Clásicos y Reverentes La 2

Clásicos y Reverentes

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4407339
Para todos los públicos Clásicos y Reverentes - Programa 5 - ver ahora
Transcripción completa

Esto es "Clásicos y reverentes".

Staccatissimo es staccatissimo, y non legato es non legato.

Me ha faltado expresividad a la hora de interpretar.

Estás aún estudiando y se nota.

Díselo a Max: "Es que estoy estudiando".

No te he dado más luces porque me he acordado

de lo que le pasó a Mozart con tu edad, con 13 años.

-¿Me estás dando una luz simplemente porque soy pequeña?

(TODOS RÍEN)

¡Sara y su violín! ¡Enhorabuena!

Y nuestros participantes de hoy son:

¡Miguel con su trompeta!

Detrás de mí hay mucha gente que me apoya.

¡Ángel con su flauta!

Y sonó la flauta.

¡Helena con su arpa!

Cuando sales de aquí, piensas: "Soy capaz de cualquier cosa".

¡Annibel con su violonchelo!

Yo en realidad no quería el chelo, quería la flauta.

¡Y Jorge también con su violonchelo!

Es lo que me anima a seguir luchando por lo que me gusta.

Y por supuesto, acompañando siempre a nuestros chicos, Eduardo Frías,

el mejor pianista del mundo.

Hoy, homenaje a los Reyes de Oriente

y a todos los niños de España,

que seguro que ya han abierto sus regalos.

Cuando queráis.

(TOCAN LA CANCIÓN DE "HOLA, DON PEPITO)

¿Cómo estás ustedes? (PÚBLICO) ¡Bien!

Así comenzamos hoy "Clásicos y reverentes".

Bienvenidos a "Clásicos y reverentes".

Aquí también han llegado los Reyes Magos

y nos han dejado muchos regalitos; por ejemplo, este "look".

¿Qué les habrán dejado a nuestros participantes?

Miguel, ¿qué te han traído?

Compartir la ilusión de estos días con mi niña pequeña, Rocío,

que hemos abierto juntos los regalos

y ha sido una enorme ilusión. Qué bien, enhorabuena. Fenomenal.

El mejor regalo, sin duda.

Ángel. A mí unas partituras y mucha ropa.

Unas partituras y mucha ropa.

Quieren que sigas dándolo y estudiando.

Helena. Un colín negro para bailar.

Que también bailas flamenco. Sí.

Hija, lo tienes todo. Arpa, flamenco...

Annibel. A mí una caja de chocolates,

que la voy a tener en reserva

porque he comido muchos en Navidades.

Déjalo para el verano, que son los buenos tiempos.

Y Jorge, ¿a ti? A mí la ropa que llevo hoy.

Ah, muy bien, muy guapo, que nos viene de estreno. Muy bien.

Los que no vienen de estreno, pero siempre están aquí

son nuestro jurado.

¡El maestro Ramón Torrelledó!

¡Albert Batalla!

¡Judith Mateo!

¡Y Máximo Pradera!

Y vamos a tener muchas más sorpresitas.

Por ejemplo, nuestro profe Raúl Benavent

no está preparando un regalito de Reyes.

Sin hacer mucho ruido, veamos de qué se trata.

Panderos.

Fuerte, fuerte.

Panderetas.

Hum, ¿qué será lo que nos tienen preparado Raúl y estos chicos?

Lo vamos a ver luego.

Ahora comenzamos la primera actuación:

Helena y su arpa.

Mi nombre es Helena Garreta, toco el arpa.

Mis padres dicen que un día me quité el chupete

y dije: "De mayor quiero ser arpista".

Mi carrera se la debo a mis padres, que han estado ahí.

Mi padre me ha dado el amor por la música

y mi madre la garra, que se refleja en el flamenco.

Bailo flamenco, sí, sí.

La música no es una profesión, es una forma de vida.

Tú te levantas y te acuestas siendo músico todos los días.

Creo que todas las oportunidades que te brinda la vida

y todas las opciones que tengas para seguir entrenándote

son buenas.

Si eres capaz de tocar con un montón de focos,

con toda la presión de la tele, con las cámaras;

cuando sales de aquí, piensas: "Soy capaz de cualquier cosa".

Todos tenemos malos días, pero espero hacerlo lo mejor posible

y desde luego voy a poner todo de mi parte.

Eh, Helena, ¿qué tal? Bien.

¿Cómo te has sentido con la música? Era... de todo.

Parecía de miedo, como que no...

Hombre, yo tengo una lucha personal

y es que la música contemporánea pueda gustar a la gente,

entonces siempre trato de escoger ciertas piezas que...

Claro, porque estabas en la pieza libre.

¿Quieres saber las luces y votos

que han ido cayendo en este escenario?

Hombre, sí, claro.

¡Cinco luces! Cinco luces para Helena por ahora.

Siempre lo digo, por ahora.

Vamos a conocer la opinión del jurado

a ver qué le ha parecido a ellos.

Máximo, por favor.

Pues a mí me ha gustado la pieza, me ha gustado mucho la elección;

me has descubierto una gran pieza de música contemporánea;

pero me parece que te tomas muchas libertades con el tempo.

Después de los arpegios que haces,

entramos en una fase

como de mecanismo de relojería inexorable,

que tienes que ir "pa, pa, pa"...

Y tú no llegabas a veces,

te tomabas muchas libertades con el tempo,

y eso le ha quitado mucha potencia. -Soy consciente.

Judith.

Me ha gustado muchísimo tu forma de tocar,

tu relajación como bien dices y también me gusta mucho

que te dediques al mundo del flamenco.

Hace mucho. Porque los músicos a veces

somos muy sosos y no vamos a bailar.

Para mí un placer escucharte hoy. Muchas gracias.

Albert Batalla.

Lo mismo, un placer escucharte,

con la elección de esta obra contemporánea.

Qué pena que haya tenido que tocar la campana,

pero son las normas. Gracias.

Y siguiendo a Max, sí que es verdad que al inicio

ha habido unos desajustes entre las dos manos

no muy importantes,

pero que han hecho que no funcionara este engranaje

del continuo que tienes abajo y la melodía que va con la derecha.

Maestro.

Helena, tu actitud muy buena.

Lo único, la música, y lo sabes perfectamente,

vive a través del tempo.

Y hay un tempo que te lo ha marcado el compositor.

Sí, sí.

Y cuando llegas a 152 es "pam, pam" y entras en el ostinato...

(TARAREA LA MELODÍA)

Si perdemos eso, hemos perdido el corazón de la obra.

Sí, totalmente de acuerdo.

Lánzate, lánzate. ¿Sí?

Sí, sí. ¿Qué les quieres contar?

Bueno, yo creo que... soy un caso especial.

Creo que tengo mucho que aportar, sobre todo a nivel de sonido,

que es mi gran batalla.

Sí es verdad que soy consciente de los errores que me han dicho,

porque... es difícil, es muy difícil,

y además es muy arriesgado.

Es como que tú estás en un momento superzén

y de repente entras con todo.

Y los nervios juegan muy malas pasadas.

Uno tiene que ser también humilde; yo sé que me queda tiempo

y me queda mucho por aprender, y por eso estoy aquí.

Creo que también me puede ayudar a la estabilidad,

a conseguir más velocidad,

a aprender de toda la gente... ¡Una luz que baja!

Gracias. Qué bien, ya vamos por seis.

Pues nos quedamos con seis luces para Helena.

Me llamo Annibel Gutiérrez, tengo 22 años, soy venezolana.

He crecido en el sistema de orquestas de Venezuela,

que lo creó el maestro José Antonio Abreu.

Su meta era que todos los niños,

sobre todo los niños con menos recursos,

pudieran estar dentro del mundo de la música clásica.

En Venezuela es un poco complicado comprar instrumentos

y el sistema de orquestas te cede uno

mientras estés en Venezuela.

Yo quería tocar la flauta, pero solo estaban disponible

la trompeta, el contrabajo y el chelo.

Tenía ocho años y yo decía que la trompeta era de niños

y el contrabajo era muy grande, y entonces fue:

"El chelo, porque no hay flauta y todos mis amigos

tienen ya instrumento; algo tengo que tocar".

Y luego no quise cambiarme.

Llegué este año a España. De momento me ha ido bien.

Estoy haciendo todo lo que puedo.

Es difícil porque mi familia no está aquí y bueno...

Ahora mismo la música lo es todo para mí.

Antes no, a lo mejor antes no; pero ahora, ahora sí.

Annibel, has acabado antes de la campanilla.

No la hemos escuchado.

¿Se te han pasado estos dos minutos deprisa, muy cortos...?

Había calculado que eran dos minutos,

pero con los nervios el tiempo no salió como esperaba.

Bueno, es normal.

Aquí estamos muy acostumbrados a los nervios.

¿Quieres saber las luces? Sí.

Sí, por supuesto. ¡Cuatro luces! Cuatro luces por ahora, Annibel.

Vamos a saber la opinión de nuestro jurado

y empezamos por Judith,

que ha sido la primera en bajar una luz para ti.

¿Estabas muy nerviosa? Sí.

Muchísimo, ¿no? Has corrido más. Ay, justo los dos minutos.

Pero bueno, se escuchaban todos los acordes, todas las notas,

toda la rapidez que tienes...

Hay que seguir estudiando;

ya sabes que esto de la música nunca se acaba.

Hasta el último día del último día de todos los músicos,

hasta ese día se aprende algo nuevo.

Máximo.

Tienes un gusto musical exquisito; si no, no habrías traído esta obra.

A todo el jurado nos encanta Cassadó

y esta danza es maravillosa;

pero no te he dado ninguna luz porque es que no he encontrado...

mucha música en lo has hecho.

Estaba muy poco expresivo; esto es una danza,

tendría que salir España por los cuatro costados

y te ha quedado muy triste.

Gracias, Max. Maestro Torrelledó.

Annibel, tienes que ir a la obra.

Has querido ir a la autopista, a la gran carretera,

sin haber entrado por los senderos.

Es declamatorio; te lo pone, además, "ad libitum".

(TARAREA LA MELODÍA)

¡Declama, canta, canta! Es otro mundo.

Entonces vete otra vez a los senderos

porque no te has enterado de qué va esto. Ni idea.

Albert.

A seguir estudiando, a seguir trabajando,

porque seguro que consigues tocar como se merece esta obra,

que es más para desmelenarse,

para bailar, para jugar con la música.

Gracias, jurado.

¿Qué te parece si ahora sí que te desmelenas un poco

y les dices lo que se te ocurra, a ver si podemos subir las luces?

Eh, es verdad todo lo que dicen, pero subirse aquí...

Es que los nervios son algo inevitable,

por más que una trate de controlarlos.

A mí me preguntan:

"¿Qué hago para controlar los nervios?".

Y doy un montón de consejos; pero no los aplico para mí misma.

Y es inevitable subirse y no sentir nervios.

Y aparte aquí, que es un escenario

totalmente distinto al que yo estoy acostumbrada,

pues es bastante... terrorífico, por así decirlo.

Sus consejos son lo mejor que yo puedo recibir.

Es la enseñanza principal; por eso estoy aquí.

Por eso está aquí. Pues por eso estamos aquí.

Muy bien, muchísimas gracias, Judith.

Pues entonces nos quedamos con cinco luces, Annibel.

¡Cinco luces para Annibel!

Mi nombre es Miguel Rueda y estoy encantado de participar

en este formato increíble que es "Clásicos y reverentes".

Mi carrera profesional empieza de muy pequeño.

Mi tío tocaba la trompeta en la banda del pueblo.

Él era mi referente. Cada vez que lo veía tocando...

Un flechazo de amor entre la trompeta y yo.

Empecé mis estudios en el conservatorio de Jaén.

Jaén en esa época no tenía superior de trompeta

y nos marchamos a Granada.

Yo hablo en plural porque creo que detrás de mí

hay mucha gente que me apoya;

sin ellos estaría como pollo sin cabeza.

Me casé hace dos años.

El año pasado tuvimos una pequeña preciosidad,

un lucero del alba que se llama Rocío.

Espero que no deslumbre a las cámaras

porque es una maravilla de niña. Es lo más grande del mundo.

Siempre digo lo mismo, si la gente se pusiera

Camarón de la Isla por la mañana "La leyenda del tiempo"...

Dentro de esta chaqueta hay un alma gitana.

No soy un músico clásico al uso.

Mi formación bebe de muchas fuentes.

Creo que el que apuesta por la música

apuesta por un futuro mejor.

¿Qué tal? Muy bien.

Sabes que tenías entre el público a la mayor admiradora,

que no para de mirarte, tu hija Rocío.

Sí, sí. Ha estado flipando contigo:

"Ah, es mi papá".

Muy bien, qué orgullo. Muy bien.

¿Cómo te has sentido? Bien, bien.

¿Te ha dado ánimos tenerla ahí?

Sí, ha dado una impresión muy importante, sí.

Muy bien.

Vamos a ver esos puntos, esas luces, que tienes.

Por ahora han caído cinco luces.

¡Cinco para Miguel!

Vamos a saber la opinión de nuestro jurado,

empezando por el maestro Torrelledó.

Está dislocada la cosa

entre la capacidad que tú tienes para tocar ese instrumento,

con el acercamiento que has tenido a la música.

Tienes que volver a la obra.

Pero tocas mucho mejor de lo que has mostrado;

me da la impresión.

Gracias, maestro.

Albert. Miguel, lo mismo;

yo creo que puedes hacerlo muchísimo mejor.

No sé si estás cansado ahora que no duermes

con la preciosa hija que tienes...

Pero ha habido cosas.

La primera nota tiene que entrar directa

y más en una orquesta.

Si tienes un solo, debes entrar a la perfección.

En el tercer pentagrama pasas de corcheas a tresillos,

la duración no ha sido perfecta...

Creo que sí, que tienes más músico dentro de lo que has mostrado hoy.

Max.

Enhorabuena por la elección de la obra.

Creo que puedes llegar a ser un buen músico,

pero te falta aún criterio,

no solo a la hora de enfocar este concierto,

sino criterio musical.

Por ejemplo, en la primera frase las corcheas se repiten

y las has tocado igual.

Te viene una vez "forte" y evidentemente la segunda

no la puedes tocar al mismo volumen.

Ese tipo de cosas,

que son bastante básicas en la música.

Te falta todavía un poco de criterio musical;

por eso te he dado una luz. Pero puedes ganar otra.

Si me improvisas en diez segundos cualquier cosa que te sepas.

¡Ahí estamos!

¡Una luz más! Muchas gracias, Max.

Se ha atrevido, eh.

Ni se lo ha pensado. Ya tenía la trompeta ahí...

Y no sé si el resto del jurado quiere... darle al botón.

Veo muchas sonrisas, pero poco movimiento.

Nos quedamos así.

Quería tu alegato, no obstante.

Maestro, le tengo un respeto enorme y no es peloteo.

Le sigo hace ya tiempo.

Y sus palabras para mí son muy bien recibidas y consideradas,

porque sé que usted también ha pasado por muchas trabas

y ha tenido que compaginar muchísimas cosas,

y creo que a veces me veo muy reflejado en ese modelo de vida.

Entonces sé que usted siempre sabe que detrás de un músico

hay una trayectoria; hay muchos altibajos

y muchas historias fuertes y comprometidas.

Y sé que usted entiende...

que haya pasado por ese trago.

Menos mal que te he dado el punto antes de decir todo esto.

Miguel, nos quedamos con siete luces.

Me llamo Jorge Giménez

y toco el violonchelo desde los cuatro años.

Elegí el violonchelo...

Bueno, es que no lo elegí yo. Eligieron.

Como tenía cuatro años, no tenía capacidad de elección

y mis padre eligieron el violonchelo.

He estado en orquestas desde los once años

y este año por primera vez

he tocado con la Sinfónica de Mallorca.

Fue una experiencia... muy buena.

Soy de Palma de Mallorca; una tierra

con muy buena gastronomía y muy buenas playas.

Me gusta el deporte, sobre todo.

Llevo nadando desde los cinco años aproximadamente.

La música en mi vida es

lo que me anima a seguir luchando por lo que me gusta.

De mi paso por el programa espero una experiencia inolvidable

y llevarme lo mejor de cada uno de los que están aquí.

Aquí estoy, Jorge. ¿Qué tal? Muy bien.

Madre mía. Uf, qué guapo estabas tocando.

Te ha dado suerte ese vestuario que te han traído los Reyes.

Sí; bueno, no lo sé. Un poquito.

¿Quieres saber las luces? Sí.

Pues Jorge, te han caído... ¡cinco luces!

Por ahora, cinco luces.

Que pueden ser más, ya lo sabes. Vamos a esperar a tu alegato final.

Ahora lo que vamos a escuchar es a nuestro jurado

y empezamos por Albert.

Jorge, te he visto un poco precipitado

a la hora de tocar. Sí.

Creo que tienes que tocar con más calma;

no más lento, sino menos precipitado.

En las semicorcheas, una se comía a la otra...

Y no es la forma.

Creo que también tocando un poco más lento, más relajado,

hubieras hecho mucha más música.

Pero se te nota que eres un musicazo,

que lo llevas dentro.

Eres muy joven aún; 16 años, creo,

o sea que te queda muchísima carrera por delante.

Y nada, enhorabuena por la interpretación;

pero quédate con esto de no correr, no precipitarte,

tocar a gusto, respirar y disfrutar.

Gracias. Gracias. Maestro Torrelledó.

Pues eres un tipo excelente.

Tienes una carrera muy brillante.

Lo único; hay cosas con las que debes seguir fantaseando.

Gracias. Max.

Jorge, está bonito el sonido

Vamos, tocas muchísimo para la edad que tienes.

Estoy con Ramón en que te espera una gran carrera por delante.

Yo he notado fallos de afinación

y luego que te gusta mucho el ritmo de máquina de coser.

¿Sabes?

Comprendo que es muy divertido montarse el "tac, tac, tac";

pero un chelo no es una máquina de coser.

Tienes que introducir matices

y, dentro del tempo vertiginoso que llevabas, saber darnos...

Saber dar más expresividad a la música;

pero enhorabuena.

Judith.

¿Qué calcetines llevas? Los de mi abuelo.

¡Bien!

No esperaba menos, porque a mí me ha encantado.

Y que sigas poniéndote esos calcetines de tu abuelo,

que siempre te los pones en cada actuación

y que te dan esa suerte.

Te han dado muchísima suerte; a mí me has encantado.

No me pareces una máquina de coser; sino un maquinón, que es diferente.

Toma ya. Eres un maquinón tocando el chelo.

Y tío, tienes 16 años; o sea, todo lo que te espera

va a ser un placer de vida siendo músico.

Gracias.

Tienes tu momento, si queremos subir esas luces

y demostrar que Max está confundido con esa máquina de coser.

Bueno, en primer lugar quería decir que muchas gracias

a todos por estas cosas tan bonitas que me habéis dicho.

Y bueno, después que sí es verdad que he sido bastante monótono

y debería haber hecho mejor música

y saberla conducir mejor.

Y bueno... Eh, que baja una luz.

Te doy una luz más si eres capaz de improvisar o de tocar

algo muy lento y sentido, en la línea de...

Tú sabes de lo que hablo. -Sí, sí.

A ver.

-Está claro que es un musicazo.

Muy bien, una luz más.

Otro atrevido aquí, en "Clásicos y reverentes",

y ha subido un montón de luces.

O sea, el maestro, Judith, Max...

Voy a darme la vuelta porque he perdido la cuenta.

Una, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve.

¡Jorge se queda con nueve luces!

Soy Ángel Pareja Francisco, tengo 22 años, soy de Málaga

y empecé con la flauta cuando tenía ocho años.

Mi hermano empezó con piano

y mi madre también quería introducirme a mí a un instrumento.

Hubo una profesora que vio que no estaba apuntado y me dijo:

"¿Por qué no pruebas la flauta?".

Y sonó la flauta.

Lo que suelo hacer en mi tiempo libre es leer,

salir con los amigos;

también me gusta viajar cuando tengo algún ahorro...

El viaje más importante de mi vida fue cuando me fui de Erasmus;

me fui a Dublín.

Fue un viaje que me cambió la vida totalmente.

Al principio no me gustaba el flamenco,

la música española; incluso compositores como Albéniz;

no me llamaba la atención;

pero el hecho de irme,

me entró la inspiración para escuchar Lola Flores...

Que tú dices: "¿Por qué?".

De mi paso por este programa ya me llevo la experiencia

que es estar en un set de rodaje,

compañeros que se hacen

y la atmósfera competitiva, pero a la vez amistosa.

Ángel, ¿qué tal? Bien.

¿Cómo crees que te ha salido? Creo que bien,

ha habido sus cosillas, pero... ¿Sus cosillas?

Te habían regalado partituras los Reyes para estudiar.

Para seguir. O sea, que preparado estaba.

Sí.

¿Y cuántas luces crees que te han caído?

No sé, no sé. ¿Más de dos?

Espero. Esperas, ¿no?

¡Cinco luces! ¡Cinco luces para Ángel!

Por ahora. Vamos a ver las impresiones del jurado.

Quieres escucharlas, ¿no? Sí, sí.

Sabes que luego tienes esos momentitos para rebatirlas.

Max. Hay músicos

que se apoyan en la partitura y otros que se esconden tras ella;

me parece que eres de los últimos.

Luego te digo cómo subir nota, en el alegato.

Muy bien. Luego nos sorprendes, ya que estamos así, de Reyes.

Judith. Pues me ha parecido fantástico,

cuando hacías esos graves y agudos tan rápidos,

que la flauta es tan complicada de embocadura.

Yo estoy encantada de la vida contigo.

Gracias. Maestro Torrelledó.

Pues sí, se te nota que tienes destreza; eso lo tienes.

Tienes que seguir trabajando en la fantasía de esta obra,

con todo ese comienzo, que es una búsqueda...

Eso lo tienes, pero a la hora de ponerlo en práctica,

se queda corto. No tengas complejo. ¿Por qué tienes prejuicio?

Saca lo que tienes dentro. Los acentos son más marcados.

Gracias.

Vale, en principio tenéis razón en todo...

En principio. No, no;

pero es que el sonido que se encuentra aquí

cuando proyectas es completamente diferente,

y más aquí, que es superseco,

y yo lo tendría que proyectar de la manera que se escucha...

Pero sin prisas. Ya, sí, sí.

Pues nada, sí, básicamente estoy de acuerdo en todo.

Max, tenías algo que decirle. Sí, la música clásica es

maravillosa, llena de matices, muy sofisticada,

muy agradable de tocar; pero es encorsetadora

por todas las indicaciones que pone el compositor.

Entonces subes una luz por lo menos si te desmelenas

y empiezas a improvisar algo, incluso con percusión de boca.

A lo juguetón. (IMITA EL SONIDO DE TROMPETA)

¡Una luz más que baja!

Y me parece que hemos tenido una luz más.

¿Hemos tenido una luz más? ¡Siete luces que consigue Ángel!

Y ahora sí que sí hemos llegado al final de nuestra primera fase,

donde sabremos qué tres participantes pasan a la segunda.

Por favor, los participantes que vengan aquí a compartir

el escenario con Ángel y conmigo.

Aprovecho y quito el atril. Muy bien.

Pues ahora sí que sí.

Los tres participantes que pasan a la siguiente fase son...

¡Miguel!

¡Jorge!

¡Y Ángel!

¡Enhorabuena, chicos, enhorabuena!

En mi clase con Mario he estado genial, muy cómodo.

Ha sido un derroche de profesionalidad.

(TARAREA LA MELODÍA)

Ha sido muy ameno.

Casi se ha presentado, más que como profesor,

como un amigo que me aconsejaba.

-Primero debemos intentar que sea todo más sólido.

Estabas un poco nervioso en la primera prueba.

-He empezado un poco nervioso porque no es habitual

en mi día a día tener un equipo técnico de cámaras

y público, con un superescenario, a mi alrededor...

-Vamos a intentar que todo eso que nos sobra y afecta al tocar,

intentar quitarlo.

-Y hemos intentado corregir un poco eso

para que luego en el escenario se aplaquen lo máximo.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Lo que me comentaba acerca del aire y demás...

-Que no se corte. Muertos no podemos estar.

-En los tiempos lentos lo que hace es que te vienes abajo.

-Siempre dirigir el aire hacia algún sitio.

-Proyectar más el aire para que eso no decaiga.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Me lo ha sabido transmitir muy certeramente.

-Es como andar por una cuerda floja;

si no tienes un poco de velocidad, te caes, ¿vale?

Toca ahí, sin miedo.

Adelante.

¿Qué tal esas "master class" con Miguel, cómo han ido?

Pues la verdad que muy bien porque ha habido mucho "feeling"

con Miguel desde el primer momento.

Y es un tío que tiene muchas capacidades, lo hace muy bien,

y espero que lo haga igual de bien ahora.

Mucha suerte. Mucha suerte.

Es que además él era DJ.

Seguro que sigue haciendo sus trabajillos.

Es como os conocisteis, ¿verdad? Sí, hace diez años,

trabajando él de DJ y yo de camarera.

Bueno, y os casasteis y habéis tenido a Rocío.

Y además tienes una anécdota de la boda muy buena.

Sí, pues que él me da clases de trompeta.

Entonces le intenté preparar una sorpresa y tocarle una obra,

y como me puse a llorar y no podía respirar,

pues tuvo que salir en mi ayuda y terminó tocando la canción él.

Quedó muy bien, como preparado. Parecía preparado.

Lo que se hace por amor, ¿eh? La verdad es que sí.

Por amor vamos a mandarle, bueno, tú en este caso,

un mensajito para que lo haga muy bien.

Muy bien; pues nada, que lo hagas como tú sabes,

que lo vas a hacer muy bien

y que a ver si emocionas al público y al jurado

como nos emocionas a nosotras.

Suerte, papi. Mucha suerte.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Sí? Qué maravilla de familia.

Vamos a ver las impresiones del jurado.

Por favor, Ramón Torrelledó, maestro.

Querido Miguel, hay que sacar más partido a esto.

Te está pudiendo muchísimo la nota.

Ese registro grave, la primera nota que has dado,

estás casi con un labio de agudo; estás con miedo.

Ahí estamos.

Y después, a partir de ahí, tienes que cantar toda esa curva.

Tú estás dando un la igual que un sol.

No, son dos mundos diferentes.

Cántalo.

(AMBOS CANTAN LAS NOTAS) Ese sol es acento.

Ah. Es...

(CANTA LAS NOTAS) Muy amable.

Y...

(AMBOS CANTAN LAS NOTAS)

Etcétera, etcétera. Gracias.

Muy bien, qué buena voz. Madre mía.

Albert Batalla. Miguel, lo mismo.

He visto una actuación bastante plana,

que sonaba todo igual.

Te he visto un poco inseguro.

No ha habido ninguna entrada que fuera segura.

Imagina que estás con la orquesta de RTVE, tienes un solo,

y tienes que entrar, debes darla desde el principio,

de labio, y decir: "Aquí estoy yo y aquí mando yo".

Así que nada, a seguir trabajando.

Gracias. Max.

Estaba esperando ver entrar a Angela Merkel,

porque el tema de este movimiento

es igual que el himno alemán, que compuso Haydn.

Está el sonido bonito, pero un poco amateur.

Y de nuevo, vuelvo, cuando se repite una frase

en una música de un compositor sofisticado,

no la puedes repetir igual.

Te falta todavía criterio interpretativo.

Miguel, vamos a esperar a ver qué pasa luego con las luces.

¿De acuerdo? Sí, gracias.

Un aplauso.

Mi experiencia con Yulia ha sido bastante práctica y útil.

-Esto más... Y esto más íntimo.

-Los consejos que me ha dado me han gustado mucho.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Es cierto que me he atrancado un poco.

Ay. -Forte.

-La obra requiere más presencia en este inicio.

-Este compás reafirma la tonalidad; es con lo que se abre la suite.

-No he sabido hacerlo y ella me ha corregido.

-Aquí no pone ni tempo ni dinámica,

pero toda la música de Bach es hablar con Dios.

No puedes hacer así...

Canta.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Ha sido instructivo.

-Sabes que en los manuscritos de Bach no hay ninguna ligadura.

-Esta obra está hecha 100% por semicorcheas.

-Dos páginas de chorreo de semicorcheas,

pero tras cada nota hay mucha música.

-Si no hay dirección es igual todo el tiempo.

-No lo toques como un estudio: semicorcheas, semicorcheas...

¡Mucha música!

Sin dejar ni una nota.

¿Qué tal esas clases con Jorge?

Pues muy bien. Nuestro encuentro con la obra de Bach

fue muy constructivo.

Jorge tiene muy buena actitud, ganas de mejorar y aprender.

Está claro que faltan cosas por pulir,

ganar estabilidad, expresividad;

pero creo que este chico es muy prometedor,

que tiene mucho en su interior y nos hará disfrutar muy pronto.

Así que mucha suerte. Hazlo lo mejor que sepas.

-Gracias.

También estoy con tu mami, María José, y con tu tía.

¿Qué tal Jorge? Decías que se dedicaba un poco a todo.

Pues sí. Bueno, él ha hecho hasta hace poquito natación,

desde pequeñito, pero no podía con todo

y ahora ya se dedica de lleno a la música.

Aparte está estudiando todavía bachiller

y lo está haciendo a distancia en casa

porque no puede compaginar el horario del superior

con el instituto,

con lo cual tiene que hacerlo en casa.

No sé muy bien...

Nosotros estamos trabajando, pero las notas las saca.

Es muy aplicado. Está trabajando, sí, sí.

Pues a dedicarle toda la suerte del mundo.

Bueno, pues nada, decirle que mucho ánimo,

que sabes que tu abuelo era músico

y seguro que estaría orgullosísimo de verte ahí tocar,

y que ya es mucho que estés ahí.

Suerte. Suerte.

Gracias.

Ya, ya, suelta. Ya lo has hecho, ya puedes sonreír.

Pues vamos a ver qué opina el jurado.

Por favor, Albert.

Creo que eres un diamante por pulir.

Son buenas noticias porque eres un musicazo, muy joven;

pero que si vas puliéndote, vas a ser un gran intérprete;

así que te animo a seguir, seguir trabajando,

porque yo creo que te veremos por ahí tocando.

Don Max.

Sigues teniendo la tendencia a la máquina de coser.

Tienes que exagerar la sensación de diálogo;

crear la ilusión de que hay dos o tres instrumentos de cuerda

conversando a la vez.

Y cuando repites una frase a la octava grave, aguda,

marcar los contrastes dinámicos o de otro tipo

para crear esa ilusión.

Te falta todavía profundizar en Bach.

Pero lo que has hecho es música; enhorabuena.

-Gracias. Judith.

Yo creo que no es en Bach, es en la vida; solo tienes 16 años.

Para mí con los años que tienes es un pasote.

Con 16 años, estudiando en casa, como decía tu madre,

porque en este país no se considera cultura o estudiar

el superior de conservatorio

y tienes que hacer un puzle,

el poder estudiar secundaria para poder estudiar música;

no hay ninguna ayuda... Este barullo que tenemos en España.

A ver si sirve para algo que se os oiga,

que tienes que estudiar en casa. ¡Muy bien, un aplauso!

¡Muy bien!

Yo recuerdo también, cuando hice COU, en mi época,

estudiar en el conservatorio y volverme loca.

Tú también y tú...

O sea, que se oiga desde aquí

para que os echen una mano a los que estáis estudiando ahora.

Y es un placer escucharte:

la digitación, la afinación, el arco; todo, maravilloso.

Muchas gracias. Muchas gracias.

Bien, ¿no?

Mi experiencia con Raúl ha sido muy útil

porque ha servido para quitarme nervios.

-Estate tranquilo.

-Saber qué quiero y cómo lo quiero tocar.

-Al inicio necesito que no tengas este tic en la boca.

-He hecho así... -Me crea un poco de ansiedad.

-Tenía la boca un poco seca y no me encontraba.

-Puedes estar así, puedes estar... Como tú quieras,

pero en una posición que no distraiga.

-En un momento dado nos hemos sentado en el suelo,

en un pasaje que era muy íntimo y me ha dicho que se lo cuente.

-Hay un riachuelo,

nos hemos sentado a reflexionar sobre la vida.

Yo soy tu colega.

-Y lo he sentido como muy íntimo.

-Voy a proponerte un ejercicio de improvisación.

-Me ha dado unos dibujos escritos en un folio.

-Quiero que toques lo que te inspire este recuadro.

-Y yo mediante el instrumento tenía que tratar de emularlos.

-Más grave... Más grave, más.

-He hecho lo que he podido.

-Te diré una palabra y quiero que toques lo que sientas.

Amor. Dedícasela a alguien.

-Me ha servido para quitarme esa vergüenza que se suele tener

ante la improvisación y eso.

¿Qué tal, cómo han ido esas clases con Ángel?

Pues muy bien; hemos trabajado en la "master class"

algunos aspectos sobre la improvisación libre,

ya que el jurado le ha pedido antes que si podía improvisar,

y es un aspecto muy importante para los músicos clásicos

meternos en el tema de la improvisación libre,

para desinhibirnos y poder interpretar con más soltura.

Entonces creo que le va a salir bien

y que todo eso lo va a poner en marcha

a partir de ahora en adelante,

y le deseo una muy buena actuación y mucha suerte.

Sí, porque es muy atrevido. Antes ha sido muy atrevido.

Ahí lo dejamos, ¡vamos, Ángel!

¿Qué tal? Bien, bien.

¿Te has visto más... suelto? Yo creo que sí.

Además es un movimiento muy bonito; a mí me gusta mucho.

Que te guste; eso es importante.

A ver si le ha gustado al jurado y al público.

Vamos a verlo.

Don Max. Ángel, a mí me ha gustado.

Habéis conseguido Eduardo y tú un crescendo muy interesante.

No sé si has ensayado con él durante largas horas,

pero os he visto muy conjuntados.

Y la parte, digamos, más intensa de este adagio,

que es ese crescendo, estaba plenamente conseguida;

así que os doy la enhorabuena a los dos.

Buena pareja, muy buena pareja musical.

Muchas gracias, Max. Gracias, Eduardo.

Judith.

Estoy con Max; a Edu lo tenemos olvidado.

Muchísimos besos,

que te lo has estado currando todos los días.

Sí, pero de olvidado nada, que aquí le queremos mucho.

El mejor pianista del mundo tenemos la suerte de tener.

Lo queremos mucho. Y tú has estado genial a la flauta,

haciendo esos crescendos, ese agitato que has tenido...

A mí me ha molado mucho.

Estabas muy compenetrado con tu instrumento

y yo lo he sentido.

Muchas gracias. Albert.

Pues por no ser menos le doy también una flor a Eduardo;

enhorabuena. Más florecitas.

Y gracias por todos acompañamientos que nos has dado.

¡Cómo estamos! Y ahora vamos con Ángel,

enhorabuena; ahora hemos visto el músico que llevas dentro,

más que en la primera ronda. Sí.

Ahora te has quitado el miedo del plató, del escenario,

y has tocado bien.

Eso sí, creo que tienes

que fijarte más en lo que está apuntado en la partitura.

Había muchos crescendos y diminuendos que hacías,

respiraciones...

No quiere decir que no hayas tocado bien;

pero haciendo hincapié en lo que pone en la partitura

harías mucha más música de la que nos has demostrado hoy.

Maestro Torrelledó.

¡Saca lo que tienes dentro, que lo tienes!

Muchas gracias.

Y dicho eso, gracias por dedicarte a ese instrumento.

Muchas gracias.

Uf, qué pasión hay aquí, en "Clásicos y reverentes", ¿eh?

Madre mía.

Ángel, vamos a esperar,

pero justo a ti te toca esperar muy poquito, muy poquito,

porque hemos llegado al final del programa.

Por favor, mis participantes que vengan aquí.

Mis participantes, que salgan aquí.

Muy bien, ya estamos todos los que teníamos que estar,

porque llega el momento de saber

cuántas luces van a bajar en este escenario

y empezamos con Miguel.

Muy bien. Muchas gracias. Gracias, ya puedes recuperar.

Luces...

para Jorge.

Muy bien.

Muchas gracias.

Qué aplicados que ni intentan mirar.

Jurado, por favor, luces para Ángel.

Bajan...

Parece que en "Clásicos y reverentes siempre hay sorpresas.

Muchas gracias.

Los dos participantes que pasan a la gran final

de "Clásicos y reverentes"

son...

¡Jorge con su violonchelo!

¡Y Ángel con su flauta!

Enhorabuena, chicos. Enhorabuena.

En "Clásicos y reverentes" ya decía que hay muchas sorpresas

y hoy tenemos más,

porque tenemos homenaje a todos los niños de España.

Y por eso van a aparecer aquí

los profesores de la orquesta sinfónica

con unos pequeños percusionistas. ¡Adelante!

(Aplausos y vítores)

¡Esto es una fiesta, como habéis visto!

"Clásicos y reverentes", dedicado a todos los niños de España.

Nos vemos aquí la próxima semana, en "Clásicos y reverentes",

el programa que no os podéis perder, y ya veis por qué.

Se han atascado.

¡Oh! Bueno, han caído muchos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 5

Clásicos y Reverentes - Programa 5

07 ene 2018

Programa concurso que trata de encontar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española.

Contenido disponible hasta el 31 de agosto de 2067.

ver más sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 5 " ver menos sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 5 "
Programas completos (17)

Los últimos 17 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios