www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3621653
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Tener o no tener, hijos - ver ahora
Transcripción completa

Venga. -Ahí, ahí, ahí.

Muy bien, fenomenal. ¡Guau!

Sois jóvenes, tenéis ya seis hijos, no sé si esto ya se ha cerrado o no.

Igual que no preveíamos tener seis hijos,

tampoco ahora vamos a descartar poder tener más.

-"Tienes tres papás, que suerte".

Todo el colegio sabe que él tiene tres papás,

entonces es un superhéroe, se siente con tres papás... vamos.

Hay muchos modelos de familia, ¿cuál es el suyo?

¡Ay, mi niño!

Para que no vayan a centros de acogida,

vienen directamente las casas nuestras.

¿La han rechazado? Varias veces, ¿verdad?

Pero no pasa nada. ¿A que no pasa nada?

¿Se puede ser feliz sin hijos? Se puede ser feliz sin hijos.

Lo que no hay es que señalar a las mujeres

o estigmatizarlas por no tenerlos.

¿Por qué tenemos menos hijos y cada vez más tarde?

Los miedos, al principio, son esos, laboral y económico,

después ya viene, sobre todo, la gestión de tu tiempo.

-Vamos, un poco, en contra de la naturaleza.

Cuando ya tenemos todo asentado, decidimos ponernos a ser madres

y, a lo mejor, es un poco demasiado tarde.

¿Qué ocurriría si decidiéramos, toda esta generación, no ser padres?

¿Quién paga las jubilaciones? ¿Quién...?

Nos metemos en un enredo muy gordo.

Tener o no tener hijos, hoy en "Comando actualidad".

El Estado te empuja a tener hijos, pero realmente no te ponen ayudas,

no te dan facilidades.

-¿Quieres más? -No, no quiero más.

(Música)

Eva, eres fotógrafa,

pero una fotógrafa especializada en partos,

en lo que estamos viendo, dónde estás trabajando, ¿no?

Eso es, sí. ¿Desde cuándo?

Empiezo con esta disciplina, aproximadamente, hace dos años,

dos años y un poquito. ¿Y por qué?

Por mi vivencia personal con mi hija y demás,

me he dado cuenta de lo que es la maternidad real,

no estas ideas que nos hacemos en la cabeza,

y uno de los momentos que, a lo mejor, tenemos más idealizados

sea el del parto.

Lo reflejas de una manera muy natural,

muy cruda, de alguna manera, tal como es.

Ciertos momentos son muy crudos y esos, digamos, que no se pueden...

Aquí vemos el cordón todavía... ¿Y cuánto cuesta?

¿Cuánto cuesta hacer todas estas fotos?

Yo empecé aquí por los 900 E,

lo cual incluye que yo, obviamente, me siento con las familias

meses antes de que pase todo el tema del parto, nos conocemos

y luego estoy de guardia, por decirlo,

durante dos, tres semanas, desde la fecha prevista de parto.

Tú tienes una hija de cuatro años. Eso es.

En un país donde el tasa de natalidad es bastante baja

y donde, desde el inicio de la crisis,

ha habido una reducción del 18 % del número de nacimientos,

pasamos de los 520 000

a unos 420 000, que son los actuales.

En tu caso, ¿cuáles fueron, un poco, tus miedos

a la hora de decidir ser o no ser madre?

Los miedos, al principio, son esos, laboral y económico.

Después, ya viene, sobre todo, la gestión de tu tiempo

para seguir haciendo lo que tienes que seguir haciendo.

(Música)

Me voy a quedar aquí, en un segundo plano,

vosotros seguís igual que estabais hasta que he llegado yo.

-Vale. -Y a por todas.

¿Cómo te encuentras en este momento? Ahora, estupenda.

No me duele nada ni noto nada. Te han puesto ya la epidural.

Ya me la han puesto,

me la han puesto hace 10 minutos, más o menos, ¿no?

¿Qué edad tienes? 29.

¿Y tú? 36.

O sea, sois unos padres jóvenes.

Antes se tenían muy jóvenes y ahora, ya no,

entonces, soy muy prematura para la edad que tengo, pero bueno.

Hay que ir a por ellos, porque sino...

Esto que escuchamos, marca los latidos.

Los latidos de niño. De tu niño.

¿Cómo se va a llamar? Christian.

¿A qué os dedicáis? ¿Cómo os ganáis la vida?

Yo soy vigilante de transporte de valores.

Vigilante de transporte de valores, o sea, transporte de dinero, ¿no?

De dinero, sí. Y tú, ¿a qué te dedicas?

Yo soy vendedora de una empresa grande, importante.

¿Cuánto te han dicho que tienes que esperar más?

Ya tienes la epidural puesta... Pues estoy de 5 cm

y, se supone, que con 10 ya...

La dilatación tiene que llegar hasta 10.

Hasta los 10, así que estoy en la mitad del camino,

o sea, que a esperar.

-Esos 15 minutos hasta que te la ponen...

-Ha sido rápido y me la han puesto muy rápido.

Vosotras sois todas las...

Bueno, entiendo que matronas, ginecólogas,

todo el equipo que va a estar pendiente de este parto.

Sí. (RÍEN)

-Durante el parto, en principio, solo estamos una matrona,

una auxiliar y la enfermera de neonatos.

Y las ginecólogas, que sois vosotras,

estáis fuera, aquí, controlando estos monitores.

Sí. ¿Y está todo bien?

Está todo bien. Tanto la mamá como el bebé.

Está perfecto, tiene una gráfica muy buena,

tiene contracciones, así que... Esto es lo que nos gusta ver.

-Tú me entiendes, ¿no? Empújame.

(SUSURRA) Ya está perfecto, ¿no? Ya está bien colocado para empezar.

Sí, ya está colocado. De cabeza.

Muy bien, muy bien, muy bien, muy bien.

Fenomenal.

Fenomenal, fenomenal, fenomenal, fenomenal.

Y ahora, ¿qué hay que dejar, un poco?

¿Que ella vaya empujando cuando considere?

Eso es, aunque tiene epidural, ella sí que nota las contracciones.

¿Ah, sí?

¿Te viene? Venga, pues cuando notes ganas de empujar...

El cuerpo se lo pide, te pide empujar,

y, normalmente, cuando tienen esas ganas,

el empujón que hacen es mucho más efectivo.

Venga, fenomenal. -Ya está ahí, cielo.

-Muy bien.

-Respira, respira.

(SUSURRA) ¿Va todo bien? Sí.

Correcto, ¿no? Muy bien.

-Venga... -Ahí, ahí, muy bien, muy bien.

-Muy bien. Fenomenal, fenomenal.

-Muy bien, cariño. -Muy bien.

-Si sigues así, va a salir solo.

-Hombre, lo veo todo, lo veo todo, Sonia.

Impresiona, ¿eh?

No.

¡Guau!

Tiene pelo. -Sí.

(RÍEN)

¿Cuántas fotos llevas ya, Eva? He perdido la cuenta ya.

-Sopla, sopla, sopla. Muy bien.

Ya está saliendo, ya está saliendo.

Viene con una mano saludando. (RÍE)

Ahí viene Christian, ¿no? Se va a llamar Christian.

Cógelo. ¡Guau!

(Llanto bebé)

Qué cosita.

¿Una se emociona, todavía, después de tantos partos?

Siempre es emocionante. ¿Sí?

Sí, sí. "Joer", me emociono yo...

(Llanto bebé)

Espera, que aún no le he pinzado. -Vale, vale.

-Quiere subirse, pero...

-Estás todavía enganchado del cordón, espérate un poco.

(RÍEN)

Enhorabuena. (RÍE)

(Llanto bebé)

Ahora, le cortáis el cordón, ¿no? Ahora cortamos el cordón...

-Vas a apretar con todas tus fuerzas, ¿vale?

-¿Así? -Ahora, aprietas...

-¿Seguro? ¿Hasta el fondo? -Segurísimo, hasta el fondo.

Ahí, fuerte, fuerte, fuerte. Muy bien.

-Mira cómo se fía de ti Christian.

-Ya, ya, ya.

Es muy importante este momento con la madre, ¿por qué?

Porque, verdaderamente, el bebé nace

y lo más importante es que se quede piel con piel con la mamá.

Siempre que la seguridad del niño nos lo permita,

le dejamos piel con piel con la madre,

que es donde mejor se adapta a la vida extrauterina,

favorece el inicio de la lactancia, del vínculo...

¿Y cuánto tiempo se tiene que quedar así, con la madre?

Nosotros intentamos no separarles, mínimo mínimo, en dos horas.

De hecho, no les pesamos, no les hacemos nada,

para no molestarles.

Así, a ojo, no sabemos cuánto pesará Christian, ¿verdad?

Es grandote, creo que tres y pico.

Te doy una noticia.

Ni uno.

-Eso es lo mejor de todo.

-Voy a revisar bien, ahora cuando salga la placenta,

que todavía tiene que salir,

pero creo que no va a hacer falta.

Campeona del mundo. ¡Madre mía!

La otra vez, me dieron 12. -Pues ahora, ni uno.

Que sea joven, porque tú tenías 29 años,

que tenga esa edad, 29 años,

¿también influye a la hora de que el parto vaya mejor

o sea más fácil? Yo creo que sí.

Al final, aunque socialmente, ahora, nos embarazamos muy tarde,

estamos preparadas para parir a los 18, 20, naturalmente.

-Mira, está abriendo los ojos.

-Te vamos a limpiar y te dejamos tranquilita.

-Vale.

Y aquí, que creo que la más veterana eres tú, María...

Hoy, yo creo que sí.

Que llevas veintitantos años como matrona en este hospital.

20 años, sí. ¿Cómo ha sido la evolución,

ese descenso del número de nacimientos?

Hace 20 años, cuando vine aquí,

teníamos una media, al año, de unos 3500 partos

y ahora estamos en los 1400, 1500, al año,

o sea, que el descenso es bastante importante.

¿A quién se parece, así de primeras, Sonia?

A su padre. (RÍEN)

¿Tú crees? Lo tienes claro.

Yo no digo nada. -Clarísimo.

¿Ya tenéis en casa todo todo preparado para él?

Sí. ¿Sí?

Ya está todo preparado. -Todo preparado.

Y la hermanita estará... Estará deseando...

Deseando conocer a Christian. Seguro.

Qué bonitas.

Hola, Christian, bienvenido. Mira.

Bienvenido al mundo. Bienvenido al mundo, chiquitín.

(Música)

Venga, a comer, don Jesús.

-Mi niño.

Juan, Carmen, sois familia de acogida de urgencia.

(AMBOS) Sí. ¿Así es?

Sí, sí.

Y Jesús es el último que ha llegado a este hogar de acogida.

El último, sí.

Han sido ocho niños

y si contamos una que la tuvimos dos veces, pues nueve.

Tranquilo, cariño, tranquilo. Tranquilo.

Yo le digo siempre que no lo hemos robado,

que lo hemos pagado.

¿Qué edad tiene el pequeño Jesús? Cuatro meses.

Llegó con cuatro días. ¿Con cuatro días, tan solo?

Con cuatro días, sí. Pero ¿qué es una familia de acogida?

Una familia de acogida, estamos aquí, esperando niños

que tienen problemas con su familia biológica,

bien que los abandonan, bien por maltrato,

bueno, hay de todo.

Para que no vayan a centros de acogida,

vienen directamente a las casas muestras.

Él está esperando una familia adoptiva.

De adopción, sí.

Les abres las puertas de tu hogar, les ayudas a curar sus heridas

y cuando ya están cicatrizadas esas heridas,

ese niño, obligatoriamente, se tiene que ir.

¿Esa es la realidad de una familia de acogida?

Sí, sí.

A mí me dice mucha gente, que no me gusta,

porque te hacen sentir como si fueses mala persona,

te dicen: "Yo no podría luego desprenderte de él",

claro, pero nosotros somos adultos y nos reponemos,

pero lo que un niño vive en sus primeros años,

eso lo marca de por vida.

Y si yo puedo tenerlos bien y yo les puede dar una vida mejor,

¿por qué no?

¿Nunca conoces a la madre de estos niños ni al padre?

En ningún momento. -Tampoco quiero, ¿eh?

Con más de 50 años,

habéis decidido levantaros cada tres horas las noches

para dar biberones, cambiar pañales,

en la época en que la gente ya lo único que quiere es descansar.

Ahí está. Entonces, ¿por qué?

Es muy gratificante. -Es gratificante.

Este niño jugando, a las cinco de la mañana,

si me levanto yo en ese momento, y le doy su bibe

y después me mira con esa carita... Me quita el sueño.

Económicamente, esto supone también un gasto, ¿no?

Un gasto, pero la Junta nos da una ayuda.

-200 y pico de euros. -Ahora lo iban a subir, han dicho.

-Lo van a subir a 340 o 400.

Casi pueden cubrir los gastos de un bebé, ¿no?

Con 400 E, sí.

-Voy por la calle y me dice mucha gente:

"¿No es tuyo? Si lo llevas muy bien vestido".

Vamos a ver, es que mis niños yo los llevo bien vestidos

y yo me gasto lo que me tenga que gastar.

Para tener un niño malamente, no lo tengo.

Vamos a cambiarle aquí, en la cunita.

No sabes cuándo te vas a despedir de él.

No. No, y va a ser duro, ¿eh?

Este va a ser duro, bueno, este y todos.

Va a ser duro, pero bueno, nosotros... Él va a su vida.

Esta es Candela. Candela.

Esta ya ha encontrado familia adoptiva

y estuvo con vosotros de acogida, ¿cuánto tiempo?

18 meses.

-Me he pasado noches en el hospital, tardes en el hospital,

con los aerosoles siempre puestos, noches sin dormir, la niña de 40.

Yo nunca he visto un termómetro en el número 42,

con esta niña, lo vi.

-"Gracias, te quiero con locura". (RÍE)

Esa es Candela, la de la foto.

-"Cumpleaños feliz...".

-¿Crees que esto no merece la pena de 18 meses en un hospital?

Lo que haga falta.

Este es tu árbol de familia de niños de acogida.

Sí, primero vino ella, después vinieron los dos hermanos.

¿Tan grande es el cambio de cómo llegan a cómo se van?

Mucho, mucho.

Llegan como asustados y se van... A su casa.

Sobre todo, una llegaba...

Llegó y lo primero que me hizo fue abrir la nevera,

ponerse las manos en la cabeza y decir: "Cuánta comida".

Con cinco añitos.

Si vosotros quisieseis adoptarlo ahora, ¿tú crees?

No. -Nosotros no podemos.

Nunca. O acoges o adoptas.

-Bueno, pues que lo paséis bien.

Carmen, aquí venimos, ¿a qué? ¿A tus clases?

Aquí vengo yo a clases de corte

y cuando tengo mis niños, mis niños vienen conmigo.

-Ay, qué grande...

La ropa se la habéis hecho aquí, ¿qué exactamente? Cuéntame.

Esto, esto.

Llegado el momento, ¿serías capaz de ejercer el papel de ella,

de madre de acogida? No sé.

Es difícil, ¿no? Es muy duro.

-Pero yo digo que esto lo tiene que hacer alguien,

a estos niños no podemos dejarlos

y lo que la gente se tiene que concienciar

y que cada vez haya más familias de acogida.

Es que nos necesitan.

El objetivo final, siempre,

es que el niño vuelva con su familia biológica.

Es lo que se pretende.

Se calcula que en España hay unos 35 000 niños

oficialmente declarados en desamparo.

Quizá también este nivel de paro y de desempleo que tenemos,

quizá también esté influyendo.

-Venga, vamos a seguir con la clase ¿no?

-Mira qué bien se porta mi niño en el corte,

a mi niño le gusta, ¿verdad, hijo? -Va a ser sastre de mayor.

-Me acuerdo, Mari Carmen, del primero que acogiste.

Era una niña. -Una niña, ¿te acuerdas?

-Alejandra.

-Venía con síndrome de abstinencia.

-Anda que no se fue gorda y... -¿A que sí?

-Y linda.

Aquí es, aquí es donde comenzó todo. Aquí comenzó todo.

Institución colaboradora

para el acogimiento familiar de menores.

"¿Os han abierto?". -Sí, ¿puedes abrir?

-"Sí".

-Hola, familia, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal? Soy Mario, de "Comando actualidad".

Hola, buenas.

Esto es Hogar Abierto, este es el eslabón de la cadena

que permite poner en relación a estas familias,

que quieren ser de acogida, con los menores.

Eso es, nosotros somos

una institución colaboradora de integración familiar.

Nosotros somos, digamos, los intermediarios.

Ellos tienen un encuentro muy especial, ¿verdad?

Sí, hoy tenemos sorpresita para ellos, mira.

Pasad por aquí, familia.

-¡Hola, mi niña! ¡Dios mío!

¡Ay, Dios mío! ¡Dios mío qué de tiempo!

Que la quiero yo.

Esta situación no es tan frecuente,

familia adoptiva y familia de acogida.

No. Esta relación tan estrecha.

Esto es gracias a ella.

-Porque yo no quería que ella perdiera el contacto con ellos.

-Ha sido parte de nuestra vida año y medio y volver a verla

y volver a estar con ella, como que... No sé.

Ya está, ya no puedo hablar.

Ella es la que te ha cantado el cumpleaños esta mañana,

cuando estábamos en tu casa, y me has puesto el mensaje.

Ella, ella es.

¿Cuánto tiempo fueron los trámites de adopción?

Por lo menos, cuatro o cinco años. ¡Cuatro o cinco años de espera!

De espera, hasta que llegó ella.

¿Cómo es la transición de la niña de una a otra?

Esa fase de acoplamiento. ¿Qué hay que hacer?

Los fuimos integrando poco a poco en la familia.

Ella llegó a nuestra casa, la bañó en nuestra bañera,

le dio de comer en nuestra casa, la cambió, la vistió,

entonces, la niña llegó un punto que los veía parte de la familia

y la niña se fue diciéndonos adiós y feliz. Ni siquiera lloró.

-Por aquí tenemos a más compañeras. (LEE) "Mejor en familia".

Siempre. ¿Ese es el eslogan?

Ese es nuestro lema.

Y este es todo el kit de supervivencia que tenéis

para esos niños que vienen con carácter de urgencia,

esos menores. Eso es.

Hay ropa de todas las edades, de verano, de invierno,

porque nunca sabes cuándo llegan.

También tenemos por aquí, un poquito de todo,

biberones, chupetes, toallitas, babis...

Es por esa misma inmediatez, nos llama a la Policía

a las tantas de la mañana: "Mira, un bebé".

La familia todavía no lo sabe,

entonces, aquí tenemos un poquito de ropa,

por lo menos, para los dos, tres primeros días.

-Muchas gracias por haber venido, os agradezco mucho que estéis aquí.

Hay muchos niños que necesitan de familias de acogida,

niños que, por sus circunstancias familiares,

no pueden estar con sus padres o con sus abuelos

y gracias a familias como vosotros tienen esa oportunidad.

¿Qué os ha motivado para venir aquí? Que me encantan los niños.

Echar una mano a los niños...

-Solidaridad, creo yo que es lo más importante,

colaborar un poquito, sentir amor y cariño.

-Le estáis dando la oportunidad a un niño de vivir en familia,

a un niño o una niña, y, por otro lado,

a una familia biológica que se recupere.

-Una duda que nos surge en el ámbito familiar,

con nuestra hija, que tenemos,

cuando le dijimos que íbamos a venir a informarnos,

el planteamiento del acogimiento le pareció bien,

pero le surge la duda de "¿Y qué pasa cuando el niño o la niña se marcha?

-Obviamente, no es un camino de rosas, lo pasan mal,

pero la mayoría de las familias se quedan con la satisfacción

de haber hecho ese bien por ese niño

en el tiempo que ha estado con vosotros.

-Cuando me plantean los menores que tenemos en casa,

es una pregunta que se hace complicada.

Porque sabes que también ellos le van a pillar cariño, ¿no?

¿Reciben algún tipo de ayuda psicológica?

Nosotros somos psicólogas, trabajadoras sociales

y siempre estamos apoyando.

¿Qué dice la ley sobre las familias de acogida?

Prioriza, ante todo, las familias de acogida al centro de protección.

Eso es una ley que, ahora mismo, está en vigor.

Ley de modificación del sistema de protección a la infancia

y a la adolescencia.

¿Se sabe cuánto le cuesta, más o menos, a la Administración

tener a un menor en un centro de menores?

En Andalucía, ronda los 60 E por día y niño.

Elena, tú eres psicóloga de Hogar Abierto,

¿por qué deberían acoger las familias españolas?

Porque la infancia lo necesita, porque los niños...

Hay niños que están en los centros que ni sonríen,

porque no les vale para nada, porque no tienen una respuesta.

Tampoco lloran, porque no le cubre la necesidad.

Normalmente, un niño llora porque sabe que van a atenderle,

en estos niños, no, porque sus padres no han sabido

o no han podido hacerlo.

Entonces, verles, al cabo de cuatro o cinco días,

que empieza a sonreír, nada más que con eso merece la pena.

-¡Hola, guapo! ¿Qué pasa contigo? -Que se quiere ir a la silla.

-¿Eso es lo que quiere?

Está libre como el viento, ¿verdad, hijo?

Le encanta, eso le encanta a él.

¿Cuánto tiempo llevas con él, Teresa?

Dos años y pico. En febrero, hizo dos años.

Y sois una familia de acogida que se llama "de carácter especial".

Especializado permanente. ¿Eso qué quiere decir?

Que es un caso especial, un niño con discapacidad,

y permanente, que es más a largo plazo.

Porque es más difícil para él ser adoptado que otros niños.

De hecho, ha sido rechazado varias veces.

¿Lo han rechazado? Varias veces, ¿verdad?

Pero no pasa nada. (RÍE)

¿A que no pasa nada, gordi?

Tú también has estado en charlas como las que acabamos de presenciar

y tú dijiste: "Yo quiero un niño especial".

Te lo voy a explicar.

Yo, en principio, no sabía por qué, solo sabía que quería.

Pero después de tener a Adrián, un tiempo después,

me vino la respuesta.

Y yo misma dije: "Claro, claro", Dios me dio la respuesta.

Yo tenía un amor muy especial que dar

y este amor no se lo podía dar ni a mi marido ni a mis hijos

ni a mi madre, se lo tenía que dar a un niño especial,

porque es muy emocionante, muy bonito, muy emotivo.

Para tanta gente, sería un problema

y para ti, es lo más grande que ha pasado en tu vida.

La gente no sabe lo que son problemas, no.

Si tuvieran la oportunidad,

y ojalá mucha gente tuviera la oportunidad que he tenido yo

de tener a un niño como él y vivir con él

y compartir con él tantas cosas tan bonitas

y con tanta recompensa, que te da todo lo que haces.

Hasta una mirada suya es lo más reconfortante del mundo,

te olvidas de todo lo demás.

Muy bien, llegó el momento. -Venga, empieza tu primero.

-Ok, primer intento, todo vale dentro de los sueños.

Los primeros en salir en el vídeo, estáis completamente comprometidos.

Un videoclip que grabamos

para promocionar el acogimiento familiar.

¿Qué es lo que padece? ¿Qué es lo que tiene Adrián?

Síndrome de Apert, una enfermedad rara,

es deformidad craneal y facial,

aparte de otras dolencias que tiene en los huesos,

en las manos, sindactilia, pero vamos, que él va muy bien.

Está recuperando todo muy bien. Estáis todo el día de hospitales.

Bueno, sí, no, tampoco. -Todo, no, casi todo, pero bueno.

-Pero bueno, cuando termine de crecer,

puede llevar una vida perfectamente normal.

Niños vuestros, ¿tenéis? Cuatro, tenemos cuatro.

¡Cuatro!

35 000 niños hay en España, oficialmente, en desamparo,

¿qué pasa? ¿Qué está pasando?

La mayoría de esta gente tiene valores equivocados de la vida.

No saben, realmente, dónde está la felicidad.

-El cariño es una cosa que no ocupa volumen,

es muy fácil darlo. -Y no cuesta dinero.

-Sin embargo, la recompensa es muy grande.

Esto tiene su sacrificio.

¿Pero qué sacrificas? Una hora de televisión,

de ver el fútbol, de ver a Ronaldo... -Lo más bonito es estar con él

o con mis niños, con mis nietos, todo en general.

Hay tiempo para todo, ¿eh? -Para todo.

(Timbre)

Hola, familia. -Hola.

-Pasad. -Hola, ¿qué tal?

-¿Cómo estáis? -Bien.

-Él es Mario, que ha venido de "Comando actualidad".

Muy buenas, ¿tú nombre es? Álvaro.

Álvaro. Hola, ¿qué tal? José.

Hola, pequeño. Esa mano es José. (RÍEN)

-Y esta familia viene a traer al niño para que pueda ver a su papá.

Él viene a ver a su familia biológica.

Eso es.

Y vosotros sois familia de acogida permanente.

La característica de la acogida permanente

es en el tiempo.

Normalmente, la de urgencia es por un tiempo limitado,

la de simple, hasta dos años máximo,

la de permanente, en principio, no tiene, digamos, fin.

¿Y cuál es la gran diferencia con la adopción?

Porque estos niños siguen teniendo

esa vinculación con la familia biológica.

¿Es, para vosotros, un mal trago este momento, esta visita?

Lo dejas con cosilla. Lo dejas un poco... reacio, pero no.

¿Cómo se lo explicas a un niño de cinco años, de cuatro, de tres?

Yo se lo expliqué...

Preguntaba ya mucho quién era, que no se entera,

tuvo un poco de lío, porque no sabía a quién iba a ver,

a quién tocaba hoy, un poco lío, y le recorté folios,

le dibujé a su familia y le expliqué toda la historia.

"Tienes tres papás, qué suerte".

Todo el colegio sabe que tiene tres papás.

En el colegio es un superhéroe, él se siente con tres papás...

Él, hasta la fecha, ¿qué teoría tenía?

Como estoy un poco más "regordillo", él se inventó su historia,

para olvidar el pasado, para lo que fuese,

decía que había salido de mí. De tu barriga.

Como estoy más gordito... (RÍE)

"Papi, yo he salido de tu barriga", me daba golpecitos en la barriga.

Duro...

Te pregunta cuántos días se va a quedar...

-Claro.

-Él está esperando, en algún momento, como que lo devuelvas.

-Hay situaciones... Es duro, lo que me estáis diciendo.

Hay situaciones que él está todavía... adaptándose.

Yo estoy 24 horas con él. ¿No trabajas?

No trabajo, me dedico, en casa, a él y a la casa.

O sea, te has hecho amo de casa,

¿has llegado a sacrificar tu jornada laboral por estar con él?

Sí.

-¿Estás contento? -Sí.

¿Cuánto tardasteis vosotros para tener a José?

Año y medio fue, más o menos, ¿no? -Año y medio, dos años.

-No, dos años.

¿Muchos filtros? Sí.

Luego hay cursos, luego hay un test de idoneidad,

hay test psicológicos, hay visita al domicilio,

tenemos que entregar las rentas, certificado de penales...

Tenemos que entregar un montón de documentación.

¿Ha pesado en vuestra decisión

que este es un camino más corto que la adopción?

No. ¿Para tener un hijo?

No, porque incluso cuando nosotros empezamos con el acogimiento,

entonces, se estaba tardando muy poco en adopciones aquí, en Málaga.

Pero sí que el acogimiento necesita muchísimo...

-Saber lo que haces, saber dónde te metes

y saber que no es propiedad tuya.

Ni lleva tu apellido ni va a llevar nada...

Puede pasar que, de la noche a la mañana, retorne para la familia.

-¿Vamos? Peque, vamos a ver a papi, ¿tienes ganas?

Di: "Adiós". -Adiós.

-Adiós.

Álvaro, José, él ahora se marcha a otra habitación,

a una visita obligada con su familia biológica,

en este caso, su padre.

Dura tan solo una hora,

¿os costaba, al principio, separaros de él?

Sí, las primeras veces, sí.

Las primeras veces, es muy difícil.

Está así estipulado por ley, pero ¿cuál es vuestra opinión?

Al final, es su realidad, él tiene que convivir

y es muchísimo más fácil su realidad cuanto antes él la vea y la sepa,

entonces, igual que en un niño de adopción,

hay muchos niños que, a lo largo del tiempo,

quieren saber sus orígenes, de dónde vienen,

"Por qué estoy aquí, quién me dejó, qué me ha pasado,

qué ha sido de mi familia".

En este caso, toda esa información la tiene desde el principio.

¿Qué os ha dado José? Bueno...

-De todo. -De todo.

Te rellena un hogar, te rellena una vida,

te rellena todo. -Todo.

¿Qué es lo que os ha pedido, últimamente?

Está pidiendo un hermanito. ¿Y qué vais a hacer?

Lógicamente, seguimos, seguimos para adelante.

-José, ¿te lo has pasado bien? -Sí.

-¿Sí? -Hola, ¿qué tal?

-Mira.

-¿Te lo has pasado bien?

-Se lo ha pasado superbién, ha estado jugando,

no ha parado de charlar.

-Gracias. -Adiós.

-Hasta luego. -Adiós.

(Música)

Hola. ¿Cómo estás, Carmen?

¿Qué tal? Muy bien.

Bueno, entramos en una casa de una mujer que tiene muy claro...

Sí. Que eres muy feliz sin hijos.

Sí. ¿Se puede?

Se puede ser feliz sin hijos.

No hay que señalar a las mujeres,

o estigmatizarlas por no tenerlos.

Se puede ser feliz sin hijos, esta es la página que has creado.

Sí, esta es la página. ¿Cuántos seguidores tienes?

Mira, ahora va ya por 2306.

Esto fue una vez que estaba en casa,

y harta de ver cómo todo el mundo me preguntaba

que por qué no iba a tener hijos.

Uno de los comentarios que hice en la página

era hablando de una conversación que había tenido con una persona,

que me había dicho que había que tener mucho valor para tener hijos.

Y le contesté yo: "Bueno, también hay que tener

mucho valor para no tenerlos".

En tu caso, ¿por qué es?

Yo, desde pequeña, la verdad es que nunca me han atraído los niños, ¿no?

Pero era algo que tenía en la cabeza,

porque realmente la sociedad al final te empuja a ello.

Y decía: "Bueno, ya llegará. Si tiene que llegar, ya llegará".

Pero realmente yo, pasaba el tiempo, y estaba tan a gusto,

que no lo necesitaba.

Cuando ya encontré la pareja que tengo actualmente, me casé,

vimos que realmente éramos felices así...

Se plantea incluso como moda, ¿no? Sí.

Lo llaman los "dinkis", doble ingreso en una pareja sin hijos,

¿es vuestro caso?

No.

Salimos de esta habitación, que es como el despacho,

y aquí te encuentro en un día clave, ¿no?

Lleváis...

11 años juntos. 11 años juntos.

Mira, vamos a ir ahora a ver a mi madre,

que voy a llevarle... Suelo hacer mermelada, y cositas caseras,

y a ella le gusta. ¿Tiene nietos tu madre?

Sí, sí. Mi hermano ha tenido mellizos, que tienen ahora 2 años.

Y tenemos otro mayor, de 5 años.

Y con ellos es con los que disfruta, claro.

(INTERFONO) -"¿Sí?". -Mamá, voy a subir.

-"¡Venga!".

-Buenas...

Vengo a traerte una cosita de las que te gustan.

¿Cómo está? Yo soy Mila, de "Comando Actualidad".

Muy bien, Rafi.

Aquí tiene, como digo yo, su historial, ¿no?

Sí. Su historial de nietos.

De nietos. Tiene todo lleno de fotos.

Esa es mi niña. Aquí tienes a tu niña, a tu niña.

A mi niña.

Esto no le pilla de sorpresa, ¿no, Rafi?

No. Porque ella lo tiene claro

desde joven, nos ha dicho. Desde chiquita.

Yo he visto a mi hija siempre que no me iba a dar...

Mi hermana decía: "Verás cuando tenga tu niña".

"Mi niña no va a tener niños".

Porque mi niña, desde chica, la he visto yo

que no se ha acercado a los niños.

Mi niña no ha jugado como juegan las niñas con muñecos.

¿No ha jugado con muñecos?

No, mi niña jugado con libros. ¡Fíjate!

He leído mucho, me pasaba el tiempo...

-Ha leído... Se tiraba las horas en su dormitorio.

Y ahora, que tiene 43 años... Menos, ya sabía que no.

Ya no se lo pregunta, ¿no? No, ya no.

Ya no le hace la de... No, ya no, ya no.

Ya no.

Ya sé que no los va a tener.

¿Y a usted, le hubiera gustado llevar esa vida?

No, me gustan mis niños.

Usted tenía ganas de ser madre y... Sí, yo sí.

Yo he disfrutado mucho con mis niños.

Gente dice: "Si yo hubiera vivido esta época...".

No, no, no, no.

No, usted no hubiera cambiado.

Yo, mis hijas no lo cambio por nada en el mundo.

Vamos, de hecho, yo mis nietos no los cambio por nada.

Tampoco vas a ser abuela. ¿Lo has pensado?

Claro. -Sí, lo he pensado.

No, no voy a ser abuela.

-Pero disfruta mucho con los nietos cuando está.

-Voy a estar en un spa, de mayor.

(RÍEN)

(Música)

(Cuenco tibetano)

Has llevado tu hobby a tu filosofía de vida,

y a tu modo de trabajo, ¿no? Sí, así es.

Lo disfruto mucho. Haciendo un paisaje tailandés.

Es tailandés.

Conoces a tus clientas, y ellas te conocen a ti.

Sí. ¿Saben de tu filosofía de vida?

Es decir, también saben que eres una mujer muy feliz sin hijos.

Sí, bueno, con las que más tengo confianza,

sí podemos tener alguna charla. ¿Estás casada?

No, divorciada. Divorciada.

Por la edad, por la vida profesional, la personal,

he optado por no ser madre, y soy feliz sin ser madre.

Yo, a lo mejor en mi vida sí quise ser madre,

no lo he pasado mal nunca por no ser madre,

pero también es adaptarte a las circunstancias, ¿no?,

y ser feliz, independientemente de lo que tengas, hijos, no hijos,

pareja, no pareja, trabajo, no trabajo...

¿Qué podéis hacer vosotras sin hijos que las que los tienen no hacen?

Bueno, tener mayor libertad, evidentemente,

y menos responsabilidad.

(Música)

Has quedado con tu marido, y habéis quedado a comer.

Sí, hemos quedado ahora.

Habéis quedado en un japonés, este. ¿Por qué motivo este?

Mira, en Córdoba no es que haya sitios solo para adultos,

tampoco los vamos buscando,

pero donde se está más tranquilo,

normalmente son en restaurantes japoneses.

El sushi no le suele gustar mucho a los niños.

¿Cómo estás? Yo soy Mila, de "Comando Actualidad".

Encantado. Estamos llevando...

Hemos venido a hablar con tu mujer, y a conocerte a ti.

Yo vengo de una anterior relación, con una niña y un niño.

Mi etapa paternal fue un poco traumática,

en el sentido que eran niños de dormir difícil...

Para mí es un acto de responsabilidad muy importante ser padre,

y se lo dije a ella, digo: "Igual que para ti, ser madre".

Relación con tus hijos... ¿Cercana? Muy bien.

Sí, muy bien, muy bien.

¿Y la relación de los hijos suyos contigo?

Muy bien, muy bien. Yo soy amiga de ellos,

y sobre todo con la mayor, que va a cumplir 15 años,

tenemos muchas confidencias, y hablamos mucho.

Pero la responsabilidad importante en la vida de ellos

es su padre y su madre.

Si él se hubiera empeñado en ser padre de nuevo,

¿te hubieras doblegado?

Bueno, podríamos haberlo... haberlo hablado,

y quizá, no sé...

Muchas veces uno tiene claro las cosas,

hasta que viene una pareja de la que te enamoras,

y al final, te cambia muchas veces también el chip, ¿no?

Oye, ¿queréis que vayamos a tomar un café?

Venga. El día no acompaña, pero...

-Venga, vamos.

-Hola. -Hola, guapa.

-¿Qué pasa?

Aquí tenemos unas amigas. ¿Solteras, casadas?

Casada. -Soltera.

Tú, soltera. Sin niños.

Soltera, y sin niños. Sí.

Casada, y con un niño.

Con un niño. Divorciada, y con dos niños.

-Yo lo tuve con 38, me faltaba un mes para cumplir 39.

¿En tu caso también fue igual?

No, yo en mi caso, soy madre de dos hijos,

y los tuve bastante joven, 25-26 años.

Y la niña la tuve con cerca de 30.

Para mí, la maternidad sí ha sido importante.

Sí, para mí ha sido importante desde el principio.

¿Ha habido un antes y un después cuando uno se es madre?

¿Hay un antes y un después? Sí.

Sí, hay un antes y un después.

Venís y tomáis un café. ¿Y si hubieran traído a sus pequeños?

¡Oy! -Hombre, eso hablo yo.

(RÍEN)

Quiero mucho a mis amigas, a sus niños también,

pero hay momentos, y momentos.

Entonces, no es lo mismo tomar un café con amigos,

a un café con los niños. Si tú me dices a mí:

"Sonia, quedamos a tomar un café, que vienen los niños al parque",

pues yo voy. Ahora, vamos a tomar un café, un café sin niños.

Estáis vosotras cuatro, que me resulta muy curioso,

que tengamos aquí, justo detrás, que me están encantando,

que están viendo aquí todo.

¿Os habíais planteado en algún momento no tener hijos?

(TODAS) No.

No. No.

Esto que te dicen: "Si hubieras nacido en esta época...

Si fuerais...". Volveríais a tener hijos.

Sí. Sí.

-Algunas ya son abuelas.

Ella. -Ella.

-Y yo, la semana que viene. Ah, ¿sí?

(RÍEN)

Uno lo toma con orgullo. Hombre, total.

Vuelves otra vez a la juventud. -Más.

¿Qué ocurriría si decidiéramos toda esta generación no ser padres?

Envejecería mucho la sociedad. ¿Tanto?

Sería un problema de... -Sería un problema.

-Toda la generación, o sea, ¿quién paga las jubilaciones, quién...?

Ahí ya nos metemos en un enredo muy gordo.

Según datos, en los últimos 10 años, ha aumentado un 45 %

de las parejas que deciden no tener descendencia.

La sociedad, el Estado, te empuja a tener hijos,

a que el país crezca, pero realmente no te ponen ayudas,

no te dan facilidades. -Hay que tener hijos,

por supuesto, quien quiera. -Quien quiera.

-Quien quiera, ya está.

-Hay antropólogos que dicen que el fin del ser humano es extinguirse,

así que... (RÍEN)

-A lo mejor estamos... (RÍEN)

-Nosotras somos las culpables. -Qué bueno.

-Sois el germen.

-Estáis poniendo el granito.

-Carmen, somos las culpables, las que vamos a empezar...

(Música)

¿Estefanía?

Bueno, ya nos ha abierto.

Hola, buenos días. Hola.

¡Una cámara nos recibe! (RÍE)

Hola, buenos días. ¿Podemos pasar, sí?

Sí, por favor. Hola, Estefanía.

¿Qué tal? Aquí...

El alma de la casa, ¿no? ¿Cómo estás?

Corriendo ya, que nos toca ir al colegio.

Claro, porque entráis ahora, ¿no? Sí.

Y estos, ¿quiénes son? ¿Me los presentas?

Bueno, que se presenten ellos, que ya...

-Aimar.

¿Eres? Aimar.

Buenos días. Hola.

Qué rica esa tostada, ¿está rica? (ASIENTE)

¿Cómo te llamas? Laia.

Y aquí hay otra más.

Esta, ¿quién es? Irati.

¿A qué te dedicas tú, que te veo ya encorbatado...?

Yo soy abogado. Abogado.

Estefanía, son los tres mayores, ¿no?

Los tres mayores, los que van al cole.

Pero hay otros tres en la casa. Sí, están ahora dormidos.

(SUSURRA) Están dormidos. (RÍE)

Nos habéis recibido con una cámara,

creo que tú tienes mucha familiaridad con las cámaras.

Él tiene ahora 10 años, y prácticamente desde que tenía 2,

comenzamos a hacer vídeos a modo de recuerdo familiar.

Claro, comenzamos a subirlos a YouTube,

obviamente, sin esperar toda esta difusión que iba a tener,

ni esta popularidad, algo como muy casero, lo sigue siendo.

Eres ahora, la mujer...

Sí... Dicen...

De los partos más vistos de España, porque no solo

has grabado tus escenas familiares...

(RÍE) Aquí sigue con la tostada... (RÍE)

No solo eso, sino también el parto,

al menos de tus últimas hijas, unas gemelas.

Sí, de las mellizas, que nacieron hace dos mesitos y medio,

y de Julen. -Un beso.

Besito.

Adiós.

-Adiós.

Di: "Adiós, 'aita'". -Adiós...

-Al -1.

(Música)

¿Qué tal vamos por ahí detrás? (TODOS) Bien.

¿Bien?

¿Cuántos años tienes tú, Estefanía? 30.

O sea, que a Aimar, al primero... (ASIENTE)

¿Lo tuviste con... 20 años?

Sí, me quedé embarazada con 19 añitos.

¿A qué te dedicabas? Yo era auxiliar de enfermería,

y hasta venir a Pamplona, que llevamos aquí dos años,

he estado trabajando siempre.

Quizá lo más complicado hoy en día, conciliar la vida laboral y familiar.

Ahora, realmente creo que soy una auténtica afortunada,

de poder estar en mi casa a tiempo completo con ellos.

Hale, chicos, ya estamos.

-Venga, saliendo.

(Música)

-Hola.

¿Están dormidicas? -Sí, están...

Están las dos dormidas, Julen también.

-Me voy ya. -Adiós.

Vamos a preparar nuestro desayuno, venga.

Hola. Me va a ayudar Julen. ¿A que sí?

Mira.

Mira.

Esta va a ser para Julen. En el plato de Pepa, ¿vale?

Hale, Julen, cierra tú la puerta. Hale, vamos.

Muy bien, y ahora dale al botón. Venga, al botón.

(RÍE) No, ¿a cuál hay que darle?

A ese. ¡Choca!

¡Hale! (RÍE)

Yo vengo de familia numerosa, nosotros somos siete hermanos,

y Aritz de una familia grande, son cinco hermanos.

Consideramos, tanto Aritz como yo,

superimportante el valor de la familia.

Desde luego, sentimos que si a ellos les podemos dejar la misma herencia,

pues es lo mejor que podemos hacer.

(LLORAN) -Ven aquí.

(Música)

Te ayudo yo, ¿verdad, tesoro?

(Música)

¡Oy, mi cielo!

A ver.

A ver, que os cojo.

(Música)

A ver.

Ay, Julen, ¿me das el cojín?

-¿Este?

Sí. No, el de arriba.

-¿Este? Sí, ese cojín.

Gracias, tesoro.

-¿Quieres más? -No, no quiero más, no.

(LLORAN)

(Música)

(RÍE) Y este invento, ¿este cojín?

Es un salvavidas, diría yo.

Son alrededor de las 10 de la mañana, estás estupenda,

te has levantado temprano. ¿Cómo se hace?

No sé si tienes tiempo para ir al gimnasio, hacer deporte...

No, no. Además, ahora, creo que si tuviese tiempo libre,

lo último que sería es agotarme o restarme energías.

Nunca, nunca se me ocurriría ir al gimnasio, ni hacer deporte.

-Ese para mí.

¿Con que ayuda cuentas, Estefanía, para hacer las labores del hogar?

Porque teniendo seis niños...

Pues con ninguna.

Estando aquí yo con ellos, creo que es mi función,

dedicarme a mis hijos, y lo que ello conlleva, la casa también.

(Aspirador)

Lo que está sonando es el aspirador, ¿no?

Sí, este es el que tenemos, que nos hace la casa.

Claro, es un robot de estos que va solo...

Esto ha sido una gran, gran ayuda.

¿Cómo se gestiona todo el tema de la ropa, teniendo seis niños?

Algunas cositas sí que es cierto que las heredamos de sus hermanas,

pero poquita cosa, porque como somos familia tan grande,

siempre acabas prestando la ropa que mejor queda a un conocido,

a sobrino, al primo...

Solo compro ropa o de outlet, o...

Ya de segundas rebajas...

Ropa con descuento, o de oferta. Sí.

Ya, ya...

-No llores...

Mira, Julen, levanta los piececitos.

¡Vete, bicho! -¡Vete, bicho!

-Muy bien.

A ver.

(Música)

-¡Oy! Muy buenas... -Hola...

-¿Qué tal? -¿Qué es eso?

-El casco.

-¡"Aita", "aita"! -¿Qué pasa?

-¡"Aita"! -¿Te pesa el casco?

-Sí. -¿Sí? ¿Te quito?

Sí, pesa mucho, ¿verdad? Ay, ay.

Seis hijos.

Un solo sueldo, que es el tuyo, que eres abogado.

¿Cómo se mantiene económicamente una familia como la vuestra?

Bueno, durante un montón de años hemos trabajado los dos, eso...

-Al final te ha hecho un colchón económico.

-Sí, y al final, pues...

La media para criar a un niño en España, según los estudios,

desde los 0 años hasta los 18, puede oscilar, también,

depende del punto de España, entre los 5000 y los 25 000 euros.

¿Cuánto cuesta criar a un niño en una familia numerosa?

Realmente, a lo mejor cuesta más el primero,

que es el que genera los mayores gastos.

No hay que multiplicarlo por 6, no es exactamente así.

Y uno de los grandes problemas que tenemos en España,

es el problema del envejecimiento.

Si no nacen niños, no habrá pensiones para todos en el futuro.

Eso es, sí.

Bueno, en cierta medida, estamos colaborando a paliarlo.

(RÍE)

Tenéis un piso de tres habitaciones, dos baños, ¿no? Un salón amplio.

¿Cuánto puede costar aquí, en Pamplona, donde vivís,

un piso como estos, para una familia numerosa como la vuestra?

¿Cuánto puede ser, aproximadamente?

Bueno, pueden rondar desde 180 000, en adelante,

depende de lo que cada uno se pueda... Y quiera gastarse.

Veo que está todo muy planificado y milimetrado en vuestra vida.

Los horarios; a las 16:10 tenemos que estar recogiendo a los niños

y tú te tienes que ir al trabajo. Al trabajo, eso es, sí.

Eso es fundamental en una familia numerosa, ¿no?

Sí, organización, orden.

En la casa igual, porque si no...

Aquí. -Sí.

Vale. -Aquí no.

-Quieres ir de pie dentro. Adentro mi chico.

De momento a hacer la compra, ¿a diario?

Casi a diario.

Aproximadamente, ¿cuántos euros a la semana

se puede invertir en la compra una familia numerosa como esta?

A diario, como estamos viendo, tienes que hacer una compra.

Hoy nos vamos a gastar 60 euros por lo menos.

(Música)

Acaba de cambiar el pañal a Julen y ahora está con Eider en brazos.

Es supermimoso.

¿Me ayudas Irati a guardar las cositas?

Y esto que estás haciendo es un ejemplo

de lo que luego subes a tu canal de Youtube.

¿Cuántos suscriptores tiene tu canal?

533 641.

Tiene vídeos con miles e incluso alguno millones de visualizaciones.

Aquí, con espectadoras.

-Son los días de más éxito en nuestro canal.

¿Por qué crees que ocurre esto?

Que la gente esté interesada en ver dar a luz, algo tan natural.

Tan natural, pero tan mágico, tan trascendental,

que hace brotar tantas emociones.

Yo estoy a favor de que se naturalicen todos estos temas.

Al final, al fin y al cabo,

es tan primitivo, tan mamífero, tan natural...

Que no te importa colgarlo en Internet.

Creo que es algo positivo.

¿Qué significa en términos económicos para ti?

Significa un extra, al fin y al cabo.

Nosotros no creamos esta cuenta con afán de ganar dinero.

Nos ha venido de forma sorpresiva y nos está ayudando

en el sentido de crear cierto colchón económico.

Sois jóvenes, tenéis ya seis hijos.

Yo no sé si esto ya se ha cerrado, el grifo de la descendencia o no.

¿Cómo lo veis? ¿Cómo veis el futuro?

No podemos ser categóricos.

Igual que no pretendíamos tener seis hijos,

tampoco ahora vamos a descartar el tener más.

Vos sabes cómo te esperaba cuando te deseaba

no si vos sabes.

Vos sabes que a veces hay desencuentros

pero cuando hay un encuentro, de dos almas trae luz.

Vos sabes que cuando llegaste cambiaste el olor de mis mañanas

no si vos sabes.

Vos sabes que el día que tu madre vino

me dijo con locura.

Vacaciones en España con embarazo incluido.

Crece el número de pacientes extranjeros

que vienen a nuestro país a realizarse

tratamientos de fertilidad.

Esta clínica ha crecido un 18 % este año.

¿Cuáles son las nacionalidades que más nos visitan?

¿Por qué somos potencia mundial en este turismo reproductivo?

(Timbre)

Eres la encargada de conducir, de estar en contacto

con los extranjeros que vienen de vacaciones,

aunque buscan en este viaje el gran sueño, ser padres, ¿cierto?

Bueno, sí.

¿Cuanto les supone a ellos llegar aquí para hacer ese tratamiento?

¿Cuánto les cuesta?

Bueno, un tratamiento de transferencia embrionaria

cuesta normalmente 6300 euros.

Cada caso es un poco distinto, porque cada pareja a lo mejor tiene

unos casos distintos, que necesitan un apoyo más especial.

Esta es la primera visita, el primer contacto cara a cara.

No, no es la primera.

Los pacientes ya han venido,

porque han tenido que dejar una muestra

el día de la punción de la donante.

La ley en Alemania no les permite un tratamiento que hacen aquí,

que es la transferencia embrionaria.

La donación de un óvulo, ¿no? Exacto.

No se permite. En Alemania no está permitido.

Entonces, cuando ellos se han informado en Europa,

en general en qué países se podía hacer,

fue España lo más atractivo.

Me imagino que estás dando las pautas pertinentes

para que en dos días ella venga preparada, relajada,

para esa transferencia de óvulos.

Las indicaciones que tiene que tener en cuenta de su medicación

y que tiene que tener la vejiga llena porque es más fácil.

Imagino que hasta llegar hasta aquí han hecho una singladura importante.

Habrán intentado más medios.

Saben que tienen la edad que tienen y su edad ya...

El reloj realmente ya se ha ido para ofrecer sus propios ovocitos.

Entonces, fue una decisión muy concreta,

sabiendo que si quiere embarazarse, tiene que ir por este camino.

Este es el primer intento, ¿no? ¿Qué edad tenéis?

Yo tengo 46 años. -Yo tengo 45 años.

¿Tú sabes cuántos embriones le van a implantar?

Se han decidido a transferir dos embriones,

que va a tener un mejor tercer embarazo.

La clínica solamente transfiere dos embriones,

porque el riesgo sería muy grande.

Tres embriones se podrían implementar,

pero solamente por la ley en España se permite transferir hasta tres.

¿Y las tasa de éxito, que ellos también se preguntarán,

de cuánto es?

Con dos buenos blastocitos, podemos alcanzar hasta 70 %.

Un 70 %; me encanta este gesto, abrazados.

¿Lleváis mucho tiempo casados?

Realmente nos hemos conocido muy tarde.

Son cinco años que estamos juntos ahora.

Vosotros, como empresa y como clínica,

les ofreces el tratamiento y también las posibilidades

de elegir un pack, el hotel, los sitios donde distraerse,

les ayudáis incluso dónde van a cenar, dónde quieren cenar.

Exactamente, sí.

Muchos pacientes es la primera vez que vienen a Madrid o a España

y entonces les proponemos hoteles, por ejemplo,

que están cerca de la clínica.

Si quieres salir, qué hacer de ocio en Madrid.

Ofrecemos también un servicio de transporte al aeropuerto,

porque la idea es que después de la transferencia embrionaria,

la paciente debe estar lo más relajada que pueda.

Ellos quieren aprovechar los próximos dos días que les quedan

hasta la transferencia embrionaria para ver un poco más Madrid.

Va a ser literal; vacaciones con embarazo incluido.

Ojalá.

Un placer, Natalia nos vemos en dos días, ¿verdad?

Muchísimas gracias.

Entramos al laboratorio y aquí encontramos a los biólogos.

Hemos conocido a los alemanes.

Ellos han venido con una donación,

con lo cual es óvulo es de una donante.

Lo que está haciendo mi compañero es sacar una placa de microinyección.

Vamos a poner en cada gotita un óvulo.

En las gotas centrales tenemos el semen

que previamente hemos separado, para luego microinyectarlo

dentro de cada uno de los óvulos.

Seleccionamos un espermatozoide

que tenga buena morfología, que nade bien,

lo cogemos con la pipeta de microinyección

y luego, poquito a poco, vamos a introducir dentro del óvulo.

Se desencadena una reacción biológica

que lo que va a hacer es activar, digamos, el espermatozoide.

Ahí está, el elegido, ¿no?

Ahí llegan los espermatozoides.

La primera capa de aquí sería la zona pelúcida,

que sería la cáscara que va proteger los óvulos,

en un futuro el embrión, ha introducido la aguja.

Ahora cojo un poquito del medio y ahora poquito a poco

va a ir dejando depositado el espermatozoide

en este otro plasma del óvulo.

Con esto, ya hubiésemos terminado

el trabajo de fecundar el óvulo, zigotos aparte.

Al día siguiente, evaluaríamos si ese óvulo ha fecundado o no.

Natalie va a tener cinco.

Habitualmente, lo que solemos recomendar

es uno o dos como máximo.

¿Qué ocurre con los otros tres?

Si son de una calidad óptima, los vitrificaríamos, los congelaríamos.

Vitrificar es lo mismo congelar, ¿y si no los necesita?

Existen diferentes opciones de destino.

Lo puede utilizar otra pareja.

Luego también hay otra opción que sería donarlos a la ciencia,

sería a cositas de investigación y demás,

y ya por último sería el cese de conservación de embriones.

-La ley dice que con dos cartas de dos ginecólogos independientes

que constaten que esa mujer no puede gestar,

se podrían meter dos embriones.

Eso sí, como esto no es matemáticas, es biología,

no podemos decir contundentemente que una persona no pueda gestar,

incluso con 60 años, por improbable que sea.

Sí, es muy improbable, 0,00, casi como que nos toque el Gordo.

Aquí tenemos la sala de fiobiología.

Aquí tenemos el biobanco y aquí tenemos embriones y ovocitos.

No tenemos espermatozoides.

Muy lento. Madre mía.

Es una placa de hielo.

Podéis observar aquí, tenemos una especie de cuadradito.

En cada cuadradito hay diferentes círculos de colores.

Aquí, si lo podéis ver, tenemos una especie de mapa

para poder saber en qué posición concreta

están los embriones o los óvulos de cada paciente.

Por ejemplo, este sería el lugar,

planta 1, hueco 8.

Si luego lo ponemos... Planta 1, hueco 8, aquí lo tienes.

Son cinco, y veríamos que en un, dos, tres, cuatro, cinco

y en el quinto lugar tendríamos el soporte

en el que se guarda los embriones con los óvulos de cada paciente.

Estamos hablando de que tienes aquí, en cantidad.

1000-2000 embriones y óvulos.

(Canción en inglés)

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal, Irene?

Ya tenemos a los alemanes aquí, vamos a hacer la transferencia.

-Vamos.

Irene es la coordinadora,

y usted la doctora, Gómez de Segura, que es la que se va a encargar

de hacer la transferencia, transferencia de embrión.

¿Por qué vienen tantos extranjeros a España

para hacerse esas técnicas de reproducción?

Son tratamientos de reproducción asistida con óvulos donados,

que no son permitidos dentro de su país,

y, sin embargo, en España sí.

¿Cuántas coordinados soléis trabajar en la clínica?

Somos nueve coordinadoras.

Nueve coordinadoras, seis idiomas.

¿Los más demandados? ¿Cuál es la nacionalidad que más viene aquí?

Actualmente, el mayor volumen es de Francia,

pero tenemos bastante volumen de Alemania, Italia y de Inglaterra.

Los que están empezando a llegar son los asiáticos, ¿no?

Ha cambiado la ley en China.

Antes tenía la política de tener solo un hijo,

y eso se ha cambiado ahora.

Entonces, esa es la razón porque ahora muchas familias de China

están buscando oportunidades para tener más hijos.

-Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estáis? Buenos días.

El ciclo ha ido muy, muy bien.

-Tenemos cinco embriones, dos son los que vamos a transferir.

Este es el primero de ellos.

-Son muy buenos, tenemos riesgo de embarazo gemelar.

Nosotros os recomendamos transferir un embrión.

-¿La estadística de 25 % queda igual

o se aumenta con estos embriones?

-No, más o menos iguales.

Todos los embarazos, el 25 % aproximadamente, son gemelares.

Hay pacientes que tienen muy claro que quieren transferir dos.

Otros pacientes tienen muy claro que quieren transferir uno.

Aun así, el día de la transferencia, siempre les damos la opción

de volver a pensárselo y de elegir.

-No puedes llevar nada de olor, ni con colonias ni producto fuerte.

Ni cremas hidratantes que huelan.

Se trata de tener un campo estéril,

para evitar ningún riesgo de infección.

Vamos a limpiar un poquito con una gasa.

Le ponemos un poquito de medio de cultivo.

Se ve en el monitor.

La parte de arriba es la vejiga y esta es la cánula de transferencia

y por dentro lleva una cánula que es donde vendrán los embriones.

Transferimos dos embriones.

Muy bien, dispara.

Cuando ellos nos dan el okey, hemos terminado la transferencia.

¿Todo bien? Todo bien.

Esta es la primera ecografía. Un primer recuerdo.

Las tarifas en la reproducción asistida

varían dependiendo de la edad, el tratamiento y de los intentos.

Si no se embarazaran, lo podemos volver a intentar.

En caso de que se embarazasen y tuvieran embriones congelados,

los guardamos porque algunas veces al cabo de 2-3-4 años

quieren venir a tener otro hijo.

Ahora la dejamos en reposo, unos 15 minutos, aproximadamente.

Luego ellos se van al hotel.

En Estados Unidos es una moda

y en Europa empieza a ser una tendencia en auge.

Cada vez son más mujeres las que vienen hasta aquí

para congelar sus óvulos.

Pasamos con Sophie, que es la coordinadora.

Sí, del departamento de francés. Del departamento de francés.

Es el caso de ella.

Con 38 años, ha decidido venirse a España para vitrificar sus óvulos.

Sí, eso es.

-Vamos a hacer una ecografía para valorar el tamaño folicular.

Poder decidir si está ya lista para hacer una punción

y sacar los ovocitos.

¿Cuándo es el momento en el que dices me los guardo?

A ver, el momento óptimo para decidir me los guardo

debería ser antes de los 35 años.

Se sabe que a partir de esta edad empieza a declinar la reserva ovárica

y la fertilidad de la mujer es peor.

Está claro que luego va en función

de la reserva ovárica de cada paciente.

Ella tiene una muy buena reserva ovárica.

Yo creo que vamos conseguir vitrificar un buen número de ovocitos

y como mínimo tendrá esa reserva guardada

para el momento que ella decida ser madre.

¿Tienes la intención de ser madre?

Quiere preservar su fertilidad porque ha hecho estudios largos

y ahora no se ve ser madre ahora.

Tiene muchos proyectos y quiere decidir el momento de ser madre.

¿A qué se dedica, si se puede saber?

Veterinaria.

-Digamos que vamos un poco en contra de la naturaleza.

Cuando ya tenemos todo asentado,

es cuando decidimos ponernos a ser madres

y a lo mejor es un poco tarde.

Con lo cual, la vitrificación por lo menos ofrece

una posibilidad de utilizar en el futuro los óvulos,

a una edad más temprana

y con una calidad mucho mejor que a una edad más avanzada.

¿Cuál es el tope para ser madre en España por ejemplo?

No existe un límite legal a nivel de transferencia embrionaria,

no, no hay un límite legal.

Es verdad que la mayoría de centros establecemos un límite legal

en torno a los 50 años.

Eso se puede guardar, vitrificar, ¿durante cuánto tiempo?

Ilimitado.

¿El coste a ella le supone?

3000 euros manteniendo dos años

y cada año 500.

Se va a vitrificar, se va a guardar, ¿y cuándo se le puede dar uso?

Bueno, lo ideal sería que no lo utilizara nunca,

que ella encuentre cuando sea a su pareja

y que logre un embarazo espontáneo.

(Canción en inglés)

  • Tener o no tener, hijos

Comando Actualidad - Tener o no tener, hijos

31 may 2016

Familia numerosa, familia de acogida, familia de adopción, familia sin hijos... Hay muchos modelos de familia. Desde el inicio de la crisis, la natalidad ha bajado en España un 18%, ahora nacen unos 420.000 niños al año. Las mujeres se estrenan como madres a los 30 años, frente a los 26 de los años 70. Ser padres en la actualidad tiene que ver con la gestión de horarios, de tiempos y de la economía. ¿Por qué tenemos menos hijos y cada vez más tarde?

ver más sobre "Comando Actualidad - Tener o no tener, hijos" ver menos sobre "Comando Actualidad - Tener o no tener, hijos"
Programas completos (413)
Clips

Los últimos 2.457 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios