www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5064678
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - El último deseo - ver ahora
Transcripción completa

"De Maribel a los cuatro".

"Si lo que me queda de vida

va a dificultar la vuestra, no deseo seguir viviendo".

Este es un programa que nadie querría ver.

Pero habla de algo a lo que todos nos vamos a enfrentar.

Yo quiero que mi hija en este momento no lo pase mal.

Y comprenda que es el ciclo de la vida.

Es difícil, ¿no? Es difícil.

Estáis despidiendo casi a los dos a la par.

Sí. Madre y padre.

Y padre.

Para vosotros, ¿cuál es vuestro mejor deseo

para poder sobrellevar esto?

Estar toda la familia junta.

Nos juntamos y empezamos con esta solicitud,

sobre todo, solo y exclusivamente,

para conseguir que se cumplan las voluntades de mi ama.

La eutanasia es un derecho que tenemos cada uno

a elegir libremente cómo queremos terminar nuestros días.

¿Cuántas firmas traéis? Pues más de 185.000.

La eutanasia es el mejor negocio para el Estado.

Por una inyección que puede costar 10 euros,

acabamos con la prestación de una pensión del propio paciente,

con los ingresos repetidos en urgencias

y el gasto sanitario que conlleva todo esto.

¿Estaría usted dispuesto a ayudar a morir a su madre?

¿Cómo se supera la muerte de un bebé?

Nuestro bebé, Mateo, nació fallecido.

Y bueno, es muy duro.

Esto que tienes aquí

es la "a" de Andrea, ¿no? Es un tatuaje de Andrea.

La tuve en brazos, le di un beso,

le dije: "Papá y mamá te quieren mucho".

Y fue un momento mágico y precioso de mi vida.

¿Todavía guardas la ropa de Andrea,

ese bebé que murió? Guardo algunas cosas de recuerdo;

un pelele que le compré que nunca llegó a estrenar.

¿Qué serías capaz de hacer para recordar a un ser querido?

Has querido tener la voz de tu madre muy cerca de ti.

Porque me he hecho un tatuaje sonoro.

"¡Madre, lo que te quiero!".

Y aquí la tengo para que me siga acompañando

como hace siempre.

"El último deseo". Hoy en "Comando actualidad".

Donde le gustaba estar a ella, entre rosales.

Entre flores.

El marido de Maribel, sus hijos, sus sobrinos,

sus nietos, todos,

han pasado de ser una familia anónima,

a protagonizar portadas y telediarios.

Ha llevado al Congreso su último deseo,

que se despenalice la eutanasia.

-180.400 vamos. -Muy bien.

La gráfica, que era increíble comparado con el resto.

Y lo más emocionante son casi los mensajes

de la gente; tanto por Twitter como por el blog.

Familia, ¿cómo van las gestiones?

¿En qué punto estáis de la campaña? Contadme.

Bueno, pues ahora estamos preparando

sobre todo lo del lunes, que vamos al Congreso

a entregar las firmas.

O sea, dentro de nada.

Mi "aita" lleva controladas, ¿cuántas llevamos ya?

180.400.

Y esperáis ir subiendo hasta el momento de la entrega.

-Sí. -Por supuesto.

Chema, el "aita", marido de Maribel.

Por aquí tenemos... Yo soy Agus, amigo de la familia.

¿Y por aquí? Ainara, prima y sobrina.

Itsaso, también sobrina y prima.

Y yo soy el hijo pequeño de Maribel.

Habéis pasado de ser una familia anónima

de aquí, de Portugalete,

a saltar a las portadas de los medios de comunicación.

Estáis en las televisiones, estáis en prensa.

Realmente no hubo ninguna intención de inicial una campaña.

Fue a raíz de venir a cuidar un fin de semana a ama,

mis hermanos y yo nos turnamos con aita.

para echarle un capote,

y fue tan terrible lo que pasamos aquel fin de semana,

de mi ama, de dolores continuos,

y le estuvieron dando microinfartos continuamente,

no la podíamos mover de la cama, casi no la podíamos duchar.

Y yo llegué a Barcelona muy dolido y muy impotente.

Escribí una carta, la compartí con mis hermanos y con mi aita,

me dijeron si la podían compartir, y de repente,

empezaron a llamarnos medios de comunicación.

Nos juntamos y empezamos con esta solicitud,

sobre todo, solo y exclusivamente,

para conseguir que se cumplan las voluntades de mi ama,

que es morir con dignidad.

Si la ausencia ya la estamos viviendo,

¿por qué también tenemos que vivir su dolor?

¿No es suficiente

el estado en el que está

como para que la dejen marchar en paz y descansar en paz?

¿Cómo puede ser posible que por ley

en este país la gente tenga que sufrir? Por ley.

Además, que es que nadie está libre

de que le pueda ocurrir un caso como el nuestro.

Nosotros, por el imperativo de cumplir

la voluntad de Maribel,

pues nos hemos embarcado en esta aventura.

Nos hemos desnudado ante la sociedad.

Pensábamos que había que hacerlo, porque a la gente

le da como miedo hablar de estas cosas en la calle.

La cantidad de testimonios agradeciéndonos

-haberlo hecho de esta manera. -De hacerlo público.

Es inmenso.

Te paran por la calle y te dicen:

"Ahora yo protesto en la peluquería, en la carnicería".

Es una pasada.

Habéis abierto un blog.

(AMBOS) Sí. ¿Quién lleva el blog?

Por aquí, vamos a ver.

Mi tío Chema lleva años,

desde que empezó la enfermedad de mi tía,

escribiendo relatos y poemas preciosos

sobre la evolución de la enfermedad.

Y eso nos lo mandaba por WhatsApp.

Yo sabía que ahí teníamos contenido.

Teníamos canciones, teníamos para darle más cuerpo

a la petición de ayuda de Dani.

Mira, ayer tuvimos

casi 2.300 visitas. Visitas en un día.

En un día. En un día 2.000 personas.

El máximo.

Si esta ley se despenaliza y podéis aplicar la eutanasia,

la situación con la que os vais a encontrar tampoco es fácil.

-Facilísimo. -Sí.

-Facilísimo. -Yo diría que es dura.

Pero fácil a la vez.

Más que por fácil, porque todavía es más difícil

el no respetar su voluntad

y el permitir que siga sufriendo contra su voluntad.

Ella ahora mismo no sé en qué estado está.

No sé si habla, si os conoce,

si no. Pues mira,

oye todo, pero no entiende nada.

Quiere abrazar y los brazos no le responden.

Cuando quiere hablar, como ha perdido todas las palabras,

pues no puede expresar lo que pueda pasar por su mente.

Y a mí, en su día, lo único que me dijo fue:

"No esperes a que os confunda.

No esperes en que en algún momento no os reconozca".

¿Qué pasa si el médico o los médicos os proponen:

"Os ofrecemos unos buenos cuidados paliativos

hasta el final y retiramos la petición de eutanasia".

Son dos cosas diferentes.

Evidentemente, el 100 % de la ciudadanía

debería tener acceso a los cuidados paliativos.

Mi ama tiene muchos dolores físicos.

Y los cuidados paliativos le están ayudando

a tener menos dolor físico.

¿Pero qué estamos manteniendo?

¿Un cuerpo? ¿Que una persona sobreviva eternamente

sin ninguna integridad física ni mental

por el hecho de que hay que aferrarse a la vida

como clavo ardiendo?

No, que se agarre quien quiera, y quien no, que se vaya tranquilo.

Es lo único que pedimos, no pedimos nada más.

La eutanasia es un derecho que tenemos cada uno

a elegir libremente cómo queremos terminar nuestros días.

Y en el caso concreto de Maribel, hay una cosa que es curiosísima,

porque ella cuando firmó su documenta vital,

no lo firmó cuando no tenía la cabeza bien,

lo firmó cuando tenía la cabeza muy bien puesta

y sabiendo muy bien lo que hacía.

Con la contrapartida

de que ella había vivido con anterioridad esa experiencia.

Porque tú, a su madre, durante ocho años, como un vegetal,

porque eso yo lo he vivido y lo he visto,

y el ver a una persona que está en una cama,

que no mueve nada, que no puede decirte nada,

que no sabes si está aquí o está allá

porque es un vegetal auténtico, eso es muy doloroso.

Maribel tenía eso muy interiorizado en ella

y decía que nunca quisiera terminar como su madre.

"Si en se momento la legislación ya hubiera regulado el derecho

a una muerte digna mediante la eutanasia,

deseo morir de forma rápida e indolora por este procedimiento".

Así es.

Aquí es donde lo pide de manera legal.

Y esto está registrado en el registro civil.

En el Gobierno vasco, hace 12 años.

Hace 12 años.

"De Maribel a los cuatro".

"Si lo que me queda de vida va a dificultar la vuestra,

no deseo seguir viviendo.

Sí, me olvido de todo, de amaros no me olvidaré nunca.

Lo juro.

Aunque no me entere, no sienta, no vea.

Sois lo mejor de mi vida".

¿Cómo estás llevando esto, Chema? Tú eres su marido.

Bueno, es durísimo.

Pero lo estoy llevando bien.

Ella ha sido una mujer siempre tan fuerte.

Me ha dado tanta fuerza a lo largo de los 62 años que llevamos juntos,

que lo estoy llevando con entereza

y a ella, no trasmitirle nunca mi dolor.

¿Tú a qué te dedicas?

Yo trabajo en una escuela de cine en Barcelona.

Te voy a enseñar que decidimos rodar un documental.

¿Sobre el tema? Sí, era por trabajar un poco más

en lo que es la difusión.

Y al final, una imagen vale más que mil palabras.

*

Ay, qué guapa estás, dame un besito.

Qué guapa has venido.

-¿Quién es esa? -¡Anda, quién ha venido!

De paseo.

¿De paseo? ¿Sí?

-¿Sí? -Sí.

¿Está bien? ¿Sí?

Pase.

Ay.

¿Vas con ella a dar un paseo?

Aquí, aquí.

No, para acá, por favor.

¿Cómo estáis? Bueno, nervioso.

Sí. ¿Te esperabas tanta expectación?

Sí, porque ya sabíamos lo que se venía.

¿Cuántas firmas traéis?

Pues más de 185.000.

Pues más de 185.000. Sí.

Os habéis juntado con otra campaña.

Sí, la viuda de Luis de Marcos.

De Luis de Marcos, que también trae casi 100.000 firmas.

Sí, creo que casi 100.000.

Chema, "aupa". Sí.

¿Cómo está un día como hoy? ¿Un día tan importante?

-Pues con una ilusión enorme. -"Aita".

Por encima del nerviosismo y del miedo

y del no saber qué decir, la ilusión.

Mi madre tiene alzhéimer desde hace 12 años.

Y esto es una cuestión no política, sino humana.

No tiene nada que ver con que seamos de derechas, de izquierdas,

republicanos, monárquicos, morados, naranjas, rojos o azules.

Es una cuestión humana.

Y en estos momentos estamos ante una ley

que es un atentado a los derechos humanos.

Rápida, Dolores.

David, ¿tú cuántos años tienes? 48.

¿A qué te dedicas? ¿En qué trabajas?

Trabajo en amarradores del Puerto de Bilbao.

Puerto de Bilbao.

¿Cómo estás llevando

este protagonismo que habéis cogido en la familia?

Porque tú, claro, no te habías visto en otra,

de tener que venir a Madrid a reunirte con unos y con otros.

Es agotador, por una parte.

Por la otra estamos con muchas fuerzas

porque no recibimos más que ayudas de apoyos.

Sí. Entonces eso te da mucha fuerza

para seguir adelante.

-David. -¿Qué hay?

¿Qué pasa, hombre? ¿Cómo estamos?

Bien, agotado pero con fuerzas.

-¿Cansado? -Sí, muy cansado.

Allí al fondo.

-¿Aquí? -Sí.

Eres Fernando Marín, médico, ¿verdad?

Sí, presidente de la Asociación Derecho

a Morir Dignamente.

Vosotros sois una asociación privada

que se mantiene a través de cuotas de los socios.

Eso es. ¿Qué hace esta asociación?

Nosotros lo que hacemos es defender los derechos

de las personas al final de su vida.

¿Qué tanto por ciento de la población

es el que pide la eutanasia?

La experiencia internacional es que aproximadamente el 1 %

en el estado español mueren unas 420.000 personas al año.

Unas 4.200 personas cada año, como mínimo,

morirían de forma voluntaria

por una eutanasia o un suicidio asistido.

Y ahí la horquilla se mueve desde el 2 % de Bélgica

al 4 % de Holanda.

Porque en estos países, en Bélgica, en Holanda.

(AMBOS) En Luxemburgo.

Está aprobada esta ley.

Sí, desde 2002.

Entre Holanda y Bélgica más de 70.000 personas

se han muerto de forma voluntaria

y no ha habido ni un solo caso de homicidio.

Yo no sé qué se puede hacer en un caso como el de David,

que viene a representar a la familia.

Os encontráis con el escollo de la ley.

¿Qué podéis hacer? Explicarles cuáles son

los límites de la legalidad.

En el caso de una persona con demencia,

las posibilidades son muy pocas.

Lo único que se puede hacer es esperar

a que Maribel tenga una enfermedad aguda,

como podría ser neumonía.

Y en ese caso, no tratarla esperando

que eso provoque su muerte, sea la causa de su muerte.

Rechazar un tratamiento es legal.

Es legal rechazar el tratamiento. El problema es

que en España la muerte voluntaria

es una opción si tu vida depende de un tratamiento.

Por ejemplo, en el caso de Ramón Sampedro,

tu vida no depende de ningún tratamiento,

pues no puedes morir.

¿Qué pensáis cuando escucháis que con buenos cuidados paliativos

no tanta gente pediría la eutanasia?

Afirmar que con paliativos no habría demanda de eutanasia, es falso.

Bélgica y Holanda son el segundo y el tercer país

en cuidados paliativos de Europa, después de Gran Bretaña.

Muy por delante de España, y tienen una ley.

Maribel Tellaetxe, enferma de alzhéimer,

el caso que estamos siguiendo, dejó firmado este documento.

Dejó por escrito sus voluntades anticipadas.

Este documento lo puede firmar cualquier persona

que esté consciente para expresar sus últimos deseos.

Pero ¿dónde se consigue este documento?

¿Qué hace falta para rellenarlo y hasta qué punto es legal?

*

De manera que vemos casos en los que no solamente el duelo

es por la pérdida de un ser querido, sino por los conflictos

que se han generado en el entorno de la familia.

¿Qué interés tienen dos médicos como ustedes

en explicarle a la gente

este documento de voluntades anticipadas?

Nace desde la realidad de estar trabajando

en 35 años en cuidados paliativos y en duelo.

Yo estos días estoy hablando con varios médicos,

me dicen que por su juramento hipocrático

están muchos de ellos en contra de la eutanasia

porque este juramento les hace salvar al paciente hasta el final.

Yo entiendo que nuestro juramento debe ser

que las personas sufran lo menos posible.

Primero fueron los cuidados paliativos

Para que se introdujeran

los cuidados paliativos hubo ríos de sangre

entre unos médicos, otros y tal.

Luego la sedación paliativa, que si era, que si no era.

Y ahora el tema eutanasia.

Nosotros lo vivimos como instrumentos terapéuticos

que tenemos para trabajar con las personas.

Una personas necesitarán, todas,

la mayoría, al final de la vida, cuidados paliativos.

La mayoría, algunas personas hay que sedarlas

porque no se controlan los síntomas que tienen.

Y otras personas, si están pidiendo la muerte,

están pidiendo la muerte.

¿Qué implantación tiene este documento en España?

Porque tengo entendido que en otros países

esto está mucho más implantado

y lo conoce muchísima más gente que aquí.

En España hay seis documentos de voluntad anticipada

por cada mil personas.

Las cifras oscilan entre 0,8, que tiene Ceuta y Melilla,

y 11,5 que tiene Navarra, que es quien más tiene documentos.

Comparados con otros países, por ejemplo Alemania,

Inglaterra, Países Bajos, está entre el 8 y el 10 %.

Y en Estados Unidos un 35 %.

Pero parece que tiene que ver mucho con sistemas sanitarios privados,

que una persona tiene hecho el documento de voluntad anticipada,

le sale más barato.

Es un documento gratuito. Gratuito totalmente.

¿Dónde tendríamos que pedirlo? Para la gente que nos está viendo.

¿Dónde se puede pedir? Bueno.

El tema de autonomías,

cada autonomía tiene organizado esto de diferente manera.

Normalmente, las tres vías son a través de notario,

a través del representante de registro,

funcionario de registro de voluntad anticipada.

Nosotros estamos tratando,

el sistema este que estamos organizando de grupos,

estamos tratando plantearlo en centros de salud.

Si la eutanasia se legaliza, podemos elegir que nos la apliquen,

podemos elegir si queremos que nos incineren,

si queremos donar órganos,

si queremos recibir asistencia religiosa o no.

Los que venís a informaros es

porque tenéis claras una serie de cosas.

Sí, además yo creo que es muy importante,

cuando llega el final,

yo que también he tenido una experiencia cercana,

la muerte de mi marido repentina, y claro, en realidad decidí yo

qué hacer, y bueno,

no es un momento en el que estás para decidir, ni mucho menos,

porque estás en un bloqueo importante.

Y bueno, yo creo que dejándole a mis hijas, no solo un regalo,

para mí es muestra de amor.

Es decir, bueno, yo os lo dejo todo escrito

todo dicho. Todo por escrito.

No vais a tener ningún problema

yo sé lo que quiero y así quiero que sea.

Si Iñaki lo hubiera dejado hecho, hubiera sido más fácil.

A veces tienes dudas: "¿He hecho lo correcto?

¿Era lo que él quería?"

Yo he querido venir porque me quedé muy impactada

con un amiga, como yo, de ELA.

Ah, sí, bueno. Bueno, aquello fue

tan sufrimiento que no podía expresar,

que no podía decir. Claro.

A partir de aquí, siempre he pensado

tener un venenito por si pasa, antes de que llegue la hora tomarlo.

Porque no quiero por nada del mundo

sufrir lo que aquella pobre mujer sufrió.

María, tú coordinas,

¿cuántas unidades de cuidados paliativos en Madrid?

Cuatro.

¿Cuánto tiempo lleva esta unidad creada?

Esta Unidad de Cuidados Paliativos de Fundación Jiménez Díaz.

Pues la unidad se creó a finales de 2012.

Los cuidados paliativos tratan de abordar los problemas

que conlleva una enfermedad en situación muy avanzada.

Tenemos psicólogos, trabajador social, enfermería.

En el fondo se trata de aliviar, no de curar, sino de aliviar,

de dar calidad de vida al tiempo que le quede a esos pacientes.

En España hay 50, 60.000 pacientes

que necesitarían cuidados paliativos y no llega.

La sanidad pública no tiene estos recursos.

O sea, que se muere muy mal todavía en España.

Depende dónde nazcas, depende dónde vivas,

puedes morir mejor o peor en España.

La organización médica colegial dice que en España ahora mismo hay

más de 60.000 pacientes

que mueren con un sufrimiento que se puede evitar.

Correcto. Porque las autoridades no creen

en los cuidados paliativos.

La medicina curativa es más brillante, es más de resultados.

Y se vende mejor un consejero de Sanidad o un ministro,

les gusta mucho hacerse una foto delante de un robot

de estos da Vinci quirúrgico,

delante de un equipito con un maletín.

Una enfermera, un psicólogo y un médico, eso no vende.

Vosotros que habéis formado un equipo multidisciplinar

con trabajadores sociales, médicos, psicólogos.

Y enfermeras, por favor. Y enfermeras.

Para acompañar a la gente al final de la vida,

para paliar sus dolores, para cuidarles,

¿cómo veis la eutanasia?

A nosotros no nos preocupa la eutanasia.

Las peticiones de eutanasia en nuestro ámbito

son muy infrecuentes y muy raras.

La gente pide que le adelantes la muerte

cuando estás sufriendo, el momento que se acerca la muerte.

Si tú le alivias ese sufrimiento,

retiran esa petición de eutanasia muchas veces.

Pero yo creo que legislar para unos cuantos casos al año,

que son los que serían, si de verdad los españoles

tuvieran todos acceso a buenos equipos de paliativos,

creo que es un error,

porque tenemos el ejemplo grande de Bélgica,

donde el 7 % de las muertes no accidentales

son ya por eutanasia.

Corremos el grave riesgo de que se abuse

de una petición de eutanasia en concreto,

y se amplíe esas peticiones y al final sea el médico

el que decide si un paciente tiene que morir o no morir.

Los pacientes no quieren morirse.

Nuestros pacientes no quieren morirse.

Lo que quieren es vivir

el mayor tiempo posible de la mejor forma posible.

Y a veces incluso nos piden querer llegar a la boda de su hija

o a la comunión de su nieto.

Y a veces hacemos todo lo posible para que lleguen

o adelantamos la boda de su hija.

Es muy fácil desde el punto de vista de una persona sana, joven,

decir: "No, yo no quiero verme lleno de tubos".

La realidad es que cuando llega ese momento

esa mente cambia completamente y se adaptan a las situaciones.

No es un problema para nosotros, sí es un problema social gravísimo

la posibilidad de que se despenalice la eutanasia.

También es verdad que el hecho de que exista una ley de eutanasia,

no obliga a nadie.

Es decir, es una opción más para la gente que se quiera morir.

Bueno, la eutanasia implica

la conducta activa de un médico.

Los médicos no estamos para quitar la vida a los pacientes.

El riesgo que corremos es que el rol que el médico tiene,

que es un rol de cuidar, de acompañar, de curar,

cambien por el de la posibilidad de acabar con la vida.

Doctor, usted dice

que la eutanasia no está bien entendida en nuestro país.

¿Por qué dice usted que para eso tiene que intervenir un médico?

Tendría que intervenir si se aprobara la ley.

Sin embargo, para la sedación paliativa

también interviene un médico.

¿Cómo está este debate?

La sedación paliativa no tiene nada que ver con la eutanasia,

es una maniobra terapéutica que lo hacemos ya

y la ley no solo lo permite,

sino que lo conseja en situaciones de final de la vida también;

cuando se presenta un síntoma que es muy difícil de abolir.

Hay veces que nos encontramos en el tramo final de la vida,

un paciente tiene un dolor muy difícil de tratar,

que tiene un ahogo, una disnea,

que tiene una hemorragia que no podemos parar

o que tiene incluso una angustia vital, lo llamamos así.

Y que con los medios habituales, fármacos, no se puede.

Entonces lo que hacemos es

ofrecer la posibilidad al paciente de dormirle.

El paciente muere por su proceso patológico.

Pero no muere porque le demos fármacos

en una dosis excesiva.

La eutanasia lo que damos son fármacos a dosis letales.

La eutanasia es el mejor negocio para el Estado.

La eutanasia es el tratamiento más barato de la vejez.

Por una inyección que puede costar diez euros,

acabamos con la prestación de una pensión del propio paciente,

con los ingresos repetidos en urgencias

y el gasto sanitario que conlleva todo esto.

El Estado se encuentra muy cómodo con una eutanasia despenalizada.

También acabamos con el sufrimiento suyo

y de familiares. Naturalmente.

Esto es muy importante. Hay otra forma

de acabar con ese sufrimiento.

Bueno, ¿qué tal, Pepa?

Primero, ¿qué tal has pasado la noche?

-Muy bien. -¿Sí?

He pasado la noche estupendamente y la mañana también.

¿Cuál es su caso? ¿Usted qué tiene?

Yo tengo cáncer de colon.

A Pepa la conocemos en consulta desde hace unos meses.

A Pepa la ve el oncólogo, el doctor Martín Valadés.

Finalmente ingresa en enero por un dolor muy mal controlado.

Yo lo que quiero es eso, que cuando llegue el momento,

cuanto antes.

Y si no llega el momento, también cuanto antes.

O sea, ¿podemos decir, de alguna manera,

que usted le pidió la eutanasia?

Sí, y creo que es necesario por muy creyente que seas.

Por muy creyente que seas es necesario.

Y vosotros desde el hospital, ¿qué le decís?

Hablamos que la causa que te motivaba esta petición

era un dolor muy descontrolado,

que teníamos diferentes alternativas para controlar el dolor.

Ha pasado un poquito más de un mes

desde que nos conocimos por este dolor,

hemos hecho muchas cosas entre medias, muchos procedimientos.

¿Qué piensas ahora de todo esto que hablamos?

¿Crees que es ahora el momento?

Hombre, ahora me habéis hecho tantas cositas.

Me habéis puesto nueva.

Entonces, recibo a mis hijos con alegría.

Entonces, bueno, si se puede retrasar...

¿Ah, sí? ¿Qué pensaban sus hijos

de que usted llegó al hospital y dijo:

"Quiero eutanasia".

¿Qué pensaban sus hijos?

Mis hijos me apoyan en todo.

Yo cuando llegué a casa y dije: "Tengo un cáncer.

No sé si saldré de él, es de colon. Vamos a esto".

Digo: "Pero no nos asustemos ni nada de nada.

Hay que seguir con la trayectoria de nuestra vida,

porque como yo hay muchos".

Digo: "Así que adelante".

Y así lo estamos haciendo.

*

Alicia, ¿qué tal? Buenos días. Muy bien, hola, ¿qué tal?

Vamos a ver, tú eres Alicia la Torre.

Eres presidenta de la Federación

de Asociaciones Provida. De España, sí.

De España.

¿Estaríais a favor o en contra de que se despenalice la eutanasia?

Estaríamos completamente en contra.

He visto a personas que dicen "quiero morir"

en algún momento determinado.

No es lo mismo que decir "quiero la eutanasia".

Esta persona está pidiendo ayuda.

Incluso personas que pueden querer morir un día,

y en cuanto que se les ha calmado ese dolor o se les ha ayudado,

ya no quieren morir.

No pensar que los que no estamos a favor de la eutanasia,

queremos que la gente se retuerza de dolor

o no ayudarles, al contrario.

La implicación tiene que ser completa.

Y además, la experiencia

de cuando a una personas y a sus familiares

se les acompaña, se les trata de calmar el dolor,

se tiene en cuenta su cansancio.

Lo demás es una situación dentro de la dureza

de superar la muerte,

de muchísima paz, de muchísima tranquilidad,

t hasta de una experiencia que a veces te saca

mucho bueno también.

¿No crees que para ellos a lo mejor es mejor marcharse?

Se tendrán que marchar cuando les llegue el momento.

Nadie somos quienes para darles el empujón.

*

Sobrellevar la pérdida de un ser querido,

un padre, una madre, una pareja, un hermano,

puede causar un dolor muy profundo

y es uno de los mayores retos a los que nos podemos enfrentar.

Pero hay otra muerte para la que no hay palabras;

el duelo silencioso por el fallecimiento de un hijo

en los últimos meses de embarazo.

Una situación a la que se enfrentan cada año en España 2.000 familias.

*

¿Quiénes sois las que ahora se denominan "madres invisibles"?

Pues somos madres que de alguna manera

hemos perdido un hijo,

o bien en el embarazo o bien al poco de nacer.

Paloma, ¿tú cuándo perdiste a tu bebé?

Mi hija Andrea, el 13 de febrero de 2014,

yo fui al hospital, iba con contracciones,

completamente segura

de que en unas horas nos íbamos a ver.

Ya estabas, ¿en qué semana de gestación?

Semana 40, justo el día que cumplía la semana 40.

La frase fue "no hay latido".

Dije: "Sacádmela, por favor".

Y me dijeron: "Paloma, no se puede hacer nada".

Y a partir de ahí, es cuando no consigo recordar bien.

Recuerdo a mi marido entrando en la sala.

Lo siguiente que recuerdo es estar en una camilla tumbada.

Esta ha pasado ya

hace cinco años. Cinco años.

Entiendo que como te está pasando ahora...

No deja de doler nunca.

Nunca. Nunca.

Tú ya tienes dos hijos.

Tengo dos hijos, dos arcoíris preciosos.

Dos arcoíris.

Lo bebés que nacen después de una pérdida anterior

se llaman bebés arcoíris,

porque después de la tormenta,

traen mucha luz y mucho color a nuestra vidas.

¿Todavía guardas la ropa de Andrea,

ese bebé que murió? Guardo algunas cosas

de recuerdo. ¿Ah, sí?

Sí.

Un pelele que le compré a Andrea que nunca llegó a estrenar.

Es un pijamita que me regaló una amiga.

Y que me bordó otra amiga.

(AMBAS) Con el nombre de Andrea.

¿Pero de qué manera te ayudar guardar todo esto?

Porque la hace real.

La hace real. También es más doloroso, ¿no?

Es más difícil desprenderse.

Hay muchas cosas

de las que sí me desprendí. De ese recuerdo.

Hay muchas cosas que incluso devolví.

Teníamos cosas que no quería usar y devolví a las tiendas y todo.

Y hay cosas con las que mi marido dijo:

"Nos lo vamos a quedar porque vamos a tener otro bebé".

¿Conseguiste verla?

La vi, la tuve en brazos,

me la trajo en brazos arropadita, con mucho cariño.

Siempre recordaré esa imagen.

Y según la vi, lo que le dije es: "Dámela, porque la tengo que coger".

La tuve en brazos, le di un beso,

le dije: "Mamá y papá te quieren mucho".

Y fue un momento mágico y precioso de mi vida

que jamás olvidaré y tengo que dar gracias,

y no tendré vida suficiente para agradecerle a Sole

que insistiera hasta que la vi.

Nosotros lo vivimos en silencio y casi nadie lo nombra,

lo de los papás es peor todavía, porque como que no existen

y tienen que ser fuertes

porque todo el mundo necesita que sean fuertes.

*

Este es el cuarto de juegos, ¿no?

Sí. De Íñigo.

Y de Mateo. Y de Mateo.

Las letras de luz, la "i" de Íñigo.

La "i" de Íñigo, las iniciales. "M" de Mateo.

"M" de Mateo. Y una estrella

para Andrea. Y la estrella para Andrea.

Siempre está presente.

¿Cómo llevan esto tus hijos?

¿Qué les cuentas acerca del duelo? Son muy pequeños,

yo creo que no entienden mucho.

Ellos desde pequeños saben que tiene una hermana

que no se pudo quedar con nosotros y lo integran en su vida.

Esto que tienes aquí es la "a" de Andrea, ¿no?

Un tatuaje de Andrea. ¿Por qué crees

que el duelo por la muerte de un bebé

es un duelo tan tabú, tan silenciado?

Al menos, desde el punto de vista social.

Primero porque no se reconoce, a mí me veían con tripa

y a mí me veían sin tripa.

Nunca vieron al bebé, el bebé no existe.

El negar a un hijo, lo único que añade es mucho dolor.

O frases como: "Eres joven, tendrás más".

¿Sin cuál de tus hijos podrías vivir?

Esta es vuestra cama, tuya y de tu marido.

La mía, de mi marido y de mis hijos,

porque dormimos todos juntos en comuna.

El pequeño va en la cuna, luego voy yo,

luego va el mayor y luego va mi marido.

Tienes aquí colgada

y además la quieres mantener ahí en la privacidad,

aunque la tienes colgada en vuestro cuarto,

en vuestro dormitorio,

la foto de tu hija, que falleció. De mi hija.

La foto que recuperaste de la autopsia.

Sí, la foto de autopsia, que luego Paul nos retocó.

La única foto que tienes de ella. Es la única foto que tenemos.

Y gracias a que la tenemos.

Está con nosotros siempre.

Paloma, ¿con quién te vas a reunir ahora?

Pues nos reunimos unas 16 mamás,

que todas tenemos algo en común, que tenemos algún hijo en el cielo,

y hacer quedada anual para vernos y juntarnos.

Habéis perdido todas un bebé. Todas, sí.

*

Sara, tú perdiste a tu bebé,

¿hace cuánto tiempo? Pues hace dos años.

Max nació fallecido

con 35 semanas y no lo puedo inscribir.

Una de las cosas que reivindicáis es poder inscribir a esos bebés

en el libro de familia. En el libro de familia.

En el Registro Civil, efectivamente.

Solo nos dejan inscribirlos en lo que llaman un legajo abortivo,

y yo no quiero un legajo.

¿Cómo va a estar mi hijo

en un libro que habla de abortivos? No.

Y constantemente te chocas contra la palabra "feto",

te encuentras junto a la palabra "aborto".

Esther, tú perdiste a tu bebé al poco de nacer.

Estuvo con vida, ¿cuántos días?

27 días. 27 días.

Sí. ¿Era un niño, una niña?

Era una niña, era mi segunda hija.

Y a los 15 días la llevé a la revisión

y lo primero que me dijo la pediatra es que estaba demasiado pálida,

que respirada mal.

Y que no estaba saturando bien oxígeno.

Y nos mandó directamente a urgencias.

Y bueno, pues al llegar a urgencias la niña entró en parada,

consiguieron sacarla una vez, pero la segunda vez ya...

¿Cuánto tiempo ha pasado de esto? Han pasado 18 meses.

Ahora parece que estáis visibilizando,

hay asociaciones,

que es un poco lo que también reivindicáis madres como vosotras

a la sociedad.

Queremos que se vea, yo por ejemplo, cuando me pasó,

lo primero que buscaba

era información en internet pensando:

"No me ha podido pasar a mí sola, esto tiene que pasar a más gente".

Necesitaba entender lo que estaba pasando.

Y pensar: "No me estoy volviendo loca, lo que pienso y lo que paso

y lo que siento en ese momento es normal".

Maika, Mar y Reyes.

Sois parte del equipo de matronas.

¿Qué significa o qué importancia tiene

esa mariposa que tenéis aquí?

Habitualmente la ubicamos en la puerta

para simbolizar que aquí dentro

están los papás que están viviendo el duelo

porque han perdido a su bebé.

Es el protocolo que en vuestro hospital tenéis

en caso de muerte de un bebé antes de nacer

o al poco de nacer. Eso es.

Esto en el 2017 lo pusimos en marcha.

Hace relativamente poco. Efectivamente.

¿Por qué?

¿Por qué hasta hoy no existía protocolo para atender este duelo?

La muerte siempre ha sido tema tabú en la sociedad.

Representa a lo mejor un 4, un 5 por cala 1.000 partos que tenemos,

es una evidencia de una intensidad muy importante.

Tanto para padres como para nosotros como profesionales.

¿Qué pasa con esta tarjeta? ¿Se la ofrecéis a padres y madres?

Forma parte de su elaboración de recuerdos.

Pueden aquí escribir el nombre del bebé, el día en que nació.

¿Y estos otros apartados? Para colocar las huellas del bebé.

-Y escribir la frase que quieran. -Es un espacio de reflexión.

Intentamos en la medida de lo posible que si hay otro parto

con un bebé vivo, se ubique lo más lejos posible

para que los padres estén alejados del llanto de ese bebé,

porque eso les puede hacer mucho daño.

¿Qué frases se pueden decir a esos padres?

¿Y qué frases no?

No se puede decir:

"Seguramente algo iba mal, la naturaleza es sabia",

"en realidad, no era un auténtico bebé",

"hay que seguir con la vida, no es el fin del mundo",

"el tiempo lo cura todo", "sé valiente y no llores".

Ellos lo que necesitan no es olvidar a ese bebé.

Lo que necesitan de nosotros como profesionales

es que demos validez a ese bebé.

Por eso es muy importante que cuando un bebé fallece,

nos refiramos a él por su nombre.

¿Y cuáles son las frases que sí conviene decir?

"Siento lo que les ha pasado",

"me imagino cuánto podrían querer a ese bebé".

Hace unos años no nos planteábamos ofrecer fotografías,

ofrecer coger huellas, porque pensábamos realmente,

desde un criterio que ahora es erróneo,

que les podría hacer más daño, podemos agravar su dolor.

Por ejemplo, antes cogíamos y le envolvíamos al bebé y ya está.

Ahora le vestimos, le ponemos su gorrito.

Entonces, los padres tienen como menos miedo a coger la bebé.

Hola, Gabriel, tú eres un papá,

que acabáis de tener un bebé aquí en este hospital de Leganés,

prematuro, por eso estamos en la unidad de neonatos,

lo están cuidando todavía. Sí.

Pero sí que hace unos años

tuvisteis un caso, vivisteis un duelo

por el fallecimiento de un hijo anterior.

Nuestro bebé Mateo nació fallecido.

Y bueno, es muy duro.

Se habla mucho de mamás invisibles en estos duelos,

de la figura de la madre, porque es ella la que da a luz.

Y quizá se habla menos de la figura del padre.

Lo vives igual que la madre, intentando ser más fuerte

para sacarlo adelante.

¿Qué necesitáis en ese momento?

El día que nos pasó, me acuerdo,

estando en la sala de esperase acercó un papá

y sin conocernos de nada me abrazó y me dijo:

"Sé lo que estás pasando, hace un año me pasó a mí

con 42 semanas".

Cuando las dos partes lo han vivido, te entiendes mejor.

¿Qué importante también tienen los recuerdos?

Pues la verdad es que mucha.

Sin nosotros pedirlo, nos trajeron una tarjetita con sus huellas.

Y unas frases muy bonitas que nosotros tenemos guardadas.

Por ejemplo, mi mujer decía:

"Parece mentira, me hubiera gustado tener una fotografía".

En ese momento, no te da tiempo a pensarlo.

Al principio parece que estás solo: "¿Por qué a mí?".

Pero luego te das cuenta que no eres tú solo,

que al final, que nazca un niño es un milagro.

Se tienen que dar tantas cosas para que salga todo bien.

Muchas gracias, dame un abrazo.

Isabel, Jésica y Diana.

Sois psicólogas y tres de las organizadoras

de esas jornadas de duelo perinatal.

Se habla de que el duelo perinatal

es uno de los duelos más silenciosos.

De hecho, muchas madres se quejan

de que la sociedad parece que no verbaliza.

Si yo hablo de ello pero la mayoría de las personas

me lo niegan, me dicen: "Bueno, no pasa nada",

o "tendrás otro",

o "seguro que era lo mejor para ti y para el bebé",

pues claro, ya la madre llega un momento que dice:

"Si no soy escuchada, ¿para qué voy a hablar de esto? Aunque duela".

¿En qué se diferencia o se parece ese duelo a otro tipo de duelo?

Tú pierdes a tu marido, o pierdes a tu padre,

y tienes además incluso palabras para decirlo.

Te quedas viuda, te quedas huérfana.

Cuando tú pierdes un hijo,

ni siquiera tenemos, si lo has pensado,

una palabra para denominarlo.

Si además es un hijo nonato, ya te digo que imposible.

No hay un entierro.

No hay un momento en el que la familia se reúne

para dar un poco el cierre a esa situación.

Eso hace que sea ya una diferencia muy específica.

Que estas madres guarden una caja de recuerdo,

las fotografías, incluso con sus bebés fallecidos,

¿hasta qué punto eso les ayuda

y hasta qué punto mucha gente se preguntará:

"A lo mejor no les deja pasar página"?

Precisamente, esos recuerdos

les ayuda a dar la identidad al niño delante de otras personas:

"Sí, mi bebé está, yo soy madre de un bebé que no está aquí,

pero sí ha existido".

Y luego les permite a ellas también integrar un poco

esa imagen de ese niño y guardar algo.

¿Cómo ha cambiado la manera de vivir el duelo?

Antes cuando morí alguien, todas recordareis,

se hacía un velatorio en un pueblo,

con cuerpo presente, y estábamos allí,

digamos, pasaba todo el pueblo, hacía una despedida.

Eso ahora no se hace.

Llevamos a la gente a un tanatorio

porque queremos que termine muy rápido el proceso.

Queremos que ya, enterramos, y es como:

"Entierro y ya no siento". Y no es verdad.

España es uno de los países de Europa con menos natalidad.

Podríamos decir que hay un tipo de duelo

asociado a una y otra vez... Sí.

Acudir a reproducción asistida. Por supuesto.

A técnicas de fertilidad para...

¿Sí? Es un tipo de duelo especial

y es cuando simplemente les dan el resultado.

Esa espera de resultado ya empieza a ser un proceso de duelo

cuando les dicen que no.

Luego puede haber pérdidas gestacionales.

Entonces, es un proceso muy duro.

*

Paloma, hoy es una mañana, aquí en el Parque del Retiro,

para vosotros, para vuestra familia es muy especial.

¿Por qué? Hoy venimos a hacernos

unas fotos con Norma,

que es una fotógrafa de fotografías de familia

en el que falta algún miembro de la familia.

De alguna manera recordáis a Andrea,

ese bebé fallecido. Sí.

No tenemos fotos con ella,

pero la hacemos presente en las fotos.

¿Y cómo la hacéis presente? Con recuerdos.

He traído esta manta que me hizo una amiga.

La "a" de Andrea en la estrella. La "i" de Íñigo.

Y la "m" de Mateo, junto con un arcoíris.

Y también hemos traído zapatitos que le regalaron a Andrea

que nunca llegó a estrenar.

Son los zapatos de Andrea.

Son los zapatos de tu hermana, chulísimos.

Mamá, quiero un juguete.

Venga, que no se caigan.

Una, dos, y tres. Muy bien, descansen.

Norma, tú eres una fotógrafa, también de formación psicóloga,

pero que te has, de alguna manera, especializado en familias

que han perdido a un bebé.

Ahora van siendo ocho años haciendo estas sesiones.

Y son unas 180 familias de toda España.

180 familias. Sí.

¿En algún momento también ha llegado

a hacer una fotografía del bebé fallecido

en el mismo hospital, por ejemplo?

Sí, hubo una ocasión en 2017,

que una familia contactó conmigo para hacer la sesión

con el bebé presente que había fallecido.

Esto roza un poco ese límite de lo macabro incluso.

Es verdad que en otras épocas la muerte se trataba de otra manera.

En esa época a veces se hacían retratos

de la persona difunta por lo mismo,

era una persona que igual fallecía sin ninguna foto prácticamente.

A lo mejor se habían hecho un retrato en la boda y ya está.

Y no tenía más fotos.

Era la última oportunidad de hacerle una foto.

Qué besito más bonito me ha dado Íñigo.

¿Qué haces?

Norma, haces fotos de uno de los mayores dolores

que puede experimentar una madre y un padre, ¿no?

Intento verlo como una oportunidad que va a tener estos papás única.

Y el hecho de poder estar ahí es mucha responsabilidad

y también un privilegio muy grande.

Después de tener esa foto,

pues sienten que han hecho todo lo posible por su hijo.

Que dices: "No he podido salvar a mi hijo",

es algo que les queda una culpa muy grande,

aunque nunca sea culpa suya.

Pero al menos le he visto, al menos he pasado tiempo con él,

le he dedicado tiempo, he hecho todo lo posible

y tengo esa foto.

Si hay otros hermanitos, o los abuelos o quien sea,

yo le puedo enseñar esa foto de mi hijo.

Hola, bichejos.

Qué guapos con las cosas de la hermana, ¿verdad?

Mira qué mayor está.

¿Cuál sería su último deseo?

¿Cómo le gustaría pasar a mejor vida?

La estadísticas dicen que el 38 % de los españoles

elige ser incinerado.

La cremación sigue subiendo.

Y mientras, continúan las investigaciones

por la presunta estafa

de reventa de ataúdes en Valladolid.

Helena, relaciones públicas. Públicas.

¿Notas que la gente viene sabiendo lo que quiere hacer

para su despedida?

La gente cada vez más deja claro lo que le apetece

en cada momento hacer.

Y aquí, su último adiós, ya lo tienen claro cómo lo quieren.

Yo creo que culturalmente ya está todo como mucho más inculcado,

antes era todo como mucho más luto.

Y ahora ya es todo

como que cada uno hace la despedida, efectivamente, como quiere.

Atiéndeles, claro, por favor. Voy a atender. Sí.

-¿Ya ha llegado don Juan Ramón? -Sí.

Vale, pues cuando quieran ya pasamos a la capilla,

si me siguen,

ya les explico el horario de retirada y todo.

Las flores las hemos dejado aquí a un ladito.

Muy bien. Por si luego, a la salida...

-Quisiera recoger alguna flor. -Eso es.

Yo tengo mucha pena.

Claro, por eso siempre las dejamos ahí.

Y además, hija de funerario, me has dicho.

Hija de funerario. ¿Cuántos años llevas

al frente del crematorio?

Pues yo llevo al frente del crematorio seis años.

En la empresa llevo trabajando desde el año 86.

Este es el último momento.

¿Es el momento en el que pierden de vista el féretro?

Sí, en ese momento ya... ¿Sí? ¿Aquí?

¿Se puede ver?

¿Se puede hacer un seguimiento de cómo acaba el féretro?

Un poco para eliminar dudas.

Si la familia está muy interesada en ver la introducción del féretro,

hay que organizarlo, no es tan fácil.

Hay gente que viene

con experiencia de otras incineraciones anteriores

y la gente ya sabe cómo va.

Pero también es verdad que por suerte

no es una cosa que le pase a todo el mundo todos los días.

Y esto tiene paso directo.

Directo al horno. Sí.

Pero no entra el fallecido directamente al horno desde ahí.

¿Ah, no? No, es un proceso que lleva tiempo.

Al final, todo el proceso de incineración,

hasta que podemos disponer de las cenizas,

es un proceso que tarda unas seis horas.

¿Se pueden verter las cenizas en cualquier parte?

No, las cenizas contaminan de alguna manera.

Entonces, tienen que ser sitios controlados

donde se haga el esparcimiento de cenizas.

Nosotros aquí, cuando la familia viene,

normalmente ya vienen con cosas que les han ofrecido.

Y lo que les ofrecen puede ser o custodia familiar,

que la familia se queda con la urna

y se la lleva a enterrar a su pueblo o la tiene en su casa.

O también está la posibilidad del esparcimiento.

En la Rosaleda está aquí fuera. Tenéis un espacio

dedicado a esparcir las cenizas. Sí, al esparcimiento.

Imagino que eso es gratuito.

El esparcimiento como tal no es gratuito,

porque eso tiene un coste todo entero.

Por eso es más fácil que la gente elija custodia familia.

Y te lo llevas. Y te lo llevas.

Y te lo llevas y pagas o no pagas y haces lo que tú consideres.

Donde le gustaba estar a ella, entre rosales, siempre flores.

Y estar junto a mi padre.

Las dos juntas, las dos sois hermanas.

-Y el hermano. -Y él que se ha ido.

-Sí. -Mira, estas me las llevo.

Te quedas, hombre.

Porque tengo que echárselas, a ella le gustaban las flores.

Si quiere ella allí en los rosales, en sus rosales.

Así también tenéis un sitio

donde poder ir a pensar en ella. Sí.

Exacto.

Es difícil.

Estáis despidiendo casi a los dos a la vez.

Madre y padre. Y padre.

En el mismo sitio.

Pero ya están juntos. Están juntos.

¿En qué os apoyáis? ¿O qué pensáis? ¿Qué os ayuda?

La fuerza que nos han dado en la forma de enseñarnos

a afrontar todo.

Al final son lecciones de vida. Sí.

Nos han enseñado y ellos nos han preparado.

¿Sí? Para este momento.

Y el legado que ha dejado de nietos.

Es lo que os iba a decir. Y familia.

Los hijos, nietos. Sí.

¿Cuál es el mejor recuerdo que tenéis?

Lo luchadora que ha sido, lo trabajadora que ha sido.

Cómo ha sacado a su familia adelante.

Junto con mi padre, claro.

Y sin saber leer, ni escribir, ni nada.

Le echó valor a la vida y ha sufrido mucho.

Ella era alegre, risueña.

Aparaba a todo el mundo y todo el mundo la quería.

Jóvenes, todo el mundo.

Los tiempos van cambiando.

Y la gente va pidiendo otra serie de cosas.

¿Por qué? Tendemos mucho ahora mismo

a lo ecológico.

Entonces, hay una parte de nuestras urnas también,

que son ecológicas,

que realmente lo que pasa con una urna ecológica

es que se deshace con el tiempo.

Y luego, los hornos llevan un sistema de aires,

que cuando tú introduces el féretro,

con el sistema de aires que se va haciendo

a lo largo de la cremación, se van saliendo por las tuberías,

va quitando las pavesas de la madera,

va quitando las pavesas del tejido.

Con lo cual, lo que queda... Y lo único que queda son los huesos.

Y entonces, la urna, lo único que contiene es el polvo

de la parte ósea del cuerpo humano.

Usted que lleva tanto tiempo en este oficio,

¿cómo has explicado lo que sucede en Valladolid?

Ese presunto cambiazo de ataúdes antes de la cremación.

Yo, a mucha gente que me ha venido ahora a preguntar,

amigos y conocidos...

Que cómo es posible, ¿no? Yo siempre digo:

Si a mi padre lo traje a incinerar,

¿cómo no voy a tener algo trasparente?

Para mí no hay cosa más importante que pensar en mi padre.

Mi padre fue funerario toda su vida

y siempre pensó que no se quería incinerar.

Y el último año de su vida decidió que se quería incinerar.

Entonces, fue su último deseo.

Fue su último deseo.

Procurar la buena muerte de una madre.

Superar el duelo por un hijo recién nacido.

Elegir una u otra forma de despedirnos.

La muerte sigue siendo un tabú.

Pero si ha llegado hasta aquí con nosotros,

quizá podamos plantearle una última pregunta:

¿qué sería capaz de hacer para recordar a un ser querido?

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien.

Encantada de conocerte. Igualmente.

Venimos hasta aquí un poco para hablar de cómo se supera

una situación donde un familiar tan cercano como es la madre,

de repente marcha de un día para otro.

La recordamos todos los días,

mi madre para nosotros sigue presente.

Tu forma de llevar a tu madre es de una manera muy peculiar.

Muy novedosa, incluso.

Diríamos que eres una moderna en esto.

Sí. No es su último deseo, es tu deseo.

Y es tener la voz de tu madre muy cerca de ti.

Sí. ¿Cómo puede ser eso?

Porque me he hecho un tatuaje sonoro.

Esto que parecen unas ondas. Es una onda sonora.

Son ondas y esto reproduce un audio.

Y te has grabado... Dos frases de mi madre.

Dos frases. El olor no se pierde.

La imagen tampoco.

Pero yo pienso que el sonido de la voz, sí.

De esta manera, lo tenemos siempre presente.

Ahora.

"Madre, que te quiero, 'joía por culo'. Aquí os espero".

Era una frase que le decía... A mi hija.

Sí. Qué fuerte.

¿Cuántos años tiene tu madre?

Mi madre acaba de cumplir 61.

Muy joven. Sí.

Le descubrieron una enfermedad, pero no pensé que en tres semanas

ya no iba a estar.

Ella no ha podido ni despedirse de nosotros.

También tenemos las cenizas de nuestra madre,

como sabíamos que su deseo era esparcirlas,

te vuelves un poco egoísta, y no quieres todo.

Tú sabes que es su última voluntad, pero tú no quieres toda.

Ella quiere acabar en el mar.

Algo así muy idílico. Sí.

Pero mientras, habéis hecho otra cosa.

Y mientras, nos hemos hecho un colgante

con sus cenizas.

¿Aquí? Aquí.

Y tienes puesto "mamá forever". Sí.

O sea, necesitas hacer cosas que te recuerden a ella.

Sí. Que te hagan sentirla cerca.

Es que la quiero seguir recordando siempre,

porque para mí, mi madre sigue estando.

Tienes la puerta abierta. Sí.

Así no lo dejamos.

Hola. Hola, muy buenas.

Madre mía, estáis aquí hoy todos reunidos.

Sí.

¿Cómo estás? Tú eres la pequeña. Sí.

Ella es Erika. Esta es tu hija.

Sí, mi hija.

Él es mi padre, que es Paco.

-Encantado. -Ella es Mila.

Encantada. Y él es Paco también.

-Ella es Mila, mi hermana. -Encantado.

¿Cómo se está llevando la falta, la ausencia

de una de las personas más queridas?

Tu mujer, en tu caso, y tu madre. Pues...

Fatal. Fatal.

Se pasa fatal.

Tendremos que seguir para adelante como sea.

Para vosotros, ¿cuál es vuestro mejor deseo

para poder sobrellevar esto?

Estar toda la familia junta.

¿Sabéis lo que dice esto? No.

¿No lo sabéis? No.

No has escuchado todavía el audio.

Qué va.

"Madre, que te quiero, 'joía por culo'. Aquí os espero"

(RÍEN) Aquí os espero.

-Ahí la tienes. -Es mamá.

Qué ganas tenía de hacer esto.

Porque él lo ha pasado muy mal.

¿Dónde llevamos a la abuela nosotros?

-En el corazón. -Claro.

También está muy reciente.

Hace dos meses, creo.

Sí, fue al poco de fallecer mi madre.

Yo vi que necesitaba tenerla,

seguirla teniendo cerca de mí.

Esta es la foto, ¿esta es Conchi?

Esta es Conchi.

Y aquí la tengo,

para que me siga acompañando como siempre.

Hasta el final de mis días.

Son 43 años de casados.

43 años de casados, 3 hijos.

¿Y cuántos nietos? 3.

¿Qué habéis hecho con las cenizas?

Las cenizas, de momento, todavía no las hemos esparcido,

porque queremos, ahora que empieza la primavera,

esa parte, en una zona que ella quería,

y el resto para aquí.

Ella tenía un sitio donde ella quería.

Sí, la Virgen de Regla.

En Cádiz, en Chipiona.

Era eso y nosotros lo vamos a cumplir

porque ella es lo que quiere.

El problema de la muerte es que nos la han vendido tabú.

No se habla. Delante de un niño menos.

-Sí. -Exactamente.

Yo es verdad, desde que falleció mi abuelo el primero,

hace cinco años, lo dije con mi hija.

Yo no quería que mi hija pasara por lo mismo.

¿Por qué? Porque hoy ha sido mi abuelo, que son 87,

mañana puedo ser yo.

Yo quiero que mi hija en ese momento no lo pase mal.

Y comprenda que es el ciclo de la vida.

Contra menos doloroso y más sencillo lo veamos,

quizá para la generación que venga va a ser muchísimo más fácil.

Son cosas que... ¿Ese es en el que tú te has hecho

un tatuaje? Aquí.

Sí.

-Buenas. -Buenas tardes, Paco.

-¿Qué tal? -¿Pasamos? Venga.

¿Bien?

¿Qué tal? ¿Es muy normal que la gente se tatúe

estas cosas que son para quedarte de recuerdo?

Es bastante normal, sí.

Además, son tatuajes con muchísimo significado,

con un trasfondo bastante fuerte.

*

Ahora le vamos a rasurar un poquito la zona.

Y le vamos a meter un poquito las profundidades negras.

Y con esas dos sesiones, ya quedaría el retrato del futuro

ya para toda la vida.

-¿Qué tal, Paco? -Bien, perfecto.

Empezamos desde las 11:30, ¿verdad, Antonio?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • El último deseo

Comando Actualidad - El último deseo

15 mar 2019

Hablar de la muerte sigue siendo tabú. En España está penalizado el suicidio asistido y la eutanasia. Actualmente, muchas comunidades autónomas cuentan con el documento de voluntades anticipadas en el que el paciente expresa su último deseo en vida. 'Comando Actualidad'ahonda en temas incómodos y desconocidos relacionados con la muerte, como el duelo silencioso por la pérdida de un hijo en el parto o en los últimos meses de embarazo al que se enfrentan cada año dos mil familias españolas.

423.643 personas fallecieron en 2017 en España. El mayor número de muertes desde que existen datos oficiales. Las estadísticas dicen que el 38% de los españoles elige ser incinerado. La cremación sigue en aumento mientras se investiga la presunta estafa de la reventa de ataúdes en Valladolid.

ver más sobre "Comando Actualidad - El último deseo " ver menos sobre "Comando Actualidad - El último deseo "
Programas completos (494)
Clips

Los últimos 2.860 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios