www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2905732
Para todos los públicos  Cocina con Sergio - Lomo de cordero hojaldrado con quinoa y arándanos - ver ahora
Transcripción completa

Y hoy cocinaremos un plato que nos va muy bien

para una ocasión especial,

para un menú importante que tengamos que celebrar.

Porque cocinaremos cordero hojaldrado

con un toque de quinua y salsa de arándanos.

Muy sencillito de hacer y como veis súper vistoso.

El cordero lo veo,

¿pero qué pieza es la que has elegido?

Bueno, aunque tenemos pierna, tenemos paletilla,

la falda del cordero troceada y las chuletas

me voy a quedar con el lomo.

Lomo que aquí no veis, está con los ingredientes.

Pero imaginad si le quitamos todo el hueso del espinazo

y dejamos ese lomo que es la parte que más

nos gusta de las chuletitas cuando las cortamos.

Claro. Pues ese irá al horno

y con la pinta que habéis visto, con hojaldre.

A ver luego si catas bien ese plato, que yo sé

que tú eres de cordero y te va a gustar.

Pues yo soy de cordero por burgalesa.

Pero este cordero no viene de Burgos.

No, señor, viene de Granada. Luego os cuento de dónde.

Porque ha conseguido un reconocimiento

muy importante y nos han tratado

con mucho cariño en el programa.

Y Pepa siempre yo sé que nos da un pequeño matiz

sobre la historia, curiosidades.

Una carne que consumimos bastante, que tiene un sabor

muy agradable y que nos da también

mil y una manera de poderlo cocinar.

Pues si nos remontamos en la historia

tenemos que hablar de la oveja, de la madre del cordero.

¿Hace cuánto que la domesticamos?

Pues unos 9 000 años. Ahí la tenemos.

No está mal, 9 000 años.

Y si te fijas vemos una oveja negra.

Porque ese es un dato muy característico

de los rebaños españoles.

Tienen siempre una o dos ovejas negras

para dar suerte y prosperidad al rebaño.

Mira, por ahí por el fondo veo alguna.

Que no es que sea un defecto.

Seguimos hablando de más historia.

Pues su consumo se extiende por la Cuenca Mediterránea.

¿Pero sobre todo donde hay muchísima tradición?

Pues en el Norte de África

y en todos los países de Magreb.

Sobre todo por historias culturales.

Allí lo consumen muchísimo.

Pero nosotros también. Luego vamos a dar datos

de consumo y producción en España.

Carne muy saludable, poca grasa.

Y tiene una peculiaridad esta que tenemos aquí.

Pero hablaremos de ella.

Si a este cordero que ya de por sí tiene buen sabor

le seguimos aportando un poquito más de sabor,

lo combinamos con una técnica culinaria 10...

pues no os quiero ni contar el resultado.

Y hoy vamos a ponerle un toquecito

de una pimienta que nos gusta mucho.

Tiene aroma, pero no pica prácticamente nada.

Es suavita. Un poquito de pimienta rosa.

Lo añadimos. Por supuesto que sí.

Contamos los ingredientes de hoy.

Y a ver qué tenemos en la Escuela de Repostería,

que os va a gustar.

Para saber cuáles son los ingredientes

que vamos a utilizar hoy lo mejor es que vengáis conmigo

y los veamos en primer plano. Venga, que empezamos.

Lista de ingredientes.

600 gramos de lomo de cordero.

Una plancha de hojaldre.

20 gramos de quinua.

3 chalotas.

100 gramos de arándanos.

Un vaso de vino dulce.

Una cucharada de mermelada de arándanos.

Una batata.

Albahaca, aceite, sal, pimienta molida, pimienta rosa.

Y hoy vamos a envolver este cordero con hojaldre.

Pero alguna vez os lo he contado que también

podríamos hacer este lomo de cordero, o una pierna,

o una paletilla, envuelto en sal.

Cordero a la sal.

Una delicia que esa sal cuando está mezclada

con un poquito de agua, clara de huevo...

Si queremos, romero o tomillo para aromatizar.

Cubrimos la pierna, al horno, y nos queda de escándalo.

Y en el rinconcito de la Escuela de Pastelería

hoy vamos a aprender a hacer unos pasteles muy sencillos.

Vamos a mezclar los ingredientes

y va a ir al horno, no tiene más misterio.

Unos pastelillos que llevan queso y nata.

Qué pequeños, ¿no?

La verdad es que esta es la versión

para todos vosotros y para nosotros,

una ración normal.

En el caso de Pepa no os preocupéis,

que le he hecho una palangana grande de 15 litros de pastel

de queso y nata para que quede saciada.

Pues me parece fenomenal, es lo que tienes que hacer.

Porque en mi casa somos muchos.

Porque tú te tomas uno de estos

y como si no hubiese probado nada.

Familia, ya veréis qué pastel tan sencillo.

Y hoy le iría muy bien a este plato

pues acompañar con ese pastel.

Pepa, prepárate que vamos a empezar dorando ese cordero.

Ponte a mi vera. Venga, voy.

Te voy a dar la cuchara roja. Claro.

Y en esa sartén pondremos un poquito de aceite.

Oye, ya la tiene dominada.

Pero si es que no me deja otra cosa.

Llevamos 200 programas.

Cualquiera que te oiga va a pensar...

El corderito, voy a dejarle la piel para que luego quede

tostadita y crujiente por fuera.

En el interior lo que es el lomo del cordero,

sin las chuletas. O sea, sin el hueso, ¿verdad?

Todo el espinazo retirado.

Voy a ponerle también en el interior unas bolitas

simplemente de la pimienta rosa que nos va a dar

un sabor muy, pero que muy agradable.

Por ahí marchando.

Lo voy a cerrar así y simplemente voy a anudar

unos poquitos, le voy a dar 3 ó 4 vueltas al hilo bramante

para que no se nos abra demasiado.

Y para que luego sea muy fácil de retirar.

Porque claro, esto va a ir en el interior del hojaldre.

En lugar de bridarla entera que luego podría ser

un poquito más complicado retirar todo el hilo bramante.

Le vamos a dar así unos nudos.

Con cuidado de que toda la parte grasa quede

en contacto luego con la sartén.

Quiero que quede bien doradita, bien crujiente.

Y luego piensa que dentro del hojaldre ya no se va dorar.

Se va a cocinar, pero no se va dorar.

Pues bien, subimos el fuego. Le vamos a dar caña al fuego

para que rápidamente selle en el exterior

y nos quede en su punto por dentro.

Pues venga, marchando ese cordero

que se vaya dorando.

Por un lado el relleno

de ese hojaldre que vamos a hacer.

Por otro lado vamos a hacer una salsa.

El fruto rojo le va muy bien.

Podría ser frambuesas, podría ser grosellas.

Bueno, le vamos a poner un toquecito de arándanos.

Unos arándanos.

Y simplemente chalota que tengo por aquí.

Vamos a rehogar la chalota.

Un poquito de aceite, la vamos a pasar por la sartén.

Y vuelta y vuelta. Por lo tanto puedes echar

un poquito de aceite en el otro recipiente.

Vale, lo tenemos al 4, ¿Lo subo un poco?

Súbelo en torno al 6 más o menos, al 6 o al 7.

Ahí, marchando.

Ahí está esta chalota.

Y también la pocharemos.

En cuanto se haya pochado la mínima, unos minutillos,

pondremos los arándanos.

Un poquito de mermelada de arándanos

para reforzar más el color y el sabor.

Y cuando ya esté la salsa

regamos con un toquecito de jerez.

Colamos bien para no encontrarnos ninguna semilla,

ninguna pepita. Y una salsa muy sencilla, ¿eh?

Que le va a ir bien al cordero.

Te paso también la sal, Pepa. Dale un poquito de sal.

Ahí está, marchando.

Y ese cordero en breve pues le puedes ir dando la vuelta

para que no se nos vaya a quemar demasiado.

Dale la vuelta sin miedo.

Ahí está, que se dore.

Queda crujiente, queda muy dorado.

Simplemente es para sellar y para conseguir color, ¿eh?

Ni más ni menos, ¿eh?

Bueno, por otro lado mirad,

tenemos una plancha de hojaldre.

Vamos a extender esta plancha de hojaldre.

Que además este tipo de planchas viene muy finita.

Y es ideal para rellenar o bien de pescado,

o bien en este caso con el cordero, ¿eh?

Simplemente, mirad,

vamos a extender bien toda la plancha.

Ahí está, suficiente con esto.

Así de momento.

Perfecto.

Y envolveremos en ella,

enrollaremos en ella el cordero.

Esto lo voy a echar a un lado.

¿Y qué tal va la chalota?

La chalota fenomenal.

El cordero echando un humo que me estoy asfixiando.

No pasa nada, ya lo vamos a bajar.

Y echamos los arándanos.

Marchando ahí los arándanos.

Y vamos a dejar que esos arándanos pues vayan

poquito a poquito soltando todo el jugo.

Jugo que nos va a dar un toque muy rico a la salsa.

Al 6 lo tenemos, ¿verdad? Al 6, sí.

¿Lo subo un poco o no? ¿El qué?

¿Si lo subo? No, de momento va muy bien así.

Mirad, ya tengo el hojaldre preparado.

Ahora el cordero lo voy a poner sobre el hojaldre.

Déjame la otra cuchara.

Cojo esta de aquí atrás.

Y mirad, con sumo cuidado, no os queméis en casa.

Cogemos ese cordero

y lo colocamos sobre nuestro hojaldre.

Y ahora mirad, vamos a quitar la cuerda.

Muy importante, ¿eh? Siempre que hagamos

cualquier elaboración que vaya bridada...

Recordad, retirar, ¿eh?

Que luego sería un fallo muy gordo

encontrarnos un resto o bien de cuerda

o de cualquier otra elaboración, ¿eh?

Bueno, pues terminamos de cortar.

Ahí lo tenemos.

Marchando.

Y ahora nos ayudamos con el propio papel.

Así.

Vamos enrollando el cordero.

Metemos un poquito los bordes.

Volvemos a meter los bordes de hojaldre.

Y el horno ya tiene que estar caliente.

Lo tenemos con calor arriba y abajo,

entorno a 185 ó 190 grados, ¿eh?

Tiene que estar bastante caliente.

Ahí está, para que se vaya despegando.

Para que desde el minuto uno este hojaldre

se vaya haciendo sin ningún tipo de problema.

Aquí lo tenemos, mirad.

Perfectamente, ya lo tenemos envuelto.

Lo voy a poner en la bandeja de horno.

Y para que nos quede más bonito un consejo.

Tenemos quinua, ¿eh?

Un pseudo-cereal que tengo por aquí.

Que le va a dar mucho aroma, un toque crujiente.

Va a quedar gracioso, la verdad.

Pues para que esta quinua

se quede bien pegadita al hojaldre

pintaré con yema, un poquito de yema.

O bien si no tenéis yema, clara.

Pero al poner yema nos va a quedar

por un lado más dorado ese hojaldre.

Y nos va a quedar mucho más adherida la quinua.

Si no, también con clara de huevo podríamos hacerlo.

O un poquitín de agua también nos va a ir muy bien.

Bueno, pues pintamos.

Voy a repartir por encima, mirad, esa capa de quinua.

Mirad qué buena pinta. Para que nos quede

una capa crujiente con mucho aroma.

Incluso si queréis también poner por fuera en el exterior

un toquecito de pimienta rosa tampoco le va a ir mal.

Algún granito se va a quedar por encima pegadito

y nos va a ir muy bien.

¿Cuánto tiempo de horneado?

Recordad, calor arriba y abajo, 185-190 grados.

Lo vamos a tener unos 35 ó 40 minutos.

Este va marchando.

Y antes de que Pepa se vaya a hablarnos del cordero

y la peculiaridad que tiene este cordero,

marchando la mermelada de arándanos.

Y cuando veáis que está la chalota, la mermelada,

los propios arándanos, veis una base de frutos rojos.

Mira, ya se están deshaciendo. Un aroma muy rico.

Intensidad de aroma.

Añadimos el vino,

ese vino dulzón.

Y vamos a dejar ya que esto reduzca.

Pepa, me quedo echando un vistazo a la salsa.

Vale. Vamos a dejar que reduzca.

Y luego lo colaremos.

Mientras a por el cordero, que te suena un poco.

Pues me suena porque acabo de estar en el primer acto

de creación de la cofradía de este cordero segureño.

Cordero muy especial porque no tiene

un tamaño pequeñito, no es lechal.

Bueno, pues sin embargo sabe como si lo fuera.

Tiene una ternura y ha conseguido la indicación

geográfica protegida, un trabajo de muchísimos años

de los productores. Qué rico.

¿Y de dónde viene?

Pues viene de toda la zona de Andalucía.

Pero en realidad donde más cabezas hay de este tipo

de cordero pues es en Huéscar, en Granada.

Aunque también encontramos corderos en Murcia,

en Albacete, en Jaén y en Almería.

Un cordero de verdad para recomendar.

¿Y a quién debemos el conocer este cordero?

Pues a un compañero muy querido de la tele

que es Manolo Jiménez.

Que estuvo en "La Mañana". Y le mandamos un beso.

Y a toda la gente de Huéscar que nos han tratado fenomenal

y que han sido muy cariñosos.

Una carne muy rica, un producto muy bueno.

Como decía Pepa, un cordero un poquito más grande

pero de sabor muy agradable.

Y simplemente elegir la parte de la falda

del cordero por ejemplo para guisar.

Os va a quedar muy bien.

O incluso una pierna o paletilla troceada

para guiso pues perfecto.

Si asáis pierna o paletilla entera directamente mi consejo:

en la bandeja de horno poned

una cazuelita de barro boca abajo.

Porque así cuando estemos asando

y vamos regando con vino blanco o con un poquito de agua

el cordero siempre está ligeramente elevado.

Y no absorbe todo el jugo,

porque si no nos quedaría como cocido.

Y ya para rematar en el caso de las chuletas,

que siempre la plancha esté bien caliente

para que desde el segundo uno sellen.

Y la sal se la echamos fuera de la plancha.

Bueno, pues si lo encontráis en el supermercado

no lo dudéis, probarlo, porque merece la pena.

Y vamos con esos datos

que os prometía antes de producción.

En España tenemos más de 16 600 000 cabezas

Ahí está. De corderos y ovejas

pues por ahí pastando en nuestros pastos.

Ahí las tenemos. A la cabeza,

valga la redundancia, está Extremadura.

¿Y cuánto comemos al año?

Pues en total 87 000 000 de kilos.

Salimos a unos 2 kilos por persona.

Pero si accedemos a corderos de primerísima calidad

pues estoy segura de que aumentaríamos el consumo.

De primera calidad como este que tenemos aquí.

Fijaos qué buena pinta.

A ver si le gusta a los "granainos" la receta.

Seguro que sí. Además, no tiene precio...

Yo hubiese pagado por ver allí a Pepa con el 4x4

por el campo buscando los corderitos.

Hala, vamos a cocinar. Con los chavales

atrancándose a cordero, que eso hicieron.

Es que los chavales comen.

Parece que no pero los chavales comen.

Y los papás, ¿eh? Vamos con el paso tres.

Por un lado, muy importante, la salsa ya ha reducido

y ya vamos a apagarla, con el calor residual.

Hemos sazonado con un toquecito de sal.

Y ya tenemos toda la esencia: la chalota, los arándanos,

la mermelada de arándanos.

Ha perdido también el alcohol, ha evaporado.

Por lo tanto sólo colar y listo.

Por otro lado tengo aceite de oliva,

que empieza a estar caliente

porque tenemos que freír chips de batata.

¿Mi consejo cuál es? Lo primero antes de nada,

lavo muy bien la batata y dejo la piel.

Dejo la piel. Es muy finita, es una piel que fijaros,

en cuanto yo rasco un poquitín veis cómo se ve

la parte de la carne.

Por lo tanto dejo la piel.

Importante que esté bien lavada porque nos va a decorar

y nos va a dar sabor.

Por lo tanto matamos dos pájaros de un tiro.

Con la mandolina. Vamos a ir cortando

con la mandolina pequeñas láminas de la batata.

Primero mi consejo es: vamos a ir echando una

y vamos a ver que ya empieza a freír, ¿verdad?

Pues si al principio fríe así de fuerte, mi consejo:

vamos a bajar un poquitín el fuego.

Porque la batata necesita un poquito de tiempo

de estar en el aceite.

Hay un tipo de corte, por ejemplo cuando hacemos

la patata tipo paja que sí que nos va a pedir

que desde el segundo uno esté el aceite muy caliente.

Y hay otros corten que nos van a pedir

estar un poquito de tiempo a temperatura media

y luego ya subir el fuego. Por lo tanto más chips

que te voy a echar ahí de la batata.

Y no solamente podemos freír batata.

Podemos freír también la yuca, nos va a quedar muy rica.

Podemos freír también incluso láminas muy finitas de nabo.

Es decir, hay una serie de productos que nos van

a dejar un toque chip muy muy original.

Pues ahora mirad, pongo varias como veis.

Y vamos a ir moviendo así

para que el aceite cubra, esté por arriba, ¿lo veis?

Le vaya dando la temperatura por todos lados.

Y vais a ir viendo como se van volviendo

de un color naranja más intenso por un lado.

Y por otro lado se van a empezar como a encoger

un poquito, se van a dar la vuelta.

Pues ahora, Pepa, según vayas viendo

las que estén más doradas. Le doy la vuelta.

Vamos dando la vuelta.

Pero veis que la temperatura del aceite ha bajado.

Ya no está tan bravo como al principio.

Pues vamos a ir jugando con las temperaturas.

Cuando veáis que esta yuca está un ratito

así como medio cocida al principio,

podríamos decir, medio pochada.

Lo subimos. Subimos un pelín.

Lo teníamos al 5 y ahora al 7. Al 7, al 8.

Y tú vas a ir tanteando. Vale.

Vamos friendo eso por un lado. ¿Qué quiero decir?

Hay que darle tiempo a esa batata

para que nos quede crujiente, que es lo que queremos.

Por otro lado me llevo por acá la salsa.

Voy a echar esto a un ladito.

Esa salsa que ya tenemos por aquí.

Y muy importante: me da igual que sea frambuesa,

me da igual que sea grosella, me da igual que sea arándanos,

fresas, fresones...

Frutos rojos, siempre colad este tipo de salsas.

Porque si no es muy incómodo degustarlas.

Te vas encontrando las pepitas, las semillas.

Y se hace muy incómodo.

Sería un fallo, ¿eh?, presentar una carne

y que luego el gran problema del plato sea

lo molesto de las semillas.

Bueno, pues pasamos bien.

Fijaos qué color, qué intensidad.

Este tipo de salsas no se ha tardado nada en hacer.

Lo podéis hacer rápidamente.

Lo pasamos bien y todas las pieles, la chalota,

las semillas dónde se van a quedar; en el colador.

Ahí es donde las queremos. No en nuestra boca, ¿eh?

Siempre recordad eso. Regla importante.

Bueno, pues está todo muy bien pasado.

Mirad, apurando ahí a tope.

Recogemos siempre así un poco que queda en el colador.

Lo añadimos y ya tenemos una salsa que ha espesado

gracias a la frambuesa, la que llevaba.

Ese toque de frambuesa.

Ha espesado también por reducción.

no lleva ni harinas, ni lleva natas,

ni lleva ningún tipo de féculas.

La reducción ha sido evaporando alcohol.

Evaporando el alcohol del vino y evaporando también agua.

Se ha ido concentrando.

¿Ves como van cambiando de color?

Y muy bueno es que no se te hayan quemado.

Si está el aceite muy caliente qué va a suceder.

Se van a quemar antes de estar hechas.

Ves que se empiezan a quemar y no han quedado crujientes.

¿Pero qué me está pasando aquí?

Siempre jugar eso, primero un poquito

de temperatura flojita y luego ya subimos.

Y estas te van a quedar muy ricas.

Ves además cómo le van saliendo como pompitas.

Sí. Eso es buena señal.

Ya se van quedando duritas. Esa es la cuestión.

Estas las vas a tener 20 segundos más.

Vuelta y vuelta, puedes jugar con la sartén.

Y es otra guarnición muy sencilla

y de sabor muy agradable.

Las chips se están terminando.

El trocito que metimos de lomo de cordero

veis cómo se va dorando, como ya se va haciendo,

qué color tan bonito. Y como la quinua va dorando.

A ese todavía le falta tiempo y tenemos uno ya hecho.

Hemos adelantado evidentemente ese paso del cordero.

Yo ya tengo aquí uno terminado que vamos a seguir cortando.

Fijaos cómo os ha de quedar.

El hojaldre muy dorado como veis.

La carne en el interior muy jugosa.

Y un consejo, con cuidado vamos a ir cortando

las porciones con cuchillo de sierra.

Veis que voy poquito a poquito deslizando el cuchillo.

Porque claro, el hojaldre es muy fácil de cortar.

Pero cuando llegamos a la carne, amigo,

ahí podemos destrozarlo. Por eso cuchillo de sierra.

Voy a traer el plato de presentación.

Y en el paso 4 toca presentar.

Toca llevar a la mesa lo mejor de la elaboración.

Vamos a ponerlo.

Y este plato me ha parecido muy bonito.

Esas las puedes ir sacando. Esa es la clave, lo veis.

Y cuando las pongáis en el papel de cocina

rápidamente le damos la vuelta para que el exceso de aceite

se quede en el papel de cocina

y nos queden mates como las que tengo ya hechas.

Parece naranja, fíjate.

Parece naranja, ¿verdad?

Pero recordad, familia, muy importante esa clave.

La clave es jugar con las temperaturas.

Que si no fracasamos, ¿eh?

Bueno, pues vamos a ver esas porciones.

Por ejemplo, vamos a poner esta de aquí.

Esta, la del centro, que es la más rica.

Venga, vamos a colocar esta justo aquí.

Así, a ver si se mantiene de pie.

Vamos a coger... el paño lo tengo por aquí.

Vamos a poner también unas cuantas chips de batata.

Mirad, estas que tengo por aquí.

Van a acompañar a un lado del plato.

Parece además como pétalos de rosa.

Está precioso, tiene un colorido...

Y una pregunta, ¿este plato no se puede hacer

y después sacar a la hora siguiente?

Tiene que ser recién salido del horno, ¿no?

Hombre, conviene que esté caliente.

El hojaldre se puede reblandecer.

Lo suyo, lo podemos tener casi hecho y dar un último

golpe de horno. También.

Para que llegue como Dios manda.

Pero claro, el hojaldre se puede como digo reblandecer.

Vamos a poner así un poquito de la salsa de arándanos.

Fijaos qué cosa tan bonita.

Y teníamos albahaca. Bueno, pues la albahaca

simplemente nos va a acompañar como decoración.

Vamos a poner por aquí unas hojas de albahaca.

El plato habla por sí solo. No hace falta ponerle nada más.

Cojo el plato, tú llevas el mantel.

Venga. Y, familia, solamente falta

que lo degustéis en casa, que no tiene nada.

Todo el sabor, eso sí.

Más que hablar lo oigo cantar villancicos.

Pega totalmente para un plato de Navidad.

Pues nada, coger ideas. Ahí está.

Llega el momento de observar con detenimiento

lo que el ojo no ve.

En primer lugar una carne perfectamente hecha

en el interior, recubierta con el hojaldre.

Ha quedado jugosa y sabrosa.

La salsa, con una densidad ideal

que napa también aportando sabor.

Y terminamos viendo un hojaldre totalmente hecho, dorado.

La quinua y ese crujiente, ese chip de batata

que nos va a aportar sabor y mucho color al plato.

Y lógicamente para que un producto, un programa

tenga servicio público y sea de utilidad

no solamente consiste como hacemos en aprender trucos,

en traer los mejores productos, esta Marca España.

Sino que también vuestra participación,

vuestras dudas o consultas son primordiales.

Por eso Pepa abre el mail, busca vuestras dudas

y las lanza cada programa.

No vamos a perder más tiempo y vamos a la primera duda

de hoy, que nos manda Lola desde Santiago de Compostela.

"No tengo mucho tiempo para cocinar

y suelo guisar con legumbres cocidas y ya envasadas.

¿Cómo puedo darle más sabor a estos platos

de una manera fácil y rápida, Sergio?"

Lola, muy buena opción.

Que no tenemos tiempo, podemos encontrar

gran variedad de legumbres ya cocinadas.

Lo primero, muy importante, escúrrelas y dales un lavado.

Así le quitamos todo el sabor que traen.

Las tenemos lavadas y reservamos.

Aparte, elabora un buen sofrito.

Hortalizas de condimentación: ajo, puerro, chalota,

alguna hierba aromática,

un toque de pimentón, ¿por qué no?

Si quieres algo de patata, algún producto cárnico.

Añade un pelín de caldo

y deja que cueza un buen rato esa elaboración.

Una vez que ya tengamos el sofrito, ese medio líquido

con todo el sabor, simplemente incorporamos

la legumbre, damos un hervor de 1 ó 2 minutos, no mucho más.

Dejamos reposar otros 2 ó 3 minutos.

Y vas a conseguir una legumbre

como si la hubieses guisado en casa.

Muy buena opción la legumbre envasada.

Pues ya nos contarás, Lola.

Mándanos un correo contándonos qué tal te queda.

Vamos con la pregunta

que nos manda Juani desde Ciudad Real.

"Se me ponen los plátanos feos enseguida

y me da rabia tirarlos.

¿Sabes cómo evitar que se estropeen

y cómo sacarles provecho

cuando están demasiado maduros?"

Bueno, vamos a empezar por el final.

Cuando están muy maduros pues simplemente pélalos,

trocéalos, se pueden saltear con una pizca de mantequilla,

un toque de canela y elaborar bizcochos, plumcakes

e incluso tortitas.

Ahí tenemos una vía de uso bastante práctica.

Segundo, los plátanos los cambios bruscos

de temperatura van a acelerar que se maduren

y se pongan feos.

Mi consejo, protégelos con de papel de periódico,

que estén refrigerados y que estén en un lugar fresco.

Y por último, los plátanos si comparten frutero

con otras frutas van a acelerar

que el resto de las frutas maduren.

Por eso mi consejo es: los plátanos que estén solitos

y que maduren tranquilamente.

Si no nos van a estropear todo lo que tengamos

alrededor de ese frutero.

¿Adónde podéis mandar vuestras dudas?

¿Dónde podéis opinar? ¿Dónde podéis recuperar

todas las recetas? Todas.

Pues en: www.rtve.es/cocinaconsergio.

Tengo aquí la página. Es página estupenda

donde están todas las recetas que llevamos, más de 200.

Las podéis recuperar en vídeo

para recordar más fácilmente cómo se hacía el plato.

Las podéis sacar escritas para imprimirlas y tener

vuestro propio recetario.

Están las recetas que vamos a hacer,

la Escuela de Pastelería,

y también nos podéis mandar vuestra dudas.

En fin, una página que esperamos se llene

de visitas y la disfrutéis.

Un rinconcito donde el paladar se pone a bailar.

Y donde el paladar también se pone contento

es con la repostería, en la Escuela de Pastelería.

Y hoy vamos con una tentación sencilla de elaborar,

con ingredientes que todos tenéis en casa.

Y el resultado va a ser excelente.

Muy sencillo, mirad. En un bol vamos a mezclar

100 gramos de azúcar con 10 gramos de maizena.

Marchando, y lo removemos bien.

Como quiero dar un poquito de sabor al plato.

Me lo llevo. Gracias.

Vamos a incorporar una pizca de vainilla.

No le va a ir mal un toque de vainilla

a ese pastel.

Mezclamos bien, azúcar, la maizena y la vainilla.

¿A continuación qué vamos a añadir?

3 huevos que tengo por aquí.

Añadimos 3 huevos.

Si queréis que el pastel quede mucho más fino

quitar la clara, dejar solamente las yemas.

Con 3 ó 4 yemas también saldría sin problema.

Mezclamos muy bien, removemos bien.

Y cuando ya esté el huevo perfectamente mezclado

vamos a añadir 200 mililitros de nata.

Me da igual que sea nata para montar, nata para cocinar.

200 mililitros de nata.

Y la misma cantidad en los conocidos

quesos en porciones.

Pues otros 200, aquí está, pelados.

Con la batidora trituramos bien hasta obtener una crema,

una salsa homogénea.

¿Qué hacemos en ese momento?

Rellenamos moldes como estos que tengo de flan.

Mi consejo, que no tenga más de dos dedos de altura

para que sean pastelillos.

Los ponemos al baño maría y metemos en el horno.

170-175 grados.

En principio con calor en la base del horno.

Y en cuestión de unos 15 ó 16 minutos,

¿cuál va a ser el resultado?

Estos que tengo por aquí.

Pastelillos de queso y nata muy cremosos.

Y si te dejo la cucharita

no serías capaz de hacer el resumen.

No, me voy a resistir porque como tengo

un barreño sólo para mí, se lo dejo a los compis.

A vosotros os hago un resumen clarito,

paso por paso de la receta de hoy.

Estos son los ingredientes que necesitamos para hacer

el lomo de cordero hojaldrado con quinua y arándanos.

Y esta la receta paso a paso.

Paso número 1.

Sofríe la chalota con un poco de sal.

Cuando se poche añade los arándanos

y mantén al fuego.

Incorpora el jerez y la mermelada,

deja reducir y cuela.

Paso número 2.

Sazona el interior del lomo de cordero con sal

y unas bolitas de pimienta.

Brida y dóralo en la sartén por ambos lados.

Retira la cuerda, envuélvelo en hojaldre,

pinta con yema de huevo, espolvorea la quinua por encima

y hornea 40 minutos a 180 grados.

Paso número 3.

Corta la batata en láminas muy finas y fríe en aceite.

Corta la batata en láminas muy finas y fríe en aceite.

Paso número 4.

Corta el hojaldre en porciones y sírvelo ligeramente salseado

y acompañado por los chips de batata.

Hoy vamos a terminar de una forma muy especial,

con un saludo y un recuerdo muy especial

para la Asociación Dedines.

¿Sabéis que Sergio es un chico de calendario?

Yo tampoco lo sabía.

Mirad cómo empezamos el año en este almanaque.

Con una foto de Sergio y uno de los chavales.

Alejandro. De esta asociación.

Se dedican a hacer cosas muy bonitas para los niños.

Es muy importante que cuenten con colaboración

y con el apoyo de programas como este por ejemplo.

Sí, y la Asociación Dedines pone a vuestra disposición

el calendario 2015, podéis colaborar con ellos.

Y con estos chavales fue una experiencia inaudita.

Cariño, ternura, corazón por todos los rincones.

Y cocina, porque fueron todos los cocineros.

Todos los chef, que nos pidieron

que colaborásemos con ellos. No solo hay que cocinar

sino que la cocina puede aportar mucho cariño.

Y dicho esto, familia, sábados y domingos, ya sabéis.

"Cocina con Sergio",

que es un cocinero de calendario.

Y que no os lo podéis perder,

hacemos platos tan buenos como estos, y riquísimos.

Y resolvemos vuestras dudas.

Y si nos mandáis la fotos las sacaremos.

Y aprenderemos historia como cada día,

esa historia gastronómica que tanto nos enriquece.

De momento la única historia

es darle una cuchara a Pepa y que sea lo que Dios quiera.

Familia, nos vemos. Hasta el próximo programa.

Adiós. Adiós.

Venga, pruébalo y ya me dices.

Hombre, por favor.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Lomo de cordero hojaldrado con quinoa y arándanos

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Cocina con Sergio - Lomo de cordero hojaldrado con quinoa y arándanos

13 dic 2014

INGREDIENTES:

600 g lomo cordero.

1 plancha hojaldre.

20 g quinua.

3 chalotas.

100 g arándanos.

1 cucharada mermelada arándanos. 

1 vaso vino dulce.

1 batata.

Aceite, sal.

Pimienta molida.

Albahaca.

Romero.

PASO 1. Sofría la chalota con un toque de sal. Cuando se poche, añade los arándanos y mantén al fuego. Incorpora el jerez y la mermelada, deja reducir y cuela.

PASO 2. Sazona el interior del lomo de cordero con sal y unas bolitas de pimienta. Brida y dóralo en la sartén por ambos lados. Retira la cuerda, envuélvelo en hojaldre, pinta con yema de huevo, espolvorea la quinoa y hornea 40 minutos a 180º 

PASO 3. Corta la batata en láminas muy finas y fríe en aceite.

PASO 4. Corta el hojaldre en porciones y sírvelo ligeramente salseado y acompañado por los chips de batata.

 

ver más sobre "Cocina con Sergio - Lomo de cordero hojaldrado con quinoa y arándanos " ver menos sobre "Cocina con Sergio - Lomo de cordero hojaldrado con quinoa y arándanos "
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos