www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4157101
No recomendado para menores de 7 años Comando al sol - De toma pan y moja - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Toma ya.

Esto ahora se está vendiendo por 85 el kilo.

Pueden comprar directamente de la lonja.

Sí, los particulares, claro.

Este es uno de los sitios más tranquilos

de Mallorca. Posiblemente.

Descubrimos la parte más oculta de Mallorca.

Es una isla-restaurante.

Esto es un caldo de pescado, sepia.

Esto no pienso confesar lo que es.

¿No?

Estamos llegando a uno de los sitios con mejores vistas de la isla.

Faro de Tramontana.

Y estas serán las vistas que tenían los fareros.

Auténticamente espectacular.

A ver si os gusta.

Este pan viene del siglo XII, de los monjes de Oseira.

El pan de Cea solo se puede hacer en Cea.

¿Cómo van las ventas? Porque madre mía,

esto es un visto y no visto.

Pues ya ves.

Esto es un continuo no parar.

Vimos la fiesta del pan más famoso y conquistamos la abadía

más escondida.

(Campanas)

¿Qué os está pareciendo la visita? Impresionante.

Maravilloso.

¿Cuánto se paga al día por alojarse aquí?

35 euros.

Desayuno, comida, cena y habitación. ¿Solo?

Sobrevolamos los pueblos y ciudades en fiestas

con las acrobacias de la Patrulla Águila.

Cuatro que sí, tres que no.

Hay que pica y hay que no.

Esto es para uno. Ahora traigo el otro.

¿Se hace el agosto en las fiestas?

Estamos deseando que lleguen.

De toma pan y moja, hoy en "Comando al sol".

(Música)

Mallorca ha duplicado su turismo en los últimos cinco años.

11 000 000 de personas visitan esta isla cada temporada.

Les vamos a mostrar la parte más desconocida,

algunos de los secretos del pueblo de Andrach.

(Música)

Qué hay, buenos días.

¿Qué tal? Buenos días. Todo este género, ¿adónde va?

Al restaurante, aquí en Camp de Mar.

¿A ese que está en medio de esa isla?

Ese mismo.

¿Y todo esto lo lleváis en barca? En barca, sí.

¿Y eso, por qué?

Porque por la playa no se puede, sería demasiado trabajo,

con lo cual, todo lo que entra y sale de ahí, por la barca.

Vamos a ver.

¿Y cuántos viajes hacéis al día?

Al día, cuéntale diez, quince, más o menos.

No los hemos contado, pero es mucho.

Tu labor en el restaurante es llevar y traer la barca.

Sí, señor. ¿Cargada del género?

Sí, señor. ¿Y desde hace cuántos años?

Desde el 74, él ni se acuerda.

¿En serio?

Es una isla-restaurante.

-Tal cual. -Ni más ni menos.

Es una roca, ya lo ve, 90 metros de puente y ahí está.

Hay una turista que se está haciendo fotos,

¿esto es habitual? Suele ser habitual.

hemos salido en la China. ¿Qué tal? Muy buenas.

Hola. ¿El dueño del restaurante?

Bueno, el copropietario.

Ah, bueno, bueno.

Porque somos familia.

¿Qué tal? Muy buenas. Yo soy Juan Carlos de TVE.

Aquí dependemos de cómo esté el mar, dependemos de si hace sol

porque el día que llueve, está nublado o hace viento,

la gente no viene a la playa y no viene a La Illeta.

Marchamos chipirón, pulpo a la gallega,

termina con cuatro paellas marineras.

¿Dónde has aprendido a hacer paella?

Yo soy cántabro. Vengo del norte.

Cuando llegué aquí, a Camp de Mar, me enamoré de esta playa,

me enamoré de este lugar. ¿Y quién no?

Efectivamente, ¿quién no?

Y es una verdadera maqueta.

¿Pero viniste por turismo?

Yo, bueno, buscando, buscando, buscándome la vida como cocinero

y la verdad es que tuve tanta suerte que, en cuestión de horas,

ya tenía trabajo.

Esto no pienso confesar lo que es. ¿No?

Es lo que le da personalidad a nuestro arroz.

Ahora vamos a hacerlo como me gusta a mí,

que es al estilo alicantino, el arroz hay que saltearlo un poco.

Esto es un caldo de pescado, sepia y alguna cosita más.

El turismo es el que prima y el que marca nuestros tiempos.

Estamos abiertos durante unos meses al año

porque durante el invierno no tendría demasiado sentido.

Ojalá, esta es una de las ambiciones que tiene la isla,

que la hostelería aquí crezca y pueda ser un poquito más larga,

alargar un poquito más las temporadas.

¿Qué se hace en invierno?

En invierno cada uno se dedica a sus aficiones,

hay quien se busca la vida.

Lo que hay son mantenimientos de jardines, piscinas.

Un poquito eso.

¿Y ahora al horno, Toni? Cinco minutitos de horno, sí.

Adelante.

50 y ensalada de atún de la 51.

¿Cuánta gente trabaja aquí?

Actualmente, hay 30 personas trabajando.

20 era el número que más o menos tenemos al año.

¿Y por qué ahora 30?

Porque hay más trabajo.

Vaya vistas, ¿eh? Pues ya ves.

La situación privilegiada.

¿Esto es gente que está esperando para comer?

Sí, sí.

Mira qué terraza aquí.

Las vistas, este es un rinconcito muy romántico.

Muy romántico.

¿Hay gente que viene en yate a comer al restaurante?

Algunos, nos llaman, a ver si tenemos un servicio

de llevarles la comida al yate, que no lo tenemos.

¿Conseguís que ellos vengan aquí en vez de llevarles la comida?

Si quieren comer nuestros platos, así es.

Tú eres hijo de la concesionaria de este restaurante.

Correcto. Mi abuelo, Guillermo, allá a finales de los 50,

de hecho, en 1947, lo compró.

¿A quién le compra esta isla?

Era un señor Dichof, un señor Dichof

que por necesidades tenía que vender

y mi abuelo, visionario de lo que podía ser,

se lo compró.

¿Hasta cuántos años era? Buena pregunta

porque el año que viene, según la antigua ley de costas,

acaban todas las concesiones en España.

Entonces, se ha pedido la pertinente prórroga

para ver si nos conceden unos años más.

¿Alguna vez has recibido alguna oferta

por comprarte este restaurante? Sí.

Un señor alemán vino, pero antes de hablar de cifras,

ya le dijimos "No".

¿Ya has comido? Sí.

Y te quedas leyendo un libro con estas vistas.

Claro que sí.

Vaya planazo, ¿no?

Bueno, de lujo. Es una maravilla, mi lugar favorito de la isla.

¿Por qué? ¿Qué tiene?

Tiene magia, no lo sé. Me siento muy a gusto aquí.

Cuando puedo, es mi lugar de despeje, de desconectar,

de recuperar energías, no sé, me gusta muchísimo,

me siento muy bien aquí.

(HABLA EN INGLÉS)

Eduardo, muy buenas.

Muy buenas, ¿qué tal? El encargado de este local.

Sí, más o menos.

¿Cuántos años llevas aquí trabajando?

Yo, 42 en la casa.

¿En este restaurante? En este restaurante.

¿Y te cansas de estar en un sitio como este?

No, al contrario.

A estos señores los conocía de niños.

Cuando venía, tenía ocho o diez años.

¿De dónde viene? De Inglaterra.

De Inglaterra.

(HABLA EN INGLÉS)

(HABLA EN INGLÉS)

¿Por qué aquí?

La familia.

Lo consideráis casi como de la familia.

La familia. Te quiero.

(HABLAN EN INGLÉS)

¿Por qué?

(Música)

Se te cae la baba con la cerveza.

Te estoy viendo, tío.

Gabriel, ¿mucho trabajo?

Sí, la verdad, este año, en este mes, muy raro.

Comparado con el año pasado, sí hay más trabajo.

¿Más que el año pasado? Muchísimo.

El año pasado se batió récord de turismo en Mallorca.

Por lo menos, yo aquí este mes, el doble del año pasado seguro.

¿Qué tipo de turista viene a esta playa?

Esto es una playa un poco internacional.

Alemanes, ingleses, chinos, italianos, árabes.

¿Español alguno o no? Sí.

Porque me está costando ver en la playa.

Sábados y domingos.

¿Qué es mejor para un chiringuito como este,

cliente nacional o internacional? Internacional. Consumen más

y mejores propinas. Esta es mi novena temporada

y esto era de mi familia desde el año 74, más o menos.

Aquí, ¿cuánto tiempo estás trabajando?

Unos seis meses.

¿Y con seis meses trabajando aquí da para vivir todo el año

o los otros seis meses te buscas la vida?

No, a mí me da para vivir. Se gana bastante al día.

La verdad que sí. ¿Y la otra mitad?

La otra mitad, a vivir la vida.

¿Qué tal andas de idiomas?

Español, búlgaro, yo soy búlgaro, un poquito de inglés,

un poquito de alemán.

Tú en invierno, ¿qué haces?

Intento siempre trabajar algo porque esto te da,

pero no para todo el año.

(Música)

Acaba de llegar uno de los barcos al puerto de Andrach,

uno de los que ha salido a pescar a las 5:00, 12 horas después llega

y no sabemos lo que ha pescado.

A ver qué hay dentro.

¿Esto qué es? Salmonete, merluza.

Rape. Fíjate.

Una langosta de roca. Ah, bueno.

Hola, Toni. ¿Qué tal? ¿Cómo estamos?

Yo soy Juan Carlos de TVE. ¿Cómo estás?

Muy bien.

Eres uno de los pocos pescadores que quedan aquí,

que no quedan muchos. No, aquí ya hay poco.

Y de jóvenes, tengo 46 años y de jóvenes, poquito, creo.

¿Qué nos está enseñando? ¿Esto qué es?

¿Habéis pescado mucha de esta o no? No, hay poca todavía.

Estamos esperando.

La gamba roja de Soller.

Madre mía.

Cangrejos. Pon el dedo ahí, verás.

No, por si acaso.

Cuando llegáis los barcos, hay un montón de turistas

esperando vuestra llegada.

Pueden comprar los turistas directamente de la lonja.

Sí, los particulares, claro. Eso no pasa en muchos sitios.

Directamente al consumidor y a la casa a comer. Una hora.

Eso es un lujo. Más fresco, imposible.

¿Esto qué es, gamba? Sí. Todo esto es gamba.

¿Qué ocurrió el año pasado con esta gamba?

Dicen que un terremoto, no sé. ¿Desapareció del agua?

Así, de la noche a la mañana. Y nadie sabe por qué.

Yo salí, dejé un barco, me cambié a otro,

esto fue pasado el Carmen, ¿no?

Ya después del Carmen, una gamba.

Se metió en las profundidades vete a saber por qué.

¿Cuándo volvió a aparecer? Ahora, ahora.

¿Ahora, para este año? Ahora.

Así, de repente ha aparecido. Sí.

¿Cómo os quedasteis cuando pasó eso?

Y ahora vosotras, las encargadas de colocarlo y venderlo directamente

a quien quiera venir aquí. Exactamente.

Se supone que es el primer punto de venta de pescado.

¿Que tan generosa ha venido hoy?

Poca cantidad.

¿Por cuánto se puede llegar a vender esto?

Esto ahora se está vendiendo por 85 el kilo.

Madre mía, barata no es. No, para nada.

¿Se vende toda? Y se vende toda.

Toma ya.

Madre mía.

2,5 kilos.

Y estas, ¿a cuánto se venden? 45 y 50 euros

y aquella, 55 o 60 euros.

Qué hay, muy buenas. ¿Qué tal? ¿Qué vas a comprar?

Vamos a escoger gamba extra para el restaurante.

La gamba tiene este pico de aquí,

nos interesa que esté completamente entero,

los ojos. que estén bonitos

y, sobre todo, la parte de la cabeza que no esté ni oxidada ni rota.

¿Ha visto el precio?

He visto el precio. ¿Está bien o no?

Si el precio fuese inferior, daría que pensar,

es decir, algo pasa aquí.

¿Por cuánto más o menos se come en el restaurante

para el que compras? El precio medio ronda a 200 euros.

¿Y quién va a un sitio así en Mallorca?

Tenemos básicamente, en Mallorca, el cliente mayoritario en temporada

suele ser cliente alemán.

(HABLAN EN INGLÉS)

Mónica, ¿son turistas que te compran el pescado

para cocinarlo hoy mismo en su casa? Hoy mismo.

Piden mucha opinión, la verdad es que se dejan aconsejar

y vuelven al día siguiente

y te da la enhorabuena por la elección.

Aquí, como no hay subasta, los precios los marcáis vosotros.

No, los precios los marca la lonja.

Si en la lonja va barato,

el precio más o menos se pone en cinco o seis euros por kilo

más o menos. Más caros.

Siempre tiene que ser más caro

porque el particular tiene que pagar más

que un pescadero, lógico.

¿Qué tal? Muy buenas. Hola, muy buenas.

¿Eres de aquí? Sí, soy de aquí.

¿Y esto de que se pueda comprar aquí directamente en la lonja?

Es un privilegio.

Ya casi todos los turistas que vienen aquí a preguntar,

les digo esto, que tenemos el pescado por la tarde

y si en algún momento, no tienen un sitio para cocinar,

también hay un pequeño local que lo coges, lo llevas allí,

pagas la plancha, pagas las bebidas

y también puedes comer tres o cuatro gambas

o algo que te apetezca

porque la mayoría de personas tienen su hotel y no lo pueden hacer.

Andrach es un municipio muy conocido por eso, por su gastronomía.

Es una cuna de buenos cocineros, Andrach.

(Música)

Toni, buenos días.

Buenos días.

¿Dan mucho trabajo las redes? Que te veo ahí...

Bastante. ¿Sí?

Y hay que gustar.

Si no te gusta, más vale que no cojas la aguja.

Porque estas redes se rompen de pescar la langosta aquí.

Sí, por las rocas.

¿Tu hijo es pescador?

Sí, un gran pescador.

Y es a quien le estás arreglando estas redes.

¿Cuántos pescadores hay en el puerto?

De pesca artesanal, cuatro.

Nada más.

Toni, ¿cómo ha cambiado Andrach desde que viniste hasta hoy?

Esto sí que... No había nada.

Todos los montes estaban pelados.

Y ahora está lleno de chalets, de casas impresionantes.

Impresionantes.

Pero dicen que esto da la vida a un puerto.

La gente se va a la playa y de noche vienen aquí todos,

bien arregladitos, por cierto.

(RÍE)

Sí, no es como Magaluf.

Toni, un placer. Que vaya muy bien. Hasta luego.

Adiós.

(Música)

Eso que se ve al fondo desde la costa de San Telmo

es la isla de Dragonera, Parque Natural desde el año 95

y uno de los encantos de Andrach.

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Hacéis muchos viajes al día?

Hacemos seis viajes al día.

Seis viajes cada día. Sí.

Gracias. Muchas gracias. Venga, pasadlo bien.

Martín, buenos días. Hola, ¿qué tal?

Uno de los trabajadores de Dragonera.

A la isla se le regula la entrada,

la entrada se regula a partir de las embarcaciones turísticas

de alquiler,

que sin las que traen el 95% de los visitantes.

El máximo, si se llenasen todas las barcas

que sean autorizadas estaría en torno a 600-650 personas,

pero con un máximo de 350 simultáneas.

¿Por qué? ¿Por qué tan poca gente? La isla es pequeña,

los itinerarios son muy limitados,

solamente los tres faros que hay en la isla,

los dos que están activos en cada uno de los extremos

más el que está en la cima.

Podemos decir que, en verano,

este es uno de los sitios más tranquilos

de Mallorca. Posiblemente.

Martín, estas lagartijas son uno de los atractivos

de esta isla.

Es una especie endémica y lo más sorprendente

es que no hay lagartijas en Mallorca.

Entonces, claro, llegas aquí... No hay lagartijas en Mallorca.

No hay lagartijas. Y aquí hay un montón, fíjate.

Y se llaman sargantanas.

Sargantanas. ¿Son solo de aquí de esta isla?

Hay en todos los islotes,

pero cada islote tiene una variedad específica,

tiene unas subespecies.

Los niños alucinan y los mayores también.

Además, al no tener depredadores directos,

no nos tienen miedo, o sea,

van directamente a las manos de la gente,

intentan ver si pueden comer algo.

Ahora en esta isla no vive nadie,

pero hasta los años 70, sí que había gente viviendo aquí.

Estuvo habitada hasta final de los 70.

Normalmente, dos familias de fareros

y solía haber una familia de agricultores

que eran los encargados de la finca.

Actualmente, lo que hace el parque

es mantener una pequeña actividad agrícola.

Es curioso, una isla tan pequeña con tres faros.

Sí, es curioso que tenga tres faros.

Que la gente que vivía en ellos,

quedaban muchas semanas al año aisladas

y claro, tenían que tener unas condiciones de vida

muy cómodas y prácticas.

Estamos llegando a uno de los sitios con mejores vistas de la isla,

que son impresionantes.

Este era el sitio de paso obligado de la navegación clásica

desde la península hasta el puerto de Palma.

La sierra de Tramontana, Patrimonio de la Humanidad.

Empieza aquí.

Bueno, realmente, empieza aquí.

Allá es casi el puerto de Soller. El puerto de Soller, la mitad.

La mitad. La mitad de sierra de Tramontana.

Son unos 80 kilómetros, deben ser unos 45 o así.

Tiene la cantidad más importante. Hay tramos de 300 o 400 metros

y realmente, el entorno es una maravilla.

Martín, estamos llegando al faro de...

Faro de Tramontana.

¿Este está en funcionamiento?

Este sigue en funcionamiento, los faros están automatizados.

Como veis, son faros de energía solar.

Esta es la casa del farero, de la familia que vivía aquí.

Sí, la casa del farero.

Se modificó la estructura

para convertirlo en un centro de interpretación.

Estas casas tenían que ser casas muy buenas

para compensar lo duro que es vivir en un sitio como este.

Efectivamente, incluso las condiciones de habitabilidad

eran mucho mejores que la mayoría de viviendas

de la ciudad de Palma.

Tenían bañera,

eran casas que deberían ser realmente lujosas

en ese momento.

Y estas eran las vistas que tenían los fareros.

Una vista auténticamente espectacular.

Madre mía.

Estamos en la punta de Mallorca. En el extremo.

Es impresionante. Que también es impresionante.

Era una vida realmente especial, había que estar hecho a ello.

Eran muchas horas solo, un trabajo de mucha responsabilidad,

había un seguimiento muy importante de su trabajo.

Era un trabajo que también tenía un nivel de presión importante.

(Música)

En San Cristóbal de Cea,

el pueblo con más panaderías por habitante de toda España,

hay unos 300 habitantes y casi 20 hornos,

hoy se celebra la fiesta del pan.

Los panaderos están trabajando a destajo

para vender en un solo día, más de 2000 piezas.

Rosa, este es el famosísimo pan de Cea.

Sí.

Tienen el título de Indicación Geográfica Protegida.

El pan de Cea, ¿y eso, por qué?

Porque este pan viene del siglo XII, de los monjes de Oseira.

Y desde siglo XII hasta ahora, la receta ha quedado intacta.

Sí.

Eso se ha conservado, lo han pasado de padres a hijos,

a nietos.

Y aparte, el pan de Cea solo se puede hacer en Cea.

A este pan le han salido muchos imitadores.

¿Cómo podemos saber que es un pan auténtico?

Porque va en su bolsa.

Va en la bolsa cerrada y con esta contraetiqueta,

que esto nos lo da la Xunta.

En esta etiqueta pone: "Pan de Cea, Indicación Geográfica Protegida"

y viene numerada. Es la trazabilidad del pan.

Si no hay esto y la etiqueta, no es pan de Cea.

No es pan de Cea.

La gente tiene que estar pendiente.

Han intentado falsificar esto. ¿También?

Las bolsas ya están etiquetadas en el consejo así.

Ah, vale.

También lleva los hidratos de carbono, el peso.

O sea, los valores nutricionales es obligatorio ponerlo.

Eso es todo por ley.

Aquí nos pone cuántas calorías tiene un pan de Cea...

El mío, mi pan. Ah, cada pan tiene unas calorías.

El pan de cada horno tiene unas calorías.

He tenido que analizar una pieza mía.

A pesar de que pesan un kilo todos. Sí.

Y esta leña, ¿de qué es? Esta leña es de pino.

De pino. ¿Es la mejor para hacer el pan de Cea?

Es la mejor porque arde rápido y calienta mucho el horno.

¿Qué diferencia tiene este pan?

La harina que utilizamos es harina de gran fuerza

y harina de trigo natural, traemos el trigo en grano,

lo llevamos al molino de agua y lo tamizamos nosotros.

A ti, ¿quién te lo ha enseñado?

Me lo ha enseñado mi suegra y la abuela de mi marido.

Es cogerlo de fuera hacia dentro. De fuera hacia dentro.

Y después, esto es cerrado, es una pieza muy importante.

Que quede bien cerrado.

Lo vamos poniendo redondo.

Por eso, le llamas bolea, porque se hace una bola.

Y ahora has hecho una bola.

Ahora lo tienes que tapar, Rosa, ¿por qué?

Para que el aire, que, aunque nosotros estemos aquí,

vemos que no hay corrientes de aire, pero el pan sí lo nota

y después se pone como seco.

Lo tratas como a un bebé a este pan.

¿Sabes qué se dice cuando explicamos este proceso?

Eso se llama dormir el niño.

Dormir el niño.

Madre mía, cómo le tratáis al pan.

Con mucho cariño.

A ver si os gusta.

Aquí lo típico es la corteza,

o sea, lo más característico del pan es la corteza.

A mí me encanta. A mí cuanto más tostadita, mejor.

Sabor buenísimo,

textura muy buena, masa muy esponjosa.

Ya se ve.

Uy, pesa un montón. ¿Te ayudo?

Sí, es un kilo.

Tiene 12 panes, son 12 kilos.

Bueno, ya hemos llegado.

Hola, chicas. ¿Cómo estáis?

Te presento a mi hija Nieves y a Isaura.

¿Cómo estáis? ¿Qué tal?

Hoy son las encargadas del stand.

Isaura, en total hoy, ¿cuántos panes esperáis vender?

Bueno, el año pasado yo creo que 2000, 2000 y algo.

Madre mía, en un día, en unas horas.

Este año lo sabremos a la noche. Claro.

(Música)

¿Cuánto han comprado? Tres bollos.

Tres bollos, ¿y usted? Otros tres.

¿Para quién son? ¿Son para ustedes o para la familia?

Para la familia.

¿Se lo regalan? Sí.

¿Se puede congelar? Sí, se puede congelar.

De hecho, mi marido pasa por aquí a trabajar y lo lleva para casa

y lo congelamos y lo tenemos para unos días.

¿Cómo van las ventas? Porque madre mía,

esto es visto y no visto.

Ay, pues ya ves, qué quieres que te diga,

lo estás viendo.

Hay pasión por el pan de Cea. Ya lo estás viendo.

Esto es un continuo no parar.

Pero es que no queda nada ya.

No, y viste que a primera hora de la mañana estaba todo lleno.

Llegan refuerzos.

Sí, llegan refuerzos y menos mal que llegan.

(Música)

Para comer el pan de Cea, ¿qué es lo mejor?

Un pulpiño de este rico que estamos picando ahora.

¿Cuántos kilos de pulpo trajisteis? Unos 300 kilos más o menos.

300.

Bueno, no han dejado ni rastro del pulpo.

Pero vamos a repetir.

¿Sí? Sí, todavía queda mucho pulpo.

Acaba de empezar la fiesta ahora.

¿De dónde venís? Del País Vasco.

¿Con quién habéis venido? Con mi marido.

¿Con tu marido y...? Y mis padres.

Vale.

¿Cuánto se paga por persona por venir a comer aquí?

20 euros.

¿Qué tal es la combinación del pulpo, del vino Albariño

con el pan de Cea?

Perfecto porque marina con el aceite

y entonces, es una combinación perfecta.

¿Y ustedes, de dónde vienen? De aquí de cerca, de 12 kilómetros.

O sea, que ellos son de aquí al lado.

Ellos son de aquí,

lo que pasa es que estuvieron trabajando

en el País Vasco durante mucho tiempo y crecimos allí

y entonces, son inmigrantes que han vuelto.

¿Se echan de menos los productos de la tierra?

Claro, mucho.

Y el pan de Cea, ¿se ha echado de menos o qué?

Llevamos sacos y demás para allá.

¿Sí? ¿Tanto?

Sí, lo metemos al congelador y tenemos hasta el invierno.

¿Y no comen otro pan o qué?

No, en mi casa, no.

Bueno, que aproveche. Esto, ¿qué es?

Eso es carne o caldeiro, pero carne de ternera gallega.

Usted es el presidente del Consejo Regulador

del pan de Cea.

Efectivamente.

Esto del pan de Cea, ¿va a más o va a menos?

Porque ahí se lo quitaban de las manos.

Para que te hagas una idea,

conseguimos la Indicación Geográfica Protegida

el día 4 de abril del 2004.

En aquel momento, se estaba certificando,

digamos, entre comillas, sobre 4000-5000 panes al año.

A partir de la consecución de la Indicación Geográfica Protegida

certificamos 700 000 panes de Cea

y, además, tenemos que presumir

porque es la primera Indicación Geográfica

a nivel de la Comunidad Económica Europea.

Aquí en las fiestas del pan, la gente en lugar de irse de bares,

se van de hornos.

Son antiguos hornos de pan restaurados

donde ahora se puede ir a tomar pinchos.

En cada horno, un pincho y todos caseros y de la tierra.

Mira cómo parece la rueda de un molino.

Nuria, ¿cuántas tortillas de patatas tenéis que hacer hoy?

20.

Dos, cuatro, seis, ocho y la que está haciendo ahora.

Me comentaron de hacer las tortillas para pinchar allí en los hornos.

En un horno, para tomar tortilla. Sí, exactamente.

Nosotros tenemos una casa rural y hacemos comidas por encargo

y bueno, pues la tortilla la hago a mi manera,

les ha gustado, la han probado.

Yo aprendí de mamá y de la abuela.

Yo he estudiado empresariales, nada de eso.

¿Y lleváis así desde las 10:00?

Y 12 huevos cada tortilla.

¿Y qué particularidad tienen estas tortillas?

Lleva patatas de aquí, cebollas de aquí,

huevo de las gallinas de aquí.

La última tortilla, prueba superada.

Chicas, corriendo.

Coger cajas, nos vamos a la ruta de las tortillas.

¡Bravo!

(Música)

Vosotros estáis aquí en este horno para repartir comida a la gente.

Sí.

Y tenéis aquí ya cortado, ¿qué?

Chorizo...

Chorizo, salchichón, tortillas y jamón.

¿Cómo funciona?

La gente compra un tique de cinco euros

y va por distintos hornos y se le va tachando el tique

y se lleva el pincho, el pincho y una bebida.

¿Cada pincho y bebida es un euro?

Sí.

Y esto es un antiguo horno donde se hacía pan de Cea.

Sí, se hacía pan.

Aquí el pan de Cea que no falte. Hombre.

¿Tortilla?

-Vino. -¿Tinto, blanco?

Tinto.

De nada.

¿De dónde venís? A ver.

De aquí de una aldea de al lado.

¿Y qué e lo que os llama la atención

de venir de horno en horno?

Ver a los conocidos, que a veces no nos vemos en verano.

¿Y os juntáis aquí en los hornos? Claro.

¿Esto en qué consiste? ¿Qué son estas ortigas?

Ortiga es la planta que pica, la Urtica dioica.

O sea, la que pica. Sí.

Aquí en Galicia las envasamos y las utilizamos como alimento.

¿Y qué propiedades tiene esto?

Es una planta muy rica, por ejemplo, en hierro, muy rica en calcio,

en minerales. Si esto pica,

¿cómo lo arrancáis y como nos lo comemos luego?

Lo arrancamos con guantes, lo que pica principalmente

es el ácido fórmico, la histamina y tal.

Entonces, eso todo con el tratamiento térmico

desaparece, se neutraliza. Le das un tratamiento térmico.

Sí, las cocemos.

¿Esto qué precio tiene? Cinco euros.

Cinco euros el bote.

¿Qué tal está el revuelto de ortigas?

Buenísimo.

-Muy bueno. -Es la primera vez que lo como.

Está muy bueno.

No, pues no sabe a ortiga.

-No pica. -No, no.

Aquí dentro están nuestras amigas.

Ya estamos más descansadas.

¿Cuántos hornos lleváis?

(A LA VEZ) Tres.

¿Qué tal estaba? ¿Lo habéis probado? Muy rico.

Mira, Trini se lo zampó todo.

(Música)

Hola.

¿Aquí qué están haciendo?

Pinchos de ternera.

La estás poniendo con... Pan de Cea y pimientos del padrón.

Todo supergallego. Todo muy gallego.

¿Y eres de Cea?

¿Yo? No.

¿Qué pasa? ¿Colaboras aquí en el pueblo?

Sí, colaboro. Ah, vale.

Mi suegro es panadero.

Tu suegro es panadero, vale.

¿A qué te dedicas? Peluquera.

Está medio pueblo haciendo de voluntario

para los hornos. Sí, todo el mundo colabora.

(Campanas)

A solo diez minutos de Cea, llegamos a una abadía

que hace unos años no estaba ni en los mapas

y ahora viven del turismo

y hay quien la llama El Escorial gallego.

El monasterio de Siena es un edificio del siglo XII

con un nivel de pedigrí altísimo compuesto por tres grandes claustros

que, en la actualidad, están restaurados

después de 100 años de abandono

llevado por la desamortización de Mendizábal.

Perdóneme que le interrumpa,

¿cuántos monjes viven en este monasterio?

En este momento somos 12. 12, muy poquitos

porque el monasterio es gigante.

El espacio es subjetivo, entonces, puede parecer un edificio enorme

en función de la cantidad de personas que hay,

pero, por ejemplo, lo concebimos como si fuese vivir

en 40 metros cuadrados.

Que es como vivimos en las grandes capitales.

Claro.

La casa de una capital es como una celda nuestra.

¿Cuánto tiempo lleva como monje?

45 años.

45 años, ¿y los 45 en este monasterio?

En este monasterio.

Y antes, ¿qué hacía?

Bueno, lamentablemente, era diseñador de moda.

¿Lamentablemente? ¿Por qué?

Porque una variedad...

¿Qué os está pareciendo la visita? Impresionante.

No es la primera vez, pero cada vez que venimos,

nos enamoramos más del sitio. ¿Cuánto cuesta la entrada aquí?

Tres euros.

Tres euros.

Hola, ¿qué os está pareciendo? Hola, maravilloso.

Es que hay tanta cosa escondida aquí en Galicia

que no sabemos dónde está.

Es una paradoja. ¿De dónde venís vosotros?

De Inglaterra.

Estamos ahora mismo en lo que la actualidad

es la hostelería del monasterio, la parte de aquí, la hostelería.

Y la parte izquierda, la clausura.

Nos encontramos ante una colección única en el mundo

debido a la cantidad, calidad y variedad de un material

que hay en cualquier museo del mundo,

pero que solo en Galicia es de granito.

Las tuberías de agua, conducciones del siglo XII al XVI.

Se encontraron bajo el suelo al hacer las zanjas

para meter los tubos de PVC.

Por estos tubos pasaba el agua en una red complejísima

que tenían para abastecer de agua las dependencias del monasterio.

Usted, hermano, ¿de dónde es?

Soy madrileño y vine al monasterio de turista.

Cuando vine aquí, vivía en Londres y el destino de moda es Londres.

y allí fue donde surge la náusea especial,

el hastío de la vanidad.

¿Suele salir usted o no?

Lamentablemente, salgo mucho porque tengo que ir a exposiciones,

tengo que ir a montones de cosas, aparte de cosas privadas,

de médicos y tal,

pero más que nada, las exposiciones, viajes y cosas de esas.

Y de su vida como artista. Sí, como artista.

Y aquí en el monasterio, ¿de qué se vive?

¿de dónde le vienen los ingresos?

He visto que el turismo les trae ingresos.

Mira, turismo, hostelería, pensiones

y, por ejemplo, ingresos privados como mis cuadros,

es un ingreso que se aporta a la economía.

O sea, lo que usted gana como artista,

lo aporta también al monasterio. Obviamente.

Pensiones, ustedes cobran una pensión.

Todo el que se jubila tiene su pensión.

Ahí va el superior.

El monasterio en sí, ¿quién lo mantiene?

Nosotros. ¿Los 12 monjes?

Pero se tienen que gastar un dineral

porque mantener esto...

Imagínese usted, imagínese la responsabilidad

que supone mantener un edificio de esta índole.

Claro.

¿Estos cuadros son suyos, hermano? Son míos, sí.

Este es una reproducción de arte paleocristiano.

¿Por cuánto los vende? Por 600 euros.

Vendo muy barato porque el monasterio lo impone San Benito.

Los monjes debemos poner más barato que los de fuera.

Este es el estudio. Ah, este es el estudio.

Estoy haciendo iconos bizantinos sobre tablas del siglo XVIII.

Usted es el encargado de fabricar los licores

que se venden, ¿por dónde se venden?

Sí, los vendemos aquí en portería y en otros monasterios, comercios.

¿Beben ustedes luego licor?

Algún día de fiesta también, sí.

Las fiestas gordas, gordas.

Y usted, hermano, ¿de dónde es? Yo soy portugués.

¿Cuánto tiempo lleva en el monasterio?

Llevo aquí nueve años.

Y el licor, ¿en qué consiste? ¿De qué es?

¿Licor de qué? Este licor está hecho de eucalipto.

Ah, de eucalipto, que por la zona tienen mucho.

Recogemos de aquí las hojas.

Y una botellita de estas, ¿por cuánto puede salir?

Normalmente, cinco euros.

Cinco euros. ¿Y qué grados tiene esto?

¿Tiene mucha graduación? 30 grados.

30 grados, hay que bebérselo de a poquito.

Sí.

Su orden les permite hablar, hay órdenes que no pueden hablar,

ustedes, en su caso, sí.

Tenemos lo que se llama el diálogo funcional,

es decir, no podemos hablar,

podemos preguntar las cosas necesarias.

Vale.

-Oye, hermano, atienda a estas cosas. -Eso, sí.

Eso sí, pero charlotear a lo mejor de: "Hoy he visto en internet...",

eso no pueden decírselo.

Hola, buenos días.

¿Qué tal, hermano Armando? ¿Cómo va el embotellado del licor?

Bien, bien.

El padre Alfonso es el superior de la comunidad.

Ah, usted es el superior.

¿Qué hacía antes de ingresar aquí en este monasterio?

Era enfermero del área infantil,

trabajaba en el hospital infantil de Sevilla.

¿Hace labores de enfermería aquí también o no?

También, sí, aquí se hace de todo.

Esta es la hostelería.

¿Viene mucha gente?

Bueno, depende de la temporada.

Por ejemplo, en Semana Santa siempre está lleno,

ya con antelación está ocupado,

desde enero, prácticamente, ya no hay habitaciones reservadas.

¿Tienen ustedes huéspedes ahora? Sí, actualmente, hay.

Hay una huésped aquí. Sí.

Hola. Hola.

Perdona que te interrumpamos.

Nos están explicando los monjes que aquí se aloja gente,

entiendo que tú estás alojada aquí y que esta es tu habitación.

Sí. ¿Podemos verla?

Sí, sí, encantada.

Bueno, es bastante grande. Me la imaginaba bastante más pequeña

y austera.

Dos camas grandecitas. Sí, sí, muy bien.

¿Cuánto se paga al día por alojarse aquí?

-Ay, realmente, no tengo mucha idea. -35 euros.

-¿Cuánto es? -35 euros.

Yo pago simplemente. Al día.

¿Y qué incluye: desayuno, comida o solo...?

Desayuno, comida, cena y habitación.

Y, además, poder participar en las actividades de rezos,

meditaciones, oraciones.

¿Y por qué alojarte aquí y no en una casa rural o un hotel?

¿Qué te aporta esto?

No sería lo mismo, Dios mío.

Aquí vienes al silencio, a la contemplación,

a la armonía.

Bueno, estas son las vistas.

Madre mía, qué espectacular.

El hecho de alojarse aquí, ¿a qué hora implica levantarse?

A las 6:00.

¿A las 6:00?

A las 7:00.

Los huéspedes tienen libertad para levantarse.

Nosotros nos levantamos a las 4:00.

¿A las 4:00? ¿A qué hora se acuestan?

A las 22:30 más o menos.

(Música)

Buenos días, vamos a ver el briefing del vuelo que tenemos hoy a Zamora.

Tirando, cambia póker, cambia póker ya.

Humos ya, tirando, derecha para cambio a mirlo.

Freno ya, alineando para rotura estelar.

Humos ya.

-Cinco próximo. -Cambio a faca ya.

Águila rotura ya, ya, humos fuera ya.

Rubén esto es la Patrulla Águila,

lleva 30 años sobrevolando los cielos

de pueblos y ciudades de España

y estabais preparando las maniobras que vais a hacer

en las fiestas patronales de Zamora. Sí.

Eres el líder de la patrulla, quiere decir que, en el aire,

es el que das las órdenes al resto para las formaciones, para figuras.

Cada uno sois un águila,

¿qué águila sois y en qué posición estáis?

Yo soy el águila 1 y luego en la mesa distribuidos,

tenemos al águila 2, capitán Rosa Malea,

el águila 3, el capitán Zambrano.

Los impares son los que vuelan a mi izquierda

y los pares son los que vuelan a mi derecha.

Tú eres el jefe de la patrulla y el miembro más antiguo

porque esta patrulla nace en el año 85

y tú llevas aquí desde el 88.

Sí, en el 88 entré de reserva y ya llevo 13 años con este

y ha sido la tercera vez que he entrado en la patrulla.

Estos han sido todos los pilotos que han pasado por la patrulla

en estos 32 años.

No sé si te ha tocado ir a las fiestas del pueblo.

Hubo una vez, soy de Cartagena

y hubo una vez que nos solicitaron, lo que pasa,

el problema que tiene Cartagena es que es muy montañosa,

es un puerto rodeado de montañas. Y no luce.

Hicimos muy poco dimos unas cuantas pasadas

y algún looping y se acabó. No hicimos nada más.

Pero uno se esmera más cuando son las fiestas de su pueblo.

Posiblemente.

Saben que lo están viendo sus amigos, familiares

y va más nervioso.

Vámonos, ya vamos tarde.

Esta es la equipación de vuelo, ¿que lleváis?

Llevamos unos patitos por si caemos y estamos sobre el agua.

Esto se infla automáticamente, llevamos un traje anti-g,

que se conecta al avión y se inflan las piernas y el abdomen

para que la sangre no baje del todo

y tengamos riego al cerebro.

Este es el casco con la mascarilla de oxígeno,

que también va al avión

y donde están alojados los auriculares.

El ir a estas fiestas, ¿os aproxima un poco más

a la ciudadanía una institución como es el ejército?

Sí, hombre, es un poco la idea,

acercar un poco el ejército del aire

con la Patrulla Águila, que es la imagen más visible

o más agradable

y acercar un poco las Fuerzas Armadas en general,

no solamente el ejército del aire a la sociedad.

Esta es la Academia General del Aire.

Estamos en Murcia, en San Javier.

¿Cuánto se tarda de aquí a Zamora en un avión de estos?

De aquí a Zamora unos 45 minutos o una hora, depende.

Es un E25, ¿qué características tiene

para que podáis hacer las acrobacias?

Es un avión muy básico, muy sencillito,

pero de construcción española.

Hace que a la velocidad a la que vamos,

te permite estar muy cerquita del público

y la verdad que es un avión bonito.

Nada, que tengas un buen vuelo y unas buenas fiestas.

Vale.

(Música)

(MEGAFONÍA) Ahí vemos perfecta la ejecución de esta maniobra

muy compleja.

(MEGAFONÍA) Vamos a darle un fuerte aplauso

a la Patrulla Águila, en este caso en formación águila.

(MEGAFONÍA) Se trata de coordinar perfectamente

los tiempos.

(MEGAFONÍA) Va volando magistralmente los cielos de Zamora.

(MEGAFONÍA) Capitán Martín y águila 7.

Increíble, increíble.

(MEGAFONÍA) Dadles un fuerte aplauso a la Patrulla Águila.

Día grande de las fiestas de Zamora

y habéis venido a ver las acrobacias de la patrulla.

Sí, sí porque esto siempre gusta y es la primera vez que vienen,

entonces, está bastante bien.

¿Es la primera vez que vienen a Zamora?

Sí, es la primera vez.

Zamora es una de las grandes desconocidas,

Laura, ¿por qué?

-No se sabe por qué. -Es verdad.

Nosotras somos turistas, ya que estáis hablando

y es el segundo año que venimos.

El tren os está ayudando y os ayudará más.

Lleváis viniendo dos años, ¿y la conocíais?

No, pero como nos gusta el Románico y sabíamos que era una ciudad

del Románico, empezamos el año pasado conociéndolo,

entonces, nos ha encantado tanto y tenéis tanto que ver

que vimos el año pasado una parte y hemos repetido este año

porque queremos ver la siguiente.

Aun así, vamos a venir el año que viene

porque nos quedan cosas.

Sí que os ha gustado Zamora. Pero mucho.

Nos encanta, es como todo, es muy cómoda.

Mira, ahí tenemos la catedral.

Una de las curiosidades de este edificio

es que es la catedral más antigua de Castilla y León

y a partir de ella, otras construcciones de la zona

como Salamanca, se han fijado en ella.

O sea, que la fama la llevan otras catedrales

y la vuestra es la más antigua. Efectivamente.

Y esto no lo sabe ni media España. No, lo deberían de saber.

Doña Urraca tenía esta ciudad porque fue una herencia

que le dio su padre, que era el rey Fernando.

Cuando hicieron con la ciudad es lo famoso que se dice de:

"Zamora no se ganó en una hora".

El dicho ese nace aquí, en la Plaza de la Catedral.

Sí, nace justo en la Puerta de la Traición.

Sitiaron siete meses y cuando los liberó por esa puerta,

fue: "Zamora no se ganó en una hora",

como que duró siete meses aquí aguantando.

¿Qué tenemos que ver? Buscar el obispo, ¿no?

Porque la historia es: "Si lo ves, te casas".

En la portada hay que buscar un obispo.

Sí.

Es como lo de la rana en la fachada de la Universidad de Salamanca.

Pero no es la cara de frente, esa no es, esa se ve mucho.

Está en el centro, tienes que moverte dos piezas

y está de lateral. -Ay, ya lo vi. ¡Ahí!

¡Ya lo vio!

Es girando la cabeza.

(Música)

Esta es la zona de los pinchos.

Una parte.

El bar es el más famosos por la tortilla con callos.

¿Callos en verano? Sí.

En verano, en invierno, en cualquier época.

Este es otro sitio.

Venís siempre a comer aquí este pincho.

Todas las semanas.

-De hecho, para nosotras es nuestra zona de quedadas.

Impresionante, mira, si la pruebas. Venga, va.

Sabe más a callos que a tortilla. Sí.

Pica, ¿eh? Pica, pica.

¿Por qué hay aquí tanta gente?

Porque esta es la feria de la cerámica

que se hace todos los años.

¿Eres de aquí de Zamora?

No, somos de Badajoz.

¿Qué es lo que más vende?

Para nosotros nuestro fuerte es el canario.

El canario, ¿cómo se vende? Vale en torno a 2,50.

Y lo que más vendes en la feria son estos canarios.

Esto y estos botijos.

Ah, esto se usa en realidad. Sí se usan.

Porque, como te diría,

en la botella va quedando caliente, aquí absorbe el agua,

entonces, si tú rompes el porrón, por dentro, estará blanco,

pero por fuera, estará rojo.

Este es uno de los bares más antiguos de la zona.

Sí, que es el bar Lobo, que hay más Lobos,

pero da el nombre a toda la zona esa

que es la zona de bares, que tiene pinchos típicos de Zamora.

¿Cuál es el pincho de aquí? El pincho moruno, típico.

Hay que pica y hay que no.

¡Cuatro que sí y dos que no!

Cuatro que sí, por ahí.

Cuatro que sí, tres que no.

Cuatro que sí y tres que no.

Hay que tener voz para pedir aquí los pinchos.

¿Cuántos pinchos morunos podéis hacer al día?

Incontables. Incontables.

Días después de Semana Santa, igual hacemos 1000 pinchos.

Cerca de 1000 pinchos, ¿y a cómo cobráis cada uno?

1,10. 1,10.

O sea, más de 1000 euros solo en pinchos morunos.

¿Se hace el agosto en las fiestas?

Estamos deseando que lleguen las fiestas,

lo que pasa es que hay que tener mucho aguante aquí.

¡Uno que no!

Esto es un negocio familiar.

¿Cuántos años lleva el negocio abierto?

En total, casi 70.

¿70 años haciendo pinchos morunos? Todo el día, y pinchos y pinchos.

¿Están buenos? ¿Ese es de los que pica?

¿No? ¿Quién se ha comido el que pica?

Estos pican. ¿Pica mucho o no?

Podría picar más.

Después de los pinchos, ¿la gente qué hace?

Irse a comer a restaurantes, por ejemplo,

este es un restaurante que es el único de Zamora

que hace lechazo y lo hacen en un horno tradicional.

David, sois el único restaurante de Zamora

que preparáis el lechazo en el horno de leña.

En Zamora capital, sí.

Tenemos una brasa de leña de encina y está con el cordero al lado.

Entonces, le da buen sabor la leña.

¿Qué lleva este lechazo?

Agua, sal, nada más.

¿Solo agua y sal? Y esto os hace ser los más famosos de Zamora.

Por el horno.

Por la leña, el sabor que le da y buen producto.

Son fiestas de Zamora,

qué mejor día que hoy para venir a comer lechazo.

Por supuesto, un lechazo con unos amigos de Madrid

que han venido a visitarnos a las ferias.

Luego, a dar un paseíto y a tomar un Gintonic...

Para digerir esto.

Zamora es la provincia que más lechazo produce,

pero donde casi menos se consume en restaurantes, ¿por qué?

Porque somos una ciudad un poco atípica.

La verdad es que hay otras ciudades que se han apoderado

del asado del lechazo,

Zamora es verdad que es donde más se produce

y el sitio donde mejor se hace,

pero hay otras que nos llevan la delantera,

pero les alcanzaremos.

Les alcanzaréis. Seguro que sí.

¿Qué tiene Zamora para sea una buena ciudad a la que venir?

Es muy bonita, de las que tendría que venir más

hay muy buena gastronomía, hay muy buenos locales de hostelería

y un ocio muy chulo.

Por la feria de Zamora.

Salud.

(Música)

Zamora produce al año 1500 toneladas de ajo,

la mitad se venden aquí en las fiestas de San Pedro.

Hay premio a las mejores ristras en una feria que se celebra

desde el siglo XIX.

Ramón, estos ajos son de aquí, de Zamora, ¿son tuyos?

Sí, de Fresno de la Ribera.

Y vienes a presentarlos al concurso. Exactamente.

¿Qué tiene que tener una buena ristra

para que pueda ganar? Que sean los ajos gordos y buenos.

La tuya, ¿cómo es?

Hombre, la mejor.

(RÍE) ¿Qué pesa esto?

A ver.

¿Qué pesa esto?

La desarmas así, pesará 10-12 kilos.

No vaya a ser que pierdas por mi culpa.

Puede que te eche la bronca.

¿No le echas un ojo al resto a ver cómo son?

Son todos buenos. Son buenos, son grandes.

¿De cuándo son estos ajos? De este año.

¿Cuándo los habéis recogido? Hará 15 días más o menos.

Va a hacer la ristra ahora, ¿no? Sí.

A ver, enséñenos cómo se hace.

Es un trabajo de artesanía.

Es como una trenza, ¿no? Como una trenza.

Esto es un hilo, tienen que caber 32 en la ristra.

Seis, nueve, doce, trece, catorce.

Falta una. Falta una.

Hay que ponérsela porque si no, luego protestan.

El ganador del concurso de los montones

de la feria de la codorniz 2017

es Felipe Berrocal Hernández de Fresno de la Ribera.

(Aplausos)

Los montones van ahora.

Te hemos dado suerte.

Además, de verdad, sí. ¿Cuántos años llevas?

Llevo 11 años aquí y siempre he quedado el cuarto.

Ahí ganas algo, pero el premio gordo, vamos, el gordo, el primer año.

¿Cómo van las ventas?

Bueno, van bien.

¿Van bien? Trae aquí un montón de ajos.

Sí.

¿Lleva toda la vida en esto? Toda la vida.

Hace 48 años que me casé y los he tenido toda la vida.

Toda la vida.

¿Y esto da para vivir todavía, la agricultura y el ajo?

Hay que saberlo manejar porque como el marido mío

los ha sembrado toda la vida, los entiende.

¿Viene a comprar ajos?

Sí, vengo a comprar ajos.

¿Ha comprado ya algo o no? Muchos.

Madre mía y tiene aquí más todavía.

De distintos sitios para que así, si salen mejores de un sitio u otro,

de un pueblo u otro, lo sé para el año que viene.

¿Para qué lleva tanto ajo? Para los hijos.

Ah, luego, lo regala o reparte la comida con...

No.

Tengo cinco hijos y les voy llevando.

Y para usted, ¿cuánto lleva?

Dos o tres. ¿Dos o tres ristras?

Tenemos aquí tratando el precio.

Están tratando el precio, ¿están negociando?

Sí. No se ponen de acuerdo.

Los hemos estado vendiendo a 6

y le digo a la señora que se los doy a 5, fíjense qué ajos.

¿Y no los quiere a 5? Pensaba que eran más grandes a 5.

-Pero esto es un R1, esto es una semilla certificada,

un R1. ¿Eso qué significa?

Que tiene una vida tremenda.

Más que lo que se siembra a lo mejor por dos, tres veces o cuatro.

Eso significa que no se estropea. Que aguantan más.

¿Dónde hay que conservar el ajo?

En un sobrado, en un sitio que le dé el aire

y que no le dé el sol, el sol no le va bien.

Que no le dé directamente.

Además, hay un truco, poner siempre la ristra así.

Como las tengo yo, mire, como las tengo yo.

Hay que colocarla en casa hacia abajo.

Así colgada.

Para que la humedad vaya desapareciendo.

¿Qué recetas hace con los ajos de Zamora?

Lo primero que hago es gambas al ajillo.

Gambas al ajillo, ya hay que hacer gambas

para comer todos estos ajos. Me gusta la gamba entera, pelarla.

Y muchos ajos.

¿Y la sopa castellana de ajos no se hace mucho aquí?

Sí, también, pero no soy muy amiga de las sopas.

Venía a por unos ajitos que tenías preparados.

-Aquí los tienes preparados. -Venga, un par de ristras.

Javier has venido a buscar ajos.

Sí, he venido a buscar ajos aquí a Sergio.

¿Para qué son estos ajos?

Preparamos un plato especial

en el restaurante que tenemos aquí al lado.

¿Es un restaurante? Exactamente.

Preparamos un mojo especial con ajo y perejil

y le damos un toque nuestro, entonces,

le echamos a la carne, le echamos a los majaos.

¿Este es el mesón? Este es el mesón, exactamente.

Hacéis comida tradicional zamorana. Comida tradicional zamorana.

Intentamos siempre tener productos locales.

Buenos días. Vaya, buena materia prima.

Aquí tenemos chorizo, salchichón. Todo esto es de Zamora.

Es un negocio familiar el vuestro. Sí, es un negocio familiar.

¿Quién es el de la foto? Este es mi abuelo Pepe

y este es mi abuelo José, por parte de madre

y por parte de padre.

¿Tenían el mismo negocio? No, cada uno tenía el suyo.

Eran competencia en Zamora.

No, porque antes era más de competencia amistad.

Era distinto, era una familia la hostelería.

Voy para delante.

Ya traigo los ajos aquí.

-Vale. -Bien, perfecto.

Javier, tú eres el padre, el dueño del negocio.

Ahí está.

Y él está heredándolo. ¿Eres el cocinero?

Se quedará con él, sí, cocino un poquito

y es él el que va llevando todo el tema del negocio.

¿Qué tienen que tener para ser buenos?

Que sean de secano principalmente.

Para que luego no se repita, ¿hay algún truco?

Sí, claro. ¿Y cuál es?

Le quitamos lo que es el corazón, la semillita que lleva

y entonces, ya con eso no se repite.

Lo echamos ahí, que se vaya todo cogiendo bien el sabor.

Para que espese un poquito.

¿Estas recetas ya son familiares? Sí, por supuesto.

¿Sí? ¿Ya eran de tu madre y de tu padre?

Sí, sí, sí.

Ellos han cocinado también mucho,

toda la vida han estado detrás de este negocio.

Cuando puedas, mesa dos, Javi.

Cocido castellano.

Cocido castellano, garbanzo de Fuentesaúco.

Vamos a ponerle un poquito de...

¿Esa carne también es de aquí? Esto es espinazo, todo es de aquí.

Un trocito de chorizo.

No tiene calorías ni nada ese plato.

Sí, ¿verdad?

Pero bueno, en un día como hoy, en una noche como hoy,

va a hacer falta para entrar en calor.

Un poquito de morcillo.

Le ponemos un buen relleno.

Y ahí está.

Me lo llevo ya. Vamos para allá.

Eso por ahí.

Esto es para uno, ahora os traigo el otro.

Si os lo coméis todo...

-Podemos intentarlo,

podemos intentarlo, pero va a hacer falta más espacio.

Comer cocido castellano en verano, hay que tener estómago.

En cualquier momento del año.

Como han bajado las temperaturas... Bueno, es verdad.

Esto es un verano descafeinado,

por lo menos hoy hace frío en Zamora.

Hoy apetece. ¿Qué tal las fiestas?

Muy bien, muy cansados.

¿Muy cansados? Muy cansados.

¿Mucha juerga o qué? Bastante.

Hay que aprovechar la semana.

Solo dura una semana, así que hay que aprovecharla.

8Música)

¿Qué tal, Rober? ¿Cómo lo llevamos?

¿Va todo bien?

Las conexiones, ¿no tenemos ningún problema?

Tenemos que espabilar que viene agua.

Carlos, estos son los fuegos que vais a disparar esta noche

en las fiestas de Zamora. Correcto.

Venís de Cangas de Narcea para estas fiestas.

¿Cuántos años tiene vuestra pirotecnia?

Tiene más de 120 años.

Y desde entonces, hasta ahora, ¿han cambiado algo las fiestas?

Ahora mismo han bajado por el tema de la crisis,

pero parece que poquito a poquito van repuntando.

¿La gente ha dejado de contratar fuegos y cohetes para las fiestas?

En unos sitios sí y en otros no.

¿Qué es una fiesta sin pirotecnia?

Bueno, yo diría que aburrida, pero bueno.

El dinero es el que manda.

El negocio lo hacéis fundamentalmente en verano,

en fiestas. Sí, lo que es la temporada alta.

Suelen ser cuatro, cuatro meses y medio máximo.

Estos fuegos son acuáticos.

Estos fuegos son todo acuáticos.

Estos directamente los lanzamos al río

en este caso es al río, en otros casos es el mar

y dentro de lo que es el río en este caso,

harán lo que es un espectáculo de fuegos artificiales.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • De toma pan y moja

Comando al sol - De toma pan y moja

09 ago 2017

Una isla restaurante, una lonja con gamba roja recién pescada y el misterio de las sargantanas de La Dragonera: descubrimos la cara oculta de Mallorca. Nos vamos de fiesta y de tapas por Cea, el pueblo con más panaderías de España. Conquistamos Zamora por tierra y aire con la Patrulla Águila.

ver más sobre "Comando al sol - De toma pan y moja" ver menos sobre "Comando al sol - De toma pan y moja"

Los últimos 2.408 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios