www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4204482
No recomendado para menores de 7 años Comando al Sol - Alargando el veraneo - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Yo soy Antonella, la novia de Messi. (RÍE) La novia de Messi...

¿Y tú qué eres, Messi? Puyol.

Un pueblo que se echa al mar

para vivir la experiencia más resbaladiza del verano.

¡María! ¡María! La pobre María...

Ay, ay, ay...

-Coge carrerilla...

Capturamos el pez volador en el Estrecho

practicando turismo marinero.

¿Os gusta mi captura?

-Aquí está, el tesoro del Estrecho.

Se sala como si fuese jamón del mar. Igual.

Esta es una de las míticas imágenes del barrio de La Atunara,

en la Línea. Y más largos.

Niña, ¿cómo lo tenéis? -A 3,50, muchacha.

Pasen, vean y huelan.

En plena Alcarria están los campos de lavanda más grandes de España.

Estamos triplicando la afluencia de turistas por la lavanda.

Las vistas son espectaculares. Fíjate los cambios de color...

Vale la pena.

Hay zonas que tienen un color más intenso, otras que menos.

-Que te diga mi marido lo que le he dicho.

¿Qué le ha dicho?

"Estos tienen que ser los campos que yo veo en Facebook

que son inmensos, que son las más grandes".

Esto es helado de lavanda. Todo el mundo quiere probar.

Sabe igual que vuele la lavanda. ¿Sí?

Alargando el veraneo, hoy, en "Comando actualidad".

(Banda de música)

(Música)

Este es uno de los puntos más al norte del país, Candás,

localidad de tradición pesquera,

pero que cada verano crece gracias al turismo.

6000 habitantes que se triplican

y que disfrutan de unas fiestas, literalmente, pasadas por agua.

(Continúa la música)

Se supone que esto tiene que flotar.

Hay que hacerlo flotar y es como un concurso

que se basa en que todas las peñas marineras,

cada una hace su embarcación.

-Va a flotar con bidones. ¿Con estos bidones?

Con los bidones. ¿Por qué hacéis esto?

Porque esto supone una inversión de esfuerzo, tiempo

y también, en parte, económica.

Tenéis que comprar todo para construirla.

Es que las tradiciones del pueblo, si se pierden,

al fin y al cabo, quedamos en nada.

Una, dos, tres.

Vale, vale, vale.

(RÍE) Bueno...

Oye, esto se mueve un poquito, ¿eh, Avelino?

Nada, esto está estable. ¿Seguro?

¿Cuántos kilos aguanta esta balsa?

Está calculada para que haya sobre ella 1600 kilos y no se hunda.

¿Y cuántos vais a subir? Seremos... ¿Qué seremos? ¿10?

Tú eres el pescador más joven de Candás.

¿Qué significa el mar, todavía, para esta localidad?

Ahora mismo, poco ya. La afición se está perdiendo.

Ahora es más un puerto recreativo que un puerto pesquero. Pero bueno.

Es lo que queda, es a lo que está destinada la pesca,

a barcos grandes y los barcos pequeños desaparecer.

(Pitidos)

¿Pero qué grasa se le está echando a la cucaña?

Grasa líquida. ¿Cómo?

Grasa líquida. Grasa líquida.

Para que sea lo más resbaladiza posible.

Eso es.

Alan, tú eres aquí, un poco, el encargado de fiestas,

el director del Teatro Prendes, de Candás.

Esta es la famosa cucaña, el palo de eucalipto,

en torno al que gira

uno de los días más importantes de las fiestas de Candás.

Es una de las cosas más importantes porque, realmente,

recordamos los festejos náuticos.

Candás era un puerto marinero muy importante

a principios del siglo XX, incluso, te diría del XIX,

con 12 fábricas de conserva.

Y ese es el pasado que ahora se recuerda.

Recordamos porque los festejos náuticos

es una manera que tiene Candás en mirar hacia la mar,

que fue siempre algo muy importante, ¿no?

Porque ahora, ¿de qué vive Candás? Vivimos del turismo.

Este es el objetivo de cualquier competidor de cucaña, ¿no?

Sí, llegar hasta el final y coger... La rama de laurel.

A veces no exigimos que cojan toda la rama, ¿eh?

¿Cuál es el premio? 100, 60 y 30 E.

Tienen, cada uno de ellos, tres intentos.

No sé si será poco.

Depende de la dificultad, del batacazo, ¿no?

Ahora que no nos oye nadie, yo creo que es muy poco.

¿Ah, sí? Para lo que arriesgan algunos.

(Música)

¡Dos y tres!

¿Y vosotros vais a saltar así? Sí.

Pero ¿lo habéis hecho con anterioridad, otros años?

Por supuesto. ¿Sí?

Somos profesionales de esto. ¿De qué vas tú? ¿De novia?

Yo soy Antonella, la novia de Messi. (RÍE) La novia de Messi.

¿Y tú que eres, Messi? Puyol. Yo soy Puyol.

-El tiburón. Puede ser peligroso, ¿no?

¿Por qué? Yo que sé, puedes resbalar.

Así voy más suelto. (RÍE)

¿Sois los primeros valientes? Sí.

-El primero que me apunté, yo. Vais a hacer la cucaña.

Sí. Voy a ganar la cucaña. Vas a ganarla.

¿Es la primera vez que saltáis? Sí.

¿O que hacéis la cucaña? La primera.

La primera mujer que hemos visto hoy que se apunta a hacer la cucaña.

No sé si es la primera vez o... Sí, sí.

¿Sí? Porque bajé con los críos del camping

y que si me animaba, que si me animaba...

Y vine por los críos. ¿Pero estás en forma?

(RÍE) No, no, no. Nada.

Adrián, te veo muy concentrado.

No sé si estás calculando mentalmente lo que vas a hacer.

Claro, claro. ¿Sí?

Estoy mirando la salida al palo, a ver cómo puedo salir,

la velocidad que tengo que coger.

¿Cuántos años llevas haciendo la cucaña?

Desde los 18.

Desde los 18. ¿Y tienes? 35.

¿Hay alguna técnica para conseguir llegar al ramo de laurel?

La técnica es salir corriendo. Si vas andando es más difícil.

¿Te has lesionado alguna vez? Una vez, en la rodilla.

Tuve, luego, que meterme infiltraciones.

Guau. Pero lo sigues haciendo. Sí, sí.

¿Por qué? No sé. Me pica la sangre.

-Ruben Dimitrov "Genovisi". -Genovesi.

-Sí, es búlgaro. -Genovesi.

-Genovesi, perdón.

Silencio, por favor.

Vamos, Ruben.

¡Ahí está, Ruben!

¿Eso vale? Claro que vale.

Bueno, a la primera.

¡Primer intento! ¡Ruben Dimitrov Genovesi!

¡Ha ganado el primer premio!

Creo que es la primera vez en tantos años

que a la primera lo coge.

¿No te has hecho daño? Ahí un poco, ¿no?

Te has llevado un poco la grasa, ¿pero no? ¿Muchos nervios?

Bueno, vamos con el segundo participante.

¡Ahí está! ¡Ay, ay, ay!

Bien. Un aplauso para él.

Se ha saltado las reglas.

Se ha saltado las reglas, porque iba con zapatillas.

Sal del agua y quítate las zapatillas.

-No. -¿Cómo que no?

Cuidado con esa embarcación, por favor, que está muy cerca.

La ha cogido con la mano, ¿no? ¡Segunda!

Un poco más rápido, María, dicen por aquí.

Un poco más rápido, María.

Venga, María, María, es todo tuyo.

Venga, María.

Ay, la pobre María...

Ahora sí que te has dado un poco.

Aplauso para María Bartolomé en su segundo intento.

-Lo tenía. Lo tenías, lo tenías.

Se te ha escapado.

Tiene su técnica... Coge carrerilla... Ahí va Peter.

Peter, ¿de dónde eres? De Norwich.

¿Desde cuándo veraneas en Candás? Hace cinco años igual.

Mi abuela es de Candás.

¿Y por qué te gusta hacer esto, la cucaña?

No sé, la verdad. Tengo dudas ahora. (RÍE) ¿Tienes dudas?

Vamos a ver...

Venga, venga. Casi, casi, casi.

Bueno... Ya está aquí. Ya llegamos.

Lo habéis conseguido.

Vuestro camión y esta es la indumentaria, el disfraz, ¿no?

Sí. Escasito, ¿no?

Lo justo y necesario, pero vamos... Cumpliendo con la cosa.

Me da la sensación de que no va a flotar,

pero a lo mejor, flota. Todos los años nos dicen lo mismo.

Pero, al final, acabamos venciendo a los comentarios

y acabamos flotando.

¿Flota?

¿Flota o no flota?

¡Sí! ¡Bien!

¿Hay rivalidad entre artilugios náuticos?

Poca, esos se van a hundir. ¿Se van a hundir?

Es que están a punto de naufragar. ¡Sube!

¡Estáis naufragando!

La boda de Messi se va, vamos, a pique.

Bueno, Desembarco Hawái. ¡Olé, olé, olé!

Esto, ¿qué son, palés? Una estructura de madera con tablas.

Entiendo que, sobre todo, es la gente joven

la que disfruta de esta competición. Por supuesto.

¿Cuánto es el premio? No lo sé.

-100 E. 100 E.

Para, para, para.

Estamos siendo atacados por los bomberos.

Está aquí todo Candás. ¿Son todos de aquí?

¿Son de aquí? ¿Sí? ¿No? ¿De dónde?

¿De Oviedo? De aquí al lado. ¿Qué les parece?

¿Bien? (RÍE)

Ha durado poco, ¿eh? Sí.

-En segundo lugar, Desembarco Hawái.

Y vencedores, ¡los bomberos!

Aquí vienen los campeones.

Bien. Al final, se ha reconocido el esfuerzo.

¿Qué se va a hacer con los euros? Guardar y hacer bote,

para el año que viene. Para el año que viene, ¿no?

¿Qué tiene Candás como localidad de veraneo?

¿Por qué atrae a la gente?

Por la forma de vivir y ser de la gente. Posiblemente...

¿Cómo son ustedes? Muy alegres.

Y muy echados para adelante. -Muy abiertos.

-Y divertidos y abiertos. -Candás tiene algo.

Tiene algo que tira mucho.

-La mejor villa marinera que hay en Asturias.

¿Qué significa el verano para una localidad como Candás?

Básico. Fundamental. Vamos a ver, la gente viene aquí

y pues viene, aparte de divertirse, pues para tomar una cerveza

o para comer o a cenar y a hacer amigos.

Es que se canta en los bares. Todavía, la afición de cantar...

No sé, llego a un bar yo ahora a tomar una cerveza...

¿Se pone a cantar usted? Y canto y cantan todos conmigo.

(CANTA) "Al Cristo ye enamoreme... Al Cristo ye enamoreme...".

(Banda de música)

Álvaro, llevas cuatro años organizando esto,

la concentración nacional de charangas, aquí, en Candás.

Aquí, en Candás, sí. En Asturias, sí.

Pero esto no es una banda de pueblo al uso, ¿no? ¿Qué es una charanga?

Una charanga es una agrupación donde la alegría...

Todas las piezas son marchosas.

(Banda de música)

¿Por qué se te ocurre hacer aquí, en Candás,

la concentración nacional de charangas?

Eso también me lo pregunto yo a veces.

Queremos transmitir que las charangas son algo más de beber y jolgorio

y transmitir que la música en la charanga

va avanzando cada vez más.

¿Una charanga da dinero? No.

(Banda de música)

¿Cuánto puede costar un saxo como este? ¿Cuánto puede costar?

Como este, sobre los 1000. 1000 E.

600. 600.

Pero es de 1927 este. Guau. Es una...

Una reliquia. Una antigüedad. Una reliquia.

Los ayuntamientos pagan para que las charangas actúen

en las fiestas, ¿no?

Pepe Chelo y sus Marchosos, ¿que caché tienen?

Depende. 1200 E. 1500 E. Por ahí andará.

Por unas fiestas.

Por unas fiestas, que puedes tocar toda la tarde,

cuatro horas, cinco horas... ¿En que trabajáis el resto del año?

Yo, pintor. Pintor...

Músico. También músico.

Yo soy taxista. ¡Y taxista!

Sí. Aprovecho para mandar un saludo a todos los taxistas de España.

(Banda de música)

¿Cómo baila usted tan bien la charanga?

Todo. ¿Es de aquí usted?

Sí. Hombre, nacida. Nacida en Candás.

Voy a hacer 94 años. De Candás de toda la vida.

De toda la vida. ¿Por qué les gustan las charangas?

Porque nacimos con ello.

(Banda de música)

Eres el dueño de este negocio, de este restaurante

muy muy conocido en Candás. Así es.

¿Qué significan estas fiestas para un negocio como el tuyo?

El verano, en general,

es la gran inyección económica de este pueblo.

¿Cuántos culines de sidra puedes poner en fiestas

aquí, en Candás, estos días?

El día que ponga un contador, "dirételo",

pero pueden ser miles y miles y miles.

(CANTAN)

Jaime, ¿qué es esto? Una canción asturiana.

Es una canción asturiana típica,

porque veo que todo el mundo la está cantando.

Sí, la conoce mucha gente. La zona norte de España.

¿Cómo se llama esta canción? "Taranero".

"Taranero". "Taranero".

(Banda de música, aplausos)

Álvaro, la sidra no puede faltar en un fin de fiesta aquí, en Candás,

en Asturias, ¿no? No puede faltar.

Esto es el fin de fiesta y... Ya no podéis más, ¿eh?

No puedo ni hablar. No tienes ni voz.

Tres días. Tres días intensos.

A este tipo de fiesta con comida, con sidra, con barril,

le llamáis "espicha". "Espicha".

-Espichar es echar la sidra, escanciarla.

-Para dentro.

Para reponer fuerzas después de la charanga

de todo el día, ¿no?

Empanadillas, chorizos a la sidra, tortilla, huevos cocidos...

Esto es lo típico de la espicha, esta comida.

¿Hay alguna técnica especial para escanciar bien la sidra?

El brazo bien alto...

¿El vaso? Aquí. Sí.

En el centro. Aquí.

Tienes que tirarlo ahí. ¿Pero mirando o sin mirar?

Mirando al vaso. Bueno, espera. A ver...

Busca el vaso.

Hala, ya. Para ti.

(Banda de música)

(Música)

Al margen de la playa y la arena,

hay otro turismo que se está poniendo de moda,

pagar unos 40 E por meterse en la piel de un lobo de mar.

Se conoce como turismo marinero

y hay hasta 15 puntos en toda España donde se está realizando.

(Continúa la música)

Buenos días.

Sonia, ellos no van a pescar,

van a visitar la labor de los pescadores.

Exacto.

Les vamos a enseñar, de primera mano, cómo es.

Es un redescubrimiento de la pesca artesanal.

Las capturas, las horas de trabajo, los oficios, las artes,

todo eso se ha convertido en un espectáculo

para gozar en verano.

Hoy en día, las personas quieren más de una navegación, de sol y playa.

¿Estás convencida con la conversación o qué?

Sí, totalmente. Soy del Burgo, pero vivo en Madrid.

Porque es un turismo diferente y llama mucho la atención.

-Estepona, actualmente, es el segundo puerto más importante

de toda la provincia de Málaga. ¡Buenos días! Hola.

Fíjate, nos hacen fotos, les hacemos fotos...

Ahí está la lonja,

que están los señores pescadores esperando que llegue la...

¡Buenas!

De momento, ¿no hay nada que comer o qué?

¡Pescado! ¡Pescado hay aquí! ¿Cuándo llega?

¡Pasado mañana! ¿Tan mal está la cosa?

La imagen es espectacular. Es impresionante.

-Impresionante. -El desayuno de las gaviotas.

¡Buenos días!

¿Qué tal? ¿Cómo ha ido todo? ¿Cuántas horas en la mar?

Llevamos ocho horas, más o menos.

¿Ustedes saben cuánto cobra un pescador

por una jornada como esta, de 8 o 10 horas en la mar?

¿Cuánto pueden sacar? ¿60 E?

¿60 E? Sí.

Con suerte, ¿cuánto saca un pescador después de tantas horas?

30 E. ¿30?

30-40 E. He dicho demasiado, vamos.

-¡Adiós! ¡Hasta luego! ¡Suerte!

Este es el motivo

por el que se ha subido toda esta gente al barco,

una joya del mar. Una joya.

Es nuestra ruta estrella en veranito. Esto es lo que estamos buscando.

Esto es lo que estamos buscando, los peces voladores.

Con estas alas de aquí, este animal planea sobre las olas

y cruza el Estrecho para volver al Atlántico.

Exacto.

Vamos a estar muy atentos, eso sí, porque son muy rápidos.

Aquí me he traído a un pez volador que lo pescamos el jueves pasado.

Verás... Ya lo hemos secado. Se impulsan con esto.

Digamos que esto actúa de timón, también, para desplazarse.

-He venido a Estepona expresamente para ver esto.

Y me está entrando un hambre... ¿Podría sacar una copita de vino?

-Del hambre vamos a hacer algo aquí algo...

Que esto no puede ser. Por supuesto.

Bienvenido a bordo.

¿Qué es esto que os ha traído ahora mismo?

Esto es un experimento que estamos haciendo

sobre el vino marinero.

¡Vino marinero! Sí.

Como veo, lleva ya algún tiempo en el fondo del mar, ¿no?

Sí, sí, esto lleva en mes. ¡Un mes!

¿Va a ser el vino que van a degustar los turistas?

Sí, 17 °. Una temperatura constante. Y le entra una chispa de agua salada.

Y tu barco, aquel, que hemos visto, en realidad, es una granja marina.

Sí. Aquí tenemos 25 ha de mar. Tenéis alquilado un cachito de mar.

Del Estado. ¿Y eso cuánto vale?

Unos 8000 E al mes. Al año.

Esto es una ostra, que también las estoy viendo cada vez más.

Esta es la zamburiña. Esto es lo que tú cultivas.

Sí. Granja ecológica.

Ecológica sostenible.

Nosotros lo que hacemos es convertir algas marinas

en proteína de alta calidad.

¿Así? ¿Sin limón ni nada? No, pecadito, pecadito.

¿Pecado es con limón esto? Claro.

-Plena mar, plena mar, ¿eh? Has chupado una roca, ¿no?

Ya ves. ¿A cuánto vendéis este manjar?

¿Se puede vivir de esto? Lo estoy vendiendo a 18 E el kilo.

¿Qué producción podéis llegar a tener?

Unos 100, 150 t al año.

¿Qué tal? Buenísimo. Sabe a mar, ¿eh?

Sonia, el barco chiquitito que viene por aquí, a la derecha,

¿este es el que puede haber pescado voladores?

¿Habéis hecho alguna "levantá" ya? -¡Sí!

-¿Y ni uno? -¡25!

-Mira esto. Ya lo tenemos. Ahora sí que es precioso.

Aquí está. El tesoro del Estrecho.

-Qué suave.

Les quitan las alas.

Cuando llegan a tierra, ¿ya están sin alas?

Claro. ¿Por qué?

Por ir acelerando el proceso de preparación.

¿Qué ganan los pescadores con esta ruta?

Por cada tique de nuestros clientes, de vosotros,

destinamos un porcentaje a ese barco que él sigue haciendo su faena,

pero están participando, actuando de anfitriones.

Estamos hablando de un 5 %, si quieres datos.

-¿Os gusta mi captura? (RÍEN)

-Es como aceitoso, como el pescado azul.

-¿No os recuerda como a una libélula?

-Está el moscatel que no veas, ¿eh?

-Él entiende de vinos. ¿Sí?

Un poquito. ¿Por qué?

Soy sumiller.

¿Ha probado también los cultivos del mar?

¿La zamburiña? Sí.

¿Qué le ha parecido? La zamburiña marina...

De hecho, yo, en mi restaurante, la trabajo.

Y es un producto que funciona... -Muy bien.

(Música)

Están ustedes preparando los famosos "volaores".

Sí. -Primero, se le quita la cabeza.

Ahora vamos quitando las escamas.

Luego, le quitamos lo que es toda la barriga.

Se le quita la tripa...

Y lo limpia con el cepillo. ¿Ella quién es?

Elena. Elena.

La pequeña Elena que, con el cepillo de dientes,

se encarga de quitarle todas las vísceras y la sangre.

Toda la familia implicada. Sí, aquí desde chiquititos.

Yo, cuando tenía la edad de ellos, también hacía lo mismo que hace ella.

-Pescaba mi bisabuelo, mi abuelo, mis padres...

Ahí tienes otro.

¿Cuántos de estos pasan por tus manos cada día

en temporada alta?

En temporada alta, hemos llegado hasta 1000 y 2000.

-Hasta para el extranjero. -Los manda para allá.

-Hasta para Inglaterra se han llevado.

¿Y se los llevan sequitos para comérselos allí?

Sí.

Es laborioso todo para ganarse, ¿cuánto por cada uno de ellos?

2,5 E. Tú eres de aquí de toda la vida.

Sí, de toda la vida. ¿Pero vives aquí también?

No, ahora llevo cinco años viviendo en Extremadura.

¿Por qué?

Porque me casé con uno de allí, de Extremadura,

y me fui allí a vivir. Pero no con un pescador.

No. Un profesor. ¿Un profesor?

Y te tiras los nueve meses en Extremadura y llega el verano...

Y vengo en verano y en Navidades.

¿Y vienes a trabajar? Y vengo a trabajar.

Tengo un niño con cuatro años y cada vez que nos vamos,

nos vamos los dos llorando, ¿eh? Porque él tampoco se quiere ir.

-Aquí se coge caballa también... ¡Ya verás, ya verás!

Sí.

Por favor, coged un trocito que os enseño cómo comerlo.

Lo que realmente os coméis es la "mollita" de este lado

y del otro lado.

-Está rico, sí. -¿Qué tal?

-¿Esto lo venden aquí, en el puerto? -Muy bueno.

-Vamos a empezar a salar.

¿Dónde os ponéis? Aquí mismo.

Cristóbal, preséntame. Mi mujer.

Su mujer. ¿Cuántos nietos tenéis? 11.

¡11 nietos! ¿Y qué edad tienes? Yo, 48.

-Se le echa la sal por la barriga y se pone en la cajita.

Se sala como si fuese jamón del mar. Igual.

Esto se deja unas cuatro horas. Cuatro o cinco horas.

Se pone en cajitas de estas para que escurra lo que es la sal.

Para vosotros, llega el verano y es lo contrario que todo el mundo,

es hincharse de trabajar. Pues sí. Esto hay que aprovecharlo...

minuto a minuto.

Las nuevas generaciones saben, ¿eh? Saben y bien.

Este es tu niño, el que acabamos de ver,

con un añito.

Y aquí estáis, entonces, viviendo, los 11 nietos.

Veintitantos o 30. ¿Aquí?

Aquí, aquí.

-Mira qué perolo.

Ahí es donde haces tú de comer para toda la familia.

Para toda la familia.

¿Os habéis tenido que quedar alguna vez a dormir aquí?

Yo, sí. -Pues muchas veces sí.

Porque nos han pillado, muchas veces, con mucha cantidad

y nos han dado las 2 y las 3 de la mañana

y ya no nos ha valido la pena de irnos

para volver otra vez a las 6 o las 7 de la mañana.

Es decir, antes, el "volaor" era una mina de oro.

Antes, una mina de oro.

Estoy hablando de hace unos tres años.

¿Solo tres años? Sí.

Este de aquí es el último, Cristóbal.

Cuando pasen cinco horas, los enjuagamos en agua de la mar,

no en agua dulce, ¿eh? Para que lo sepa la gente.

Si lo haces en agua dulce no salen bien.

¿Y después? A tenderlos.

Como están aquellos. Como los tiene aquel hombre de allí.

Muy buenas. Somos de "Comando actualidad".

¿Le puedo preguntar un poquito por la historia

de estos peces "volaores"?

¿Cuántas fotos le suelen hacer a su puesto?

Todos los días, un pilón.

¿Un pilón? Un pilón.

¿Cuánto tiempo se tiende, cuántas horas?

Si es poniente, puede estar cuatro o cinco días.

Ahora, si es este tiempo, echa más,

porque el levante es más húmedo y seca menos que el poniente.

Esta es la golosina de los marineros.

Esto es lo que ha comido usted desde chiquitillo.

Desde chiquitillo.

Además, esto está bueno con arroz, está bueno con fideos.

Tienes 20 maneras de hacerlo.

(Música)

Desde hace 60 años, son muchas las familias

que se ganan la vida con la venta del pez volador

aquí, en la barriada de La Atunara.

Debido a la escasez de capturas,

se ha convertido, casi, en un artículo de lujo.

(Continúa la música)

Dame dos.

-Estas son a 3,50.

Belinda, sois de los poquitos puestos

que ahora mismo están vendiendo aquí, en La Línea.

Sí, porque la verdad están saliendo muy pocos voladores.

No sé si es porque hay un tiburón que se los está comiendo

o el cambio climático que pone el agua más caliente...

Algo pasa.

-Niña, ¿a cómo tenéis los "volaores"? -A 3,50, muchacha.

Están todos iguales. Mira, toca.

Se te seca. En un día o dos.

Lo pasas por el fuego y se te pone durito.

Lo estáis vendiendo y todavía no está en su punto del todo.

Todavía no está en su punto. -Es que son los únicos que hay.

¿Se cotizan más así o no?

Hombre, cuando hay menos gente se gana algo más.

Belinda, ¿cuántos tienes aquí, en total? ¿Unos 20 o 30?

Ahí tenía 80, ahora mismo me pueden quedar unos 40 o 50.

¿En cuánto tiempo has vendido 40?

En media hora. ¡En media hora!

Tienes que ponerla a secar un poquito todavía, ¿vale?

3,50.

Gracias, hija.

Belinda, ¿y vosotros pagáis por tener un puesto aquí ambulante?

Todos los años tenemos que pagar 200 E y algo

y aparte, un seguro.

¿Sanidad os exige algunos requisitos?

La verdad es que no, porque es una tradición de muchísimos años,

antes de yo haber nacido, ya ves tú.

17 años llevo aquí con mis padres

y nunca han venido a llamarme la atención, nada más, a comprar.

¿Eso qué es, que se está quemando ahora mismo ahí?

(ININTELIGIBLE)

(Sirenas)

¿Dónde es? ¡Ahí, para allá!

-A mí no me grabes, ¿eh?

¿Qué ha pasado? ¿Pues qué ha pasado?

Un fuego que ha habido ahí. ¿Un fuego? ¿Pero de qué?

¿Qué dicen ustedes?

¿Que se están asfixiando?

Caballeros, ¿saben qué es el fuego o no?

Estamos ahí, ahí. Es ahí, le han metido fuego.

¿Qué le han metido fuego a una de las lanchas?

Sí, sí. ¿Y eso quién, pero eso intencionado?

No lo sé.

Ahí lo tienes.

Nadie nos quiere hablar de por qué hay lanchas neumáticas,

que arden al llegar a tierra, pero todos saben que este

es uno de los puntos calientes de entrada de hachís en España.

Disculpe, caballero, ¿sabe usted lo que ha pasado?

No, yo sé que venía averiada y le han metido fuego.

O sea, no lo entiendo.

Venía la lancha averiada y le han metido fuego.

Y le han metido fuego. ¿Quién?

Será para que no la cojan los guardias, ¿no?

Ahí hay un hombre que se estaba asfixiando.

Eso es mercurio, hombre. Está operado de la garganta.

No saben ustedes de quién es la goma ni nada, ¿no?

No, no. -Nada, hijo.

Así es como se tienden habitualmente,

pero lo mejor es tenderlo al fresco, ¿no?

Estos son los que estaba vendiendo Belinda ahí en la esquinita,

en vuestro puesto que tenéis familiar.

¿Os dolería que se perdiese esta tradición?

Hombre, pues claro, porque esto siempre ha existido

y debería existir.

Esta es una de las míticas imágenes del barrio La Atunara, en La Línea.

Anda, claro. Y más largos.

Vivís a 500 m de la playa o incluso menos.

A nada, un minuto. A un minuto.

Y un día como hoy...

Perdona, ¿a cuánto vendes los "volaores"?

-A 2,50, caballero. ¡Hasta luego!

Bueno, la gente se para con el coche,

que es lo que he visto en todo momento,

"los volaores", "los volaores".

Sí, esto es, vamos, como si fuera jamón de pata negra.

(Música)

El barrio de La Atunara, que es un laberinto,

desemboca en las playas de Levante.

Estas son arenas que no son aptas para todos los públicos.

Aquí hay que convivir contra viento y marea.

(Sigue la música)

Hay que armar la trinchera para venir a la playa aquí.

La trinchera. Esto es para reservar viento.

Y ahora te sientas ahí y no te da el viento.

Vamos, una maravilla.

El equipo tiene unos cuantos veranos ya, ¿no?

No hay, "pisha", no hay para comprar otro.

-No hay, no hay.

Y por supuesto, nada de toalla, aquí dos sillitas de caballero.

¿No? Dos tronos.

Vacaciones baratas. Esto sale...

La merienda la traéis. Hombre, claro.

Tu mujer, ¿no?

Esa señora de la bolsa de ahí, y de las gafitas, esa es tu señora.

Sí, sí. ¿A cuánto vivís de la playa?

A...Ahora mismo, tengo la casa... Pues habrá 100 m.

Este es vuestro patio, este es el patio de tu casa.

El patio de mi casa.

¿Sois de La Línea o venís de fuera? Yo soy de fuera.

Tú eres de fuera. Tú, de La Línea. Y tú eres también de La Línea.

¿Y tú vienes de? Inglaterra.

Inglaterra. ¿Su padre de donde era? De Inglaterra.

¿Y su madre? De aquí, de La Línea.

¿De aquí de La Línea?

O sea, que mantiene usted las dos raíces.

Sí. ¿Y este señor que la acompaña?

Mi marido. ¡Ah! Su marido.

El jefe. El jefe.

¿Y la relación que tenéis es?

Mi tía. -Mi sobrina.

Yo vengo todos los años. Todos los años.

Todos los años. ¿Al jefe también le gusta?

Al jefe también le gusta.

Aquí tenéis que montar las sombrillas con contrapeso.

Sí.

Ahí tenéis, una bolsa. Unos manguitos, unos manguitos, sí.

Esto es para los vecinos, para la gente de aquí de La Línea,

que la conoce, pero...

-Aquí casi todo el mundo se conoce.

-Y que sepa manejarla. Con el viento.

-Ahora, por ejemplo, el levante es fuerte

y muchas veces que se forma la bola. Y un turista, alguien que no sepa

lo que es, se baña y se lo lleva para dentro.

Si el fuerte viento del estrecho se encarga, por un lado,

de vaciar las playas, no es menos cierto que también

llena los bares.

Fíjate como está.

¡Buenas!

(Murmullo)

¡Muy buenas, don Manuel! ¿Qué hay, hombre?

Encantado de conocerte. ¿Esto qué es?

Este es el restaurante más grande que hay en España.

(RÍE) ¡Que hay en España! Porque usted lo dirige ¿no?

¿Por qué me tengo que creer yo eso, Manuel?

No tienes más remedio que creértelo,

porque aquí lo estás viendo todo lo que hay.

Aquí han venido a comer los de la Comunidad Europea,

ministros del gobierno, abogados del gobierno

todos los comisarios de La Línea y Algeciras,

Mira.

Calamares frescos de potera.

El plato estrella del restaurante de la gallineta.

Míralo, sácalo.

Esta la ponemos tanto frita a rodajas, como abiertas las palmas.

En la zona del norte de España lo llaman cabracho.

-Quiero que sepáis solo una cosa,

que los de mi despacho de abogados que está en Málaga

venimos una vez a la semana desde Málaga a aquí, a comer aquí.

-Además se lleva raciones de pescado de cualquier tipo.

-Eso es cierto, eso es cierto.

Esto en Málaga lo multiplicas por 10...

-Un kilo de pescado, un kilo de gallintea, de lubina, de pargo,

te cuesta en cualquier sitio 60 E. Aquí te cobran 30.

-De pescado tienen gallo, tienen calamares,

tienen rape, gambas rebozadas, gambas a la plancha, almejas...

¿De dónde son, de dónde son ustedes? Alemania.

¡Alemania! ¿Y qué hacen aquí en La Línea?

Yo estoy veraneando en Tarifa desde hace 14 años.

¿Qué es lo que más os gusta del pescado español?

Yo, los calamares.

¿Es barato o es caro comer, para los alemanes,

aquí en La Línea, en esta zona? No como antes, pero está bien.

¿A qué se han dedicado, por último, qué se han dedicado ustedes

en Alemania toda la vida?

Yo era la primera azafata de vuelo de Iberia hace años.

¿Y al final se han quedado aquí?

En el invierno, en Madrid y en el verano, en Tarifa.

Y a La Línea, claro.

¿Qué está usted enseñando aquí?

Bueno, esto es un pescadito típico de aquí, de la zona.

Es el pargo, que se le llama.

Y lo quiere la señora abierto a las palmas para los niños.

Primero, mira usted el género antes de consumirlo.

Claro. -Si le gusta o no le gusta.

Manuel, estamos aquí, esta es vuestra cocina.

¡Muy buenas a todos!

Este calamar es para la plancha.

Negocio de 32 años, ¿cómo arranca todo esto?

¿Tú tenías dinero para montar esto? No, hombre, me tocó la lotería.

Me tocó 40 millones por un sitio y por otro me tocó 13.

¿Dos veces te tocó la lotería? Dos veces, dos veces.

Un hombre con suerte, ¿eh? Hay que estar cerquita de él.

¡Chiquillas, venid para acá! -Mi madre.

-¡Venid para acá, coño!

La mayor de cinco hermanos, después vas tú.

Por allí... Yo soy la cuarta.

La cuarta.

Mis hijos, "na" más que conocen el trabajo de su padre.

Hay quien lleva 32 años aquí asegurados ya.

32 años sin conocer el paro. Sin conocer el paro.

Pues mira, tiene mérito aquí en La Línea, no es por nada, ¿eh?

¿Esto qué es? Una lubina a la espalda.

Es una lubina para la espalda.

¿Te gusta esto después de 32 años?

Hombre, me gusta, porque si yo, la edad que tengo, 78 años,

con 78 años, si lo dejo... Estás tú fuerte, ¿eh?

Si lo dejo, me voy a sentar en la mesa y me voy a quedar muerto.

¿Esa señal que haces tú con el dedo, qué es lo que significa, Manuel?

Así, mira.

¡Número 1!

(Música)

No hace falta ir a la Provenza francesa para ver este mar violeta.

En plena Alcarria se encuentran los mayores campos de lavanda

de toda España. Se han convertido en todo un reclamo turístico

y en uno de los principales motores económicos de la zona.

Por algo lo llaman el "oro malva".

Juan Carlos, buenos días. Buenos días.

Veo que vosotros no os podéis resistir tampoco a los encantos

y a la fotogenia de la lavanda, ¿no? Hombre, yo creo que el color,

el color que tiene, yo creo que ya llama la atención para las fotos.

Estos campos ahora mismo, seguramente sean los más fotografiados de España.

Aquí ahora mismo en Brihuega, igual entre el 10 y el 15%

de toda la producción de lavanda está aquí, en Brihuega.

Producción mundial. Sí.

¿Qué estáis haciendo aquí? Hoy estamos de rally fotográfico.

El típico concurso de fotos, pero como en todos los rallyes,

siempre hay un tiempo.

Tenemos cinco horas para hacer un tema.

Y el tema está muy claro: el tema es la lavanda.

En estos pueblos tan pequeñitos uno de los motores principales

es el turismo. Estamos, pues no sé si triplicando,

la afluencia de turistas por la lavanda.

¿Ha hecho muchas fotos usted o no? Eh... Una buena.

Una buena. Una que me guste.

¿Qué tiene esto?

Tiene color único, único. Y olor.

(Música)

Marián, chócala ahí. ¿Qué tal ha ido este vuelo?

-Perfecto, maravilloso.

-Espero que lo hayas disfrutado y nos vemos aquí cuando quieras.

Sobrevolar los campos de lavanda de Brihuega, ¿no?

Efectivamente. ¿Cómo ha ido la aventura?

Bien, bien, de maravilla.

Lo que he dicho, que desde arriba... Sí.

Pues se ve todo de otra forma.

Sergio, tú eres el responsable

de la empresa que se encarga de hacer vuelos,

de sobrevolar los campos de lavanda de Brihuega, ¿no?

¿Cuántos años llevas o lleváis haciendo esto?

Yo, volando llevo unos 15 o 16 años

y con la empresa pues creo que va a hacer 9.

¿Y sobrevolando los campos? Los campos es la primera vez.

Bueno, Ricard, ¿preparado para volar?

Totalmente, preparadísimo. Ha llegado tu momento.

Tengo ganas de ver los campos de lavanda desde arriba.

Estupendo, pues los vas a ver enteritos.

Mira, nos vamos a poner el casco. Sí.

Pasamos los brazos por aquí detrás.

(Música)

Fíjate la dimensión que tienen.

Ahora tenemos aproximadamente 100, 150 metros de altura.

La verdad es que las vistas son espectaculares.

Fíjate en los cambios de color. Vale la pena.

Hay zonas que tienen un color más intenso, otras que menos.

Hacen dibujos desde el aire que son muy bonitos.

Veo que tiene una parte amurallada, Brihuega.

Tiene una parte amurallada y una parte, además, bastante grande

y bastante bien conservada.

Podemos ver el lado derecho del pueblo,

como se mantienen cientos de..., o bastantes metros de muralla,

completamente formada, y por el otro lado,

también las propias casas vemos que hacen la muralla,

junto con la plaza de toros, la iglesia...

Ángel, tú eres uno de los mayores productores de lavanda de España.

Sí, hoy por hoy es así.

¿Cuántas hectáreas de lavanda produces tú?

Aquí tenemos en Brihuega, en la Alcarria,

aproximadamente 500 ha de producción.

En plena Alcarria habrá del orden de 1000 ha.

Esta parcela en la que estamos, en concreto, es,

me atrevo a decir y es cierto, la más grande que hay en España.

Empezamos como un cultivo alternativo al cereal,

porque la Alcarria solamente se adapta a cultivos de secano.

Nosotros cultivamos distintas variedades de plantas aromáticas.

Hay distintas variedades de lavanda.

Sí, sí, correcto.

La lavanda fina es para alta perfumería.

Cinco jotas, para que te sitúes.

Esta, su destino es más bien a perfumería de segundo lugar,

jabonería, y productos un poco más industriales.

Dentro de las capsulitas estas está la esencia.

¿Cuánto cuesta un kilo de esto? El mercado tiene sus altibajos,

pero del orden de 25 a 28 E/kilo.

No está mal.

¿Eso explica que se esté sustituyendo al cereal por esto?

Se están reconvirtiendo los campos, se están transformando en lavanda

porque es bastante más productivo que el cereal.

Señores, ¿han hecho muchas fotos o no?

Muchas, muchas. Yo, conmigo, es siempre muchas.

Además, es que esto es una maravilla. Esto es espectacular, ¿no?

Esto un espectáculo. -Sí.

¿Lo habían visto alguna vez ya o no?

No, pero por Instagram y Facebook muchas.

Es que ahora yo creo que es la moda. Que te diga mi marido

lo que le he dicho. ¿Qué le ha dicho?

Le digo: "Estos tienen que ser los campos que veo en Facebook,

que son inmensos, que son los más grandes.

-Pero somos de La Rioja y allí también tela marinera.

-Somos de La Rioja y las viñas... Allí tienen unas viñas...

En otoño son una maravilla.

Ángel, ¿esto qué es?

Esto es lavanda fina, que segamos antes de ayer.

Y la lavanda fina lleva otro proceso distinto

a las distintas lavandas.

Hay que segarla un poquito verde, hay que traerla al almacén

y que se quede aquí durante tres o cuatro días secándose.

Y este tema de que se seque es para sacar una esencia exquisita.

Emilio, tú eres el químico de la empresa, de la destilería

Yo soy el "mindingui" de aquí. (RÍEN)

Tengo una nariz un poco más privilegiada que otros.

¿Y esta es la primera esencia de lavanda de la temporada?

Sí, esa es la primera esencia. De 2017.

Exacto, exacto. El primer contenido de esta mañana.

Y como ves tiene un color muy bonito,

es un amarillo pajizo, típico de la lavanda fina.

Y realmente, el olor, lo estaba comprobando, y bien.

En el mundo hay más de 4000 olores diferentes.

Aquí estamos viendo uno.

¿Eres capaz de detectar los 4000 olores tú?

No. (RÍE)

No, pero mira, es imposible.

Pero yo te diría que tú no eres capaz de identificar más de 10.

Está de moda ahora, porque en la perfumería hay modas.

Cambia, como en todo. Sí, como en la ropa, como en vestir,

como en todo.

Pues ahora se está llevando un poco los productos mediterráneos

y, entonces, ahora la lavanda es un componente, que,

dentro de esas composiciones, encaja muy bien.

En España llevamos con esto ya más de 50 años,

esto no es nuevo en España.

Pero ahora parece que lo hayamos descubierto hace dos días.

No, no, no. Esto se lleva cultivando en Brihuega desde hace 50 años.

¿Y por qué ahora hay este boom de lavanda?

Por una cosa muy sencilla: primero, porque antes

eran pequeños agricultores y muy repartidos por la Alcarria.

Se empezó un poco a centralizar en Brihuega

y, actualmente, la zona de Brihuega,

digamos que es la que mayor producción tiene.

¿Quién es vuestro principal cliente, digamos?

¿Dónde se destina esto? Se vende a España, al extranjero...

Nosotros estamos exportando,

prácticamente, el 80% de la producción.

Brihuega se encuentra en el corazón de la Alcarria Alta.

Se le llama "Jardín de la Alcarria" debido a su verdor.

Este arco, como ven, está abierto

en un Torreón de la muralla que protegía el castillo.

¿Qué tiene este pueblo de poco más de 2000 habitantes

para que capte la atención a tantos turistas como tenéis hoy?

Bueno, pues ahora mismo, es la lavanda.

Se ha ido publicitando y el año pasado ya hubo bastante gente,

pero este año ya ha sido... por demás.

Este Castillo de la Piedra Bermeja es una antigua alcazaba árabe,

situada sobre una roca, que dominaba el Valle del Tajuña.

Esta es una plaza muy peculiar, ¿no?

Sí, bueno, un tanto especial, es una plaza con muchísimas localidades.

Una plaza inaugurada en 1965, construida en 200 días,

con mano de obra de los brihuegos.

(Música)

José Antonio. ¿Qué pasa?

Tú eres el dueño... Uno de los dueños.

Uno de los dueños de uno de los restaurantes más conocidos

de Brihuega, ¿no? Parece que sí.

¿Cuántos años al pie del cañón? 25 llevamos ya aquí.

25 años. 25 añitos.

Oye, ¿podemos pasar a ver la cocina? Pasad para dentro, ¿vale?

Pasad por aquí.

José Antonio, estáis en pleno apogeo ahora.

En pleno apogeo de todos los campos de lavanda,

de los guías estos que hay ahora mismo.

Tenemos mucho trabajo. Demasiado. Mucho turismo, ¿no?

¿Demasiado? ¿Tú crees? Demasiado porque...

Si te oyen algunos...

Sí, porque a veces no podemos atender a la gente como queremos.

Llevamos para dar de comer a la gente desde el lunes...

Para hoy no había comida. Y mañana esta lleno también ya.

Está todo reservado. Todo reservado.

¿Cuántos menús o cuántos platos podéis servir en un día como hoy,

en fin de semana? Hoy servimos 160 comidas.

160 comidas. 160 comidas entre menú y carta.

Lo de la barra es mortal.

¿Cuántos años lleva con este boom del turismo?

Este boom, yo creo que dos años ya.

Solo dos años. Dos años o tres.

¿Y hay alguna explicación de por qué de repente, de la noche a la mañana,

se pasa casi de la nada al todo? Pues son modas.

Las modas que hay en el país.

¿Brihuega está preparada para tanto turismo?

¿Para esta avalancha de turismo que tenéis ahora?

Estamos medio preparados.

Falta. Falta.

¿Qué se come en Brihuega, además de lo que hemos visto?

Muchos tolmitos. ¿Tolmitos?

Muchos, tolmitos de bacalao. ¿Qué es esto?

Es bacalao frito crujiente. ¡Ah!

Es un bacalao que hacemos desalado y luego lo freímos con una masa,

que se queda crujiente.

Unos trigueros sugerencia y una lubina Orio.

¿Y tú eres de aquí de Brihuega o no? Yo soy adoptado de Brihuega.

Yo llegue aquí porque en el año 90 me vine a vivir aquí con mi hermana.

Y me quede aquí, empezamos a montar un restaurante

y desde entonces llevamos aquí 25 años.

Y en estos 25 años, ¿la evolución de lo que es el turismo del pueblo?

Ha cambiado... Esto es como de la noche al día.

Nosotros, ahora mismo, estamos trabajando

a un 150% más que hace 25 años.

Ese es otro de los platos típicos de la zona.

Que tiene miel. ¿Qué es bacalao?

Bacalao alcarreño. Alcarreño.

Está guisado con sofrito y lleva miel.

¿Y el sofrito que lleva, tomate... ?

Tomate, verduras, especias y miel.

¿Y la gente de media cuánto se suele gastar aquí?

De lunes a viernes comer vale 10 E. Un primero, un segundo y un postre.

Esto es helado de lavanda.

Esto es helado de lavanda, lo tenemos en carta todo el año.

Lo que pasa que ahora tiene esto un boom

que todo el mundo lo quiere probar.

Es un helado que se hace con colorante,

porque ese color no lo da la lavanda. Claro.

Helado de lavanda, qué raro. Sabe igual que huele la lavanda.

¿Sí? Igual, exactamente igual.

(Música créditos)

  • Alargando el veraneo

Comando al Sol - Alargando el veraneo

06 sep 2017

El pez volador atraviesa El Estrecho de Gibraltar y las cámaras de Comando al sol se embarcan en busca de una de las imágenes más buscadas del verano. Descubrimos, en aguas asturianas, una de las fiestas más escurridizas de la temporada y buceamos en el mar de lavanda que tiñe de violeta La Alcarria.

ver más sobre "Comando al Sol - Alargando el veraneo" ver menos sobre "Comando al Sol - Alargando el veraneo"
Programas completos (418)
Clips

Los últimos 2.488 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios