www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4940264
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 15/01/19 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Yo no tendría que haberte mentido con lo del embarazo,

así que... que lo siento.

-Bueno, yo también siento mucho no haber sido claro contigo,

así que perdóname.

-Tú sabes que Dacaret se va a ir muy pronto, ¿verdad?

-Sí, lo sé.

-¿Y por qué no le dices lo que tú sientes?

De verdad, Rocío, es que creo que, si no lo haces, te vas a arrepentir.

-Que... Antes de que te vayas, me gustaría comentarte una cosilla.

-Rocío, si es para despedirte, no me gustan las despedidas.

-No, no tiene nada ver con eso, es una cosilla...

(Teléfono)

Oye, ¿me permites un segundo? Es mi hija, tengo coger.

-Sí, claro, claro.

-Sí, sí, estoy en el hospital.

En cuanto llegue a casa, te llamo, que estaré más tranquilo.

(Llanto bebé)

¿Cómo estás?

-Bueno, bien. Me cuesta un poco hacer vida normal,

pero poco a poco y paso a paso.

-Me dijeron que dejabas el hospital.

-Sí, me va a venir bien alejarme un poco.

-¿Te vas a ir de la ciudad? -Es lo mejor.

-¿Es tuya? ¿Me la has dejado tú ahí?

-No... No es mía, Carlos. -¿De quién es entonces?

-No sé, lo dirá dentro del sobre, pero bueno...

Está claro, Carlos, no tienes que darme explicaciones.

Ya no estamos juntos.

(LEE) "Prométeme que vas a hacer todo lo posible por ser feliz.

Gracias por tanto, Carlos. Te quiero. Angela"

(Música cabecera)

Ah, adelante, adelante. Pasa, ya era hora.

-¿Perdón?

La silla, que lleva aquí dos días y..., no sé, está estorbando.

Imagino que la habréis echado de menos, ¿no?

-Ah... Sí, sí.

Tú no has venido por la silla, ¿no?

-Bueno, si tú quieres, yo me la llevo a hora mismo, pero...

Anda, pasa.

Siéntate.

¿Tienes un su segundito?

Dime, ¿qué pasa?

-Ah... A ver, que yo sé que estás de guardia, ¿eh?

Si viene alguien, pues yo me voy y ahí te dejo.

-No, tranquila, porque tengo un hueco.

-Vale... A ver, como la doctora Oría está de vacaciones,

y... bueno, como tú también eres ginecólogo... Ah...

Esther, si te incomoda,

si quieres...intento encontrar a otro.

-¿Te incomoda a ti? No, a mí no, en absoluto.

Pero, a veces, suele ser al revés.

-No, yo sé que tú me vas a guardar el secreto profesional, así que...

¿Qué pasa?

-Bueno, que desde anoche... me molesta mucho al... al hacer pis.

¿Solo molestias?

-Y picores, que tengo mucho picor. Ramón, me pica muchísimo.

Ya, los picores son en la zona genital, ¿no?

Sí, sí. En la zona genital. Y..., bueno, a ver... yo es que...

es que, bueno, también tengo un dolor aquí, como aquí, en el vientre...

Y, bueno, yo pensaba que era infección de orina,

como alguna otra vez...

Y me tomé el Cipro... Ci... Ciprofloxacino.

-Eso. Bueno, pero no me ha hecho nada y me sigue doliendo...

Es que me pica muchísimo...

Escuchame, Esther, ¿quién te ha recetado el Ciprofloxacino?

Bueno, es que...

Bueno, ya sé que no tendría que haberme automedicado,

pero es que no podía más, Ramón.

No podía más, me estaba desquiciando el picor.

Bueno, entonces, lo que tenías que haber hecho es venir a Urgencias,

como hoy, ¿de acuerdo?

Porque has cometido dos errores...

Uno, automedicarte, y otro, autodiagnosticarte.

-Ya, ya lo sé...

Bueno, es que no sé... Es que era como la otra vez...

Bueno, como la otra vez no sería, ¿eh?

Porque, si no ahora mismo no estarías aquí sentada, ¿no?

Esther, lo ves todos los días.

Pacientes con supuestas infecciones

que solamente los médicos podemos diagnosticar y, a veces,

tenemos que hacer un montón de pruebas

antes de poder llegar a ese diagnóstico.

-Sí, ya lo sé. Tienes razón. No volverá a ocurrir.

Vale, eso espero. Sobre todo, por tu salud.

Señorita, pase a la camilla que le voy a hacer una exploración.

Vale. Gracias.

Algunos alimentos nos pueden ayudar a prevenir infecciones

estimulando el sistema inmunitario.

¿Qué clase de alimentos?

Aquellos ricos en hierro, como las legumbres o los cereales;

aquellos con abundante zinc: apio, la borraja, los melocotones,

o aquellos con abundante vitamina B, como los huevos o los cereales.

En el caso de Esther, por los síntomas que presenta,

es obvio que no tiene una simple infección de orina.

-Bueno, yo le agradecería muchísimo que hablará con algún compañero.

Que conste que se lo pido porque es una cosa importante.

Si no, no se lo pediría.

Y una última cosa, la cita es el viernes.

"No, bueno no, Dacaret,

si no le das la información que le tienes que dar..." Bueno, no.

A ver, céntrate... Bien, escuche...

Bueno, tengo un compromiso importante

y me necesitaría que me consiguiera un cambio de guardia...

Hola, Pepa.

-Yo ya sabía que te faltaba un tornillo, pero no tanto.

-Ya... -¿Qué haces?

-Tengo que pedir un cambio de guardia para...

Bueno, para irme a Estados Unidos.

Sí, no me mires así, ya sé que suena un poco ridículo.

Pero tengo que hacer un trámite en el Consulado americano

y tengo la cita el viernes.

-No me creo que te vayas.

-Ya... Yo, hasta que no esté sentado en el avión, te prometo que tampoco.

-Bueno, al menos, tendrás ganas de ver a tu hija, ¿no?

-Pues sí, tengo muchas ganas de verla y de ir para allá,

pero si no soluciono el tema del trámite en el Consulado...

Al final, me incorporaré tarde, perderé el vuelo

y todo será un desastre.

-Oye, oye, tranquilo.

A ver, es una solicitud de cambio de guardia más que justificada,

no te pongas nervioso.

-Sí, muy justificada, pero resulta que hay un nuevo jefe de servicio.

Y sabes quién lo ha nombrado, ¿verdad?

-Sí... Herrera.

-El mismo... Pues parece que es un muy de su estilo.

Sí, es un borde redomado.

Sí... Y el hecho de que me tenga en el punto de mira pues tampoco ayuda.

-¿A ti también? Ah, ¿sí? ¿Y de qué te acusa?

-Pues no sé. Al parecer, le molesta

que él acabe de llegar y que yo me quiera ir.

Eso sí, solo espero que no me ponga trabas y me fastidie.

-Mira, estoy harta de que tengamos que andar con pies de plomo

por este tío, es que...

Bueno, mira, perdona, es que me saca de mis casillas, te creo.

-Bueno, no te preocupes, si él tiene esa habilidad para tocar la moral.

Bueno, oye, voy para allá.

-No, no, que te puedes ahorrar el paseo.

-Mira, gracias por animarme, Pepa.

-Está ahí el jefe de servicio, que acaba de pasar por ahí.

-Vale. Suerte.

(RUIDO) Perdón, perdón.

-Pero Dacaret... ¡Dacaret!

Esther, te cuento...

Verás, por lo que he visto en la exploración,

tienes el introito enrojecido y abundante secreción.

Ah, perdón... Es que no controlo mucho el introito.

Bueno, lo que me gustaría es que controlaras más otro tipo de cosas.

-Ya... Entonces, no es infección de orina.

No. Por lo que he visto en la exploración, no.

-¿Entonces...?

-Verás, todavía tengo que hacerte unos cultivos,

pero todo apunta a que sea una vaginitis.

¿Una vaginitis? -Sí.

-¿Por qué? Provocada... Pues no lo sé.

Puede ser por una cándida, por una infección bacteriana

o, incluso, una vaginitis a causa de...

-¿De una enfermedad de transmisión sexual?

Sí. Y es ahora cuando me deberías decir

que no has mantenido relaciones sexuales de riesgo.

-Ah... No, no... No sé, Ramón.

Esther, ¿eso significa que sí o que no?

-Pues que... a lo mejor sí.

-Vale, vale. Vamos a hacer una cosa.

Verás... Vamos a comenzar con un tratamiento antibiótico empírico

que abarque todas las posibles bacterias que están implicadas

en una enfermedad de transmisión sexual, ¿de acuerdo?-Vale.

Cuando tenga a los resultados del cultivo, entonces,

ya sabré exactamente qué tipo de bacteria lo ha provocado.

Y el antibiograma nos confirmará o no

si el tratamiento está funcionando.

¿Y... si no funciona?

Entonces, te vuelves a pasar por aquí y ya vamos viendo.

-Vale. Oye, busco una enfermera.

¿Quieres a alguien de confianza para que te tome la muestra

para un cultivo?

-Sí... Esther...

-No te preocupes, Ramón, que estoy bien.

¿Seguro? -Sí, sí. Sí...

Vale. -Eh, gracias... Bueno, me voy...

Ya me... ya me llevo la silla.

Esther, cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde estoy,

¿de acuerdo? -Vale. Gracias.-Vale.

El preservativo, si se usa de forma correcta,

reduce el riesgo de enfermedades de transmisión sexual

y es el mejor al método de prevención

frente a enfermedades como el VIH.

No obstante, al no cubrir toda el área genital,

puede haber algún tipo de riesgo.

Por eso, es importante acudir a las citas,

tanto con el ginecólogo como con el urólogo y, desde luego,

elegir cuidadosamente a nuestros compañeros sexuales.

(MEGAFONÍA) "Esther González, acuda a quirófano 3, por favor "

Eh, eh... Hola, escucha... Déjame entrar un segundo, por favor.

-Lo siento, pero no me dejan darte información.

-Ya... Bueno, pues dale mis más sinceras disculpas...

O no, mejor dile que lo siento muchísimo, ¿vale?

-Doctor, él no...

-A ver, tú y yo... ¿cuánto tiempo hace que nos conocemos?

¿Y cuántos favores te pido? Ninguno. Te pido esto una vez, por favor...

(MEGAFONÍA) "Guillermina Martín, acuda a recepción, por favor".

¿Sí? Gracias, gracias... ¡Toma! -¡Eh, eh! Matajefes...

-Hombre, Pepa, por favor, que ya tengo bastante con lo que tengo.

Escucha, que yo no tuve nada que ver.

-No, no, qué va... Tú, solamente, llegaste hacia él corriendo

y, poco después, pues...

-Se cayó solo, de verdad. -Oye, que yo estaba ahí.

¿Te acuerdas? Y tú llegaste... derrapando.

-Vale, vale. Igual sí que llegué con un poco de ímpetu.

-De ímpetu...

-A ver, ¿vas a cuchichear como el resto del hospital? ¿A mis espaldas?

¿O vas a escuchar lo que tengo que contarte?

Hombre, que me acerqué a él y yo quería hablarle.

¿Vale? Y me dijo que pasara de él y se fue.

-Ah, ¿sí? Que "pasaras" de él, así, textualmente.

-Textualmente. Y no me hizo ni caso.

Yo quería hablar con él un momento, le dije que era importante...

Bueno, era importante no, es importante.

-¿Y...? -Y huyó.

Y, es cuando se cayó y bajó rodando por las escaleras.

Y, ahora, no quiere saber nada de mí.

(BROMEA) Ah, o sea, que sobrevivió a la caída.

-Vale ya con las bromitas, Pepa, por favor.

-Vale, perdona, pero reconoce que la situación tiene lo suyo.

-Sí, lo que pasa es que ahora me da un poco de pena

porque me han dicho que no se saca el susto del cuerpo.

-Bueno, no me extraña,

es que no sé si sabes que estuvo inconsciente varios segundos.

-¿Me puedes decir por qué a mí me pasa todo esto?

¿Por qué tengo tan mala suerte? Que no lo entiendo.

-Bueno, mira, tranquilo. He hablado con Ana.

El TAC cerebral está todo correcto.

No tiene hemorragias, así que se queda en un susto.

Lo único que..., como se torció el tobillo, pues claro...

Bueno, que podía haber sido mucho peor, pero al final...

-¿Se torció el tobillo?

Así que yo tengo razón, se torció el tobillo y se cayó. ¿Lo ves?

Deduzco no has llegado a pedirle lo del cambio de guardia, ¿no?

-No.

¿Qué? -Nada, que como va a estar ingresado un tiempo,

pues han puesto un jefe de servicio en funciones.

-Sí, pero entonces, ¿todas mis esperanzas?

¿De quién se trata? ¿Quién es? -Es Merino.

¿Cómo?

-Bueno, Merino no es como Herrera. -Hombre, pues no, desde luego que no.

Tú sabes cómo nos llevamos Merino y yo.

-Eh, bueno... ¿Me dejas darte un consejo?

-A ver, Pepa, no lo entiendes...

Que tengo que cambiar esta guardia sí o sí, que es importante.

-Vale, pues por eso, sigue mi consejo.

Cuando vayas a hablar con él para pedir el cambio de guardia...

bueno, procura que esté en su consulta y sentado, ¿vale?

Así las posibilidades en de intento de asesinato se reducen al máximo.

Eh, me parto... Vamos...

¡Hola, Esther! ¿Qué..?

-Ramón, me duele muchísimo la tripa. -Ah...

-¿Pero qué es? ¿El bajo abdomen?

Sí, ahí abajo. Además, que no bajo de 38.

Vale. Haz una cosa. Túmbate, que te voy a hacer una exploración.

-Vale...

¿Te sigue molestando al orinar? -Bueno, menos, menos...

Y he aprendido a convivir con el picor, pero es que este dolor aquí...

Vale, vale. Dime si te duele.

-¡Ah! Aquí, aquí... ¡Uf! ¿Qué tengo ahí, Ramón? Me duele muchísimo...

Vale, vale, vale.

Verás, los cultivos han dado negativo, ¿eh?

Pero tanto PCR como la prueba ELISA nos confirman... la clamidia.

¿Sabes lo que significa eso, ¿no? -Mierda... Sí.

Significa que tienes una enfermedad de transmisión sexual

y estas son las consecuencias...

-Ya... Fui una idiota.

Ramón, te juro que siempre utilizo preservativo, siempre.

Pero no sé..., se me fue la olla. Ya...

-Por cierto, no estaré embarazada ¿no?

No, era una posibilidad, pero no lo estás.

Menos mal.

Verás, Esther, las enfermedades de transmisión sexual no son un juego.

-Ya...

La clamidia no es un juego, un posible VIH tampoco es un juego.

-Tengo que hacerme la prueba del VIH, ¿no?

Bueno, ahora mismo no.

Dentro de un mes, ¿de acuerdo? -Sí.

Es que no te entiendo, de verdad, trabajas en esto, te dedicas...

En fin, bueno, no es asunto mío.

-Que no, que no, si tienes razón.

Si ya te he dicho, siempre utilizo protección, pero yo qué sé...

Yo que sé, Ramón... Salí con una amiga,

estábamos de fiesta, conocí a un chico y... no tuve cuidado.

Pues tienes que avisar a ese chico.

-No... Que no, Ramón. Me muero de la vergüenza. ¿Es necesario o no?

Sí, es necesario. Además, es el protocolo.

Tenemos que hacerle análisis.

-Por una vez que me desmeleno y...

Bueno, por una vez más que suficiente, ¿de acuerdo? Llámale ya.

Dile que venga al hospital y voy a programarte una ecografía

para ver lo que está pasando en el interior de ese abdomen,

¿de acuerdo? Bueno, ahora vengo a contarte algo.

-Vale.

Hace mucho que no hablamos, ¿verdad?

-¿Qué dices, Clara? Si nos vemos todos los días.

Ya, mujer, pero no me refería a eso.

Quiero decir... que cómo están las cosas en tu casa después de...

¿De ser engañada, manipulada, de un intento de asesinato y un secuestro?

Pues genial. ¿Tú cómo lo llevarías? Pues como pudiera, me imagino.

-Pues así sigo yo.

Silvia, sé que estás muerta de miedo y cabreada y que,

muchos días, tienes que sentirte como una idiota

de pensar cómo te ha enredado Belén.

¿Sabes por qué te ha pasado eso?

Porque tú eres muy buena persona, de verdad.-Sí.

Eres alegre, confiada, positiva...

Por favor, no dejes que Belén ni nadie te cambien, ¿vale?

-Gracias, Clara.

Pero es que no lo puedo evitar.

Estoy como paralizada,

estoy todo el rato dándole vueltas en la cabeza a lo que ha pasado

y no salgo de ahí.

Es normal. Es que esto ha sido terrible, la verdad. Mira, ya pasó.

Ahora, no puedes dejar que siga ganando ella.

Lo que tienes que hacer es levantarte y seguir luchando...

¡Con un par!

-Hola, chicas. ¡Hola! ¿Estás bien?

-No... Es que acabo de llamar a un chico que conocí este finde...

Bueno, que salí por ahí y lo conocí...

¿Y... cuál es el problema?

-Bueno, que llamo y pregunto por Suso y me dicen:

"Charcutería San Isidro. ¿Dígame?".

Valiente sinvergüenza.

No entiendo cómo la gente tiene el valor de ir así por la vida, ¿eh?

Pues mira, tú ni caso. Ya está, Esther.

-Lo que pasa es que yo soy una idiota.

¿Idiota? Sí, hombre, encima...

Aquí, el único impresentable es él, un sinvergüenza.

-Pues sí, si te sirve de consuelo... a mí me ha pasado eso alguna vez.

-Bueno, a ti... y a más de una que yo conozco.

Mira, es que yo, algunas veces,

pienso en algunos y me sube así una cosa que me entran ganas...

no sé de qué. Fíjate, prefiero no pensarlo. Prefiero no pensarlo,

prefiero no pensarlo...

Gracias. Es que no es solo eso.

Eh... Mujer, no será la primera vez que te dan calabazas, ¿no?

A ver, quiero decir que... tampoco...

-Que no, que no te preocupes...

Te entiendo lo que quieres decir, que no me ofendes ni nada.

A ver, a mí ese tío tampoco me gustaba mucho... Es que no es eso.

-Entonces, ¿qué ha pasado? ¿Hay algo más?

-Sí... Hay algo más.

Es que no me apetece hablar mucho del tema, chicas, lo siento.

Ven aquí, anda.

Ven aquí, que lo que estás necesitando es un buen achuchón

y dejarte de tonterías.

-Ay, chicas... Ay... ¿Qué te pasa?

-¿Te duele? -Tengo... tengo un poco de dolor.

-Tía, que estás ardiendo... -Ya...

¿Te encuentras bien? -No... Bueno, es...

Os lo cuento, pero prometedme que no se lo vais a decir a nadie...

y mucho menos a nadie del hospital.

Claro.

Está claro que Esther tiene edad e información suficiente

como para saber que no tiene que tener sexo sin protección,

también creo

que las prácticas de estos chicos son bastantes cuestionables.

Aunque, bueno, no... no voy a entrar en la personal.

Ahora, lo que tenemos que hacer es localizarle

y tratar su enfermedad de transmisión sexual

para que no vaya contagiando a nadie más.

Merino, ¿tienes su segundo? -¿Es urgente?

-Para mí, sí. Bueno, si tienes mucho lío, da igual.

-No, dime, ¿qué pasa?

-¿Me he enterado que eres el nuevo jefe de servicio en funciones?

-Sí, ¿qué pasa? ¿Que vienes a ejecutarme a mí también?

-A ver, que fue un accidente, que tropezó con...

-Bueno, da igual, que tengo mucho marrón aquí y no tengo tiempo.

-Vale, es poca cosa.

Simplemente, me gustaría que me cambiaras la guardia del viernes

para cualquier otro día, me da igual cuál.

-¿Y cuál es la urgencia?

-Es que tengo una cita en el Consulado americano

y no puedo retrasarla.

-¿Por qué? -¿Por qué? Pues para la plaza de Nueva York.

-No. ¿Por qué no puedes retrasarla? -Pues no lo sé.

-A ver, ¿pero puedes o no puedes retrasarla?

-Hombre, supongo que dos o tres días, pero para qué arriesgarme, ¿no?

Bueno, cuando intentas atrasar algo en el Consulado

puede suponer dos o tres semanas.

-A ver, ¿has llamado al Consulado?

-Ya sabes cómo es el tema de la burocracia, todo es muy lento...

-Bueno, llama al Consulado

y mira a ver si lo pueden retrasar uno o dos días, por favor,

porque yo bastante lío tengo on los cuadrantes esta semana.

-Vale, pues yo llamo y lo intento.

A ver si puedes encontrar alguna solución, ¿vale?

Porque me van a decir que no.

-Bueno, tú llama y, luego, vemos. -Nada, a su servicio, jefe.

-Oye, con esa actitud, no me apetece nada ponerme a perder el tiempo

buscándote un cambio de guardia, ¿sabes?

-Vale, vale.

Hay que ver lo rápido que se les sube el poder a algunos a la cabeza, ¿eh?

También es casualidad

que todo esto pase justo cuando me voy a Estados Unidos.

Esto es envidia, hombre, está clarísimo.

Es que no hay otra explicación.

Bueno, por cierto, he podido hablar con el Consulado americano

y me han podido aplazar la cita.... para Semana Santa,

así que la decisión está en manos del amigo..., de Merino.

¿Has localizado al sujeto en cuestión?

-No. Me está resultando un poco más difícil de lo que yo pensaba.

Vale, pues tienes que intentarlo ¿eh? Es importante.

-Ya, ya lo sé. Menudo "espabilao".

Bueno, Esther, a ver, tienes líquido libre en el saco de Douglas.

-Ramón, eso de Douglas sí que sé lo que es.

Sí, el señor Douglas fue un hombre muy inteligente

que descubrió esta membrana que recubre la cavidad abdominal

que justo se encuentra entre el útero y el recto. Verás...

Te voy a hacer una exploración mucho más completa.

Luego, volveremos a repetir los cultivos

y tomaré una muestra del líquido para llevarla a analizar.

-Vale. Y que... que no me tengo que quedar ingresada, ¿no?

Me temo que sí.

-No... No, Ramón, por favor...

No, porque si me quedo ingresada, todo el mundo sabrá lo que me pasa

A ver, Esther, por mí, desde luego, no lo van a saber.

Ya... Eso ya lo sé, pero me temo que no será suficiente.

Esther, salvo que tú se lo hayas dicho a alguien,

de esta consulta no va a salir.

Y te tienes que quedar ingresada, esto no es un juego.

Ya...

(MEGAFONÍA) "Doctor Herrera, acuda a la sala de Personal, gracias".

¿Me pones un cortado para llevar, "porfa"? Gracias...

Hola... -Hola.

¿Cómo estás? -Podría estar mejor;

pero, bueno, no me quejo. Oye, hace mucho tiempo que no coincidimos, ¿no?

La verdad es que sí. ¿Qué? ¿Me echas de menos?

-Bueno, sí.

¿Has visto a Esther? Eh... ¿Por? ¿La necesitas para algo?

-No, es que estoy teniendo algún que otro problemilla y,

cuando hablo con ella, pues me suelo destensar.

Ah... -Bueno, cuando hablaba con ella.

Porque, al parecer, últimamente como que no está muy de humor.

Ya... Bueno, pues hoy creo que... tampoco estará por la labor.

-¿Por qué? Digamos que está un poco pachucha.

-¿Pero qué le pasa?

-Vale... Que no me lo quieres contar, ¿no?

Pero si fuera algo grave me lo dirías.

Sí. Que sí.

-Vale, vale. Mírame... ¿Y ti qué te pasa?

Que tienes como... -¿Contigo?

-No, no, conmigo no. Que tienes como una luz...

¿Una luz?

-Sí, no te rías. No te ofendas, pero como que... te veo como más joven.

¿Estás usando alguna crema o algo? Venga, tienes unas cosas.

-Unas cosas no. Mírate... Estás todo el rato con la sonrisa puesta y,

antes, te he visto canturreando. En serio, ¿es una crema?

-No, no. No uso ningún tipo de crema.

-Bueno, pues nada, es que no te he visto nunca así. Me alegro un montón.

Vale, gracias.

-En serio, cuéntame el motivo de tu felicidad porque no lo entiendo.

Vale. Verás, escúchame, tú y yo hace mucho que nos conocemos, ¿verdad?

-Un montón.

-Hemos pasado por muchas cosas,

hemos cerrado un hospital, en fin... Hemos tenido lo nuestro...

A sí que...

Me estás empezando a asustar un poco.

Ahora viene cuando me pides matrimonio. No estoy en este punto.

Idiota, calla. Que me voy a casar, pero con Lucía.

¿Cómo no me has dicho nada?

Porque te lo estoy diciendo ahora.

Además, tampoco ha habido oportunidad. ¿Qué te parece?

-Pues qué me va a parecer... Ven aquí...

Enhorabuena, qué bien. Bueno, eres el primero que lo sabe.

-Vale.

¡Esther! -Hola.

-Traemos un varón, 35 años, ha sufrido un accidente de tráfico

y se ha quedado atrapado dentro del coche,

al final, lo han conseguido sacar los bomberos.

Pero tiene múltiples fracturas y quemaduras de segundo grado.

-Vale.

-Lo llevamos a la Unidad de Quemados directamente, ¿no?

-Sí, sí.Catriel, a la Unidad de Quemados directamente, por favor.

-Gracias, chicos.

-Qué sorpresa, no esperaba verte por aquí.

-Ni yo tampoco, pero estaba muy grave

y, nos han dicho que este era el hospital más cercano

y el menos colapsado.

Sí, seguro... -¿Está todo bien por aquí?

-Ah... Sí, sí... ¿Sabes qué pasa?

Pues que Herrera es el nuevo director y nos tiene a todos un poco locos

con sus normas y sus protocolos y todo eso. Vega dejó la dirección y...

-Vaya...

-Bueno, sí, también por circunstancias,

Merino está dirigiendo el cotarro de Medicina Interna.

Bueno, un caos... has terminado ya hoy o qué?

-Sí, sí. Ya... ya me iba. ¿Tú qué tal? ¿Qué tal tu hijo?

-Bien, bien, todo bien.

-Qué bien, pues me alegro mucho. A ver, ese brazo... ¿Qué ha pasado?

-Pues nada, gajes del oficio.

Hemos llegado antes que los bomberos, hemos intentado sacar al paciente,

he intentado apagar el fuego y..., nada, que zapatero a tus zapatos.

-Ya... Pero ese vendaje es un poco regulero, ¿no?

-Ya... Qué iba a hacer si mi brazo no era la prioridad.

Que estaba el paciente dentro y el coche en llamas...

-Bueno, pero ahora sí que es la prioridad, digo.

¿Por qué no vas a que te echen un vistazo?

-No, no hace falta, si ya me voy.

-Ay, no, mujer.

Vete a triaje y que te eche un vistazo del médico de guardia.

-¿Quién está de guardia? -Hoy era... Dacaret. Sí, Dacaret.

Bien, ¿no?

-Sí, sí. Que hace mucho tiempo que no veo a los antiguos compañeros

y nos tenemos que poner al día.

-Claro, pues así matas dos pájaros de un tiro. ¿Necesitas que te acompañe?

-No. Sé de sobra dónde está. Que tengas buen día, ya nos vemos.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Es una sensación muy rara la de volver a estar aquí.

Es como que todo es familiar y extraño a la vez.

Es genial volver a estar con todos mis antiguos compañeros otra vez.

Perdona el retraso, pero Landó quería a otro cultivo

y Esther se ha empeñado en que sea yo quien le coja la muestra.

De verdad, esta mujer esta obsesionada

con que no se entere ni dios.

-Hombre, normal, ¿no? Pobrecilla... Bueno...

Clara, te voy a contar una cosa...

Pero, por favor, ni se te ocurra irte de la lengua.

Oye, perdona, pero la duda ofende, ¿eh?

A ver, si aquí cogida la fama, échate a dormir.

-Hombre, tampoco es que seas un símbolo de discreción en el hospital.

Vale... A ver, te cuento lo del Suso este.

¿Lo has encontrado?

-Sí, lo he encontrado y bien encontrado, además.

Pero... ¿y eso?

-Se llama Jesús Guadix y ya tengo su móvil, el bueno.

¿Dónde lo has conseguido? -Pues en las redes sociales.

Pero si no sabíamos el apellido, solo sabíamos que se llamaba Jesús.

Vamos, Suso.

-Ya, pero como Ester nos dijo el nombre del bufete...

Encontré el bufete, puse "Jesús" y ya me salió el apellido.

Luego, de ahí, tiré de las redes sociales.

¿Y...?

-Que también he encontrado a otros cuantos que estuvieron con él

en la fiesta.

Te acuerdas que nos dijo Esther que estaba medio bufete en la fiesta.

-Sí, sí. Y colgaron bastantes fotos, ¿eh?

Ah, ¿sí? -Sí.

Bueno... -¿Las quieres ver?

Hombre, claro. A ver...

(MEGAFONÍA) "La sala de espera de Urología permanecerá cerrada

hasta las siete de la tarde".

¿Esta...? -Es nuestra Esther, sí.

¿Pero qué hace?

-Déjalo... Porque creo que prefiere extirpar esa noche de su mente...

Pero bueno... ¿Y esto? Madre mía... Oye, y el tal Suso ese ¿dónde está?

Aquí espera. Te voy a poner su perfil, ¿vale?Venga.

-Jesús Guadix, abogado. Aquí lo tienes...

A ver... Guau... Qué guapo, ¿eh? Está cañón el tío, la verdad.

Anda con la mosquita muerta...

-Pero mira más abajo... Mira el cañón... Más abajo.

No puede ser...

¿Esto es verdad? -Casado y con dos hijos.

Mira, yo no puedo ver estas cosas, ¿eh? ¡Será sinvergüenza!

Mira, yo, ahora mismo, lo cojo y lo mato a este tío.

-Vale, pero no me rompas el móvil. Tranquila...

Será posible...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 15/01/19 (1)

Centro médico - 15/01/19 (1)

15 ene 2019

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 15/01/19 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 15/01/19 (1) "
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos