www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4580442
No recomendado para menores de 7 años Comando actualidad - Embajadores de pueblo - ver ahora
Transcripción completa

Ya están preparando aquí... Preparando la faena.

Esto va para la morcilla.

¿Esta es la sangre?

Un privilegio nacer en las Merindades.

¿Es fácil ser embajador de esta zona?

¡Está chupado!

Yo quiero mucho a mi pueblo.

Presumen de pueblo allá donde van.

Son los mejores anfitriones y luchan para que no desaparezcan.

Has apostado por quedarte aquí. Sí.

Trabajamos por Internet.

Ingenieros, arquitectos, todos

pueden desarrollar su trabajo desde un pueblo.

Esta el año que viene da racimo.

¿Por qué te has propuesto recuperar estas viñas?

Me aburro.

Es un monte cuidado que genera riqueza.

Hay que volver a esto porque no se puede perder.

Yo me vine de la ciudad. Fue toda una aventura

de la que no me he arrepentido ni un solo minuto.

Por 200, 250 euros tenemos una casa de cinco habitaciones.

Es una casa que genera su propia energía.

Prácticamente no tiene consumos.

Necesitas ingresar menos porque aquí gastas mucho menos.

"Embajadores de pueblo",

hoy en "Comando Actualidad".

Que no se pierdan,

que cuando se pierdan los pocos que hay...

Lo que diga él es verdad.

¡Venga, Javi!

(Música)

Por casas abiertas,

así se mide en muchos pueblos la densidad de población.

En Valdespina hay 90 habitantes en invierno.

Pasan del vacío al lleno los fines de semana

y más cuando el cerdo es embajador.

Buenas tardes.

Que ya están preparando aquí el humo, ¿eh?

Preparando la faena.

Madre mía. ¿Qué hacen?

Estamos quitándole al cerdo todas las vísceras

y las entrañas para que quede limpio,

solo lo que es la piel, los costillares y los lomos.

Emilio, eres vecino del pueblo. Sí.

¿Cuántos años lleváis haciendo la matanza en Valdespina?

Esta es la 14 edición ya. ¡14 edición!

Es un evento del pueblo en que, bueno,

aparte de que los jóvenes pueden ir aprendiendo el oficio.

Antes era primordial para las casas, era la despensa de todo el año.

Pues aparte de eso, es como una fiesta más

en la que logramos juntarnos más gente.

Estoy viendo que el señor del cuchillo tiene experiencia.

Muchos años lleva, sí. ¿Este señor es de Valdespina?

Este señor sí. -Nacido, criado y comido.

Engordado y comido.

En todas las matanzas que hay en el pueblo,

no solo en esta que es popular, está de maestro...

De matarife. De matarife.

Pero este cerdo no lo matan aquí. No.

No, se mata en la misma granja.

Está ya certificado por el veterinario y todo correcto.

Juventino. Dígame.

¿Cuántos cerdos ha matado usted en su vida?

En mi vida muchos no porque no es mi profesión.

¿A qué se dedicaba usted? Yo he hecho de todo en la vida.

Y bueno es saber de todo.

Sabiendo de todo no tienes que preguntar. ¿O no?

Ahora lo vamos a pasar aquí a la escalera.

Ahí va. -Girad. Espera, que giren allí.

Venga.

He hecho de todo... -¿Un poco más?

Estáis limpiándolo porque el cerdo no se puede embuchar

ni se puede comer hasta que no le pase el frío.

Exactamente.

Y esta noche estaremos a una temperatura

de menos cuatro o menos cinco, con lo cual...

No hace falta nevera. Ni cámara frigorífica ni nada.

¿Por qué es importante que pase esta noche al raso, al frío?

Porque la carne y las grasas tienden a compactarse más.

Esta fiesta hace que venga mucha gente al pueblo.

Hombre, claro. Los principales son los del pueblo,

pero si tú mañana quieres venir o los del pueblo del otro lado,

para eso se hace, para todo el que quiera.

¿Para que no se pierdan las costumbres también?

Exactamente.

Así no se llora, ¿eh?

Sí se llora. Sí se llora también. Sí, sí.

¿Cuántos kilos de cebollas van a pelar ustedes hoy aquí?

Hemos pelado 45. ¿Y con eso qué van a hacer?

Morcillas mañana y todas se comen.

Todas se comen en un día.

Usted es la mujer de Juventino y la suegra de Emilio.

Sí.

Carmina, qué fuerza tiene usted.

Hola. La nieta.

Esta es mi nieta, la hija de Emilio.

La hija de Emilio. O sea, esta niña vive en el pueblo.

Ya no hay más. ¿No hay más niñas que ella?

No, mi prima y mi hermano. Sois tres en el pueblo.

Y luego hay otros dos que son más mayores.

¿Estás aprendiendo para hacer la matanza cuando seas mayor?

Sí, ya he hecho yo las matanzas. ¿Ah, sí?

He hecho morcillas. ¿Sí?

Con esto hacemos unas flores para los cerditos,

chicharrones los llaman en algunos sitios.

¿Esto qué es? Esto es la tela,

esto se echa a la morcilla.

Es el alma del cerdo.

Para el resquemo del chichurro de las morcillas.

Para el resquemo del chichurro de las morcillas.

Aquí son todos embajadores del pueblo por lo que veo,

quieren que su pueblo esté en lo más alto.

Sí, claro, que no se nos pierda.

Somos pocos, pero no queremos que se nos pierdan las costumbres.

Mientras podamos y venga esta otra juventud.

Si quiere hacerlo. Está difícil, Carmina.

¿Cómo hacemos para que no se pierdan las costumbres?

Pues qué sé yo, tendrían que entrar ellas ya

en vez de nosotras que ya tenemos una edad.

¿Qué pasa, que no entran? Pues no.

¿Por qué no entran? Porque no les gusta mucho.

Les gusta comerlo, pero no les gusta trabajarlo,

porque hay que trabajarlo.

¡Agárrate atrás, agárrate atrás!

¡Agarrad! -¡Pero no puedo!

Ya está, ya está.

¿Y dónde lo guardáis? En el edificio de usos múltiples,

en el consultorio del médico.

Usos múltiples. -A ver, ya.

Hay más gordos que el cerdo.

Hasta mañana a mediodía aquí pasará la noche.

(Música)

Buenos días, Emilio. Hola, Silvia. Buenos días.

Hacéis fuego en el suelo de las casas.

Claro, este es el sistema tradicional de calefacción

que tenemos en la mayoría de las casas del pueblo.

Esto que estoy haciendo se llama enrojar.

Todas las casas tienen hecha esta trampilla

y en el subsuelo... En el subsuelo se arma la hornacha,

hay una habitación, un salón, un cuarto de estar que está hueco

para poder meter la leña y prender.

Siempre habrá una zona, sobre todo la que está

justo encima donde he metido la leña, que hay un calor tremendo,

que es lo que llamamos la gloria. La gloria.

La gloria. Los días de frío, cuando llegas aterido de la calle,

entras y estás en la gloria. (RÍE)

Hola.

Estáis ahí en lo más calentito de la casa, ¿no?

A ver que yo lo vea. Dice vuestro padre

que se está en la gloria. Ya te digo, Pablo.

Aquí se está bien, ¿eh?

Pablo. Inés, que te vimos ayer en la matanza,

¿y esta niña también es del pueblo? Sí.

¿Sí? Ella viene los fines de semana.

Mari Carmen, eres la mujer, la esposa de Emilio.

Sí. Sois de los convencidos del pueblo.

Sí, aquí estamos felices los cuatro.

Un pueblo a diez minutos de Palencia que cuando queremos ciudad,

pues coges el coche y en diez minutos la tenemos.

Los niños van a un colegio aquí cerca,

viene un taxi a por ellos, solo van tres.

Porque aquí no hay colegio. Claro.

Una vez que se van al cole, pues uno al trabajo

o lo que tengas que hacer. ¿Tú trabajas?

Trabajo cerca de aquí, en Los Olmillos,

en una planta de reciclaje de residuos de la construcción.

La dificultad de los pueblos es encontrar trabajo.

Nosotros estuvimos trabajando fuera durante cinco o seis años,

estuvimos en Burgos de Osma,

pero siempre con la idea

de si nos salía algo por aquí, volver.

Se dio la oportunidad y nos mudamos.

Está tirando perfectamente.

¿Y esa poquita de leña te aguanta todo el día?

Tú lo has visto.

Si me quisiera quedar aquí a vivir, ¿cuánto tendría que pagar

por una casa? ¡Buenos días! Buenos días.

Pues casas de segunda mano,

que ya están habilitadas,

que yo sepa últimamente se ha vendido alguna

sobre los 70 000 euros. 70 000 euros.

Para entrar a vivir. Sí, para entrar a vivir.

¿Soco? -¡Ah, pasad!

Pasamos. Buenos días.

Pasen. -Esta es una casa de toda la vida.

-Esta sí que es de pueblo, pueblo. Está un poco retocada.

Socorro, ¿cuántos años tiene esta casa?

Ay, pues no lo sé, pero 150 o 200. ¡150 o 200!

No lo sé. Mira, habitaciones de tarima.

De tarima de las de antes. Sí.

¿De las de tus antepasados? Sí.

Aquí tienes los chorizos. ¿Haces matanza tú?

Sí, sí. Y los está secando al fresco.

Mira cómo están. ¿Qué te parece? Esto es de este año, claro.

Sí. ¿Cuándo los vas a quitar?

Seguramente que mañana.

A esto lo llamáis panera. Panera.

Por el grano. ¡Ah!

Aquí antiguamente se metía el grano. Así se curan los chorizos,

al fresco de la montaña palentina. Sí.

Hace frío en esta zona, ¿eh? Sí.

Paula, ¿tú también vives aquí? Yo sí.

Quedaste que ibas a ir a mi casa. (RÍE)

Yo soy de aquí, pero no vivo aquí. ¿Tú no vives aquí?

¿Por qué no vives aquí? Porque me casé en otro pueblo

con un agricultor y me fui a vivir a otro pueblo.

Anda. Pero vengo cada domingo.

¿Quién quieres huevos?

Pues mira, estamos aquí empezando ya.

Hola. Hola. Buenos días.

¿Qué tal? Muy bien.

Huevos de gallina de aquí, de Valdespina.

Lo que habéis visto, sí. Hechos a la brasa.

Sí, es una sartén con patas. Ajá.

¿Y esto quién lo paga? Emilio, ¿quién paga la fiesta?

¿Quién paga el cerdo? El cerdo lo paga el ayuntamiento.

Pero el almuerzo es de lo que baja cada uno.

Es usted la madre de Emilio. ¿Cómo se llama?

Yo Rosario. Rosario.

¿Cuánta gente viene del pueblo a esta fiesta? Son ustedes vecinos.

Muchas, ¿eh? Y si están a la noche, ya verán la gente que viene

a la hora de comer. Y gratis.

Y gratis, eso.

Por eso que de lo que no cuesta, se llena la cesta.

Vale, creo que ya he hablado bastante. Busca a otra.

Tú eres uno de los convencidos del pueblo.

Sí. Estudiaste Derecho.

En Valladolid. Estuviste fuera.

Sí, estuve trabajando cinco o seis años fuera.

¿Por qué quedarse en el pueblo, Emilio?

Pues... Es que lo llevas un poco en el alma.

Es tu forma de vida.

Sabes que los pueblos están muriendo.

Es una situación compleja porque muchas veces

es la pescadilla que se muerde la cola.

Hay poca gente, menos servicios;

menos que te quieres venir.

Y quedarse muchas veces es cuestión de romanticismo.

Los niños los vas criando, los vas metiendo en un ambiente...

En el que te criaste. Te criaste de pequeño

y les estás transmitiendo todo eso.

Y ahí quizá está un poco el futuro de los pueblos,

en poder transmitir a los pequeños lo que es ser de aquí y vivir aquí.

Lo que pasa es que con el arroz no sé si nos va a caber.

Cebolla para las morcillas. Sí, cebolla.

Ahora te contamos todas las cosas que lleva,

que lleva nueve cosas las morcillas. Caray.

Pon más picante. -Hombre, picante hay que poner.

Yo creo que vale, ¿eh?

Pimentón, cebolla, arroz, ¿qué más lleva?

Hemos echado ya... Orégano.

Manteca. Mira, esta es la sangre del cerdo.

Si echas mucha, se ponen muy duras.

Y si echas poca, no saben a nada.

¿Sabes qué? Que cada una, haces la misma receta...

-La hacemos de forma distinta. -Unas veces sale con más sangre.

-Bueno, parecidas todas. -Así ya.

¿Cuántos kilos de morcilla van a salir?

40 kilos.

Saben que muchos pueblos, la mitad de los pueblos españoles

se están quedando vacíos. Sí, todos.

Lo sabemos y lo sufrimos. ¿Lo sufren?

Es que una cosa es hablar de un pueblo y otra padecerla.

Pasarte aquí el invierno entero, que se escucha el silencio.

En el medio rural el trabajo para los jóvenes,

los cuatro agricultores que se quedan,

pero como las mujeres trabajan, viven en la ciudad.

Ahí está el cerdo que ha pasado toda la noche

en el consultorio médico.

Por si se ponía malo.

Yo lo veo recuperado. Ya se ha recuperado, ¿eh?

Ahí estamos.

¿Qué está haciendo? Echarle manteca.

Manteca. Mira, ahí está quitando palicos.

Preguntabas por qué se helaba.

Sí. Si no estuviera frío,

esto no saldría. -No sale.

Porque estaría blandito y no se separaría.

Esto va para la morcilla. Ahora lo pican y va para la morcilla.

Yo he conocido aquí unos 500 habitantes.

120 casas abiertas es una media de cuatro y algo...

En el año 31 había 632 habitantes en Valdespina,

que se contaba por feligreses.

¿Qué hacemos para que la gente vuelva al pueblo?

¡Ja! ¿Qué hay que hacer?

Trabajo. ¿Cómo?

Trabajo.

Tú has apostado por quedarte aquí. Sí.

Yo he trabajado en otros sectores. ¿Qué hacías?

Trabajaba en una fábrica de alimentación.

La fábrica cerró y, bueno,

al final para mí fue la primera opción desde el principio.

Volver al pueblo, a la agricultura. Sí.

¿Estás contento? Sí.

¿No es difícil? A ver, no es difícil...

Si lo has vivido desde pequeño y lo has visto siempre

es mucho más fácil adaptarte.

La gente que quiere venir al pueblo para montarse una vida idílica...

Idílica.

Yo creo que la realidad es otra cosa.

Creo que si vienen con ilusión, bienvenidos sean,

pero es complicado.

Estos sí que son chorizos ecológicos.

Otra vez.

Ya estáis embutiendo la cebolla. Sí.

A las órdenes de las capitanas,

nosotras somos novatas.

¿Tú también te has quedado por aquí en el pueblo?

Me he hecho una casa en el pueblo, una segunda residencia.

Siempre he vivido aquí, me he criado aquí.

Surgió la opción, el ayuntamiento planteó unas facilidades

de un terreno que urbanizó en la parte de atrás.

¿Cuánto habéis invertido para haceros esa casa en el pueblo?

En el terreno hubo muchas facilidades.

Un terreno de unos 500 metros cuadrados

nos salió por 3000 y pico, 4000 euros.

Eres hermana de Emilio. Sí, hermana de Emilio y de Raúl.

Estáis tirando de la juventud del pueblo.

Pues sí, todos tiramos.

Todos nos hemos criado aquí y ahora que nos hemos reproducido,

pues esperemos que los niños vivan esta convivencia que tenemos

que creo que es especial.

Pocos pueblos creo que estén tan unidos

y ahí radica un poco la peculiaridad de este pueblo.

Os habéis convertido un poco en embajadores del pueblo.

Allá donde vais... Metemos la baba con mi pueblo.

En mi trabajo los tengo mareados. "Porque en mi pueblo;

porque hacemos; porque en verano; porque la torre". Sí.

No vamos a volver a ver una vida como la infancia que yo tuve aquí,

pero, bueno, si en momentos puntuales el verano se mantiene,

las tradiciones no se pierden, vamos cogiendo un poco el relevo

porque esto va aumentando de edad, pues es el momento, ¿no?

Nos ha tocado y hay que tirar.

(Música)

Mira, esto es lo que te comentaba del ayuntamiento.

Este terreno se urbanizó, todo esto eran huertas.

Esta es de una prima que vive en Santander.

Esta es de Pepe y Rosa, que los has conocido,

que iban a construir... Aquí se ha construido.

Este es el vecino que está construyendo.

Esta es mi casa, la vamos haciendo poco a poco.

¿El hecho de que hayáis podido optar a una parcela más barata

os ha animado? Sí.

También poder tener un espacio porque, lo que te comentaba,

hay muchas casas viejas en el pueblo,

pero suelen ser de tres, cuatro familias.

Unos terminan una parte; otros no venden.

¿A qué te dedicas tú, Chari? Trabajo en una empresa

de tratamientos de residuos, en el Departamento

de Calidad y Prevención. ¿Y tu marido?

Mi marido es conductor.

¿Venís todos los fines de semana? En verano vivimos aquí.

Esto es el teleclub de Valdespina. Sí.

Este es el centro neurálgico del pueblo.

El día que esto se cierre es un problemón

porque no tenemos donde reunirnos. Estoy viendo ahí, Emilio:

"La foto del verano: Mi pueblo es el mejor".

Sí. ¿Cuántas veces habéis ganado?

Tres primeros, dos segundos.

Y un tercero. -Un tercero.

El primero que ganamos fue este.

"La Alianza"... -"De Civilizaciones Interestelares".

40 años del hombre a la Luna.

"Las Meninas" para nosotros fue... -Éramos el pueblo de "Las Meninas".

-Nos quedamos segundos.

Esta es buenísima, Michael Jackson. -Recreado.

¿Es real? Sí, existe, es el antiguo cementerio.

¿Alguna de ellas eres tú? Sí, soy la novia de Michael Jackson.

¿Y tú, Emilio? Yo soy el que sale de la tumba.

Corro la lápida.

Vamos a ver esa de ahí.

Nos vestimos todas de novias y del solterón, Julio,

corriendo detrás de él. Es un signo de despoblamiento.

"Ay, seguro que este no se casa".

Bueno, pues era darle ahí un puntazo.

(Pájaros)

¿Esta es la escalera de la famosa foto?

Sí.

Las bases del concurso dicen que hay que aprovechar

entornos y lugares típicos del pueblo, simbólicos.

Esa es la iglesia que se ha quedado sin torre.

Esa es. -Efectivamente.

La iglesia está un poco... -Derrumbada.

Estamos luchando para levantar una nueva torre

porque lamentablemente reconstruirla no va a ser posible.

¿Dónde estaba la torre?

La torre estaba aquí. -Al final del callejón.

Aquí se levantaba la silueta y daba identidad al pueblo.

Eso es la base de la torre. -Se nos quedó así.

De repente nos levantamos a finales de agosto del 2012

y nos quedamos un poco a medias.

La solución fue derribarla.

Estamos hablando de una torre del siglo...

XIII, XIV. ¡Del siglo XIII!

XIII o XIV aproximadamente.

Y queréis... Levantar una torre

porque Valdespina no se puede quedar sin su seña de identidad.

¡Que venimos a las alubias!

¡Unas caerán! -¡Sí, hombre!

Y estas son las bodegas que tenéis construidas

en la ladera de la montaña. Se aprovecha la ladera de la montaña

para horadar y hacer ahí la cueva, digamos,

donde se almacena el vino.

¡Ahora que caigo, no comí ni uno!

¿Ahí van las alubias? Llevo las alubias.

Mi tío le echó muchas horas forrando las paredes de piedra,

porque si no, sería solo tierra.

¿Cuántas bodegas hay como esta en Valdespina?

Donde se hace el vino hay unas cuantas docenas.

Y aquí al final tenemos el lagar, donde se hace el vino.

Si quieres un vinillo... ¿Es suyo?

¿Lo ha hecho usted? Hombre, claro.

Pues habrá que probarlo.

¿Este es de este año?

No. ¿Del año pasado?

De este año no va a haber vino. ¿Por qué?

Porque no se puede ni beber. ¿Y eso?

Vino muy malo. Entre sequía, hielo y plaga de conejos.

Por los embajadores del pueblo. Que no se pierdan,

que cuando se pierdan estos pocos que hay,

ya adiós que te quiero vida.

(Música)

(Música)

Situado al norte de la provincia de Burgos,

14 pueblos se asientan en el Valle de Valdivielso.

Un paraíso para sus 400 vecinos

que reivindican su cultura, naturaleza y su patrimonio

y que ven un futuro esperanzador en la vida rural

a través de la memoria de los pueblos

y del valor de lo pequeño.

(Música)

Buenos días. Aquí estamos, en Radio Valdivielso un día más,

en "El poder de lo pequeño".

Hoy es un día de esos soleados y de esos fríos.

El sol de invierno que no calienta, pero que anima siempre el corazón.

Muy buenos días, Jokin Garmilla. Aquí estamos.

¿Cómo estás? Encantado de saludarte. Encantado de recibirte

por nuestra pequeña radio. Embajador del Valle de Valdivielso

a través de las ondas. Pues sí, la verdad.

Algo que no pensábamos que iba a suceder;

nos hemos convertido en un referente del valle

y de alguien del valle. Y hemos atraído a mucha gente.

Hemos descubierto a gente que pasaba

y que habría pasado de largo sin conocernos.

Han sido también parte de las familias del valle,

se han colado en todas las casas del valle.

La gente del pueblo se ha despreciado durante años,

fueron vistos como los que se quedaron en el pueblo,

los paletos, los que no sabían y era un error.

Si algo he hecho en estos años en el pueblo es aprender,

aprender de la gente mayor.

Tenemos una emisora comunitaria, una emisora que gestiona

una asociación sin ánimo de lucro; una emisora sin publicidad;

una emisora que no está al servicio de nadie

y una emisora que tiene siempre la puerta abierta.

Igual que has entrado tú y te has sentado a mi lado,

cualquiera, del valle o de otro lugar del mundo, puede hacerlo.

Puede ser un japonés, como nos sucedió una vez;

puede ser el vecino de abajo que viene a criticar

una cosa que funciona mal.

Radio Valdivielso vive, existe gracias a los más de 500 socios

que a lo largo de este año han pensado que es algo importante

aportar 30 euros anuales para pagar la luz, Internet,

los aparatos y para pagar un sueldo que me permite a mí vivir

de eso que siempre quise ser, periodista.

Hoy en nuestra página web recuperamos nada más y nada menos

que esa historia relacionada con aquellas bodas de oro.

Paula y Josechu, que hoy son sexagenarios,

eran solo unos niños.

Jokin, ¿tienes como casi todos pasado urbano o no?

Sí, soy la persona más urbana que te podrías imaginar.

¿Y qué hacías antes, dónde trabajabas?

Antes trabajaba en una multinacional discográfica.

Hacía promoción y marketing. Mi casa tiene historia, sí.

Tiene una historia bonita, pero también dura.

Contarlo queda muy bien: "Me he hecho mi casa".

Un proyecto de autoconstrucción junto a un amigo, mi cuñado.

¿Qué pasa? ¿Cómo estás?

¿En qué andas?

Mira, aquí con los números.

¿Qué estás haciendo?

Pues un encargo.

Marta, muy buenas. Hola.

¿Cómo estás? Muy bien.

¿Trabajando? Sí, un poquito.

Un poquito.

Hago artesanía y estoy haciendo un pedido

de unos numeritos para las casas.

Nuestros hijos ya son universitarios algunos

y han pasado la mayoría de su vida en esta casa, 19 años.

Cuando hicimos la casa, esto que veis aquí, estos pies,

bueno, estaba tirado en una cuneta de la carretera

y recuperamos estos cuatro puntos de piedra.

Va apoyado un horno. Bueno, es el reflejo también,

es algo muy orgánico.

Aquí Pedro tenía dos años, aquí tenía tres años.

Y aquí está en el 2014.

No te lo he preguntado, pero tú eres el alcalde.

Sí. Vida política.

Desde hace dos años soy el alcalde de Valdivielso.

Nadie discute que hay que destinar fondos

para que el águila perdicera no desaparezca,

sin embargo cuesta más plantearles que hay que invertir también

para que los rurales, los que vivimos en los pueblos

sigamos viviendo en el pueblo.

(Música)

(Campanadas)

En el nombre del Padre, del Hijo, del Espíritu Santo.

Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo,

el amor del Padre y la comunión del Espíritu Santo esté con vosotros.

Habían sido perseguidos por los fariseos...

(Música)

Juan Miguel, buenos días. ¿Qué tal estamos?

Muy bien. Sacerdote. Sí.

Por lo tanto, embajador de la Iglesia en esta comarca,

la de Valdivielso. Sí.

Una comarca más amplia que la de Valdivielso.

¿Cuántos pueblos llevas? 45.

¿Solo? Solo.

Son pueblecitos muy pequeños.

El pesimismo en el mundo real no debería existir.

O sea, hay que ser capaz de hacer un buen análisis

de la realidad en la que vivimos y aprovechar lo bueno

y de fijarnos en la gente que está pidiendo

y en las posibilidades de otras personas que puedan llegar.

Que podamos tener problemas de sanidad o de educación...

Servicios que faltan. Sí.

Pueden ser los problemas que haya.

Pero ¿qué es hoy día una hora de camino?

Estamos a una hora de Burgos, a una hora de Bilbao.

(Pájaros)

Aparte de los 35 000 km que haces al año,

de las misas que recorres en estos 30 y pico pueblos,

algunos te llaman "el cura obrero".

¡Bueno!

No sé si a tanto llegamos, pero sí que llevamos

bastantes arreglos en iglesias.

Rioseco tiene algo especial.

Al final es un monasterio que desapareció

en la desamortización de Mendizábal.

Y, bueno, el despueblo, el abandono

parece que le habían condenado a desaparecer, ¿no?

Para mí esta es una de las mejores pruebas

de que cuando la gente es capaz de unirse, de vincularse,

de luchar por lo suyo,

se pueden sacar proyectos bonitos adelante en el mundo real.

Buenos días. ¿Cómo están? Buenos días.

Buenos días. -Muy bien.

Esto era inaccesible, estaba cubierto por zarza

y no se podía acceder. ¿Sí?

Estaba derruido; estos muros estaba tirados.

Sí, ha cambiado mucho.

Esto es parte de la historia de esta zona,

es fundamental tener esto en condiciones;

que la gente lo conozca y pueda disfrutarlo.

Claro.

El verano pasado 6000 personas estuvieron visitando esto.

Sí, y cada verano es cada vez mayor la afluencia de gente.

La vida del pueblo puede dar para muchas cosas.

La ganadería y la agricultura son el sustento principal

del Valle de Valdivielso.

A pesar de estar en grave riesgo de desaparición,

la labor de los pastores de la zona

ha permitido que el oficio no desaparezca

y aún hoy se puedan ver las ovejas en los montes burgaleses.

(Música)

Buenos días. ¿Cómo está? Muy bien. Aquí estamos.

Encantado de saludarle. Es un placer.

Pastor. Pastor.

De muchas generaciones en el Valle de Valdivielso,

en las Merindades. Exactamente.

La cuarta generación de pastores.

¿Para ti qué significan las Merindades,

Valdivielso y ser embajador de esta tierra?

Para mí es un privilegio haber nacido en las Merindades

y sobre todo en Valdivielso.

Aquí llegó a haber hasta 3000 cabezas en este monte

y siete pastores.

Los alcaldes cedieron estos terrenos.

Vino el ICONA, lo planto de pinos, son 900 hectáreas donde se pastoreaba

y eso supuso en el año 55 que la gente se marchara.

Estos paisajes que estamos viendo y disfrutando,

los han creado los ganaderos, los pastores, la gente.

Aquí lo que hemos hecho ha sido adaptarnos al medio.

(SILBA)

¡Venga!

Muy buenas. Buenas.

¿Cómo estamos? Hoy sudando.

¿Sudando? ¿Y eso por qué? Llevo andando desde la mañana.

¿Ah, sí? He andado casi 20 km,

diez de ida y diez de vuelta.

¿Eres el mediano, el pequeño? ¿Leandro es el mayor?

Leandro es el mayor y yo soy el cuarto.

¿Sí? Y toda la familia dedicada a esto.

Toda la familia. Esto es una herencia.

Esto hay que llevarlo en la sangre.

Para coger esto, "tú tener que estar enfermo".

¿Sí? ¿Y eso por qué? Porque si no, no lo coges.

Chiqui, sube.

Intuyo, Leandro, que esta es tu oficina

y la de ahí es tu casa. Sí.

Es un valle geológicamente perfecto, atravesado por el río.

De los 14 pueblos, desde aquí se ven 11.

Se están perdiendo muchos terrenos que podían estar ocupados.

Estos montes están totalmente desaprovechados.

Pero claro, hay que venir y recibirles.

Este es un monte cuidado que genera riqueza.

Creo que en el siglo XXI nos debemos dar cuenta

de que hay que volver.

Hay que volver a esto porque no se puede perder.

(Balidos)

Los animales cuando van a parir se bajan del monte

y se estimulan durante 25 o 30 días

que es el periodo que cuesta en sacar un cordero lechal.

Este es el cordero, es el ejemplo del cordero.

Sí.

El cordero lechal de Burgos de toda la vida.

Esta es una raza que han creado los propios ganaderos de la zona,

es una raza de la zona.

Sobre una base merina se mezclaron razas churras y del país.

Quiere ir con su madre. Quiere ir con su madre.

Sí, sí.

(BALAN)

Nosotros producimos los alimentos,

producimos los quesos, los forrajes.

Así controlamos lo que comen los animales.

Por cierto, se están llevando muchas de estas ovejas a Arabia.

¿Sí? Sí, es verdad.

Para lo del kebab y todo eso,

de Burgos están saliendo muchas ovejas.

Una oveja vieja que antes no querían, que te daban dos o tres euros,

ahora te pagan hasta 30.

Hay un exceso de jabalíes, cosa que nunca ha pasado.

¿Sí? Sí, es impresionante.

Los grandes perjudicados son los perros.

Se enfrentan a ellos, claro, ellos tienen que defender al rebaño.

Es una cosa que nunca ha pasado y bueno.

También asumimos que forma parte de nuestro trabajo.

(Música)

Hemos hecho un recorrido de 19 km en continuo descenso,

desde la localidad de Soncillo hasta Puentedey.

Perdón que interrumpa. Qué bien hablas, Josu.

Encantado, ¿cómo estás?

De "Comando Actualidad".

Cuéntame. Guía experto de las Merindades,

del Valle de Valdivielso y por supuesto

embajador de esta naturaleza, te dedicas a enseñarla.

Exactamente. Mostrar las Merindades para mí

es un lujo y por supuesto un placer.

¿Es fácil ser embajador de esta zona?

¡Está chupado!

Solo tienes que dejarte llevar.

¿Es la primera vez que visitáis esto?

(TODOS) Sí.

Esto es para ir y seguir volviendo año tras año,

o sea, estandarizarla.

Esta es la entrada natural al Valle de Valdivielso.

Estamos prácticamente en la frontera sur de las Merindades.

El río que va a dar nombre a la Península Ibérica, Íbero.

Tenemos el Ebro a nuestros pies.

En Europa tenemos dos regiones,

en una hace más frío y llueve más, la llamamos atlántica,

y la otra es la mediterránea.

Aquí puedes encontrarte especies mediterráneas,

como el pino resinero, los enebros. Sí.

Una serie de vegetación estrictamente mediterránea,

pero mezclada con robles, hayas, fresnos, tilos.

Aquí estás en la zona de transición donde Europa se funde en un abrazo.

Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal? Con la TVE. -¡Hola!

Hemos dejado... -La cascada para que la veas.

Nos han dejado preparado todo, ¿no? Sí, sí.

Está todo en orden. Hay agua, ¿no? Porque ha llovido.

Sí, está abierto, luego igual cierran,

pero hay que aprovechar y verlo.

¡Lo que diga él es verdad!

¡Venga, Javi!

Ahora tenemos un arroyo que se va a precipitar

en una cascada muy bonita y es el sitio, vamos a decir,

más pintoresco de todo Valdivielso.

Si te fijas, ¿a qué letra se asemeja?

Podría ser una V. Efectivamente.

Cuando veas este tipo de desfiladeros,

son desfiladeros fluviales, es decir,

la ha excavado un río.

Pero si a diferencia de la V, tuviéramos una U,

eso lo habría excavado la lengua de un glaciar.

¿Cuántos años llevas viviendo por aquí?

Yo me vine de la ciudad en el año 86.

Fue toda una aventura

de la que no me he arrepentido ni un solo minuto.

Decidí venir aquí. Estoy rodeado de lo que me gusta,

el medio natural, y en el devenir de la vida he ido dando tumbos

hasta lo que hago hoy.

La mayoría de la población, de España no, del mundo es urbana.

Entonces vienen aquí, pero yo trato desde el principio poner freno

y apelar a la emoción.

Vamos a escuchar diez segundos el rumor del agua.

Hecho.

(Rumor del agua)

Te lo cambio por el ruido de la M-30.

¡Esa para ti! Te la regalo.

(Pájaros)

A pesar de que Castilla y León es una de las comunidades

que más habitantes perdió en 2017, no son pocos los jóvenes

que intentan emprender un futuro en el Valle de Valdivielso

para alejarse de la gran ciudad.

Sí, mira.

Jaime, Daniel y María. Sí.

Trabajáis como cooperativa. Eso es.

Somos 12 amigos que decidimos venirnos de la ciudad

al Valle de Valdivielso para montar una cooperativa.

Tenemos estas huertas donde producimos verduras ecológicas

que luego distribuimos entre 26 familias;

tenemos un grupo de consumo al que le dejamos

cinco kilos de productos a la semana.

Para mí el campo significa la vida. Todos somos hijos del asfalto,

todos hemos nacido en Burgos. Vivir en la ciudad

en muchos casos no es compatible con un proyecto de vida digno.

Por los bajos sueldos, los altos alquileres.

¿Os acordáis de lo que pagabais de alquiler en Burgos

y lo que puede costar viviendo aquí?

Se nota la diferencia evidentemente.

Sí, yo qué sé, es más o menos la mitad.

Por 200, 250 euros

tenemos una casa de cinco habitaciones,

un taller para trabajar la madera.

Venga.

Muchas gracias.

Hola, Pilar. -Hola, ¿qué tal?

Te traigo una cesta con productos de la huerta.

Muy bien.

Yo me he venido de la ciudad y estoy encantada de la vida.

¿Sí? ¿Cuánto llevas? Llevo dos semanas.

Ah, dos semanas. Dos semanas.

Me lié la manta a la cabeza y dije: "Me voy al pueblo,

ahí os quedáis todos".

Buenas.

(CONVERSAN)

Muy buenas.

Que aprovechen. Gracias.

Vengo persiguiendo la gastronomía de esta zona.

¿Qué se come por aquí?

Chorizo, queso, empanada.

Estábamos preguntándonos qué tiene este valle

que por iniciativa y proyectos hay mucha gente viniéndose para acá.

Principalmente que está muy cerca del norte

y mucha gente del norte viene por aquí.

Si te asomas un poquito, dices: "No se está tampoco mal".

(Música)

Un pueblo segoviano, tres vecinos como únicos habitantes

y 200 000 euros que han puesto de su bolsillo

para atraer a nuevos vecinos.

Quieren que su pueblo, Vellosillo, no desaparezca.

La iniciativa es pionera en España.

(Música)

Tenemos tres huevos aquí.

Vamos a dejárselos a ver si empieza a engancharse alguna gallina.

Jorge, Ruth, ¿desde cuándo vivís aquí?

Vivimos desde hace cinco años. Cinco años.

¿Qué le lleva a uno a venirse a vivir a un pueblo

tan pequeño? Primero que tenemos las reces aquí

y segundo que queríamos vivir con más calidad de vida

que en Madrid, que Madrid es insoportable.

Sois tres vecinos, pero ahora queréis ser más.

Sí, eso intentamos.

Vamos a dar de comer a la cerdita,

a Ildefonsa III. ¿Ildefonsa III le habéis puesto?

Oye, ¿cuánto pesa? 200 kilos.

200 kilos, madre mía.

¿Y vosotros vivís de esto? No solo.

¿Qué hacéis más vosotros? Trabajamos por Internet,

es otra de las ventajas que tenemos, que nos ha permitido

venir a vivir al pueblo, aquí hay un Internet bueno.

Ahora mismo hay millones de personas trabajando por Internet en España.

En vuestro caso sois asesores fiscales.

Necesitas ingresar menos porque aquí gastas mucho menos.

Mucha gente vive en la ciudad

porque las oportunidades profesionales están allí.

Queremos ser capaces de generar innovación

y que haya puestos de trabajo de calidad,

puestos de trabajo de futuro en los pueblos.

De hecho el fondo está prácticamente asignado,

tenemos ya preseleccionados cinco proyectos para invertir.

Cinco proyectos cada uno de ellos increíblemente innovador.

Habéis puesto entre todos 200 000 euros más o menos.

El dinero se va a ampliar en los próximos dos años,

se van construyendo estos proyectos.

En lugar de Letras del Tesoro que están al 0%,

la bolsa o los pisos que dan mucho miedo porque están muy altos,

pues en economía real, en negocios que se montan

en el pueblo, en negocios sostenibles y de largo plazo.

¿Os habíais imaginado hace unos años todo esto?

No planificado, pero sí queríamos cambiar de vida y venirnos aquí

y poco a poco lo fuimos organizando para venirnos.

¿Qué vinculación tenéis con Vellosillo?

Mi padre fue uno de los muchos vecinos

que en los años 50 se fueron a vivir a Madrid

buscando otras oportunidades y siempre hemos venido al pueblo.

No sé qué tienen las flores,

llorona,

las flores del camposanto,

que cuando las mueve el viento, llorona,

parecen que están llorando.

Te voy a enseñar ahora mismo un prado comunal.

Ajá. Estos prados,

en las comunidades de los pueblos

se dejaban para alimentar al ganado.

De los siete prados comunes que hay en nuestro pueblo,

tres los hemos puesto en marcha.

Vivís tres todo el año, pero sois muchos más

porque tenéis una asociación de vecinos.

Sí. Somos 170 socios en la asociación.

Que son hijos, nietos... Hijos y nietos

de la gente que vivió aquí y nació aquí hace tiempo.

Y por supuesto necesitamos a todo el mundo para tirar del carro

de lo que intentamos hacer.

Esta es vuestra casa, ¿no? Esta es nuestra casa.

Pasa. Muchas gracias.

Es una casa que genera su propia energía

a través de placas solares, no está conectada a la red eléctrica.

La casa está cerrada al norte, está abierta al sur.

En redondo capta mucho mejor los rayos solares.

Es una casa que recoge agua de lluvia.

Es una casa que prácticamente no tiene consumos.

Te permite tener lo básico, energía, agua,

y en nuestro caso además que tenemos granja,

o sea alimentación, a un coste muy bajo.

Gracias.

Os presentamos a Álvaro, nuestro hijo.

A Celia, su novia. Muy buenas.

Y Marina. Viven en Madrid. Vivís en la ciudad, Álvaro.

Cuando tus padres te dijeron que se venían a vivir a este pueblo,

¿qué te pareció la idea? Siempre les he apoyado

y, bueno, me pareció bien la idea. Sí.

Así yo he tenido más autonomía estos años.

¿Tú vendrías a vivir aquí o no?

De momento lo tengo pensado a largo plazo.

Creo que es bueno que trabaje en otros sitios,

que viaje y que tenga experiencia en muchas otras cosas.

Y luego ya si decide venirse, porque quiere, lo hará.

¿De qué se puede vivir aquí en Vellosillo?

Desde un pueblo se pueden hacer muchas cosas

que ahora mismo se hacen desde la ciudad.

Diseñadores gráficos, ingenieros, arquitectos.

Toda esa gente puede desarrollar su trabajo desde un pueblo.

Aparte, también en un pueblo se pueden montar negocios

relacionados con la agroecología, con la ganadería ecológica;

se pueden montar negocios relacionados con el turismo.

Habéis creado un fondo de 200 000 euros.

¿Cómo funciona eso? Es decir, yo vengo y os digo:

"Quiero venirme a vivir aquí, quiero montar un negocio

y quiero vivir aquí".

La gente que sí veamos que tiene más posibilidades de encajar

con la idea de lo que estamos construyendo,

empezaremos a trabajar mano a mano con ellos

para describir y definir un plan de negocio

que permita con garantías ponerlo en marcha.

La vecina tiene una gotera.

Tú formas parte de la última familia que vivió

en el pueblo. Sí, sí.

Mis padres fueron los últimos que migraron aquí en el 1976.

¿Qué supone para ti este pueblo? Uy, yo quiero mucho a mi pueblo.

Cuando hablo de mi pueblo, me sale una sonrisa.

Cuando llega al pueblo ahora, ¿no le da un poco de pena

ver que las puertas están todas cerradas?

Es una mezcla de emociones.

Se ha convertido en pueblo de fines de semana y de verano.

Queremos ahora convertirlo en un medio de vida rural.

Vamos a presentaros a otros vecinos.

Que están hoy aquí, claro, habitualmente no están.

¡Hola! Muy buenas.

Otras dos de Vellosillo que no vivís aquí habitualmente.

¿Dónde vivís? En Madrid.

Es la casa familiar, la que construyeron mis padres

hace bastante años, en los 70.

Y poco a poco la voy reformando porque mi idea es

que cuando los niños crezcan un poco estar aquí.

Ella es tu hija. Es mi hija.

¿Tú también quieres venirte para Vellosillo?

Ahora no.

¿Por qué quiere uno volver aquí?

Creo que sobre todo por calidad de vida.

Tengo la gran suerte de que trabajo por Internet.

Ah, muy bien. Como Jorge, ¿no? Claro. Es una gran ventaja.

Ahora muchísimas personas trabajamos a través de Internet.

Tengo dos tipos de trabajo. Una parte es gestión patrimonial,

que eso es más metódico, más cuadriculado,

y aparte escribo.

Pasa. Gracias.

Esta imagen no es muy habitual en el pueblo.

Esta zona tiene una de las densidades de población más bajas de Europa,

estamos en 5,7 habitantes por kilómetro cuadrado.

(Truenos)

Y ahora vamos a lo que fue la antigua escuela del pueblo,

que luego fue convertida en teleclub y que actualmente

es el club social de la asociación.

¿Estas son fotografías de gente del pueblo?

Sí.

Es la boda de mis padres en la iglesia.

Parece que era típico cuando salían

subirles a un carro. -Este es mi padre montando a caballo.

-Este es mi abuelo -Mi tía Consuelo.

Mi abuelo tenía una tienda de ultramarinos en el pueblo y un bar

y se dedicaba a la venta ambulante con este carro.

Si ellos pudieran ver lo que estáis haciendo...

Estarían orgullosos.

Para entrar en calor, ¿no?

A día de hoy, desde que habéis lanzado

esta idea que tenéis, ¿cuánta gente os ha llamado,

os ha escrito y está interesada en esto?

Hemos recibido entre 60 y 70 proyectos distintos

y nos han podido contactar quizá 200 o 300 personas

interesadas en la posibilidad de venir al pueblo.

Tenemos muchas propuestas relacionadas con la agroecología;

tenemos propuestas relacionadas con la ganadería ecológica.

Mucha gente interesada en montar una casa rural,

porque no hay en el pueblo; en montar restaurantes.

No en todos los sitios los vecinos han sido tan arriesgados

como para poner parte de sus ahorros, en lugar de las Letras del Tesoro,

que no rentan nada, no son seguras,

en proyectos que se van a votar en el propio pueblo.

Hemos dividido los 200 000 euros en participaciones de 1000 euros,

o sea, que más o menos cualquier persona

con los ahorros que tenga pueda comprar

una participación de 1000 euros.

Y esperamos que en los próximos años nos den unos dividendos

que nos permitan tener una rentabilidad de nuestros ahorros.

Apostamos a que en diez años volvamos a tener

la población que llegó a tener este pueblo en sus momentos buenos,

entre 150 y 200 personas.

(Música)

Recuperar una viñas centenarias para salvar un pueblo.

Fueron abandonadas por la despoblación.

Ahora, con una campaña de recogida de dinero,

un joven segoviano se ha propuesto revivir

las viñas y el pueblo.

Sergio, ¿por qué te has propuesto recuperar estas viñas?

Me aburro.

Como podéis ver, esto que está tan abandonado...

Sí. Al final es un patrimonio nacional

que tenemos porque las viñas son prefiloxéricas,

es decir, tienen entre 150 o 200 años.

Estas viñas han resistido a la filoxera,

pero no han resistido la despoblación.

Exacto. Es capaz de resistir eso,

es capaz de resistir seis, siete generaciones

de personas luchando por ello y sin embargo

la despoblación rural le ha pegado un palo gordo.

De 240 hectáreas que había de viña a no llegar ni a 30.

David Sainz es el alcalde de Adrados;

José Luis es el propietario de estas viñas.

Es un trabajo físico y muy fuerte.

Sí, lo veo.

Y como es un trabajo físico y muy fuerte,

necesita gente joven que tiene toda la energía en el cuerpo.

¿Estas viñas son el salvavidas de Adrados, del pueblo?

Estas viñas son la punta de lanza para poder recuperar

la población de Adrados, que es bastante mayor.

Queremos generar cuatro puestos de trabajo fijos

para el viñedo, como veis es todo muy artesanal.

Sí. Dos puestos de trabajo en bodega

y en tres, cuatro años, cuando salga el primer vino,

tener otras dos personas que se dediquen al enoturismo.

¿Cuánto dinero hace falta para levantar esto,

para recuperar esto? Para recuperarlo todo

podemos estar hablando de unos 700 000 euros.

Hacen falta 40 000 euros por hectárea y en cada hectárea

hacen falta 12 personas para que esto avance

al ritmo que debe. Lo tienes estudiado y calculado.

Hombre, si no, no sería un proyecto, sería una ilusión.

David, usted es el alcalde. Sí.

Ha llegado a tener este pueblo 1050 habitantes.

Del año 58 al 63 o 64.

¿Y ahora cuántos son en Adrado? Ahora hay...

Lo vi ayer precisamente en el libro de la Diputación.

156.

¿Cuándo vamos a ver vino de aquí? Hasta dentro de tres, cuatro años.

Pero la cepa, según la he dejado yo ahora mismo,

para el año que viene da racimo.

¿Y tú por qué sabes tanto de todo esto?

Desde los 14 años he estado en contacto

con la viña vieja.

Y al final dicen que no hay mejor escuela que la experiencia.

Luego el tema de los vinos, soy sumiller.

O sea, el vino es tu vida. Sí, total.

(LADRAN)

José Luis, vosotros criáis ovejas.

Lechazo. Ovejas churras.

Churras. Es la oveja típica de esta tierra.

De esta zona, sí.

No en vano a esta comarca se le conoce

como "la Churrería".

¡César!

César, muy buenas. ¿Cómo estás? ¡Buenos días!

¿Cómo estamos? Qué sorpresa.

Tú eres el hijo de José Luis. Sí.

Debes ser de los pocos jóvenes que hay en el pueblo,

que trabaja aquí. El único.

Está él y... -Exactamente.

¿Cuántos años tienes tú? 34.

Teníamos la familia unas ovejillas y tal,

me formé, me hice ingeniero agrónomo

y después de un tiempo de estar trabajando por ahí fuera,

decidí que mi sitio estaba aquí.

(BALAN)

¿Cuántas cabezas tenéis en la explotación?

Trabajamos aproximadamente unas 700.

Estas son las que acaban de parir por lo que veo, ¿no?

Sí, sí. -Han parido hoy.

¿No hay muchas explotaciones de estas ya o qué?

No.

En este pueblo antes había un rebaño por casa,

había muchas ovejas.

Vino y ovejas básicamente. Sí, ¿no?

Ricard, vamos a hacer una cosa,

como hemos estado con el vino y las churras,

ahora vamos a comernos unas chuletitas con un vino

y te enseñamos el lagar. Bien.

¿Te parece bien, Cesar? -Me voy ahora mismo por las chuletas.

Hala, vámonos. Venga. Ahora nos vemos.

Sí. Venga, hasta luego.

(Ladridos)

Estas son chuletas de vuestros corderos,

es carne de vuestros corderos. Lechal.

Ahí ya verás la sustancia.

Tráenos un par de botellas o tres de la cosecha, Ángel Luis.

Voy por ellas a la bodega. -Ah, tú vete.

Enséñale el lagar y todo eso.

Ángel Luis en este proyecto... Sí.

Me parece la persona más importante que hay en este proyecto

en el pueblo porque es el único valiente,

mira cómo se ríe, bien sabe de qué va el trabajo,

es el único valiente que ha mantenido unas pocas viñas vivas;

es el único valiente que sigue haciendo vino.

Sin química ni nada. Lo más natural,

como se ha hecho toda la vida.

Viene una nube... Que nos va a mojar.

A ver si nos da tiempo.

Qué buena pinta.

No, buena pinta tiene, no hace falta ni decirlo.

Pasa. Sí.

Aquí la tradición es la bodega.

En todas las casas prácticamente había o hay.

Tres escalones. Vale.

Dos y tres. Sí.

El lagar es ese... Esto de aquí.

Que es donde se pisa la uva.

Y va cayendo el mosto por este agujerillo...

Sí. A la pila.

¿Y esta viga cuánto mide? No sé.

Tendrá diez metros. -Casi diez metros.

Unos diez metros, sí.

¿Cuántos años tiene esta bodega?

Yo calculo que tiene más de 300 años.

¿Aquí se podría volver a hacer vino? Perfectamente.

Estamos limpiándolo, arreglando, limpiando los cubetes

y la pila y todo.

Dijo que iba a llover y lo ha hecho. -¡Venga!

¡Antes de que se quede frío!

Qué pinta.

Tú dale, dale.

¡Venga, por Adrados! -Porque tengamos salud

y el proyecto de Sergio salga adelante.

De Sergio y de todo el pueblo.

Porque si sale adelante esto, el pueblo...

También tira para adelante. -Por Adrados.

Venga, salud.

(Música)

Sergio, si esto funciona,

¿te verías viviendo en Adrados?

¿O eso es ya mucho? No, puede ser.

Porque además te digo una cosa, Adrados está muy cerca de la ciudad

donde trabajo trabajo mucho. Sí.

¿Y tú te has preparado por si esto no funciona?

Si esto no sale, sería una desilusión;

pero a la economía no afectaría porque yo tengo mi trabajo.

Claro. Yo aquí lo que estoy haciendo

es ayudar de una forma semialtruista a recuperar un pueblo

y una zona, a luchar contra la despoblación.

(Música)

¿Cuántas horas le dedicas al día a esto del vino?

Desde que me levanto hasta que me acuesto.

(RÍE)

A veces pienso que soy un tapón. (RÍE)

¡Hombre!

¿Qué tal, chicos? Buenas tardes. -Hola.

Te voy a dejar el chacolí.

Vosotros también estáis involucrados en todo esto

de recuperar los viñedos y, de paso,

de revitalizar un pueblo.

Claro, desde el minuto cero.

Es una idea muy bonita

porque al final no es solo recuperar unas viñas,

sino darle vida económica, vida a los habitantes,

al final es darle vida a todo el pueblo.

El papel de ellos es darle forma a la idea que yo tengo,

para venderlo; pero va más allá porque al fin y al cabo

todo esto es muy bonito, como que todo está hablado;

pero llevamos desde marzo del año pasado...

No se hace en un día. Trabajando,

trabajando con documentación. Que no se piense nadie

que esto es una locura que hemos inventado,

que llevamos un año de trabajo muy potente.

Proyectos fáciles son fáciles de hacer,

pero igual es fácil que se vayan al garete.

Hay esa parte del romanticismo: "Ostia, estoy luchando por algo

que no lo tiene nadie".

¡Lo bueno de ser un cafre es que otros cafres me han ayudado!

(RÍE)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Embajadores de pueblo

Comando actualidad - Embajadores de pueblo

24 abr 2018

La mitad de los pueblos españoles podría desparecer. De los 8.100 municipios que hay en España, los que tienen menos de mil habitantes están en riesgo. Cada vez hay más vecinos preocupados por su futuro. Presumen de pueblo allá donde van, son los mejores anfitriones y luchan para sobrevivir. El turismo, la vivienda barata y las tradiciones son la base de las nuevas iniciativas que están surgiendo para poner freno a la despoblación.

ver más sobre "Comando actualidad - Embajadores de pueblo" ver menos sobre "Comando actualidad - Embajadores de pueblo"
Programas completos (448)
Clips

Los últimos 2.662 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos