www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3627419
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Trueque o negocio - ver ahora
Transcripción completa

Una, dos y tres.

Hoy acogemos a dos personas que vienen de Nueva Zelanda.

¿Pero a cambio de dinero? No, a cambio de nada.

Mi casa de vacaciones que a veces la aprovecho

y la realquilo.

Lo coloqué un día y al día siguiente me llegó mi primer huésped.

¿Cuánto tiempo lleva esta nevera aquí, en medio de la calle?

Un año y poco. En abril del año pasado.

Tirar comida está mal,

pero coger comida que otro le sobra no es algo malo.

Sandra, tú has permutado tu piso con Eva.

Si no fuese a través de la permuta,

yo no hubiese vendido el piso tan pronto.

Venden colaboración, pero ¿son un negocio?

Esto está a 120 euros la noche. Sí, de media.

¿Cuánto sacas al mes con Airbnb? 300, 400...

Los hoteleros están que trinan con esta situación, ¿no?

-Si tú vas a recibir a alguien y no cobras nada,

entiendo que sea una colonia colaborativa.

Pero ahora, de lo que estamos hablando,

es de gran negocio.

Esto es codillo. Codillo de cerdo.

¿Vais todos los días con vuestros tupper de comida sobrante

a la nevera? Sí, habitualmente sí.

-Hay gente que prefiere tirarlo a la basura.

Es que lo tira, de hecho.

-Codillos son. Sí, mira qué ricos.

Tenemos para cenar y para comer mañana.

La casa, el coche, la nevera, hay quien compartiendo encuentra,

incluso, una alternativa a la residencia.

¿Cuántos metros cuadrados tiene cada apartamento?

Unos 50. ¿Ahorráis más dinero?

Por supuesto.

La verdadera idea profunda que hay que tener en cuenta

es que tú le quitas a tus hijos el problema.

¿Trueque o negocio?

Hoy en "Comando actualidad".

¿Estamos preparados la gente para vivir en comunidad?

Hasta para arrancar un haba tenemos que hacer una reunión.

(Música)

Voy en un tren destino Madrid...

Una plataforma en internet, Airbnb,

está revolucionando el sector turístico.

Desde hace siete años ofrece

hasta 2 millones de habitaciones en alquiler alrededor del mundo.

Los que las utilizan prefieren meterse en casa

de cualquier hijo de vecino antes de pagarse un hotel.

Que necesito un amor, no pedir por favor.

Todo me parece extraño, no quiero que me hagan daño.

Mi corazón tiene razón...

Sara, estás contratando con la próxima huésped.

Con Jennifer. Viene de Nueva York.

Sí. Vemos que es de origen asiático.

Tiene ahí la residencia. Es de Corea.

Aquí lo dice.

He tenido más de 125 o más

y jamás he tenido un problema.

125 personas han dormido en tu casa.

Has compartido con ellas una habitación. Es lo que alquilas.

¿En cuánto tiempo? Empecé en 2012.

Creo recordar que fue después del verano.

Yo estoy encantadísima. Aquí tengo tres anuncios.

Cuatro. Tengo este que es mi casa de vacaciones.

A veces la aprovecho y la realquilo.

Estas fotos las ha hecho un profesional.

Sí.

Que envía la propia página web gratis a casa

a hacerte estas fotos. Sí.

Colocas tu casa en internet y ¿cuánto tiempo tardó en llegar

tu primer huésped que recibiste?

Lo coloqué un día y al día siguiente me llegó mi primer huésped.

Y yo decía: "No puede ser verdad".

Esta es la habitación que alquilo.

Ahora mismo no está la chica,

cuando llegue la chica que os la enseñe ella.

Y luego tiene...

el baño, que es el baño privado.

Mira, y esta habitación la estoy desmontando

porque quiero habilitarla para una habitación nueva.

Para alquilarla también y seguir recibiendo huéspedes.

Sí.

¿A qué te dedicabas tú antes? Yo antes trabajaba en el turismo.

Me quedé en el desempleo, en el paro,

tuve que buscarme la vida.

¿Has calculado cuánto sacas al mes con Airbnb,

con los alquileres de estas habitaciones?

Este mes de mayo, por ejemplo, se me ha dado muy bien.

He superado más de 500.

¿Cuánto saca Airbnb de cada noche, de cada cliente, de cada habitación?

Porque me imagino que hay que pagar a la plataforma.

Los anfitriones pagamos, más o menos, un 1 %.

1 euros o 2 euros nos quitan.

Hola. Hola.

-Hola, Fabiola.

Soy Sara, de TVE. Hola, Sara, encantada.

De "Comando actualidad". Encantada.

¿Qué tal? ¿Te llamabas Fabiola?

Fabiola. ¿De dónde eres?

De Alicante.

¿Y aquí qué haces, en Madrid? Por motivos de trabajo.

Trabajo en el extranjero,

pero tenía que venir a Madrid a pasar unos días y aquí estoy.

¿Dónde trabajas? Trabajo en Dubái.

Oye, ¿por qué has elegido a Sara, a ver?

Estamos aquí... Yo soy nueva en el tema de Airbnb.

-Es novata en esto.

-Sí, además cuando contacté con Sara se lo dije.

La primera vez que voy a utilizar esto, Sara.

¿Es tu primera vez?

Siempre has recurrido a hoteles o pensiones.

Sí, hoteles, siempre hoteles.

¿Temores, dudas...?

Al principio dices: "Bueno, voy a ir a una casa que no conozco".

Pero Sara lo pone todo muy fácil.

¿Sí? Sí.

Enseguida bajó a por mí, me enseñó el barrio.

¿En total cuántas noches vas a estar y cuánto vas a pagar?

Diez días, ¿verdad, Sara? 10 días unos 300 euros.

Este es el cuarto, ¿vale?

Este es el armario bastante amplio.

Este es el equipaje que traes para estos diez días.

Sí, sí, poquito.

Encima de la mesa, Sara tiene las reglas a seguir.

No molestar a los vecinos, ¿no? Sí.

El café y el té están incluidos.

Si necesitas hacer uso de la nevera que se lo preguntes.

Ella te indica en qué balda puedes dejar tus cosas.

Que si quieres utilizar la lavadora, el coste es de cinco euros.

Incluido el líquido de lavado.

Ella se encarga de hacerte la colada. ¡Ah, sí! ¡Qué bien!

La verdad que contenta.

Una experiencia que, desde luego, volveré a repetir si necesito.

Claro, esto en un hotel... El poder cocinar...

Claro. Dependes de ir al bar, restaurante...

Eso al final supone más gasto.

Los hoteleros están que trinan con esta situación, ¿no?

Porque estáis, de alguna manera, cuestionando su modelo de negocio.

Esto queda todo al margen del sector de la hostelería.

Ajá.

El que es cliente de Airbnb busca otra cosa diferente.

Lo que quiere es la cercanía.

Yo lo que he notado es que he tenido gente aquí,

incluso políticos de otros países que han venido

a disfrutar de la experiencia. ¿Políticos?

Angela Merkel, por ejemplo, tiene una de sus casas

anunciada en internet de esta manera

o futbolistas muy conocidos que también han puesto

sus casas a disposición de los viajeros de todo el mundo

que están dispuestos a pagar lo que ellos piden.

Porque aquí se duerme desde nueve euros,

30 euros, en tu caso, hasta los 3500 casi en Madrid

por una casa entera, ¿no?

¿Vosotros qué tenéis que hacer? ¿Declarar esas ganancias, imagino?

Sí, claro. La plataforma te manda una relación

con lo que tienes que declarar para que todo sea legal.

Porque todos los ingresos que tú obtienes quedan reflejados.

Sí, claro.

Te vi quemando el pasaporte con rabia

en la fuente de la Plaza Real.

Entre fuegos artificiales por este pueblo

y palomas que nos ven pasar.

Todo lo demás también...

Te he traído unos modelos de contrato, como te dije,

para que lo eches un vistazo y lo veas...

-¿Cuántos días al mes al principio?

-Creo que en esta época, que es muy buena,

creo que vamos a tener una ocupación en torno al 80 o 90 %.

Él es uno de tus futuros clientes. Sí, futuros clientes

que me da que ya estamos cerrando todo para que sea cliente mío

y empezar con ese tema cuanto antes.

Lo que hago es quitar el peso a los propietarios,

que muchas veces no pueden ocuparse de gestionar

porque tienen otros trabajos.

Entonces soy yo el que se dedica a eso.

Acabo de comprar esto y como inversión,

me parece un plan perfecto.

¿Cuántos metros tiene?

Son unos 70 metros.

El dormitorio y baño...

Este piso sería para dos personas con posibilidad de alojar

hasta a cuatro personas.

Como habitación de hotel es muy grande.

Si pensamos que puede ser una habitación.

Tenemos aquí cocina.

Cocina que bueno, estamos ahora un poco...

Preparando para alojar a los próximos huéspedes.

¿El precio que soléis cobrar por una noche aquí cuál es?

Habíamos pensado 130. Luego esto fluctúa.

En un mes, si la ocupación es alta, se saca dinero, ¿no?

Obviamente sí, es rentable. Más que un alquiler tradicional.

Mucha suerte. Que se te llene pronto de clientes.

Gracias, hasta luego.

¿Cuántos años tienes? Tengo 29 años.

Cumplo los 30 dentro de poquito.

¿Y solo tú gestionas estos siete pisos que van a ser ocho

o has contratado a alguien?

No de momento estoy en un punto que llegar con lo que tengo,

consigo abarcarlos, pero estoy en un punto

que si tengo uno o dos piso más,

probablemente tenga que contratar a alguien.

Tengo contratadas a las chicas de la limpieza,

que son la que un poco me ayudan.

¿Cómo empiezas en esto?

Empiezo un poco de rebote, ayudando a un amigo.

Yo tenía mi trabajo.

¿Cuál era tu trabajo? Yo trabajaba...

Bueno, yo estudié Ciencias Ambientales.

Empezaste por hobby, se corrió la voz

entre tu grupo de amigos, conocidos, vecinos...

y todo el mundo quiere que les lleves su piso.

La mayoría sí.

¿Cuál es la casa?

El edificio de la derecha, el 16.

Trini. -Buenos días.

-¿Qué tal? ¿Necesitas algo?

-No... -¿Te acuerdas que llegan a la una?

Creo que tenemos tiempo. -Sí.

¿Qué comisión sacas? A los dueños de los pisos

les cobro el 20 % de lo que se ingresa al mes.

La filosofía de esta nueva forma de consumo

de la economía corporativa, de compartir un bien que no utilizas.

Aquí de consumo colaborativo poco.

Es más un negocio. Te has inventado este trabajo.

Y te va fenomenal. En mi caso sí.

Este es el salón donde estamos ahora.

Sí.

Esto está a 120 euros la noche. Sí, de media.

Hay que incluir los gastos de limpieza

que corren a cargo del huésped. ¿Cuánto son los gastos de limpieza?

En este piso, por ejemplo, son 30.

Este piso que estamos viendo está justo debajo de este.

Este salón está justo debajo de donde estamos ahora mismo.

Cambia la decoración, vemos. Es muy bonito igual.

También cuesta 120 euros la noche. Sí.

Desde el teléfono controlas la ocupación.

Quién te llega, quién se marcha. Sí.

En este mes, en junio, queda libre tres días.

Quedan libres tres días porque no hay estancias mínimas.

Y luego fíjate, ponemos para septiembre y ya está reservado.

¿Llegan? Sí, ya están aquí.

Okey.

¿Habéis tenido buen viaje, buen vuelo?

-Sí.

-Bueno, os enseño un poquito.

Aquí tenéis... Es la calefacción.

Tenéis un pequeño... En este cuadrito...

-¿El menú? -No, el menú...

Teléfono de contacto, clave de WI-FI.

Una cosita, ¿es la primera vez que utilizan ustedes Airbnb?

Sí.

¿Y para los cuatro?

120 euros sale bien de precio. Sale económico, ¿no?

Sí, yo creo que sí. A 30 euros por persona...

Es bonito, ¿no?

Sí, sí, sí... Es incesante.

¿Tienen amigos en Holanda que alquilen habitaciones,

casas, a través de la plataforma? Sí, sí.

Mi hermano tiene amigos. Pues a ver si les gusta el piso.

Seguimos, os lo sigo enseñando.

Aquí tienes la cocina con todo lo necesario para cocinar.

Aquí tienes el frigorífico, que hay algo de desayuno.

¿Cuántos metros tiene la casa? 100 metros.

Dos dormitorios, dos baños. Salón y cocina.

Baño, ducha...

Yo creo que está bastante equipado.

Toallas limpias, igual que en el otro baño.

No tiene ni un año el piso. -Está muy nuevo.

Lo van a estrenar, casi. Sí, sí. Casi a estrenar.

Os dejo dos juegos.

Abrís con esta llave si llegáis tarde y está esta llave,

que es esa puerta de ahí.

Más o menos la idea que tenían viendo las fotografías...

Que este es uno de los riesgos.

Uno mira las fotos, llegue a casa y diga:

"Horror". Es distinto.

En este caso, si que... Hay gente que se sorprende a mejor.

Me dicen que es mejor que en las fotos.

¿Qué planes tenéis ahora?

Vamos a disfrutar por los días que vienen.

Vamos al mercado... Se van a comer rapidito para allá.

Comer, andar, comer... Beber.

-Okey, bye, bye. -Bye.

(Música)

El gobierno de la Comunidad de Madrid

denuncia que el 90 % de estos apartamentos turísticos

operan en la clandestinidad,

ya que de los 9000 que existen, tan solo unos 850

se han registrado, según lo que establece el decreto ley.

Tienes que mirarlo como usuario, es una cosa que da servicio...

Disculpen que interrumpa un poco, que está hablando de muchas cosas.

Son ustedes de la asociación Madrid Aloja

y todos son propietarios de habitaciones

o casas enteras, en alquiler,

¿cómo está la legislación? en este sentido?

Decidieron que todo aquello que fuera vivienda completa

y se alquilara por canales turísticos

pasaba a depender de las Comunidades Autónomas

a las que estaban transferidas las competencias.

¿Cuál es la situación legislativa en Madrid?

Deberías ir a la Comunidad de Madrid,

darte de alta como vivienda turística

y poner una plaquita en la puerta.

El primer paso, tener cédula de habitabilidad.

Ahora hay muchas viviendas que... ¿es fácil que la consigan?

Esta cédula es una ley que se creó en 1944.

Con lo cual, excluye a lo que hoy mucha gente vive o alquila,

que son lofts, que pueden ser de 23 metros cuadrados

o de 100, se las van a denegar, porque es solo un ambiente.

Se entiende que no es habitable un espacio

que no tenga las habitaciones diferenciadas.

Si tienes la cocina que da a un aseo, tampoco.

-O si en la habitación no hay ventana.

-Al día siguiente hay gente que te dice:

"No se dan de alta las viviendas".

No, es que no me deja que me dé de alta

porque las condiciones son de imposible cumplimiento.

Otra de las cosas que establece el real decreto ley

es que no pueden ustedes alquilar un habitación o una vivienda entera

por menos de cinco días.

Efectivamente.

La estancia media en Madrid es de 2,8-3,2 días.

¿Al final qué ha ocurrido?

Que casi nadie lo está cumpliendo.

-Mi experiencia,

he tenido muchos más problemas con inquilinos

de larga duración, mucho más que con inquilinos de ahora.

Que con los turistas.

Que con los turistas no he tenido nada.

¿Tienen noticia de que el ayuntamiento de Barcelona ha multado

con cuatro expedientes sancionadores,

dos a plataforma Airbnb y otros dos a Homestay

por valor de 30 000 euros cada uno de ellos

porque están anunciando propietarios cuyas casas no están dadas de alta,

como ha pasado a muchos turísticos, ¿ustedes tienen algún temor?

La gente piensa que como eres ilegal...

estás haciendo algo ilegal. Y no. No estoy haciendo nada ilegal.

Yo pago impuestos, soy autónomo, declaro lo que hago

y pago hasta IVA, que ni siquiera sé si lo tengo que pagar.

Se habla de economía sumergida.

De que ustedes, con esta actividad, estarían favoreciendo

el dinero negro.

La realidad es que aquí, hoy por hoy

todas estas plataformas en las que nos apoyamos para alquilar

nos hace transferencias internacionales

o cobramos por TPV.

¿Siempre se paga a través de internet?

Entonces queda un rastro de ese servicio contratado.

Nadie está hablando de hacerlo a escondidas.

Yo tengo un piso que quiero alquilar y elijo la fórmula.

Y luego me pongo en lo que la ley me pida.

Obviamente, si la ley me facilita que me ponga legal.

Si me lo imposibilita, obviamente no voy a estar alegal.

(Música)

El consumo colaborativo está amenazando al negocio hotelero

a nivel mundial.

Por eso, un español se ha aplicado la máxima de...

"Si no puedes con tu enemigo únete a él".

Hola, buenos días. Kike, preguntan por ti.

¿Se puede pasar?

¿Dónde estamos? Esto qué es, ¿la junta directiva?

En el Comité de dirección. Encantada.

Eres fundador y presidente de esta cadena de hoteles.

Sí, de esta cadena de hoteles, Room Mate,

y de otro negocio de viviendas vacacionales que se llama BeMate.

La clave de esta cadena decías que son las tres "B":

Bueno, bonito y barato. No, las tres "D":

Dormir, ducharte y desayunar. Hasta luego, gracias.

A vosotros.

Qué vistas. Impresionantes.

Tenéis en el centro de la ciudad.

Todos los tejados de Madrid, que mira qué bonitos son.

Cuántas calles aledañas al lugar donde tú estableciste el hotel

están llenos de alojamientos, ¿hacéis competencia unos a otros?

Bueno, yo pienso que la competencia es buena.

Muchos hoteleros de Madrid le han llamado a usted traidor.

Se le han echado encima. ¿Por qué?

Me han llamado de todo. ¿Por qué?

Los hoteleros vinieron y me pidieron que les ayudara

porque querían hacer una huelga y prohibir estas compañías,

que llegaran a España. Airbnb, esas plataformas.

No estaba de acuerdo, creo que esto es un libre mercado,

que lo que hay que hacer es acoplarnos al cliente.

Entonces, lo primero que hice fue, cogí este hotel, Óscar,

hicimos un kilómetro a la redonda a ver cuántos apartamentos turísticos

se alquilaban alrededor de este hotel.

Y ustedes han creado una plataforma nueva alternativa.

Se han puesto en contacto con todos estos...

Sí, con los mil particulares que ellos gestionan sus apartamentos,

pero yo se los comercializo.

Esos mil los hemos visto nosotros, los hemos verificado.

Las fotos que hay son nuestras.

Yo te doy la garantía de que el apartamento existe.

Luego, desde mi hotel, podrás dejar las llaves,

dejar las maletas y tener conserjería 24 horas.

Nosotros llegamos a un acuerdo con el dueño del apartamento

en el que a él le cobramos un 5 % y al viajero un 10.

Cobramos un 15 % del viaje que haga cualquier persona.

¿Del consumo colaborativo usted que opinión tiene?

Es un negocio más.

Si tú vas a recibir a alguien y no cobras nada,

entiendo que sea colonia colaborativa,

pero ahora estamos hablando de gran negocio.

Airbnb, HomeAway, todas estas compañías

y la mía es un negocio.

Siempre que hay una transacción económica...

aunque sea de diez euros... Aunque sea de diez euros

ya no es economía colaborativa porque ya hay dinero de por medio.

Esa es mi opinión.

(Música)

La vivienda colaborativa es una fórmula

cada vez más buscada entre los mayores de 50 años.

Crece como alternativa a la residencia.

¿Sería usted capaz de vivir en comunidad?

¿De renunciar a la propiedad privada?

¿Cómo se comparten gastos y obligaciones

entre más de 80 personas?

(Continúa la música)

Buenos días. (TODOS) Buenos días.

Todos ustedes son pioneros en la llamada vivienda colaborativa.

Claro.

Juntar los esfuerzos de todos para crear algo

para una vida en común y envejecer a gusto.

¿Cuántos años han estado con este proyecto?

Llevamos desde el 2000.

Empezamos a pensar en esto y a empezar a realizar.

Hace tres años ya inauguramos esto. ¿Por qué eligieron este municipio?

Estoy fue casi por casualidad. Recorrimos más de 100 pueblos.

De toda España.

De los alrededores de Madrid.

Empezamos en Madrid capital y continuamos

y casi llegamos hasta Extremadura.

Y verdaderamente, teníamos unos problemas.

Era el boom de la construcción.

En ese momento, había un montón de gente que quería conseguir dinero

incluso por presentarte a una persona que quisiera vender un terreno.

¿Cuánto ha tenido que poner cada uno de ustedes?

145. ¿145 000 euros?

Sí.

Cada uno de ustedes tiene un apartamento.

Para hacer también vida privada. Sí, exactamente. Eso es.

-No puedes estar en actividades permanentemente

porque acabarías asfixiado. Necesitas tu espacio.

-Tenemos claro que hay que tener un respeto a la vivienda privada.

No entramos y salimos de casa de unos y de otros

porque agobiaría un poco.

¿Cuántos apartamentos hay en total? 54 apartamentos.

¿Están todos llenos? Sí.

-Sí, sí. Hay una lista de espera...

de más de 20 personas.

-Pero pensamos hacérselo difícil. -Sí, sí.

Resistir aquí.

Y veo que aquí cada uno pone el nombre en su puerta.

Pues hala, adelante.

¿Cuántos metros cuadrados tiene cada apartamento?

Con el... este, ¿cómo se llama? -La terraza.

-Unos 50, 51.

-Cada uno lo ha amueblado como ha querido.

-Sí.

No se puede modificar la estructura, propiamente dicha.

Aquí no podríais hacer obra. No, no...

No podemos poner un panel o...

¿Por qué os planteasteis venir a un centro de estas características?

Porque era nuestra idea.

Nosotros conocíamos experiencias de este tipo

en Canadá o por ahí, por esos países.

A nosotros nos encantaría hacer una cosa así

porque es muy triste lo de tener que llevar a los padres a no sé dónde.

Que nos lleven... nos llevamos.

-La verdadera idea profunda que hay que tener en cuenta

es que tú le quitas a tus hijos el problema.

¿A qué os dedicabais vosotros?

Bueno, yo hasta hace unos años, hasta el 2008,

me dediqué a la enseñanza.

-Yo trabajaba en el CSIC.

Y bueno...

Yo no investigaba nada.

Yo estaba en el departamento de informática.

Este es el dormitorio.

¿Gastos de luz, agua y todo esto?

Son generales. Son generales.

O sea, cada uno paga la misma cuota.

Todo va en la cuota.

¿Y es un gasto mensual de mil y pico euros?

1200, una cosa así.

Es que... fíjate tú lo que significa esto.

Y eso incluye todo tipo de servicios entiendo...

Y comedor.

¿Ahorráis más dinero que viviendo en vuestra casa

o incluso si os hubierais ido a una residencia?

Por supuesto. Si es una residencia, te puedo asegurar que sí.

Es decir, sería como...

dos veces y media más.

Marisa, Pilar, ustedes son las pintoras del centro, ¿no?

Pues sí.

¿Cómo conocieron este proyecto?

Yo lo conocí desde que se inició hace 14 años.

Lo que pasa es que no estaba incorporada a este proyecto.

Estaba incorporada a otro igual que este que fracasó.

Porque eso no es fácil ponerlo en marcha, ¿no?

Es dificilísimo.

Tuvimos la mala suerte de encontrar un periodo económico

que los bancos no prestaban.

Y entonces no pudimos ponerlo en marcha.

Al saber que este estaba funcionando nos vinimos para acá.

No renuncias a nada y aumentas el número de amigos.

Aquí también, de alguna manera, eres propietario,

porque tienes la propiedad de una acción

que te da derecho a un alojamiento,

que es transmisible por herencia, no se pierde, o sea que...

O sea que, el día de mañana su parte de la propiedad de este centro

pasa a sus herederos, entiendo. Si ellos quieren.

Y si no, se devuelve mi inversión.

Si yo quisiera irme, como tenemos lista de espera,

el que entra compraría mi acción, yo recupero mi inversión

y me voy a vivir a otro sitio peor,

porque mejor que aquí imposible.

Veo que están con paja, ¿por qué ponen paja aquí, ahora?

Para que conserven la humedad, por eso echamos la paja.

A ver...

Veo que aquí tenéis también niños, ¿no?

(RÍEN)

Hoy sí.

Hoy es una cosa especial. Hoy sí.

Además me han venido de improvisto. ¿Son tuyos?

Son tus nietos.

Hay días que están los niños más que los mayores.

-Sobre todo en la época de vacaciones de los niños.

Sí. Como los padres trabajan...

Estos son auténticas miniguarderías.

Muy buenas.

¿Habéis venido a ver a la abuela? Sí.

Sergio. Sí.

-Este es chiquitín. -Se le ha caído la paja encima.

-Uy, con la paja el pobrecito. Recién nacido, ¿no?

¿Qué le dijisteis cuando os dijo que iba a venir a vivir

a una comunidad de estas características?

Pues a mí me parece maravilloso que tenga ese valor

y que esté con gente tan completa.

Que hay aquí de todo.

Tú eres de las últimas incorporaciones.

¿Cuánto tiempo llevas viviendo en este centro?

Un año.

¿Dónde vivías tú? Asturias, Gijón.

Y a la familia, cuando les dijiste:

"Oye, que me voy de Asturias, me voy de Gijón

y me voy a un pueblecito de 900 habitantes

de la sierra de Madrid".

Estaban asombrados, que no se lo podían creer.

Esto se come. -Es verdad.

-Está buenísimo.

-Unas pensamos que están ya otras que no están ya.

A ver si las arrancamos.

O sea que aquí todo se consensua.

Hasta para arrancar un haba tenemos que hacer una reunión.

Autogestionarias somos a tope.

¿Y eso no retrasa la toma de decisiones,

el tener que consultar todo?

Pero si, por ejemplo aquí, para poner el riego,

podemos tirarnos tres meses.

Para contratar un jardinero lo mismo. Tarda mucho.

Oye..

La autogestión es lenta...

Cuando se vive en comunidad ¿es lo más difícil llegar al consenso?

Para mí sí. Cada uno piensa lo que piensa...

Actúa como actúa, es quien es.

Mira, yo era maestra.

Tenía mi huerto y hacía lo que me daba la gana.

Si yo ahora tengo aquí a tres o cuatro

que saben tanto como yo... Tengo que hablar con ellos,

consensuar con ellos, yo ceder, ceder ellos,

ponernos de acuerdo...

Hay que consensuar mucho, mucho mucho.

¿Estamos preparados realmente la gente para vivir en comunidad?

Es una aprendizaje, ¿eh? -No sé yo, capaz del individualismo.

No estamos preparados. La vida es nueva, distinta.

Tenemos que prepararnos para ello.

Y este huerto da para abastecer a todos los 85 que vivís aquí.

No, no, no...

De vez en cuando para probarlo les hacemos una especialidad.

Hoy todo lechuga, sí. Se lleva cada uno lechuga.

Cuando hay tomate, sí. Salen muchos.

O, por ejemplo, cebollas, ahora mira.

Todas aquellas cebollas, a alguna de cabeza le toca.

Ustedes son las encargadas, veo, de servir el comedor.

Hoy.

Es que esto es voluntario.

Nos apuntamos. Hay una lista. Casi siempre está cubierto.

El caso es que todo el mundo haga alguna cosa, ¿no?

Y que ayude a los temas.

Ese es el espíritu que tenemos aquí, de colaboración.

Aquí sirven ustedes, pero aquí no cocinan ustedes.

No, no, no.

Es un servicio de catering, ¿no? Eso es.

-Es difícil ponerse de acuerdo. Es que sois muchos, ¿eh?

Unos queremos verdura, legumbre, otros que no,

unos que no quieren pasta, otros que queremos pasta...

Hoy toca guisantes, veo. Guisantes con jamón.

¿Eso también se elige entre todos, el menú?

Normalmente, la empresa da unos menús y gente de aquí los revisa.

Ahora estás al frente de este proyecto, digamos,

como presidenta de este proyecto.

Cuando hay algún problema médico, por ejemplo, ¿cómo se soluciona?

Hemos optado porque vamos a utilizar los servicios públicos,

siempre que podamos.

Ya estamos empezando a tener los primeros casos de dependencia

y estamos justo en este momento estudiando qué fórmula le vamos a dar

a las personas que tengan que venir a ayudarnos.

De todas formas, seguimos pensando

que tiene que haber una solidaridad entre nosotros,

como buenas vecinas y vecinos que somos.

¿Es importante que todo el mundo tenga edades distintas

para que el proyecto funcione? Claro.

Si todos fuéramos de la misma edad y todos envejeciéramos

y empezáramos a tener dependencias generalizadas,

no se podría llevar esta autogestión que queremos.

Vivir en una vivienda colaborativa,

¿implica hacer muchas reuniones como esta?

(RÍE) Bastantes.

Hemos querido venirnos

antes de tener una edad de irnos a una residencia,

porque queremos ir tejiendo los afectos

que después nos van a apoyar cuando ya estemos un poco más gagás.

-La viudez se lleva muchísimo mejor cuando estás acompañado de amigos.

No es lo mismo quedarte solo en Madrid, en tu piso,

que quedarte aquí, rodeado de amigos, no es lo mismo.

(Música)

¿Qué edad tienes, David?

Yo tengo 36 años, pero hago este año 37.

¿Cuántos años llevas sin trabajar, sin tener un empleo?

Sin tener un empleo, llevo cuatro años, creo.

¿A qué te dedicadas antes?

El último trabajo, repartidor de productos químicos

para limpieza y para la hostelería.

Eres receptor de comida de la Nevera Solidaria,

una nevera que está a disposición de todos aquí, muy cerca.

¿También coges de ahí comida?

También eres el encargado como de mantenerla, de limpiarla.

Y cuando me sobra, en verano,

sobre todo, que sobra bastante de verdura, también meto.

El 40 % de los alimentos que se producen en el mundo

no llegan a consumirse, o bien porque son feos

o bien porque está muy cerca su fecha de consumo preferente.

Pero ¿qué ocurre si en lugar de tirarlos

los guardamos en una nevera en mitad de la calle,

con libre acceso, para que cada uno pueda dejar o coger lo que quiera?

Aquí está la nevera.

Potitos, pimientos, conservas.

Les metemos una revisión para ver lo que hay caducado y lo que no.

Por ejemplo, estos espaguetis caducan el día...

-Hola, David. -Hola, ¿qué tal?

Aquí, como siempre, mirando a ver cómo está esto

y hoy está bonita bonita.

Entonces, 28, 3, 4, esto está caducado, esto fuera.

-Hay que retirar.

28 del 5, caducado. Caducado y caducado.

Este es del 31, todavía le queda.

Ainhoa y Javier,

vosotros sois dos miembros de la asociación de voluntarios

que ha decidido colocar aquí esta nevera,

en mitad de una de las calles de Galdácano.

Hay siete neveras solitarias como esta repartidas por España.

¿Qué condiciones legales y sanitarias tienen que cumplir

para estar aquí?

Un proceso importante de solicitud de registro de vía pública

al Ayuntamiento

y una investigación sanitaria, etc., que es algo que que tener en cuenta.

Esto se considera un contenedor frío, ¿no?

Sí, sí. -Un contenedor limpio y refrigerado.

Sanidad lo considera un contenedor limpio y refrigerado.

¿Cuánto tiempo lleva esta nevera aquí, en mitad de la calle?

Un año y poco, en abril del año pasado.

Se puso como proyecto piloto.

¿Cuántos kilos de comida pueden salir de aquí cada día?

Unos 200 kilos al mes. 200 kilos al mes,

que se aprovechan ahora y no se tiran.

Ahora ya más, ¿eh?

Tienes que dejarlo diciendo, supongo...

Lo que es y la fecha.

-Esto es para las personas que vienen con necesidad

como para las personas que, como yo, como cualquiera,

muchas veces, venimos y comemos un pincho.

Esto es para evitar el despilfarro de alimentos.

Eso queremos dejarlo claro,

porque todo el mundo asocia esto a la pobreza,

no, la pobreza se erradicaría

si atacamos los males que la provocan.

-Tirar comida está mal,

pero coger comida que a otro de sobra,

no es algo de pobres, no es algo malo.

(Música)

Itziar... Dime.

Tú eres aquí la jefa, en esta cocina.

Aquí, sí.

La jefa de los fogones. Sí.

Roberto y tú sois los que lleváis este Restaurante Berrio, ¿no?

Así es.

Y sois uno de los restaurantes que dona comida

a la Nevera Solidaria de Galdácano. Exactamente.

¿Desde hace cuánto? Desde que pusieron la nevera.

¿Vais todos los días con vuestros tuppers

de comida sobrante a la nevera? Sí, habitualmente, sí.

Habitualmente, sí, más o menos, pero habitualmente, sí.

¿Habéis llegado a conocer a gente receptora de esa comida alguna vez?

Una de las veces era una pareja jovencita

con tres críos.

Y les ves la cara... Una cara de agradecimiento...

Como de sumisión... Una mezcla de sensaciones.

Analizas la cara

y ves que te están expresando mogollón de cosas y es muy fuerte.

¿Qué ganáis vosotros haciendo esto?

Aprender a ser gente, a ser buena gente.

Es básico. (RÍEN)

-Los cocidos de hoy sobrarán. Estas son las patatas a la riojana.

Exacto. ¿Y todo esto os ha sobrado también?

Esto es codillo. Codillo de cerdo.

Y va todo para allí, para la nevera. Sí.

Si es de cerdo, lo dejamos en claro. "Codillo de cerdo".

Exacto. ¿Por qué?

Porque hay mucha gente que es musulmana,

entonces, no come cerdo.

Cuando ves todo esto, Itziar, dices: "Cantidad de comida que antes

quizá, teníamos que tirar a la basura

y que ahora puede ayudar a mucha gente".

El sistema es un desastre, es un desastre absoluto.

Lo que sobra, se puede reciclar, pero siempre, y no recicla nadie.

Es mentira todo.

Y la gente no entrega lo que puede entregar,

porque fíjate qué te cuesta.

Tú mismo en casa, ¿no lo puedes hacer?

Y tú también lo puedes hacer. Lo puede hacer todo el mundo.

Te cuesta tiempo, quizá, ¿no? Tiempo.

Hay gente que prefiere tirarlo a la basura,

es que lo tira, de hecho.

(Música)

Espérate un momentito, Rober, que voy a mirar cómo está.

Si no, para mover las cajas.

Voy a mover un poco, ¿eh?

Ya puedes traer. Voy a dejar esto aquí...

-Espera, ya te sujeto la puerta. -Vale, venga.

-Te la sujeto yo, la puerta. -Está bien.

Vamos poniendo así...

Vale, trae la otra.

A ver, venga, va.

-Venga, muchas gracias. "Agur".

-Bueno, guapa.

Y gracias.

Ya os conocíais entonces, ¿no? No, no.

¿No os conocéis de vista ni de nada?

No, yo sé que dejan ellos porque vengo muchas veces.

-¿Ah, sí?

Y tu caso, ¿cuál es?

Pues que ando muy mal, también.

¿Cuántos años tienes, Olvido? 52 años.

(RÍEN)

¿Qué te llevas? Cuando vienes, ¿cómo es esto?

Echas un vistazo... Sí, sí.

Estas verduritas también me gustan.

Codillos son, sí, mira qué ricos. Estos nos los vamos a cenar hoy.

Tenemos para cenar y para comer mañana.

¿No ves? Por ahí ya he ido recogiendo algún trocito de hierros.

¿Porque también recoges chatarra? Sí.

Y la vendes luego.

Sí, y me saco 10 eurillos, 15 euros. ¿Al día?

No, porque hay mucha gente.

(Música)

Se permuta apartamento de unos 55 m² en A Coruña

por una casa, también en A Coruña, de unos 90 m².

O, por ejemplo, se permuta una casa de 160 m² en A Coruña

por un piso de unos 30 m² en Madrid.

Y así, decenas y decenas de anuncios de trueques de casas.

El intercambio de viviendas

se ha convertido en una alternativa para muchos propietarios

para deshacerse de una hipoteca que no pueden pagar

o para encontrar un piso algo más barato.

En los últimos dos años, en España,

se han intercambiado hasta 6000 viviendas

pero ¿es fácil encontrar la media naranja inmobiliaria?

(Música)

Hola. Muy buenas, Eva.

Vives en una casa que has conseguido a través de una permuta, ¿es así?

Así es. ¿Cómo fue esto?

¿Cómo ha sido?

En realidad, a mí me urgía vender el piso en el que vivía anteriormente

y me estaba costando mucho.

La casa que yo tenía era muy chiquita,

solo tenía una habitación, eran 50 m²,

necesitaba algo más amplio.

Esta casa, ¿cuántos metros cuadrados...?

Esta tiene 90.

El baño y tres habitaciones.

Tres habitaciones, tienes dos niños...

¿Cuánto tardaste en encajar las piezas?

Dos, tres meses, nos presentaron este, nos gustó,

y luego solo faltaba que a la otra parte, a Sandra,

le encajase el mío.

Ahora nos vamos a ir a mi antigua casa

y vamos a conocer a la nueva propietaria, ¿te parece?

Perfecto.

Hola, Sandra. -Hola, ¿qué tal?

-Muy bien. Te presento a Ricard.

Sandra, tú has permutado tu piso con Eva.

¿Costó ponerse de acuerdo, entenderse, o no?

No, no costó, puesto que nosotros buscábamos algo parecido

y ella, también buscaba algo parecido

y, simplemente, se tasaron las viviendas,

llegamos a un acuerdo. Es lo primero que se hace, ¿no?

Cuando uno quiere permutar o vender un piso, lo primero es tasarlo,

ponerle un precio.

No obstante, en este caso,

hubo que darle una cantidad a mayores,

fue la permuta piso por piso, pero hubo que darle una cantidad.

Tú le tuviste que dar dinero a Eva.

El de ellos se tasaba en unos 100 000 E

y el nuestro, en 91 000 E.

¿Por qué se paga más por este que por el otro? ¿Por la ubicación?

Por la ubicación...

Este está más en el centro de A Coruña.

Está más en el centro, es más fácil, a lo mejor, arrendarlo,

es más céntrico, tiene mejores comunicaciones.

Yo la opción del trueque, del cambio, de la permuta, ya la conocía,

con lo cual, no me asustó, la encajé perfectamente

y, además, de hecho, si no fuese a través de la permuta,

yo no hubiese vendido el piso tan pronto.

-Hola, Sandra. -Hola, Javier, buenas tardes.

Adelante.

-Hola, Eva, ¿qué tal? -Hola, ¿qué tal?

-¿Qué tal? -Muy bien.

Javier, tú eres el responsable de la inmobiliaria

que ha hecho esta permuta, ¿no?

O sea, tú diriges una inmobiliaria que está especializada

en trueques de viviendas. Eso es.

Lo que hacemos es intentar que se pongan de acuerdo.

Tiene mucho más sentido la intermediación

en este tipo de propiedades que en la compraventa,

que también tiene sentido,

pero es que si no estamos nosotros en el medio,

es difícil que ellos se pongan de acuerdo.

Tú llevas, ¿desde cuándo? ¿Desde 2008?

2008.

Inicio de la crisis y abrimos una inmobiliaria,

¿cuál era el problema más habitual?

No había liquidez, no había ahorro, los bancos no concedían créditos,

entonces, la única manera era cambiar una por otra.

Así, la liquidez, aunque no la haya y la diferencia sea muy pequeña,

se puede afrontar.

¿Esto es una compraventa más? Sí...

Realmente, tributan igual que una compraventa,

la diferencia es que no tienen que disponer

de una cantidad tan alta de dinero para poder cambiarlas.

En su caso, no había hipoteca de por medio.

En ninguno de los dos casos.

En el caso de que algún piso

o los dos pisos que pretendan permutarse,

tengan hipoteca, ¿eso dificulta la operación, el trueque?

La complica, pero no lo dificulta.

-Javier... -Que vaya bien.

-Igual, adiós. -Vámonos.

Hasta luego. Hasta luego, Ricard.

Javier, ¿cuántas oficinas tienes abiertas

desde que creaste la primera en el año 2008?

En este momento, hay siete. Siete ya.

Tenemos ya peticiones para Jaén, Valencia, Oviedo,

Zaragoza abrimos ya...

O sea, hay posibilidades de abrir bastantes.

Todos con la fórmula del trueque como base.

Como base, vendemos y alquilamos también,

pero la base siempre es el trueque.

¿Dónde vamos ahora?

Vamos a ver a Tomás, que es un cliente,

que tiene un piso a la venta

y ha decidido probar la opción de trueque.

Adelante.

¿Qué tal? Muy buenas.

Te presento a Ricard, Ricard, Tomás. Muy buenas, ¿qué tal?

Encantado. -¿Qué tal, Tomás?

Este piso lo quieres permutar, ¿por qué?

Por circunstancias, un poquito, en la vida,

hemos aumentado el número en casa y se nos ha hecho un poquito pequeño.

¿Cuántos metros cuadrados? Tiene 60 m², es un ático.

Ya ves que es todo luz natural,

estamos en el centro mismo de la ciudad,

ahí tenemos, de espaldas, el Ayuntamiento.

Tiene dos dormitorios, uno un poco más pequeño que otro,

que hace función despacho. Este sería uno de los dormitorios.

Está totalmente equipado, reformado totalmente por mí.

Y eso de encontrar la media naranja inmobiliaria,

¿es fácil o no es fácil?

A veces depende más de las partes que de las propiedades.

Tenemos que evitar la especulación,

el que uno piense que vale más uno que el otro,

si luego, las partes son flexibles, va a ser más fácil el cambio.

Tomás, ¿te parece que vayamos a ver un piso a ver si te encaja?

-Perfecto, por mí, encantado.

Hola, ¿cómo estás? -¿Qué tal?

Te presento a Tomás. -Hola, encantada.

-Que viene a ver tu piso.

-Empecemos por aquí, si quieres, por la cocina.

Nosotros, en su día, nos coincidía el trastero encima de la cocina,

entonces, pedimos permiso a los vecinos para comunicarlo

y mi marido lo arregló y preparó arriba un estudio.

Están las paredes forradas pladur, el techo forrado de madera.

Las vistas de la cocina, se ve la ría.

No es que se vea mucho, pero bueno, algo, por lo menos, sí.

El salón, que es bastante grande.

Toda la fachada da al Parque de Oza.

Da sol desde las doce de la mañana y tienes la puesta de sol.

Aquí, calefacción, muy poquita.

María Jesús, tú quieres permutar esta casa.

Sí, la intención mía, que yo quedé hace tres años viuda,

y mi hijo tuvo que emigrar, como casi toda la juventud de ahora,

está trabajando en Londres, y para mí, se me hace muy grande.

¿Cuántos metros cuadrados tiene este piso?

90.

¿Y qué buscarías, exactamente, de dimensiones?

Un apartamento con dos habitaciones, por lo menos.

La de Tomás es de dos habitaciones, ¿no?

¿Ah, sí? ¿En qué zona? -En San Agustín, en el centro.

-La zona la conozco y me gusta. El centro de A Coruña me gusta mucho.

¿Cuánto se pide por un piso así? No recuerdo en cuánto está.

-Este está en 180. 180 000 E.

En este caso, tú por intermediar en este tipo de operación,

¿qué se lleva la inmobiliaria?

La inmobiliaria cobra a cada una de las partes un 3 %

del precio en el que se permute.

¿Este piso entraría en tus opciones, en tus gustos?

Hombre, por metros, encajaría.

Es más grande que el que tengo,

tiene más posibilidades, en cuanto a crecer,

pero bueno, tendría que pensarlo.

(Música)

¿De qué son estas galletas, May, qué estás haciendo?

Son de mantequilla.

Tienen mantequilla, azúcar, vainilla...

Huele muy bien la vainilla. Sí, sí.

¿Tú qué estás haciendo, Rafael?

Esperando la leche de avena que estamos preparando.

Vosotros, May y Rafael, sois una familia

que en sus hábitos diarios, sus hábitos de consumo,

tiene muy en cuenta esto que ahora se llama el consumo colaborativo.

El consumo colaborativo es realmente colocar en el centro

no el dinero, sino la relación entre las personas.

Y la importancia de ser consciente de lo que en cada momento hacemos.

En este caso, la comida.

Desde hace ya tiempo, veis que los huevos

son huevos ecológicos de una finca que hay aquí cerca.

Veréis que hay mucho tema de verdura y poco de envase.

-Lo que compramos en los supermercados

o en las tiendas es realmente los productos primarios.

A la semana os podéis gastar en un súper, ¿cuánto?

A la semana, ¿qué puede ser? Somos muchos.

Serán unos 60 euros.

Pero yo puedo comprar cinco kilos de harina,

que no me lo voy a gastar en una semana solo.

¿Qué ha pasado? Que antes metíamos en el carro patatas fritas,

Coca-Cola, las natillas... -Los yogures.

-Eso te hace una compra... ¿Qué podía ser, 200 euros?

Esa leche y esas galletas, ¿cuánto os dura, dos días?

La leche un poco más quizá, porque somos los más habituados,

pero las galletas duran día y medio.

Y si viene un amigo de los niños, condenada.

-Es una merienda.

-Es un pan dulce parecido al pan Bimbo,

pero lo hago con una mezcla de harina blanca y harina de espelta.

¿Esto lo haces tú todo? Sí, sí.

Cada semana. ¿Cada semana?

¿Qué dices, cada semana?

¿Cada cuánto lo haces? Cada dos días.

Un día hago pan para nosotros y el otro día hago la brioche.

Cada dos días se agota. Claro.

Supone una inversión de tiempo considerable.

Sí, claro. ¿Cuántas horas pasas aquí?

¿En la cocina? Un montón.

A diario compraréis carne y pescado, ¿o no?

La verdad es que no.

No somos extremistas, sobre todo con los niños.

Ellos me dicen: "Mamá, yo quiero salchichón

para mis bocadillos del colegio". Yo se lo compro.

Se me están quemando las galletas. Sácalas, sácalas.

(RÍEN)

Pero ¿siempre fuisteis así? ¿Cuál fue el punto en vuestra vida?

Decíais que hace unos tres o cuatro años la cosa cambió

para volcarse en este tipo de concienciación.

Yo creo que empezó con el tema de la crisis.

Decidimos empezar a dar el paso.

Uno de los primeros pasos fue crear un blog:

"Familia de tres hijos busca mundo diferente para vivir",

y poco a poco se nos fue de las manos.

A ver qué dice este reloj.

Las doce y pico pasadas. ¿Hoy no trabajáis?

Hoy es un día de diario. Bueno, yo no.

-Yo he salido hace un rato del trabajo.

Ella es profesora de inglés en la escuela de idiomas.

Es funcionaria. -En la Escuela Oficial de Idiomas.

Yo pedí reducción de jornada a la mitad.

Trabajo a media jornada. ¿Y tú, Rafael?

Yo soy funcionario de la Junta de Andalucía.

Trabajo en una oficina de empleo, y con reducción de jornada.

Nos lo ha preguntado mucha gente: "Vosotros, con tres niños,

¿cómo los dos con reducción de jornada?".

Realmente, la preocupación que se tiene es:

"¿Llegáis a final de mes?".

A lo mejor no nos escapamos a comer todos los fines de semana,

o a lo mejor no nos gastamos determinados caprichos,

pero estamos dedicando tiempo a cosas que nos llenan más.

El centro no es el consumo, el centro no es el dinero,

sino el tipo de vida que quiero llevar.

-Aquí es donde tengo la despensa. Ahora está en proceso de preparación.

Hay botes de cristal.

Cuando yo hago las conservas es ahora, en verano.

¿Lo haces todo tú? Sí. Calabaza...

Sobre todo en verano, y lo vas guardando.

Este tomate con aceite.

Compota de manzana... Tengo también de mango.

Esto es una cosa...

que se hace con los restos del cerdo una vez que se mata.

Lo hace mi abuela.

Debe de ser la única carne que entra en esta casa ahora mismo.

Mira el polvo que tiene, porque esto lleva aquí ya...

¿Cuánto tiempo lleva? Un montón de años.

Al menos tres o cuatro.

-Me gustan tostaditas. ¿Sí?

A ver, a ver. Sin conservantes

ni nada raro. Completamente natural.

Mm.

Muy rica.

Una pasta muy auténtica. Muy auténtica, sí.

Muy casero.

Voy a echar un poco de cebolla.

-Mira, los niños.

-Hola, mami.

-Chicos, os presento a Julia.

Ya está la familia colaborativa al completo, ¿no?

O sea que tenéis vuestro propio minihuerto

en toda esta balconada.

Esto es rúcula, que comeremos en la ensalada.

La ensalada, sí.

Tiene un sabor peculiar, pero me encanta.

Me apasiona la rúcula.

-Qué bien huele, madre mía. Qué gustazo.

En el mundo se desperdician cada año 1300 millones de toneladas de comida

y España en concreto es el sexto país de la Unión Europea

que más comida desperdicia.

¿Aquí se desperdicia mucho alimento, en esta casa?

De comida, nada. -Prácticamente nada.

(RÍE) Ya está la fuente limpia.

La han limpiado completamente.

No hay que pasar por el lavavajillas casi.

-Una, dos... -Y tres.

¿Qué estáis haciendo?

Estáis preparando esta cama, ¿para quién?

Pues mira, hoy acogemos a dos personas

que vienen de Nueva Zelanda

y que nos pidieron alojarse aquí esta noche

a través de Couchsurfing, una plataforma de Internet.

Para alojar a turistas en casas de particulares.

Efectivamente. ¿A cambio de dinero?

No, a cambio de nada, simplemente de...

-De compartir sus experiencias, de que nos cuenten sobre su país.

Lo que nos gusta es, cuando viene alguien,

que nos cuenten cómo viven ellos, también para hablar en otro idioma.

Vosotros cuando viajáis, ¿también...?

Lo hemos hecho, sí. ¿Viajáis de esta manera?

¿Con los niños también? Sí.

-Este verano estuvimos en casa de Héctor y en casa de Pablo.

¿Sin pagar nada? Os acogieron como vais a acoger a estas personas.

De hecho, te lo puede contar él...

-Nos dejaron la clave de la Wi-Fi para que la pudiésemos usar

y ellos se fueron al sofá para dejarnos su habitación grande.

Formáis parte de una red de intercambio de alojamiento

para cuando viajáis. Sí.

¿No os da miedo a veces? Ahora no conocéis a...

A Hazel. Hazel se llama.

Sí, sí. ¿No os da miedo quién pueda llegar?

Normalmente la plataforma tiene una serie de referencias

en la que te viene gente que ha convivido con ella

o bien hospedándola, u ofreciendo ella su casa,

y sabes más o menos de qué pie cojean.

Si hay alguien problemático, la propia red te avisa.

A lo mejor a los hoteles y apartamentos turísticos

no les hace mucha gracia que se haga popular una red así.

Probablemente no,

pero la clave está en dónde ponemos el centro.

Si lo ponemos en el dinero o en las relaciones.

(HABLAN EN INGLÉS)

¿Estáis viajando por Andalucía?

Sí, yo viví unos meses en Córdoba.

Hasta marzo.

Estaba viajando y mi amigo me vino a visitar,

y estamos viajando ahora por Andalucía.

¿De dónde sois? De Nueva Zelanda.

Muy lejos, ¿eh? El otro lado del mundo.

(HABLAN EN INGLÉS)

Esto es normal por lo que veo.

Cuando vienen invitados de este tipo, Couchsurfing,

los integráis. Sí, sí.

Pues buen provecho y que lo paséis muy bien.

Un beso a todos.

(Música)

¡Hombre, Mariló!

Esta es la casa de acogida que tú gestionas.

La casa de acogida de Pepe Bravo, sí.

Donde tú colaboras. Correcto, sí.

Personas en situaciones difíciles vitales, económicas,

que necesitan un lugar.

Que necesitan un lugar, y nosotros aquí creamos una familia.

¡Ay, qué bien que habéis llegado! ¡Mira, Rafa!

-¡Hombre! -¡Madre mía, qué maravilla!

Sois agricultores de aquí cerca.

Yo soy de cerca del pueblo.

Digamos que los excedentes, el stock, como tú dices,

de tus tierras, hay una parte que cedes a la casa.

Exactamente.

(ININTELIGIBLE) ¿El qué?

El proyecto que se está haciendo. -Para la deshidratadora.

Ah, esto es lo que va para el deshidratador.

Vamos a ver, esos nísperos recién cogidos del árbol,

los vamos a ver deshidratados, y además los vas a probar

para que veas que es una exquisitez. -Una delicatessen.

-No existe en el mercado. Vosotros lo deshidratáis,

y así esa fruta deshidratada se puede vender de otra manera,

¿o no? Claro.

¿Y esto es el deshidratador solar? Correcto, es el deshidratador solar.

Único, porque se ha construido aquí y tiene una patente pública

para que cualquier persona pueda hacer uso de ella.

Y consiste en una placa cerámica negra,

aquí, una rendija de ventilación por la cual entra el aire.

Ese aire, al contacto con la plata, se calienta.

Sabemos que el aire caliente tiende a subir arriba.

Ese calor va por aquí. Entra a esta cámara.

Cómo huele a piña.

Y aquí se deshidratan los productos.

Aquí tenéis deshidratando manzana... Vamos a abrir.

Tenemos manzana... Manzana y piña.

Esto es fruta que os han cedido. Fruta ecológica.

Agricultores como los que estamos viendo ahora con esos nísperos.

Nos lo ha regalado un almacén.

Y ese deshidratador es el que,

a raíz de una campaña de crowdfunding...

Financiación colectiva. Financiación colectiva, ¿no?

Conseguís recaudar el dinero suficiente

para que lo tenga la casa de acogida.

¿Cuánto cuesta un deshidratador solar?

Entre el diseño, la maquinaria y demás,

unos 15 500 euros.

El agricultor trae sus excedentes, lo deshidratamos,

parte se lo lleva él, parte se queda la casa,

y todos acaban ganando.

(Música)

  • Trueque o negocio

Comando Actualidad - Trueque o negocio

07 jun 2016

Pagar por dormir en una casa particular en vez de en un hotel, compartir los gastos de gasolina para no alquilar un coche, permutar un piso por una vivienda más grande para finiquitar la hipoteca. En España medio millar de empresas ofrece propuestas de economía colaborativa. El trueque como posibilidad de ahorro, como fórmula para darle otra vida a lo que ya no usamos y, también, como posibilidad de ganar dinero. Compartir en vez de comprar, una tendencia de consumo que va a más, que mueve miles de millones de euros, que está poniendo en jaque a algunos empresas tradicionales y que en España carece de un marco legal.

ver más sobre "Comando Actualidad - Trueque o negocio" ver menos sobre "Comando Actualidad - Trueque o negocio"
Programas completos (418)
Clips

Los últimos 2.488 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios