www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4184878
Para todos los públicos Cine en TVE - ma ma - ver ahora
Transcripción completa

(Viento)

(Música)

¿Cuándo se notó este bulto? Hace dos meses,

pero no ha crecido nada desde entonces, está igual.

Tiene otro aquí, más profundo. ¿Otro?

En la pared costal.

Pues si que me he explorado bien. Lo siento.

No es fácil. Algunos nódulos se escapan a la autoexploración.

Pero son una minoría.

¿Así que ese que está tocando es una minoría?

¿Qué porcentaje de mujeres tienen cáncer de mama?

Una de cada ocho está en riesgo de padecerlo.

Por su cara, me está diciendo que teme que yo sí, ¿no?

Que estoy en el lado raro de la estadística,

en lado malo.

¿Por qué no vino hace dos meses, cuando se notó el bulto?

Pues porque, ya le dije, es pequeño, y no ha crecido nada.

No sé.

Puede vestirse.

Le voy a mandar a rayos a hacerse una ecografía y una mamografía.

Pues no he venido antes porque no me quería emparanoiar.

Porque como ahora se está diciendo tanto que la crisis y el paro

están afectando a la salud...

¿Está en paro? Sí.

Bueno, aún no, he estado dando clase a los niños

hasta la semana pasada, que acabó el curso.

Así que, no sabré lo que es estar en paro hasta después del verano.

¿Se imagina lo sola que me voy a sentir el curso que viene?

Me lo puedo imaginar.

¿Tengo algo malo? No tiene por qué ser malo.

Por eso tenemos que saber exactamente qué es.

Tome.

Es al final del pasillo.

Ahora es temprano, así que apenas habrá gente esperando.

Doctor. Hola.

Estadio III.

¿Qué tengo? Vamos a hacerle una ecografía.

Pero ¿qué es lo que se ve?

Tenemos que hacerle dos punciones.

¿Dos? Y el peor es el profundo, ¿no?

Sí, el que está en la pared costal.

Y es muy preocupante, ¿verdad?

Lo puedo ver en sus caras.

El laboratorio dirá si debemos preocuparnos.

¿Y cuándo se pronunciará el laboratorio?

En dos días.

¿Y qué significa estadio III? Les he oído.

(SUSPIRA)

¿En su familia tiene antecedentes con cáncer de mama?

Pues sí, mi madre murió de cáncer de mama.

Pero entonces, ¿por qué no se ha preocupado por venir antes?

Si casi no me acuerdo de ella, murió cuando yo tenía cuatro años.

Vamos a pedir al laboratorio una biopsia de urgencia.

Sí. Hoy, a las seis,

¿puede estar en mi consulta? Voy a estar de guardia.

A las seis... A las seis tenía yo peluquería,

pero la adelanto, claro.

Por cierto, ¿voy o no voy a la peluquería?

Vaya. Vaya.

¿Me podría recetar unos tranquilizantes, por favor?

Tengo yo aquí.

(Teléfono)

Quizá sería buena idea que viniera esta tarde acompañada por alguien.

No sé, ¿está casada? ¿Tiene marido? Marido... Pues no lo sé.

Ese es otro problema que tengo desde hace tres meses.

El paro y el marido.

¿Una? ¿Dos? Una.

(TELÉFONO) "Lo siento, Magda, estoy conduciendo.

Alejándome de Madrid, he decidido pasar este mes de julio por ahí.

Solo". Solo...

"Necesito reflexionar sobre nosotros, creo que es lo mejor para los dos

que pasemos un tiempo sin vernos.

Os mando un beso fuerte para Dani y para ti".

Muy bien, unas vacaciones sin broncas.

Adelante.

¿Has visto?

Muy guapa.

Gracias.

Bueno...

Pues aquí estamos.

El laboratorio ha confirmado que los nódulos son dos carcinomas.

Es que lo sabía...

Es que me lo he imaginado mientras me peinaba.

Que me iba a decir que tengo cáncer y que me tiene que amputar un pecho,

Bueno, el término amputar se utiliza más para quitar un miembro,

una pierna, un brazo...

Claro, yo prefiero que me quiten un pecho

a que me quiten una pierna.

No me lo puedo creer.

¿Y me lo va a quitar todo o me va a dejar un poco?

Tiene que ser una mastectomía, una extirpación completa.

Pero con el tiempo podrá hacerse una cirugía de reconstrucción.

¿Y el pezón?

¿No me va a dejar ni el pezón como recuerdo?

Está inválido.

Pues yo no quiero un pezón de silicona.

En este hospital tenemos un equipo de psicólogos que pueden ayudarla.

Piense que estamos a tiempo, y que su pronóstico es bueno.

Actualmente, el 70 % de los tumores de mama en este estadio, se curan.

Se curan...

¿Y por qué iba a pasarme al lado bueno de la estadística,

si ya he pisado hoy en lado malo?

Porque tiene más probabilidades de curarse.

Dos contra una.

(Gritos de algarabía)

Ese es mi Dani.

(Música)

Perdone.

Antes de la operación tenemos que darle varios ciclos

de quimioterapia para reducir el tamaño de los tumores.

Tendrá que estar aquí mañana a las 10:00 de la mañana.

¿Cómo? ¿Cómo que mañana? Sí, mañana aquí, a las 10,

para la primera dosis. ¿Y qué hago yo con mi hijo?

(Gritos y quejas)

Se ha tirado.

(Abucheos)

Silencio, por favor.

(Gritos de alegría)

¿Así es como educáis a vuestros hijos?

Cuando su hijo baja el balón, crea peligro.

Sí, con lo que estará sudando, que se ha puesto dos camisetas hoy.

Es un jugador extraordinario.

De esos que marcan diferencia.

Muchas gracias. Se lo diré.

A mí nunca me ha gustado el fútbol, pero como él tiene tanta afición...

Trabajo para el Real Madrid.

Ah, ¿es usted ojeador?

Entreno al equipo de alevines

y estoy buscando chavales para la próxima temporada.

A su hijo se debe un gran futuro.

Es su sueño jugar en la liga profesional.

Pues se podría cumplir.

¿De verdad?

Me estaba haciendo falta una buena noticia hoy.

Es que sí que juega bien, ¿eh?

(Música)

(Teléfono)

¿Sí?

Alejandra Yuste es mi mujer, sí.

Sí, así se llama mi hija. ¿Qué pasa?

No, no, no puedo dejar lo que estoy haciendo, estoy en el trabajo.

En media hora...

¿En qué hospital?

Pero ¿qué ha pasado?

(Música)

Señor...

Virgen... Virgen de la Luz.

El hospital Virgen de la Luz.

Mi mujer está viva.

Mi mujer está viva...

¡Enfermeros!

(Continúa música)

Estoy bien, estoy bien, tengo que ver a mi mujer.

Tenemos que llevarle al hospital donde está ella.

Tengo que esperar a que acabe el partido.

-Está a punto de acabar, así que vete tú, que ya me quedo yo.

Por favor, dígale a mi hijo, el que metido el gol...

¿El que falló el penalti? Ese, dígale que voy al hospital

a ayudar a un hombre y que me llame cuando acabe.

No se preocupe, que su mujer se pondrá bien.

(LLORA)

Han atropellado a mi niña.

A mi niña, me han matado a mi niña. Vamos un poquito rápido, por favor.

Enseguida llegamos.

Mire, se va a tomar estos dos tranquilizantes,

que le van a ayudar.

(Continúa música)

Vamos a sentarnos aquí.

Tómate otra pastilla.

¿Mamá?

Cariño, no me has llamado. Ya, me ha traído un enfermero.

Hemos perdido. Nos han metido dos goles después de que te fueras.

Bueno...

¿Ese quién es?

Es un ojeador.

¿Ah, sí? Sí, y le has gustado mucho, ¿eh?

Pues no lo parece...

Creo que me he pasado con las pastillas.

¿Le has dado pastillas?

¿Por?

Ya te lo contaré, mi amor.

Mamá, estoy cansado, vámonos a casa.

Vamos a quedarnos un poquito más con él, ¿vale?

¿Por qué, mamá? ¿Qué te pasa? Estás muy rara.

Sí, mi amor, pero te tengo a ti.

Que eres mi niño precioso.

¿Te ha gustado cómo he jugado?

No te puedes imaginar lo que me ha gustado verte jugar.

Mamá, he fallado un penalti, no exageres.

Pues eso también me ha gustado muchísimo.

Arturo.

Arturo, lo siento.

Ese hombre ha perdido a su hija.

Y su mujer está en coma.

Hermano, tienes que ser fuerte.

(Música)

Lo siento en el alma.

Te mando toda la fuerza que tengo ahora mismo,

por si te ayuda a superarlo. Muchísimas gracias.

(Continúa música)

¿Dónde está papá?

(DUDA) Eh... Papá está en un pueblo de la costa,

se ha tenido que ir a dar un curso de verano.

¿Por qué no se ha despedido? Ya te llamará, mi amor.

¿Sabes una cosa?

La tía Sofía se va mañana al pantano con los primos.

¿Te gustaría ir con ellos? Qué bien, así podré ver

la final de la Eurocopa con mis primos.

El domingo.

Es que ver el fútbol contigo y con papá es un poco muermo.

A mí solo me gusta el fútbol cuando juegas tú.

Ya, por eso, no tienes ni idea.

Y puedes quedarte en el pantano todo el tiempo que quieras.

Qué guay, así los primos me enseñarán a hacer esquí acuático.

¿Y tú qué vas hacer?

Yo me tengo que quedar. ¿Vas a ir al hospital

a ver a ese hombre? Sí, quiero conseguir como sea

que te fichen para los alevines del Real Madrid.

Bueno, si es por eso, te dejo.

Habrá que ayudar a ese hombre,

fíjate, la desgracia que le ha pasado.

¿Y sabes que esta tarde, cuando él te vio jugar,

yo le vi sonreír?

Sí, sí.

Cuánta ropa, ¿no?

Eh... Sí.

Bueno, mi amor, pásalo muy bien. Y tú también.

Y yo, mua. Chao.

(Continúa música)

Llama. Adiós. Venga, chicos.

(Música)

Sabes que de esta experiencia puedes salir muy fortalecida, ¿verdad?

Lo voy a intentar.

Tengo que prevenirte de los efectos secundarios de la quimioterapia.

Los primeros síntomas serán náuseas, intenta no vomitar.

Te van a doler los músculos y las articulaciones,

se te dormirán las palmas de las manos,

las plantas de los pies, tendrás diarrea.

Qué planazo, ¿no? Son fármacos muy fuertes

que están destruyendo las células en mitosis, es decir,

en división celular. Las cancerígenas, vamos.

Pero también están destruyendo la división de células sanas

de crecimiento rápido, como la epidermis,

se te va a secar mucho la piel y las mucosas...

Tendrás que echarte mucha crema.

También sentirás fatiga por la destrucción de glóbulos rojos,

sudoración... Sí, en verano, es normal.

Y se te va a caer el pelo.

Pero después del tratamiento, te volverá a crecer.

Cuando esté curada.

Así es como tienes que verlo. Pues claro.

Curada, sin teta, pero curada.

El tiempo que dure el tratamiento quiero que estés en tu casa,

tranquila, distraída, lee mucho, mira la televisión...

¿Es tu hija? Va a serlo, supongo.

¿La vas a adoptar? Mi mujer y yo llevamos un año

con los trámites de adopción. Si todo sale bien,

este verano viajaremos a Rusia a buscar a Natasha.

Natasha...

Guau, qué maravilla de viaje va a ser ese.

Iros los dos tan lejos a buscar a vuestra hija.

Qué bonito.

¿No te lo parece?

4000 kilómetros, está en un orfanato en Siberia.

Lo que daría yo por irme con mi niño en Siberia

a buscarle una hermanita.

(Música)

Hola.

¿Cómo está tu mujer?

Estable.

Gracias por venir. Nada.

Mañana enterramos...

Enterramos a mi niña.

Lo siento.

Lo siento, Arturo.

(TELEVISOR) "La economía española sigue cayendo en picado.

La tasa de paro se sitúa ya en el 26 %.

Los más afectados, los jóvenes, con una tasa de desempleo del 54 %.

La más alta de Europa. -También se dispara

la prima de riesgo. Expertos internacionales aconsejan

que España pida ya el rescate a la Unión Europea para evitar

el colapso económico".

(Himno de España)

(Música)

"Dentro del área, se mete hasta la cocina...

¡Gol!

¡Gol de Silva!

Llegó desde atrás, el canario, puso la cabeza y España se pone

patas arriba, en la final de la Eurocopa.

Marcó Silva, España uno, Italia cero.

Qué gol ha metido España, tocando, tocando hasta el final.

Xavi busca compañero, se desdobla como una moto Jordi Alba.

Se la ponen a Jordi Alba. -Vamos, Jordi...

¡Gol!".

¡Gol!

"¡Gol de España! ¡Qué golazo!".

(CANTA) "Oe, oe, oe, oe".

"Xavi, Torres... ¡Gol!". ¡Gol!

(CANTA) "Oe, oe, oe".

"Ahí está Busquets, el pase para Torres, posición correcta.

¡Gol de España! Y van cuatro.

Con ustedes, los campeones de Europa y del mundo".

Dani, qué alegría, mi amor. Los españoles somos los mejores

futbolistas del mundo. No hay un fútbol como el nuestro.

Pues la verdad es que sí. Yo voy a ser futbolista,

y de los buenos, lo tengo clarísimo. Por supuesto, y yo te veré

meter goles y muchos. ¿Te imaginas, mamá,

que yo llegue a ser campeón del mundo?

Lo serás, mi amor, claro que sí. Pues tú vete empezando

a entender de fútbol, ¿eh? Sí, estoy en ello.

Oye, qué divertido.

Bueno, mamá, te dejo, que aquí hay una superfiesta.

Venga...

(Música)

No tengas miedo. No le mires.

(Continúa música)

Hola. Hola.

¿Qué tal está? Igual.

Que en su caso, quiere decir peor. El tiempo va en su contra.

¿Y a ti qué te pasa? ¿Estás enferma?

Estoy en el lado raro, el malo de la estadística.

Tengo cáncer de mama.

Me están tratando en otro hospital, uno público.

Pero tengo el 70 % de posibilidades de curación, ¿eh?

Dos contra una. O sea, esa mala,

al 30 % ese, le damos una patada...

¡Gol! Gol.

Que se lo trague el otro equipo. Eso.

¿Estás sola? Bueno, es que en verano,

todo el mundo está fuera, hasta mi hijo.

¿No tienes pareja? No me queda.

¿Separada?

Bueno, Raúl es profesor de filosofía en la universidad,

y ahora está de veraneo con una estudiante.

Rubia.

Se estarán bronceando por ahí.

Bueno, ya tendrás tiempo de ir a la playa.

Con tu 70 %.

Bueno, mucha suerte.

Gracias.

(Continúa música)

Hola, mamá. Hola, cariño.

He aprendido a hacer mono. ¿Ah, sí? ¿Te has subido a un árbol?

Que no, tonta, que esquío con un solo esquí.

Ah, ya, claro. Papá no me ha llamado.

Bueno, mi amor, no pasa nada, ya sabes cómo es.

¿Y el ojeador? Bien, ahí está,

el tiempo va a su favor.

(Música)

Ánimo, Magda, que ya estamos en el último ciclo.

¿Y si después de este se me quema todo lo malo?

Igual no hace falta que me quites nada.

Venga, bajad ahora y coméis algo.

(Continúa música)

Eran sus padres.

Se han bajado al comedor, llevan muchas horas ya.

(SUSPIRA)

(CANTURREA) "Bien, bien, bien...

Y es que cuando tu boca, me toca, me besa, me provoca".

Está empeorando.

Ginecólogo, ¿está cantando?

Canta maravillosamente.

¿Ah, sí?

Sigue, por favor.

¿Y tú cómo estás?

Ah, bien, esperando a que me operen.

A ver si ya me curan del todo.

Cuánto me alegro.

Me van a quitar todo el pecho derecho.

Se llevan hasta el pezón.

(SUSPIRA)

¿Y en qué hospital? En el hospital general.

¿Quieres que te acompañe a la operación?

No. Avísame cuando...

No puedes. Sí, puedo.

No, bastante tienes tú ya aquí.

Pues sigue, por favor. Venga, un poquito.

(CANTA) "Morena mía,

si esto no es felicidad,

que baje Dios y lo vea y aunque no se lo crea,

esto es gloria.

Y por mi parte, pongo el arte, lo que me das, dámelo,

y dalo bien, un poco así, un poco, ¿a quién?".

¿Qué pasa? Le queda poco.

Si quiere puede entrar.

Los padres están en el comedor. Yo les aviso.

Que vaya todo bien.

(Música)

Arturo...

(Continúa música)

Qué pinta...

(Continúa música)

"No vale con ponerse cualquier cosa y buscar un sitio para la toalla.

En la playa, también importa la moda y este verano está marcando

un cambio de tendencia en la pieza inferior del bañador femenino".

Hola, mamá. Hola, hijo, ¿cómo estás?

Muy bien. Me ha llamado papá.

Ah, me alegro. Pero no está en la playa,

me ha dicho que el curso que está dando es en la montaña.

Pues mejor, más fresquito. Me ha preguntado por ti.

Le he dicho que te estás viendo con un ojeador del Real Madrid.

Uy... ¿He hecho bien?

Pues sí, hijo, muy bien, de maravilla.

(SUSPIRA ALIVIADO) Gracias, mamá. ¿Cuándo vas a venir a por mí?

¿Qué pasa, que me estás echando de menos?

Es que es el verano que más tiempo llevo sin verte.

Ay, yo sí que te echo de menos, mi amor.

Ya estoy harto del pantano. Yo tengo ganas de ir a la playa,

aunque solamente vayamos tú y yo solos.

Mira, aguanta un poquito, que dentro de poco nos vamos

los dos juntos a la playa más bonita de España, ¿vale?

Vale.

Raúl, mira, como no me coges, te dejo un mensaje.

Mañana tengo cita en el hospital porque me van a amputar

el pecho derecho. Bueno, amputar no sería la palabra,

pero qué más da, a ti qué coño te importa.

Ya sé que estás de vacaciones con una estudiante.

Con esa a la que llamas "mi niña rubita".

Vi su foto en el Whatsapp. Muy mona.

Lo único que te pido, es que en estos días, por favor,

llames más a tu hijo, por si necesita algo,

porque ya no voy a poder llamar mucho.

Y por favor, no se lo digas, porque no lo sabe y no quiero

que se asuste. Ya se lo diré yo cuando salga.

Respétame eso, por favor.

Y eso es todo. Adiós, Raúl.

Besos a la rubia.

Por cierto, yo ya no soy morena,

ahora soy calva, ¿qué te parece?

¿Has venido con alguien que te espere?

No, y lo prefiero así, me da fuerzas.

Pero ¿no has llamado a ningún amigo? Sí, hombre, para joderles el verano.

Y tú, ¿ya tienes preparada la maleta para ir a Siberia?

No. ¿Por qué?

No hay tiempo.

Yo sé de uno que sería tan feliz si pudiera irse a donde sea

a buscar a su niña... Bueno, pues que vaya él en mi lugar.

¿Cómo? Da igual.

Venga, Julián, cuéntamelo.

Nos hemos desgastado mucho en el intento.

Yo ya no sé si quiero tener una hija con mi mujer.

Vaya... Pobre Natasha.

Quizá ya nadie vaya a buscarla.

Y ya sabes lo que tienes que hacer,

ante la mínima posibilidad de salvar ese pezón mío.

Vale.

Pero por lo menos cántame algo antes de operarme.

Venga.

A mí me tranquiliza saber que estoy en manos de un artista.

(TODOS RÍEN)

(CANTA) "Yo voy por las calles con tu nombre,

cerrado en mi puño.

Y voy arrastrando una bufanda

con recuerdos hacia el olvido.

Amor, si tu dolor fuera mío,

y el mío, tuyo,

qué bonito sería,

amor, amar.

No tengo hoy ni ayer,

pero si tendré

un mañana para volar".

Gracias.

Pero si se parece a el mío. Qué va, no se parece nada.

¿Cómo lo sabes? ¿Me lo has visto?

(Música)

Tienes razón, no se parece nada.

Hola, mamá.

Hola, mi niño.

Me han dicho que te han quitado una teta.

Sí, pero mira, me queda otra.

Bueno, así también tienes un recuerdo de ella.

Por cierto, papá se ha enterado de dónde estabas,

ha ido a recogerme al pantano y me ha traído aquí con él.

Dani, mi amor, sal un momentito.

Dani, vete a buscarle, corre.

¿Y qué le digo? Que no me hace falta su regalo

que solo le quiero a él. Vale.

Magda, quiero quedarme contigo, lo tengo clarísimo.

Voy a cuidarte. No, Raúl.

De eso nada. Mira.

Voy a irme con Dani lo que queda del verano,

y en invierno también.

Invéntate algo para que no se preocupe.

Magda, no me rechaces, por favor. Y sal,

para siempre, de mi habitación.

Hola, mamá. Hola, mi amor.

¿Sabes quién ha venido?

¿Quién? El ojeador.

Arturo, qué alegría verte.

He soñado contigo.

¿Qué tal estás? Un poco grogui, pero bien.

¿Y tú?

Mi mujer se murió la semana pasada.

Lo siento.

(SUSURRA) Quédate aquí.

(RONCA)

(Puerta)

La operación ha sido un éxito. ¡Felicidades!

¿Me has pasado al lado bueno de la estadística?

Estás libre de enfermedad. Soy libre...

(SUSURRA) Cuando te hablé de mi amigo,

el que iría donde fuera a buscar a su hija,

es ese, se llama Arturo.

Hola.

Mañana te doy el alta. Qué bien.

¿Qué quieres hacer mañana?

Yo por mí... Por ti.

Yo te llevo a donde quieras.

Pues...

Le prometí a mi hijo que le llevaría a la playa.

Claro, con tu 70 %.

¿Y estás segura de que quieres ir precisamente a la playa?

A ver si me quito complejos desde el primer día.

Pero no podrás tomar el sol.

Pues nos compramos una sombrilla para los tres.

(Música)

Hola, mamá. Hola.

Te hemos traído una sorpresa. ¿Ah, sí?

¿El qué?

Es pelo natural.

Pero si se parece al mío.

Espera.

(Continúa música)

¡Guau, ya huele a mar!

En verano no podía faltar el mar, ¿verdad, mi amor?

Claro, sino no sería verano.

Gracias, Arturo.

(Continúa música)

Instálate tú aquí, yo dormiré en el sofá.

Sí, hombre...

Hemos venido a estar juntos, ¿no?

A acompañarnos.

Sí, tú eres el que más compañía necesita.

Dormimos en la misma cama, con camiseta y ropa interior.

Sin tocarnos, ni nada.

Pero sí vamos a mirarnos las caras.

Muy de cerca.

Esta temporada, el Madrid es mucho mejor equipo

que el Barça, ¿no? Sí.

Ya nos toca ganar la Liga.

Y la Champions.

(Música)

¿Quién me acompaña a la orilla? Vamos.

A Dani le ha impresionado verme la prótesis del pecho.

Ya, es lógico.

Pero bueno, pronto lo verá como algo normal.

¡Arturo!

(Música)

¿De qué jugabas?

Hombre, roté un poco los primeros años,

pero lateral izquierdo, luego ya, empecé a jugar en centro campo,

a repartir juego, que es lo mío.

¿Por qué lo dejaste tan joven?

Luego te lo cuento, Dani, vamos a hablar con tu madre.

No pasa nada, no os preocupéis, seguid hablando.

Venga, cariño, que te acuesto.

Es que, quería hablar un poco con Arturo.

Ah...

Arturo, que quiere que le acuestes.

Vale.

Oye, Arturo, aún no me has contado por qué dejaste el Madrid.

Pero ¿tú que te crees, que al Madrid se le puede dejar

así como así? No, el Madrid te deja a ti.

Tuve una lesión muy grave. ¿Cuántos años tenías?

22. ¿Tan joven?

¿Y cómo te lesionaste?

Pues, fui a hacer un remate con mucha fuerza,

le di mal y me rompí el ligamento cruzado de la rodilla.

¿Y ya no pudiste volver a jugar al fútbol nunca más?

No, no como profesional.

¿Por eso decidiste ser ojeador?

Sí, porque la vista aún la tenía bastante bien.

Arturo, no hace falta que te pongas la camiseta,

ya te he visto en bañador.

¿Te apetece bañarse hasta las rodillas?

Sí, hace un calor...

Dani, ¿te vienes al agua? Ahora no.

(Música)

Sí, dígame.

Magda, soy Julián, tu ginecólogo.

¡Julián! Pero bueno, qué sorpresa.

¿Cómo estás? Feliz año. Feliz año.

¿Qué tal habéis pasado las Navidades?

Pues muy bien, aquí, celebrando que estamos juntos.

Y que somos una nueva familia.

Y Arturo, es lo mejor que podía pasarnos.

Se está comportando como un auténtico padre para Dani.

Y tú, ¿qué tal estás?

Yo muy bien, en esta casa soy la que mejor está.

Ellos tienen más que superar.

Yo les ayudo, como puedo.

Pero estoy bien, el día se me hace un poco largo,

echo de menos a los alumnos,

pero estoy en esta casa, que me gusta,

me ayuda a sentir que he empezado una nueva vida.

Es Dani el que me tiene un poco preocupada.

¿Por qué?

Pues porque sigue impresionado conmigo, el pobre.

¿Cómo de impresionado? Le cuesta mirarme a los ojos.

Me mira, de vez en cuando, pero no más de dos segundos.

Estamos pensando en llevarle a un psicólogo.

Ya. Y claro, su padre no ayuda nada,

porque solo le ha visto una vez desde que empezó el curso.

Por cierto, en otoño no viniste a la revisión.

¿Cómo que no? Claro que fui. No.

Pero me dijeron que había lista de espera de meses

para una mamografía.

Pues haber venido directamente a mi consulta.

Sí, hombre, ¿y por qué iba a colarme yo

por delante de las demás? Porque soy tu ginecólogo.

Mira, vente mañana a las nueve

y así me sigues contando y yo me quedo tranquilo.

Adelante.

Hola.

Vamos a ver. Mira.

¿A que estoy de maravilla?

Si es que eres un artista, Julián. Te ha cicatrizado bien, ¿no?

Tengo una movilidad casi completa del brazo derecho.

Y está, me la exploro todos los días a conciencia.

Y como solo me queda una, pues me concentro mejor.

Además me ayuda Arturo.

Y no tengo nada, ni el más mínimo bultito.

Bueno, vamos a ver.

Pero a Arturo no se le levanta.

No hemos hecho el amor ni una vez.

Él me toca, me acaricia, muy majo y tal,

pero se queda igual.

Así que en mayo me opero y me pongo dos tetas como dos carretas

para ir a la playa, tomar el sol y gustarle.

¿Y tu hija? No es mi hija.

Uy, eso quiere decir que todavía está en Siberia.

Pues con el frío que tiene que hacer ahí ahora, pobrecilla.

Julián, no pongas esa cara que ya me la conozco.

Uy, qué miedo me das. Si lo sé no vengo.

(Música triste)

(Puerta)

Hola.

No sabes cómo ha entrenado hoy tu hijo.

Está hecho un fenómeno.

Pero si a ella le da igual el fútbol.

No, Dani, eso no es cierto.

Además tendrás que respetar sus gustos.

Pero ella no cumple su promesa. ¿Qué promesa, Dani?

La de que te ibas a poner a entender de fútbol.

¿Ah, sí? ¿Yo te prometí eso? Sí.

Pues lo siento. Anda, dame un beso.

Dani... Así no se besa a una madre.

(SUSPIRA)

¿Qué pasa, que me vas a quitar la otra también?

Esa niña está pasando frío.

Ya no es curable.

¿Cuánto tiempo me queda?

Unos seis meses, como mucho.

Seis meses, mira. Justo cuando se acaba el paro.

¿Pero me estás diciendo que no llego al verano?

¿Que no voy a poder celebrar mi primer aniversario con Arturo?

Magda, está diseminado.

Tú sola no podrías haberlo encontrado con exploración.

Ha invadido la pared del tórax y tienes metástasis en el pulmón.

Es un estadio IV avanzado.

Joder, eso sí que es estar en el puto extremo de la de estadística.

Es que no lo puedo entender.

Después de los ciclos de quimio, la mastectomía,

verdaderamente es una recaída muy rara.

¿Pero no se puede hacer nada? Además tan maligna.

Seguro que algo se puede hacer.

Si quieres, puedo indicarte un tratamiento paliativo

con quimioterapia para mejorar tu calidad de vida.

Calidad de vida...

Otra vez todo el puto día vomitando, echa una mierda, calva...

Si quieres esperarme a que termine de trabajar,

te puedo acompañar a casa y se lo digo yo a Arturo.

Arturo...

Y al niño... ¿Al niño quién se lo va a decir... al niño?

¿Quién se lo va a decir a mi hijo? Dani no se puede quedar huérfano...

(GRITA)

Dani no...

Dani no se puede quedar solo.

Dani no tiene por qué enterarse todavía.

¿Sabes cuál es el amor más grande que existe en el mundo

y que nunca puede ser superado por nada?

Creo que sí. Pero dímelo tú.

El que sale de una madre a su hijo

y el que el hijo le devuelve a su madre.

Sí, justo el que estaba pensando.

¿Entonces qué te pasa con ella?

Nada, que creo que ella no quiere que de mayor sea futbolista.

No, Dani, tu madre se siente muy orgullosa de ti.

Pero no podemos forzarla a que la guste el fútbol.

Pero es que entonces no va a poder entenderme.

Ni mis problemas, ni lo que me pasa, ni nada.

Ya sabes lo que tuvo que pasar en verano.

Y cómo te protegió para que no sufrieras.

Ahora está recuperada.

¿Cuándo le vas a regalar la teta nueva a mami?

Para antes de verano, pero no le digas nada.

Ahora vamos a rezar un Padre Nuestro.

Padre Nuestro que estás en los cielos,

santificado sea tu nombre...

Me alegro que no hayas quitado la foto de la niña.

Si aquí no está. La quité hace tiempo.

Ya se lo digo yo a Arturo. Prefirió que lo sepa por mí.

Blanco, como tu equipo.

(SOLLOZA)

Venga, no llores, cariño. No, no, no.

Vamos a pasarlo sin lloros.

Vamos a pasarlo sin lloros.

Solo tienes que ayudarme a ser fuerte. Mi amor.

(Música suave)

¿Hoy no trabajas? No, hoy me quedo.

Pues muy mal.

Solo faltaba que encima dejaras de trabajar por mí.

Magda, quiero pasar el día contigo.

He hablado antes con Julián.

Quiere que vayamos a verle para contarnos...

cómo será. ¿El camino?

No, prefiero no saberlo.

Él tiene experiencia. Puede ayudarnos.

Él nunca ha ido. ¿A dónde?

A Siberia.

Conoce a un equipo de psicólogos especialistas.

Que yo no quiero un psicólogo rondándome la cabeza.

Yo solo te quiero a ti. Y que me hagas el amor.

Aquí mismo.

Te juro por Dios que si pudiera daría mi vida por la tuya.

(Latido)

Arturo. Estás dentro de mí.

Sí, mi amor.

(Gemidos)

(CARRASPEA)

Arturo...

Tengo que darte una noticia.

Estoy embarazada.

Tranquilos, me conformo con durar los nueve meses.

Ocho, siete...

A agosto llego seguro.

¿Podría?

Sí.

Lo que tú quieras.

Pues yo quiero una niña.

Y una cosa más.

Quiero poder vivir para verle la carita.

Tampoco pido tanto, ¿no?

Luego ya despedirme de este mundo. Por la puerta grande.

¿Qué pasa, que no me vais a dar la enhorabuena o qué?

Mamá... ¿Dime, Dani?

La novia de papá se parece mucho a ti.

¿Ya ha cambiado? ¿Tan rápido?

No sé. Es la única que he conocido.

¿De qué color tiene el pelo?

Negro. Idéntico al tuyo.

¿Y de qué edad? Unos 20 o 30.

Y tiene unas tetas...

(Latido)

Uno de tus deseos se ha cumplido. ¿Qué?

Es una niña. ¡Es una niña!

Es una niña.

Es mi regalo para Dani y para ti.

(Música)

Mamá... ¿Qué tienes ahí?

Te lo digo si me miras a la cara.

Uno, dos...

Tengo un balón.

Tres, cuatro, cinco...

Mi amor, que no.

¿Te acuerdas que te prometí que te traería una hermanita?

Ajá. Pues está aquí. Mira.

¿Me habéis encargado una hermanita?

¿Cuándo va a nacer? Al final del verano.

Dani, como no mejores en lengua y matemáticas

vas a suspender. Ya... Es que no puedo con ellas.

Bueno, pues a partir de mañana,

todas las noches después de entrenar, cena y deberes con mamá.

Aunque estés cansado. Vale.

Mamá...

¿Cómo ha llegado hasta aquí? Muy fácil.

¿Tú sabes dónde está Siberia?

También te tengo que enseñar geografía, ¿eh?

Está en Rusia. Ah, sí, claro.

Pues una vez una mamá se fue sola hasta Siberia

y encontró una niña que estaba perdida.

Se llamaba Natasha y no tenía padres.

Natasha... ¿Te gusta?

Natasha tenía muchísimo frío.

Soplaba un viento helado, helado.

Así que la mamá cogió a la niña y se la metió en la tripa.

Se la trajo a casa.

Mira, mira, mira.

Es increíble.

Lo hace muy bien.

Sin tocarte el corazón.

Así todas las noches mientras sueño.

Claro, ahora me explico que estés cada vez mejor.

Claro... Os vais a llevar muy bien.

(Música)

Hola, Natasha.

Soy tu madre, Magda. Viene de Magdalena.

Espero que tú ahora estés viva, viendo este vídeo,

y yo pues no sé. Dicen que no lo estaré.

Lo dice la ciencia médica.

Ay, hija mía.

Quiero que sepas que pensar en ti,

en que te estés formando dentro de mí,

me está ayudando muchísimo.

Mamá,

¿cuando se acabe la crisis tú volverás a ser maestra?

Hombre, que yo sepa,

lo estoy siendo ahora mismo con mi único alumno.

Es el mejor porque es el más quiero.

Estoy en el último trecho del camino.

No puedo volverme atrás.

Ni desviarme, ni detenerme...

Tú me estás viendo desde el futuro y yo te hablo desde aquí,

vamos juntas. Todo recto, las dos.

Tú con tu principio y yo con mi final. Juntitas.

Mira, aquí estás.

Arturo dice que siente que ellos lo protegen.

Me parece muy bien.

¿A ti no te protege?

Pues no sé.

Arturo dice que Dios le ayuda a saber

lo que está bien y lo que está mal.

Él cree que cuando te mueres te juzga.

Y si has seguido sus consejos, te envía para siempre al paraíso.

Mi sueño es que llegues a nacer sana.

Bueno, y si además puedo verte la carita, pues...

Y también tengo otro sueño. No puedo evitarlo.

Sueño que mientras creces dentro de mí,

me cures este mal.

Estaría tan agradecida, que yo creo que me volvería loca de alegría.

¿Te imaginas?

Poder darte de mamar con la teta izquierda.

Criarte, verte crecer.

Aguantar tu adolescencia. Ir a tu boda.

Que me hagas abuela. Y que me veas morir.

Ya sé que no te puedo pedir todo esto.

Yo creo que va siendo hora de que sepas

lo que tu mami piensa de Dios.

Mira, en el principio de los tiempos,

el hombre tenía tantísimo frío que en su imaginación creó a los dioses.

¿Sabes para qué? ¿Para dar calor al hombre?

Sí, y protección.

Y para defenderle del miedo a la muerte.

El miedo a desaparecer. ¿Entonces crees en Dios?

Pero también, desde que el hombre cree en los dioses,

lleva haciéndose la misma pregunta.

Cuando el cuerpo muere, ¿el alma muere también o no?

No.

Ahora mismo tú y yo estamos vivos.

Igual que Natasha, aunque no ha nacido.

Y nos gustaría pensar que nos veremos en otra vida

después de la muerte, ¿verdad? Claro.

Pues después de tantos miles de años creyendo en los dioses,

el hombre no tiene ni una prueba de que el alma sea inmortal.

Lo que quería contarte es que

cuando me enteré de que igual me iba,

mi peor miedo fue Dani.

El pensar cómo se podía quedar mi niño,

que es lo que más quiero en este mundo.

No te pongas celosa, ¿eh?

Aunque bueno, si te pones celosa no importa,

es lógico entre hermanos.

¿A qué te estás riendo por esa tontería?

Pero a ver, ¿si no crees en el cielo, entonces en qué crees?

¿Yo, en qué creo yo? En la vida.

Es lo único que sabemos que tenemos.

Poder disfrutarla sin sacrificarla por el más allá

aunque a lo mejor exista.

Tenemos que vivir todo lo felices que podamos.

Primero con nosotros mismos

y después animando a todos los que nos rodean.

Pues eso, mi amor.

Aunque yo me vaya, tú tendrás a tu hermanito Dani

y a tu papá, Arturo.

Es un mejor padre que podéis tener.

Ellos te van a querer muchísimo.

¿Qué hay que hacer para vivir felices?

Intentar acercarnos a lo que nos produce placer.

Alejarnos de lo que nos produce dolor. Pero con medida.

¿Qué medida? No hacer daño ni mal a nadie.

Ni a nosotros mismos.

Ya te entiendo. Eres muy buena maestra.

Pero no te quedes solo con lo que yo te digo.

Tú escucha por todas partes.

A Arturo, a tu padre, Julián,

a Natasha cuando empiece a hacerse preguntas.

Escucha, escucha todo lo que puedas y saca tus propias conclusiones.

Mamá, eres muy buena maestra.

Gracias, mi amor.

Gracias por decirme eso.

Bueno, mi niña, espero que no te olvides de mí.

Si alguna vez quieres ver cómo era tu mami en cuerpo y alma,

te pones este vídeo.

Te quiero, Natasha. Por eso seguimos vivas.

¿A ti te gustaría bautizar a Natasha?

Yo lo entendería.

Quiero pedirte algo. Pide lo que quieras.

Llama a Raúl, el padre de Dani, y pídele que venga a vernos.

Le cuentas lo de mi enfermedad y hablo con los dos.

Gracias.

(Música)

Hola, Raúl. Hola.

Este es el hogar de Dani.

Quiero que siga viviendo aquí.

Con Arturo y con su hermanita. Natasha.

Tú podrás seguir viéndole bajo el régimen normal

Mi deseo es que os pongáis de acuerdo.

Los turnos, vacaciones, fines de semana.

Por supuesto, en su educación.

No le vendría mal un poco de filosofía a nuestro futbolista.

Cumpliré con tu deseo, Magda. Estate tranquila.

Antes que nada, quiero pedirte algo, Magda.

Perdóname.

Perdón, perdón.

Claro que te perdono.

Claro que sí.

Y quiero que sepas una cosa.

En esos primeros años en los que fui tu afrodita me hiciste muy feliz.

Gracias.

Está a punto de pitar, venga...

Un gol y somos campeones.

Vamos, Dani.

Dani, Dani, Dani.

(TODOS) ¡Gol!

(Gritos)

Mamá...

He aprobado todo. ¿Qué?

He aprobado todo, también matemáticas y lengua.

¡Muy bien!

Mi amor, pero qué feliz me hace eso.

El año que viene te quiero sacando buenas notas

desde el principio, ¿eh?

Contigo de maestra está chupado. Cariño...

Hola. ¿Pero tú qué haces aquí?

Pero bueno... He venido a verte.

Fíjate...

Entonces tú dejaste de ser cantante para dedicarte a curar madres.

Pues conmigo lo estás haciendo muy bien.

Deberías venir a mi consulta para que te vuelva a hacer más pruebas.

Que no...

Si la mejor prueba es tu cara.

Si me estás diciendo que no sabes cómo,

pero que esto va para adelante.

Tengo una naturaleza extraordinaria.

Sí, eso es verdad.

A este paso vamos a romper muchos moldes.

¿Y tu mujer qué? ¿Ya te ha perdonado por no ir a Siberia?

Nos estamos separando.

Mira.

Los dos hombres de la casa viendo cine.

¿Qué película es? "El cid, la conquista de Valencia".

Está muerto,

pero le han atado al caballo para que sus soldados no se enteren.

Quiero que Arturo me lleve a la playa.

Dile que no me va a sentar mal un poco de veraneo.

Es que tengo tan buen recuerdo del año pasado...

Venga, solo unos días.

Para celebrar nuestro aniversario.

(Música emotiva)

Ya huele a mar.

No hay nada mejor.

(Música suave)

¿Sabes que Arturo y yo celebramos hoy nuestro primer aniversario?

Y quiero deciros que he pasado con vosotros

el mejor año de mi vida.

Es una teta.

Lleva una inscripción grabada.

"Eres nuestra vida, Natasha, Dani y Arturo".

Gracias, mi amor.

Qué bonito, Dani.

(Música emotiva)

Uno, dos, tres,

cuatro, cinco, seis,

siete, ocho, nueve...

¿A que llegamos a mil? Eso no es nada.

Que descanses.

Mira, un ginecólogo en bañador.

¿Cómo te encuentras? Muy cansada.

Acabo de cumplir ocho meses de embarazo, es normal.

Tienes muy buen aspecto.

A mí el sol y el mar me sientan muy bien.

¿Te puedo explorar? Si acabas de llegar...

¿Vamos al agua tú y yo? Sí.

Quiero dedicar una canción a una amiga.

¿Cómo estoy, doctor?

Llegando a la meta, ¿verdad?

Va por ti, Magda.

Por tu preciosa locura.

Por todo lo que nos has dado

y por todo lo que nos vas a dejar.

Magda, tienes que ir pensando en volver a Madrid.

¿Por qué? ¿Estoy mal?

No, estás de maravilla. Ni que lo digas.

Pero es mejor que estés ingresada hasta que te pongas de parto.

(Música)

Llorar porque te aflige un gran dolor.

Gran dolor.

Luchar por conseguir una ilusión.

Qué ilusión.

Reír porque la dicha te alcanzó.

Te alcanzó.

Es vivir, es vivir, es vivir.

Hablar, pensar, soñar.

Llorar, luchar, reír.

Sentir, amar, sufrir.

Eso es vivir, vivir.

Hablar, pensar, soñar.

Llorar, luchar, reír.

Sentir, amar, sufrir.

Soñar lo que fue nuestro,

beber en las pasiones,

caminar siempre adelante

aunque tengas que sufrir.

Eso es vivir.

Toma, es tuya.

Gracias.

¿Cuántos años tiene aquí? Cinco.

¿Crees que llegaré a verla con cinco años?

Claro. ¿Así, tan fácil?

¿No te apuestas nada?

Venga, Julián, que ya no me tienes en el agua.

Aquí en tu medio me puedes decir la verdad.

¿Cuál es el plan?

Que tenemos que hacerte ya la cesaría.

Que tu niña está bien.

Y que no va a necesitar incubadora.

¿La voy a ver? ¿La voy a ver?

Guau.

¿Y luego qué?

¿Vas a empezar a destruirme las células otra vez,

con la piel tan bonita que tengo ahora?

Eso ya lo veremos, porque tú lo decides.

Julián, tú que eres un poco artista.

A mi hija dale cultura a cucharadas. ¿Vale?

Te veo ahora.

Ya sabe que estás enferma.

Ya hablaremos de mi enfermedad.

Ahora voy a ir a que me saquen a Natasha y luego vuelvo, ¿vale?

¿Quién es?

Natasha con cinco años.

Pero yo quiero que sea morena y que se parezca a ti.

Yo también.

Ah, claro, la genética. Muy bien. Pues ya veremos.

Cuando la veamos los ojitos.

Luego lo vemos y entre todos decidimos el parecido.

Vale.

Arturo... Gracias.

Gracias a ti, mi vida.

Por todo lo que has hecho por mí.

Déjame un poquito sola con Dani.

Tus hijos son mis hijos.

Y tú eres mi único dios.

(SUSPIRA)

Dani,

¿tienes una idea de qué pasa con el alma cuando muere el cuerpo?

No. ¿Lo has pensado?

Todavía no.

Bueno, no importa. Ya tendrás tiempo de pensarlo.

Pero sí estoy seguro de una cosa. Que el alma nunca muere.

Hecho. Pues la mía irá donde tú quieras,

que para eso eres lo que más quiero en el mundo.

Tu hermana ya lo sabe.

Si alguna vez se pone celosa, tendrás que ser comprensivo.

Claro, soy su hermano mayor.

Un beso para cada una.

Luego te veo.

Mi amor...

(Música triste)

Vamos ya a sacar a la niña.

(Latido)

Mi niña... Tiene los ojitos abiertos.

Me estás mirando.

Uno, dos,

tres, cuatro...

(Bebé)

Natasha.

Hola.

Hola, Natasha.

¿Qué?

Hola.

Mira...

Oye...

Mira, tiene los mismos ojos que su madre.

Te quiero, mamá.

(CANTA) "Pensar, hablar, soñar.

Llorar, luchar, reír.

Sentir, amar, sufrir.

Eso es vivir, vivir".

(CANTAN) "Llorar, luchar, reír.

Sentir, amar, sufrir.

Soñando que fue nuestro, beber en las pasiones,

caminar siempre adelante

aunque tengas que sufrir. Eso es vivir".

(Música créditos)

Cine en TVE - ma ma

26 ago 2017

Una maestra en paro, tras ser diagnosticada de cáncer de mama, reacciona sacando toda la vida que lleva dentro, desde lo imaginable a lo inimaginable. Su lucha valiente y optimista hará posible que ella y su entorno más íntimo vivan insospechadas escenas de humor y delicada felicidad.

Contenido disponible hasta el 10 de abril de 2027.

ver más sobre "Cine en TVE - ma ma " ver menos sobre "Cine en TVE - ma ma "

Los últimos 165 programas de Cine en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios