www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4198086
Para todos los públicos Cine en TVE - Asesinos inocentes - ver ahora
Transcripción completa

La culpa.

¿Qué es exactamente la culpa?

¿Cuántas veces nos hemos sentido culpables por alguna cosa

que hemos hecho o dicho, e incluso pensado?

O bien, ¿cuántas veces nos hemos sentido culpables

por no haber hecho o dicho algo a tiempo?

Nuestros errores nos martirizan desde pequeños porque desde pequeños

se nos educa para ser buenas personas.

Para hacer las cosas bien. ¿Me equivoco?

La tengo, la tengo. Zumbado, como el profesor.

Que no, hombre, que era... (CHISTA)

La enorme mente de la sociedad, establece una serie de normas

que debemos acatar como obligatorias y como verdades absolutas,

pero la verdad, tanto como la culpa, son relativas.

Sin embargo, cuando hacemos algún mal irreparable, la culpa,

produce sufrimiento, mucho sufrimiento.

El sufrimiento debe ser eliminado a cualquier precio

dice el filósofo alemán Robert Spaemann.

Y cuando ese sufrimiento no puede ser eliminado,

debe eliminarse a quien lo sufre.

¿Ustedes qué piensan?

El territorio del bien, del mal, de lo justo, de lo injusto no habita

en la mente, no, habita aquí, en el corazón.

Por eso, les digo,

que se abstraigan de todo lo aprendido, y que busquen,

busquen en su adentro, busquen...

En su instinto.

Esta leche no huele bien, está agria. Te traigo otra.

Y cuando hagan cualquier cosa, háganla con el corazón,

que nunca les va engañar, nunca.

Nunca.

(Continúa música)

No te van a dejar entrar. ¿Ah, no?

Me han dicho que yo era el último. ¿Quién ha dicho eso?

El que hace las entrevistas. Es mi tío.

¿No queda nadie más? No.

¿Su nombre? Francisco Javier Garralda.

(Teléfono)

Ese Nogales. ¿Qué haces?

Aquí, en la calle, ¿y tú? Pues aquí en el taller currando,

como siempre. Oye, que me han dicho que esta noche vais a ir a celebrar

vuestra graduación, ¿no? ¿Ah, sí?

Sí, hombre, al McKinley. ¿Pero ya han salido las notas?

Pues si no lo sabes tú. Oye, que irá tu amiguita, ¿no?

¿Qué amiguita? La que te trajinas, chaval.

¡Trae para acá y vuelve al tajo, coño!

Monquiqui, ¿eres tú? Julián, estaba pensando en ti

ahora mismo. Yo en tu puta madre.

Que sí, de verdad. Mira, no voy a poder volver,

me han dado un trabajo de lo mío. Tú qué te crees,

¿que yo no me iba a dar cuenta? ¿De qué?

¿Cómo qué de qué? Me han venido las facturas de los proveedores.

Claro, no me extraña que tuviéramos tantos clientes, ¿a cuánto le dejabas

los arreglos a tus colegas? Pues... Así, en frío, Julián,

no sabría decirte, ¿eh? Me has estafado.

¿Sabes la roncha que tengo que pagar ahora? Dame el dinero.

En cuanto empiece a cobrar, porque voy a estar un tiempo de prueba.

(RÍE) Mira, si te corre prisa,

te lo puedo devolver echando las tardes de gratis en el taller.

De gratis, ¿eh? (GRITA) ¿De gratis de qué?

¡Pero si has cobrado el dinero por adelantado!

Quiero mi dinero. Julián, no te oigo bien.

Pues yo te oigo de puta madre. Julián, no te oigo.

Papá, ¿has cogido el correo?

Muchas cartas, pero ninguna de amor.

Papá... ¿Qué pasa?

Tu madre habría querido que no me quedara solo.

¿Qué pasa, que yo no cuento? Con lo que yo era.

Esta es publicidad.

Paquito, ¿qué tal te ha ido hoy el trabajo?

Bien, papá.

¿Qué tal te ha ido hoy en el trabajo?

¿Qué tal la entrevista?

Mal, en todos los sitios me piden el título.

Pero si acabamos de hacer el último examen.

Ya, y en mi currículum pone que soy licenciado.

¿Y por qué pones eso? Porque era el requisito.

O lo ponía o me quedaba fuera. Vamos.

Hostia puta.

(TARTAMUDEA) A la repesca, tío. ¿Qué repesca? Ni de coña repesca.

¿A dónde vas? Pues a hablar con el profesor,

esto no se puede quedar así, Manu, tío. Que me copié de ti.

A ver, veamos.

¿Qué quiere que le diga, Garralda? Quiero que me diga lo que está mal.

Mal no hay nada, podría estar más completo, sí,

pero no hay nada malo. ¿Entonces?

¿Por qué me ha suspendido? Merezco aprobar.

¿Sí?

Garralda...

Usted es un buen chaval, es simpático, es inteligente,

tiene dotes de líder, pero su irresponsabilidad

y su egoísmo, porque se aprovecha de todos,

le ha jugado una mala pasada.

¿Por qué copió?

¿Por qué se presentó en el examen si no estaba preparado?

Pensé que lo estaba, profesor.

Preséntese en la nueva convocatoria.

¿Cuántas lleva ya? ¿Tres?

Usted no sabe lo importante que es para mí.

Todos mis compañeros ya se han graduado y yo...

¿Pretende que se lo regale? No, no es eso, pero no puedo pagar

otra matrícula, no tengo ni un pavo.

¿Y la beca?

Se me pasó el plazo.

Usted es un desastre, Garralda. Haré lo que sea por un aprobado.

¿Lo que sea? Sí.

¿Usted haría lo que sea? Sí, lo que sea. Haré un trabajo,

no importa el tiempo que me lleve, lo que haga falta.

Le tomo la palabra.

Tiene un cinco, Garralda. Gracias, de verdad.

No, no me agradezca nada. El aprobado no será oficial

hasta que usted termine su tarea.

Le espero hoy a las 10:00 de la noche.

No me defraude.

(Música rock)

No estarás pensando en irte, porque te quedas.

Venga, anímate.

(Continúa música)

No bebas tanto que luego te arrepientes.

Ey... ¿Por qué lo dices? ¿Qué he hecho?

Que era broma, tonto. Enhorabuena. Muchas gracias.

(TARTAMUDEA) Ya soy oficialmente psicólogo.

Ya podrás comerle el coco al personal. Enhorabuena.

Gracias. ¿Y tu amigo?

¿Quién? ¿Garralda? Sí.

Pues tiene que estar al llegar. Viene, ¿no?

Sí. Eso.

Luego nos vemos. Oye, chicas, que gracias

por haber venido. A ti, hasta luego.

Chao.

¿Ves? Te dije que iba a venir, tonta.

(Música suspense)

¿Sí? Profesor soy...

(Puerta se abre)

(Continúa música)

Oye, y entonces, ¿qué decías? ¿No te han llamado de ninguna?

No, bueno, pero tienen mi currículum. Así que me llamarán. Me llamarán.

Oye, perdona. -Dime.

-¿Me pones una de limón? -No, no me quedan.

-No tienes limón, no... Una de naranja.

Ahora vengo.

Ese tío. ¡Nogales!

Cuanto tiempo, tío. Qué máquina, licenciado, ¿eh?

(TARTAMUDEA) Y tú también deberías sacarte la...

La carrera. Pensaba que me ibas a decir

que me sacara otra cosa. Y Garralda, ¿no ha venido?

Pues no, todavía no. Está ahí Sánchez. Mira, tío,

no he visto un tío más raro en toda la carrera.

Oye, ¿y estas quiénes son? No lo sé, estaban fuera, espera.

No, pero no... Chicas, Ballesteros, un latin lover.

¿Qué dices, hombre? Es un picha brava.

¿Sabéis decir "picha brava"? (ACENTO INGLÉS) Picha brava.

Very good. Hoy pillas.

Profesor, me están esperando. ¿Quién?

Mis amigos, están en el McKinley celebrando la graduación

de Ballesteros. ¿Se acuerda? Ballesteros, buen alumno.

Simpático.

¿Va a decirme en qué consiste el trabajo?

¿Ha sido discreto, como le pedí?

¿Alguien sabe dónde está usted en este momento?

No, nadie. Bien.

Bien, Garralda, bien.

He dejado unos días a mi mujer en casa de su hermano,

así que, estamos solos.

¿Qué es la culpa, señor Garralda? (RÍE) ¿Examen sorpresa? ¿Ahora?

Vivir sintiendo que uno ha destruido lo que más quiere.

Eso es la culpa.

Yo soy responsable de la tetraplejía de mi mujer.

Yo iba al volante aquella noche.

Bueno, profesor, le podía haber pasado a cualquiera.

No.

Me pasó a mí.

Le pasó a ella.

¿De qué sirve todo el psicoanálisis del mundo

si el castigo a uno lo está esperando en la habitación de al lado?

Los médicos dijeron que se iba a recuperar, pero no,

seguirá así de por vida, mientras no se someta

a un tratamiento experimental con células madre en Estados Unidos

y es imposible pagarlo.

Vendí nuestra casa,

me metí en un préstamo enorme... ¿Por qué no pide otro préstamo?

Sí tengo, en cambio, un seguro, eso sí.

Pues entonces perfecto, ya está. No, no la cubre a ella el seguro.

No, solo a mí.

Un seguro de vida personal.

¿Entiende lo que le quiero decir? No, no entiendo lo que quiere decir.

Garralda... Seguro, mío, de vida, muerte.

¿Usted quiere morir por su mujer? Sí.

Eso quiero. A ver, profesor,

todos tenemos problemas. Mismamente yo, a mi padre y a mí

nos van a echar de mi casa por mi culpa,

y mi jefe, esta mañana... Bueno. Yo no ando pensando en matarme.

Si yo no ando pensarme en matarme.

¿No? No.

Yo quiero que me mate usted.

(RÍE) ¿Que yo lo mate? Sí, sí, pero no va a quedar prueba

que lo pueda culpabilizar. ¿Es un tipo de prueba psicológica?

No me tome el pelo, soy una persona mayor.

Yo confié en su palabra y ya vio de qué manera

le subí la nota esta mañana y como se la subí, se la puedo bajar.

Si me mata, le queda el aprobado, si no me mata, vuelve al cuatro.

Podemos fingir una intoxicación, con medicamentos,

o fingir un robo y usted me dispara, por la espalda.

Prefiero la primera solución porque...

¿De dónde ha sacado eso, profesor? Ah, esto, me lo dio el chino.

Me lo consiguió el chino de abajo. Entiendo que esté muy jodido,

pero esa no es la solución. Le tengo aprecio, pero no tanto

como para matarle. Baje eso. Garralda, yo no quiero ser duro

con mis alumnos, pero usted va a aprobar por encima

de mi cadáver. No, no.

En serio, me gustaría ayudarle, pero no puedo hacer lo que me pide.

Prefiero seguir suspenso antes que cargar con su muerte.

Su esposa, además, no lo aceptaría. Me dio su palabra, Garralda.

Ya se me ha hecho muy tarde, me tengo que marchar,

pero mañana en la facultad seguimos hablando de esto.

Yo ya...

Perdón.

Perdón. Mañana seguimos hablando, ¿vale?

Y vaya guardando eso. Guarde eso.

(Puerta)

(Música)

(Motor arranca)

¡Monquiqui!

Páralo, páralo, Sapo.

¿Cuándo vas a devolver lo que le debes a Julián?

Hablé con él esta mañana. ¿Tienes ya el dinero?

Todavía no, Rata. ¿Y a qué esperas para tenerlo?

Ya se lo dije, he conseguido un trabajo, en cuanto cobre.

¿Crees que somos un punto banco? Se paga en efectivo, y del tirón.

Eso es imposible. ¿No van a contratarte?

Pues que te lo adelanten.

Tienes tres días.

Como nos vaciles, adiós a tu viejo.

(Motor arranca)

Tres días.

Bueno, ¿y entonces qué? ¿De dónde sois? ¿De "Michichigan"?

Kentucky. Coño, como el pollo.

El Kentucky Fried Chicken. Oh, yeah, yeah.

¿Has visto cómo sé inglés?

¿Dónde vas? Eh, están que quieren.

¿Ya te vas?

(TARTAMUDEA) ¿Esperas a alguien? Necesitaba un poco de aire.

Es que hay mogollón de gente.

Yo también me agobio un poquito ahí dentro.

Es tu fiesta.

Nuria...

Nada, que he estado pensando,

y no sé, no sé bien cómo decírtelo, pero...

¡Ey!

Hombre, Garralda. ¿Dónde estabas, tío?

Te he estado llamando. No lo he visto.

Habíamos quedado a las 11. Me he retrasado.

¿Entramos?

Yo me voy. ¿Por qué?

He quedado. ¿Ahora?

Por la mañana. Tengo que madrugar.

Despídeme de la gente, por favor.

¿Qué os pongo? Una de tequila.

Lo último que me preocupa ahora mismo es el aprobado.

¿Ves esto? Tus colegas el Rata y el Sapo acaban de atacarme.

¿Qué dices? Que tu jefe es un puto gánster.

Me ha dado tres días para que devuelva todo lo que le debo.

Qué putada. Yo no puedo ayudarte, sigo trabajando para él.

Aunque quizá haya un modo de pagarle.

¿Y si le vendes piezas de coches? Tío, sabes que no tengo coche.

Ni los que se las venden tampoco.

Piezas, llantas, tubos de escape... Sí, ¿cuántas necesitaría para pagar?

¿Qué hacéis ahí, tan serios? Aquí, comiéndonos la boca.

Chicos, aquí tenéis.

Muchas gracias y quédate con el cambio, guapa.

Hostia, tío, ha venido el profesor Espinosa.

¿Quién le ha invitado?

Profesor.

Muchas gracias por haber venido.

Venga, que estamos allí con unos compañeros.

Buenas noches. -Buenas noches.

¿Y cómo ha sabido que era aquí la fiesta?

Profesor, ¿qué hace aquí? Hombre, los buenos amigos.

Celebrando, ¿no? Eso, él.

No, usted también, señor Garralda, está suspendido el examen,

pero le encargué un trabajo que va a hacer a la perfección, ¿verdad?

Se juega el aprobado. (RÍE)

Sánchez... Le di matrícula de honor.

-La merecía. -Sí...

Nogales. ¡Nogales, sí!

Eso es lo que tiene faltar tanto, ¿no?

Sonia, ¿nos haces una foto, porfa? Sí.

Venga, poneos.

-¿Quién es la del móvil? ¿No la conoces? Es Sonia.

Está buena. Es muy guapa.

¿Otra? ¿No va ya cargadito?

-No, pero esta es para despejarme.

¿Qué es esto? Lo mismo de antes.

Aquí, tequila a muerte.

¿Por qué bebe, profesor?

-¿Eh? -¿Que por qué bebe?

No le rayes, deja que se tome la última, joder.

¿La última? Nunca es la última. Nunca.

Ella me dijo esa noche: "No bebas más, por favor"

"Nada, la última, mujer".

Déjelo ya, profesor. ¿Por qué?

Los borrachos siempre dicen la verdad.

Eso es peligroso. -¿Peligroso, decir la verdad?

Ocultarla es de cobardes. Rafa, que estamos de fiesta,

deja de sonsacarle. Necesita desahogarse.

Cuéntenos su verdad. Cállate.

¿Cuál es? Que te calles.

¿Cuál es? -Quiero morirme.

Quiero terminar con esta vida desgraciada y de sufrimiento

y me quiero morir y no puedo.

Perdón...

Muy bien, Freud, muy bien.

Quítese eso de la cabeza, ¿quiere?

Usted corre peligro.

Lo vi por la ventana de mi piso cuando lo amenazaron.

Aquí, en el bolsillo de la chaqueta tengo un sobre con dinero.

¿Cuánto dinero?

Llevas pinchándole hace un rato, ya. Yo no le estoy pinchando, perdona.

¿De qué coño habla? Yo no le estoy pinchando.

-Era para la operación de mi mujer.

Si usted hace lo que le pido, se lo doy, es suyo.

¿Y ella? ¿Qué pasa con ella? Ella no lo va a necesitar,

ella va a cobrar el seguro. Ya le dije.

Si está tan decidido, ¿por qué no lo hace usted mismo?

Ya lo he intentado, pero no tengo coraje, no puedo.

No tengo fuerza, soy cobarde. Entonces, pretende que lo haga yo.

Es usted un egoísta. Usted es un chico listo, Garralda.

¿El seguro cubriría un suicidio?

Lo tengo contratado de hace una década.

Si alguien se suicida durante el primer año,

se considera premeditado, pero nadie en sus cabales

decide su muerte con tanta antelación, Garralda.

En sus cabales...

¿De verdad quiere morir?

¿Y usted?

(Música tensión)

¿Cómo está? Mal, ¿cómo va a estar?

Bueno, que yo... (CARRASPEA) Me voy ya.

¿Cómo que te vas?

¿Es que os da igual lo que acaba de pasar?

El profesor bebe para morirse, está sufriendo, joder.

El sufrimiento debe ser eliminado a cualquier precio.

¿Qué coño decís? ¿Qué estáis diciendo?

Joder, tío, Andrés, que es nuestro profesor.

Bueno, lo fue, lo fue. Y por eso merece morir así, ¿no?

Si quiere morir, que se muera como quiera, allá él.

Sí, pero no como un puto borracho, tío.

Entonces ¿cómo, Garralda? ¿Qué hacemos? ¿Lo matamos nosotros?

Ey, ey, ¿qué pasa? ¿Que lo dices en serio?

No, eso lo estás diciendo tú. Una mierda, yo no he dicho eso.

A ver, a ver. Este hombre está muy jodido y quiere morir.

No creo que sea tan malo ayudarle a cumplir su deseo.

¿Su deseo? ¿Tú no ves que está borracho?

Los borrachos siempre dicen la verdad, lo acaba de decir.

Sí, la verdad es relativa, también decía eso, ¿recuerdas?

¿Quieres que lo matemos? Eso es asesinato.

Eso es piedad, Andrés. ¿Piedad?

Vas y se lo cuentas a la policía. Vamos a ver, él no quiere morir

porque sí, es por su esposa. La dejó paralítica, joder,

¿sabéis lo que es eso? No me jodas, tío.

Con su muerte ella podrá cobrar el seguro y se podrá operar.

Es su forma de redimirse. La redención está muy sobrevalorada.

Quiere dar su vida por la de ella, ¿qué hay de malo en eso?

¿Acaso vosotros no lo haríais también?

Mirad cómo está.

No se daría cuenta de nada.

Me ha dado las llaves de su casa. Sé dónde vive, le llevamos y...

Allí se nos ocurrirá lo que sea.

Venga va, chicos, lo decía él siempre.

Haced caso a esto. ¿Qué os dice el corazón?

Que le ayudemos.

¿El tuyo, Andrés? El mío está muy calladito.

Ha debido pararse en algún momento.

Es por su esposa.

Por su esposa.

Estáis de coña, ¿no?

Estáis de broma.

Claro, Sánchez, claro si estamos borrachos.

Para un taxi, Manu. Ya me contarás de qué va todo esto.

Una cosa, que ya en serio me voy a casa, que es tarde, ¿vale?

Venga, Sánchez, nos vemos otro día, ¿no?

Sí, claro, seguro. Hasta luego, Rafa.

Otro día... Los huevos otro día.

El bache... Os dije que era un cuatro plazas,

nos llegan a pillar a los cinco este coche, ¿y qué?

Deja ya de quejarte, pesado, que eres un pesado.

Oye, cuidado con el coche, que es de mi madre.

Lo que tú digas. A ver, profesor.

Vamos a acostarle y bajamos, no te vayas.

Venga, rápido, hombre, que aquí no puedo parar.

Venga, vamos.

(Música tensión)

Mira ahí.

Los cajones.

¿Qué coño te propones?

Chicos...

¿Qué son? (TARTAMUDEA) No lo sé.

Tú, quítate de ahí, ¿quieres que te vean?

(Continúa música)

Joder...

(TARTAMUDEA) ¿Más?

Si lo hacemos, lo hacemos bien.

¿Qué haces?

Nada.

Limpiad todo lo que hayáis tocado y vámonos.

¿Le ocurre algo? -No, no...

-Mueva el vehículo, aquí no se puede parar.

Ya se durmió. ¿Por qué habéis tardado tanto?

Tira, anda, tira.

(Música, tormenta)

¿Así estamos ya?

(RÍE) ¿Qué idiota eres? Son para ilustrar mi tesis.

¿Se puede saber dónde te metiste ayer, Nuria?

Tu chico llegó nada más irte tú. ¿Y por qué te crees que me fui?

Y no es mi chico, es un capullo. Ya...

¿Tú crees que le estoy presionando?

(SUSPIRA) ¿Por liarte con él dos veces? Pobre... No.

Ya sabes cómo son los tíos, Nuria,

cuando ven que hay algo, echan el freno.

(Timbre)

(Timbre)

Joder...

¡Papá!

¡Papá!

(Timbre)

¿Qué te pasa, Manu?

(TARTAMUDEA) Que estoy acojonado, tío.

Hay un coche de policía ahí al lado, lo saben seguro.

No, no saben nada, ¿vale? Estás paranoico y yo tengo resaca.

No, no estoy paranoico, coño, que hemos matado a un hombre.

Vamos a ver...

Vamos a darnos un bañito, ¿eh? A bañar las patitas.

No debimos hacerlo. No me vengas con eso ahora.

Estábamos de acuerdo en esto. Sí, si ya lo sé, no es eso.

Entonces, ¿qué es? Que nos van a descubrir, Garralda.

Que nos van a descubrir. Que no, hombre, que no.

A ver, el profesor se suicidó, ¿vale? Ya está, nada más.

Ya, pero es que no se suicidó, lo suicidamos nosotros.

Vale, pero eso no tiene por qué saberlo nadie.

¿Y dónde están los botes vacíos de las pastillas?

¿Cómo que dónde están? Pues en su casa.

Coño, me dijiste que recogiera,

y cuando alguien se suicida, no recoge.

A no ser que hubiese alguien con él. No, dije que limpiaras las huellas,

no que recogieras los botes.

Dámelos.

¿Qué vas hacer?

¿Te llevaste algo más?

¿Cogiste algo de su chaqueta? ¿Un sobre?

Vamos.

(Música)

Disculpe, ¿el profesor Espinosa?

No, hoy no ha venido en toda la mañana.

Gracias.

(Continúa música)

¿Quién es? Correo.

(Puerta abriéndose)

Quédate aquí. Cualquier cosa me llamas al móvil.

(Puerta abriéndose)

(Llama al timbre)

¿Qué haces ahí? ¿Vendes algo?

Sí. Ahí no te van a comprar nada.

Y yo tampoco.

¿Bajas?

(TARTAMUDEA) Sí, pero voy mejor en las escaleras,

me da claustrofobia el ascensor.

(Ascensor bajando)

(Música)

Hola.

Ey.

¿Qué haces aquí? Nada.

(TARTAMUDEA) Esperando a un amigo.

Yo también había quedado con tu amigo.

¿Con Garralda? Con Espinosa. Vive aquí.

¿Aquí? ¿No te lo dijo anoche?

¿Cómo qué anoche?

Anda ya, si he visto las fotos.

(Timbre)

¿Y qué fotos son esas? Las de Sonia, ¿no las has visto?

Las ha colgado.

(Teléfono)

Cógelo. (TARTAMUDEA) Es un pesado.

Luego lo llamo.

(Teléfono comunicando)

¿Y para qué querías verle? Por mi tesis.

Si da señales de vida, claro.

¿Hasta que hora lo tuvisteis de juerga?

(Timbre)

Buenos días.

¿Buenos días?

Bueno, pues deséame suerte. Suerte.

(TARTAMUDEA) Oye, Nuria, creo que he perdido tu móvil,

porque el otro día te estuve intentando...

¿Me lo puedes dar, porfa? Sí, claro.

Es 607...

(Teléfono)

Otra vez el pesado de antes.

(Teléfono comunicando)

Te llamo, ¿vale?

No lo cojas, ¿eh?

Bueno, pues... Ya te tengo. Me alegro de verte otra vez.

Igualmente. Y yo que tú, miraría las fotos.

(Música)

(TELÉFONO) "La persona a la que llama no está disponible.

Por favor, deje su mensaje...".

Nuria está arriba, ha subido.

(Disparos)

(Teléfono)

¿Diga? Rafa, soy yo.

¿Qué tal? ¿Y esa resaca? Bien, bien.

Oye, que hemos quedado otra vez esta noche, ¿te apuntas o qué?

Paso. ¿Por qué?

Que las chicas de ayer vienen también.

Ya bueno, pues disfrutadlo.

Pero, venga, hombre, que han preguntado por ti.

¿Por mí? ¿Quién?

Sonia, ¿te acuerdas de ella? (INCRÉDULO) Sí, hombre.

Que sí, de verdad.

Me cago en... Mierda.

Es imposible que limpiemos todas las huellas.

Pero, si iba a parecer un suicidio, ¿no?

Ya no.

No me jodas, no me jodas. ¿Por qué iban a relacionar

las huellas con nosotros?

No le van a mirar los dedos a todos sus alumnos,

yo tengo grasa en los dedos siempre, ¿eh?

Lo ves, imposible. Además, os recuerdo, que ayer Sonia,

nos hizo una foto con el profesor y la ha colgado en Internet.

Esas fotos son fotos de fiesta, no prueban nada.

Si la policía encuentra las huellas, los sospechosos serán

los que estuvieron con él antes de su muerte y coincide.

¿Qué coño hacemos? Hay que deshacerse

del cuerpo como sea. Sin cuerpo no hay delito.

Y por eso el asesino siempre vuelve al lugar del crimen.

Que no somos asesinos, joder, que le hicimos un favor.

Un favor, un favorazo.

¿Y Sánchez? No sé, ya tendría que estar aquí.

¿Qué? ¿Que Sánchez también viene?

¿Se lo habéis contado? Bueno, todavía no.

¿Confiáis en él? No, pero necesitamos su coche

para sacar el cuerpo de allí. Dile que no aparque.

¿Qué pasa, Sánchez?

¿Y las tías? Vendrán luego.

¿Por qué subís? ¿A dónde vamos? Vamos a por el profesor.

¿Qué dices? Que las espantará otra vez.

Que no, tira. Manda huevos.

Oye, cuidado con los asientos que el coche no es mío,

que es de mi madre. De tu madre, de tu madre.

(Motor arrancando)

¿Por qué tenéis las llaves? Se las llevó anoche por error.

¿Qué haces? Dale al timbre. No.

Que se va a enfadar. Después de lo de anoche,

no creo que se enfade.

Oh, Garralda, Nogales, Sánchez, Ballesteros... Qué bien.

¡Mis llaves!

-Garralda se las llevó anoche por error.

-¿Sí? ¿No me diga? -Cuando le trajimos a casa.

-¿Fueron ustedes?

No recuerdo nada, me pasé la noche vomitando.

-No me extraña. -Qué resaca.

Me despertó una compañera suya. ¿Quieren tomar algo?

No, gracias, profesor, solo queríamos saber cómo estaba.

¿No veníamos a buscarle? -¿A mí?

¿Y a dónde vamos?

(Música)

Es que no entiendo por qué no las llamáis.

Menudas informales.

Profesor, anoche las cosas... Sigo vivo, Garralda.

Muy buena la jugada de implicar a sus amigos, ¿le parece ético?

No me hable de ética, ¿quiere? No pienso matarle.

Devuélvame el dinero, entonces. ¿Qué dinero?

El que estaba en el sobre, en mi chaqueta.

En su chaqueta no había ningún sobre.

¿Me ves cara de tonto a mí?

Su otra deuda la saldó, pero la que tiene conmigo sigue en pie.

Máteme esta noche si no quiere que lo denuncie por robo.

-Aquí tiene su botella. -Gracias.

Por supuesto, sigue suspenso.

Profesor, ¿se encuentra bien?

Oh...

-No irá a vomitar, ¿no? Sácalo, sacadlo rápido, ya.

Caminad un poco a ver si se le pasa. Profesor, vamos a dar una vuelta.

Es que de verdad que no lo entiendo,

¿por qué lo sacáis de copas si está claro que es un alcohólico?

Necesita ayuda. Sí, sí que necesita, sí.

Pero no la vuestra.

¿Está mejor? Sí, estoy mejor.

Este hombre está fatal, está loco.

Todavía va a ser verdad que le estamos haciendo un favor.

¿Qué hace?

¡Profesor, agárrese! ¡Qué se va a ahogar, profesor!

Aguante. No, suélteme.

Suélteme, Nogales. Por favor.

Suélteme, por favor. Me quiero morir. Me tengo que morir.

Sánchez, tú cogiste algo del bolsillo del profesor, ¿verdad?

¿De qué me hablas? De un sobre. ¿Lo cogiste, sí o no?

Pues claro que no, ¿por qué iba a cogerlo?

Porque luego no estaba. Se le caería en algún lugar,

¿a mí qué me estás contando?

¿Qué tenía el sobre?

¿Y el profesor?

(TARTAMUDEA) En el río. ¿Cómo que en el río?

¿Se ha caído?

¿Lo habéis tirado vosotros? (TODOS) No, no, no.

No, ha saltado él.

A ver, que se quería tirar, hemos intentado ayudarle,

pero está loco, tío.

¿Dónde vas?

¿Dónde vas, Garralda, a dónde vas, tío?

Que se quiere morir, lo ha vuelto a decir.

¿Qué hacemos aquí parados? Vamos a ayudarle.

Venga, llama a una ambulancia o a la Policía.

¿Qué pasa? ¿Lo vais a dejar ahí?

¿Qué quieres que hagamos? ¿Qué quieres que hagamos?

Si se quería morir.

Sí, anoche también se quería morir y no por eso...

¿Qué hicisteis anoche?

¿Qué intentasteis, matarle?

¿Matarlo mientras yo esperaba en el coche?

¿Sois unos puntos asesinos o qué? Ey, ey, ey, de asesinos nada, ¿eh?

Que lo hicimos por su mujer.

¡Estáis locos!

¿Qué haces? ¿Qué haces? ¡Espera!

(Música suspense)

¡Profesor, profesor!

(JADEA)

Profesor.

(TIRITA)

¡Ayuda!

Todo va a ir bien, vamos.

(GRABACIÓN) "Pero, ¿me está diciendo que está a favor del suicidio?"

¡Ayuda!

(GRABACIÓN) "No, yo no he dicho eso, no, pero creo que el individuo

debería estar legitimado a poder decidir sobre su propia vida.

El suicidio es el fracaso de la psicología.

Sí, hija, pero la vida es más cruel que el cerebro.

Y si piensas que la muerte no es una salida, querida niña,

es porque nunca te has encontrado con el dolor verdadero".

Tú qué sabrás, gilipollas.

(Música suspense)

Buenos días, profesor.

Muy buena jugada la de ayer, ¿eh?

Vio que yo no iba a hacer nada y recurrió a mis amigos.

¿Qué se supone que está haciendo? Su desayuno.

¿Quiere un poquito de leche? No, gracias.

¿Esta es su casa? Sí, ¿le gusta?

Su ropa se está secando y aquí está su cartera,

se mojó un poco.

Garralda, se supone que usted tenía que ayudarme a morir,

¿tanto le costaba no haber hecho nada?

Usted no quiere morir, profesor. Pero ¿quién le dijo eso?

¿Por qué se puso a salvo si no en el río?

Vuelve a estar en suspenso, Garralda.

Muy bien. Descanse y cómaselo todo, ¿quiere?

Le vendrá bien. Tiene que coger energía.

No, no quiero.

(Música rock)

Ey.

¿Qué coño haces aquí? ¿Has traído el dinero?

No.

Qué huevos tienes, ¿y a qué has venido,

a meterme en otro lío o qué? He venido a hablar con Julián.

Ni se te ocurra, si te ve, te mata.

Necesito más tiempo, mañana acaba el plazo que me dio.

Haz lo que quieras.

Perdóname por lo de ayer, tío, yo no te quería dejar tirado,

pero este tío se fue... No te preocupes, ¿vale?

Oye, ¿la primera noche tú cogiste un sobre de su chaqueta?

No.

He hablado con los otros dos y no lo tienen.

El sobre era mío, tenía pasta dentro.

¿Era tuyo y lo tenía el profesor? Me lo ofreció para que lo matara.

Así podía pagar a Julián.

¿Qué? ¿Qué le hemos matado para beneficiarte a ti?

(CHISTA) Yo no obligué a nadie. Además, no está muerto.

¿Cómo que no está muerto?

Que lo saqué del río y está en mi casa.

Júrame eso. ¿Tienes el dinero, sí o no?

Mira, tío, primero me engañas y ahora me llamas ladrón.

(Motor)

Venga, lárgate de aquí, lárgate de aquí.

Consigue la pasta como sea.

(Música heavy)

¿Qué hacía ese aquí? ¿Ha pagado? No.

-Tú, ¿dónde vas?

-¿Ese era quien creo que era? ¿Qué quería?

Más tiempo. (GRITA) ¿Más tiempo, más tiempo?

Ese paga mañana como que yo me llamo Julián.

O sea, que no me has llamado antes porque tienes un marrón muy gordo,

¿y se puede saber cuál es? ¿Vas a psicoanalizarme?

Vale, vale.

Metí a mi padre en un lío muy gordo con el banco

y nos quieren quitar la casa por mi culpa.

Le debo pasta a mi jefe y me ha dado de plazo hasta mañana.

Y no lo tienes. No.

Y, entonces, ¿va a denunciarte?

¿Y tu familia no te puede ayudar?

Mi padre tiene 70 años y una pensión de mierda,

por eso pedí la pasta, pero si lo llego a saber...

Yo no tengo dinero.

No, si te lo he dicho porque me has preguntado, nada más.

(Música suspense)

¿Qué tal con Espinosa?

Me suspendió.

Pero has estado con él hace poco, ¿no?

Sí.

¿Tú crees que pueda querer suicidarse?

No sé, creo que cumple el perfil.

Su mundo se derrumba, está al borde de la jubilación,

es alcohólico,

se siente culpable por lo de su mujer.

No, no, no se siente culpable, su problema es que sabe que lo es.

Conducía borracho la noche del accidente.

Y ante eso... O sea, que tú también lo piensas.

Hace falta mucho valor y él no lo tiene.

¿Cómo lo sabes?

Me pidió a mí que lo matara.

(Música suspense)

Obviamente, no acepté.

Cuando uno es culpable solo cabe o la condena o el perdón,

y yo lo tengo muy claro.

(Música suspense)

¡Papá!

Papá, ¿tú has dejado la puerta abierta?

¿Eh?

¿Que si has dejado la puerta de la calle abierta?

Yo no.

¡Profesor!

¿Hola, hay alguien?

¿Qué hacéis aquí? De visita.

¿Dónde está el profesor? No lo sé.

¿Es verdad que te pagó por matarle?

¿Qué? ¿Qué? Que si es verdad, ¿sí o no?

Solo en parte, ¿vale?

Me ofreció la pasta, pero no la tengo,

la tenía en un sobre en su chaqueta y se debió de caer en el bar.

Mentira, mentira.

Tienes que repartirlo. Yo no quiero ningún dinero.

¿Tú no quieres dinero? Pues yo sí que quiero dinero,

así que o me das mi parte o lo cuento todo.

¿Cuánto te dio? -Buenas.

Papá, ¿has visto a Espinosa? ¿Quién?

Espinosa, el profesor.

¿Que lo había salvado? Muy buenos días.

Coño, que es verdad.

Hasta luego, Paco. Adiós, Andresito.

¿Quién es Espinosa?

Papá, el hombre mayor que estaba aquí.

Ah, sí, se lo han llevado unos amigos muy simpáticos.

(Teléfono)

Julián.

Monquiqui, tenemos a tu padre, ¿quieres saludarlo?

Espérate.

-Animal, suelta. -Dile algo.

Ese no es mi padre. ¿No? Pues es igual de chulo que tú.

¿Qué te creías, que no iba en serio, eh?

Dame el dinero mañana.

Mira, Julián, no tengo el dinero todavía, pero ya te dije que...

(GRITA) Pero ¿qué?

¡Que me traigas el dinero mañana o este capullo no lo cuenta!

-No aceptes el chantaje, hijo, deja que me maten.

(Música suspense)

¿Y estaríamos en paz? ¿Cómo?

-Deja que me maten.

¿Estaríamos en paz, sí o no? Pero ¿tú estás loco?

-No tienen bemoles, no les pagues nada.

-¿Está loco ese? Estáis de la olla tú y tu padre.

Ese no es mi padre, Julián.

Es Sebastián Espinosa, mi profesor de Psicología.

No reniegues de mí, hijo mío, ¡no reniegues de mí!

-Regístralo, Sapo.

-Nadie va a matarme... -Métele caña.

-¿Has escuchado, monquiqui?

Pues esto no es nada para lo que le vamos a hacer a tu padre,

el de verdad, como no pagues mañana.

Julián, mira, de verdad... No te oigo bien.

No te oigo bien, creo que se corta, se corta.

(RÍE)

(Música tensión)

(Música tensión)

(Música suspense)

(Teléfono)

¿Sí?

Estuve pensando en lo que me dijiste y...

¿Cuánto debes? Igual puedo prestarte algo.

No. ¿Por qué?

Si es mucho, puedo hablar con mi padre.

Es problema mío, Nuria. No... No me digas eso.

Fran, no estás solo.

Mi hermana mayor se suicidó cuando yo era pequeña.

Entré en Psicología para intentar entender.

¿Por qué entraste tú?

Por la nota. (RÍE)

Tengo que colgar, ¿vale? Un beso. Un beso.

(SUSPIRA)

(Música eclesiástica)

"El suicida no busca su propia muerte,

sino la de aquello que le castiga.

El peso de la vida es demasiado grande

para algunas personas.

Pero eso no nos hace responsables de sus actos.

Tenemos que buscar la verdad en cada uno de nosotros

porque para comprender a los demás debemos empezar por nosotros mismos.

Las existencialistas decían que vivir era inevitable

y es que la vida no nos deja mientras nosotros luchemos por ella.

Por mucho que nos equivoquemos, tenemos que seguir adelante.

Cada persona es un mundo que quizá nunca comprendamos,

pero si pensáramos menos con la mente y más con el corazón,

podríamos perdonar de inmediato

y librarnos de esa absurda culpa que nos aparta de la vida.

Porque, aunque nos sintamos solos, vivir es un juego en equipo.

(Timbre)

No, no puedes ir a la Policía.

Serías idiota delatándote así.

Uno, yo soy inocente, ¿vale?

Ni intenté envenenarle ni pude evitar que saltara,

y dos, a mí me engañasteis, así que o me dais lo mío...

¿O qué, Rafa?

Es inmortal, es inmortal.

Ballesteros, Sánchez y Nogales.

Buenas noches.

Se cayó al río. Sí, él me salvó la vida.

-¿Y no recuerda nada más? -No.

Ha venido a tomarse la última, déjale tranquilo.

Venga, por la psicología.

Profesor, no se vaya, quédese un rato con nosotros.

No, no, Aristóteles dijo:

"Aprende de lo que has visto para no tener que sufrirlo".

-No me lo trago, no me lo trago. ¿Qué coño es esto?

¿Qué es eso de que no recuerda nada? Está jugando con nosotros.

¿Y con el dinero qué pasa? ¿Sabéis qué os digo?

Que renuncio a mi parte,

técnicamente no lo merecemos porque el profesor sigue vivo,

así que... ¿Quieres que te acerque a casa?

No tan rápido, Sánchez.

Hay que hablar un par de cosas todavía.

¿Qué cosas?

El profesor nunca ha estado muerto ni hemos intentado matarlo,

por lo tanto, nada de lo que ha pasado ha pasado,

y se va a quedar entre nosotros, ¿estamos?

Claro, hombre, claro. ¿Algo más?

Quiero dejarlo todo muy claro

antes de no volver a saber nada más de ti.

Es que yo a ti no te conozco siquiera.

Muy bien, pues si quieres, te llevo a ti también,

que no me importa desviarme.

En verdad no es mal tío,

pero es que cuando olvidemos toda esta movida os hacéis colegas.

Colegas, mira a ver si espabiláis un poquito que este tío

solo os va a traer problemas.

Y eso de que el dinero ha desaparecido

no se lo cree ni Dios, que se lo ha quedado todo él,

pero así se le atragante, también te lo digo, ¿eh?

Que si por mí fuera, daría mi parte...

(GRITA) ¡Cuidado!

(Estruendo)

(Música tensión)

(TARTAMUDEA) Es el profesor.

¡Tira para el coche, coño, tira, tira!

¿Qué haces ahí? ¡Tira para el coche, joder!

(TELEVISIÓN) "La menor de edad que hace unas semanas acabó

con la vida de sus padres prendiendo fuego a su casa de noche

mientras ellos dormían. Esta mañana ha pasado a disposición judicial..."

-¿Qué, nos ha tocado algo? Qué va.

"Y en otro orden de cosas, permanece en estado crítico

el hombre que en la madrugada de ayer fue atropellado

en pleno centro de la ciudad.

Sebastián Espinosa, ese es su nombre, ingresó de urgencia

en el hospital de San Juan con diagnóstico reservado".

-¿Tú te enteras de lo que dicen?

-"No se sabe nada de los ocupantes del vehículo..."

Lo de siempre, lo de siempre.

"En estas imágenes, tomadas desde una cámara de seguridad,

vemos el momento exacto en que ese vehículo pasa

por una calle próxima circulando a casi 100 km/h,

duplicando así la velocidad..." ¡Una mierda fue un accidente!

Sánchez no se fiaba de él y por eso se lo quería cargar.

(TARTAMUDEA) Qué no, qué no, de verdad,

te juro que fue sin querer. Íbamos hablando y se cruzó.

Ah, y por eso os vais, ¿no?

Estábamos, estábamos acojonados, tío.

Hemos dejado el coche a Nogales, ¿vale?

Para que le quite el bollo y oculte las pruebas.

Tú me crees, ¿verdad?

(Música suspense)

En coma.

Lo peor que podía pasarle, ¿eh, profesor?

Si por lo menos se hubiera muerto, su mujer se podría operar.

Joder.

(SUSPIRA)

(Pitidos)

(Continúan pitidos)

¡Un médico, un médico, por favor!

¡Ahora va! ¡Rápido!

¡Ahora va!

Parada, carga tres, ampolla...

¡Vamos a desfibrilar!

(Música suspense)

¿Qué haces aquí? Lo he visto por la tele.

Está en coma.

Las máquinas han empezado a pitar y no sé...

¿Podré verle? No creo.

Tengo que irme.

¿Qué vas a decirles?

Voy a pedirles más tiempo. ¿Y si no?

(Música suave)

(Vibrador teléfono)

¿Sí? (TARTAMUDEA) Rafa, soy yo.

¿Qué quieres?

Que hemos salido en las noticias, tío,

nos están buscando. Sí, sí, ya lo sé.

Estoy intentando que mis padres no vean la tele.

He hablado con Garralda, cree que lo hiciste queriendo.

¿Cómo queriendo?

Dice que querías asegurarte de que no se fuera de la lengua,

¿eso es verdad? Pero ¿qué dices?

Que yo no soy como él, ¿eh?

¿Cómo está el coche, lo sabes? No, no, ni idea.

(TARTAMUDEA) ¿Y no has hablado con Nogales?

No, no he hablado con nadie, no me agobies más, adiós.

(Música suspense)

(Música tensión)

¿Dónde coño se quedaría el sobre, joder?

¿Qué coño haces?

-¿Has traído la pasta? No.

¿Y qué haces aquí? ¿Nos estás vacilando?

He venido a hablar con Julián. ¿Para qué?

-Este se ha creído que somos gilipollas.

He dicho con Julián, no contigo.

Habla, habla.

Lo siento mucho, Julián, ya sabes que mi padre y yo...

(CHISTA) Cállate. Déjame que te explique, por favor.

Ayer vine también para decirte... ¡Que te calles!

¡Que te calles, que te calles!

Tú ya has hablado y siempre dices lo mismo,

ahora voy a hablarte yo.

Mira, monquiqui, tú te crees que todo el mundo es idiota... menos tú.

Estás muy equivocado, tú eres un niñato, un niñato.

Yo sé que nunca me vas a pagar lo que me debes

y que, por supuesto, tampoco vas a pagar las putas facturas por mí.

Doy por perdido el dinero que le ahorraste a tus colegas.

Doy por perdida las comisiones que tú te quedaste.

Pero lo único que no voy a dar por perdido, monquiqui,

es mi orgullo.

(Música tensión)

(Teléfono)

Dime. ¿Cómo vas?

Me iba a poner ahora mismo. Tienes que arreglar el coche ya.

Tranquilo, le cambié la luna y el resto es chapa.

Es que mi padre ha ido a la Policía a denunciar el robo.

¿No me jodas? Sí, sí jodo, sí jodo.

(Música tensión)

¡Inútil!

(Continúa música tensión)

(JADEA)

¡Ah!

¿Crees que va a salirte gratis?

(CHISTA)

(JADEA)

Suelta.

Suéltate.

Si a mí me duele más que a ti, si a mí me duele más que a ti.

¿Hola?

¡Abre!

¡Oye, cabrones!

(GOLPEA LA PUERTA)

¡Oye!

(Música tensión)

¡Eh, parad, parad!

¿Tú de qué lado estas? Lo ha traído para pagar su deuda.

¿Crees que somos tontos?

Este coche lleva aquí desde esta mañana.

Me lo trajo ayer por la noche, yo mismo lo abrí.

¡Quita eso, coño! ¿De quién es?

Es de una pija, Julián. ¿Es robado?

Está bien, metedlo dentro.

Y, tú, vete de aquí, no quiero volver a verte la cara.

(Tono teléfono)

Hola, hola, Nuria. Hola.

¿Qué tal? Mal, estoy en Urgencias.

Han atropellado a Espinosa.

(TARTAMUDEA) No me digas.

Están intentando salvarle.

Bueno, ¿crees que pueda no haber sido un accidente?

(TARTAMUDEA) ¿Por qué me lo preguntas?

Espinosa quería morir. ¿Y cómo sabes tú eso?

Me lo dijo Garralda, le pidió que lo matara.

(TARTAMUDEA) ¿Qué te lo ha contado?

Estoy muy preocupada por él, necesita que le ayudemos.

¿A él? ¿Y a nosotros quién nos ayuda?

Que la culpa de todo fue suya, él fue quien nos metió en esto.

Lo de anoche fue un accidente, que no se haga la víctima ahora

¡porque él fue quien quería matar a Espinosa!

¿De qué me estás hablando?

¡Que le pagó por matarle, Nuria, que le pagó!

¿Quién, Espinosa? Júrame que es verdad.

(TARTAMUDEA) Pues claro, pues claro que te lo juro.

¿Garralda conducía el coche?

No, no, conducía Sánchez, Garralda le envenenó.

Y ahora por su culpa... ¿Qué me estás...?

La Policía nos está buscando y lo peor de todo

es que él te habrá contado lo que le ha convenido.

¿Puedes probar eso?

(Música)

Quedamos en no volver al puto bar. ¿Por qué me has citado aquí?

¿Qué es eso de que Nuria lo sabe todo?

Garralda, Garralda se lo ha contado. Hijo de puta.

Como él ya no está pringado... ¿Qué es lo que le ha dicho?

Pues todo, todo, todo.

¿Y del dinero qué le ha contado?

Porque no le habrá dicho que nosotros lo cogimos...

¿Qué hacen aquí?

¿Qué te ha pasado? Me caí.

¿Tú qué haces con él? Es un chivato, que se lo ha contado todo a Nuria.

¿Crees que soy gilipollas o qué?

He hablado con ella, Garralda. ¿Y qué?

Pues que lo sabe.

Sabe que me pidió que lo matara, no que lo hiciera.

¿Se lo has contado tú?

¿Eh? ¿Tú le has contado algo a ella?

Yo no le he contado nada. Pues ya está, todo solucionado.

¿Podemos irnos, por favor? Espera, espera. ¿Cómo va el coche?

Tu coche ya no es un problema, lo hemos hecho desaparecer.

¿Cómo? Que ya no existe.

¿Cómo que no existe?

A ver, tu padre ha denunciado el robo, ¿no?

Bueno, pues el mismo ladrón atropelló a Espinosa y punto.

Sí, pero ¿dónde está? ¡Donando piezas a otros coches!

Te hemos salvado el culo, deberías estar agradecido.

Fue un accidente. ¿Y por qué huiste?

Al hacerlo nos volviste cómplices, tío.

(Tono mensaje)

Sonia. ¿Es él?

-Estábamos juntos en esto, joder. Pero ¿tú eres idiota, eh?

¿Tú eres idiota o qué? ¿Prefieres el coche o la cárcel?

(TARTAMUDEA) El coche lo está buscando la Policía,

hay un vídeo en las noticias.

No me toquéis los cojones, no me toquéis los cojones.

Mira, tengo una idea, te devolvemos tu puto coche

y vas a la Policía y te entregas, ¿prefieres eso?

¿Qué?

Sí, hombre, sí, así van a ver tu buena fe.

Os habéis acojonado, ¿no?

Queréis salvaros y señalándome como único culpable.

Perdona, pero te recuerdo que el que conducía eras tú.

Qué hijos de puta sois, de verdad, qué hijos de puta.

Eh, eh, chicos, no podemos seguir ocultándolo.

¿No sería mejor que lo confesáramos todo a la Policía,

que les dijéramos la verdad? ¿La verdad?

El profesor decía que la verdad es relativa,

coño, qué razón tenía que hace tres días queríais matarlo

y ahora el asesino soy yo. Hace tres días él quería morir

y yo le quité eso de la cabeza. ¡Y una mierda, qué buen psicólogo!

¿Quieres saber lo que conseguiste? Nada.

-Nuria.

-Documentación, por favor.

(Música tensión)

¿De dónde has sacado eso? Se le cayó en el atropello.

(TARTAMUDEA) ¿Y por qué tenía una pistola el profesor?

Porque iba a suicidarse,

pero como vosotros no le matabais decidió hacerlo él mismo.

Lo decidiste tú por él. ¡Fue un puto accidente!

Si se le cayó, ¿por qué la cogiste, gilipollas?

Para defenderme de vosotros, hijos de la gran puta,

que sabía que volveríais a jugármela. Se te ha ido la olla.

¿Queréis que confiese? Pero si caigo yo aquí, caemos todos.

Cálmate, Rafa. ¡Me habéis jodido la vida!

Te la vas a joder tú solo. Sin coche no hay pruebas.

¿Qué, chicos, lo de siempre?

(Gritos, bullicio)

¿Qué haces, qué haces? Baja eso.

Sánchez, eh, eh.

¡Ahora!

(Gritos, bullicio)

(FORCEJEAN)

(GRITAN)

¿Qué pasa? ¡Un arma, tiene un arma!

¡Suéltala, suéltala!

(FORCEJEAN)

(Música tensión)

¡Nuria!

Sánchez, Sánchez...

¡Suelta el arma!

¡Suéltala!

-Suéltala, chico, déjala en el suelo.

-¡Que la suelte, coño!

(Música suspense)

-¡Suelta el arma, suéltala ya!

-¡Deja el arma en el suelo!

¡No!

(Música suspense)

Vale, quieto, ni se te ocurra moverte.

(Música suave)

¡Policía, quieto! -¡Alto!

-¡Levanten las manos!

-¡Enséñame las manos, enséñame las manos!

(Sirenas)

(Bullicio)

¡Silencio en la sala!

(Continúa bullicio)

¡Silencio en la sala!

-Con la venia, señoría.

A ver si nos aclaramos,

el señor Garralda cobró por matar a Sebastián Espinosa, pero no cobró,

iba a matarle, pero no lo mató.

Los chicos montan un escándalo con una pistola descargada

que encontraron en un contenedor

y usted, señor Julián Acevedo, afirma que el vehículo del atropello

aparece misteriosamente en su taller tras haber sido robado.

-Misteriosamente no, misteriosamente no, lo trajo él.

-Curioso, porque no sabe conducir,

sus huellas no estaban en el volante

y el propietario afirma que estaba con él

cuando se produjo el robo.

De todas formas, usted acepta el vehículo sin ningún problema.

-Sí, no sabía que se hubiera atropellado

a una persona con ese coche.

-Pero sí sabía usted que el coche era robado,

usted, que previamente encarga a unos individuos

de interesante historial, por cierto, que amenacen al señor Garralda

con hacerle daño a él o a su padre.

Usted, que, casualmente, mantuvo retenida a la víctima

durante unas horas en contra de su voluntad.

No tengo más que añadir.

(Bullicio)

-¡Silencio en la sala!

¿Es que son ustedes incapaces de guardar el orden?

-Bueno, ¿qué? ¿Nos vamos ya?

(Música suave)

¿Cuándo tenéis que dejar la casa? Mañana.

Lo siento.

¿Tú eres...? Un alumno de su marido.

Garralda.

Él guardaba esto para ti.

Pero... El seguro ha cumplido.

Entonces, ¿podrá operarse?

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

Ahora voy.

"Señor Garralda, por fin tiene el sobre,

no crea estar loco, no, nunca estuvo en mi chaqueta.

No podía arriesgarme a que usted no cumpliera su parte del trato

y ella se quedara sin nada.

Aunque parezca mentira, usted me enseñó algo,

que el vitalismo se puede contagiar porque no es una cuestión de edad,

sino de mentalidad, y en eso usted está fabricado

con mimbres ejemplares.

Sin embargo, hay que reconocer que usted como asesino es un fiasco

y que tampoco sus colegas han resultado muy habilidosos.

Como decía el poeta: 'La vida empieza hoy para todos,

excepto para el que está enterrado en ese nicho con mi nombre'.

En el hospital alguien debió confundir mi expediente

con el del mendigo que compartía mi habitación

y al salir yo del coma, me pasaron a planta con sus datos.

Él falleció sin enmendarse el error y mi mujer aprovechó

para reconocer su cadáver como el mío,

a ojos de todos Sebastián Espinosa está muerto.

Garralda, piense con el corazón siempre,

que es bastante más sabio que la cabeza.

Ah, un consejo, un ruego, tómelo como quiera,

por el bien de la humanidad no ejerza nunca.

Garralda, hijo,...

aprobado".

(Música triunfal)

¿Nos vamos? Sí, voy.

¿Todo bien? Todo perfecto.

(Continúa música)

(Música tensión)

(Música créditos)

Cine en TVE - Asesinos inocentes

02 sep 2017

Francisco Javier Garralda es un universitario al que una última asignatura le separa de su título académico. Tras cazarle copiando en el examen, Sebastián, su profesor, le propone un trabajo como única oportunidad para lograr el aprobado: asesinarle.

Contenido disponible hasta el 2 de febrero de 2029.

ver más sobre "Cine en TVE - Asesinos inocentes " ver menos sobre "Cine en TVE - Asesinos inocentes "
Programas completos (135)

Los últimos 166 programas de Cine en TVE

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios