Clásicos y Reverentes La 2

Clásicos y Reverentes

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4471859
Para todos los públicos Clásicos y Reverentes - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

Esto es "Clásicos y reverentes".

Albert. No había nada más difícil, ¿no?

Ay, yo me pongo de su lado, ¿qué queréis que os diga?

¡Y taca!

Busca... ¡y taca!

Y ahora, "cresces" poco a poco.

¡Vete a las tres efes, búscalas, saca todo!

Y... baja.

La fama cuesta, pero la fama hay que sudarla.

¡Saulo!

Esto es lo más parecido

que tenemos de nuestra gala final de "Clásicos y reverentes".

Nuestros participantes tocando con la Orquesta y Coro de RTVE.

Aquí, el pianista; el mejor del mundo, Eduardo Frías,

está ahí ayudando y apoyando a nuestros participantes.

Tres solistas de la Orquesta Sinfónica que son nuestros profes.

Yulia.

Mario.

Y Raúl.

Y cómo no, hoy tenemos a nuestros cinco participantes.

Ellos son Alberto, con su violonchelo.

Andrea, con su flauta travesera.

Tenemos al clarinete a Iván.

A la caja, este chico sonriente, Adrián.

Y al trombón, Iván.

Y con este bolero de Ravel,

comenzamos "Clásicos y reverentes".

Hola, hola, hola a todos.

Aquí estamos a puntito de comenzar

con Iván, Alberto, Andrea, Iván y Adrián.

Estos participantes en su día superaron las audiciones

de "Clásicos y reverentes"

y hoy están aquí otra vez para seguir mostrando

sus dotes musicales.

Seguro que un día conquistáis el mundo,

pero hoy a quien tenéis que conquistar

es a nuestro superjurado de "Clásicos y reverentes".

Judith Mateo.

Albert Batalla.

Ramón Torrelledó.

Y Máximo Pradera.

También damos la bienvenida a Eduardo Frías,

que acompaña a los participantes.

Empezamos con una pieza de libre elección,

continuamos con una pieza obligada por la Orquesta y Coro de RTVE.

Y cómo no, comenzamos con nuestra chica,

con Andrea Blázquez.

Me llamo Andrea Blázquez

y llevo tocando la flauta desde que tengo siete años.

Al principio era un poco rebelde.

Y mi madre me apuntó a música para que me tranquilizara y...

Ay, me he pillado.

También me gusta hacer deporte y hace poco descubrí la capoeira,

que es un deporte que me aporta muchas cosas

y me mantiene muy fuerte físicamente.

Los músicos debemos tener una buena forma física.

Otra de mis pasiones es viajar. He estado en muchos lugares

y quizá me haya llevado la flauta a ellos,

porque tuve que hacer las prácticas fuera de España.

Entonces me fui a Costa Rica.

Y también he estado en Inglaterra, en Irlanda,

en otras partes de Latinoamérica, en Cuba...

Y siempre aprovecho para viajar sola

como un modo de aprender a desenvolverme sola,

sin depender de nadie,

y mezclarme con la cultura local de allí, que es lo que me gusta.

Aquí espero aprender de la experiencia

y de tener la oportunidad de formar parte de una orquesta

de prestigio como es la de RTVE.

Todo esto para mí es nuevo;

entonces supone mucho crecimiento personal y musical.

Muy bien, ¿cómo se te han pasado estos dos minutos que te han dado?

Bien. ¿Cortitos?

Muy cortos. Muy cortos, ¿no?

He visto que querías continuar. Sí.

¿Cuántas luces has podido levantar, o bajar más bien,

al paso de tu música?

Pues... Ni idea, ¿no?

Estaba totalmente abstraída. Totalmente metida.

Te lo voy a decir. Son cinco. Ahí están, cinco luces.

¿Qué te parecen? Sobre doce...

Te has quedado ahí, ahí. No te preocupes, tendrás tu tiempo;

pero primero vamos a escuchar al jurado a ver qué tiene que decir.

Por favor, Ramón.

Andrea, de verdad, enhorabuena por haber afrontado esta obra.

¿La llevas en repertorio? Sí.

Es una de las obras más difíciles de todo el repertorio de flauta,

de lo más difícil que hay.

Me ha gustado bastante.

Hay que pequeñas cosas que me gustaría...

Debes seguir manteniendo la frase lo más gélida que puedas,

con la máxima calma.

Todo este tema introductorio.

Aún más calma.

No porque tengas fusas o lo que sea, no alteres nada.

Y por favor, cuando llegas a la cifra uno,

toda esa parte neoclásica del contrapunto...

(TARAREA LA MELODÍA)

No aceleres, ¿por qué aceleras?

(TARAREA LA MELODÍA)

Etcétera, etcétera.

Pero enhorabuena por haber afrontado este repertorio.

Gracias, Ramón. Albert.

Me ha faltado un poco más de expresividad.

Lo he visto todo un poco igual de musicalidad.

Sí que ha habido un cambio de actitud en el logo

que tienes apuntado en la partitura,

pero me ha faltado un poco de... que hicieras más música

con esta preciosidad de obra.

Pero igualmente enhorabuena. Judith.

Yo te he visto superconcentrada, supermetida en ti misma;

pasando de todo lo que te rodea para poderte dedicar

a la música.

Y a mí me has encantado.

O sea, la expresividad que tienes para mí es chapó.

Por mí, genial.

Max.

Andrea, está bonito.

Si tuvieras que utilizar esta música para acompañar,

por ejemplo, una obra de teatro,

¿qué podría estar pasando mientras tocas en esa obra?

-Madre mía. Lo pone difícil.

No tienes programa; yo me lo haría. Es como un paseo de una ninfa

a la que de repente la persigue un sátiro y por eso...

Max y sus ninfas. Max y sus historias.

Max viene aquí a contarnos cuentos. Yo creo que te falta

un poquito de programa,

un poquito más de imaginación.

¿Subimos esas luces? Venga, a ver si podemos.

Bueno, muchas gracias primeramente por vuestros comentarios,

que han sido bastante positivos.

Y bueno, yo he intentado hacerlo lo más mágico que he podido

para en estos dos minutos que he tenido

intentar dar una impresión general de todo lo que es esta obra,

pero... si me ha faltado más expresividad,

en el caso que usted me ha dicho,

lo he intentado dar al máximo.

-Bueno, ha tocado sin partitura una obra muy difícil

y eso merece otra luz. Muy bien, muchas gracias.

¡Seis puntos...!

¡Siete luces, ocho luces!

¡Pero bueno, Andrea, qué buen alegato has tenido!

Muy bien. Pues así nos quedamos.

Total de luces para Andrea: ¡ocho!

Me llamo Alberto Muñoz, vengo de Castellón de la Plana...

¡"Amunt" Castellón!

Y bueno, toco el violonchelo.

Empecé a tocar el violonchelo cuando tenía 11 años.

Hace muy poquito que vine a España;

he estado 10 años viviendo en Holanda.

Estuve tocando con Gergiev,

él tiene un festival en Roterdam,

y fue una experiencia increíble,

además teniendo la suerte de tener en tu cara a...

Vamos, que movía los brazos y se me movía el pelo.

Aparte del chelo, pues no sé, salir...

Viajar, tocar pop...

Y a mí me mola el rocanrol. Quiero que mis días sean distintos;

no quiero estar todos los días en una oficina.

Espero de "Clásicos y reverentes" tener simplemente una ventana,

que me vea mi abuela tocar, que no me ha visto nunca...

Espero que los nervios no me traicionen,

porque estoy ya que me subo por las paredes,

para arriba y para abajo, que no paro.

Ahí te apañas bien. ¿Qué tal, Alberto?

¿Cuántas luces crees que tienes? Pues no tengo ni idea, la verdad.

No lo veo. No lo ves... Yo te lo voy a decir.

¡Cinco luces para Alberto!

Cinco luces encendidas, por ahora. Por ahora, ¿vale?

Vamos a ver las impresiones del jurado.

Vamos a empezar con Max, que se quitaba mucho las gafas;

no sé si era para ver mejor... Max, por favor.

En general la he encontrado demasiado lloricona.

Ya Chopin es muy sentimental;

si tú empiezas a meter glisandos y a quejarte,

queda demasiado... sentimentalizada.

Yo haría una emoción más contenida.

Gracias. Judith.

Creo que cuando ya llevabas un rato tocando,

has hecho los graves y se han oído esos graves.

En ese momento he dicho:

"Por fin empieza a quitarse los nervios",

porque se te ve histérico perdido.

¿Sí o no? Sí.

Un poquito.

Lleva muy mal esto de las audiciones y las pruebas.

Tienes que relajarte, estar tranquilo, concentrarte,

dar el máximo de ti...

Y tío, tu sueño es tocar en el Circo del Sol

y en un montón de sitios, ¿no?

Con lo cual persigue tus sueños y sigue pensando en lo que quieres

y en seguir estudiando y en seguir tocando.

Gracias. Albert.

Alberto, hay que controlar estos nervios, como decía Judith.

Igualmente eres un musicazo

porque se te han visto algunos matices que...

Enhorabuena.

Gracias. Ramón.

Me encanta tu alma, tío.

Cuando llegues a los adornos de cuatro notas,

cuando llegues a las corcheas en cuatro notas,

no te escapes en la cuarta nota como un cobarde.

(TARAREA LA MELODÍA)

Ahí regodéate.

Y está todo plano.

Y ahí... En fin, ahí tienes que seguir trabajando mucho.

Seguro que en casa la tocas de forma diferente,

pero ese espíritu,

lo que te está acompañando de dentro,

eso es muy interesante.

Muy bien. Me miras porque quieres hablar, ¿verdad?

Venga, tienes unos segundos. Bueno,

esto es una oportunidad maravillosa

porque muchas veces los músicos clásicos no tenemos oportunidad

de tocar en público

y parte de mis nervios...

Pues este es un sitio perfecto para trabajarlos,

para desarrollarlos...

Y de manera interpretativa,

le quiero dedicar esto a mi abuela,

porque...

ella vive y vive en casa,

y pues...

esto se lo toqué y me sonrió, y sonríe,

y le ayuda, y a mí me gusta,

y como nunca me ha visto tocar, pues aquí creo que era el momento

en el que desde casa me puede ya ver.

Qué bonito, un aplauso para tu abuela

y para todas las abuelas del mundo.

Mira que los puntos empiezan a subir por tu música

y te quedas con... uno, dos, tres, cuatro,

cinco, seis, siete, ¡ocho puntos, ocho luces!

Pero bueno, has subido a ocho luces.

¿Estás emocionado? Sí.

-Me llamo Iván Ramón Martínez

y soy clarinetista.

Empecé a estudiar música hace 14 años, con ocho años,

en la banda de mi pueblo.

Yo vengo de Petrer, un pueblo de Alicante.

Me inicié en la música porque Petrer es un pueblo

con una cultura muy fuerte de Moros y Cristianos,

y me llamó mucho la atención la percusión.

No estaba disponible.

Entonces escogí el clarinete, y menos mal,

porque mis experiencias con la percusión

no han sido demasiado buenas.

Mi futuro deseado sería formar parte de una orquesta.

Creo que estoy en un momento muy bueno;

estoy a punto de terminar mis estudios,

estoy en un programa

en el que estoy encantado de poder estar;

de poder tener la oportunidad

de formar parte de la Orquesta de RTVE.

Me gusta mucho el fútbol.

Me preguntaban el otro día si escogería

ver un partido de final de Champions de mi equipo

o dar un concierto.

La respuesta fue muy fácil; si tienes un concierto con RTVE,

no te lo piensas.

Muy bien, Iván.

¿Quieres saber las luces? Por supuesto.

¡Cinco luces! ¡Cinco luces para Iván!

¡Cinco luces por ahora!

Y vamos a ver las impresiones del jurado,

que nos está mirando así... Judith.

Se te veía supercalmado.

O sea, no se te veía con nervios; por lo menos no los transmitías.

¿No? Estabas calmado. Bueno...

Estás acostumbrado a tocar esta obra por lo menos.

Sí, eso sí. Porque se te veía en tu salsa,

muy tranquilo, tocando todo bien, afinado, en tempo...

Vamos, yo me imaginaba los toros y las sevillanas, tío.

Muchas gracias. Máximo.

Tocas muy bien; muy buena articulación,

muy bien separadas las notas en los pasajes rápidos...

Me has transportado al mundo de Falla.

Si ella veía la corrida y el pasodoble,

yo veía "El retablo de maese Pedro".

Me has transportado al mundo de Falla

y te doy la enhorabuena.

Maestro Torrelledó.

Una versión académica intachable,

académica; ha faltado lo racial.

¡Raza, raza!

Raza, pura raza. Albert.

Un poco en la línea de Ramón, yo creo que sin partitura,

disfrutaríamos mucho más, transmitirías mucho más.

Está impecable con la partitura,

pero debes levantar la cabeza, quitártela

y hacer disfrutar al público, porque seguro que lo puedes hacer.

Gracias. Muchas gracias, Albert.

Lo primero de todo, gracias por las valoraciones.

He intentado ir en la línea que habláis todos.

Es una obra en la que intenta meter toda la orquesta en una sola voz;

he hecho todo lo que he podido en ese aspecto.

Tomaré nota de lo de tocar sin partitura,

porque es verdad que te olvidas de las notas, de la información,

y ya pasas a mostrarla.

Y nada más que decir, la verdad.

¡Una luz más por ahí! Otra luz más. Cinco, seis, siete...

¿Nos quedamos con siete? ¿Parece que sí?

¡Pues siete luces para Iván! Eh, qué bien se les están dando

a mis chicos hoy los alegatos.

Mi nombre es Iván Toboso.

Vengo de Vinalesa, un pueblo pequeño de Valencia.

Empecé con la música a los seis años,

con el bombardino,

porque quería tocar la tuba como mi abuelo.

Veía que se lo pasaba muy bien y yo también quería pasarlo bien.

Los hobbies que tengo están relacionados con la música:

tocar con los amigos,

conciertos en grandes auditorios de España,

incluso una gira por Sudáfrica,

con conciertos didácticos en escuelas de allí,

tocando en plazas de toros abarrotadas de gente...

Me gusta un poco hacer deporte para distraerme.

Me gusta fuerte, soy trombonista;

pero también me gusta tocar de una forma dulce,

más sentimental.

No sé cuál es mi sitio en la vida,

pero sí que espero que sea en la música.

Si no fuera por la música, no sé a qué me dedicaría,

en qué trabajaría o qué me gustaría.

La verdad es que... solo música.

¿Qué tal, Iván? Bien.

¿Cómo te has visto, cómo te has sentido?

Bueno, tenso. Tenso...

Tenso, tenso, tenso.

Luces que has tenido... ¿Cuántas nos imaginamos?

Una por jurado.

¿Una por jurado?

Pues no sé qué tal habrás tocado, pero has acertado, ¡cuatro luces!

Por ahora, eh, cuatro luces.

Las impresiones de nuestro jurado, que siempre son muy importantes.

Judith.

Se me ha ido la imaginación y me imaginaba a un elefante

al que le costaba mucho subir las escaleras.

¿Sabes lo que te digo? Era como "po, po, po".

Me daban ganas de empujar al elefante.

No sé. ¿Os ha parecido a vosotros un elefante o...?

Max es el experto en zoos. Max es más de animales, sí.

Max siempre saca unos parecidos razonables.

¿Te lo ha parecido o no, Max? Yo voy a ir en esa línea, sí.

Línea animal. Yo creo que...

Mira, Iván, tienes la partitura llena de indicaciones,

"con expresión", "con ánima",

y no te he visto la expresión ni el ánima por ningún lado.

Es una obra muy melancólica,

casi lacerante; yo tendría que estar ahora con el alma destrozada,

y estoy como si me hubiera tomado un valium.

Me has dejado aplatanado.

Albert.

Ha habido algún error de afinación, de labio también en alguna nota...

Por eso una luz.

Muchas gracias, jurado.

Iván, no sé si quieres empezar por el valium, por el elefante...

Pero este es tu momento.

Nada, gracias por vuestros consejos.

Quería decir que he tocado con partitura

porque esto era un reto que me he planteado con mucha ilusión

y no quería dejar nada a la improvisación.

Y nada, elegí esta obra por sus fortes, por sus pianos,

por su dificultad y un poco por su melancolía, ¿no?

El trombón no es un instrumento bruto,

no es un instrumento solo de tocar fuerte;

sino que también es muy dulce

y con el cual se pueden hacer melodías y llegar al corazón

o al alma de cada uno de los espectadores o de vosotros,

y es lo que he intentado.

Muy bien intentado. ¿Ha llegado al corazón, al alma?

¿Alguna luz que se quiera encender? Yo voy a dar un voto más.

Muchas gracias, Albert. Una luz más.

Genial, oye, has subido las luces. Iván, maravilloso.

Total de luces para Iván: seis.

Hola, me llamo Adrián Higuera, vengo de Santander, Cantabria,

y tengo 24 años.

Empecé a tocar la percusión con ocho años en Santander,

en mi ciudad natal,

y hasta día de hoy no lo he dejado nunca.

El primer recuerdo que tengo de música era con tres años

con "El príncipe de Bel-Air"

y la banda sonora de la serie.

La percusión es una...

Una no, yo creo que es la especialidad más completa.

Me gusta mucho el jazz y el rock; sobre todo el jazz.

Bueno, a veces voy a la piscina a nadar.

Al gimnasio no suelo ir, no me gustan nada las pesas.

Hacer un poco de deporte, salir con los amigos;

pero no tengo ninguna otra gran afición aparte de la música.

De mi paso por el programa espero pasármelo bien y disfrutar,

que es lo más importante;

no estar en el plató pasando un mal rato.

Lo primero quedarme yo satisfecho conmigo mismo, pase o no pase;

ese es mi objetivo.

Muy bien, Adrián.

¿Qué tal?

Bueno... ¿Qué ha pasado?

Me he encontrado un poco... incómodo,

pero lo he intentado llevar lo mejor posible.

Claro, con el público, con el jurado...

Es normal.

Las luces que se han encendido a tus toques...

¿Cuántas crees? No tengo ni idea.

No tienes ni idea. ¡Seis!

¡Seis luces para Adrián, así, de primeras!

Seis luces.

Sonríe, sonríe un poco, que son muchas, está muy bien.

Seis luces.

Todos aplaudiéndote. Vamos a empezar con el jurado.

Ramón Torrelledó, te vamos a dar paso, el primero.

Una obra bellísima, fácil de escuchar,

que has tocado con mucha sensibilidad.

Voy a esperar a tu alegato.

¿Te parece? Vale. Gracias. (RÍE)

Albert.

Nos has hecho entrar en un clima muy bonito.

Eres un tío muy fino técnicamente de tocar el instrumento

y me ha gustado mucho tu expresividad también,

así que enhorabuena. Voy a esperar al alegato,

pero te he dado dos luces porque me ha gustado muchísimo

tu interpretación. (RÍE)

Tú tranqui que todos van a esperar a tu alegato. Judith.

Yo es que veo que mis compañeros no se mojan.

Ninguno de los dos; están esperando al alegato.

Yo he leído que te gusta mucho el rock

y estás muy blandito para ser rockero, eh.

O sea, quiero ver esos cuernos.

¿Cómo haces esos cuernos para ser un rockero?

Con esta música es complicado. También se puede,

también se puede macarrear y ser muy macarra con esa música;

darle el énfasis, la fuerza, y sacar ahí el potencial del rock,

que hay que demostrárselo a los del clásico.

Perdona a Judith, que cree que el rock es solo el heavy.

Rock es también King Crimson,

y esto podría ser una obra de los años 70 perfectamente.

(RÍE) Tienes una gran sensibilidad.

Y yo siempre estoy dando la brasa con la música de programa;

por fin encuentro música de programa;

esto es una suite llamada

"El castillo del rey loco", si no me equivoco.

A mí me has transportado a un mundo de cuento.

Muchas gracias, jurado. Y Adrián...

Yo quería decir que, visto que teníamos solo dos minutos

para demostrar todo el potencial que podamos,

me he visto un poco acotado,

puesto que la obra dura el doble de tiempo.

Es una obra inspirada en música folclórica de Finlandia,

está basada en una polca,

que es con un ritmo mucho más rápido,

con aires alegres,

y es una música que hay que hacerla bastante más melosa y lenta,

y yo me he visto entre la espada y la pared,

de tocar un poco más estresado para que me diese tiempo

a llegar a las partes un poco más complejas.

Y eso igual ha sido... Lo has hecho más rápido.

El defecto de por qué estaba un poco estresado.

¿Te ves entre un arroz caldoso y... una paella?

A ver aquí de platos...

¿O qué, cómo lo veis? Qué hambre.

Tú sabrás. El jurado discutiendo.

Parece que nos quedamos...

No veo movimientos. (PÚBLICO) ¡Otra!

Mira el público, pide otra.

(PÚBLICO) ¡Vamos, otra! ¡Vamos, Judith!

Se miran...

Nos quedamos en seis.

¿A la de una, a la de dos, a la de tres?

Pues total de luces para Adrián: seis.

Un aplauso a este chico, hombre.

Y voy a llamar a los otros participantes,

que vengan aquí, por favor, al escenario,

al escenario de la gloria.

Muy bien, ahí, con esas sonrisas. Así me gusta, sonriendo.

Os quiero dar, sobre todo, las gracias.

Muchas gracias por traer a este plató tanta música.

Ya habéis visto que al público le habéis conquistado totalmente

y que si por ellos fuera os hubiesen dado doce luces.

Pero "Clásicos y reverentes" tiene un objetivo muy claro,

que es llegar a tocar con la Orquesta y Coro de RTVE,

y ahí se exige excelencia.

Y para eso tenemos al jurado, que es muy riguroso e implacable.

Y dicho esto,

los participantes que pasan

a la segunda fase son...

Andrea.

Iván Ramón.

Y Alberto.

Poneos ahí los tres y saludad.

Ahí, saludando al público.

Muchísimas gracias, chicos.

Mi experiencia con la clase que ha dado Raúl ha sido muy buena

porque me ha aportado cosas a nivel musical

y también a nivel de dramatización y de control corporal...

Y ha sido muy interesante.

-Te he visto en la fase anterior. Trataba de seguir tu mirada

y era una mirada un poco perdida.

-El tema de la mirada, que durante la actuación

la tenía un poco...

-Con un tic que tienes de mirar siempre muy arriba,

como si hubiese algo escrito arriba o como si esperaras...

-Que me ilumine algo. -Algo caiga del cielo.

-Me ha dicho que esa mirada tiene que tener un sentido.

-Si quieres decir algo con ella, búscalo.

-En un momento dado me ha dicho...

-Por primera vez le voy a pedir a alguien

que mida mal un tresillo.

-Eso para un músico le descoloca, porque es como...

-La medida en este caso no nos viene bien.

-Pero se refería a fragmentar ese tresillo

y hacerlo más musical.

-Mejor.

(TARAREA LA MELODÍA)

-De manera que fuera más expresivo.

(TARAREA LA MELODÍA)

Más intenso.

Y ahora relájate mucho más.

-Y ha sido muy interesante.

-Piano, un...

Benavent, el profe que ha tenido Andrea.

¿Cómo han ido las clases? Creo que lo va a conseguir.

¿Tú crees? Creo que sí.

Muchos ánimos desde aquí, ¿no? Sí, mucha suerte.

Y estoy con los papis, con Virtudes y Vicente.

¿Vosotros sois músicos? No, para nada.

No estamos en el mundo. ¿Y cómo empieza esto?

Pues porque de pequeña, en el cole,

en Infantil, estaba un poco despistada,

y en las matemáticas también.

Y dije: "Creo que le va a ayudar", y creo que le ha ayudado bastante.

Mucho, ¿no?

La música es matemáticas. Sí, sí, sí.

Vamos a mandarle un mensaje, los papis.

Pues nada, ánimo, Andrea, y que tú puedes.

Tú puedes, Andrea.

¿Qué tal con esta pieza? Esta pieza es obligada.

¿Te gusta? Me encanta.

Te gusta, a pesar de que no la hayas elegido.

Yo soy muy dramática también.

Me llama "drama queen" a veces. "Drama queen".

Tenemos a la "drama queen" de "Clásicos y reverentes".

Soy dramática. ¿Te sentiste bien?

Sí, sí, he estado intentando sentir la música,

a pesar de estar leyendo,

porque es algo que he trabajado bastante

y entonces me he permitido... Yo creo que se ha notado.

Pero lo que yo diga da un poco igual

porque aquí la opinión que vale es la del jurado.

Albert.

Bravo, Andrea. Has estado muy expresiva,

has dicho todo lo que está escrito en la partitura.

La clase con Raúl ha sido provechosa.

Así que enhorabuena. Gracias. Judith.

A mí también me has transportado a otros mundos

y me has encantado.

Maestro Torrelledó.

(TARAREA LA MELODÍA)

No lo dices, no lo comunicas.

(TARAREA LA MELODÍA)

Estamos buscando el fa.

(TARAREA LA MELODÍA)

Pasas.

(TARAREA LA MELODÍA)

Sigue trabajando. Gracias.

Aquí seguimos. Gracias de todas formas.

Muchas gracias, jurado.

Seguimos y esperamos un rato a ver qué ocurre, ¿vale?

Vale. Nos quedamos con "drama queen".

Muchas gracias.

Mi experiencia ha sido muy buena.

Está bien recibir información

que es instrumentista en otra especialidad.

-El tempo lo coges tú.

Si, por ejemplo, el tempo anterior de la orquesta no te encaja,

tienes que dar una anacrusa muy clara.

-En este caso la anacrusa asegura

el tempo al que el pianista tiene que tocar.

-Y Eduardo te espera, como has visto.

Perdona, es tu entrada, en forte. -Vale.

-Todo más grande.

Sin diminuendo esta nota.

Los tresillos no los corras, cántalos.

-Con los tresillos sinceramente no me he dado cuenta

de que posiblemente no estuviesen bien medidos,

pero tiene razón.

-"Crescendo". ¿Cómo vas a hacer "crescendo"?

Cada vez un poco más de arco. Pues a ver si lo hacemos.

Le das demasiado poca importancia al fa sostenido

y esa es la nota que está modulando.

-Con el fa sostenido, tocarlo lo he tocado,

pero tenía razón en que el fa sostenido da pie

a la nueva tonalidad.

Pues simplemente creo que con vibrato

y más contacto en el arco.

-Vale. ¿Puedes empezar a vibrar antes?

El arco en la cuerda. -Puede ser la solución.

Ahora tengo que hacer un "reset" mental

para colocarlo en su sitio porque dentro de nada

viene la actuación.

Antes se lo dedicabas a tu abuela.

Imagínate, Alberto, que tu abuela está aquí

y que te va a ver, y así lo haces lo mejor del mundo.

Tus compis te quieren decir algo.

Nada, mucha suerte y disfruta todo lo que puedas.

¿Le dices algo? Muchísima suerte, eres un artista,

¡que se vea! Ole, vamos ahí.

¿Qué tal? Pues...

¿Nervioso? ¿Te han traicionado los nervios?

A ver, los nervios los he llevado mejor,

pero creo que he ido un poco más lento...

Vamos a ver cómo lo has hecho. Ahora lo veremos.

A ver qué dice nuestro jurado. Empezamos con Judith.

Yo he sufrido un poco contigo;

mi alma se ha unido con la tuya y estaba apretando todo

cuando te quedabas ahí unas micras por debajo de la afinación,

cuando subías la escala.

Y me estaba dando cuenta de que subías y ha sido tu cerebro,

no tu técnica y tus ganas de tocar, sino tú mismo contra ti mismo.

Y contra eso hay que luchar, en quitarse eso.

Max.

Múltiples problemas;

de afinación, de tempo,

de carácter.

Creo que esto lo tocas como un cantabile,

pero en realidad es una revista a las tropas.

Eres Felipe V pasando revista a las tropas.

Faltaba marcialidad en tu tempo,

en tu forma de dar las notas.

Por ejemplo, en el ataque del principio,

haría un doble puntillo directamente,

como diría Ramón: "¡Tantantán! ¡Ese fa tiene que buscar al si".

"No lo entiendes".

"¡Con doble puntillo! ¡Tantantán!".

Ten cuidado, maestro, que te comen el pan. Este Max...

Maestro.

No, lo que pasa es que no es "tantantán".

Es... (TARAREA LA MELODÍA)

¡Eso sí! (TODOS RÍEN)

Y así todas las notas.

De verdad, hasta donde has llegado, tienes que estar muy orgulloso.

¿De acuerdo? Y dirás: "¿Y este tipo qué me dice?".

Pues que está muy lejos de lo que tiene que ser.

Qué sencillito lo hace nuestro maestro. Albert.

Alberto, falta estudio. Es una obra muy difícil

y falta estudio, en afinación, en dinámicas, en arco;

en todo.

Igualmente gracias por estar aquí

y enhorabuena por haber llegado hasta aquí,

que no ha sido fácil,

y a seguir disfrutando de la música.

Muchas gracias a ustedes.

-Mi experiencia con Mario ha sido muy positiva.

-¿De dónde eres? -De Petrer.

-Petrer, Alicante; ahí estamos.

-Ha habido un momento en que me ha dicho

que había unas semicorcheas, que son unas figuras muy rápidas,

que no estaban compensadas y estaban un poco desequilibradas.

-Vamos a igualar todas las semicorcheas.

-Había unas que iban más rápidas y el pasaje podía no entenderse.

(TARAREA LA MELODÍA)

Sin cortar en ningún momento.

Articulamos, pero no cortamos.

-Tratamos de articular, pero no de cortar,

en el sentido de que puedes articular una frase,

pero no quiere decir que cambie el sentido de la frase.

(TARAREA LA MELODÍA)

-Me ha comentado que había un pasaje al que había

que darle un poco más de peso, un poco más de cuerpo.

-Estaría bien que esas notas de abajo tuvieran más cuerpo.

-Robustez por decirlo así.

-El clarinete suena de maravilla.

Lo tienes muy claro para seguir adelante.

-Siempre es bueno de parte de otras personas

con más experiencia

recibir sus consejos a la hora de afrontarla.

-No dejes que se te caiga la intensidad

porque entonces les va a parecer aburrido, y no lo es.

-Vale. -Yo te doy la enhorabuena ya.

Enhorabuena. -Muchas gracias.

Mario, Mario, Mario, ¿cómo han ido esas clases?

Muy bien, ya veréis. Vale, ya veremos.

Vemos aquí a sus papis.

¿No hay un momento que está en casa tocando el clarinete y dices:

"Hasta aquí"? ¿En qué momento?

Sí, a veces coge una nota y dices: "Por favor, que la saque ya

o me muero", porque no para. Es cansino, y otra vez, y otra,

y ruegas que le salga.

Perfeccionista. Sí, mucho.

Vamos a mandarle un mensaje de ánimo.

Nada, que disfrutes mucho y nos hagas disfrutar.

Ay, que se emociona ya. Toca, corre, antes de que llore.

Tenías a tu madre... Madre mía.

Emocionadísima, ya llorando.

Le cuesta poco. Sí, me lo ha dicho.

Dice: "Estudia mucho, muchísimo". Estudias mucho.

Todo lo que se puede. Te lo curras, eh.

No hay otra, esto no tiene otro secreto.

Si es que valéis muchísimo.

Vamos a empezar con estas opiniones del jurado.

Por favor, Albert.

Iván, qué bien. Has tocado mucho más liberado que antes;

por lo menos es la sensación que me ha dado a mí.

Había momentos en que ni mirabas la partitura.

La tienes en la mente; la tenías ahí por seguridad.

Sigue a este nivel. Como decía tu madre,

sigue dando el coñazo en casa,

que no es coñazo, pues los resultados son muy buenos,

y sigue con esta insistencia.

Había alguna cosita, la obra no está al 100%.

Está claro. Pero está muy bien montada.

Eres un musicazo

y te animo a no parar. Gracias.

Maestro Torrelledó.

Iván, ¿tú qué crees que has sido, clásico, reverente o irreverente?

Guau.

Espero que reverente.

Pues has sido clásico y reverente. Gracias.

Max.

A mí me ha gustado desde el punto de vista técnico,

pero creo que lo que te dijo Ramón en la obra anterior,

que estaba demasiado académica, has vuelto a caer

en ese exceso de respeto.

No estaba del todo Mozart,

al menos como yo lo concibo, más juguetón.

Debes jugar más con las dinámicas, con la articulación,

para que dé la impresión de que estás en el teatro,

no en una sala de conciertos.

Toda la música de Mozart al final es ópera,

pues que se vea.

-Gracias. Judith.

A mí me gusta tu tranquilidad, tu relax y tu paz

de estar en el escenario.

Transmites que te lo estás pasando bien y que estás a gusto.

Gracias.

Bien, ¿no? Parece que sí.

Sí, sí, esa serenidad te ha servido.

Hay que esperar, pero ya muy poco,

porque llegamos al final de la segunda fase del programa

y voy a llamar a tus compis.

Alberto y Andrea, venid al escenario.

Muy bien.

Pues ya estamos todos, falta saber qué finalista

va a pasar a la gran final.

Luces, por favor, para Andrea.

Muy bien, muchas gracias.

Luces, jurado, por favor, para Alberto.

Muchas gracias.

Luces para Iván.

Todo el mundo ya

sabe vuestras luces, vuestras votaciones.

Solo vosotros no lo sabéis.

Qué raro eso, ¿verdad?

Y llega el momento de saberlo, si es que queréis. ¿Queréis?

(RÍE) Venga, va.

El participante que pasa a la gran final

de "Clásicos y reverentes",

con diez luces,

es...

¡Iván!

Enhorabuena. Saluda.

Muy bien. Saludad también vosotros.

Y aquí nos quedamos un día más.

La próxima semana tendremos mucho más, ya sabéis,

aquí en el programa que todo el mundo debería ver.

Los finalistas que pasen estarán tocando

con la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE.

Os esperamos.

Mi paso por el programa...

-Ha sido muy diferente a todo.

-Experimentando algo totalmente diferente.

-De tocar en tu casa o hacer alguna audición

en la que no hay cámaras alrededor...

-También me ha permitido conectar con el público.

-Aquí estás muy expuesto.

-Tenía ganas de enfrentarme a esto

pues es la primera vez que estoy en un plató.

-Y en la tele, además, así que...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

Clásicos y Reverentes - Programa 10

11 feb 2018

Programa concurso que trata de encontrar a jóvenes intérpretes que sean capaces de formar parte una Orquesta Sinfónica. Lo elegidos interpretarán un concierto junto a los profesores de la Orquesta y Coro de Radiotelevisión Española.

ver más sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 10" ver menos sobre "Clásicos y Reverentes - Programa 10"
Programas completos (24)

Los últimos 24 programas de Clásicos y Reverentes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios