www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5422395
No recomendado para menores de 7 años Comando actualidad - Infancia perdida - ver ahora
Transcripción completa

Que los vas a despertar.

Hola, hola pequeño.

Todos están esperando aquí a una familia de acogida.

Este es uno de los dos pisos que tenemos, en concreto este,

el de los adolescentes chicos.

El objetivo desde que llegan es que se vayan lo antes posible.

¿Cómo identificas un caso de maltrato?

Con los indicadores.

El menor ha expresado malos tratos por parte del padre.

Y cuando nos quisimos dar cuenta 16 policías vinieron a por mi hijo.

No ha sido una niña abandonada.

Tienes la misma sensación de que tu hijo se ha muerto.

Esos niños quedan marcados de por vida y esas madres también,

yo he conocido madres que se han vuelto locas.

Viven apartados de sus hijos, denuncian que el sistema

se los roba y reclaman más seguridad.

Aquí no hay ni jueces ni fiscales ni abogados,

aquí hay técnicos de la administración.

Si alguien se tiene que equivocar, que se equivoque un juez.

Los niños rara vez son escuchados y cuando son escuchados

no son muy tomados en consideración.

La verdad es que fue una experiencia bastante mala,

he visto demasiadas cosas.

Que a un menor le estén quitando de un sitio peligroso

y a dónde le lleven sea más peligroso todavía,

¿qué estás causando? Que sea un adulto peligroso.

Lo que hemos conseguido

es que lo Servicios Sociales de menores den miedo.

Cuáles son las razones que pueden separar

a los niños de sus familias.

El menor tiene que, en su vida, o correr riesgo

o que su desarrollo esté comprometido.

Los servicios sociales siempre trabajan con el mantra,

digamos, de que el menor donde está mejor es con su familia,

salvo barbaridades.

Dos millones y medio de euros para un centro de 30 plazas,

siete mil euros al mes. Por plaza.

Tanto la administración como la parte que se beneficia

del desamparo tienen intereses económicos.

Infancia perdida en "Comando Actualidad".

No se trata de atacar este sistema de protección,

se trata de atacar cómo se está haciendo.

(Música)

47.500 menores viven tutelados por la administración en España,

de esos 17.000 están en centros residenciales.

Algunos de los padres que perdieron la guarda y tutela,

denuncian literalmente

que el estado les ha robado a sus hijos.

(Música)

Buenos días, Fernando, ¿qué tal?

Soy Sara Lozano, de "Comando Actualidad".

Acabas de recuperar a tu hijo hace unos meses,

en mayo, ¿qué es lo que ha pasado con él?

Bueno, pues la comunidad de Madrid nos quitó a nuestro hijo

durante dos años por un tema en el cual no queda todavía claro

la razón por la que nos lo quitaron ni por lo que nos lo han devuelto.

Todavía no entendemos porque nuestro hijo y nuestra familia ha vivido

lo que hemos vivido. ¿Esto qué es?

Esto es una revista de barrio

y aquí nos han empezado a hacer un reportaje,

"La lucha a brazo partido de un padre contra la Administración".

¿Cómo empieza este asunto?

Empieza en el colegio, el niño empezó a tener problemas,

unas actitudes. ¿Qué problemas tenía?

De actitud, sobre todo, pero nosotros descubrimos

a través de psicólogos y demás, que estaba sufriendo bullying.

Y el colegio empezó a tirar piedras para fuera.

Estuvo dos cursos seguidos, el primer curso no nos hicieron caso

pero el segundo curso nos pusimos un poquito más enfadados

y entonces ellos empezaron a aportar medidas,

que fue a través de los asistentes sociales,

reuniones con los médicos de cabecera, psicólogos.

Hay un informe de una profesora que dice que mi hijo olía a calle,

eso quería decir que dormía en la calle.

Supuestamente yo también le pegué más de 90 veces

con una vara de bambú, pero nunca le llevaron al médico,

nunca le llevaron al pediatra, no hay parte de lesiones,

todo eran informes del colegio que el niño verbalizaba.

La psiquiatra le recetó Prozac por la mañana

y Tranxilium por la noche a un niño de ocho años.

Ahora tiene trece, no sé, todo es falso

y yo empecé un poco la batalla, la guerra con Asuntos Sociales

y cuando nos quisimos dar cuenta, 16 policías vinieron a por mi hijo

y se lo llevaron y no entiendes, no sabes, rabia, pena,

angustia, no sabes qué hacer,

de repente a tu hijo se lo han llevado,

mi casa se quedó parada, en todo momento nosotros sabíamos

que nuestro hijo iba a volver, pero han sido dos años

para poderlo sacar de ahí y creo que somos muy privilegiados,

he conocido muchas familias que los padres aún siguen luchando

por sus hijos. Te quitan a tu hijo por un posible desamparo,

pero cuando entra en un centro es donde están realmente desamparados.

Lo declaran en desamparo. Posible desamparo,

eso quiere decir que no lo alimentamos,

su higiene correspondiente, su educación, se supone.

Cuando yo vivía en una casa de 1.000 euros de alquiler,

mi madre es funcionaria de la tele, tenemos un negocio propio

y luego, somos una familia amplia,

con lo cual, se podrían haber quedado con mi hijo,

mi madre mismamente, mis suegros,

dijeron que fueron a casa de mi madre y no fue así.

(Música)

La verdad, pues después de todo lo que hemos sufrido

y lo poco que nos hemos podido defender ante esta causa,

pues la verdad, surgen los miedos de que por cualquier otra cosa

que hagamos, vayan a venir otra vez a secuestrar a nuestro hijo

o a hacernos daño a nuestra familia, porque ahora somos abuelos

y en cualquier momento vienen a por nuestra nieta.

¿Por qué tenéis otra hija mayor? Una hija de 20 años

que nos acaba de hacer abuelos. Enhorabuena.

(Música)

Este es tu barrio, Fernando. Este es el barrio de toda la vida,

aquí vive mi familia, han nacido aquí.

Una de las razones por las que volví aquí es por el hecho de que aquí

estamos más protegidos, más familiar,

es un ámbito más..., seguramente aquí nos hubiesen ayudado más.

Cuando os retiran la tutela de tu niño,

vivíais en Majadahonda, que es un municipio

en el noroeste de Madrid y que tiene una renta per capita

media alta, más alta, ¿no?

Sí, menos barrio, más urbanización, más dinero, sí, más nivel.

Los asistentes sociales que nos han tratado dicen

que algo tuvo que pasar en Majadahonda,

que por qué les incitaron o por qué la medida fue tan excesiva.

Eso pasa siempre que hay sospecha,

que la gente dice "les han quitado la tutela del niño, algo habrá".

Claro y si es un error os lo devolverán ahora, ¿no?

Entonces, esa es la duda social que hay y demás.

Hola, ¿qué tal? Bien.

Hola, yo soy Sara, de "Comando Actualidad".

¿Quién es ella? Ella es Tania, mi hija.

Y tú eres la hermana de Alejandro. Sí.

¿Cuántos años tienes ahora? Ahora tengo 20, en un mes hago 21.

Cuando empiezan entonces los informes ella tiene 16 años.

Ella tiene 16 años y se proclama que hace fiestas y botellones

delante de su hermano y en la casa,

que es ilógico que una madre deje a su hija de 16 años hacer eso.

Eso pone en los informes, que hacíais fiestas aquí.

¿Cuándo llegan los asistentes sociales a casa

y empiezan a hablar con vosotros, ¿tú que piensas?

Hombre, es que yo me quedo un poco en shock, ¿no?

Porque es como "de mi casa no estás hablando",

o sea, yo conozco muchas casas, muchos amigos que tienen problemas

y en mi casa eso no pasaba, estábamos muy unidos.

Cuando de repente llega eso, fue un golpe.

Esto es todo el expediente administrativo que entrega

la Administración al juzgado.

Es importante esto que dices porque cuando retiran la tutela

de un menor, siempre es una medida administrativa,

es decir, que no media un juez.

Es un poco lo que reclamáis, es un técnico de la Consejería

porque las competencias de material menor están transferidas

y cada Comunidad Autónoma es diferente,

pero son estos informes de esos técnicos lo que determinan

que se retire la tutela sin intermediación de un juez

en ningún momento, luego hay juicio,

si no estáis de acuerdo

con esa medida administrativa y recurrís,

entonces, si se celebra el juicio. Se celebra el juicio,

pero siempre la Administración te amenaza de que si sigues

el camino judicial va a ser más lento, va a ser peor

y va a haber más problemas.

Aquí vienen todos los informes, diagnósticos,

ese es el escudo de Majadahonda.

Aquí dice: "El menor ha expresado malos tratos por parte del padre,

que tiene miedo a que le digamos que se ha portado mal,

porque luego en casa le pega con lo primero que pilla

durante un buen rato, que la última vez estaba su madre

delante, le cogió por el cuello, lo empujó contra la pared".

Todo esto no está seguido de unos informes médicos.

Esto nunca se ha producido. Nunca, nunca.

"Tomar una medida de protección urgente del menor,

debido a la conflictividad existente en sus progenitores,

así como la deficiente cobertura de necesidades físicas

de seguridad, emocionales y sociales que padece el menor".

¿Hay algún tipo de examen a tu hijo?

Cuando fuímos a la Junta de la Comunidad de Madrid

tuvieron tres citas, una con mi mujer, otra conmigo

y otra con el menor, a cada uno por separado nos hicieron

una entrevista y aquí está nuestra firma.

En todo momento el niño manifiesta, incluso aquí lo dice:

Que el niño está muy bien con la familia,

que no tiene ningún problema, le preguntan si su padre le pega,

si esto y lo otro y en ningún momento el niño

lo especifica, dice que incluso el niño está bien en casa,

lo firma él y no tienen en cuenta esta declaración.

"En le cole, refiere, que le pinchan mucho para que salte,

porque saben que se le provoca con facilidad,

refiere sufrir bullying y saber lo que eso significa

y quiere acudir a salud mental y recibir ayuda".

O sea, que lo que él manifiesta es que es acosado en el colegio.

A los tres meses se celebra el juicio,

tardáis un año en tener la sentencia última

y esta es la resolución final. Esa es la de la Administración

y esta la sentencia del juzgado.

Que establece que os tienen que devolver al niño.

Porque la causa que motivó la medida de desamparo,

pues ya está arreglada. Ya está arreglado

y no habéis cambiado nada. No sé, por el espíritu santo

habrá sido, porque nosotros no hemos hecho nada,

después de todo este maltrago, somos mejores padres que antes.

Dice aquí que tanto la residencia como el Centro de Atención

a la Infancia A-8 avalan el cese de la medida

y reincorporación del menor junto a sus progenitores.

Que esto no ha sido una ayuda ni para el menor

y menos para nosotros y lo que sí ha sido

ha sido un ingreso muy grande, porque estos niños tutelados

los centros reciben unas subvenciones

por la Comunidad Europea.

Aseguráis que puede haber un negocio, ¿entonces?

Totalmente, sí, yo lo tengo muy claro.

O sea, el sufrimiento de mi hijo a dado de comer a mucha gente.

Cuando llegan los policías y se llevan a Alejandro,

¿dónde va él? Va primero a un centro

de acogimiento primario que se llama Clara Eugenia,

que está en el barrio de Hortaleza, que es el primer sitio

donde reciben a los niños. Un centro que se ha publicado

que ha llegado a tener hasta 67 conflictos a la semana.

-Pues mira, te voy a enseñar un vídeo.

Esto es en el primer centro, en el de Hortaleza,

que aquí nos cuenta el de seguridad cara a cara a mis padres, a mí,

cómo cuando los chavales pues se pasan un poco,

a lo mejor son un poco agresivos o lo que sea,

pues con palabras textuales él dice: "Yo les meto dos hostias,

los tiro al suelo y les pongo los grilletes".

"Solos conmigo, les di dos hostias,

le puse los grilletes".

Nosotros ni le preguntamos, él solo lo suelta.

Incluso nos dice que si tiene algún otro problema nuestro hijo,

que se lo manifieste a él para que le pueda defender.

-¿Qué tal el Instituto? -Bien, la verdad.

Aquí hemos venido preguntando a tu padre, a tu hermana,

qué es un poco lo que ha pasado contigo,

que fuiste al centro de menores, cómo estuviste allí.

La verdad es que fue una experiencia bastante mala,

es como si me hubiera pasado toda mi infancia allí,

aunque solo estuviera dos años.

Fueron dos años, pero para ti, muchísimo, mucho más largo.

Sí, la verdad es que sí. He visto demasiadas cosas,

la verdad, he visto como niños intentaban escapar

y los guardias les paraban, como si un chaval se estaba pegando

y luego venían, les separaban y les pegaban en el suelo

y ya luego les ponían hasta esposas y les llevaban a sus habitaciones.

¿Tú has estado aislado en alguna ocasión?

Sí, pero fue en el otro centro.

¿En el segundo centro? Sí.

¿Y has recibido alguna agresión física?

Sí, la verdad, de dos o tres monjas.

¿De monjas? Sí, de monjas.

Esa es otra, resulta que la tutela la coge la Comunidad de Madrid

y se supone que hay unos profesionales para ello

como son cuidadores, psicólogos y demás,

pero luego en la residencia donde está él que es un hogar religioso

donde hay monjas y también entran en la educación del menor.

-Y una monja, estábamos así y no me acuerdo que hice

y me cogió del cuello y me empezó a levantar hacia arriba.

¿Le estás quitando a un niño a sus padres porque le pegan

y entra en un centro en el que al final lo está pasando peor?

Y luego lo peor es que la educadora, si te pega,

tú si la empujas o algo, porque "no me toques".

Pero, ¿cómo si la educadora te pega?

¿La educadora os pega? Nos mente collejas y cosas así.

Los padres, te decían que eran malos,

que te han traído aquí por culpa de ellos,

que sabemos que tú no has hecho nada,

pero tú hazte caso que de aquí vas a salir.

Siempre me preguntaban lo mismo: "¿Tú estabas bien en casa?"

¿Y tú que les decías? Que sí, que siempre lo he estado

y me decían: "A mí no me vendas la moto".

¿En alguna ocasión dijiste que no estabas bien en casa?

Nunca les he dicho eso. Nunca, nunca.

¿Has estado peor en el centro de menores

que en esos episodios de bullying, siendo acosado en el colegio?

Prefiero ser acosado a estar en un centro de menores.

Él ha perdido dos años escolares, ¿ha repetido curso?

Sí, ¿cómo puede ser que tutelado por la Comunidad de Madrid,

mi hijo haya tenido 168 faltas al colegio?

Pero, esas faltas al colegio, ¿es porque te expulsaban?

Sí. ¿Por mala conducta, por...?

Sí, una vez me metieron una fruta en la boca, me empezó a sangrar

el labio y me dijo que el mundo estaría mejor si yo no estuviera.

Esa mi profesora en el colegio, el colegio era otro mundo, ¿sabes?

Eso lo denunciamos, denunciamos al colegio, denunciamos al centro

y no pasó nada. Yo creo que esto no se puede pasar página,

esto no es una enfermedad que te ha pasado y lo dejas atrás,

"tuve un cáncer, lo he limpiado, ya estoy sano.

Ahí lo dejo, aparcado en el pasado". No, él no hizo absolutamente nada

para pagar una pena tan grande.

¿Y hay relaciones sexuales en el centro?

Vi dos o tres, pero como era pequeño, decía: "Qué asco" y me iba.

"Lo tienes que pasar lo mejor posible."

Esta fue con vosotros en vacaciones y después del verano entraba.

Eso es, entonces, despues de todo, la playa, parques de atracciones,

Warner, feria, o sea, de todo, de repente tenía que volver

otra vez a un sitio en el que no tenía nada.

"No te enfrentes con nadie dentro".

"No te enfrentes con nadie dentro", le dice el abogado.

Pero que sepas que cada segundo del día estamos pensando en ti.

No te gusta verlo, ¿no?

Es mucho daño el que hacen.

Y esto, vamos, yo...

La Administración lo que vio es que esto no iba para más

y por eso lo han devuelto, no porque seamos mejores padres,

que tampoco nos lo quitaron por ser malos padres,

lo que no puede ser es que nos estén multando por aparcar mal en un sitio

y que haya controles para cada parking, pero no hay nadie,

ni escuchando a estos niños ni controlando los centros.

Que hay mucho desparrame, hay mucho dinero por medio

y no llega el dinero a donde tiene que llegar.

Que a un menor le estén quitando de un sitio peligroso

y a donde le lleven sea más peligroso todavía,

¿qué estás causando? Que sea un adulto peligroso.

El sistema de protección a la infancia cuenta en España

con 1.100 centros, unas veces son los padres

los que deciden entregar la tutela

y otras veces la Administración Pública

la que declara al menor en desamparo,

pero, ¿qué critero siguen los Servicios Sociales

para retirar la custodia de un niño?

Protocolo de Actuación para la Intervención Familiar

del Ayuntamiento de Paracuellos del Jarama.

¿Existe un criterio único en toda España

o cada Ayuntamiento tiene su protocolo de intervención?

A ver, hay un parámetro general que marca la ley

que sí que nos habla de situaciones de vulnerabilidad,

de riesgo para los menores,

pero criterios objetivos unificados no hay.

Eso es una de sus demandas, porque si hablamos de que en España

hay unos 8.000 Ayuntamientos, hablamos de más de 8.000 protocolos

con sus matices, distintos.

Sí, la diferencia de los protocolos se da en matices.

¿Es fácil retirar la custodia de un niño?

No.

Aquí no utilizamos la expresión "retirada del menor",

nosotros tomamos medidas de protección

ante una situación en la que el menor corra peligro

y siempre, siempre se tiene en cuenta a la familia extensa,

o sea, lo primero y además que la ley así lo exige,

es que se busquen alternativas en familias o bien extensa

o en no biológica y luego ya lo último sería

un centro de acogida.

¿Existen criterios subjetivos

dentro de este protocolo de intervención?

Para mí, no, está en juego la vida de un niño

o de una niña pequeña que le puedes condicionar

toda su vida con una decisión que tú tomes

y está muy meditado, muy trabajado.

Sandra, tú eres educadora social,

lo digo por el manido tópico

de si vas a pedir ayuda a los Servicios Sociales,

ten cuidado que te van a quitar los niños,

¿cuántas veces te has encontrado con eso?

Sí, pues es una pena, la verdad, tener todavía la sensación

de miedo al acudir a Servicios Sociales.

Primero orientamos, damos indicadores

para que eso no ocurra, o sea, para que las familias

sepan cómo tienen que actuar para que no tengan que tomar

una medida de protección. -Para tomar la medida de protección

el menor tiene que su vida, o correr riesgo

o que su desarrollo esté comprometido.

Muchas familias demandan que sea un juez quien retire la custodia

de esos niños, una vez analizados los informes de Servicios Sociales.

Para que fuera un juez, el juez, además de nuestro informe,

necesitaría seguramente pasar por una evaluación psicosocial

del juzgado a las familias a las que se les va a tomar,

o sea, se les va a hacer la medida de protección,

con lo cual eso dilataría mucho en el tiempo.

Verónica, este es uno de los informes de Servicios Sociales

que sueles redactar frecuentemente.

En este caso estábamos valorando

a los progenitores separados de un menor.

Casos muy frecuentes, progenitores separados.

Verónica, trabajadora social, eres la primera atención

que se encuentra la familia,

¿cómo identificas un caso de maltrato?

Con los indicadores.

Un caso de malos tratos normalmente nos va a llegar a través de fiscalía

que nos a pedir valoración por parte de Servicios Sociales

de ese caso, en el caso de que no haya tomado una medida urgente.

También nos va a llegar por los coles.

Ya identificados que ítem de riesgos tenía el menor

para dar lugar a maltrato y lo han pasado a Servicios Sociales.

Una persona que presenta marcas, que tiene marcas frecuentes,

que se nota que no ha descansado,

que tiene ojeras, que tiene una mala alimentación

o una talla inferior a la de su edad.

Parece tener dificultad al andar, tiene con frecuencia sueño en clase

4y la dentadura en mal estado, acuden enfermo al colegio,

presenta mordiscos, tiene piojos, el pelo sucio.

Nunca, alguna vez, habitualmente, siempre.

Y un montón de observaciones. Esto lo rellenan los colegios.

Eso es. Es rechazado por sus compañeros,

demanda contacto físico, llama la atención,

chantajea a los compañeros, ¿tienes ayuda psicológica,

tanto para las familias como para ti? Porque...

Para mí, no.

Porque os verán también muchas veces como...

Como las malas de la película, sí, somos las malas de la película

y el chivo expiatorio de un sistema de protección de menores

que quizás no es perfecto, pero intenta ser, no está mal,

yo definiría como que no está mal del todo.

¿En qué falla? Falta homogeneizarlo

y falta la implicación de todos los agentes

que están alrededor de los menores y que nosotras estamos

hipersensibilizadas e hiper en alerta,

pero el resto de la gente, a veces, no está cuando tiene que estar,

no reacciona de la manera urgente y rápida y ágil

que requieren los casos.

Marta, es la psicóloga del equipo de familia.

Muy buenas, ¿qué tal, Marta?

¿Cómo te encuentras a esas familias.

normalmente qué aducen ellos,

qué dicen cuando tenéis que intervenir?

Bueno, muchas familias no son conscientes de su situación,

muchas veces no son conscientes de que lo están haciendo mal,

hay familias que vienen de unas situaciones

donde normalizan ciertas conductas.

¿Por ejemplo?

Pues que los niños se queden solos.

También en ocasiones lo que tenemos es familias en donde existen

patologías psicológicas,

padres o madres con algún trastorno mental,

como puede ser depresión, ansiedad,

trastornos psicóticos,

donde ellos a lo mejor quieren intentar ser los mejores

progenitores y no son capaces.

Y lo que hace Servicios Sociales, si es posible la convivencia

con los menores, es acompañar y reajustar y ayudar y apoyar,

porque esa convivencia es posible a veces, porque tu papel como madre

o padre puedes desempeñarlo correctamente,

a pesar de tus carencias.

Servicios Sociales siempre trabajan con el mantra, digamos,

de que el menor donde está mejor es con su familia,

salvo barbaridades.

Una retirada de custodia de un menor,

¿en qué porcentaje se debe a maltrato?

Si es inmediato, si se tiene que llevar a cabo

una medida de separación porque el menor corre riesgo,

estamos hablando de algo físico, o sea, cien por cien.

En la Comunidad de Madrid hay cerca de 2.000 menores

tutelados viviendo en centros, vamos a visitar uno de ellos.

Que los vas a despertar.

Están dormiditos porque es su hora de descanso.

Madre mía. Hola.

Hola, pequeño.

Todos están esperando aquí a una familia de acogida.

En concreto, estos sí, pero también podría haber alguno

que esté temporalmente aquí para volver con su familia

pues porque ha habido una necesidad donde no le podían atender

y volverá con su familia cuando esa necesidad se solucione.

¿Cómo llegan los niños aquí?

Por negligencia, fundamentalmente, en los cuidados,

la teoría de que el niño es mío porque yo lo he parido,

el niño no es tuyo porque lo hayas parido,

es decir, tú tienes obligaciones para ese niño,

si tú no cumples esas obligaciones, desde alimentarle hasta quererle,

estás siendo negligente con este niño.

Ana Cristina, eres subdirectora de protección del menor

de la Comunidad de Madrid,

estamos en un centro de cero a seis años, ¿no?

En una residencia de primera infancia y hay centros de todo tipo,

tenemos centros de primera infancia, centros de acogida,

hogares para grupos de hermanos y para edades más intermedias,

pisos de adolescentes.

Una parte importante de nuestro trabajo es que estos niños

nunca se olviden de su familia, todos esos son sus familiares,

sus padres o sus abuelos.

Vicente, este de aquí es el comedor.

Este es el comedor de los más mayorcitos.

¿Cómo se organiza una residencia infantil?

Aquí hay 33 plazas, tenemos cinco grupos,

uno de ellos, el de los bebés, de recién nacidos a un año

y luego, los otros cuatro grupos pues hay niños de uno a cinco años.

Para atender a estos 33 niños

nuestra plantilla son 68 personas.

El objetivo desde que llegan aquí es que se vayan lo antes posible.

Te decía antes que hay niños que no pueden volver con su familia,

todos esos niños se tendrían que ir de aquí mañana,

eso significa que todo el que vea este programa,

puede plantearse que puede ser una familia de acogida.

Va a tener satisfacciones

y va ha hacer un gran favor a todos los niños.

(Música)

Entramos en otro centro de menores, este de otras edades.

Eso es, este es un centro de más mayores,

a partir de los seis años y hasta que cumplen la mayoría de edad.

Uno se pregunta: ¿Qué pasa con los niños

cuando cumplen 18 años?

Pues es un momento complicado,

porque al final salen del sistema de protección y nosotros intentamos

durante los años anteriores a que cumplan la mayoría de edad,

prepararlos lo máximo posible para que tengan un proyecto

de autonomía personal y de hecho, después hay algunos recursos

también de apoyo.

¿Cómo se financian los centros de menores? ¿Qué dinero reciben?

Bueno, hay distintas formas de financiación,

si hablamos de centros públicos, los centros públicos de menores

de la Comunidad de Madrid dependen de la Agencia madrileña

de Atención Social y es presupuesto público y luego tenemos centros

de gestión indirecta. Los centros de menores gestionados

por entidades privadas, ¿qué dinero reciben?

Hay variados centros, depende de las necesidades,

no es lo mismo hablar de un centro de niños pequeños o de un hogar

o de uno de adolescentes,

o alguno que tenga necesidades específicas de atención,

como para niños con discapacidad, que necesitan más cuidados,

pues al final puede ir desde los 70, 80 euros

hasta alguno que casi pueden llegar a los 200, precio plaza día.

Viéndolo así, hay dinero, hay impuestos,

¿no debería haber deficiencias en los centros

ni centros saturados?

En general, no hay ningún centro saturado,

salvo lo que son los centros de primera acogida,

por la situación que ha habido de llegada de menores extranjeros

no acompañados que ha habido que atender desde Madrid.

Hablamos concretamente de un centro que es como las urgencias

de los Servicios Sociales, por ejemplo, el que tienen ustedes

ahí en Hortaleza que triplica ahora mismo el número de personas

que puede haber. Bueno, no triplica, no,

no ha llegado a triplicar nunca, simplemente hemos tenido

una sobreocupación, porque ha habido una llegada

muy fuerte de menores extranjeros no acompañados

que hemos tenido que atender y al final el sistema de protección

lo que ha tratado es de dar respuesta

e intentar buscar soluciones.

¿Qué soluciones? ¿Abrir nuevos centros?

¿La gente quiere en sus barrios un centro de menores?

Bueno, pues nos cuesta, hay que también luchar contra esa imagen

y hay que trabajar por sensibilizar a la población, por no estigmatizar

a este colectivo, es verdad que al final hay centros

en los que no hay ningún problema y cuando llegamos al final

se produce una convivencia vecinal muy buena

y hay otros en los que tenemos algún problema,

son más en la llegada, cuando nos conocen y conocen a los chicos

y cuando empiezan a ver que realmente son adolescentes

como los hijos que tienen o sus vecinos,

pues se empiezan también a quitar muchos miedos.

¡Hola!

Maite, tú eres la directora de este centro,

esto es un piso tipo. Sí, este es uno de los dos pisos

que tenemos, en concreto este, el de los adolescentes chicos.

Está el piso metido dentro de la residencia.

Dentro de la residencia, sí, con una estructura diferente

para que se pueda trabajar la autonomía.

¿Cuántos viven aquí? Seis chavales.

¿Estáis estudiando por aquí? Claro, estamos estudiando lengua.

¿no, Kevin? ¿En qué curso estás? -Tercero.

Ahora mismo nosotros tenemos doce niños con discapacidad

o enfermedad rara, por eso veis que todos los baños están adaptados

y que algunas de las camas tienen una barra de sujeción.

Niños habitualmente con los que no pueden sus familias.

Ellos solicitan una herramienta que es al margen de la tutela,

que es la guarda. La guarda es una medida

de carácter temporal, no puede durar más de dos años,

pero es una petición de ayuda.

¡Hola!

Este es el piso de las chicas.

Tiene la misma distribución que el piso de los chicos,

ellas hacen aquí cenas, desayunan y meriendan aquí.

Bien, pues al igual que en el otro piso,

tienen dos habitaciones dobles y dos habitaciones individuales.

Las individuales habitualmente son para las niñas que son más antiguas

y más responsables. Maite, ¿qué pasa con estos niños

cuando cumplen 18 años?

Pues cuando cumplen 18 años hay una complicación importante,

si tienen una discapacidad que necesiten ayuda

de tercera persona, bien pueden ir a casa si la situación de casa

es conveniente para ellos o bien, hay que pedir una residencia

de discapacitados. A mí me parece que la protección de los menores

es fundamental, o sea, estamos protegiendo

el elemento social más frágil que existe,

a mí me parece que programas como el tuyo, a lo mejor,

pueden hacer que la gente entienda que estamos haciendo

una labor social muy importante, nosotros, los Ayuntamientos,

los colegios, los hospitales,

esto no es un tema solamente nuestro y de este pisito, no, no,

esto es un tema social.

(Música)

En Cataluña hay más de 9.000 menores en situación de desamparo,

la Administración los sacó de sus hogares sin fecha de retorno,

pero ahora más de mil familias reclaman a estos pequeños

y denuncian a la Generalitat por supuestos abusos

y falta de garantías en el proceso.

Usted es el presidente de Aprodeme.

En estos momentos en toda España, Aprodeme, la Asociación

para la defensa del menor, tiene mil familias

que están viviendo una situación injusta con la Administración,

que debería proteger a sus hijos y que intentamos cambiar las cosas

y luchar porque se haga justicia hacia estos niños.

Todos coincidimos en que la Administración no nos escucha,

yo tengo las condiciones en mi casa para que mi hijo esté conmigo

y no me dan ninguna oportunidad y yo por pobre,

por no tener recursos, me han quitado a mis hijos,

las quejas son siempre las mismas y en el fondo lo que hay

es que las familias no tenemos maneras de defendernos

delante del sistema cuando el sistema toma una decisión

tan drástica, tan grave, tan importante

como arrancar a un niño de una familia y llevarlo a otro sitio.

Mi caso es, a mí el 12 de marzo del año 2009,

o sea, hace un poco más de diez años me citaron a una reunión

en las dependencias de la Administración responsable

de menores en Cataluña y me dijeron que fuera con la nena,

la nena, mi hija, era una niña que yo tenía

en un proceso de adopción, una funcionaria que no conozco

de nada, coge a la nena, se la lleva aparte

y a mí me llevan a otra sala y allí cuatro funcionarias nuevas,

que yo no he visto en mi vida, que no conozco,

que es la primera y última vez que las he visto,

me dicen con unas palabras y un tono, no sé cómo calificarlo,

como mesiánico, muy trascendente,

me dice que este proceso tan bonito que estamos haciendo juntos

que se ha acabado y que me puedo ir a mi casa,

que a la nena ya no la veía más.

A todos los niveles era nuestra hija, faltaba la confirmación

de un juez en un juicio, pero era un trámite burocrático

y nada más, entonces, en esos tres años

mi exmujer ahora y yo, decidimos separarnos,

como ese año se separaron miles de familias en España con un menor

de tres, cuatro años y es que la ley dice que para adoptar,

o eres matrimonio o pareja de hecho,

luego yo más adelante me entero de que en ese mismo momento

hay otra familia en la sala de al lado y le dan a la nena

para que se vaya a vivir ya con ellos

y yo no la he vuelto a ver nunca más.

Yo no quiero que ahora un juez, se el del Constitucional

o sea el de Estrasburgo, porque hasta allí he llegado,

me diga: "La Administración lo ha hecho mal,

que la nena vuelva contigo". O sea, volver a arrancar a esta nena

de su familia, yo quiero pensar, aunque no tengo ninguna información,

que está con una familia que la cuida y está feliz y bien,

intento explicar que esta niña no ha nacido con tres años y medio

de vida, que esta niña tenía un pasado,

que los tres años que estuvo con nosotros fueron maravillosos,

que hay un montón de amigos, familiares y tal,

que me preguntan por ella cada día, me preguntan por mi lucha cada día.

Esta niña para la Administración ha nacido con tres años y medio,

no tiene pasado, ese pasado lo tengo yo,

yo quiero dárselo, quiero decirle que no ha sido

una niña abandonada, quiero decirle que yo no la abandoné,

yo no la dejé tirada en un despacho, yo quiero que siga con su familia,

quiero que siga con la familia que está,

pero quiero tener relación con ella, quiero poder llamarla por Navidad

y felicitarla. Esta es la resolución administrativa

que a mí el día de la retirada me dan.

Te deja sin efecto, la resolución del Instituto catalán de acogida,

de acogimiento y adopción, es decir, que se paraliza.

Este papel tiene el mismo valor de una multa de tráfico.

Aquí no hay ni jueces, ni fiscales ni abogados,

aquí hay técnicos de la Administración.

Yo la sensación en ese momento es que estoy paseando con la nena

por la calle de la mano y viene un camión y se la lleva,

no entiendo nada. Meses, muchos meses después,

cuando yo voy a juicio, entonces, si que interviene un juez,

pero ha sido porque yo he ido a juicio y han pasado muchos meses.

Cuando mi abogada está intentando explicar, preguntar a los técnicos,

preguntarles, pero, ¿por qué, por qué, por qué?

No hay explicaciones. Argumentos como:

"La madre no podía vivir sin la niña,

eso va más allá de una relación madre e hija", eso no se entiende.

"Evidentemente, que todos estos cambios tendrán que pasarle

una factura", lo dicen los propios técnicos de la Administración.

Los técnicos dicen en el juicio que la niña está desarrollando

la hiperadaptabilidad y que usted asegura que no es ningún trastorno,

que no está en ningún manual de psicología, entiendo.

No, esto lo está diciendo un psicólogo que llevo yo.

un perito psicólogo experto.

Vale y dicen que este trastorno no existe, que se lo han inventado.

Que la hiperadaptabilidad no está descrita en ningún caso.

Casos de madres, víctimas de violencia de género

que además la Administración les quita a su hijo,

a su hija, por si acaso,

eso en la Asociación tenemos muchísimos,

muchas familias lo expresan diciendo que roban y secuestran niños

y realmente es el sentimiento que yo tengo y tuve también, ¿no?

Lo que hemos conseguido es que los Servicios Sociales

de menores den miedo, terrible, de hecho, la razón principal

por la que un menor se va de un centro,

no es que se recupera y tal, es porque se escapa.

Se fuga. Se fuga, el 40 por ciento

de los menores de los centros, se fugan,

¿qué le pasaría a una familia si su hijo se escapara

y no supiera dónde está? A la familia se le caería el pelo

y eso le pasa a la Administración, que es la que tiene la tutela

y aquí no pasa nada.

-Papi.

Me ha dicho a mí papi,

aprendió a nadar conmigo,

igual que aprendió a comer, los colores,

los números, ir al cine por primera vez,

"papi, papi", cómo me llama ahora,

el referente continuo.

Este mal ambiente, tan malo y tan triste

que tenía esta nena, esto es una Nochevieja

que debía ser muy tarde, estaba muy cansada, la pobre.

Yo era un árbol y hacía ver

que las ramas se rompían y ella se caía

y chillaba: "¡No, no!"

"Bájame, pero no te rompas".

Y no me rompo por eso, porque ella me lo ha pedido,

ella me lo pidió hace diez años, "papi, no te rompas"

y yo no me voy a romper.

Vamos a conocer ahora a otras familias

que han pasado por lo mismo. Cada caso es un mundo.

Hola, ¿qué tal? Buenas tardes.

Somos una Asociación que estamos unidos a ellos,

porque nos centramos en lo mismo, pero somos Plataforma Stop

Impunidad Maltrato Infantil. Todo empezó por el caso

de mi hermana, que está aquí.

Lo que a ti te pasa es que tienes un divorcio complicado

y peleáis los dos padres por la custodia de la niña.

Mi marido hace un recurso para intentar quitarme la custodia.

Porque te la dan a ti en dos ocasiones.

Pero a los 15 días de ese informa de la Audiencia Provincial,

salió un informe de la DGAIA que la niña tenía un retraso

de lenguaje y tenía mucha dificultad para hablar

y me hacían responsable a mí, diciendo que yo maltrataba a la niña

y me quitan a la niña, para los DGAIA,

aunque había una sentencia que había salido 15 días antes

con los mismos informes en los que decían...

Pero, ¿puede la Administración saltarse ese juicio

en segunda instancia con esa sentencia?

No deberían.

Tú que eres pediatra, ¿a qué achacabas ese retraso

del lenguaje de tu hija?

Era genético, porque mi exmarido,

a su edad todavía tiene algún problema para hablar

y la niña fue a una serie de centros donde dijeron

que había un retraso del lenguaje, pero que ese retraso

no era por causa de ningún riesgo ni porque la hubieran maltratado,

era por una causa genética y ese informe genético

lo pusieron en el expediente de las DGAIA, pero ese informe

se aseguraron que nunca llegase a mí y de no cambiar nada la situación.

¿Cuántos años tenía ella? Entonces tenía cuatro años,

lo que pasa es que cuando vieron que pasaba el tiempo

y vieron que la niña no se despegaba de mí, que quería seguir viniendo

a las visitas, aunque solo me viera una vez cada 15 días,

retiraron por completo las visitas, así que estuve prácticamente

tres años sin verla. ¿La niña con quién estuvo

ese tiempo? ¿En el centro de menores, tutelada?

Cuando se hizo el desamparo, nos retiraron la patria potestad

a los dos, al padre y a mí y entonces, lo extraño es

que sin tener la patria potestad, a él le dan una guarda,

como si fuera un subsidio, pero en plan guarda,

cuando él no tenía la patria potestad, cuando por ley

eso no se puede hacer. O sea, en lugar de mandar a la niña

al centro de menores de acogida, lo que dicen es: "Bueno,

la mandamos a una familia de acogida", que es tu exmarido.

Exacto.

¿Qué interés puede tener la Administración, supuestamente,

a la hora de retirar estas tutelas?

Tanto la Administración como la parte que se beneficia

del desamparo, tienen intereses económicos.

Tienen subvenciones de las que disfruta la Administración

por tutelar a cada menor, ¿no?

Claro, mi sobrina nunca estuvo en un centro de acogida,

pero estuvo tutelada cinco años, por tanto, hubo un rédito económico

de unos 4.000 euros por mes durante todos esos años.

-Esto son datos públicos del portal de transparencia,

dos millones y medio de euros para un centro de 30 plazas

significa que este centro de la Administración Pública,

está cobrando como mínimo algo más de siete mil euros al mes

por plaza, por menor.

Es mucho dinero y una de nuestras reclamaciones, precisamente,

es que este dinero, en vez de destinarlo a un menor

en un centro, que ya sabemos que los centros están fracasando

en ese sentido, se dedique a ayudar a las familias,

a las que les estamos quitando a sus hijos, muchas veces

por pobreza, aunque no se diga,

porque no queda políticamente correcto.

Bueno, porque es ilegal retirar la custodia de un menor

por cuestiones de falta de recursos económicos.

Yo tengo informes de la Administración donde un motivo

es precariedad económica, si este dinero estuviera bien invertido

y estos menores salieran del centro repuestos y las familias contentas,

pues ya estaría bien gastado,

ya está bien que la Administración se gaste mucho dinero.

Es que los índices de fracaso de los centros,

el hecho de que solo un 20 por ciento de los menores

que pasan por un centro, cumplan los objetivos propuestos.

Solo el 20 por ciento, el 80 por ciento

fracasa o se aleja del objetivo.

O fracasan o llegan a la mayoría de edad y han de ir a la calle,

más del 80 por ciento de la protección del menor

se está llevando desde empresas, desde entidades privadas,

lo que se ve en verde son centros de menores,

esto es una Fundación, otra Fundación, otra Fundación,

esto es una empresa privada, cien por cien privada,

todo esto que vemos aquí está moviendo millones y millones

y millones de euros de la Administración,

está controlado por muy pocas personas,

los centros de menores han de estar llenos siempre,

porque si no el negocio no se agunta, no salen los números,

no está controlado todo esto, incluso, según la propia ley

de transparencia nos dice, la mayoría de estas adjudicaciones

millonarias, son adjudicaciones a dedo,

todos los daños psicológicos, los daños emocionales,

los daños que pueda presentar ese menor en su vida adulta,

eso no importa, al técnico de la Administración,

le es mucho más fácil que el menor esté en un centro

a que no esté en una familia,

porque entonces tiene que trabajar con la familia y tiene que ir a casa

de la familia y ayudar y este dinero lo tiene que destinar

a enseñar a la familia los hábitos que no tiene,

es mucho más fácil decir: "Yo cojo al menor y lo meto en un centro".

Para mí, tienes la misma sensación de que tu hijo se ha muerto.

Tienes un vacío que no lo puedes llenar, que te destroza por dentro,

si se acordará de ti, si llorará por las noches

porque no le puedes contar el cuento que le contabas antes de dormir,

si estará pensando: "¿Dónde está mi madre?

¿Por qué me ha abandonado?"

Estas unos años sin ver a tu hija, después logras que la custodia

vuelva a ser compartida, ¿la menor sigue tutelada?

Gracias a la lucha que hizo mi hermana y que tuvimos.

Vuelves a las visitas y tu hija empieza a solicitar

que quiere verte. Que quiere verme más.

El primer día que entré en aquel centro de los psicólogos

y me esperé sentada y me abrieron la puerta para entrar a la niña,

después de cuatro años casi de no verme,

se sentó a mi lado, piensa que yo no la había visto,

ni hablado por teléfono con ella, me senté a su lado y le pregunté:

"Hola Talía, ¿sabes quién soy?"

Y me miró y me dijo: "Sí, eres mi mami".

Si tú has sido una verdadera madre o padre para esos niños,

esos niños tienen amor hacia a ti y eso no lo pueden destruir

y eso es lo que pasó con mi hija, mi hija volvió y empezó a decir

que quería más y al final me dijo: "Quiero hablar con un juez",

entonces tenía once años, "y quiero decirle que yo quiero

ir a vivir contigo".

(Música)

Esther Cabanes, eres directora general de la DGAIA,

el departamento de atención a la infancia y adolescencia

en Cataluña, ¿cuántos técnicos toman la decisión

de retirar una tutela?

Son bastantes profesionales los que están en medio de cada caso,

ese informe se presenta aquí y lo revisan profesionales también

de la Dirección general de atención a la infancia, no hablamos

de un administrativo, si no de profesionales.

Pero un juez no interviene a no ser que la familia recurra

y un año después.

Eso que el juez no interviene es una manera de hablar,

porque muchas de las propuestas por las que se abre un expediente

en la DGAIA es a propuesta de un juez, cada resolución

es comunicada a la Fiscalía, que la Fiscalía se encarga

de supervisarnos a nosotros, les enviamos una carta,

les decimos: "Tenemos un informe de un equipo que dice

hay desamparo o no hay desamparo

y la medida que se propone es esta u otra".

¿Por qué los papás denuncian que llegan al colegio y se encuentran

con que su hijo no está, se le ha retirado?

que además, con mucha contingencia y que son ajenos

a gran parte de este proceso, es lo que están denunciando.

Solo hay tres casos que pasa esto:

Un abandono, un abuso sexual intrafamiliar

o un maltrato físico grave.

Pero en última instancia, denuncian las familias,

que parece, según la ley, cualquier otra circunstancia

que pueda ser motivo de riesgo según el técnico.

No, "motivo de riesto según el técnico", no pone eso,

pone "cualquier otra causa que pueda ser causa de desamparo".

Pero no hay ningún expediente ni ninguna resolución

que se haga con ese epígrafe, normalmente concurren

diferentes indicadores de desamparo y si el niño está sufriendo,

el niño se tiene que resguardar, porque el niño tiene unos derechos,

tengo la sensación de que piensan que esto es la república bananera,

que hacemos lo que nos da la gana y esto no es así,

si alguien está supervisado, somos nosotros,

no se ha admitido en seis ocasiones,

en seis ocasiones en diez años.

Solamente en seis casos que hemos llegado a juicio,

es que hay muchos por el camino que no llegan a juicio,

porque no tienen recursos para recurrir esa sentencia

o esa medida judicial.

No, estamos en los juzgados cada día,

nosotros solemos hacer al año unas 10.000 medidas,

de esas 10.000 medidas, a lo mejor van a juicio, 20,

muchas de las cuales tienen que ver con temas de visitas.

Estos son datos del portal de transparencia,

tenéis 9.717 menores en Cataluña, cerca ya de los 10.000

y el 60,5, más de la mitad,

estarían en los centros de menores,

¿por qué está aumentado el número de menores tutelados

en centros de primera acogida? 5.860 en centros,

4.000 son menores migrantes que han venido solos a Cataluña,

tienen más de 16 años, difícilmente podrán estar en una familia,

si aquí no la tienen, entonces, tienen que ir a centros.

Este gráfico lo ha elaborado Critic,

que es un medio de comunicación catalán, denunciar a las familias,

que de todo el dinero que entrega la Administración a los centros

de menores, la columna amarilla es de contratos sin publicidad,

es decir, a dedo, ¿hay un concurso público?

Lo primero de todo es que esta cantidad de dinero,

multiplica el presupuesto de la DGAIA, por tanto es imposible.

O sea, que aquí me estás hablando de 457 millones de euros,

ojalá los tuviera, pero no los tengo.

El 82 por ciento de los centros de menores,

están en manos privadas o gestionados por entidades,

ONG, Fundaciones que se rigen por la ley

de control que afecta al sector privado.

Tenemos las convocatorias de subvención,

que se rigen por unas condiciones a las cuales las entidades

se presentan y les damos lo que creemos que les tenemos que dar,

según las bases, todo lo que pone está publicado.

Hay unas convocatorias de subvención,

y concurren a esas convocatorias un mínimo de tres empresas.

No, empresas no, es que una empresa no se puede presentar.

Algunas familas hablan de que los centros de menores

podrían estar recibiendo importantes cantidades de dinero

por menor tutelado, alcanza los 4.000 euros por niño al mes,

6.000 si recibe algún tipo de medicación,

9.000 si tiene alguna discapacidad, un pago único de 65.000 euros.

Para nada son ciertas esas cantidades, además desconozco

todos estos importes, cuando van al centro

el coste es el que es y depende de las necesidades

del niño y del tipo de centro que vaya y es tanto

por niño que hay allí y uno 80 y pico por ciento del coste

es para pagar los profesionales que están ahí,

los niños no viven solos, hay que trabajar con ellos,

porque son profesionales, no son uno que pasaba por la calle

y entra de cuidador, esa reparación de esos niños vale un dinero

y esto la Administración, como responsable de ese niño,

lo tiene que pagar, después tenemos el seguimiento técnico,

unos profesionales que se dedican solo a hacer seguimiento

a los centros y que visitan, hablan con los niños,

hablan con los educadores, los chicos agradecen

que les pregunte, pero muchas veces, muchos de los chicos,

es ver desaparecer a sus padres de sus vidas

y eso los padres no lo tienen en cuenta,

"no los quiero ver más" y esto no sale en ningún sitio.

Cuando un niño entra en un centro es porque la situación

que nos hemos encontrado es lo peor, no, lo siguiente.

Tú coges un papel ahora que lo sacas de la impresora,

lo arrugas, ¿vale? Luego lo puedes volver a planchar,

pero, ¿verdad que las rayitas van a quedar?

Pues eso es lo que pasa en el cerebro de un niño,

entonces, no es que la DGAIA sea inepta para recuperarlo,

es que a lo mejor ya hay partes que no tienen recuperación.

A lo mejor la manera cómo estamos tratando a nuestros niños

nuestra sociedad, no es la más adecuada,

pero no vayamos a buscar las culpas a la DGAIA.

(Música)

Hola, buenos días. Hola, ¿qué tal?

Enrique Vila, escritor y abogado. Sí.

Bueno, siéntate. Sí y nos tomamos algo.

Tú representas los intereses de mil familias vinculadas

a Aprodemia, es esta Asociación en defensa de los derechos

del menor en Cataluña, habéis presentado una denuncia,

una demanda colectiva. Hay que cambiar el sistema,

porque ahora es un sistema que produce dramas

y produce dolor para todas las partes.

Tenéis la sospecha de que en ocasiones se retira al menor

sin estar suficientemente justificado.

Me atrevería a decir que la mitad de las retiradas de menores,

la mitad por lo menos, que se producen actualmente,

si esa retirada tuviera que decidirla de inmediato un juez,

una autoridad judicial especializada y preparada,

no se produciría, todo el mundo comprende que separar a un niño

de sus padres y su entorno biológico tiene que ser la última solución

y solo cuando los padres hayan ejercido una violencia

o un mal cuidado de ese niño,

pero no por defecto prácticamente, como se está aplicando ahora,

no quiero levantar una alarma social, insisto,

hay que proteger al niño, no se trata de atacar

este sistema de protección, se trata de atacar

cómo se está haciendo.

Y es más, el juicio llega siempre tarde, llega al año

de producirse esa retirada en plazo medio,

o puede no llegar nunca si la familia no recurre la decisión.

Claro, durante ese tiempo, los que están informando, peritando

ese riesgo supuesto del niño, solo son los técnicos

de las Consejerías de bienestar social, que son los mismos

que han tomado la decisión de llevárselos,

¿qué van a informar los propios técnicos

que ya han tomado la decisión de que ese niño tiene que ser

retirado? Con lo cual el juez puede ordenar, evidentemente,

que el equipo psicosocial de juzgados

examine a ese niño, pero no lo examina en el momento

en el que se produce el riesgo, lo examina a veces un año después,

por lo cual, las pruebas están viciadas,

si alguien se tiene que equivocar, que se equivoque un juez,

un juez es objetivo. ¿Podemos decir que en España

no se están defendiendo los derechos fundamentales

de los menores al no intermediar un juez de manera inmediata?

Si hacemos una estadística de todos los niños que van a acabar

criándose en familias adoptivas por un error de la Administración

al que el juez no ha llegado a tiempo para solventarlo,

para mí no es proteger a los niños, por qué no hacemos un sistema

en el que un juez con el médico forense,

con el Ministerio Fiscal, con abogados para todas las partes,

con peritos para todas las partes, en 72 horas se constituya

un proceso rápido, podríamos llamarlo,

como ya existe para la violencia de género para las mujeres

y que el juez decida.

Escribimos unas demandas, básicamente contando

el problema actual, casos concretos,

legislación que hay que modificar,

al defensor del pueblo de Cataluña,

pero se ha reproducido ante la Fiscalía General del Estado

en Madrid. Luego también al Parlamento europeo.

¿Cuál ha sido el resultado de esta demanda colectiva?

La Fiscalía General del Estado

nos ha dicho que es un tema que les interesa

y que está a la espera o abiertos a que presentemos nuevas pruebas.

Y el Parlamento europeo nos dice que nuestras peticiones,

aunque ellos no pueden tratarlas, se las trasladan

a la Comisión europea, que es la que legisla,

la que decide la legislación europea para que las tengan en cuenta.

Esto son recomendaciones del Comité de los derechos del niño,

de la ONU, que vele porque en todos los casos sea un juez quien adopte

o revise las decisiones sobre la separación

del niño de su familia y ello, solo después de evaluar

a fondo el interés superior del niño en cada caso particular.

Nadie va a perder su trabajo,

si ese es el miedo que se podía estar insinuando,

nadie va a dejar de recibir subvenciones,

pero utilicémoslas en ayudar a los niños y a las familias

y lo está diciendo un adoptado, que a mí me retiraron de mi familia

biológica, no sé por qué todavía, pero vamos a intentar paliar

los problemas dentro del entorno familiar biológico,

que muchas veces es fácil.

¿Crees que la gente es consciente de que esto sucede en España hoy?

La gente no se lo cree, no se lo cree,

porque estoy hablando de familias absolutamente normales,

tú podías haber vivido con estos tíos, con estos primos,

con esta madre, con estos abuelos y no has disfrutado de ellos,

porque un señor se equivocó y tus papás llegaron tarde al juez.

¿Esto no es tremendo?

Almudena, eres trabajadora social,

¿cuánto tiempo llevas en esta profesión?

14 años, casi 15.

¿Por qué no das la cara en esta entrevista?

Para poder hablar con más libertad y para poder contar cosas

que yo sé que pueden sonar a suspicacia dentro de mi gremio.

Nos han llegado denuncias de muchos padres que consideran

que se les ha retirado la tutela de sus hijos de manera injustificada

o con pocos motivos, ¿qué sensación tienes tú?

Yo no diría que son fundamentaciones arbitrarias,

si no que son sesgadas, hablamos no tanto del expediente

si no de los profesionales que están trabajando en él.

¿Qué criterios pueden entrar en juego al valorar a una familia?

Estamos hablando de personas en situaciones de pobreza

o de exclusión social. Mirar con criterios de clase media

lo que pasa en una familia en situación de extrema pobreza,

implica juicios de valor.

¿Hay clasismo en estas valoraciones?

Yo creo que sí, he discutido con compañeras

en equipos de valoración que me planteaban estas cuestiones,

ellos no pueden cubrir sus necesidades básicas

y los niños tienen que estar cubiertos y por lo tanto,

deberíamos sacar a ese niño de ese medio.

La persona puede venir a pedir ayuda a Servicios Sociales,

pero lo que va a hacer ese trabajador social es activar

una investigación de cómo están esos menores,

hacen una visita a domicilio, ven la situación de la casa,

ven la situación económica, los ingresos que hay,

qué comen, qué dejan de comer.

Claro, pero si ahí hay problemas, eso ya empieza a justificar

la retirada del menor.

Eso va a mostrar indicadores de riesgo.

Es ilegal que eso sea un indicador de riesgo,

no debería, la ley no contempla que se retire una tutela

por cuestiones económicas.

Claro, no únicamente, pero a esto sumémosle la visión del funcionario

o funcionaria que tiene esta visión de la que ha sido formado,

de que existe la familia tipo que debe ser así,

por ejemplo, una mamá que no tiene nada de dinero,

que le compre a sus hijos unos bollos,

es considerado como un despilfarro

y una mala alimentación de esa madre

porque está haciendo una dieta adecuada para su niño.

Y eso figura en el expediente.

No figura así, figura con el indicador de:

"La madre no cuida la alimentación de sus hijos".

¿Se es más benevolente con las familias acomodadas?

Sí.

Se presupone que un niño con recursos

está mejor en el entorno familiar,

que tiene más cariño, que emocionalmente, en fin,

está más apoyado, hay un prejuicio nuestro, ¿no?

Hay una mejor comunicación entre el profesional de clase media

y la persona que acude de clase media, a cuando es una persona

que viene de estatus sociales muy bajos,

que se expresa mal, grita

o a nosotros no nos trata con el debido respeto.

Tienes compañeros que ante esa falta de sumisión,

hacen un informe negativo, por ejemplo.

Claro y además hay madres que tienen hasta grabaciones,

de cómo le han tratado.

Y has tenido acceso a las grabaciones y eres consciente

de que no se trata bien a los padres en algunas ocasiones.

En ocasiones no se les trata adecuadamente ni con el respeto

que deberían tratarse.

Los padres hablan de secuestro, perciben que el Estado

les ha robado a sus hijos.

En algunos casos se puede decir que sí.

Cuando se decide retirar la custodia de un menor

a sus padres, bueno, la medida tiene que estar avalada

por varios profesionales, ¿no?

Pues puede haber diez personas.

La decisión ha de ser unánime. Sí.

La retirada de la tutela. Consensuada.

Hay un tema también de grupo,

que todo el mundo está diciendo que sí

y decir tú que no, es complicado.

¿Te has sentido presionada? Sí.

¿Para poner tu firma en situaciones que tú no veías de riesgo?

¿Muy presionada? Sí.

¿Ha tenido consecuencias para ti el no querer firmar

esa retirada de tutelas? Consecuencias a nivel personal,

profesional, colegas que después te retiran el saludo

o tienes situaciones muy tensas

o cuando viene otro caso ya están a la defensiva,

"si todos pensamos que eso tiene que ser,

porque estás aquí diciendo que no, que no y que no

y nos haces perder tiempo cuando tenemos 50 casos que valorar".

Hay muy pocos profesionales, un exceso de casos

y muy poco presupuesto.

Esos niños quedan marcados de por vida y esas madres también,

yo he conocido a madres que se han vuelto locas,

pero locas literalmente, de desesperación,

de que le han arrancado a su hijo y no han vuelto a verlo en años,

a veces, hasta que es adulto y pueden volver a contactar con él.

Es muy terrible.

¿Se puede hablar de maltrato institucional?

Sí.

¿Se están respetando los derechos fundamentales

de los niños en España?

Bajo mi punto de vista, no y sobre todo porque los niños

rara vez son escuchados, muy rara vez

y cuando son escuchados, no son muy tomados en consideración.

O se los presupone manipulados o se los presupone mentirosos.

Madrid, Cataluña y Andalucía son las Comunidades con más niños

y niñas tutelados, la llegada de menores no acompañados

ha saturado muchos centros. En Jerez encontramos una residencia

de acogida investigada por un presunto delito

de abandono de menores.

(Música)

Muy buenos días, Amin, ¿qué tal?

Eres miembro de la Asociación Pro Derechos Humanos.

Desde que abrió este centro de menores

vosotros elevasteis una queja ante el Defensor del pueblo.

Sí, prácticamente a los diez días de abrir este centro aquí,

hemos detectado algunas anomalías

y algunas cosas que no funcionaban.

Esto era un antiguo hotel que han habilitado ahora

como centro de protección para menores.

Exactamente

Lo primero que encontrasteis aquí es ventanas con candados.

Las ventanas estaban con un candado y aparte de eso,

cuestiones de higiene, en cuestiones de ropa,

en cuestiones de faltos de todo,

en ningún momento se le ha tramitado ninguna documentación,

en ningún momento han tenido una escolarización,

a través de nuestras quejas se solucionaron algunas cosas,

por ejemplo, como la tarjeta sanitaria.

Se quitaron los candados

y luego siguió funcionando pues prácticamente igual

que al principio. Eso fue al principio, Amin,

pero lo cierto es que a finales de agosto fueron detenidas

dos monitoras y la directora de este centro

por presunto abandono de menores.

Según cuenta la Policía, parece que convencían

a menores para marcharse, les compraban el billete e autobús,

los acompañaban a la estación

y después denunciaban su desaparición,

Según, insisto la Policía, una investigación que está abierta,

por intereses económicos.

De hecho, este centro antes era una empresa,

tenía un CIF y un nombre y luego cambió

con otro CIF y otro nombre, pero con la misma,

exactamente la misma dirección.

Esto está pagado con dinero público,

impuestos de todos los españoles. De todos los ciudadanos españoles

y de la Unión europea también.

Pero lo gestiona una empresa privada.

Buenas. Perdonar que os moleste un segundo.

Es la hora del paseo de los niños, que es día de fiesta

y salen y entran ahora, ¿vale? ¿Está la directora en el centro?

No, estamos yo, que soy el psicólogo y la trabajadora social

y los educadores, ¿vale? Nos gustaría poder hablar con ella

o no sé si podría ser posible visitar el centro.

No.

¿Por qué? Yo no te puedo dar autorización,

eso lo tienes que pedir a la directora,

¿Y hablar con la directora en algún momento?

Tampoco te podría decir, ¿vale? Vale.

Oye y supongo que tú como psicólogo no puedes responder a las quejas

que están surgiendo, Asociaciones Pro Derechos Humanos han presentado

quejas, hay una investigación de la Policía de la directora.

No tengo ninguna autorización ni para comunicar nada,

ni para hablar nada, simplemente deciros eso,

que los chavales van a salir y tengáis un poco de cuidado.

¿Qué tal están los chavales? Pues están muy bien.

Están comidos, están dormidos y están bien.

Vale, muchas gracias, amigo.

Los niños están muy bien, si damos únicamente techo y comida

a estos chicos y cuando terminan los 18 años los tiramos a la calle,

algo estamos haciendo mal entre todos.

Ese señor protestaba diciendo que había que hacerlo

solo con los españoles. La mayoría de la gente no quiere

un centro como este en su barrio.

¿A quién se le ocurre en pleno centro de Jerez,

meter de un día a otro, 70 niños deambulando por la calle?

Es difícil, sin ninguna actividad.

Amin, es la hora del descanso para los chavales,

no los acompaña un monitor, si no que los dejan sueltos

tranquilitos por el centro, ¿no? ¿O qué?

Sí, para que se den una vuelta y tal,

ya que no tienen nada que hacer, al menos esa hora

o un par de horas salen a dar una vuelta.

(HABLA CON ELLOS EN ÁRABE)

¿Cómo estáis? Él lleva un año.

Le he preguntado si tiene algún problema dentro

y me ha dicho que no puede decirlo.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Infancia perdida

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Comando Actualidad - Infancia perdida

24 oct 2019

47.500 menores viven en España tutelados por la administración, 17.000 de ellos están en centros residenciales. Un millar de familias, que ha perdido la guarda y tutela asegura, literalmente, que el Estado les ha robado a sus hijos y reclama más seguridad.

ver más sobre "Comando Actualidad - Infancia perdida" ver menos sobre "Comando Actualidad - Infancia perdida"
Programas completos (498)
Clips

Los últimos 2.876 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios