www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
2810505
No recomendado para menores de 7 años Comando Actualidad - Bares míticos - Ver ahora
Transcripción completa

Oído, cuatro bocadillos.

Este es el clásico bocadillo de calamares.

Es parada obligada.

-Aparcar es casi imposible el sitio es superreducido,

muy incómodo, pero la gente viene.

Aquí tenemos el Pensa, bar mítico en la zona.

¿Qué necesita un bar para ser conocido por todo el mundo?

¿Qué tal están las madejas?

Aquí lo mejor de todo son las papas y los clientes.

Este bar es característico porque solo solo tiene champiñones.

Cuatro kilos de tortilla.

La tortilla de Benito está en toda Valencia y fuera.

¿Cuánto cuesta esta tapa?

¿Cuál es el bocadillo estrella en el mercado?

Ricard Camarena, es el bocadillo estrella.

-Las berenjenas son fritas,

cortadas y fritas en una freidora con aceite muy limpio.

Se limpia la freidora todos los viernes.

Bares míticos hoy en "Comando Actualidad".

Hay arte, magia y vermut.

María Ángeles, 35 años lleva usted haciendo empanadillas para un bar.

35 años, yo iba a vender y lo que sea,

las he llevado siempre con mucho cariño.

¿Las llevas a un bar que se llama cómo?

El Pimpi Florida, es conocido en toda Málaga.

Por la tarde, cuando llevo las empanadillas, casi siempre,

por no decir todos los días, hay por lo menos 40 o 50 personas

en la puerta esperando a que les abran.

Esa cola de gente cuando les ven aparecer con esto, ¿qué pasa?

Le dicen a ella muchas veces torera.

-Las bandejas volaban por el aire porque se las iban pasando.

¿Pero es muy chico?

Sí, es un bar pequeño, tendrá como mucho 15 m de largo.

-No importa, a la gente le gusta, disfrutan.

¿Es mágico? Sí.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? Llevo desde las ocho de la tarde.

¿Hay que hacer tanto tiempo cola? ¿Casi una hora?

Viernes o sábado recomiendo estar a las 19:30, si no vienes a esa hora,

no pillas el mejor sitio, que es el primero.

De ocho en adelante corres el riesgo de que te quedes en la calle.

Todos estáis haciendo cola, ¿creéis que vais a caber todos dentro?

Sí.

¿Lo habéis comprobado ya? Alguna vez.

Yo soy del centro, me gusta vivir en el centro,

cerca de mi trabajo con mi ambiente y mis amigos,

hasta que hace tres o cuatro meses

que me he mudado frente al Pimpi Florida.

Tardo seis minutos, coges aquella calle, la segunda a la izquierda,

cuatro farolas y dos papeleras después, está mi casa.

¿Escucháis? Se ha venido a vivir a 300 m del bar.

Ella es la culpable. ¿Es tu pareja?

Sí, y ella me ha obligado a venir aquí.

-Yo le convencí para que viniera a vivir aquí

porque teníamos el Pimpi al lado.

Tú eres el que ha arrastrado a toda esta gente a venir aquí.

Sí, y me han hecho caso. ¿Qué les has dicho?

Yo no les he explicado nada, porque esto no se puede explicar.

¿Qué presupuesto traéis para el Pimpi Florida?

20, 25, 30 euros.

¿Dejáis entrar que traen las empanadillas?

Jesús, buenas tardes. -Antonio, buenas tardes.

-Ya están aquí las empanadillas. -Muy bien.

Jesús López, estoy hablando con la persona que ha desafiado

las leyes de la física en el Pimpi Florida,

porque usted es el dueño. Vamos a acabar en la cárcel todos.

Son exquisitas.

¿Cómo es posible que tengamos esta cola,

la gente aquí agolpada, cuando falta casi media hora para abrir?

Esto es como un milagro, es una cosa muy mala.

Fíjate mis pies, hago cuatro pasos y a lo mejor algo medio más,

y aquí ya está la barra.

Tu verás esto cómo se va a poner dentro de un rato.

Tiene todos los ingredientes para no venir.

Aparcar es casi imposible, el sitio es superreducido,

uno encima del de otro, muy incómodo,

en verano te mueres de calor, pero, la gente viene.

Es decir, más vale caer en gracia que ser gracioso.

Jesús, has conseguido que tu bar sea un santuario de la copla

y un templo de Málaga. Gracias a Dios.

62 años lleva abierto, son muchos.

¿Cuántos años hace que no cambias el mobiliario?

No hemos cambiado nunca.

Esto lo llaman la tribuna de los pobres.

Eso es muy famoso en Málaga. Todo esto se va llenar de gente.

Garbajosa, es campeón del mundo de baloncesto.

¿Y este señor venía aquí también? Viene con Ainoa, su esposa.

Este era su cuidador, que era chino.

Venía mellado, pero en la foto le pusimos los dientes.

El gran Manuel Alcántara. Sí.

Un poeta entre poetas. Además de verdad.

40 años lo he llevado yo, mi padre 20 años, y ahora lo lleva mi hijo.

Pablo, ¿estás preparado para el aluvión

que se presenta a las nueve de la noche?

Claro, estamos listos ya.

¿Este es el producto estrella? Sí.

Patas, gambones, carabineros.

Las huevas las ponemos aliñadas, navajas plancha.

-Ese frigorífico Braun es de madera, es primitivo.

Vosotros abrís solo cinco horas al día.

Y antes cuatro. Abrimos a las 21:00 hasta las dos,

y lunes y martes cerrado. Para estar jóvenes y guapos.

Esta es Lola Flores, que está con mi hija.

Mi hija iba con mi ex mujer,

pero la hemos recortado y hemos puesto a Bette Davis.

Y rodeando el marco...

Estos son anónimos, a todos no los conozco.

¿Son clientes que han pasado por aquí?

Todos. ¿Por qué dejan aquí su foto?

Vamos a hacer un collage grande con todas las fotos de carnet.

Así se te conoce, mira qué feliz.

(LEE) Jesús es flamencólogo.

Él sabe que es un artista que su público le espera y adora,

nunca decepciona. Jesús López, un tabernero a la vieja usanza

que cada noche oficia como un chamán de las empanadillas y el vino,

en la ceremonia de la confusión y el placer.

Exacto, en la ceremonia de la confusión y el placer.

En Internet decía: el Pimpi es vampírico, te chupa la sangre.

Eso ya no lo entiendo, ahí no llego.

¿A ti esto te da la vida? Totalmente, claro que sí.

Te da la vida y la muerte, es como "y sin embargo te quiero".

Pero la vida que te da es muy fuerte.

Mira, los niños, esperad, poneos aquí.

Estos son los dos camareros más codiciados de España,

los van a volver locos las niñas, de verdad te lo digo.

-Venga, vamos a abrir ya, que hay cola.

-Se abre el telón. Vamos para adentro.

-Hola.

(GRITAN)

El patio cordobés. Ah, tienes un patio cordobés.

Vamos, un gran patio.

Aquí tenéis un espacio para fumar. Sí, estamos apretados.

Mira, vemos por aquí la cocina.

La casa es primitiva, tan vieja como la catedral de Málaga,

los muros son así de gordos,

aquí un terremoto o una lluvia y no te enteras nunca.

¿Esta es la entrada secreta? Sí.

¿Por aquí quién entra?

Si vienen los acreedores, salimos a correr.

Mira qué estrechito es.

Ya están terminando de entrar los últimos.

(LEE) El último que cierre la puerta, gracias.

Sí, para que no haya ruido de la calle.

Pero es imposible cerrar esta puerta.

Sí, se cierra todas las noches.

Mira cómo está la gente.

Hay una mujer vendiendo flores en esta situación.

¿Cuánto vale cada una? 2,50 euros.

¿El mejor día las has vendido todas? Casi siempre las vendo todas.

Hoy traigo rosas, pero otras veces traigo biznagas.

(CANTA)

(CANTAN TODOS)

(APLAUDEN)

No había visto yo almejas más grandes en mucho tiempo.

¿Y las gambas? Una ración.

Son 12, 10 euros.

Tú eres la hermana de Jesús López. Sí.

¿Esta sido siempre negocio familiar? Siempre.

¿Vuestra comunicación es esa? Por ahí aparece una mano.

Mi padre lo hizo muy pequeño, porque era el que fundó esto

y era un poquillo machista,

no quería que se le viera los brazos a mi madre.

No me lo puedo creer. Un poco más y no cabe el plato.

¿Y esto? Para llamarlo con la campanilla.

Es un clásico. Como la Semana Santa.

Estamos ante el plato que le da nombre a vuestro bar.

Este bar se llama la Florida,

hay unos que dicen vamos a la Florida

y otros que dicen vamos al Pimpi.

Y al final se quedó el Pimpi Florida.

En paleño se dice Pimpi, ¿no? Vamos al Pimpi.

Le doy su vueltecita y fueguecito lento.

A 5,50 están las gambas, que son frescas.

(SONIDO CAMPANA)

La cuenta.

¿Por cuánto ha salido la historia? 96 euros.

Cuatro botellas de blanco y 10 cervezas.

Estamos que lo regalamos.

¿Quién paga? Ella.

¿Pagas tú todo? Es mi cumpleaños y pago yo.

¿Cómo podéis llevar la cuenta de todas estas personas?

Como se ha hecho toda la vida, papel y lápiz.

Si a lo mejor vine una chica guapa, ponemos "guapa",

si viene otro un poco pelón le ponemos "calvo".

(LEE) Fondo, esquina, José Luis.

(CANTAN)

Esta noche nos hemos quedado sin copas.

No me lo puedo creer.

Cuando termina esto, ¿cuántas horas os pasáis limpiando?

Esto, una vez que cerramos, estamos tres horas más.

(SONIDO TROMPETILLA)

Esta situación es propia de cada noche,

cuando están a punto de cerrar,

los levantan en volandas como si fuera un Cristo

a alguna de las personas y cantan el himno de la legión,

"El novio de la muerte". Lo van pasando.

Enhorabuena.

Esta es la forma más segura que tienen de llegar al servicio.

Me voy a llevar morcilla y unos 10 kilos de chorizo,

que esté un poco oreado si puede ser.

-Está un poquito picantín.

Tú eres uno de los propietarios de los más de 140 bares que hay.

Casi 200.

Y vienes al mercado a comprar tus productos para hoy.

Veo que estás comprando mucho producto leonés,

mucha carne, morcilla.

Cuéntame un poco qué se sirve aquí en el Húmedo.

La morcilla de León es típica, es lo que más se consume.

El embutido, y también tenemos chorizo del infierno.

Dime lo que es. -54,55 euros.

Hala, a ver si tenéis buen día, creo que promete.

-Chicas, hasta luego.

En el mercado, tiendas antes había muchísimas,

pero ahora casi todo son bares.

¿Y por qué el barrio se llama "el húmedo"?

Porque antiguamente había muchos caños, muchas fuentes.

Buenos días, Raquel. -Buenos días.

¿Os conocéis aquí todos los hosteleros?

Yo llevo aquí 25 años y sí, hay gente que lleva toda la vida.

-Hola, buenos días.

-Y ahora, los clientes se lo cocinan ellos mismos.

Y van haciendo clases para Master Chef.

¿Cuánto cuesta esta tapa?

En León, las tapas son gratis, con la consumición se pone una tapa.

Hola, ¿qué tal? Soy Mónica.

Jesús, esta es tu taberna, la tienes debajo de casa.

Sí, es la taberna de la familia.

¿Cuántos años tiene? La fundó mi abuelo en el 15.

Pasad, no sé si está por aquí mi mujer.

La plaza, cada día que me levanto, miro el reloj.

Tienes el bar debajo de casa, aquí en pleno Húmedo de León,

te levantas y miras el reloj de la plaza.

Efectivamente.

Jesús, sales de tu casa y ya estás en tu trabajo.

La taberna se compone de loterías y apuestas

y por el otro lado es el bar. Sí.

Aquí llega Alfredo. Soy Mónica, de "Comando Actualidad".

Alfredo es el alma de las quinielas.

Piedra tricentenaria, 300 años. ¿Esta piedra? Madre mía.

Alfredo, no me diga que esto lo escribe usted todas las semanas.

Sí.

El fundador de la casa, en 1915.

¿Este es su padre? Sí.

¿Y usted está por aquí? Yo soy este.

Ahí tenía ocho años. De ahí solo quedo yo, el único vivo.

Mi padre me pidió nada más que conservásemos la tasca,

él compró la casa en 25.000 pesetas.

¿25.000 pesetas? Pero de aquellas.

Me hace gracia que le pongas primitiva, vino y una aceituna.

¿Esto cómo va a ser? Es lo típico, la aceituna y el vino.

¿Cuánto cuesta el vino y la aceituna?

80 céntimos.

-A ver, chicos, va por ahí.

A ver, por aquí.

Mira, Mónica, este es otro tipo de público que tenemos aquí.

La verdad es que es muy agradecido. ¿Qué tipo de público es?

Son los peregrinos, si no fuera por ellos, no sé cómo nos iría.

La verdad es que es una bendición el camino de Santiago, es cierto.

¿De dónde venís? Venimos de muchos sitios,

somos un grupo de amigas y nos reunimos desde hace 21 años

para venir al camino de Santiago, hacemos cada año las etapas

que nos permiten nuestras familias en el tiempo libre.

¿Qué os parece esta zona que se conoce como el Húmedo

y está llena de bares y de gente? Preciosa.

-Es una maravilla, preciosa, y el ambiente estupendo.

Cenas de tapas, está fenomenal.

-Dicen que con pan y vino se hace el camino.

Pues no se hable más, buen camino.

Oye, José, con tapas como esta tan grandes, que las regaláis,

¿No se pierde dinero?

Igual no ganas lo que quieres ganar, pero yo muchas veces,

cuando voy a Madrid o Barcelona,

digo, madre, si mi bar estuviera aquí me forraba.

Claro, porque las tapas las venden, sacas un dinerito por tapa.

-Laura, una ración de chorizo. -Ok.

-Esto es lo más típico de esta época.

No me digas que la gente cena esto, por favor.

Cena esto y si me apuras, hasta lo desayuna.

Mira, esta es mi mujer, Marga.

Hola, ¿qué tal? Aquí estamos, cortando tapas.

Cortando quesos para tapas. Claro.

¿Cuántas tapas hacéis al día? Un día fuerte, 800.

800 tapas en un día.

Qué bueno.

¿Cuánto tiempo llevas aquí trabajando?

Muy poco, cinco meses, pero soy la que corta el bacalao aquí.

¿Ah sí? José, ¿ella es la que manda aquí?

Sí, he renunciado a modificar su carácter ya.

-Pero tengo un gran equipo que me ayudan muchísimo.

¿Eres de León? Sí.

Nos dicen que el carácter de los leoneses es un poco particular,

que sois muy tozudos.

Somos bordes, por eso nos llaman cazurros.

-¿Una caña más? -Una sin y una con limón.

¿Qué estáis tomando? Chorizo de León y caña con limón.

Cada 10 minutos en un bar, te tomas la consumición,

10 o 15 minutos y a otro bar.

Estos son patatas, albóndigas que veo aquí, morcilla y chorizo.

Nada, una cosa ligera a las 23:30.

-Adiós a mi régimen.

¿Cuántos bares lleváis ya? Contadme confidencialmente.

3 o 4. -Los más puntuales llevamos cinco.

¿Qué supone el Húmedo aquí en León? ¿Qué es para vosotros?

Es un punto de referencia muy importante,

es la zona de vinos por excelencia.

Vaya ambientazo que hay en esta plaza.

No se puede venir a León y dejar de pasar por este sitio,

está todo petado.

Esto es el centro del Húmedo, ¿no? Este es el centro.

Hay que poner bote, venga. Con tres euros estamos sobrados.

-No, cinco por persona.

-Si nos sobran otros cinco, vamos rellenando.

-Las cañas están a 1,50, las copas de vino a 2 euros.

Con 10 euros te da para cinco vinos.

-Caña con limón.

¿Aquí que tenéis de tapas? ¿Qué os han puesto?

Patatas con crema de queso de Valdeón,

que es el queso denominación de origen de la montaña de León.

Y jamoncito rico.

El jamón lo vamos cortando sobre la marcha a la gente,

la media es gastar un jamón o dos en aperitivos, para la gente,

para que lo deguste.

¿Un jamón o dos al mes? Al día.

¿Se gana dinero teniendo en cuenta que regaláis las tapas?

Algo se tiene que ganar, si no, no daría para pagar a la plantilla.

-Cuando vamos de tapas, hay mucha vidilla,

y tienes familia esperando en casa. ¿Qué ocurre?

Cenar y callar, porque más vale cenar dos veces

que dar explicaciones.

Es que da gusto salir, esto está tirado. 12 euros.

Pedro, buenos días. Vives en tu propia venta de carretera.

Esta es mi casa. En mi casa hay negocio y animales.

Es una venta ecológica.

¿Te están esperando? Sí, verás cómo están todos aquí ya.

¿Quién hay ahí?

Escuchan que yo lleno el cacharro, mira.

Pero bueno, ¿cuántas gallinas tienes?

No las he puesto en fila.

Mis animales sin comer no se quedan nunca.

Ahora me ducho, me meto en el bar, y si tengo que estar hasta la noche,

pero ellos comen.

Si me voy de vacaciones, dejan de poner huevos.

Con eso te lo digo todo.

¿Y ese de ahí con los cuernos? Ese es el marido de todas.

¿Tú has creado todo esto? ¿Lo has ido levantando?

Todo, aquí no había nada, era un vertedero.

¿Cuántos huevos al día puedes recoger?

He recogido casi 100.

¿3000 huevos al mes? Sí, y los vendo.

¿A cuánto vendes la docena? A 2,50 o 3 euros la docena.

Y aquí tengo la comida de mis animales,

que es alfalfa de la buena.

El último inquilino, ¿cuánto tiempo tiene?

El lunes cumple una semana.

¿Esto es una venta o el arca de Noé? Prácticamente, casi el arca de Noé,

porque se comen todo lo que sale de la venta.

Vives de una carretera como esa. Esa carretera va a Benaluz.

Abro viernes, sábado y domingo y todos los días de fiesta.

¿Están desapareciendo las ventas de carretera?

Bueno, lo que pasa es que como las carreteras

las han puesto que ya no pasan por los pueblos,

que eran donde estaban las ventas, la gente coge la autovía

o la autopista y no se sale 15 o 20 km para ir a una venta.

¿Cuántos metros cuadrado tiene tu venta?

35.000.

(CACAREO)

Compañero, con las puertas no te complicas.

Para nada, cuando me encuentro un somier de estos derechito,

hago así y ras, y cierre automático.

(TELÉFONO)

Dígame, buenos días. Sí, estamos abiertos.

¿Cuántos sois? Aquí estamos, no tenéis problema.

¿Lo pongo a nombre de alguien?

Gracias, Miguel. ¿Tu venta es conocida?

Sí, viene gente de Barcelona, de Badajoz,

de todos los sitios de España.

Esto es un casarón, que da nombre a tu venta.

Esto es un tipo de edificación que ya ha desaparecido por Cádiz.

Si, se identifica porque los techos son de paja.

¿Tu profesión cuál ha sido?

He sido marinero profesional de barco.

¿Cuántos años llevas viviendo aquí? Llevo 16 años.

Al principio, no tenía apartamento ni nada, dormía arriba,

que es una buhardilla que tengo ahí.

Esto era mi dormitorio.

Y si lo ves desde abajo crees que es más chico.

¿Dónde estaba tu cama? Estaba aquí y era de matrimonio.

Esto es muy bonito, pero claro, para un día o dos,

porque aquí sin cuarto de baño ni nada,

y con el ruido de las neveras.

-Hola. -Niñas. Buenos días. ¿Cómo estáis?

Estas son mis niñas, las que vienen a trabajar aquí.

Venga, que la gente está esperando para los platos de arroz.

Enrique es tu socio, es la otra pata del negocio.

Sí.

¿Esto es aquí el plato estrella?

Es un arroz de pencas de aquí, se hace con paloma torcal.

¿Cuál es tu profesión, Enrique?

Soy marino, he sido también ingeniero y ahora soy cocinero.

¿Cómo un militar ingeniero de repente acaba aquí, en tierra?

Nadie a los 20 años puede saber exactamente qué va a ser.

Tiene que esperar y la vida te va diciendo en lo que acabas.

-Necesito una de callos, una empanada de sardinas,

dos de bacalao y una de cabrito.

¿Qué sale por aquí, Enrique?

Unas costillas guisadas al vino tinto.

¿A cuánto sale este plato? Como media entre 9 y 10 euros.

¿Esto es receta vuestra? Sí.

Realmente, lo que le hace al plato es mejorarle la estética,

ponerlo más vertical.

No sois la típica venta de plato de los montes

con patatas, lomo y pimiento. No, pero lo hacemos también.

-Dejadme paso por aquí, que voy a la huerta.

¿Esto es tu huerta, amigo?

Esta es mi huerta, que mira, tienen pimientos hasta febrero.

Igualito que los que se llevan en cámara por ahí dos meses o tres.

Esto es un ciruelo que me echa 70, 80 o 90 kg de ciruelas

todos los años. Así.

Y esto es perejil del bueno, mira qué perejil.

Los niños de los clientes encuentran un atractivo aquí también.

Si, les tengo ese pasillo para que vayan a ver a los animales.

Imagínate cómo vivís vosotros en la ciudad,

con el niño desde las 7:00 levantado hasta las 19:00 que llega a casa.

El perfil de tus clientes es sobre todo familias.

Claro. Son familias y que los niños se desahoguen un poco en el campo.

Huela usted, apio de mi huerto. ¿Usted conoce a este cliente?

De dos o tres veces que ha venido.

-Vengo desde el Puerto de Santa María.

-Mira, para que veas, apio de mi huerto.

¿De dónde vienen ustedes? De Guadiaro, Sotogrande.

¿Está más lejos que el Puerto Santa María?

Sí, porque es la zona de Algeciras.

-Está entre la provincia de Málaga y Cádiz.

Esta es la carta de todos los días y esta es la que tú haces

en función de lo que encuentras en la plaza del pueblo.

Va cambiando todos los días. Sí.

El plato estrella de hoy es entrecot de retinto, 14 euros,

y te puedes comer un plato de callos por 4 euros.

Y con dos refrescos, te cuesta 20 euros.

¿Cuánta gente se ha metido debajo de la higuera a dormir la siesta?

Tengo un cliente de Jerez que viene y me dice,

Pedro, ¿te importa que coja una silla y me siente en el huerto?

Se lleva su vaso ancho y un puro,

y se va y se sienta a la sombra de la higuera

y se pone a ver los pollos...

-Dame dos docenas. -4 y 4, 8, y 4, 12.

Este chico no te lo voy a dar, es de una gallina nueva

y también tiene derecho la pobre a perder la virginidad

poquito a poco. -Pedro, guárdame.

-Sí, ya le tengo puesto un cartel a la gallina

para que no paren de poner los domingos.

-Dime cuánto es lo mío. -9 euros.

Hay que ver mis amigos del alma, me tenéis abandonado.

No te veo desde el carnaval.

Mira, las calabazas de mi huerto.

Esto es una barbaridad, ¿cuánto? Por lo menos 25 kilos.

¿Esto también es un calabacín?

Mira, es más grande que todo mi antebrazo.

Esta te la regalo yo a ti, claro que sí.

Ahora, como hagas una sopa de calabaza, me tienes que invitar.

¿Por qué triunfa tu venta?

Hablamos de tres patas, la pata del servicio que es amable,

la comida tiene que ser más o menos decente

y la tercera pata, que nadie la utiliza, es el teatro.

Desde los romanos usaban el teatro, aparte de comer y tal, se divertían,

y al final tienes al restaurant riéndose.

-Los chocos guisados, esos negros que cuando te los traen

y los ves, dices, uy, esto es como chapapote.

No los crío aquí, la gente dice, uy, en la sierra chocos...

Tranquilos que yo no los crio aquí.

Las berenjenas fritas, cortadas y a la freidora,

y el aceite muy limpio.

Si el aceite lleva mucho tiempo, por eso vuelen los bares a aceite,

el mío no. Aquí se limpia la freidora todos los viernes.

Mira, este es un aire acondicionado natural que tengo.

Ecológico.

Mira, ya va derecha.

Ya le he dado en el culo y va derecha.

Abrió sus puertas hace 100 años

y desde entonces no ha dejado de recibir a propios y extraños.

El bar "El Patilla" se ha convertido en un emblema

de la ciudad de Burgos, tanto es así,

que el ayuntamiento ha distinguido a su propietario

con el título de "Buen vecino"

e incluso, le ha puesto su propia calle.

Buenas tardes, ¿puedo pasar? Soy el Patilla.

-Pase usted, caballero.

Quién fuera tu novio...

Así da gusto que lo reciban a uno. Claro.

Tercera generación de Patillas. Sí, la mía.

Porque su abuelo fue... Mi abuelo fue el fundador...

... De este bar. Su abuelo, que lo tenemos por ahí arriba.

Sí, empezó en el 13.

Hace ya 100 años que abrieron este local,

y ahí arriba estás tú, que has estado,

¿cuántos años detrás de esta barra?

He nacido debajo del mostrador, fíjate.

Y usted ya se dedica a la buena vida, ya se ha ido a la playa.

Por supuesto que sí, a la playa, a las chicas y a las sirenas.

¿Le costó mucho desprenderse de este bar?

Y me sigue, sigo teniendo... morriña.

Cuando vienes aquí, ¿qué te pasa?

Pues que se me cae el alma a los pies, es lo que me pasa.

¿Es parada obligada?

¿Todo el que venga a Burgos y quiera conocer algo típico..?

Tiene que venir aquí.

-Sí, sí, El Patillas y la catedral, y nada más.

Hay arte, duende, magia y glamour.

Vosotros habéis mantenido la estética tal y como estaba,

no habéis cambiado nada. Absolutamente nada.

No se puede, dice Armando. No se debe, esto es El Patillas.

Todos estos instrumentos... Han trabajado.

... Han sonado en este bar. Sí, han sonado.

¿Pero aquí se paga por tocar? No, no, esto es espontáneo.

Aquí no se paga a ningún músico.

Aquí, si quieres tocar, tocas, y si quieres cantar, cantas.

-De hecho es un privilegio para los músicos venir aquí.

Todos los músicos de fuera, cada vez que vienen a Burgos,

se pasan por aquí para respirar un poco el ambiente del Patillas.

Usted es una persona distinguida en la ciudad.

Yo soy un humilde tabernero, no pretendo ser más.

Muy querido dicen aquí... Muy querido, sí.

¿Usted camarero, no?

No, no me llames camarero ni barman, yo soy tabernero.

Os veo muy interesados aquí, viendo todas las fotos del local,

que son muchas. ¿Sois de Burgos, lo conocíais ya?

Nosotros dos somos de Burgos y hemos venido con mi hermano,

que vive en Alemania.

-Tiene una atmósfera distinta para mí.

Es muy acogedor. Vienes y te sientes muy bien.

-¡Hombre! He venido por ti y por estos nada más.

(AFINA BANDURRIA)

(CANTAN TANGO)

Armando, va llegando gente y se va sumando.

Esta es la magia.

Esta es la magia de la que me hablabas.

Es la magia del bar, que la gente colabora con nosotros.

Nos quiere, nos adora.

¿Tú le das también a la música o qué?

Pues desde que cogimos el legado, sí, de rebote me tocó esto.

(CANTAN TANGO)

(APLAUSOS)

¿Qué visitas ilustres has recibido aquí?

La Joan Baez, mi musa, ahí está.

Y se van más contentos que nada, porque todos son de fuera,

de Australia, de Alemania, todos de fuera.

Jesús, el bar prácticamente lleno.

La calle, llena de gente, hoy que hace bueno.

¿Es este un buen negocio?

Bueno, son épocas complicadas además.

Los precios de compra y venta aquí son populares,

con lo cual no te haces rico pero te ayuda a vivir.

Vosotros el bar lo tenéis arrendado. ¿Hay posibilidad de compra?

No, aparte de que esto una vez que cambia de manos

la ley lo que te va a exigir con el nuevo propietario

es que cumpla la ley, y este bar es imposible que cumpla la ley.

En tu caso tienes que mantener un legado, no familiar,

¿pero sientes responsabilidad de ser ahora el propietario del Patillas?

Mi responsabilidad es que yo ahora le tengo que entregar a sus nietos

El Patillas, que es la ilusión de Armando.

Todo el que llega canta, toca. ¿Cómo se organiza?

Los grupos están más o menos hechos.

El que quiere se puede unir al grupo, y si no,

se van quedando un poco a la expectativa

y van cogiendo la vez para volver a entrar.

En cuanto acabe este grupo ya hay otro preparado.

(CANTAN "FELIZ EN TU DÍA")

¿Ya habéis acabado, Armando? Nosotros, sí. Luego hay otro pase.

Aquí la música no para hasta la hora de cierre.

No para, no para.

Mira lo que he hecho aquí, he hecho una cosa

que no ha hecho nadie, espontáneamente.

Mira a ver si un bar o una cafetería

tiene espontáneamente un concierto como este.

-Nosotros somos los de los jueves.

Entonces los jueves hay un ambiente distinto

al de los miércoles, al de los martes...

Nosotros llevamos unos cuantos años que venimos todos los jueves.

(CANTAN CANCION DE TUNA)

Lo más bonito de esto es que una persona

puede estar tocando un bolero y ver a un chico, a un rockero,

a un heavy, cantar ese bolero contigo y al revés.

(CANTAN CANCION DE TUNA)

Especializarse en un solo producto puede ser la clave del éxito

de muchos bares. Es el caso del Brillante.

De aquí sale su famoso bocata de calamares,

para muchos, el mejor de Madrid.

Buenos días. Buenos días.

¿Qué tal, Alberto? Bien.

Vosotros sois vuestros propios proveedores.

Hay pocos bares que hagan eso.

Sí, muy pocos, creo que ninguno, seremos los únicos.

Compramos aceite de oliva virgen,

directamente compramos sin pasar por intermediario,

compramos al por mayor, no sé decirte cantidades, 4000, 5000 l,

para suministro de todo el bar.

¿Incluso estáis proveyendo a otros bares de la capital?

Sí, a otros bares de la capital con todos los productos de hostelería.

También la harina la compramos directamente sin intermediarios.

La compramos en Andalucía, en Jerez,

porque es la mejor harina para freír pescado.

¿Y dónde tenéis los calamares?

En la congeladora, que te voy a enseñar el proceso

de cómo se hace el calamar hasta cuando sale.

Un día como hoy estaremos cortando

unos 150 kilos de calamar para el día, para el bar.

En esta cámara tenemos 90.000 kilos, suministro de dos años de calamar.

La venta está garantizada,

durante dos años no nos quedamos sin calamar.

Todo esto lo mueve solo un bar. Sí, esto lo mueve El Brillante.

Esto es lo que hoy se van a comer en El Brillante.

Hemos calculado un mínimo de 800 bocadillos,

y las raciones que salen también.

Hay días puntuales del año, como la Semana Santa,

Jueves y Viernes Santo en Madrid, que es muy típico ir a Madrid

a ver las procesiones y comerse un bocata de calamares.

De hecho tenemos un día especial que se llama el de San calamar,

que tenemos una oferta en el bar y es el bocadillo y la caña a 4,90.

Este es un calamar que está pescado en el Pacífico,

en la zona de la costa de Perú,

y es tierno porque las aguas son muy cálidas.

Entonces es un producto, vamos, el cordero lechal del mar.

Fíjate que lo parto directamente con la mano

y se ve la textura tierna que tiene.

Alberto, llegamos al mítico bar El Brillante.

Este es nuestro lugar de trabajo. Llevamos aquí desde 1951.

Y estáis en un lugar estratégico, entre Atocha y el Museo Reina Sofía.

El Reina Sofía, Museo del Prado y el Caixa Forum también lo tenemos ahí..

¡Dale para abajo! Y ya baja el calamar.

¿Qué edad tenías tú cuando empezaste aquí?

Pues tenía 14 años, porque entonces había una ley

que con 14 años se podía trabajar,

siempre y cuando con el permiso de mi padre, firmado por el tutor.

Paco lleva también 40 años en la casa.

-44.

-Tenemos aquí la sección donde hacemos los churros y las porras.

Antonio también llevará 40...

39 años lleva Antonio haciendo churros y porras.

Como te decía es una generación más que trabaja aquí.

El padre, uno de los hijos. Padre e hijo.

Y otro hijo más que viene a la cocina en el turno de tarde.

-Yo llevo 41 van a hacer.

¿Y usted? Voy a hacer 37.

-También tenemos un típico que hemos introducido este año,

la tortilla con callos, que está teniendo un éxito maravilloso.

Tenemos aquí al compañero Julián, un chaval que también empezó conmigo,

empezó de chaval con 16 años, y también su padre trabaja aquí,

es camarero nuestro. O sea, otra familia que trabajan padre e hijo.

¿Cuánta sal se le echa a los calamares?

Mira, está echando unos 100 g por cada 10 kilos.

¿Has trabajado en otra cosa? No.

¿Y los estudios?

Estando aquí trabajando me saqué el graduado.

¿Ves tu futuro aquí o te gustaría tener otra cosa?

De momento aquí estoy muy a gusto.

¿Qué sueldo medio tiene un trabajador del Brillante?

1200 más o menos.

-¡Baguette de tortilla y mini de león!

-¡Oído cuatro bocadillos!

-¡Viena abierta con tomate para jamón!

En El Brillante el pulpo a la gallega

vale unos 20 euros la ración.

Lleva su patata cocida, su pimentón, aceite de oliva y a calentar.

Vuestro bar tiene fama de caro.

Sí, pero bueno también estamos hablando de calidad.

Es como yo digo, este es El Corte Inglés de los bares.

¡A ver, bocadillo de calamares!

Este es el clásico bocadillo de calamares. ¿A cuánto sale esto?

Este está entre semana a 5,80.

¿La gente desayuna calamares? Mucha gente.

Yo frío calamares aquí a las 6:30, a las 7:00,

a todas horas estamos sacando calamares.

Buenas tardes, Alfredo. Hola, buenas tardes.

Es la primera vez que el dueño del Brillante

concede una entrevista de televisión.

Es la primera vez. ¿Por qué?

Porque no me gusta salir a los medios.

Yo creo que aquí lo importante es El Brillante, no yo.

Todo el mundo sabe que los callos y el cocido

son platos típicos de Madrid, pero faltaba algo

que se pudiera comer con las manos, el bocadillo de calamares.

Si en hostelería consigues hacer un producto como no lo haga nadie

acabas de ganar la primera batalla, no la guerra.

A partir de ahí empiezas a pensar qué pasos tienes que dar

y cómo tienes que enfocar tu negocio

para seguir perfeccionándote en lo mismo.

¿No se cansa usted de estas cuatro paredes?

Pues hombre, no me canso de estas cuatro paredes

porque esto es como si fuera un hijo más.

Entonces un hijo y un negocio son exactamente iguales.

Si tú le tratas bien y le cuidas, te dará muchas alegrías.

-Bueno, Vicente, a ver, ponme tres aguas, tres tintos con limón,

una paella mixta, una paella del marqués y una negra.

¿Cuántos años llevas aquí trabajando, Marcos?

Años, no, llevo cuatro meses. Eres el novato el grupo.

Soy el novato ahora mismo del grupo, el más nuevo.

¿Cuánto tardaste en conseguir trabajo?

La verdad es que fue bastante rápido.

¿Llevabas mucho tiempo en paro? Llevaba un año.

¿Sangría para?

Por aquí, y un bocadillo de calamares.

Señores, que aproveche.

-Mis hijos, su disfrute era venir al Brillante

o a la Plaza Mayor a comer bocadillo de calamares, porque son diferentes.

Llevas cuatro meses aquí y estás ante un contrato indefinido.

Sí, estoy que el día 13 me cumple el contrato,

la verdad que un poco nervioso también,

porque ahora mismo tiene que ser todo perfecto, y bueno,

la verdad es que también me han asegurado ya

que me van a hacer el contrato indefinido.

¿Tu primer contrato indefinido? El primero desde hace mucho tiempo.

Y eso supone... Una lotería.

... Casi un trabajo vitalicio. Para toda la vida.

El Brillante veo que es también lugar de paso

para la gente que va a coger un tren en Atocha.

Efectivamente.

Esto te sale a 10 euros, el pan, 1,80, bocata de calamares, 5,80,

tinto de verano, 2,50. ¿Tan mítico es este bar?

Para mí es mítico porque desde pequeño,

cuando venía con mi padre alguna vez a Madrid,

él ya me traía aquí y nos tomábamos un chocolate con churros

por la mañana nada más llegar o un bocadillo de calamares,

así que para mí se ha convertido en algo típico.

Pero bueno, qué manera de cortar el jamón.

Esto es más rápido que Billy el niño.

¿Cuantos años aquí trabajando? 42.

¿Te acuerdas del día que entraste aquí a trabajar?

El día 16 de agosto del 72.

¿Pero cómo es posible que todavía te acuerdes?

De eso y del día que me casé con mi mujer,

me acuerdo de todo. ¡A ver, esto para llevar!

¿A qué hora entras a trabajar, Jesús?

Yo a las 3:00.

Vamos a ver, si el bar como muy pronto

abre a las 6.00 los fines de semana. Pero es que el bar no se abre solo.

Hay que preparar leche, chocolate, bollos, tenerlo todo preparado.

¿Te jubilas algún día?

No, de aquí al cementerio, para no pagar los muertos.

Federico, eres un pintor de Zaragoza,

y parte de tus cuadros están inspirados como estamos viendo

en El Tubo, que es la zona mítica de bares de aquí.

¿Qué tiene El Tubo para que te inspire?

... Hombre, no es igual que el París con Picasso, pero casi,

porque es donde van los artistas, es donde más ambiente cultural hay,

y donde mejor te lo pasas, que al final es de lo que se trata.

¿Qué tiene que ver esto con El Tubo?

Pues esto es un pequeño homenaje que hago a Serafina,

que es una cigarrera que había hasta hace unos pocos años.

Hubo una exposición en la que se hizo...

¿Esta es la cigarrera?

Era de iconos de Zaragoza, y yo hice este cuadro

con un cartel que había hecho ya en El Tubo,

que era como Santa Serafina, así le llamábamos,

Santa Serafina cigarrera, patrona del Tubo.

Bar Texas, que lo vas a ver ahora, que ya ves, desde 1946 permanece,

y además está exactamente igual desde el primer día,

no ha hecho ningún arreglo de decoración.

Y a ti te parece una obra de arte y la tienes aquí colgada.

Es que es una obra de arte.

Ahora estoy acabando este retrato de Emilio,

que es el que lleva ahora el salón del limpiabotas.

Estás viendo que este es el centro exacto de Zaragoza,

todo arreglado, diáfano, amplio.

Vamos a ir allí, que ya es El Tubo

y conserva la estructura medieval antigua de calles estrechas.

Se llama El Tubo porque cuando la gente venía por aquí de tapeo

iban así, y este es el bar El Limpio,

que se llama así porque antes era el salón del limpiabotas,

y de hecho durante una temporada podías limpiarte los zapatos

mientras te tomabas un café. Ahora se ha pasado aquí al lado.

¿El limpiabotas?

Sí, se ha hecho zapatero y también limpiabotas.

Entonces se han independizado.

-¿Qué tal, Emilio? -Hola, qué tal.

-Otra cosa típica del Tubo es que aquí no hace falta

quedar con nadie sino que te encuentras

con la parroquia que se dice.

Toma, Emilio, te he traído el cuadro.

-Hombre, después de dos años, no me lo puedo ni de creer.

Salgo hasta guapo.

-Aquí tiene Emilio lo que él llama

la galería más pequeña de Zaragoza o del mundo.

Bueno, para unas ilustraciones está bien.

Además, como es continuo el tránsito de gente, vamos,

yo las voy renovando.

¿Por cuánto las vendes? Esto está en unos 200 euros.

Lo bueno que tienes es que se vende muchísimo,

porque es gente que habitualmente no va a una galería,

que le gusta y que compra,

y luego el dinero me lo quedo yo directamente,

no tienes que pagar el típico 50% para el galerista,

y encima alguna caña le saco.

-¿A que está bueno? -Muy bueno.

El Tubo es una zona mítica aquí, en Zaragoza, de bares.

O sea, si quieres venir de bares en Zaragoza tienes venir aquí.

Si quieres venir de tapas, sí.

Si quieres ir de copas hay otros sitios.

Jamón, boquerones, chorizo, gulas con gambas, empanadillas,

alubias, migas y chaka.

¿Cuánto nos cuesta aquí una caña y una tapa?

¿Lo vendes junto, por separado?

Se vende todo por separado,

aquí estamos para ganar dinero, no para regalar.

¡Papapiko para dos, por favor!

Nos dice Miguel que estáis preparando papapiko,

que es la tapa típica de este bar. Eso es.

Es una base de patata asada con picadillo de Soria

y regado con mojo picón. Papapiko para dos.

Y aquí tenemos el Texas, que es el cuadro que hemos visto en tu casa,

que para ti es una obra de arte, y bar mítico en la zona.

Bar mítico, el auténtico del Tubo de los años 50, 60, 70 y más...

-¿Qué tal, Juan? -Hola.

Aquí lo mejor de todo son las papas y los clientes.

Yo empecé hace 50 años, y de ahí, igual que entonces.

Esto no sé qué es. Madejas.

¿Y en qué consiste? Es típico de Aragón.

Es tripa de cordero.

¿Que tal están las madejas? Que me muero.

¿Vosotras salís mucho por aquí, por el Tubo, primera vez?

Somos frecuentes del Tubo.

Es la zona más representativa de Zaragoza.

-Y la mayoría vivimos aquí al lado.

-Sí, muy cerquita. Además, trabajamos en El Plata.

Ah, trabajáis en El Plata.

¿Sois bailarinas? Y cantantes.

-Vedettes. -Actrices.

¿Cuanto lleváis trabajando en El Plata, desde que abrió?

Desde que se reinauguró el 20 de junio de 2008.

¿Y antes del Plata, qué hacíais? ¿Antes?

Yo estaba en una oficina de construcción de piscinas.

-Y yo era militar.

¿Militar? Sí.

¿Y qué cargo tenías? Nada, soldado profesional.

¿Y te saliste de ahí? Me fui.

¿Y por qué?

Porque bailaba, llevaba toda la vida bailando y quería seguir bailando.

(SUENAN CENCERROS)

Gracias, hasta luego.

¿A cuál queréis ir? Al Champi.

A ver. Estas son las tapas de champiñones.

No sé si os cuidáis la línea o no,

porque veo que las madejas y las bravas no son de cuidar.

Nos cuidamos de todas las maneras que se puede,

porque ellas se cuidan de una manera y nosotras, de otra.

Contadme la diferencia.

Nosotras nos gastamos una pasta en tapas, en torreznos,

en grasas polisaturadas.

Nosotras tenemos que mantener estas curvas.

¿Os lo piden? Sí.

-No tienes que estar como una bola, puedes perder algún kilo

si lo coges de más, pero hay unos kilos que no puedes perder.

-Más que kilos es la forma, tetitas y culete.

-Ellas son chicas sexys redonditas

y nosotras somos las chicas sexys delgaditas.

Este bar es característico

porque solo tiene champiñones, exclusivamente.

Efectivamente, la misma tapa, unas gambitas, el champiñón,

una salsa, el pan abajo y listo.

¿Se puede vivir solo de champiñones? Porque esto es llamativo.

Sí. Fíjate si se puede vivir

que este año hemos empezado a conceder franquicias.

¿Cuánto cuesta la tapa?

1,85 cada tapa, y con esto que tenemos, a 1,50 la caña, sería 3,35.

Ahí tenéis los champiñones. Que aproveche.

Hermógenes, ¿cómo estamos? Muy bien.

Me dicen que eres el dueño de este bar, de otros tres más aquí,

en El Tubo. Todos muy cerca.

¿Cuántas tapas tienes? Unas 70.

Paté casero, sobrasada de Mallorca,

esta es una tapa especial que hacemos

con una anchoa maderada en aceite y unas hierbas.

Con esta tapa además ganamos un concurso de tapas,

que tenemos allí el premio que lo acredita.

Vaya ambiente hay aquí.

Hoy está tranquilo,

pero generalmente esta es la zona de ocio por excelencia de Zaragoza.

Este es el último que he hecho.

¿Y cuándo lo abriste? El Jueves Santo, el 17 de abril.

¿Y cuántas tapas tienes aquí? Entre 80 y 100.

Estamos viendo que aquí ha venido José Sacristán, por ejemplo.

Aquí viene prácticamente todo el mundo.

Tenemos a Antonio Resines, a Maribel Verdú...

Veo que están a la cola. ¿Qué van a ver y por qué?

Porque nos han dicho que está muy bien,

y toda la cuadrilla e nuestra hemos dicho, vamos a verlo.

Venimos de Bilbao.

Han reservado aquí, en el Plata, para ver hoy el espectáculo.

La cena y el espectáculo.

¿Y qué les han dicho que van a ver, por qué están tan animadas?

Porque creo que hay unos desnudos buenísimos.

(RISAS) Y venimos a ello.

¿Oye, cuánto cuesta la entrada aquí? 35 euros con la cena incluida.

¿Por qué venís?

Porque me he divorciado y había que celebrarlo.

(CANTAN)

¿De dónde venís vosotras? De diversos sitios.

Nos juntamos y celebramos 50 años de amistad.

Despedida de soltera por lo que veo. ¿Sabías que venías aquí?

No, no tenía ni idea, sorpresa.

Ahora me han traído aquí, y he visto de repente

que había mucha gente en la entrada, y nada, a ver qué pasa.

(CANTAN)

Benito, tu mañana empieza pelando patatas.

¿Cuánto llevas con esta operación? Diariamente son dos sacos y algo.

¿Cada día? Mira si he pelado patatas.

-Son 25 kilos cada uno.

O sea, 50 kilos al día fácil que haya que pelar.

50 largos.

-El de las patatas y el de los huevos están contentos con nosotros.

Aparte, a todo el mundo le gustan las tortillas.

Y así, Benito, hasta 36 más o menos. Sí.

Para no haber sido un cocinero profesional

los abre usted como si lo fuera. Sí, hace ya dos años.

Los años te van haciendo profesional.

¿El huevo tiene que estar muy batido?

No, cuánto menos batido esté, más jugosa es la tortilla.

¿Y la patatas sí tiene que ser una patata especial?

La que más me gusta es la agria,

que es una patata fuerte y con mucho sabor.

Hay día que hago 23 tortillas.

Cuando uno da con la receta, con la fórmula del éxito,

¿hay muchos que se la quieren copiar?

Muchísimos. He tenido chinos, mejor dicho chinas,

aquí, en la puerta, que se me han puesto

y han estado toda la santa mañana. Aquí cómo estamos nosotros.

Igual, mirando la tortilla, mirando cómo echo los huevos,

cómo se fríen las patatas, toda la santa mañana.

Vamos, que no se han puesto a cocinar de milagro.

Oye, y alguna propuesta, visto el éxito de este bar,

es decir, te doy tanto y me quedo con el bar.

Propuestas tengo muchísimas por el bar,

pero primero tienen que esperar que yo me retire.

Cuatro kilos de tortilla. Vaya que sí.

Cada vez que sales con una tortilla te veo con cara de orgulloso.

Sí. El orgullo nunca lo pierdo.

Preguntes donde preguntes, la tortilla de Benito

está en toda Valencia y fuera.

-Vienen hasta del extranjero por las guías.

¿Estáis en las guías turísticas? Sí, de Valencia.

Detrás de ti veo que incluso tienes una tortilla de boda.

Sí. Me la pidieron, y cuando les sacaron la tarta,

les sacaron la tortilla.

Os lleváis los dos clásicos, el apaleado y la tortilla de patata.

El sitio es...

Si hubieras venido hace 20 años seguramente sería lo mismo,

y es un sitio que no ha cambiado nada y que no necesita evolucionar,

no necesita una atención especial en el servicio,

porque lo que tiene es la tortilla y ya está, y con eso les sobra.

-Un agua y una cerveza.

Se la lleva puesta también usted. Sí. Es para dar envidia a un amigo.

A tan solo unos metros de aquí

encontramos otro bar que es parada obligada.

Está dentro del mercado central.

Todo el que almuerza en él, almuerza con Estrella, Estrella Michelín.

Tenemos tapas frías, calientes y bocadillos.

También pueden ser medios bocadillos,

y luego fuera de carta tenemos las recomendaciones del día

escritas en la pizarra.

Tenéis como dos tipos de clientela, el cliente de toda la vida

que viene a hacer la compra al mercado y hace una parada en el bar

y luego está el turista que viene,

porque al final los mercados son casi un lugar turístico más.

Muy turístico.

¿Isa, cuántos idiomas escucháis aquí en el mercado?

Italiano, inglés, ruso, alemán, de todo, todos los idiomas.

Porque es además un mercado amplio, vemos un montón de puestos.

Muy grande, el más grande de Europa.

¿Cuál es el bocadillo estrella aquí, en el mercado?

Ricard Camarena.

Ricardo, Estrella Michelín. Sí, nunca mejor dicho.

Disculpad, me han dicho que vosotros

estáis tomando el bocadillo estrella del sitio.

Un Ricard Camarena, sí, es correcto.

¿Por cuánto pueden salir ustedes, si no es indiscreción?

Los bocadillos están alrededor de los 5 euros, 4,5, 5,5...

Esta es la parte de fríos que llamáis vosotros.

Sí, es la parte de fríos.

Estamos con una tabla de quesos que nos han pedido estos clientes.

¿De dónde vienen ustedes si les puedo preguntar?

De Alemania.

El horario también supongo que va marcado un poco

por el propio mercado. Sí.

Por la mañana venimos muy pronto, abrimos a las 7:00

y empezamos con los desayunos de la gente del mercado.

El mercado cierra a las 14:30 y nosotros aguantamos hasta las 15:30.

-Hola, Paco, los quesitos te traigo. Esto sí que es un lujo.

Es un lujo. A este señor le pido

a primera hora de la mañana el producto, los quesos.

-Ellos gastan el mejor producto de todos los quesos.

Por utilizar un término que usáis mucho vosotros,

aquí será como el maridaje perfecto entre el mercado y la cocina,

el bar. Claro, es que es fácil.

¿Y previamente en el mercado había bar o esto fue..?

Esto era un bar, pero nada que ver con esto,

porque era un bar de la asociación de vendedores...

-Muy buenas. Aquí nos vamos juntando todos.

Ricard Camarena, supongo. Sí, señor.

Encantado, Eneko, de "Comando actualidad".

¿En qué momento se te ocurre decir, bueno,

vamos a dar una vuelta a lo que había habitualmente

y vamos a montar un bar a la estela de la Estrella Michelín?

Pues un poco por casualidad,

y también es casualidad que esté Paco aquí,

porque fue un poco culpa de él,

en una conversación que tuvimos una Navidad.

Bueno, me interesé por el proyecto porque veía que era un sitio

de una visibilidad importante,

y también porque nos ayudaba a diversificar el negocio,

y como tú dices, de una Estrella Michelín.

Esto es otro rollo, es un ir y venir

y nos da una sinergia y la posibilidad de acercarnos al público

de una manera muy distinta.

Es un poco más elevado de precio que los bares que puede haber alrededor,

pero estamos ofreciendo un producto diferente,

no trabajamos con productos congelados,

producto totalmente de mercado, producto fresco todos los días.

No tenemos prácticamente neveras.

Todo lo que entra en el día se vende en el día,

y luego tened en cuenta que un bar de estas características

suele tener tres o cuatro empleados y este tiene nueve.

-¿Mestizaje blanco tenéis por ahí?

Las señoras están disfrutando. Mucho.

Porque no está quedando nada. Nada, nada.

¿Ustedes son valencianas, están de paso por Valencia?

No, somos valencianas y venimos a propósito muchas veces,

porque nos gusta.

¿Y qué han tomado? Sepia, croquetas, bocata...

-Buñuelos.

-También, variado, y el vino, y seguramente repetiremos.

-Calamar a la plancha, luego boquerones a la romana.

-Vale.

¿De dónde sois vosotros? Bueno, él es español.

Nosotras somos rusas, medio rusas, medio ucranianas.

Ella vive en EE UU y nosotras, aquí, una mezcla internacional.

-La típica es la francesa o la gallega.

Nos hemos encontrado con unos productores

que hacen ostra valenciana, la hacen en la zona del puerto de Valencia,

y la gente está encontrando unos sabores en esta ostra

que no tienen otras, están gustando mucho.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bares míticos

Comando Actualidad - Bares míticos

15 oct 2014

No son locales de moda, no tienen aparcacoches ni entran futbolistas millonarios para dejarse ver, pero todo el mundo sabe que no hay bocadillos de calamares como los suyos, ni tapas más abundantes y además gratis, ni un trato más cercano. En algunos casos ni sus propios dueños saben por qué acude la gente en masa a sus negocios. Lo que sí saben es que por alguna extraña razón, sus bares son míticos.

 

ver más sobre "Comando Actualidad - Bares míticos" ver menos sobre "Comando Actualidad - Bares míticos"

Los últimos 2.109 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos