Un novedoso formato que presenta un tema de actualidad a través de la mirada coral de varios reporteros callejeros. Cuatro periodistas que se desplazan hasta el lugar donde ocurren las noticias, las muestran tal y como son y aportan al tema su mirada personal.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos, Canadá y República de Chile por restricciones de derechos.

Contacto

Escriba al programa Comando Actualidad: comandoactualidad@rtve.es

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.0.0/js
3667865
No recomendado para menores de 7 años Comando al sol - Las batallas del verano - ver ahora
Transcripción completa

(Gritos)

La batalla del vino de Haro ha sido declarada este año

fiesta de interés turístico internacional.

Esto es amor. Esto es amor.

¿Qué significa para vosotros esta fiesta?

Nuestro pueblo, nuestras fiestas, nuestro todo.

Hala.

Guau.

Este es el principio.

Agarraros con la cuerda porque son muy altas.

¿Se atrevería a bajar 700 escalones sin el último peldaño?

Ahí va.

Esto es el Gibraltar del norte.

-Para mí es el sitio más bonito que tiene Santoña.

¿Tanto os gustan las anchoas? -Esto es un manjar.

Un manjar que no hay en ningún sitio de España.

(Disparos)

Ir a la batalla. Lo último en turismo.

¿Se ha lesionado en la batalla? La pólvora tiene estas cosas.

¿Lleva también garbanzos? Hombre, por supuesto.

El buen garbanzo y el buen ladrón de Navalcarnero son.

Vamos...

Mira lo que sale... Mira lo que sale.

Ni playa ni montaña.

En verano, miles de turistas prefieren disfrutar la ciudad

por todo lo alto.

Me encanta subir a las alturas y descubrir un bar

en el sexto piso.

-Hemos venido a comer y luego nos hemos tomado aquí

una copita de champán.

-90 euros aquí la botella está muy bien.

-Selfie.

Las batallas del verano.

Hoy en "Comando actualidad".

(CANTAN) "Alcohol, alcohol, alcohol.

Hemos venido a emborracharnos, el resultado nos da igual".

(Música)

El municipio de Haro está considerado la capital del rioja.

No en vano, aquí salen cada año

cerca de 30 millones de litros de vino.

De esa cantidad, unos 60 000 se reservan para mañana.

Es la munición de la batalla del vino de Haro.

(Música)

Juan, dime, por favor, que esto que tienes aquí preparado

no es para la batalla del vino de mañana.

Qué va, qué va.

Aquí estamos hablando de grandes vinos de Rioja.

Los de la batalla del vino de mañana los tengo apartados

porque son de una calidad inferior, son vinos de baja calidad.

Cuando hacemos una fermentación, son como tres partes.

Esto es, de la parte de la prensa, la menos buena.

Mario, ahora te voy a enseñar el vino que bebemos.

A diferencia del vino que tiramos.

Salud, Mario.

Os lleváis parte de vino bueno y parte de vino malo.

El vino bueno es para mojar por dentro,

y el vino malo, por fuera.

La batalla del vino es el gancho perfecto

para que la gente pruebe este producto a nivel mundial.

Sobre todo para meterse...

Para meter a la gente en el mundo del vino.

A la gente joven.

Para incentivar esa cultura del vino. Porque lo prueban, ¿no?

Me garantizas que, cuando vienen, lo prueban en la fiesta.

Vamos, hacen un tratamiento de vinoterapia aparte

y lo prueban por dentro. (RÍE)

Este es el vino, esta es tu munición.

Aquí están los 500 litros que llevamos para tirarnos.

Bueno, vamos a terminar con el vino.

Esta es la carroza que llevamos mañana.

Este es vuestro vehículo para la guerra.

Guau, traes botellas importantes. Grandes, ¿eh?

Eso es.

Tú eres pequeñito. Para tu cuerpo, para tu cuerpo.

Así has crecido tú. Hombre, ya ves.

Para consumo vuestro, ¿cuánto ponéis vosotros?

¿Se puede saber o no? ¿De qué, de vino?

Sí, sí, sí. Cerca de 200 botellas.

¿Caen las 200 botellas mañana? Faltarán.

Aquí está la tradicional...

Bota. Bota.

Sí. Y luego, el arma de Mario.

Esta es la que va a llevar Mario para tirar vino.

(RÍE) Dámela. Toma.

(Música)

La batalla del vino aspira este año a convertirse

en fiesta de interés turístico internacional,

y buena culpa de ello la tienen los extranjeros,

que han cruzado medio mundo para llegar aquí.

Hola.

¿Hablas español? Sí, poquito.

Un poquito.

¿Qué es esto que hay aquí montado y todas estas tiendas de campaña?

Nosotros estamos en una compañía que se llama Stoke Travel.

Hicimos esto en todas las fiestas en España, más o menos.

Sí.

Y tenemos personas de Australia, los Estados Unidos,

Inglaterra, Alemania...

Entregáis un pasaporte para entrar exclusivamente en las fiestas.

Sí. Y lo que ofrecéis...

Aquí está, "San Vino wine fight". (RÍEN)

"La batalla con tu boca abierta". Sí.

¿Es así? Sí.

"Cerveza y sangría ilimitada",

por 10 euros al día. Sí.

Aquí está el bar.

-¡Hola, amigo!

-¿Todo bien? -¡Todo bien!

¡Ah, todo bien!

¿Es lo que ha aprendido en español aquí, "todo bien"?

(RÍE) Sí.

Aquí, ¿cuántas personas duermen? Ocho.

¿Cuántas tiendas hay? Más o menos, cien...

Y os lo lleváis todo en camiones como ese y en autobús.

Sí, en tres.

Y en un autobús. Ajá.

¿Él quién es? Él es Greg.

Australia, Australia, "England"... ¿Qué tiene esta fiesta

para que atraiga a gente de todo el mundo?

El jefe nos ha dicho: "Hay una fiesta cerca de Pamplona,

cerca de sanfermines, donde la gente hace una batalla con vino".

Y nosotros: "¿Con vino? No me jodas".

Hace siete años que lo descubriste. ¿Cuánta gente había aquí,

en la batalla del vino, extranjeros?

Éramos...

¿15?

¿Y ahora, cuántos extranjeros pueden venir a la batalla?

Dos o trescientos.

-Estamos aquí, muy lejos de la fiesta.

Eso veo. Para que podamos dormir,

porque no dormimos mucho.

Pasáis tres meses al año en tiendas porque os dedicáis a esto.

Sí. A ir de fiesta en fiesta.

Más o menos sí. -Desde primeros de junio hasta...

-Hasta el fin de... -Octubre.

-No. El medio de octubre.

(Música)

Es una bienvenida a todos los recién llegados.

Cerveza y vino. Qué detalle, de verdad.

Todos ellos tienen barra libre por 10 euros al día, ¿no?

¿Es el grupo que esperabais? No. Tenemos uno más.

Con más gente. ¿Con más gente?

Dos más autobuses al mismo tiempo. Son 120 personas.

(Música)

Con este pasacalles de las peñas comienza la fiesta en Haro.

Quedan doce horas para la batalla del vino,

y muchos no van a dormir.

Vosotros sois los periodistas extranjeros

que venís a cubrir la batalla este año.

Sí, sí.

Venimos desde Alemania para mostrar a los periodistas

la batalla del vino. Ajá.

Casi no es conocida en Alemania, pero ahora lo promovemos.

¿Saben lo que les espera mañana? Hoy mucha gente nos ha contado.

Y ya tenemos miedo.

De las crónicas que ellos hagan depende que esta fiesta

sea declarada fiesta de interés turístico internacional.

Es importante que se lleven una buena impresión.

¿En Alemania no hay ninguna fiesta como esta?

No lo sé. -No.

-No, no vino. Son patatas. ¿Solo patatas?

¿Se tiran patatas a la cabeza, "Kartoffeln"?

(Música)

(Cláxones)

Muy buenas, compañero. ¿Qué tal, Mario?

Buenos días. 7 de la mañana.

Y ahí está preparado. Ahí tenemos todo.

Ahí está la descendencia, el vino...

Entre la ciudad de Haro y el lugar donde vamos a celebrar la batalla

hay unos seis kilómetros. Más o menos, sí.

Se llaman los riscos de Bilibio. Exacto, en San Felices.

¡Eh!

(RÍE) Todo rodeado de viñedos.

Es precioso.

La Guardia Civil ha parado esa furgoneta

que parece que no cumple... (RÍE)

Es que fíjate cómo van.

Fíjate, con la puerta trasera abierta y casi a ras de suelo.

(Música)

Están haciendo una maniobra muy complicada,

una curva muy cerrada, y apenas cabe nuestro tractor.

Ya lo ha conseguido.

La batalla ha comenzado.

Han abierto ese bidón enorme que hay ahí,

que tiene que contener 500 o 1000 litros.

Todo el mundo recogiendo los cubos.

(RÍE) ¡Vaya batalla!

(Gritos)

(RÍE) Aquel señor de allí.

¿Sois de aquí? De Haro.

¿De Haro? La Rioja.

¿Cuántos años lleváis viniendo?

Muchos. -Desde los tres.

Desde los tres años te traía tu padre.

¿Qué significa para vosotros esta fiesta?

Nuestro pueblo, nuestras fiestas, nuestro todo.

¿Habéis dormido? No.

¿Nada? ¡De empalmada!

Vale cualquier cosa, ¿no?

Bébetelo, que está grabando la cámara. Eres capaz.

¡No, no!

¿Esto qué es? Es una embocada.

La gente antes de llegar inicia la fiesta.

No, el recibimiento que veis es porque la gente...

(ININTELIGIBLE)

Esto es un río de vino.

Estoy alucinando de todo lo que hay aquí.

Estoy herido.

¿Me dejas un hueco ahí?

¡Buah!

Esto es necesario, ¿eh? Madre mía.

Tenéis ahora mismo la misa, que es el contraste de todo esto,

que está ahí arriba. Ahí.

Para llegar a la ermita pasamos por un tramo difícil.

La cámara lo tiene que superar, ¿no? Sí, sí, sí. Ahora...

Ahora, fuerte.

Tetrabriks por todos lados.

(RÍE) Mira.

Esto es amor, esto es amor.

El único que viene con bota. Muy bien, caballero.

Enhorabuena, es espectacular.

Pero beba de ahí también. Hay que tirar el vino con bota.

Aquí es el lugar donde se origina la batalla...

Del vino. Del vino.

Y no hay nadie. Están todos en misa.

Cuenta la leyenda que esto de la batalla del vino comenzó

como una peregrinación religiosa. Sí.

Hay gente que dice que comenzó como una peregrinación religiosa,

otros dicen que era una batalla por este monte

contra los de Miranda...

Tenemos que reivindicar una vez al año

poniendo el pendón arriba.

Eso quiere decir que todos los años hay que subir.

Si un año no subiese el pendón arriba,

el monte pasaría a nombre de Miranda.

Con esto reivindican ustedes este risco.

Los riscos. Sí, ya son vuestros, ¿no?

Ya son nuestros. Un año más.

Está acabando ya.

Conforme van saliendo de misa todos de blanco,

se van poniendo morados.

Todo el mundo sale con una bota de vino

al salir de misa.

(CANTAN)

Nos metemos ahora en el follón de verdad.

Esto es la guerra. Este es el campo de batalla.

(Música)

(CANTAN) "Alcohol, alcohol,

alcohol, alcohol, alcohol.

Hemos venido a emborracharnos,

el resultado nos da igual".

(Música)

Hemos salido.

(Música)

(Música suave)

Rías, playas y grandes acantilados

en los más 220 kilómetros que forman la costa cantábrica.

Entre toda su belleza,

hay un lugar que destaca por encima de todos.

En Santoña se encuentra el faro más increíble de toda España.

Llegar hasta él no es nada fácil, pero merece la pena.

Cántabros y santoñeses, ¿no? Por supuestísimo.

¿Cómo se llega a ese faro del Caballo,

que está tan escondido?

Vamos a bajar unas 789 escaleras, más o menos.

Tenemos que subir por ahí, por encima del fuerte de San Martín.

Madre mía. Aquí tenemos...

una caminata por delante. Sí.

Esta fortificación, ¿qué es exactamente?

Es el fuerte de San Martín. Ajá.

Eso lo hicieron para protegernos porque, como es una isla,

estábamos muy pendientes de que nos atacaran por todos sitios.

Lo llamáis isla.

Es una isla, en efecto. Eso es.

Y entre la parte del mar Cantábrico y de la bahía está el monte Buciero.

Eso es. Es el que vamos a conquistar.

O venimos muy pronto...

El caso es que tenemos gente detrás y ya son extranjeros, ¿no?

Sí. Empieza a venir el turismo.

Sí.

Está subiendo gente. Por el otro camino, mucho peor.

-Vienen de la cueva. -Hay una cueva ahí abajo.

Hay una cuerda, o sea que esto lo hace más gente,

con la que se van ayudando. Eso es.

Y en el faro la tienes también.

¿Sí? Sí.

Vaya camino que habéis elegido.

Somos Indiana Jones. ¿Indiana Jones?

¿Vais al faro? Sí.

Ya habéis hecho lo más complicado. Ya, ya, ya.

¿De dónde sois? Yo de Noja.

-Yo de Bilbao.

Tú de Noja, que estas aquí al lado,

y tú de Bilbao.

No paramos de encontrarnos gente.

Muy buenas. Hola, buenas.

Paseo hasta con perro. Claro, como tiene que ser.

¿Sois de la zona? No, de Portugalete.

Pues nada, que vais más ágiles. Gracias.

Os vemos ahora. Venga, gracias.

En las escaleras os encontraremos. Ahí, ahí.

Hombre, el paseo da gusto teniendo estas vistas.

Justo de frente, ¿qué pueblo es? Laredo.

Ellos tienen las vistas vuestras. Eso es, eso es.

Pero ellos no tienen nuestro monte. Eso también.

¿Ya regresa? No.

Bueno, sí. Venimos de dar la vuelta.

Ya han llegado y ya se vuelven. Sí.

¿Qué tal el camino?

Muy bonito. -Estupendamente.

Las vistas.

Todo, fenomenal. ¿Hay vuelta?

Sí. -Sí la hay.

-Y si bajas abajo...

¿No habéis bajado hasta el final? Hoy no.

A estas horas no se puede bajar, hay mucho tráfico.

Hay tráfico de... De personas.

Hay un montón de turistas. Sí, ya se nota que...

Ahí hay que bajar prontito, y darse el bañito, y fuera.

¿De dónde son? De Bilbao.

-Estas son marcas de barreno.

De cuando labraron el monte las tropas de Napoleón.

Esto es como una señal a la hora de hacer aquí los trabajos

para poder seguir estos caminos. Claro, para hacer el camino.

¡Hala!

¡Guau!

Desde aquí tenemos esos 789... Peldaños.

Arriba o abajo, porque creo que nadie sabe las que son.

Impresionante.

¿De dónde habéis venido? De Madrid.

Desde Madrid.

Madrileños y vascos, esto está lleno, ¿eh?

¿Qué habéis venido, a pasar...? Cuatro o cinco días.

-Yo soy un bilbaíno afincado en Laredo.

¿Ah, sí? A tomar fresco, que Madrid...

A tomar fresco.

Yo te hago la foto. Que se vea que habéis llegado...

A los 400 m de altitud, ¿no? 300 y algo.

Ahora hay que bajarlo. Sí.

Este es el principio. "Precaución: bajada peligrosa".

Hay que agarrarse. Estas son muy altas.

Agarraos a la cuerda porque son muy altas.

Con cuidado, José.

Que estos peldaños tengan tanto desnivel

es porque fueron construidos hace más de 200 años.

Más. Y fueron construidos por gente...

que trabajaba... Vamos, gente de la cárcel.

Gente de la cárcel. Los presos.

Los presos del penal de El Dueso.

Ese penal sigue... Sigue funcionando.

En activo. Sí, sí.

-De hecho, siguen limpiando los presos de ahora.

Hacen el trabajo de limpieza y de mantenimiento.

Esta es la explanada que permite disfrutar del faro y de las vistas.

A modo de mirador.

Para mí, es el sitio más bonito que tiene Santoña.

¿Sabes tú la historia?

¿En serio? Los que lo construyeron fueron presos de aquel entonces,

del 1860... Y los de ahora...

Y tu hermano está preso... Ya no está.

Hace seis meses.

No quiere venir porque dice que él no viene a Santoña.

Normal. Menudo recuerdo.

Pero sí, lo limpió hace tres años o así.

¿Y fuiste a la cárcel? A visitarle.

Una cárcel que tiene vistas al mar. Sí.

Pero ellos no lo ven. Sí, sí.

Desde la habitación de mi hermano, estaba en el segundo piso,

tenía vistas a todo lo que es el frente.

Tenía un chalé con vistas al mar.

(Música)

Qué listos habéis sido, ¿no? (RÍEN)

Habéis traído el refrigerio. Caracoles.

Todo. El vermú, las aceitunas...

¿Vermú os habéis traído? Hombre, claro.

-¡Ahí va!

Aguanta, no te precipites. Quédate a un metro de ella.

¡No, ahora no!

Ahora no, estás abajo ya.

¡Ahora, ahora, ahora!

¿Lo has hecho muchas veces? La primera.

La primera vez. Somos de Valladolid.

Sois de Valladolid, y habéis dicho: "Nos venimos aquí, al faro".

Porque tenemos familia en Bilbao, hemos venido aquí, y...

Nos han traído aquí.

Sois de Valladolid, y habéis dicho: "Nos venimos aquí, al faro".

Eso no es nada. Pero no vale esa cuerda.

Mírale.

¡Qué guapo!

(RÍEN)

Anda la que te has preparado. Eso es por subir, ¿no?

Sí, en las rocas. -Le han pegado dos fuertes.

¿Escuece? Bueno, no.

Las rodillas y las piernas son lo peor.

Madre mía, lo que te has hecho en las piernas.

Aun así, lo están viendo y se sigue tirando gente.

Otro.

Esto es a lo que me refiero que no nos podíamos bañar.

(Música)

Estamos viendo una de las plazas del centro en Santoña.

La plaza Peralvillo.

Plaza... Chiquiteo.

El chiquiteo.

Habéis hecho de perfectos guías, pero no tiene nada que ver

con vuestros trabajos. No, no, no.

Yo trabajo en una fábrica de conservas.

Bueno.

¿Y tú?

Ya, hasta hace dos semanas, con ella también.

-También, también.

Aquí, el tema de la anchoa, reclamo turístico por excelencia.

Por favor, no puede ser otra cosa.

Dos cañas rubias y dos tostadas en vaso de sidra.

Vamos a recuperar, después de un paseo

que hemos hecho del pueblo.

El faro del Caballo.

Esto es lo que tiene el chiquiteo, vas probando...

Claro, en cada bar toca un pincho.

Y cada uno tiene su especialidad. Sí.

¿La especialidad de aquí cuál es?

Tenemos este pincho, que está relleno de bacalao

con queso y con pimiento.

Que aproveche, lo primero. Gracias.

¿Cómo están? Yo soy Mila, de "Comando actualidad",

de Televisión Española. Ah, vale.

¿De dónde vienen? Nosotros, de Estados Unidos.

¿De Estados Unidos? Sí.

¿Y cómo han caído aquí, en Santoña? Porque ella nació aquí.

Naciste, y embarcaste, y adiós. Sí.

Y claro, a probar...

De la casa, ¿no? Muy rico, sí.

Madre mía. Esto en América...

No, no. Nada, ¿eh?

Ni el jamón tampoco. Tampoco.

Mírame a los ojos. (RÍE)

¿Tanto os gustan las anchoas? Un manjar exquisito.

Yo llevo no sé cuántos años fuera de aquí,

y siempre busco una ocasión para venirme dos días

a venir a este bar.

Mi barril, mi buen tiempo, la gente del norte,

que es estupenda, que no la encuentras en ningún sitio,

y las anchoas de Santoña.

Es que mira qué color.

Y dicen que la de Santoña no puede estar ni muy salada...

Ni muy sosa. Ni muy sosa.

Tiene que estar en su punto. Tiene un color perfecto.

Está en su punto. -De sabor, perfecto.

Suave, rica... -Riquísima.

Esto es un manjar que no hay en ningún sitio de España.

(Música)

Aquí, en plena bahía de Santoña,

y ustedes, en primera línea de playa se puede llamar esto, ¿no?

No hay arena, pues aquí. No hay arena, pero se improvisa.

Hay que tomar el sol donde sea.

Es que un día de sol aquí, en Cantabria, se aprovecha todo.

Hay que aprovechar para esperar a mañana aquí.

Pero es curioso. Es el paseo marítimo,

la gente pasea... A la gente de fuera le resulta...

Le resulta peculiar, ¿no?

Madre mía, hasta las modernidades os habéis traído aquí,

a la primera línea de playa.

A falta de arena,

una buena tumbona, ¿no? Como tiene que ser.

Santoña, pueblo de mar y pueblo de pescadores,

de mucha tradición.

El último en llegar, ¿no? ¿Cómo estás, José?

Te conozco por fin. Yo soy Mila.

¿Podemos pasar? Sí.

Madre mía.

¿Qué tal se ha dado? Anoche, poco.

¿Cuántos años dedicado a...? A esto...

A la pesca, a la captura. A la pesca, toda la vida.

Esto se lo cobro a Rubén o 18 euros la docena.

Hola, Pilar. Buenos días.

Hay ahí...

14, creo que hay. Dos, cuatro, seis, ocho...

14. Y aquí hay 18.

¿Cómo lo hacéis aquí? Encebollado o a la plancha.

Un poco de salmorejo.

Fileteas el bonito. Sí, pongo un trozo.

Esto está casi... Está crudo.

Trabajamos muy poco la cocción del pescado.

Lo más natural posible, ¿no? Sí.

Y aquí, tu marido. Sí.

Al frente. No jodas.

No, no, no. Aquí la cocinera es ella.

¿Qué perfil es el que viene aquí, a Santoña, a este local?

Pues es un perfil medio-alto. La inmensa mayoría del público...

Turista. Sí, turista.

35 000 visitantes tiene Santoña cada año en verano,

y cada vez son más los que vienen a probar sus aguas

y las exquisiteces de su mar.

¿Desde dónde venís? Valencia.

De Valencia.

De Toledo también hay. De Toledo.

Madre mía, de todos los lados. De Toledo.

¿Van a probar el mar? Por supuestísimo.

Vamos a meter al menos los pies.

¿Verdad? Como que sí.

-Vamos cogiendo bata y gorro, por favor.

-Hola. -Buenos días.

-Cogemos una tina como aquella de plástico

y a continuación se va echando sal.

Y ahí se queda unas horas para que el bocarte coja la sal

y lo podamos escabechar.

Tú eres la encargada. Sí.

De la fábrica, una fábrica que se ve aquí a las trabajadoras.

15 personas están ahí, 15 mujeres, de manera artesanal.

Eso no ha cambiado, ¿no? No, eso no ha cambiado.

No hay máquinas para este proceso. Aquí todos trabajamos manual.

La gente, cuando entra y lo ve, dice: "Ahora entiendo

por qué la anchoa buena del Cantábrico es cara".

Este tarro, ¿por cuánto se vende? Seis euros.

Es precio de fábrica también. Es la ganadora de este año.

Mejor anchoa del Cantábrico 2016.

-Dos medianas y una grande.

Así hacen el día, ¿eh? El gasto ya está hecho.

Mira, el pastel de cabracho, tres euros. Riquísimo.

El cabracho es un pez de aquí. Muy bueno.

52 con 60.

Es el momento de embarcar

y conocer desde aquí..., muy buenas,

la costa de Santoña.

Esto es la desembocadura de un río. Se llama río Asón,

que nace en una cascada natural de 70 km a vuestra derecha.

Fijaos lo que tenéis a la derecha. Una playa alargada de 5 km

que por la izquierda tiene agua salada

y por la derecha tiene agua dulce.

¿Qué vamos a ver?

¿Qué les quieres mostrar con este recorrido?

El recorrido es muy sencillo. Lo más importante es visitar

el Parque Natural de las Marismas de Santoña,

que es espacio protegido, recorrer la bahía de Santoña,

viendo la playa La Salvé de Laredo, sitio idílico desde el mar,

y ver el famoso acantilado del Buciero

con el faro del Caballo, que es la joya del norte de España.

Esto es el Gibraltar del norte. Está documentado como tal.

Es una zona protegida del mar.

Los franceses traían aquí galeones

y ganaban un día de navegación si querían ir a otro sitio.

Franceses, holandeses e ingleses.

Era un sitio estratégico, un puerto natural.

Si buceáramos, encontraríamos verdaderas joyas.

¿Galeones hay abajo? Habría que escarbar en la arena.

Está muy por debajo. Ya quedan cuatro o cinco maderas.

Pero están registrados más de 17 galeones de aquellas épocas.

Te hablo ya del mil quinientos y pico.

Desde aquí lo ven bien, ¿verdad? Sí, perfecto.

Vaya imagen, ¿eh?

(Música)

(Música)

Ser un gladiador romano, un soldado de Napoleón

o un militar de la Segunda Guerra Mundial.

El turismo de batallas está de moda.

Pueblos y ciudades convertidos en escenarios bélicos

para atraer a los visitantes.

(Música)

Javier, Maribel, ¿de qué vais vestidos nosotros?

De la Segunda Guerra Mundial.

Yo soy enfermera militar. Ajá.

Y Javier...

-Yo soy un oficial del ejército norteamericano.

Sois recreadores históricos vosotros dos.

¿Qué es eso, y por qué? Esto es como un teatro.

A nosotros nos gustan estas cosas, los vehículos militares.

Nos gusta la historia. -Empecé por acompañarle a él.

Y luego hemos hecho un grupo de familias, de madres, hijos,

y nos juntamos todos. Es algo que hacemos en común.

Más que nada por eso lo hacemos. -El jeep también es de época.

¿De qué año es? Del 43.

No le falta de nada, ¿no?

Petates, un tubo plegable, un bidón de agua...

Una red de camuflaje, latas de munición...

Una emisora de radio, también de época.

Es original también. Es completamente original.

¿Y funciona? Creo que sí.

No la he probado, porque ¿con quién voy a hablar?

Además, llega tres kilómetros.

Estas cosas son reales e inutilizadas,

pero todo va acompañado de su certificado.

Para poder tener todo esto tenéis que tener permisos.

Claro, claro. No se puede tener así.

Hay que tener certificados de inutilización.

En este caso, para llevarla a Navalcarnero,

el pueblo de aquí al lado,

una guía especial de circulación del arma

para poder llevarla allí. Me la hizo la Guardia Civil.

¿Vosotros a qué os dedicáis? Bueno, pues...

-Yo soy auxiliar de enfermería. -Y yo soy protésico dental.

(Música)

¿Qué tal? -Hola, ¿qué hay?

-Otra vez por aquí. -Otra vez liado, ya lo sabes.

Todos ustedes son recreadores de batallas históricas.

Es una moda que había por todo el mundo.

En Europa, en Inglaterra, Estados Unidos...

Empezaron a introducirlo aquí unos cuantos amigos en España,

y nos apuntamos al carro.

En casa, ¿qué os dicen los amigos de esta afición que tenéis?

Que estamos pirados.

-No, hay gente que dice: "Ay, qué bonito. Qué curiosidad".

Y otros nos toman como frikis, pero bueno.

¿Dónde compran todo esto? Ahora es por Internet todo.

Antiguamente, a través de contactos, de tiendas...

Y el mercadillo que podíamos tener entre las personas del grupo.

-Ahora se ha creado una pequeña industria de esto.

¿Sí?

Ahora hay empresas que reproducen los uniformes y el equipamiento.

Hay tiendas.

¿Para dedicarse a esto hay que estar muy documentado?

¿Hay que saber de historia, o no? Hay que saber un poquito.

Sobre todo, documentado.

Y saber un poco qué personajes estás representando.

-¡Miradme, chicas! ¡Aquí, aquí!

Antonio, tú eres el presidente de la asociación

que ha organizado todo esto.

Os dedicáis a recrear batallas históricas.

¿Por qué?

Todos empezamos en el mundo del coleccionismo.

Cuando empiezas a coleccionar, acabas probándote la ropa,

y entonces te va gustando.

Dices: "Voy a pasar al segundo estado,

me voy a uniformar". Ajá.

Es lo que siempre decimos, nos uniformamos de época.

No nos disfrazamos.

Hoy estoy haciendo el papel de soldado alemán,

porque aquí nos vestimos de americanos, romanos, medievales,

y el papel que interpretamos lo vivimos.

Llevamos el mismo uniforme que se llevaba hace 80 años,

la misma lana, por eso estamos pasando bastante calor.

Es lo que te iba a decir, que debéis a sudar la gota gorda.

Sí, y lo bueno es que la gente vea cómo iba ese personaje hace 80 años.

¿Cuánto pueden costar estos uniformes?

Pues mira, un uniforme así completo de helferin,

que serían las dos mujeres que estáis viendo aquí,

estamos hablando de unos 300 euros.

Los uniforme nuestros, de soldados, nos podemos ir en torno a los 600.

Vosotros debutáis hoy aquí, en Navalcarnero.

¿Por qué os habéis lanzado a esto?

Bueno, a ti te gusta.

-Un poco de afición y me gusta mucho la historia, la verdad.

Conocí a Antonio, y Antonio me empezó a contar las cosas que hacían.

"Pues, un día tenemos que probar".

O sea, te fue captando Antonio. Sí, más o menos.

Estos eventos que vais a hacer hoy en Navalcarnero

cada vez son más habituales,

cada vez se está poniendo un poco más de moda esto.

¿Por qué? Es una manera de sacar un museo

que tenemos en nuestros domicilios a la calle,

para que la gente haga fotos y admire las colecciones que traemos.

Las recreaciones históricas en España ya generan

en torno a un impacto económico de unos 100 millones de euros.

Quien realmente genera el dinero son los municipios,

en restaurantes, en hoteles, etcétera, etcétera,

porque lo que nos pagan a las organizaciones, lógicamente,

es una mínima parte.

Familia, muy buenas. Muy buenas.

¿De dónde son ustedes? De aquí, de Fuenlabrada.

De Fuenlabrada, y han venido expresamente

para ver el evento este.

Efectivamente; me enteré por televisión

que iban a echar esto,

miré un poquito en Internet a ver cómo era y eso.

No habían visto nunca una recreación histórica.

No, nunca.

Me gusta lo de la II Guerra Mundial, las películas, el argumento,

un poquito toda la historia.

(Disparos)

Ahora mismo se está recreando una de las batallas históricas

más importantes de la II Guerra Mundial,

el levantamiento o la insurrección de Varsovia.

La resistencia polaca se sublevó contra la ocupación nazi.

(Disparos)

"El día 5 de octubre de 1944.

Tras 63 días de batalla, los insurgentes polacos capitularon.

La batalla había costado casi 200 000 muertos,

25 000 alemanes, 20 000 combatientes polacos

y 150 000 civiles. La ciudad quedó totalmente arrasada.

Esta es la cruda realidad".

¿Usted se ha lesionado en la batalla?

La pólvora tiene estas cosas.

Me dicen que yo muero bastante bien, ¿por qué?

Porque me gusta morir allí.

Mira, lo que no puede ser es que te maten

y te maten de cualquier manera.

Ya que te dan, que te den bien.

-Yo conocí la recreación en un evento de Codex Belli en Leganés.

Allí me enamoré.

Me acuerdo más, no lo conocía, vi a este señor allí disparando:

"Esto es la guerra". Tengo un vídeo, de hecho.

Dije: "Yo tengo que hacer esto".

Míralos, como si fueran caramelos.

Esto es lo que ha recogido tu hijo.

Todo esto es lo que ha recogido mi hijo.

¿Son de aquí, de Navalcarnero? Sí, soy de aquí, de Navalcarnero.

¿Qué le ha parecido esto de las recreaciones?

Me parece estupendo que hagan algo para el pueblo,

me parece estupendo, sí.

¿Esto puede aportar más gente que visite el municipio?

Puede aportar mucho más turismo, que falta nos hace.

¿Vosotros habéis venido expresamente a ver la batalla o no?

Completamente, sobre todo él. ¿Tú?

Yo recreo la Guerra Civil. ¿Tú también participas?

¿Cuántos años tienes tú? Yo tengo 13.

-Vamos prácticamente por toda España.

Hemos estado en Francia también.

O sea que vais siguiendo este tipo, sois turistas de...

Recreadores.

Es una tendencia que cada vez está más de moda.

Sí, es verdad.

Se está poniendo cada vez más de moda, ¿por qué?

Me imagino que es una manera bonita, curiosa

de ver parte de la historia en persona.

-Un fuerte aplauso, por favor.

(Aplausos)

Aquí tenemos nuestra famosa olla de segadores,

que era aquella comida que se llevaba antiguamente al campo,

cuando iban a trabajar.

-Vamos a darnos prisa.

Jesús, muy buenas, tú eres el dueño y señor del restaurante, ¿no?

De este restaurante.

Aquí veo que se está cocinando el plato más típico de Navalcarnero.

De nuestro pueblo, de toda la vida. ¿Lleva también garbanzos?

Hombre, por supuesto,

porque el buen garbanzo y el buen ladrón, de Navalcarnero son.

Mira lo que sale, mira lo que sale.

Este es el famoso volcamiento de la olla, ¿no?

Se hace un barreño de estos de barro también.

Era donde antiguamente lo comían.

Normalmente lo comían de allí, del puchero iba saliendo todo.

Mira qué colorcito tiene.

Le has metido la hierbabuena, ¿verdad?

-Sí. -Aquí está la esencia.

Tú cuando te vas, por ejemplo de copas, ¿quién te resucita?

La abuela, ¿con qué? Con el caldo.

¿Por qué de se caldo...? Mira, si lo estás viendo.

Los huesos de jamón, la falda de la ternera,

los tocinos ibéricos, ¡qué ricos!

(GRITA) ¡Vamos todos a la olla!

Cuidado. Quítate.

Esto va a saltar un poquito,

porque normalmente hay que hacerlo en el suelo.

¿Cómo está la olla del segador? ¿La habían comido alguna vez o no?

La verdad es que no. -Es la primera vez.

Dicen que es un derivado del cocido madrileño.

Sí, me resulta una mezcla entre español y medio árabe.

Por el sabor que tiene a especias.

Señores, buen provecho, ¿cómo va la cosa?

Fenomenal, muy bien.

Usted veo que tenía hambre. La guerra da mucha hambre.

-Señoras y señores, ¿les ha gustado el cocido de mi pueblo?

Un fuerte aplauso.

(Aplausos)

Bueno, familia, a continuación de esta buena comida de nuestro pueblo,

vamos a visitar una de las cuevas más famosas,

donde antiguamente se guardaban los vinos,

donde antiguamente se guardaba el grano

y donde era refugio también en tiempos de guerra.

Jesús, las cuevas de Navalcarnero son muy famosas, ¿no?

Sí, señor.

¿Cuántas cuevas puede haber en este municipio?

El pueblo está minado de cuevas.

Era aquí, en estas capillas, que se llaman capillas estos agujeros,

donde se ponían la tinaja y, efectivamente,

estaba todo el año a una temperatura constante.

Esas tinajas las aprovechamos para ponerlas en el suelo

y ahora las estamos pisando.

Se han reconvertido ahora, muchas de ellas, en restaurantes.

En restaurantes, efectivamente.

Uno de los tirones más importantes que tenemos para el turismo

aquí, en Navalcarnero.

Bueno, tenemos una tradición en nuestro pueblo

que se trata de dar la bienvenida a nuestra manera.

Ponte de rodillas, Débora, cariño. Esto ¿qué es? ¿Es un bautizo?

Es un bautizo, es una forma de dar la bienvenida

sobre todo, a la gente pecadora.

Les ponemos aquí, en nuestro atril, para liberarla

de todos los pecados.

Vamos a levantar todos la mano derecha

y damos a mandarla cinco penitencias.

¿Qué significa? Que mientras vayamos contando desde uno hasta cinco,

Débora tiene que ir probando ese porrón,

ese vino tan rico de nuestro pueblo.

A la de: "Uno, dos,

tres, cuatro y cinco".

(Aplausos)

(Música)

El turismo urbano está en auge,

pero además de ver museos e ir de compras,

el visitante busca otras experiencias,

otro tipo de ocio que supone disfrutar la ciudad desde allí.

(Música)

Teresa, tú eres responsable de marketing en este hotel,

que tiene esas vistas fabulosas.

¿Qué nivel de ocupación tiene el hotel?

Ahora mismo te puede decir que está completo.

¿De qué nacionalidades son los turistas

que disfrutan de esta maravilla en el centro de la capital?

Los clientes de nuestro hotel son, el porcentaje,

de un 70 % extranjero y un 30 % nacional.

De los extranjeros son italianos, franceses, alemanes.

Vienen de un clima, a lo mejor, más fresquito

para las temperaturas que sufren en Madrid

son para ellos una especie de...

Tener una piscina donde,

después de hacer turismo por Madrid y conocer la ciudad,

o ir de compras o visitar palacios, les apetece darse un chapuzón.

Esos son los cócteles que tenéis. Sí.

¿Cuánto cuesta tomarse...? Estoy viendo la carta aquí.

Diez euros, un término medio.

¿Cuánto cuesta un agua? Un agua, cuatro euros.

Cuatro euros, no está mal. Está bien, está bien.

Aquí se está bastante bien.

¿Qué están bebiendo? Blanco.

Blanco, verdejo.

¿Cuánto lleva aquí tomando el sol?

¿Es muy caro estar en Madrid en un hotel como este,

con este tipo de ocio?

¿Por qué habéis elegido este hotel en concreto?

Exactamente, para que los niños se divirtieran un rato.

Pues estamos haciendo turismo hace casi dos semanas.

Fuimos de Miami a Dinamarca, Copenhague.

De ahí fuimos a Milán, Venecia y Roma y vinimos a Madrid.

En comparación con otros países, uno de los más económicos.

Aquí están, ¿no?

¿Cómo os llamáis? ¿Cómo te llamas? Michael.

¿Qué habéis visto de Madrid? Yo vi muchas cosas.

Algo que te haya gustado mucho de lo que has visto de Madrid.

El Bernabéu.

Esto de estar en lo alto y tomarse algo en lo alto,

es un poco prohibitivo o elitista, ¿no?

Sí, pero creo que merece la pena.

Merece la pena por disfrutar de estas vistas impresionantes.

Cuando baja el sol, la temperatura se relaja.

La ubicación y las vistas se pagan.

(Música)

Hola.

¿La azotea de la Casa de Granada está aquí?

Aquí arriba, ¿no? Gracias.

(Continúa la música)

¿Qué se come en esta casa de Granada?

Más comida andaluza.

Croquetas. Croquetas.

De jamón.

Y bienmesabe de cazón.

Pero ustedes no son andaluces. (AMBOS) No.

-Somos dominicanos. Dominicanos.

¿Qué es esto? Revuelto de bacalao.

Una de las raciones típicas. Sí.

¿En qué se convierte esta cocina cuando llega el verano?

Esto es un infierno. -¿Qué te digo?

Mucho, mucho, mucho, mucho.

Veo que ahora mismo sois solo dos. Somos dos.

¿Hay más refuerzo de cocineros en verano?

No, nosotros dos.

Solo dos en cocina. Me lo averiguo yo como puedo.

Hola, muy buenas. ¿De dónde son ustedes?

Ellos dos viven en Madrid y nosotros venimos de Extremadura.

Han venido a ver a su hijo. Exactamente.

Bueno, y a ella también. Evidentísimamente.

¿Pero la acaban de conocer? La acabamos de conocer.

¿Ah, sí?

O sea, es la comida de presentación de tu pareja.

La conocíamos de oídas. Pero en persona, sí.

¿Qué busca la gente?

¿Qué buscan ustedes cuando vienen a comer a un sitio así?

Buscas distintas imágenes.

Aunque sean de Madrid, desde otra perspectiva.

-Aunque sea cemento.

Pero que no se ve desde abajo.

-Nos hemos metido en este hueco de aquí.

La profundidad de paisaje que es.

¿Qué tal? ¿De dónde sois? De Galicia.

¿Sois gallegos? Gallegos, sí.

-Me encanta subir a las alturas, como Oporto y Lisboa.

Y descubrir un bar en el sexto piso.

No sé si sabéis cuánto cuesta una cerveza aquí.

En una terraza como esta.

Con terraza y tal, lo mejor, 3-4 euros.

¿Cuánto cuesta la cerveza? Caña, 2,50.

-¡Ah! Bien. -Muy bien.

Casi, casi.

¿A cuánta gente da empleo una azotea como esta?

Pues a unas 11 personas en total.

¿Y cuántas oraciones salen de aquí un día fuerte como hoy?

Un día fuerte pueden salir entre 150-100 raciones.

(Música)

Hola, sois los primeros de la cola.

¿Les queda mucho todavía para subir? A lo mejor, 10 minutos más.

¿Cuál es el aforo de esta azotea? Unas 300 personas.

(Continúa la música)

¿Lo estáis pasando bien, chicos? ¿Sí?

Carmines, ¿qué tal? Hola.

Tú es el responsable de esta terraza.

Estamos en la Plaza de la Luna.

Ahí, como podéis ver, tenemos el edificio de la Torre de España.

En esa calle de ahí vemos los cines Capitol.

Están todos los teatros.

Detrás de esta finca está la plaza de Callao.

¿Cuánto tiempo lleváis aquí?

Desde las 2 de la tarde. ¿Desde las 2 de la tarde?

¿Pero esto es habitual?

Hemos venido a comer y luego nos hemos tomado una copita de champán.

¿Cuántos cócteles salen de tus manos al día?

Para que te hagas una idea.

Al año, 29 000 mojitos, 30 000 mojitos.

Los tienes contabilizados. Contabilizado todo.

-Está muy bien. Gracias. -Me alegro de que le haya gustado.

¿A qué sabe esto?

(ACENTO INGLÉS) Es de Ginebra. Es un gin surprise.

Tú no eres español. No.

¿De dónde eres? De Inglaterra.

Soy de Inglaterra, no tenemos este tiempo.

Entonces, es un lujo. Vais buscando el sol por la ciudad.

El sol, el ambiente, el ambiente español...

Hola.

¿Puedo? Sí.

-Es de "Comando Actualidad". Que os veo aquí de lujo.

Estupendamente. Tanto vosotros como...

Sí, muy bien. -Algunos mejor que otros.

Y este es un reservado. Sí.

Nos hemos estado bañando en la piscina y ahora aquí.

90 E aquí la botella está muy bien.

Hay en otros sitios que, a lo mejor, da a la calle

y no hay terraza y te cuesta 150.

¿Qué le da a la gente este tipo de locales?

Yo creo que la gente viene porque estás tranquilo.

-Y también es un poco postureo porque se ha puesto de moda,

pero está muy bien, la verdad. -¡Selfie!

"¡Hello!"

¿Es muy caro estar aquí?

(HABLA EN INGLÉS)

300 E en Nueva York sin nada incluido.

100 en España toda la tarde, con champán y...

Gracias.

(Música)

Ahí tiene. Ascensor, séptima planta.

Hola, ¿cuánto cuesta la entrada a la azotea?

Cuatro euros.

Como mi madre se va, se va de España,

entonces, quiero llevarle a conocer las vistas de Madrid.

Por lo menos, desde arriba.

¿Cuántas personas suben de media cada día

a esta azotea del Círculo de Bellas Artes?

Suelen venir unas 1000 personas.

Son 60 m de altura.

Son unas vistas de casi 360° de Madrid

y es el edificio más alto de la zona,

con lo cual, ves desde el cerro de los ángeles

hasta las cuatro torres míticas de Madrid.

Bueno, ¿primera impresión al ver esto?

¿Qué le parece?

De Madrid al cielo, ¿y por qué?

¿Por qué de Madrid al cielo?

Y era porque había que venir a un sitio así

para realmente comprobarlo.

(Canción en inglés)

Javier Muñoz Calero, eres el chef de este restaurante

en la azotea del Círculo de Bellas Artes.

Correcto.

¿Qué reto supone para un chef como tú

tener que dar de comer a toda esta gente?

Porque suben más de 1000 personas cada día.

La comida es mucho más rápida, ya que hace mucho calor.

En cambio, las noches se hacen eternas.

Desde la puesta del sol y son noches únicas en Madrid.

¿Cuántas horas echas aquí? Muchas.

¿Cuántas? 12, 14, 16...

Dependiendo del día.

¿Qué están haciendo?

Es como un tronco de chocolate,

pero es un cristal a base de pétalos secos.

-Muchas gracias, muy amable.

¿Qué es más espectacular,

el chocolate o estas vistas mientras uno se lo come?

Es a medias.

La verdad es que aquí te sientes un poco...

Como subido, como elevado.

Es un poco místico.

-Tienes desde la puesta de sol hasta el nacimiento del sol,

El amanecer es precioso. Tienen toda la panorámica.

Muy buenas. Hola, ¿qué tal?

Tú eres el metre del restaurante. Eso es.

Veo que estás ocupando, que hay cambio de turno

y llegan nuevas personas a cenar. Correcto.

¿Cuánta gente cena de media cada día?

¿Cada día? Cada noche.

Si llenamos los dos turnos, unas 150-160 más o menos.

¿Cuántos metros cuadrados tiene esta azotea? ¿Lo sabes?

Creo que llega a los 400.

Aquí tenemos uno de los edificios también clásicos de Madrid,

el palacio de las telecomunicaciones,

que ahora es el ayuntamiento de Madrid.

De hecho, allí hay otra terraza también.

¿Qué le da a la ciudad este tipo de ocio?

Le da encanto y un toque de glamur.

Hay turismo de azoteas, se podría llamar así.

¿Y se paga o no se paga ese turismo de azoteas?

Entiendo que no será igual tomarte a pie de calle una cerveza,

que tomártelo en una cama balinesa. Más o menos.

¿Ah, sí?

Los gin tonic o una copa normal son nueve euros.

No hay mucha diferencia si te tomas una copa aquí

que si te la tomas en un bar de Madrid.

¿Este monumento? ¿Esta armadura?

Minerva, la diosa Minerva.

La diosa de la sabiduría. Y de las artes.

Porque este es el Círculo de Bellas Artes.

Correcto.

Ya se está poniendo el sol y esta...

Es tu preferida. Es mi punto favorito de...

De toda la terraza.

Siempre que tengo algún momento de descanso, de tranquilidad,

vengo para acá y me quedo mirando.

Uno se relaja mirando al cemento. Soy muy de ciudad, como digo,

muy de Madrid, me encanta esta ciudad.

Además, me relaja.

De hecho, cuando te vas de vacaciones y pasas tiempo fuera,

siempre tengo ganas de volver.

(Canción en inglés)

Comando al sol - Las batallas del verano

20 jul 2016

Los últimos 2.104 programas de Comando Actualidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios