www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3713052
No recomendado para menores de 7 años Comando actualidad - Dar la lata - ver ahora
Transcripción completa

Espárragos de Navarra, están cojonudos.

¿Cómo están? -Muy buenos.

Han pasado de ser alimentos de segunda

a meterse en el bote a los paladares más selectos.

Tiene buena pinta, ¿eh? El atún está buenísimo.

El aloe vera se come. Se come y se bebe.

-Mira si se puede.

Os habéis gastado 196 euros en conservas vegetales

aquí, en Lodosa.

Americanos se mataban por una ración española.

En mitad de Afganistán,

se encuentran unos callos y alucinan.

Cuando vas al supermercado y ves

que hay botes que vienen de Perú o China.

Pues no valen para nada.

-Del campo, a la conserva.

En escabeche o en aceite, no faltan en la despensa

y conservan la economía de mucha gente.

¿Qué significa el mejillón para la gente de aquí,

la isla de Arosa?

El trabajo que tenemos, no hay mucha salida en la isla.

Este es el pan del pueblo, ¿eh? Sí.

Genera aquí 2000 empleos. Sí.

Hay veces que la anchoa es cara, la anchoa no es cara.

Una conservera mediana como esta,

¿cuánto puede facturar al año aproximadamente, Ricardo?

En torno de los 12-13 millones de euros.

"Dar la lata", hoy, en "Comando actualidad".

¿Vamos a ver cómo se hace conserva este?

Sí. Venga.

(Canción en inglés)

España está a la cabeza de Europa

en la fabricación de conservas de pescado.

Anualmente, producimos más de 340 000 toneladas,

que se exportan a todo el mundo,

aunque el proceso comienza aquí, en aguas del Cantábrico.

(Canción en inglés)

Hola, venimos de "Comando actualidad".

¿Cómo se llama usted? Yo, Mariano.

Mariano, ¿y qué puesto tiene aquí? Soy el cocinero del barco.

¿Cuánta gente, cuántos tripulantes hay aquí?

Somos 14.

Benjamín, nos contaba el cocinero que eres el armador.

Armador y patrón. El dueño.

El dueño. Del barco, el propietario.

Este barco es una empresa familiar.

El primer dueño fue, bueno, sigue siendo,

mi padre con su socio, con mi abuelo y bisabuelo,

que fue uno de los fundadores de la Cofradía de Santoña.

¿Santoña, porque ustedes vienen de allá,

vive al 100 % de esto? Es un porcentaje alto.

El eslogan de Santoña es "Santoña la mar",

no tengo que decir más.

Abajo está la cocina, nos contabas.

Abajo está todo el servicio de vivienda del barco

y la zona de trabajo.

Esta es la tripulación.

¿Esto es bueno para el mareo? Sí.

¿Se puede vivir hoy de la pesca bien?

Bien, bien, bien, no. Se puede vivir.

Es que si no tenemos esto, no tenemos nada.

Hay poco, vale poco. Hay que protegerlo.

Eso es, hay que cuidar bien las cuotas,

pescar poco, que valga algo de dinero,

porque si no la cosa está muy complicada.

-En diez meses igual no ganas mucho,

pero luego haces el cómputo del año y sale el sueldo bueno.

Ha habido veda en el Cantábrico.

Durante cinco años se prohibió la captura de este pescado.

Para mí, personalmente,

fue la sobreexplotación que hicimos de esta especie

la que conllevo casi que desapareciese.

¿Hasta qué punto se sobreexplotó?

Lo que no había unos cupos, que era lo que te estaba comentando.

Cada uno pescaba.

Lo que podía; 20-30-40 toneladas al día cada barco.

Al día cada barco.

¿Y ahora el cupo de cuánto es? 10 000 kilos.

Ahora, en el segundo semestre, 4000.

Imagínate la diferencia.

Eso lo multiplicas por 200 barcos que estábamos en la zona pescando

y salen unas cantidades estratosféricas.

En un día, en un mismo puerto, un millón y pico de kilos de pescado.

En Santoña, que tiene el récord.

Qué rico está. Es el estilo marinero.

No se utiliza plato, el plato es el pan.

-Vamos saliendo.

Ahora estamos en la ría. En la ría.

Está es la ría de entrada de Avilés.

Estos seríamos nosotros, vamos navegando,

y estamos viendo los barcos que van navegando

tanto por la proa y por la popa nuestra.

A tiempo real, ve los marcos, cómo se sitúan,

hacia qué rumbo están navegando.

Nos daría pista, entonces, acerca del lugar

donde estarían pescando, dónde ir. Efectivamente.

Lo bueno es que trabajo en lo que me gusta,

que mucha gente no lo puede decir, la verdad.

-Por favor.

-Hemos tirado la red y hemos dejado el pescado

y hemos dejado la red alrededor del pescado.

Son las cinco de la mañana y es la primera vez...

La primera vez que vamos a intentar pescar.

No ha habido nada en toda la noche.

No ha habido nada en toda la noche.

Lo primerito que vemos en toda la noche.

Esta red que tenemos ahora puede tener,

para que calculéis en metros, unos 600 metros.

Hala, un tiburón, un tiburón pequeño.

Madre mía.

Este es el tiburón que estábamos viendo que ha quedado atrapado.

Vaya, vaya.

Es una tintorera, es una especie de tiburón tintorera.

Cuando le tocas así, es liso, tócalo al otro lado ahora.

¿Has visto que parece lija? Son peces sin escamas.

Son peces muy ricos, se come.

Pero esto lo devuelven al...

Lo devolvemos al mar, porque no tiene la talla

ni tiene interés comercial para nosotros.

Nosotros estas especies no las podemos vender.

Así que a vivir.

Ahora, cuando tiremos de la red, veremos qué hemos pescado,

pero creo que son peces malos y poquitos.

Hay un pez aguja, dos peces aguja.

El resto de barcos, que han avisado por radio,

¿no ha pescado ninguno? No ha pescado ninguno.

¿Nada? Nada de nada.

Es subirlo y estarían devolviendo

para que no muera.

Ahora se marchan. Están saliendo, mira, mira.

Nos volvemos con un cero. Con un cero.

En blanco. Nuestro gozo en un pozo.

¿Un poco de decepción? Yo creo que toda,

porque esperábamos coger algo, por lo menos ganar el jornal.

Mínimo. Hoy no se ha ganado nada.

Nada, hemos trabajado gratis.

Es un privilegio, abrir una lata

y meterse una anchoa casi en la boca, ¿no?

Sabiendo lo que cuesta.

Es un lujo comer anchoa, hoy en día es un lujo,

porque está escasa y está cara.

En blanco, vacía la bodega.

Este barco que se acerca ahora, que llega a puerto,

es de Santoña. De Santoña, sí.

¿De dónde viene? De la costa de Francia.

Vienen con anchoa. Un poco, sí.

4000 kilos. Sí.

Bien. Bien.

Porque la flota que se marchó para Avilés, nada.

No encontró nada.

¿Vienen contentos? Sí.

Mira qué sonrisas traen.

Este ya está vendido.

Está vendido antes de que lo pescaran, incluso.

Sí, llevábamos un año y pico trabajando.

Para una gran distribuidora, Mercadona,

les interesa y dicen... Trabajamos con ellos.

Y no les compensa, tienen que ir a Francia.

A cualquier sitio.

Buenas tardes, Marce Valle. Sí.

Es usted el padre de Benjamín. Sí.

Hemos salido a pescar con él.

Decía: "Iros para el puerto, que estará mi padre con la familia".

Sí, aquí estamos.

Todo queda en casa. Todo, todo.

Otro hermano mío, otro hermano mío, aquí somos todos familiares.

Estamos en la oficina nuestra, que siempre es el puerto.

En esta familia que tenemos representada, ¿cuántos hay?

Primos, hermanos. -Más de 20.

Más de 20 de la misma familia

que están viviendo directamente de la anchoa.

Nosotros somos como la gaviota.

Esta es la anchoa en salazón.

La anchoa fresca que hemos visto esta mañana

se mete en sal, ¿cuánto tiempo está aquí?

De seis a un año. -De seis meses.

-Cuanto más pase de seis meses, más rica la anchoa,

más textura tiene, más sabor. Huele muchísimo.

¿A que huele a jamón?

En su familia, Carmen,

todas las mujeres han estado en la conservera.

Sí, mi madre, mis tías, mis primas, mis cuñadas.

Esto es el sobado que es quitarle... La piel.

La piel, con un trocito de red. Sí, en casa se hace con red.

Esto lo hacéis sentados, por lo menos.

En la fábrica. No, de pie.

¿De pie? ¿Pero en las conserveras se trabaja también de pie?

Sí, sí. ¿Y cuántas horas están quitas?

Así tienes que estar por lo menos 3-4 horas.

Tiene que dejar a uno los ojos.

Por eso yo tengo la enfermedad de los ojos.

-Pesa la espalda.

Esto es un proceso manual, por eso hay veces que la anchoa es cara.

La anchoa no es cara.

-Cortas, derecho,

este es el segundo proceso.

Vamos a quitar esto.

Con mucho cuidado, para que no se rompan.

En Santoña hay hasta 60 empresas conserveras,

el origen es italiano.

Lo van a hacer igual. Igual, exactamente lo mismo.

Exactamente lo mismo. -Vamos a secar.

Lo pongo dos y uno para que no se rompa.

Esto quiere decir que dos y uno en el medio

para que cuando retuerzas el trapo no se rompa.

Ahora ya está el secado, el secado es manual, en casa.

Dale tú, que tienes más fuerza.

Ahí escurre. Claro.

-El truco es este.

Ahora salen derechas. Qué paliza les estamos dando.

No se rompen, ¿eh? Salen derechas.

Tú coge una, pero no abras hasta que yo te diga.

Esta no, que es muy difícil.

Mete uña. Meto uña.

Mete uña, poco a poco para que no se te rompa.

Venga.

Eso es.

-La pones bonita y la cortas otro poquitín,

muy poquitín para que se te quede nada en la tijera.

Se queda en nada luego. Claro, y vuelves a cortar.

¿Cómo es posible que algo así no tenga Denominación de Origen?

Estamos en ello. -La política.

-Hay empresarios que quieren y hay empresarios que no quieren,

porque unos trabajan con anchoa, digamos, buena

y otros trabajan con la trampa.

Este es el pan del pueblo, ¿eh? Sí.

De todo el pueblo, genera aquí 2000 empleos.

Santoña, por ejemplo, en los años de bonanza,

éramos como ahora, más o menos 13 000 habitantes.

Pues igual se ponía con 50 000 habitantes,

toda la gente venía a descabezar, de toda la Meseta,

de todos los pueblos, de todos los sitios.

Igual que van a la vendimia.

Y esto comienza con una familia de italianos

que se han quedado en las costas de Sicilia sin bocarte

y vienen aquí a buscarlos. No una familia.

Vinieron muchos, muchos.

Encuentran una anchoa, mucha anchoa

y de mejor calidad que la del Mediterráneo.

-Aquí habría más de 400 familias completas, con hijos.

De sicilianos. De sicilianos.

O sea que esto era un pedacito de Italia.

Hecho por nosotros, esto es bonito.

-Lo hemos hecho nosotras.

-Esto es lo que llamamos relanzón. -O aguja.

-Por ahí se conoce como aguja. Que es otro pescado.

Tienes que degustar y decir qué te parece.

Qué tensión.

Malísima. Buenísima.

Pensaba que ibas a decir malísima.

Además que tarda en llegarte el sabor.

Me voy a poner un poco de bonito y una anchoa.

Qué rico está.

(Canción en inglés)

La industria conservera vegetal en España

produce al año 1,5 millones de toneladas

y genera 1500 millones de euros.

Una de las zonas más importantes es esta, en el Valle del Ebro,

entre La Rioja, Navarra y Aragón.

Ahora mismo estamos en Lodosa,

un pueblo que le da nombre a un pimiento.

(Música)

Buen pimiento de piquillo de Lodosa. De Lodosa, auténtico.

Fíjate. Con el rabo torcido y de dos caras.

Rojos, rojos, rojos.

¿Estos van en conserva? Sí, estos van todos en conserva.

¿Por qué en el Valle del Ebro hay tanta tradición conservera?

Por el día hace mucho calor, como estamos pudiendo comprobar,

pero las noches son frescas. Eso para los cultivos le va muy bien.

Sergio, tu padre no quita la mirada de los pimientos.

Sí, la verdad que le gusta mucho,

y cualquier día me lo encuentro por aquí, a cualquier hora.

¿Cuántos años tiene?

Yo siempre digo 65, porque siempre está joven.

Ya casi tiene los 70.

¿Tú eres de aquí, de Lodosa? ¿Está bien trabajar aquí?

Pues, hombre, mejor que tener que marcharte

a cualquier otro lado, desplazarte.

Es una bendición tener trabajo aquí, cerca del pueblo.

A ti te da para todo el año.

Gracias a Dios, tengo aquí todo el año.

Si no es a por pimiento, es a limpiar hierba,

si no a plantar unas cosas, si no otras, el champiñón.

Gracias a Dios, tengo para todo el año.

Que aguante. Eso es y que dure.

¿Qué tiene el pimiento piquillo de Lodosa que lo diferencia del resto?

Es un amiento muy fino, que tiene la carne muy finita

y entonces en el paladar se deshace.

Por la forma en forma de pico y por eso es piquillo,

no porque pique.

¿Vamos a ver cómo se hace en conserva este?

Sí. Venga.

Aquí hacéis el pimiento.

Aquí hacemos el pimiento y el espárrago.

Aquí nada más que leña y agua, para que cuando entre al horno

suelte la piel.

¿Qué temperatura alcanza esto? 700-600 grados.

Con esto yo haría fundir el hierro.

En segundos, sale el pimiento quemado.

Cuidado, que quema.

Hay que pelarlo así, ¿no? Claro.

Fíjate.

¿Cuántos años de trabajo llevan estas manos?

Uf, madre de Dios, desde los 13 años,

que me metí en una fábrica de conservas.

Aquí le quitan el rabo y esto va para las ovejas,

los cerdos, los pollos, las gallinas.

Estas chicas lo limpian,

si os fijáis, con cuchillos, con trapos

y lo van poniendo en bandejas.

Le digo a la gente cuál es el sentimiento mío,

nada más en los platos.

¿Se nota? Bah.

¿En qué?

Ya le gané a uno de Pamplona una comida.

(RÍE) Con cinco platos distintos.

Veo que lo haces con delicadeza. Sí.

Hay que tener mucho cuidado para que no se rompa,

que salga entero, porque si no no entra.

¿Cuando vas al supermercado y ves que hay botes

que vienen de Perú o de China? No valen para nada.

Además, luego te pone en la etiqueta con letra grande:

"Pimiento de Navarra".

Luego, tienes que llevar gafas para leer la letra pequeña

para ver que sale de China y de Perú.

Se nota que sabes un poquito de pimiento.

Llevo muchos años.

¿Cuántos? 30.

¿Por cuánto vendes estos botes?

Los boten andan en mi casa a tres euros más IVA.

Este sale a 1,70.

¿Se nota mucho la competencia que viene de fuera

para un sitio como el tuyo?

Bueno, nosotros no notamos nada, porque durante el año se vende todo.

No lleva ningún tipo de aditivo ni conservante,

entonces está metido a presión.

Luego, se pone la tapa, se desliza y está listo para salir al mercado.

¿No se le echa nada? Nada,

el líquido es aceite de pimiento.

Coja un bote de pimientos y me lo lee, cualquiera,

sí, ese mismo.

Este bote, al no llevar marca, es un piquillo extra.

Se queda allí. ¿Por qué no se cae? Muy sencillo.

Por la elaboración que lleva.

Si este pimiento hubiera llevado mucha elaboración,

lo haces así y echan todos a correr.

¿Sois clientes habituales? Sí.

¿De dónde? De Amorebieta.

¿De dónde? Amorebieta.

¿Venía de Amorebieta a comprar esto? Sí.

¿O por qué venís aquí? Nos gusta el producto que tienen.

Espárragos, melocotones, yemas y boletus.

Os habéis gastado 196 euros en conservas vegetales

aquí, en Lodosa.

Esto huele solo de abrirlo. Espárragos de Navarra.

Vamos a darles a probar a toda esta gente.

Vas a hacer una degustación en tu tienda.

Sí, a ver, empezamos por aquí.

Ahí tiene un poco de papel para secarse.

Esto se coge así y se hace así.

¡Están cojonudos!

A ver, ¿cómo están? -Muy buenos.

-Vamos a probar. -A ver.

¿Qué tal? Muy bueno.

-Chicarrón del norte. -Y otra.

-Y otra, a ver cómo sale.

-A ver, me has dado el más gordo.

¿De dónde venís? De Andoain, de San Sebastián.

-De Cataluña.

De Cataluña a comprar conservas. Sí, todos unos años.

¿Y ellos de dónde? De Bilbao.

-A ver, Juan Carlos, ¿cómo está?

Un cojonudo de la Finca Los Cabezos, buah.

Si se deshace, es blandito.

Siguiendo el curso del río Ebro, a unos kilómetros más abajo

nos encontramos plantaciones como esta

en Villafranca, también en Navarra, de judía verde; buenos días.

Juan Antonio, tú eres el agricultor de estas tierras,

que le vendes el producto a Iñaki, que tú eres el jefe de planta

de una industria conservera de esta localidad.

Correcto.

¿Qué tiene esta zona para que haya tanta conserva vegetal por aquí?

Tenemos buena calidad de tierra, tenemos buena calidad de agua,

tenemos un clima adecuado para distintos tipos de verduras,

y luego tenemos también el saber hacer de lo agricultores.

Juan Carlos, vamos a ver

el proceso de fabricación de las judías.

Las judías que se han recolectado esta noche,

que han llegado a las 6 de la mañana

y las trabajaremos antes de seis horas.

¿Cuántos kilos hay aquí? Aproximadamente hay 25 toneladas.

No tiene apenas grano, muy carnosas,

hay productos que recogemos y las hacemos en dos horas.

Otras podemos estar hasta seis horas, pero no más.

¿Para qué? Para recoger el producto fresco

y transformarlo fresco. Dell campo a la conserva.

Ahora es cuando se empieza a seleccionar toda la judía,

en esta maquinaria de aquí.

En esta maquinaria empieza la selección.

Esto es todo lo que sobra. Esto es lo que queremos quitar.

Este trocito de mata, más pequeñas que no valen.

Esto lo guardamos y lo llevamos para alimentación animal.

Este cilindro lo que hace es cortar

las puntas de las vainas, de las judías.

La punta es incomestible, y la otra punta.

Juan Carlos, vente por aquí.

Una judía cortado a cuatro centímetros,

un corte limpio, como si lo has cortado con un cuchillo en casa.

Maite, eres la responsable de seguridad alimentaria

de esta industria conservera.

¿Cómo se tiene en cuenta eso, cómo se vigila

que lo que se va a meter en el bote es seguro?

Estamos con una selección de los defectos,

establecemos una imagen de lo que sería

la perfección del vegetal,

y en base a ese patrón, la máquina rechaza las piezas que no lo cumplen.

¿Ya sale cocido de aquí? Sale ligeramente cocido.

Lo que hemos hecho es escaldar para quitar el color,

porque hemos agredido al vegetal, lo hemos cortado,

y un corte al aire se puede oxidar.

Entonces, con el escaldado lo que hacemos

es drenar esa degradación de color.

Aquí se echa lo que se llama el líquido de gobierno de cobertura

que es el líquido que lleva la conserva.

¿Qué lleva exactamente?

Agua, sal y ácido aldónico.

La sal lo que le aporta es mejor sabor, un poco de sal,

y el aldónico es también para mejor el color.

¿Un producto en conservación es de mucho sabor?

Por ejemplo, la judía verde tiene un sabor muy singular

a que la consumamos fresca y cocinada en nuestra casa.

Hay otros productos que cambian tanto sus propiedades,

por ejemplo, un espárrago,

que no están igual, depende del producto.

Las conservas se introducen en estos cilindros enormes

que es donde se esterilizan.

¿Cuánto tiempo gracias a este proceso

podemos consumir este producto?

Estamos dando una vida útil de cinco años,

pero cinco años es una fecha de consumo preferente.

A partir del año quinto, si no vemos ningún signo extraño,

se podría consumir.

Acaba de tomar el último palé.

Sí, acabo de tomar ahora mismo el último palé.

Hola, buenos días. Hola, buenos días.

Aunque por dimensiones no lo parezca,

esta empresa es de origen familiar. La empresa se creó en 1910.

Es de tu tatarabuelo. De mi tatarabuelo.

¿Qué volumen de producción mueve esta empresa?

En torno a los 310 millones de unidades.

Paula, vais a medir la fuerza que se necesita para abrir un bote.

Viendo esa problemática, nosotros hemos decidido

lanzar una serie de productos, una gama nueva

con una tapa abre fácil.

Carlos, ¿cuál es el producto estrella?

¿Cuál es el que más se vende? El cardo.

Vendemos aproximadamente 1,5 millones de unidades al año.

¿Cuánto vale un bote de cardo? En torno a 2,65 euros.

¿Vendéis en España o exportáis?

Estamos vendiendo principalmente el champiñón a 62 países.

Es una lata el trabajar,

todos los días te tienes que levantar.

Aparte de esto, gracias a Dios,

la vida pasa felizmente si hay amor.

Galicia es la capital español de las conservas de pescado y marisco.

El 86 % de las latas que se venden en todo el país

salen de aquí, de sus 60 conserveras que dan empleo a 12 000 personas.

Aparte de esto, gracias a Dios,

la vida pasa felizmente si hay amor.

Buenas noches. Hola, buenas noches.

O buenos días, ¿no?

Ya son las cuatro de la mañana y ya veo...

Tú eres Claudio. Sí.

Preparado para ir a por mejillón. Así es.

Quizá acompañado de... De toda la familia.

El pedido de hoy es de 23 toneladas. ¡23 toneladas!

Aquí no se ve nada, esta barca no tiene ni focos ni...

No, esto es...

¿Esto es así siempre? Sí.

¿Cuántos años lleváis dedicándoos a recoger mejillón?

Yo, en concreto, 27 años. -Yo, 34.

34, ¿esto os viene, es herencia familiar?

Claro.

Vuestros abuelos, padres se dedicaban a esto.

Luego amarramos en la batea.

(Música)

Por aquí, ¿no? Sí.

¿Aquí? Sí, exactamente.

Gracias.

Vamos a estribor.

(Canción en inglés)

Ahora estamos en plena temporada del mejillón aquí, en Galicia.

Ahora mismo sí, es cuando más gordo está.

¿Da para vivir este negocio de las mejilloneras en Galicia?

¿Da para vivir una familia como la vuestra?

Está bien, sí; ahora mismo vivimos cuatro familias de esto.

¿Cuatro? Cuatro.

Cuando hay marea roja, no se puede sacar el mejillón.

Entonces, se trabaja.

Ángeles, tú eres doctora en Biología.

Trabajas para la Denominación de Origen Mejillón de Galicia.

De vez en cuando venía ver el trabajo en las bateas.

Todos los meses tenemos que hacer salidas para recoger muestras.

¿Qué es la marea roja?

La marea roja es un fenómeno natural y es muy sencillo.

Las aguas de la ría son aguas muy ricas en microalgas.

De todas esas microalgas, hay determinadas microalgas

que son como en tierra una ortiga, una mala hierba.

Estos serían malas microalgas.

Las come el mejillón y entonces no se puede comer.

Hay que dejar que el mejillón se autodepure,

que suelte esa toxina que tiene y ya puedes comerla.

Es buenísima.

Hace frío, pero el mejillón engorda porque tiene mucho alimento.

O sea que el frío para los bañistas no es bueno,

pero para los mejillones y el marisco en Galicia es lo mejor.

¿Cuántas toneladas de mejillón se puede sacar de las rías gallegas

en un buen año como parece que es este?

Pues, a ver, lo normal, 250 mil toneladas, 300.

Eso sería un año magnífico.

Os veo de mejillones hasta... toda la cara.

Una se acostumbra, porque esto es un olor.

No. ¿No?

No, ella todavía tuvo que estar en el centro médico la semana pasada.

¿Por qué? Por las anemonas.

¿Esto qué es? Esto son anemonas.

¿Qué es esto? Es como la medusa.

Echa un ácido y te pica,

es como una picadura de insecto.

Se debe echar una crema y ya está.

¿Qué significa el mejillón para la gente de aquí,

de la isla de Arosa, de las rías,

familias enteras como tú?

Es el medio de vida que hay, es el trabajo que tenemos.

No hay mucha salida en la isla más que el mar.

Esta es la semilla del mejillón.

A los seis meses, adquiere más o menos este tamaño,

cuando realizáis el desdoble,

lo que llamáis el desdoble de la cuerda.

Este es el mejillón final, que al cabo de un año y pico,

como ahora estáis haciendo, recogéis.

¿El color que tiene que tener es este anaranjado claro?

El color es igual, puede ser blanco como anaranjado.

Eso da igual, el color. Da igual.

Lo importante es el tamaño. El tamaño y la comida que tengan.

La gordura del mejillón. La gordura.

Deben ser como las 6:30 de la mañana y de vuelta al muelle.

A descargar el mejillón.

(Música)

Marta. Dime.

Vosotros sois parte del Consello Regulador del Mejillón de Galicia.

Consejo Regulador.

Hemos visto que habéis cogido una muestra

de lo que se acaba de capturar allí, en las bateas.

50 kilos, exactamente. 50 kilos, sí.

¿Qué estáis haciendo ahora mismo?

Ahora se limpia de la basura que trae,

la cría pequeñita.

Después de limpio,

vamos a coger dos kilos en dos tarteras diferentes.

Los vamos a cocer.

Oye, son grandecitos, Claudio. Sí, sí.

-532, 26 en rendimiento en carne.

-El mejillón a partir del 20 % es un buen rendimiento,

o sea un 26 que tiene es excelente.

-69 céntimos. -69 céntimos.

69 céntimos el kilo. 13 000 euros el kilo.

¿Ha sido una buena jornada, Claudio? Una buena jornada, sí señor.

Ricardo, tú eres aquí el jefe de producción de esta conservera.

Hay una pregunta obvia, ¿por qué todas las trabajadoras son mujeres?

Eso es por tradición, por su buen hacer, también.

Los hombres iba a la mar a pescar y era la mujer la que empacaba,

la que trabajaba en fábricas.

Isolina, ¿cuándo empezaste a trabajar aquí, en la conservera?

11 años. 11 años.

Una niña y hasta hoy.

A la gente le gusta que cuando abre una lata

vea un mejillón lustroso. Anchoa, sardina, todo.

¿Se paga bien este trabajo?

¿Se vive bien siendo trabajadora en una conservera'

Bueno, bien, a ver, son los sueldos.

¿Mileurista? Mileurista.

El sueldo está por ley.

Ahora las nietas, las descendientes, ¿se animan a trabajar en esto?

No lo hay. No hay relevo.

No hay trabajo para ellas.

Estáis echando el escabeche.

Sí, aquí está echando el líquido, en este caso, escabeche.

Se llena hasta rebosar la salsa, se le pone la tapa.

Este escabeche lo hacéis vosotros también.

Sí, esto se hace también, todo.

El tipo de salsa marca cómo son las conservas, ¿no?

Cada conserva tiene su toque, puede ser un poco más suave,

un poquito más fuerte.

¿Cuántas latas como esa de mejillones

podéis, pueden salir de aquí a diario?

Entre 30 y 40 000 al día. ¡Bocadillo!

¿Cuánto tiempo tienen para el bocadillo?

Un cuarto de hora. Hay que comerlo rápido y volver.

Rápido, rápido.

Estas latas de mejillones, ¿qué precio tienen cuando llegan

al consumidor final, en la tienda, en el supermercado?

Esta anda sobre un euro y pico.

La gente, cuanto más grande el mejillón, más lo quiere.

Más demandado es y más caro es, claro.

Y una conservera mediana como esta

¿cuánto puede facturar al año aproximadamente, Ricardo?

En torno de los 12-13 millones al año.

(Canción en inglés)

Muchos de los grandes inventos que cambiaron la historia

nacieron en plena guerra,

en el corazón mismo de los ejércitos.

Eso precisamente ocurrió con las conservas,

que tienen dos siglos de historia.

(Canción en inglés)

Ahora voy a deshidratar la lata con el alcohol de 70.

Usted, Rosa, es técnico en este laboratorio.

Sí, soy técnico superior de laboratorio.

De PCAMI, esto que es un Centro de Abastecimiento del Ejército.

Aquí lo que hacemos es, principalmente,

ensayos de todas las raciones que abastecen a Fuerzas Armadas.

Los soldados españoles llevan muchísimos años

comiendo así, de lata.

Las raciones de campaña o de combate cuando están n maniobras

siempre son de esta manera, ¿no?

Sí, normalmente las raciones se consumen

cuando no hay un servicio logístico de restauración normal.

Eso es una lata de... cocido. Esto es una lata de garbanzos y sal.

Y esta es la ración... Musulmana.

De comida halal, que también hay comida específica para musulmanes.

¿Suele haber sorpresa en estos análisis?

¿Aparecen cosas raras? No, afortunadamente no.

El botulismo puede venir

de la infección de lo que es la hojalata, la lata,

no del contenido.

De la mala esterilización, es lo peor, casi.

El botulismo y la salmonella sería de lo peor, sí.

Y la gente que esté en casa nunca comprar latas abolladas

y si lleva una lata que en principio está bien,

la abren y notan sabor, olor, algo rarillo...

No comer nada de todas todas.

Esto que tenemos en la mano es una ración de combate o campaña.

Vamos a abrirla.

Esto exactamente es una comida B, que correspondería a una cena.

Una sopa de verduras,

típica sopa que encontramos en el supermercado, instantánea,

una carne de vacuno en salsa, una pera en almíbar

y filetes de caballas en escabeche.

Paté a la pimienta. Un paté a la pimienta.

Muchas cosas, un chicle.

Estas son pastillas para potabilizar el agua.

Tenemos cinco tipos de menú para las raciones individuales

y luego para personal musulmán tenemos dos tipos de menús.

¿Esta latas se elaboran en España, el contenido de estas raciones?

Todo lo que comemos es producto 100 % español.

¿Cuánto se paga a estas empresas

por elaborar la comida de nuestras tropas?

Ronda los 14 millones de euros en cuatro años.

En cuatro años es lo que reciben estas empresas españolas,

que son las encargadas de elaborar esta comida.

Esto pesa... Tres kilos.

Tres kilos, madre mía, y solo con abridor, claro,

no hay abrefácil, que pueda... No.

¿Quién lleva esto de tres kilos? Para diez personas.

La ración se pensó principalmente para pelotones.

Cuando se abran estas latas. Tiene buena pinta, ¿eh?

A ver cómo comen los soldados.

Usted, coronel Castro, es el jefe de todo el laboratorio.

¿Qué ocurre con todas estas raciones de comida

que llegan a Afganistán, a Irak,

que van a ir a Mali ahora, dentro de poco,

y que sobran y no se han consumido cuando acaba la misión?

Resultaría mucho más caro repatriar las raciones de campaña no consumidas

que dejarlas ahí y entregarlas en lo que sea posible

a la propia población civil.

¿Te gusta? Mucho, el atún está buenísimo.

Están mejor estos platos grandes que la ración pequeña.

Lis chipirones también están muy ricos, ¿eh?

-¡Arriba!

¡Derecha!

¡Ya!

¡Vista derecha!, ¡Izquierda!

¡Rompan filas!

-No seres los mejores... (TODOS) Pero sí los más valientes.

No seremos los mejores, pero sí los más valientes.

La gente viene aquí porque quiere y porque tiene vocación.

Yo siempre lo digo,

creo que es el trabajo más complicado sin que te guste.

Hacer este trabajo sin que te guste debe ser horrible.

¿Aprobarán los soldados hoy esta práctica que van a hacer?

Estoy convencido. ¿Sí?

Hola, soy Sara, de "Comando actualidad", ¿y usted?

Sargento Montes, un placer.

de la tercera compañía de Asturias 21.

Vamos a realizar un tema.

Simula que estaríamos en territorio de misión,

estaríamos haciendo una patrulla con nuestro vehículo

y desde la zona urbanizada nos abrirían fuego.

En su mochila tienen que llevar el equipo individual

y entre ello, evidentemente, forma parte la ración de previsión,

que es una de las cosas que si lo sacamos del combate,

es lo más importante que hay. La comida.

La alimentación.

Estás preguntando por las raciones de comida,

que si no, no subís al taque, ¿no?

Sin la ración no os metéis en el tanque, ¿no?

Ponerlas detrás.

A ver las raciones de comida dónde estarían.

Aquí está.

No es como una ración de tu madre, pero bueno, vale igual.

Alimenta y están ricas, no están malas.

Venga, salimos.

(Disparos)

Aquí el espadacangrejo cambio, aquí el espadacangrejo.

Estamos para movernos, ¡munición a tope!

(Disparos)

¿Cómo va el ejercicio? Va muy bien.

Están entrando en una vivienda y asegurando cada estancia.

Exactamente. Que no hay enemigos.

Que no hay enemigos, que es segura,

que no solamente tienen que mirar enemigos,

tienen que mirar trampeos, hay que mirar muchas cosas.

-Continuamos.

-Sargento entrando a derechas.

¿Siempre grita tanto porque da pistas al enemigo

de dónde se encuentran ustedes?

"Voy para allá" y avisan.

En realidad, le voy a decir una cosa,

yo creo que cuando se hace este tipo de misiones,

a veces también es importante que te oigan entrar.

En un principio estás combatiendo con gente de otro idioma,

o sea que tampoco tienen... Que entenderte.

Es difícil que el acento de uno de Badajoz

un afgano sepa interpretarlo.

Entonces, cuando me pide paso,

me aseguro de que el que está entrando es compañero.

-¡Maestro! -Fin del ejercicio, fuera cargador.

Toma.

-Esto es como los restaurantes, antes de entrar a comer,

tienes el menú en la puerta.

-Sacamos el hornillo, torcemos hacia dentro.

Esto es el hornillo. El hornillo.

Que viene aquí con las latas. Exacto.

Las patitas. Perfecto.

Este olor luego no queda en la comida, claro.

No suele pasar. -No suele.

Dudan los soldados.

Le prendemos fuego. Le damos fuego por abajo.

Por abajo.

¿Y ahora se coloca ahí encima? Y se pone encima.

¡Ya está? Ya está.

¿Esto no lo huele el enemigo? Hace chup, chup, chup.

Después de una semana, huele todo.

No nos duchamos y tal, en una semana lo que menos huele es esto.

-Si no hay descanso no comes, porque no te vas a poner a comer

en medio del combate.

Ahora coges el hornillo, cómodamente,

y encima, comida calentita, que en invierno está genial.

-No nos movemos por el mundo como mucha gente se cree.

Parece que cogemos la mochila y nos vamos andando por la autovía.

Nosotros llevamos unos medios logísticos

muy fuertes y muy potentes.

Lo único, como militares que somos, tenemos que estar un paso por delante

de las incidencias que tenemos y esta ración ocuparía

una de esas carencias que podríamos tener en un momento dado

que es la comida.

A ver qué me parece.

Muy rica.

Es lo que decíamos, otros ejércitos van en frío.

Yo, por ejemplo, en Bosnia, los americanos se mataban

por una ración española.

Para un americano, abrir una lata y que haya lentejas...

Alucinan.

Si los extranjeros vienen a España y lo que están buscando es

comer cocido y paella

y, de repente, están en mitad de Afganistán,

y abren se encuentran unos callos alucinan.

¿Se cotizan las raciones del ejército español?

Se cotiza mucho. ¿Se puede cambiar por...?

Se puede cambiar, yo creo, que absolutamente por todo.

Esto no se puede vender, no se puede comerciar.

Esto es propiedad del Ejército, no, pero yo he visto que en Internet

esto se vende. Hasta 45 euros la cajita.

¿Qué tipo de gente puede estar comprando esto por Internet?

Sobre todo, nostálgicos.

Nosotros, recientemente, se ha casado un compañero,

que sirvió conmigo muchos años. Y en la boda...

Le regalamos los compañeros una ración

y de verdad me hubiera gustado que le hubierais visto la cara.

Cuando vio la ración, hace 12 años que se fue del Ejército,

y trae muchos recuerdos.

No tenemos que olvidar de dónde es este Ejército.

El español se sienta a comer. A veces olvidamos las tradiciones.

El español se sienta a comer.

(Música)

Tenemos la duda, canciones bandera,

retoños sin humo, champú aloe vera.

El paso del tiempo cualquiera se espera,

paz y langostinos en Nochebuena,

pasando de largo.

¿Comerían aloe vera?

Este que se está recogiendo en una finca de Sevilla

se prepara en conserva, y aparte de para cuidar nuestra piel,

es un ingrediente de cocina más.

Estos son los plantones que han salido, ¿no?

Estos han sido, ¿no?

Andrés, buenos días, esto está para recoger.

Efectivamente. Una mijita y tira.

¿Tiene que salir con esta raíz? Como está.

La hoja ahora se va a cicatrizar perfectamente

y ya se queda hermética.

Entonces, una hoja de aloe puede llegar al mercado

y tiene una durabilidad enorme, enorme de grande.

Me han dicho que eres un libro abierto sobre el aloe vera.

Es un cultivo que lo descubrí hace seis años en Alemania,

en una feria de cultivos ecológicos, BioFach.

Me llamó la atención ver en el pabellón de México,

había unos alimentos que llevaban incorporado

el aloe vera como ingrediente. Porque el aloe vera se come.

Se come y se bebe. Esto es digno de grabar.

Esta planta ha muerto ya, pero fíjate que al morir,

estos son hijos, que en las puntas de las hojas

tienen hijos para que persista la especie.

Fíjate qué cosa más mona, esto es una plantita de aloe

en su mínima expresión. Esto se puede volver a plantar.

Esto se puede volver a plantar.

¿Cuánto dura una planta de aloe vera?

A los diez años conviene regenerarlo.

¿Así de fácil? Así de fácil.

¿Tal cual?

Esta planta, ya puesta, cuando se le dé un riego,

se pone como esta, tarda en ponerse como esta 15-20 días.

Hasta seis años estos campos eran de algodón.

Sí.

¿Mejor el aloe vera que el algodón?

Por lo menos, tiene.

El algodón es un cultivo,

que yo he sido uno de los principales productores de algodón de España,

pero es un cultivo que te quita la ilusión,

porque es todo a través de subvenciones.

Entonces, la mano del agricultor no funciona.

Son subvenciones que te las pueden dar o quitar cualquier día.

Lo que hacemos con la flor es que cortamos la lanza.

Esto ahora te lo comes, tal cual. ¿Se puede?

Verás que esta está dulcecita, sí, sí, todas las que quieras.

Y esto lo vendéis a restaurantes. Efectivamente.

La mesa delante de los platos ponemos esto de aquí.

La gente se sorprende y ya decimos que en vez de aceitunas

coman flores de aloe.

Y lo pones como aperitivo. Lo ponemos como aperitivo.

¿Cuántas hectáreas tienes aquí de aloe vera?

En total, tenemos cinco hectáreas y tenemos previsto montar

alguna plantación más en otra zona, en Écija.

En España se cultiva aloe vera en Canarias y en Andalucía.

Sí, efectivamente.

Y en Europa, ¿en ningún sitio más? En Europa en ningún otro sitio.

Hay algo testimonial, pero son invernaderos.

Industria de aloe prácticamente es inexistente,

se está creando ahora.

Esta es tu finca. Aquí tienes tu casa.

Aquí creo que vamos a ver cómo se cocina con aloe vera.

Efectivamente.

Te voy a presentar a Eva.

Hola, muy buenas.

Hola.

Yo soy Juan Carlos, de "Comando actualidad".

Eva, encantada. Te pillamos con las manos...

Con las manos en la masa, nunca mejor dicho.

Me pilláis preparando un salmorejo de remolacha, en este caso,

y que le voy a poner aloe vera, para que tenga

las bondades y beneficios que tiene este producto,

que lo he conocido gracias a mi amigo Andrés.

Tú, Eva, ¿eres cocinera? Sí, cocinera de macrobiótica.

-Es un producto que lo que hace es absorbe muy bien los sabores

y ayuda a potenciar el sabor.

Eso está estudiado por la Universidad de Cádiz.

-Me echas una mano y llevamos las cositas allí.

-Aquí lo llevamos. -La tablilla es tuya.

-La tabla.

Esta es la preparación que hay que hacerle, aquí.

Aquí.

Yo no soy muy de esto, pero me va a salir.

¿Ves? Esto se mete en agua fría para que suelte la aloína.

La aloína está en la piel, eso hay que eliminarlo.

¿Por qué? Por normativa, en fin.

Eso es el efecto laxante, es una antraquinona

que tiene muchas bondades, pero en su justa medida.

Entonces, la normativa nos obliga a que vaya libre de aloína.

-Ahora vamos a poner dos daditos de aloe vera.

¿Tú por qué empezaste con la comida macrobiótica?

Tuve un proceso oncológico,

y quise saber qué podría hacer yo por mí misma

para mejorar en salud.

Mi sueño es darle a conocer esto a la gente, que lo conozca.

Igual que vino a mi vida, me ayudó y me aportó tanto,

a mí me gustaría ahora hacer lo mismo.

Ahora lo que estamos haciendo es hacer los cuadraditos, los cubitos.

-Mira, mira la baba.

Este es el índice de calidad de un aloe.

¿La baba esta que suelta?

Sí, ¿veis, veis como se te queda la mano?

Esa es la calidad. Esto va para...

¿Te vas a dar así en los ojos? Sí.

Abre un poco para que entre y esto es...

Ten cuidado. Sí, sí.

¿No pica? No, en absoluto, refresca.

Esto lo que hace es refrescar

y esta baba ahora se te queda pegajoso

y ya empieza a... Esto es un regenerador celular.

Esto te va a dejar la piel como el culo de un niño chico.

Esto es lo que nosotros comercializamos luego ya en el bote.

¿Se puede comer así, tal cual? ¿Esto?

¿Sí? Mira si se puede.

No sabe mucho. No, es más, no está malo.

-Salmorejo de remolacha con aloe vera.

El primero que veo en mi vida.

Le damos un toque de batidora.

Vamos a ver a qué sabe.

El sabor de aloe vera no lo encuentro por ningún lado.

Claro, porque lo que ha hecho, el aloe vera lo que ha hecho

ha sido mejorar el sabor del resto de ingredientes.

Está muy bueno. ¿Verdad?

Este es el aloe vera en conserva que vosotros hacéis.

Hemos conseguido algo que es de premio,

que es meter el gel del aloe en un bote

para nada más destapar y consumir.

¿Veis la transparencia?

¿Existía aloe vera en conserva antes de que tú lo hicieras?

No, no, no.

¿Qué te dijeron cuando pensaste en hacer aloe vera en conserva?

Esto fue una chaladura.

Te trataron de loco, igual.

Más o menos, y me siguen tratando de loco.

Yo soy el loco del aloe, pero bueno.

¿Veis? Esto ahora lo único que tiene que ir es a agua.

Una vez cortado, se mete en agua fría, casi congelada.

Se saca otra vez, ¿vale? Bien que se escurre esto.

Cuidado.

La conserva que estamos haciendo ahora

es de forma artesanal, en vuestra propia finca,

pero esto os lo hacen en una fábrica.

Esto nos lo hacen en una cooperativa de señora, artesana,

porque allí nos hacen también el zumo y la mermelada.

¿Qué producción tenéis en esta cooperativa?

Un palé mensual, una cosa así.

¿Esta es forma de hacer la conserva?

¿Esto lo has pensado tú, Andrés? Esto sí.

Lo vamos a estabilizar con 2 % de zumo de limón ecológico,

porque el limón es un conservante.

¿Cuánto aguanta? Ya vamos por dos años.

Se le pone su tapa, se le mete su pasteurización,

se queda hermético y ya tiene el producto.

¿Cuánto vale un bote como este? Para hacerme una idea.

Esto sale ocho euros. -Buenos días.

-Hombre, Javi, aquí andamos. -Vamos a ir tirando.

¿Ese aloe vera es para ti?

Sí, es para nosotros, en el restaurante.

Se pone en coctelera, en ensaladas, en platos,

y es un texturizante natural maravilloso.

¿Desde hace cuánto tiempo utilizas aloe en conserva para tus platos?

Pues yo llevo ya cuatro años utilizando aloe vera en conservas.

Hasta luego, Andrés. -Venga, Javi, hasta luego.

¿Es tuyo o eres cocinero?

Bueno, el cocinero es mi hermano y es de los dos.

Está hasta arriba, ¿eh, Javi? Sí, bueno,

normalmente solemos trabajar bien.

La carta de nuestro restaurante, aquí está,

la crema de puré de patata atrufado,

que tiene ahí el símbolo de la corona de aloe vera,

entrante de alcachofa que está... Aquí.

Corazones de alcachofa.

¿Un alimento tan curioso como este sirve de gancho

para gente que a probar cosas que no ha probado nunca?

Seguro, ten en cuenta

que la inquietud de la gente por cuidarse es cada vez mayor.

Mary lo que ha hecho es hacer una ensalada verde,

que nosotros ponemos con fresas, lechugas, cebollita, mango picado

y el aloe vera se lo vamos a poner por encima, ¿vale, Mary?

Así, directamente.

El tarro de conserva de aloe vera directamente en la ensalada,

porque es 100 % natural y ahora le ponemos

los esparraguitos a la plancha por encima.

¿Es un producto complicado? No.

-Que aproveche. -Muchas gracias.

Habéis pedido una ensalada con aloe vera.

Con aloe vera, sí.

Estas son las flores. Flores de aloe vera.

¿Bueno o qué? Sí, es muy fresquito,

mezclado aquí con los pistachos, fresas,

le da un sabor muy bueno.

-Entendido que haya gente que no sepa que el aloe vera se puede comer.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Dar la lata

Comando actualidad - Dar la lata

07 sep 2016

Es el país que más conservas de pescado elabora en la Unión Europea. 340.000 toneladas al año. Galicia es la reina de la industria del abrefácil. De ser considerado un alimento de segunda, ha pasado a meterse en el bote a los paladares más selectos.

ver más sobre "Comando actualidad - Dar la lata" ver menos sobre "Comando actualidad - Dar la lata"
Programas completos (458)
Clips

Los últimos 2.721 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Diana

    Al principio de la sección sobre el aloe vera del programa "Dar la lata" tocaron una canción, ¿Podrían decirme qué canción era?

    11 sep 2016