Serie documental en 4K, en la que se muestra la riqueza histórica y cultural de las 15 ciudades de España declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, 15 capítulos en los que se muestra el patrimonio monumental y la oferta turística y cultural de estas ciudades.

3825484 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Ávila - ver ahora
Transcripción completa

Es posible que en el universo infinito

haya más planetas habitados por especies inteligentes.

Nosotros solo conocemos el nuestro:

la Tierra.

Y, a veces, dudamos de que seamos inteligentes.

(Música tensión)

Por eso, quizá impresionados

ante el espectáculo de destrucción y barbarie

que habíamos sido capaces de hacer

en lo que fue llamada II Guerra Mundial,

los países del mundo decidieron crear en 1945

la UNESCO,

Organización de las Naciones Unidas

para la Educación, la Ciencia y la Cultura,

con la misión de salvar y conservar lo mejor de la humanidad.

40 años después,

el 6 de diciembre de 1985,

fueron declaradas en España

las primeras ciudades Patrimonio de la Humanidad.

(Música tétrica)

Si llegamos a Ávila por el aire, descubrimos dos ciudades:

la que envuelve la muralla desde principios del siglo XII

y la ciudad extramuros que no ha parado de crecer

hacia la llanura oriental.

En el siglo XIX, en muchas ciudades europeas

se derribaron las murallas para facilitar la expansión urbana.

Pero en Ávila, no se sumaron a esa corriente.

Gracias a ello, ahora los abulenses y visitantes

disfrutan de esta magnífica muralla que rodea la ciudad

que trazaron los romanos.

(Música tensión)

Ávila se considera el recinto amurallado

mejor conservado del mundo.

Su planta es un rectángulo.

Y sus cuatro muros o lienzos suman más de 2,5 kilómetros.

En estos cuatro lienzos que miran a cada uno de los puntos cardinales,

se abren nueve puertas.

Y los refuerzan 87 torreones o cubos.

Según el Premio Cervantes José Jiménez Lozano,

hijo de estas tierras,

las murallas de Ávila no hay que contemplarlas

como paramentos bélicos, sino como muros de clausura

de una ciudad contada en un cuento,

aparecida y como llegada de otro tiempo.

¡Jimena!

¡Jimena!

¡Que ya vienen! -¿Qué es este alboroto, pastor?

Como gobernadora vuestra que soy, me debéis una explicación.

Hablando de cuentos de otro tiempo.

En la muralla se sitúa la leyenda que representan Los Patrimonitos,

jóvenes abulenses que colaboran en la difusión

del rico patrimonio de su ciudad.

¡Quieto todo el mundo!

¡Todo está bajo control!

La leyenda de Jimena Blázquez cuenta

que los hombres habían abandonado la ciudad

para combatir a las tropas de Almanzor

en las anchas tierras castellanas.

Enterados los moros de la marcha de los guerreros,

se disponen a conquistar la ciudad.

Pero doña Jimena, la esposa del regidor de Ávila,

disfraza a las mujeres para simular un ejército

que acaba derrotando a los atacantes

con las armas de la inteligencia.

-¡No, nos han engañado!

La ciudad está protegida, veo las luces de sus antorchas,

las potentes voces de sus soldados y el ceñir de sus armaduras.

¡Retirada!

-¡Ya basta, señoras!

¡Lo hemos conseguido, ya se han retirado!

(TODAS) ¡Bien!

-¡Vamos!

De la "ciudad de cantos y santos", que dijera Juana la Loca,

hemos pasado a una ciudad donde la accesibilidad y la inclusión

están presentes a cada paso que damos.

Como podemos observar en estas excelentes maquetas

situadas en el centro de recepción de visitantes.

Las maquetas reproducen con todo detalle

las nueves puertas de la muralla,

donde los invidentes pueden ver estas puertas labradas

por los hábiles canteros y obradores.

(Música chill out)

La edificación de la muralla actual se inicia en el siglo XII.

Fue esta una larga obra colectiva donde la división del trabajo

estaba muy repartida en su construcción y vigilancia.

Los judíos forjaban el hierro,

los mudéjares se encargaban de la albañilería,

los campesinos llevaban los materiales

y limpiaban y reparaban el adarve y los fosos.

El pueblo llano ocupaba

los puestos de vigilancia en las almenas.

Y los caballeros y los hidalgos hacían la ronda por el adarve.

(Música animada)

La Puerta de San Vicente

toma su nombre de la basílica frente a la que se encuentra.

Este lienzo de muralla fue el primero que se construyó.

Como protege viviendas levantadas sobre una llanura,

la muralla alcanza aquí su mayor altura.

Su carácter defensivo es muy evidente,

como lo prueban sus dos torreones unidos por un puente.

El único retranqueo que hay en la muralla se hizo

para bordear la necrópolis romana que había en estos terrenos.

Podemos apreciar, encajadas en el tapial de la muralla,

el nuevo uso que se dio

a las numerosas tumbas y estelas romanas

como materiales de construcción.

(Música animada)

El Palacio de Sofraga se encuentra

en el ángulo noreste de la muralla.

Este palacio renacentista fue construido en el siglo XVI.

Su rehabilitación como hotel

permite a los visitantes disfrutar de sus salas nobles

y del impresionante patio de armas enmarcado por la muralla

que hace la función de muro medianero

en varias estancias.

San Vicente forma parte de otra muralla inapreciable

trazada por las iglesias románicas que rodean la ciudad

y que se están frente a cada una de las nueve puertas.

Ya que los primitivos templos cristianos

se levantaron fuera de la ciudad amurallada romana.

(Música clásica)

Su fabulosa portada occidental es comparable

al Pórtico de la Gloria de la Catedral de Santiago.

La figura de Cristo domina el parteluz,

y en los fustes de las columnas están talladas

cinco parejas de apóstoles afrontados.

(Continúa la música)

La portada meridional es más sencilla,

pero también tiene un grupo escultórico muy notable,

destacando las figuras de la Virgen y el ángel.

El interior es una enorme planta basilical

dividida en tres naves que alcanzan su gran altura

gracias a la galería superior o triforio.

Pero el elemento más interesante de la basílica es

el cenotafio de los santos Vicente, Sabina y Cristeta.

Cubierto con un baldaquino gótico, es una mezcla

de maqueta de arquitectura y relicario de orfebrería.

En el cenotafio, se relata el martirio de los tres hermanos

mediante una secuencia de figuras polícromas

de una calidad extraordinaria.

En el suelo, la huella de la coz que dio la mula que cargó

durante 80 kilómetros el cadáver de San Pedro del Barco,

decidiendo así el lugar donde debía erigirse el templo.

Las calles de Ávila, que tienen el privilegio

de haber sido a lo largo de los siglos

paseo de numerosos personajes ilustres,

hoy ennoblecen a los abulenses y visitantes

que disfrutan del mismo placer al caminar por ellas.

Esas calles nos pueden conducir

hasta otra de las joyas de la ciudad:

las exquisitas yemas de Santa Teresa,

de las que se venden 150 000 cajas al año.

Los obradores ya no están

en las trastiendas de los establecimientos,

sino en modernos polígonos industriales

que atienden la creciente demanda

de esta esencia almibarada de la ciudad.

Junto a las yemas se producen otros dulces y alimentos,

como membrillos, gazpachos, huevo hilado, cremas

y otros productos naturales al 100 %,

sin conservantes ni aditivos artificiales.

Las yemas siguen siendo elaboradas artesanalmente

y redondeadas a mano una por una

desde 1860.

(Música lenta)

A la Puerta del Mariscal también se la conoce

como Puerta de Fuente el Sol,

ya que nos lleva a la plaza de ese nombre.

Hacia el exterior se divisa el Monasterio de la Encarnación,

donde vivió durante 30 años Santa Teresa.

La Puerta del Mariscal es

la única abierta con un arco apuntado

y la única que no se ha transformado desde su construcción.

Si buscamos la iglesia románica correspondiente,

veremos el campanario de San Andrés

y su elegante y discreta silueta.

Románico puro del siglo XII, sus dos portadas similares muestran

unos capiteles excelentemente tallados

que soportan las cuatro arquivoltas de medio punto.

Los ábsides revelan las tres naves separadas por arcos de medio punto

que miran hacia la capilla mayor cubierta con una bóveda de cañón.

(TOCAN MÚSICA CLÁSICA)

Esta conocida pieza de Pachelbel nos recuerda

que cuando llega septiembre, Ávila viaja a través del tiempo.

Aparecen los estandartes, los ropajes y animales

y donde no puede faltar el arte de la cetrería y las aves rapaces.

(GRITAN)

La caza y el duelo eran la diversión de los caballeros,

juegos donde todos ganan.

Los abulenses comprueban su destreza con la espada

y la puntería tirando con arco.

Sus saetas llueven sobre las dianas.

(MEGÁFONO) "¡Listos!".

"¡Ya!".

"Muy bien".

(Música animada)

Los artesanos y comerciantes

ofrecen al visitante en estas jornadas medievales

todo tipo de productos, viandas y perfumes.

(Música heroica)

Y al caer la noche, las esperadas justas.

Fiel representación, en esta improvisada plaza,

de los torneos que tuvieron lugar aquí junto a la muralla.

Los caballeros de ahora muestran la misma destreza que antaño

con las armas y caballerías.

(Música tensión)

Pero aquí no ganan todos.

¡Herido!

Casi oculta al caminante,

pero anunciada por la impresionante espadaña

del antiguo convento carmelita,

aparece perpendicular al lienzo la Puerta del Carmen,

protegida por dos torreones cuadrados.

(Música lenta)

Su imagen, enmarcada por la suave ladera verde,

se ha convertido en un icono de la ciudad,

apareciendo en todas las películas que se han rodado en Ávila.

Las iglesias de San Martín y Santa María de la Cabeza son

eslabones de esa cadena de iglesias románicas

paralela a la muralla medieval.

San Martín ha sido muy transformada,

pero conserva su esbelta torre mudéjar del siglo XVI.

Frente a ella se encuentra Santa María de la Cabeza,

ermita del antiguo cementerio

que combina el románico y el mudéjar en su portada.

(Piano)

Una de las sorpresas arquitectónicas de Ávila es

el fabuloso Centro Municipal de Exposiciones y Congresos,

construido en 2009 por Francisco Mangado.

Sus volúmenes dialogan con la muralla

y ocultan zonas funcionales

que crean una insólita belleza espacial

y unos ritmos que deleitan los sentidos.

Todas las artes se relacionan.

(Música suave)

Los gremios de trabajadores judíos y moriscos

se establecieron en esta zona baja de la ciudad,

tanto en el recinto amurallado como en extramuros,

por lo que la Puerta del Puente, al ser la única en este lado oeste,

siempre estuvo muy transitada.

El hueco sobre su arco muestra

la diferencia de los dos tipos de granito

que aparecen continuamente en las construcciones abulenses:

la piedra caleña y el granito gris.

Frente a ella, el río Adaja y sus dos puentes:

el romano y el nuevo, construido en el siglo XIX.

La Iglesia de San Segundo fue construida

a mediados del siglo XII en honor de San Sebastián.

Pero durante una reforma en el siglo XVI,

aparecieron los restos de San Segundo,

primer obispo de Ávila y patrón de la ciudad.

En el interior, un artesonado del siglo XVI cubre las naves

que conducen a los tres retablos

donde encontramos notables tablas y tallas,

tanto en el altar mayor como en los laterales.

Aunque la obra más importante que conserva la iglesia es

la fabulosa escultura de San Segundo orante,

realizada en alabastro por Juan de Juni

en 1573.

(Música lenta)

Saliendo de Ávila está la Escuela Nacional de Policía,

auténtico West Point de la seguridad española,

donde desde 1986 se forman

los miembros del Cuerpo Nacional de Policía.

En esta escuela, también se imparten cursos complementarios

a miembros de otras policías nacionales y de otros países.

Rodilla a cabeza.

El recinto ocupa más de medio millón de metros cuadrados...,

La otra mano, caballero.

de los cuales 220 000 están construidos

creando las cuatro áreas de la instalación:

docente, deportiva, residencial y de convivencia.

¡Preparados!

¡Vale!

Desplazamiento lateral a la derecha.

¡Vale! ¡Alto el fuego!

¡Corred!

Las clases prácticas nos revelan

que trabajar por la seguridad de los ciudadanos

requiere gran preparación técnica, entrega y vocación

para poder desempeñar esta profesión tan necesaria para la sociedad.

(Alboroto)

¡Jorge, ven aquí!

-¡Alto!

La Puerta de la Mala Ventura es

la puerta más pequeña y modesta de la muralla.

También es conocida como Arco de los Gitanos o del Matadero.

Por aquí salieron los 70 caballeros abulenses

que, según la leyenda del Rey Niño,

fueron quemados en aceite por Alfonso I el Batallador.

(Música animada)

La Puerta de la Santa toma su nombre por estar situada

frente al convento de las carmelitas,

construido sobre el solar donde nació, en 1515, Santa Teresa.

Destaca el matacán sobre el arco,

que nos recuerda la función defensiva de la muralla.

El Palacio de Núñez Vela fue propiedad

del padrino de bautismo de Teresa, y actualmente es

la sede de la Audiencia Provincial de Justicia.

(Música clásica)

Extramuros y en el eje de la puerta,

se encuentra la Iglesia románica de San Nicolás

que llama la atención por su torre ciega.

En 1905, se derribó el cuerpo de campas

al haber riesgo de hundimiento.

En su base, podemos ver un verraco incrustado

como material de construcción.

En el interior, contemplamos un notable retablo lateral

con "Las dos trinidades",

una Virgen de las Angustias, atribuida a Gregorio Fernández,

y un insólito cuadro con el rostro de Jesús en penumbra.

(Música heroica)

Desde su fundación en 1957,

la fábrica de camiones ha sido un pilar importante

en la economía de la ciudad.

Actualmente, proporciona 500 empleos directos,

más los indirectos creados

tanto por el poder adquisitivo de esos trabajadores

como por la inserción en el sistema económico

del producto fabricado.

Eso hace que los abulenses se enorgullezcan

de contar con un tejido industrial que contribuye a su bienestar.

Adquirida en 1980 por una compañía multinacional,

en esta factoría se fabrican 16 000 vehículos al año

con la última tecnología en el campo de la automoción.

(Música suave)

Muy transitada por los paseantes es la Puerta del Rastro.

Su galería pertenece al Palacio de los Dávila,

de ella vuela un balcón de leyenda

desde donde doña Guiomar de Zúñiga se comunicaba,

por todo tipo de señales visuales, con su amado Alvar,

expulsado de la ciudad por el padre de doña Guiomar

para impedir el romance.

En esta parte de la muralla, ha desaparecido el adarve.

Su espacio lo ocupa la cubierta del Palacio Episcopal.

El lienzo está salpicado de ventanas y balcones enrejados

por ser a la vez muralla y muro exterior del palacio.

(Continúa la música)

Frente a la puerta se alza

la impresionante torre octogonal de la Iglesia de Santiago,

levantada sobre una primitiva iglesia románica.

(Música suave)

Esta manada que corre por las tierras de Ávila

no son novillos para la lidia,

son reses de raza avileña negra ibérica,

criadas en estas tierras

y cuidadas día a día a base de recursos naturales.

Su belleza en el campo anticipa el delicioso sabor de sus carnes.

La característica más importante a destacar en esta raza es

su perfecta adaptación al entorno

con una condiciones productivas y de calidad de carne

que ha permitido el reconocimiento a Carne de Ávila

como la primera denominación de carne fresca amparada en España.

La carne procedente de estos animales

goza de una elevada apreciación global

por su terneza, intensidad y calidad de sabor.

El despiece y envasado de los distintos productos

se realiza con las máximas condiciones de asepsia y seguridad,

para mantener en toda la cadena productiva

las características de esta carne conocida en todo el mundo.

(Música rock)

La muralla recupera el adarve

al llegar al sitio que ocupaba el antiguo alcázar,

derribado en 1927 para construir el Banco de España.

La planta que ocupaba el alcázar es ahora la Plaza de Adolfo Suárez,

homenaje de la ciudad al primer presidente

de la recuperada democracia,

como recuerda la estatua del estadista,

natural del cercano municipio de Cebreros, pero formado en Ávila.

El lienzo este fue el primero en levantarse

por ser la zona menos protegida.

Su Torreón del Homenaje tiene

doble fila almenada y volada sobre canes.

La Puerta del Alcázar tomó su nombre de la fortaleza

y destaca por el carácter defensivo de las dos torres que la flanquean.

Sobre la puerta, destaca el escudo de los Reyes Católicos.

La Plaza de Santa Teresa, o Mercado Grande,

nos conduce a San Pedro.

Una amplia hilera de leones separa la iglesia de la plaza,

en el lugar donde la Inquisición juzgaba y ejecutaba a sus víctimas.

Las tres fachadas y los ábsides

denotan el esplendor del románico abulense,

resaltando la fachada principal enfrentada a la muralla.

Combina dos óculos románicos con un gran rosetón gótico.

(Música clásica)

En el interior, bóvedas góticas de crucería rematan

las tres naves de la planta de cruz latina.

En el siglo XIII, cambiaron la piedra caleña,

verdadero ADN del románico abulense, por granito gris.

Como ocurrió en la catedral y en otras iglesias de la ciudad.

(Continúa la música)

El Renacimiento entra

con las ocho sergas pintadas por Berruguete,

en las que los elementos arquitectónicos

enmarcan a los personajes.

El Barroco inspiró un magnífico retablo churrigueresco

realizado por Rodríguez del Cárcano en el siglo XVIII.

(Música animada)

Las únicas casas que quedan adosadas a la muralla son

la Casa de la Misericordia y la Casa de las Carnicerías,

construidas en el siglo XVI.

La última puerta es la llamada Puerta del Peso de la Harina,

construida a través de la Casa de las Carnicerías

donde se controlaban los víveres que entraban en la ciudad

y se custodiaba el pote de Ávila,

medida de áridos equivalente a media fanega.

Frente a esta puerta oriental se encuentra

la antigua Iglesia de Santo Tomé el Viejo.

Construida a mediados del siglo XII, el interior está muy cambiado

debido a los distintos usos a los que se le ha destinado.

En la actualidad, es un almacén visitable del Museo Provincial,

pionera fórmula museística que custodia entre otras piezas

el impresionante mosaico romano de la villa de Magazos,

numerosos verracos de los vetones, laudas, sepulcros

y otros materiales arquitectónicos.

(Continúa la música)

Santa Teresa insistía

en que a Dios también hay que buscarlo entre pucheros.

A orillas del Adaja se encuentra el restaurante

donde Isidora Beotas y Julio Delgado combinan

la cocina tradicional abulense con platos imaginativos.

Es fundamental para hacer una buena carne

tener una plancha caliente.

Buenísimo sería una brasa,

pero no tenemos brasa, tenemos una plancha.

La vamos a dar dos vueltas.

Y vamos a hacer este chuletón abulense

con la sal para arriba,

para que caiga más o menos homogénea,

en toda la parte de la carne.

Seguimos con unas judías del Barco.

Estas son de Navalonguilla, un pueblo al lado de Barco de Ávila.

Como veréis, son judías pequeñas, se llaman "de riñón".

Supertiernas y chiquititas.

Las judías son calóricas, para el frío de Ávila,

con su grasa, su chorizo...

Y es una legumbre buenísima,

un hidrato de carbono que da energía y da vigor.

Y aquí tenemos unas revolconas.

Es lo mismo.

Esto era aún más...

O sea, pasamos de la carne, el producto estrella,

a las judías, algo más caras,

y luego, a las patatas, de las cosas que tenía todo el mundo a mano.

Solo les echaban unos torreznos,

que era grasa baratita.

A las judías solo les vamos a echar un refrito de cebolla...

con una gotita de pimentón.

Un poco picante, una gotita picante.

Lo revolvemos dos segundos.

"Plis, plas, plus".

Y a la cazuela.

Y lo que hago siempre es

que nunca le echo a las judías nada de harina.

Y encima, ahora para los celíacos, todo el problema que tenemos...

Cuando me dicen: "¿Qué platos puede comer un celiaco?",

en mi cocina, casi todos.

No suelo utilizar la harina para nada.

Lo que sí que haría sería machacar dos o tres judías,

para darles el espesor.

Entonces, esto es igual que...

Claro, es una leguminosa.

Y entonces, esto lo espesa totalmente

sin necesidad de echarle ni una gota de harina...

ni nada de nada.

A este machaco...

le ponemos un poquito de caldo.

Y esto es lo que va a espesar a las judías.

Pues le echo aquí una gotita... Las hemos espesado ya.

Echo una gotita de sal, y ya tenemos los tres platos hechos.

Aquí tenemos tres platos: revolconas, judías y chuletón.

Un menú estupendo.

Pero ahora, hay que irse a segar, no hay que echarse la siesta.

¿Sabes quién es el niño que enseñan desde lo alto de la muralla?

-Claro, es el rey Alfonso VII de Castilla.

Su padrastro era el rey de Aragón.

Los Patrimonitos nos explican el escudo de la ciudad,

en el que aparece un niño levantado

entre los merlones de una almena del cimorro.

Se trata del heredero del reino de Castilla,

al que su madre, doña Urraca,

protegía tras las murallas de la ciudad.

Se marchó cabreado.

Cuando el niño llegó a reinar con el nombre de Alfonso VII,

concedió a la ciudad el título de Ávila del Rey,

que luce en su escudo.

Mira, por ahí es por donde debieron de enseñar al niño.

-Muy bien.

La catedral, vista desde la muralla, parece un castillo medieval.

El sólido cimorro y la torre almenada eran

elementos de la estructura defensiva junto al desaparecido alcázar.

Fue la primera catedral gótica que se construyó en España.

Y aunque la leyenda asegura que sus cimientos se levantaron

apoyándose en las orillas de un lago subterráneo,

lo cierto es que se construyó sobre un templo románico

que a su vez pudo estar sobre un antiguo templo romano.

En la fachada principal, sorprende la pareja de enormes monstruos

que flanquean la entrada.

Solo Juan Guas, quien construyó la magnífica portada,

sabía si estaban allí para algo más

que impedir la entrada de los malos espíritus.

(Música sacra)

La catedral se comenzó a construir en la segunda mitad del siglo XII

por el maestro borgoñés Giral Fruchel,

quien diseña la planta y dirige la construcción...

de la capilla mayor, la girola y el triforio.

Como ocurre en todas las catedrales,

se van incorporando elementos en siglos posteriores,

quedando plasmada en sus piedras toda la evolución del gótico,

hasta integrar elementos renacentistas y barrocos.

En el trascoro, los bellísimos relieves

realizados en caliza por Lucas Giraldo y Juan Rodríguez,

representan escenas de "La Adoración de los Magos".

En el coro, se sentaba, como seise que era,

el maestro Tomás Luis de Vitoria, el abulense,

el compositor de música litúrgica más notable del siglo XVI.

A destacar: el inmenso retablo mayor iniciado por Pedro Berruguete

con las ocho tablas de la predela,

y continuado por Santa Cruz y Juan de Borgoña.

(Música sacra)

En el trasaltar, se encuentra seguramente la obra más notable

que encierran estos espacios doblemente divinos.

Nos referimos al sepulcro del obispo Alonso de Madrigal,

conocido como El Tostado,

brillante teólogo del siglo XV y notable hombre de letras,

tallado por el maestro Vasco de Zarza.

El museo catedralicio alberga numerosas obras de arte,

destacando la Custodia del Corpus.

Esta joya de la orfebrería con forma de templete

está catalogada como una de las cinco mejores del mundo.

El claustro es una confluencia entre la arquitectura y la historia,

pues bajo su bóveda de crucería descansan en buena vecindad

los cuerpos de dos figuras egregias de las dos Españas:

el artífice de la Transición, don Adolfo Suárez,

y el notable historiador

y presidente de la República Española en el exilio

don Claudio Sánchez de Albornoz.

(Música sacra)

(Ruido ambiente)

La catedral es el centro neurálgico de la Semana Santa de Ávila.

Los cofrades se preparan para salir en procesión.

Túnicas, capirotes, velas...

y, sobre todo, ilusión y devoción.

Todos esperan que el capataz accione el llamador.

(Aplausos)

(Música de procesión)

La Semana Santa de Ávila está declarada

de Interés Turístico Internacional.

(Continúa la música)

Las 15 procesiones marchan por las calles del casco antiguo

o alrededor de la muralla.

Los 39 pasos que procesionan

lo hacen en silencio,

como manda la tradición en Castilla.

Silencio acompasado por las cornetas y tambores

que marcan el paso de los cofrades

y el latido de los corazones emocionados

por la fe y la belleza.

(Continúa la música)

La muralla es la pantalla que encuadra

estas magníficas muestras de la imaginería castellana.

La Plaza del Mercado Chico en su día fue

foro de la antigua ciudad romana

al cruzarse allí los dos ejes que estructuraban la urbe.

La actual plaza nace de un proyecto de Ventura Rodríguez

en el siglo XVIII para destacar el ayuntamiento

frente a la arcada y la Iglesia de San José.

Una placa nos recuerda que nos encontramos

en la capital más alta de España:

1127,9 metros.

"La ciudad española que está más cerca del cielo",

dijo Camilo José Cela.

El pintor italiano Guido Caprotti vivió en el Palacio Superunda.

En invierno de 1916, una impresionante nevada

hizo que el tren donde viajaba el pintor

se detuviera en Ávila,

no pudiendo continuar el viaje a Madrid.

Pero Ávila le atrapó de tal forma que pasó aquí el resto de sus días.

La ciudad y sus gentes inspiraron muchos de sus cuadros.

Tras una reciente restauración llevada a cabo por el ayuntamiento,

hoy podemos visitar su casa museo.

La Diputación Provincial

se ha instalado en el Torreón de los Guzmanes,

construido a principios del siglo XVI.

Además de albergar las dependencias administrativas

de la diputación, su patio y los bajos del torreón

se han transformado en sala de exposiciones.

A pesar del sólido aspecto defensivo que sugiere

el matacán que remata la entrada del Palacio de Polentinos,

en su fachada podemos apreciar

una rica iconografía tallada en el duro granito.

Este noble palacio es hoy la sede del Archivo General Militar

y del Museo del Cuerpo de Intendencia del Ejército.

Otro palacio recuperado es el de los Verdugo.

Un verraco defiende su austera fachada.

El patio está adornado con los escudos

de los distintos linajes de la familia.

Aquí está la sede de las Ciudades Patrimonio de la Humanidad.

(Música lenta)

El palacio también aloja el Archivo Municipal.

Vemos algunas piezas notables:

los pozuelos, el pote de áridos,

unas mazas de 1593

y la medida del ancho de la vía del ferrocarril.

El privilegio de Alfonso X de 1256.

El decreto de expulsión de los judíos,

firmado por los Reyes Católicos en 1492.

Las ordenanzas municipales.

Un libro de actas de plenos del siglo XVI...

y el del año 1936.

También dedicado a la hostelería está el Palacio de Benavites.

El edificio conserva un torreón del siglo XVI

y los fabulosos jardines junto a la muralla

donde se encuentran varios verracos y un sarcófago del siglo XII,

para asombro de los huéspedes de este parador de turismo.

El torreón del Palacio de los Velada

mira a las cercanas torres de la catedral.

Su aire militar contrasta

con la elegancia de su patio renacentista

que pudieron contemplar Carlos V y Felipe II,

pues fueron huéspedes del palacio a su paso por Ávila.

El palacio se ha rehabilitado de un modo muy riguroso

para transformarse en hotel.

(Música animada)

Una restauración muy interesante ha sido la llevada a cabo

por el arquitecto José Manuel Sanz en el Palacio de los Serrano,

combinando con armonía los elementos del siglo XVI

con los del XXI,

creando un espacio bello y funcional

donde se alternan numerosas exposiciones,

conferencias y actos culturales

con talleres y clases de pintura, escultura y grabado.

(Música suave)

Desde el Monasterio de la Encarnación,

Santa Teresa debió contemplar durante muchos inviernos

esta imagen del lienzo norte de la muralla

y la espadaña del Convento del Carmen

cubierta por la nieve.

En Ávila, pasó 57 años de los 67 que vivió.

Teresa de Cepeda y Ahumada nació

el 28 de marzo de 1515.

Un siglo después, los Carmelitas Descalzos adquieren

el solar de la casa natal de la santa

para trasladar allí su convento.

El templo se consagró el 15 de octubre de 1636.

En el Mercado Chico se encuentra la Iglesia de San Juan Bautista,

donde fue bautizada.

Se conserva la pila gótica donde recibió el agua bendita

el 4 de abril de 1515.

La santa cuenta que cuando tenía 8 ó 9 años,

convenció a su hermano Rodrigo para escaparse de casa

e ir a tierra de moros para morir martirizados por Cristo.

La aventura acabó cuando un familiar los encontró

a la altura de Los Cuatro Postes.

A los 16 años, su padre, en contra de su voluntad,

la ingresó en el Convento de Nuestra Señora de Gracia.

Solo estuvo allí un año y medio,

pues una grave enfermedad la hizo regresar a casa.

Una vez repuesta, el 2 de noviembre de 1535,

Teresa salió de su casa para ingresar como novicia

en el Monasterio de la Encarnación

donde permaneció como religiosa 30 años.

Allí fraguó su reforma:

vivir de acuerdo con el espíritu primitivo

de la Orden del Carmelo,

una vida austera de oración y contemplación.

(Música sacra)

El Convento de San José fue su primera fundación.

Durante los 20 años siguientes,

fundó 17 monasterios más por toda España.

Murió en Alba de Tormes el 4 de octubre de 1582

sin haber logrado fundar en Madrid.

El Papa Francisco ha concedido a la diócesis de Ávila

el privilegio de celebrar el Año Jubilar Teresiano

cada vez que el 15 de octubre, Día de Santa Teresa,

sea un domingo.

Antes de tener como confesor a su amigo San Juan de la Cruz

en la Encarnación, Teresa cruzaba la ciudad

para ir al Real Monasterio de Santo Tomás.

En el Claustro del Silencio, se conserva el confesionario

que comunica con la capilla del Cristo de la Agonía

donde acudía la santa a rezar y confesarse.

Los tres claustros del monasterio denotan su importancia.

El más modesto es el Claustro del Noviciado.

Y el tercero, nítidamente renacentista,

se conoce como el Claustro de los Reyes.

La iglesia de cruz latina

fue levantada en sillería de granito,

excepto la bóveda que fue construida utilizando la piedra caleña.

Pero el elemento más importante es el sepulcro del príncipe don Juan,

el único hijo varón de los Reyes Católicos

que murió a los 19 años a causa de sus excesos amatorios.

En su representación, no calza sus guanteletes guerreros,

pues su muerte tuvo lugar lejos del campo de batalla.

(Música animada)

El ajetreo y bullicio en el Mercado Chico

nos anuncia que hoy es viernes.

Las gentes de las poblaciones cercanas

acuden a la capital a comprar y vender sus productos.

El Mercado Chico también anuncia el comienzo del fin de semana.

El casco urbano está muy bien dotado de zonas verdes y deportivas

donde el placer y la salud van de la mano.

En una ciudad donde todo el mundo se conoce,

el paseo es un rito

y la forma de comunicación más antigua.

Los romanos nos dejaron la primera red formada

por la trama urbana de sus calles,

sus plazas y sus foros.

El deporte y el arte también tienen su sitio al aire libre.

La noche es una invitación a buscar el silencio en estas calles.

Noche que evoca el poema de José Agustín Goytisolo:

"Así te sueño, así te quiero,

así serás, Ávila mía,

aunque también ahora es de noche".

(Música créditos)

Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Ávila

50:08 10 dic 2016

Los espectadores pueden descubrir la riqueza monumental y cultural de Ávila, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. La muralla de la ciudad, con sus nueve puertas perfectamente conservadas, será una de las protagonistas, junto a su impresionante catedral, que es la primera catedral gótica que se construyó en España.

El documental también muestra la Semana Santa de la ciudad, declarada de Interés Turístico Nacional, y sus impresionantes Jornadas Medievales, celebradas cada año a principios de septiembre, donde mercados, torneos, concursos de tiro con arco y banquetes ocupan las calles.

La gastronomía tiene su propio espacio a través de un obrador en el que se preparan las famosas yemas de Santa Teresa. Además, la chef de un conocido restaurante abulense enseñará a hacer los platos típicos: judías del Barco, patatas revolconas y chuletón de Ávila.

Esta ciudad siempre ha estado ligada a Santa Teresa, ya que vivió en ella la mayor parte de su vida y de ahí partió para fundar 17 conventos de carmelitas descalzas. Los espectadores podrán conocerla un poco mejor a través de todos los lugares donde vivió.

Durante el recorrido se visitan palacios, grandes mansiones y casas señoriales que se han reconvertido hoy en restaurantes y salas de exposiciones; y se muestra cómo la ciudad está haciendo un gran esfuerzo por ser más accesible.

Para conocer todo este patrimonio, se cuenta con la ayuda de los llamados "patrimonitos", unos niños que, dentro de un programa promovido por el Ayuntamiento, cuidan de la ciudad y ayudan a descubrir sus secretos a través de leyendas.

Los espectadores pueden descubrir la riqueza monumental y cultural de Ávila, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. La muralla de la ciudad, con sus nueve puertas perfectamente conservadas, será una de las protagonistas, junto a su impresionante catedral, que es la primera catedral gótica que se construyó en España.

El documental también muestra la Semana Santa de la ciudad, declarada de Interés Turístico Nacional, y sus impresionantes Jornadas Medievales, celebradas cada año a principios de septiembre, donde mercados, torneos, concursos de tiro con arco y banquetes ocupan las calles.

La gastronomía tiene su propio espacio a través de un obrador en el que se preparan las famosas yemas de Santa Teresa. Además, la chef de un conocido restaurante abulense enseñará a hacer los platos típicos: judías del Barco, patatas revolconas y chuletón de Ávila.

Esta ciudad siempre ha estado ligada a Santa Teresa, ya que vivió en ella la mayor parte de su vida y de ahí partió para fundar 17 conventos de carmelitas descalzas. Los espectadores podrán conocerla un poco mejor a través de todos los lugares donde vivió.

Durante el recorrido se visitan palacios, grandes mansiones y casas señoriales que se han reconvertido hoy en restaurantes y salas de exposiciones; y se muestra cómo la ciudad está haciendo un gran esfuerzo por ser más accesible.

Para conocer todo este patrimonio, se cuenta con la ayuda de los llamados "patrimonitos", unos niños que, dentro de un programa promovido por el Ayuntamiento, cuidan de la ciudad y ayudan a descubrir sus secretos a través de leyendas.

ver más sobre "Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Ávila" ver menos sobre "Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad - Ávila"

Los últimos 4 documentales de Ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Cáceres

    Cáceres

    50:51 pasado domingo

    50:51 pasado domingo Recorrido histórico sobre Cáceres. La arquitectura, naturaleza, la diversidad de aves, los palacios y museos hacen de Cáceres un ejemplar único. Por su muralla y el valor de su centro histórico ha sido nombrada Patrimonio de la Humanidad. En este episodio, los espectadores descubrirán el Palacio de los Golfines, la Torre de Bujaco o la Torre de las Cigüeñas, entre otros lugares emblemáticos de Cáceres, además de conocer su gastronomía y su riqueza natural. Contenido disponible hasta el 16 de enero de 2067.

  • Segovia

    Segovia

    50:27 24 dic 2016

    50:27 24 dic 2016 En diciembre de 1985, la UNESCO incluyó a la antigua ciudad de Segovia y su acueducto romano en el listado de Ciudades Patrimonio por la belleza de su enclave, de su entorno, de sus edificios, arboledas y calles. Sin embargo, la ciudad va más allá de lo físico, pues el elemento humano, el que la ha creado y que ha sido parte de ella, no se ve y, sin embargo, es la esencia misma de la ciudad

  • Santiago de Compostela

    Santiago de Compostela

    49:30 17 dic 2016

    49:30 17 dic 2016 Recorrido por las Ciudades Españolas del Patrimonio Mundial, en este caso Santiago de Compostela

  • Ávila

    Ávila

    50:08 10 dic 2016

    50:08 10 dic 2016 Los espectadores pueden descubrir la riqueza monumental y cultural de Ávila, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. La muralla de la ciudad, con sus nueve puertas perfectamente conservadas, será una de las protagonistas, junto a su impresionante catedral, que es la primera catedral gótica que se construyó en España. El documental también muestra la Semana Santa de la ciudad, declarada de Interés Turístico Nacional, y sus impresionantes Jornadas Medievales, celebradas cada año a principios de septiembre, donde mercados, torneos, concursos de tiro con arco y banquetes ocupan las calles. La gastronomía tiene su propio espacio a través de un obrador en el que se preparan las famosas yemas de Santa Teresa. Además, la chef de un conocido restaurante abulense enseñará a hacer los platos típicos: judías del Barco, patatas revolconas y chuletón de Ávila. Esta ciudad siempre ha estado ligada a Santa Teresa, ya que vivió en ella la mayor parte de su vida y de ahí partió para fundar 17 conventos de carmelitas descalzas. Los espectadores podrán conocerla un poco mejor a través de todos los lugares donde vivió. Durante el recorrido se visitan palacios, grandes mansiones y casas señoriales que se han reconvertido hoy en restaurantes y salas de exposiciones; y se muestra cómo la ciudad está haciendo un gran esfuerzo por ser más accesible. Para conocer todo este patrimonio, se cuenta con la ayuda de los llamados "patrimonitos", unos niños que, dentro de un programa promovido por el Ayuntamiento, cuidan de la ciudad y ayudan a descubrir sus secretos a través de leyendas.

Mostrando 1 de 1