www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
2861034
Para todos los públicos Cocina con Sergio - Magret de pato con salsa roja de granadas - ver ahora
Transcripción completa

Familia, como cada día, una propuesta rápida,

equilibra y sana.

Hoy vamos a disfrutar de un magret de pato

con salsa de granadas, y a ver si aciertas,

yo sé que Pepa lo sabe, esa guarnición de color amarillo.

Bueno, voy a dar una pista.

Hoy nuestro plato, a pesar de esa buena pinta,

es un plato muy sano y tiene mucha fruta.

Y es que a mí me gusta mucho añadir frutas a los platos.

Hoy va a entrar en juego la granada, que nos va a dar ese color vivo,

y os contaré secretos para que cuando hagáis en casa

una salsa de granada las pepitas tengan ese color vivo, bonito,

y carnosas. ¿Te gusta lo de las frutas?

Claro, y si hablamos de frutas tenemos que decir

que hay 3 grandes tipos de frutas,

las carnosas, entre las que está la granada

y todas las que vemos en este bodegón tan colorido y bonito,

las de pepita, como son la pera y la manzana,

y las frutas de hueso como el melocotón,

pero hoy nos vamos a quedar con las granadas, porque bueno,

como siempre, tirando un poco de historia,

para remontarnos a sus orígenes tenemos que irnos a Asia,

a lugares como Babilonia.

Fíjate, se plantaron esos famosos jardines colgantes.

Sus frutos se llevaban enlas caravanas que recorrían el desierto

y además creían en aquella cultura que el tomar zumo de granada

daba a los soldados una fuerza inmensa

para no perder jamás una batalla.

No me extraña, es que fíjate qué fruto.

Luego hablaremos de sus propiedades,

pero vamos a ver cómo llegó a España.

A través de los bereberes, la introdujeron en la península,

y cuando se fundó la ciudad de Granada tomó de allí el nombre.

La conquista de Granada fue un hito histórico

por eso el escudo de España lleva una granada,

y solo hay otro país en el mundo que lleve la granada en su escudo,

que es Colombia. Tenemos imágenes de la bandera,

pero no de los escudos, lo tenéis que buscar por vuestra cuenta.

Bueno, compartimos esa fruta tan rica y repasaremos algún truco

para sacar todos los granos de un solo golpe.

Y este plato va a llevar más sabor, más aroma,

y como siempre rebajando esa dosis de sal,

que debemos cuidar la dieta,

y en su lugar añadiremos un condimento o una especia

que nos aporte sabor.

Hoy vamos a coger la pimienta blanca.

La tenemos molida para que veáis la diferencia con la negra,

que salta a la vista.

Está molida, aunque a mí personalmente

la pimienta me gusta molerla en el momento,

pero queríamos mostrar la diferencia.

Ten cuidado, no inhales mucho, porque si no te pones estornudar.

Y tengo que leer la lista de ingredientes.

Venid conmigo a repasar los ingredientes que necesitamos

para el plato de hoy, que tiene muy buena pinta.

Y vamos a ir de tentación en tentación,

porque si tomamos este plato por ejemplo

y luego lo queremos acompañar de un café o un té,

le va muy bien unas pastas caseras.

Hoy en la escuela de repostería vamos a aprender a hacer

estas pastas caseras con 4 o 5 ingredientes que todos conocemos

y que en cuestión de 10 minutos van a estar listas para degustar.

¿Las tienes contadas? ¿Ya estamos con el contado?

Lo digo porque aquí hay 4 y aquí hay 5.

Es por luchar por la simetría, para que la cocina que quede más limpia.

No, aquí hay 4, aquí hay 5 y aquí hay 4

porque aquí y aquí había hace un rato 5.

¿Dónde están la quinta y la quinta? A mí que me registren.

Pepa, te he visto masticar detrás del plató.

Luego saldremos de dudas, porque siempre algún postre vuela

y me tiene en un sinvivir.

Pero yo confieso fácil si he sido o no.

Pepa canta rápido, las cosas como son.

Vamos empezar con el plato de hoy, muy sencillo, con el paso uno.

Si en lugar de magret de pato tienes pechuga de pollo

o quieres hacer un solomillo de cerdo

puedes hacer todos los platos con este proceso de elaboración

pero con otros ingredientes, cambiando la carne,

pero en el caso del magret de pato, mirad qué carne tan intensa.

¿Qué pasa? Que tiene gran cantidad de grasa.

Por ese motivo el consejo siempre va a ser el siguiente.

Le damos la vuelta al magret y le damos los cortes superficiales

sin llegar al final, y lo vamos a poner en la plancha

por la parte de la grasa.

Esa grasa poco a poco se va a ir fundiendo

y va a quedar en la plancha o en la sartén,

de manera que no nos vamos a llevar a la mesa un exceso de grasa.

Sea al horno, a la plancha o en la sartén

mi consejo es hacer incisiones por la parte de la grasa.

Y así liberamos.

Vamos a dejar que poco a poco esa grasa se vaya fundiendo

y se quede en la plancha.

Mirad cómo rápidamente esa grasa empieza a calentarse.

De esa manera vamos a conseguir eliminar una buena parte.

También hay a quién le gusta directamente limpiarlo

y quitar la grasa.

Hombre, el sabor que va a dejar es bueno,

por eso mi consejo es dejarlo así.

Fijaos que no lleva nada de tiempo y rápidamente,

gracias a la incisión, la grasa va cayendo.

Como el tepanyaki suele tener una pequeña cantidad de pendiente

para que baje la grasa, se va a depositar ahí

y el plato va a quedar más ligero. La tenemos a 200.

La acabamos de encender, ya va cogiendo temperatura.

Otras veces digo que tiene que estar caliente.

Está calentando, y simplemente vuelta y vuelta

vamos a dejar aquí sin nada de grasa estos trozos de jamón,

vuelta y vuelta, porque luego nos van a ayudar

como elemento decorativo para el plato y nos van a dar algo de sabor.

El jamón lo he puesto arriba, la pechuga abajo.

Esto solamente lo dejamos vuelta y vuelta. Así es suficiente.

Magret y jamón funcionando, y vamos con la salsa.

Aquí tienes la cuchara, vamos a calentar el recipiente,

y una salsa diferente, queremos buscar un color rojo, intenso.

Aceite de oliva, ponemos un toque. Vamos a incorporar cebolla morada.

Si no tenéis morada, cebolla, cebolleta, puerro, chalota,

para que nos dé un poco más de sabor y aroma.

La añadimos, subimos al principio un poquitín.

Le pondremos esa mínima cantidad de sal y que vaya pochando.

Aunque va a llevar granada la salsa,

mi consejo es no poner desde el principio

las pepitas de granada en la salsa, en un asado, en una cocción,

porque se van a quedar sin color, pálidas, muy feas.

Por ese motivo siempre que vayamos a hacer una salsa,

los granos de la granada al final del todo,

y de esa manera vamos a mantenerlos hidratados y bonitos.

Son pequeños trucos que luego vienen muy bien

para lucirse en la presentación.

Le voy a dar la vuelta al jamón y lo voy a retirar aquí.

En cuanto que esa cebolla morada veas que se ha pochado un poco

vamos a añadir azúcar, esos 10 g mínimos.

Vamos a dejar que caramelice, pondremos las frambuesas,

que nos van a dar color y sabor, y por último el vino,

y dejaremos reducir.

Como veis es una salsa muy sencilla, más básica no puede ser.

Y muy rica y llena de sabor.

Mira cómo va saliendo ya el aroma. Vamos a subir a tope.

Hace mucho, en uno de los primeros programas,

creo que hicimos una salsa parecida, no igual, con algo de cerdo,

y estaba buenísimo el contraste.

Unas frambuesas que salteábamos, creo que no llevaba nada de cebolla,

y cuando la frambuesa empezaba a dorar

añadimos azúcar y dejábamos caramelizar,

o a la inversa, podemos caramelizar un poco

y cuando ya está hecho el caramelo añadimos las frambuesas

y eso es una maravilla de plato.

Le vas a dar otra vuelta de nada, vamos a poner azúcar,

y a la vamos a dejar que caramelice. ¿Y no lo toco?

Déjalo caramelizar poco a poco,

porque lo siguiente que va a entrar serán las frambuesas.

¿Bajamos el fuego?

Déjalo así, porque rápidamente va a entrar humedad con las frambuesas.

En ese paso 2, en la elaboración de la salsa

es importante no poner harina ni nata

como elemento de ligazón o espesante, sino que el azúcar,

al caramelizar y mezclarse con la pulpa de la frambuesa,

nos va a ayudar a que esto, después de reducir un poco,

quede con cierta densidad. Mira cómo está caramelizando.

Vamos a dejarlo terminar.

En cuanto veas que coge un poco de color, lo remueves. Venga, ya.

A mí me pone muy nerviosa el caramelo,

porque tengo la sensación de que enseguida se van a quemar.

Y ahora sí que va a salir una fragancia muy rica.

Además es curioso, porque de repente aunque no lo parezca,

pero se ponen blanditas en nada y empiezan a formar parte de la salsa.

En nada se ponen muy blandas, y ya veréis cómo se deshacen.

Y el olor cambia completamente. ¿Y qué me dices del aroma?

Y eso que faltan todavía las pepitas de la granada,

que van a decorar y dar aroma. De momento no las vamos a poner.

Las puedes machacar si quieres. Prácticamente lo hacen solas.

Y más aroma. Vamos a añadir el vino y dejamos reducir.

Pensad que es un tipo de salsa, como la de tomate,

ese punto de densidad se va a conseguir mediante reducción,

no va a llevar espesante sino que va a reducir.

Va a evaporar humedad y se va a concentrar.

Por tanto, sin prisa, lo dejamos reducir en casa.

Cuando veamos que tiene densidad,

cuando vemos que la cosa va cogiendo cuerpo, colamos.

Si una salsa lleva frambuesa hay que colar,

porque las pepitas son muy incómodas para comer.

Si te parece bien lo voy a dejar reducir y voy a sacar el jamón,

le vamos a dar la vuelta al magret, y mientras tanto sería muy bueno

dar otro repaso a ese bodegón tan maravilloso

que tenemos de granadas y todo tipo de frutas.

Tenemos que hablar de datos de España, ya concretando.

Hay un montón de granadas por toda España,

porque es un cultivo mediterráneo,

¿pero dónde están las mejores, con más garantía de calidad?

Nos tenemos que ir a la Mollar de Elche.

También la hay en Valencia,

pero en Elche está el 90% de la superficie de cultivo

de toda la granada en España.

En total dedicamos al cultivo de granadas 2500 hectáreas.

40.000 t de granadas se producen al año, pero no nos las comemos todas.

Cerca de la mitad las exportamos, porque en Asia se consume mucho.

Hablando de propiedades nutricionales,

la granada es antioxidante, mucho, muy buena para la circulación,

reduce la presión arterial y eso significa

que también es buena para el corazón.

Además es un buen afrodisiaco, fíjate.

Pues nada, a consumir granada.

En ensalada, simplemente unos granos van muy bien.

Se pueden congelar los granos.

La naturaleza nos habla, y si la naturaleza en esta época del año

nos da granadas, hay que aprovechar la temporada.

Eso es que es bueno para el organismo.

¿Te está hablando esa que tienes por ahí plantada, ese granado?

Prefiero no hablar mucho de mi granado

y conservar este bodegón tan bonito que tenemos.

Igual deberías abonar un poco.

No te metas con mi granado, porque lleva un año plantado.

Planté un palito y dije, esto no tiene futuro,

un palito de un metro y medio, y ha echado muchas hojas.

No ha echado granadas, pero hay que darle tiempo a la vida.

Es que estamos en época de recolección...

Está cuidado, mimado, déjale tiempo al granado, al limonero...

Qué desastre.

Bueno, familia, seguimos con el paso 3, la guarnición.

Antes dijimos que queríamos jugar con frutas.

Aparte de recordar cómo desgranar la granada

vamos a hacer un salteado de manzana,

aceite de oliva, un poco de canela y otro poco de pimienta blanca.

Te voy a dar una cuchara,

vamos a incorporar algo de aceite de oliva,

también podríamos poner mantequilla. Subimos el fuego un poco.

Las manzanas, tipo golden le va a ir bien, tampoco le va mal la starky.

Vamos a cortarla en tiras y luego cada tira en dados

que no sean muy grandes pero tampoco muy pequeños,

porque si no está manzana se va a deshacer demasiado.

Como si fueran dados de parchís, más o menos, esa proporcion vale.

Tiras y luego dados.

Las frutas van a dar un toque dulzón a los platos.

Vamos a modificar la guarnición clásica basada en patatas fritas

o cualquier otro tipo de alimentos, va a ser interesante.

A la manzana simplemente le demos vuelta y vuelta.

Va a ser una guarnición que en 2 o 3 minutos tendremos lista.

Marchando la manzana. Vamos a echar la restante.

Importante, si la mantenemos con un poco de agua y sal

vamos a conseguir que no se oxide tanto.

Mira cómo huele, solo aceite de oliva y manzana.

Incluso en un desayuno, sobre todo el fin de semana,

que es cuando más apetece, se hacen unos crepes,

salteáis un poco de manzana,

añadimos un poco de canela y una pizca mínima de pimienta

y está riquísimo, es una opción de acompañamiento de desayuno muy rico.

Ahora va un toque de canela, que vaya cayendo así.

Subimos un poco el fuego,

y también pondremos mínima cantidad de pimienta.

Primero en la mano para no correr riesgos.

Este sería casi entonces el mismo relleno que los crepes.

Es el mismo. Si queremos cambiar el aceite por mantequilla

y poner un toque de azúcar para que semicaramelice le va a ir muy bien.

Bueno, por otro lado, la salsa una vez colada, mirad,

el azúcar ha ayudado a que reduzca, véis la densidad,

nos ha quedado todo del aroma de esa reducción del vino rosado,

la cebolla morada y las frambuesas.

Voy a dejar la salsa al cero y justo al final,

para no tener un exceso de cocción, añadiré unos granos de la granada,

pero ya veis, justo al final, porque si se cuece mucho

pierde toda la gracia, ese toque rojo intenso

que caracteriza al plato. Lo dejamos así.

Cada temporada de granada conviene recordar cómo desgranarla.

Eso en 40 segundos apagamos el fuego.

Es muy sencillo, cortamos la granada por la mitad y con una cuchara,

con el mango de un tenedor o un cuchillo vamos a dar golpes secos.

Cogemos un bol, la cuchara, damos golpes secos

y van cayendo todos los granos sin dañarlos

y sin tirarnos todo el día preparando este postre.

Vamos a ver cómo va la cosa.

Mirad cómo las celdillas quedan vacías,

solo han quedado 2 o 3 granos sueltos,

pero en muy poco tiempo caen todos los granos.

Si los ponéis en el bol con una pizca de azúcar

y una gota de vinagre, se macera,

y es un postre que luego se agradece un montón,

bien fresquito, lo tenemos en la nevera.

Repito la faena, golpes secos con la cuchara,

va quedando toda hueca en el interior

y los granos a los tenemos aquí.

De esta manera en cuestión de 3 o 4 minutos

podéis hacer una barbaridad de granada, así no hay pereza.

Pepa, te tienes que animar, que sé que a veces se te rebela el tema.

Es que a mí además me gusta en todas partes, en la ensalada...

Tengo poca fuerza, pero es verdad que funciona.

Además cunde un montón así la granada

y tenemos que aprovechar las temporadas.

Tenemos la guarnición, la salsa, y aquí separé el magret

que me voy a llevar al plato.

Lo he dejado rosado en el centro

pero lo que siempre digo cuando hacemos una elaboración,

en casa cada uno, si lo quiere menos hecho, adelante.

Que nos gusta más hecho, no es problema,

esa es la gracia de la cocina, que podemos jugar

hasta dar con el punto que más nos gusta.

Ahora vamos a hacer lo siguiente.

Colocamos una loncha de magret así

y lo acompañamos con un toque entre medias de jamón.

Alternamos magret y jamón, y vamos repitiendo

hasta poner unas 4 lonchas.

Pensad que la grasa se ha quedado muy dorada,

el jamón va a aportar un toque de sal muy agradable,

por eso no lo he sazonado,

voy a dejar el magret bastante al natural.

Una última loncha de jamón y una última loncha de magret,

que nos está avisando de su sabor.

Ahora voy a coger una cuchara y prepara la manzana,

que la vamos a colocar.

Vamos a salsear y ya véis el paso 4, qué presentación tan sencilla.

Ponemos manzana a un lado,

siempre jugando con los colores y los sabores,

ahí está, mirad qué sencillo, y en el otro lado

también voy a poner un toque.

Para terminar, nuestra salsa con las frambuesas

y el toque de las granadas.

Es una salsa que ha quedado densa, en su punto, mirad los granos.

Esto es un espectáculo.

Si os viene bien de cara a una fiesta o a las Navidades

son productos que vais a tener sin problema.

Le ponemos un toque verde y listo para llevarlo a nuestra mesa.

Venga, un toque verde que salga del medio, prepara el mantel,

que nos vamos a disfrutar de un sencillo magret de pato con salsa.

Si no queréis pato, pollo, y si no, cerdo, no hay ningún problema.

Ahí lo tenemos. Qué buena pinta el plato de hoy.

Y lo que el ojo no ve, mirad la salsa, qué densidad, qué brillo.

Las pepitas de granada mantienen el intenso color rojo para bañar,

napar y salsear esas lonchas de magret de pato

donde aparece la grasa totalmente crujiente.

Disfrutad de un plato cargado de esencia.

Y el servicio público no tendría sentido

sin vuestra participación

y si estos contenidos no tuvieran al final una lógica, un por qué.

Por eso Pepa abre su tablet

y empieza a leer todos vuestros correos, como por ejemplo...

Mira, una pregunta muy loca de Juan Félix.

Por picada yo entiendo sofrito.

La base. Bueno, ese picadillo al fin y al cabo de productos,

que si los sofreímos bien van a ir depositando sabor

y el arroz quedará más rico.

Por ejemplo, una muy básica, un sofrito con ajo, algo de cebolla,

judías verdes, algún trozo de pollo o de conejo le va bien,

ese tomate rayado, bien triturado, añadir un poco de caldo,

cocer el arroz y vas a tener un arroz de escándalo, muy sabroso,

con su toque de sal y listo para servir.

Tan rico como el que tienes detrás, mira qué pinta.

Profesionales.

Pues ya que estamos mirando la pantalla te propongo un viaje.

Me apunto.

Pues nos vamos a Chile, porque desde tan lejos

llega una pregunta que nos ha mandado David Muñoz, y que dice así.

Querido amigo, lo primero un saludo a Chile,

que aterricé yo allí un mes de julio pensando que hacía calor,

fui en manga corta y aluciné del frío que hacía en Chile,

una tierra muy bonita.

Muy importante, si quieres reducir ese consumo de azúcar

tenemos por ejemplo la fructosa,

que con muy poca cantidad va a endulzar un montón,

o por ejemplo los edulcorantes, toda la gama que hay.

El edulcorante líquido me gusta cuando hacemos unas natillas,

una crema catalana, o un arroz con leche,

ya fuera del fuego añade unas gotas de edulcorante líquido

y va a quedar con mucho aroma.

También puedes incorporar especias, canela, vainilla,

pieles de cítricos.

Todo eso va a intensificar, y por supuesto postres ligeros,

a base de frutas y que no aparezcan grandes cantidades de grasa.

Podemos reducir la cantidad de azúcar y casi quitarla del todo

intercambiando por los alimentos que hemos dicho.

Un saludo a Chile. ¿Dónde pueden seguir dejando sus dudas cada día?

En nuestra página web, que os pido que la visitéis ya, hoy mismo.

Ahí la tenéis.

Vais a encontrar esta maravillosa página.

Vais encontrar recetas que haremos próximamente,

las que ya hemos hecho, la escuela de pastelería.

Podemos recuperar los vídeos de los programas,

las recetas en papel para imprimirlas

y tener nuestro recetario.

En fin, es una página abierta a vosotros los 7 días de la semana,

y además nos encanta que dejéis sugerencias, comentarios, dudas.

La página es toda vuestra, disfrutad de ella.

Ahora vamos a otro rincón que podemos encontrar en la página,

la escuela de pastelería, ese hueco que hacemos en el programa

para aprender cada día una elaboración.

Ya llevamos unas cuantas.

Hoy vamos a aprender a hacer unas pastas básicas,

muy sabrosas, para acompañar el té o el café.

Partimos de 50 g de mantequilla que está empomada,

no la he llegado a fundir, sino que la densidad es empomada.

Incorporamos una pizca mínima de sal y un toque de vainilla en polvo.

50 g de mantequilla, 50 g de azúcar y una yema de huevo

que tengo por aquí.

Esto lo vamos a mezclar muy bien,

y cuando veáis que están unidos todos los ingredientes

vamos a añadir 150 g de harina.

Ya se han unido, ahora ponemos la harina y vamos trabajando.

Lo mezclamos bien, y cuando empieza a tener forma de masa,

que está unido por completo, lo volcamos en la encimera

y trabajamos un poco con las manos hasta que todo esto quede unido.

Cuando esté bien unido a base de aportar calor con las manos

nos va a quedar la mezcla con esta densidad,

una masa homogénea que se puede estirar con el rodillo

y cortar con un cortapastas.

El resultado de esta masa ya estirada lo vemos aquí,

he cortado unas flores con el molde que tengo aquí

y solo nos falta lo siguiente, ir pintando,

y tú vas a echar por encima un poco de almendra en granillo

para decorar.

Si en vez de almendra quieres poner algún fideo de chocolate

o ralladura de naranja, lo que más te guste, le va a ir muy bien.

Horno a 190°, calor arriba y abajo, y en cuestión de unos 6 o 7 minutos

estas mismas estrellitas que tenemos aquí en versión pasta

se van a convertir en las que estás deseando degustar,

que ya están terminadas, doradas y crujientes.

Hoy te las doy todas para ti, fíjate. ¿Nos haces el resumen?

Yo hago un resumen estupendo, fácil y claro, y luego me cojo el tupper.

Así es la vida.

Estos son los ingredientes que necesitamos para hacer

el magret de pato con salsa roja de granadas,

y esta es la receta paso a paso.

Paso 1, haz incisiones en la parte grasa del magret

y dóralo en la plancha por ambos lados junto a las lonchas de jamón.

Paso 2, rehoga la cebolla morada. Una vez pochada, añade el azúcar.

Deja caramelizar e incorpora las frambuesas.

Cuando se empiecen a ablandar riega con vino, deja reducir,

cuela y mezcla con la granada.

Paso 3, trocea la manzana en dados menudos

y saltea con aceite y canela.

Paso 4, corta el magret en lonchas y sírvelas

alternando una de pato y una de jamón a la plancha.

Acompaña el plato con la guarnición de manzana y salsea.

¿Qué haces, Pepa? Obedecer, maestro.

Me parece que obedeces a lo que quieres.

A lo que puedo, y esto está riquísimo.

Ya se ha llevado esto.

La verdad es que la cocina, la comida no sé que tiene,

pero atrae a muchas personas.

¿Me estás llamando turista? Es que los turistas...

Es que hace nada hemos sabido una noticia,

que ni el sol ni la playa ni los atractivos culturales que tenemos.

No, señor, lo que más atrae a los turistas,

la razón número uno es la comida. Y hacéis muy bien, claro que sí.

Si es que aquí se come muy bien. Buena gastronomía.

Aprovechamos, por ejemplo, una buena tortilla de patatas,

esa paella que antes veíamos.

No me extraña que crucen el charco y vengan de todas partes.

Vamos a aprovechar para mandar un saludo

a los que nos ven por el Canal Internacional.

Claro que sí, un beso.

Aquí estáis informados y sabéis lo que pedir cuando vengáis a vernos.

Mientras tanto, que nos sigan viendo, ¿o no?

Claro que sí, un rincón que abrimos cada sábado y cada domingo

con vosotros, y es más, nos podéis mandar las fotos

de los platos salados, las salsas, las guarniciones

o los postres que hacemos cada día. Pepa...

... "Cocina con Sergio", que no os lo perdáis,

que nos lo pasamos muy bien y hacemos cosas riquísimas,

y ahora yo me voy, que tengo merienda.

Llévate el jamón también si quieres.

¿Y la tortilla, puedo? Vale, no dejes nada.

Por si viene alguien a merendar...

  • Magret de pato con salsa roja de granadas

Cocina con Sergio - Magret de pato con salsa roja de granadas

15 nov 2014

Programa de cocina presentado por Sergio Fernández. 

Magret de pato con salsa roja de granadas

PASO 1. Haz incisiones en la parte grasa del maigret y dóralo en la plancha por ambos lados, junto a las lonchas de jamón.

PASO 2. Rehoga la cebolla morada. Una vez pochada, añade el azúcar, deja caramelizar e incorpora las frambuesas. Cuando empiecen a ablandarse, riega con vino, deja reducir, cuela y mezcla con la granada.

PASO 3. Trocea la manzana en dados menudos y saltea con aceite y canela.

PASO 4. Corta el magret en lonchas y sírvelas alternando una de pato y otra de jamón a la plancha. Acompaña el plato con la guarnición de manzana y salsea

 

ver más sobre "Cocina con Sergio - Magret de pato con salsa roja de granadas" ver menos sobre "Cocina con Sergio - Magret de pato con salsa roja de granadas"
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios