Clásicos y Reverentes La 2

Clásicos y Reverentes

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4459699
Para todos los públicos Clásicos y reverentes - Programa 9 - ver ahora
Transcripción completa

A mí me gustaría ser músico de orquesta.

¡Pablo Neva con su trompa!

Si cuando trabajas, lo ves como un hobby,

pues... ya tienes la vida solucionada, creo yo.

¡Javier Prieto con su oboe!

Una aspiración sería tocar en una orquesta profesional.

¡Y Saulo Guerra con su clarinete!

Mi aspiración en la vida sería tocar en una orquesta,

me gusta mucho.

Estos son los protagonistas.

Aquí comienza todo.

¿Quién será el elegido de hoy?

Bienvenidos a "Clásicos y reverentes".

Chicos, ha llegado el día.

Seguro que cuando estabais en casa

preparando este momento y estudiando,

pensabais: "Ay, a lo mejor puedo ser yo quien toque

con ese selectísimo grupo

de 86 profesores que forman

la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE".

¿Os ha pasado? Para eso nos hemos preparado.

-Sería genial. -Con esos profesionales.

Un sueño.

No es nada fácil.

No me cansaré de decir que habéis escogido

una profesión bastante difícil.

Y encima aquí, para colmo, tenemos a este jurado,

que va a estar ahí al pie del cañón valorando.

Judith Mateo.

Albert Batalla.

El maestro Torrelledó.

Y Máximo Pradera.

Aquí comienza la primera fase de "Clásicos y reverentes".

Soy Javier Prieto, soy de Madrid.

Mi padre estudió guitarra, mi madre piano,

y ahora mi hermana pequeña está con el contrabajo.

Bueno, yo de pequeño siempre estaba con mocos y con cosas

y mi madre dijo: "A ver si con un instrumento de viento,

se le pasa".

Y efectivamente desde ahí ya...

La música es parte de mi vida.

Llevo desde los ocho años con ella.

Si se me quita la música,

se me quita parte de mi vida o toda mi vida.

Me gusta toda;

una orquesta, John Williams...

Y luego, pues hobbies...

Me gusta desde los cuatro años dibujar coches.

Cuando me aburro me pongo grabaciones

y me pongo a dirigir yo solo en casa.

¿Y qué más cosas? Manualidades,

hacer maquetas; cosas frikis, que llaman.

Pues en "Clásicos y reverentes" hay complicación máxima,

porque mis compañeros tienen muy buen nivel

y el jurado va a ser seguramente exigente con nosotros,

porque luego el premio es tocar con la orquesta

y eso es exigente.

Bueno, y aparte de hacer amistades,

pues ver un poco el mundo de la televisión

y pasármelo bien, por supuesto.

Javier, que el público se levanta.

Has elegido una buena pieza; por lo menos para dar espectáculo.

Gracias. ¿Cuántos puntos,

cuántas votaciones, luces, se han podido levantar

a este "Tico tico"?

No lo sé.

No lo sé.

No sé si decírtelo...

¡Siete luces!

Siete luces ya de primeras.

Gracias.

A ver este "Tico tico" si les ha gustado al jurado;

tu interpretación, tu arte, tu música.

Judith.

A mí me parece que por lo menos has hecho algo diferente;

algo que no nos esperábamos ninguno.

Esperábamos que vinieses con una obra de clásico,

¿y por qué no venir con el "Tico tico"?

Solo me ha faltado que, tío, estuvieses sin partitura,

moviéndote por el escenario,

animando a la gente, que hiciesen el trenecito...

O sea, ya que tocas el "Tico tico",

tenías que haber animado más el cotarro,

como seguro que lo haces en tu pueblo.

No sé dónde vives, pero seguro que tocas eso

y la gente baila.

¿Sí o no? Aquí en Madrid,

pero me gusta también este tipo de obras.

Yo propongo que lo hagas lo más rápido posible,

a ver si alguien se levanta y lo baila. Venga.

¿Lo más rápido posible? Rápido.

(TOCA LA MELODÍA A GRAN VELOCIDAD)

¡Ole!

Muy bien, Javier.

Muy bien.

Max.

¿Algún animal? Te he dado una luz

porque he visto que has hecho tú el arreglo

y está muy bien que seas arreglista

y, si puedes, compositor; si te da la imaginación.

Hay una cosa que quiero que tengas superclara de ahora en adelante.

Cuando empieza la música, entramos en otro mundo.

Sea cual sea la pieza que toques.

Entramos en un mundo poético, metafórico,

sin nada que ver con el mundo real.

Tienes que separar los dos mundos al menos con un silencio.

En cuanto te dicen "a tocar", no puedes meterte en la obra;

Tienes que hacer un colchón de al menos tres segundos,

tanto al empezar como al terminar,

para separar el mundo de la poesía del mundo real.

Ramón Torrelledó.

Yo no voy a ser el que estigmatice la música popular;

todo lo contrario.

Ya está bien de hacer segmentos y hacer compartimentos estancos;

que la gente del pop no se hable con la clásica y viceversa;

¡final!

La música es música y todo es calidad según su género.

En este caso yo creo que a todos les ha encantado

y tú tienes facultades técnicas para tocar eso

y el concierto para oboe de cualquier otro compositor.

¿A que sí? Pues luego ojalá lo puedes demostrar.

Bueno, muchas gracias.

Claro que sí. "Clásicos y reverentes" es

un programa que sirve sobre todo para unir la música.

Albert.

Yo te he dado un punto por el arreglo, la técnica

y porque aparte lo has cuadrado a dos minutos.

Sí. Seguro que lo has cronometrado

y lo has cuadrado. Sí.

Se ve que tienes técnica; pero sí que en un concurso

para unas pruebas para tocar con una orquesta sinfónica,

yo no me esperaba esto.

Seguramente con un concierto... Pero por eso;

yo estoy con Ramón, tenemos que relajarnos.

O sea, la técnica del clásico nos sirve para tocar

otros estilos musicales. Sí, si yo escucho

cualquier estilo musical,

pero creo que en unas pruebas de una orquesta sinfónica

hay que tocar un concierto.

El punto te lo he dado porque sí, tienes técnica

y por el arreglo clavado, milimetrado a dos minutos.

Muchas gracias. Gracias.

Gracias, jurado.

Javier, ¿subimos estos puntitos?

Bueno, vamos a intentarlo. Venga.

Respondiendo a Albert,

es verdad que en unas pruebas

de alto rendimiento, de altas exigencias,

se puede llevar un concierto,

pero como, si Dios quiere que pase esta prueba,

ya iba a hacer el concierto de Mozart,

pues pensé que a lo mejor era mejor para el público,

que yo creo que le llena más una obra así,

que al fin y al cabo todo el mundo conoce

y se siente contento. Yo creo que sí.

Claro que sí.

Además, nuestro público se ha levantado.

Has logrado que el público se levante, aplauda y cante.

¡Ocho!

Puntuación total de Javier: ¡ocho luces!

Me llamo Daniel Mozas, soy de Logroño y toco la percusión.

En "Clásicos y reverentes" me gustaría difundir

todo lo que pueda ese instrumentos que aún está en vías de desarrollo;

la marimba, la caja... realmente son bastante nuevos,

y por otra parte me gustaría mostrar mi estilo al instrumento.

Podría atreverme a decir que mis comienzos en la percusión

fueron aporreando una batería

que me regalaron con dos años mis abuelos

y un tambor rociero regalado por mis otros abuelos a la vez,

para desgracia de mi familia.

Me llaman el chico de los ruidos.

Será porque, aunque no tenga las baquetas en la mano,

siempre puedo dar golpes.

Y mis padres, que tocaban de hecho en un grupo de folclore riojano.

Ahora estoy viviendo entre Logroño y Madrid;

en Logroño tocando con una banda

y aquí en Madrid con grupos de percusión y alguna orquesta.

Además de la percusión, me gusta el deporte.

Igual salgo a jugar a fútbol

y enseguida ando con las manos por detrás

para no dañármelas, por la música.

Todo en mi día a día va relacionado con la música.

Saluda a tu público.

¿Qué tal, Daniel? Bien.

Bien, bien. ¿Cómo te has visto con la caja

y con este escenario? Bien, distinto.

Acostumbrados a un aula o a un auditorio;

sitios más pequeños y con menos gente, claro.

Se te ve muy bien. Ni una gota de sudor te ha caído.

Estoy acostumbrado a esto. Qué bien.

Vamos a ver cuántas luces se han encendido a tu paso.

Vale. Mira. Cuatro.

¡Cuatro luces para Daniel!

Supongo que estás deseando saber las impresiones del jurado.

Claro. Empezamos.

Maestro Torrelledó, por favor. Saca lo que tienes dentro.

Energéticamente no estás preparado.

Estás como un estudiante;

no eres estudiante, eres músico, artista, estás ahí encima.

Arranca. Ese primer redoble,

en fortísimo, el fin es... ¡Y tata!

¡Y tata!

Y ahora pianísimo.

Tata...

Y ahora, "cresces" poco a poco. Vete a las tres efes, búscalas.

¡Saca todo!

Y... bajas.

Y ahora sigue, sigue, sigue, muere, muere...

Te vas al silencio y ese silencio es musical,

y con esa misma energía empiezas... (TARAREA LA MELODÍA)

¡Venga! Buscas, buscas...

Y ahora los cuartos. ¡Y buscas!

Etcétera, etcétera.

Etcétera, etcétera; todo eso te ha faltado.

Ajá. Vale.

Una clase maestra ahora mismo.

Albert Batalla.

Daniel, me ha faltado... un poquito más de expresividad

a la hora de tocar.

Se ve que tienes técnica.

También igualar más el sonido con las dos manos,

con las dos baquetas.

Hay momentos que sueltas más fuerte una mano que la otra;

pero si sigues con esto

y si pasas a la siguiente fase y puedes hacer la clase con Raúl,

vais a trabajar todas estas partes técnicas.

Judith.

Creo que te falta alguien que te dirija,

porque ahora acabas de demostrar que con Ramón metiéndote caña...

A ti te mola que te metan caña, ¿no?

Sí, realmente...

Me viene bien. Has pegado un cambio alucinante.

Sí, igual he tocado más moderado, intentando no arriesgar y...

Así siempre tienes que ser.

Max.

A ver, Daniel, lo que te acaba de decir el maestro en su estilo

casi de tragedia griega es lo que decían en la serie "Fama";

la fama cuesta, pero la fama hay que sudarla,

y la propia Sheila ha detectado que no has derramado ni una gota.

Hum, dales una réplica, por qué tienes que subir más luces,

que tú tienes mucho arte hablando.

Bueno, creo que es cierto que debo aprovechar estas oportunidades

y romper estas barreras, fuerte, piano;

la expresividad en la musicalidad...

Quizá es por el planteamiento

que he tenido de esta obra, más técnica,

por los pasajes orquestales que tiene,

y la he asimilado así y me ha costado sacarla.

En el momento en el que me lo ha pedido el maestro,

es verdad que cambia totalmente.

-Te voy a dar un punto más, ¿sabes por qué?

Porque estás insinuando algo que yo sospecho,

que la culpa de tu falta de expresividad no es solo tuya,

sino de cómo te han enseñado el instrumento.

Un puntito más. Gracias.

Muchas gracias. La razón se nos ha quedado ahí...

Pero muchas gracias, Max.

Los demás del jurado se mantienen con su sonrisa;

eso significa que Daniel se queda con cinco luces.

Soy Pablo Neva, soy de Marín, un pueblo de Pontevedra.

Pero ahora mismo vivo en San Sebastián.

Toco la trompa

y empecé a tocarla con seis años.

Mi padre es tubista

y creo que esa es una buena razón para que yo sea ahora músico.

¿Un día normal?

Cojo la bici y voy hasta Musikene, que es donde estudio,

en San Sebastián.

Me gusta la trompa, me gusta tocar el piano,

me gusta componer; entonces me gustaría seguir haciendo

lo queestoy haciendo de manera profesional y cada vez mejor.

Como dicen muchos,

si cuando trabajas, lo ves como un hobby,

pues... ya tienes la vida solucionada, creo yo.

Estoy en "Clásicos y reverentes"

porque creo que es una buena oportunidad

para dar a conocer el instrumento, la trompa,

y todo el repertorio que tiene.

Tengo muy claro que el nivel que me van a exigir va a ser muy alto,

pero creo que yo todos los días en el estudio

ya me exijo un nivel muy alto,

así que creo que podré estar a la altura.

Pablo, enhorabuena. Gracias.

Sé que es muy difícil subirse aquí.

¿Cómo te has visto, cómo te has escuchado?

Bueno, creo que ha sido una versión de la obra

como tantas otras que hago.

Eso de "como tantas otras" no lo digas.

Ah, vale. Vamos a ver las luces

que se han encendido a tu paso. Vale.

Cinco luces. Cinco luces para Pablo.

Más o menos me has contado tus impresiones;

¿te apetece saber qué impresiones tiene el jurado?

Por supuesto. Vemos ahí esas caras...

Vamos a empezar. Maestro Torrelledó.

¿Qué hay, Pablo?

Se te han visto los zurcidos.

No están integradas las partes técnicas

de los mordentes, todo esto que es supercomplicado,

en la música.

Al principio sí intentas imaginarte a ese águila por las Hébridas,

por Escocia, volando...

Pero cuando llegan esos momentos de arabescos escarpados,

ahí es todo zurcidos, se te ven los hilos, los dedales...

Se te ve todo.

No puede ser. A ver, Ramón no se entera.

Lo que se lleva ahora son los agujeros y los descosidos, ¿no?

¿Qué zurcidos? O sea, no. Eso es verdad,

los rotos en los pantalones. Totalmente,

y los agujeros en las camisetas.

Max. Pablo,

enhorabuena porque le has echado un par de bemoles

y has escogido para tu presentación en sociedad

una de las obras para trompa más espeluznantes que hay

desde el punto de vista técnico.

Pero aparte de la técnica, también está el drama.

Como te decía Ramón,

esto es un águila que o pesca ese día, o se muere;

es una obra muy, muy dramática.

No se ha visto el drama. Se ha visto la técnica,

pero no se ha visto el drama por la supervivencia.

Yo te voy a dar otra luz. Muchas gracias.

Porque se nota el musicazo. ¡Seis luces para Pablo!

¡Siete luces! El maestro Torrelledó aprieta.

Gracias.

¡Eh, has subido!

Con los nervios que tenías.

Puntuación total de luces para Pablo: siete.

Soy Alberto Bonillo;

vengo de Tomelloso, un pueblo de Ciudad Real,

y estoy viviendo en Zaragoza actualmente.

Toco el trombón

y me dedico desde los siete años.

Vengo de una familia de músicos.

Mi abuelo toca el bombardino, mi tío la trompa, mi tía la flauta

y mi padre el clarinete.

Me muevo en un ambiente musical.

Toda la gente que conozco es música.

Me gusta cocinar todo tipo de platos.

La tarta de tres chocolates me sale muy bien.

Todo lo que sea despejar la mente después de un día de estudio:

quedar con amigos, charlar, jugar una partida de cartas...

En mi paso por "Clásicos y reverentes"

me siento preparado para dar el nivel que el concurso merece.

Espero disfrutarlo porque es una experiencia diferente

que no solemos tener.

Muy bien, Alberto. Muchas gracias a nuestro pianista.

¿Qué tal, cómo te has sentido? Bien, un poco nerviosillo, pero...

Bueno, con este público y este jurado.

Me ha gustado mucho que en algunos silencios mirabas

este cielo estrellado de focos que tenemos,

a ver si alguna luz bajaba.

Has tenido... ¿Cuántas crees?

¿Muchas, pocas?

Hum, entre pocas y... (RÍE) Y muchas.

(TODOS RÍEN) ¡Cuatro luces!

Cuatro luces, que sabes que pueden subir.

Vamos a empezar con nuestro jurado y con sus impresiones,

y vamos a empezar por el primero que ha hecho caer esta luz: Max.

A ver, mejor el cantabile que el maestoso del principio,

que no sonaba ni allegro ni maestoso.

Me ha dado la impresión incluso a veces

de que tú acompañabas al pianista.

O sea, como que te desentendías de la música y decías:

"Yo ya he hecho lo mío y que se lo coma el pianista".

(RÍE) Desconectabas de la música.

No puede ser. El solista eres tú, macho,

y no se ha notado.

Judith, que veo que te ríes. Yo creo que estabas

un poco bastante tirando a mucho de nervioso, ¿no?

Sí. Además, la acústica es muy seca,

al respirar también se seca un poco la boca,

entonces cuesta también un poco más tocar.

Yo me pongo de su lado, ¿qué queréis que os diga?

Vale. Albert.

Enhorabuena porque has tocado sin partitura,

que en la primera ronda no es lo habitual,

y es un punto a favor tuya. Muchas gracias, Albert.

Maestro Torrelledó.

Como tocar...

Bueno, pues es otro tema.

Voy a ir a lo esencial.

Hay tantos momentos musicales que están ocurriendo, esto es vida;

y está todo en un estadio absolutamente moderado.

"Si, mi, anacrusa"; ese mi es expresivo.

No porque estés en piano... Esa es la prosodia de la música.

Está en piano, in crescendo, pero es: "Hola, ¿qué tal estás?".

No. (TONO NEUTRO) "Hola, ¿qué tal estás?". No es eso.

Expresividad, más o menos es lo que te están diciendo.

Ahora sí que tienes un momento para expresarte, ahora hablando,

a ver si podemos subir unas luces.

Bueno, yo al maestro Torrelledó

le doy toda la razón en el tema de la expresividad,

que es algo que me cuesta más.

Me cuesta abrirme en ese sentido

y comunicar algo, decir algo, al que me está escuchando.

¿Algunas luces? Mira, Judith. Muchísimas gracias.

Nos ponemos ahora en cinco luces.

Y yo te voy a dar otra

por tocar de memoria. ¡Seis luces!

Una más de Albert. Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

Muy bien, Alberto.

Alberto, con un total de luces de seis.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

Mi nombre es Saulo Guerra; soy de Gran Canaria,

en concreto de un pueblo situado al norte de la isla

llamado Villa de Moya.

Mi pueblo es pequeñito, no somos muchos habitantes,

y la gran mayoría de la población vive de la agricultura.

También en este pueblo se cultiva mucho la cultura.

Tenemos una banda de música desde hace muchos años;

casi la más antigua de la isla de Gran Canaria,

y han salido muchos músicos, entre ellos, yo.

Toco el clarinete desde los cuatro años.

Elegí el clarinete porque mi abuelo tocaba el clarinete.

Mis aficiones favoritas son la bicicleta,

el deporte en general.

Casi todos los días salgo en bici, hago unos 15-20 km.

Bueno, y me gusta mucho estar con mis amigos y con mi familia.

De mi paso por este programa, espero dar lo mejor de mí.

Soy consciente de que no es fácil, que el nivel es muy alto.

El tiempo que he dedicado a la música ha sido

prácticamente todo, durante mi vida.

Muy bien, Saulo, ¿cómo te has sentido?

Bueno, un poco nervioso, pero...

Un poquito nervioso; sigues un poco nervioso.

¿Cuántas luces crees que se han podido encender?

Se han oído muchos aplausos. Ni idea.

Saulo, ¡ocho luces!

¡Eh!

Ponte contento.

Ocho luces de primeras.

Veamos las impresiones de nuestro jurado.

Maestro Torrelledó.

Después del comienzo de "Rhapsody in Blue" maravilloso...

Bueno, tienes una destreza fantástica

y deseo verte en la siguiente fase. Gracias.

Max.

Solo te he dado un punto porque me gusta ir a la contra

y he visto que mis compañeros derrochaban generosidad;

pero me ha encantado cómo has tocado

y la elección de la obra, que hayas escogido una obra,

al clarinete que siempre lo vemos haciendo melodías,

que hayas escogido una obra rítmica casi percutiva;

es el clarinete como instrumento de percusión.

Enhorabuena. Luego habrá propina seguramente.

-Gracias.

Estaré atenta a ver qué hablas. Judith.

Te he visto como Jekyll y Mister Hide, ¿no?

O sea, cuando apareces, casi ni me había fijado en ti;

se te ve supermodosito:

"Dios mío, detrás del clarinete, que nadie me vea",

y de repente te pones a tocar y dices: "Cómo toca este tío".

Me has gustado mucho, muchísimo;

toda la sonoridad, todo lo que has hecho,

y me he enamorado del clarinete.

Albert.

No había nada más difícil técnicamente para escoger, ¿no?

Enhorabuena. Tienes una técnica de diez;

eres un músico brillante.

Como dice Ramón, te quiero ver en la siguiente fase.

Gracias.

Saulo, parece que todas las impresiones son muy buenas.

Estabas tú más nervioso que nadie. Sí.

¿Quieres subir alguna luz más?

¿Crees que puedes decir algo que haga iluminarse el plató?

Hombre, no se me da bien hablar;

creo que se me da mejor tocar el clarinete.

Eso lo hemos visto, sí.

Bueno, no solo con mi actuación,

sino con la de los demás chicos, me gusta cómo piensan ustedes

y creo que nos pueden aportar muchas cosas,

musicalmente hablando sobre todo,

y estoy muy contento de haber llegado hasta aquí

y a ver si existe la posibilidad de continuar.

Bueno, con esa posibilidad se queda. Judith da un nueve.

Nueve luces.

Saulo, quiero que tengas una sonrisa de aquí a aquí.

Quítate ese formalismo, como dice Judith.

Total de luces para Saulo, ¡nueve!

Daniel, Alberto, Pablo y Javier, venid aquí, por favor.

Vamos a quitar eso para que quepamos todos.

Muy bien.

Hemos llegado ya al final de la primera fase

y ahora vamos a saber quiénes de vosotros

pasáis a esa segunda fase.

Los participantes que pasan; sonrisas, eh;

a la segunda fase de "Clásicos y reverentes"

son...

Javier, Pablo y Saulo.

Enhorabuena, chicos. Enhorabuena también a vosotros, eh.

Al principio estaba un poco cortado porque, claro...

-Ay, venga.

-Pero una vez que ya me ha dicho unas cosas y tal...

-Estamos tratando de juntar, de unir cosas, ¿vale?

-Yo creo que ha ido ya cada vez mejor.

(CANTA LAS NOTAS)

Todas iguales, que no cambie el sonido.

-Me ha hablado al principio del tiempo.

-Piensa el tiempo antes. (MARCA EL TIEMPO)

-Porque... Bueno, es lo esencial; empezar la obra con un buen tempo.

En un momento dado me hablado de la dirección de ritmo.

-Un poco más de dirección. -Vale.

Si tú lo haces exactamente igual,

la gente va a desconectar y se va a ir

y te vas a quedar solo tocando.

Tienes que darle interés a la música.

(TARAREA LA MELODÍA)

(TARAREA LA MELODÍA)

(TARAREA LA MELODÍA)

Vale, cortemos ahí un momento.

-Me ha dicho que los dos minutos que salga a tocar que sean "plas".

-¡Plas!

-Así que tienes que ir con todo.

-Que digan: "¿De dónde ha salido este?".

Y tú dirás... ¿De dónde has salido? -De Marín, de Pontevedra.

-¡Ahí estamos, con los de Marín!

Mario, el profe de Pablo; ¿cómo han ido esas clases?

Pues muy bien; con alumnos así es muy fácil,

lo dejan todo muy fácil, ya está casi todo hecho.

Es una realidad que tengamos tantos jóvenes en España

que tocan así los instrumentos de viento.

Debemos estar muy contentos.

¿Siempre quiso la trompa?

Siempre, desde pequeñito lo tuvo claro,

que él quería la trompa.

Y aquí el hermano Guille. ¿Tú tocas algún instrumento?

Yo solo la flauta dulce en el colegio.

La del cole, ¿no? Sí.

¿Y qué es que tu hermano esté con la trompa todo el día?

(RÍE) Me destroza los oídos cuando toca.

Bueno, ahora esperemos que no nos destroce los oídos.

Vamos a desearle lo mejor.

Y la mami, que le lance un mensaje para que lo haga genial.

Pues nada, que él siempre nos dice que le gustaría

algún día llegar a ser solista de la Filarmónica de Berlín,

entonces yo lo que le deseo ahora es que ánimo, hijiño, que tú puedes

y a por todas. Vamos, solista.

Muy bien, has interpretado, eh. Me he metido en el papel.

Has querido interpretar. A ver qué opina nuestro jurado

de esa interpretación que has hecho musical y también escénica.

Max, por favor.

Pablo, muy bien.

Me has hecho ver a los jinetes y al zorro galopando.

Me ha dado la impresión de que hacia la mitad

has tenido como alguna interferencia mental

y te has ido un poco; pero luego has recuperado.

Judith.

Creo que has conseguido otro de tus sueños,

estar en un programa de la tele, ¿verdad?

Y participando.

Esto es otra meta conseguida

y poco a poco irás consiguiendo todas tus metas musicales.

A mí me ha encantado. Muchas gracias.

Albert. Bravo, eres un musicazo

y si tienes sueños de ser solista de cualquier orquesta

seguro que lo consigues

porque lo has demostrado hoy con este concierto.

Enhorabuena. Gracias.

Nos queda esperar, ¿te parece? Me parece.

Pues vamos a esperar.

Mi experiencia con Mario ha sido única,

porque no le conocía.

-Te he escuchado en la primera prueba,

con el "Tico tico".

-Mario me ha hecho un comentario sobre el "Tico tico".

-Ha gustado mucho, a mí me parece estupendo,

pero necesitamos más claridad.

-Y la verdad es que me ha dado unas pequeñas pautas.

-Carácter completamente diferente.

-Pero esas pequeñas pautas yo creo que me han servido

y me van a servir

para interpretar Mozart, en este caso.

-Este concierto lo hizo para un amigo italiano,

Giuseppe Ferlendis.

-He disfrutado mucho con esta obra porque...

-Es uno de los conciertos más importantes para oboe.

-Y la verdad es que es muy bonito, en do mayor.

-Más difíciles también; tiene muchos matices.

-Una tonalidad que es... grande.

-Cuando hay tantas articulaciones, podemos perder la línea.

-Sobre todo en Mozart, hay que ir hasta un punto álgido,

el más grande.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Y buscarlo, hasta llegar a él.

Mario, el profe que ha tenido Javi en esta "master class".

Muy bien; la verdad es que estoy sorprendido

y espero que Javi tenga suerte y vaya a la final

y que venga a tocar con la orquesta porque lo pasará bien. Suerte.

También estoy con la mamá, que me ha dicho:

"No me preguntes mucho que estoy muy emocionada

y me puedo poner a llorar".

Bueno, aquí llorar, que sea de alegría, eh.

¿Qué le puedes decir a Javier que está ahí solo

enfrentándose a este público y a este jurado? Vamos a animarle.

Pues le puedo decir que adelante, hijo, que tú puedes con todo,

así que adelante.

Ay, muy bien.

Aquí hay mucho aprendiz de director de orquesta

que estaba con los dedillos siguiendo el ritmo.

Vamos a ver qué le ha parecido este ritmo a nuestro jurado.

Albert. Antes te metí un poco de caña

por la elección de la obra en unas pruebas;

ahora sí que es un concierto.

Tocas muy bien; cuidado que en pasajes rápidos

te pisas las notas, unas sobre las otras;

en las notas largas se te va un poco la afinación;

pero a seguir trabajando porque eres buen músico;

si estás aquí es que lo eres.

Pero ten cuidado con esos aspectos técnicos,

que no te jueguen malas pasadas.

Vale, gracias. Muchas gracias. Maestro Torrelledó.

Sí, estoy bastante de acuerdo con Albert.

Te has desorganizado al final.

Has estado muy concentrado, muy organizado, al principio,

bastante organizado;

y al final has estado un poco desorganizado.

Pero me gustaría tocar también contigo, claro.

Gracias. Max.

Creo que este concierto lo vas teniendo,

pero aún no lo tienes.

En el sentido de que, por lo menos yo como lo veo;

tú sabes que Prokófiev le dio el oboe a un pato;

pero aquí, a la mecha que vas, yo lo veo más como un colibrí.

Tiene que ser más juguetón. -Gracias.

Eso ya se ha acabado. Muy bien, Javier.

Y sabes lo que nos queda, ¿no? Esperar.

Yo te he visto en la prueba anterior;

has tocado una obra de corte contemporáneo;

y salgo aquí me hago esto y tal...

Pero ahora vas a tocar un concierto de Weber.

-La verdad es que todas las obras de Weber me gustan mucho.

-Y el jurado tiene que ver totalmente a otro músico;

sin dejar de creerte que eres el solista

y que estás al mando de toda la orquesta.

Esa diferencia me gustaría verla.

-La verdad es que no soy de mucha velocidad;

soy bastante tranquilo, creo.

-Te he visto arrancar el "accelerando" desde ya.

-Pero claro, con los nervios, quizá a lo mejor...

Corro un poco más de lo que debería.

-Yo soy más partidario de dosificar los "accelerandos".

-En varias ocasiones me ha marcado lo de "con ánima".

-El cambio de modulación te lo da todo.

-Al igual que después marcaba "con duolo".

-Quiero que me diferencies bien qué significa para ti "con duolo"

y luego "con ánima".

Muy importante. Lo escucho todo igual.

-Matices sutiles que hacen la diferencia.

¿Qué tal Saulo, Raúl?

¿Cómo se ha portado en esa "master class"?

Pues muy bien; estoy muy contento porque Saulo es un musicazo.

Le hemos visto en la prueba anterior

cómo ha optado por tener un rol más de intérprete

dentro de la música contemporánea

y ahora con este clásico para clarinetistas como es el Weber

va a demostrarnos que también puede tener

un perfil de músico clásico, de solista, de escenario...

Y en fin, me encanta.

Creo que es un candidato... muy bueno.

Qué buen profe, qué buenas palabras.

A ver si también tienen buenas palabras tus compis

y contrincantes.

Hagamos un acto de compañerismo. Vamos a mandarle un mensaje.

Pues nada, tío, que ya te hemos escuchado antes

y que sabemos que eres un "pro", así que toca como sabes y ya está.

-Muchas gracias. Pues ahí, "pro", a por ello.

¿Qué tal? Qué serio te quedas.

No, sonríe, que estás muy guapo sonriendo.

¿Cómo te has sentido? Eh, bien... Contento.

¿Contento? Bueno, tú es que eres de pocas palabras.

Eres más de hacer música, que es lo que has venido a hacer.

Vamos a empezar. Por favor, maestro Torrelledó.

Saulo, decías que no te gustaba hablar.

Yo no sé si debes de hablar o no,

pero hablas muy bien con el instrumento.

Muchísimas gracias. Gracias.

Tienes la vida solucionada, por nuestra parte.

Albert.

Saulo, cualquier director te querría en su orquesta.

Eres un musicazo; nos lo has demostrado dos veces hoy,

en un concierto clásico, en una obra contemporánea.

Tienes que estar orgulloso de tu evolución

y sigue así,

porque me gustaría verte en la final;

aunque lo estáis poniendo muy complicado los tres.

Muy complicado. Muchas gracias.

El viento, está saliendo muy bien. Judith.

Eres muy joven; he visto tus años;

y llevas más años tocando el instrumento que sin tocarlo.

O sea, que para ti es más normal expresarte con el clarinete

que hablando.

Entonces viéndote que te expresas maravillosamente con el clarinete

y da gusto escucharte,

yo estoy con mis compañeros, ¿no?

Es un placer haberte conocido y haberte escuchado ahora.

Muchas gracias.

Max, que sé que está deseando hablar.

Eres muy grande, Saulo.

Como dicen ahora en la calle, eres un máquina.

Ay. Lo único, debo llamarte la atención

con la tonalidad de fa menor; es una tonalidad superdramática

y muy inestable, dicen los que saben.

Entonces está marcado "allegro moderato",

pero yo le metería matices tipo "Les Luthiers", ¿sabes?

Que han sido, por cierto,

Premio Princesa de Asturias este año.

"Allegro moderato,

ma con un atimo de nostalgia meridionale

senza perdere di vista

il chiaro rallentando delle passioni umane

ove gli uccelli felici cantavano,

lasciate ogni speranza che entrate, assai".

Ay, solo te queda sonreír después de esto.

Gracias, Max.

Gracias. Gracias.

Por favor, Pablo y Javier, subid a este escenario.

Ya os tengo aquí, chicos.

¿Estáis nerviosos? Un poco.

Un poquillo; bueno, la sonrisa que no falte, eh.

Momento final; segunda fase ya completa,

solo nos quedan saber las últimas luces que se encienden

para saber quién va a ser

el participante que pasa a la final.

Por favor, jurado,

preparen esos botoncitos, esas luces;

cuantas más mejor, ya saben, no se corten.

Luces, por favor, para Pablo.

Las luces empiezan a bajar...

Muy bien.

Pablo, recupera.

Luces para Javier.

Ahí suben las luces.

Muy bien, recupera, Javier.

Y, por favor, luces para Saulo.

Bueno, bueno, bueno...

Chis.

Muy bien, muchas gracias.

El participante que pasa a la gran final

de "Clásicos y reverentes",

con doce luces;

un pleno, doce luces;

es...

¡Saulo!

Nuestro público levantado.

Muchas gracias, Saulo.

Enhorabuena, chicos, enhorabuena. Todo está bien.

Y por favor, recordad, aquí, dentro de unas cuantas semanas,

tendremos la gran final de "Clásicos y reverentes";

más tarde el gran concierto,

donde los finalistas elegidos formarán parte

de la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE.

Mientras tanto, no os lo perdáis.

Os espero aquí, dentro de siete días.

Y recordad, "Clásicos y reverentes";

el programa que todo el mundo debería ver.

Este paso por "Clásicos y reverentes"

ha supuesto para mí...

-Una experiencia muy buena

porque nunca había hecho nada parecido con la trompa.

-Poder salir en televisión tocando unas obras que merecen la pena...

-Pues madurar y tocar cada vez mejor.

-Creo que he intentado dar siempre lo mejor de mí y...

-La verdad es que muy contento de haber estado aquí.

  • Programa 9

Clásicos y reverentes - Programa 9

04 feb 2018

Cinco aspirantes concursan con una pieza de libre elección para formar parte de la OSYCRTVE. Cuatro jueces elegirán a tres finalistas que preparan su pieza obligatoria ayudados por profesores de la OSYCRTVE.

ver más sobre "Clásicos y reverentes - Programa 9" ver menos sobre "Clásicos y reverentes - Programa 9"
Programas completos (14)

Los últimos 14 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. David Abellán García

    Me encanta este programa. Creo que se debería apostar mucho más por estos formatos, felicidades RTVE

    05 feb 2018