www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3893525
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 31/01/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Matías llega a Urgencias con medio cuerpo paralizado

e importantes trastornos neurológicos.

Cuando hemos recibido el aviso,

lo hemos encontrado ya tendido en el suelo,

en la puerta de un banco.

Sufre diparesia y no es capaz de comunicarse.

Vale. ¡Tranquilo, tranquilo, que ya está en el hospital!

No se preocupe, que le van a tratar enseguida.

Venga, vamos para dentro.

La mochila estaba donde lo hemos encontrado.

Vale. Muy bien. No sé, parece un ictus.

Directamente a la sala de imagen. Vamos.

Un ictus se produce cuando se rompe un vaso sanguíneo del cerebro,

provocando una hemorragia

o cuando se forma un coágulo provocando un infarto cerebral.

La manera de identificarlo es darnos cuenta

de si sentimos una pérdida brusca de fuerza,

por ejemplo, en la cara, en el brazo

y en la pierna de un lado del cuerpo,

un dolor intenso inhabitual de cabeza o una alteración del habla.

Tras una serie de pruebas,

hemos confirmado que el paciente ha sufrido un accidente isquémico

debido a un coágulo.

Por ello ha sido necesario su ingreso

en la Unidad de Cuidados Intensivos y realizarle una fibrinólisis.

Un procedimiento por el que, mediante el uso de un catéter,

conseguimos destruir el coágulo causante del ictus.

El problema es que los daños causados hasta ese momento

son difíciles de determinar hasta pasado un tiempo.

¿Cómo se encuentra? Ah.

Bueno, hemos visto que en el pantalón tiene un móvil.

¿Quiere que llamemos a alguien? ¿A su familia?

Mm... Maribel. ¿Maribel? ¿Maribel es su mujer?

M. Está bien. La llamaremos.

Ahora tiene que descansar, ¿de acuerdo?

Mar, quédate con él. Hasta ahora.

Un vecino acerca en su coche a Tomás,

que se ha cortado en la mano con un cuchillo, mientras cocinaba.

Muchas gracias por acercarme, ¿eh?

Por cierto, ¿te quedas a esperar a ver si lo del...? No, claro.

-No puedo, no puedo. -Tienes cosas que hacer que no...

Pero para la fiesta sí, ¿no? En la fiesta sí que nos vemos. ¿Eh?

No te cortes, hombre. Que para eso estoy ya yo, ¿eh?

Venga, hasta luego.

Pues nada, que estaba ahí preparando unas hamburguesas,

cortándolas con el cuchillo y de repente, ¡zas!

Casi, casi me llevo por delante el dedo.

Pero bueno, nada.

Menos mal que mi vecino ha podido acercarme un momento,

que no ha podido quedarse, porque es una persona muy ocupada.

Pero somos superamigos en realidad, ¿eh?

¿Podré conservar el dedo? -Sí, claro.

A ver... Sí, además, es una herida incisiva de único trayecto

y es poco profunda, ¿eh? A ver... -¡Ah!

-Vale. -Vale. Menos mal. Menos...

Gracias por usar un tono tan amable.

Mi médico de cabecera no es tan amable conmigo.

-Bueno. Yo intento tratar a las personas como algo más que pacientes.

No cuesta nada, ¿no? -M.

-A ver. Ahora, lo que voy a hacer es limpiarlo

y, lo que voy a hacer va a ser poner dos o tres puntitos, ¿de acuerdo?

-Mm.

-Después lo voy a vendar para evitar posibles...

-Vale. -Infecciones...

-Es que verá, esta noche tengo mi fiesta de cumpleaños, ¿sabe?

-Ajá.

-¿Y esta lesión me va a impedir hacer algo, o voy a tener que...?

-Hombre, no tiene por qué.

Simplemente lo que tienes que hacer, como hoy te voy a dar el alta,

es importante que tú, cuando llegues a casa,

te hagas bien las curas. ¿Vale?

También te voy a poner un vendaje para evitar posibles infecciones,

¿de acuerdo? -M.

-Si sufre un accidente de estas características,

lo que debe hacer es acudir al médico

y luego realizar las curas en casa con agua y jabón,

manteniendo la herida bien seca,

aplicar un antiséptico para mantenerla desinfectada

y también evitar el contacto con el sol.

Si todo va bien, en diez días, podríamos retirar los puntos.

-Hola, perdón. -Sí.

-Es que vengo porque a mi marido le ha dado un ictus y está en la UCI.

Me han dicho que pregunte por el doctor Blanco.

-Sí, tranquila. Yo la acompaño a la consulta.

-Gracias.

Justamente, hoy, él iba a un trabajo nuevo.

Cuando salía por la puerta me dijo:

"¡Maruchi, Maruchi! Que se han acabado nuestros males".

Y se iba tan contento. Y ahora va y nos pasa esto.

Hola. Hola.

Soy Maribel, la mujer de Matías. Ah. Soy el doctor Blanco, encantado.

Siéntese, por favor.

A ver, su marido ha sufrido un ictus isquémico.

Por suerte, los servicios de Emergencia fueron rápido

y le trajeron a tiempo.

Eso ayuda a reducir los posibles riesgos

de que las secuelas físicas sean permanentes.

¿Pero está fuera de peligro?

Ahora, está estable y ganando capacidad de comunicación.

Pero las próximas horas, serán de vital importancia,

de cara a su evolución. Así que, de momento no podrá verle.

¿Y cuándo voy a poder verlo? No sabría decirle.

Tenemos que hacerle más pruebas para saber qué ha provocado

el accidente isquémico.

De hecho, le quería preguntar

si su marido tiene antecedentes médicos importantes,

porque también hemos detectado un soplo cardiaco,

que aparentemente no tiene nada que ver con lo que le ha pasado.

Pero es cierto que, en estos casos,

cualquier información nos puede venir muy bien.

Un soplo es un ruido provocado por un flujo de sangre turbulento

a través de las válvulas cardiacas. Puede producirse por muchas causas.

Pero todos podemos hacer algo para reducir las posibilidades

de padecer una dolencia cardiaca:

como llevar una dieta baja en grasa y colesterol,

y hacer ejercicio físico moderado de forma habitual.

Pues él es hipertenso. Pero está en tratamiento.

Y, ¿algo más? No se me ocurre nada.

Bueno, hace 15 días le sacaron una muela.

Es que las cosas no nos pueden ir peor.

Cuando las cosas van mal, se tuercen y se tuercen.

Perdone. Además, hoy precisamente iba a un trabajo nuevo.

Bueno, tranquilícese.

Por suerte, parece que le hemos cogido a tiempo.

Aquí está la mochila de su marido.

¿Cuándo podré verlo?

De momento, las visitas a la UCI están muy restringidas.

Lo mejor es dejarle descansar un poco

y seguro que luego la visita es más provechosa.

Vale.

Perdóname, Tomás.

Pero es que, desde que has venido, no dejas de beber.

-Sí. Pero es agua solo, ¿eh? No... Quiero decir, no...

Solamente es agua nada más. -Pero, ¿todos los días bebes tanto?

-Sí. Últimamente sí, estoy bebiendo mucho agua siempre.

Pero hay una buena razón. Es que tengo muchísima sed.

Mucha sed, todo el rato, no... -Ya. Y una pregunta...

Espera, que voy a tirar esto... A ver, tú bebes mucho. ¿Y te sacias?

-No, no, no se me va la sed. Nunca, no.

-Ah, ¿y tienes algún otro síntoma, como que orines más...?

-Sí. Últimamente, estoy haciendo mucho pis, sí.

Pero vamos, supongo que es normal, claro.

Porque, bebiendo tanta agua, ¿no? Pues por algún sitio tiene que...

Yo... Igual es porque hace poco,

mi médico de cabecera me hizo unos análisis

y parece que tengo el azúcar un poco alta.

Entonces me puso una dieta y también estoy haciendo algo de ejercicio...

Y de hecho creo que he perdido un par de kilillos y todo,

e igual es por esto. Por esa...

-No lo sé. De momento, déjame. Lo dejamos aquí...

-Sí. -Te voy a tomar la tensión, ¿vale?

Así que, si te puedes quitar la chaqueta, por favor...

Algunas recomendaciones para la hiperglucemia son:

realizar ejercicio, principalmente aeróbico,

cuidar la dieta, limitando las grasas, carbohidratos, proteínas

y evitar el consumo de alcohol.

Vale.

Bueno, pues la tensión es normal, ¿eh?

-Vale.

-Tomás, ¿cuánta cantidad de agua bebes al día?

-Pues como cinco litros al día.

Después por la noche, pues tengo que levantarme como dos o tres veces

a hacer pis cada noche. -Eso es mucha cantidad de agua.

Vamos a ver, el examen físico es normal, la tensión es normal,

pero, por los síntomas que tienes,

quiero descartar una diabetes insípida, ¿eh?

La diabetes insípida es una afección poco frecuente

en la que los riñones no pueden retener el agua.

Sus síntomas más característicos son mucha sed

y una gran cantidad de orina, como es el caso de Tomás.

-Ahora, lo que tenemos que hacer es confirmarlo

y saber qué lo está produciendo.

Pues en principio, te voy a pedir dos pruebas: un análisis de sangre...

Por cierto, ¿estás en ayunas? -Sí, sí.

-¿Sí? Perfecto. Pues entonces, esto te lo hacemos ahora.

Y la siguiente prueba es un test de deshidratación,

pero este tiene que ser mañana, ¿vale, Tomás?

Porque, a partir de esta noche, después de la cena,

no puedes tomar ningún líquido, ¿vale?

-¿Tampoco alcohol? -Obviamente.

-Pues... Claro, es que tengo la fiesta de cumpleaños.

Y estar toda la fiesta sin poder beber ni...

Que, por cierto, si no tienes otra cosa que hacer,

puedes venir a la fiesta, por supuesto.

Estás invitada, invitadísima. -No, no, no.

-¿No? Pues no, hombre, no te cortes. Que para eso estoy yo.

-Bueno, tengo planes con mi pareja, ¿sabes?

-No, no, hombre, claro. Pero él está, perfecto, está invitado también.

Que venga él también, por supuesto. Cuantos más, pues mejor, ¿no?

-Te lo agradezco mucho, pero estoy, de verdad, hasta arriba de trabajo

y no, no me viene bien. Pero te lo agradezco.

-Vale.

-Ahora mismo, lo que voy a hacer va a ser avisar a una enfermera

para que vaya preparando todo, ¿de acuerdo?

-Vale. -Yo vengo ahora mismo... Vale.

-Hola. -¿Cómo estás?

-Bien. ¿Y tú? -Pues bien. A tope.

Con muchos pacientes. ¿Cómo llevas lo de Daca?

-Bien. Bueno. Nada, ya es agua pasada.

Tengo ganas de hacer nuevas cosas. -¡Ey! Ey, que ya..., ya me voy...,

me voy yendo ya. ¿Vale?

Que bueno, aparte de lo de la prueba de mañana,

nos vemos esta noche para la fiesta, ¿no? Claro, ¿eh?

Aquí tienes la dirección.

A partir de las ocho o algo así es cuando va a venir,

a empezar la gente...

No la mires así de raro que...,

que su chico también está invitado, claro.

Y tú también. Tú también, por supuesto.

Toma, mira aquí, tienes la dirección, ¿eh?

Os espero allí, porque va a ser una fiesta...

Vais a hacer amigos y os lo vais a pasar, ¿eh? Estupendamente.

Y nos vemos... Nos vemos luego, ¿vale? En la... en la fiesta, ¿vale?

Y va a ser estupendo y, y no os cortéis, ¿eh?

Que para eso estoy yo ya aquí. ¿Vale? Chao.

-E... -Sí, un paciente.

-Pero, ¿vas a ir a su fiesta? -No.

¡Hala! -Ah, ¿me lo das a mí?

La verdad es que no sé lo que me pasa,

pero yo últimamente no estoy bien.

De verdad. Desde que se marchó Elsa a Londres, estoy como perdida.

No doy pie con bola, no sé. Como si me faltase algo.

No sé. No estoy a gusto, Javier.

Clara, yo creo que deberías marcarte un objetivo.

Algo que te empuje, algo que te ayude a activarte.

Aunque luego no lo consigas, ¿eh?

Pero no podemos estar viendo la vida pasar sin hacer nada.

Tú lo has dicho.

Cualquier día te pasa una desgracia,

y todo lo que no has hecho, se queda en el tintero.

¿Por qué crees que yo me he metido

en lo de la investigación oncológica?

Algo que me propuso un amigo, ¿por qué?

M.

Para conocer gente nueva, hacer cosas nuevas... ¿Eh?

Y no meterme nada más que a separar peleas de perros.

¡Qué razón tienes!

Bueno, pues ya te voy a dejar que, si no llego al baño de Andrea,

tu amiga Natalia me mata. Vale. Muchas gracias, Javier.

Ánimo. Quiero a la Clara de siempre, ¿eh?

Además, ¿sabes? John Lennon dijo que "la vida es aquello que te pasa

mientras estás ocupado haciendo otros planes".

Pues mira tú, si él que compuso "Imagine" dice eso,

imagínate el resto de los mortales.

El tipo de vida que llevamos.

Pues nada, ahora a trabajar la imagine. Adiós.

Hasta luego, Javier.

Después de pasarse toda la noche en ayunas,

Tomás se somete al test de deshidratación

para confirmar si sufre una diabetes insípida.

Hola, Tomás. -Hola.

-Soy la doctora Rey.

-No, ya, si ayer nos conocimos en el pasillo.

-Ya. Bueno. Pues nada, decirte que hoy voy a llevar yo tu caso

porque la doctora Romero está en otro turno.

-M. Vale. Bien. -Te toca conmigo.

-Bueno. Estupendo. -Y bueno, ya que la menciono,

pues pedirte disculpas en nombre de las dos por no ir a tu fiesta...

-No, no. Si no pasa... Si al final no la hice.

La he pospuesto para hoy porque,...

Mira, estar toda la noche ahí sin poder beber, tampoco,

por lo de la prueba dije: "pues mira, casi mejor, nos lo tomamos con calma,

lo hacemos al día siguiente...".

Y así, además tenéis una segunda oportunidad.

Que no sería lo mismo sin mis doctoras favoritas.

-Muy bien.

Bueno, pues ya tengo los resultados del test. ¿Vale?

Y sí que se ha confirmado que tienes una diabetes insípida central.

La diabetes insípida central se presenta

cuando el cuerpo tiene una cantidad más baja de lo normal

de la hormona antidiurética,

y se caracteriza por una sed extrema y por una micción excesiva,

como es el caso de Tomás.

Además, en los resultados de la analítica hemos visto

que tienes los valores de sodio y de glucemia altos,

lo cual encaja con tu caso

y con tus antecedentes de exceso de azúcar en sangre.

-Vale. Y entonces, ¿qué toca hacer ahora?

¿A continuación, qué sería lo que...? -Vale, pues mira,

lo siguiente que vamos a hacer es una resonancia magnética craneal.

-¿Una..., una resonancia? Eso... Eso suena como muy grave, ¿no?

¿Es para mirar si tengo cáncer o algo así?

A un vecino mío le hicieron una resonancia de estas.

Y al final, le sacaron que tenía cáncer y...

-Vamos a ver. Un momento, por favor. Regla número uno para un paciente:

Lo que te ocurre a ti, sólo te ocurre a ti, ¿vale?

Nunca te dejes llevar por lo que le pasa a otras personas.

¿De acuerdo? -Ya.

Después de eliminar el coágulo en el cerebro,

la evolución de Matías no es la esperada.

Su situación neurológica ha empeorado.

Tiene fiebre, 38. Bien.

Analítica de sangre, hemocultivo, radiografía de tórax y electro.

Hay que averiguar el origen de la infección que parece tener.

Vale.

Los resultados de las pruebas han sido normales,

salvo por la presencia de leucocitosis en las analíticas,

que confirman que hay un proceso infeccioso bacteriano agudo.

El problema es saber dónde se encuentra.

Después de comprobar que un proceso infeccioso

está comprometiendo la evolución de Matías tras el ictus,

el doctor Blanco le somete a nuevas pruebas.

La resonancia magnética cerebral ha mostrado que, debido al coágulo,

hay ciertas partes del cerebro que han dejado de recibir sangre.

Y que también se ha producido una leve hemorragia cerebral.

Aún queda por determinar si esto conllevará secuelas.

¿Maribel? Sí.

Hola. Hola.

Véngase conmigo, que el doctor Blanco quiere hablar con usted. ¿M?

Hasta la próxima. Muchas gracias.

Le dejo con el doctor. Hasta ahora.

Gracias.

A ver, hemos vuelto a estabilizar a su marido.

Pero tenemos que seguir haciéndole pruebas.

A pesar de que el sangrado puede ser una complicación de la fibrinólisis,

la fiebre y el soplo cardiaco parecen estar relacionados

con la posible causa del ictus. Quizá una endocarditis.

Pero claro, también, a su vez,

es difícil saber qué ha podido provocar la endocarditis.

Pero, ¿puedo entrar a verlo ahora?

Sí, por supuesto. Le vendrá bien para animarse.

Lo que sí le pido es que no le altere, ¿eh?

En este momento, no le viene bien ningún sobresalto.

La enfermera le acompañará. Gracias.

Clara. Clara, por favor. Acompáñala a la UCI.

Ah, muy bien. Bueno. Vente conmigo. Venga, tranquila, ¿eh?

Tomás espera los resultados de la resonancia magnética

que la doctora Rey ha solicitado,

para descartar que una lesión cerebral

sea la causante de la diabetes insípida central que padece.

Sí, soy Tomás. ¿Cómo..., cómo que qué Tomás?

Tomás, el del curro.

Pero si coincidimos todos los días en la cantina. Ay, hombre...

Bueno, que da igual.

Que ayer, al final, no pude hacer la fiesta, por circunstancias,

y la voy a hacer hoy, finalmente. O sea que puedes venir si quieres.

A la fiesta de cumpleaños del... ¿Pedro? ¿Pedro?

-Hola, Tomás. -Hola.

-¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras? -Bueno. Bien, bien.

¿Qué tal las pruebas? ¿Han salido algo del..., los resultados, o...?

-Sí, sí. Vengo porque ya tengo los resultados de la resonancia,

y aunque todavía no sabemos la causa de lo que te ocurre,

sí que hemos visto que tu cerebro funciona correctamente.

-Bueno, eso son buenas noticias, ¿no? -Sí, claro.

-Lo que pasa es que... Tengo una sed que no puedo parar de beber.

-Ya. -Tengo todo el rato como...

Vale. ¡Enfermera!

Baja la cama.

El desvanecimiento que ha sufrido Tomás

podría estar provocado por una hiponatremia.

Es decir, por una baja concentración de sodio en sangre,

derivado por su impulso de beber agua a todas horas.

Así que vamos a ingresarle para controlar mejor el agua que ingiere,

ya que me temo que no nos está diciendo toda la verdad.

Os dejo solos un ratito, ¿eh?

Gracias. Hola. -Marí... ¡Marichu!

-¿Cómo estás?

-Mejor que nunca.

-Aquí estás con muy buenos médicos. Estás en muy, muy buenas manos.

-Sí. -Scssss...

-Lo sé. ¿Qué?

-¿Qué va a pasar ahora con tu trabajo nuevo?

-Ya vendrá... Tal vez otro. Vendrá otro.

-¿Otro? -Ya, sí.

-¿Encontrarás otro? -Tendremos, ya verás.

-Pues vas a necesitar esto. ¿A que sí?

¿Qué pensabas hacer con esto? ¿Qué es lo que querías hacer?

-No, no... No es lo que parece. -Pero ¿qué...?

¿Es que tenías intención de solucionar nuestros problemas así?

-Yo... -¿Eso es lo que querías?

-Se me... Se... Se me ocurrió de pronto.

-Mírame. Mírame, por favor. Mírame.

Prométeme que nunca más vas a hacer una cosa así.

-Que no... Yo creí que, como estaba...

-Te quiero mucho. Mucho.

-Vamos a ver, Tomás.

¿Tú seguiste las recomendaciones para el test de deshidratación?

-Sí. -Seguro.

-Ss.

-Bueno, pues me temo que te lo vamos a repetir, ¿vale?

Así que te vamos a mantener ingresado y mañana lo haremos a las nueve.

-Bien. -¿De acuerdo?

-Bueno. ¿Estás enfadada conmigo? -¿Por qué?

No, hombre, no. No, no estoy enfadada contigo.

Lo único que, bueno, sí que lo siento mucho por ti

porque imagino que tendrás que anular la fiesta otra vez, ¿no?

-No, si al final tampoco iba a poder venir mucha gente, o sea que, bueno.

Lo vamos dejando, y lo hacemos mejor mañana también.

Que, si es mañana, sí que puedes venir tú, ¿no?

-Bueno, ya lo veremos, ¿vale? Venga. Descansa.

-Vale.

¡Ay! Pasa, pasa.

A ver, ¿qué pasa, Clara? ¿Qué pasa?

¿Qué pasa? No sabes en el lío que me has metido.

Porque te hice caso en lo que me dijiste, ¿eh?

Y me he apuntado a una página web de esas para conocer gente,

para tener cita.

Oye, yo en ningún momento te dije que te metieras en ninguna web.

Hombre, pero me dijiste que tenía que hacer algo, lo que fuese.

El caso es que no me podía quedar quieta todos los días

parada con lo mismo, como decía John Lennon.

Ya, pero apuntarte a una web de citas no me parece la mejor idea.

A saber la cantidad de zumbados que hay por ahí.

¿Me lo dices o me lo cuentas? Mira, está lleno de locos.

Me han escrito así. Así de hombres, a cuál peor.

A ver, Clara, yo creo que me has malinterpretado.

De todas formas, oye, date de baja y ya está.

Pero si ya me he dado de baja.

Si el tema es que uno de estos pretendientes

se ha presentado aquí, en el hospital y me quiere ver.

¿Un zumbado? ¿Un zumbado? Peor que eso.

Un pobre señor, mayor,

que tiene una pinta de buena persona que no se tiene.

Pero claro, que podría ser mi padre. También te digo.

Y a ver cómo le digo yo algo. A este hombre le rompo el corazón.

¡Si está entusiasmado!

Clara, ¿tú te das cuenta que esto es perfecto? ¿Eh?

Ahora el siguiente paso es decir a ese hombre

que no quieres nada con él. ¡No te puedes echar atrás!

Acabas de subir el primer peldaño a tu nueva vida.

Piénsalo.

Tomás se somete de nuevo a un test de deshidratación.

Esta vez ha permanecido ingresado toda la noche,

y bajo la observación continua del personal del hospital.

Normalmente, para realizar esta prueba,

sólo es necesario abstenerse de beber 30 minutos antes.

Pero, como Tomás tiene una marcada polidipsia,

es decir, que tiene una necesidad exagerada de beber agua

a todas horas, y esto puede influir en el resultado del test,

por eso vamos a comenzar a hacer la restricción la noche anterior.

¡Hola, Tomás! -Hola.

-¿Qué tal? Ya habéis acabado, ¿no? Vale, perfecto.

Pues mira, venía a comentarte que ya tengo los resultados

de las primeras pruebas que te hemos hecho esta mañana.

-Mm.

-¿Vale? Ahora, acabamos de finalizar la segunda,

y en unas tres o cuatro horas, te haremos la última prueba.

¿De acuerdo? -Bueno.

-Bueno. No te desanimes, que seguro que... Que se pasa rápido.

Además, esta noche, tenías la fiesta de cumpleaños, ¿no?

-Sí, pero... Al final, he tenido que cancelarla otra vez,

porque no... Es que no le venía bien a nadie.

-Vaya.

-Pero bueno, el año que viene cae en sábado,

y seguro que vendrá un montón de gente.

-Seguro que sí. Claro que sí.

Tras hacerle una ecocardiografía transesofágica,

el doctor Blanco ha encontrado por fin el origen del ictus.

Matías tiene una infección en una de las válvulas cardiacas.

Esta endocarditis ha condicionado el soplo, la fiebre,

y seguramente, le ha predispuesto al ictus.

Lo sorprendente es que la bacteria que lo ha provocado,

según el resultado del hemocultivo, es la Streptococcus mitis:

una bacteria que habita en la boca humana.

Doctor, ¿y todo lo que le ha pasado a mi marido

ha sido por una muela que se ha sacado?

Es poco frecuente,

pero al no haber seguido las recomendaciones del dentista

tras la extracción, pues acabó provocando una infección,

que derivó en una endocarditis,

y de ella, el coágulo que acabó en el cerebro, causando el ictus.

Si yo se lo he dicho.

Se lo he dicho en alguna ocasión, que es que no se puede tener peor suerte.

Bueno, según se mire, ¿eh? Si hubiera tardado más tiempo

desde que le dio el ictus, hasta que llegó al hospital,

pues seguramente el pronóstico no sería tan optimista.

Mire, no quiero adelantarme a los acontecimientos,

pero creo que, con el tratamiento para la isquemia y la endocarditis,

acabará poniéndose bien.

Es posible que necesite algo de rehabilitación.

Y aunque las imágenes cerebrales no muestran daños importantes,

necesitará reposo absoluto, durante varias semanas.

No sé cómo agradecerle todo lo que ha hecho por nosotros.

Y en especial, por mi marido. Muchísimas gracias, por todo.

Bueno, esto ha sido gracias al trabajo de varios médicos

de distintas disciplinas. Ahora, procuren descansar.

Gracias. Muchas gracias. Adiós. Adiós.

La verdad es que me da bastante pena

que Tomás haya tenido que anular la fiesta otra vez, ¿eh?

-Ya. Mira, ¿sabes lo que pasa?

Que revisando el historial, he visto un dato muy curioso.

-¿Qué has visto? -Ven. Ven, ven.

Dice que es su cumpleaños. Pero en cambio, pone que es el 7 de mayo.

¿Estamos en mayo? -¿7 de mayo?

-Claro.

Llaman a la puerta.

-Hola, Tomás. -Hola.

-Ya vengo con los resultados del test de deshidratación.

-¿Y qué? ¿Qué...? ¿Qué ha salido?

-Pues lo que tenía que haber salido en el primer test:

que no tienes diabetes insípida. -Mm.

-Así que mucho me temo que no seguiste las recomendaciones

que te dimos para el primero. -Eh... Yo, yo lo intenté.

Pero pensé, digo: "Bueno. Pues a lo mejor por un vaso solo tampoco...".

Bueno, que al final fue..., fue más de uno, y más de dos también.

Pero es que no lo pude habitar. Es que tenía muchísima sed.

¡Muchísima sed!

-A ver, mira, yo sé que a veces es muy difícil controlar los impulsos,

y sobre todo evitarlos.

Pero, todo este empeño que tú tienes por organizar tu fiesta de cumpleaños

es lo que verdaderamente te ha provocado lo que te ocurre.

Es una enfermedad que se conoce como polidipsia primaria.

La polidipsia primaria es un trastorno clínico

que se caracteriza por una sed excesiva

en ausencia de un estímulo físico para beber.

Seguramente, es lo que le ha provocado

el cuadro de ansiedad a Tomás,

ya que la resonancia no ha mostrado ninguna anomalía,

pero el test sí que ha confirmado esa posibilidad.

Además, hemos descubierto que tu cumpleaños es en mayo.

No ahora. -Sí. Sí, es en mayo.

Me inventé todo el asunto de la fiesta de cumpleaños

porque pensé que, bueno, que entre la gente que conozco del trabajo

y algún vecino que viniese a la fiesta,

pues podría hacer algún amigo.

Porque llevo ya un año en la ciudad. ¿Sabes?

Y todavía no conozco prácticamente a nadie,

y mucho menos, a alguien que pueda llamar un amigo, y...

La verdad es que, a estas alturas,

no sé si es que la gente se ríe conmigo o se ríe de mí,

que yo creo que lo segundo.

Pues si tan mal les caigo, ¿por qué no me lo dicen y ya está?

A ver, que yo tonto no soy, ¿vale?

Que... me doy cuenta de que pasa algo, pero...

Pero... No... Supongo que la gente no quiere tomarse el tiempo necesario

para conocerme de verdad.

Así que no vienen, no vienen a la fiesta, no vienen...

No vienen a tomar café, a jugar a la consola, no...

-A ver, Tomás, yo lo siento mucho.

Pero toda esa obsesión es lo que realmente te ha provocado

el cuadro de ansiedad.

-¿Y qué...? ¿Qué puedo hacer para evitarlo?

-Pues mira. Dame un segundito, que ahora regreso. ¿Vale?

Para superar esta afección, Tomás deberá asistir a salud mental,

ya que no hay ningún problema físico que le origine la polidipsia.

Además, tendrá que restringir el consumo de agua,

tendrá que asistir a terapia psicológica,

y someterse a un tratamiento a base de antipsicóticos,

ya que se ha demostrado que son muy eficaces

para los pacientes con esta enfermedad.

-Mar... Maruchi, yo... lo... Lo del atraco...

-Chss, ch... De eso, no vamos a hablar nunca más.

Eso ya ha pasado. ¿Vale? De eso, nada de nada de nada.

-No te lo digo mucho, pero te quiero mucho.

-Y yo lo sé. Lo sé.

Y a partir de ahora, como dice el doctor,

esto puede ser una segunda oportunidad para nosotros.

Vamos a intentar disfrutar y aprovechar.

Y juntos, sin ninguna locura. -Te lo prometo.

¿Tan pronto y tan cansada? ¡Chua! Será muy temprano para ti.

Porque yo que llevo aquí toda la noche...

¿Dónde? ¿En la sala de personal? Sí... Ojalá.

Ahí, en una butaca de una habitación.

Sin pegar ojo en toda la noche que he estado.

Pero, ¿qué ha pasado?

Pues que fui a hablar con el señor este mayor,

con mi pretendiente,

y resulta que el hombre, empezamos a hablar y se empezó a marear,

no podía respirar y se puso fatal. ¿Y cómo está?

Bien, si solo fue una arritmia. Nada grave.

Pero claro,

ya hemos tenido que estar aquí toda la noche en observación.

Perdona que te pregunte. Pero, ¿qué le dijiste para que se pusiera así?

¿Yo? Nada. Pero si no me dio tiempo ni a hablar.

Si fue llegar y de la impresión que le dio al hombre verme,

en persona, allí, casi le da algo.

Sí, m.

Bueno, veo que sigues despertando pasiones.

Anda, anda, no digas pamplinas. Pasiones...

Pues te digo una cosa, yo tengo muy claro, Javier,

que tengo que pegar un cambio en mi vida.

Pero de verdad te aconsejo que, a partir de ahora,

me dejes a mí resolverlo. ¿M?

Bueno, mira, al menos, tu pretendiente está bien,

y hemos recuperado a la Clara de siempre.

Pues sí. La habrás recuperado, pero la Clara de siempre

se va ahora mismo a su casa a dormir,

porque vaya noche que he pasado. Así que ahí te quedas. Hasta mañana.

Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz.

¡Que sople, que sople!

-¡Bien! -Muchas gracias. Muchas gracias.

-De nada. La verdad es que imagino que no es lo que tú esperabas,

pero...

-¡No, no! Es mejor de lo que yo esperaba.

Si al final no iba a venir nadie ninguno de los dos días.

Bueno, excepto vosotras, claro. -Ya.

-Bueno. Pues que la disfrutes muchísimo, y nada,

en breve, te vamos a dar el alta. -Muchas gracias.

Muchas gracias, a las dos, por lo que habéis hecho.

Y... Y bueno, que sepáis que a partir de ahora os voy a hacer caso en todo,

y que voy a seguir el tratamiento a rajatabla.

-Eso esperamos. -Venga.

-Que seguimos con las consultas, ¿vale?

-Vale. -Venga.

-Bueno. -Gracias.

-Hasta luego. -Chao.

-Todo un personaje, ¿eh? -La verdad que sí.

Pero, ¿sabes el qué? -¿Qué?

-Yo creo que en el fondo tiene buen corazón.

  • Centro médico - 31/01/17 (1)

Centro médico - 31/01/17 (1)

31 ene 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 31/01/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 31/01/17 (1)"
Programas completos (687)

Los últimos 700 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios