www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3318626
Para todos los públicos Cocina con Sergio - Hamburguesa de merluza - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, familia, marchando para todos una hamburguesa muy especial.

Pescado blanco, en este caso merluza,

con un poco de marisco, y un alioli de manzana.

¿Qué te parece, Pepa? Me parece un plato sano,

que a los peques les puede gustar, y que ya era hora

de que jugara el pescado blanco en la cocina.

Efectivamente, hoy vamos con pescado blanco,

pescado blanco, que combinándolo con marisco bien trabajado,

contrastando con sabores, nos da como resultado ese plato,

esa hamburguesa maravillosa.

Ojo podemos elegir y seleccionar un buen pescado blanco,

a buen precio, combinado también con un marisco

que tiene que ser económico.

Seguro que vienes cargada de datos.

Más que de datos, vengo cargada de arte.

Ahora que nos fijamos en esta red, que siempre agradecemos

la labor de los pescadores, un dato.

¿Quién entendió la pesca de una forma más poética?

A ver si lo adivinas. Más poética.

Te lo voy a poner fácil, Joaquín Sorolla.

No hay que fijarse más que en sus cuadros.

Uno siempre tiene en imagen esos niños brillantes

por el agua del mar,

pero también era un pintor muy social,

y denunció desde la pintura.

Tiene una historia triste Joaquín Sorolla,

y su pintura es optimista.

Se quedó huérfano de padre y madre con 2 años,

lo crío un tío que era cerrajero

en su Valencia natal, intentó inculcarle el oficio,

pero Joaquín tiraba al pincel

y lo que salió de los pinceles son cuadros que todos conocemos,

pero uno en especial, que como os digo,

tiene un carácter muy marcado, muy social.

Se titula: "Y aún dicen que el pescado es caro".

Mirad ahí, es un joven pescador, no se sabe si está muerto.

En realidad lo que está plasmando es un momento

de una novela de Vicente Blasco Ibáñez,

también valenciano, valenciano ilustre,

de su novela "Flor de mayo", donde narra la muerte de Pascual,

que es un joven pescador del barrio de El Cabañal,

y los gritos que profiere su tía

cuando dice que cuántas mujeres se quejan del precio del pescado

en el mercado cuando van a comprarlo.

Ella dice: "A duro debía costar la libra".

Por aquello de los costes en vida que se lleva el mar.

Hoy hablábamos del pescado blanco, el otro día hablábamos del azul.

Vamos a centrarnos un poco en las diferencias.

¿Os acordáis del azul? De la letra caudal tan grande,

esa en forma de horquilla que tiene porque necesita nadar mucho,

porque almacena mucha grasa para poder nadar

todas esas distancias y en aguas muy frías.

El pescando blanco tiene un 2 % de grasa, un poco menos.

No necesita moverse apenas,

y por eso, muchos de ellos son planitos,

están agazapados, a gustito en el fondo de la arena,

y por eso se confunden,

ves que tiene la piel para pasar desapercibido,

para que no se lo coman y la diferencia fundamental

la encontraríamos en la aletita de atrás.

No necesita nadar , para qué va a tener

un pedazo de aleta para moverse en grandes distancias.

Además, gran sabor, sobre todo sin espinas,

para hacer esos fumet.

Muchas veces os he dicho, ojo, que no todo el pescado azul

nos va a dar el sabor que nos gusta en un fumet,

es más potente en cuanto al sabor, pero con el blanco no hay problema.

Haces un fumet con las espinas, y va a ser muy agradable

para hacer una sopa de pescado o una salsa.

Si subimos hacia aquí, propiedades, salud,

¿hacia dónde van los componentes?

Es verdad que es un pescado de dieta,

se utiliza mucho, pero deberían consumir mucho los estudiantes.

Tiene minerales como el fósforo, el yodo,

que son el alimento principal del cerebro.

Si estáis estudiando,. o queréis darle al coco,

consumid pescado blanco.

La verdad es que le vamos a poner un diez.

Pepa se lo ha estudiado, se lo ha preparado,

se ha documentado.

No te muevas de ahí que te voy a traer un regalito

que tengo por aquí guardado.

No te voy a dar un ramo de flores, te voy a dar flores cristalizadas.

Mirad, unas flores que se han cristalizado con azúcar.

Una auténtica delicia que una amiga del programa, Laura Carrera,

que su madre sigue el programa todos los fines de semana,

nos ha enviado con mucho cariño unas flores que las baña

con clara de huevo, las pinta con azúcar,

las deja secar, secar, las conserva

y están totalmente cristalizadas, se comen, flores comestibles,

por ejemplo, este pétalo de rosa.

Me lo voy a comer, gracias, Laura.

Para decorar postres, cualquier plato, ya lo sabes.

Qué bueno. Has visto qué rico.

Flores cristalizadas, Laura, muchas gracias.

Aquí está este maravilloso producto que podéis decorar los platos.

Un día tenemos que cocinar con esto.

Seguimos, seguimos, mira, una semillita de amapola.

Hoy tenemos en nuestro rinconcito semilla de amapola

que nos van a decorar un montón el plato.

Las podemos utilizar para añadir a una masa de pan,

a una masa de bollería, pero que hoy utilizaremos para decorar.

Pepa, nos cuentas qué ingredientes lleva el plato de hoy.

Espero que me deje el sabor que tengo del pétalo.

Eso es inmejorable. Riquísimo.

Venid conmigo, los vemos en primer plano y los describimos

para ver si los tenéis en casa y podéis hacer el plato.

Precisamente es el pescado blanco el que hemos seleccionado

que a los más peques de la casa, ese sabor tan suave,

tiene más suavidad en cuanto al sabor

el pescado blanco que el azul.

En versión hamburguesa, con su pan, con su tomate, como habéis visto,

y con ese alioli, o mejor dicho, con esa versión de alioli

que nosotros vamos a hacer con el toque de manzana.

Pero, seguimos, seguimos con delicias.

En el rincón de la pastelería no solamente tenemos

las flores cristalizadas que mandaba Laura,

sino que también tenemos hoy chocolate.

Vamos a jugar con unas formas, las flores las pongo por aquí,

unas formas de chocolate, con las cuales vamos a disfrutar

y no os podéis ni imaginar con qué vamos a conseguir

estas formas, estad preparados, que es muy sencillo de elaborar.

Me estoy imaginando una merienda gourmet

con el chocolate, con los pétalos.

Por cierto, el pétalo de rosa me ha dejado un sabor

a violeta buenísimo. Ahí está la magia.

Me decía Laura, su creadora, que probáramos,

que al final queda un sabor a violeta.

Chocolate, aroma de violeta, rosa entre medias, una delicia.

Bueno, pues vamos a cocinar. Te voy a pedir un favor, Pepa,

que lleves a la nevera el chocolate. ¿Tiene que volver íntegro?

Me gustaría que volviese íntegro, más que nada para luego rematar.

Vamos con el paso uno, mientras Pepa deja ahí el chocolate, una delicia.

Os va a sorprender, es muy sencillito de elaborar.

Lo primero que vamos a hacer es mezclar

los ingredientes de las hamburguesas,

porque es conveniente

que reposen un poquitín, que se queden reposando

para que el puré de patata que vamos a echar en polvo,

harina también nos valdría, pero mi consejo es

que el espesante y el ingrediente que unirá no echéis mucha cantidad.

Empieza a absorber humedad, humedad y nos puede quedar muy seco.

Por eso siempre con precaución.

Aquí hoy a combinar langostinos frescos troceados,

con merluza, pescadilla valdría perfectamente,

también podríamos haber echado sin problema lenguado o gallo.

Nuestra compañera Laura me dice: "¿Por qué no gallo?".

Pues gallo, lenguado, le puede ir muy bien.

Quería gallo, lenguado, como fuese.

Vamos a tener. Igual lo tiene en la nevera.

Debe de ser, que lo quiere gastar. Lo puedes usar.

Mi consejo, un pescado azul también podríamos.

Hoy vamos de pescado blanco, pero si resulta que en casa

tienes un poco de pescado azul, salmón, merluza y langostino

una combinación bastante interesante.

Vamos a incorporar como veis poquita cantidad.

En principio añado poquito, lo voy a ir mezclando,

y cada poquito, cada copo de este puré va a unir,

va a ir uniendo, porque absorbe la humedad,

y a la par une los productos.

Siempre necesitamos algún ingrediente que una,

y vamos añadir.

Ya lo acabo de mezclar y veis como se van uniendo.

Vamos a incorporar una clara de huevo.

Veis que tengo el huevo, no le voy a echar todo,

solo un poquitín, un poco, marchando, con eso suficiente.

Simplemente va a hacer de pegamento.

Esa poquita clara suficiente para que una, aporte humedad.

Trabajarlo bien en casa, bien,

despacito y lo dejamos reposar.

Si le queréis poner algún fruto seco es el momento,

pero aquí, como os dais cuenta, ya está todo unido

y luego formaré las hamburguesas, unas hamburguesas

que podemos formar, congelar o dejar en la nevera la víspera.

Llegas a casa en un momento dado, lo sacas y lo añades.

Ponemos un poquitín de esta semilla de amapola,

que luego nos va a dar un toque de decoración bastante original.

A mí personalmente, ¿has probado alguna vez el pan?

Riquísimo. Muy rico, las semillas de amapola.

A mí personalmente me gustan mucho.

Voy a añadir un poquitín para que luego se vean

esos granitos que decoran y dan un toquecito distinto.

En el paso uno ya tenemos mezclados los ingredientes.

Esto ya se podría trabajar, pero nosotros, repito,

lo dejamos reposar, esto por un lado.

En el paso dos de la receta, ¿qué vamos a hacer?

En ese paso dos vamos a ir con esa variedad de alioli,

el alioli ya sabéis que es simplemente la emulsión,

como su nombre indica, de aceite con ajo,

ajo y aceite, vamos en un mortero trabajándolo bien.

A veces hay quien le pone una yemita de huevo,

bueno, facilita, ayuda a que eso vaya un poco mejor,

pero ya sabéis, ajo y aceite.

Hay quien lo hace mayonesa con ajo. Exacto.

Pero no es el auténtico. Exacto, ajo y aceite, y perfecto.

Simplemente mirad, agua, un toquecito de sal,

y vamos a incorporar la manzana, el paso dos, la manzana troceada,

va a hervir, vamos a dejar que cueza,

que la manzana esté unos 6-7 minutos,

le dejamos un poco destapado,

y una vez qué esté hervida esa manzana,

ya tengo una adelantada, los gajos hervidos

para hacer esa salsa.

Sin más, la he escurrido, han quedado muy tiernos,

pero para añadir en esa salsa emulsionada,

es conveniente que estén un poquitín hervidos.

Nos va a dejar mejor sabor, pera también va bien,

el mango, el mango no haría falta hervirlo,

el mango lo podemos añadir directamente.

Dentro del paso dos, Pepa, en el panyaki pon un poco de aceite

lo tenemos ahí,

y vamos a empezar a incorporar el tomate.

Vamos a añadir las lonchitas de tomate para que se vaya dorando.

Vuelta y vuelta, no lo vamos a tener demasiado,

porque el tomate se trata de que se marque,

se dore ligeramente, no se nos deshaga demasiado

y luego vaya acompañando a la hamburguesa

y a ese mollete que teníamos.

Lo pones hacia arriba, porque en la parte de abajo pondré

las hamburguesas.

Esto tiene una pequeña inclinación para que los jugos no caigan.

Claro, se van quedando ahí.

Entonces pondremos el tomate que en breve le darás la vuelta,

en un minuto le daremos la vuelta y listo.

Por otro lado, aunque yo os decía que el alioli es esa emulsión

de ajo y aceite, yo voy a utilizar el huevo que me ha sobrado

para que me ayude un poco más a emulsionar,

porque le voy a meter manzana, mucha carga,

y siempre el huevo nos va a ayudar un poquitín.

Mi consejo cual es: por supuesto, cascar en un bol aparte,

y ahora con la batidora voy a empezar a triturar.

Mi consejo es que al principio empecemos a triturar

un poco el huevo,

que empiece a soltar un poco de aire, de espuma,

y también le voy a añadir parte del ajo,

pero repito, aunque decimos alioli de manzana,

que nadie se enfade, el alioli es ajo y aceite

eso posiblemente nos va a ayudar.

Voy a empezar así,

y rápidamente el ajo que le he puesto

se difumina, se tritura por completo,

y me gusta tener la batidora un rato hasta que empieza a soltar

pequeñas burbujitas de aire.

En este momento es en el cual, si me pasas el aceite, Pepa,

empiezo a incorporar a chorrito fino,

sin prisa al principio, de aceite,

como veis, ya va emulsionando, y acaba de empezar.

Mi consejo es que cuando veáis que está medio emulsionada,

en ese momento, añadimos la manzana fría, cocida y fría,

porque si no se nos vendría abajo.

Veis cómo va emulsionando.

Voy a seguir yo emulsionando poquito a poquito,

cuando tenga estabilidad, salsa emulsionada estable, acordaos,

la vinagreta inestable, esta es estable,

pues cuando esté medio emulsionada le añadiré la manzana,

y seguiré triturando.

Continuaré un poquito más, enseguida sacaré los tomates,

y mientras, Pepa, a trabajar te toca un poco.

Venid conmigo porque teníamos datos pendientes

de lo que se consume de pescado en España y en el mundo.

En realidad, hay que contar que los reyes del mercado

son los pescados blancos, en España, la merluza y la pescadilla

son los pescados que más se consumen.

Otro dato curioso, este mundial, no solo de España,

de cada 100 kilos de pescado que se comen en el mundo,

46 proceden de la acuicultura, y en España, eso sí,

ese sector es muy potente y cuidan mucho el producto.

En cuanto a consumo, comemos bastante pescado fresco,

120 millones de kilo al año, 46 millones de kilos congelado

y, especificando un poco más, 40 millones son de lenguado,

48 millones de bacalao, 18 millones de kilo de lubina,

20 millones kilos de rape, en fin, comemos

un montón de pescado blanco y eso se nota en nuestra dieta y en salud.

Además, fijaos, hamburguesas,

albóndigas también podríamos haber hecho con el pescado,

a la plancha, hervido, al vapor, lo hierves, le añades una vinagreta

y lo pones por encima en una ensalada,

un sinfín de posibilidades, que no nos quedemos solamente

en que está muy rico un pescado rebozado,

pero no nos quedemos solo con una técnica de cocinado,

sino que tenemos que disfrutar de todas

y vamos jugamos en cuál sacamos más o menos sabor.

También todo tipo de pescados blancos,

para no aburrirnos, bacalao, bacaladilla, lenguado,

gallo, rodaballo, rape, en fin, un montón de pescados

para disfrutar en la mesa.

Congelado, de piscifactoría como decía, acuicultura,

hay que utilizarlos sí o sí en nuestra dieta,

y nosotros vamos a utilizarlo, porque, mirad,

Pepa, ya están aquí los tomates.

Como veis simplemente vuelta y vuelta,

no se han desecho, pero han quedado ligerísimamente dorado,

porque la gracia qué es, que tengan cierta textura,

que no lleguen en plan puré de tomate.

Como ya he sacado los tomates, vamos a poner las hamburguesas.

Os voy a dar un consejo: a mí me gusta coger

un trocito de papel de horno, papel sulfurizado,

echarle una gotita de aceite, y así es más fácil trabajarlas.

En moldeado las he puesto aquí,

y del papel nos lo llevamos aquí, al panyaki.

Damos la vuelta, podemos incluso presionar un poquitín y lo tenemos.

No nos manchamos nada, lo mantenemos, subimos un poquito.

190.

Al principio no lo movemos en este paso tres.

Voy con la siguiente, que también la voy a poner por aquí,

ahí está, que se vaya haciendo, y la última.

En un principio digo no moverlas demasiado,

las vamos a dejar ahí, porque esperamos

a que la clara que hemos puesto se coagule.

Una todos los trocitos,

y como el puré también ha hecho su trabajo,

simplemente lo vamos a dejar ahí.

Ya huele rico. Huele rico, es fácil de hacer.

Repito, lo podemos congelar, no hay ningún problema.

Llega el momento de comer, lo descongelas un poco antes,

que se atempere, vuelta y vuelta,

y qué va a suceder, lo vais a ver a continuación.

Los daditos de marisco se van a poner naranjas,

la merluza se va a quedar blanca, y entre medias

observamos esas semillitas de amapola,

que le da un toque bastante curioso, original.

Simplemente es jugar, jugar con la cocina,

y muy importante, al trocearlo, nada de espinas, nada de piel,

porque si hemos dicho que era para los peques,

para que los peques no encuentren una espina.

Que no se atraganten en mitad de la comida.

Por otro lado, mirad, voy a coger un bol

para que veáis cómo ha ido quedando esa alioli

o esa versión de alioli con manzana.

A mitad de emulsión, le puse la manzana.

Que queremos que nos quede más espesa, más aceite,

le vamos poniendo un poco más de aceite, de aceite, de aceite,

y de esa manera nos quedaría mucho más espesa.

Como yo quiero salsear ligeramente, otra versión, el ajo,

la manzana, el dulzor de la manzana va a suavizar el sabor, perfecto.

Los molletes, que tengo por aquí,

les di simplemente una pasadita en el horno,

que se tostasen ligeramente, y en lugar de pan de hamburguesa

vamos a utilizar hoy el pan tipo mollete, para cambiar un poquitín.

Mirad, aquí lo tenemos, ese pan tipo mollete.

Nos va a dar un toque diferente.

Ahora bien, si tenéis pan de hamburguesa

o directamente no queréis usar ningún tipo de pan, perfecto.

Antes de pasar al paso 4 y montar la hamburguesa,

nos vamos a dar la vuelta, mirad.

Así le damos la vuelta y mirad qué color tan bonito,

lo que os decía.

El naranja del langostino como se va quedando dorada.

Es otra forma de disfrutar.

Mirad qué bonito. Huele riquísimo.

Mirad las semillitas de amapola cómo han dado su toque de decoración.

Esta vamos a dejarla ahí.

Por lo tanto, Pepa, te quedas vigilándolas.

En cuanto termine este paso cuatro de montar la hamburguesa,

nos llevaremos una de ellas.

Por tanto, la que más te guste, te la llevas.

Mientras tanto me llevo el tomate, un plato

y vamos a empezar con el montaje,

el paso cuatro, el montaje del plato.

Tenemos esto por aquí, esto lo voy a poner por aquí.

En la parte de abajo

pondremos unas gotitas de aceite,

no mucha cantidad, solo unas motitas de aceite.

Por ejemplo, vamos a colocar un tomatito por ahí,

otro ligeramente encabalgado por aquí,

y un tercero por aquí,

este lo vamos a poner así.

Una pizca que pondremos de sal, no demasiada, pero un toquecito.

Ahí está, asomando por los lados,

pondremos un poco de rúcula.

Si no tenéis rúcula, lechuga troceada le irá bien.

Simplemente es para decorar un poquitín.

Pepa, vete preparando una, la que más te guste.

Esta. La que más te guste.

Mira, brillantita y todo. Esta nos la llevamos.

Marchando, la ponemos en un lado para que se vean

el resto de los ingredientes.

Marchando por ahí, vaya pintaza,

vaya pintaza que tiene.

Este te lo voy a prestar para cuando tengas esas listas.

Iba a ir a por un platito. Este, marchando a su plato.

Ahora vamos a coger esa alioli que tenemos con manzana

y con ese toque de ajo, repito, esa variedad, esa falsa variedad.

Ponemos un poquitín, fijaos cómo la cosa promete.

Una hamburguesa totalmente distinta, diferente.

Ahora, en lugar de tapar, vamos a poner de lado.

No la aliñas, no le pones nada a la rúcula.

Como se va a terminar impregnando un poquitín

con esa falsa alioli, no le voy a poner nada más.

Simplemente aquí voy a añadir una hojita por encima,

otra por aquí y listo para llevar.

No obstante, si queréis enriquecer más el plato

con una ensalada con rúcula, vinagreta y listo.

¿Nos lo llevamos? Por supuesto.

Venga, marchando esa hamburguesa, hamburguesa del mar.

Disfrutar de ella en caliente, servirla en caliente, ahí tenemos.

(Música)

Lo que el ojo no ve nos muestra al detalle

el bocado que vamos a llevar.

Ese mollete dorado en el horno,

la base del tomate dorado con la rúcula,

la salsa alioli de manzana

que empapa perfectamente la hamburguesa,

que como veis la merluza,

el langostino está brillante, jugoso.

Por lo tanto, combinación perfecta para disfrutar.

Momento de resolver vuestras dudas o de ver vuestras fotos,

o de escuchar vuestras recetas, que cada vez mandáis más recetas.

Aprendemos y nos entra hambre cuando las leemos.

Decimos qué buena pinta tiene esto. ¿Cuándo no tenemos hambre?

Vamos a abrir boca con el correo que nos manda

María Dolores Manresa desde Villanova i la Geltru (Barcelona).

Dice, soy aficionada a la cocina,

me gusta crear platos sobre la marcha,

pero gusta la cocina tradicional.

También nos cuenta que hay una receta típica

de los pescadores de su zona Villanova i la Geltru,

y que el resultado es espectacular a pesar de su sencillez.

Nos manda la receta más o menos, pero te leo los ingredientes

para que te hagas una idea, es en puchero de barro.

A ver, utilizan pescado, raya, rodaballo, cazón, gallineta,

patatas cortadas en dados, cinco ajos aproximadamente,

medio tomate y una rodaja de pan.

Con eso sale un guiso que está buenísimo.

Y si hice en cazuela de barro, a fuego lento, despacito, moviendo

para que trague bien el guiso y la salsa, un espectáculo.

Apuntas muy bien, la cocina tradicional,

no tenemos que perder esa riqueza, una riqueza que tenemos,

muchísimas, muchísimas recetas que tienen su lógica.

Muchas de ellas para aprovechar productos,

muchas nacen por la necesidad de hambre

y sacar partido a aquellos productos

que estaban todo el año en la cocina.

Por lo tanto, felicidades.

Vamos a seguir con más correos, por ejemplo,

el que nos ha mandado Silvia Lozano desde Valencia.

Felicidades también por esos platos tradicionales.

Esa masa madre que tenemos hecha con anterioridad,

guardadita en casa, que le añadimos a la masa,

que nos va a dar un sabor diferente.

Mi consejo, por ejemplo, en el caso del roscón de Reyes,

a mí me gusta amasar todos los ingredientes,

aparte de que pongas masa madre o que pongas la levadura.

Cuando tengas la masa bien hecha, métela en un bol,

tápala con papel film, y la metes en la nevera la víspera.

¿Qué ocurre? Si hace frío las levaduras no van a trabajar,

qué sucede, que al dejarlo la víspera,

vas a dar mucho tiempo a que esa levadura vaya despacito,

se macerarán los sabores, y más el roscón de Reyes

que lleva el agua de azahar, cítricos,

y al día siguiente simplemente la vuelves a amasar,

la dejas a temperatura ambiente, verás cómo fermenta rápido,

y siempre que la masa tenga cierta elasticidad y bien hidratada

no te va a quedar seca.

¿Cuándo nos queda seca? Cuando hemos dejado que la levadura

no trabajen bien, no han fermentado del todo,

y después del horno no queda esponjoso.

La próxima vez me voy a acordar de ese truco,

porque a mí me salen unas ruedas de camión.

¿Dónde podéis ver todas las recetas, recordad todos los trucos de Sergio,

ver los vídeos para repasar cómo se hacen las recetas?

En nuestra web, en www.rtve.es/cocinaconsergio.

La tengo abierta, qué bonita.

Plato que haremos el fin de semana,

todos los platos que hemos hecho, la escuela de repostería

que sé que os encanta, que sois unos dulceros como yo,

tenemos hasta un making off que es divertidísimo,

así que yo os recomiendo que la veáis, que la disfrutéis,

que estéis navegando un ratito por ahí.

Es vuestra página, servicio público,

y ahora vamos a jugar un poquito, pero con el chocolate.

Mirad, cuando vayáis a una tienda de productos que venden menaje,

utensilios, si pedís láminas de acetato,

que venden en un rollo normalmente,

a lo mejor 2-3 metros,

no es caro, te compras un rollo, y tienes para toda la vida.

Esto viene enroscadito, tú desenroscas

y vas cortando las porciones que uses.

En este caso, porciones de unos 20 centímetros.

Una vez que el chocolate ya está fundido al baño maría,

es conveniente atemperarlo un poquito, que baje la temperatura,

lo atemperamos, así, como veis.

Sobre la tira de acetato vamos a añadir un poco de chocolate,

2-3 cucharadas, así más o menos,

y con una espátula de pintor, perdón, de pastelero,

vamos a extenderlo.

La de pintor es la que utilizamos en la plancha,

y la de pastelero es la larga.

Vamos a extender este chocolate con suavidad.

Importante que más o menos que el grosor de la capa

de un lado y otro sean el mismo.

Lo extendemos así, con suavidad.

Ahora, con mucho cuidadito, vamos a hacer lo siguiente.

Cogemos un extremo, lo levantamos

y vamos a unir los bordes.

Unimos los bordes, lo llevamos al plato,

yo le pongo simplemente un trocito de papel celo,

lo ponemos ahí y lo metemos en la nevera.

Va a solidificar, una vez que lo solidifique,

vernos como el chocolate intenta despejarse del acetato,

es curioso, se quita con facilidad.

No obstante, cómo es una lámina muy finita,

mi consejo es que al retirarlo no le deis calor con las manos.

¿Qué ocurre en este caso?

Una vez que hayamos quitado el chocolate,

nos van a quedar con formas que tenemos aquí.

Podemos romperlas a la mitad para hacer como una onda,

podemos rellenar de frutos secos, o dejarla como elemento decorativo.

En cualquier caso, jugar con el chocolate,

que vuestros postres lo van a agradecer.

¿Haces el resumen? Claro, por supuesto.

Atentos en casa, que luego le hincamos el diente.

A ver si sabe diferente con esas formas.

Estos son los ingredientes que necesitamos para hacer

las hamburguesas de merluza con alioli de manzana.

Esta la receta paso a paso.

Paso número uno, mezcla en un bol

los pescados y los langostinos troceados

con parte de clara de huevo, las semillas de amapola,

una pizca de sal y el puré de patata en polvo.

Trabaja bien y deja reposar unos minutos.

Paso número dos.

Marca las rodajas de tomate en la plancha,

tritura el resto del huevo con el ajo

y añade el aceite a chorro fino hasta que empiece a emulsionar.

Incorpora la manzana hervida, y sigue batiendo

hasta obtener una salsa homogénea.

Paso número tres.

Dora las hamburguesa en la plancha por ambos lados.

Paso número 4.

Sirve esta hamburguesa sobre una base de pan,

tomate a la plancha y rúcula, y salsea ligeramente

con el alioli de manzana.

En "Cocina con Sergio" nos cuidamos. Un poquito.

No solamente con lo que cocina Sergio,

sino por todas vuestras aportaciones,

como por ejemplo hoy, mira qué maravilla dulce

que nos ha venido desde Medina de Rioseco en Valladolid.

Una confitería, pastelería, de mucha tradición

y nos han enviado unas delicias y unas bollos de manteca.

Suavidad, aroma, sabor, no os quiero contar

qué atracón nos vamos a dar, pero creo que tenemos

algo más para despedir.

Sí, pero esto solo nos ha llegado la foto.

No me extraña, porque si no ya habrían volado.

Nos lo ha mandado Rosa Jiménez

desde Sanesteban de la Sierra en Salamanca.

Qué buena pinta. Mira lo que nos dice.

Hola, Sergio y Pepa, estos son los hornazos

típicos de mi pueblo, obra de mi madre y hermana.

Aparte de la buena pinta que tienen, es que están buenísimos.

Un abrazo, otro para ti.

La próxima nos lo envías físicamente.

En Salamanca he probado muy buenos hormazos.

Familia, estamos todos unidos, por la gastronomía.

Nos vemos, los fines de semana, "Cocina con Sergio".

Dulce, platos salados y lo que haga falta.

Que no nos defraudes, que estaremos esperando

a ver si estáis para empezar.

Hasta el próximo programa. Hasta luego.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hamburguesa de merluza

Cocina con Sergio - Hamburguesa de merluza

10 oct 2015

El plato principal que se cocina es Hamburguesa de merluza.

INGREDIENTES:
500 g merluza
100 g langostinos
4 molletes
2 tomates
100 g rúcula
1 huevo
1 diente ajo
1 manzana
10 g puré patata en polvo
Aceite, sal
Semillas de amapola


PASO 1. Mezcla en un bol el pescado y los langostinos troceados con parte de clara de huevo, las semillas de amapola, una pizca de sal y el puré de patata en polvo. Trabaja bien y deja reposar unos minutos.
PASO 2. Marca las rodajas de tomate en la plancha. Tritura el resto del huevo con el ajo y añade el aceite a chorro fino hasta que empiece a emulsionar. Incorpora la manzana hervida y sigue batiendo hasta obtener una salsa homogénea.
PASO 3. Dora las hamburguesas en la plancha por ambos lados.
PASO 4. Sirve las hamburguesas sobre una base de pan, tomate a la plancha y rúcula y salsea ligeramente con el alioli de manzana.
 

ver más sobre "Cocina con Sergio - Hamburguesa de merluza" ver menos sobre "Cocina con Sergio - Hamburguesa de merluza"
Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios