www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4282978
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Destinos de otoño - ver ahora
Transcripción completa

-Abuelo. -¡Abuelo!

¿De dónde vienen ustedes? De Galicia.

Vienen bien lejos, entonces, aquí a conocer El Torcal.

-A ver lo más bonito que tienen aquí.

¿Están ustedes esperando para subir al castañar?

¿Y llevan cuánto? Hora y media.

¿Y toda esta gente a qué viene? Vienen a ver la berrea.

(Bramido)

Es ahora o nunca.

Yo que usted me perdería en ellos.

Los meses fuertes son los de primavera y de otoño.

¿Qué significa, entonces, para ti este paraje?

Es uno de los sitios más bonitos que he visto.

Es una maravilla, con los colores ocres.

-Está muy bonito.

¿Qué antigüedad puede tener este castaño?

-Los más antiguos pueden estar en torno a 700 u 800 años.

¡Cinco kilos de castañas se llevan ya, eh!

¿Qué setas ha cogido usted? -Son rebollones todos.

-Ya con el otoño y la caída de la hoja

Este es el pimiento que se convierte en el pimentón de La Vera.

Exactamente. El color del otoño, el que se lleva.

Ahora, el color del otoño. Mira dónde lo tienes, ahí.

Van a saber por qué ni el otoño más seco de la última década

-Ha llovido para el arbolado, para las hierbas.

No ha llovido para levantar las fuentes.

O para llenar el embalse de Irabia.

¿Os afectado este otoño tan seco a la hora de recoger?

Este año nos está beneficiando a nosotros.

Gastamos menos energía.

¿Esto es un peligro, que tengamos aquí el bosque?

-Y más en una zona de conífera.

Si cayese cualquier tipo de chispa, saldría ardiendo.

Porque la resina es como el aceite.

-Tú pélala bien.

A mí me gusta esto mucho. Mejor que esto no lo hay.

Destinos de otoño. Hoy, en "Comando actualidad".

-No podemos creer las vistas.

¿Habéis encontrado alguna palabra en inglés?

"Incredible", "fantastic".

(Música)

El castañar de El Tiemblo, en la sierra de Gredos, en Ávila,

es de los más antiguos de Europa, y también de los más bellos.

Su título de "El mejor bosque del otoño"

o su cercanía a Madrid,

lo han convertido en una visita obligada.

Y también, en ocasiones, multitudinaria.

(Música)

¿Están ustedes esperando para subir al castañar?

¿Y llevan cuánto tiempo? Hora y media.

¡Hora y media! -¡Vamos por la mitad!

¿Y por qué no suben en coche? ¿Han cerrado ya el parking?

Sí, el de arriba está lleno. Limitan el acceso a coches arriba.

Dos euros por persona. Los niños no pagan.

Los niños gratis y ellos dos euros por persona

por que les suba el Ayuntamiento, es un servicio suyo, al castañar.

¿Se pone así siempre esto los fines de semana?

Bueno, ahora esta quincena de octubre y la primera de noviembre

pues se pone así. En otoño, sobre todo, no?

¿Venís a coger castañas? ¡Sí!

Sí, pero ya fuimos el año pasado.

-Son 12 euros.

¿Vienen de Madrid ustedes? Sí, de Madrid.

¿Quiénes han venido? ¿La familia? Con la familia.

Con la primera, mi padre...

Me recuerda mucho de la infancia.

Porque mi abuela también tiene unos árboles de castañas.

¿Su abuela? Sí, en China.

Yo tengo una tiendecita, como todos los chinos.

(RÍEN)

-¿Cuántos kilómetros hasta arriba? -Nueve, más o menos.

¿Y andando nueve kilómetros?

Yo los he subido muchas veces.

Nosotros lo haríamos muchas veces, pero...

Esto es muchísimo mejor para ir que andando.

¿Y qué van a hacer? ¿Esperar al siguiente autobús?

¿Han venido con niños? Sí.

Vaya. Con niño, nevera, bocadillo...

Con eso hemos salido de casa.

¿Son el coche 61? Yo soy el coche 61.

Todos los que están ahí, hay 61 coches delante de nosotros.

Nosotros tenemos que esperar a que bajen los coches de arriba.

Según este señor, si queremos subir, igual son las ocho de la tarde.

Ya. No esperaban esto, claro. Hombre, pues no.

Buenos días. Hola, buenos días.

¿Van ustedes cargados? Cargados.

A ver, no sé si nos pueden enseñar.

¡Cinco kilos de castañas se llevan ya, eh!

-Antes se llevaban hasta sacos.

Cogen todas las que pescan.

Yo las pochas no las cojo, claro.

¡Ay! (RÍE)

Están duras ahora, están verdes.

Mira, vienen aquí... ¿Con guantes vienen ustedes?

¡Y vaya bolsa grande se van a llevar!

¿Y es habitual que vengan muchos chinos y extranjeros?

-Sí, también hay. -Aquí hay de todo.

Está bueno. ¿Sí?

-A mí me gustan más cocidas. Las que se pelan ahora...

¿No ves que demasiado pronto han madrugado este año?

¿Notan ustedes la sequía? ¡Hombre!

Está lleno de polvo el camino.

Adiós. Hasta luego.

Madre, qué zapatillas llevamos.

Estáis cogiendo fuerzas para...

Para poder doblarnos y coger castañas.

¿Y estos, todos los nietos? Estos son los nietos.

¿Cuántos tienes? Yo tengo cuatro.

¿Este pequeño va a coger castañas? ¿Tú?

¿Estás cogiendo fuerzas?

Nada, tú estás enganchado ahí.

Es para pasar el día, no por las castañas.

Las castañas las compras y te salen más baratas que aquí.

(RÍEN)

La verdad es que sí. Claro, porque vienen de Madrid.

(Música)

Ángel y Luis, son ustedes padre e hijo.

Y cabreros en el castañar de toda la vida.

¿Y comen castañas las cabras? Sí, y bellotas ahora.

¿Qué tienen que pagar ustedes para traer aquí al ganado?

Mucho dinero. Unos 18 euros por cabra.

¡Por cada cabra! ¿Al año?

¿6000 euros, más o menos? ¿O un poco menos?

5000 y pico euros pagan al año. Mucho dinero.

¿Comen poquito? Sí, y hay poca comida.

Como no lo regulan esto, los coches y esto...

Pues viene mucha gente.

Y todos se llevan la bolsita de castañas cada uno.

Son muchas bolsas.

Y se queda sin comida el ganado. Claro.

Hola. Hola.

Buenos días.

¿Qué hacéis con las castañas? ¿Las matáis? ¿Las asáis?

¿Llevan muchas? ¿A ver?

¡Muchísimas castañas se llevan!

Se pisa con el pie.

Y con el bastón las saca. Es que esto pincha mucho.

Hay muchas formas de cocinarlo. ¿Sí?

Podemos regalar a la gente.

¿También regalan? Sí.

A ver, ¿me enseña usted la bolsa?

¿Es la primera vez que viene? (RÍE)

¿Español habla? No.

Muchas, ¿eh? Muchas.

Pues nada, que las disfrute.

-Si hubiese llovido, ya habrían caído todas las castañas.

Me he traído uno nuevo que tengo por ahí.

Julio, venís a cortar, a trocear, este árbol que es un pino.

¿Estamos en las lindes del castañar? Sí.

¿Y vosotros sois de aquí de El Tiemblo, del pueblo?

Esto es una zona donde han estado sacando madera de forma industrial.

Ellos extraen toda la madera contundente, grande.

Todo el resto, lo que queda,

lo dejan para que la gente se lo lleve para leña.

Sí que es cierto que las empresas madereras

tienen que preocuparse de dejarlo más decente.

Nosotros nos preocupamos de venir a coger la leña,

pero sí que habría que hacer algo más de trabajo de limpieza.

¿Esto es un peligro con la falta de lluvias, en sequía?

Si se propaga el incendio, así el bosque...

Y más en una zona de conífera.

Si cayese cualquier tipo de chispa, saldría ardiendo.

Porque la resina es como el aceite.

¡Buenas!

Los que tenemos estufita en casa, que somos el 80 % del pueblo,

y necesitamos calentarnos,

lo único que podemos hacer es coger el pino.

¿Cómo se calcula la edad de un árbol?

Pues cada anillo equivale a un año del árbol.

Si ha sido año bueno o malo, depende de la anchura,

se ha alimentado más o menos.

Cuanto más ancho, más ha crecido ese año.

En sus primeros años de vida... ¡Eran buenísimos!

...tuvo un crecimiento bastante rápido.

Y estos últimos son nada. Fíjate en esos últimos.

La falta de agua de estos años. Y se ve aquí claramente la sequía.

Deberíamos estar cogiendo setas,

pudiendo disfrutar de la jornada micológica, pero...

No hay setas. Ninguna.

(Música)

¿Mucho rato andando hasta llegar al Abuelo?

¿Cuánto tiempo han caminado? Más de tres horas.

Hemos venido andando desde el pueblo.

¡Abuelo!

-Tres mesecitos va a hacer ya.

¿Es la primera vez que viene al castañar?

Castañas no vas a poder coger. No, claro.

¿Ha cambiado mucho el bosque en todos estos años?

Porque viven aquí al lado. Sí, bastante.

Yo que soy el más viejo

y que llevo viniendo cerca de 60 y tantos años,

pues he ido observando el deterioro.

Esto parece un merendero, no un parque natural.

Se trata de pedir una efectiva regulación

para conservar este espacio.

Hasta el momento, la regulación ha sido exclusivamente

el cobrar los seis euros que se cobran abajo,

pensando que eso va a disuadir a la gente de venir.

Y está demostrado que no, la gente sigue viniendo.

"Vengan ustedes a por castañas que son gratis".

Si nos las llevamos en bolsas,

si vienen miles de personas y se llevan las castañas,

el bosque no se va a regenerar, no saldrán nuevos castaños.

Aquí todos los castaños que salen son de brotes de cepa

de otros castaños que había antes.

Y esos castaños se van aviejando, esas cepas se van haciendo viejas,

y el castañar se va degenerando poco a poco.

Desde aquí hasta la curva esa donde se aparta para allá,

está lleno de coches todos los días.

Y hoy han dicho que solo van a dejar 150 coches.

Pero hoy porque saben que están ustedes aquí.

Si no, seguramente aquí hay 500 o 600 coches hoy.

(Motor arranca)

Nicolás González, eres el director de este parque, de la reserva.

Así es, director conservador de la reserva natural

¿Qué nivel de protección tiene el castañar

al estar dentro de esta reserva natural?

El castañar tiene varias protecciones.

Por un lado, la de reserva natural,

una de las figuras de máxima protección

en la Ley de Espacios de Castilla-León.

Pero pertenece también a la red Natura 2000.

Mira, hemos llegado a los castaños.

¿Qué antigüedad puede tener este castaño?

Estos castaños, los más antiguos,

pueden estar en torno a los 700 u 800 años.

Estamos hablando de los seres vivos más longevos de la península, estos.

Uno de los más longevos, sí.

En el caso del Abuelo, es uno de los más longevos.

¿Qué altura pueden tener estos árboles, el más alto?

Yo creo que lo más alto puede llegar a los 40 metros, como mucho.

En este se ve que ha habido alguna intervención humana.

Han sacado trozos de astilla.

¿Esto serían las heridas del hacha? Eso es, sí.

Han sacado trozos bien para hacer fuego...

Posiblemente hayan hecho fuego incluso dentro.

Los inviernos son muy fríos y buscaban ese...

Cobijo. ...ese cobijo natural.

¿Cuánta gente puede venir al día, un fin de semana en temporada alta,

en otoño, en el máximo esplendor, a visitar el castañar?

La media está en torno a las 1000-1500 personas

en un fin de semana. Mucha gente.

¿Y el bosque puede resistir esa afluencia de personas?

Que vienen, hemos visto, a llevarse las castañas desatadas.

Bueno, si las personas se comportan de forma adecuada,

acceden por la pista señalizada, que es un camino público,

pues bueno, los problemas no serían excesivos.

Si vemos que se desborda la capacidad de carga...

Habría que regular y limitar algún número de personas

en determinados momentos.

Vamos a ver si llegamos a los límites del castañar.

Eso es, a los límites superiores. ¡A escalar!

(RÍEN)

Bueno, esta es una de las vistas del castañar.

Pues sí.

El Cabeza de la Parra. Aquel monte que vemos.

Es lo más alto de esta zona.

Aquí se mezcla el castañar con trozos de robledal.

Pero la masa principal es el castañar.

¡Guau! ¿Aquí suben los turistas?

No, no muchos.

Los que lo conocen sí, alguno llega, pero no.

El castañar, dentro de la reserva, tiene unas 150-160 hectáreas

de lo que es castañar puro.

Y en su conjunto, es una de las reservas forestales

más interesantes de Castilla-León.

Merece la pena el esfuerzo, aunque nos quedemos sin resuello.

Sí. (RESOPLA)

(Cencerros)

-¡Voy a ver si es mía! -¡Esa será del otro!

¡Esa no es tu vaca!

¿Vas buscando a las vacas? Claro.

Hay que buscar las vaquillas para terminar...

-¿Te falta alguna? -Nueve.

-¿Nada más? -Nueve nada más.

Que vaya bien, Álvaro.

Que encuentres las nueve vacas. -¡Gracias!

(GRITA A LAS CABRAS)

¡Vamos que ya es hora!

¡Vamos!

(Chirrido metálico)

Antonio, ¿no le falta ni una? No falta ninguna.

Mañana, si falta alguna, ordeñando, las noto.

Esto lo tengo cocidito ahí, y me lo bebo mañana.

Bueno, con esto ya tengo para el desayuno.

Bueno, vamos a cocerla. Está buenísima la leche así.

Aquí es donde vivo yo. (ASIENTE)

¿Te gusta el chalé? (RÍE) ¡Sí!

Claro.

Vaya tela marinera.

Nos va a hacer falta luz aquí. Ahora la ponemos.

(Motor arranca)

Como una casa. Lo único que falta es la televisión y el agua.

Dicen que hay que cocerlo tres veces.

¿Que suba tres veces? Claro.

Bueno, yo creo que ya vale.

¿Esto se lo ha cocinado usted? ¿Lo tiene ya preparado?

Eso lo he cocinado yo.

Conejo, cebolla y pimiento.

Y le ha puesto usted laurel también. También.

Es un cocinillas. (RÍE)

Esto se lo pierden los turistas, ¿eh?

Y ha aprendido usted a cocinar al pasar aquí las noches solo.

Bueno, a os diez años ya cocinaba yo. ¿A los diez años? ¿Sí?

Iba con mi padre al monte, a la resina,

y con un tío mío, hermano de mi padre,

y guisaba yo la comida.

¿La hacía usted de chico? Sí.

Cuando venían a comer,

ya les tenía yo la sartén de patatas preparada.

Que se cueza el conejo, se pone un poquito de arroz.

Anoche puse patatas, pero ya no están.

¿Ves? Este es el termo que tengo yo para el agua caliente.

Termino de almorzar, friego los cacharros.

La cena, igual.

Está hecho usted un superviviente. Bueno...

Claro, y el bosque se lo da todo.

¿Ve?

No es dura la vida del campo.

Yo estoy aquí en la gloria. ¿Sí?

Voy a salir a por leña ahora.

¿Su mujer no le dice: "Ay, Antonio, vente al pueblo"?

¿Están así contentos, uno aquí...?

Uno aquí y el otro allí. Así no regañamos.

(RÍEN)

A mi mujer no le gusta esto.

Le gusta...

Le gusta más el pueblo que el campo.

Habiendo buena lumbre...

¿Y esa sartén?

Por ahí pasa el calor y se tuestan por ahí.

Habrá que echar más, ¿no?

¿Tantas nos vamos a comer? ¡Digo yo!

Esto es una calbotada.

Así se llaman las fiestas que celebran en los pueblos

y que consisten en esto, en hacer castañas.

Antonio, ¿usted nota mucho la sequía?

Sí se nota. ¿Este otoño?

En el mes de agosto, se me secó la fuente del huerto.

Es que no es este año solo, ya llevamos años.

Pero este es el otoño más seco del siglo, dicen.

Sí, también.

Estarán duras. ¿Ya no queman? No, están duras.

A ver.

Tú pélala bien.

¡Están buenísimas! ¡Hum!

Algunos me dicen a mí:

"Jo, usted va a durar aquí toda la vida".

Digo: "Hasta que me muera".

Si me dejan encerrado en casa, sí que me muero.

A mí me gusta esto mucho.

Mejor que esto no lo hay.

(Música)

Darío, tú eres uno de los guías del Parque Nacional de Cabañeros.

Sí, eso es. Aquí, son las ocho de la mañana

y toda esta gente, ¿a qué viene? Vienen a ver la berrea.

La berrea, que es el apareamiento de los ciervos.

con el bono, con la reserva...

¿Cuánto cuesta hacer esta visita?

24 o así.

¿Qué tiene de bello este momento de la berrea

que hay tanta gente?

Porque aquí hay unas 50 personas que van a verlo.

Yo creo que es ver la naturaleza pura y dura.

¡"Comando actualidad", niños!

¿Cuántos viajan? 17.

¿17 personas? 17 aquí y ocho ahí.

-Las madres allí. -Un grupo de Málaga.

¿Vienen todos a ver la berrea? ¡Claro!

¡Adiós!

Ángel, tú eres uno de los guardas, si no el que más veterano

del Parque Natural de Cabañeros.

¿Cuántos años llevas aquí trabajando?

27 va a hacer.

¿Siempre ha venido gente en otoño? Siempre.

Al apareamiento de los ciervos. Claro.

Ahí están los ciervos, ¿no? -Sí.

Se ven los machos, que son cantidad.

Que llevan la cornamenta.

Y las hembras y las crías.

Pero ¿hay apareamiento o no? Ni apareamiento ni lucha todavía.

¿Qué se ve? ¿Qué dice?

Tenemos una palea de dos machos jóvenes.

¿Por qué se pelean, chocan cornamenta?

Para medir sus fuerzas.

La berrea es el bramido que emiten

para poder controlar el territorio,

y atraer las hembras.

¿Y cada macho qué harén tiene de hembras? ¿Cuántas?

Puede llegar a tener hasta 40 y 50 hembras.

¿Qué supone para el parque nacional este turismo de berrea

Pues esto es de temporada.

Esto sería irnos a la costa y preguntar a la gente en agosto

cómo se mueve la gente, cómo son los negocios.

Hay que pensar que toda esta gente va a comer en el entorno,

se va a alojar.

Ahí escuchamos el bramido, llamando a la hembra.

(Bramido)

Ángel, ahora que escuchamos ligeros y lejanos berreos

de ese grupo de ciervos.

Ahí tenemos al macho con la cornamenta.

¿Qué pasa? Parece que ya estaba rondando a las hembras.

-Estaba haciéndoles el corro para que no se le fueran.

Él las va como cercando, entonces.

(Música)

Si la berrea es el sonido del otoño, el color lo ponen los bosques.

A diez kilómetros de Francia se encuentra la Selva de Irati,

el mayor hayedo de España. En otoño se transforma

en una auténtica fiesta de colores para el visitante.

A pesar de que este año sus fuentes y pantanos

también han notado los efectos de la sequía.

Vamos hacia el embalse. ¿Vamos por aquí bien?

-Sí, vais bien. -Gracias.

Te estoy quitando esto para que no te caigas.

-Pues muchas gracias. -¿Has visto?

-Mira qué troncos, José. -Tú de mayor, igual.

Esta también es una de las labores del guarda de Irati, ¿no, Adrián?

Allanar el camino a los turistas. Bueno, quitar los estorbos.

O sea, que este sendero lleva hacia un embalse.

Eso dicen. Dicen que es bonito.

Pero vais sin planos ni nada. ¿Ya conocéis esto?

Confiamos en las señalizaciones verdes y blancas.

Hemos hecho otros recorridos y está bastante bien.

¿Por qué habéis decidido venir ahora a la Selva de Irati, en otoño?

-Porque mamá ha querido...

..que veamos las hojas de color marrón y rojo

¿Cuántos años tienes tú? Siete.

¿Y él cuántos años tiene? Cuatro.

Oye, ¿estás cansado? No.

¿Has caminado mucho ya? Claro.

¡Vamos! Vamos.

¿Aquí hay gnomos? ¡Pitufitos!

Adrián, tú como guarda forestal no sé si sabes

que aquí hay pitufos y gnomos. Sí lo sabía, sí.

-Seguro que los habrá visto. -Son muy traviesos. Pero bueno...

Y muy chiquitos. Son difíciles de buscar.

¿Cuántos años llevas aquí como guarda forestal?

20 o 21 años. Te ha dado para ver muchos gnomos.

Sí, pero solo he visto uno.

-Tenemos que buscar gnomos con cabeza puntiaguda.

Estamos en uno de los hayedos mejor conservados de Europa.

No sé si hay alguno que lo supera.

En hectáreas, la supera la Selva Negra alemana.

Adrián, tú llevas más de 20 años como guarda de esta Selva de Irati.

Pero creo que tu abuelo la conocía mejor que tú incluso.

Sí, mucho mejor que yo.

Fue el último guarda que estuvo viviendo.

Cuando llegó la carretera,

entonces ya se desplazó al pueblo de Ochagavia.

¿Y tú? Yo también estuve con él.

¿Tú viniste aquí con tu abuelo? Te has criado aquí prácticamente.

Prácticamente, hasta los 14 años, estuve yo aquí.

¿Qué significa, entonces, para ti este paraje?

Pues es uno de los sitios más bonitos que he visto.

Sí.

Suelen decir que cuando buscas un trabajo que te gusta,

no es trabajo.

¿A quién pertenece la Selva de Irati?

Es semipública.

Pertenece a los vecinos del valle de Salazar.

(Música)

(INAUDIBLE)

¿Mapa tenéis?

-Aparca a la derecha. -Vale, gracias.

Adrián, ¿cuánto cuesta la entrada en la Selva de Irati?

Todo depende.

Gente que no está alojada o no ha hecho un consumo en zona,

paga cinco euros. Cinco euros para cada vehículo.

Eso es, para cada vehículo que quiere entrar.

Digamos que por dormir en hoteles rurales de la zona,

se le hace un descuento. Exactamente.

Y solo cuesta la entrada dos euros. Qué bien, ¿no?

Hola, que aproveche. -Hola.

Se han venido aquí a hacer las rutas de senderismo

que atraviesan esta Selva de Irati. -Sí, venimos de Vitoria.

¿Qué tiene este paraje que atrae a tanta gente?

Solamente ahora en el otoño, los colores ocres...

Está muy bonito.

Ya venimos con todo ya preparado.

-El jamón, salchichón, chorizo, queso,

unas aceitunas, tenemos aquí el bonito casero...

Y luego cenas de restaurante y equilibras bien.

Tomas luego en la cena unos pescados, unas ensaladas, y muy bien.

Mañana, buen desayuno en el hotel y otra vez a andar.

Ese es uno de los puntos que más visitan los turistas.

No me extraña. ¿Qué río es este?

Este es el río Urbeltza, esta es la cascada del Cubo.

Están haciendo una explotación forestal

de aquí a unos 12 kilómetros, aproximadamente.

Y al arrastrar la madera, se mueve el barro

y eso es lo que estamos viendo.

Baja agua con barro.

¿Y adónde va esa madera?

Ahora la están llevando a Francia,

y luego también a serrerías de Navarra, de Valencia...

O sea, que se vende la madera de la Selva de Irati.

Se sigue vendiendo, afortunadamente.

El monte hay que explotarlo, bien.

Para que no se note mucho impacto.

(Música)

También en la Selva de Irati tenemos el embalse de Irabia.

Aquí ha llovido, pero para el arbolado,

para la hierba, para el pasto,

pero no ha llovido para levantar las fuentes,

para que mane más agua. Para llenar el embalse de Irabia.

¿Normalmente está lleno? Normalmente suele estar al 70 %.

¿Viene con setas? Sí, con setas.

-¿Qué tal ha ido el día? -Mire, me he cogido 4 o 5 kilos.

¿Qué setas ha cogido usted? Son rebollones todos.

¿Rebollones? Sí. Menos estas.

-Esta es la Cantharellus cibarius. -Es la primera vez que las cojo.

-Son buenas para comer.

¿Quien quiera puede coger setas en la Selva de Irati?

No, ahora le voy a pedir al señor lo que le tengo que pedir.

La tarjeta que hay que sacar para poder coger.

El señor este ha pagado ocho euros el diez de octubre

y ha sacado una tarjeta de diario.

Podría haber cogido hasta ocho kilos de hongos.

¿Es un habitual de la micología? Me gusta mucho buscarlos.

Pero no los vendo nunca.

Han subido unos señores rusos y me daban 100 euros.

Digo: "No, no, vayan a comprarlo donde sea que le costarán menos".

¿Y no se las ha querido vender?

No, porque yo disfruto viniéndolas a coger

y llego a casa y le doy a mi hermano, a mi madre, a los amigos...

-¿Sabe lo que me parece? Que hace usted lo correcto.

El que quiera peces, que se moje el culo.

(Música)

Este es uno de los pueblos que limita con la Selva de Irati:

Ochagavia. Solo 500 habitantes y 30 casas rurales.

Aquí el otoño es temporada alta.

Reclamo para turistas y fuente de ingresos.

(Campanas)

Margarita, tú eres la dueña de la casa rural mayor,

la más grande de Ochagavia. Hola, buenas. Sí.

Hace 25 años empezó mi madre.

Y ahora sigo yo.

¿Cuánto cuesta dormir aquí, en tu casa rural, en Ochagavia?

A ver, una habitación, que hago poco,

pero entre semana, que no van a venir ocho personas,

40 euros.

Y luego, toda una casa para ocho personas,

un fin de semana, 400.

Esto ahora lo meto todo para llevar a la lavandería.

¡Alehop! ¡Allá va!

¿Y esta es vuestra casa? Sí, aquí vivimos nosotros.

Ahí está mi madre. Muy buenas.

Muy buenas, hola. Ah, buenas.

¿Usted se llama? Ascen.

Su marido era pastor trashumante. Sí.

Y usted, mientras, aquí gestionando esta casa

y acogiendo huéspedes. Sí. También. (RÍE)

(Música)

¿Cómo se llaman estas setas? -¿Estas setas?

Bueno, se llaman "trompetas de la muerte".

Este es el hongo beltza. Es el más cotizado aquí.

A mí, por ejemplo, me lo pueden vender

a 10 euros el kilo, pero tú vas al mercado por ahí,

y ha estado a 30 euros el kilo este hongo.

Y luego, estas que son las ilarrakas.

Porque este negocio, ¿quién lo lleva?

Tú eres una de las dueñas. Sí, somos cuatro hermanos.

¿Cuatro hermanos? Sí.

Enrique.

Hola. Muy buenas.

Patxi... Sí.

...Enrique y Ascen.

Patxi es el mayor, luego Javier...

¿Cuántas comidas pueden salir de esta cocina?

Pueden salir 140 comidas.

150.

Antes era muy estacional.

Ahora con el otoño, Irati, la caída de la hoja,

pues la verdad es que nos da muchísimo trabajo.

¿Usted es la madre de los cuatro?

Yo soy la madre de todos estos revoltosos.

¿Cómo se llama usted? Victoria.

Usted es la que puso en marcha este restaurante.

¿Hace cuántos años? 58 años.

Ahora la cocina es completamente distinta para mí.

A mí me gustaba mucho lo de antes.

¿Cómo era lo de antes?

Buen plato de alubias con chungur, menudos...

ajoarriero y todo eso se hacía,

pero la comida de ahora, sofisticada, no.

Yo lo que veo aquí en Ochagavia, en esta zona,

es que son las mujeres las que han sacado adelante

la mayoría de negocios relacionados con el turismo.

¿Qué pasa con las mujeres de esta zona?

Que éramos muy trabajadoras.

Y no había televisión como ahora.

No había lavadoras, ni había hornos tan buenos.

Pechuga de codorniz.

¿Y esto? -Los hongos de Irati.

Hongos cogidos en Irati.

¿Qué le parece a usted este plato?

-Pues a ella no le gusta.

Yo ahora, hay un plato de lentejas, y mucho más a gusto que esto.

El taquito de morcilla.

Y a ti. Que aproveche.

Ustedes han pedido algunos platos que llevan setas.

-Nido de patata con huevo escalfado y setas.

¿Qué tiene el otoño y viajar en esta época que atrae tanto?

Aquí, los colores, claro.

Un viaje como el suyo, en otoño por esta zona,

¿es más o menos económico?

Pues el hotel, unos 60 euros.

¿La noche? Sí, la noche.

La comida, aquí cuesta 14 más IVA. Pero esto ya...

Hay que mojar.

Riquísima.

(Música)

¿Puedo pinchar? Pincha lo que tú quieras.

¿Cómo estamos, Ángel?

Te iba a decir que venimos buscando la joya del otoño,

y creo que lo estoy pisando.

Este pimiento se convierte en el pimentón de La Vera.

Ya están. Totalmente deshidratados.

Que es como deben estar. Como deben estar.

Aquí cultiváis pimiento... Y tabaco.

Y esto, aparte del tabaco, es otra ayuda que tenemos más.

Pero se acabará.

Tanto pimentón de La Vera, tanta denominación de origen,

¿para qué, para esto? ¿A cuánto vendéis el kilo?

A 2,95 nos lo están pagando. Menos que hace 20 años.

¿Cómo te llamas? David.

David, encantado. -Es becario, ¿eh?

¿Sí? ¿Es la primera vez que te enfrentas al pimiento?

Tú verás, es el primer año. Tengo 22 años y esto es muy duro.

He estado toda la campaña, desde el tabaco, haciendo esto

y ahora, a última hora, son unos meses, pero cuidado.

Hemos estado en el proceso de arriba amontonándolo

para llevarlo a una boca que tenemos,

para canalizarlo sobre una máquina que tenemos.

Eso es la herramienta de empresa.

¿Qué tipo de madera es? ¿Tenéis que usar una en concreto?

Sí, roble y encina es lo que se utiliza normalmente.

Madre mía, qué temperatura tienes aquí.

Hombre, ahora no hay temperatura.

Mira, hay veces que estás ahí arriba en la ventana, donde lo rellenamos...

No te veo, Ángel. ¡Pues espérate el picante!

Ahora están llenando las calderas. Madre mía, que no veo nada.

Y el cámara va a deshidratarse con el calor que hace ahí.

Ahora coge temperatura y ponemos los ventiladores

para hacer movimiento de aire.

Y con la temperatura y el aire, empuja arriba y se va secando.

El pimiento está aquí arriba. Exactamente.

Madre mía. Y esto todos los días, ¿cuánto me decías, de temporada?

Mes y medio o dos meses.

Mira el polvo que está levantando la trituradora ahora mismo.

Cuando es picante, esto no hay quien lo aguante.

Cuando llevas tres horas, esto es una nube de polvo.

Esto, digamos, es una primera pasada para que quede un poquito más...

Una pasada para trabajarlo desde ahí al suelo.

¿Vosotros cómo funcionáis? ¿Como cooperativa?

No, no, nosotros somos autónomos.

¿Autónomos? Autónomos.

Normalmente los tenemos contratados desde antes de hacer la campaña,

contratamos a la gente.

Y el precio, claro, lo ponen ellos. Claro.

Son dos empresas.

Son empresas que se dedican a transformar el pimentón.

Aquí somos muchos agricultores

pero son las empresas las que ponen los precios.

Ay, el polvo en el aire que hay.

El color del otoño, el que se lleva ahora.

Ahora, el color del otoño, ¡mira dónde lo tiene!

¡El color del otoño!

Coloreadas hasta las pestañas. Sí, mira.

De todo.

Fíjate. Te coge todo. Mira.

Yo no sé si esto está pagado.

No mucho, no. ¿No?

No quiere venir nadie al pimiento.

Si fuera un sueldo al mes, ¿qué te sacarías?

1200, 1300.

(Pájaros)

Dicen que hay más de 30 municipios en esta zona

que se dedican al pimiento. 30 por lo menos.

Lo que es toda la comarca de La Vera

y parte de la zona del Alagón se dedican también al pimentón.

¿Cuántas familias dependen del pan del pimentón?

Del pimentón puede haber, a lo mejor, 300 o 400 familias perfectamente.

¿Os ha afectado este otoño tan curioso y tan seco

a la hora de recoger? Nos está beneficiando mucho.

¿Ah, sí? Por las altas temperaturas.

Porque el pimiento tenemos que secarlo,

y ya de la tierra va bastante mermado

y a la hora de la temperatura, ya tenemos unos grados de diferencia.

Y eso que te ahorras tú de la luz, la energía...

Nos lo estamos ahorrando en energía.

Claro. Es lo que nos ahorramos este año.

Es un año que no es normal, no recuerdo un año como este.

Aquí estáis terminando la temporada de la recogida propiamente dicha

del pimiento, del pimentón.

¿Y estos son algunos de los trabajadores?

Muy buenas, ¿cómo estamos? Bien.

¿Cuántos de estos recoges al día?

Estamos recogiendo una hectárea cada cuatro días.

¿Al día cuánto puedes sacar?

Pues... entre 25 y 30 euros.

¿Hace unos años ganabas más que ahora?

Nosotros tenemos un margen tan limitado

que no podemos pagarles a ellos más y nosotros cobramos cada vez menos.

Lo que cuesta la joya del otoño, ¿eh?

¿Joya del otoño? Para ellos, no para nosotros.

Muy buenos días, Alicia. Hola, ¿qué tal?

Estamos hoy en busca de la joya del otoño

que claramente aquí en el Jerte es el pimentón, ¿verdad?

Eso es, el pimentón de La Vera.

Hay cinco fábricas de pimentón en Cuacos.

Cinco fábricas en Cuacos de Yuste, que es donde estamos.

Inspeccionamos que el pimiento llega en buenas condiciones.

Que llega seco, que está sano, para poder empezar a moler.

¿Hace cuánto te dedicas a esto?

Yo hace 15 años que me dedico a esto.

La empresa era de mi abuelo,

luego pasó a mi padre y sus hermanos, y ahora la llevo yo.

Estos son los molinos.

Aquí está ya cayendo el producto.

Tiene que pasar siete veces por todos los molinos

hasta que queda la textura del pimentón.

Este es el primer pase, el que acabáis de ver ahora.

Como ves, está un poco más gordito.

Y va pasando siete veces, hasta que llegamos a este,

El hecho de que sea ya denominación de origen,

el pimentón de La Vera, ¿lo habéis notado en las ventas?

Sí, se nota.

A la hora de fijar los precios, Ángel estaba un poco enfadado

con el tema de que sube el precio del pimentón

pero los costes de producción están igual o más caros.

Me decía, más o menos, que al final es lo comido por lo servido.

Nosotros llevamos sin subir los precios varios años.

Estamos igualados, es una cadena.

Si yo no vendo, ellos tampoco...

Al final, no se puede subir, si no, no estamos en el mercado.

¿A Ángel qué le decimos?

Me decía: "Vendo el kilo a 2,90 y hace años a 3,25".

Ángel que aguante, que vendrán tiempos mejores.

¿Cuántos gramos? 60 gramos.

Si yo me quiero comprar uno, ¿a cuánto saldría?

Pues en una tienda, como 2 euros o 2,50.

Marchando unos huevos y croquetas para compartir

y una de estofado.

Luismi, ¿cómo estás? Encantado, un placer.

Te iba a preguntar que si la joya de la corona del otoño

viene también a tu restaurante. Por supuesto.

Oro rojo. Pimiento fresco. Fíjate qué color.

Y aquí tenéis ya el pimiento seco, una vez deshidratado.

Cualquier guiso que hagamos, con esto es una bendición.

El pimiento lo tienes en dulce, agridulce, en picante.

Luego, el tostado se hace uno de una manera y otro de otra.

Estas son las diferentes clases que tenemos

a la hora de elaborar el pimentón.

Este es un "brioche" que hacemos con pimentón.

La verdad es que aquí los productos, el cabrito, el pimentón, la torta,

las setas ahora en esta época, son maravillosos.

-Otra de chuletillas, bacalao y unas carrilleras. ¡Chicos!

Te iba a decir qué fácil y qué bonito es,

pero nosotros que hemos estado esta mañana con los agricultores

viendo lo que cuesta, en todos los sentidos...

Además de verdad.

El pimentón lo echamos aquí en todos los platos.

Casi sería la pregunta: "¿Dónde no echamos el pimiento?".

Esto es la cuña de Torta.

La estamos atemperando un poquito.

Esta es del Casar, un higo confitado, por supuesto el pimentón.

Cuidado que queman las alubias.

A ver, un segundo.

(Música)

Vamos a hacer una excursión de media jornada

por la Reserva Natural Garganta de los Infiernos.

Y vamos a contemplar todo el valle del Jerte.

¿De dónde venís? De Bilbao.

¿Expertos montañeros o no? Por supuesto. (RÍE)

¿Por qué habéis elegido estas fechas que llega el otoño

un sitio como Extremadura? Pues por cambiar un poco.

-Venga, que nos marchamos.

Vamos a ver los robledales de un color,

los cerezales que se ponen muy bonitos,

amarillos y rojo vivo, depende de las variedades.

En 2014, lo podéis ver en Internet,

lo eligieron como el otoño más bonito de España.

Esta zona pertenece al macizo occidental de Gredos.

Esto es el suroeste de la sierra de Gredos.

Aquel cordal es el que divide la provincia de Ávila de Cáceres.

Los robledales ya están empezando a cambiar el color

y a ponerse ya en los colores del otoño.

¿Cuántas de estas haces al día?

Excursiones de estas, una. Y en primavera-verano un par.

Las excursiones de media jornada, a partir de 30 euros por persona.

Ya estamos en lo que se llama Garganta de los Infiernos.

Es esta especie de valle que tenemos aquí de 8 kilómetros.

Son 150 metros de una formación geológica

que se llaman "marmitas de gigante".

Para que os hagáis una idea de los caudales que puede soportar,

esta traviesa que está puesta nueva,

la rompió el agua el 24 de octubre de 2013.

Fijaos que el 24 de octubre el agua saltó por encima del puente.

Estamos hablando de unos cuantos metros más que ahora.

A esta zona se la conoce como el Valle del Agua.

Sí, eso es. Es una zona con mucha pluviometría.

La red hidrográfica son alrededor de 20 ríos y arroyos de montaña

que desembocan en el río Jerte, una red de alcantarillado buenísima.

No hay excursión que se precie que no tenga picnic.

Hombre, tiene que haber un aperitivo. De obligado cumplimiento.

¿Este es el pimentón que nos persigue?

Es el pimentón, sí.

Tanto el chorizo como el queso tienen pimentón.

¿Cómo va la excursión? Bien.

La verdad es que muy bien.

Teníamos ganas de venir a esta montaña.

(Música)

Este océano de piedra emergió hace 75 millones de años

del fondo del mar para convertirse, posiblemente,

en el paisaje cárstico más importante de toda Europa.

Es El Torcal de Antequera, Patrimonio de la Humanidad.

Jorge, eres del centro de visitantes de El Torcal.

¿Cuántas visitas recibís ahora que es Patrimonio de la Humanidad?

Pues estamos hablando de 250 000 al año, más o menos.

Se tuvo que habilitar un parking en la parte inferior

porque ya ves que está colapsado, a las 10:00 A.M. ya estaba lleno.

¿De dónde vienen ustedes? De Galicia.

Vienen bien lejos, entonces, a conocer El Torcal.

-Es lo más bonito que tienen aquí.

¿Eso dicen? Sí.

-Manuel Porcuna. -Yo, aquí.

Marc Matamoros. ¿Falta alguien?

¿De dónde vienen ustedes, más o menos? ¿Me pueden decir?

Málaga. De Málaga...

Suiza. ¡De Suiza!

Córdoba. Córdoba...

Ruta de los Sentidos. ¿Qué es eso exactamente?

Pues es una ruta donde se experimenta con los cinco sentidos.

Tocarán, olerán, mirarán...

¿Eso van a hacer todos estos señores?

A ellos nos los vamos a llevar.

-Ahí, las cabras. -Ahí tenéis las cabras ya.

Ellas se sientan, y si nadie las molesta

ahí pueden echar el día.

Igual que el ciervo, que es la berrea.

Aquí tenemos las cabras que están en celo

y por las mañanas se escucha golpearse.

Medirse un poco las fuerzas.

¿Qué es El Torcal de Antequera?

Son sedimentos marinos que estaban en el fondo del mar

que se han ido formando durante millones de años.

Con el plegamiento alpino,

la aproximación de la placa Europea y la Ibérica que está en medio,

y la Africana, se produce una aproximación de los continentes

de tal forma que empieza a elevarse.

Y emerge, como dices, en forma horizontal.

Exactamente. Es lo que podemos ver.

La singularidad de El Torcal es que emerge en horizontal.

¿Qué extensión tiene El Torcal de Antequera?

Pues con la nueva ampliación, unas 2100 hectáreas.

Es fácil perderse aquí.

Pues sí, la verdad es que toca una media de dos rescates al mes.

Es el segundo espacio natural protegido con más rescates

(Música)

¿Qué os parece El Torcal? Impresionante.

Aparte, pensando de lo que está formado.

O sea, que fuese esto mar.

Imposible.

¿Esto qué es? ¿Una seta petrificada? Es el Sombrerillo, el Champiñón.

Para los niños es el Platillo volante.

Y a vuestros pies tenéis un amonite.

Es un calamar, pero tiene esta concha circular.

Ya no hay problema, lo estoy aguantando yo.

Hombre, sois gallegos, eso no se cae.

-¡Uy! -Qué bien, macho.

Aquí nos vemos asediados, no hay postura fácil.

-Tened cuidado dónde ponéis el pie.

¡Es una auténtica superviviente!

Ya estamos en Siete Mesas. Aquí justo enfrente las tenemos.

Pensad que El Torcal siempre ha sido un sitio muy místico.

Hace un año fue declarado todo esto Patrimonio de la Humanidad.

¿Qué ha supuesto y por qué?

La declaración de Patrimonio engloba un conjunto.

Son tres sitios: Dólmenes, Torcal y la Peña de los Enamorados.

Los hoteles, prácticamente, llenos todos los fines de semana.

Hay un movimiento que hace un año se notaba,

pero creo que hoy ha sido un revulsivo económico

para la comarca.

Este es el otro grupo que encontramos al comienzo

para hacer la Ruta de los Sentidos.

Se piensa que El Torcal era en la Antigüedad

un punto para contactar el mundo terrenal

con el esoterismo y la vida después de muertos.

¿Eso es lo que se pensaba hace miles de años?

Y en la actualidad. ¿En la actualidad?

He llevado grupos de todo tipo:

Hare Krishna, un indio americano...

También dicen que es uno de los mejores puntos para ver ovnis.

A ver. ¡Está de dulce!

Esto es mermelada pura, vamos. (RÍEN)

Pero ¿qué se están comiendo?

Se llaman "acerolas" o "majoletas".

Es el segundo fruto de la península que más vitamina C tiene.

Antonio, este es el mítico plato de los montes.

Lomo, chorizo, patatas y dos huevos.

Esta es la dieta perfecta para el senderista

que viene de recorrer El Torcal de Antequera.

Se pone como un caballo cuando viene.

Es un plato muy típico de venta de monte de Málaga.

Sí, es muy típico.

Fíjate, el menú de El Torcal, eso y las migas también.

La Pinta, la Niña y la Santa María.

Esta es la mítica porra antequerana.

También plato muy típico de aquí.

Esto es como el salmorejo, Antonio. Muy parecido.

Tomate, ajo, un poquito de pimiento, pan y aceite de oliva.

Te lo dejo aquí.

-Ahí voy.

¡Bua! Vaya...

¿Empieza a notar que recupera las fuerzas?

Sí. (RÍEN)

Después de toda la caminata, con esto repone uno, vamos...

-Esto es lo mejor que hay aquí.

Ingleses residentes en Murcia.

¿Qué hacen aquí, en El Torcal de Antequera?

Estamos de vacaciones con nuestra amiga.

¿Qué impresión os ha dado? Es increíble.

No podemos creer las vistas.

¿Has encontrado alguna palabra en inglés?

"Incredible", "fantastic".

(Música)

¡Hola, hola!

¡Bueno, señores, vamos!

¿Dónde estamos?

(VITOREAN)

¿De dónde vienen todos ustedes? (HABLAN A LA VEZ)

Eso es Salamanca. ¡Sí!

Y están aquí en Antequera. ¿Cuántas horas de autobús?

-¡Y de Mónaco! -¡Nueve horas!

Para ver los Dólmenes. ¡Sí!

Es lo primero que van a ver. ¡Sí!

-Los Dólmenes de Antequera es el conjunto megalítico,

de los más importantes de Europa.

¿Para qué servían? Son enterramientos.

Más del 90 % de los dólmenes construidos en la península Ibérica,

todos miran hacia el este, hacia la salida del sol.

El resto mira hacia esa gran Peña de los Enamorados

que es esta montaña que por su forma parece humana.

¿Ustedes conocen ya la leyenda de la Peña de los Enamorados?

El cristiano y el moro que se enamoraron.

No podían... Y se tiraron de la montaña para abajo.

Cómo se lo sabe usted.

Parece la cabeza de un indio boca arriba.

Y este dolmen está orientado a la Peña.

El hombre prehistórico quería ver eso desde el dolmen.

Esa orientación no habitual es uno de esos valores

que la UNESCO reconoció para declarar Patrimonio de la Humanidad.

Esta es una visita de otoño.

En verano no suele venir mucho la gente aquí por culpa del calor.

Exactamente. Los meses fuertes son los de primavera y de otoño.

¿La entrada es gratuita? Exactamente.

Es curioso. ¿Cómo se mantiene entonces esto?

Pues todo depende del presupuesto de la Junta de Andalucía.

Estamos en el dolmen más grande del mundo.

Deciros que solo con esta losa tenemos sobre nuestras cabezas

más de 150 toneladas de peso.

Las piedras de la cantera se tallan en la propia cantera

y se desplazan hasta aquí con la ayuda de rodillos de madera

y fuerza, tracción.

El dolmen de Menga, dada su monumentalidad,

dada su colosalidad,

se piensa que más allá de ser un simple lugar de enterramiento

Menga fuese un gran centro ceremonial.

Lo que sí se le ha llamado en algunas ocasiones

es que Menga fuese esa gran catedral de la prehistoria.

Mirad para afuera y ved perfectamente hacia dónde mira Menga.

¿Veis cómo esa peña está perfectamente enmarcada?

En vez de una habitación con vistas en Florencia,

un cementerio con vistas en Antequera.

(Ladridos)

Muchos turistas finalizan su recorrido en Antequera

en el Lobo Park, una de las únicas reservas naturales del lobo ibérico

que queda en la península.

(AÚLLA)

(SIGUE AULLANDO)

Te comunicas perfectamente con ellos, ¡han respondido!

-Es que puedes flipar.

Y cuando aúllan no es el eco, pero es como una ola

que viene desde ahí arriba, ahí arriba, ahí arriba,

ahí arriba y ahí arriba.

Y eso entra y tú piensas que son 150 lobos.

Bueno... Impresionante. Hombre, es que... ¡Bua!

Por eso la Noche de Aullidos que ofrecemos, son rutas nocturnas,

y eso está visitado muy bien. ¿Noche de Aullidos?

Siempre acaba en luna llena.

En verano, cada fin de semana.

Pero en invierno también cada luna llena

hacemos la Noche de Aullidos.

Y eso claro, la gente flipa.

La estructura de una manada de lobos es exactamente la misma

que la familia humana.

Entonces, ¿qué existe? Mamá, papá y niños de varias edades.

¿Cuántos lobos tenéis en esta reserva, Daniel?

46. ¿46?

Siempre generan un debate enorme entre los que aman como tú

y los que lo odian por el asunto del ganado.

Podemos vivir juntos sin ningún problema.

En otros países funciona, ¿por qué no aquí?

¿Echar este ratito contigo cuánto le cuesta al turista?

La ruta guiada, una hora y media, cuesta 11 euros.

¿Estos son ibéricos? Sí, claro.

¿Los nuestros? Autóctonos.

¿Qué le vas a dar? Papa de la vaca.

Huele, ¿eh?

Mañana le pinchamos a ella también porque tiene una herida.

Son heridas de mordisco.

¡Epa!

Y como ves, ¿dónde están peleándose?

No están peleándose.

Madre mía, qué ojos.

La cogen antes de que caiga al suelo.

Hombre, claro, no les gusta el polvo. (RÍE)

¿A quién le hacen fotos, Daniel?

¿Eso qué es? ¿Qué tienes aquí? ¿El museo de los horrores?

Restos de la comida.

Esto es de un lobo que murió.

¿Cuántas veces te ha mordido un lobo?

¡Oh, no las puedo contar!

Pero mordido con mala intención para hacerme daño...

...pueden ser diez veces.

Mira cómo está desplazada. ¿Ves?

Tu mano derecha está desplazada.

Quieren provocar.

"Venga, vamos a pelearnos para saber quién es el líder".

(HABLA EN ALEMÁN)

¿Les hablas en alemán? Da igual.

Son "multilinguales".

Es una instalación científica desde el principio.

Está abierto al público para financiar los estudios.

¿Estudios de qué? ¿Del lobo? Claro. Del comportamiento...

Que haces tú. Claro.

Y estudiantes de todo el mundo.

(HABLA EN ALEMÁN)

Este es el macho.

Este es el macho.

Hace tan solo cuatro o cinco años a una cuidadora de lobos en Noruega

le ocurrió un accidente trágico.

Y ahí estás tú, sentado. Era un caso parecido.

Pero es absolutamente de otra forma.

Primero, esa chica lo ha trabajado, como casi todos,

ha trabajado con premio. Con comida.

Entonces, siempre con comida,

la relación que tenían no era fuerte de vínculo.

El único vínculo era la comida.

Él quiere estar conmigo porque quiere y no porque le doy algo.

Es una relación diferente.

Tú notas que esto es confianza, nada más.

Normalmente hay más problemas con los machos.

Venga, hombre.

(Música)

  • Destinos de otoño

Comando Actualidad - Destinos de otoño

01 nov 2017

Los reporteros de Comando Actualidad recorren algunos de los mejores destinos de otoño. Sus cámaras captan por primera vez la berrea, descubren por qué ni el otoño más seco de la última década puede con los bosques más buscados ni con los hongos más cotizados. Entran en la sepultura prehistórica más grande del mundo y destapan el rojo del pimentón más famoso. Es ahora o nunca.

ver más sobre "Comando Actualidad - Destinos de otoño" ver menos sobre "Comando Actualidad - Destinos de otoño"
Programas completos (418)
Clips

Los últimos 2.488 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios