www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4588658
No recomendado para menores de 7 años Comando actualidad - La ruta del deshielo - ver ahora
Transcripción completa

Baja con mucha fuerza.

Este es el principio del deshielo. La primavera ya está aquí.

-Vamos a navegar once kilómetros aguas abajo hasta la presa.

El agua es mucha.

-Pasa un arroyo por mitad del pueblo que nace de una cueva,

y la cascada tendrá unos quince metros o así de altura.

-El río está precioso,

mira qué aguas más bonitas, turquesas.

-Aquí tenemos calidad de vida.

¿Hartos de lluvia y nieve?

Van a ver las ventajas de un invierno histórico como este.

Estoy preparando un pote de berzas.

¿Este es el mejor periodo para la zona y para los turistas,

para que vengan los turistas?

Yo creo que sí.

La primavera y el otoño aquí son preciosos.

-Es espacio natural, zona protegida de aves de paso.

Y ha estado propuesto para ser Patrimonio de la Humanidad.

Tenemos más títulos que los Reyes Católicos.

-Desde aquí podemos ver la presa.

¡Guau!

Ahora mismo está al noventa y seis o noventa y siete por ciento.

El agua empuja las aspas, hace girar la parte eléctrica

y se genera la electricidad.

¿Es un año excepcional este?

Sí, puede ser.

Creo que es de los años que más ha nevado

y que más ha aguantado la nieve.

"La ruta del deshielo",

hoy en "Comando actualidad".

¿Ves? Aunque no te hayas duchado esta mañana, no pasa nada.

Aquí te puedes duchar.

Aquí ya moja.

Total.

Las gafas las tengo completamente empapadas, ya no veo nada.

(Música jazz)

Las cataratas del Niágara tienen tan solo dos metros más

que las que les vamos a mostrar.

Fíjense. Afluente del Duero

y con una caída de agua de más de cincuenta metros.

Caída en vertical,

justo el choque con la roca provoca ese vapor.

Un extra del espectáculo

y la razón que le da su nombre:

el Pozo de los Humos.

(Continúa la música)

Aquí, pan, navaja en mano...

Hambre, hambre. ¿Y qué están comiendo?

-Torreznos. Torreznos.

-¿No sabes lo que es el torrezno? -Sí, sí.

¿De dónde son ustedes? De Zamora.

De Zamora. -De Toro.

¿Quieres? -El almuerzo es lo primero.

No, yo he desayunado.

-Pero esto es el almuerzo. Esto es el almuerzo.

Ah, cómo suena.

Esto da energía.

-La da. Si no, no subimos.

¿Si no, no...?

Ay, qué bueno está esto.

Hombre. Pan. Pero esto es pan de pueblo.

-Claro, es que somos de pueblo; pan de pueblo.

Claro que sí.

-Lo bonito de venir al campo es el compartir.

Es de lo que se trata.

¿Esto es una excursión que hacen ustedes...?

Hemos venido a pasar el día, a conocer esto

que nos hablaron muy bien de ello, y queríamos conocerlo.

Debe de estar bonito porque dicen que con las lluvias que han caído

y la crecida del río... Debe haber muy bonitas cascadas.

Vamos, que no somos... Que vamos a llegar los últimos.

¿Eh? Buen camino.

-Sí. Gracias.

-Vamos, come. Voy a darle.

Dale.

Madre mía, ¿eh?

Mmm.

Esto no lo hay en ninguna tienda.

Y la tortilla... Y la tortilla.

¿Quién la ha hecho, la señora?

Aquella. Levanta bien la mano.

¿Eh? Esta es la de la tortilla.

-Eso es muy poco. Esto es catar, esto es catar.

Madre mía.

Esto, casero, casero.

Hecho por ustedes. Matanza.

Matanza, matanza pura y dura.

Este año, las matanzas bien, ¿no? Este es para el cámara.

Muy bien. Bien.

-Cámara.

Vamos a ver el Pozo de los Humos... -Lo hacemos ligerito.

Porque...

-Si no, después nos ponen el globo.

-Para evitar...

Eso es estropear el vino, con gaseosa, pero bueno.

Vamos a ver el Pozo...

(Risas)

Vaya si lo vamos a ver.

-Da igual.

¿Usted también de turista?

Soy del pueblo, de Masueco.

Ah. Soy del pueblo.

Entonces, mejor que nada. Soy del pueblo.

Claro, estarán acostumbrados a toda esta...

Por donde miremos... Sí, últimamente hay mucho turista.

¿Merece la pena? -Sí, sí, sí.

Sí. -No suben colorados, así que no...

-Se sube bien.

José, el alguacil del pueblo.

Sí, señora. Eso se dice.

Antiguamente, se sabía bien bien qué era el alguacil.

¿Alguacil qué es?

Bueno, ahora ha cambiado un poco,

pero sigue siendo un poco lo mismo.

Te encargas un poco de todo.

Vamos a ver cómo están las cuerdas del mirador, si están bien,

a ver cómo están los bidones de la basura, para que no se llenen.

Por si tenéis sed, en esta fuente se puede beber agua.

Ah, ¿ahí hay una fuente?

Hay que arrodillarse.

Pero como veis, está corriendo.

Es una fuentita ahí.

Hay que beber a la antigua usanza.

¿Con rodilla y todo?

Claro, hombre.

-Como se bebía antiguamente. -Exactamente.

Exactamente.

-Ha bebido muchas veces así. -Qué rica está.

¿Sí? -¿A que está buena?

-Qué rica está. Ya vemos:

ruta para mayores, medianos y jovencitos.

¿Había humo?

(NIÑOS) Sí.

¿Y por qué? ¿Qué pasaba para que hubiera humo?

-Pues que el agua va muy fuerte hacia las rocas y...

hace como si fuera mucho humo.

El vapor, ¿no? -Sí.

¿Emocionante o no? -Sí.

¿Desde dónde habéis venido para hacer este trayecto?

-De Medina del Campo. Medina del Campo.

Adiós. (NIÑOS) Adiós.

Estamos llegando, estamos llegando, ya queda muy poquito.

¿Cuánta gente puede venir a visitar el Pozo de los Humos al año?

Pues al año, no lo sé.

Pero... el Jueves Santo,

este Jueves Santo,

se calculó... se calculó que unas tres mil personas.

Esos ramilletes de flores, ¿qué significan esas flores?

Bueno, eso...

Por desgracia, hace cinco años que se cumplieron el 4 de abril,

se mató un chavalito de Ciudad Rodrigo.

Estaba viéndolo con una hermana de él y su novia

y se quisieron hacer una foto.

Llegaron tanto al agua que, como veis,

las piedras están muy resbalosas..., Resbalan.

pues se cayó.

Y estuvimos buscándolo diecisiete días.

¿Diecisiete días?

Pues ahí va José, comprobando...

que las cuerdas están bien atadas.

¡Date la vuelta!

La foto.

Increíble.

¿Están todas bien, José? Sí, un poco flojas.

Aquí ha habido alguien... Un poco floja alguna.

Mira esto.

Estamos en una pasarela de seis metros.

Ocho metros. Ocho metros.

Cuelga... Ocho metros volada.

Sale ocho metros.

Para conseguir esta foto. Aquí sale la foto.

Pero lo que impone es aquí. Para vosotros es un gusto.

Sí, para nosotros, para los negocios del pueblo,

para ver gente.

Ahí tengo la cascada.

Por favor,

tened cuidado.

Es una imprudencia.

Un poquito...

Que ya hemos tenido aquí varios accidentes.

Pero la pierna...

Un poquito. Que no eso.

Vamos a ver si... a ver si están aquí.

Aquí os juntáis. Nos esperan para tomar algo.

¿Cuál es la especialidad? Las patatas meneadas.

Es lo típico de aquí.

Uno de los platos. En otras zonas, son "revolconas".

Sí. Aquí son "meneadas". Pero aquí...

"Meneadas". Porque estamos en la provincia de Salamanca.

Ajos.

Laurel.

Ahí.

Los torreznos.

Y esto lo hacía tu abuela aquí y allá.

Sí, sí.

Comida de campo, es decir, para el frío de esta zona.

Un poco de comino.

Y pimienta. Pimienta.

La guindilla. Esta es pequeñita, pero está muy buena.

Al aceite donde hemos frito los torreznillos...

Ah, claro.

Hay que tener cuidado de que no se nos queme el pimentón.

Tiene que quedar... Enseguida hay que sacarlo.

Esto lo añadimos aquí.

Y ahora, el nombre de "menear" viene de...

De esto. Sí.

Si se batiera, quedaría como un puré.

Esto ya es... el meneo.

Comida para recuperar.

Con un buen vino de la denominación de origen,

pues ya superior.

(Risas)

Han cogido consistencia. Emplatamos.

Sí, claro, va cogiendo cuerpo.

Hay que esperar unos minutos una vez hechas

para que se tome el sabor del picantillo.

Patatas meneadas. Superiores, ibéricas.

Eso es.

("The sidewinder sleeps tonite")

Eres el guía-acompañante de un grupo que, bueno, calculando...

Venimos de Getafe. Cerca de cuarenta.

De Getafe, de Madrid. Sesenta y nueve personas somos.

Venimos del barrio de La Alhóndiga. ¿Lo digo bien?

-Sí, muy bien. -De Getafe.

¿Y qué vienen ustedes a ver?

-Pues el agua, que no tenemos allí. -Conocer las Arribes del Duero.

Dieciocho euros cuesta la entrada.

-Otro tique por ahí.

(Continúa la música)

Ahora sí que sí.

Veinticinco años navegando el Duero.

Es una opción para el turismo que quiere conocer...

el corazón de los Arribes, ¿no?

Es una opción muy importante en esta zona.

Llevamos luchando muchos años para que esto se conozca

y atraiga a más gente, la más posible.

Estamos en el Parque Natural de Arribes.

Como sabéis, este espacio está

muy protegido porque tenemos especies en peligro de extinción

como la cigüeña negra, el águila perdicera, el búho real.

Vamos a pasar cerca de muchos nidos

y vamos a navegar once kilómetros aguas abajo

hasta la presa de Aldeadávila.

A la orilla del agua, hay excrementos blancos.

Se ve la cigüeña de frente, es negra con el pecho blanco.

Y el pico y las patas, de color rojo.

Esto es agua de lluvia.

Tenemos agua cuando llueve.

Cuando deja de llover, se acabó.

El agua no se filtra, es todo granito, es impermeable.

Y todo el agua de lluvia nos cae.

Cuando llegan esas lluvias, toda esta pared se llena de agua.

Desde la orilla hasta arriba,

tenemos aquí cuatrocientos metros de altura.

Pero bajo el agua hay cien de profundidad.

Se ve el buitre, está ahí tranquilo.

¿Y hay dos buitres?

Hay un buitre con un pollo.

-Mira, mira. Se ven jabalíes.

Abajo. Ah, sí, sí, sí, sí.

Hay dos rayones. -Y chiquitos también hay.

Hay chiquitos también. -Son rayones.

-Míralo.

Ah, sí que se les ve.

¡Si hay un montón!

Has abierto una ventana, una ventana...

en un Parque Natural declarado Reserva de la Biosfera.

Pero estamos navegando por aguas internacionales.

Sí, porque este lado es España y este es Portugal.

El río está separando los dos países.

Es un tramo de ciento veinte kilómetros.

Se repartieron el aprovechamiento para construir presas.

Todo el Duero está represado,

es la mayor concentración de presas de la Península.

Y estas presas generan mucho trabajo,

pero después, están dando un canon

a los municipios donde están ubicadas.

Es una cantidad de dinero para el pueblo.

Un canon que está permitiendo retener población,

porque genera en los ayuntamientos puestos de trabajo, obras.

Y los pueblos se tenían que haber quedado despoblados.

Y pueblos como Aldeadávila, que tiene mil trescientos habitantes,

se hubiera quedado con trescientos como los pueblos de alrededor.

El agua, realmente, aquí en los Arribes,

siempre es riqueza. El agua es riqueza.

El agua es mucha riqueza. Se ve ya la presa de Aldeadávila.

Fijaos.

¿A que no sabéis que ha sido la primera del mundo en producción?

Y ahora es la primera de España.

Es la presa que más produce,

y produce el doce por ciento de media

de toda la energía hidroeléctrica que se produce en España.

("On the border", Al Stewart)

Estamos justamente sobre la presa,

y en la barrera.

Estamos entre España y Portugal.

Juan Antonio, jefe de la central. Encantado.

Esta es una central hidroeléctrica que está en el tramo medio del Duero.

Y, al final, lo que recogemos es toda la lluvia de Castilla y León

y todas las nieves de la cordillera cantábrica:

en su vertiente sur,

en el sistema central en la parte norte,

toda la parte del sistema ibérico que es la parte oeste...

Al final, recogemos todo aquí: toda la nieve y toda la lluvia.

Pues la que viene, ¿no? Efectivamente.

Porque ha sido un año de mucha nieve.

¿Qué peligro hay, o qué peligro sufre

una presa ante un deshielo...

muy fuerte?

Cuando se produce un deshielo fuerte, llegan caudales muy elevados.

Esos caudales, si no los podemos turbinar ni almacenar,

tenemos que aliviarlos de madera controlada.

Si no se alivian de manera controlada por la presa,

provoca la rotura de las presas.

Cuando aliviamos, no se está generando nada.

Es pérdida. Correcto.

Es pérdida de dinero y de agua.

Aquí ya es obligatorio el casco, los zapatos...

Correcto, botas de seguridad. Pero estamos dejando...

la entrada, que también ha sido un plató cinematográfico.

Sí, efectivamente. Por aquí entró la cabina

de la película de Antonio Mercero, y aquí dejan la cabina.

El famoso encierro de José Luis López Vázquez.

Correcto.

Esta es la central, la primera de las centrales,

la que se inauguró en el año 1964.

Dispone de 6 máquinas de 125 megavatios cada una.

Todo lo que fue un logro para la época.

Estamos hablando de que esto se construyó

a finales de los 50 y principios de los 60.

Esto ahora mismo es lo que está haciendo

que el caudal del río se pueda turbinar.

Eso es, efectivamente. Que se convierta en energía, ¿no?

El agua pasa por una tubería a través de la turbina, un rodente,

ahí se transforma la energía cinética del agua

en energía mecánica de rotación, hace que gire,

y todo ello hace girar el tornador, que está debajo de nuestros pies.

Y aquí se transforma esa energía mecánica de rotación

en energía eléctrica.

Un grupo hidroeléctrico como una batidora, pero al revés:

en vez de que el motor mueva las aspas,

el agua empuja las aspas, hace girar la parte eléctrica

y se genera electricidad.

Y desde aquí podemos ver la presa.

Esta... ¡Guau!

Tremendo.

Esto sí que es motivo de quitarse el casco.

Impresiona.

Ahora mismo está al noventa y seis o noventa y siete por ciento.

¿Al noventa y siete por ciento? Sí.

La electricidad se genera en las máquinas,

de ahí se transporta mediante cables

por un pozo de cuatrocientos metros

hasta esta subestación que tenemos aquí,

y ahí ya parten diversas líneas. No está mal tu oficina.

Desde lo más adentro a lo más alto.

Las vistas son espectaculares.

("Under the Milky Way")

Con la llegada del deshielo, el agua atraviesa literalmente

Orbaneja del Castillo, un pequeño pueblo de 40 vecinos

que sobrevive gracias a su turismo de cascadas, ríos y cuevas.

El agua es sin duda su fuente de vida.

José Miguel. ¿Qué tal, Fede?

Muy buenos días. Encantado de conocerte.

¿Cómo estamos? Muy bien.

Creo que hay un dicho entre los vecinos de Orbaneja.

Dicen que los de Orbaneja gritamos mucho.

Pues ya ves por qué, porque el sonido es impresionante.

Pasa un arroyo por mitad del pueblo que nace de una cueva,

la llamamos la Cueva del Agua.

Y la cascada tendrá unos quince metros o así de altura.

Hay que tener en cuenta que está siendo

la primavera más lluviosa en España desde el 2005.

Probablemente en estas fechas el año pasado,

no sé si veríamos esto. Caía un hilito por aquella zona.

Otro hilito por ahí, otro hilito por en medio.

Pero era... una cosa que yo nunca había visto en la vida.

Las rocas que se están formando... ¿Sí?

El agua lleva mucha cal.

Y se llama toba, el material se llama toba,

es de lo que están construidas las casas.

Si te fijas, no son de piedra.

Es impresionante la cantidad de gente que hace fotos,

que viene por aquí.

Hemos recibido en Semana Santa alrededor de 4000 personas diarias.

Es una preciosidad. Es una pasada.

Además, este color que tiene imagino que se deberá

a las formaciones que vienen de arriba de la cascada.

El musgo, con esta toba que decías.

Y es potable el agua, se puede beber en cualquier punto.

¿Sí?

Es que quiero tocar el agua, que decías que estaba ¿a cuánto?

A doce grados. Doce.

En verano y en invierno. No nos falta el agua para nada.

En 48 años, no lo he visto nunca seco.

Para mí, en Orbaneja empieza el mundo

y se acaba.

Ustedes están de visita, supongo. Sí. De Murcia.

¿De Murcia vienen?

En Murcia, hemos tenido una sequía importante.

Tenemos sequía.

-Ya les podían entregar un poquito de esta agua, ¿verdad?

-Y esta agua va a parar al Ebro, ¿no? -Ahí.

El Ebro es este río que pasa por aquí debajo.

Luego, habrá que comer, ¿no? -Hombre, claro.

No sé qué hora tenemos, pero la comida...

-Lo primero que preguntamos es dónde ir y dónde comer.

Por lo general, cuando revienta la cueva, cae por aquí.

Todo esto, todo esto que está tan mojado,

todo esto está lleno de agua.

En invierno, aquí no se puede poner uno.

Date cuenta la velocidad a la que cae.

Estos son Los Camellos, que le llamamos, y el Mapa de África.

Antiguamente, la gente del pueblo le llamaban la Ventana Cerrada.

El Mapa de África, y camello a la izquierda

que parece que está dando un beso al otro camello.

A la camella.

Yo digo que es camella porque tiene la cara girada,

y el beso no se lo da en la boca, se lo da en la oreja.

Pero desde algunas zonas del pueblo,

sí que se ve perfectamente la cara enfrente.

Aquí, si nos podemos acercar, vemos la toba como tal.

Sí.

Y ahora, al tocarla, vas a notar la rugosidad.

Por ejemplo, mira, esta es una.

Una toba.

Si te fijas, tiene hojas.

Anda. Tiene formas.

Sí.

Esta pesa más de lo que suelen pesar porque está muy húmeda.

Ya. Pero, por lo general,

pesa la mitad. La toba, muy seca,

pesa poco y aguanta mucho.

La toba, muy mojada,

con el hielo empieza a resquebrajarse.

Como veis..., Fíjate.

son... capas de agua que van cayendo encima.

Claro.

Y lo que hace el hielo es ir levantándola, levantándola,

y que pierda esa... esa fuerza.

De aquí se hizo el pueblo.

De mano del hombre, ¿no? De aquí se sacó... Sí, sí.

Además, se ve un corte limpio.

Se cogía un tronzador, entre tú y...

Tú te pondrías allí y yo aquí.

Hay un tronzador especial para cortar tobas,

que es muy gorda la hoja.

Los dos cortaríamos la lancha.

Sí. Y luego, sacarías las tobas.

Una vez que cae la lancha, ya sacas las tobas como quieras.

("Black muddy river")

Hablábamos del pueblo del agua,

la fuente de vida de Orbaneja. Sí, que es esta.

Que es esta. Además, literalmente, podemos ver

cómo atraviesa

todo el pueblo, cómo lo parte. Hace la curva.

De hecho, lo parte...

Esta parte de la izquierda se llama La Puebla

y esta parte de la derecha se llama La Villa.

Esa es la Cueva del Agua. La Cueva del Agua.

Ahora está cerrada.

Ahora mismo está encharcada por dentro.

No se podría entrar, está todo...

Tiene bastantes saltos por dentro, entonces te empapas.

Además, es larga y creo que muy profunda.

Muy profunda.

De momento, creo que tiene 22 kilómetros explorados.

Un pueblo como este, como ocurre en otros tantos pueblos tan bonitos,

con tanta afluencia de visitantes,

¿uno tiene el riesgo de morir de éxito?

De la cantidad de gente que puede venir aquí.

Yo creo que sí, creo que...

Creo que sí, que la cosa se está yendo de madre.

Es un pueblo muy pequeño.

No tenemos servicios suficientes para tanta gente.

Y creo que, al final, se acabará cansando de venir

mucha gente que no puede ni comer

ni sentarse a tomar algo.

Nosotros, en nuestro restaurante,

el récord de comidas que hemos dado

ha sido ciento veintiocho comidas en un día,

y acabamos a las siete y media de la tarde.

José Miguel.

Todavía no estamos en hora punta, casi.

Todavía no.

Falta una horita o así. Falta poquito.

Esto es el bar en realidad.

Y el restaurante está justo encima, en la segunda planta.

Gracias.

¿La casa la tenéis cerca?

Entiendo que en Orbaneja, todo está a mano.

A mi casa se entra por esta puerta y es la tercera planta.

Pasa, pasa. Paso.

Y esta es nuestra casa, que esto me lo hice yo todo.

Esto era una planta diáfana, como la planta segunda.

Anda. Y todos los tabiques,

todas las ventanas, todas las puertas, todo lo hice yo.

Aquí veo la fachada por la parte exterior.

Es también la piedra de la que hablábamos antes.

La toba. La toba.

Todo toba. Si os dais cuenta,

las casas están construidas, hasta metro y medio o así,

de piedra. Sí.

Por curiosidad, hace veinte años, treinta años,

¿una casa aquí cuánto podía costar?

Pues...

andaba sobre las cincuenta mil pesetas de aquellas,

o sesenta mil pesetas de aquellas también.

Yo me podía haber comprado unas cuantas, pero...

Fíjate. Claro, claro.

Nunca pensé que Orbaneja iba a ser...

Iba a dar tanto. Claro.

Bueno, Javi, marchan dieciséis.

Son seis de jijas,

cuatro de alubias rojas.

Como veis, aquí está mi cuñado,

Javier Ibarretxe. ¿Cómo estás?

Y su mujer. Encantado.

-Encantado. -Se llama Sonia.

Encantado.

Aquellos son los tropiezos del cocido montañés.

El cocido montañés estará por aquí.

Es este.

Mira qué pinta tiene,

qué alubias blancas con berza más ricas.

El menú de sidrería llevaría chorizo a la sidra,

tortilla de bacalao, morcilla a la plancha

y luego, el chuletón y de postre, queso con membrillo.

Eso, cuarenta dos euros, dos personas.

Javi, entonces, tú eres el cuñado de José Miguel.

Sí, soy el cuñado.

Ya te digo, hay demasiada gente, mucha gente.

Y vengo a echarles una mano.

Cuando no estás aquí, ¿tienes otro trabajo?

Sí, trabajo en una fábrica.

Es un revuelto de jijas, que es el picadillo de chorizo.

Se remueve aquí, es el revuelto de jijas.

Luego, le pongo una base de pimiento del piquillo.

¿Cuál crees que es el secreto de esta zona?

Para que venga tanta gente, unas cuatro mil personas al día.

El agua, la cascada...

Es que es muy bonito.

¿Solomillos?

-Por aquí. -Por aquí.

Otro por aquí.

¿Qué tal? ¿Cómo estáis? -Muy bien.

¿Bien?

¿Os habéis acabado todo el primero? -Sí.

-El primero, sí.

Yo he visto que el reto es terminarlo.

-Claro, el reto es terminarlo porque hay mucha cantidad.

Sí. ¿Qué tal? ¿De dónde venís?

-De Madrid.

¿Y qué tal? ¿Qué os parece lo que habéis visto?

-Un pasada. ¿Sí?

Maravilloso.

("Whatever it takes")

Muy buenos días. Buenos días.

José María.

¿Cómo estamos? Muy bien. ¿Qué tal?

Encantado de saludarte.

Antes de nada, te quería preguntar en qué barrio estamos de Orbaneja,

porque creo que hasta el agua delimita las zonas.

Estamos en La Puebla, por eso el hotel se llama La Puebla.

Y como te puedes dar cuenta, aquí siempre hay faena.

Aquí siempre hay que andar haciendo cosas.

¿Y es verdad que cuatro mil y hasta cinco mil personas

pueden venir aquí al día?

Sí. El dato es escalofriante, ¿no?

Sí, sí. Es la hostia.

Pero bueno, si hablamos por ejemplo

de 1500,

había 600 vecinos.

Ah, ¿sí? Y ahora somos cuarenta y cuatro.

Hace unos cuantos años, dicen que Orbaneja estuvo

a punto de despoblarse. Sí.

Que corría el riesgo de que desapareciera,

que se convirtiera en un pueblo sin vida.

Por ejemplo, en los años 70,

los agricultores dejaron de sembrar,

empezaron a jubilarse,

la gente joven se había ido a las zonas industriales.

Y esto estaba...

Cuando yo he venido, estaba casi despoblado.

Vamos a ir cerrando, porque este ya está preparado.

Estos muritos, todo esto, lo he ido haciendo yo,

lo estoy ajardinando.

No se puede construir nada de nuevo.

Es conjunto histórico, es espacio natural,

zona protegida de aves de paso. Claro.

Y ha estado propuesto para ser Patrimonio de la Humanidad.

Tenemos más títulos que los Reyes Católicos.

¿Cuánto me podría costar una casa aquí?

Bueno, depende.

Si la quieres acabada, pues...

no sé, ciento veinte mil euros.

¿Tú eres de aquí o no? No, yo soy asturiano.

Soy asturiano, pero he venido de Ibiza,

vivía en Ibiza. Ah, ¿sí?

Y quería venir a una zona natural.

Y de lo que conocía, lo que más me gustaba era Orbaneja.

Ese es el Ebro. El río grande.

Y, bueno, pues todo esto lo ha hecho el agua.

Aquí, los nativos del pueblo decían:

"Lo que ha trabajado el Ebro para pasar por Orbaneja".

(RÍEN)

Mira, este sendero a las Cuevas le hice yo también.

Has un poco de explorador en esta zona alta.

Sí, claro.

Llevo aquí ya treinta años por lo menos.

Si te das cuenta, ya está el agua ahí.

Es verdad. Mira, ¿ves? Este...

Esto que se ve aquí es de entrar los buceadores.

¿Hay buceadores que entran por aquí?

Sí, sí. ¿Y van hacia allá?

Sí, sí, claro, entran aquí.

Entran por aquí y ya han salido por otro lado.

Hay que pasar por aquí para llegar a la otra parte de la cueva.

Sí. Esto lo pusimos por seguridad y porque la gente tiene miedo.

Siempre hemos pasado...

sin problemas.

Lo que pasa es que, claro, ahora la gente viene de la ciudad...

Menos entrenada.

No están acostumbrados a estas cosas, claro.

Esta es la cueva...

la más interesante, aquí ha habido prehistóricos.

Estos dos agujeros que se ven...

¿Sí? han sido...

por una excavación arqueológica.

Esa grieta que se ve ahí...

Aquí arriba hay una sala como de unos cincuenta metros o así.

Se entra por la grieta,

y hay una sala donde está pulido todo

como si se hubiese... como el mármol pulido.

Sí. Pues así está.

Y ahí es donde dormían.

También pescaban.

Porque el Ebro siempre ha tenido pesca.

De cada tres frases, en Orbaneja, aparece la palabra agua.

Agua.

("Flake", Jack Johnson)

A poco más de una hora de Orbaneja del Castillo

se encuentra el Salto del Nervión.

Aquí está la cascada más alta de España.

(Continúa la música)

Muy buenos días.

Hola, buenos días. No sé si acercarme más.

Hasta aquí llegamos, ¿no? Sí.

Me retiro yo un poco.

En caída libre, doscientos veintidós metros.

El salto de agua que se puede ver unos cincuenta días al año.

¿Eso por qué?

Todo esto es terreno kárstico.

Entonces, las aguas normalmente van subterráneas.

Y es necesario que llueva bastante

para que el nivel freático suba hasta arriba...

Sí. y rebose.

Es un lujo lo que estamos viendo. Por supuesto.

Ayer mismo, por la mañana, estaba seco.

¿Y qué significa para ti siendo de aquí

tener la cascada más grande de España?

Hombre, tener...

Primero, un trabajo, porque te dedicas a enseñarlo.

Sí, efectivamente. Como hoy haces con nosotros.

Trabajo en la Casa del Parque de Monte Santiago,

como monitor de ocio y tiempo libre.

(Alboroto)

Perdonadme que os interrumpa. ¿Dónde dices que no sales, aquí?

No, no, no. ¿Eh? No.

Pero ¿por qué? En la piedra sí, pero más allá no.

(TODOS RÍEN)

-Que se va a poner allí. -Que no, que no.

Nos contaban ahora que hay un proyecto nuevo

de ponerlo ya acristalado. Bueno, ya...

¿Eh?

-Yo he oído que van a hacer un puente desde aquí.

¿Tiene mucho vértigo? Que no puedo, no puedo.

¿No puede? No puedo.

Vive por aquí entonces. -De Amurrio.

Ah, de Amurrio. Sí, sí.

Entonces, este lujo lo tenéis muy cerquita.

-Sí, sí. Esto ya lo conocemos nosotros.

¿Cómo veis este año, con respecto al año pasado,

el tema de las lluvias?

Dicen que esta primavera está siendo muy lluviosa.

No sé si en estas fechas, ya podríamos ver

el Salto del Nervión así como está, o probablemente no.

-Otros años, no. ¿No?

Estos años atrás, en estas fechas, estaba seco.

Si quiere, seguimos la entrevista aquí.

-No, no. No, no.

El deshielo está por ahí. El deshielo está por ahí.

("If you need me", Solomon Burke)

Asturias ha pasado del año más seco al tercero más lluvioso

de los últimos cuarenta años.

Con el deshielo, una de las zonas

que vive la primavera con mayor esplendor es

el Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa.

(Continúa la música)

Enrique. ¿Sí?

Buenos días. ¿Puedo pasar?

Sí, hombre, cómo no, claro.

¿Qué hace, cortando leña? Partiendo leña,

porque este invierno ha sido horrible.

Y hay que calentarse. Ya estamos en primavera.

¿Eh? Sí, pero parece...

parece que no.

Todavía hace frío aquí, ¿no? Mucho, mucho.

¿Se nota el deshielo ya o no? Sí, se nota muchísimo.

Fíjate que aquí tuvimos más de metro y medio de nieve.

Ahí donde está la bodega. ¿Sí?

Casi cubría toda la puerta de la bodega.

Eso de ahí abajo, donde están las maderas.

Todo eso, la puerta, hasta ahí llegaba la nieve.

¿Ha sido de los peores inviernos este?

El peor. Yo llevo aquí diecinueve años

y en estos diecinueve años, para mí ha sido el peor.

Muy muy fuerte.

Yo soy de Oviedo. De Oviedo.

Lo que pasa es que yo venía por aquí a recoger setas,

venía por el tema de las setas. Sí.

Vine aquí, me encantó el pueblo y, como me gusta tanto la naturaleza,

Sí. dije: "Busco una casa y me quedo".

¿Y cuántos vecinos son aquí?

Aquí estamos censados trece.

Pero en el invierno, me quedo yo solo.

¿Vive usted solo aquí? Solo, solo aquí en el invierno.

Llevo todo este invierno solo aquí.

Madre mía. Viene a veces vecinos

que tienen ganadería y cosas así, pero vienen y se van.

Claro. Y cuando llega la noche,

el único que pernocta aquí soy yo.

¿Se ha quedado aislado por aquí? Sí, nos quedamos aislados.

La carretera se cerró.

Pues quince días.

Aquí... esto se cerró totalmente.

¿Y qué hace uno en La Focella?

¿Qué hace usted aquí?

La gente me lo pregunta: "¿No te aburres?".

No, no. Y le digo lo siguiente:

"Me queda mucho por leer", leo muchísimo.

"Y tengo mucha música que escuchar".

A ver. Si no, le damos un poco más, para que...

no se apague.

Espera.

Toma un culín, para ti. Vamos a probar.

Y ya está.

Está buena.

Vale.

Vamos a ver, mira.

Licores, este año...

Como hubo tal sequedad...

Estos son los licores que ha podido hacer este año

debido a la sequía. ¿Y cuántos hace habitualmente?

Normalmente, hago diez, doce.

Os recomiendo que probéis este licor de setas.

Sí. Porque, que yo sepa,

comercialmente no existe licor de setas.

Mira, toma. A ver.

Está muy suave, apenas vas a notar el orujo.

Además, lleva... siete clases distintas de setas.

Va a ser un buen año para las setas, ¿no?

Sí, yo espero que sí.

Espero que ya en primavera coja setas, ahora en abril.

¿Se cogen ahora, en esta época? La seta de San Jorge.

Entra divinamente, no me digas que no.

Esto es peligroso.

No, pero...

Venga. Aquí tiene el huerto, ¿no?

Uno de los huertos. Eso es. Eso es.

Bueno, a ver si llega la primavera y empiezo, ahora en mayo,

a plantar mis cosas aquí. Oye, qué vistas tiene.

Precioso, esto es una pasada.

Va a caer una primavera fantástica.

Esto es una divinidad.

Está usted viviendo en pleno Parque Natural de Las Ubiñas.

En pleno Parque Natural de Las Ubiñas-La Mesa.

Los pueblos hay que protegerlos más,

y a la gente de los pueblos,

están muy desprotegidos. Totalmente.

Y es una pena.

Lo que pasa es que aquí, ¿de qué se podría vivir?

Bueno, aquí, de la ganadería.

Pero la gente está abandonando ya, mucha gente...,

las vacas y todo eso.

Y tienen más bien caballos.

Ahí hay unas yeguas de un vecino de aquí.

Que, por cierto, ha parido una hace dos días.

¿Había estado alguna vez esta laguna tan llena?

Como este año, nunca. ¿El deshielo va a durar mucho?

Pero fíjate todavía lo que queda.

Sí, sí. Aunque ya son alturas de...

cerca de los dos mil metros, eso está lleno de nieve.

Todavía queda mucha nieve. ¿Unos vecinos o no?

Este es el de las yeguas. Buenos días.

-Buenos días. -El potrillo ese,

¿qué tiene, dos o tres días? El pequeñito.

-Dos días.

Tienen unos caballos preciosos.

Sí, sí.

Aquí tienen a Enrique que les guarda el pueblo.

Claro.

El que tiene que atendernos aquí.

-Mira, ya camina y todo.

Nosotros somos unos inútiles.

Vienen el macho aquí. Uy.

(Relincho)

Me cago en...

¿Esta es la iglesia del pueblo? Esta es la iglesia, mira.

Toquemos la campana.

(Campana)

Veo que tiene más visitantes.

-Anda, mira, turistas, vienen turistas.

-Mira, Enrique. -¿Dónde van ustedes?

-Es un paisano que vive aquí.

-Hola, Enrique. -Hola, ¿qué tal? Encantado.

Encantado.

Vosotros os dedicáis a enseñar estas maravillas que tenéis aquí.

-Exacto. Eso, y a practicar deportes

en esta maravilla de entorno.

-Venga, muchacho, encantado. Enrique, un placer.

El placer ha sido mío. Cuide el pueblo bien.

Sí, señor. Que lo tiene bien cuidado.

Hasta luego. Hasta luego. Hasta luego.

Queda mucha nieve todavía en la montaña, veo.

Sí, queda bastante nieve.

Además, este año, el que venga este frío

está manteniendo la nieve ahí y el deshielo está siendo progresivo.

Poquito a poco.

Que es bueno tanto para los acuíferos como para los prados y todo.

Porque si no, arrasa. ¿Es un año...?

Cuando llega de golpe... ¿Es un año excepcional este?

Sí, puede ser.

Yo creo que es de los años que más ha nevado

y que más ha aguantado la nieve ahí.

Lo que sí veo es que el paisaje cambia un poco

de lo que hemos visto ahí y está absolutamente verde ahora.

Con la llegada de la primavera y con el deshielo.

Sí, ahora mismo están las plantas empezando a aprovechar

que el haya aún no ha echado la hoja.

Aquí tenemos los narcisos, que van a empezar a florecer.

Tenían que haber florecido ya,

pero este año van un poco retrasados por el frío.

(Música tétrica)

Baja de ver la cascada. Sí.

¿Y qué tal está? Muy bien.

Mira, cuando merece la pena ver la cascada es ahora,

cuando hay mucha agua. En el verano, baja un chorro...

Ahora es puro deshielo. Es la época del deshielo.

Es la época de ver la cascada.

Además, el día está espectacular. Sí, hemos tenido suerte.

Día de primavera. Bueno...

Hala, que lo paséis muy bien. Gracias. Que vaya muy bien.

Cuidado con la nieve.

Vale la pena subir hasta aquí para ver esto.

Exacto. Porque desde lejos, se ve,

pero aquí de cerca es que es...

¿Es la primera vez que están aquí viendo esto?

-Sí. ¿De dónde son?

De Bilbao. Son de Bilbao.

¿Y han venido a pasar el fin de semana?

Sí.

Es una maravilla. Espectacular.

¿Qué dimensiones tiene esta cascada?

-Son noventa metros de altura desde ahí,

y es que no vemos un tramo más que hay.

O sea, todavía sigue más arriba. Sí.

Estas son las cascadas del Xiblu. Del Xiblu.

¿Qué quiere decir esto? ¿Por qué se llaman así?

El Xiblu es porque los paisanos de arriba,

cuando iban a La Braña..., Sí.

oían la cascada y les sonaba como un silbido.

El "xiblu" es un silbido, como si silbaran.

Pero ahora, hay que tener cuidado, que hay zonas donde resbala mucho.

Un mal paso y estás ahí abajo.

Cómo está esto, ¿eh?

¿Ves? Aunque no te hayas duchado esta mañana, no pasa nada.

Aquí te puedes duchar.

Aquí ya moja.

Total. Las gafas las tengo completamente empapadas,

ya no veo nada.

("Wallowa lake monster")

Tito.

¿Dónde estamos ahora que, además,

llevamos casco, tenemos que llevarlo?

Hemos llegado al monumental natural de Cueva Huerta.

Se ha convertido en la cueva más grande de Asturias:

diecinueve kilómetros de galerías de aquí para dentro.

Fíjate..., tenemos...

las estalactitas. Sí.

¿Veis cómo va cayendo la gota?

En algunas de esas finitas, que son macarrones,

tarda un poco más en caer. ¿Eso también es del deshielo?

Exacto.

El agua de lluvia se mete con las raíces de las plantas,

hace un agua ácida que disuelve esta roca que es caliza.

Aquí se escucha el sonido del agua. Del río. Exacto.

Esto, en verano, no lo podemos oír porque está seco.

Fíjate qué volumen de río tenemos. Es espectacular.

Eso es una cascada también. Exacto.

Y esa es la que bajamos nosotros cuando hacemos el cauce semiinundado,

bajamos esa cascada.

Esto es el cauce semiinundado. Fíjate cómo va.

Exacto. Y el inundado, todavía tenemos agua debajo.

Ese está todo el año.

Del cual solo se han podido explorar veinte metros.

Lo de este año es excepcional, entiendo.

Sí. La verdad es que sí. Estamos encantados.

A mucha gente que viene en verano y ve la cueva seca...,

le cuentas, o ve una foto de esta cascada,

y en invierno quiere venir a escucharla, a verla.

Me han dicho que esta cueva tiene incluso leyendas.

Sí. Una chica se enamoró de un rey moro

y, como no le dejaban casarse con ella y lo expulsaron,

se metió en la cueva.

Y realmente, lo que vemos son las lágrimas de ella,

de todo lo que lloró. Lloró, lloró, ¿eh?

¡Eh!

¿Qué vamos a hacer ahora?

-Ahora, vamos a aprovechar para seguir las aguas para abajo

a ver adónde nos conducen,

aprovechando la Senda del Oso.

Estamos en plena Senda del Oso.

Ahora mismo estamos en plena Senda del Oso.

Esto, hace mucho tiempo, fue un tren minero

que llevaba el carbón de las minas de Teverga.

Y luego, vamos a ver que también de las minas de Quirós.

El río está precioso, mira qué aguas más...

Está espectacular.

más bonitas, turquesas.

Esta es una zona que vive ¿de qué?

¿Del turismo sobre todo? Turismo y ganadería, principalmente.

¿Entramos en un túnel?

Ahora, en un túnel, el túnel de Valdecerezales.

Sí. Pararemos en la mitad,

para que veas el desfiladero.

Estamos también en plena Reserva de la Biosfera.

¿Tú eres de aquí? No.

(RÍE) No lo soy.

Bueno, yo me considero de aquí aunque realmente no lo soy.

Nací en Burgos, he vivido en Madrid un tiempo...,

Y te viniste para acá. pero llevo desde el 89 en Asturias.

Ya llevo una vida aquí.

Llevo más vida aquí que en otro sitio.

¿Qué te atrapó de todo esto? Hombre, viendo esto...,

Claro, lo acabas de decir tú. la pregunta es absurda.

La calidad de vida también.

Aquí tenemos calidad de vida.

Hemos llegado a Proaza. Esto es la central eléctrica.

Sí, exacto.

Peor es que por fuera es un edificio peculiar.

No parece una central hidroeléctrica así como tal.

Muy buenas. -Hola, buenas. Bienvenidos.

Usted es el director de esta... El responsable.

El responsable.

De esta central peculiar. Sí, sí.

Peculiar. Es un edificio...

Un edificio único en...

En el mundo.

Aquí, Vaquero Palacios quiso representar

la relación del hombre con la naturaleza.

Ajá. Entonces, son símbolos...

paleocristianos que representan un poco...

al hombre, a la mujer,

el fuego, el agua,

la tierra, el intelecto.

Y como veis..., lo que quiso

interpretar Vaquero Palacios fue un poco...

la relación entre el edificio y las cumbres que rodean Proaza.

Buenas, ¿qué tal? Ricard. Emilio.

Tanta agua y tanta nieve

que habéis tenido este año en Asturias,

nada que ver con el año pasado. -No.

Vivisteis el peor año...

de los últimos cuarenta. No, el peor año

de la producción hidráulica de toda la compañía.

Así que el deshielo viene fenomenal. Fenomenal.

Nos está viniendo muy bien. Esta es la sala principal.

-Es la sala principal de la central de Proaza.

Es que es espectacular. -Espectacular, sí.

Da la sensación de que uno estuviera

en una película de James Bond. De James Bond.

Supongo que os lo han dicho más de una vez.

Sí, sí. ¿Eh?

Sí, sí. Este...

Esta central tiene muchísimas visitas al año.

Sí. Tanto de arquitectos, de niños...

Vaquero Palacios... Sí.

diseñó...

Era un arquitecto, pintor, escultor muy importante del siglo XX.

Desde las pinturas, que ves que tienen motivos eléctricos,

hasta la propia carcasa de las máquinas,

los armarios, las paredes,

el propio edificio...

¿Qué representa este mural? Este mural representa

un campo magnético.

El magnetismo es la base de la electricidad.

Tú pega fuerte, volvemos a por más.

Mala memoria que tú aprovecharás.

Para lanzarnos migas de pan.

La buena carne la guardas bajo llave.

Sole, ¿qué estás preparando aquí?

Pues mira, estoy preparando un pote de berzas tevergano.

Un pote tevergano. O sea, que tenéis pote propio.

Sí, es igual que el pote asturiano, pero el asturiano lleva fabes.

Y aquí no. ¿No os gustan? Sí, sí, también tenemos.

Tenemos de todo.

¿Cuántas calorías puede llevar esto?

Puf. No quiero ni pensarlo.

Todo el día sumando calorías.

No se puede en esta vida sumar calorías.

La gente viene aquí, los turistas, a comer esto.

Y a cenarlo.

¿Esto también lo cenan? Sí.

Y luego, ¿duermen? No lo sé. Eso ya...

En la cama, no me...

Ahora estamos en época de deshielo. Sí.

Llega la primavera. Sí.

¿Es el mejor periodo para la zona

y para los turistas, para que vengan los turistas?

Yo creo que sí.

La primavera y el otoño aquí están preciosos.

¿Y aquí ahora vivís del turismo? Sí.

Hay pequeñas empresas por ahí, pero no.

Antes, la minería y ahora ya, el turismo.

("Over the rainbow")

Me han dicho que uno no se puede ir de Teverga

sin probar alguno de tus dulces.

Bueno.

¿Qué te pillamos haciendo?

Pues me pilláis haciendo la colineta tevergana.

Es el postre que se hacía tradicionalmente en las casas

para las fiestas.

Es básicamente avellana.

Se hace pan de escanda en ocasiones,

cuando hay encargos o cuando hay jornadas gastronómicas.

La escanda para los que venimos. La escanda es la espelta.

Tradicionalmente, la espelta.

Teverga era zona de cultivo de escanda.

Antiguamente, no había trigo. Tenemos varias galletas

que son también recetas tradicionales de la familia.

Y estas son las de cien por cien escanda y avellana,

que se llaman escandinas. ¿Se sigue haciendo en las casas?

¿O ya se ha dejado de hacer? No, se sigue haciendo.

Independientemente de que lo comercialicemos nosotros.

La textura final es como si fuera un bizcocho.

Ajá.

No os lo montáis mal en Teverga.

Veo que os gusta el buen comer.

Esto es zona de gastronomía y zona de...

de comer bien.

Lo tradicional sería un enrejado.

Sí.

O sea, que si tú enseñas esto a un tevergano,

sabe lo que es. Sabe que es colineta.

La decoración tradicional que hacían en los pueblos.

Y el nombre de colineta, ¿hay alguna explicación?

Tiene que ver con las colinas, con la forma de las montañas,

o que sea un postre de alta montaña.

Siempre se conoció como la colineta.

("Flower of the universe")

Once personas han muerto en los Pirineos este año,

sepultadas por aludes.

¿Cuánto hay de error humano en este tipo de desastres?

¿Y a quién mejor para preguntar esto que a Rocío?

Ingeniera y nivóloga. Eso es.

Los nivólogos nos dedicamos a estudiar la nieve,

y a ver cuál va a ser la evolución en las siguientes 24 y 48 horas.

Todo eso lo reflejamos en un boletín, el boletín de peligro de aludes,

donde identificamos qué laderas son las peligrosas,

en qué momentos del día, qué tipos de avalanchas,

y damos unas recomendaciones para que la gente tenga cuidado

y evite esas laderas. Cualquier muerto en el pirineo,

para nosotros es un palo como predictores.

Nos planteamos...

si no hemos conseguido llegar a esa gente, ¿por qué ha sido?

Si no hemos trabajado suficiente,

si el lenguaje empleado no era el adecuado.

¿Se pueden evitar estos desastres?

Yo creo que la gente ha ido confiando en sus propias habilidades,

en su capacidad de evaluar el peligro.

Y en cuanto ha sido un invierno un poco más complicado,

se ha puesto de manifiesto

que igual tenemos que dar un paso atrás en la formación,

reflexionar que está pasando

y ver cómo llegamos a la gente.

¡Pedraza! -¿Qué?

-Arriba, cuando estés por ahí, me das las gafas.

Guía de montaña y guía hoy de un grupo de ¿cuánto?

¿Cuarenta? ¿Cincuenta?

Con otros cinco compañeros. Ajá.

Antes de salir, habrás hecho el punto número uno,

te habrás informado, habrás mirado el boletín de peligrosidad.

Por supuesto. Y estoy inscrita en el boletín de A LURTE

porque es una herramienta fundamental.

No merece la pena para nada asumir ningún tipo de riesgo con ellos,

ni es necesario.

Seguridad, seguridad y, de tercero, diversión.

Para.

Rocío, ¿se puede ver,

adivinar, prever, dónde hay una posible avalancha?

Tenemos un montón de indicios, te da muchas pistas la nieve.

Enseguida, de los árboles empezaremos a ver

que va cayendo la nieve.

Si cae de los árboles, también puede caer de una ladera.

Es una pista de que podemos tener avalanchas.

Luego, las pendientes.

Si miramos un poco alrededor, empezaremos a ver

bolas que ruedan,

empezaremos a ver grietas.

Si esa zona es de avalancha, quítate del camino del peligro.

Es lo más fácil. Si te dicen dónde tienes avalanchas,

pues no vayas allí.

Y si aun así, nos hemos quitado y nos sorprende una,

¿qué tendríamos que hacer? ¿Hacernos un bicho bola?

Lo primero de todo es que no tienes que llevar tu equipo atado.

Yo no llevo las correas puestas de los bastones,

y los esquís no los llevo atados.

Lo que tienes que hacer es luchar, intentar estar en la superficie,

que la nieve no te tape.

Dicen que, en el último momento, si notas que eso se está parando,

que intentes agarrarte la mochila

para hacerte un hueco.

Y que subas una mano.

No sabes si te quedará arriba o si estarás cabeza abajo,

pero si tienes la suerte de que está arriba, igual te asoma.

Estamos en primavera y viene el deshielo.

Es inevitable. ¿Ese deshielo...

aumenta la peligrosidad? Sí.

En primavera, los cambios son muy rápidos.

La nieve es un poco como las personas.

A ti te van subiendo cada día el precio de la gasolina un poco

y ni te enteras, te lo suben tres euros de golpe...

Y te derrumbas. Y te deshaces.

Huelga general, se paraliza el país. Pues esto es igual.

Mientras todos los cambios sean poco a poco,

la nieve lo va aguantando.

Pero en primavera, los cambios son muy rápidos.

Ayer estaba nevando; hoy tenemos cinco grados, sol a tope.

Ese es un cambio muy brusco: mucha temperatura, mucha radiación.

Vamos enseguida a ver actividad de avalanchas.

Aunque empiecen siendo pequeñas bolas,

pero habrá actividad de avalanchas.

Se me hunde la raqueta treinta o cuarenta centímetros.

A ver cuánta nieve hay aquí.

Madre.

Saco, por ahora, la sonda.

Ajá. Y entonces...

Una sonda que tiene una enumeración que te va a dar...

El espesor. el espesor.

Hay dos metros.

Nuestra libreta de trabajo.

Es un papel resistente al agua.

Tú puedes hacer así...

Imagínate, estar así todo el día. Al final, tienes papel maché.

Cada vez que nosotros hacemos un agujero de estos,

no sé qué palearemos...,

cuatrocientos kilos de nieve.

¡Ah, la nevada marrón!

La nevada marrón. Podemos encontrar distintos colores.

¿Esta es de hace una semana? No llega.

No llega a una semana, esto fue el sábado.

Pues esto es lo que ha caído en cuatro días.

Vemos que tenemos toda esta parte de aquí...

que es muy blanda. Yo puedo...

meter el puño haciendo muy poco esfuerzo.

Esto..., para el deshielo estacional,

va a ser un cargamento importante para los cauces del río.

Eso es. La nieve está cogiendo humedad.

Ahora mismo estamos viendo imágenes del Ebro,

que esto va a desembocar al Ebro,

un Ebro ya caudaloso,

incluso en algunos puntos desbordante,

aún queda todo esto.

Lo importante será a qué velocidad se va a derretir

y va a aportar el caudal al río.

Si esto tiene un derretimiento muy brusco,

la venida será muy grande.

Con lo cual, los desastres ya no serán en la montaña, serán...

Eso es, aguas abajo.

Buenas. ¿Ruta turística?

Salida guiada.

Salida guiada.

Tenemos un poco de todo.

Tenemos a una chica experimentada, que ya ha hecho muchas salidas.

Y Javi, que es...

-Es mi primera vez. -Está empezando.

¿La primera vez? ¿Qué tal esto de andar con raquetas?

-Bueno, un poco incómodo, pero bien, bien.

¿Cuánto puede costar? Dependiendo de las horas, ¿no?

-Dependiendo de las horas y de la dificultad.

¿Más o menos? Un paseo de iniciación

ronda los cuarenta euros.

El deshielo es una peligrosidad para gente que trabaja

estudiando la nieve,

y el deshielo para forma de recreo también lo es.

Yo, aparte de guía de montaña,

ahora me empezaré a meter en el agua.

Somos guías de barrancos. ¿Vais a barrancos?

Sí. Esta primavera, tendremos que trabajar barrancos

que habitualmente están secos. Claro.

Los barrancos que solemos hacer en esta época,

debido a la cantidad de nieve

y a la subida de temperaturas de estos días,

que ya se nota que es tiempo primaveral,

bajan con muchísima agua.

-Nosotros lo explicamos como las máquinas tragaperras

de sumar los limones:

cuando tienes cinco limones, ganas el premio gordo.

Pues esto es muy parecido.

Tenemos un montón de nieve fresca. Plom, un limón.

Tenemos temperatura. Plom, otro limón.

Tenemos pendiente. Plom. Estamos sumando muchos limones.

Si tenemos tantos limones, tenemos mucha probabilidad

de tener el premio que es la avalancha.

Chao, chicos. Que vaya bien.

Muchas gracias. Adiós.

("Crazy feeling", Lou Reed)

Vaya, cómo baja esto.

Baja con mucha fuerza.

Y esto lo soléis hacer con barrancos,

es decir, barranquismo.

O sea, vais rapelando.

Progresamos con diferentes técnicas:

o andando, o saltando, o nadando.

O, cuando hay una vertical,

pues rapelando con la ayuda de las cuerdas.

Es el principio del deshielo. Sí.

¿Esto a qué río va?

Al Gállego.

Al río Gállego, que desemboca luego en el Ebro.

En el Ebro.

("Chez Keith et Anita")

Esta es la nieve estacional convertida ya en agua.

Deshielo, literalmente.

Eso es.

La primavera ya está aquí.

(Continúa la música)

Aquí lo pone. Ibai.

Muy buenas. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Qué tal? Científico, lo primero.

Y especialista en el deshielo.

Por ese motivo venimos a hablar contigo.

¿Cómo está afectando este fenómeno de deshielo,

lluvia y nieve en plena primavera?

Bueno, en el pirineo, tenemos una situación de mucha precipitación:

una primavera bastante fría y húmeda.

Pero es verdad que, a nivel global, las últimas décadas,

lo que estamos viendo es, en general,

un aumento de las temperaturas durante todo el siglo XX

y una cierta reducción de las precipitaciones,

sobre todo, en zonas de montaña.

Esto está afectando bien a los Polos,

al océano Ártico que se está reduciendo en superficie,

que ha reducido un 40% desde los años 80,

u otras zonas como la Antártida, en el Polo Sur,

que seguramente conoceréis.

Están reduciendo su tamaño y están, en este caso,

aportando agua al aumento del nivel del mar.

Este es el frente de un glaciar,

que tiene sus cambios naturales: avanza, retrocede.

En general, los glaciares de Groenlandia están retrocediendo.

Aquí estamos viendo un frente glaciar que llega al mar.

Está flotando encima del mar.

El glaciar es un indicador estupendo

de qué es lo que está pasando a nivel climático y ambiental.

Porque hay cambios en la vegetación, hay cambios en los recursos hídricos,

hay cambios en la fauna.

O sea, que si desaparecen es porque hay otro problema mayor.

Nos están indicando que algo está pasando.

¿Subiría el nivel del mar,

que es a lo que podríamos tener miedo?

Efectivamente.

Durante el último siglo XX,

hemos visto un aumento del nivel del mar

que además, en el siglo XXI está modelizado

que sea todavía más fuerte porque buena parte de esa agua

que está en los continentes en forma de hielo

va a pasar al nivel del mar.

¿Afectaría a nuestras costas?

Es decir, ¿habría ciudades en peligro?

Sí. También depende de la aerografía de la costa.

Es decir, una costa más llana es más vulnerable que una más abrupta.

Hay que pensar que buena parte de la población del planeta

vive en zonas costeras, un setenta por ciento,

así que puede haber grandes afecciones.

Y también hay que tener en cuenta que ese aumento del nivel del mar

no solo es ese aumento,

sino que el aumento de los temporales que hay en el mar

va a afectar a más zonas.

("Agaetis Byrjun", Sigur Rós)

  • La ruta del deshielo

Comando actualidad - La ruta del deshielo

01 may 2018

Comando actualidad descubre las ventajas de un deshielo histórico en el comienzo de la primavera más lluviosa de los últimos doce años. Ríos repletos de agua, cumbres rebosantes de nieve, cataratas con más caudal que nunca y cascadas hinchadas como jamás se habían visto. Los reporteros del programa visitan los lugares únicos y excepcionales del deshielo.

ver más sobre "Comando actualidad - La ruta del deshielo" ver menos sobre "Comando actualidad - La ruta del deshielo"
Programas completos (440)
Clips

Los últimos 2.627 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos