www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4013462
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Trabajando por los pueblos - ver ahora
Transcripción completa

Vamos a repartir el pan que llegamos un poco tarde.

(Claxon)

¡Venga, Tomasa!

Cambiaste la moto de la Guardia Civil para dedicarte

a la pescadería.

A la pescadería, sí.

Su labor es viajar por muchos de los pueblos

de la comarca a enseñar a gente que sea apicultor, ¿no?

Tienes 15 parroquias a su cargo.

Mi primer pueblo del día.

Llegan donde nadie llega.

Sin ellos muchos pueblos ya no estarían en elmapa.

A mí me debe salir la media de 80 a 120 km diarios.

Vaya carreteras, ¿eh, Fran?

En las zonas rurales es así.

Me cogió el aire y tuve un accidente cojonudo.

¿Se puede?

¿Esto es muy normal que el cura venga a cenar aquí

a casa de los vecinos?

Sí.

Esto es vivir como un cura, ¿eh?

Esto es vivir como un cura, no lo dudes.

¡Ay, que ha venido mi chico que lo estaba esperando yo!

Hace 18 años que nació aquí el último.

Ahora ha nacido Raúl.

¿En qué momento uno se da cuenta de que los pueblos han empezado

gente?

Cuando se ponen en todos los sitios las 20 personas y no nacen.

En España 1.200 pueblos pueden desaparecer.

¿Qué haría usted si fuera el suyo?

Vivir en mi pueblo y trabajar a 65 km.

Yo mientras tenga trabajo, mi sitio es el pueblo.

¡Hola!

¿Qué tal?

¿Este colegio está al borde o en riesgo de desaparición?

Pues ha estado.

¿Cuántos de vosotros ha pensado en quedarse en el pueblo a vivir?

Si tu hijo te dice: "Me quiero quedar"...

A lo mejor me va mejor.

Hoy no.

Trabajando por los pueblos, hoy en Comando Actualidad.

¿Cada uno toca el claxon de una manera?

Cada uno lo tenemos diferente, cariño.

(Música)

(Campanas)

Buenas tardes.

Muy buenas.

Teo Nieto, cura rural

de la comarca de Aliste.

De Aliste.

Tiene 15 parroquias a su cargo.

¿Cuántas misa celebra en una semana?

Depende.

Solo el fin de semana que es así el más fuerte

entre cinco y siete normalmente, incluso a veces ocho

y luego calcula que, excepto a lo mejor un día

a la semana que tengo que ir a Zamora a reuniones y demás,

el resto de los días una o dos por día.

¿Tiene tiempo libre? O tres incluso.

Alguno vas cogiendo, vas arañando un poquito por ahí cuando se puede.

¿Qué sucede en la comarca de Aliste para que tenga usted

15 parroquias a su cargo?

¿Faltan curas, sobran parroquias o faltan parroquianos?

Faltan curas.

Digamos que faltan curas. ¿Sí?

Lo que sucede además es que cada vez es menos la población.

Estamos en Ufones. En Ufones.

¿Cuántos vecinos tiene este pueblo?

30. ¿Cuántas?

30. 30.

-30, 31... -31.

Está medio pueblo aquí en la iglesia.

Teo tiene poder de convocatoria.

Es la cámara la que tiene poder de convocatoria, no yo.

No nos engañemos.

¿Usted de dónde es, de aquí? Yo soy de aquí.

He estado muchos años fuera

y hace cuatro años que vuelvo.

Voy y vengo de Zamora a trabajar todos los días.

Y ha elegido vivir en su pueblo.

Vivir en mi pueblo y trabajar a 65 km.

¿Todos los días? Todos los días.

¿Y por qué lo hace?

Primero, por cariño, por amor al pueblo, por mi gente

que está aquí y considero que es lo que tengo que hacer.

Pues comenzamos en el nombre del Padre, del Hijo

y del Espíritu Santo.

(TODOS) Amén.

Te ofrecemos el pan de vida y el cáliz de salvación

y te damos gracias.

(TODOS) Amén.

Que la paz del señor esté siempre con vosotros.

-Y con tu espíritu. -Nos damos la paz.

Dicen: "Es que en los pueblos somos pocos".

Ya, pero así podemos darnos la paz todos.

(Risas)

Creo que es importante ver el lado positivo de las cosas

y el ser pocos nos hace ser mejor comunidad.

Cordero de Dios...

(TODOS) Que quitas el pecado del mundo ten piedad de nosotros.

Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

(TODOS) Amén.

Podéis ir en paz.

(TODOS) Demos gracias a Dios.

Si os deja esa señora de la puerta que se ha puesto ahí como vigilante

diciendo: "Todavía tengo que preguntar más cosas".

¿Cuántos años, Teo, llevas por aquí dando...?

¿Ofreciendo misa? 22 años.

¿22 años?

Ahora mismo no entiendo mi vida de cura más allá de los pueblos.

Si tuviera que hacerlo, quizá tendría que cuestionármelo,

pero me siento identificado.

Teo, supongo que te lo han dicho muchas veces,

pero cuando te quitas la casulla no eres un cura

al que estamos acostumbrados.

Eso de que el hábito no hace al monje, yo creo que sí,

que cuando...

La estética quiere transmitir una imagen de alguna manera.

¿Y tú qué imagen quieres transmitir?

A mí me gustaría una imagen de cercanía.

Bueno, pues nada, nos vamos hasta Lober.

A ver qué nos cuentan por allí.

Que seáis buenos, ¿eh?

A otro pueblo, sí.

A otro pueblo que es más o menos del tamaño de este,

más o menos, y allí le llevaremos la comunión a una señora.

¿Esta es tu herramienta de trabajo, el coche?

Sí, sí.

Es fundamental, por eso a la hora de escoger coche

es importante buscar un poco el equilibrio.

No quiero un coche ostentoso, que no me parece oportuno,

pero sí que sea un coche un poco seguro

para poder moverme por estas carreteras.

Teo, veo que llevas 169.904 km.

¿Todos por la zona?

No, todos por la zona no.

Bastante por la zona de moverte a diario entre los pueblos,

ir todos los días a Alcañices a las clases...

¿Por qué decidiste ser cura rural?

Cuando uno decide meterse cura

no es para beneficio personal,

si no que es sobre todo por una cuestión incluso social.

Me parece que los pueblos necesitan promoción,

que no se sientan abandonados que muchas veces es

lo que le está pasando al mundo rural,

que se están sintiendo abandonados, que no cuentan.

¿Y qué se puede hacer?

Que la propia gente del pueblo entienda y crea en sí mismo.

-Muy buenas. -Hola, buenas.

-Aprovecho que te veo. -Muy bien.

Te paso la homilía del domingo.

Dice Teo que es usted celebrante. Eso es.

Eso quiere decir que da la misa civil cuandoTeo no llega.

Efectivamente. ¿Sí?

Sí, así es.

Sí. ¿Y por qué lo hace?

Yo creo que por ayudar a Teo

que él tiene muchos pueblos

y bueno, pues, echarle una manita.

-Toma, la homilía del domingo. -Sí.

-Y los avisos como siempre al final. -Vale.

Dicen que mañana llueve.

Lo que te ha dado Teo es lo que tienes que contar en misa.

Eso es.

Esto tú lo lees... Sí.

Si se sale de aquí, Teo, ¿qué pasa?

Que no me entero.

No te enteras porque no estás. No me entero, no estoy.

Ah, no, no, pero no.

Lo que Teo pone, yo leo.

Sí, yo no me invento nada.

¿Cuántos celebrantes hay en estos pueblos?

Pues en mis 15 comunidades hay unos 25 o así.

¿25? Sí.

Porque en cada pueblo hay uno o dos.

¿Cuántas vacas tienes, Maribel?

Aquí habrá unos 40 o 50.

40... Estas son las de los terneritos.

Oye, Maribel, me han dicho que la ternera de Aliste

está buenísima.

Está buenísima.

Claro, eso es evidente

y está claro que es por estos pastos que tenemos.

¿Eres hija de ganaderos? Sí, también.

Habéis seguido con la tradición. Efectivamente.

Pero si tu hijo te dice: "Me quiero quedar"...

A lo mejor me da un disgusto. ¡Anda!

¿Y eso?

Pues sinceramente porque veo que es mucho trabajo

y mucho sacrificio.

Teo, cuéntanos donde estamos.

Pues ahora estamos caminando hacia arriba de Aliste.

Es el pueblo que vemos allí al fondo.

¿Cuántos vecinos tiene ese pueblo?

Tiene unas 30 personas.

Si juntáramos todos los habitantes que tienen los 15 pueblos

que llevas, ¿cuántos vecinos tendrían?

Pues 22.300, 1.300 como mucho.

¿Cuál es la dificultad para ti de ser un cura rural

en una zona despoblada como esta?

Pues la dificultad...

Creo que la mayor dificultad ir viendo cómo se va deshaciendo...

Se van deshaciendo los pueblos, cómo la gente va envejeciendo...

Porque al ser un cura de pueblo todo se vive más intensamente.

En los bautizos eres parte de esa familia,

pero también en las defunciones eres parte de esa familia

y hay entierros en los que yo lo paso muy mal.

¿La frontera con Portugal la tenéis ahí?

Pues desde aquí a la frontera podríamos tener 10 km.

¿Nada más? Sí, sí.

Buenas tardes.

Buenas tardes.

Que el otro día me dijo Pilar que se había acabado el vino

en la iglesia.

Sí, se terminó el otro día.

Aquí os lo dejo.

Lo lleváis para allá, pero no te lo bebas, Carlos.

Son los mayordomos de la iglesia de Rabanales.

¿También te ayudan? Sí.

Son los que preparan la iglesia, las flores, limpian...

Cuando hay algún entierro tiene que llevar la cruz delante.

Ah, ¿sí? Cuando vamos al cementerio.

Pues tendrá trabajo.

Pues últimamente demasiado.

Carlos, ¿cuántos años tienes?

10. 10 años.

¿Cuántos niños hay por aquí de esta edad?

¿Pues en el pueblo cuántos hay ahora?

Habitualmente solo Carlos.

Solo Carlos.

¿Y tú qué quieres ser de mayor?

Ganadero agricultor.

Muy bien, ¿y a tus padres eso qué les parece?

Bien. ¿Bien?

¿Sí? Sí, mientras a él le guste...

Sea feliz...

Hombre, lo básico lo tendrá que estudiar.

No le voy a decir: "Hala, con 12 años como se hacía antes con las ovejas".

Hay que formarse un poco.

¿Y eso, Carlos, cómo lo ves?

Bien. ¿A ti te gusta estudiar?

No. ¿Cómo?

(RÍEN)

Estamos llegando a Lober.

¿Cuántos habitantes había aquí?

Aquí pueden quedar también unos 30, una cosa así.

Después me equivoco en alguno y luego me echan la bronca.

Dicen: "Eh, que nos has quitado" o "Nos has puesto".

Seguro que ya llevan un rato esperándome.

¿Se puede?

Ya estamos aquí.

-Buenas tardes. -¡Pasad!

Buenas tardes.

¿Cómo se ha metido por aquí?

Pues a dar una vueltica, a ver a esta mujer.

Ah, bien.

Hombre, ¿qué tal, Manolo?

¡Qué de gente viene hoy!

Hoy sí que viene gente.

Que tiene que salir un poco.

-Sí. -Hoy el día ha estado peor.

-Ya. -Pero ayer sí estaba bien bueno.

Le vengo a traer la comunión.

-Bueno, como usted quiera. -Sí.

Además, hoy van a rezar con nosotros toda esta gente que hay aquí.

-Sí, sí. -Todos rezamos.

(HABLAN A LA VEZ)

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.

-El cuerpo de Cristo. -Amén.

Teo. Sí.

¿A las personas mayores que no pueden acercarse a la iglesia

vienes a sus casas?

Sí, procuro, sobre todo intento que en cada pueblo haya

alguna persona que me avise.

Estáis haciendo un poco una labor social.

Sí, las personas estamos viviendo en un ambiente determinado,

en unos pueblos

y estos pueblos necesitan unos medios.

¿Esos medios cuáles son?

Primero, que podamos llegar al pueblo por unas carreteras

que merezcan la pena.

-Decentes. -Decentes, efectivamente.

Que podamos salir del pueblo cuando tengamos necesidad

de ir al médico por unas carreteras que merezcan la pena,

que la ambulancia pueda llegar.

Bueno, pues nos vamos.

Hasta otro rato.

Venga, cuídese.

Venga, gracias a todos.

Muchas gracias.

(Música)

¿Se puede?

Buenas.

Buenas noches. Buenas noches.

Pasamos.

-¿Qué tal? -Pues aquí estaba.

-¿Al lío ya, a la faena? -Al lío.

-Ya es hora, ¿no? -Ya va siendo hora, sí.

¿Esto es muy normal,

que el cura venga a cenar aquí a casa de los vecinos?

Sí, aquí es muy normal.

¿Sí? Sí.

Teo es un hijo más de la...

De la familia.

Este queso es de Zamora, ¿eh?

Hay muy buenos quesos en Zamora.

Muy buenas.

Hola.

Ya vamos trayendo aquí cosas.

Marce es la mujer de Felipe, que ya estaba aquí preparándonos

la mesa.

Teo, tú eres el profesor de sus tres hijos.

Fui profesor de religión en el instituto de los tres hijos.

Rebeca está terminado el MIR de cardiología,

el segundo está de enfermero

y el pequeño está estudiando informática en Salamanca.

Se han ido fuera porque no había trabajo aquí.

Ternera de Aliste.

¿Y esto lo coméis todos los jueves?

-No. -No.

(RÍEN)

Está muy rico.

¿Está rico?

Está suave.

Está muy suave, sí.

Está muy rica.

Yo me cogí...

No dices nada, Marce.

Esto es vivir como un cura, ¿eh?

Esto es vivir como un cura, no lo dudes.

Es verdad, vivo muy bien porque no estoy haciendo

aquello que me gusta, sino aquello que me apasiona.

Buenos días.

-¿Ya marchan? -Sí, ya me voy.

Te traigo los folletos para que vayas repartiendo

por los grupos.

Este año va sobre la despoblación. Buenos días.

Buenos días.

Las 7:00.

Eres el conductor de la línea que lleva hasta Zamora.

Sí, hago Río Manzanas-Zamora.

¿Cuántos kilómetros?

Son 130 entrando por todos los pueblos, más o menos.

-Venga. -Cuídate.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Hola. -Buenos días.

Buenos días.

Buenos días.

Son las 7:30 de la mañana, ¿dónde vas?

A Zamora.

¿A Zamora a qué?

A comprar unas cosas que me hacen falta.

Aquí... Lo que es comida y...

cosas que se necesitan.

Porque por aquí no tenéis cerca supermercados...

No, entonces menos mal que está el autobús de línea.

Oye, David, los conductores de autobuses de línea sois

fundamentales para estos pueblos.

¿Cuánto cuesta el billete desde el inicio de línea

hasta Zamora?

Desde el inicio, que es Río Manzanas, cuesta ocho euros con 35.

¿Y cuánto tiempo llevas haciendo este servicio?

Este servicio cinco años y medio.

Empecé en noviembre del 2011.

No tenemos a nadie.

Aquí no hay nadie tampoco. No.

¿Hay veces que haces el viaje en vacío?

Sí. ¿Es rentable?

A ver, no se puede ver como una rentabilidad pura y dura

de números,

esto es un servicio.

Esto tiene una parte que son los billetes y otra parte

que tiene subvencionado.

¿Eres de por aquí?

Sí, soy de San Juan del Rebollar de siempre.

Yo mientras tenga trabajo, mi sitio es el pueblo.

Otra cosa es que me obligue la situación.

Mi idea no es...

No me quiero ir del pueblo.

Buenos días. Buenos días.

Buenos días.

¿Se puede?

Sí, señor.

Buenos días.

Vamos a conocer a la última del pueblo.

-Hola. -Hola, Sofía.

Dile: "¡Hola, hola!".

Enhorabuena. Muchas gracias.

¿Es la última niña que ha nacido por aquí?

Sí, en el pueblo sí.

Y en la contorna que yo sepa. Ah, ¿sí?

Sobre todo que estén aquí viviendo en el pueblo.

Sí que ha habido algunos nacimientos de gente del pueblo,

pero están fuera.

Si yo te pregunto, ¿cuántos niños has bautizado

en los últimos cinco años?

Pues échale unos 10 o 12.

¿Y cuántas defunciones has tenido en esos cinco años?

200 y pico.

Sí, 200 y pico.

Este año ya llevamos 20.

El censo está un poco desequilibrado.

Muy desequilibrado.

Como se dice por aquí...

Venga.

Hola, ¿qué tal?

¿Cómo estamos?

¿Habéis ya pensado la fecha para el bautizo y eso?

Sí, habíamos pensado el 17 de junio si puede ser.

17 de junio.

Vale, estupendo.

Sí, pues la hora ya me diréis.

Sobre las 12:00 o la 13:00 me imagino.

La 13:00 o así yo creo.

Te están dando trabajo, Teo.

Te toca bautizar.

-Este trabajo merece la pena. -Hola.

Hola.

¿Es tu primer hijo? Sí.

¿Sí?

Está como diciendo: "Sí".

De momento y de momento.

Me planto de momento.

Luego ya veremos. Pero que la zona necesita...

Ya, ya. Nueva sangre.

Yo he puesto mi granito, que vengan a poner más granitos.

¿Eres de aquí, Laura? Sí, soy de aquí.

Nací aquí y llevo toda mi vida aquí.

Lo único que me fui a estudiar y luego me fui a trabajar

por ahí y como me quedé en el paro pues me vine.

¿Cuánto tiempo hace de eso?

Tres años. Tres años.

¿Habéis montado el negocio en este tiempo?

Es de mi familia y lo llevamos nosotros.

¿Les casaste tú?

-Sí. -Sí.

¿También les casaste tú? Sí, soy el culpable.

¿Cuántas bodas celebras al año?

Muy pocas.

Bueno, y de las pocas que celebro suele ser gente que viene

a casarse aquí,

o sea, casos como el de ellos son rarísimos

y por eso se disfrutan más.

Te has venido de Madrid y te has convertido en carnicero,

¿cómo es esto?

De programador informático a carnicero.

¿Qué dices?

Sí. ¿Sí?

Así que mira el cambio. ¿Y qué tal?

Bien, al final uno se hace a todo.

Estábamos así, pues, como te digo,

a veces con trabajo, otras veces sin él.

Aquí tienes más facilidades, siempre y cuando tengas trabajo.

Con la ternera alistana

para engordar el futuro de estos pueblos.

Eso es.

A ver si lo conseguimos poco a poco. ¿Sí?

Al final en este pueblo es lo que interesa,

que venga gente joven, si no al final se queda en nada.

Buenos días, chicos.

(TODOS) ¡Buenos días!

¿Qué tal?

(TODOS) Bien.

Id encendiendo y conectándoos a la wifi, a ver cuál pillamos.

Alumnos de segundo de la E.S.O que tenéis 13, 14, 15, ¿cuántos?

-13. -14.

13, 14.

¿Qué evangelista es este?

Esa es la pregunta.

Ahora aparecerá una imagen.

La imagen.

Tenéis 20 segundos, 18, para San Juan, San Mateo,

San Lucas o San Marcos.

Vamos a ver.

San Juan.

¿Quién ha acertado?

¿Todos?

-Pues ha habido uno... -Yo.

¿Qué son los evangelios canónicos?

Teo, ¿la religión entra mejor así?

Todo entra mejor así, siendo dinámico.

Sí, ¿no? Sí, claro que sí.

¿Adaptas las nuevas tecnologías a las viejas usanzas?

Estamos intentando adaptarlo. Poquito a poco. Sí.

¿Qué porcentaje de tus alumnos elige Religión?

Casi el 90%. ¡Casi el 90%!

Cerca del 90%. Eso dice mucho del profesor.

-(TODOS) Sí. -Dice mucho de esta zona.

Esta zona tiene estos valores de la religiosidad.

¿Teo es un profe "enrrollao"? (TODOS) ¡Sí!

¡Qué van a decir!

Este año celebráis el 20 aniversario del instituto.

Cuando empezó teníais 300 alumnos.

¿Y ahora cuantos hay? 137.

Se os han perdido más de la mitad. Sí, sí.

¿Cuántos de vosotros piensa en quedarse en el pueblo a vivir?

¿Cuántos quieren estudiar y volver a su pueblo?

¿Cuántos de vosotros quieren irse a la ciudad?

¿Por qué?

Porque en las ciudades hay más oportunidades de trabajo

y allí están las universidades.

¿Qué hacemos con esto, Teo?

Es uno de nuestros problemas de la despoblación.

Tiene muchos factores que contribuyen a ella.

Y uno de ellos es el cultural.

Hasta hace muy pocos años la Real Academia

definía lo rural como lo tosco, lo apegado al terruño.

Había como un desprecio de lo rural.

Pocos años, de cuatro o cinco. En la última lo corrigieron.

Pero yo creo que hemos dado el salto

del desprecio a lo rural a apreciar lo rural.

Pero como lugar de ocio, de fin de semana, pasarlo bien.

Debemos pasar al tercer paso, que es apreciar lo rural

también como alternativa de vida. ¡Es bueno que vean otras cosas!

Porque solo se ama cuando se conocen las virtudes

y los vicios de cada sitio.

Y una vez que conoces todo, puedes amar y volver.

¡Que tengan perspectiva de la vida! Pero que intenten volver aquí.

¡Bueno, venga! ¡Seguimos! ¿Qué son los evangelios apócrifos?

¿El vuestro es el único que quedan abierto aquí en Tiriez?

Sí. Lo que es el negocio de panadería, sí.

Hace ya muchos años cuentan que hubo dos panaderías.

Y hasta tres panaderías.

¿A parte hubo más tiendas?

Hubo seis tiendas y aquí hubo muchos habitantes.

Aquí había un pueblo con vida, con mucha gente.

Pero hemos ido desapareciendo poquito a poco.

¿Cuántos habitantes sois?

Aquí la gente está empadronada. No sé por qué se empadronan aquí.

No sé si es cosa de que... Tendrá alguna ventaja, ¿no?

¡Seguramente! Pero luego no hacen la vida aquí.

Están empadronados, pero las casas están cerradas.

Entonces, lo que es vivir aquí, no sé yo si llegaremos...

¡A 300 personas!

Y a parte, todo gente mayor. ¿Y empadronados hay muchos más?

Pues a lo mejor empadronados, dicen que hasta 450, dicen que hay.

Cuando llegan las elecciones, vienen a votar.

Midiendo la cantidad de barras de pan que hacen

¿puede uno calcular el censo de un pueblo como Tiriez?

Ahora la gente se quitó el pan. Que eso también es un error.

Porque venga... ¿Y por qué se han quitado del pan?

Los médicos son los más culpables. (RÍE)

Antes ponían a los presos a pan y agua, y no engordaban.

(RÍE) Ahora lo que pasa es que...

Le meten cosas al pan. La gente moja, le mete chorizo...

Es lo que untas, no el pan en sí. No el pan en sí. Tú lo has dicho.

Con pan no engordas.

¿Por qué te quedaste en Tiriez?

Me casé con Pedro, que tenía trabajo.

Y dije: "Me quedo aquí a ayudarle" ¡Qué hago!

Fui a Albacete, hice un curso, aprendí a ser panadera

y aquí he aprendido.

Llevas aquí 25 años. 25 años ya.

Él es Pedro, tu marido.

Faltan cinco minutos. Es un horno de piedra, ¿no?

-Sí, de piedra. -Todo de piedra.

Vamos a ver si están los panes que he hecho.

¡Mira!

¡Ya se han cocido!

¿Cómo se vende el pan? ¡Qué pinta!

Pues un pan pequeño, 1,30 euros.

Y un pan un poco mayor... 1,60. ¿Y cuánta...?

Y a parte mira lo que hemos hecho.

¡Madre mía que me voy a quemar!

¡No lo puedo coger! (RÍE) ¡Comando Actualidad!

¿Has visto? Me ha faltado un poco de pan, pero...

No entró entero. No me entró entero.

Vamos a cambiarle el nombre al programa.

¡Y recortarlo! ¿O hacer yo el pan mayor?

¡O hacer el pan más grande!

¡El pan más grande! Vamos a repartir el pan.

Hoy ya vamos un poco tarde.

Las mujeres estarán ya nerviosas.

¡Mira! Esta es la discoteca

que digo que en mis tiempos mozos, ahí pasé mi juventud.

¿No abre ningún negocio ahí? Nada. ¿Para qué?

Si cerraron porque no había gente.

¿Cómo van a abrir ahora? ¿Y hay más cerrados?

¡Claro! Aquí han cerrado seis bares que había.

Aquí ahora solo quedan dos.

De los seis bares que había.

¿Es el único ocio que hay en el pueblo?

¡El bar! ¡Tú fíjate! La gente joven...

Pues se tiene que ir a otros pueblos.

A los pueblos que haya pubs, discotecas.

La gente joven no puede quedarse los fines de semana.

¿Por cuántos pueblos repartes?

Ahora solo me quedan ya dos pueblos.

Dos pueblos, no. Dos aldeas.

No se pueden llamar pueblos. Son aldeas.

Antes iba a una aldea que le dicen Las Vandelaras.

Y yo vendía una caja de pan, 50 barras.

Ahí 15 o 20 napolitanas, tortas. Y ahora ya no voy.

Pues todo eso ya se pierde. ¿Directamente no vas?

Ya no voy. En esas aldeas ya no queda nadie.

¿Este es el primer pueblo al que vamos a ir?

Es el primer pueblo, Prado Redondo.

Dicen que era muy importante, Prado Redondo.

Dicen que terminó la guerra carlista y hay historias.

¿En qué momento uno se da cuenta de que los pueblos pierden gente?

En el momento en que mueren en invierno 20 personas y no nacen.

Ahí te das cuenta.

A ver si sale la Juliana y José.

Buenos días. Ustedes son la única familia aquí.

sí. ¿Dónde se ha ido el resto?

Pues por ahí.

Se fue yendo, se fue yendo, y ya está.

¿Sus hijos viven con usted? Sí.

Dos hijos. ¿Y de qué trabajan?

Con el ganado y de la agricultura.

El pan nuestro de cada día. Como sé lo que compra

le echo su ración.

Sus dos barricas sin sal para su marido.

Para cuidarlo, que te dure muchos años.

Pero ¿se lleva tanto pan? ¡Hombre, claro! Ellos comen.

Bastante. Mira. Un saco.

¿Qué necesitan estos pueblos para recuperar un poco la vida?

Pues que ayudaran a la gente del campo.

Porque ahora la gente del campo casi no quiere trabajar.

Les queda el paro. Les queda la ayuda... No es como antes.

Antes...

¿Cree que sin paro la gente trabajaría en la agricultura?

Pues eso me parece.

Y en el campo.

Todas estas casas que hay, ¿están cerradas?

Mira. Ven que te enseñe esto.

Eso era un colegio. Eso era el colegio porque aquí había niños.

¿Esto se vende o...? Aquí. ¿Esto? Sí se vende.

¡Y por poco dinero!

¡Barato! ¿Cuánto puede costar esta casa?

No sé, 15 o 20 mil euros. ¡Lo que les den!

Eso ya estará en venta por el dinero que den.

Me voy a repartir que mira qué horas.

-Bueno. -Hoy me queda la Yunquera.

-¿Vas a la Yunquera? -La Yunquera también.

-¡Ya verás el arroz! ¡Hoy se pega! -Vale.

-Allí verás a mi Carmen. -Allí veré a tu hermana.

La gente del pueblo vive, en parte, de los almendros.

De los almendros. La gente puede sembrar azafranal.

El cultivo del azafrán. Como antes se vivía del azafrán.

¿Y por qué se dejó de cultivarlo? Lo echaron por el suelo, el precio.

Y esto es así. Los mercados los hunden y los levantan.

No sé quién mandará tanto.

Esta aldea, hace unos años, yo venía aquí a vender el pan.

Se llama La Alberquilla.

Y ahora ya no vengo porque no queda nadie.

Aquello que se ve allí, otra de las que no voy.

¿Porque esa está vacía? También.

Aquí es todo una despoblación. Aquí sí que paras.

En esta sí que paro. ¿Esta qué es?

Aquí tengo yo mis clientes. La Yunquera.

(Claxon)

José Antonio, no me pares la calle que no puedo pasar.

Aquí es conocéis todos. Claro.

Hola.

Hola. ¿Eres ganadero de aquí?

¿Y hay trabajo? Sí hay trabajo.

¿Tu ganado? Unos corderos.

¿Solo corderos? ¿Cuántos corderos tienes?

Aquí habrá 60 u 80.

Hola, buenos días. ¿Barras cuántas vas a querer?

-Dame cuatro. -Venga, de estas anchas.

Aquí hubo una panadería. Y dos tiendas.

Quizás más antaño.

¿Y ahora no queda ninguna? No.

¿Y aparte de los panaderos, qué más vendedores ambulantes?

Hay de todo. Esta mañana ha venido la fruta.

-Nos traen de todo. -Vamos que tengo más paradas.

-Vale, venga. -Vamos a la siguiente.

Todas las casas vacías.

(Claxon)

Está la Tomasa. ¡Venga, Tomasa!

Tomasa, ¿ustedes tienen casa aquí en el pueblo?

Ahí, pero no viven ahí. No, vivimos en Novelda.

Y hoy acaban de llegar. Acabamos de llegar

y hemos sentido el pan y vamos a comprarlo.

Antes había más de tres veces más del personal que hay hoy.

Había el triple de población. En los años 60

nos íbamos yendo todos.

¿Si hubiese trabajo se iría? Yo no.

¡Que ha venido mi chico! Hola.

Hace 18 años que nació el último y ahora él.

El único niño del pueblo. El más precioso que hay.

¿Cuántos años tiene? Mira qué guapo.

Es muy chiquitito. Mira, Raúl.

Mira a lo que te invito. ¿Tú eres de aquí?

Eres de las pocas jóvenes que no se ha ido del pueblo.

La única.

¿Cómo se vive si no hay jóvenes alrededor?

Te acostumbras. Se vive bien.

Aquí está la estatua de la mujer trabajadora.

Cortando ajos con el mandil. Esto es obra nueva.

Este pueblo ha crecido el doble. A diferencia de los otros pueblos,

este crece. Justo lo contrario. Hay 200 casas.

¿Nuevas? Sí, en cuestión de 15 años.

Es todo obra nueva. ¿Cuál es el éxito del pueblo?

Aquí hay gente muy trabajadora, siembra sus propios ajos.

Viven del ajo, Y viven del ajo.

Todo obra nueva. Todo eso son chalets nuevos.

-Buenos días. -Buenos días.

-Andrés, te traigo un poco de pan. -Ya estaba...

Ya te faltaba. Andrés, ¿eres el hijo de Paqui?

Sí, de Paqui.

¿Habéis montado este negocio con vistas a...?

Con vistas a mi hijo para que tenga aquí un futuro.

Allí se ve que no hay futuro. Aquí hay mucha población

y es lo que necesita un pueblo para crecer. Que haya juventud.

Que instalen aquí las casas y los matrimonios se queden aquí.

Lo segundo que haya trabajo, lo que mi pueblo no tiene.

¿Vendéis más aquí que en tu pueblo? Sí, aquí hay más población.

Y más niños también para bocadillos y todo eso.

Compro más pan que allí. Como solo hay gente mayor.

Mateo, esto es el oro de aquí.

El ajo. Sí, genera mucha mano de obra

Esto es una cámara frigorífica que tienen. No es tiempo de recolecta.

Esto es lo del año pasado. Sí, el año pasado.

¿Cuántos millones de kilos recolectaba al año de ajos?

No me extrañaría que los 50 millones de kilos.

¿50 millones de kg solo en un mes de trabajo?

Un mes y medio, dos meses, sí se recogen.

Porque hay un ejército enorme en el campo trabajando.

¿Cuando era niño recogía 5.000 kg

de ajo? ¿Se imaginaba que llegaría a los 5 millones en su empresa?

No, esto no lo imaginaba ni el más célebre intelectual

que hubiera en este pueblo.

Gracias a esta materia prima tenéis trabajo parte de las mujeres

del pueblo. Casi todas las mujeres.

¿Qué sería del pueblo sin el ajo? No habría trabajo.

Mateo, llevas diez años aquí trabajando con tu padre.

¿Dónde van a ir estos ajos? Estos van a Roma.

El ajo que se come en la mayor parte del mundo sale de aquí.

Sí, un pueblo tan pequeño exporta ajo a todo el mundo.

Javi, ¿me ayudas? Venga, arriba.

Uno de tus dos hijos te ayuda a meter el material que necesitas

en los 4 coles donde das clase. Sí, cuatro.

En cuatro. En Fuendejalón, Pozuelo, Tabuenca y Bureta.

Hay cosas que debo transportar porque en todos los centros

no tenemos material para todos los niños.

Entonces pues mi almacén es el coche. Ahí está la pequeñaja.

Está ahí. Con mi suegra. Buenos días.

Ahí está la pequeñaja que de momento ayuda menos.

¿Van a los coles donde trabaja? No.

-¡Muy bien! -Madre mía.

Venga. Olé.

Tu mujer no está aquí porque trabaja también de profesora.

Ella no viaja tanto. No, lo tiene aquí al lado.

Vinimos aquí a vivir por eso.

A mí me sale la media de 80 a 120 km diarios, entre...

¿Al día? Al día.

Estoy trabajando con ratios de cuatro, ocho, doce alumnos,

de diferentes edades, mezclados en clase, que luego veréis.

-Vamos. -Hala, vamos, corazones.

Vamos.

Claro, solo puedo itinerar durante el recreo y al mediodía.

Entonces las itinerancias tienen que ser, máximo, dos.

Por lo tanto, visitar tres pueblos en un día, ¿no?

Llevo muchos años itinerando. En este colegio, cuatro años,

y en el CRA donde estaba antes, cinco años,

y la verdad es que es parte de mí, no sé si sabría, ahora mismo,

vivir sin itinerar, no sé cómo decirte.

A la gente que no le gusta conducir, como mi mujer, no podría con esto.

Seguro que no. Pozuelo de Aragón, Fran.

¿Tu primer pueblo?

Mi primer pueblo del día.

¿Cuántos habitantes tiene? Igual 250, aproximadamente.

¿Y alumnos, cuántos tienes, aquí? Ahora mismo hay 20.

Con el material a cuestas, cada día. Bueno, el material a cuestas, sí.

-Buenos días. -Hola, buenos días.

-¡Eh! -(RÍEN)

-Bueno, ¿qué tal? -(TODOS) Bien.

Hemos venido un poco pronto, pero no pasa nada, ¿no?

-¿Estáis trabajando ahora? -Estamos haciendo una tienda.

Hola, buenos días. ¿Están en clase de qué, ahora?

Ahora estamos en Matemáticas.

¿Tú eres la profesora tutora de este centro?

Tutora, sí. Bueno, somos dos.

Pues ahora tenéis que calcular el área de lo que es la baldosa.

No os digo nada, tenéis que pensarlo. Tú lo sabes del año pasado.

¿Cómo es educar al mismo tiempo a niñas de nueve y niños de doce?

A lo mejor hay diferencia, ¿no?

Unificando contenidos, que, al final es progresiva la dificultad,

pero más o menos son los mismos.

¿Cuántos profesores estáis en total, entre itinerantes y fijos?

Somos dos tutoras y luego vienen cuatro itinerantes, creo.

Música, Religión, Educación física y una chica que ayuda en Plástica.

¿Cambiarías trabajar en un colegio de pueblo por irte a una ciudad

o a un pueblo grande?

He tenido la oportunidad, pero estoy muy bien en la escuela rural.

¿No quisiste ir a un sitio más grande?

No.

-Hola. -Hola.

Buenos días.

-¿Qué tal estáis? -(TODOS) Bien.

¿Podemos interrumpir el examen? Podemos.

Soy Juan Carlos. Encantada.

¿Vives aquí en Pozuelo?

No, vivo en un pueblo cercano. Aquí no es fácil encontrar una casa,

que te puedan ofrecer o prestarla, y hay que tomar su espacio.

¿Y serías profesora 24 horas?

Sí, claro. Vas a comprar y eres profesora,

vas a la panadería y eres profesora,

te vas al parque o a dar un paseo, y eres profesora,

y hay que separar un poco.

Bueno, va. ¿Seguimos, chicos?

Venga, vamos a pintar. ¿De qué color pintamos la manzana?

-¿Ya habéis acabado el examen? -(TODOS) Sí.

Bueno, pues piña, ¿no?

(CELEBRAN)

Pasa, pasa. Vamos, Miguel.

Es lo bueno de trabajar en pueblos pequeñitos.

Que los puedes sacar al parque, ¿no?

Tenemos el parque al lado del colegio.

En el pueblo casi parece que está lejos,

y no nos ha costado ni un minuto y medio.

Hay que poner la mano y perseguir.

¡Listos, ya! Vamos.

(GRITAN)

¿Cómo llegaste a ser profesor itinerante?

En el orden de preferencias que elegí para el concurso de traslados

fue de las primeras que funcionó, porque siempre me gustó lo rural

y era una buena oportunidad cerca de Monzón...

O sea, que es elección tuya. Sí.

¿Lo buscabas? Lo elegí. Antes de ser itinerante.

¿Hay vocación para ser profesor en pueblos tan pequeños?

Tiene que venir de una vocación,

de un sentimiento de pertenencia que se genera cuando trabajas aquí.

A algunos nos surge más, o te viene más,

la necesidad de seguir trabajando en estos centros o no.

Hay gente que es más urbanita.

Bien tocado, muy bien. Vale.

En cinco minutos tienes la siguiente clase en este pueblo,

el más pequeño del CRA, la Bureta, con unos 150 habitantes.

-¡Hola! ¿Qué tal? Carmen, Blanca... -(SALUDAN)

-¿Cómo estáis? -(TODOS) Bien.

-¿Vamos a eso? -(TODOS) ¡Sí!

Venga, vamos, vamos.

-¿Cómo llevamos la mañana? -(TODOS) Bien.

¿Os habéis portado bien? Sí.

Uno, dos, tres, cuatro, y el niño... Y Javier, cinco.

Y no hay más. No hay más.

Esto es todo el colegio. Esto es todo Bureta.

El año que viene vendrá Mara y Héctor, ¿no?

Dos niños de tres años.

¿Y tenéis ganas de recibir más alumnos?

(GRITAN) ¡Sí!

Será de los colegios más pequeños de Aragón.

Habrá con cuatro, tres alumnos, casos muy excepcionales.

-Muy buenos días. -Buenos días.

¿Qué tal estás? Hola.

Muy buenas. Encantado.

¿El tutor de este centro? Sí, así es.

Cinco alumnos. Cinco alumnos.

¿Qué tal se lleva eso? Bien, bien.

Parece, así, tranquilo, pero la verdad es que cuesta mucho

la preparación de las actividades con los diferentes niveles.

¿Quién es el más pequeño?

¿Y tú cómo te llamas? Javier.

¿Y cuántos años tienes? Cuatro.

Miriam, voy a quinto de primaria, y tengo diez años.

-Es la más vieja de nuestro cole. -(RÍEN)

Cuatro años el menor, y diez la mayor.

Y todos en la misma clase.

¿Cómo se hace con tantos años de diferencia?

Es una metodología de urgencia y de necesidad,

que tienes que atender primero a los que menos autonomía tienen.

Salimos del área, ¿sí, Javier?

Fran, con menos de cuatro alumnos, en Aragón los colegios se cierran.

De normal, sí.

Hace algunos años, con seis, quisieron cerrar muchas escuelas.

Ahora, con el nuevo gobierno... Lo han alargado, ¿no?

La ratio suele ser cinco.

Cinco alumnos, mínimo, para mantener la escuela abierta.

Y también se tiene en cuenta si entrarán al año siguiente

o al siguiente, o al siguiente, niños a la escuela.

¿Este colegio está al borde o en riesgo de desaparición?

Pues ha estado en riesgo de desaparición.

Hace unos años estuvo a punto de cerrarse,

porque se llegaron a quedar, creo, cuatro alumnos.

Con cinco alumnos, ¿compensa mantener un colegio abierto,

con el gasto que conlleva?

Yo, administrativamente, no tengo ni idea,

pero pedagógicamente, sí, sin duda. ¿Por qué?

Porque tiene muchas ventajas en cuanto a...

cómo los pequeños aprenden de los mayores,

el tipo de relaciones que se forman entre ellos.

Creo que los miedos que tienen los pueblos rurales tan pequeños

es que creen que desaparecería un servicio muy importante,

como es la escuela,

y entonces tienen miedo de que desaparezca el pueblo.

Dinero para material, ¿tenéis suficiente?

Últimamente no compramos material porque no había dinero.

Entonces vamos muy justo, y teniendo que compartirlo todas las aulas.

¿Necesitaríamos más? Sí.

Aun así, es un gasto grande, mantener cuatro centros abiertos.

No es igual que tener todo focalizado en un mismo edificio,

en una misma sala de materiales.

¿Qué hay de menú hoy, Fran? Hoy hay judías de mi suegra.

Comes sobre la marcha, ¿no? Sí.

En clase, en clase, mediodía... Es lo que toca.

¿Tu comedor es la clase? En efecto, ni más ni menos.

Como tantos compañeros como yo, que estamos en los CRAs y en centros.

Con vuestro permiso. Que aproveche.

Gracias.

Riquísimo.

Es que tiene una mano mi suegra...

Buenos días. ¿Se puede o no se puede?

-Si no estás cojo. -Sabes que soy siempre un poco cojo.

¿Qué tal estáis? ¿Qué pasa, Eduardo?

Venimos de ver el cole.

Cinco alumnos. Ahí aguanta. Sí. Al año que viene habrá siete.

¿Buena noticia para el pueblo? ¡Hombre!

Ahí tienes tú a dos nietos. A mi nieto, uno.

Al año que viene, dos. El cole estuvo a punto de cerrar.

Sí. ¿Y qué hicisteis en el pueblo

para que no se cerrara?

Entre ayuntamientos y la gente del pueblo...

Pues conseguimos que no cerrara. Ajá.

Que es lo normal, que siga la cosa.

¿Qué le supondría a este pueblo quedarse sin colegio?

Hombre, pues un pueblo sin niños...

es la muerte ya.

Tengo otra hija que espera otro que, si Dios quiere, irá también aquí.

Esto es una gozada. Poderme venir un viernes a almorzar con José

porque entro más tarde, eso no tiene precio, no se paga

ni con la nómina de maestro, ni con la carrera ni con nada.

Vaya carreteras, ¿eh, Fran?

La red vial aragonesa en estas zonas rurales es así.

A ti, la gasolina, ¿te la pagan?

Sí, a mí me dan los kilómetros que hago en el entorno del CRA,

me dan una compensación mensual.

¿Y el desgaste del coche?

Eso nos lo compensan un poquito en la nómina de agosto.

No cubre todos los gastos, claro,

pero es una ayuda para los maestros itinerantes.

Y las horas que pasas en el coche, ¿contabilizan como horas de trabajo?

No, son horas extras.

Por los kilómetros que hago me compensan dos horas a la semana.

Tercer y último pueblo.

Sesión de tarde, hora y media.

¿Cuántos habitantes tiene el pueblo? Pues tendrá unos 200, algo así

No creo que llegue a más.

-¡Buenas tardes! -(TODOS) Buenas tardes.

-¿Se puede? -(GRITAN)

¿Cuántos alumnos hay aquí? Ocho.

Mira, el más pequeño es Hugo, que tiene tres años.

Y el más mayor es Miro, que va a hacer 12.

-¿Preparados? -Sí.

-¿Sí, Erica? -Me da un poco de vergüenza.

-Hola. -Hola, buenas tardes, ¿qué tal?

¿Qué tal? Bien, ¿y tú?

Rita, Ernesto, Tere, Mari y Eduardo, todos padres de estos niños.

Con ocho alumnos, ¿tenéis miedo de que se cierre el colegio?

-Sí. -Cuando oyes a los niños pasar,

a las horas de ir al colegio, entonces hay vida en el pueblo.

Si no están, si se van de excursión, desde por la mañana no se oye nada.

Da vida, oír a los niños da vida.

¿Cuántos alumnos había cuando estudiabais aquí?

No sé, creo que 45 o 50 cuando estudiábamos nosotros,

pero ha habido muchos más.

¿Sí? Evidentemente, el pueblo...

Va para abajo. Si el colegio llega a cerrar,

¿os planteáis dejar el pueblo por irse a un sitio

que tenga más colegio y otras cosas?

(TODOS) No. ¿El pueblo no se deja?

-No. -Nosotros vinimos de Zaragoza,

y espero que no nos tengamos que ir.

¿Cuánto tiempo lleváis aquí? Doce años.

¿Y por qué dejasteis la ciudad para venir al pueblo?

Bueno, el pueblo, mi madre era de aquí, teníamos casa,

y teníamos un bar en Zaragoza y...

Y nos cansamos de la vida nocturna.

¿Alguien que vive feliz en el pueblo, como vosotros,

se explica la despoblación, que se vayan perdiendo los pueblos?

-Yo sí. -Sí.

Arrancar de cero como agricultor es muy costoso económicamente,

y fábricas no hay.

No se enfoca eso, sino llevar el trabajo a las ciudades

o a centros urbanos más grandes,

y es lo que pasa, los pueblos se van muriendo y ya está.

Entonces el aro naranja tiene que pasar por medio de Mohammed

sin que el aro azul se mueva.

Miguel Ángel es un apicultor de un pueblo de Guadalajara

¿de cuántos habitantes?

De 30 habitantes, si llegamos, 28.

Y Sergio es apicultor de este pueblo, que es Milmarcos,

¿de cuántos habitantes?

Censados, unos 90, aproximadamente.

¿Y viviendo? Vivimos 25 o 30 personas a lo sumo.

¿Tan solo? Todo el año, sí.

Dos apicultores que vais a entrar a este horno apícola.

Exacto. ¿Qué es un horno apícola?

Un horno apícola es una manera que se ha perdido

de trabajar la apicultura de una manera respetuosa

con el medio ambiente y con el animal.

En el cual se puede acceder a la colmena por la parte de atrás,

abriendo una tapa y teniendo acceso a todas las brescas

y a toda la comunidad de las abejas.

¿Qué tal, Sergio? ¿Están tranquilas? (RÍE) Pues parece que sí.

¿Sí? Vamos a tener suerte, creo.

Estas están totalmente restauradas. Este horno estaba hundido.

La abeja es un animal que, si no se le molesta,

no suele picar, no son agresivas.

Ah, míralas. Ahí están.

-Vale. -Sí, ahora están haciendo polen, ya.

Están empezando a meter algo de néctar también.

Y la reina empieza a poner ya.

Ahora que empieza la primavera, la miel que les ha sobrado,

que ya no van a utilizar ellas, es la que cogemos.

¿Qué diferencia hay entre un horno y unas colmenas normales?

A la hora de extraer la miel, solo quitamos los excedentes.

Y luego, este está en un sitio fijo.

O sea, no... Toda esta caseta no nos la podemos llevar a otro lado.

Sabemos las floraciones que hay

y no podemos hacer ningún engaño a la hora de comercializar esa miel.

Si el año es bueno, vamos a sacar miel.

Si el año es malo, sacaremos poca miel.

¿Cuánto vale un kilo de esta miel?

Pues un kilo de esta miel estaría rondando los 50 euros.

¿Y dónde os la compran?

En Estados Unidos y Alemania, sobre todo.

Y con este proyecto, lo que queremos es, después de este horno,

restaurar otros.

Para eso, evidentemente, hace falta dinero.

Lo que queremos es sacar un dinero, no para nosotros,

para que gente como Sergio pueda venir a un pueblo a vivir

y vivir de esto, trabajando estos hornos.

Ahora ya cerraremos para dejarlas tranquilas,

que se están poniendo algo agresivas. Normal.

¿Cuántos hornos hay en este pueblo?

En este pueblo hay 69 hornos.

Eso es otro horno, ¿no?

Sí, es uno que está... ¿Y ahí también, ese de allá?

También. Lo que pasa es que muchos están destruidos completamente,

o que se han deshecho para utilizar la piedra para otra construcción,

o incluso para casas de los pueblos.

Jo, ¡cómo está este! ¿No, Sergio?

Esto es de un vecino del pueblo. Sí.

Este se encuentra en bastante buen estado.

(RÍE) Para lo que te puedes encontrar por aquí.

¿En serio? Pero esto está destrozado.

Construir este horno podría costar, entre el acceso y arreglarlo bien,

estaríamos hablando de unos 2.500 euros.

Sergio, ¿ese de ahí es tu pueblo?

Ese es el pueblo de mi madre.

Hace 17 años que vine aquí. ¿Y antes dónde estabas?

Estaba en Barcelona y luego estuve en Madrid.

Lo que hemos escuchado tantas veces

de que lo dejas todo y vuelves al pueblo donde pasaste tu infancia.

¿Y de qué se vive en ese pueblo?

La mayoría de gente son jubilados, gente muy mayor.

Simulamos como que hubiera un incendio y así te proteges tú.

Y también proteges a la abeja de que te pique y muera.

Aquí habrán unas 85 o 86.

(RÍE) Míralas. Aquí tenemos la reina.

Esta es una reina. ¡Guapa!

-Es preciosa. -Esta es la cría y está poniendo

-la reina. -Vemos una abeja que quiere salir.

Mira cómo nace la abeja.

Mira cómo sale.

¿Y ayuda a las otras? Sí, las otras la ayudan

porque hacen un buen equipo.

Cuando nacen están blanquitas. Tienen mucho pelito

y las alas muy pegadas. ¿Esa miel se puede comer?

Sí, está directamente tal cual.

Sería miel cruda, que se la suele llamar.

Y está buenísima. ¿Por qué dicen que donde hay abejas

hay vida? Para que los animales coman,

tiene que haber plantas. Si la abeja no poliniza,

esas plantas dejan de salir. Podríamos decir que las abejas

polinizan un 80% de las cosas que nos comemos. Si desaparece,

en cuatro años el ser humano desaparece.

¿Cuánto tiempo llevas siendo apicultor?

Trabajando con las colmenas un año.

¿Solo? Sí.

¿Y qué hacías antes? Uf. (RÍE)

He hecho tantísimas cosas. He estado de alguacil,

de leñador, he sido camionero.

He llevado una vivienda tutelada de mayores.

He sido fontanero industrial, electricista. Yo qué sé.

De todo. De todo.

¿Y quién te enseñó?

Sobre todo, Miguel Ángel Casado, que es un fiera.

¿Ah sí? Gracias.

(RÍE) Voy de pueblo en pueblo.

La gente que quiere asesoramiento, la enseño.

Me encanta que la gente se venga al entorno rural

y quiera poner colmenas.

¿En un pueblo que no llega a 100 habitantes tenéis teatro?

Bueno, sí, somos un poco especiales.

¿Hay público para un pueblo como este?

Ahora no, pero vienes en verano y casi todas las funciones:

obras de teatro, películas, siempre se queda gente fuera.

El pueblo para tener 50 personas censadas es muy grande.

Es bastante grande, de los más grandes de la comarca.

¿Y las casas estas están deshabitadas?

Ahora sí. Son todas de veraneo. Es el problema que tenemos.

Al final los pueblos van a quedar como centros de veraneo.

Miel de Milmarcos. Sí.

Esta es nuestra firma, y haciéndola con nuestras manos.

Que hemos trabajado muchísimo.

Vaya patio. Bueno. (RÍE)

Esto en Barcelona no podías tenerlo. Imposible.

Como mucho un balconcillo. Esto es lo que te da vida.

Creo que habrán llegado ya. Sí que están.

Muy buenas. Mi compañera Judith.

-Y este es Roque. -Hola.

¿De cuántos años? 11.

¿Él nació aquí? Sí, nació aquí.

Estás comiendo miel, claro. Azúcar en esta casa no.

-Muy poco. -(RÍEN)

¿Qué te parece ser apicultor? Bien.

¿Bien? Sí.

¿Te gustaría serlo de mayor o te planteas otra cosa?

También me gustaría, pero me planteo otras cosas.

¿Por ejemplo? Medicina.

¿Médico de pueblo o ciudad? Yo creo que de ciudad.

¿Sí? Lo tienes claro, ¿por qué?

Pues porque como que conoces más a la gente.

Tienes como más confianza.

Judith, ¿a qué te dedicas?

Trabajo en una empresa de secretaria de dirección

con dos idiomas.

Y decidimos que lo dejamos todo por venir al pueblo.

Y cuando nos vinimos nos dijeron que no íbamos a aguantar.

Que con lo bien que estábamos y todas las comodidades.

Y dijimos que sabíamos lo que era eso y queríamos probar esto.

Y si ahora me dicen que tengo que ir a Madrid me da algo.

¿Amigos para Roque en el pueblo no se echan en falta?

Bueno, yo estoy bien. (RÍE)

-Es lo que ha vivido siempre. -Con los pequeños me relaciono.

Siempre se echa en falta más niños.

Si ves 5 niños jugando a la pelota en la plaza ya es otra cosa.

Nos vamos al pueblo de Miguel Ángel. Que vaya muy bien.

Hasta luego, adiós. Chao.

-Muy buenos días, ¿cómo estamos? -Encantado.

-¿Cómo va? -Bien, tenemos algún problemilla.

Hemos visto que han tirado herbicidas que no vienen bien a las abejas.

¿Conocéis su proyecto?

Bastante, porque soy investigador de época celta-ibérica

y me encargaron del equipo a ver si podíamos investigar

sobre el origen de estos hornos. ¿Vives en Teruel desde el 98?

Pero os conocéis muy bien los pueblos

de una zona muy concreta de España.

-Sí. -Es un mapa donde tenemos visualizado

aquellos territoritos donde tienen menos, en nivel europeo,

de 8 habitantes por kilómetro cuadrado.

A nivel geográfico se considera por debajo de 10

que ya es un desierto.

La Laponia y lo que sería... (AMBOS)...la Serranía Celtibérica.

Esto es lo que llamáis la Laponia del sur

que es la Serranía Celtibérica. Es un territorio

que engloba Burgos, La Rioja, Zaragoza,

Teruel, Valencia, Cuenca y Guadalajara.

Y Castellón. La gente se ha ido, no hay relevo generacional.

La custodia del territorio ya se está perdiendo.

Es decir, y lo que son la cultura y las tradiciones.

Esta pescadería lleva 34 años en Haro y cuando empezasteis

había otras 12 y ahora solo quedáis tres.

¿Cómo han ido desapareciendo tantas? Pues lo primero, la gente

ya era mayor y decidió jubilarse.

Y después, al abrir el supermercado

no se quisieron complicar.

¿Los supermercados hacen mucho la competencia?

Mucho, mucho. Pedazo espina.

¿Has visto? Es un negocio familia.

¿Era de tus abuelos? Sí.

Sí. Mis abuelos, mis primos. Todos, todos.

A toda mi familia nos ha gustado siempre mucho la pescadería.

Y a nosotros más que estudiar, claro está.

Javier, y tú que eres el marido de Ana has acabado aquí

por culpa o gracias a ella. Gracias a ella.

A ella se lo debo todo lo que tengo.

Eso desde luego. ¿Qué pescado tienes aquí?

Gallos. Estos de Vigo.

Estos son calamares que vienen de abajo, de Tarifa.

Es salmón que es de Dinamarca. El rape que es gallego.

¿A cómo se vende el rape en Galicia y cómo se vende aquí en el interior?

Allá será unos 25 euros y aquí unos 35.

Sois los únicos de Haro que tenéis venta ambulante de pescado.

¿Por dónde vas?

Voy a casi todos los pueblos de La Rioja, de esa zona,

voy a unos 14 pueblos en los que queda muy poca gente.

¿Y compensa ir hasta esos pueblos? Prácticamente no compensa.

Pero ya llevas tantos años y estás en una edad que tienes que hacerlo.

No tienes más remedio.

Y este tipo de profesiones itinerantes

¿están en auge o todo lo contrario?

Están en decadencia debido a la explotación.

No ves jóvenes en los pueblos, siempre es gente mayor de 75-80.

Pero si no sé por qué tengo tantas. Los pimientos, tres euros.

Vale. Las anchoas a 12.

Vale. La pescadilla por lo menos a 16.

¿Le dices tú los precios a Ana? Sí.

El precio del pescado que tenéis en la pescadería

¿es el mismo que vais a poner en los pueblos?

Sí, es igual. ¿Cambiaste la moto

de la Guardia Civil para dedicarte a la pescadería?

Sí. El primer día que acudí a vender a los pueblos

me dio una vergüenza... Creí que estaba pidiendo.

No me atrevía a hablar con la gente. Estaba como asustado.

¿Sabes? Como ves, yo vivo del claxon. Sin el claxon...

El primer pueblo al que vendes. El primer pueblo.

El pueblo se llama San Asensio. Es un pueblo casi todo vinícola.

¿Tienes que pagar por el trabajo? Sí, tengo.

Por la parada. Sí.

Pago al año y ya está. ¿Y cuánto te cuesta?

Casi 200 euros. Una cosa así.

(Claxon)

Esto ya más que pescado ambulante es una tienda ambulante total.

¿cuántos quieres que te coja?

Vale. Rojos nada más, ¿no?

Vale, de acuerdo. Venga, Rosa, hasta luego.

Vienes a comprar para ti y por teléfono te piden el encargo.

Estoy trabajando. Trabajo en una casa

y hago primero los viernes la compra

y luego ya bajo a su casa. ¿Cada día traes un pescado distinto?

Sí. Según se va vendiendo, se va comprando nuevo

-y trayendo nuevo. -Javi, ¿qué te debo?

-20,40. -Vale.

-Buenos días. Una paisana tuya. -Hola. Encantada.

¿Qué hace una gallega aquí en La Rioja alta?

Pues vine de pequeña y aquí sigo.

Mis padres se marcharon a Alemania y mi tía vivía aquí

y me vine con ella. Y luego me casé aquí y aquí sigo.

-¿Has traído la sepia? -Sí.

Me das la sepia. Una merluza en lomo con piel.

-¿Grande o cómo quieres? -Normal, como siempre.

¿Cómo es la vida en este pueblo? Como un pueblo de campo.

Muy tranquilita,

viviendo la mayoría de la uva

y en el pueblo no pasa nada. ¿Se mantiene la población?

Cada vez va a menos, pero habrá no sé, 1.100 habitantes.

Digo yo, más o menos.

Vámonos para allá.

¿Cuántos kilómetros recorres al día?

Unos 60, 70. Por ahí.

Estar en la carretera tiene peligro. Sí lo tiene.

Me dio un guarrazo con una furgoneta de estas. Me cogió el aire,

me levantó en dos ruedas, en una recta.

¿Llevando el pescado? Sí.

Es mucho volumen y poco peso.

Yo vi que me iba a tirar y volví un poco la dirección.

Y tuve un accidente cojonudo yo solo.

En la furgoneta. ¿Y estuviste de baja?

Qué va. La furgoneta sí.

(Claxon)

¿Y cómo diferencian al pescadero del panadero?

¿Cada uno toca el claxon distinto? Cada uno lo tenemos diferente.

Tengo este y luego tengo este.

Que parece de un barco un poco averiado. Y luego ya,

la que tengo manual. Mira, ahí está la Flor,

la Merche.

Buenos días. ¿Están esperando a que llegue el pescadero?

Sí, está todo controlado. ¿Viene a comprarle todos los días?

Más o menos.

No hay pescadería. ¿La hubo en algún momento?

Sí, ahí enfrente. ¿Y qué le pasó?

¿Cerró por qué? Iba mal el negocio imagino.

Ha habido unos años que estaba esto muerto, pero ahora...

¿Qué tiene que tener un pueblo para que se mantenga con vida?

Ser un buen pueblo, buen gente. ¿Qué más quieres?

¿De qué viven aquí? De la agricultura, de bodegas.

Mi hijo trabaja en una bodega y el otro en el campo.

Yo soy de Madrid y vivo aquí desde hace 42 años.

Aburrida. Al principio no te enteras, pero ahora es horroroso.

¿Mejor en la ciudad? Para ciertas cosas sí.

-Para ir al teatro, cine. -¿Vienes a por la Pili?

No, una pescadilla, por favor.

33,85.

¿Se venden aquí muchas casas? Sí, cada vez más.

¿Qué puede costar una casa en un pueblo de La Rioja alta?

80.000-90.000 euros. ¿Una casa de 100 metros?

No, más pequeña. ¿Más pequeña?

Aquí como viene el turismo del País Vasco

se paga bien. ¿Estos se mantienen por los viñedos?

Indudablemente que sí.

(Claxon)

(Claxon)

Buenas.

-Aquí estamos. -Esta es la plaza del pueblo.

La plaza. ¿Cuánta gente vive aquí?

Muchos, pero ya no hay nadie. Se van o no sé qué pasa.

No se ve gente. ¿Cuánto tiempo lleva viniendo?

Javi, ¿cuántos años? Muchos.

Jolín, madre mía. 20, 30.

¿Si él no le trajera el pescado...? No hay nadie.

No hay nadie. No viene nadie.

¿Y usted come más pescado gracias a que se lo trae aquí?

Si él no se lo trajese... Sí, pero tenemos que comerlo más

porque la edad ya te lo pide.

Y la médica dice siempre que más pescado que carne.

Más pescado que carne. Y tiene razón.

¿Aquí no abres? Voy a esperar si viene la gente

y si no, al siguiente pueblo.

Lo que te he dicho antes, que estos pueblos

van en declive. A lo mejor te salen dos o tres o cuatro.

Y los días que dé suerte. Los demás nada.

¿Y no dejas de venir? Ya ves que no merece la pena.

Es lo que te he dicho antes. Yo creo que ya es amor.

Es una pena, pero es así. Ya ves, todo desierto.

¿Y por qué hay casas nuevas construidas,

pero aun así no pasa nadie? Nada.

Es que no se les ve. Hala.

-¿Qué tal, Pili? -Hola, Javi.

Hola, cariño. Hola, princesa.

Es la primera niña que hemos visto en los 80 km

que hemos hecho esta mañana. La primera.

¿Hay muchos niños en el pueblo? Bueno.

¿Qué se hace aquí para no perder población?

Los servicios sí los tenemos. Tenemos médicos,

tenemos trabajadora social, hay asistencia a domicilio

para la gente. Yo creo que...

De lo que hay, no estamos tan mal.

Ha sido ya tu última clienta. ¿Cómo ha sido la jornada de hoy?

Yo creo que no ha estado tan mal. Ha habido suerte.

A pesar del tiempo. Ves que ahora empieza a llover.

Seguramente si cogeríamos ahora los pueblos de la mañana

ni la mitad hubiéramos tenido. Por la lluvia.

Por la lluvia. La gente mayor se refugia en casa y no sale.

Te quedan cuatro años para jubilarte y ¿ahora quién te sustituirá?

Alguien habrá, pero no habrá gente para comprar.

  • Trabajando por los pueblos

Comando Actualidad - Trabajando por los pueblos

09 may 2017

En España hay 1.200 pueblos en riesgo de desaparecer. Y comarcas españolas donde la densidad de población es de 1,63 personas por kilómetro cuadrado, menos que en las zonas más despobladas de Laponia o de Siberia. ¿Qué haría usted si su pueblo no dejara de perder habitantes? Hay quien elige llegar donde nadie llega. Panaderos, maestros, curas, conductores de autobuses de línea, pescaderos hacen cientos de kilómetros al día, trabajan y viven en el medio rural más deshabitado. Sin ellos muchos pueblos ya no aparecerían en el mapa.

ver más sobre "Comando Actualidad - Trabajando por los pueblos" ver menos sobre "Comando Actualidad - Trabajando por los pueblos"
Programas completos (417)
Clips

Los últimos 2.482 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios