www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4004058
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Barrios que reviven - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué piensa la gente de Carabanchel?

Yo lo que creo es que Carabanchel solo se conoce por la cárcel.

Atracos, robos...

Cuando éramos pequeños, jugando a las chapas,

veías de todo.

Esta es la plaza de La Magdalena.

La plaza de la Magdalena.

La gente no quería llegar hasta aquí.

Le llamaban "el Bronx".

¿El barrio se lleva prácticamente tatuado?

Se lleva.

La muralla, muralla.

A lo mejor Hércules siempre ha sido

una zona de construcción bastante grande.

Eran conocidos como barrios conflictivos,

y gracias a sus vecinos, están hoy en el mapa.

Los vecinos sois los que habéis recuperado un poco,

por así decirlo, el barrio.

Los tiene que resolver el mismo entorno, el contorno.

Nadie te va a solucionar ningún problema.

Nadie.

Cuando yo llegué aquí,

era un barrio que al principio, me daba miedo llegar,

y ahora es un gozo estar aquí en este barrio, sí.

Carabanchel para mí es linda,

es guapa.

Y la gente te pregunta: "¿De dónde eres?".

Pues muy pocas veces decías: "De Madrid".

Siempre: "De Carabanchel".

¿Te gusta el barrio San Luis?

¿Te gusta esta zona? Sí, sí.

¿Sí? Sí, me encanta.

¿Qué tienen para que ahora todo el mundo los quiera visitar?

Prueben la orejita.

Llevamos 45 años haciéndola.

Cada semana vendemos 200 kilos.

Del barrio mola todo,

porque está lleno de músicos...

de cocineros...

de gente que mola mucho.

El chaval que tienes cortando jamón

sabe inglés perfectamente, y francés, porque lo necesitamos.

¿Y qué comía el rey?

Ternasco asado, su buen vino, sus ensaladas, espárragos...

La casa tiene 281 metros cuadrados.

Y está por 745 000.

¿Están viniendo todos los modernos?

Bueno, vas oyendo gente que empieza a venir a vivir...

Barrios que reviven hoy en "Comando actualidad".

Son barrios guapos de gente buena.

Dicen que Carabanchel empieza al otro lado del río

y acaba no se sabe muy bien dónde.

Es el distrito más poblado

de la capital con 270 000 habitantes,

una especie de ciudad dentro de la propia Madrid.

Soy guía turístico cultural en Madrid distrito,

y os voy a enseñar hoy mi barrio,

que creo que vais a alucinar un poquito.

Así que si queréis empezamos ya, ¿vale?

(TODOS) Vale, muy bien.

Piedad, esto es una visita turística.

Cultural.

¿Qué piensa la gente de Carabanchel,

crees tú que no lo conoce, que nunca ha estado aquí?

Lo que creo es que Carabanchel solo se conoce por la cárcel.

Las cosas así turísticas y lo que es más importante

no lo conocemos.

Y las demás,

¿algunas no habíais venido aquí nunca?

Yo he venido, pero hace mucho tiempo también.

Pero como ruta turística nunca.

Bueno, se llama Eugenia Montijo

porque justo aquí al lado Eugenia de Montijo tenía una quinta.

En el siglo XIX, era la zona de recreo

de la aristocracia y la nobleza y de reyes.

Entonces en el siglo XIX, Carabanchel, que sepáis,

que estaba muy muy de moda.

Para mí es el lugar más emblemático de Carabanchel.

Porque esta es la antigua iglesia del pueblo de Carabanchel,

el primitivo.

El pueblo de Carabanchel se fundó en el siglo XII,

y la iglesia es del siglo XIII.

Es de estilo románico mudéjar.

Este templo se levanta sobre otros templos

que son de épocas anteriores.

A pesar, Piedad, de que este es el edificio,

nos contabas, más antiguo de Madrid,

la portada está llena de pintadas...

Claro, claro.

No hay conservación, ¿no? Nada.

De patrimonio en relación a ese edificio.

No, no.

Además imagínate, esto en medio del campo,

por muy protegido que esté, aquí es lugar de botellón.

Este es el campo de fútbol de La Mina,

que es el campo de fútbol más antiguo de España.

En septiembre cumplió 100 años.

¿Cuánto habéis pagado por esta actividad?

Hemos pagado ocho euros.

O sea, muy baratita.

¿Y cuánto dura el paseo?

Dos horas.

Dos horas, más o menos.

Nos gusta mucho la historia de Madrid.

Nos gusta mucho cómo lo explica Piedad.

Está muy bien, muy interesante.

Como estáis viendo,

estamos pasando por distintas zonas de Carabanchel,

y todas como con mucho contraste.

Esto es un poco la imagen que a lo mejor tiene la gente

que no vive aquí, en el barrio de Carabanchel.

Es posible.

A lo mejor en la retina tenemos un poco esta sensación.

Puede que sí. Zona un poco más deprimida, obrera.

Yo creo que sí.

Pero luego, sin embargo,

ves aquí que son pisos totalmente nuevos,

y con todas las comodidades.

Esta es la finca de Vista Alegre.

La finca de Vista Alegre, ¿vale?

Vamos a pasar por aquí.

Cuando se casaron la reina María Cristina de Borbón

con Fernando VII,

el ayuntamiento les regaló un terreno a las afueras de Madrid,

en Carabanchel,

para que se construyera aquí su palacio de veraneo.

Es muy muy parecido al Capricho.

Muy parecido.

Tiene una ría navegable.

¿Habrá gente aquí del barrio, de Carabanchel,

que pase así a diario por la puerta

y que no haya entrado nunca a la finca?

Yo, es la primera vez que entro, sí.

¿Es la primera vez que entras tú aquí?

Sí, y por la puerta paso casi todos los días, sí.

¿Y por qué no entras?

Porque no...

Yo creo que no te dejan entrar así voluntariamente.

Claro, hay que pedir permiso, ¿no?

¿Puede entrar? Sí, sí.

¿Y pasear con los patines y eso, puede ser?

Por esta parte, sí.

Ahí hay un jardín así de estilo italiano, muy curioso.

Aquí se conoce como el Palacio Viejo,

y es el palacio de la reina María Cristina.

A mí me gustan estas galerías abiertas,

que cada una, si os fijáis,

tiene un estilo diferente en los órdenes:

el dórico, el jónico y el corintio.

Y aquí justo es la fachada principal.

¿Hacemos una foto aquí, chicos?

Preparadas.

¡Carabanchel! Con la boca abierta.

Bueno, pues aquí veis la entrada al metro de Carabanchel.

Aunque la entrada es un poco así, parece muy moderna, muy de ahora,

pero, sin embargo, conserva el cartel antiguo.

Ya sabéis que el metro es de principios del siglo XX.

El hospital Gómez Ulla es un hospital militar,

y es de finales del siglo XIX.

Tenemos unas vistas espectaculares,

no solo a Carabanchel, sino todo Madrid.

Seguimos con la vista, y llegamos hasta esa zona verde,

que es donde hemos estado.

Ahí está el cementerio

y la iglesia Nuestra Señora de la Antigua.

Y todo ese solar que se ve ahora

es donde estaba la antigua cárcel de Carabanchel.

Es usted el comandante Florido. Sí.

El jefe de seguridad del hospital militar.

¿Sube usted aquí a menudo?

Sí.

¿Sí? O sea que conoce las vistas perfectamente, ¿no?

Conozco mejor las instalaciones, que es lo que tengo que mirar.

Que controlar, ¿no? Las vistas ya las tengo.

¿Sí? Aquí no sube nadie. No.

O sea, esto que estamos haciendo

es una cosa excepcional en el día de hoy.

Sí.

¿Cuánto tiempo lleva usted trabajando aquí,

en el hospital de seguridad?

De jefe de seguridad...

Llegué aquí de teniente en el año 85.

Ese edificio que estamos viendo

es lo único que queda del antiguo hospital.

¿Es usted del barrio de Carabanchel? Soy de Málaga.

(RÍEN)

Nunca te habías asomado a tu barrio así, desde tan alto.

No, no, y yo creo que va a ser la única vez.

Visto desde arriba...

Somos unas privilegiadas.

¡Vale! ¡Las dos sin!

¿Es usted el mesero, el dueño?

Sí, uno de los socios, somos dos socios.

Y llevamos aquí 47 años.

¿Y usted ha nacido aquí también, en Carabanchel?

No, no, yo soy de...

de muy lejos.

Soy de Villa Sanjurjo, Marruecos.

Anda.

Mi padre era militar.

Vaya.

Y yo entré aquí con 15 años.

¿Y ahora vive usted aquí, es vecino de Carabanchel?

Sí, no, vivo en Leganés Norte.

Porque aquí ya la gente se va de aquí, de Carabanchel.

¿Por qué?

Porque ya se está quedando un barrio muy viejo.

¡Vermut!

Nos dicen que aquí se sirven

una de las orejas más famosas de Madrid.

Sí. La ración de orejas.

La ración de orejas, es verdad.

Sí, sí, pasen por aquí, por favor.

¿Algún secreto para cocinar la oreja?

Aquí entran crudas, y la cocemos nosotros.

¿Cuánta oreja podéis servir al día?

Al día, no, pero a la semana vendemos 200 kilos.

Bueno, a ver, prueben la orejita.

Está muy rico.

Llevamos 45 años haciéndola.

Vosotras ya habéis comido oreja, ¿no?

No, aquí no. ¿Nunca?

No aquí, ¿no?

Claro.

En casa, sí.

Viene gente que nosotros muchas veces no conocemos.

Vienen vestidos bien,

y luego los ves en la tele y dices:

"Ahí va, pues si esa ha estado en el bar".

¿Cómo es Carabanchel para usted, que lleva aquí tantos años?

Hombre, pues mira, Carabanchel para mí es linda,

es guapa.

Yo llevo aquí 47 años,

y no he tenido ninguna pelea con nadie.

Nos han entrado varias veces.

¿A robar? A robar.

Han roto las puertas,

y porque la gente siempre ahí está,

que nos roban cuando quieren.

Pero peleas, broncas...

Yo, aquí 47 años, no he tenido ninguna.

Carabanchel, qué barrio más...

-Es como si hablaras de Vallecas. -La cárcel.

La cárcel, o como si hablaras de Vallecas.

Son barrios guapos, de gente buena y trabajadora.

Estamos ante la puerta de entrada,

más o menos a modo de garita,

de la Colonia de la Prensa.

La Colonia de la Prensa es de principios del siglo XX,

y son casas, hotelitos se llamaban antes,

de periodistas.

Son una agrupación que se llamaron a sí mismos "los cincuenta",

y se acogieron a la ley de casas baratas,

que llamaríamos ahora de protección oficial.

Eran como palacios.

Y son palacios, exactamente.

Como ha cambiado el concepto de protección oficial con los años.

Sí, la verdad.

A un lado y a otro, vais a ver casas, hotelitos,

pero también vais a ver bloques de piso,

y eso es porque después de la Guerra Civil,

o durante la Guerra Civil,

muchos abandonaron las casas.

Y se fueron al exilio.

Y esas casas fueron ocupadas,

y de mal manera, vendidas.

Cada hotelito,

cada palacete, en realidad,

es totalmente diferente, con estilos diferentes, como veis.

Las calles tienen nombres de periódicos de ese momento.

Por ejemplo, aquí "Siglo Futuro",

y ahora vamos a ir por la calle de la Época.

Hola.

¡Buenas!

Veníamos a ver la casa.

-Muy bien, ¿Juanma? -Sí.

-Hola. -Encantado.

-Encantada. -Hola, ¿qué tal?

¿Tú, Jorge?

Pilar, eres de la agencia que va a enseñar esta casa, ¿no?

Sí.

Soy de la agencia,

y llevo esta casa de aquí de Carabanchel.

Me dedico a vender viviendas bonitas.

¿Lleváis mucho tiempo buscando casa?

Seis meses.

Es modernista.

Y, bueno, todo lo que veis es original,

en este caso del 36.

¿Cuántos metros tiene y cuánto cuesta?

La casa tiene 281 metros cuadrados.

Y está por 745 000 euros.

Esta casa en cualquier otro sitio de Madrid

seguramente costaría muchísimo más.

Venga, vamos para dentro.

Os vais a quedar los muebles también, ¿no?

Eso es verdad, ¿los muebles se los llevan?

Los muebles, eh...

en principio sí se los llevan, pero...

Pero, bueno, si os gustan mucho, siempre se puede hablar...

¿A qué os dedicáis vosotros? Publicidad.

¿Los dos? Sí.

Soy andaluz, que no se nota,

pero he estado trabajando 12 años en Barcelona.

Llevo aquí en Madrid un añito,

y es la primera vez que estoy en el barrio.

Como todo le mundo habla que está muy de moda y tal...

Lo hemos conocido más ahora, buscando.

Buscando barrios que fueran relativamente céntricos,

que fueran barrios, ¿no?

¿Se están viniendo todos los modernos aquí,

a Carabanchel?

Bueno, vas oyendo gente que empieza a venir,

algún nombre... sí, sí.

Para mí lo más bonito de la casa es la luz que tiene,

la luz que llega por todas partes, por todas las ventanas,

la vegetación...

Sobre todo es como muy social.

Yo creo que es una casa muy para tener amigos,

para hacer cenas,

para organizar cosas chulas...

Natalia y Héctor,

vosotros no sois de este barrio,

de Carabanchel.

No, vivimos en el centro de Madrid.

¿Cuánto tiempo lleváis aquí?

Pues llevamos un año y medio.

Abrimos un restaurante en el barrio de las Letras,

en la calle López de Aguirre.

Yo pagaba por un local de 60 metros, 1500 euros.

Y la gente, salíamos en prensa,

y decían que era un local muy exclusivo

porque era muy pequeño.

Claro, porque solo comían 17 personas.

Porque solo comían 17 personas.

Pero luego apostamos por salir del centro

y descubrir otro Madrid.

O sea, en comparación, yo pago lo mismo.

Pagas lo mismo por lo que pagabas por aquel alquiler del restaurante,

que eran 60 metros...

Y aquí tengo 500.

Y la gente del centro viene aquí.

Que parece algo... Lo estáis consiguiendo, ¿no?

Poco a poco estamos consiguiendo que la gente cruce el río.

Es como una regresión un poco al pasado,

a mí me gusta estar aquí.

Y fue colgar el cartel,

y nos mandaron un email los vecinos de enfrente.

Son nueve artistas...

bueno, son nueve enfrente,

luego abajo hace dos meses que se han mudado otros,

arriba en el cuarto hay otros...

O sea, todo el edificio de enfrente está lleno de artistas.

Todo.

Gracias.

Vaya.

Pues esta es nuestra...

la "mojinarre", como lo llamamos nosotros.

(RÍEN)

Tenemos mesa de pimpón, tenemos sillones de avión...

(RÍEN)

Toda esta zona, que era un polígono industrial, ¿no?

Todo esto es el polígono industrial de Carabanchel.

Pero ¿ves?

Ahí también vive gente.

En este edificio también vive gente.

Pero luego, por ejemplo, el del otro lado es todo industrial.

Esto es nuestro pequeño montacargas.

Madre mía.

Esta es una de las razones...

Por las que vinimos también aquí,

porque la carga...

Nosotros nos pasamos el día de mudanza,

como aquel que dice.

Entonces es...

para nosotros, es muy fácil.

Claro, y no todos los edificios en Madrid tienen esto.

No. ¿Pocos?

En el centro, ninguno.

Normalmente además

cuando vas a por alimentos en el centro,

los montacargas son así,

que a veces nos lo tenemos que subir todo a pie

porque es imposible acceder a los sitios.

Mira, salimos por aquí...

Ah, qué bueno.

Y aquí estáis, ¿no?

Cruzando la calle...

Cruzamos la calle, y tenemos a los vecinos.

Hola, Sonia.

Hola, ¿qué tal, Natalia?

Hola, cariño.

¿Cómo estamos?

Bueno, os pillamos ahí con las manos en la masa.

Sí, trabajando un poquito.

¿Qué estás haciendo ahora?

Pues estoy preparando unas piezas para la próxima exposición.

Nada que ver con Carabanchel más allá de que trabajas aquí.

¿O tú eres de...?

¿De dónde eres?

No, yo soy de un pueblo de Murcia que se llama Puerto Lumbreras,

que es el mejor pueblo del mundo.

¿Estás improvisando, Sonia?

Sí.

¿Cuánto tiempo llevas aquí, en Nave Oporto?

Pues llevo tres años.

Tres años ya llevamos aquí en este estudio.

¿Y dónde estabas antes?

En el centro.

Del barrio mola todo,

porque está lleno de músicos...

de cocineros... de gente que mola mucho.

¿Sí? Sí.

A lo mejor se quejan los vecinos dentro de unos años y dicen:

"Claro, a consecuencia de que han llegado tantos artistas,

se ha puesto caro el barrio, ¿no?".

Pues esperemos que no pase.

Pero yo creo que el encanto de Carabanchel también está

en que no se pierda lo que es Carabanchel, ¿no?

Ese rollo tan castizo y tan popular...

De repente que no se inunde esto, suban los alquileres,

y nos tengamos que volver a ir.

¿A dónde?

A otro sitio.

No, por favor.

Bueno, gracias, chau. Hasta luego.

Bueno, pues aquí os presento...

Desmontando una cosita. ¿Qué tal? Encantada, yo soy Sara.

Hola, muy buenas, soy Tom.

¿Los has hecho tú?

Sí, bueno, están ahora mismo en proceso.

Cruzar el río, no sé,

era una cosa que yo jamás lo había hecho.

Había venido alguna vez hace mucho tiempo,

para un bar o alguna movida así, pero...

Sí, que no es una zona a la que la gente suela acudir

si no es porque viva en Carabanchel.

A Carabanchel no se viene a lo mejor.

Bueno, en las fiestas de San Isidro, en la pradera, ¿no?

Sí, la verdad que sí, el marqués de Vadillo y eso...

Pero creo que, bueno, me sorprende totalmente

porque los espacios que se encuentran por aquí

es muy difícil encontrar en otro sitio...

-Hola, Irma. -Hola.

¿Fuiste la primera moradora de Nave Oporto?

Bueno, del edificio más bien.

¿Sí? Sí.

Y vives aquí también. Sí, vivo en el edificio.

¿Cuánto se paga ahora por el alquiler

de toda esta nave?

Estamos en...

1100, por ahí.

¿1100 euros?

Sí.

Es de los nueve.

¿Vienen los galeristas a Carabanchel a ver vuestro trabajo?

¿Se desplazan, salen del barrio de Salamanca

y vienen aquí?

Sí, vienen los galeristas, y vienen los coleccionistas...

Inversores... Viene gente de todo tipo,

gente que no había venido nunca a Carabanchel.

Hola, ¿qué tal?

Es usted el portero de la finca, entiendo, claro.

Yo soy el portero de la finca, sí.

¿Lleva muchos años trabajando en esta portería?

Pues aquí llevo 17 años ya.

No está mal.

¿Y qué había antes de que llegaran los artistas?

Pues mire, aquí había muchas imprentas,

teníamos ropa...

Cuando llegan estas obras de arco,

en las ferias internacionales de arte contemporáneo,

y llegan aquí todos los cuadros...

Bueno, pues...

Las instalaciones,

¿se quedan impresionados los vecinos?

Sí, hay alguno que dice que esto está cambiando.

Se nota que hay una actividad que antes no teníamos.

Ahora estamos muy contentos del barrio.

Y aparte de eso, que nos vienen esta gente,

pues muy bien.

Pues encantado.

Adiós.

Hasta luego, gracias.

Adiós.

¿Dónde estamos ahora, Sonia?

Bueno, esto ya sí que es Carabanchel.

Carabanchel profundo.

¿A quién venimos a ver?

Venimos a ver a Malio,

que es un amigo de toda la vida.

Él sí que es de Carabanchel.

Hola, ¿qué tal?

Pues muy bien, ya tengo lo tuyo, pasa.

Ah, qué bien, qué alegría.

Hola.

Sonia ha expuesto en mi galería.

¿Tienes una galería? Eso es.

O sea que eres de los compradores.

Él es de los que nos da la posibilidad

de exponer nuestras piezas.

¿Vives cerca?

Claro, yo vivo a un minuto,

más o menos.

Uno o dos minutos.

Al final, cuando decidí volverme a Carabanchel,

fue por dos motivos:

uno, porque es mi barrio de toda la vida,

porque estuve muchos años viviendo en el centro,

y otro, es muy buen barrio para trabajar.

Aquí al lado hay una cerrajería,

que si necesitas una pieza para una exposición en concreto,

te la hacen encantados.

Hay carpinterías, hay ferreterías...

Es un barrio que da muchos servicios.

Pues lo vamos a hacer así un poco a capón.

¿Tiene mala fama el barrio, la ha tenido?

En su momento...

bueno, los 80 fueron muy duros en este barrio.

La droga causó estragos, la verdad.

Además, durante un tiempo,

efectivamente estuvo instalada aquí la cárcel de Carabanchel,

que no le daba precisamente buena fama al barrio.

Bueno, primero le vamos a pintar.

Y ahora vamos a sacarlo...

Guau. Y aquí lo tenéis.

Hay muy poca gente que entienda lo que significa el arte,

por ejemplo, para un barrio como Carabanchel.

Porque al final, que se establezca una comunidad de artistas tan fuerte

en un barrio como este,

lo que genera es una actividad económica

también muy fuerte.

En Madrid, por ejemplo, durante una época,

yo creo que toda la periferia se ha sentido un poco abandonada.

Estos últimos años quizá sea un buen momento para la periferia.

A ver si te gusta cómo han quedado.

Ay, sí, me gusta mucho.

En los últimos tiempos, claro, los precios están subiendo.

Ya no es tan barato alquilar una nave aquí, en la zona.

¿Sí?

Se va a poner caro entonces.

Si en pocos años ya ha empezado a subir el precio...

Sí, sí, se ha notado mucho.

Ese piso de ahí arriba, ahora mismo mi hermano,

que tiene una empresa de construcción,

está trabajando reformando el estudio de un artista

que se acaba de instalar aquí en este edificio.

Todo este edificio estaba dedicado única y exclusivamente a imprenta.

Muchos de los artistas que trabajan aquí

viven aquí también.

¿Habría gente que está comprando naves

para hacer vivienda luego?

Sí.

Naves que tienen unas dimensiones, 200-300 metros cuadrados,

y que hay gente que las está comprando

y están realmente haciendo pisos de 50 metros.

Dani. Hola.

¿Qué pasa, campeón? ¿Qué tal?

Muy bien. Venimos por la tele.

La tele...

Soy Sara, de "Comando actualidad", de Televisión Española.

Encantado, Daniel. ¿Cuántos metros tiene este local?

Cerca de 400.

¿Cuál es el presupuesto

para una reforma de un piso de estas dimensiones?

Pues depende un poco.

Por ejemplo, hemos cambiado toda la carpintería,

el exterior, porque aquí hace mucho frío

y no hay calefacción.

Y la transformación más o menos se le va a ir a unos...

cerca de 70 000 euros.

Vosotros que sois dos hermanos nacidos en Carabanchel,

¿pensáis que la gente conoce

lo que está ocurriendo aquí en el barrio?

¿O qué imagen creéis que se tiene de esta zona de Madrid?

Atracos, robos...

Cuando éramos pequeños, jugando a las chapas,

pues veías de todo.

O sea, el típico que iba robando el casete,

así el casete, corriendo por la calle...

Las películas de Álex de la Iglesia...

El Jaro.

El Vaquilla, el Torete...

Quizá sea una imagen que se ha quedado un poco

en la retina de la gente.

Cerca del campo del Carabanchel, donde nosotros estudiábamos,

ibas con tu balón

y decías: "No me robes el balón", y se llevaba tu balón,

y al día siguiente te lo encontrabas que te lo dejaba,

porque nos conocíamos todos.

Carabanchel siempre lo llevabas en el corazón,

y cada vez que viajabas,

si la gente te preguntaba: "¿De dónde eres?".

Muy pocas veces decías: "De Madrid". Siempre decías: "De Carabanchel".

Es un barrio que me ha marcado mucho,

y por lo menos a nuestra generación.

¿Qué tal?

¿Qué tal?

¿Qué queréis, la tres?

La tres la tenéis reservada, ¿no?

Aquí tienes.

Somos Gwen Wapiti, una banda de rock carajero.

¿Rock carajero? Sí.

¿De Carabanchel?

De Carabanchel.

¿Cuántos locales hay, de ensayo?

Pues tenemos 32 locales.

Viene aquí muchísima gente...

Muchísima.

¿Es fácil coordinar un edificio así,

con tantas bandas que vienen a tocar, y...?

Después de tantos años, es fácil, lo llevamos muy bien ahora.

Vamos allá.

¿Cuánto cuesta, Santi, alquilar uno de estos locales?

Bueno, depende.

Nosotros tenemos los locales mensuales

y locales por horas, ¿vale?

¿Locales por horas? Por horas.

Los locales pequeños, desde 8 euros hasta los 10.

Los medianos, desde 12 a 24.

Perdón.

Nada, estos ya tienen gente...

Claro, ya hay gente.

Carlos Rivera,

cuando vino a hacer la gira, ensayó aquí en los locales.

Carlos Baute, Sergio Dalma también...

Toundra.

Toundra tiene un local aquí permanentemente.

(Música)

Perdón.

¡Hola!

¿Quiénes son ustedes?

(RÍEN)

¿Eh?

Ah, nosotros somos la iglesia cristiana Cristo viene.

Congregación cristiana, Cristo viene.

¿De dónde son ustedes? Grupo ecuatoriano.

¿Todos son ecuatorianos? No.

Ecuador, Bolivia...

Hola. Hola.

...el batería y el cantante.

Encantada, de "Comando Actualidad".

Y Rubén, que es el jefe de músicos de Malú.

Bueno, ¿y qué estáis haciendo aquí ahora?

Pues hoy hemos estado mezclando un disco que hicimos hace un tiempo.

¿Alguno de vosotros es de aquí, del barrio, de Carabanchel?

Yo. ¿Nacido aquí?

Nacido aquí.

Hay payos, rumanos, gitanos y chinos y de todo.

Diferentes etnias entre todos mis vecinos.

Lo que pasa que el barrio se está como renovando,

se está poniendo como de moda,

y está empezando a haber mucha música aquí.

Hay una escuela de blues que han abierto aquí,

está el observatorio, está esto, que lleva toda la vida.

A mí me ha venido gente, y me ha preguntado un señor:

"¿Cómo está el barrio, eres de aquí?

Estoy mirando para invertir, para montar negocios".

Le decimos que es como el nuevo Brooklyn.

¿Sí? Sí, sí.

Muchas gracias. Hasta luego.

¿Te hace una cerveza o qué?

¿Te pido un botellín o qué?

Hola, buenas. Joaquín.

Encantado. Fede, de "Comando actualidad".

Encantado, hombre.

Estamos en la calle San Luis,

en el pleno casco histórico de Sevilla,

en el barrio de San Luis, ¿no?

¿Sois del barrio vosotros?

Sí, es nuestra segunda patria.

Sí.

El colegio, hermandad...

Vamos, desde pequeñitos, las correrías todas por aquí.

Esto antiguamente le decían "el Moscú sevillano".

Yo creo que más bien por la población más proletaria.

Vosotros sois de una hermandad,

y en Sevilla no hay barrio sin hermandad, sin cofradía, ¿no?

Claro.

Y si no, puede haber cofradía y no haber barrio.

¿Vale?

Entonces un día como hoy tenéis un ensayo.

¿Y me decías que tú vienes, de dónde?

De San Pedro de Alcántara.

De San Pedro de Alcántara. Málaga.

¿Y has venido con el coche para el ensayo?

Para el ensayo.

Y terminará esto a la una o a las dos de la mañana,

y hay que volverse.

¿Tu mujer te ha echado la bronca ahora o te la echa después?

Lleva años echándomela. Yo creo que ha resistido.

Sí, porque esto se lleva como el barrio,

¿se lleva prácticamente tatuado?

Sí.

Se lleva...

Se lleva.

La muralla, la muralla.

A ver, ¿esto qué es?

La muralla de la Macarena.

La muralla de la Macarena, toma ya.

Es el único que tengo, eh...

A ver si me va a ver algún jefe el mío,

y voy a dar la nota, ¿eh?

¿Por qué, a qué te dedicas tú, Joaquín?

Yo soy empleado de banca.

¿Empleado de banca? De banca, de banca.

Las pintas del empleado de banca.

Aquí donde me ves, vamos.

¡Vámonos para dentro!

¡La ropa, vámonos!

¿Cuánto tiempo lleváis en la hermandad vosotros?

Desde que nacimos.

¿Tú también eres del barrio? Sí, también, desde pequeño.

Él es puro, puro...

¿De pura cepa?

Ya he visto algún tatuaje por ahí que tienes tatuado el barrio.

Sí, sí, es que la Macarena es un barrio muy grande.

Aquí la gente muchas veces habla de Triana y demás,

pero es que la Macarena...

Hablamos como el barrio de San Luis, pero realmente...

Efectivamente, aquí se conoce al barrio San Luis

como la Macarena.

El barrio de la Macarena, efectivamente.

La calle de San Luis es una calle histórica,

por la que entraban los reyes en Sevilla.

De hecho, antiguamente se llamaba la calle Real.

¿Para ti qué significa esto?

Hombre, el barrio es parte básica de mi vida.

De hecho, me fui de casa,

me casé y me fui a la calle de atrás de mi casa,

de donde vivía, o sea que...

Mi mujer, de una esquina del barrio,

de la otra punta del barrio.

Con lo cual, estamos todos...

El barrio para nosotros es una cosa importante.

O sea que si yo te pregunto,

si por trabajo o lo que sea, ¿te destinan cinco años fuera?

No...

Ahí está.

Yo soy de barriga alta, ¿sabes?

En tres años vamos a hacer de nuevo las bambalinas,

que son las caídas,

y el techo del patio, ¿vale?

Esto está bordado en oro.

Una de las iniciativas para sacar el dinero que hemos hecho.

Esto que veis aquí es el diseño del techo.

Vale.

Se ha cuadriculado,

y cada uno de estos cuadraditos tiene un precio.

¿Cada uno pone la cantidad que quiere,

o hay una cuota...?

Cada cuadrado son 100 euros.

Y luego, aparte independientemente, uno paga una cuota mensual.

Claro, nosotros tenemos una cuota anual.

Son 60 euros al año.

¿Al año? Al año.

Vámonos.

(Música)

Poco a poco.

Vámonos.

Izquierda.

Carolina, ¿cómo estás?

Bien.

Con tanto ruido es difícil presentarnos, ¿no?

Pero vamos a intentarlo.

Eres profesora de flamenco,

y estamos en uno de los corralones, ¿no?

Que le llaman, en el barrio de San Luis.

Sí, los corralones de Pelícano.

Esto fue el primer corralón industrial

que hubo en toda España.

Son varios locales en los que se hacen

diferentes actividades de cultura,

cerámica, madera,

flamenco.

Yo soy colombiana.

Yo llevo 15 años aquí,

y aquí, en el corralón, llevaré 12 años.

Realmente el profesor es mi marido.

Yo también doy clase,

pero a menor nivel.

¿Tu marido es de aquí, del barrio de San Luis,

de esta zona?

Sí, el nació en la Macarena, sí. Ah, ¿sí?

¿Y cómo llegaste por aquí?

¿El amor te trajo? No.

El amor por el flamenco

me trajo primero.

Y después ya me quedé por el amor, no del flamenco.

Ah, ¿sí?

¿Y cómo descubriste esto del flamenco?

Por Paco de Lucía.

Yo era percusionista,

y encontré en la práctica de Paco de Lucía

algo que había que estudiar y profundizar.

¿Una se lleva a la cama este sonido o no?

Sí.

Nosotros nos levantamos en casa y: "tico tatico tatico tatá".

No me digas que esto es todos los días.

Sí. ¿Todos los días?

Todos los días.

Cuando llegas a casa, dices: "Pero ¿dónde me he metido yo?".

¿No? Bueno, seguimos.

Vamos al estudio para ensayar nosotros solos...

Luego actuaciones...

Pero ¿cuántas calorías se pierden aquí en una clase en una hora?

No tengo ni idea.

Pero así al menos puedo comer.

¿Cuánto tiempo llevas?

Llevo un año y ocho meses.

Año y ocho meses.

¿Y estás viviendo entonces aquí en Sevilla?

Sí, de momento vivo en Sevilla. ¿Sí?

Y has venido para aprender flamenco. Sí, sí.

¿Sí?

¿De dónde eres?

Soy de Japón.

De Japón. "Hai".

¿De Tokio o no?

Sí, al lado de Tokio.

Al lado de Tokio.

¿Te gusta el barrio de San Luis?

¿Te gusta esta zona? Sí, sí.

¿Sí? Sí, me encanta Sevilla.

Muy buenas.

¿Se puede?

Pase usted.

(CANTA FLAMENCO)

¡Ole!

(CANTA FLAMENCO)

¿Torombo?

Torombo, José Suárez, Torombito.

¿Lleva muchos años en esto?

Llevo la edad que tiene mi hija, Triana,

que es la que nos ha deleitado

con esa cosita y ese cariñito.

Gracias a que tenemos estos espacios,

estos corrales,

donde aquí todavía podemos oler a los artesanos

en el tiempo que estamos viviendo.

¿Hay cierto peligro de extinción con este tipo de oficio?

Es como aquel letrero,

que todo el mundo hoy aprende inglés.

A ver, sí.

Y pone ahí "Love", ¿no?

"Love", querer.

La gente dice "Love" de amor, pero yo lo digo en andaluz

porque vivimos en Andalucía, la tierra de la gracia, del salero.

Y en andaluz es: "¿'Lo-veh' o no lo ves?".

¿Para ti el barrio de San Luis qué significa?

¿Qué? ¿Para ti esto qué significa?

¿Qué nombre has dicho?

San Luis. San Luis está aquí.

Luis Peña.

Rafael Ramírez. ¡Hola! ¿Qué tal?

Buenos días.

Me alegro de verte. Estás bien, ¿no?

Rafael Ramírez, más conocido como Rafaelito, ¿no?

Rafaelito.

Estamos en el barrio de San Luis, en el Mercado de la Feria.

Un 19 de abril, Viernes Santo,

con la Virgen de la Esperanza en la puerta de mi casa,

así que fíjate si soy del barrio.

Esta foto del Mercado de la Feria, que es el más antiguo de Sevilla,

dicen que uno de los más antiguos de España,

si no el más antiguo.

Quizá el más antiguo.

Quizá el más antiguo de España.

¿Y esto es tuyo? Esto que vemos por aquí.

Todo esto.

Ya estás jubilado, no estás vendiendo.

No, ya estoy retirado.

¿Cuántos años llevas comprando?

Yo qué sé, con mis padres aquí.

Con mis padres. Ah, ¿sí?

Muchísimos años, ¿no?

Más de 50, ¿no?

Claro, más.

¿Y qué pasa, que dicen que ha estado muy olvidado

por visitantes muchos años?

Que la gente se iba a Triana, que a gente se iba a Macarena...

No se ha cuidado, no se ha cuidado.

Y ahora mismo, la verdad es que estamos muy contentos.

Aquí el turismo...

El chaval que tienes cortando jamón

sabe inglés perfectamente, y francés.

Porque lo necesitamos.

Me quiero quitar del medio y no quitarte protagonismo.

Mira, otra buena.

¿Qué viene a comprar?

¿Un poquito de todo?

De todo para la semana.

¿Usted es del barrio, de aquí?

Yo sí, dice que si soy de aquí.

Sí, lleva, lleva.

Lleva ya más de un año, ¿no?

Llevo... ¿40?

Es el mejor barrio de Sevilla.

Ah, ¿sí? Olé.

Con diferencia.

¿Y no está olvidado como decían?

Que ha sufrido un cambio,

y unos años ha estado un poco olvidado.

Bueno, ha habido muchos años que ha estado olvidado,

pero gracias a nosotros, ¿a que sí?

Lo hemos recuperado.

(RÍE) Gracias.

El grupo de italianos sale hoy,

y la reserva del señor Domínguez, acuérdate...

Marcelo, muy buenos días.

Hola, buenos días.

¿Cómo estás?

Encantado. Fede, de "Comando actualidad".

Marcelo, para serviros.

Director adjunto de este hotel. Sí.

En pleno corazón del barrio de San Luis, ¿verdad?

En pleno corazón del barrio de San Luis, sí.

Marcelo, en Sevilla hay muchos barrios,

y no sé si también hay mucha competencia.

A la hora de la industria hotelera, los restaurantes...

No sé San Luis cómo lleva esa competencia.

San Luis estos años ha estado un poco tapado.

Muchos clientes vienen, salen,

y directamente se van a la zona turística.

Nosotros decimos: "Oiga, que aquí está la iglesia de San Luis,

que es una maravilla del Barroco".

"Que está la casa de la Duquesa de Alba, Dueñas,

que se abrió hace seis meses, que es una maravilla".

"Passport, please, or identity card, please".

Bueno, Virginia, te dejo con estos señores, ¿vale?

Y aquí, Marcelo,

en el hotel, mal situados no estáis, ¿no?

Mal situados no estamos.

Como te decía, estamos a diez minutos de las Setas de la Encarnación,

15-20 minutos de la catedral...

Y ahí justo detrás de esa torre es la estación de tren de Santa Justa,

cinco minutos.

Nosotros lanzamos una iniciativa con todos los comerciantes

de aquí de San Luis,

porque nos dimos cuenta

que no estábamos siendo muy reconocidos

y la gente no nos identificaba,

y nos dimos cuenta de que había mucho y muy bueno en el barrio.

Entonces decidimos hacer un mapa con todos ellos,

nos unimos en una asociación,

y poco a poco, el barrio de San Luis está ganando en reconocimiento,

pero no está perdiendo en autenticidad,

que eso sí que me gustaría dejarlo claro.

Esto no se trata de que ahora creemos aquí

un "boom" turístico y llenemos esto de turismo,

y de franquicias, de comida rápida...

No, ni mucho menos.

No queremos tampoco que suban los alquileres ni nada.

Queremos seguir trabajando en el barrio, por el barrio,

que la gente de toda la vida siga viviendo en el barrio,

que los bares sigan siendo los mismos bares,

y nada, mantener un poco el espíritu, la ilusión y la cultura

que se respira en San Luis.

Y ahora vamos al local de Gloria,

que es un taller pequeñito de una diseñadora de moda.

Me imagino que estará Gloria, estará Inma y estará Óscar.

Con ellos hemos coordinado todo esto del mapa de San Luis.

Chicos...

¿Qué tal? Buenas tardes.

Hola.

¿Qué tal?

Gloria, Inma y Óscar.

El mapa lo hemos dividido en bares, en tiendas de moda...

en mercadillos sociales, en artesanos...

Se tuvo en cuenta a la hora de agrupar a los comerciantes

y a toda la gente que quería aparecer en el mapa

el no incluir franquicias ni negocios abusivos, ¿no?

Sino son negocios pequeños.

Hay desde restauración, artesanos, talleres...

Bienvenidos a esta ruta, que se llama "Conoce tu barrio",

un barrio que está olvidado de las rutas turísticas,

por suerte o por desgracia.

"Conoce tu barrio".

Tú lo conoces, eres de aquí, ¿no?

Soy de aquí, soy de aquí.

De San Luis.

Además haces esta ruta, que es una asociación o de un grupo

que os dedicáis a enseñar este barrio.

Efectivamente, lo que queremos es potenciar

toda esta zona norte del casco histórico.

Tenemos nuestro precio de la ruta,

que son 7.50 euros.

Normalmente la hacemos los domingos.

¿De dónde vienen ustedes?

Pues yo vengo de un barrio de las afueras de Sevilla

que se llama Sevilla Este.

Es la iglesia de San Luis de los franceses,

que es la que da nombre a la calle, nombre a la zona,

y es una de las más...

particulares dentro de la ciudad.

El barrio tuvo muchos problemas en los 80

con la droga, con la prostitución.

La alameda de Hércules siempre ha sido una zona de prostitución

bastante grande.

Y a partir del 92 por suerte eso fue cambiando poco a poco.

La Expo, la exposición universal,

sirvió a este barrio para empezar su parte ascensional,

por llamarlo de algún modo.

Todavía hay por desgracia en Sevilla mucha gente

que cree que es un barrio peligroso, que no se puede andar por él,

y al revés,

es un barrio que acoge a todo el mundo,

que los de aquí lo disfrutan

y que los de fuera seguro que saben apreciarlo como merece.

Y una vez llenado el intelecto, vamos a llenarnos el estómago.

El taller de hoy es una línea que tenemos de talleres,

que lo denominamos "Cocina para toda la semana".

Y el de hoy está entorno al señor pollo,

que tenemos aquí.

Entre semana trabajamos como escuela de cocina,

y lo que ofrecemos siempre

son talleres relacionados con la gastronomía:

talleres de cocina o catas de vino...

El "katsuobushi" es un plato japonés.

Es la base del caldo "dashi".

Y el caldo "dashi" es la base de la sopa "miso".

Y aquí tengo verduras, verduras variadas.

Utilizad verduras de temporada.

No hacen falta las verduras que tenéis en la receta.

Simplemente que se rehoguen un poquito.

Una vez que estamos en ese punto, le vamos a añadir el caldo.

-Están muy ricas. -Están genial.

Va a hacer más rutas, yo creo, usted, ¿no?

Va a venir los lunes, los martes...

Sí, pero...

estos talleres, me está alucinando.

Esta receta, por ejemplo, en el dosier os viene con el...

con los jamoncitos,

pero es algo que como va cocinado y con salsa,

la pechuga también le va muy bien.

El pollo ya lo tenemos marcado, sellado por todos los lados, ¿vale?

En este momento, lo que vamos a hacer,

es incorporarle la salsa de curri.

Y ahora dejamos cocinar unos 15 minutillos, 10 minutillos.

Es que tiene una pinta la salsa...

Y el olorcito.

Sabe a flores.

Está rica.

Si preguntamos en Zaragoza por el barrio de moda,

la respuesta siempre es la misma: La Magdalena.

Lo que antaño fue una zona degradada,

hoy se ha convertido en toda una referencia

gracias al empeño de sus 22 000 habitantes.

Carlos, nacido, criado,

y que siempre has apostado por el barrio de La Magdalena,

¿qué es La Magdalena para ti?

La Magdalena es mi amor.

¿Tanto te da este barrio?

Me lo ha dado todo.

Carmen, buenos días por la mañana.

Buenos días, "El Heraldo" de cada día.

"El Heraldo" tempranero.

Dánosle hoy.

Tú tienes una de las tiendas más antiguas del barrio, ¿no?

Actualmente,

en cuanto a caramelos y baratijas,

es la más antigua de Zaragoza.

Yo conocí a la abuela.

La Quitería Martín era tu abuela.

La madre de mi madre.

Venga, vamos a repartir.

Vamos a entrar primero a la frutería de Jesús.

Este fue futbolista profesional.

Iba a jugar en el Barcelona.

Ah, ¿sí?

Con Maradona y todos esos.

Está preparando la...

Está preparando sus alcachofitas, sus tal...

Buenos días. Hola, buenas.

Jesús, buenos días, te dejo el "Marca".

Buenos días. Gracias, buenos días.

¿Ustedes son vecinos de La Magdalena de toda la vida?

¿O no viven aquí ustedes?

Sí, llevamos 42 años aquí.

¿Qué tiene este barrio, que ahora se ha puesto de moda?

-Bueno, este barrio... -Algo.

Algo tiene.

¿Cuál es el misterio, ustedes que son de aquí?

Pues que tiene un encanto especial.

Acuérdate del pedido, que luego lo paso a recoger, ¿vale?

Venga, vale.

Hasta luego, buenos días. Adiós.

Es acojonante, tú.

¿Ya te han hecho la primera "pintadica"?

Oye, recién puesta, y ya la primera pintada.

Es que encima no han puesto nada.

¿Hemos reivindicado algo? No.

¿Qué lo han pintado, esta noche esto, o qué?

Me acabo de dar cuenta ahora mismo.

Aquí tienen una reconstrucción de La Magdalena, ¿eh?

De la famosa torre del barrio.

¿Habéis abierto hace un mes? Hace un mes.

Estos son dos característicos del barrio,

de los más madrugadores.

Buenos días.

Que aproveche, señores. Muchas gracias.

En estos 15 años,

¿el barrio ha pegado una transformación tan grande

como se dice?

Espectacular totalmente.

Cuando yo llegué aquí,

era un barrio que al principio que me daba miedo llegar,

y ahora es un gozo estar aquí, en este barrio, sí.

Ha sido espectacular realmente.

Y ahora nos vamos por aquí.

Nos vamos...

A punto de abrir la tienda ya a estas horas, ¿no?

Ha cambiado muchísimo el barrio, ¿no?

Sí, mucho.

Se ha vuelto muy mayor. ¿Se ha vuelto muy mayor?

¿Qué quiere decir esto?

Pues que a mí el 50 por ciento de las clientas

se me han muerto.

Hasta luego, buenos días. Igualmente.

Que vaya muy bien.

Adelante.

Ahí con la carne recién...

Sí.

Buenos días, amigo.

Buenos días.

-¿Qué tal? -Bien.

Mira, desde aquí se ve la torrecita más limpia.

Esta es la plaza de La Magdalena.

La plaza de La Magdalena.

Con su famosa torre...

Torre mudéjar.

Auténtico sabor aragonés.

Está en reformas, como veis.

Sí, la iglesia está reformándose ahora.

Se está reformando.

Y no se puede acceder a ella.

Los vecinos, tengo entendido,

que la reclamáis, por así decirlo, ¿no?

Sí, hay un reclamo para usos aparte del culto tradicional,

para que sirva para otras acciones,

dentro de una normalidad, ¿no?

Música clásica, coro...

Hay una disputa entre arzobispado y ayuntamiento, por así decirlo,

de a ver quién se queda con la propiedad de la iglesia.

Mucha gente, de 15 años para acá, al estar cerrada la iglesia,

no se ha podido casar en la iglesia de su barrio.

Y para ellos es un dolor tremendo.

Vamos a llevarle "El Heraldo"

a una vecina que vive en el último piso.

Menos mal que hay ascensor.

Entramos a ver a Josefina.

Vecina de toda la vida.

-Josefina. -Buenos días.

Te dejo "El Heraldo". Te lo dejo ahí como siempre.

Nos vas a enseñar ahora la terraza de arriba.

Muy bien.

Me han dicho que usted vive en el edificio

que tiene las mejores vistas del barrio.

-Pues sí. -Adelante.

Madre mía, qué vistas.

¡"Mamma mia"!

¡"Mamma mia"!

Allí subía por la mañana a tomar el sol.

Soy muy mayor.

Me ponía así.

Y me decía mi marido: "¿Tomas el sol?".

Y yo: "No".

Y él: "No puede ser, si estás morena, si te ven...".

Me toca las narices que se me vean las tetas.

Qué vista más privilegiada de la torre mudéjar, ¿eh?

De la torre de la iglesia de La Magdalena.

Y esto es la Basílica del Pilar, claro, que están al lado, ¿no?

Esta es la de La Seo,

y aquella la del Pilar.

Bueno, y aquí el gallo, ¿no?

El símbolo del barrio.

Y aquí uno, cuando esté estresado,

sube aquí y ve esto,

y se le debe de quitar la mitad del estrés.

Yo a esos políticos que están estresados,

aquí los ponía yo al aire libre.

Hombre, aquí os da el cierzo, ¿eh?

El día que sopla el cierzo...

Se está muy bien aquí.

Hasta no hace mucho,

fuera del barrio,

la gente no quería llegar hasta aquí.

Incluso le llamaban "el Bronx".

Esto era antes la famosa parada del autobús.

O sea, aquí se vendía droga,

vamos a hablar claro.

Porque este ha sido uno de los problemas del barrio

durante una época, ¿no?

En una época determinada. La drogadicción.

Había mucha aquí.

¿Eso es lo que degradó el barrio?

Sí, se degradó hasta puntos bastante extremos.

Los vecinos sois los que habéis recuperado un poco,

por así decirlo, el barrio.

Los tiene que resolver el mismo entorno, contorno.

Nadie te va a solucionar ningún problema, nadie.

Una vez que lo soluciones,

el tanto, en todo caso, se lo apuntarán otros.

¿Cuánto puede costar aquí un alquiler?

Un piso pequeño, de 40 metros, puede estar por 450-500.

Si nos pasamos a 60-70 metros,

de 700 no baja nadie.

¿Y un garaje?

Por un garaje, igual te piden 100 o 120 euros.

Todo esto que vemos aquí

son de los balazos

de los franceses con los zaragozanos.

¿La Guerra de la Independencia?

La Guerra de la Independencia, todo.

Todo eso es de metralla.

Esta es la del Gallo.

Entonces es la calle más pequeña.

La calle más pequeña.

Uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ocho,

nueve, diez, doce metros.

El 1.

Por aquí salen mis clientas favoritas de Quitería Martín, ¿eh?

De la calle más pequeña de Zaragoza.

Aunque sea pequeña, es transitada.

O sea tenéis aquí todos los días turistas y visitantes.

Todos los días, no.

Pero a partir del jueves, viernes y sábado, sí.

¿Qué pasa, Paco?

Esta es una de las zonas que más quiero.

Esta es la calle del Lucero.

Aquí echo a Jesús,

que es el gerente del parque Bruil, "El Heraldo".

Vale. Vamos a llevarles "El Heraldo"

a nuestros amigos de Casa Alfaro.

¿Una alpargatería? Hola, buenos días.

Pasa, pasa. Adelante.

El número es un 8,

porque como me ha dicho de 7 y medio.

Una alpargatería en pleno barrio de La Magdalena.

Eso.

¿Cómo es eso? Fantástico.

Hombre, a ver, llevamos muchos años.

Creo que la gente asocia La Magdalena con la alpargatería.

¿Quiénes son ellos?

Ellos son familia Alfaro. Los dueños.

Cuarta generación.

Cuarta generación de alpargateros.

¿Quién os compra las alpargatas?

Pues mira, antes, la alpargata era un calzado,

como aquel que dice, de pobres, que decían.

Ahora la alpargata es un calzado que no puede faltar en el armario,

y que lo lleva la gente que sabe distinguir el trabajo artesanal,

y que quiere ir cómoda,

y le da igual pagar un poco más de dinero.

¿Cuántas alpargatas hacéis al año vosotros?

Pues no sabemos calcular,

pero igual hacemos 3000 alpargatas durante un invierno.

Esta, por ejemplo, es de 10 centímetros.

En un lino...

Esto para el invierno.

Mira, hemos hecho para casa,

pero ha habido gente que las ha llevado por la calle.

¿Cuánto cuestan unas alpargatas así?

Pues desde los 10 euros,

que sería la plana básica de toda la vida,

hasta una cuña para novia o ya algo más personalizado

o más selecto,

llegarían a los 45 más o menos.

Buenas.

Que levante la mano

quien no haya estado nunca en esta iglesia.

Yo.

Yo, la primera vez.

Uno ve la fachada

y no se imagina lo que se va a encontrar aquí dentro.

Estamos en plena judería.

Estamos en una iglesia del XVI.

Cuidado el escalón.

Esta es la capilla de San José o de la Comunión.

Maribel, tú eres guía turística,

y estás enseñando una de las joyas del barrio de La Magdalena, ¿no?

El barrio de La Magdalena tiene muchas,

pero esta es espectacular.

Es la iglesia de la Inmaculada Concepción.

Esta es la iglesia de las bodas y de los conciertos.

¿Sí?

Pero sí que es desconocida,

porque no es una parroquia ni lo fue nunca.

Fue la iglesia del convento de los Jesuitas

y del colegio de Jesuitas,

luego la iglesia del seminario.

Con lo cual,

el único culto que tiene es el domingo por la mañana.

Durante mucho tiempo, el barrio estuvo abandonado,

dejadez, nadie se preocupaba por él.

Se caía una casa o se dejaba un solar libre,

y ahí se quedaba acumulando porquería y acumulando abandono.

¿Ustedes frecuentan el barrio de la Magdalena?

Sí, últimamente sí.

Últimamente.

Sí, pero antaño no.

Había mucha inseguridad.

Fue un barrio, digamos, peligrosillo.

De noche, efectivamente.

Bueno, y de día.

Lo que queda de la muralla medieval de Zaragoza.

Esta muralla sigue aquí por una razón.

Porque durante mucho tiempo, adosada a la muralla, había casas.

Aquí estaba la Puerta del Sol.

Adiós, Zaragoza noble, la de los ocho portales.

Tripería, la de Sancho, el Portillo y la del Carmen.

Santa Engracia, la Quemada, la del Sol y la del Ángel.

Muy bien.

¿Cómo tenemos las "costillicas", las tenemos buenas?

De maravilla, recién "cortadicas" esta mañana.

Pues me vas a poner un platico de migas.

¿Qué hace un soriano llevando uno de los restaurantes

más conocidos de La Magdalena?

Yo soy soriano de nacimiento,

pero llevo toda mi vida viviendo en Zaragoza.

Esteban, ¿qué se come aquí?

Pues principalmente costillitas de ternasco

con denominación de origen.

Todo producto de la tierra y de buen comer.

Es para gente buena comedora.

Este es el horno de leña, ¿no?

Sí.

Un horno de leña árabe.

Todo con ladrillos,

donde hacemos la parte de la espalda...

Qué buena pinta.

...de ternasco de denominación de origen de Aragón.

¿Ese es uno de los productos estrella de la casa?

Esto es lo mejor de nuestra casa.

Mira qué pinta tiene.

Esto más que un restaurante, es un museo.

Presidiendo siempre la Virgen del Pilar.

Esta mesa la inauguró su alteza real, el príncipe Felipe.

¿Ha venido a comer aquí? Sí.

Cuando estaba en la academia militar,

la verdad es que era un sitio bastante frecuentado.

Eso es lo que usó el rey Felipe.

Efectivamente.

El porrón, que lleva el vino 31 años, tapadito por arriba con el tape,

y con silicona por el punto más delgadito,

para que no se creen mosquitos.

Cubiertos...

Los limpiasteis, ¿no?

Sí, los limpiamos todos los días.

¿Y qué comió el rey?

Pues lo mismo que todos:

su ternasco asado, su buen vino, sus ensaladas, espárragos...

¿Usted está haciendo cola para el "juepincho"?

Cuidado, cielo.

-¿No nos maquillan ni nada? -Sin cenar desde anoche.

Uno de boquerón...

Bacalao.

Acabáis de abrir, y ya se os ha llenado.

Veo una barra que da ganas de no parar de comer

pincho tras pincho.

El famoso "juepincho" de La Magdalena.

Estamos aquí muchas personas, 60 y tantos en total.

60 y tantos bares.

Sí, del barrio.

¿En qué consiste esto del "juepincho"?

Consiste concretamente en lo que es una tapa a un euro,

del vino, cerveza o agua.

¿Cuántos pinchos tenéis aquí?

Se harán igual 1500 o así.

¿Esto ha servido para dar a conocer más

el barrio de La Magdalena?

Por supuesto, ha servido.

Al final, cuando uno hace caja el jueves por la noche,

¿sale a cuento lo de los "juepinchos"?

Sí, sí, sale a cuenta por el volumen.

No, sale a cuenta por el volumen.

Pero lo más importante es que las personas conozcan.

Porque yo llevo aquí 34 años,

y aun así, cada día estoy viendo gente nueva.

Está muy lleno, ¿eh?

Estáis ya con el "juepincho" de lleno.

¿Cuántos años lleváis vosotros aquí?

Desde hace tres años.

O sea, cuando empezó lo del "juepincho" casi.

Sí.

¿Este qué es, el primero, el segundo, el tercero?

¿El nuestro?

Bueno, este es el segundo bar, cuarta ronda.

Madre mía.

Yo soy del País Vasco, y esto hay que hacerlo así.

Tú eres de tierra de pincho.

Y esto se está haciendo, que la gente ya, el jueves es fijo.

Se ha puesto muy de moda porque esto va por fases siempre.

Barrio deprimido, barrio barato, barrio que hay que reformar.

Se reforma y se empiezan a abrir cosas

que a la gente le mola,

empieza a venir gente,

también se empieza a encarecer,

y, bueno, a veces se repite el ciclo, ¿no?

  • Barrios que reviven

Comando Actualidad - Barrios que reviven

02 may 2017

Han estado olvidados, nadie los visitaba, fueron peligrosos o focos de delincuencia. Ahora, han resurgido gracias al empeño de sus vecinos, compiten con los más monumentales, aparecen en las guías turísticas y luchan para mantener su esencia. Carabanchel, en Madrid; San Luis, en Sevilla o la Magdalena, en Zaragoza se han convertido en barrios imprescindibles.

ver más sobre "Comando Actualidad - Barrios que reviven" ver menos sobre "Comando Actualidad - Barrios que reviven"
Programas completos (413)
Clips

Los últimos 2.457 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios