Un novedoso formato que presenta un tema de actualidad a través de la mirada coral de varios reporteros callejeros. Cuatro periodistas que se desplazan hasta el lugar donde ocurren las noticias, las muestran tal y como son y aportan al tema su mirada personal.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos, Canadá y República de Chile por restricciones de derechos.

Contacto

Escriba al programa Comando Actualidad: comandoactualidad@rtve.es

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.6.0/js
3873499
No recomendado para menores de 7 años Comando actualidad - ¿Comprar o alquilar? - ver ahora
Transcripción completa

Está preciosa la piscina, Maricarmen. -Está perfecta.

¿Por cuánto se vende esta casa?

Doscientos cuarenta y cinco mil euros.

¿Cuántas habitaciones tiene el piso? Tres.

¿Por cuánto lo alquilas? Por quinientos euros.

¿Este piso tiene el mismo precio que el otro?

Sí. 6460.

Las viviendas más baratas de España. ¿Cuánto pagas de alquiler?

Pagamos cuatrocientos cincuenta euros al mes.

¿Está usted buscando casa?

¿Cuál es hoy la mejor opción?

Estamos buscando un chalé de cuatro dormitorios en esta zona.

¿Qué precio buscan aproximadamente?

Pues en torno a quinientos mil euros, con IVA incluido.

No había para elegir;

era: "Si quieres, es este y te apuntas ya".

Llevo años sin ver algo así.

La habitación es ocho metros cuadrados, ¿no?

Dos de ancho y cuatro de largo.

¿Cuánto pagas por esta habitación?

Doscientos diez euros más gastos.

¿Con cuántas nacionalidades habrás convivido aquí?

Oye, no te creas. La mayoría son mexicanos.

El piso compartido es un descubrimiento genial.

Cada vez más apuestan por alquilar,

y los precios se disparan a niveles que no se veían hace décadas.

(Telefonillo)

Enséñanos tu casa. Por aquí, al entrar,

tengo la cama.

¿Cuánto pagas por este piso?

Quinientos ochenta. ¿Cuánto tiempo estuviste

alquilando este piso? Un día.

¿Un día solo? Sí.

De las veinte personas que vinieron, ¿cuántas estaban interesadas?

Todas. ¿Las veinte?

Sí, sí.

Este es el pedazo de salón. ¿Esta es la tuya?

Sí, mi suite. A ver.

Si alguien quiere buscar un piso de quinientos euros

en el centro de Madrid... Muy difícil.

No... no hay.

En vuestro pueblo, por 600 euros, ¿qué se puede alquilar?

Todo el pueblo.

¿Comprar o alquilar?;

hoy, en "Comando actualidad".

Tú optaste por la opción más económica

que fue volver a casa de tu madre.

El día que cobre cien euros... -Serán para mí.

¿Por qué? Porque me los he ganado.

(Música rock)

Los precios de los alquileres en las grandes ciudades

se están disparando en los últimos meses,

tanto que hay quien habla de una "burbuja del alquiler".

En Madrid, la zona más caliente

de alquileres inmediatos es Vallecas.

Aquí, uno de cada cuatro pisos que están en alquiler

se alquila, atención, en menos de cuarenta y ocho horas.

Charo, buenos días. Hola, buenos días.

Te pillamos en plena mudanza. En plena mudanza.

La verdad es que sí. Te ayudo, que igual pesa mucho.

Te lo agradecería. Aquí hay muchas cosas.

Hay muchas cosas, sí.

Tú acabas de alquilar un piso en Vallecas.

Sí, en Vallecas. ¿Es aquí?

Sí, aquí, en el número cinco.

¿Dónde vivías antes?

Cerca de aquí, a unos ocho minutos,

en una parada anterior a donde estamos ahora.

Y, al final, por necesidades,

me he tenido que ir.

Por el tema de la humedad.

¿Tenías humedad en el piso anterior? Tenía humedad.

Y, por salud, he tenido que buscar y lo he encontrado.

¿A qué te dedicas? Pues yo soy cocinera.

En Chamberí, en el Mercado de Chamberí.

¿Y este piso es para ti sola?

De momento, es para mí y para mi hija pequeña,

que terminó la carrera en Málaga y se ha venido a Madrid

a ver qué pasa.

¡Uh!

Qué alegría.

Hola, ¿qué tal? Muy buenas. -Buenos días.

Hola. ¿Tú eres...?

Soy Ángeles. Ángeles, ¿qué tal?

Juan Carlos, de "Comando actualidad".

¿La dueña? Sí.

¿Cuánto tiempo estuviste alquilándolo?

Un día. ¿Un día solo?

Sí. Publiqué el anuncio y las fotos...

el sábado, la madrugada del domingo,

todo el domingo cogiendo el teléfono, y el lunes enseñando el piso.

Y el lunes por la noche, se lo alquilé a Charo.

¿Había mucho interés por alquilarlo? Muchísimo.

A mí me ha dejado sorprendida, porque he tenido

doscientas o trescientas llamadas sin poder atender,

doscientos correos electrónicos sin poder atender.

Y todo el domingo cogiendo el teléfono y dando citas

para lunes y martes. ¿A cuántas personas se lo enseñaste?

Pues a veinte.

De las veinte personas que vinieron, ¿cuántas estaban interesadas?

Todas. ¿Las veinte?

Sí, sí. Desde la primera que entró a las diez de la mañana

y me dijo: "Ya, ¿dónde hay que firmar?".

¿Cómo se decide? Es muy difícil.

Un poco por la sensación que te da la persona, por afinidad...

Si todos cumplen los requisitos...

¿Esta es tu habitación? -Sí.

Los muebles nuevos, colchón nuevo...

No es normal cuando tú entras a un piso de alquiler.

Los colchones no suelen ser nuevos.

¿Cuántas habitaciones tiene? Tres.

¿Por cuánto lo alquilas? Quinientos euros.

¿Cuánto pagabas antes? Antes pagaba cuatrocientos.

Y nada que ver.

¿Estas ventanas las habéis puesto vosotros?

-Sí, la ventana y la contraventana.

Te quita mucho sonido y también mucho frío.

Y la contraventana,

que también hemos invertido en ella,

pues mira, es de seguridad, porque tiene llave,

y además, tú la regulas.

Por la noche, se te queda muy hermético

y también ahorras energía.

¿Habéis invertido mucho dinero para acondicionar el piso?

Bueno, un poquito.

Diez mil euros podemos haber empleado.

Nosotros tenemos una empresa de reformas.

Vale. La reforma la ha hecho mi marido

y uno de los trabajadores.

En esta zona, ¿por cuánto se compra un piso como este?

Unos cincuenta y seis.

¿Y antes vivíais aquí? No, no.

Este piso lo compramos como inversión.

¿Sí? ¿Para alquilarlo? Para alquilarlo, sí.

Siempre hemos pensado que como no vamos a llegar

a cobrar jubilaciones, teníamos que tener algo

para, cuando seamos mayores, tener unos ingresos más o menos...

Hemos quedado con Patricia, que lleva 14 años alquilando pisos.

Dice que nunca ha visto nada igual.

Vas a colgar dos anuncios de pisos en alquiler.

Vamos a colgar una vivienda en la calle Hermosilla,

en una segunda planta,

de dos dormitorios, con un cuarto de baño,

en seiscientos cincuenta euros.

Es cocina americana. La vivienda está muy bien.

Tiene dos dormitorios, y hablamos de cuarenta metros cuadrados

en una segunda planta interior, pero da a un patio.

Es una vivienda con muchísima luz.

Vamos a ver cuánto tiempo se tarda desde que tú publicas

un anuncio de alquiler en Madrid, en el centro de Madrid...,

Del centro de Madrid. hasta que te llaman interesados.

Vamos a colgar otra vivienda. Vale.

En vez de de seiscientos cincuenta euros,

de mil trescientos euros.

Anunciado.

Cien metros cuadrados, una vivienda exterior,

con tres dormitorios.

El alquiler ha sido el patito feo del sector siempre,

ha sido como al que menos atención se le ha prestado,

pero desde hace un año a esta parte,

está totalmente en alza.

Hacia el dos mil siete, el alquiler estaba muy elevado

y era más factible y barato comprar que alquilar.

El precio del alquiler bajó

y ahora está en alza otra vez, porque comprar una vivienda,

entre el temor que tiene la gente, la de movilidad que hay

y las dificultades que hay para obtener una hipoteca...

La gente tiende más a alquilar.

(Teléfono)

-¿En qué le podemos ayudar? Han pasado...

entre cinco y diez minutos. -No ha llegado a los diez minutos.

Efectivamente.

Buenos días. ¿Por cuál de las dos me llamas?

-"La de seiscientos cincuenta". -La de seiscientos cincuenta euros.

¿Disponibilidad para ver la vivienda, Nerea?

-Ahora mismo puedo. -Perfecto.

Han pasado ocho minutos desde que han publicado el anuncio.

Patricia está atendiendo una llamada y allí están entrando más.

Venga, perfecto.

Acaba de entrar otra.

Otra llamada. Otra.

Es la tónica general.

Y podemos estar así...

todo el día.

¿Y puede ser que pinche esta burbuja del alquiler

como pinchó la de la vivienda? Pues...

yo creo que, tarde o temprano, va a pasar.

Espero que algo de la crisis hayamos aprendido,

pero va a pasar.

Porque si el alquiler sigue subiendo,

las personas que quieran vivir de alquiler

llegará un punto en el que no podrán.

Patricia, ¿dónde vamos?

Pues mira, vamos a ver un apartamento de alquiler.

Vamos a ver a Nuria, que es la inquilina.

Cliente tuya. Cliente mía.

¿Qué tal lo pasó ella para encontrar alquiler?

Pues le costó bastante.

(Telefonillo)

Hola, Nuria, ¿qué tal? -Hola.

-¿Cómo estás? -Muy bien. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Buenas. Enséñanos tu casa.

Por aquí, al entrar..., tengo la cama.

Es la zona donde duermo normalmente y estoy.

Ajá.

Bueno, como todo es diáfano, está todo junto. El salón.

El baño. Este es el baño.

Sí. Y esta es la cocina.

Sí. ¿Cuánto pagas por este piso?

Quinientos ochenta. ¿Viste muchos pisos?

Sí, sí, sí. ¿Sí?

Si te digo quince pisos...

Había pisos que no tenían que ver con las fotos o con la realidad,

hasta pisos que estaban alquilados ya

o pisos que, por requisitos, no entraba

y no me podían alquilar.

¿Te pedían requisitos muy complicados de cumplir?

No muy complicados,

quizá un contrato indefinido para una persona joven,

y es complicado de cumplir.

Pero te pedían aval bancario de tus padres,

te pedían tus ingresos mensuales...

¿A qué te dedicas?

Al sector el mobiliario de interiores.

¿Llevas mucho tiempo trabajando?

Eh... No, un añito.

-Lo vio a las ocho de la tarde

y, según lo vio, dejó la reserva;

hizo una transferencia y lo dejó reservado.

Si alguien quiere buscar un piso de quinientos euros

en el centro de Madrid... Muy difícil.

Y ya no solo en el centro;

si te mueves hacia la periferia, eso te va a pasar también.

No... no hay.

Aquí está mi compañera. Hola, ¿qué tal?

Nos está esperando. Juan Carlos, "Comando actualidad".

¿Vas a enseñar tú el piso? -Sí.

Tienes armarios empotrados,

¿vale?, y...

Esta es la cocina;

pequeñita, pero bueno, apañada.

-Vale. ¿A qué os dedicáis?

Pues yo soy ingeniera informática y él es cocinero.

-Yo estoy estudiando Cocina en León

y vengo aquí a hacer las prácticas.

-Aquí tienes el baño.

-Está bien.

-Sí, está apañado. Bueno...

Y aquí tenéis el dormitorio.

-Hay espacio de sobra.

¿Con qué presupuesto empezasteis a buscar casa?

-Yo empecé con setecientos, setecientos cincuenta.

Hoy, con setecientos cincuenta, ¿encuentras algo en Madrid?

En eso estamos, a ver si... si puede ser.

¿Os urge encontrar piso?

A mí sí. ¿Sí?

-Estas de frente son eléctricas, ¿vale?

-Pero se puede cambiar...

Se pueden poner... -¿A cortinas te refieres?

Se puede quitar eso.

Eso ya es hablarlo con la propietaria.

¿Cuántos metros cuadrados tiene este piso?

Son cincuenta y ocho construidos.

¿En cuánto tiempo alquilas una vivienda hoy en día en Madrid?

-Si la relación calidad-precio es buena,

en la primera visita, el cliente se la queda.

Porque sabe que se queda sin él.

En el dos mil doce, trece, catorce, lo que se hacía era

que el inquilino negociaba el precio cómodamente

y el propietario tenía que bajarlo

porque si no, no podían alquilar.

De hecho, los propios inquilinos que estaban en las casas

negociaban con sus propietarios que les bajaran el alquiler

porque si no, marchaban a otras más económicas, que las había.

-Bueno...

(Música rock)

Hacemos el examen como solemos hacer todos los días:

girando, yendo al cono...

Seis minutos, ¿de acuerdo?

(LOS DEMÁS) Vale. -¿Empiezas tú?

Tienes que quitar un poco atrás,

que se ha acercado mucho, y toca ahí.

Muy bien.

Despacito la bajada. No gires más que está bueno.

Cinco catorce. Bien.

¿En cuánto tiempo enseñas tú a ser gruista, a manejar una grúa?

En... unas cien horas.

Estos alumnos obtienen el carné de gruista

para poder trabajar bien una grúa en obra civil.

Sí, sí.

Este curso, ahora mismo,

tiene un porcentaje de empleo de un cuarenta y cinco por ciento.

Sí, nosotros... Hay movimiento.

Sí, sí, los que nos dedicamos...

solo a las grúas..., ¿Sí?

ahora mismo no paramos.

¡Quieto!

¡Coge el giro otro poco, que se te ha vuelto algo!

Bien. ¡Quieto!

¡A clavar!

¿Cuánto tiempo lleváis en paro? -Yo llevo siete años.

¿Cuántos años tienes tú? Cincuenta y seis ahora mismo.

¿Por qué te apuntas al curso de manejar grúas?

No sé, por sacarme un título más

y por tener la posibilidad de encontrar algún día, a lo mejor,

si salta la liebre, trabajo.

La gente joven tiene más posibilidades

que yo que tengo más años.

¿Cómo se llevan los años en paro?

¿Que cómo se llevan?

Pues despacito y con buena letra.

Te tienes que entretener con algo.

Y no te puedes acoplar en casa y sentarte en el sillón

a ver la televisión porque te vuelves loco.

Además de gruistas, ¿os habéis apuntado a otros cursos?

¿Para seguir formándoos? En algunos.

¿Qué cursos se hacen cuando uno viene de la construcción

y se queda en paro?

-Coges el curso que te den. Sí.

Porque yo he estado haciendo cursos de emergencias...,

de todo.

Y trabajé, una vez que salí de la construcción,

en mil cosas.

¿Cuánto se puede ganar como gruista?

Ahora, hoy mismo, hoy día. -He visto ofertas por 1500 euros.

Eres Yolanda García,

directora de este centro de la Comunidad de Madrid

donde dais cursos de edificación de obra civil.

En el dos mil ocho, impartíamos cuarenta cursos;

ahora, vamos a impartir, en un año,

ciento diez cursos de formación para el empleo.

Va subiendo el número de cursos. Y el número de solicitudes.

¿Qué tipo de empresarios os llaman?

¿En qué sector se encuentra más trabajo ahora,

dentro de lo que se está encontrando que es poquísimo?

Ahora mismo,

tenemos ofertas de trabajo

de instaladores de gas, bastantes.

¿Se ha incrementado el número de empresarios que llaman?

¿Ha habido momentos en los que no ha llamado nadie?

Sí, ha habido años

en los que han llamado uno o dos empresarios.

¿Cuántas llamadas recibís ahora?

Bueno, tenemos al año, a lo mejor, treinta ofertas de trabajo.

-Quieto.

No te pongas nervioso. ¿Cuántos años tienes?

-Tengo cincuenta y cinco ya.

¿Tienes familia? Sí, tengo un hijo y una hija.

Estuve ocho meses trabajando en el Reino Unido.

¿Y qué tal se te dio?

Bien, porque allí no miran la edad.

La edad. Si tú estás formado, estás formado.

Conmigo había gente trabajando que era mayor que yo,

y lo ven normal. ¿Sabías inglés?

Sí, un poco.

La entrevista te la hacían en inglés y debías tener unos conocimientos.

Lo que pasa es que las cosas técnicas tuve que aprenderlas.

¿Cuánto cobrabas?

Sobre los mil euros limpios. Mil euros limpios.

La experiencia que tengo es buena, pero el tema familiar...

Estás solo, y la familia está aquí: los hijos y demás.

Pues... te condiciona.

-¡La cámara! ¡La cámara!

¡Muy bien!

(Música rock)

La recuperación inmobiliaria y la vuelta de las grúas al cielo

se está notando, sobre todo, en las periferias y zonas pudientes

de las grandes ciudades.

En el casco urbano, el suelo sigue siendo escaso,

así que donde se está construyendo, las casas vuelan.

Buenos días. Que aproveche. Gracias.

-Gracias. ¿De dónde vienen ustedes

a trabajar a esta zona de Madrid?

-De Cáceres, concretamente, de Arroyo de la Luz.

¿Cuánto tiempo llevan trabajando en esta obra?

-Tres meses. -Tres meses.

Tres meses.

¿Y para cuánto tiempo se tiene trabajo aquí?

Porque yo entiendo que esto es lo que dure la obra.

-Claro. No lo sabemos, la verdad.

Y ustedes que vienen de Cáceres,

¿les compensa estar toda la semana a pensión?

-No tenemos más remedio.

No es que compense, pero no hay más remedio.

¿Allí no hay nada? Nada.

Santiago, tú eres el gruista. Sí, eso es.

¿Cuántos años tienes? Tengo treinta y seis años.

Están contentos conmigo y me ha hecho indefinido.

Es una novedad que te hagan indefinido.

Para mí, sí. No hacen contratos así en una obra.

¿Cuánto se cobraba antes y cuánto se cobra ahora?

Por lo menos, hablamos de quinientos o seiscientos euros mensuales.

¿Menos? Menos.

No llego ni a mil doscientos.

Ni mil doscientos.

¿Tienes hijos? No.

La situación no me ha permitido aún tener hijos.

Mi pareja vive en Ciudad Real, yo vivo en Parla.

Con lo que ganaba antes, la idea era que ella se viniera a Madrid

y vivir con mi sueldo,

pero ahora mismo, el sueldo no da para que ella se venga

y poder pagar...

hipoteca, coche...

Vivís separados por esta razón. Sí.

¡Joaquín! ¿Sí?

Tú eres el jefe de obra, ¿no? Sí.

¿Podemos subir hasta allí? Sí, subid.

Los visados para obra nueva

han aumentado un cuarenta por ciento.

La compraventa ha aumentado un once por ciento;

los precios, un cuatro por ciento.

Se están construyendo

miles de viviendas nuevas

que, aunque en España ahora supone solo el diez por ciento

en la compraventa,

tenéis vendido no sé si todo o casi todo.

En esta en particular,

no tenemos problemas de ese tipo.

La verdad es que en toda esta zona se está vendiendo...

Las promociones se hacen vendidas.

Hay decenas de grúas ahora mismo, solo en Boadilla.

Llevo años sin ver algo así.

¿No hay peligro de que vayamos a una burbuja?

Esperemos que no.

Esperemos que no.

Habremos aprendido algo.

¿Qué tal? Buenos días. Buenas.

Belén, buenas.

-Cuéntanos un poco cómo está la venta

y qué parcelas quedan libres.

-Actualmente, por el precio que están valorando,

tenemos la parcela catorce,

la quince, la dieciséis... ¿Qué están buscando ustedes?

-Estamos buscando un chalé de cuatro dormitorios en esta zona.

¿Cómo es su situación?

-Pues tenemos un ático en Las Rozas que queremos vender

y comprar un chalé con parcela,

para que tengan las niñas más espacio y más amplitud.

¿Cuántas viviendas estáis construyendo aquí ahora?

-La primera fase son veintisiete viviendas,

que ya está todo vendido.

Y la segunda fase son diecinueve.

El solar de la primera fase con relación a la segunda fase

habrá tenido un incremento

en torno a un quince o un veinte por ciento.

Madre mía. Así que quien en un principio se compró un chalé

de trescientos veinte mil o trescientos cuarenta mil,

¿por cuánto lo encuentra ahora?

Pues ahora, mínimo cuatro veinticinco o cuatro treinta.

Ignacio. -¿Sí?

-Los planos. -Gracias.

¿A qué se dedican ustedes?

Pues yo soy control en una entidad financiera.

-Yo estoy de administrativa.

¿Qué precio buscan aproximadamente?

-En torno a quinientos mil euros, con IVA incluido.

-Valórenlo, piénsenlo.

-La semana que viene nos vemos y entregamos la reserva.

-Muy bien. Hasta luego. -Muchas gracias. Adiós.

-¿Qué tal? Buenos días. -Hola, Carlos.

-Consuelo, ¿qué tal? -Otra vez de visita.

-¿Vamos a ver la parcela? -Sí, fenomenal.

Venga, vamos a verla.

-Es esta. -Y están trabajando.

-Sí, están con la primera planta.

¿Qué habéis comprado?

-Hemos comprado un chalé

con cinco habitaciones.

Y somos cinco miembros en la familia:

el matrimonio, mi padre y dos niños pequeños.

Y dos niños.

-Vimos varias promociones aquí mismo, en esta misma zona,

y en todos los sitios, la respuesta era:

"Está todo vendido". -No había para elegir;

era: "Si quieres, es este y te apuntas ya".

¿Por qué pensáis que está tan demandada la obra nueva?

Yo creo que es porque se ha aguantado mucho sin comprar.

Hemos tenido unos años muy malos.

Y ahora mismo que ves

que el mercado se empieza a mover un poco,

la gente tiene más confianza y empieza a invertir de nuevo.

¿Por cuánto va a salir aproximadamente?

-Un poco menos de setecientos mil.

Es de las más caras, porque la media son cuatrocientos.

-Sí, es más cara. Es de las más caras.

-Nosotros vivimos en un piso ahora, pero teniendo dos niños pequeños,

nos convence más vivir en un chalé

que sacarles cada día al jardín, que hay que llevarlos a la calle.

Un chalé es la mejor opción teniendo niños pequeños.

¿A qué os dedicáis vosotros?

Yo soy auditora.

-Y yo trabajo en consultoría.

¿Cómo vais a financiar esta casa? Parte lo teníamos ahorrado,

otra parte la pediremos con hipoteca

y la casa en la que vivimos ahora la vamos a alquilar.

Buenas. -Hola, buenas. ¿Qué tal?

¿Qué tal, José Antonio?

-Bien. ¿Qué tal? -¿Qué tal?

Os habéis comprado una casa.

Sí, estamos en ello.

Parecida a esta, que es el piso piloto.

Sí. Vemos el salón, todo acristalado.

No sé si va a ser así o parecido vuestro salón.

Sí, por el estilo. ¿A qué os dedicáis vosotros?

Somos abogados.

¿Cómo va a ser vuestra cocina?

Pues, de distribución, prácticamente la misma.

¿Por qué elegir obra nueva y no elegir a lo mejor...

el mismo concepto, pero de vivienda usada?

Prácticamente, porque los precios están muy similares.

Y, sobre todo, en obra nueva tienes la posibilidad

de elegir un poco la vivienda a tu medida.

Son casas a la carta. -Efectivamente.

Casas a la carta.

¿Qué habéis cambiado de lo que estamos viendo?

Que hayáis dicho: "No quiero esto, ponme otra cosa".

El cuarto de lavado, que en esta vivienda está aquí...

Aquí. Este sería un cuarto para lavado.

Nosotros lo tenemos en el sótano.

O sea, este cuarto...

Para que no me quite espacio a la cocina.

¿Cuántos niños tenéis? Tenemos dos.

Sí. ¿Cuántos metros tendrá la casa?

Pues unos doscientos...

cincuenta metros o doscientos sesenta.

Bueno, nos vemos. Venga.

Gracias. -Adelante.

-Buenas. ¿Qué tal? -Hola, ¿qué tal?

Encantada. -Encantado.

¿Habéis traído el talón para la firma del contrato?

-Sí. -Vamos a comprobar en un segundo

que esté todo correcto.

Firmadme en todas las hojas debajo, ambos.

¿Cuándo os entregan la casa? -En octubre de dos mil dieciocho.

("Where did our love go")

En dos mil dieciséis, se vendieron en España

cuatrocientas cincuenta mil viviendas,

y se espera que este año se llegue al medio millón.

En un mercado en el que crece el precio de la vivienda,

¿es posible encontrar ofertas?

Aquí en Asturias, hay pisos por seis mil euros.

¿Quién puede acceder a ellos y por qué son tan baratos?

Pues vamos a empezar por el cuarto.

Vanesa, vienes a enseñar los pisos que hay

en esta barriada de Langreo por seis mil euros.

Posiblemente sean las viviendas más baratas de España.

Por aquí, por la zona, tiene mucha demanda

el tema del precio.

Viene gente de fuera de las cuencas a enterarse de ello también.

Javier y José, sois interesados.

No sé si sois de esta zona o venís de fuera.

-Venimos de Gijón.

Es una zona muy tranquila y está muy bien.

Entonces, pues a ver qué tal está.

¿El piso es para los dos?

No, es para mí y mi pareja.

Él viene a visitarlo conmigo. -A verlo.

-Bueno...

Coged aire, que son escaleras, hasta un cuarto, un poco empinadas.

Este es ya uno de los motivos por los que es tan barato,

un cuarto sin ascensor.

Sí, los cuartos tienen menos demanda.

¿De quién son propiedad estos pisos?

Inicialmente, eran de HUNOSA.

HUNOSA es la empresa pública... De la minería.

Los ponía a disposición de los trabajadores

por unos alquileres muy bajos.

Luego, fueron vendiéndolos a esos mismos trabajadores.

Y ahora, los pisos que ya no quiere ningún trabajador,

que ya no hay de alquiler o que los ha ido dejando,

los han sacado al público en general.

Javi, ¿cómo vas? -Bien, bien. Todo bien.

Como vivas en este cuarto, debes hacer esto cada día.

Deporte.

-Como ves, las ventanas son de PVC,

están también cambiadas.

Son pisos que necesitan reforma. Sí.

Hombre, podrías entrar a vivir.

¿Cuánto cuesta reformar una casa así?

Depende, si tienes a un padre manitas...

José, ¿eres manitas? O si tienes que hacerlo contratado.

¿Vas a echarle un cable en la reforma si lo compra?

-Por supuesto.

¿Y ya estás viendo por dónde podrías empezar?

Lo primero, por aquí.

Javi, ¿a qué te dedicas?

-Yo, camarero. Eres camarero.

Sí. Y vives de alquiler en Gijón.

En Gijón. ¿Cuánto pagas de alquiler?

Pagamos cuatrocientos cincuenta euros al mes.

Vives con tu chica. Sí.

¿Habías mirado algún piso en Gijón

para ver los precios del mercado en Asturias?

Sí, alguno habíamos mirado

y rondan los cincuenta mil y setenta mil.

Y aun así, tendrías que amueblarlo y equiparlo entero.

Si compras esta casa, ¿tendrías que hipotecarte?

Gracias a Dios, llevamos tiempo ahorrando para cogerlo,

así que tampoco sería mucha la inversión.

¿Qué metros tiene este piso? -Cuarenta y cuatro.

De momento, ¿cuál es la primera sensación de este piso?

-Pues bien. Cuando lo vi, pensábamos que iba a estar peor.

Por el precio, nos esperábamos una cosa de mucha más inversión,

pero está muy bien.

¿Qué dinero necesita esta vivienda para invertir

para poder reformar y poder instalarse,

para sumar esos seis mil euros que cuesta?

Seis mil trescientos.

-Tres mil mínimo.

-Yo diría que más.

-Depende de lo que quieras hacer.

Pero con tres mil euros,

la reformas entera.

-Nosotros calculábamos invertir unos diez mil, una cosa así,

para reformar. Somos jóvenes, entonces también...

Queréis algo moderno. Sí, pero bueno.

-Bueno, como os gustan las alturas, vemos otro cuarto.

-Vale.

-Además, este tiene un trastero abajo muy grande,

para dejar las cosas y el carrito cuando tengáis niños.

-Para eso no hay prisa.

-No, pero hay que tenerlo previsto.

¿Conocíais este barrio? No.

-La verdad es que no. ¿Y qué os parece?

Muy tranquilo. -Tranquilo, la verdad es que sí.

-Sin mucho tráfico, sitio para aparcar...

Eso también cuenta.

Porque plaza de garaje no tiene. -No.

Ya sería mucho pedir.

¿Quién vive aquí ahora?

Pues sigue viviendo gente jubilada de la minería,

que fue donde vivieron toda la vida.

Y luego, los pisos los han ido comprando los mineros

y vendiéndolos de nuevo

a gente de la zona.

Colegios, centros de salud... ¿Están cerca?

Estamos a cinco minutos del centro de Sama

y en el centro de Sama tienes todo.

Tú eres empleada de la minería, ¿qué haces enseñando pisos?

Soy ingeniero técnico, pero dentro de la empresa,

a veces, aparte de las funciones del día a día,

surgen cosas que hay que hacer.

Y esta es una de ellas. Es una de ellas.

¿Qué compruebas, José?

No, estoy mirando,

porque este tabique sí se puede tirar.

Este se puede tirar. Este se puede tirar.

O sea, que esto podríamos dárselo a la cocina.

Eso es. Si quisiéramos.

El cuarto de baño, prácticamente está perfecto.

Este está reformado, José. Sí, sí.

Lo único, cambiar la bañera.

Poner un plato de ducha.

Porque así le ganaríamos un poco de espacio.

¿Este piso tiene el mismo precio que el otro?

-Sí, seis mil cuatrocientos sesenta.

Son cien euros menos, para aportar a la reforma.

Si yo quisiera comprarme este piso, ¿qué tengo que hacer?

Está abierto a cualquier persona.

Lo que se pide son una serie de requisitos

para, si la misma vivienda es pedida por más de una persona,

mirar a ver a quién se le entrega.

Lo primero que se mira es que la persona que la pida

tenga alguna relación con HUNOSA:

trabajador en activo, prejubilado o jubilado.

Lo siguiente que se mira son los ingresos.

A menos ingresos, más posibilidades. Más posibilidades.

Lo tercero que se tiene en cuenta es si se tiene alguna minusvalía.

Y por último, si tienes una vivienda en propiedad en Asturias.

¿Cómo le ves las posibilidades?

Pues en esta tanda, tiene muchas posibilidades.

¿Por qué?

Creo que la gente relacionada con HUNOSA

que quería optar a estas viviendas ya lo hizo en las tandas anteriores.

-Mira qué vistas.

-Sí, las vistas son preciosas.

Vanesa, ¿qué es lo que se ve al fondo?

Son todo barrios, pequeñas aldeas

pertenecientes al concejo de Langreo.

Y estos son los trasteros.

Este último piso que hemos visto tiene trastero.

Sí. Es el único de esta tanda que tiene trastero.

Pasad.

Es una habitación más.

A ti que te gusta la claridad, hasta el trastero tiene claridad.

-Muy luminoso, no necesita ni luz.

-La verdad que esto en un piso no tiene desperdicio.

Hola, Mari, Lucas. ¿Qué tal? Hola. Encantado.

-Aquí estamos. Tenéis esta casa a la venta.

En venta, sí.

En la barriada de Langreo en donde vivían antes los mineros.

De hecho, Lucas, tú eres minero. -Sí, toda la vida.

¿Y por qué la vendéis?

-Porque entonces, cuando él se retiró,

nos planteamos marchar para Gijón.

Y tuvimos la oportunidad de ir para allá, y estamos allí muy bien.

¿Cuánto tiempo lleváis con el piso a la venta?

Lleva el piso a la venta... -Hará dos años.

-Dos años, sí, puede que sí.

¿Qué mejoras habéis metido en la casa?

Muchas, todas, hemos reformado todo.

Le habéis puesto vitrocerámica,

tenéis también calefacción.

-Y la caldera de gas...

Vosotros pagasteis seis mil euros por esta casa a la empresa.

¿Cuánto invertisteis en la reforma?

-¿En la reforma? Uf.

Pues bastante. -No sé lo que...

-Bastante, porque fue mucho, mucho. Fue mucho.

¿Cuántos años habéis vivido aquí?

-En esta casa, vivimos desde los...

-Bastantes, tenía mi nene cuatro años.

Y tiene cuarenta y uno. Pues unos treinta años.

Acarrea gastos: tienes que pagar luz, agua, el IBI...,

el seguro, la comunidad del portal, hay que pagarlo todo.

¿Por cuánto estáis vendiendo esta casa?

Ahora, la tenemos en treinta y tres.

En treinta y tres mil euros. Sí, en treinta y tres.

Pero bueno, podemos negociar.

Esta es otra habitación. Otra habitación.

De matrimonio. ¿Es la vuestra? Sí.

¿Es una foto tuya de minero? Sí, trabajando en la mina.

-Estaba a una profundidad

aproximadamente de quinientos metros.

Muchas de estas viviendas se hicieron para vosotros,

para los mineros. No, todas.

Todas. -Bueno, a partir de ahí...

Tenía mucha vida este barrio. Mucha vida, mucha vida.

Aquí, en la fiesta, en esta plazoleta.

Todo delante de nuestro pabellón.

Esta es la barriada de ahora arreglada.

Una casa de iguales características en Gijón, donde vivís vosotros,

¿qué precio tiene?

Valdrá ochenta o noventa. -No, yo creo que más.

¿Más? Yo creo que más.

-Noventa por lo menos.

Noventa y cinco pagó la chavala ahora.

("One nation under a groove")

Pisos de alquiler por habitaciones cada vez hay más,

han aumentado en el último año en veinticinco mil.

¿Por qué? Porque cada vez hay más gente que los demanda

y porque los dueños de los pisos ganan un treinta por ciento más

que si lo alquilan completo.

Carmen, ¿qué estás cocinando?

Voy a hacer una paella.

¿Una paella para quién?

Para mis estudiantes.

Cuando te refieres a "tus estudiantes"...

Los que tengo aquí. Tus compañeros de piso e inquilinos.

Claro.

¿Cuántos tienes? Tengo cuatro.

Y a tus compañeros de piso que les cocinas, ¿les gusta?

La paella les gusta a todos.

¿Sí? Eso es una cosa... Sí.

Tú vives de lo que sacas aquí de alquiler.

Vivo...

O sea, yo no... no tengo esto solo.

Entonces, ¿de qué vives, aparte de esto?

Pues... negocios. ¿Negocios?

Lo que pasa es que todo esto siempre lo he hecho con mi hermano.

¿Lleváis muchos años comprando casas y alquilándolas por habitaciones?

Veintitantos.

¿Cómo llevas lo de compartir piso?

Pero si es que es lo que me gusta.

Entonces...

¿Aquí está lo de todos los compañeros?

Sí, sí, está todo aquí. Ah, está numerado.

Claro; habitación uno, dos, tres y cuatro.

¿Y lo tuyo? ¿Lo mío?

Esto.

El dos.

¿Y cómo hacéis con los gastos?

Muy fácil.

Veinte o treinta euros o así.

Al mes, de gastos. Sí.

¿Se puede vivir bien de alquilar pisos por habitaciones?

La única que me mantengo soy yo.

-¿Qué preparas, Carmen?

-Una paella para vosotros. ¿De dónde venís vosotros?

-Yo soy de Colombia. ¿Y ella?

-Yo soy de Croacia. ¿Hablas bien español o no?

No, solamente un poquito.

¿Cuánto tiempo llevas aquí? Llevo aquí tres meses.

¿Tres meses? Sí, sí.

Hablas muy bien para llevar tres meses.

Porque Carmen...

Yo estudio con Carmen,

porque le hablo solo en español. Carmen, ¿tú hablas inglés?

-Yo...

Entiendo lo que me dicen sin saber inglés.

O sea, que no hablas inglés.

¿Y cómo haces para entenderte con la gente que viene?

Pues entre señas y algo más, te entiendes.

En el piso, estáis más personas, no solo vosotros.

-Sí, hay otro chico mexicano y una chica alemana.

-Familia numerosa.

-Familia numerosa.

¿Qué tal la relación con la casera?

Pues muy buena.

Al principio crees que no va a ser...

tan chévere,

que la dueña del piso va a estar ahí vigilándote,

pero para mí ha sido... -Yo no vigilo a nadie.

-Muy buena. Una segunda madre.

Esta es mi habitación.

A veces, la dejo abierta para que entre el calor

del calefactor. Ajá.

La habitación es ocho metros cuadrados:

dos de ancho, cuatro de largo.

Nada, unas fotos de cuando estuve en Holanda,

en las instalaciones de la Agencia Europea del Espacio.

¿Qué estás estudiando?

Estudio un máster en Sistemas Espaciales.

¿Cuánto pagas por la habitación?

Doscientos diez euros más gastos.

¿Está bien de precio?

Para la ubicación, está bastante bien.

Por este precio, ¿hay muchas ofertas en Madrid hoy en día,

por doscientos diez euros, para compartir?

Pues con muchas personas,

o ya sería por fuera de la M-30.

¿Y la de Ana dónde está? La de Ana está al fondo.

A ver, Ana. Está aquí.

Este es el salón, el comedor. -Sí, aquí comemos y estudiamos.

Tu habitación, esta de aquí. Aquí, vamos.

¿Podemos pasar? Sí, por supuesto.

Ah, mira, esta es más grande.

Sí, un poco más grande,

pero aquí está también el armario.

Y esta es tu cama. Sí.

Y este es tu armario. Nosotros no tenemos muchas cosas,

porque aquí voy a estar solamente

cinco meses.

¿Ya está?

¿Ya está? -Sí, sí, ya está.

¿Qué tal? Buenas. Yo soy Juan Carlos.

-Mucho gusto. ¿El otro inquilino del piso?

Así es.

¿De dónde eres? De México.

¿Cómo está Madrid para encontrar vivienda de alquiler?

¿Difícil o fácil? Pues depende de lo que busques,

pero, generalmente, es más difícil que antes,

por la crisis y eso, y hay mucho...

pues mucho casero abusivo a veces.

¿Con cuántas nacionalidades habrás convivido aquí?

Oye, no te creas,

la mayoría son mexicanos.

Ah, ¿sí? ¿Sí?

Se rentabiliza mucho más un piso

cuando se alquila por habitaciones que alquilarlo en conjunto.

¿Cuánto te pagan los inquilinos cada mes?

Unos ocho o por ahí. Ochocientos euros.

Por ahí. O un poco más.

¿Buen momento para comprar o para alquilar?

Para comprar, no. ¿No?

Para alquilar, como yo, sí.

El piso compartido es un descubrimiento genial.

No hay cosa mejor.

Tiene buen sabor, ¿eh? -Está muy rico.

-Sí. Espero que haya salido muy buena.

Estamos entrando en una obra de la Comunidad de Madrid.

Aquí trabaja José Luis, un extremeño que comparte piso

con tres compañeros que también trabajan en esta obra.

José Luis.

Hola, buenas tardes. Buenas tardes.

Te pillamos en medio del trabajo. Sí, como tiene que ser.

Tú eres encofrador, ¿no? Sí, se nota.

¿Qué estás haciendo? Pues unas escaleras;

"peldañeándolas", para mañana "hormigonarlas".

Esta es una obra de la Comunidad de Madrid, pero ¿de dónde eres tú?

De Cáceres. ¿De qué sitio?

De Ahigal. Ahigal.

Ahigal. Un pueblo de Cáceres.

Un pueblo de Cáceres. ¿A cuántos kilómetros está de aquí?

Doscientos treinta...

¿Y cómo es tu semana? De lunes a viernes, aquí.

De lunes a viernes, estamos aquí en Madrid.

Y los viernes, cuando acabamos, nos vamos para allá.

¿Te puedo preguntar la edad?

Cuarenta y ocho años. Cuarenta y ocho.

Y con cuarenta cinco o cuarenta seis años,

tuviste que compartir piso con los compañeros.

Llevamos así toda la vida. ¿Sí?

Como allí hay poco trabajo, siempre estamos por Madrid.

(Música melancólica)

Venga, vente que nos vamos. Ya habéis terminado.

Ya terminamos por hoy.

¿A cuánto vivís de aquí? A veinticinco kilómetros o por ahí.

En Villaverde.

Esto es Boadilla del Monte y estáis en Villaverde, en el sur.

Sí.

Vivimos ahí arriba, en el quinto.

¿Este es vuestro piso?

¿Os costó mucho encontrar el piso de alquiler aquí?

No, el piso...

Mi jefe se encarga...

de cogernos el piso antes de subir, y ya nos tenía el piso cogido.

No tuvisteis que buscarlo. No, ya lo tenía él.

Lo único que pudo cogerlo con ascensor, eso le dijimos.

-Esto ya, después de todo el día de trabajo...

Cinco pisos de escaleras, ¿no? Claro.

¿Después de cuántas horas de trabajo?

Como mínimo, diez. Diez.

Como mínimo.

Y esto es...

Luces. -A ver.

-Bueno, pues este es el diario:

las dos cervezas, la barra de pan...

Y poco más.

En este piso, por muchas vueltas que des, no te pierdes.

¿No es muy grande? No.

¿Cuántos metros cuadrados son?

Dos cuartas, una para cada lado.

-Cuarenta y cinco metros cuadrados o por ahí.

¿Cuarenta y cinco? No llega a sesenta.

-No llega a sesenta.

¿Cocináis mucho aquí o no? Nada, nada.

-Lo traemos del pueblo congelado y... ya está.

-Este es el pedazo de salón.

Aquí... es donde estamos.

Voy a hacer un poco la cama.

Le he dicho: "No, no, ahora no".

Viviendo como estudiantes, ¿no?

-Igual, pero con unos pocos más de años.

¿Esta es la tuya? Esta es mi suite.

A ver tu suite.

-Es que no hay más.

¿Y cuánto tiempo lleváis en este piso?

-Dos años ya.

-Otra habitación aquí, que os la enseñen sus dueños.

¿Aquí dormís vosotros dos? -Sí, el sobrino y yo.

-Esta la llaman ellos "la suite".

-Es más grande que todo el piso.

La tele y la Play. -La Play. La Play dos.

Me sorprende de las habitaciones que nada de adornos.

Nada, ni fotografías de niños ni nada.

Has hablado de niños, ¿tienes? Niña y niño.

De dieciocho y quince años.

Dos hijos. Sí.

De lunes a viernes no los ves. No los veo.

¿Cómo se lleva eso? Bueno, pues se lleva.

Desde pequeñitos, yo siempre he estado fuera trabajando.

Se lleva. Y los fines de semana, procuras estar con ellos.

Ya son más mayores y ya no quieren estar ellos contigo.

Prefieren salir con los amigos.

¿Se echa de menos a la familia? Sí, sí, sí.

Sí, te acuerdas. Todas las noches hablo con ella:

o por WhatsApp o llamo por teléfono, o me llama ella.

Sí, se echa de menos.

¿Cuánto cuesta este piso? No lo pagamos nosotros.

No sé, lo paga el jefe.

¿En cuánto está un piso así en esta zona?

Pues... -Quinientos o por ahí.

Quinientos euros.

Todos los que hacen como vosotros,

que se van fuera a trabajar,

¿alquilan un piso? Mucha gente está en pensiones.

¿Sí? Sí.

Tú llegas a una pensión

y es una triste habitación.

Esto es poquito, pero al menos tiene...

una tele, un sofá...

Estás más como en familia.

Este piso se alquila por unos quinientos o seiscientos.

En vuestro pueblo, por 600 euros, ¿qué se puede alquilar?

Todo el pueblo.

Creo que no hay casas por ese precio.

-Esto...

-Allí están sobre trescientos.

Casas. -Pero hablamos de una casa.

-Casa con cochera y todo. Madrid es caro.

Desde que te levantas, te estás gastando dinero aquí.

Allí en el pueblo,

puedes tirarte sin gastarte nada

hasta que vayas a comprar el pan. Claro.

(RÍEN)

("Winning streak", Glen Hansard)

Si en su calle había locales cerrados

y están volviendo a abrir,

es my posible que sean franquicias inmobiliarias.

Durante la crisis, cerraron el setenta por ciento.

Y ahora es el tercer sector que más está avanzando,

por detrás de la estética y de la asesoría de empresas.

Si queremos gente que emprenda, la edad es importante.

¿Cuánto tiempo llevas tú

formando a futuros franquiciados inmobiliarios?

Pues diez años.

¿Notas aumento ahora? ¿Hay diferencia?

Sí, sí. Hace unos años, eran casi clases particulares.

¿Cuánta gente hay ahora? Habrá unos veinte aproximadamente.

¿Es un buen negocio ahora mismo poner una franquicia inmobiliaria?

Sí, absolutamente.

Y creo que la crisis ha favorecido el servicio,

porque ya no es tan fácil vender una casa.

Lo que ha hecho ha sido potenciar una profesión

que es relativamente nueva en nuestro país.

¿Primera vez que pones franquicia inmobiliaria?

-La primera vez. Abrimos la oficina en julio.

Si os metéis en esto es porque pensáis que tiene futuro

y porque se va a ganar dinero y os va a ir bien.

-Sí. Al final, la vida son ciclos, y creo que el ciclo está cambiando.

Pero hay que vender a un precio justo, claro.

Vale. Todavía hay propietarios

que compraron en su día a un precio muy alto

y creen que aún va a seguir

teniendo ese valor la vivienda.

¿Vale cualquiera para poner una franquicia inmobiliaria

o para ser agente inmobiliario y dedicarse a vender casas?

-No.

Rotundamente no.

No hace falta una titulación, pero no vale cualquiera.

Y la formación es el pilar clave del éxito del negocio.

(Ruido ambiente)

Poner una franquicia ahora mismo es una inversión mínima

de unos treinta mil euros. ¿Hay miedo? ¿Hay nervios?

Como con todo. Si el nervio no existe,

el negocio no sale, creo yo.

-Nosotros queremos crecer, pero...

hay muchas cosas externas que no sabes cómo te van a afectar.

¿Es la primera vez que la pones? Sí, mi primera vez.

¿La vas a poner en Madrid? No, en Galicia.

En Galicia. En Pontevedra.

¿Cuántos agentes vas a tener?

Yo quiero, el primer año,

tener un objetivo de veinte o veinticinco agentes.

Es muchísimo. Sí.

¿Tú serás agente también? No, yo seré la empresaria.

Sí, yo voy a ser la cabecilla del proyecto.

¿Cuántos años tienes? Tengo veintiocho.

¿Dónde vas a poner tu franquicia? -En Sevilla.

En Sevilla. ¿Cómo está la situación por allí?

Pues ahora mismo, para mí, espectacular.

¿Tienes experiencia en el sector? Sí.

Tienes experiencia. Sí.

Durante quince años, he tenido una agencia inmobiliaria propia,

bueno, estaba asociada con mi padre;

arranqué con él superjoven.

H4emos tenido agencia propia hasta dos mil once

que decidimos cerrar.

Deseando llegar a Sevilla a terminar de pegar

el último vinilo que me queda.

Sí, está perfecto. Si lo pegas entero, un poco para acá.

Bueno, Cristina, llegamos por fin a tu agencia inmobiliaria,

aquí en Sevilla.

En el último año, el negocio de las franquicias inmobiliarias

ha aumentado más de un veinticinco por ciento.

Y a mí me llama muchísimo la atención

que pongas tu agencia inmobiliaria al lado de otra.

Claro, es totalmente lógico.

En hostelería, ¿dónde vas a tomarte una caña,

donde hay un bar solo o donde hay un montón?

Esto es igual.

Para mí, la competencia no es peligrosa.

Esto de montar una franquicia

que depende de una gran marca,

¿quiere decir que se llevan una comisión de lo que saquéis?

Sí. Sí.

Nuestra central franquiciadora nos cobra un nueve por ciento.

¿Tienes ya agentes inmobiliarios? Sí.

Aquí están echando una mano como campeones.

Bueno, bueno. ¿De qué sector vienes?

-Yo soy abogada.

Me dedico mucho a...

a la gestión de fincas,

a la administración de fincas.

Entonces, me salen muchos contactos.

Lo vas a complementar con tus tareas de abogada.

También. Vale.

La profesión de agente inmobiliario,

hace dos años, aumentó un dieciocho por ciento;

el año pasado, un treinta y cinco por ciento.

-El motivo por el que subió tanto es

porque, hace unos años, el cliente...

no buscaba siempre una agencia inmobiliaria.

De hecho, una de cada diez casas

se vendía a través de agencia inmobiliaria.

Ese dato está cambiando, ahora está a un cincuenta por ciento.

Y, bueno, en otros países de Europa,

los datos son mayores.

Agente inmobiliario ahora mismo está en el ranquin

de las profesiones mejor pagadas.

Parece ser que el sueldo medio empieza a ser

de cuarenta y tres mil euros al año.

Puede que sea el promedio.

En nuestro caso, no somos empleados de la agencia inmobiliaria,

somos agentes autónomos. Autónomos.

Esto tiene un beneficio: no hay tope en cuanto a tus ingresos

porque van en función de tus comisiones.

Nuestras expectativas superan incluso,

quizá no a corto, pero sí a medio y largo plazo, esos ingresos.

¿Cuál es la comisión que se lleva un agente inmobiliario?

La agencia cobra un seis por ciento sobre la transacción

y los agentes inmobiliarios,

entre un mínimo de un cuarenta hasta un ochenta por ciento.

De ese seis por ciento de comisión que se lleva esta agencia.

Exactamente.

-Cuidado con el cable.

("Only the lonely", Roy Orbison)

Vamos a ver una casa que acaba de captar hace poco

uno de los agentes del grupo.

-Buenas. Hola, ¿qué tal?

-Maricarmen, ¿qué pasa?

¿Cuánto tiempo lleva la casa a la venta?

-Pues lleva un mes aproximadamente. Un mes, muy poquito.

¿Cuántos metros tiene este jardín?

La parcela tiene seiscientos cincuenta metros.

Sí.

Y la casa, construidos tiene ciento ochenta.

¿Por qué se cambia de casa? Esto se nos ha quedado grande.

Vivir con la tranquilidad de tener las necesidades cubiertas...,

Sí. la amplitud suficiente,

pero no la carga de trabajo. Una casa más pequeña quieren.

Más pequeña.

-Está preciosa la piscina, Maricarmen.

-El año entero está perfecta. ¿Por cuánto se vende esta casa?

Doscientos cuarenta y cinco mil euros.

No sé en cuánto tiempo

espera usted vender esta casa.

¿En cuánto tiempo le han dicho?

Yo creo que, como mucho, en unos seis meses.

-Hay una media establecida

de que, si la casa está en precio,

más de cuatro meses no tiene por qué...

En torno a cuatro meses. Sí.

¿Ya tiene pensado dónde vivirán? -Sí.

Ah, ¿sí? Sí, sí.

¿Y han comprado ya la casa? No.

Mientras no venda, no puedo comprar. Vale.

Bueno, este es el dormitorio de matrimonio.

Sí. Con vistas al jardín y la piscina.

¿Cuánto se quiere gastar en la nueva casa?

Pues, como mucho,

aproximadamente,

lo mismo o quizá un poco menos.

No tenemos edad de trampas, está claro.

A la hora de comprar su nueva casa, ¿lo hará a través de agencia?

A través de agencia, sí.

Lo que he visto es a través de agencia.

¿No prefiere ahorrarse la comisión? El ahorro,

muchas veces, no es...

no es positivo.

Porque no sé quién me va a llamar a la puerta...

Ya.

ni qué intenciones va a tener.

No es que tenga miedo de nadie, pero las cosas están como están.

Muy buenas.

¿Qué buscáis, si os puedo preguntar? -Una casa con cuatro habitaciones.

¿Presupuesto tenéis? No, a ver lo que encontramos.

-Buenas, María Eugenia. ¿Qué pasa? ¿Tú eres la casera?

-No, yo soy la agente inmobiliaria.

A este lado tenemos la zona de la piscina,

que tiene iluminación nocturna.

¿Os encaja en principio lo que estáis viendo?

-La verdad es que sí. Esperemos que el precio también...

Encaje. pueda encajar, claro.

¿En qué precio está? -En trescientos veinte mil euros.

¿Hace cuánto tiempo salió a la venta?

Esta casa lleva tres meses en venta.

¿Salió en el mismo precio que ahora? Sí, sí.

Es el mismo precio, el mismo precio de salida.

Es el que se está manteniendo. En un par de meses, está vendida.

-No se ha vendido porque está fuera de mercado.

Nosotros recomendamos

la retirada del inmueble de la cartera.

-Todo está acristalado y comunica con el exterior.

¿Os da igual particular que agencia inmobiliaria?

-No, por supuesto que no.

Sí es cierto que...

la facilidad con que una inmobiliaria te trata,

que te consigue una cartera de inmuebles más grande...

Si es un particular, ves uno y debes utilizar muchos más días.

A la hora de decir: "Vamos a comprar piso",

¿os habéis planteado cómo están los precios ahora?

¿Sabéis cómo andan, si han subido? Sí, han subido.

Indudablemente.

Pero las circunstancias son las que son.

La casa es de principios del año dos mil.

No sé si pensáis que hay que rebajar o no.

-Se puede intentar rebajar.

-Ya no son negociaciones tan agresivas.

Los márgenes donde antes te negociaban

un veinte o un treinta por ciento de descuento,

ahora ya ronda el cinco o el seis por ciento.

¿Hay gente a la que le cuesta bajar? Hablamos de un cincuenta por ciento.

Aún hay un cincuenta por ciento de vendedores que no quieren bajar.

Que compraron en la época del bum inmobiliario,

y no pueden bajar.

A esas personas les recomendamos un alquiler

u otras opciones, antes que vender.

("Maggie May", The Pogues)

Tú optaste por la opción más económica

que fue volver a casa de tu madre. Es una gran suerte.

Hay mucha gente que no tiene dónde volver.

Tengo grandes amigos que no tienen ningún sitio.

¿A qué te dedicabas?

Soy músico desde los veinticuatro años.

Tenía una empresa;

teníamos cinco estudios en Barcelona, otros cinco en Madrid.

Hasta que llegó una empresa,

no voy a decir el nombre ni lo que pienso de ellos,

que nos destrozó.

-Hola, Enrique.

¿Ya has hecho la cama?

-Toda lista, perfecta. -Qué emoción.

Poco a poco, va aprendiendo No está mal.

María, usted es la madre de Joan Enric.

Sí, soy la madre.

Y viene a revisar si ha hecho bien la cama.

Tengo que revisar, porque soy la dueña de la casa.

El desorden no me gusta.

Me gusta más así.

Él dormía aquí.

Esta era su habitación...

cuando... cuando era pequeño. Cuando era pequeño.

Usted viene revisando todo lo que hace o deja de hacer.

La toalla, lo normal es en el baño.

Y él la deja ahí tirada. ¿Le molesta?

No me molesta, pero no me gusta.

-Fantástico.

¿Cuál es la mayor...

la mayor discusión que tenéis en vuestro día a día?

-El orden.

-La manera más fácil de llevar lo de volver a casa es

pensar que hay gente que está mucho peor que tú.

¿Qué es lo que peor llevas de haber vuelto?

En general, nada.

Es lo que te digo: adaptarse o morir, es así de claro.

Hala.

¿Quieres que te ayude, María? No, por favor.

Es fácil de llevar.

-Dale. -No, así no.

Esto es lo mejor para andar.

¿Se ponen de acuerdo en algo?

¿Por qué lo toca si no lo toca nunca?

Para andar, me va mejor a mí,

porque me apoyo y los pies no me duelen tanto.

¿En qué zona de Barcelona estamos?

-El Campo de...

-La zona más cara de Barcelona es

lo que es Paseo de Gracia

y la parte de arriba de Pedralbes, La Bonanova y todo esto.

Pero aquí, un piso normalito se te va a los...

cuatrocientos mil euros más o menos.

-Párate un momento, porque este señor es el más castizo del barrio.

-El más castizo.

Más o menos. ¿Le conoce desde siempre?

-De años, de años. -De toda la vida.

¿Y conoces a mucha gente del barrio como madre e hijo,

que vivan así juntos, que hayan vuelto a casa?

Bastantes. ¿Sí?

Además, Barcelona es una de las grandes ciudades de España

donde crece el alquiler y las ventas de pisos.

¿Cada vez está más caro?

Con lo que se cobra hoy en día, no puedes pagar un alquiler aquí.

¿Dónde te vas? A casa de mamá.

Ya ha sacado la cartera y no hemos llegado al supermercado.

Necesito un euro para el carro. -¿Esto no es más cómodo parada?

-No. -Vale.

Porque lo tengo así, pero como tengo el aparato este,

no puedo meter la mano. -Ah, vale.

Discuten mucho.

-Claro, porque siempre me lleva la contraria.

-¿Para qué querías el euro?

Cuando su hijo le llama un día

y le dice: "Mamá, vuelvo a casa",

¿cómo recibió la noticia? Pues nada, bien, normal.

¿Usted no vivía mejor sola? No, mejor no, yo vivo igual.

Lo que pasa es que algunas veces discutes

porque no opinas igual,

pero también discutes con un marido si lo tienes,

porque a uno le gusta el fútbol y a otro, el teatro.

¿Noventa y cinco?

Coge dos.

-A sus órdenes.

¿Se mira aquí el dinero de lo que cuesta cada producto?

-Hombre, claro.

-Yo creo que ahora lo mira todo el mundo.

-Quizá no.

El que tiene un sueldo de seis mil euros

eso no lo mira.

-También lo miran, hoy también lo miran.

-Bueno...

-Y cinco...

Así un poquito.

Tú estás separado y tienes tres hijos.

Sí.

¿Dónde viven ellos?

Con su madre. ¿Qué edades tienen?

Veintitrés la mayor...

y diecisiete los mellizos, que son niño y niña.

Hemos venido siempre el fin de semana a mi casa.

Y bueno, teníamos la relación típica

de papá y los niños y comer y todo esto.

En lugar de ir a mi casa, tienen que venir donde su abuela.

Tampoco fue un drama.

(Música clásica)

Siempre haciendo todo con música, por algo soy músico.

-¿Has puesto música?

¿No le gusta que cocine con música? Un poco de música, sí,

pero a veces pone una música que siempre repite lo mismo.

Llega un momento en que me la sé de memoria.

-Ella era de bailar cundo era joven. -De bailar sí, bailar...

-He buscado trabajo, he dado currículos, pero...,

a los cincuenta y cinco años, ni de broma.

No te quiere nadie.

¿Qué hago yo? Pues volver a hacer un negocio.

Descubrí el mundo de las energías renovables.

Empecé con lo de los leds, que me parecía una maravilla

para que la gente consumiera menos.

Luego, descubrí que puedes producir tu propia energía.

Luego, empecé a ver que hay energías para la calefacción,

sistemas para gastar menos agua, recogida de aguas fluviales...

Y monté una empresa de esto.

Y eso ya te va a generar... Claro.

tus primeros ingresos. El día que cobre cien euros...

-Serán para mí. ¿Por qué?

Porque me los he ganado.

Por tenerle en su casa. -Claro.

Mamá. -¿Qué?

-Las tijeras. -Las tijeras.

Seguramente estén... -Míralas. Qué bonitas son.

(HABLAN EN CATALÁN EN TELEVISIÓN)

-Mamá. -¿Qué?

-Baja el volumen; estoy trabajando y no entiendo nada.

-Ahora lo bajo. -Vale.

Más, más, baja más.

Baja más.

-¿Así está bien?

No sé si te sientes diferente por tener cincuenta y cinco años

y vivir con tu madre.

¿Conoces a más gente en esas circunstancias?

-A muchísima gente.

Hace muy poco tiempo, hicimos un maravilloso documental,

que lo hizo Vicky Bermejo, de personas que habían vuelto,

algunos con episodios de mucho éxito, con menos éxito,

con más cosas, menos cosas,

pero todos pusimos en común la experiencia.

-"Creo que Enrique tiene una ventaja sobre mucha gente,

no es porque sea mi hijo, es la realidad,

porque Enrique pinta, toca música,

es creativo...". Esa soy yo.

Sí. "Una cosa sola no tiene salida;

y Enrique igual puede salir por un sitio u otro".

(Música rock)

Bueno, ahora vamos a ver la casa donde estuve viviendo

cuando me volví a casa.

(Música ochentera)

¿Qué zona es esta en la que estamos?

Es el Parque Natural de Collserola.

Es la montaña que está al lado de Barcelona,

que es un pulmón tremendo, y que tiene dos lados evidentemente.

Este es el lado de lo que es el valle.

Y aquí vivías tú antes. Aquí vivía yo antes.

Supongo que antes de volver a casa,

uno baraja todas las opciones y posibilidades que tiene.

¿Barajaste alguna opción más?

No mucho, no te creas.

Si tienes una madre, tienes un tesoro.

Hay mucha gente que no tiene ni madre.

Y hay una cosa importante,

que el hecho de volver a casa combate mucho la soledad.

La de tu madre y la tuya también. Las dos.

Ella está encantada de la vida

y yo también tengo a alguien a quien explicarle cosas.

Cuando tú fracasas en la vida,

te encuentras con que desaparecen todos los amigos.

¿Le hace a uno más humilde el haberlo perdido todo?

Claro que sí.

Más humilde no, porque humilde lo puedes ser antes,

yo no he sido demasiado fanfarrón,

pero sí más coherente.

Tener un supercoche me parecía una estupidez,

me parecía una estupidez,

porque la vida te ha enseñado.

Bueno, ya hemos llegado.

Ya estamos. Salimos de día y volvemos de noche.

Así que, hasta ahora, la tenías alquilada.

Por semanas, de turismo vacacional.

Y eso te permitía pagar la hipoteca.

Pagar cosas, muchas.

La hipoteca, a veces, no, no te creas.

A veces, no te da ni para pagar la hipoteca.

A veces, no.

Esos son mis cuadros.

¿Pintas tú? Sí.

Estos cuadros los haces tú. ¿Y los vendes?

Bueno, cuando empecé, sí, pero ahora no.

Esta casa, hasta ahora, se alquilaba por semanas.

¿Qué puede costar? Sigue alquilándose.

¿Y qué cuesta esta casa por semanas? Depende.

En temporada alta, llega a mil doscientos euros.

Una semana. Sí.

Y en temporada baja, pues setecientos.

Y ahora, lo que te interesa es vender esta propiedad

y deshacerte de todos los gastos que tienes:

de la hipoteca... La hipoteca, el gas, el agua...

¿Cuántas habitaciones tiene? Pues tiene...

tres en planta, la mía arriba

y luego, una especie de estudio para los niños abajo.

Si consigues vender esta casa, ¿qué harías con ese dinero?

¿Te comprarías otra más pequeña? No, lo que haría como mucho es...

coger un apartamento pequeñito y seguir invirtiendo.

¿Qué es lo que más echas de menos de vivir aquí?

Hacer lo que te da la gana cuando te da la gana.

Todo esto es la memoria de los trabajos que llevábamos.

Todo eso es el trabajo con el que tú tenías

este nivel de vida

y con el que te podías permitir vivir en esta casa.

Todo esto son veinticinco o treinta años de trabajo.

Aquí hay música de anuncios... Posproducciones, bandas sonoras...,

teatro... Atrás no volverías.

¿Para qué? Si ya he estado.

Voy a mirar qué me pasará después.

Ya veremos, pueden pasar cosas maravillosas.

No sé.

(Música blues)

Comando actualidad - ¿Comprar o alquilar?

18 ene 2017

Los últimos 2.245 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios