www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3342498
Para todos los públicos Cocina con Sergio - Ensalada de la huerta con vinagreta de mostaza y miel - ver ahora
Transcripción completa

Marchando para hoy una ensalada de la huerta

con una vinagreta con mostaza y miel.

Fíjate, Pepa, qué pinta que tiene la ensalada

y el propio pulpo marcadito a la plancha.

Las diferencias de texturas.

A mí me encantan las ensaladas, así que hoy voy a disfrutar.

Sin duda, con lo mejor de la huerta, vaya representación,

pero os lo voy a poner muy fácil, a ver Pepa.

Si te hablo de un buen guiso con arroz bomba,

si te hablo de un poquita de mojama, si te hablo de un pastel de carne

de esos ricos, sabrosos, yo creo que te lo he puesto en bandeja.

Pastel de carne que son regalo de gente rica,

y apaño.

Hoy hacemos un homenaje a una de las mejores huertas de España,

hay más, pero la de Murcia, no me digáis que no es maravillosa.

Murcia, por cierto, se dice que viene de tierra de mirtos

y que es un nombre que le pusieron los romanos,

aunque no fueron quienes fundaron la ciudad, no señor,

hablamos de una tierra que tiene pocas lluvias,

está muy seca, pero que está muy regada.

Muy regada por los ríos, y que, evidentemente,

había que regular esas aguas, ¿no?

Llevan más de 600 años con el sistema de riego,

todo absolutamente regulado, ordenado,

regulado por el Consejo de Hombres Buenos.

Más de 600 años de historia,

que ahora mismo es Patrimonio Cultural de la Humanidad

declarado por la Unesco, ese tribunal de regantes

que trata de la Edad Media.

¿Qué ríos riegan todas esas aguas?

El Segura, la región trascurre por la Vega media,

por ahí se extiende una llanura fluvial,

surcada por el río Segura y por su afluente, el Guadalentín.

Llamada muy simbólicamente, de cara a la huerta,

el Reguerón, es algo así como el Nilo, el Nilo en Egipto,

el río de la vida.

Por él discurre una tierra fértil donde se puede cultivar

auténticas maravillas.

Os decía antes que su pasado no viene de los romanos,

sino de los cartagineses.

Los primeros en descubrir esa tierra fértil y maravillosa

fueron la gente de Asdrúbal el Bello,

los primeros asentamientos comerciales

levantaron en Cartagena y en las tierras vecinas,

y por eso luego los romanos cuando conquistaron la zona,

llamaron a la provincia la Hispania cartaginense.

Hoy quedan huellas de esos romanos en villas, en termas, en calzadas,

y también hay huellas gastronómicas, platos que datan de entonces.

Esa gastronomía prosperó mucho por la sal de la zona,

también por la huerta, evidentemente,

y por la buena mano que tenían los murcianos para el pescado,

el famoso gallum, esa salsa de pescado,

que se exportó luego por todo el imperio.

Dejaron buena riqueza.

Alrededor de donde hay vida, tenemos productos,

y esos productos bien combinados, bien cocinados,

nos da como resultado ese legendario resultado,

recetas y recetas.

Hoy, con esa ensalada que veíamos al principio,

le vamos a añadir un ingrediente que todos conocemos,

pero que va a potenciar mucho la salsa.

Pondremos un toquecito de mostaza, mostaza antigua que tengo por aquí,

que voy a incorporar a los ingredientes,

y que Pepa nos va a ir contando para poder hacer el plato.

¿Te apetece? Me apetece, por supuesto.

Antes de incorporarnos a la receta, veíamos antes,

lo digo por si alguien se ha quedado fijando,

unas imágenes de castillos.

Murcia es una tierra poblada de castillos,

porque los árabes mejoraron todos los sistemas de riego.

Cuando llegó la Reconquista, las tropas de Alfonso X el Sabio

eso era muy valorado, había que vigilarlo,

y por eso se levantaron tantos castillos.

Es una provincia que hay que visitar,

es una capital preciosa, donde se puede ver

la obra de Salcillo en esas imágenes religiosas,

edificios modernistas muy bonitos, la catedral,

los puentes, y además es una tierra de talento y de ingenio.

De ahí han salido personajes como Isaac Peral,

Juan de la Cierva, Salcillo, Paco Rabal,

Narciso Yepes o Arturo Pérez Reverte.

Dicho queda, visitar Murcia, claro que sí,

y vamos con los ingredientes de esa ensalada

con parte de los productos de la huerta.

Antes de meternos en faena,

debemos saber qué ingredientes necesitamos

para hacer nuestra ensalada en homenaje a Murcia de hoy.

Plato muy saludable, combinación cargada de sabor,

de aroma, de textura, hemos traído lo mejor de la huerta,

pero yo no sé si vas a ser capaz, Pepa, de resistir la tentación.

Ya que vamos a tomar un plato saludable,

una porcioncita de la propuesta que tenemos para la repostería,

chocolate, frambuesa, vamos a ver hoy en la Escuela de Pastelería

cómo elaborar una sencillísima tarta de chocolate y frambuesa.

No metas el dedo, que te veo. Ni se te ocurra tocarla a ti.

¿Y eso? Es mi tarta.

Ya, pero en cuanto termine el programa,

me la voy a llevar a casa,

porque mis niños tienen que tomar fruta,

alimentos sanos. Entendido.

Una tarta muy sencilla. Voy a poner un cartel,

porque aquí todo el mundo tiene la mano larga.

Tarta que podemos dejarla hecha en la víspera,

para que asiente ese chocolate, cortamos en porciones.

Como sigas no llegas. Vamos a por la ensalada.

Plato muy, muy sencillo.

Primero que vamos a hacer, mirad, dos partes.

Paso uno, un sofrito donde pimientos, alcaparras,

aceitunas y ajo recobrarán bastante sabor.

Por ese motivo, ponemos aceite de oliva,

Ahí está, un poco de aceite de oliva,

puedes subir al 5 la temperatura, te voy a dar la cuchara,

y vamos a empezar sofriendo un poquitín el ajo,

que se vaya dorando, cocinando un poquitín.

Tampoco quiero que se haga en exceso,

porque corremos el riesgo de que amargue.

Ya sabéis que si el ajo se hace demasiado

puede resultar un poco amargo.

Por un lado, van esos ajos, por otro lado,

tengo los pimientos asados, que nos van a dar más sabor.

Podríamos tener el pimiento rojo fresco.

En cualquier caso, lo cortaríamos en tiras.

Lo único que el pimiento si estuviese fresco,

tardaría un poquito más en hacerse, lo cortaríamos en tiras finas,

y lo tendríamos a fuego medio, sinprisa,

con esa pizca de sal que les ponemos siempre a los sofritos.

En este caso, al estar asado, nos va a aportar más sabor

y vamos a disfrutar más del plato.

El pimiento lo pelé una vez asado, le quitamos

la mayor parte de las semillas que a veces aporta,

y lo vamos a tener preparado, ¿qué tal va el ajo?

Temperatura que tienes, siete, perfecto.

¿Quién ha subido el fuego? ¿Tú?

Es la magia de la cocina.

En cuanto tú veas que el ajo se empieza a dorar,

me avisas rápidamente y le añadimos el pimiento.

Esto es acción, reacción.

¿Te ha entrado el agobio? No haber subido el fuego.

Vamos a añadir esas alcaparras tal cual, enteritas,

vamos a añadir también el pimiento, vamos removiendo ahí,

fijaos los aromas, los olores, has visto qué rico.

El toquecito de vinagre de esas alcaparras

nos ayuda a reforzar más el sabor de esta ensalada

desde el segundo uno, es decir, va a ir dando bastante sabor.

Luego, las aceitunas que tengo aquí también, sin hueso, muy importante,

cortadas en láminas finas, marchando.

De momento, eso marcha bien. Sí, y tiene un colorido precioso.

Pinta bastante bien, únicamente vamos a poner una pizca de sal,

un poquitín de sal, así,

que conserve bastante el sabor, ese sabor del pimiento, del ajo,

y unas gotitas de vinagre.

Aunque luego haremos una vinagreta, pero vamos a poner unas gotitas.

Con eso lo vas mezclando y ya tenemos la base.

Lo vamos a mantener unos 3-4 minutos, no más,

porque los ajos se han sofrito, los pimientos ya están asados.

Que evapore un poquitín y ya está.

Que bien huele. Huele rico, ¿eh?

Tenéis que probar en casa. Ni más ni menos,

luego lo dejaremos enfriar.

Por otro lado, tengo el panyaki caliente.

Voy a añadir un poquitín de aceite en la parte más baja.

Voy a poner papel, ya lo sabéis, un poquitín,

con otro poquitín de aceite por encima.

El pulpo, que ya está cocido,

lo vamos a ir dorando sobre el papel, el paso 2.

En este paso 2 vamos a dorarlo.

¿Por qué lo de poner papel, un poquito de aceite

y por qué poner el pulpo cocido?

Primero, el pulpo cocido ya garantizo que esté tierno,

lo voy a marcar un poquitín que se dore, que se caliente.

El papel nos va a ayudar

que ese colágeno, esa gelatina que a veces libera el pulpo,

no se quede pegado, lo podamos separar sin problema.

El panyaki se va a quedar más limpio.

Una vez que esté hecho el pulpo, que le dé la vuelta,

es más fácil retirar el papel, servir el pulpo,

y sobre todo cuando tengáis que hacer gran cantidad en casa

es lo más sencillo, así no mancháis,

no es complicado de manipularlo, simplemente son trucos

que nos van a venir muy bien a la hora de cocinar.

El pulpo, simplemente dorado, osa va a quedar un poco crujiente,

el sofrito de Pepa, que no os quiero contar cómo huele,

y nos faltan las cebolletas, cebolletas que tengo aquí,

y lo que vamos a hacer con ellas es lo siguiente.

Las vamos a cortar, una va a ir a la mitad,

esta la vamos a cortar a lo largo,

la vamos a volver a cortar en cuartos

y las vamos a dorar, así tal cual van, enteras,

las vamos a dorar en el panyaki.

Por eso yo ponía,

esta que es más gruesa, le voy a dar otro corte,

en un lado poníamos el pulpo, en la parte de abajo,

y en la parte de arriba vamos a ir dorando estas cebolletas,

que se vayan haciendo, fuego medio, no muy fuerte el panyaki,

pero quiero que queden blanditas, un poquito al dente en el centro

y doradas por fuera.

Por eso, aceite de oliva,

y mirad la cantidad de ingredientes saludables

que lleva el plato.

Desde luego, nuestro organismo y nuestro paladar van a agradecer.

Vamos a ir colocando ahí esa parrillada con las cebolletas.

Ya verás, Pepa, este plato que incluso podríamos hacer

una ensalada templada, no iría mal,

pero todo en frío, esto va a coger más sabor.

¿Incluido el pulpo? El pulpo yo recomiendo,

que aunque la ensalada+ pongamos en frío,

al final pongamos ese pulpo dorado por encima,

y le va a ir muy bien. Esto ha menguado.

Esto lo vamos apagar, lo puedes apagar directamente,

vamos a dejar las cebolletas que se vayan haciendo poco a poco,

una pizca, simplemente poca cantidad de sal

para que se hagan antes, y una vez que las tenemos ahí repartidas,

chorrito de aceite de oliva.

El pulpo, por un lado, se va a ir dorando,

las cebolletas, por otras, el sofrito ya está.

Mientras que Pepa se va a esa huerta,

a esa superhuerta que tenemos ahí,

las patatas las tengo ya cocidas,

y con la punta las voy a ir pelando,

les voy a quitar la piel, despacito,

ya sabéis que las patatas, para que no se os rompan,

una vez que ya han cocido, una vez que la habéis pinchado

con la puntilla, y veis que hay cierta resistencia,

pero que sale sin problema, dejadlas que se enfríen

en el agua de cocción.

Si no, rápidamente preparáis un bol con agua fría

y rápidamente cambiáis de la olla al bol.

Si las escurrimos directamente en caliente,

se rajan, es un desastre.

Te dejamos en la intimidad pelando patatas como en la mili.

Me vengo con vosotros al bodegón,

porque nos habían quedado pendientes,

como siempre nos gustan los datos de producción de la huerta murciana.

Hemos dicho que hay otras huertas muy importantes, como la gallega,

pero en Murcia, concretamente,

destaca por su producción agrícola nacional

en melón, en sandías, peras, uvas de mesa, manzanas,

albaricoques, melocotones, nectarinas,

me quedo sin aire y no acabo, ciruelas, cítricos,

tomate, patata, lechuga, pimiento, zanahoria, alcachofa,

pepino y coliflor.

Todo esto en peso anual, ¿qué volumen hace?

N más ni menos que 2 200 000 toneladas

de puro sabor, de pura vitamina y de pura salud.

Desde luego, las verduras hay que aprovecharlas,

porque estos productos tenemos 1001 combinaciones,

calabacines rellenos, las berenjenas hervidas con miel y curry,

las ensaladas de sabrosos tomates que los dejas reposar un poquitín

y sale todo el sabor, o toda la variedad de lechugas

con hojas crujientes, mucha variedad, mucho aroma,

y mucho sabor, a disfrutar siempre de las huertas.

Qué mejor homenaje que hacer a precio de los productos.

Me voy a llevar media huerta. No te cabe en el coche.

El coche de Pepa no cabe, o la tarta o la huerta.

Te digo yo que sí. La tarta o la huerta.

No me pongas en el disparadero.

Familia, vamos con el paso 3, paso muy sencillito.

Lo primero, que nos está pidiendo ya,

salir del panyaki, de la plancha, es el pulpo.

Cogemos todo el papel, nos lo llevamos,

y ese pulpo que está crujiente, mirad qué buena pinta,

no se ha pegado, y las cebolletas también.

Todas del tirón, mirad qué buena pinta.

Doradas también y han quedado al dente, con u poco de resistencia,

esa es la gracia.

En este paso 3, no sólo era sacar del panyaki los ingredientes,

sino hacer una vinagreta, una vinagreta

que llevaba un toquecito de mostaza, le puso ahí un pelín de miel,

una pizca de sal, chorrito de vinagre,

vinagre de Jerez, que nos va a dar un sabor agradable.

Vamos a empezar, primero, a remover bien estos ingredientes,

para que se mezcle la mostaza, la miel, el vinagre.

Poco a poco, sujeta un poco el bol, Pepa,

que como si se tratase de una mahonesa,

vamos a añadir el aceite.

Le vamos a dar un barillazo.

¿Recordáis aquello de salsas emulsionadas inestables?

Esa es una salsa emulsionada, empieza a emulsionar,

pero es inestable, en cuanto pasan 10-15 segundos, se baja.

En cambio, la mahonesa o el alioli, recordad,

forman parte de esas salsas estables,

se han emulsionado, se han repartido

esas gotitas de aceite. Inestable pero espesa.

La mostaza ayuda un poco a que dure más la estabilidad,

incluso podríamos puesto la yema de huevo,

y la yema de huevo también ayuda a que las salsas de este tipo

resulten un poco más estables.

Un chorrito más y ya lo tenemos.

Ha emulsionado, ha espesado y esta salsa está lista

para añadir en la ensalada.

Para eso nos tenemos que ir al paso 4.

La vamos a dejar así, luego puede ser que le demos

un barillazo final.

El paso 4, las patatas, que yo me quedé pelando,

las he troceado, cortado en dados, y mirad, una vez cortadas en dados,

con la ayuda de un molde, las he puesto en la base.

En la base vamos a poner las patatas,

vamos a presionar bien esta mezcla.

Entre medias, fijaos,

la cebolla morada que la podríamos haber salteado,

o la podríamos haber puesto con el pimiento,

la voy a poner entremedias, por una sencilla razón.

Va a ir en crudo, láminas finas, y para un toquecito crujiente

que nos vamos a encontrar luego, cuando vayamos a degustar,

que no vaya todo cocinado,

sino vamos a encontrar un toque crujiente.

Ponemos esa cebolla morada a la mitad,

y vamos a añadir ese sofrito, que decía Pepa cómo huele,

y tanto que si huele bien.

Lleva el ajo, las alcaparras. Las aceitunas.

Pero cuidado que reduce muchísimo, calculad las cantidades.

Es todo aroma, todo sabor,

vamos a poner una capa encima con los pimientos.

Una variedad de ensalada, en Murcia tenéis 1001 tipo de ensaladas,

que son un auténtico escándalo, un auténtico lujo.

Una variedad diferente, vamos a poner esta capa encima,

y ahora, Pepa, acerca el pulpo, acerca la cebolleta.

Vamos a quitar el molde, con cuidado, despacito,

ahí lo tenemos, con cuidadito.

Ahora qué os parece si hacemos lo siguiente.

Vamos a colocar una cebolla, por ejemplo se me ocurre,

una por aquí, una que venga por aquí,

y otra que le cruce por aquí, esta que está cortada en cuartos.

Vamos a poner como cuando vamos a la huerta,

nos lo encontramos así todo bonito colocado.

Vamos a colocar también este trocito de pulpo,

mirad qué crujiente que ha quedado.

Ese toquecito de pulpo, y como por aquí había otro,

también se lo vamos a poner, marchando.

El huevo, quito ahí,

el huevo duro, que lo tengo cortado aquí en cuartos,

vamos a coger un trocito de huevo y el huevo duro, por ejemplo,

lo ponemos aquí.

Para terminar esa salsa, esa salsa con la miel, mostaza,

que está diciendo: "Échame ya a la ensalada".

Simplemente qué os parece si hacemos lo siguiente.

Ponemos un poco alrededor, mirad que buena pinta.

Un truco, la patata, si queréis,

podéis añadir un poco de salsa antes,

va cogiendo el sabor, se va impregnando de todo el sabor,

y cuando llevemos al plato queda mucho más rico.

Para la decoración, creo que esta ensalada entra.

Va a entrar por la boca en un minuto.

Igual que otras veces cuando hacemos ensaladas con hojas

decimos no pongáis el aliño o la salsa con muy tiempo,

en este caso se lo podéis poner,

dejáis que macere el sabor, y va a estar mucho más rico.

Esta nos la podemos llevar.

Marchando una ensalada con productos de la huerta

donde la presentación, el aroma, la textura y los sabores

son los verdaderos protagonistas.

Lo que el ojo no ve nos va a ayudar

a ver cómo esa salsa de miel y mostaza

ha emulsionado y baña esa ensalada diferentes texturas,

la patata hervida, la cebolla morada,

y el sofrito de pimiento, muy cargado de sabor,

gracias al ajo y a la alcaparra.

Para terminar con un toque crujiente pero muy agradable

que nos aporta el pulpo cocido marcado en la plancha.

Programa de servicio público, canal internacional,

damos la vuelta al mundo, y llega el momento

de resolver vuestras dudas, esas dudas,

esas curiosidades, esos experimentos,

que a veces decís: "He mezclado esto con esto y me sale esto".

Y como no, vuestras fotos, pero para eso está Pepa.

Abre el correo, el buzón, y saca vuestras dudas.

Selecciono dudas para que el maestro

nos la resuelva en el programa.

Vamos primero con la que nos ha mandado

Paquita desde Tarragona.

Pues claro que sí, Paquita y María Ángeles.

Para hacer un estofado, a mí la carne que más me gusta,

mejor dicho, la pieza de carne de ternera

es el morcillo o la espaldilla.

Llega colágeno, esa gelatina que nos va a aportar

un sabor muy agradable.

Córtalo en dados, sazónalo, en harinas,

primero sellas un poquitín, para evitar que quede reseca,

luego añades el resto de hortalizas,

un poco de vino, la cocción, y una vez que esté tierna,

la dejas reposar, estas carnes te van a quedar muy ricas,

muy sabrosas y no son demasiado caras.

¿Y la salsita espesa, cuál es el truco?

Como lleva un poco de harina en el sellado,

esa harina se va a encargar que durante la cocción

poco a poco vaya espesando.

Por lo tanto te va a quedar con una densidad ideal.

Pues, Paquita, ponlo en práctica.

Vamos con la segunda consulta, la que nos ha mandado Enrique

desde Alcalá de Henares.

Así da gusto.

Consejos en líneas generales.

Cuando compramos legumbres cocidas, a mí me gusta lavarlas,

lavarlas muy bien, y ese caldo que traen

desecharlo por completo.

En algunas como el maíz o los champiñones,

también me gusta personalmente lavarlos

y quedar lo que es el ingrediente y emplearlo.

Pero en el caso de berberechos o almejas al natural,

sí que parte de ese caldo para hacer una vinagreta

o añadir en determinadas elaboraciones va a ir muy bien.

En el caso de los espárragos, hay muchas personas

que el agua de la cocción les gusta, y dicen que se lo beben

o lo añaden a un arroz.

Un resumen de lo que podríamos utilizar y qué no.

A ver dónde están estos consejos, dónde podéis consultar

para que luego Sergio responda durante el programa,

en www.rtve.es/cocinaconsergio

Ahí está absolutamente todo lo del programa,

más de 250 recetas a vuestra disposición, en vídeo,

directas para imprimir, ese contacto

para que nos planteéis vuestras dudas.

Por ejemplo. Sergio, ¿qué te pueden preguntar?

Por ejemplo, la salsa bechamel que no me espesa

para hacer las croquetas.

¿O por qué cuando frío los huevos salpican tanto?

O la carne me queda muy seca, la pongo en el horno,

y me queda muy seca, o el flan, o me queda como unas piedra,

o esa flan baila muchísimo, y así miles y miles.

La pregunta del millón:

¿Por qué no suben las magdalenas ni los bizcochos?

Cosa que hagáis, cosa que queremos pruebas y fotos

para poder colgarlas en la web y verlas durante el programa.

Seguimos en eso y seguimos con la cocina.

Ahora vamos a una sección que os gusta muchísimo

que es la sección de Escuela de Pastelería.

Hoy vamos con una tarta,

una tarta muy sencilla de chocolate y frambuesa.

Llega un cumpleaños, sacas esta tarta y triunfas.

Mirad, tengo aquí un molde,

un molde engrasado con un poco de mantequilla,

y lo he forrado con una lámina de pasta quebrada.

Tenemos dos opciones, una, cocer en blando,

meter esta pasta quebrada con un poco de peso en el horno,

y dejar que quede crujiente. Para que no se abombe.

Claro, para que no despegue, o bien añadir la crema

y lo que os dije, añadimos la crema,

y rápidamente empezamos en la base del horno.

Empezamos en la base del horno porque así se nos va haciendo

esta pasta quebrada, nos va a quedar crujiente,

y luego el relleno que le hayamos puesto

nos va a enriquecer.

En este caso, vamos con un relleno,

que a la mayoría nos gusta, chocolate.

Pepa todavía no ha caído en la tentación, caerá.

Para hacer la cremita de chocolate vamos a hacer lo siguiente.

Vamos a añadir aquí maicena,

vamos a poner 40 gramos de maicena,

70 gramos de azúcar y vamos a remover bien,

para que luego no nos aparezcan los malditos grumos,

los gruimos que a nadie le gustan.

Una vez que lo hemos mezclado bien, vamos a añadir

unos 300-350 mililitros de nata.

Nata que vamos añadir y que vamos a ir mezclando.

Si esto es de chocolate, falta añadir chocolate.

Esta mezcla que tengo aquí,

cuando veáis que se han desecho todos los grumitos,

que está perfectamente mezclado,

lo vamos a llevar con un cazo al fuego,

lo vamos a meter al fuego, y sin dejar de remover,

añadiremos 120 gramos de chocolate, chocolate puro,

para postres.

Lo vamos a añadir poco a poco, y sin dejar de remover.

¿Cuál va a ser el resultado?

Esta mezcla, esta salsa cuando le hayamos añadido

la crema y el chocolate y haya hervido,

se nos va a convertir en esta que tengo aquí.

Como veis, una crema muy homogénea, con cierta densidad,

pero todavía va a entrar en el horno.

Veis que no hay grumos y que ha quedado con una densidad

y un sabor que no os quiero ni contar.

Podríamos tomarla a cucharadas porque no lleva huevo,

no lleva ningún ingrediente en crudo.

Ahora llega lo siguiente.

Vamos a añadir esta mezcla, mirad qué buena pinta,

la nata, el chocolate, ese toque de maicena y azúcar,

lo vamos a volcar en el molde.

Una versión de tarta de chocolate

que además podéis dejarla hecha la víspera,

si tenéis un cumpleaños, un bautizo.

Podemos dejar hecha la mezcla la víspera,

y esta va a ir al horno.

El horno lo vamos a tener encendido a 170 grados.

Como veis, una temperatura suave.

Como os decía, en este caso vamos a empezar

como un horneado desde la base para que la pasta quebrada

se nos haga cuanto antes.

Una vez que le hemos puesto la crema sobra la pasta quebrada,

que todavía está cruda, no dejéis que repose demasiado,

porque si dejamos reposar demasiado, se va a empapar la pasta quebrada,

se va a humedecer demasiado y no nos va a quedar bien.

Metemos primero la base unos 10 minutos,

y otro 8-10 minutos ya a la mitad el horno.

Se va a cuajar un poco más el chocolate,

y la pasta quebrada va a quedar hecha.

Sacamos del horno, dejamos enfriar y venir por aquí.

La pasta quebrada, como veis, totalmente hecha,

la cremita de chocolate ha cuajado un poco más,

ponemos por encima, cuando esté fría, frambuesas,

espolvoreado con azúcar glass y esto en la nevera lo tapamos

y en cuanto que Pepa nos haga el resumen,

qué os parece si troceamos, degustamos y disfrutamos.

Ah no, que te la quieres llevar entera, perdona.

Claro, por supuesto, pero no tengo cargo de conciencia,

porque tienes ahí otra preparada para meterla en el horno.

Así que muy tranquila y con la conciencia limpita

vamos a resumir cómo hemos hecho el plato de hoy.

Estos son los ingredientes que necesitamos

para hacer la ensalada de la huerta con vinagreta de mostaza y miel,

y esta, la receta paso a paso.

Paso número uno, sofríe el ajo en un recipiente con aceite.

Cuando empiece a dorarse, añade las alcaparras,

las aceitunas negras picadas y el pimiento asado en tiras.

Riega con un chorrito de vinagre de Jerez

y mantén unos minutos.

Paso número dos.

Cubre media plancha con papel de horno,

riega ligeramente con aceite y pon encima el pulpo cocido.

Corta la cebolleta en cuartos y dórala

en la otra mitad de la plancha.

Paso número 3.

Pela las patatas hervidas y córtalas en dados menudos.

Haz una vinagreta con mostaza, miel, un poco de vinagre,

añade el aceite poco a poco y bate hasta que emulsione.

Paso número cuatro, con ayuda de una molde,

sirve una base de patatas,

coloca encima una capa de cebolla morada cortada en tiras

y otra del sofrito.

Remata con el pulpo, aliña con la vinagreta

y decora el plato con la cebolleta a la plancha y el huevo duro.

Definitivamente tiene una pinta buenísima,

pero yo quiero saber cómo ha quedado por dentro.

Si te da igual, si te la vas a llevar igual.

Familia, la gracia donde está.

Tengo una porción troceada, veis ese puntito cremoso,

el chocolate ha cuajado, pero está muy suave, cremosito,

la base de la pasta quebrada y este contraste más ácido

que nos va a aportar las frambuesas con el chocolate.

Una porción así o un poco más pequeña, ideal para el postre.

Por cosas como esta nos felicita José Enrique Robledo

de Santa Fe de Bogotá.

Mira lo que nos escribe:

"Sergio y Pepa, les saludo cordialmente.

Cada fin de semana estoy pendiente de su magnífico programa,

les felicito de verdad.

Es divertido, ágil, atractivo, muy didáctico y profesional.

Un detalle, en las consultas que se plantean,

me causa admiración el cuidadoso manejo

que le dan a nuestro querido idioma.

Un caluroso aplauso para todo el equipo,

por favor continúen así.

Muchas gracias, Enrique.

"Cocina con Sergio", platos salados, trucos, postres,

en La 1 de TVE, programa de servicio público.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de la huerta con vinagreta de mostaza y miel

Cocina con Sergio - Ensalada de la huerta con vinagreta de mostaza y miel

31 oct 2015

Programas completos (265)
Clips

Los últimos 358 programas de Cocina con Sergio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios