www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4491630
Para todos los públicos La ciudad no es para mí - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Hola, amigos de "Cine de barrio", buenas tardes y bienvenidos.

Comenzamos un programa más lleno de recuerdos y homenajes.

Que tienen que ver, sobre todo, con don Paco Martínez Soria.

Y la película que vamos a ver dentro de unos minutos.

"La ciudad no es para mí". Las 40.

Agustín Valverde es un anciano viudo que nunca ha salido de su pueblo.

Un día decide visitar a su hijo que vive en Madrid.

En Madrid solo va a servir de estorbo a su hijo y a su nuera.

-¿Estorbar a un hijo? ¿Pero qué idea tiene usted de los hijos?

Cargado con su cesta llega a la gran ciudad.

Donde todo es muy diferente.

¡Madre! Si parece mentira...

Aunque sus costumbres y su forma de ver la vida

chocan con las de la familia de su hijo...

Con la de trenes que descarrilan.

-Ya no te acordabas de mí, ¿verdad?

Agustín se empeñará en solucionar los problemas de todos

antes de regresar a su pueblo.

¡Ay! Malo, algún lío tienes tú.

Paco Martínez Soria es el protagonista de esta película.

Una de las comedias más populares del cine español.

Mira, nieta, la ciudad no es pa' mí. Don Paco Martínez Soria

ya era conocido como actor, sobre todo de teatro.

Y desde hacía muchos años

encabezaba las obras que representaba con su propia compañía.

Pero "La ciudad no es para mí"

es la película que le convirtió en protagonista cinematográfico

de gran éxito.

Su carrera como actor de cine comenzó en 1934

dirigido por Ignacio F. Iquino.

Y tras la Guerra Civil volvió a las pantallas

con un pequeño papel en la película "Alma de Dios".

-Sí, pero como todavía no hay plaza en la agencia,

resulta que el chico me daba una parte de su jornal.

Esto no pude consentirlo por más tiempo, ¡y ayer "dirimití"!

Un melodrama al que seguirían cinco comedias,

en las que casi siempre don Paco aparecía muy caracterizado.

Hoy llega el gran pianista don Fulgencio Manso, ausente muchos años

de España. Viene a visitar a la familia de su difunto hermano,

y por respeto al luto, se asegura que no piensa dar ningún concierto

en este país. -El profesor soy yo.

Pero las clases son de 6:00 a 7:00. Yo quisiera atenderles a ustedes,

pero en estos momentos estoy muy ocupado. Dígaselo, explíqueselo.

Que estoy muy ocupado. Una piedra, ¿ven ustedes?

Aquí está la piedra, esta es la lupa y aquí estoy yo.

-Bueno, concretando, ¿qué deciden ustedes?

-Que renuncio a la fortuna y a la boda.

-Y yo. -Muy bien. Magnífico.

Estas son las consecuencias de esa ola absurda que corre por el mundo:

el amor sobre todas las cosas. -Sorprendida...

En flagrante delito de adulterio. -¿Quién es usted?

-¿Que quién soy yo? Vengador de su honra.

Mi presencia ha helado la sangre en tus venas.

-¿Conoces a este señor? -Por mi desgracia y para mi deshonra.

Es mi esposa. -Esa cartera te la habrás dejado

en otro traje. Hazme el favor. -No, padrino, de eso estoy seguro.

He debido perderla. No sabes el disgusto tan enorme que tengo.

-¿Llevabas mucho dinero? -6000 pesetas que no valen la pena,

pero había unos documentos; y sobre todo, algo que...

Te lo voy a decir porque tú, más que padrino, eres mi confidente.

-Hombre, tú y yo somos dos. ¡Ay! Digo uno.

A partir del año 1943

don Paco deja el cine para centrarse en el teatro.

Hasta principio de los años 50, en que vuelve a rodar varias películas.

Entre ellas, una nueva versión de "El difunto es un vivo".

Eso sí, ya como protagonista.

(RÍE)

Paulina me dijo que una silla cojeaba y yo empecé a cortar y cortar, y...

No se me ocurrió serrar las patas de la mesa.

Pero si quieren, en un momento lo nivelo todo.

¡Paulina, el serrucho! -Yo no te obligo.

Aunque quisieras, no podrías evitarlo.

Está decidido. -¡No lo haré, señorita, no lo haré!

Yo soy un hombre honrado, un buen padre de familia.

Nunca seré un criminal.

(Música de tensión)

Tu ron lo traerán de un momento a otro.

En este recinto no lo van a llevar a otro piso.

¿Y de la cena qué? -Preparada para cuando tú dispongas.

-Pues ipso facto. Que el cuerpo pide calor.

-Bueno, ¿estamos todos? -Todos.

No tengo más amigos que vosotros. Y de familia sí.

De familia falta mi primogénita. Sabe Dios dónde estará.

Maravilloso en todas las películas.

Después de esa última que acabamos de ver, "Su desconsolada esposa",

don Paco abandonó nuevamente el cine para centrarse

otra vez en el teatro.

En mayo de 1960

comenzó la construcción de su teatro en Barcelona, el Talía,

que inauguró en diciembre con el estreno en esa ciudad

de la obra "¿Qué hacemos con los hijos?" de Carlos Llopis.

Que seis años después se convertiría en una película

que hemos visto aquí, en "Cine de barrio".

Esos sí que es una novedad. Saca unas copas, que vamos a brindar.

En ese mismo teatro, el Talía,

estrenó a finales de agosto de 1962 "La ciudad no es para mí".

La obra tuvo un éxito tremendo.

Llegando a alcanzar más de 3000 representaciones.

Lo que hizo que Pedro Masó se interesara por ella

y decidiera llevarla al cine. Eso sí,

con don Paco Martínez Soria de protagonista.

Belén, ya me voy. ¿No me vas a dar un beso?

(Música)

Ya la ha hecho llorar, este va a ser el final de su obra: hacer que todos

lloren para que usted pueda realizar su capricho.

-¡Demonio con el maestro escuela!

¿Pero es un capricho quererme ir a vivir con mi hijo?

La película, como yo decía antes, se convirtió en todo un taquillazo.

En el que influyó, sin duda,

el éxito teatral que había tenido previamente.

Pero también el boca-oído.

Porque en esa época las películas se mantenían más tiempo en el cine.

Sin necesidad de hacer tanta promoción.

La promoción entonces se hacía a través de la prensa,

la radio y la televisión.

Y un elemento fundamental era el cartel de la película.

Entonces se hacían a partir de dibujos previos,

realizados por verdaderos artistas.

Que reproducían escenas de la película

o los rostros de los actores protagonistas.

El cartel de "La ciudad no es para mí"

fue obra de uno de los cartelistas más prolíficos y populares

de nuestro país: Francisco Fernández Zarza.

Más conocido como Jano.

De quien la Filmoteca Española

acoge una exposición de parte de su obra.

(Música)

Esta exposición que ha organizado Filmoteca Española

es una selección de la amplísima obra de Jano, de mi padre.

Hemos intentado que fuera algo muy representativo

de una trayectoria que fue larguísima,

de más de 40 años haciendo carteles de cine.

(Música)

Jano fue el cartelista que más carteles ha hecho

en la historia del cine español.

Y en un momento en el que el cartel

era el que llevaba al público al cine.

El día que le conoció Terenci Moix,

lo primero que le dijo fue: "La cantidad de malas películas...",

utilizó otro término un poco más fuerte,

"...que me he tragado por culpa de tus carteles".

(Música)

Desde muy pequeño, era muy aficionado al dibujo.

Era su gran pasión.

Tanto es así que su primer dibujo publicado

se lo publican con cinco años.

Y desde su infancia el cine fue su otra gran pasión.

Pasa la Guerra Civil, la cárcel, el servicio militar,

y en el servicio militar, donde empieza a dibujar cómics,

por fin puede dar rienda suelta, digamos, a su afición,

pero inmediatamente le dan la oportunidad

de entrar en una distribuidora de cine, hacer carteles de cine,

y ahí puede unir sus dos pasiones,

que son, por una parte, el dibujo, más que la pintura, el dibujo,

y, por otra parte, el cine.

-¿Profesión? -Labrador.

-¿Y dónde vas a cavar? ¿En el asfalto?

-Este cartel lo hizo para la presentación de la película

en el Festival de Cannes,

porque se distribuyó en España con otro cartel,

que es justo el que está al lado.

No ganó el certamen de carteles que se hizo en ese año en Cannes

por razones políticas.

Los yanquis han venido, olé salero con mi regalo.

Está haciendo referencia a una idea,

que es ese dinero, esa especie de maná que vendrá de Estados Unidos,

esa especie de sueño que ellos tienen

que tiene mucho que ver con lo paródico,

y ese otro elemento que es el escenario,

ese falso pueblo español.

-¡Oiga, señor guardia!

¿Y los de mi pueblo cuándo pasamos pues?

-Podemos ver cómo se supo ajustar muy fielmente

a la temática de la película.

Por una parte, predomina la figura de Paco Martínez Soria

en una caracterización que es inequívoca.

Y luego, de alguna manera, se anuncian las peripecias

y el aire de comedia en base a una serie de viñetas

que lo que hacen es representar las cosas que le van a ir pasando

en la película, el despiste que el pobre personaje tiene

al moverse en una gran ciudad como era el Madrid de los años 60.

-¿Qué se habrá creído el general este de la gorra?

Vamos a retroceder ahora en el tiempo

para situarnos nuevamente en 1966,

que es cuando se estrenó "La ciudad no es para mí".

Exactamente, el 15 de marzo.

Así que vamos a recordar qué cosas pasaban en España en ese año,

1966.

Bailé con chicas que estaban muy bien,

que a uno le ponen mal.

"Mi gran noche", uno de los grandes éxitos de Adamo en 1966,

nos sirve para comenzar a hablar de un año

en el que, por ejemplo, se celebraron los 10 primeros años

de Televisión Española.

El 4 de febrero, esta casa comenzaba a emitir una serie

que se convertiría en mítica, "Historias para no dormir",

escrita y dirigida por Chicho Ibáñez Serrador.

En esa época, los españoles dominaban poco

los idiomas extranjeros, y nuestros cantantes

solían hacer versiones en nuestra lengua

de los éxitos foráneos, como este "Strangers In The Night".

No se sentirán

extraños nunca más.

Quien sí hablaba idiomas era don Manuel Fraga,

ministro de Información y Turismo, que, en marzo de 1966,

apareció en bañador en las costas de Almería

para demostrar que no pasaba absolutamente nada

con una bomba que los americanos habían perdido a mediados de enero

cerca de Palomares.

Por esos días de marzo llegaba a España un actor británico,

Roger Moore, muy popular por su personaje en la serie

de televisión "El santo".

Yo soy aquel que por tenerte da la vida.

Nuestra cantante más internacional, Raphael,

fue el encargado de representarnos en Eurovisión,

pero no pasamos del sexto puesto.

El que sí tuvo éxito fue el Atlético de Madrid,

que sería, en 1966, campeón de Liga.

El Real Madrid de esa época yeyé triunfaba en Europa,

logrando este año su sexta copa de campeón de Europa.

(Música)

El "Black Is Black" de Los Bravos fue, sin lugar a dudas,

uno de los hitos musicales de 1966.

El 30 de junio se convertían en el primer grupo

y canción españoles que entraban en la lista de éxitos británica,

donde llegarían al segundo puesto.

No tuvo el mismo éxito la selección española de fútbol

en el Campeonato Mundial que se celebró en junio

en Gran Bretaña.

España cayó eliminada en la primera fase,

y el campeonato lo ganó Inglaterra tras vencer a Alemania por 4-2.

Precisamente en Gran Bretaña se produjo otro de los hechos

trascendentales de este 1966.

Un tenista español, Manolo Santana, ganaba por primera vez

el torneo de Wimbledon.

Con un sorbito de champán.

El otro gran grupo del pop español, Los Brincos,

y su canción "Un sorbito de champán"

se convirtieron en el primer número uno español de una lista,

la de Los 40 Principales,

que se inauguró el 18 de julio de 1966.

Y con champán tal vez se celebraron otros eventos de ese año,

como el triunfo de Paquita Torres en el concurso de Miss España,

celebrado en Salou.

La inauguración, el 2 de octubre,

del nuevo estadio del Atlético de Madrid,

junto al río Manzanares,

en un partido frente al Valencia Club de Fútbol,

o el 10 aniversario de TVE el día 28 de octubre,

que unas semanas después, el 15 de noviembre,

inauguraba oficialmente las emisiones de su segundo canal,

el UHF.

También en esos días del otoño de 1966

el Dúo Dinámico ganaba el octavo Festival del Mediterráneo

con su canción "Como ayer".

Vuelve a quererme otra vez como ayer.

Se ponía en circulación una nueva moneda de 100 pesetas,

la primera que se acuñaba en plata desde hacía más de 30 años.

Y uno de los grandes del toreo, Antonio Bienvenida,

decía adiós a los ruedos.

Mejor era cuando pensabas que me necesitabas,

ahora todo pasó.

Escuchamos ahora otro éxito de Los Brincos,

grupo que, antes de finalizar 1966,

abandonarían dos de sus miembros, Juan Pardo y Antonio Morales Júnior,

para iniciar una nueva aventura musical.

En noviembre, Franco presentaba en las Cortes

y ante las cámaras de televisión la Ley Orgánica del Estado.

España tiene la forma,

la forma de piel de toro.

Y la gente de esa "Piel de toro" que cantaba Rudy Ventura

se preparó a votar en referéndum la nueva ley,

que, por supuesto, fue refrendada por una arrolladora mayoría.

El 95 %, unos 19 millones de españoles,

votó "sí" aquel 14 de diciembre de 1966.

¿El Año Viejo está, por favor?

Anda, se ha ido ya, ¿no?

Unos días después, llegó el Año Nuevo,

y en TVE lo recibieron con humor y todo tipo de música.

(Música)

España yeyé, que empezaba a cambiar y a hacerse más cosmopolita.

Se estrenó la adaptación cinematográfica

de "La ciudad no es para mí",

que trata de la exaltación de lo rural

en detrimento de lo urbano.

En línea con aquello de "menosprecio de corte

y alabanza de aldea".

Arranca, Eusebio, o me quedo.

-¡Adiós, Agustín! -Adiós a todos.

El argumento cuenta el viaje de Agustín Valverde,

el personaje que hace don Paco desde su pueblo, Calacierva,

hasta Madrid, para ver a su hijo y a su familia.

Y algunas secuencias de la película, como la de la plaza de Atocha,

se han convertido en un referente

que ha influido en otras películas posteriores.

(Claxon)

¡Venga aquí!

-¿Te quieres quitar de ahí, desgraciado?

-¿Desgraciado por ir por la calle? La calle es de todos, ¿no?

-¡Quítate de en medio, cateto! -¡Cateto tu padre!

(GRITAN)

Otra de las secuencias que todos recordamos

es la de las marquesas.

Con el encuentro entre ese hombre "tan rural", como dicen ellas,

y las dos amigas de su nuera.

Y de la que Cruz y Raya hicieron una imitación

muy muy divertida.

¡Bu!

(RÍE) Qué susto les he dado.

-¿Qué hace usted aquí? -Dispensa, ha sido una broma,

pero como decían: "Pínchale, pínchale",

pues he pinchado.

-¿Quién es este hombre tan rural?

-Un pariente de mi marido.

-Agustín Valverde para servirles.

¡Madre!

(Risas)

A lo que íbamos, que no me dejan salir de la habitación

porque dice mi nuera que van a venir a verla

dos marquesas de alto copete y alto standing.

Pero que por lo visto son unas petardas.

(AMBAS) ¿Qué?

-Lo que oyen. -Aquí se masca la tragedia.

La ciudad a la que llega Agustín Valverde,

el personaje que hace don Paco,

es el Madrid de mediados de los años 60.

Y los nietos del protagonista, lógicamente, son unos chicos yeyés,

seguidores de un grupo musical del momento

que se llamaba Los Shakers,

que aparecieron en alguna que otra película de esa época.

La acción de la película transcurre, por lo tanto, en dos lugares:

el pueblo, donde vive el protagonista,

y la ciudad de Madrid, donde viven su hijo y la familia.

Entre los actores y actrices que interpretan

a los personajes del pueblo

están Manuel Tejada, que hace del cura;

José Sacristán, que hace de sacristán;

Valentín Tornos, el inolvidable Don Cicuta

de "Un, dos, tres, responda otra vez",

que interpreta al cartero;

y Marta Baizán.

¿Quién te dijo que vinieras, la abuela?

-Nadie, es que quería verle antes de que se fuera.

En las secuencias de la ciudad aparecen Venancio Muro,

como un timador;

Manolo Gómez Bur, de guardia de tráfico

en la famosa escena de la plaza de Atocha;

Eduardo Fajardo, que interpreta a Agustín,

el hijo del personaje de don Paco;

Doris Coll, que interpreta a Luchi, su mujer;

Cristina Galbó, que hace de la hija de ambos;

e interpretando a los jóvenes de su pandilla

encontramos a Luis Varela y a otra guapa actriz de la época,

Dyanik Zurakowska.

También encontraremos a Sancho Gracia,

como un joven médico;

a Gracita Morales, que hace de la criada de la familia;

a Alfredo Landa, como vendedor de pollos.

¿Los quiere de granja, de cámara o de importación? Todos son frescos.

Y dos insignes actrices

de nuestro panorama cinematográfico español,

que son Margot Cottens y María Luisa Ponte,

que interpretan a las dos marquesas.

Un gran reparto dirigido por Pedro Lazaga,

que, después del gran éxito que tuvo esta película,

dirigió otras siete veces más a don Paco Martínez Soria,

de cuya muerte pasado mañana, 26 de febrero,

se cumplen 36 años.

Les dejo ya con "La ciudad no es para mí",

película con la que estoy segura de que van a pasar ustedes

un rato muy divertido

y que no nos cansamos de ver una y otra vez.

Y ya saben que si les hemos gustado, que estoy segura de que sí,

les espero aquí, en "Cine de barrio",

el próximo sábado.

Un beso para todos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La ciudad no es para mí

Cine de barrio - La ciudad no es para mí

24 feb 2018

Concha Velasco presenta la película "La ciudad no es para mí"; protagonizada por Paco Martínez Soria.

ver más sobre "Cine de barrio - La ciudad no es para mí" ver menos sobre "Cine de barrio - La ciudad no es para mí"
Programas completos (370)

Los últimos 380 programas de Cine de barrio

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios