www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3201879
Para todos los públicos Cocineros al volante - 07/07/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a la mayor aventura culinaria jamás contada.

El primer concurso de cocina sobre ruedas.

3700 kilómetros de ruta.

Recorremos todo el país.

Y empezamos en el Norte.

Pero terminamos en el Sur, "quillo".

Nueve semanas de competición.

Ocho equipos.

Dos chefs. Y toda la emoción que cabe

en una cocina... ¡De tres metros cuadrados!

Esto es "Cocineros al volante".

Bienvenidos a "Cocineros al volante",

el único concurso del mundo

donde el restaurante acude a tu encuentro y no al revés.

Nos vas a encontrar en cualquier lugar:

En la plaza del pueblo, en el mercado, en la playa

e, incluso, en la puerta de tu casa.

Pero aquí falta algo, ¿no os parece?

¡Los 16 héroes de esta gran aventura!

¡Cocineros, al volante!

La carava de "Cocineros al volante" arranca con...

Los Maldonado, de Talavera de la Reina,

y ganador de la tercera temporada de "MasterChef",

que viene acompañado con su padre.

Vamos a disfrutar de la experiencia.

-Y lo vamos a pasar, tela.

-Pues sí. -Tela.

La Rolling Caravan, amigas valencianas

muy temperamentales y llenas de pasión.

-¡Somos todo color! (RÍEN)

Los Café Racer, él de Marsella y ella de Peñíscola.

Un matrimonio de moteros con mucho carácter.

-Esto va a estallar, esto va a ser un antes y un después.

Los Feeling Food, un español y un italiano,

los amigos más gamberros de la caravana.

-¿Qué esperamos de esta competición?

-Ganar, funcionar, pasarlo bien. -Ir a por todas.

-A por todas. -A por todas.

La Vermuneta, un argentino

y un español que ven la cocina de otra manera.

-Nuestro punto fuerte o, por lo menos, mi opinión,

es la competitividad.

Los Dalí's, un italiano y una catalana muy estilosos

que comparten amor y negocio.

-Le ponemos mucha pasión a todo lo que hacemos

y pienso que esa es la clave del éxito, cuando pones una meta.

Los School Bus, amigos de Granada y Barcelona,

los concursantes más espirituales de la caravana.

-La imagen que damos es muy atractiva.

Somewhere Cafe, un australiano y un inglés,

dos viajeros unidos por su pasión por la cocina.

-Le podemos poner un toque diferente a...

A los platos que tenemos que cocinar,

porque somos de fuera.

Qué ganas tenía de veros a todos vosotros juntos, de verdad.

Recorreremos todo el litoral,

cruzaremos la Península por carretera, de Norte a Sur,

seremos un auténtico espectáculo allá donde vayamos

gracias a estas maravillosas cocinas sobre ruedas.

Será la primera caravana de food trucks que recorra España.

Pero no estamos aquí para hacer turismo,

esto es una competición

y, al final del camino, solamente uno de vosotros

podrá decir: "Mi camioneta es la mejor".

Esa decisión solo le corresponde a nuestro jurado.

(Aplausos y risas)

¡Venga, Paula! ¿Cómo estamos? ¡Hola, Paula!

¿Qué tal todo? Ya estamos aquí.

¿Cómo estás? ¿Eh?

Ellos marcan tendencia,

Álex y Urrechu.

Son el jurado de "Cocineros al volante".

Aquí somos todos iguales, cocineros profesionales.

Estoy viendo ahora mismo autobuses, camionetas

y hasta cuatro remolques.

Sois tan diferentes como lo son vuestros food trucks.

Sabemos que cocinar en food truck abarata costes

pero, ojo, ¡que tiene que estar igual de rico a 300,

a 30 o a tres euros!

Nos quedan por delante nueve etapas

y van a ser muy duras.

El que se quede en punto muerto perderá su plaza.

25 000 euros en juego y el honor de ser los mejores.

Además, a la pareja ganadora la Escuela de Hostelería Gambrinus

os concede un premio de un curso

de gestión de establecimientos de hostelería

¿Estáis preparados?

("Day Tripper" de The Beatles)

¡Encended motores! ¡Arranca la caravana!

El punto fuerte que tenemos es que yo cocino,

soy proyecto de cocinero ahí a tope,

y este... -Yo te vendo lo que quieras.

-Y no calla ni debajo del agua.

-Hemos venido a ganar y a demostrar que hacemos

unas recetas con un toque increíble pin-up,

pero con una cocina tradicional española.

-La ventaja que tenemos es que somos guiris

pero con panzas españolas.

-Tenemos dos culturas diferentes, la italiana y la española que,

mezcladas así, pueden dar fruto a muy buen producto y...

-Esto es reivindicar algo que este señor ha trabajado durante...

¿Cuánto tiempo? -Durante 38 años,

pero eso lo tenía que decir yo y no me lo has dejado decir.

Como tú te lo cascas todo, yo te dejo que...

-38 años de venta ambulante y, aún así, se nos sigue...

Eh, tratando como a delincuentes, por decirlo de algún modo.

-Lo que dice el niño tiene toda la razón,

pero lo tenía que haber dicho yo. -Dilo.

-Si ya lo has dicho tú, es verdad.

-¡Viejo, pasa!

Nuestra food truck tiene mucho rollo calle,

como nosotros, ¿no? Así... Hasta luego.

-Será como tú. (RÍEN)

-Vale, sí, él viste muy bien,

él va siempre de corbata y pajarita, vamos.

Lo que me gusta de la food truck es la comida callejera,

darle una vueltecita.

-Con lo fácil que es freír un huevo.

Cuando hace un plato muy currado,

de estos así y dice: "Es un bocadillo de calamares",

digo: "¿Dónde está...?". -"¡Es una mierda!".

-"¿...el bocadillo?". Un bocadillo es calamares

es un bocadillo de calamares, uno de jamón es de jamón.

En mi pueblo lo hacemos distinto. -Lo mejor de mi padre...

-Cuidado con lo que dices. -Lo mejor de mi padre... Todo.

-Trabajando mucho tiempo en la furgoneta,

nos llevamos aguantando mucho. -Ya me he jodido el dedo.

-A ver, no, no, ponte así, así. Vas a hacer así.

Trátalo con mucho amor, ¿eh? Que se rompen.

¡Eso, eso, eso colado! -Lo de la cocina no es lo mío,

está claro. -Es una tras otra este señor.

-Ya estamos. -Sí, joder, sueltas una tras otra,

no fastidies.

Primera parada de "Cocineros al volante".

Ribadesella es una preciosa villa marinera

a orillas del mar Cantábrico, mundialmente conocida

por el descenso del río Sella, playas de arena fina,

una gastronomía local que es una atracción en sí misma

y un conjunto de tesoros prehistóricos inigualables.

¡Puxa Asturies! (TODOS) ¡Puxa Asturies!

(RÍE) Vosotros inauguráis esta aventura.

En cada etapa os enfrentaréis a dos pruebas culinarias

y el peor abandonará la competición.

Tendréis que enfrentaros a recetas que, muchas veces,

os resultarán nuevas. Ese es el reto.

La primera prueba: Todos competiréis a la vez,

con los mismos ingredientes y las mismas cocinas.

Nadie tendré ventaja sobre nadie. Me imagino que querréis saber

qué vais a cocinar.

Esa decisión es del pueblo y del jurado

de "Cocineros al volante".

Álex y Urrechu salen a buscar ese producto local

y una receta tradicional para retar a los concursantes.

¡Roberto! ¿Qué pasa, fenómeno?

Quién más sabe de toda Asturias de carne y de cachopos.

Roberto, aquí te traigo a Álex

que dice que le gusta el cachopo, yo no sé si venimos al mejor sitio.

¿Cómo estamos? Álex. ¿Qué tal, Roberto? ¿Cómo estamos?

Os cuento un poco, esto es una raza asturiana,

se llama raza asturiana de los valles.

Nosotros la criamos en un ámbito natural.

¿Por qué es tan buena la carne de esta vaca?

Dos motivos: Lo primero, la raza.

Da esas características de infiltración de grasa.

Luego, fundamental, la alimentación.

Prepararé el mejor cachopo que habéis comido.

Vamos para allá, yo dispuesto. ¿Os apuntáis?

Aquí mismo, donde estamos.

Ahora vais a flipar. Vais a comer el mejor cachopo

que habéis comido nunca. ¿Cortamos?

¡Venga, dale pues! ¿Algún truco para el corte?

El cachopo tiene que ser grande y, luego, la carne

tiene que ir muy fina. Son dos filetes.

Mira, mira, por favor. Qué espectáculo.

Limpia, limpia. Lo más importante:

Tamaño del filete, del corte para el cachopo.

¿El que uno quiera? ¿A lo bestia? A lo bestia.

No es filetito ruso. Que no es "cachipo".

Cachopo. Y, luego, fundamental,

los ingredientes: Un buen jamón serrano

y un queso en lonchas de Asturias. Vengo de Japón de viaje

y me lo estoy comiendo todo crudo, estoy loco por meterle mano

a este filete, ¿puedo comer una lasquita ahí?

Que vas a flipar. Ni sal, ni aceite, ni nada.

Nada, el sabor de la carne.

La sal ya se la aporta la mar. Espectacular.

Por favor. Mantequilla.

El primer reto de "Cocineros al volante"

es un plato aparentemente sencillo, pero que conlleva

una gran complejidad técnica por el corte de la carne

y por la dificultad del empanado.

Así, que se cubra todo por igual. ¿El tenedor dónde está? Déjamelo.

¿Quién va a comer esto? ¿Quién va a comer esto?

(MUGE)

Como este es el primer evento de "Cocineros al volante",

no podía faltar el primer chef español

que dijo eso de: "Los food trucks tienen futuro".

¡Koldo Royo! Koldo, Estrella Michelín

durante 22 años con su propio restaurante.

Koldo, siempre he defendido que esto, más que una cocina,

es una filosofía de vida. Explícanos.

Está demostrado que no por tener un camión

eres peor cocinero, sino lo que puedes hacer

es moverte, ir a buscar el trabajo y demostrar que cocinamos de coña.

Y cada uno lo que quiera, además. Sí, señor, sí, señor.

¡Bien, bien! Cocineros, tenéis 90 minutos

para dar de comer a Ribadesella.

Cada cocinita tiene que preparar 20 tapas para el público.

Y esto es lo que tenéis que preparar.

Y me parece a mí que os vendría bien alguna pista.

Roberto, ¿dónde estás?

(Aplausos) ¿Qué tal, tío?

El cachopo tradicional es el de jamón y queso,

pero yo os aconsejo que lo hagáis como queráis,

marcando vuestra personalidad. -Vale.

Quiero concentración, calidad y,

por encima de todo, un trabajo excelente.

¡Cocineros, al volante!

¡Uh!

¡Ah, ah, ah...! Bueno, bueno, mira qué carne más...

Mira esto qué increíble, mira qué pieza.

Nada más empezar el primer cocinado,

nuestros concursantes se enfrentan al primer reto:

El corte de la carne.

El cachopo lo vamos a hacer relleno de jamón, queso,

un poquito de champiñón. Esto va a ser lo más complicado.

Cristina y Charo son especialistas en fusionar la gastronomía

española con la americana, siempre con un pin-up.

-Somos las chicas... -De Rolling Caravan.

-Las dos sabemos cocinar bien.

Bueno, mentira, eso es mentira.

(RÍE) -Somos aficionadillas.

-Pero en sabor no nos gana nadie. -Y en salero.

-Echadme un cable, por favor, es un empujoncito de nada.

Sube el escalón. ¡No! ¡A mí no!

A mí no, a mí no. -Estos platos son según

lo que se nos venga a la bola. -Pero le damos un punto estético

muy bonito, es vintage, es megarretro.

¿Has visto los tomates en forma de corazón?

Para la cremita esa tan rica, ¿eh? Nos sale todo fantástico.

¿Estás machacando bien las patatas? -Está superbién.

-¿Cómo se llama la comida esta que...?

Hidrogenizada, esto que es... ¿Cómo se llama eso?

-La comida liofilizada. -Yo con eso no me atrevo,

con la liofilizada, ni con la que está fría,

¿cómo se llama? -No sé cuál es.

-Esa que hace Ferrán Adrià, que sale frío así...

-Me acabas de dejar bloqueada, tía.

-Hoy hemos hecho una crema fría de tomate con una especie

de magdalenita americana de tortilla de patatas.

Nuestra relación con el sexo opuesto es maravillosa.

Hay mucha gente, de cualquier género

que nos pueden interesar, ¿a que sí?

-No. (RÍE)

-¡Esta pedazo de despedida de chicos guapos!

(APLAUDEN Y OVACIONAN)

-No tengo pareja actualmente

y estoy en busca del grial. (RÍE)

Comida tradicional española con un toque pin-up.

-Muy yanqui, muy nuestro.

-Uf, esto lo he cortado tan fino que se me pasó.

-¿Sí? Estamos muy serias.

-De eso nada. -Deberíamos hacer como Arguiñano,

contar chistes. -Esto es un hombre que...

-Que va al médico. -Tenía dos hijos.

-No, no, no... (RÍEN)

-Has empezado por el final.

-Sabes que soy torpe. -Un hombre que va al médico

porque tenía un huevo de madera y el otro de hierro.

El médico le pregunta: "¿Usted tiene hijos?".

Dice: "Sí, dos, Robocop y Pinocho".

(RÍEN)

-Aquí tenés... -Ajá.

-Un recipiente. Huevos, adelante, el ajo.

-Oído. -Recipiente para las cáscaras,

¿lo tenés? -A la izquierda. Vale, vistos.

-Ahí los tenéis. A tu derecha tenés la batidora.

-Oído. -Sal, pimienta a tu derecha.

-Bueno, este plato va a estar rico.

-Así, con todas las ganas.

-¡Hostia! Qué huevos más frescos, tío.

-¿De qué color es la yema?

-No la vi clara, no diría que es naranjita,

pero no lo veo claro, hay mala luz hoy.

-Con dos docenas está bien, ¿eh?

Javier y Jonathan, un chef argentino especializado

en cocina internacional y un temido crítico

gastronómico catalán, el único equipo formado por tres.

-Cocineros hay muchos, pero equipo como el nuestro

con un crítico gastronómico y un cocinero, no hay otro.

¿Dónde están los vasos?

Ya. La peculiaridad de cocinar sin ver

es que las cosas deben estar en el mismo sitio.

Si llega alguien y te las mueve, desaparecen.

Para verle el color no pero, para notar la temperatura,

te digo que no gana nadie. ¡Siéntate!

He hecho submarinismo, paracaidismo,

he viajado por todo el mundo, he hecho vuelo sin motor.

Una forma diferente de vivir.

Si eres guapa te lo regalo, si no, no.

Te tienes que dejar tocar, no te veo.

Dicen que, como no veo, duermo poco,

puedo ser estresante. -Que me lo digan a mí,

eres una radio todo el día en la oreja:

"Blablablá...". Debo ser el único argentino

que, al lado de otro tío, no habla nada.

Todo el tiempo: "Blablablá,

blablablá..."

-Un, dos, tres y péscalo corriendo.

-Voy, ¿eh? Voy, no, no, no...

-Ya, ya, ya te dije... (RÍE)

-¿Qué te pareció? Vos que sos tan criticón.

"La tapa es crujiente". -Si no es crujiente no es tapa.

-Me tenés cansado con eso. -Te gusta todo blandito,

le preguntaré a Valeria. -Me da un poco de...

-De corte. -De corte decir que quiero ganar.

No quiero decirlo. -¿Te imaginas que echan

al crítico en el primer programa?

-Me muero, me voy del país. -¿Quieres experiencias,

sensaciones? Estás en el sitio adecuado.

-Vamos, Jonathan. -Ah, ¿ya vamos?

-Yo no sé, con el tiempo que tenemos,

lo que conseguiremos hacer.

No, se ha roto el guante.

¿Hay otro? -Ahí.

-Aquí. Me estoy quitando los guantes,

estoy perdiendo 10 minutos.

¡Ah! Son pequeños los guantes.

Madre mía, si me viera mi madre cortar todo ese ajo así.

-Yo necesito ajo para los champiñones a la plancha.

Tania y Mirko recorren Europa con su remolque

vendiendo cocina típica española: huevos estrellados.

Nos conocimos en Nueva York. ¿Te doy un repaso al pelo

que lo tienes pegado? -No, no, no.

-¿Lo de Dalí's está bien puesto? La camisetita.

Estudiábamos en el piso 63 del Empire State.

-Sí. -Y era muy chulo.

Hacemos huevos estrellados gourmet,

con productos de primera línea como foie, trufa...

Bueno, tenemos una empresa de moda.

-Sí. -Diseñamos una mochila

que era un bolso de viaje y, ahora,

en lugar de una mochila, pues tenemos un food truck

para que viaje con nosotros.

-Haciendo huevos estrellados. (RÍE)

-Un toque modernista haciendo nombre

a nuestra marca que es Dalí's, por Salvador Dalí.

Espera un momento, que me peino el flequillo.

-¡Joder!

-Mirko cocina muy bien, a mí me encanta cómo cocina.

Aparte, a él siempre le gusta crear cosas españolas

fusionado con Italia.

Discutimos mucho, o sea, pero muchas veces, la mayoría,

por trabajo, ¿sabes? O sea...

-Que necesito más, eh... -Voy.

Luego, al final, terminamos solucionándolo.

-Sí. Simplemente, somos felices.

-Y eso se nota en nuestros platos.

¡Toma ya! (RÍEN)

-Vamos a hacer un cachopo pero a la inversa.

En lugar del relleno estar por dentro, estará por fuera.

O sea, el champiñón por fuera, ternera por dentro,

el jamón y el queso y, luego, rebozado

como el cachopo original. -Sí, una versión...

-Cachopo a la inversa. -Sí.

Ay...

Los Dalí's y los Somewhere son los únicos que se arriesgan

con recetas que nada tienen que ver con el cachopo tradicional.

-Un poco de huevo. -Jamón.

-Champiñones, ajo confitado,

el queso y tartar de ternera.

¿Has probado el jamón? -No.

-¿Quieres? Toma. -Sí.

Me está entrando... -Abre.

-Ajá. Buena, ¿eh? -Tiene sabor.

Uhm... (RÍE)

Ale y Oli, dos amigos que nos van a sorprender

con técnicas de reinterpretación de la cocina tradicional española.

-Hola, somos Ale y Oli.

(CANTA UNA MELODÍA)

-¿Qué tenemos que hacer? (RÍEN)

-Hola, somos Ale y Oli. Nací en Australia y tengo 34 años.

-Y yo tengo 33 y soy de cerca de Londres.

-En Australia, eh, los food trucks están en la playa,

para los surfistas.

-En Inglaterra no somos tan guais,

somos guais, pero no tenemos surf, no es el rollo así

tan divertido.

Pero allí tenemos fish and chips, que no tenéis allí. Buenísimo.

Tú estás muy recto, tío, estás... Tranquilo, yo...

-¿Te adaptas? -Sí.

-Ponte recto. (BALBUCEA)

(RÍE) -Trabajamos muy bien juntos, sí.

-Nosotros tenemos el rollo ese de...

"Be water, my friend", ¿sabes?

Yo empecé en España en un hotel también,

con eso encontré a un cocinero importante también,

Paco Pérez. (TARAREA) Aquí lo tenemos.

-Ganamos hasta dos Estrellas

y empezamos este proyecto. -Muy bueno.

-Está muy bueno. -Siempre tengo algo

de aprender de él.

(RÍEN)

-Qué bonito, ¿no? (RÍE)

-Dame un abrazo. -Ven aquí, ¡oh!

(RÍE)

(AMBOS) ¡Eh...! (RÍEN)

-Finito, viejo, ¿vale? Bien finito.

Y, si no, luego le pegamos con el palmeador ese y listo.

¿Qué tal? -Regular nada más.

-A ver, a ver, a ver...

Parte más uniforme, más uniforme.

-Uf, se me va el cabrón. -Lava champis, lava champis.

-¿Seguro? -Sí, sí, sí.

Esto... -Déjamelo, lo hago mejor que tú.

Lo de la organización, organizarnos,

como que no lo tenemos muy claro,

pero pienso que bien. -Claro, bien.

Tienes que nivelar esto, tío, esto no puede...

-Déjame que lo nivele.

Déjamelo. -Tú sigue ahí con eso.

Sigue con eso. -Quita, quita porque

lo estaba haciendo yo mejor que tú. Fuera.

-Hay que dejarlo todo bien limpito.

Si no, luego no podemos seguir.

-¡Pero que buena pinta tiene la ternera esta de Asturias!

No me lo puedo ni creer.

-Me acabo de dar un tajo. -¿Te has cortado?

Voy a estar aquí dándole una paliza a la carne.

Yo no voy a parar, Cristina, que vamos contrarreloj.

-¿Te ha gustado eso de dar? -Me ha gustado, me ha gustado.

Madre mía, qué paliza le estoy pegando a esto.

-Uno, dos...

-Cariñito, te voy a dar.

No me gusta la violencia... ¡Ahí va!

-Después, eso después. Eso cuando lo has cortado.

-Lo voy a intentar hacer lo más finito posible.

Como si fuera, vamos, un jamón de Jabugo aquí.

-Oh... -A ver, Magdalena.

-A ver, con la punta.

-Es que me parece que le hinco demasiado,

no sé si mi vaivén es demasiado. -¿Quieres que pruebe yo?

-Sí,

a ver si a ti se te da mejor porque me estoy cargando la carne

y esto es un sacrilegio.

Jean-Michel y Magda que sueñan con la Ruta 66

son especialistas en pizzas de horno de leña.

-Nosotros siendo moteros podemos combinar el tema comida

con los eventos que nos gustan de motos.

-¡Pero, bueno! ¿Todavía no has abierto?

-Tú, que llegas tarde.

-Y el nombre, Café's Racer, es un estilo de moto.

Para nosotros, trabajar juntos pues hay momentos

que son más chungos, ya se sabe, en pareja más.

¿Hago la provenzal? -Sí.

Él sigue más una receta

y yo sigo, un poco, la intuición y, hasta la fecha...

-Bien, bien.

-Yo no considero que uno mande más que el otro.

-Cada uno tiene su rango. -Exacto.

-Yo estoy más a las pizzas, ella a la venta.

-Ante el estrés yo reacciono, me pongo como un toro.

-¿Has cortado bien la cebolla? -Sí. ¡No me marees que...!

-Masa casera y horno de leña. ¡De nada!

Se pone del uno al mil en tres segundos.

-¿Cómo quieres que vaya así si estás en medio siempre?

-¡Siempre en medio, como el jueves!

Si no estuviera tu mujer en el medio... ¡Ay, ay!

-Va a saco, a saco, siempre tiene razón.

(RÍE) -Dale, que aquí hay mucha gente.

-¡Está en el horno, señora, por favor!

Es mi empuje, mi... Mi bebida energética.

-¡Ole! -¿No lo sabes? Apártate, va.

(RÍE)

Somos como la leche hervida, subimos y bajamos.

-Más vale que lo cortes gordo y está esto para aplanarlo.

-Ah, vale, pensaba que lo tenía que...

Que lo tenía que apalizar antes. -No, no.

-A ver, Agus, ¿qué vamos a hacer? ¿Cómo vamos a presentar el plato?

-Ponemos la calabaza de fondo.

-Sí. ¿Y?

-Eh...

Los champiñones -No, los champiñones

van dentro de la carne.

Claro, vamos a tenerlo claro.

Agus, el plato.

-Sí, sí, sí, sí, sí. -Cuéntamelo.

-La calabaza de fondo. -Sí.

-Ponemos los champiñones. -No.

No, los champiñones van dentro de la carne.

Cachopo, cachopo, cachopo, relleno, carne,

relleno de champiñones. Calabaza, patatas fritas,

finitas, cachopo y cachopo, ¿vale?

¿Vale? -Vale, vale.

María Pimiento y Agustín venden crepes con mucha armonía

por todos los rincones de España.

Yo con los crepés me divierto mucho.

-Además, no se pone nervioso ni nada, ¿sabes?

Puede tener una cola de ciento y pico de personas

y él está allí: "Pum, pum, pum, pum".

-La relación que encuentro entre la meditación

y la gastronomía es en el aquí, en el ahora.

Puedes prestar atención a todo aquello que haces,

que elaboras.

-No solemos discutir, ¿eh? La verdad es que no

porque él es muy... Es muy tranquilo.

Vamos a coronar con el pilpil.

Me gusta mucho el pimiento,

me conoce todo el mundo como María Pimiento.

Me siento a gusto con pimientos.

¿Qué sería una cocina sin pimientos?

Unos pimientitos rellenos de pilpil,

de bacalao. El pimiento verde es asado.

La gastronomía es erotismo para mí.

Cuando alguien está comiendo mi comida

y le veo esa carita de: "Qué rico",

yo siento mucho placer, me encanta.

Es totalmente erótico, ¿no?

-Los pimientos te han...

Te han dejado... (RÍE) ¿Te comiste

algún pimiento alguna vez? -Alguno.

(RÍE) -Anoche hice unos espaguetis,

¿verdad? -Ajá.

-Muy picantes para su gusto, perfectos para mí.

(RÍE) (LEE) Un cuerpo atractivo

y seductor de carnes prietas y musculosas apareció ante mí.

Lo deseé nada más verlo.

-Muy eróticos. -Muy eróticos, ¿no?

-¡Ahí está mi Alfredo! ¡Vamos con ese puntito, vamos!

Que vamos arrasar. Haremos algo espectacular.

-No es "facile". (RÍEN)

-¡Me cago en el amor! (RÍEN)

(EMITEN SONIDOS)

#En el amor.# -Partiendo esto

no tienes autoridad. -Eso es una mierda.

A ver, reconoce un poco que no lo has hecho fenomenal.

-Pero tú lo estabas haciendo peor. -¡Vale!

Por eso yo no te puedo decir que tú eres mi pinche.

-Esto ya estaré hecho, cariño, ¿no?

-No, no, no, eso tiene que quedar más crujiente.

-Dame la mano.

Ahí. -Sí.

-Quiero tiras así, ¿vale?

Una vez que tengo tiras quiero trozos pequeños.

¿Vale? -Oído, chef.

-Que sean lo más parejos posibles. ¡Vamos, Jonathan, vamos!

-Me pedís muchas cosas, chef.

Vamos a ver qué tal van María y Agustín.

Venga. ¿Cómo vais?

Muy bien, cocinando a tope.

¿Qué estáis haciendo? Vamos a presentar una tapa

con dos elaboraciones diferentes. Dos cachopos,

pero uno invertido y otro tradicional.

Para el invertido, vamos a rellenar

un pimiento de piquillo. Sí.

Con una ternera picada estupenda que hemos marcado un poquito.

Entonces la vamos a planchar o a empanar, ya veremos,

estamos todavía pensando. He visto que has metido

mucha carne en la sartén y estás cociendo la carne.

Sí. No estás salteándola.

Estoy cociendo, muy poquito, la dejaré semicruda.

Un consejo: Mientras no estés trabajando con la carne,

al cuchillo le paso una bayeta, aquí también la sangre.

Perfecto, perfecto. ¿Esto lo estamos usando?

Va al frigorífico ahora. Se guarda, por favor.

Por supuesto que sí. Venga.

-Se ha pegado un pelín, hace mucho calor hoy.

-Sí, tío. -Levanta, levanta.

-Ahí. Vale, ya está, ya está, sigue, sigue.

-O.K. -Cambiamos este ya

y ponemos el ajo a confitar.

A la carne le damos una vuelta, fina, fina.

-Y hacemos dos veces el rebozado para proteger

y hacer en plan tartar. -Vale. Me gusta.

-De puta madre. -Vale.

-Hazlo un poquito más fino porque yo creo

que este relleno aquí va a quedar muy bastote.

Pues corta el jamón, corta el jamón.

-Lo cortamos en dos. -Se va a despatarrar el queso.

-Bueno... Es que no puede ser.

Lo haces tú o ya... -El puto queso

está hecho un cuerpo. -No pasa nada,

quítalo como buenamente puedas, tío.

Lo vamos sacando, ¿vale? -Habrá que ponerlo en trocitos.

-¿Lo tienes? -Sí.

-Prueba la carne, a ver cómo la ves.

-Yo creo que esta ya está...

-Sí, pero déjala al fuego lento, que no pasa nada, ¿eh, Mirko?

Que luego estará buena.

-Ya está. Bueno, campeones.

Hola, chef, ¿qué tal? ¿Qué estáis haciendo

y no qué queréis hacer? Bueno,

nosotros estamos inventando.

De esto puede salir una salvajada,

de bueno o de malo. (RÍEN)

-Eres un salvaje tú. Procurad que sea lo segundo.

Vamos a hacer un cachopo y le vamos a dar un puntito

para darle jugosidad de champiñón con un poquito de jamón

y, luego, vamos a meter un poquito de crujiente

que es patata paja arriba. Queremos que sea un aperitivito

y que se coma todo de un bocadito.

Las ideas claras, no me vale:

"Estamos inventando y no sabemos". Hay que defender:

"Estamos inventando, haremos un platazo".

Un bocadito delicioso. -¡A por todas!

-Dos lágrimas. ¡Al comer y al acabar!

De momento huele muy bien.

Michele y Alfredo viajan maridando

la gastronomía con el vino de una manera muy original.

(AMBOS) Bienvenidos a la experiencia

de la cocina salvaje. (RÍEN)

-Yo soy cocinero, soy asesor gastronómico.

-Y yo sumiller -Cocinamos por pasión.

-Y emoción. -Y nos apetece

hacer un ceviche. -De corvina.

-Vamos, que se está quemando. -¡Pero, Alfredo, coño!

No tengo ni alergias ni manías con la gastronomía,

hago lo que quiero. Cocino con emoción

y, cuando lo hago, es espectacular. Un ceviche.

-¡Vamos, marchando, vamos! -Ya está saliendo.

Está tan bueno que, si no te gusta, no te lo cobro.

-¡Alegría, tío, alegría! Quita el sombrero este, calvorotas.

(RÍEN) -El sombrero me queda mejor

a mí que a ti. -El sombrero me queda

bien a mí... -¡Anda ya!

-Estamos locos. Vivir de lo que te gusta,

nunca es un trabajo. -¡Anda y quítate el sombrero!

¡Ay, ay, mi dedo!

No tienes narices de degollarlo. -¿Cómo que no? Vamos.

-¡Ole, ole mi Alfredo, ese es mi Alfredo!

¡Uh...! -¿Cómo te quedas?

¡Espectacular! -¡Ahí está mi Alfredo!

¡Ahí...!

-¡Ay! (RÍE)

¡Concursantes, habéis agotado

la mitad del tiempo!

Nos vamos dando un poco de prisa, por favor.

He visto algunos equipos que se están durmiendo.

Está hablando de nosotros. -Joder.

-El jamón encima de lo otro, ¿no? -Sí.

-Venga, venga, venga. Te da miedo solo el tiempo.

-Creo que vamos bien de tiempo,

pero no lo sé. -No lo sé.

-Las patatas tienen que estar. Vamos, Alfredito,

las patatas deben estar ya. -Vamos.

-Rapidito, que se nos echa el tiempo encima.

-Vamos. -Esto va ahí, la patata,

planchadas y ahí, en el sentido de las flechas, ¿vale?

-Así parezco más bakaladero, yo soy más de salsa, ¿eh?

-¡Uf! Con ganas de sacar esta ya, ¿eh?

-Estoy sudando. ¡Uh, uh!

Con este color aquí, no veas.

Gracias, ¿eh? Uf...

-Sí, pero, Mirko, cuidado cuando lo pones,

es que si lo llenas va a ser un problema, ¿sabes?

Ponlo muy poco. Tendremos que poner

una tapa encima.

Me da miedo porque se van a caer ahora.

-Vamos a poner después el jamón al final.

-Tiene que estar entonces rebozado, ¿sabes?

Haremos harina, huevos, lo rebozaremos.

-Vaya partido que me has hecho de esto, tío.

¡Son gordísimos! -Que no, que están de puta madre.

-No, tío, da igual, pero son muy gordos, tío.

-Que no soy tu tío, chaval, que soy tu padre.

-Hay que hacer más champis. -¿Más? Joder, eres un maletas.

-Tú sí que eres un maletas, has hecho cuatro champis.

-Lo que me has dicho. -Ya me encargo yo.

-Dije: "¿Hago más?", dijiste: "no". -No, eso no.

-No te pongas nervioso. -Por favor.

-No me dejes la cuchara dentro de esto que quema.

-Vuelva y vuelta.

-Ah, vale. -Esta carne,

como la pase mucho, otro sacrilegio.

Ya la hemos maltratado cortándola.

-Se ha quemado eso. -Ay...

Venga, que luego, con la salsa, no se ve.

¿Qué tal? ¿Cómo vamos? ¡Aquí vamos!

Estás siendo muy alegre con la sal, Magda.

Sabemos que eres muy salada y muy alegre,

pero tened cuidado con la sal. ¿Cómo vais de elaboración?

-Vamos a hacer un cachopo

de milhoja y encima un tipo de hamburguesa.

Y encima de la hamburguesa. Capas.

¿Dónde hay más pimientos? -En la sartén, Agus.

-¿Sí? Están acabados.

¿Cómo está eso? -Agus, aquí,

en la sartén. Ten cuidado, no te quemes.

Tienes que esperar.

¿Terminaste con los que tenías?

-Bueno, tengo dos, cuatro, seis, siete.

-A ver, ¿has terminado con los que tenías?

-Están destrozados. -A ver, Agus,

los tenemos que freír después y no se pueden romper.

Tío, me estoy estresando, lo tenemos sin hacer.

Se me ha olvidado el queso, los pimientos se rompen,

no hemos empezado a freír,

que vamos muy, muy atrasados,

pero mucho. -Sushi roll.

-Sushi roll. (RÍEN)

-Ahora quiero que unas champiñones

en el mismo cazo con la calabaza.

-¡Qué bueno está esto!

Limpi... ay. Limpia.

Bate, bate, ¿eh? Que va muy mal.

No vamos bien, ¿eh? -No vamos bien de tiempo.

Venga, venga, Tania, venga. -Venga, venga.

Venga, continúo.

¿Cuánto... cuánto faltan? -Un montón.

Sí, ¿verdad? -Faltan un montón.

Voy muy lenta y me tengo que lavar las manos

porque el pan rallado se pega mucho.

No calienta suficientemente esto.

Yo lo hubiese hecho en la plancha.

2” reto: empanar bien un cachopo se puede convertir en un drama.

El aceite tiene que estar bien caliente,

si no, el cachopo se puede desmenuzar.

A ver si no vamos a tener tiempo de hacer

la salsita que es lo que le da el toque.

No es por malmeter.

Vámonos. -Sí, aquí. Lo agradezco.

De culo, vamos de culo.

Bueno, María, Agustín. Dime, corazón.

Estoy viendo unas caras... no es normal.

¿Sabéis lo que es la cocina? Compañerismo.

No, nos pilla el toro nada más.

¿Por qué os pilla el toro? Porque tenemos 90 minutos.

Tenemos que hacer un montón de cosas.

Un equipo no es uno cocina y otro limpia.

No es uno cobra y el otro conduce.

Un cocinero tiene que saber mandar también, María.

Tienes aquí ayudante, aprovecha las manos de él.

Okey. María, Agustín,

golpe en la mesa. Así, reaccionad,

nos queda tiempo de hacer las cosas bien.

Venga. Como un equipo.

¿Cómo decoramos el plato?

A ver qué es lo que tienes. Tienes un puré.

No sé si lo estoy haciendo bien.

Voy a toda hostia. Aquí no me voy a parar,

estoy haciendo el relleno.

Vale, necesito despegar jamón y queso, jamón y queso.

Dejo en tus manos la decoración esa final. ¿Vale, cariño?

¡Ostras! -Te lo pido por favor.

¿Dónde están los platos? -Al fondo. Decorando.

Paso.

Paso.

Venga. -Paso, ponle champiñón, mini.

Estoy poniéndole esto. -Genial.

La cremita esta. -Genial.

Esto ya lo pongo aquí que está caliente, ¿vale?

¿Qué tal, cómo vamos? Muy bien.

El toque final. Pero rápido, ¿eh?

A esto hay que darle más caña, ¿eh?

¿Tenéis dos aceites para freír? Sí, ya está.

Venga, pues dadle caña y a freír a tope, que si no...

Venga, venga, apretar ya, ¿eh? Vale.

Necesito que te muevas, vamos.

Mira cómo está saliendo. Esto es puré.

No, me vale, me vale.

¿Sí? Eres un crack. -Me vale, me vale.

Pues vas a hacer el crujiente más de la historia.

Van a ser 5 segundos de fritura.

Las hamburguesas a la plancha cagando leches.

¿No habremos sido demasiado pretenciosos?

Hay que apretar ya, hay que apretar.

Déjalo ahí, ahí al fondo. Un poquito para emplatar, coño.

Con todo el sitio que tenemos.

Joder, Agus, no vayas

como loco con los entrecots en la mano.

¿Tú has cortado todos los trozos ya?

No, no tenemos bastante.

Entonces, los vamos a hacer... -Vale.

Los vamos a cortar, ¿vale?

Monstruo. ¿Qué pasa, monstruo? ¿Cómo te va, monstruo?

Eres mayor que yo, pero no te veo como mi padre, ¿eh?

Ven aquí, niño. Ven que te dé un besito, anda.

Tranqui, que vamos bien, que no pasa nada.

Yo voy poniendo platos por donde puedo.

¡Por done puedas pero que no se caigan!

Vamos, Cristina, que lo conseguimos.

¿Vale? -Venga, venga.

Muy bien, muy bien, muy bonito.

Nos hemos dormido un poquito en los laureles.

Ese plato no vale. Sucio.

¡Venga, venga, venga! -Vamos, va.

Venga.

¡Quedan 15 minutos!

¡Riosellanos, entrad, al lío!

Lo tenemos todo ahí al fondo. Enseguida.

Aquí estamos casi listos, ¿eh?

No, pero a granel no, trae.

No, a granel no, llevo dos, dos en cada uno.

Es que hay muchas formas de hacer las cosas.

Él opina que debería ser todo muy bien cortadito.

Y yo pensaba que cuanto más desordenado pues casi mejor.

Es una forma de verlo, ¿no?

Trátalo con más cariño, tío.

Si se desguaza antes de montarlo, no queda bien.

Si eso es como un cuadro de estos clásicos

y un cuadro... un Picasso por ejemplo.

Tú ahora mismo coges un cacho de tinta,

la tiras en un lienzo y eso vale una mierda.

Pero lo hace un artista y eso es arte.

Es a lo que vamos, tú ahora hazlo bonito.

Déjate de arte, de ser artista.

Los vecinos de Ribadesella merodean por el campamento

para elegir food truck.

Sólo podrán degustar una tapa en el food truck elegido.

Agus, por favor, esmérate un poco.

Es que vamos de puto culo.

Vamos de puto culo pero no podemos presentar una puta mierda.

¡Cinco, cuatro, tres, dos, uno...!

¡Se acabó cocinar!

Buenas tardes todo el mundo.

Bienvenidos a Somewhere Cafe.

En los food trucks, aparte de que la tapa sea sabrosa,

la estrategia de venta es fundamental.

Los "foodtrackers", la Vermuneta, los Dalí's

y los Somewhere son especialistas y no se puede competir con ellos.

Dan espectáculo allá donde vayan.

¡Pasar a vernos a nosotras, a nosotras!

Aquí tenemos un cochopo...

(TODOS) ¡Cachopo! -¡Cachopo, grande!

Voy ahí a darles guerra.

He visto a Oli fuera. Digo: "¿Y esta gente?"

Y los he visto así como haciendo cosas y tal.

No lo viste, dijo: "Mirko, ¿estás haciendo ya?"

¡No os centréis en una sola cosa!

¡Dadnos la oportunidad a todos! ¡No os centréis en una sola cosa!

No puede ser. -Tania, tenemos que hacer algo.

Hay que intervenir.

Soy peligrosa porque llevo masa en la mano.

Así que si amáis el arte

podéis ver nuestros cachopos originales.

He salido con los guantes lleno de pan y allí riéndonos.

Muy bien, ¿pero esos guantes qué?

(RÍE) Ahora los tiro.

Y vamos, yo todas las veces que pueda voy a intervenir,

porque como son unos cracs, hay que interceptarlos

a la mínima que se pueda.

Buenas tardes. -Hay que salir a hacer

propaganda, hay que vender.

Claro que sí. -Tenemos que...

Agus, Agus. Agus, ¿lo ves?

Sí. -No los toques, son perfectos.

Hemos hecho un cachopo. -Al ojo sí...

Que lleva jamón york y jamón serrano con crunch de...

de... ay, que me estoy quedando Dory.

Es que yo soy un poco Dory.

A veces se me olvidan las cosas.

Bueno, de pimiento. O sea, perdón de... ¡huy!

¡Qué barbaridad!

Lo hemos hecho con mucho amor.

Esperamos que os guste. -Vale, vale.

¿Quién quiere conocer el "Cachopo Truck"?

¡El mejor cachopo de toda la feria!

¡Al que no se dé prisa se come los cachopos el perro!

¡Huy, qué rico!

Este es.

Aquí tiene, disfrútelo.

Muchas gracias por esperar, gracias.

Estamos aquí con Charo,

la alcaldesa del pueblo de Ribadesella.

Muchísimas gracias por dejar montar aquí

semejante merendola que hemos puesto;

las cocinetas aquí en el medio.

Gracias a vosotros por escoger Ribadesella.

Aquí que tanto sabéis de cachopo.

¿Qué te ha parecido?

Estaba buenísima.

La carne muy tierna. Hombre.

Hasta untado. (RÍEN)

¿Buena puntuación le daríamos? Sí.

¿Sí? Sí, por supuesto.

Bueno, la estética era buena. ¿Pero y sabor qué tal?

¿Qué tal el cachopo?

Buenísimo. ¿Sí?

Muy rico. ¿Sí?

¿Qué es lo que le ha parecido?

La verdad, a mí no me ha gustado.

A mí me gusta la gente que se moja.

Plato vacío. Sí, muy bueno.

¿Qué tal estaba? ¿Rico o qué? Muy rico.

¿Habéis elegido Rolling Caravan por qué?

Nos pareció el cachopo más tradicional

y con más color. -¡Bien!

Venga.

Somos los únicos que han terminado

todos nuestros platos, hemos colgado el cartel.

Hemos arrasado, hemos vendido "tutto".

No tenemos existencias. Hemos arrasado.

Eso lo dice todo, al público le ha encantado.

A Alex y a Urrechu les gusta conocer la opinión del pueblo;

pero la última decisión es suya, empieza su cata.

Menos mal que vienen los jueces que saben disfrutarlo.

Aquí venimos, que quedamos nosotros.

¿Quedáis vosotros? El más rico. ¿Probamos?

Vamos a verlo, ¿no? Venga.

Yo creo que está bastante rico y saladito.

Está buenísimo, que te lo digo yo que ya lo he probado.

Aquí estamos. ¿Qué pasa, chef? ¿Cómo vamos?

¿Estáis contentos con el resultado?

Hombre, no está mal, está ricote.

Patata con pimiento asado y cebollita

y un salteadito de champiñones.

Buenas, ¿qué tal? Cómo estamos.

Aquí os hemos preparado una por la mitad.

Habéis optado por la patata paja también.

Por supuesto. Muy encantado con Alfredo.

Es el mejor compañero que podría tener.

Como yo con Urrechu más o menos, ¿no?

Lo mismo. Sí, señor. Sí, señor.

Yo lo voy a probar un poquito a ver qué tal.

Vosotros un análisis después de lo que habéis hecho hoy,

de vuestro trabajo en equipo.

Pues yo pienso que lo podemos hacer mucho mejor.

¡Hola! ¿Qué tal, chicas?

Le hemos puesto un crunchie de champiñón arriba.

Y esto es una cremita de calabaza y champiñón.

Aquí estamos. Muy buenas.

Vamos a probar. Cachopo guiri.

Los champis y después de seta.

Y después la de queso.

Estos saben lo que se hacen, ¿eh?

Hola, bienvenidos a Dalí's.

Sólo tenemos un plato, porque obviamente

como hemos arrasado, os lo doy de comer

así con todo el amor del mundo.

Muchas gracias. (AMBOS) ¡Gracias!

El trabajo ya está hecho.

Cuatro equipos se salvarán

y otros cuatro seguirán cocinando.

Todos vais a probar los platos de los demás

y decidiréis qué plato es el peor.

Y esta pareja pasará directamente a la última cocina.

Todos a la vez. Adelante.

Jonathan, tenemos el de los Carlos.

Sí. -Que es cachopo relleno

y con un puré de pimiento. -Sí, está bien.

Huele, sabe a lo que tiene que saber.

Me recuerda como al de casa.

Oye, mira este.

Ahí está, ese. Ese es más...

Está rico.

Carlitos muy guay. ¿Eh, tío?

Este está la carne muy buena.

Vamos a ver, Dalí's.

Está guapo. Mira eso qué es.

Le va la patata chip. Es muy fina, fina.

Le han puesto champiñones, ¿ves?

Está muy bueno.

Claro, no parece un cachopo. No sé si es bueno

o es malo que no parezca un cachopo.

Conceptualmente creo que hay un error.

Nos pidieron un cachopo y esto no es un cachopo.

Esto es un champiñón relleno con carne.

No han hecho un cachopo.

El equipo verde no sé cuál es, pero también tiene una pintaza.

Sequito el jamón, ¿eh? Está crudilla, ¿no?

¡Uf! -Está duro.

Difícil para... para tragar.

(ASIENTE)

¿Hay alguno que te ha emocionado?

El de la hamburguesa me ha gustado,

por la jugosidad que tenía.

Este a mí no...

No, este es estilo food truck total total.

Parece una hamburguesa.

El que me ha parecido a mí como más cargante

que me ha costado más es este, porque cuesta, se me cae...

A mí me parece así más pobre este.

Para mí el peor plato ha sido el azul.

Para mí el verde.

Bueno, chicos, ya habéis catado todos los platos

y ahora es el momento

de que nos comuniquéis lo que pensáis.

Vermuneta, inauguráis la votación.

Así que por favor, Jonathan...

Jonathan, dime cuál ha sido

el peor plato para vosotros y por qué.

Creo que aunque el plato está muy rico, Dalí's.

¿Dónde estaba el filete?

Yo no lo he visto. Era sólo carne picada.

Carlos hijo, de los Maldonado, es tu turno.

Carlos, ¿qué plato os ha gustado menos?

Bueno, pues están los ocho muy bien, ¿eh?

Sí es verdad que tiene que llevar el cachopo, ¿no?

Y al probarlo el de los Dalí's pues sí que echas de menos

el cachopo, lo que viene siendo la potencia.

El filete, el filete.

María Pimiento. Ven, por favor.

Pues el plato que menos nos ha gustado

por su estética es el rosa.

Somewhere Cafe.

El plato que me ha gustado menos era el verde.

La textura de la carne estaba un pelín duro.

Feeling Food estrena marcador.

Pues a la verde por el tema de la carne,

de que me ha costado un poco.

La menos buena y por descarte las chicas.

Rolling Caravan, un voto más.

Feeling Food, ¿qué plato habéis decidido?

Para nosotros ha sido el azul.

Creo que ha sido el plato más lineal

en nuestra perspectiva.

¿Para vosotros qué pareja

ha de pasar a la prueba de condenados?

Nosotras no queríamos elegir a nadie, la verdad.

Pero hemos elegido a nuestros amigos los Dalí's.

Vaya. Pero por elegir a alguien.

El plato me imagino

que no os habrá gustado por alguna razón.

Ha sido que era poca cantidad quizá.

Y que había muy poca carne.

Hemos decidido dar el voto negativo a nuestros compañeros

de Dalí's porque realmente no nos ha parecido un cachopo,

nos ha parecido un champiñón relleno de carne picada.

Equipo de los Dalí's, nuestros compañeros

os han elegido como autores del peor plato.

Bueno. ¿Tenéis algo que decir?

No, pero que es normal.

Es que hay que votar a uno y, oye,...

Y no pasa nada. -Exactamente.

Nosotros hemos querido hacer una versión así diferente,

una versión revisitada para el food truck,

para una comida callejera, una comida veloz,

una comida curiosa, diferente.

Dalí's, sois los únicos que habéis vendido todo. Enhorabuena.

Gracias. -Muchas gracias.

Pero a vuestros compañeros,

vuestro trabajo no les ha gustado nada.

Teníais que hacer un cachopo, no un champiñón relleno de carne.

Os ha faltado, ¿sabéis qué? ¡Chicha!

Ahora entiendo yo por qué estáis tan en plena forma, eh.

Claro. Claro.

Mirko y Tania, sois la primera pareja

que pasa a la última cocina.

El resto estáis en manos del jurado.

Algunos habéis entendido perfectamente lo que pedíamos:

interpretar la receta pero, sobre todo, respetando el producto.

Estoy hablando de La Vermuneta,

Somewhere Café y los dos Carlos,

el equipo de los Maldonado. Enhorabuena, chicos.

Además, uno de vosotros

se ha desmarcado claramente de los demás.

La mención a la mejor tapa de hoy es...

Para La Vermuneta. Felicidades, compañeros.

Rolling Caravan, sólo os puedo decir una cosa.

Esto ha sido un caos.

El cachopo aceitoso, el queso sin fundir...

Un poquillo desastre, en mi opinión.

Pues... a la próxima mejor.

Racer Food, ¿se puede poner de acompañamiento una hamburguesa?

Le habéis puesto algo que me gusta mucho, ¡la chapela!

Pero en este caso no encajaba bien, eh.

Algunos habéis causado sensación. He visto que estaban flipando

con lo que estabais haciendo;

otros, por el contrario, habéis causado impresión.

¡Impresionaba ver los gritos,

impresionaba ver las malas formas en la cocina, el estrés!

Yo, así, no me acercaría nunca; me asusto.

School Bus, solamente ha trabajado María Pimiento en este caso.

Teníamos la plaza llena de gente

y no han sido capaces de vender ni cinco tapas.

No habéis cuidado al cliente y el que ha venido

ha estado respirando el mal rollo con esa camioneta.

¿Estáis de acuerdo conmigo o no? (AMBOS) Sí.

Tiene toda la razón, hemos estado un pelín descontrolados...

No nos hemos puesto las pilas

todo lo que deberíamos.

Feeling Food, ni fu ni fa.

Esto ha sido una primera toma de contacto.

Pero a partir de ahora, ¿sabéis qué hacer?

¡Espabilar, mecachis en la mar salada!

Los que deben ir a la prueba del último cocinado son...

School Bus,

Racer Food,

la Rolling Caravan y Dalí's.

La verdad es que, muy bien...

Porque el jurado tiene sus motivos

y, en realidad, tenemos mucho que aprender.

Vermuneta, Maldonados,

Feeling Food y Somewhere,

el buen trabajo tiene recompensa:

disfrutar de Ribadesella y sus manjares.

Así que podéis cerrar vuestros food trucks.

Yo he venido a participar,

pero me habría dado una cierta vergüenza pensar

que hay mucha gente ciega, sorda o minusválida

que es tan válida como los demás

y haber demostrado yo, desde el primer día,

que no era capaz de llegar al punto.

School Bus, Café Racer,

Rolling Caravan, Dalí's,

vosotros tenéis vuestra permanencia en el aire.

Para seguir en la caravana tenéis que seguir cocinando.

Mañana os enfrentaréis al que puede ser

vuestro último cocinado.

Y uno de vosotros tendrá una ventaja sobre el resto.

El que gane, ¡la Mini Prueba!

A ver si puedo, eh.

No está mal, ¿no?

¡Ay, ay...!

Pero lo podemos mejorar. Por eso está aquí Samuel Trabanco,

dueño de una de las bodegas más longevas de Asturias.

Desde 1925 haciendo sidrina, ¿verdad?

Desde entonces, ya pasó tiempo.

Samuel, dinos cómo se escancia. Es fácil para los que sabemos.

Sobre todo mano arriba y mano abajo...

Sujetar bien la botella por el centro,

el vaso con dos dedos

y dejarlo caer todo en el vaso, a poder ser.

¿Os hago una pequeña demostración? ¡Dale!

¡Qué rico! ¡Sí, señor!

Concursantes, este es vuestro desafío.

Jugaréis los cuatro equipos a la vez,

pero sólo escancia un miembro del equipo.

Tenéis una botella y tres escanciados obligatorios.

Y ya sabéis: brazo estirado y sin mover el vaso.

Gana quien consiga más cantidad de sidra escanciada.

¿Preparados? (CONCURSANTES) Sí, sí.

¡A escanciar!

¡Vamos, vamos!

¿A ver, a ver, a ver...?

El vaso un poco más de lado.

El vaso un poco más... ¿Pero abajo hay que cogerlo, no?

Cogerlo por el culo... y de lado, ¿no?

Bueno, el italiano... no se le da mal.

Está entrando a matar el torero... ¡Totalmente!

¡Vamos, José Tomás!

¡José Tomás así!

Bueno, veo que a todos se os ha dado muy bien,

porque todos habéis escanciado medio litro de sidra.

Así que, voy a dejar a Samuel que decida

quién ha tenido la mejor técnica a la hora de escanciar.

Samuel, ¿quién?

Los del autobús amarillo.

School Bus, los del autobús amarillo.

María Pimiento y Agustín.

Habéis ganado la ventaja y eso significa

que podéis restar tiempo de cocinado a vuestros rivales.

Tenéis diez minutos para distribuirlos como queráis.

Podéis quitar cinco minutos de cocinado a dos equipos

o diez minutos a uno. Vosotros decidís.

Usad la ventaja con inteligencia.

Todos, los cuatro equipos os estáis jugando la permanencia.

Ahora a descansar.

Mañana el día será muy largo.

La verdad, el día ha sido brutal. -Todos los días...

-Ha salido del horno... -Toda la verdad...

-¡Macho! Ha salido del horno mi libro.

-¡Coño! -¿Has visto?

¡Tengo unas recetas de la leche! Más o menos, están bien.

(RÍE) Huele a nuevo, huele a nuevo.

Huele a nuevo, está muy bien.

No lo puedo morder, pero está rico.

Cuatro equipos son candidatos a abandonar la caravana,

para salvarse, tendrán que seguir cocinando.

Cocineros, ¿qué tal? ¿Cómo habéis descansado?

(TODOS) Bien. ¿Bien? Veo por aquí caras de relax,

más; sin embargo, por aquí noto un poco más de tensión.

Para vosotros o vosotras, Rolling Caravan, School Bus,

Dalí's, Café Racer,

hoy os enfrentáis a la segunda prueba de esta etapa.

Hoy vamos a ver cómo reaccionáis cuando los elementos

(Tormenta) van un poco en nuestra contra.

Todos vais a tener dos ingredientes.

¿Qué? Estando en Asturias, lo normal, ¿no?

Cabrales y harina de maíz. Vais a preparar

unos tortos de maíz con huevo revueltos, cabrales

y un sorbete de manzana verde.

Os damos estos dos ingredientes,

pero la receta tiene más ingredientes,

¡y vais a tener que buscaros la vida!

No tenéis nada, no tenéis sal, no tenéis aceite,

no tenéis ni una pizquita de pimienta,

no tenéis dinero, así que no sé cómo lo vais a hacer.

A pedir. No podéis comprar nada.

A pedir. Estáis a merced de la generosidad

de los vecinos de aquí, de Ribadesella.

Muy estilosos.

Una por aquí, una para los Dalí's,

otra para School Bus y otra para las Rolling.

Esas son vuestras cestas de la compra,

dentro os hemos incluido una lista de ingredientes,

por si se os olvida algo. Tenéis que cocinar solamente

tres tapas, pero no os lo hemos puesto fácil.

Tampoco. Tenéis 30 minutos

para hacer la compra.

(Tormenta) ¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, estamos preparados!

¡Cocineros, a correr!

(Pitido)

¡Vamos! -Hola, hola, hola.

-¿Buscamos otra? -No.

Mientras vuestros compañeros corren, pobrecitos,

con esta lluvia, ¿qué os parece si nosotros

nos vamos a dar una vuelta por Ribadesella a tomar unas tapas?

¿Os apetece? ¿Sí? Pues venid conmigo.

(RÍE) ¿Quién nos regala una cebolla

y un poquito de perejil?

-¿Puede salir alguien? Es para un programa de TV.

-¿Dónde hay un supermercado?

Que no se para allá. ¿Hay alguno aquí?

¿Un supermercado? -Por la calle de allá.

-Vale. -¿Manzanita verde, por favor?

(Vitorean) -¡Menuda jeta, menuda jeta!

-¿Tiene que ser todo? -¿Por aquí cerca un supermercado?

-Nos salva la vida. -Señora, la queremos.

-Cariño, corre, que te necesito. -Gracias, guapísima.

-Un kilo de harina, 20 huevos, ocho cebollas,

200 ó 500 de nata.

(Vocerío y aplausos)

-¡Ánimo! (MURMURA)

-¡Hola! -¿Harina de trigo si puedes tener?

-Joder. -Vamos a un supermercado.

-¡Un momento, un momento!

-A ver, el aceite. -Ah, vale, vale, venga.

-¡La sidra, la tenemos!

-Lo pongo aquí. -¡Gracias, guapo!

-¡Hola, guapa, cariño! ¿Me podías dar estos ingredientes?

-Lo tenemos todo. -Todo, ¿verdad?

-¡Bien! -¡Gracias!

-¡Vamos, paso, que va! -¡Las campanas de la victoria!

(Aplausos y ovación) ¡Eh...!

-¿Ustedes tendrían para dejarnos un par de manzanas y perejil?

(TARAREAN)

(Ovación y aplausos)

-Muy bien. -Venga, con la calma.

(Aplausos y ovación)

-Para la más guapa. ¡Muchas gracias!

(Aplausos) ¡Eh!

-¡Primero! -¡10 minutos!

Si es que somos unos cracs.

-¡Vísteme despacio que tengo prisa!

-¡Uh!

-¿Alguien me deja una manzana?

-¡Somos los primeros! -¡Sí!

-¡Somos los primeros!

-Sabíamos perfectamente dónde teníamos que ir,

sabíamos perfectamente que todo lo que tuviesen

nos lo iban a abastecer. -Somos los que más vendimos,

hicimos "sold out", luego, hemos sido

los primeros en llegar. Las pruebas las ganamos,

pero hay complicaciones por el camino.

-La carrera de ingredientes ha sido frenética.

(RÍE) Ha sido muy divertido.

Tras la carrera, se hace recuento de los ingredientes conseguidos

y se colocan en la mesa del jurado

en unas cajas con su color correspondiente.

Cocinetas, todo lo habéis conseguido,

la generosidad de Ribadesella no tiene límites.

El equipo School Bus ganó la miniprueba,

su ventaja consiste en restar tiempo de cocinado.

Tenéis 10 minutos para restar,

los podéis distribuir como queráis, bien 10 a un equipo

o repartirlo entre cinco y cinco minutos.

Pues hemos decidido

cinco minutos a Rolling Caravan

y cinco minutos a Café Racer.

Tenéis 60 minutos para elaborar

unos espectaculares tortos de maíz

con huevos revueltos y cabrales.

Todo acompañado por un sorbete de manzana verde con sidriña.

Todos vamos a cocinar, yo con vosotros.

¡Uh! Aquí hay una cosa muy clarita,

cuando se termine la prueba, uno de vosotros estará fuera.

De la prueba que viene ahora, esperamos hacerla bordada.

-Bordada, que tengamos máxima concentración,

que nos salga todo perfecto. -A la primera.

-No nos iremos a casa, el espíritu street food

está aquí con nosotros, nos persigue

y tenemos la fuerza y el carisma para ir para adelante.

¡Cocineros, al volante!

Compañero, yo voy también a por mi cocineta.

Venga, tú también al volante, cocinero, vámonos.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

-Agus, ponte el agua a templar.

-Yo hago el empasto ya, ¿eh? -Sí, sí.

-¿Has hecho la proporción?

-¿La proporción? No. La iremos echando...

-El agua no la calientes mucho, que no tengamos que esperar.

¡Quita de en medio! Lo único que haces es molestar.

(RÍEN) Cocinero de verdad

te voy a dar yo a ti. Bueno, venga, va,

que va a ir todo de muerte. Que tengo buen rollo.

-Hoy tenemos que ganar. Has escondido la harina,

mecachis en la mar. A ver...

Ha mezclado las dos harinas.

-Ribadesella, con lo bonita que es, y el agua que cae hoy, ¿eh?

Con el tiempo que hizo estos días tan bueno.

Echando la sal con cuchara, no lo he visto en mi vida.

En mi vida he visto echar la sal con cuchara.

Puedes preparar dos, espero que con dos...

-Venga, dale, caña. -Es suficiente.

Tenemos que movernos, venga, veloz.

-Todo bien limpio. -Tres minutitos quedarán.

-¿Tres minutos? -Claro.

-Esto de no tener reloj. -Me siento como Rita Barberá

en el balcón de las fallas. -Que no se me olvide la sal.

-Me voy a sentar, me voy a sentar.

Ay, me voy a quedar aquí.

(RÍEN) -No sé.

No sé qué hacer, no sé. No puedo, no puedo.

(RÍE) ¿Has visto? Poco a poco.

Cómo disfrutamos los cocineros cocinando.

Con las manos en la masa. hoy me tocó no mancharme.

Nunca mejor dicho, en la masa. ¿Las cucharas dónde están?

-¿Las cucharas? No lo sé.

¡Rolling Caravan, Café Racer, a cocinar, vamos, venga!

Lo ponemos aquí a reposar un poquito.

La cebolla hay gente a la que le gusta, por ejemplo,

tenerla en juliana; a mí me gusta en daditos.

Córtala en cuadraditos, Charo. -No, no, ya está bien.

Está fenomenal, cuadraditos nada.

-No me quiero ir a casa con lo bien que lo pasamos.

Es que no, vamos, me niego, ya lo sabes.

-Agus ha hecho la masa de los tortos,

yo me voy a poner con los huevos

y confitando la cebolla y, después,

montaremos el sorbete, lo montaremos entre los dos.

-Empezar cinco minutos más tarde, a ver, son cinco minutos,

puedes salvar un plato en cinco minutos,

vamos a ver qué pasa. -Tener cinco minutos menos

que los compañeros pues no nos ha parecido mal tampoco,

nos hemos relajado un poquito. Pero, bueno, en principio,

hubiese sido una gran ventaja

disponer de más tiempo, la verdad. -Pues sí.

Café Racer invierte el tiempo de cocinado

en hacer el caramelo,

y eso no es lo más importante de la receta.

Pongo el caramelo así porque quiero usarlo

para decorar el tema del sorbete.

Jean Michel, primero que nada,

como es el técnico especialista en masas,

se ha liado con la masa de los tortos.

-Bájale el fuego a eso, por favor.

-No, no, no, no. -Charo, hazme caso,

hay que pochar y hacerla... -Quiero pocharlo bien

y, una vez blandito, lo reduciré.

Ven, ven, ven, mira.

Cómo huele. ¿Eh?

Esto pochadito, caramelizado...

¿Y sin azúcar ni nada? Nada.

Solo el mismo pochado que tiene la cebolla,

el propio agua. Con el azúcar de la cebolla

ya se ha caramelizado.

Ahora ya estamos juntos en este plato.

-Así. Esto va a fundir ahora. -Céntrate en lo tuyo y déjame,

si la cago en lo mío, la cago. No puedes estar aquí y allá.

-¿Te lloran los ojos? Mi amor, no llores,

que yo siempre voy a estar contigo.

-La salsa va a quedar espectacular

porque ya solamente la cebolla caramelizada

tiene un aroma...

La masa ya está con reposo,

ya está en frío. ¡No me calientes la masa

con tus manos! Que quieres que me salga mal.

(RÍE) Ya verás qué cosa más bonita

lo que vamos a hacer ahora mismo, Álex.

Voy a coger la masa y, ahora, lo que hago es aplastar.

Aplasto y mira. Aquí tenemos lo que es el torto.

A ver, ahora, con cuidado, lo sacamos, así.

Le vamos a dar la forma y la vamos a freír.

Ahora, mira, he puesto lo que es el aceite a calentar.

El torto lo que tiene que hacer es suflar, para suflar

no te vale una temperatura, ni muy baja,

porque cocería y se abriría toda la masa;

ni excesivamente caliente, porque lo que haces es costear mucho

y no sufla. Venga.

Y uno de los secretos sale, ni más ni menos,

es coger y bañar.

Yo parto un poco aquí y listo, ¿eh?

-Estoy concentrado con esto. -Ya, ya, ya, no.

-Echa un poquito, cielo, espabila.

-Ya, ya. -Tú tienes que hacer lo tuyo

y yo hago lo mío.

-Un pelín más finito, te lo pido, por favor.

Yo lo haría más fino, pero tenemos que llegar a un consenso.

Aquí tienes una muestra.

-¿Así te parece bien? -¡Es precioso!

-Esta mierda fuera. -¡No me lo puedo creer!

Esto era perfecto. ¡No...!

Se ha dado la vuelta dentro, no me lo puedo creer.

-¿Me pasas las pinzas? -Este no ha hinchado bien,

menos mal que hice de más. Este fuera.

-¿Por qué? -No se levantó lo suficiente.

A mí me gusta con los cocineros mayores aprender,

porque tienen... Son de otra época,

cuando este hombre empezó a trabajar era otra época,

eran otras técnicas y se aprende mucho.

Álex, te quiero mucho. No me digas esas cosas tan bonitas.

(RÍE) Me has llamado viejo.

Bueno, de estos algunos podemos salvar.

Dos... Este no. Mira, pon la masa...

La pones directamente en el vaso. -Vale.

Esto. ¿Qué más?

-Esto está caliente de más, Agus. Vale.

No pasa nada, enfriamos.

A ver. Eh, eso es mucha manzana, quítale.

Quítale, sí.

Cogemos ahora un poquito de la cebolleta, ¿vale?

Doradito todo, ¿eh?

Qué brillo tiene. Ahora, cogemos un poquito

de la cebolleta, así.

Un poquito de queso. De queso, joder.

Cualquier cosa que hagas con esto es que va a ser hablar con Dios.

Ahora, una gotita de nata.

Así, ¡guau! Vale.

La receta de cachopo la puedes encontrar

en la revista oficial de "Cocineros al volante".

Cada semana en tu kiosco con tu revista del corazón favorita.

Más de 40 páginas dedicadas a la caravana más famosa de España.

Entrevistas, anécdotas y todos los detalles

de la nueva tendencia gastronómica que se ha convertido

en la sensación del verano.

Voy, voy, voy, voy, ¿qué pasa aquí?

¿Cómo estamos? ¡Hola, muy bien!

Así me gusta, que me recibáis con alegría.

¡Ole, eso es un food truck, hombre!

Decir al cliente: "Hola, ¿qué pasa?". ¡Muy bien!

Un punto ahí. Hemos hechos unas cebollas

"carameila...". "Carameiladarda".

Caramelizadita muy bien. Y ahí caramelito

para decorar el sorbete y vamos bien.

¿La habéis caramelizado con azúcar o sin azúcar?

No, a fuego lento, dándole cariño.

Por los propios azúcares de la cebolla

que se caramelice sola. ¡Muy bien!

¿Y este caramelo para qué? Para el sorbete.

Os voy a dar un consejo: El peor amigo de un caramelo

es el agua y la humedad. Mejor en la nevera.

¡En la nevera no! ¡En la nevera no, por favor!

Que se quite la humedad. Ten cuidado,

como le caiga una gota, se te jode el caramelo.

Un food truck es un food truck, es decir, puede entrar agua

por algún lado, una ventanilla, algo así.

Hay que tener cuidado un poquito con todo.

¿Se puede? ¡Claro que se puede!

¿Qué pasa aquí? Estás en tu casa.

¿Cómo estamos? ¡Muy bien!

Bien, bien. Ayer nos preocupó mucho

vuestro sistema de organización. ¿Habéis solventado los problemas?

Hoy tenemos todo organizado. No quiero ni una bronca,

estamos aquí para disfrutar. A ver, la masa.

¿Cómo la ves? La primera prueba mal.

Esto se ha quemado. Estamos haciendo pruebas,

nunca lo hemos cocinado, es una aventura.

Vamos a ver si consigo... Si conseguimos sacar

un torto decente, porque la ignorancia es,

en este caso, sufrir.

Vamos, no tenemos ni idea. ¿Sal habéis echado a la masa?

Poquilla, ¿no? Hay que probar las cosas.

A mí me da asco meterme esto en la boca.

Vale, le ponemos más sal. Esto está sin terminar,

esto está marcado. ¿Qué le pasa?

Nada, nada, nada. Mucha suerte, chicos, seguid.

¡A tope! ¿Eh? ¡Vámonos!

Hoy la compenetración ha sido mejor que ayer.

Estamos aprendiendo a... A trabajar juntos

cocinando.

Y bien, hoy ha estado mejor que ayer.

¿Qué pasa aquí? Racer, ¿cómo estamos?

Aquí estamos dándole al lío.

¿Me dejáis ver la masita, por favor?

Voy a cotillear un poquito.

La masa no tiene mala pinta, me parece a mí

que le falta un poco de harina de maíz.

A esto no le veo ni pies ni cabeza, ¿no?

Bueno, ya improvisaremos un poco.

A un caramelo no se le ve el azúcar,

no se ha fundido del todo. Esto me da a mí

que se va a quedar pegado en el film, ¿no?

¿O no? Bueno, ya veremos, porque...

Ha sido una improvisación un poco...

Un poco una guarrada, ¿eh? Sí, ya lo veo.

Bueno, chicos, que mucha suerte

y seguid dándole caña. Vale.

Y que el tiempo no se os eche encima, por favor.

(AMBOS) ¡Gracias! ¡Muchas gracias a vosotros!

Vamos a hacer un segundo intento.

-Charo, eso era lo último. -No.

-¿No? -No.

Tiene que cuajar y, luego, le echaremos un poquito de nata.

Ahí estamos.

¿Cómo están mis Rolling? (AMBAS) ¡Hola!

-¡Esas visitas guapas!

¡Ese arte andaluz! ¿A qué huele aquí?

Pues, nada, a cebollita, a cabrales...

Yo el revuelto lo dejaría para lo último ¿no?

La cebollita por un lado, el queso y la nata

por otro lado y el huevo, en el último momento,

darle los vueltas. ¿Esto dentro de media hora qué es?

Lo queremos dejar bien cremosito. Bien cremosito ya no está.

Ya hay trozos de huevo, ya cremosidad

no vamos a encontrar ninguna. Muy bien, nada,

lo volveremos a pochar. ¡Dadle caña, venga!

¡Gracias! ¡Y con alegría, por favor,

que estamos en food trucks! ¡Claro que sí!

Está cayendo la de San Lorenzo. (RÍE)

-Yo lo estoy pasando, realmente, con mucha tensión

porque, cuando veo que una cosa no me va a salir,

yo soy una persona que soy muy nerviosa

y necesito, pues, que me salga todo bien.

Si no me sale bien, yo me pongo muy, muy nerviosa.

¿Cuánto tiempo tenemos?

¿Lo podemos saber? -No sé.

Ahora mismo.

Vengo de darme un paseíto por ahí y veo cositas, ¿eh?

¿Sí? Mira, he visto alguna masa

ya suflada, es complicado. He visto en los Dalí's

una cebollita muy bien tratada, bien pochada, sin azúcar,

pero caramelizada. Qué bien.

El School Bus un desorden también hoy, sucio...

Siempre andamos igual ahí. No sé, no sé...

No puede ser. Las amigas del Rolling

tienen buenas intenciones, pero estaban haciendo la masa,

iban a hacer donuts, la tenían así de gorda.

Ya. Y yo quería venir a darte caña,

pero tú eres el que lo lleva mejor por ahora.

¿Damos algún sartenazo fuera? No, yo quería darte caña,

pero es que no hay manera, es que eres muy bueno, tío.

Se ha quemado eso. -Sí, se me ha quemado.

-Magda, déjalo, no lo saques.

No se saca hoy.

-Lo voy a dejar aquí, que no se queme nadie,

esto va a ser un pitote.

-El perejil, Agustín. Sí, por favor.

El perejil picado, el seco ahí.

-¿Todo? -Todo.

La cocina es muy creativa y tienes que estar relajado,

pensando en lo que estás haciendo, disfrutándolo.

¿Me oyes?

Al tener que estar pendiente de otra persona

la concentración baja un poquito.

-¿Has entendido lo que dijo sobre que lo pocháramos bien?

Tiene que estar lo máximo que pueda al fuego,

¿lo otro dónde está? ¿Lo otro dónde está?

-¿Lo otro qué es? -Lo que habías hecho.

-En la basura. -¿Para qué lo tiras?

-¿Por qué no? -Dale caña, dale caña.

-No le des caña, que se quemará. -Dale caña.

-Paso, huevos.

-¡Charo, no se te ocurra! -No los voy a tirar.

-¡Es que te cojo y te crujo! -No me ha crujido, ya me crujirá.

Próximamente, no se lo pierdan. (RÍEN)

-¡Madre mía, Cristina, si no fuera porque

nos conocemos tanto, ¿qué haríamos?

-Así, finito.

-Perfecto, en su punto, no muy fuerte... ¿O más cabrales?

Voy a cambiar, que no se cueza más. Sal de ahí, que no te queme.

¿Lo pongo ya encima? ¿Lo emplatamos ya o qué hago?

-Espera, espera, no. -Quito de ahí

para que el huevo no se cueza. -Me ha salido el primero bien.

-Para fundir el... -El caramelo.

¡Y el tercer intento de caramelo!

-Ahora ya, a mí me sale. -Eres un campeón haciendo caramelo.

-Yo soy un caramelo puro, yo soy.

No, no cuaja, no. -No, está blandito, ¿no?

-Sí, pero tengo miedo a quemarlo. No va, vale.

-No. -No.

-Algo tiene que salir.

Venga, inténtalo, recupéralo, porque si no...

Voy por el tercer intento del caramelo y no hay manera.

Él intenta rescatarme, no hay manera.

Hoy me crujen.

Uhm.

Rico.

Amigas Rolling, ¿cómo vais?

-¡Muy bien, aquí estamos!

-¡Venga, va, que vamos a arrasar! -¡Venga, venga!

-Además, Cristina, hay un postre, un sorbete,

que eso se te da bien. -El aceite está perfecto.

No funciona.

¡Uhm!

Me dejo una manzana y, según voy viendo,

voy a ir probando. Un sorbete tienes que ir

probándolo al momento. -Poco a poco.

-Son los ingredientes mejor poco a poco, no demasiado.

Lo que más nos preocupa es el sorbete,

pero ahora vamos a gestionarlo.

Ahora.

-Bien, va.

-¿Cómo vas, Agus?

¿Te has cortado? Agus, Agus, Agus.

Tranquilízate, pero espabila. No te mires más,

ponte un papel y un guante. -Vale.

He tenido un problema con el hielo,

que no había manera de triturarlo y...

Y ahí me he entretenido mucho, me he cortado dos veces,

ha sido todo un poco que tenía que atender muchas cosas.

-¡Agustín! Quita la batidora.

Si ves que ese chisme no funciona, coge otro.

Tenemos robots a cascoporro,

pero ya estamos tardando.

-Sí. ¿Qué? ¿Cuál cojo? (MURMURA)

-¿Qué cojo, María? Es que no sé cuál coger.

-Improvisa, coño, no puedo estar en tres cosas.

Ahí, Agustín.

-A ver, estoy dando pasos de ciego.

¿Qué hacemos? -Espera, estoy liándome.

-Esto lo voy a sacar de la sartén,

igual la temperatura sube mucho.

-Charo, eso tiene que estar de color marrón.

-¡Lo sé, lo sé, lo estoy haciendo! ¿Por qué coño vas tan rápida?

-No digas coño, por favor. -Perdón.

-Aquí la humedad lo jode todo, tío, o sea...

La humedad va a hacer que se deshinchen.

-A ver cuántos... Mira, esos sí que van bien.

Sí, le cubres el agujero este, que...

-Esto calienta enseguida.

¿Qué vamos haciendo? ¿Vamos friendo o qué?

Espera, esto que está muy bien hinchado.

Estos me gustan más. Si quieres, ¿eh?

-Venga, rápido, déjalo ahí.

-¿Están bien?

Bueno, Álex, campeón. Estoy ya terminando, mira.

Ya tengo esto para decorar,

esto para picar y echárselo a la crema

de huevo con cabrales. Ya te veo.

Porque esto no son huevos rotos con cabrales,

esto es una crema de cabrales. Eres un fuera de serie.

¿Cómo has hecho esto tú solo? Chicos...

¡Hola, Pauli! ¿Cómo estás? ¡Pero, bueno...!

Muy bien. ¡Ah, qué pinta! ¿No?

Cómo se nota que huele aquí

a cabrales, a tu tierra, y te acercas, ¿eh?

Cuidadito, ¿eh? No te manches.

Superfresquito, ¿eh? ¡Uhm!

Vais a dejar muy mal a los concursantes.

(RÍE) Lo que hay que hacer es que,

en una cocineta, se pueden hasta decorar los platos.

¿Por qué tiene que ser tirar la comida?

Venga, esto está listo. Cuidado.

Ya, ya da igual, no se toca nada, que no, que no.

-Mira esto, esto qué gordito. -Venga, lo cambio por este.

-Lo tienes todo ahí. Cambio con esto, ¿no?

Nada más. -Agustín, me hace falta

el vaso de la batidora limpio.

¿Me has oído? -Sí. ¿Dónde pongo...?

-Búscate la vida.

En un biberón. Vamos a pasar la crema,

que no me gusta la textura.

Siento que tengo que estar pendiente de él,

porque no tiene experiencia en cocina. Se pierde.

Báteme esto, por favor. Se le pone nata, corre.

-¿Cuánta nata le pongo?

-Se pierde y hay que ir ayudándole y...

Indicándole lo que tiene que hacer.

Tú ve echando y te voy diciendo.

-¿El sorbete cómo lo llevas? -Ya está hecho.

Sí, lo tengo hecho, está hecho. La espuma...

Prueba en el fregadero a ver si, en el último momento,

no sale y nos cagamos en todo. Somos callejeros,

no somos cocineros profesionales, lo hemos intentado.

El que apuesta no gana y adelante.

(CANTURREA)

-Algo ha salido.

-Quítalo en 20 segundos.

-Rállame la manzana, rállame la manzana, corre.

Aquí, rállame manzana.

¡Concursantes, últimos cinco minutos!

Quedan tres tapas, ¡hay que emplatar ya!

Estará crudo...

Vale, estoy parada, parada, ¿qué puedo hacer?

Sí, ¿qué puedo hacer? -Pasa un mocho.

Anda que... (RÍEN)

-Echo... ¿Echo la sidra?

-No, no, porque, como son de papel,

si van a estar un rato... -En el último momento.

-Sí, en el último momento. -No, digo en el vaso americano,

para hacerlo. -¿No fastidies que no está hecho?

-Me siento pues fatal.

-¿No está hecho el sorbete? -No.

-Hacer todas estas cosas deprisa,

eh, me bloqueo.

No lo veo claro esto. -¿Qué te pasa?

-Que no lo veo claro, muy líquido.

-Buenísimo. -Ya, ya.

-Mira, lo hemos hecho bien. -Estoy superorgullosa.

-¡Bien, bien, bien, bien! ¡Ay!

Estamos seguros. -De ayer a hoy notamos

una evolución, que tiemblen los concursantes.

¡Concursantes, último minuto! ¡Solo queda un minuto!

¿No has puesto aún el revuelto?

-Está aquí. -¡Ponlo, ponlo!

-¿Cómo quieres que lo ponga? -Último minuto, lo ha dicho.

-Es como esta...

-No, solo la piel, solo la piel, es solo la piel.

-Agustín, tráetelo aquí todo.

Por favor.

La máquina no, la máquina no,

Agustín, cariño, el sorbete.

¡Cinco, cuatro,

tres, dos,

uno...! ¡Se acabó!

(Pitido)

¡A casa!

-Charo ya, Charo ya. -¡Charo, Charo!

Se ha acabado el tiempo, pero antes de que vayáis a catar

los platos de los concursantes, quiero saber cómo

te ha quedado a ti el plato. Pues, mira, en su punto:

Jugoso, cremoso,

sabroso... ¡Sabroso!

Todo bien probado. Y bien presentado.

Está precioso, parece un cuadro.

Asturias y Paula se lo merecen.

Muy bien, chicos, pues ahora es vuestro momento.

Tenéis que valorar los platos de los concursantes.

¡Así que, a la cata!

¿Qué tal, Rolling? (AMBAS) ¡Muy bien!

¿Cómo va la cosa? Hombre, lo del bodegón

es un detalle, la verdad. Gracias.

Vamos a probar. Venga, vamos a ver.

Le hemos querido dar una interpretación personal.

¿Estáis contentas vosotras? (AMBAS) Sí.

¿Sí? ¿Habéis disfrutado?

Muchísimo. -Un poco de nervios, pero muy bien.

Gracias, seguimos adelante. Gracias.

Yo estoy realmente muy emocionada porque la tensión que he pasado,

que estoy pasando, pues me hace...

Explotar, a lo mejor, porque soy muy nerviosa.

-¡Hola, guapos! ¿Cómo estamos?

Estamos contentos. -Contentos.

Hemos sido tradicionales, hemos respetado

la tradición en la receta de este plato.

Álex, ¿tú cuál quieres? ¿El cuajado o el jugoso?

Este está más melosito. Exacto.

¿Cuántos tortos habéis hecho?

Eh, hemos hecho unos 15 tortos, 20 tortos,

así, para probarlo, para...

Gracias, chicos, seguimos. Gracias.

-Hemos tenido mucha tensión cuando el jurado, así,

miró los platos, así era... Era tenso.

(AMBOS) ¡Café Racer! Bueno...

¿qué pasa aquí, compañeros? Esto más que un torto

parece más una arepa, ¿no?

¿Qué tal la sensación de la prueba?

Bueno, el sorbete estamos así...

-Con el sorbete estamos muy satisfechos.

La textura... La masa en crudo estaba perfecta,

pero al freír... ¿Sabéis lo que habéis hecho?

Un revuelto de queso, pero la cebolla no está dentro,

la cebolla pochada debe estar toda dentro,

hablando del torto tradicional.

(EMITEN SONIDOS GRAVES)

¿El sorbete tiene algún lácteo?

Lleva nata.

¿Qué reposo le habéis dado a la masa?

Porque está todavía... Ha estado en la nevera media hora.

Un pelín más fino era la idea. Pero si me dais un rodillo

voy mejor, estaba ahí "bim, bam". ¡Con una botella, hombre!

Como decía mi padre: "En la mala mar

se ven los buenos marineros". Sí, señor, sí.

¡Hola! ¿Qué tal, chicos?

Muy bien, cuidado con la cabeza. ¿sabes lo que más me gusta, Álex,

de los platos? Que vayan todos iguales:

Perejil, perejil, sin perejil.

Bueno, un detallito. Igualdad, igualdad,

tiene que estar todo igual. Sí.

Habéis hecho como una crema.

Habéis cuajado el huevo y lo habéis batido.

¿La manzana hace cuánto que la triturasteis?

Hace un ratito, se ha oxidado. ¿Sabéis por qué?

Se ha oxidado. Era un sorbete, un granizado

de manzana verde y, en este caso,

lo que tenemos es, mira, el color excesivamente oscuro.

Somos un equipo de una persona

que no se sabe mover en cocina, nada más.

Y otra que sí sabe moverse en cocina, esto es cocinar.

(Murmullo)

Concursantes, ya tenemos el primer veredicto

de "Cocineros al volante".

La dificultad de esta receta está, por una parte, en la masa.

Tiene que ser esponjosa, tiene que subir y, para eso,

no puede ser ni muy fina ni muy gorda.

Y, por otro lado, se encuentra el revuelto de cabrales.

Es la salsa que tiene que tapar el torto,

es la salsa que le da jugosidad, que le da untuosidad

y que le da, por ende, sabor.

Rolling Caravan, Charo, ¿en qué estabas pensando

cuando has tirado a la basura el trabajo?

Pues en que no era un revuelto bueno.

No era cremoso. Has venido, me has dado un buen consejo.

Y tampoco tenía el color que estábamos buscando.

Entonces, rápidamente, me decidí a lanzarlo

a la papelera y crear otro. ¿Lo consultaste con Cristina

o ha sido cosa tuya? Lo de tirarlo ha sido impulsivo

por el tiempo, no lo he consultado.

En cualquier caso, te ha salido bien,

has sido muy valiente. Gracias.

Has tenido la capacidad de corregirlo

y, encima, has sacado el plato adelante

con un trabajo muy bueno.

Dalí's, perfecta ejecución de la masa pero, claro,

si es que lo habéis hecho 20 veces.

¡Así me gusta, perseverancia!

Si no está bien, fuera.

Por cierto, y el revuelto.

¿Vosotros sois especialistas el huevos?

Huevos rotos. Se nota. Bien hecho.

Rolling Caravan, Dalí's,

podéis respirar tranquilos,

¡estáis salvados!

¡Muy bien, bien!

(Aplausos)

-¡Estamos dentro! -Nos hemos salvado.

-¡Bien! ¡Contentos, hombre! Supercontentos porque, claro,

ahí en la cuerda floja... -Ya.

School Bus y Café Racer,

los dos equipos estáis a la par y el que se quede,

espero que dé el máximo.

No voy a volver a admitir este tipo de resultados.

La expulsión está entre vosotros dos.

Café Racer, habéis perdido el foco del todo.

Es la segunda vez que hacéis un plato superbasto.

Habéis puesto unos tortos de gordos

como las ruedas de la cocineta.

Cuando Urrechu nos ha dicho que hemos perdido

un poco el rumbo, a ver, personalmente,

o sea, es... Es verídico, o sea, es real.

Si hubierais invertido el tiempo que habéis invertido

en algo secundario como es un caramelo, ¿en qué?

En lo principal, que era la masa del torto,

posiblemente otro gallo hubiera cantado.

Si tengo que buscar alguna cosa positiva

dentro de ese plato tan basto,

puede llegar a ser el revuelto.

Estaba intenso y con sabor.

School Bus, el sorbete de manzana se ha oxidado desde el principio,

el hielo lo tenías flotando en el vaso en lugar

de dentro del sorbete y no lo ha texturizado,

era un líquido con un hielo flotando

y encima era marrón.

El revuelto me ha dejado un poco loco, la verdad.

Habéis cuajado el huevo, después habéis hecho

una especie de crema con la batidora

y el resultado era más propio para un postre que para un torto.

Lo veo en peligro, sí.

Lo veo en peligro, porque...

Porque somos un equipo de...

De uno.

El food truck que abandona la caravana

de "Cocineros al volante"

es...

¡School Bus!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

-A callejear, que es lo nuestro.

¡Venga!

-No llegar, no estar totalmente satisfecha

cuando sé que lo puedo hacer, eh...

Es muy frustrante, es complicado, te sientes mal.

(Aplausos)

-¡Vamos!

-Quizás como equipo, como dúo,

quizás está ahí el fallo.

No organizaron bien el tiempo que tenían

entre los dos.

-Yo creo que no valgo para esto porque hay un tiempo

y yo necesito hacerlo a mi ritmo,

sintiéndolo, viviéndolo.

Y yo aprendería, como dice María,

yo aprendería siempre

que yo dispusiera de tiempo.

Empezasteis ocho equipos y ahora sois siete.

Atención porque, en la próxima etapa,

un nuevo food truck viene a quitaros el puesto

a uno de vosotros. No bajéis la guardia.

Esperemos que sea flojito.

La caravana de "Cocineros al volante"

continúa su ruta por la costa cantábrica

hacia una villa de estudiantes, arzobispos

y caprichos como el de Gaudí.

Nada se resiste a nuestras food trucks,

si nos encuentras, únete. No hay nada más nuestro

que ir de tapas, nos vemos en la carretera.

"Cocineros al volante", bienvenidos a Comillas.

Vais a elaborar el orgullo de la región:

El sorropotún. ¡Bien!

-¿Sorropotún? Decidís quién queréis

que se quede con la pieza entera. Se la vamos a dar,

con todo placer, a las de Rolling Caravan.

-La Vermuneta nos ha dado un regalo envenenado.

-Por aquí. -Lo tengo, Cris.

-El aceite que vaya... ¡No, al caldo!

-Las cosas deben saber a lo que saben.

#Porque yo tengo una banda

#de rock and roll.# -¡Rock and roll!

¡En un ladito, por favor, lo he dicho dos veces!

-Era un minuto, cariño. -Da igual, da lo mismo tirarlo

que ponerlo en un ladito.

-¡Ah! ¡Entrad, es vuestro turno!

Ya vienen. -¡Por aquí!

-Pónganse a la cola, ¡gracias por estar con nosotros!

-Nos estáis haciendo competencia. -¡Es mi enemigo!

-¡Venga, chicos! -¡Aquí!

¿Por qué deben temeros los compañeros?

Porque somos los mejores. -¡Ha llegado aquí

y ya está partiéndola! ¿Ah, sí?

Aceite... -Solomillo.

-Cerdo. -¡Bien, bien!

(Risas y aplausos)

¡A la carrera!

Necesitamos sal. -¡Tomate, aceite!

-Que esto no se me escape. ¡Qué platazo, compañero!

¡Un aplauso, por favor! ¡Bien!

El food truck que abandona la caravana

de "Cocineros al volante" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cocineros al volante - 07/06/15

Cocineros al volante - 07/06/15

07 jul 2015

En el primer programa, ocho food trucks arrancarán los motores para unirse a la competición de ‘Cocineros al Volante’. Aunque al final de la noche solo siete continuarán el viaje. Paula Prendes, el jurado y los cocineros pondrán rumbo a Ribadesella, una villa marinera a orillas del Cantábrico donde tendrán que superar dos retos culinarios. En la primera prueba, los cocineros elaborarán 20 tapas que le den una vuelta al cachopo tradicional. Además, recibirán la visita de Koldo Royo, pionero en el mundo food truck en España y el primer chef español con estrella Michelin en montar uno.

Los cuatro mejores equipos obtendrán una recompensa: disfrutar de la gastronomía asturiana mientras sus compañeros siguen cocinando para no apearse de la caravana. En la última prueba, los cocineros prepararán, en 60 minutos, tortos de maíz con huevos revueltos y cabrales, y sorbete de manzana verde. Uno de los aspirantes dejará la competición. La exigencia cada vez será mayor y, la siguiente semana, una pareja en la retaguardia luchará por hacerse un hueco en el programa.

 

ver más sobre "Cocineros al volante - 07/06/15" ver menos sobre "Cocineros al volante - 07/06/15"
Programas completos (9)
Clips

Los últimos 99 programas de Cocineros al volante

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Churreros Forever

    Es cierto se hace largo porque es un poco aburrido y monótono. Respecto al food-truck no es exactamente como dice otro internauta, ni tampoco como hemos visto en el concurso. Los food-track suelen ofrecer pocas especialidades, a veces una sola. Pero eso sí, de alta calidad y cuidada presentación. Desde el mejor marisco de la zona, a unas hamburguesas gourmet de gran calidad. Algo muy alejado de las porciones de pizza que ofrecen algunos food-truck en España. Eso es fast-food, no food-truck. Otro problema es el tema de licencias en España. A una normativa sanitaria muy severa, que prácticamente no deja manipular ningún producto al aire libre, hay que sumarle este gazpacho agrio que suponen las comunidades y los ayuntamientos de cada región, localidad y pueblo de España. En cada rincón hay una normativa distinta, con un impuesto y licencia distinta. Así es imposible emprender un negocio de este tipo en España, ya que debes limitarte a una sola localidad para amortizar los gastos de licencia y demás, o te arruinas si te mueves más de 10 Km. de tu sitio pagando nuevas licencias y adaptando la camioneta a cada normativa local. Una pena, porque el encanto del food-truck es precisamente su movilidad por todo el territorio. Así es imposible emprender ni montar nada. En este país ser empresario o emprendedor a pequeña escala es una raza casi extinguida. Serlo a mayor escala es un espejismo, algo que los mayores del lugar cuentan que algún día existió. Seguiremos vendiendo churros...

    09 jul 2015
  2. Good Food

    El programa es muy lento y se hace largo. El nivel de los participantes es bastante bajo por lo que han demostrado hoy, salvo un par de ellos. Creo que en España se está pervirtiendo este concepto de cocina. Un food-truck originariamente es un cocinero profesional que se "echa la cocina a la espalda" y va ofreciendo sus creaciones por todo el país, con la misma calidad, presentación y sabor que brindaría en su cocina. Aquí en España parece que no se ha entendido el concepto, pues la mayoría son más bien unos aventureros que usan la cocina como excusa para recorrer distintos lugares. Vender triángulos de pizza cocinada en una furgoneta unos, huevos rotos con jamón o trufa otros, o pimientos rellenos y poco más, no es el concepto food-truck que yo conozco. Para eso ya tenemos esas furgonetas tan monas que nos venden churros rellenos, churros normales, porras y algodón de azúcar. Si en cualquier barra de bar se pueden hacer las mejores tapas gourmet de España, con tan solo una plancha u una salamandra, no entiendo por qué no se hace cocina de verdad en esas caravanas o camionetas provistas de todos los instrumentos de una cocina profesional, incluyendo desde un horno de leña hasta un robot de cocina, etc. No, esto no es food-truck. Esto es venta ambulante de comida rápida. Algo muy distinto al food-truck, al que no le hace ningún favor, sino todo lo contrario. Esperemos el concurso mejore y sitúe el food-truck donde se merece.

    08 jul 2015
  3. Carmelo Cotón

    Sigue la moda de los programas-concurso de cocina. Creo que la audiencia va a terminar aburrida de tanta "cocina". Respecto a este programa es un poco más de lo mismo, pero a mi me ha parecido muy muy lento, sin chispa. Muy plano y poco emocionante. La presentadora no ayuda mucho a darle alegría al concurso, y el jurado me ha parecido tan plano como todo lo demás. Una gran decepción. Creo este programa puede ser el punto de partida para el declive de tanto programa-concurso de cocina. A ver si mejora, pero que otros programas rodados en el interior de un plató casi en su totalidad, sean mucho más emocionantes y entretenidos que este que lo hace todo fuera, con todas las posibilidades que eso te ofrece,, no habla muy bien de este programa. El sistema del concurso tampoco ayuda en absoluto y salvo excepciones el nivel de los concursantes es bastante bajo para ser "profesionales" de la cocina. En fin, siento ser tan duro. Quizá es que estábamos acostumbrados a un gran nivel en este tipo de concursos y ya cualquier cosa nos parece mediocre.

    08 jul 2015