 50 000 pesetas, yo soy inspector de Sanidad,

por dar porquerías a los cerdos".

Al día siguiente, otro que se le acerca y le pregunta:

"¿Qué les da de comer a los cerdos?".

"Salmón ahumado,

solomillo,

los domingos algún capricho...".

"Vale, hombre. Soy inspector de Unicef.

Los niños están pasando hambre en el mundo

y usted dando manjares a los cerdos".

Al tercer día sale un tío y le dice:

"¿Qué les da de comer a los cerdos?".

"Nada. Yo les doy 20 duros y que se compren lo que quieran".

-El jilguero.

(BALBUCEA)

-Saben aquel que dice que es un tío

que iba paseándose por la verde campiña.

En un momento dado aparece ante sus ojos un rebaño de ovejas

acompañadas del correspondiente pastor.

El tío se acerca. "¡Caramba, qué ovejas!

¿Comen mucha hierba estas ovejas?".

Y dice el pastor: "¿Las blancas o las negras?".

"Las blancas".

"Unos dos kilos de hierba cada día".

"¿Y las negras?". "También. Dos kilos de hierba".

"¿Y caminan mucho al cabo del día?". "¿Las blancas o las negras?".

"Las blancas".

"Sí, unos cinco kilómetros cada día".

"¿Y las negras?". "También".

"¿Y dan mucha lana?". "¿Cuáles, las blancas o las negras?".

"Las blancas".

"Sí, unos tres kilos la temporada".

"¿Y las negras?". "También".

"Oiga, ¿por qué cuando le pregunto

me dice que si las blancas o las negras?".

"Es que las blancas son mías". "¿Y las negras?".

"También, también son mías".

-¿Tú sabes lo que me ha pasado en el parque zoológico?

Llego al zoológico esta mañana,

como vine temprano en el avión y me voy a dar una vuelta,

y le pregunto a uno de los guardias por la jaula de los gorilas.

Y me dice: "si no sabe usted volver, ¿para qué se ha salido?".

-Saben aquel que dice que era un hippie

con una melena hasta la cintura que estaba haciendo autostop,

para a un automovilista y le dice: "¿Me falta mucho para León?".

"El rabo, bandarra, el rabo".

Un travoltero esto.

Muy pasota él. El tipo va caminando por la calle.

"¿Con quién me voy a quedar hoy, hombre?

¿A quién voy a vacilar hoy?".

Entonces vio pasar a un tipo de estos que venden botijos,

con dos burros cargados de botijos hasta arriba.

Cuando el tipo lo vio dijo: "Esta es mi víctima. A por él".

Cogió y dice: "Compadre, ¿me deja hablar con uno de los burros?".

"Tú estás loco chico. Déjame trabajar tranquilo,

déjame ganarme la vida". "Quieto, tío. No te pases.

No te pases que yo tengo ese don para hablar con los animales.

Vamos, déjame hablar con uno de ellos para que veas que es cierto".

"El tipo este me va a dar el día.

Está bien, habla con uno de los burros, dile lo que quieras".

El tipo se arrima a uno de los burros y le hace así.

Y le mete la colilla encendida dentro de la oreja al burro.

El burro empieza a correr rompiendo todos los cacharros que llevaba

y venga a correr y venga a correr.

El dueño se queda asustado.

"Oye, ¿qué le has dicho tú al burro ese?".

"¿Qué le voy a decir? Que se le ha muerto la madre".

"Habla bajo, que el otro es su hermano".

-Saben aquel que dice que es un elefante

que estaba en la platea de un cine y detrás tenía una hormiga.

En un momento dado la hormiga toca la espalda del elefante.

"Oiga, ¿sería tan amable de echarse hacia un lado?

Es que no me deja ver".

"No moleste, por favor".

En eso que la hormiga, toca la espalda del elefante.

"Hágase hacia un canto que no me entero de la película".

"¿Quiere hacer el favor de no molestar más?".

En eso que la hormiga se levanta, se sienta delante del elefante

toda tiesa.

"Cabrea, ¿eh? Cabrea".

-Fíjate cómo serán de flojas

que cuando una de ellas dice "bee" dice la otra ve tú. Déjame tranquila.

-Es una señora que iba por la calle con un gato en brazos,

le encuentra una amiga y le dice:

"¿Araña?". "No, un gato".

-El tarín.

(IMITA A UN TARÍN)

-"Tengo un perro que habla".

"¿Y qué dice?". "Pues dice papá y mamá".

"Pues yo en casa tengo un bote que dice melocotón en almíbar".

-Humor negro.

La bilis negra del humor como lo definió Aristóteles.

Y no es que vayamos a hablar de ese humor negro

que realmente cultivaron genios como Quevedo,

Thomas Quincey o Ramón Gómez de la Serna.

No, se trata de otro tipo de humor.

El humor que traemos hoy a nuestro programa,

aunque quizá como dijo Stilman, todo humorismo tiene su negrura.

Es negro, porque precisamente el humorista Kimbo es negro.

Es el primer humorista negro que está en nuestro programa.

Y vamos a ver qué tal de negro es su humor.

(Música)

Bueno, el humor negro que voy a contar yo por ejemplo.

Yo me enteré de una cosa que hacía tiempo que estaba deseando saber.

Por qué los negros tienen la palma de las manos blancas

y las palmas de los pies blancas.

Ya me enteré, chico.

Eso es porque dicen que los pusieron a cuatro patas

y los pintaron a pistola.

-Es una señora negra que estaba amamantando a un niño

de su color, claro,

y pasa otro niño, pero blanco, con su mamá

y el niño blanco le dice a su mamá: "Mamá, qué suerte tiene este niño".

"¿Por qué?". "Yo bebo leche y él chocolate".

-Inventaron una maquinita que vuelve a los negros blancos.

Muchacho.

Una familia de negros rápidamente a probar la maquinita.

El primero, papá.

Había que echar un dólar, se entraba por una puerta,

se salía por la otra completamente blanco.

Negra.

La mujer metió su dólar, entró por una puerta,

salió por la otra completamente blanca.

"Ay, qué rico".

Negrito, cuela.

"Mira, papá.

A mí me gusta mi color. Yo me voy a quedar así".

"¿Cómo que?

¿Tú sabes los problemas que vas a tener por el mundo?

Vuelve a la maquinita y vuélvete blanco ahora mismo".

"Pero ¿por qué? Yo nací así. Déjame así que este es mi color".

"Oye, yo soy tu padre y te ordeno ahora mismo

que entres a la maquinita".

"Bueno, tú puedes decir lo que quieras, papá.

Pero yo me quedo así porque este es mi color".

"Nada más que hace cinco minutos que soy blanco

y ya empieza a tener problemas raciales con el negro contestón".

-Con la Casa Blanca.

Pues no sé el número, sé el color.

(CANTA) "Horroroso...". -Esta va para este.

-"Tiene que ser castigado".

-Le puedes decir lo que quieras, no entiende, es de fuera.

-"Ha conocido a tu madre". -Cuidado. Vamos a dejarlo aquí.

Pero luego volvemos, no se vayan.

Luego volvemos, tranquilo.

Tranquilo, no te excites.

Que luego te pones de color y es peor para ti.

Se te pone colorado fuerte, fuerte, bermellón.

-Tú vete a descubrir África,

que yo voy a descubrir a una africana que he visto por ahí.

Está bien.

Pero yo me busqué un guía

y yo le quise enseñar al guía a hablar el español.

Por eso cuando me enseñó una catarata preciosa, yo le dije:

"Guía, eso ser catarata".

Y me dijo: "Eso ser catarata, buana". "Muy bien. Fantástico".

Seguimos caminando, al cabo de un rato me enseñó un lago divino.

Y yo le dije: "Guía, eso ser lago".

"Eso ser lago, buana".

"Muy bien. El tipo me está saliendo listo".

Al cabo de cinco minutos,

nos encontramos con mi amigo y su africana.

Echo un ojo entre unos matorrales. Ay, Dios mío.

El guía mío se les queda mirando y yo no sabía qué decirle.

Le dije: "Guía, eso ser explorador montando en bicicleta".

"Eso ser explorador montando mi bicicleta, buana".

-Sí.

Voy a ver si puedo hablar con él,

con el Carter este que no sé si me va a atender, porque...

siempre anda con una de problemas...

Cuando no son los negros son los del cucurucho ese.

-"Oye, mulato, yo creo que estás perdiendo tiempo aquí.

Yo soy agente artístico.

Tú donde tienes que ir a trabajar es a Estados Unidos.

Ahí es donde están los dólares. En los Estados Unidos".

"Mira, compadre. No me hables a mí de Estados Unidos.

Que yo sé cómo tratan allá a la gente de color".

"¡Qué va!

Si los tratan dulcemente".

"¿Dulcemente? Los tratan a palos".

"Sí, pero con caña de azúcar".

-"Padre, ¿por qué de los Reyes Magos hay uno que es negro?"

"Nos ha fastidiado. Alguno tenía que llevar los paquetes".

-En Estados Unidos un autobús, un autocar,

que llevaba todos los días a los niños al colegio.

Y este autocar cada día era una batalla diferente,

porque resulta que los blancos iban delante y los negritos detrás.

Entonces los negritos decían: "No hay derecho.

¿Por qué estos desgraciados de los blancos van delante

y nosotros, los negritos, atrás?

Aquí somos todos iguales. Aquí todos pagamos lo mismo".

Un día se enfada el chófer del autobús y dice:

"Se acabaron las discusiones.

Aquí no hay más blancos ni más negros aquí sois todos azules.

Así que venga.

Los azules claro delante y los azules oscuros detrás".

-Me están diciendo todo el rato que soy John Travolta en negativo

y ahora me dejan solo.

-Dos negritos que van caminando por la playa

y en la playa había una chica rubia en bikini muy bonita

que estaba tomando el sol.

El caníbal chiquitín le dice a su padre:

"Mira, papá. Qué guapa.

Qué buena está la rubia.

¿Nos la comemos?".

Y el caníbal grande dice: "De eso nada, hijo.

A esta nos la llevamos a casa y nos comemos a tu madre".

(TODOS) Se acabó, se acabó.

(Música créditos)

(EUGENIO) "Recuerdos de Carlos".

"Vale, gracias".

"Recuerdos de Carlos".

"Gracias, hombre".

"Recuerdos de Carlos".

"Vale, ya está bien, ¿no?".

"Es que me dio muchos recuerdos para ti".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La década prodigiosa

¡Cómo nos reímos! - La década prodigiosa

01 ene 2017

Para comenzar el año, el programa de humor y archivo de La 2 'Cómo nos reímos' hace una parada en la década prodigiosa del humor en televisión, que va desde 1975 a 1985, el momento en el que se consolidan o comienza muchos de los humoristas que han marcado la historia cómica de España. El espacio hace un viaje por programas que sirvieron de trampolín a grandes cómicos, como 'Cosas', 'Esta noche fiesta', 'Aplauso', 'Palmarés' o 'Fantástico', que fueron la cantera para que humoristas como Martes y Trece, Eugenio o Arévalo comenzaran su andadura.

ver más sobre "¡Cómo nos reímos! - La década prodigiosa" ver menos sobre "¡Cómo nos reímos! - La década prodigiosa"
Clips

Los últimos 115 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios