Serie documental en 4K, en la que se muestra la riqueza histórica y cultural de las 15 ciudades de España declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, 15 capítulos en los que se muestra el patrimonio monumental y la oferta turística y cultural de estas ciudades.

3843026 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.6.0/js
Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Segovia - ver ahora
Transcripción completa

Es posible que en el Universo infinito haya más planetas

habitados por especies inteligentes.

Nosotros, solo conocemos el nuestro.

La Tierra.

Y, a veces, dudamos de que seamos inteligentes.

(Música cabecera)

Por eso, quizá impresionados ante el espectáculo de destrucción

Por eso, quizá impresionados ante el espectáculo de destrucción

y barbarie que habíamos sido capaces de hacer, en lo que fue llamada

Segunda Guerra Mundial, los países del mundo decidieron crear en 1945

la Unesco, Organización de las Naciones Unidas para la educación,

la ciencia y la cultura, con la misión de salvar

y conservar lo mejor de la humanidad.

(Música)

40 años después, el 6 de diciembre de 1985, fueron declaradas

en España las primeras Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

(Música)

Hay ciudades a las que les gusta jugar con la luz.

Y en ese juego,

en ocasiones,

se produce la magia.

Nos encontramos en uno de los desvanes del Alcázar de Segovia.

A menudo, al caer la tarde, se produce aquí

este insólito efecto.

Como si se tratase de una gran cámara fotográfica,

la luz del exterior se cuela por una de las ventanas

proyectando en la pareja puesta una imagen invertida de la ciudad.

Es la magia de la luz.

Es la magia de Segovia.

(Música)

¿Qué hace de Segovia una ciudad tan especial?

¿Cuál es su secreto?

¿Serán sus más de 2000 años de historia?

¿Será su, mundialmente, famoso acueducto romano?

¿Acaso su Alcázar que parece sacado de un cuento de hadas?

¿O quizá una rica agenda cultural que la convierte

en una ciudad abierta y vibrante?

Solo perdiéndonos por sus calles y mezclándonos con sus vecinos

y visitantes podremos averiguarlo.

A un tiro de piedra de Valladolid, como capital de Castilla y León,

y de Madrid, como capital del Estado,

la posibilidad de llegar en tren de alta velocidad

hace que el tiempo que la separa sea más breve que nunca.

Quizá por eso, muchos segovianos se desplazan a diario

para estudiar o trabajar en estas grandes urbes.

La estación Segovia Guiomar, inaugurada en 2007,

recoge el ir y venir de estos viajeros cosmopolitas

que no renuncian a vivir en la tranquilidad de una ciudad

con unas dimensiones más humanas.

(Música)

Pero el ritmo acelerado que nos impone el estilo de vida moderno,

parece, todavía, más insignificante y ridículo

si lo comparamos con los más de 2000 años de historia de la ciudad.

Y si hablamos de su historia, está claro cuál es en Segovia

su símbolo más nítido, el acueducto.

El acueducto supone, hoy para Segovia,

uno de sus componentes esenciales.

Tanto para su vida cotidiana como para su propia identidad.

En la identidad de Segovia ya aparece representado el acueducto

en diferentes elementos gráficos relacionados con la ciudad

a partir del siglo XIII.

Eso, ya nos está hablando que el acueducto es un icono de referencia,

en la cual se encuentran las diferentes generaciones

que se han sucedido en la vida de esta ciudad castellana.

El acueducto de Segovia, también, por supuesto, es un elemento,

un reclamo para las visitas, un reclamo turístico

de primera categoría de la ciudad de Segovia,

que hace que todo revierta, por supuesto,

en una mayor dinamización social y económica de la propia ciudad

de Segovia.

(Música)

Una de las peculiaridades más significativas

del Acueducto de Segovia, que lo diferencia de otros acueductos

bien conservados, en otras partes del mundo,

es que estuvo en funcionamiento, prácticamente, sin interrupción,

desde época romana hasta ya iniciado el siglo XX,

cuando las modernas técnicas hidráulicas

permitieron superar la función para la que fue creado.

El recorrido urbano del acueducto comienza en la casa de la piedra

y el desarenador de San Gabriel.

Estos decantadores, en funcionamiento hasta 1929,

servían para que el caudal perdiese su fuerza

y para que el agua se limpiase de arena y otras impurezas

antes de alcanzar el acueducto en su parte más visible.

Superado ese desarenador de San Gabriel

aparecen las primeras arcadas,

pero, prácticamente, la arcada número 49,

todo lo que vemos, actualmente, es posterior a época romana.

(Música)

Es solo a partir del arco número 49, ya emerge la obra monumental romana,

la típica obra, en grandes sillares de granitos sin argamasa que los una,

que son, realmente, por los que caracterizan

a la obra romana.

Este gran tramo de arcos que llegan hasta la muralla de Segovia

es la obra romana en su gran esplendor,

que se caracteriza en la plaza del Azoguejo

por ya tener una doble arcada, una doble arcuación

que es la que podemos ver actualmente

y donde la obra se eleva un poquito más de los 28 m.

Nadie que visite Segovia puede permanecer ajeno

a la monumentalidad de su acueducto.

Pero lo que no todo el mundo sabe es que existe un acueducto oculto.

Se trata de un canal soterrado de más de 1200 m,

que a partir de la época medieval, canaliza y distribuye el agua

por todo el recinto amurallado.

Hoy en día, ese acueducto oculto es reconocible

por una serie de placas metálicas que nos señalan su trazado

y que como si de un juego de pistas se tratase,

nos permiten descubrir una Segovia poco conocida.

Seguramente, pocos de los que pasean por la plaza mayor

son conscientes de que bajo su pavimento

se esconde una sorpresa.

Vamos con ella despacio.

-Vamos con ella arriba, despacio. -Un poquito más.

Se trata de una derivación del antiguo canal principal

que abastecía de agua a la catedral.

Una importante actuación arqueológica

ha permitido recuperar ese tramo y hacerlo practicable.

La presencia de una infraestructura tan imponente como el acueducto

nos ayuda a valorar la importancia de un elemento vital

y, a veces, escaso como el agua y su influencia

en el desarrollo económico y social de una ciudad.

Gracias al agua que llegaba a través del acueducto,

Segovia fue capaz de prosperar durante la alta Edad Media

y el Renacimiento convirtiéndose en una referencia en toda Europa

para la industria del paño.

Agua que, a menudo, se convierte en un elemento estético

que permite observar la belleza de la ciudad

desde otro punto de vista.

Una belleza que también se hace patente a su manera

cuando el agua se manifiesta de la forma más natural

condicionando la luz y el paisaje.

(Música)

Sobre todo cuando cubre la ciudad con un manto blanco

vistiéndola de otra cosa.

(Música)

Y hablando de agua, decía un antiguo romance popular:

"dos ríos tiene Segovia, el Eresma y el Clamores,

con sus huertos que compiten en holganzas y en primores".

Aunque hoy en día, del Clamores, encauzado y soterrado,

apenas quede un recuerdo.

(Música)

Ambos valles son un auténtico pulmón verde

donde los segovianos bajan a caminar, a hacer deporte,

o, simplemente, a disfrutar del frescor de las sombras

y la belleza de sus vistas.

(Música)

Por otra parte, los cauces siempre fueron generadores de riqueza,

no solo mediante el riego de huertos y cultivos,

sino también a partir de su uso mecánico en molinos,

fraguas y batanes, de los que aún quedan algunos vestigios.

Ingenios mecánicos que, a menudo, estaban en manos

de órdenes religiosas que controlaban la molienda

del grano y el batir de las lanas.

(Música)

Uno de los testimonios más antiguos del poder de esas órdenes religiosas

lo tenemos en la iglesia de la Veracruz.

Erigida a principios del siglo XIII todavía continúa la polémica

sobre si la construyeron los caballeros templarios

o los de la orden del Santo sepulcro de Jerusalén.

En cualquier caso, su planta dodecagonal

y su curiosa configuración interior, siguen alimentando

leyendas de aquellos caballeros medievales, mitad monjes,

mitad soldados, que velaban sus armas mientras rezaban.

(Música)

También, el convento Jerónimo del Parral da idea de la riqueza

e influencia que pudieron alcanzar algunas congregaciones religiosas

instaladas a orillas del Eresma.

(Música)

Con todo, la muestra más patente del uso industrial

que se le ha dado al cauce del Eresma la tenemos en el real ingenio

de la casa de la moneda.

El edificio fue construido por Juan de Herrera por orden de Felipe II.

Estaba destinado a acuñar el oro y la plata que llegaban de las Indias

para convertirlos en moneda de curso legal.

Abandonada su primitiva función y convertido en fábrica de harinas

durante el siglo XIX, una paciente labor de restauración

y recreación permiten, hoy, que el edificio,

con toda su maquinaria, esté abierto al público

como una muestra destacada del patrimonio industrial segoviano.

(Máquinas)

Pronto, el ruido de las máquinas se diluye en el rumor del agua

que ameniza el paseo por la Alameda del Parral.

La misma que inspiró en 1919 los versos de Machado.

"En Segovia, una tarde de paseo por la Alameda que el Eresma baña,

para leer mi biblia eché mano de las gafas en busca de ese andamio

de mis ojos.

Mi volado balcón de la mirada".

Seguro que no fueron pocas las veces que los ojos del poeta se elevaron

para contemplar la majestuosa silueta del Alcázar.

Una imagen que, todavía, sorprende e impresiona

y que mil veces ha sido comparada con la proa de un navío de piedra

que surca los campos de Castilla.

(Música)

Ya sea comparado con un barco o con un castillo

evocador de mundos de fantasía, lo cierto es que el Alcázar

es otro de los grandes iconos de Segovia.

(Música)

Poco se conoce de sus orígenes, aunque algunos restos arqueológicos

evidencian la utilización del promontorio

como fortificación defensiva desde época romana.

(Música)

Por supuesto, el Alcázar no está exento de leyendas.

Como la del pequeño Infante, hijo de Enrique IV,

que dicen que murió al caer de lo alto de una torre mientras jugaba.

O la de su aya, que, impresa de la culpa

o por temor al castigo del rey, aseguran que se tiró detrás.

Alfonso VIII fue el primero que le da carácter de residencia real.

Y los reyes, Juan II y su hijo Enrique IV,

los que lo ampliaron y le dieron el impulso definitivo,

cuando convirtieron a Segovia en la Villa y Corte de Castilla.

De aquí, salió en 1474 la comitiva que acompaño a Isabel, la Católica,

hacia su coronación cerca de la plaza mayor.

(Música)

Trasladada la Corte, definitivamente, a Madrid en 1561

la fortaleza perdió su uso palaciego y se convirtió en cárcel del Estado

durante un par de siglos.

Fue Carlos III el que recuperó la dignidad del Alcázar

convirtiéndolo en sede de la real escuela de artillería

hasta el incendio que estuvo a punto de destruir por completo el edificio

en 1862.

(Música)

El carácter defensivo del Alcázar se complementa con la muralla

que ha guardado y protegido la ciudad durante siglos.

Esta muralla de Segovia es una de las mejor conservadas en España

y, junto a las de Ávila y Lugo, de las pocas que mantienen

todo su perímetro.

(Música)

En los últimas años un importante esfuerzo de restauración

ha permitido la recuperación de los tramos peor conservados

y el acceso de los visitantes al adarve.

(Música)

Toda muralla es elemento de separación,

pero también de comunicación con el exterior

a través de sus postigos y sus puertas

de las que se conservan tres.

La de San Andrés, en el lienzo sur,

y las de San Cebrián y Santiago, en el lienzo norte.

Olvidada en el tiempo su función defensiva,

las murallas cumplen hoy un nuevo cometido al cuidado de la cultura.

Un ejemplo lo tenemos en la puerta de Santiago,

que alberga la colección de títeres de Francisco Peralta.

(Música)

En lo que un día fue cuerpo de guardia, soldados y centinelas,

han sido sustituidos por los maravillosos personajes

nacidos de la imaginación y las manos

de uno de los mejores marionetistas españoles de todos los tiempos.

Gaditano de nacimiento pero casi segoviano de adopción,

Francisco Peralta supo poner toda su creatividad

en estas 38 piezas que ahora permanecen estáticas,

como congeladas esperando que la mano del maestro titiritero

vuelva a dotarlas de vida.

(Música)

Y es que un museo así, no podía estar en otro lugar

que no fuera Segovia.

Una ciudad que, cada primavera, se convierte en la capital mundial

del títere.

Bienvenidos al festival de títeres "Titirimundi" en Segovia.

(Tambores)

(Música)

"Titirimundi" es el festival internacional

de teatro de títeres de Segovia, y es, sin duda,

uno de las festivales teatrales y, específicamente, de este género

que son los títeres, más importantes de Europa, de España, también,

por supuesto.

Es un festival especial porque es un evento

en el que se fusiona lo que es la mejor programación

en ese género teatral con la vida de una ciudad como es Segovia.

El ambiente en Segovia durante el festival es una auténtica barbaridad.

En dos sentidos, por un lado, porque la ciudad es tomada por gente

de todo el mundo que viene para disfrutar de sus espectáculos

y, por otro lado, porque es un salto mortal lo que da la propia ciudad

para la gente que vive aquí, diariamente,

es salir de la cotidianidad y verse envuelto en esta panda de locos

que aparecen y que sacan de la rutina normal una ciudad

para convertirla en un espacio de magia durante una semana.

(Música)

Una de las cosas más fascinantes de este festival

es que no es un espacio donde la gente viene, actúa y sale pitando,

sino que una de las intenciones que Julio Michel

tuvo a la hora de crear este festival de Segovia

era el crear un espacio de convivencia,

en el que los titiriteros están durante toda la semana,

comen aquí, duermen aquí, actúan aquí y conviven con la propia ciudad,

con lo cual, se establece un intercambio

entre la población segoviana y esa población de titiriteros itinerantes,

esos nómadas que traen historias de todo el mundo,

y esa magia o esa otra visión de lo que es el mundo,

es una cosa casi... Una simbiosis, durante unos días.

-Bestias salvajes, animales, aves y reptiles fueron exterminados.

-Construye un arca y guarda allí a tu mujer, a tus hijos y a tus nueras.

Ana Zamora es la directora artística de la compañía segoviana

Nao d'amores.

Dedicada a recuperar el teatro clásico español,

fundamentalmente de las épocas medieval y renacentista.

Una labor de investigación que, a menudo, incorpora títeres

al espectáculo y que no se entendería sin la influencia

de "Titirimundi".

"Muy bien, yo creo que estaban muy bien encajadas".

A nivel personal y emocional, ¿qué significa "Titirimundi" para mí?

Yo no podría imaginar dedicarme al teatro, hoy profesionalmente,

sin haber crecido muy cerca de "Titirimundi".

Y cuando digo muy cerca, es no solamente como espectadora

sino como colaboradora, como trabajadora

en los más diversos oficios de "Titirimundi".

Fui la primera voluntaria de la historia de "Titirimundi",

aquel año yo era sola, y al año siguiente busqué otro voluntario

al que engañar, y engañé a David Faraco que era amigo,

y que quedó absolutamente deslumbrado con esta historia de los títeres

y del mundo del teatro de títeres.

-"Titirimundi" lo ha sido todo, ha sido mi escuela, realmente,

ha sido la que me ha formado, gracias a ver, año tras año,

durante 20 años, las mejores compañías del mundo

con su mejor espectáculo.

Así que lo que puedo decir, verdaderamente,

es que ha sido la escuela que me ha formado como titiritero.

(Música tensión)

Y lo más importante es que aquí han pasado las mejores compañías

con su mejor espectáculo, por lo tanto,

venir aquí es una responsabilidad enorme.

Y además cuando conoce todo el mundo,

de alguna manera la gente te está esperando

con cariño o con un cuchillo entre los dientes.

-¿Qué haces, estúpido? -Lo siento.

-¡Me has roto la nariz! -¡Lo siento!

-¡Me has roto la nariz! -¡Ah!

-Yo creo que es un festival que es fundamental,

no solamente para la vida de una semana al año,

sino lo que es toda una ciudad que gira en torno

a ese evento cultural.

No se puede entender una ciudad como Segovia sin Titirimundi.

(Música)

El festival de títeres puede ser una excelente excusa

para visitar Segovia en primavera.

Pero no faltan atractivos durante cualquier época del año.

Por lo pronto, es una de las ciudades

con más iglesias románicas en su trazado urbano.

(Música suave)

Como la de San Martín, en pleno centro neurálgico de la ciudad.

La espectacular iglesia de San Millán,

construida a semejanza de la catedral de Jaca

a finales del siglo XII.

(Continúa música)

La de San Lorenzo, que da nombre a uno de los barrios periféricos.

(Continúa música)

O la que probablemente sea la más antigua de todas,

San Juan de los Caballeros, de finales del siglo XI

y siempre ligada a los nobles linajes segovianos.

A principios del siglo XX fue adquirida y salvada de la ruina

por el ceramista Daniel Zuloaga,

que instaló allí su vivienda y su taller.

Hoy es museo que recoge su obra.

Pero por supuesto, como sede de la corte que fue,

no faltan en Segovia los palacios señoriales.

Uno de los más reconocibles es la Casa de los Picos,

llamada así por las puntas de diamante que decoran su fachada.

Se encuentra este edificio en la arteria principal

del casco histórico segoviano,

la conocida por todos como calle Real.

Aunque como tal, no existe,

porque cada tramo de la calle tiene su propio nombre.

En cualquier caso, no cabe duda de que es un lugar

siempre concurrido y lleno de vida.

(Música suave)

A mitad del recorrido por la calle Real,

y junto a la ya mencionada iglesia de San Martín,

nos encontramos con una de las plazas más emblemáticas

y bellas de Segovia.

(Continúa música)

En realidad se trata de la confluencia de dos plazas,

la de San Martín y la de Medina del Campo.

Aunque la gente se refiere a ella como plaza de las sirenas.

Lo curioso es que normalmente se confunde a las sirenas

con estas dos esfinges, sin embargo, las verdaderas sirenas,

o arpías mitológicas, hay que buscarlas

en los capiteles románicos de la iglesia de San Martín.

(Continúa música)

(Aplausos)

En un lugar preferente de la plaza,

una estatua de bronce recuerda la figura de Juan Bravo,

uno de los comuneros que allá por el siglo XVI

plantó cara al emperador y perdió su vida por ello.

Todo un héroe local que, espada en mano

y alzando el pendón de Castilla,

parece vigilar el trasiego de gente en la calle Real.

(Tráfico)

Nuestro paseo puede seguir por el barrio de los Caballeros.

Blasones y escudos nos hablan de la distinguida nobleza

que habitaba la villa cuando esta era sede de la corte.

De aquel pasado de esplendor nos queda un buen número

de palacios renacentistas y casones señoriales.

Sus fachadas aparecen recubiertas a menudo con las figuras geométricas

del característico esgrafiado segoviano.

(Música suave)

En nuestro paseo por el barrio de los Caballeros,

no faltan oportunidades para visitar los patios

de alguno de estos palacios que nos invitan a saborear

la tranquilidad y el sosiego.

(Música suave)

Muy cerca, el barrio de las Canonjías o de Canónigos.

Todavía parece guardar entre sus calles

algo del espíritu monacal de los siglos XIV y XV,

cuando era un recinto solo permitido a los clérigos

de la antigua catedral y sus puertas impedían el paso

a los seglares.

En todo el desarrollo del casco antiguo,

las calles y palacios se articularon en torno a las iglesias y conventos

que se encontraban dentro de los muros de la ciudad.

Todavía hoy, si alzamos la vista,

podemos encontrarnos con sus torres y campanarios.

Por ejemplo, esta de San Esteban.

Gigante pétreo cuyo famoso gallo metálico

lleva siglos vigilando desde las alturas

la vida cotidiana de la ciudad.

Por supuesto, en su visita a Segovia el viajero no puede olvidarse

de hacer un alto en la plaza mayor.

Monumental espacio abierto rodeado de soportales

que invitan al encuentro y la conversación.

Un espacio lleno de vida y de gente en cualquier momento del día.

(Música)

A estas alturas del paseo ya nos habrá entrado el apetito.

Pero para eso Segovia nos ofrece muchas alternativas culinarias.

Asadores tan tradicionales como los de Duque, José María

o el de Cándido, siguen ofreciendo el plato estrella

de la gastronomía segoviana,

el cochinillo asado en el tradicional horno de leña.

Un manjar que exige su propia ceremonia.

¡Por Castilla y por Segovia!

Tras la comida, nada mejor que perderse por el laberinto

de calles que forman la judería.

(Canto lírico)

En este lugar se estableció en los siglos XIV y XV

una de las comunidades hebreas más importantes de Castilla.

(Continúa canto)

(CANTA LÍRICO)

María del Barrio es guía turística

y fundadora del grupo de música sefardí Algarabía.

Su voz nos ayuda a evocar la presencia de una cultura

que ocupó un lugar destacado

en el desarrollo de la Segovia antigua.

(Continúa canto)

La actual recuperación y puesta en valor del barrio judío

permite reivindicar la memoria de aquellos que en 1492,

tras el decreto de expulsión dictado por los Reyes Católicos,

fueron obligados a abandonar sus posesiones

y salir camino de la diáspora.

(Continúa canto)

(Música suave)

Desterrados los judíos de la ciudad,

una buena parte del barrio en el que vivían fue demolido

en el siglo XVI para permitir la construcción de la nueva catedral.

(Continúa música)

La de Segovia es la última de las catedrales góticas de España.

Su fachada todavía combina las características arquitectónicas

del gótico tardío con la sobriedad del Renacimiento.

De esta vocación renacentista da fe sobre todo su esbelto campanario.

La que fue durante años la torre más alta de España,

domina desde su imponente silueta todo el paisaje de la ciudad

y la llanura que la circunda.

Ese carácter de transición entre gótico y Renacimiento

queda patente en la importancia que adquiere la elegante combinación

entre piedra y luz.

Esta penetra en el interior de la catedral

a través de unas vidrieras que constituyen uno

de los conjuntos artísticos más impresionantes

del patrimonio español.

Todavía está en marcha el paciente proceso de restauración

que dirige el maestro vidriero Carlos Muñoz de Pablos.

Hay tres conjuntos en la catedral.

Uno del siglo XVI que está en las tres naves.

Otro del siglo XVII, que es el crucero y la girola.

Y otro del siglo XX, de principios del XX, que es el ábside.

(Música religiosa)

En total, este valioso conjunto está formado por 157 vidrieras

de diferentes épocas y en diferente estado de conservación.

Las más singulares son sin duda las vidrieras flamencas

del siglo XVI que cierran las 20 ventanas de la nave central

y de las laterales.

Cada una de estas ventanas forma un tríptico

con una iconografía muy concreta.

En los paneles centrales, pasajes de la vida de Jesucristo.

En los laterales, escenas del Antiguo Testamento.

Toda esta iconografía es muy importante a la hora

de acometer la meticulosa restauración

que incluye la creación de nuevas vidrieras

en aquellos lugares donde las originales

estaban prácticamente perdidas.

Son las últimas vidrieras interesantes

que se hacen en el mundo.

Porque luego hay una decadencia después,

en el siglo XVII entra todo lo que es el barroco

e inmediatamente la arquitectura no demanda la luz

que las vidrieras medievales y renacentistas

necesitaban en el templo, ¿no?

Esa es la verdadera singularidad de esta colección de vidrieras.

Las vidrieras no son el único tesoro que guarda esta catedral.

Paseando por sus amplios espacios,

podemos visitar sus múltiples capillas,

que guardan joyas tan imponentes como el retablo

del "Santo Entierro", obra de Juan de Juni.

O "La talla del Cristo yacente", de Gregorio Hernández

que impresiona por la fuerza expresiva de su rostro.

Bastantes de sus elementos, como parte de las rejas,

el coro o algunos de los retablos,

fueron trasladados desde la primitiva catedral románica,

lo que le confiere una curiosa mezcla de estilos artísticos.

(Continúa música)

También fue trasladada piedra a piedra la portada policromada

que Juan Guas diseñó para la antigua catedral.

Es el punto de acceso al claustro.

Una auténtica filigrana gótica en la que de nuevo

el juego de luces y sombras

adquiere un significado muy especial.

La catedral y otros muchos edificios religiosos dotan a Segovia

de una espiritualidad que no pasó inadvertida

a otro de los vecinos ilustres de la ciudad,

el poeta Antonio Machado.

"Tu poeta piensa en ti.

La lejanía es de limón y violeta.

Verde el campo todavía.

Conmigo vienes, Guiomar, nos sorbe la serranía.

De encinar en encinar se va fatigando el día.

El tren devora y devora día y riel.

La retama pasa en sombra.

Se desdora el oro de Guadarrama

porque una diosa y su amante huyen juntos,

jadeante los sigue la luna llena.

El tren se esconde y resuena dentro de un monte gigante.

Campos yermos, cielo alto.

Tras los montes de granito y otros montes de basalto,

ya es la mar y el infinito.

Juntos vamos, libres somos,

aunque el dios, como en el cuento, fiero rey,

cabalgue a lomos del mejor corcel del viento,

aunque nos jure violento su venganza,

aunque ensille el pensamiento,

libre amor, nadie lo alcanza".

Antonio Machado llega a Segovia en 1919, el 26 de noviembre.

Aquí pasó 12 años, hasta el año 32.

Y en estos 12 años estuvo dando clases de francés y de literatura

en el Instituto general y técnico,

que hoy es el Instituto Mariano Quintanilla.

Vino a esta pensión porque José Tudela, su amigo,

se la buscó y él le encargó que le buscara un hospedaje

de unas cinco pesetas o así.

José Tudela le buscó primero una habitación en un hotel,

pero Antonio Machado dijo que tenía que ser algo más barato

porque su sueldo... -No daba el presupuesto.

-No daba para ello.

Así conoció el hospedaje de doña Luisa Torrego,

que es lo que hoy es la Casa Museo Antonio Machado.

(Música)

Machado rápidamente entabló relación con la intelectualidad de Segovia

en ese momento que era un movimiento realmente interesante

en los años 15 y 20.

La Universidad Popular era una iniciativa

a la que él se sumó.

Consistía en hacer cercana la cultura a aquellas personas

que no habían tenido acceso a la escolaridad,

sobre todo los obreros.

-Antonio Machado dejó aquí parte de su corazoncito en Segovia.

Con su corazón, con la gente, con Guiomar, ¿no?

-Sí, la verdad es que tuvo amigos entrañables,

pero sí, su amor de aquí de Segovia, de Segovia y de Madrid,

porque Guiomar, aunque a Guiomar la conoció en Segovia,

no está muy claro si entre el año 27 o el año 28.

Ella había venido a Segovia con una carta de un amigo madrileño,

un amigo de Antonio Machado, a ver al poeta segoviano aquí.

Pero a partir del año 28 las visitas se intensificaron mucho

porque Guiomar, la que muchos años después supimos

que se llamaba en realidad, la Guiomar de sus poemas

se llamaba en realidad Pilar Valderrama.

Esa relación la quisieron los dos mantener oculta.

No es una relación amorosa erótica al uso,

por lo que podemos saber por sus cartas,

pero sí que es una relación donde uno y otro compenetraban

su necesidad de cariño y afecto.

Hoy el paso del viejo profesor y poeta

se recuerda con una estatua de bronce situada en la plaza mayor.

A su espalda, la fachada del centenario Teatro Juan Bravo.

Una de las señas de identidad de una ciudad

que está volcada a la cultura.

(Música)

Cultura con mayúsculas es la que inunda

cada rincón de la ciudad en el mes de septiembre

durante el Hay Festival.

Se trata de un evento internacional dedicado a las artes visuales,

la literatura y las ideas, que tiene en Segovia

una de sus sedes principales.

Casi un centenar de actividades programadas

entre conferencias, debates, exposiciones y conciertos,

convierten al Hay Festival

en una auténtica fiesta de las artes y las letras.

(CANTAN LÍRICO)

El Museo de Arte Moderno Esteban Vicente

es uno de los lugares que alberga algunas

de las exposiciones temporales que forman parte

de la programación del Hay Festival,

como esta titulada "El taller de los sueños".

Una iniciativa que aúna la creatividad

de intelectuales, diseñadores y arquitectos,

con ideas innovadoras llevadas a la práctica con madera.

(Canto lírico)

Y, por supuesto, el debate y el diálogo como telón de fondo.

Escritores, filósofos, periodistas, sociólogos, creadores,

gente de los ámbitos más variados de la cultura y la comunicación,

se reúnen para hablar de todo tipo de propuestas

de carácter cultural, político o económico.

(Música)

Cae la noche sobre Segovia y la ciudad cambia de fisionomía

y también de ritmo.

Es el momento de recorrer calles y monumentos con otros ojos,

con otra mirada y con otro tempo.

Atrapando sensaciones que durante el día

nos han podido pasar inadvertidas.

(Continúa música)

Con el calor del mes de julio,

la ciudad vive su particular "Sueño de una noche de verano".

Sobre todo a través de la iniciativa "Noche de luna llena".

Se trata de una propuesta más popular, más lúdica,

en la que la cultura se echa a la calle para llenarla de música,

de color y de originalidad en las actividades.

(Música)

Espectáculos al aire libre, teatro, música, magia, circo.

Son muchas las propuestas que permiten a vecinos y visitantes

disfrutar de la calle a través de actividades

que estimulan la participación de la gente.

(Música)

Vamos, todos.

Vivir un poquito de Mr. Luis, ¿no?

¡Vamos, todos conmigo!

(CANTA) "Oh, Mr. Luis".

(TODOS) Oh, Mr. Luis.

-Venga, con un poquito de garbo.

La velada de "La noche de luna llena"

se extiende hasta bien entrada la madrugada

por diversos puntos emblemáticos de la ciudad,

de manera que se produce un incesante ir y venir de gente

en busca de una nueva actividad.

Un rincón alternativo, un espectáculo diferente,

si cabe más sorprendente que la anterior.

(Continúa música)

Hasta que llegue el momento en el que el cansancio

nos haga confundir lo que es realidad

y lo que ha sido simplemente un sueño.

(Música)

Decía otra de sus ilustres vecinas, la filósofa María Zambrano:

"No cae la luz en Segovia.

La ciudad toda se alza hacia ella.

La alcanza en su crecimiento hasta llegar al nivel

en que esa luz será".

Y así parece, sobre todo cuando los monumentos más característicos

de la ciudad se iluminan al caer la noche.

Juegos de luz, sombra y color, que nos permiten contemplar

la ciudad de una forma diferente.

De una manera, si se quiere, más llena de misterio,

de magia, porque misterio, magia y encanto,

son algunos de los ingredientes que hacen que más de 2000 años

después de su fundación, Segovia siga maravillando al mundo.

(Continúa música)

Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Segovia

50:27 24 dic 2016

En diciembre de 1985, la UNESCO incluyó a la antigua ciudad de Segovia y su acueducto romano en el listado de Ciudades Patrimonio por la belleza de su enclave, de su entorno, de sus edificios, arboledas y calles. Sin embargo, la ciudad va más allá de lo físico, pues el elemento humano, el que la ha creado y que ha sido parte de ella, no se ve y, sin embargo, es la esencia misma de la ciudad

En diciembre de 1985, la UNESCO incluyó a la antigua ciudad de Segovia y su acueducto romano en el listado de Ciudades Patrimonio por la belleza de su enclave, de su entorno, de sus edificios, arboledas y calles. Sin embargo, la ciudad va más allá de lo físico, pues el elemento humano, el que la ha creado y que ha sido parte de ella, no se ve y, sin embargo, es la esencia misma de la ciudad

ver más sobre "Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Segovia" ver menos sobre "Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Segovia"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Mariam

    Cuando hay más programas? ??

    07 ene 2017
  2. Juanjo

    Gracias por este maravilloso documental.

    27 dic 2016
  3. Antonio Valdenebro de la Cerda

    Serie Genial!!. Lo que es una pena es que haya que esperar 4 años para ver las 15 ciudades

    26 dic 2016
  4. Trini

    Es un acierto el programa que nos lleva a acercarnos con sus vistas aéreas a los monumentos para apreciar mejor los detalles. Enhorabuena .

    26 dic 2016
  5. Trini

    Las imágenes aéreas son fascinantes, nos acercan más al monumento y a apreciar mejor los detalles. Enhorabuena.

    26 dic 2016

Los últimos 3 documentales de Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Segovia

    Segovia

    50:27 24 dic 2016

    50:27 24 dic 2016 En diciembre de 1985, la UNESCO incluyó a la antigua ciudad de Segovia y su acueducto romano en el listado de Ciudades Patrimonio por la belleza de su enclave, de su entorno, de sus edificios, arboledas y calles. Sin embargo, la ciudad va más allá de lo físico, pues el elemento humano, el que la ha creado y que ha sido parte de ella, no se ve y, sin embargo, es la esencia misma de la ciudad

  • Santiago de Compostela

    Santiago de Compostela

    49:30 17 dic 2016

    49:30 17 dic 2016 Recorrido por las Ciudades Españolas del Patrimonio Mundial, en este caso Santiago de Compostela

  • Ávila

    Ávila

    50:08 10 dic 2016

    50:08 10 dic 2016 Los espectadores pueden descubrir la riqueza monumental y cultural de Ávila, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. La muralla de la ciudad, con sus nueve puertas perfectamente conservadas, será una de las protagonistas, junto a su impresionante catedral, que es la primera catedral gótica que se construyó en España. El documental también muestra la Semana Santa de la ciudad, declarada de Interés Turístico Nacional, y sus impresionantes Jornadas Medievales, celebradas cada año a principios de septiembre, donde mercados, torneos, concursos de tiro con arco y banquetes ocupan las calles. La gastronomía tiene su propio espacio a través de un obrador en el que se preparan las famosas yemas de Santa Teresa. Además, la chef de un conocido restaurante abulense enseñará a hacer los platos típicos: judías del Barco, patatas revolconas y chuletón de Ávila. Esta ciudad siempre ha estado ligada a Santa Teresa, ya que vivió en ella la mayor parte de su vida y de ahí partió para fundar 17 conventos de carmelitas descalzas. Los espectadores podrán conocerla un poco mejor a través de todos los lugares donde vivió. Durante el recorrido se visitan palacios, grandes mansiones y casas señoriales que se han reconvertido hoy en restaurantes y salas de exposiciones; y se muestra cómo la ciudad está haciendo un gran esfuerzo por ser más accesible. Para conocer todo este patrimonio, se cuenta con la ayuda de los llamados "patrimonitos", unos niños que, dentro de un programa promovido por el Ayuntamiento, cuidan de la ciudad y ayudan a descubrir sus secretos a través de leyendas.

Mostrando 1 de 1