Dirigido por: Daniel Villasante

'Cómo nos reímos' recopila del archivo de RTVE los mejores momentos de los humoristas que han crecido en Televisión Española. El mejor humor en dosis de 60 minutos que reúnen sketches, parodias, imitaciones y monólogos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4880658
No recomendado para menores de 7 años ¡Cómo nos reímos! - Regreso al sketch - ver ahora
Transcripción completa

"Y si hicimos un capítulo, ¿por qué no hacer una segunda parte?

Bienvenidos a 'Regreso al 'sketch''."

-McFly, para.

Tienes que venir conmigo, vamos.

-Demonios, ¿a dónde?

-Al futuro.

Al año 2055.

Hay un problema con tus hijos.

-Eh, eh, Doc, espera un momento.

¿Qué problema?

-Tus hijos tienen ya 45 años

y todavía siguen viviendo en tu casa.

-¿Cómo es posible?

Doc, ¿mis hijos con 45 años viviendo en casa?

-Sí.

-¿Es que no trabajan?

-¿Hay alguien en casa, McFly?

¿Hay alguien en casa?

Escúchame, McFly,

el principal problema es que tus hijos son heterosexuales.

-Dios mío, Doc.

Mis hijos heterosexuales.

¿A quién han salido?

-¿Hay alguien en casa, McFly?

¿Hay alguien en casa?

¿Hay alguien en casa, McFly?

-No des.

No des. Me tienes hecha cantera la cabeza...

-¿Hay alguien en casa, McFly?

¿Hay alguien en casa?

-Te voy a decir una cosa, Doc.

Vuelves a darme un coscorrón otra vez

y te pego un bofetón en el cielo de la boca

que te meto el pecho en la taba de la espalda.

-¿Ahora o en el futuro?

-Salga del coche.

Salga del coche.

-Que sí, que ya he salido.

-¿Sabe usted a cuándo iba?

-La verdad es que no me he fijado.

-Pues iba usted a hace 150 años en esta urbanización.

-La verdad es que no me he dado cuenta.

-Le pido disculpas. -Claro.

¿No ha visto la señal?

Es para circular aquí a hace 50 años.

Los almanaques del coche

y el permiso de teletransportación de usted, por favor.

-Carnet de conducir, por favor.

-Pues...

lo he tenido que dejar en plató con toda seguridad.

-Le juro, agente,

que hace un rato solo quería ir a hace media hora.

-¿A hace media hora?

Seis puntos menos en su carnet de teletransportación

y un descuentito si paga la multa antes de 15 kilómetros hábiles.

-Aquí pone está a nombre de José Sánchez Mota.

-Sí, soy yo.

-¿Es usted? -Sí.

-¿El cómico? -Sí.

-Usted me va a multar ahora,

pero voy a viajar a cinco minutos antes

y en vez de pasar por esta calle, voy a pasar por la de al lado

en vez de pasar por aquí.

¿Me entiende lo que le quiero decir?

-Es usted muy sagaz.

Pero yo le voy a multar primero

y después voy a irme a diez minutos antes

de los cinco minutos que me ha dicho primero

y me saldré en la primera salida de la segunda rotonda

y esperaré allí antes a que usted pase después.

-Eso si yo viajo antes

porque si viajo después de antes, iré a después de antes de después.

-Ahora le firmo un autógrafo o lo que sea y andando.

-Una firmita si es tan amable.

-¿Para su mujer o para su hija?

-No, no, no. La multa.

Son 300 euros.

-Esto me pasa por tonto.

-Está ahí el chaval que no trabaja y le he dicho:

"O te buscas curro o el mes que viene te vas de casa".

-Haz el favor de parar el vehículo un momento, por favor.

Muy buenos días.

¿Sabe usted a qué velocidad venía circulando?

Venía usted circulando a 90 kilómetros por hora

cuando en este tramo de la calzada está prohibido ir a más de 80.

-Es una locura. ¿Vas a multar a un compañero?

-Que soy guardia civil como tú. -Si ser, eres

-Serás capullo, tío.

Ya sé lo que pasa.

Como no has llegado al cupo de multas,

me quieres encasquetar el muerto a mí.

-Insultando a un agente, ¿verdad?

Le van a caer 30 euros de multa más 100 por exceso de velocidad.

Haga el favor de soplar, por favor.

-¿Cómo soplar? Si no bebemos.

Vamos juntos. Lo sabes perfectamente.

-Si no ha bebido, no tiene por qué temer.

Sople.

-Soplo.

-A la pregunta

ha bebido usted alcohol antes de coger el vehículo

usted ha dicho: "No".

-Esto sí es un "Polideluxe".

Esto sí.

-Y el alcoholímetro dice...

--2.

-Muy bien. 1000 euros. -¿1000 euros por qué?

-Por desembriaguez.

Tan malo es embriagado como desembriagado.

-Digo yo, Antonio, por los viejos tiempos.

-¿No podemos arreglar esto? -¿Está intentando sobornarme?

200 euros sobre la multa que ya tiene.

-Mira, ¿sabes lo que te digo?

Me puedes poner las multas que te dé la gana,

pero te vuelves a casa a patita.

-No, no. No puede conducir sin documentación.

Haga el favor de venir conmigo al cuartel.

-¿Es necesario ir?

-Claro.

Si hay que ir, se va.

¿No se acuerda usted de eso?

-¿No quería caldo? Pues ahí llevo dos tazas.

(Móvi

-¿Sí? ¿Dígame?

-Hablando por el móvil mientras conduce, ¿no?

Bueno, hombre,

detenga el vehículo al lado de la cuneta.

Haga el favor.

-Si me permitís,

os voy a mostrar el Somostre que la gente no conoce.

-Buenos días, señor. -Buenos días.

Prefiero andar con Dionisio.

-Soy el jefe de seguridad del señor alcalde.

-En Somostre bajo la vida es muy emocionante.

Pasan cosas insospechadas e inauditas.

Un momento. Dirígete para atrás.

Noto cierta tensión que se masca en el aire.

A ti no te doy más

porque quieras que no eres el "ninja" de mis ojos,

pero a ti te voy a deslomar, desgraciado.

Tira para allá, que eres el "ninja" Pastori.

¡Vete con las ovejas!

Me los ha mandado Yamamoto para que me ataquen.

Dionisio, ¿y la pistola?

-Me la he dejado en casa.

-¿Tú eres un guardaespaldas?

Cómo están las cabezas, Dionisio, cómo están las cabezas.

Así estamos todos los días

en la zona oriental de Somostre bajo.

Si no son los "ninjas", son las yakuzas,

las triadas chinas...

Con las aldeas nos llevamos bien porque son pedanías de Somostre

y dependen administrativamente de nosotros.

Ambas son comunidades fundamentalmente ganaderas

porque los masáis son grandes ganaderos

normalmente vacunos,

porque los samburus que están al otro lado son caprinos.

Pero ellos es más ganado vacuno.

Y es muy típico en ellos los bailes.

¿Esto es una cosa típica masái?

-No, no, no. Hace un frío que te cagas.

-Claro, eso ayuda mucho.

-¿Y tú qué sabrás, Marty McFly?

-Pues porque he estado allí.

-¿Allí dónde?

-Pues en el futuro.

-Ya, en el futuro.

Menudo futuro estás tú hecho.

-Conocí a un científico que sabía cómo viajar en el tiempo.

Viajamos hasta el 2015.

Había coches voladores, monopatines voladores...

Era acojonante.

¿Qué pasa? No me crees.

-No es eso.

-Siempre te has creído la mierda de Elliot

de que conoció a un extraterrestre de pequeño.

-Hombre, cuando lo recogí, parecía un gilipollas,

pero, al final, era un tío cojonudo.

-No, si yo me creo que hayas viajado al futuro,

pero dice que fuiste al año 2015 y había coches que volaban.

Resulta que estamos en el año 2040 y yo no los veo por ningún lado.

-¿Qué dices? No estamos en el año 2040.

-¿No? Mira.

-Debe haber cambiado el continuo espaciotemporal

y el futuro no nos corresponde.

Hay que encontrar la manera de viajar en el tiempo

y arreglar este desastre.

-¿Cómo coño vas a viajar en el tiempo?

-Estamos en el año 2040, ¿no?

Tendrá que haber máquinas del tiempo.

-Dale, periquito, al torno.

Máquinas del tiempo no hay, Marty McFly.

¡Fijaos!

Es gente del futuro y son normalísimos.

-Nano, mira esto.

-¡Vamos! ¡Se pilla wifi! -¡Por fin!

-Seguidnos.

-Es verdad.

-¡No!

-El ordenador de a bordo se ha revelado contra nosotros

y los ha exterminado a todos excepto a mí.

Ahora me dispongo a tomar de nuevo el control.

Activando el ordenador de emergencia que está...

fabricado en Somostre.

¿Qué demonios es Somostre?

Esto en América no pasa.

-¡Agua, agua, ahora, ahora!

¡Al ataque!

¡Al ataque!

-¿Eres Hard 9000,

el ordenador de emergencia fabricado en Somostre?

-¿Por qué me has despertado? Estaba durmiendo.

-Terráqueo raro.

-Necesito que contactes con la Tierra.

Es urgente.

Estamos en peligro.

-No quiero saber nada de nada.

-No te lo estoy pidiendo, es una orden.

Soy el comandante de la nave.

De mí no se ríe nadie.

-Me cago en sus muelas.

-Soy mayor de las fuerzas aéreas.

# Ya vienen los mayorales. #

-¿Qué demonios estás diciendo?

Necesito que repares la nave.

Necesito que enciendas el sistema.

¿Por qué no trabajas?

-No trabajo porque es Nochebuena y mañana Navidad.

-Arrea. -Hombre.

-Entonces, ¿qué vas a hacer?

-Voy a ver el programa.

-Pero, bueno, ahora quieren convencernos

de que los terrícolas han llegado a la Luna.

-Pero si los terrícolas no existen.

Pero si los terrícolas no existen.

-Los terrícolas sí existen.

-A veces hay que madrugar más para coger sitio aquí.

No sé a qué hora baja la gente que está cerca del agua.

-Qué gilipollez.

-¿Qué tenemos aquí, inspector?

-El dueño del restaurante escuchó un tiroteo

y cuando salió de la cocina, se encontró con esto.

-No quiero aventurarme,

pero juraría que es obra de un aficionado.

-En cuanto he echado la vista encima he pensado exactamente lo mismo.

-Por Dios, Antonio, no me sueltes.

-No te voy a soltar, Luis.

No te voy a soltar, ¿de acuerdo?

-Venga, intenta subirme.

-Venga, vamos, vamos.

-Por Dios, no voy a aguantar mucho.

-Vas a aguantar, ¿vale, Luis?

-¿Qué ha sido eso? -¿Eh?

(Móvi

Es mi WhatsApp.

Lo mismo va a ser importante.

-¿Eh?

-Me están...

Es que si no, ya no.

Te voy a soltar de un brazo, ¿de acuerdo?

-No, no, no.

-Escucha, tengo que atender el WhatsApp.

-Antonio, por Dios.

-Escucha, te tengo. Te tengo Luis.

Te voy a soltar de la otra mano, ¿de acuerdo?

Escucha, tengo que atender el WhatsApp.

Te tengo, te tengo.

-Voy a morir. -Te tengo.

Ahora, ahora.

Mandar mensajes y estamos ahí con la tontería

y no atendiendo lo que tenemos que atender.

Del grupo de trabajo.

Cómo nos vamos a sentar en la mesa con el jefe

para no estar enfrente en la cena.

-A la derecha, Antonio. -Ah, pues mira.

A la derecha.

Agárrate con las yemas.

Con las yemas, con las yemas.

Ay, espera. Ahí.

Ahí, ahí, ahí.

Ahí.

Aguanta.

Si es más la impresión del vacío que lo que es realmente.

Lo que no puedes hacer al vacío es reírle las gracias

porque entonces se viene arriba.

Yo me tiraba a cuerpo rey y disfrutaba de la caída.

-Antonio, por favor. -Disfruta, disfruta.

Aguanta, aguanta, Luis.

El Miguelón no se cree que te estés cayendo ahora mismo.

Fíjate.

¿Qué le digo?

-Que mato, por Dios, que me mato.

-Que mato, por Dios, que me mato.

Enviar.

-Adiós, Antonio.

-¡Adiós! -¡Luis!

Según vas cayendo voltéate que nos hagamos un selfi.

Ahí, ahí, ahí.

Ya.

Anda.

(Ambulanci

Clavado.

Luis acaba de abandonar el grupo.

-¡Afilador!

-Muy bien, venga.

-Abandona el cuerpo de Malena.

Saca de ahí tu maldad.

En el nombre de Dios yo te ordeno que salgas ahora.

Me cago en la madre que te parió.

Madre mía, qué bicho más feo.

Qué cosa más asquerosa.

Ay, qué feo. Qué asco.

Vuelve al cuerpo enseguida.

"Sit", "sit", "sit", "sit", "sit".

Oye.

Oye, quieto ahí.

Oye, vuelve para dentro.

Vuelve para dentro.

Oye, escúchame una cosa.

Quieto, quieto, quieto.

-Buenos días. Buenos días tenga usted.

Aquí a las cabras las saludamos

porque como ha habido mucho satanismo

no sabemos si puede ser una cabra...

-O puede ser el demonio. -El innombrable.

No lo digas. A ver si vas a tener problemas.

De hecho, dejamos de tirar a la cabra en fiestas

no porque se quejara la diputación,

sino porque dijimos: "A ver si va a ser el maligno".

Fue en el 57 que yo salí alcalde por primera vez

y me hizo mucha ilusión que hubiera una muerta en la curva

porque quieras que no le da mucha vida a un pueblo.

-Oiga, señor alcalde, ¿qué hay de lo mío?

-¿De lo tuyo qué?

-Quieren poner aquí una rotonda

y, hombre, la muerta de la curva da empaque, da poderío,

pero la muerta de la rotonda no lo acabo yo de ver.

-Área de descanso.

Palazuelo, 20 kilómetros.

Cambio de sentido.

Osborne.

Estrechamiento de calzada.

Mesón Las Ruedas.

-¿Te quieres callar y dejar de leer cartelitos?

Me estás poniendo nervioso perdido.

Ahí va.

(Golp

-Urgencias.

Silencio.

Quirófano.

Aquí te quedas, cielo.

-Se me paró aquí el coche

y fue sacar el triángulo, abrirlo,

y, de repente, se abrió una cosa de esas,

un chisme de esos.

-¿Cuál es? -Un vórtice espaciotemporal.

-Un vórtice.

De repente, empezaron a aparecer y desaparecer

barcos, aviones...

-Cosas rarísimas. -Sí, sí.

-Y que no habíamos visto. Un galeón pirata...

-Muy buenas.

(HABLA EN INGLÉS)

-No, hermoso, esto es Somostre bajo.

-Este es un guacho americano.

(HABLAN EN INGLÉS)

-El general McArthur me ha dicho

que si aparecéis alguno de la guerra desde América y Japón,

que os espera en la cafetería del pueblo.

En la que está en la Plaza Mayor.

(HABLAN EN INGLÉS)

-Nosotros nos vamos a ir. -Muy bien, hombre.

-A zurrir mierdas con un látigo.

-Pues nada, a seguir a lo mío.

-Con Dios. -Adiós.

-Mira, Doc, está jugando la selección española

y va perdiendo.

¿Podríamos hacerles ganar

y que se clasifiquen sin pasar por la repesca?

-No.

Se crearía una paradoja espaciotemporal

de consecuencias catastróficas, Marty.

La selección española podría acabar jugando consigo misma.

-Una selección española jugando con la otra.

Pero, al menos, una de las dos ganaría.

-No, perderían las dos.

-Eso no es posible, Doc.

-No hagas números, Marty.

En el caso de la selección española sí.

-¿Sí?

-La palabra es vergüenza. Vergüenza.

Vergüenza me está dando lo que estoy viendo.

35 años de profesional del deporte no había visto una cosa igual.

Qué despropósito.

Qué vergüenza.

Desde el primero hasta el último una vergüenza.

El portero, por favor, ¿qué pasa?, ¿ves mal?

Necesitas unas gafas gordas, unas luponas,

porque te estás comiendo balones que es increíble.

Fuera. 45 minutos para darlo todo, ¿vale?

Venga, a por ellos.

-Estás corriendo, ¿no?

-Hago 14 kilómetros por la mañana y 25 por la tarde.

-Por la noche saldrás a andar, ¿no? -Sí.

-Digo: "Este es capaz de acostarse sin hacer ejercicio".

-Hay que tomar toxinas antes.

-¿Qué estás tomando?

-Por la mañana me hago una tortilla de 60 caras.

-Estamos moviendo todo.

-Creo que deberías animarte.

-Me lo están diciendo por todos lados.

Un día de estos me voy.

-Te dejo que voy para allá.

-Buenas. -Hola.

-¿Todo bien? -Sí.

Estoy estirando aquí un poquito de gemelo.

Es una técnica nueva americana.

¿La conoces?

Es "born pression, the one that you insanguing".

Cuando encuentre lo que he dicho, estoy yo en Andorra.

-¿Te parece si hacemos juntos una de 30?

-Si nos hacemos juntos una de 30.

Soy más personalmente de hora u hora y cuarto de carrera.

-Pero me refería a 30 kilómetros.

-Lo mismo van a ser pocos o qué.

Ve yendo tú y te engancho enseguida.

La voy a coger yo mañana

con esas piernas que tiene tipo ave zancuda

como un flamenco del coto de Doñana.

Esto no es correr.

Correr, correr de verdad es lo que hacíamos

cuando iba nuestro padre con un cinturón y hebilla de hierro.

Entonces sí que corrías por un por qué.

-¿Todo bien?

-He visto que ibas cansada.

-¿Yo?

-Haces bien en parar. No hay que esforzar.

-Si quieres, seguimos. -Oye, ¿tú qué estás tomando?

-Nada, lo normal.

Por la mañana me hago una tortilla de 60 claras

con un poquito de jamón sin grasa.

-¿Solo?

-Por la noche me hago otra de 30 con guisantes.

-En esas aguas nos movemos.

90 huevos, 100 huevos...

¿Y si seguimos?

-¿Sí o qué?

-¿Estás bien?

-Te veo que vas cansada.

No hagas el tonto por mí.

-Venga, vamos.

-Corre.

Ahora te pillo yo.

Pero corre, corre rápido.

¿Tú crees que si le cuento que estoy reventado

se va a reír de mí?

No.

Pero ¿y si sí?

(Teléfon

-Sí

-Le paso con la posición número uno.

-Le pongo.

-Servicio al cliente, dígame.

-"Hola, buenas tardes.

A ver si me puede ayudar a configurar la línea LSD."

-Le paso con la posición número uno.

-Le pongo.

-Dele a Control Z.

-"¿A?" -A Control Z.

A Control Z.

-"Ahora me sale cancelar, aceptar o sí a todo."

-Sí a todo.

-Nos lo hemos cargado.

-"Ayer me pasó lo mismo. Llevo tres ordenadores esta semana."

-¿De qué cree que vivimos?

-"Pero usted es atención al cliente."

-¿Dígame?

-Le pongo.

-Atención al cliente, dígame.

-"Hola, buenas.

Estoy aquí con el calentador de agua caliente

y quiero subir un pelín la temperatura

y no sé."

-Dele a Control Z.

-¿Cómo dice?

-"En unos botones que están a mano derecha

me pone 'press', 'fun', 'destroy' y 'QFan'."

-¡No lo toque! ¡No lo toque!

-"¿Tienen ustedes ambulancias?"

-Pi, pi, pi, pi.

-Le pongo.

(Teléfon

-Atención al cliente, dígame.

-Sí, sí, un momentito. -"Espero aquí."

-Mamá.

-Sí, claro.

Le pongo.

(Teléfon

¿Cómo?

Pero ¿no me digas?

Le pongo.

¿Enserio me lo dices?

Ay, por Dios.

Le pongo.

-¿Me puede poner otro cazo?

-Sí, cómo no.

¿Enserio?

Le pongo.

(Teléfon

-Si ha metido al gato en el microondas,

es un problema que tiene usted.

Es tonto.

-¿Usted quiere un gato?

-"Lo tenía."

-Yo le puedo dar uno.

Llegamos a las 17:00 mañana y le doy un gato.

-"¿Y no podemos quedar antes?" -Bueno, a las 16:00.

-Adiós.

-Sí, hola, buenas tardes.

Quería saber a qué hora llega el vuelo de la...

-"Bienvenido a InfoAvería.

Si desea conocer el estado de los aeropuertos españoles

diga sí.

Si desea otro tipo de información diga sí."

-Sí.

-¿Sí a otro tipo de información

o sí a desea conocer el estado de los aeropuertos españoles?

-No.

-¿Ha dicho no?

-Sí.

-¿Sí a otro tipo de información

o sí a desea conocer el estado de los aeropuertos españoles?

-Lo que quiero es saber...

-Si quiere conocer el horario de salidas,

pulse uno.

Si quiere conocer el horario de llegadas,

pulse dos.

Si quiere conocer

si algún vuelo llega o sale con retraso,

póngase cómodo, relájese y pulse tres.

-Dos.

-Quiere conocer usted el horario de llegadas.

-¿Es correcto? -Sí.

-No entiendo.

¿Ha dicho usted sí?

Diga sí si lo ha dicho o no si no lo ha dicho.

-Sí lo he dicho.

-No diga lo ha dicho.

No diga "lo he dicho".

Diga solo sí o no.

-Sí.

-Con un escueto sí es suficiente.

No prolongue la I.

-Sí. -¿Sí qué?

-¡Sí! -No me grite.

Marque o diga los cuatro dígitos del número de vuelo

sobre el que desea información.

-6630.

-Espere, por favor.

-Mañana cojo un avión de bajo coste.

-No, no.

-Pero, vamos a ver, ¿cuánto de bajo coste?

-40 euros a Londres ida y vuelta.

-40 euros. -Bueno, bueno.

-Tampoco es tan barato, ¿no?

-40 euros me pagan ellos a mí.

-¿Qué? -¿Qué?

¿Y no tiene remedio?

-Nada.

He intentado anularlo, pero no se puede.

Al ser una oferta especial no permiten cancelarlo.

-Habrá algo que podamos hacer, no sé.

En alguna agencia de viajes.

¿Cómo era?

En Houston.

Ahí se pueden cancelar los billetes.

-Demasiado tarde.

Ya tengo hasta la tarjeta de embarque.

No hay vuelta atrás.

-Apenas me quedan unas horas.

-Hijo mío.

-Quiero que sepáis

que aunque vaya a coger un avión de bajo coste,

habéis sido los mejores padres del mundo.

-Pero ¿por qué a ti, hijo?

¿Por qué a ti?

Que me lleven a mí.

Dámelo. Dame el billete.

Dámelo.

-Marcelino, ¿cómo se llamaba el primer cohete

que lanzamos desde Somostre?

-El Somostre 2.

-Somostre 2, efectivamente.

No sé por qué lanzamos primero el 2 y se nos olvidó el 1.

Imagino que se nos olvidaría por cualquier cosa.

El Somostre 2 no triunfó.

Se estampó contra el cerro.

El que llegó al espacio fue el más insospechado

porque fue el Somostre 13.

A bordo está el Cosme que es el "cosmenauta"

y ahí estamos en contacto con él.

¿Se le puede oír al Cosme?

-Justo, tenemos un problema.

Pero un problema gordísimo.

-Ha dicho que tiene un problema.

Pon el manos libres, Justo.

Cosme, dime qué pasa.

-Que voy a merendar,

pero como estamos en gravedad cero,

cuando corto rodajas se escapan.

-Vete para la antena de Hispasat y empieza a girar.

-Vale, perfecto.

-Dale a la derecha un poquito.

Espérate que estés en la estratosfera.

A tu izquierda, Cosme.

-A ver, ¿se ve ahora o no?

-Se empieza a ver, pero con nieve.

-Se ve con nieve. -Copón.

-Ahí, un poquito más. No la toques más.

No la toques más. Ahí. Déjala quieta.

Déjala ahí.

(A LA VEZ) -¡Gol!

-Te juegas medio millón de euros.

¿Estás nervioso?

-Un poco.

-¿Cuál es la capital de Francia?

A: Londres.

B: Roma.

C: París.

D: Lisboa.

-Ya, bueno, yo creo que está claro.

-Lisboa.

-Bueno, yo creía que lo tenía claro.

-Te recuerdo que tienes el comodín del 50 %.

¿Quieres utilizarlo?

-Bueno, venga, vale, sí.

Habrá que usarlo.

-Nos quedan dos.

París y Lisboa.

-Pues yo juraría que de toda la vida...

Bueno, venga, a ver qué dice el público.

Pues vale.

Pues la capital de Francia es Lisboa.

-¡No!

¿Lisboa, Luis?

¿Lisboa la capital de Francia?

Serás pardillo.

-Cómo te pasas, Carlos.

-Ya te dije yo que caía.

Me debes 50 euros.

-Hola.

-Venía a cobrar un cheque.

Me ha tocado en un concurso de la tele.

-Qué suerte. Enhorabuena.

-Muchas gracias.

-200 000.

-Muchas gracias. -Ale.

-¿Quién vive aquí?

-Hola. Vincent van Gogh.

-Bueno. ¿Víncent? -No, Vincent.

-Vicente.

-No, Vincent.

Mejor que te quites el abrigo

porque está con colores cálidos y si no vas pasar un poquito...

-Qué bonito. Qué acogedor.

Qué luminoso.

-Es que lo he pintado yo y dije:

"Ya que lo pinto, lo pinto luminoso".

Lo he hecho yo todo, ¿eh?

Me puse ahí pim, pam, pim, pam, y me lo dejé todo hecho.

La gente dice: "Tienes un estilo muy personal".

Digo: "Pinto mal. Qué leches".

Ay, tengo una tapa que te va a encantar.

-Mira, mira. -Soy más de callos, Vicente.

-Esto está recién traído del mercado

como quien dice: "Me la quitan de la cara".

-Vincent, muchas gracias por habernos enseñado tu casa.

-¿Quieres un poquito de oreja?

-No, gracias. Estoy llena.

-Llévate un pin, un pincel. -Ah, un pincel.

Muchas gracias.

-¿Esto cuándo lo echáis?

-No va a salir.

-¿Nunca? -No.

-Estupendo.

-Gracias. Adiós.

Chao, adiós.

Hola. ¿Quién vive aquí?

-Pues yo, el hombre de Atapuerca.

Me habrá visto que estaba...

-¿A quién tienes aquí?

-Pues es una puerca y la estaba atando

porque soy el hombre de Atapuerca.

-Vamos dentro.

Tienes aquí una colección de arte importante.

-La verdad es que sí. Es mi debilidad.

-Qué bonito. ¿Lo has pintado tú?

-No, no. Esto lo compré en Arco.

Me gusta mucho el arte rupestre.

Tengo aquí mis cosas de trabajo.

Esta zona la uso mucho.

Ahí tengo las herramientas.

Tengo el martillo, la llave inglesa, el destornillador...

Es una piedra que se ha colado. Ahí, con pegamento.

Como ves la decoración es natural.

Esto son estalactitas.

¿Quiere usted una caña?

-¿Le apetece una caña? -Gracias. Está fresquita.

Como está descubierto, está fresquito.

¿Quiere sentarse?

-Siéntese aquí. -Ah, sí.

-Le voy a mover el puf.

-Uy.

-Mucho mejor por aquí a la luz.

-Muy bien.

Nos ha gustado mucho tu casa.

-Yo le voy a ser sincero.

Yo estoy harto, de verdad.

Yo tengo claustrofobia.

-Lo quiero vender. -¿Está en venta?

-Tres bisontes o dos bisontes y un venado

y es suyo.

-Bueno, yo me voy a ir yendo

porque tenemos que ir a ver más casas.

Y te agradezco mucho que nos la hayas enseñado.

Adiós, adiós.

-"Javi, Sebastián y Cristian son unos trillizos caprichosos

y terriblemente desobedientes."

-A ver, ya está bien.

Haced caso a vuestra madre.

(A LA VEZ) -A por ellos.

-Gilberio, ¿cómo ves como padre a tus hijos?

-No nos hacen caso en nada.

-Dos son muy, muy agresivos.

-Dos agresivos.

-Y uno no.

Uno es más dulce.

-Uno es más dulce, claro.

-Uno es... -Más dulce.

-¿Y los otros? -Más agresivos.

-Los otros dos... -Más agresivos.

-¿Y uno? -Más dulce.

-Me gustaría conocerles si es posible,

pero por separado.

-¿Sería posible? -Claro.

-Hola, Cristian.

¿Es esta tu habitación?

¿Por qué no me la enseñas?

Ya está controlado.

-¿Pasamos a ver a los agresivos?

-Hoy no.

Mañana.

-Aúpa, chavalería.

Venía a preguntaros qué hace falta para pertenecer a vuestra banda.

-¿Qué?

-Que quiero ser un "latin king".

¿Hay que rellenar algún formulario?

He traído una fotocopia del carnet de identidad.

¿A que te mato?

-Soy un fan vuestro.

Os he visto en televisión

y me gusta cómo metéis miedo a la gente.

Os admiro, chavales.

-Pero ¿de qué mierda estás hablando?

-Así es como me tratan a mí todos los días en casa.

Estoy harto de que mis hijos se burlen de mí.

Quiero ser como vosotros.

Quiero respeto.

-Demuestra lo que sabes hacer.

-¿Ves a ese hombre de ahí? El que está escribiendo un mensaje.

Quiero su móvil.

-Ya.

-Buenos días.

Dame tu móvil o te mato.

-Hombre, Luis, ¿Qué tal estás?

Joaquín, ¿qué haces por aquí? Qué sorpresa.

-¿Por qué estás tan nervioso?

¿Te pasa algo?

-Préstame tu móvil con disimulo.

Acércate.

-¿Mi móvil? ¿Para qué?

¿Tienes algún problema?

-Te lo compro. Te doy 50 euros.

Que me lo des, coño.

-Pero, por el amor de Dios, Luis, ¿qué haces con una pistola?

-Joaquín. -Aparta.

-Chicos, un teléfono de urgencias.

Creo que a mi cuñado lo he matado de un susto.

-Eres el puto amo.

Toma, te lo has ganado.

Eres nuestro nuevo líder.

-No será una broma, ¿verdad?

Por fin, soy un "latin king".

(Sirena

-Serán tres horas

en las que voy a trabajar toda la parte del cerebro.

Extirparemos varios nervios

que hay que conectar al bulbo raquídeo.

Es difícil.

Sé que te has informado,

pero te aclaro que lo he hecho muchas veces

y es una cuestión de pulso firme.

-Vale.

-Relájate simplemente.

Perdón, se me ha caído esto.

Voy a llamar a la enfermera para que...

-No hay de qué preocuparse.

El trasplante ha sido todo un éxito.

-¿De verdad? Es que, verá, no sé.

Ahora, después de la operación, me siento como raro.

¿Está seguro de que el donante y yo éramos compatibles?

-No, no, no.

La compatibilidad ha sido del 100 %.

-Ya.

Pero ¿es normal que me guste tanto comer ahora bellotas?

-Es normal

que después de una operación así cambien los hábitos alimenticios,

pero no se preocupe, de verdad.

-Antes me gustaba mucho comer jamón

y ahora es ver una paletilla y es echarme a llorar.

-No respire.

-Doctor, ¿es grave?

-No, no, no.

Abajo, abajo.

-¿Es grave?

(CON TONO GRAVE) ¿Es grave?

-Eso es, eso es grave.

Lo otro eran agudos.

-Agudo, grave.

-Eso es.

-Esos tubos lo mantienen con vida.

Quiero que sepa

que aunque le dé la sensación de que le está escuchando,

no se deje engañar, es solo un espejismo.

Su actividad cerebral es nula.

-Lo está haciendo usted fenomenal.

Vamos otra vez.

No respire.

-Coño, Paco.

Pero qué alegría verte, tío.

Joder, Paco.

Pero qué ilusión verte.

-Hola, Luis.

-Pero dime algo.

Venga, cuéntame una de las tuyas.

-Tú no puedes oírme, pero...

-¿Cómo que no te puedo oír?

Te oigo de puta madre, Paco.

-Qué va, es solo un espejismo.

Puede parecer que me oyes, pero no.

Estás en coma.

-No respire.

Que le doy al ordenador.

(Teléfon

¿Sí?

Dime.

Dime.

Dime.

Vamos a ver, cariño,

¿cómo que no entra el pollo en el horno?

-Paco, menuda mierda de visita, tío.

-¿Eh?

Deja la revista otra vez en la cisterna

y ya hablaré yo con el niño.

Ten cuidado de que no se moje.

-Tenía usted razón.

Es terrible.

-Lo sé.

Se lo dije.

-Era como si me escuchara.

-Paco, cabrón, quédate y echamos un cinquillo.

-No le dejan a uno ni respirar.

Vamos a ver, señor.

¿Oiga? ¿Qué le ha pasado a este hombre?

-Vamos a ver, la operación va a consistir...

Te voy a quitar un poquito de aquí, un poco de aquí,

luego tres lonchas de aquí

y esto lo subimos un poquito para arriba, ¿eh?

Esto todo va para arriba.

¿Qué te parece?

-¿Y cuánto me va a costar?

-¿Sabe usted? -Te digo.

Son 1500 euros por 3,

eso y 1, 4.

4500 más el IVA que no te lo meto porque no me cabe.

-Vale.

Bueno, si eso, ya me lo pienso y con lo que sea pues vengo.

-Me llamas.

Te apunto aquí el teléfono mío

y te pones en contacto para lo que sea.

Te dejo también mi nombre. Paco.

-Vale. -Venga.

-Muy bien.

-Te voy a regalar unas Ray-Ban que me has caído bien.

-Mira qué bien.

-Para el sol. -Qué bien.

-Mira qué bien. -Sí.

-Hala.

-Y ahora con estas gafas

vamos a ver si puede leerlo todo, ¿de acuerdo?

Cuando quiera.

-No puedo.

-Sé que es complicado, pero inténtelo hasta el final.

-No puedo, de verdad.

Veo manchas negras. Todo borroso.

Me estoy quedando ciego, Dios mío.

-Perfecto.

Parece que hemos dado con su graduación.

-Me llamo Zacarías Melindrón.

Soy cocinero de toda la vida.

Y si adopto esta pose épica,

es porque me dispongo a emprender una cruzada

contra la "nouvelle cuisine" y tantísima tontería como hay.

Hombre, por Dios, se acabó.

Voy a comenzar mi lucha por este garito de aquí.

Hace ya tiempo que le tengo echado el ojo,

que se conoce que los dueños son unos modernetes.

No hay más que ver cómo lo han llamado.

¿No lo pueden llamar en cristiano que se entienda?

Lonja urbana espacial, no. Tiene que ser en inglés.

Abrid.

Soy Zacarías Melindrón.

Eh, el encargado.

-Hola, ¿qué tal? Buenas noches. Soy el encargado.

-Es para que acudiera rápido.

Soy Zacarías Melindrón.

Vengo con los del programa para cambiar el restaurante.

Pensé que era una cosa más pequeña,

pero hay que meter mano por todas partes.

-¿Esto qué es? -Eso es bambú.

-Bambú, bambú.

¿Es usted un oso panda?

No. ¿Para qué pones bambú?

¿Se ha muerto alguien?

¿Entonces, qué haces vestido de negro?

Vete a cambiarte.

Cámbiate ya de blanco, hombre.

Menú "chillout".

-"Chill out".

-58 euros.

No me extraña que sea "chillout" el menú.

Si clavas 58 euros,

cómo no va a chillar como un gorrino.

-Cereza marronicia.

Tonos madera roble viejo.

-Piruleta de cilantro sobre lecho de escarola

y reducción al Pedro Ximénez.

Tiene más títulos que la duquesa de Alba esto, ¿eh?

¿Reducción al Pedro Ximénez?

¿Sabes las consecuencias que está causando?

¿Las consecuencias quieres que te las enseñe?

-Sí.

Te presento a mi amigo Pedro Ximénez.

Aquí donde lo ves estaba de pívot en la NBA

en los Lakers.

Mira lo que habéis conseguido tú

y los que hacéis la reducción al Pedro Ximénez.

-Lo siento, Pedro.

-Pídele disculpas que bien merecidas están.

-16,5.

Perfecta temperatura.

Veamos el color.

Profundo en su ataque,

terso, recto y firme

en la entrada por la pituitaria derecha.

-Ahora toca meterle mano a la cocina.

-Tocino de cielo.

-Tocino de cielo, muy bien.

-Voy a hacer la cata. -Vale.

-Le meto aquí. Vamos a ver.

Esto no sabe a nada.

Perdona.

Hazle tú la prueba.

Ya verás. Hazle la prueba.

-No, no, no, no.

-Hazle tú la prueba para que veas que yo no te...

-Tocinito de cielo.

-Le llamamos tocino, pero no es tocino.

-Pero un momentito solo para que yo me aclare.

El postre es dulce, ¿no?

-No te agobies, mujer, que ahora viene el truco.

A esto le echas así un sirope de fresa...

Espérate que le meta un poquito de morcilla.

Cuca, hazle la prueba.

Cuca.

-Os he preparado una ensalada con tomate cherry,

"a bit of small carrots", "big carrots",

"blue cheese", "melon"...

-Yo ahí el melón no lo veo.

-Virutas. -Ah, virutas.

-Virutas.

-A ver, Matías, esto es falto de todo.

O sea, el tomate, mira.

Con el tomate la experiencia es la eclosión.

Ahí.

Esa es la eclosión del tomate que nos interesa.

Ahí, Matías.

Y ahora vamos con la zanahoria, que la zanahoria es un poco igual.

Hacemos ahí.

Ahí, eso es.

Ahí, Matías. Eso es

Y ahora con esto... ¿Qué te pasa?

¿Qué te pasa?

Te estás poniendo morado, Matías.

Que se te van, Matías. Espérate.

Se la ha ido por otro lado.

Habrá que hacerle la maniobra de Heimlich,

pero, claro, no está Heimlich.

¿Estás bien, muchacho?

Claro, es que le falta el toque de la viruta de melón.

Lo que pasa es que yo soy maximalista.

A mí no me gusta la reducción.

Esto es ahí.

Mira ahí cómo sube.

Ahí, ahí.

Ahí, ya está.

-Veamos el blanco ahora.

-Ay que ver con los cojonazos del tío.

Todas las noches a la hora de la cena

las mismas gilipolleces.

¿Quieres hacer el favor de comerte la tortilla, eh?

-¿Qué tal? -No te levantes.

Ay, qué bien.

Pues estupendo.

Estupendo relativamente porque llevo una semanita que tela.

-Ah, ¿sí? -Sí.

No te quiero agobiar, pero jo.

-Pero ¿qué ha pasado?

-Sabes que me dedico a importación y exportación,

pero como tenemos mucho volumen

pues va ampliándose la plantilla y no conozco a todo el mundo.

Llego, me meto en la plaza de aparcamiento,

la que estoy usando, que no la tengo reservada,

pero me meto ahí.

Me viene y me dice: "No que no puedes aparcar".

Iba a mover el coche rápido porque tenía una llamada a medias

y le he hecho un rayajo al de al lado

y se baja montándome el pollo que no sé conducir.

Digo: "Me lo he sacado en Valencia".

Había un parque de palmeras, pero la palmera es la datilera.

A mí el dátil me ha gustado desde siempre.

Yo lo prefería a los caramelos.

Decía: "Cómprame dátiles" y mi hermano me los cogía.

Siempre se ha aprovechado de mí.

Un día me coge una moto, una moto de estas clásicas,

porque de pequeño tenía juguetes de motos como de latón muy bonitas.

Me gustaba coleccionar juguetes.

Tenía uno de estos redondos que hace pim, pam, que sube y tiras.

-Ya, sí. El yoyó.

-Vale, perdona, ¿eh?

Perdona.

Si te estoy aburriendo, me lo dices.

Yo, yo, yo, yo.

Todo el rato hablando de ti.

Hay más cosas en el mundo, ¿eh?

Si te digo la verdad,

no he tenido mucha suerte con las mujeres últimamente.

-Pero si eres un chico estupendo.

-Perdona que te hable así tan francamente,

pero me gusta ser sincero.

-Te lo agradezco. Valoro muchísimo la sinceridad.

-Yo también.

-No es fácil encontrar tíos sinceros hoy en día.

-Si lo sé. Si yo soy hombre.

Tengo muchos amigos y sé que son unos mentirosacos.

Por conseguir lo que quieren, son capaces de decir cualquier cosa.

-Hombre. -¿Qué tal?

-¿Qué tal?

-Lleva dos pibones, típicas, guapas, pero cultura cero.

¿Qué? ¿Estáis estudiando?

-Yo acabo de aprobar las oposiciones como abogada del Estado.

-Y yo mi segunda carrera. Astrofísica.

-Cualquiera queda contigo y te dice lo típico

de que eres la típica mujer inteligentísima y guapísima.

A mí no se me ocurriría ser tan villano.

Prefiero decirte:

"No eres gran cosa,

pero tampoco estoy yo para tirar cohetes".

Además, he tirado de lista y dicen: "No, no, no".

Pues lo que va quedando, ¿sabes?

Prefiero hablarte claramente.

-¿Y tú qué haces?

-Estoy estudiando Canalización de puertos.

-Permite que te lo diga sinceramente.

Se te va a poner cara de zampabollos.

Con el culo tienes que tener cuidado porque te lo he visto y dices:

"Está bien, pero, en un tiempo, tiene que comprar dos asientos

y en un poquito más de tiempo tiene que facturar el culo".

¿Te imaginas que se pudiera facturar el culo?

Qué risa.

Me encanta el rollete que tenemos.

-¿Y tú de qué vives?

Esa pregunta lleva veneno amasado.

Inquina.

(A LA VEZ) -De nosotras.

-Sobre todo, si viene de uno mismo.

-Dime dónde y cuándo va a ser el desembarco.

¡Habla!

-Soy el coronel Archibald Pembroke,

del séptimo regimiento real de fusileros escoceses.

Eso es todo lo que voy a decirle.

-Pierden el tiempo.

Mi coronel es un tipo duro y no dirá ni una sola palabra.

(Dispar

-No, no, no, no.

-Aguante, mi coronel.

-Enserio, no, por favor, no.

Mi coronel en Birmania comía ratas a puñados.

-¡Quítamela!

(HABLA EN ALEMÁN)

-Cómo puedes hacerme esto con lo que yo te quiero.

-Parece que estamos separados.

-Entonces, le quiere mucho, ¿no?

-Me aprecia, sí.

-Pues si le quiere tanto, hable o me cargo a su compañero.

-¿A mí?

Hable ahora mejor, coronel.

-Tengo orden de alto mando, no puedo hablar.

-Hombre, ahora sí. -No, ahora tampoco.

Estoy entrenado por los mejores. Soy muy duro.

Me río de las ratas, me río de los embudos.

Vas de farol, chaval.

-No va de farol. -Eres un cantamañanas.

(HABLA ALEMÁN)

-Hombre, ya.

No es tan difícil.

Voy a hablar.

Una botellita de chinchón.

-"En este cuadro, 'Salto de pértiga al amanecer',

el artista comienza a descubrir las claves del arte abstracto:

hacer un cuadro raro, ponerle un título más rato todavía

y si alguien dice que no le gusta, llamarle paleto.

El artista buscaba expresar la angustia de una madre,

pero le pilló el toro y puso unos chorretes de pintura.

Cuatro rayajos que los hace un mono de resaca

y dijo que era abstracto.

Eso sí, bien que lo cobró.

Para eso sí que tenía arte.

Esto es un extintor.

Si observamos la etiqueta,

la última revisión fue hace diez años.

Así que si hay un incendio,

mejor escupir con fuerza a las llamas.

Ante usted Paco Pimentel, guarda jurado.

Tiene el colesterol alto.

Se lleva el papel higiénico del museo a casa

y hace trampas al parchís.

Alberto Gutiérrez, 45 años.

Es tan tonto

que ha pagado por una audioguía 20 euracos.

Pones en la Wikipedia 'tonto' y sale su foto."

-Frío, frío, te congelas.

Te congelas.

Templado, templado, caliente.

-Ahí, ahí.

-Te vas calentando.

Ay, que se quema.

Ay, que se quema.

¡Ay, que se quema!

-¿Qué pasa, Jorgito?

-Hombre, Julito, ¿qué tal? ¿Qué va a ser?

-Pues ya ves, figura. Lo de siempre.

¿Lo de siempre?

-¿Vienes sin dinero como siempre? -Pues sí.

-A tomar por saco como siempre.

-Vale. Hasta siempre. -Chao.

-¿Qué es esto?

¿Para qué quiero yo esto, eh?

-Me lo ha dado un señor allí.

Era para usted.

-Devuélveselo y tráete una cerveza.

Tira que te espero. Venga, no tardes.

-¡Carmen! -¿Ana?

-Carmen Sánchez. -Ana Garcés.

-Carmen Sánchez Pamplona.

-No, no, no. Carmen Sánchez Escribano.

-Perdona. Me he equivocado de persona.

-Hola, cariño. -¿Qué tal?

-Ya veo que sigues con tu manía de hacer figuritas con el pan.

-Nada, aquí. Mientras espero un poquito mira.

-Ay, lo siento, que llego tarde. Perdona.

-Nada, no te preocupes. No pasa nada.

¿A que me ha quedado chulo?

-Yo no voy.

-Yo tampoco.

-Yo paso.

-Pues voy yo.

-Ya que vas tráete dos montaditos.

-Uno de lomo y tú qué. -Tortilla.

-Totilla y unas birras.

-Y tabaco.

-Y tabaco para Julián.

-No miréis las cartas. -Vale.

-Perdone, señor Martínez.

Vamos a ver, señorita, no quiero ver a nadie

ni que me pase llamadas mientras no acabe con el señor.

-"Perdone, señor, me dicen que es muy importante."

-Nada es más importante que lo del señor Martínez.

No quiero ver a nadie hasta que no acabe con él.

-"Es que es el director general de comuni..."

-No lo quiero repetir más.

Aquí se para todo

hasta que no acabe con el señor Martínez.

-"Sí, señor. Disculpe, señor."

-Muchas gracias. Qué detalle.

-Lo importante es lo importante.

Ya he acabado con el señor Martínez.

-"Miss" Somostre bajo,

si fueras elegida "miss" multiverso, ¿qué deseo pedirías?

-Quiero la paz en el mundo.

-La paz en el mundo.

Qué bonito, pero muy difícil.

-¡Y la quiero ahora!

Pienso matar a un miembro del jurado cada minuto

incluido tú que llevas una marmota en la cabeza

si no se cumplen mis exigencias.

"Miss" Ucrania, al tejado.

-Marty, ¿qué has hecho dentro del Congreso?

¿Has tocado algo?

-Solo he tocado un libro que había allí encima.

-¿No habrás tocado la Constitución?

-Sí, la he tocado. ¿Y qué?

La estaba tocando todo el mundo.

-¿Aún conservas la foto de los líderes políticos?

-Sí. ¿Por qué?

-Cualquier cosa que hagas en el pasado

puede tener terribles consecuencias en el futuro, McFly.

Fíjate, mira.

Los políticos empiezan a desaparecer

y empiezan a aparecer otros nuevos.

-A lo mejor, son mejores estos que los otros.

-50 000.

-Yo no lo veo.

-Yo tampoco.

-Comenzamos.

13.

44.

27.

65.

6, 5.

-¡Bingo!

Cántalo otra vez.

# María de las Mercedes

# no te vayas de Sevilla. #

-Atentos. -No haremos esperar.

-Ellos tres seguro que tampoco.

Trío de jotas.

# ¿Cuándo nos veremos, Marián? #

(Campan

-Ya.

Os juro que he tirado la toalla y he pedido tiempo.

-¿Está bien, señor?

-Muriéndome,

pero, aparte de eso, por lo demás bien.

He visto pasar antes a la masajista asiática.

Lo digo por no hacerte perder más tiempo.

Como te veo que andas hasta arriba

que te va a faltar persona en la camilla...

Es muy fuerte.

Sí, señor. Ahora sí.

"This is another question".

-¿Quiere masaje flojo o fuerte?

-Fuerte, fuerte.

Si le he aguantado a tu compañero un tercio del asalto.

¿Dónde va?

Son técnicas niponas

que vienen a resolver el conflicto sanguíneo.

No metas el talón en el hueco del omóplato

que es que van a mala idea, hazme caso.

Ay, ay, ay.

Si he salido de Málaga y me voy a meter en Malagón.

Tira, es que va con mala leche.

Llamad al compañero.

Llamad al compañero y que venga.

Te parece qué la que me está formando.

Me está pataleando vivo.

-Parece que ya está.

¿Quiere otro más?

-Si me traes ahora mismo dos albañiles y una carretilla

para que me lleven a mi casa,

lo bordas.

-¿Tú quelel comel lica comidita china?

-Todo balato.

Oh, lico, lico, lico.

Yo tomalé un chichín, chinchún y chochón.

-¿Y de bebel?

-¿De bebel qué tenel?

-De bebel otla vez vel la calta.

-Otla vez vel la calta del vino.

-Mila, aquí tiene usted de bebel.

-¿Qué tiene de bebel? -Pol ahí.

-¿Qué tiene?

-Pues tenemos...

Es que es incleíble lo que tenemos.

Champú, champán, chacolí y chinchón.

-Yo plefielo un Chivas con chifón y una copa de chinchón.

-Su chop suey de golondlinas, señol.

-Ya ela hola.

Yo tenel hamble, homble.

¡Oh!

Camalelo, habel una chincheta en mi sopla.

-Bueno, chaval, no hace falta chillal.

Quital chincheta y comel chicha.

-Pelo si no habel chicha ni chilas ni cholizo.

Tú sel un camalelo chungo.

-¿Yo chungo? -Sí.

-Tú lo que eles es un cliente chulo.

-¿Chulo?

Tú un cala chucho.

-Y tú chilimollas. -Y tú cachilulo.

-Y tú un chupatintas.

-Y tú un cala... -Ay...

-Y ahora nos vamos.

-Hasta aquí llega este periplo que hemos hecho por Somostre bajo.

-Se me ha acabado.

-Ya hace una hora que hemos acabado.

-¿Quién va a apagar esto?

Qué pocos.

Si no vais a pa...

-¡Se acabó!

-Dios mío.

Dios mío, Marty.

-Feliz año nue, nue, nue, nue, nue, nue, nue, nue,

nue, nue, nue, nue, nue, nue...

-Venga, chato, que ha terminado el chiste ya.

¡Cómo nos reímos! - Regreso al sketch

08 dic 2018

Programas completos (85)
Clips

Los últimos 138 programas de Cómo nos reímos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios