www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4090764
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 30/06/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Qué hiciste con la cuna? -¿No te mandé la foto?

Mira. La tienes ya en casa.

-Mira qué chula. -Pero esta es tu casa, Álvaro.

-Sí. No pretenderás que me vaya a vivir contigo y con Palacio

en el cuchitril ese en el que estáis, ¿no?

-Pero ¿cómo que a vivir?

-Como dijiste que íbamos a ser los padres, pues...

-Yo lo que te dije es que, como padre,

quería que formases parte de su vida; no que fuéramos a ser una familia.

-Bueno, vale.

-¿Me pones un tequila?

No tiene ninguna importancia; para eso estamos.

Oye, ¿te has enterado de lo de Marco?

No, ¿qué le pasa a Silvia? Ha elegido a Romero, al final.

Sí, no pongas esa cara, sabe algo que nosotros no sabemos.

Y antes de irme a casa, pues quería que lo supieses tú también.

Vale, gracias. De nada. Hasta mañana.

Oye, ¿me pones un whisky?

-¡Buenos días! ¡Ya estoy aquí! -Mamá, ¿qué tal?

No sabía que era tan tarde. ¿Me puedes esperar media hora?

-Bueno, ¿qué remedio me queda?

-Espérame en la cafetería, mamá.

Es que tengo que terminar unas cosas para la fundación

y contigo aquí no me voy a poder concentrar.

-Lo entiendo. Estoy orgullosa.

Gracias a ti, la fundación ha conseguido salvar al hospital.

Lo que no entiendo es por qué me insistes

en que venga siempre tan puntual, cuando me haces esperar.

Yo ya me lo temía; pero en fin.

-No sabía que tenías la agenda tan ocupada ahora.

-Un poco sí. -¿Y eso?

-He vuelto a escribir y a dibujar.

Tengo una editora que está encantada de publicar mis cuentos.

-¡Qué bien, mamá! ¡Me alegro mucho! -Y yo.

Espero que la noticia que me vayas a dar sea buena.

Al final te has echado novio, era eso lo que me querías decir.

O novia. Tú eres una caja de sorpresas,

me espero cualquier cosa. Yo no tengo ningún problema.

Yo, encantada de la vida. -Mamá, espérame en la cafetería.

-Me voy, me voy. Por cierto: A ver si te cuidas,

porque estás echando barriguita. Esa alimentación.

-Oye, que estás llegando tarde. -He cogido algo de atasco,

pero eso a ti ¿qué te importa? -¿Cómo que qué me importa?

Que llegas media hora tarde.

-¿Nunca has llegado cinco minutos tarde?

-Pero ¡ni 5, ni 15 ni 25! -¡Déjame en paz!

-A ver si te voy a abrir un expediente.

-¡Un médico para mi amigo! ¡Por favor!

Que si sigue así, va a echar hasta la primera papilla.

-Señores, un poquito de compostura, que están en un hospital.

-Es que viene con unas copas de más.

Acabamos de aterrizar de Panamá, de pegarnos una semana a cuerpo de rey.

Y llevo un par de días, con unas molestias tremendas,

vomitando, con malestar, con sueño... -Anda que tú también.

Para una vez que celebramos la libertad, vas y te pones malo.

-¿Cómo libertad? -Sí, es que nos hemos separado.

Bueno, cada uno de su mujer.

Y nos hemos ido de viaje para festejarlo.

Pero esto es solo el principio, quedan un montón de viajes.

-Véngase conmigo, que le voy a hacer una exploración.

Y con calma.

-Visto el estado de su acompañante,

todo apunta a que Antonio tenga una intoxicación etílica.

Lo primero que voy a hacer será unos análisis toxicológicos.

-¡Amelia! -¡Hola, Álvaro!

-¿Qué tal? -Bien.

Oye, ¿estás bien? ¿Has tropezado o algo?

-No, no he tropezado. Es que tengo el pie últimamente como medio tonto.

-Vamos a ver.

-A ver, que no será nada.

-Intenta levantar los dedos.

-No puedo. -¿No?

-Levanta, por favor. Camina sobre los talones.

-Este, con la derecha no puedo. -Ya está bien. Tranquila.

-Es que lo tengo como flojo.

-Vamos a hacer una cosa,

acompáñame a mi consulta, y te haré una exploración.

-Ay, hoy no, que he quedado con Silvia.

-Estoy seguro de que a Silvia no le importará esperar unos minutos más.

También, me apetece hablar contigo.

He estado a punto de llamarte varias veces y, en fin,

que me alegro de verte. -Yo también. Siempre me alegro.

-Muy bien, vamos. -Venga.

-No he ingerido nada de alcohol en los últimos dos o tres días,

desde que empecé a encontrarme mal. -De acuerdo.

Sus constantes son normales.

Está bien hidratado, no tiene fiebre.

¿Cree que haya podido comer algo en mal estado?

-No, la comida en el hotel era de primerísima calidad.

-De acuerdo. ¿Dentro de lo normal en unas vacaciones?

¿Ha hecho algo fuera de lo común? -Nada raro, beber mojitos,

tomar el sol... -¡Temita! ¡Darle al temita!

-Tuve relaciones con una chica allí. -Celebrando la soltería.

-Ya. Imagino que tomaría precauciones.

-No, no usamos nada. Yo estoy limpio, y ella me dijo que también.

-Antonio, es una irresponsabilidad por su parte.

-¡Pues eso! ¡Que viva la irresponsabilidad!

-No sea muy duro, doctor.

¿No ves que está disfrutando de la vida,

después de un montón de años amargado?

-Sí, ahora soy más feliz que nunca.

El divorcio nos ha sentado estupendamente.

Esto solo ha sido un pequeño contratiempo.

-¿Está usted casado, doctor? No es un club cerrado,

puede unirse quien quiera. -Por favor, Héctor.

-Que tiene cara de buena gente.

-No creo que un divorcio sea algo para celebrar.

-Eso es porque no conoce a mi mujer.

-Antonio, le voy a pedir unos análisis y una serología.

-Y pídale un café bien cargado a este, por favor.

-Vale, pero que lleve un poquito de serología.

-Cada uno puede hacer con su vida íntima lo que quiera.

Pero no usar protección siempre conlleva riesgos,

como contraer enfermedades de transmisión sexual,

o embarazos indeseados.

-No entiendo cómo Silvia no te ha puesto de director.

Has demostrado más que suficiente tu capacidad.

-Gracias por el cumplido, pero no creo que sea un buen momento.

-¿Qué me querías contar? -Pues, en primer lugar,

quería saber qué tal te va todo. Cómo estás.

-La pérdida de Emilio ha sido durísima, pero bueno,

intento estar activa, hacer cosas y no pensar.

Lo que me ayuda mucho son las nuevas ilusiones.

-Pues precisamente de eso quería hablarte.

Supongo que no te esperabas esta noticia,

y quería saber qué piensas al respecto.

-¿Al respecto de qué? -De que yo sea el padre.

-¿El padre de quién?

-Da igual. No, me hagas caso.

¿Tienes algún tipo de dolor en el pie, en la pierna,...

-¿Me estás diciendo que Silvia está embarazada?

-Amelia, lo siento mucho. Pensé que te lo habría dicho ya.

-Pero ¿de cuánto está?

-Esto mejor lo hablas con ella.

Si no te importa, vamos a seguir con lo del pie.

-Sí, claro.

Pensaba que Silvia me iba a contar algo importante,

de la fundación, de un cambio de casa, de una mudanza...

Pero vamos, que estaba embarazada... Eso sí que no me lo esperaba.

¡Y de Álvaro! ¿Cuándo han estado juntos?

Porque es que yo no me he enterado.

El caso, que está embarazada y que voy a ser abuela.

Lo que no le perdono es que no me lo haya dicho antes

porque yo, antes de abuela, soy su madre.

El doctor Landó ya tiene los resultados

de los análisis de Antonio,

el paciente que llegó de sus vacaciones en Panamá

con náuseas y vómitos.

-Hola, ¿qué tal?

Tengo los resultados de los análisis, son completamente normales.

La analítica de Antonio no muestra nada fuera de lo normal.

Estoy a la espera de los resultados de la serología,

pero, como sigue manteniendo los vómitos y las náuseas,

es posible que esté pasando por un proceso vírico o una gastroenteritis.

Así que le voy a mandar para casa.

Le recuerdo que tendrá que volver a recoger

los resultados de la serología. -Sí.

La verdad es que ya me encuentro bastante mejor.

-No obstante, le voy a poner un tratamiento, con antieméticos,

y, también, una dieta astringente. ¿De acuerdo?

-Gracias.

-Doctor. Le quería pedir disculpas, por antes, que estaba un poco...

Somos buena gente, sobre todo él.

Es que, aunque disimule,

lo está pasando un poquito mal con el divorcio.

Es mi mejor amigo, y si le pasa algo, yo me muero.

-No se preocupe. Todo va a ir bien.

¡Que nos vamos, tío! ¡Que nos vamos!

-¿Notas esto? -Sí.

-¿Lo notas igual? -Sí.

-Pues parece que no hay parestesias ni alteraciones en la sensibilidad.

¿La pérdida de fuerza ha sido progresiva o ha ocurrido de repente?

-De repente, no. Ha sido día tras día.

No me he dado ni cuenta cuándo empezó.

¿Y qué vais a hacer? ¿Os vais a casar? ¿Vais a vivir juntos?

¿Cada uno en vuestra casa, o cómo?

-Pues a mí me gustaría que fuéramos una familia: una familia normal, pero

-Pero ¿qué? Silvia te ha puesto peros.

-Vamos a ver qué tal están los reflejos.

Tienes hiperreflexia en la extremidad afectada.

-¿Y eso qué significa?

-Significa que el sistema nervioso involuntario

reacciona de forma exagerada ante un estímulo.

Te voy a hacer una electromiografía. -Esto es increíble.

¿A mí por qué no me cuenta nada? ¿Yo quién soy? ¿Nadie?

¿La madre fantasma, o qué?

-Le hemos hecho a Amelia una electromiografía,

una prueba que sirve para diferenciar la debilidad muscular

causada por la lesión de un nervio asociado a un músculo,

de la debilidad causada por un trastorno en el sistema nervioso.

-Álvaro, ¿sabes dónde está mi madre?

Se supone que estaba en la cafetería y no la encuentro.

-Sí, está aquí en Boxes. -¿Cómo que en Boxes?

-Ha tenido una especie de tropiezo en la entrada, la he examinado

y tiene el pie caído y debilidad en la pierna y el pie derecho.

Le he hecho las pruebas, y parece que se trata de algo neurológico.

Silvia, Silvia, espera un... -Mamá, ¿cómo estás?

-Yo, muy bien. Aunque tendrás que preguntarle a Mendieta.

Me ha hecho un electro, no sé qué, y está esperando los resultados.

-¿Te pasa algo conmigo? -¿A mí? nada. ¿Qué me va a pasar?

-¿Tienes ya los resultados? -Sí.

Parece que hay una afectación de la vía piramidal.

Las vías motoras se extienden desde el sistema nervioso central

hasta los músculos.

Son las encargadas de transmitir el impulso nervioso

que acaba generando el movimiento.

La vía piramidal, también conocida como vía corticoespinal,

es la vía nerviosa que agrupa los nervios motores de la médula espinal,

que son los responsables de los movimientos voluntarios.

Ahora lo que vamos a hacer es un TAC craneal

y un estudio del sistema nervioso central.

-Pero vamos a ver, lo que tengo en el pie,

¿tiene algo que ver con que tenga algo mal en la cabeza?

-Es pronto para saberlo. Vamos a esperar a las pruebas.

Va a venir un celador para llevarte a la sala de Imagen. Nos vemos ahí.

-Tú tranquila. Ya verás cómo todo va a salir bien.

-¿Tú no tenías algo que decirme?

-No creo que sea el mejor momento ahora.

-A ver, ¿por qué no?

-¿Quieres algo? -¿Serías tan amable de traerme un vasito de agua?

Antonio, el paciente al que el doctor Landó

diagnosticó una gastroenteritis tras un viaje a Panamá,

vuelve de urgencia al hospital.

¿Qué ha pasado?Es mi amigo, le atendió ayer el doctor Landó

y nos dijo que no volviéramos hasta dentro de unos días.

Pero es que se ha puesto muy malo. A Triaje. Que avisen a Landó.

Estábamos en mi casa, planeando el siguiente viaje.

De repente Antonio, ha empezado a sentirse muy mal,

no podía hablar. Y desde ayer lleva vomitando. Incluso más que antes.

Ha hecho todo lo que el médico le ha dicho.

Estoy un poco preocupado.

Ramón, hay un paciente tuyo en Triaje.

-Sí, me acaban de avisar. Es Antonio, sí.

Me gustaría hablar contigo.

Ayer te vi echando la bronca a un internista

y creo que te pasaste tres pueblos. Cuando ni siquiera era de tu unidad.

Es que se puso muy impertinente.

Tú ya no tienes autoridad para regañar a nadie.

Y me sorprendiste. Tú no eres así. ¿Estás bien? ¿Te pasa algo?

Lucía me ha pedido el divorcio. Y no lo llevo bien.

Es que no sé ya qué hacer para recuperar a mi mujer.

Porque parece que no hay marcha atrás.

Si necesitas hablar o desahogarte, cuenta conmigo,

antes de montar cualquier numerito en el hospital. ¿De acuerdo?

Ve a ver a tu paciente.

-Hola.

-Hola. -Vamos a prepararlo para hacer un TAC craneal.

Es para Amelia Marco.

-Vale. En un par de minutos lo tienes todo preparado.

-Perfecto. Muy bien.

-¿Me puedes explicar qué le has dicho a mi madre exactamente?

-¿Nos puedes dejar solos, por favor?

-Silvia, lo siento, pensaba que ella ya lo sabía.

Pero ¿se puede saber a qué estás esperando? Es tu madre.

¿A qué esperas? ¿A que el niño nazca, para presentárselo?

-Álvaro, yo hablo con mi madre cuando me da la gana.

Por ser el padre, no te creas con derecho ahora

a decirme cómo tengo que hacer las cosas.

- Muy bien.

-¿Cuál es su diagnóstico diferencial? -Podría ser un tumor

que estuviera comprimiendo las áreas motoras cerebrales,

como un meningioma, un síndrome compresivo medular,

o incluso una esclerosis lateral amiotrófica. Lo siento.

-Cuénteme, Antonio. -Nada, doctor, que no puedo con mi vida.

Llevo todo el rato con ganas de vomitar, pero ya no me sale nada,

de todo lo que he echado.

-Es posible que tenga algo de deshidratación debido a los vómitos.

Y que tenga un poco de desequilibrio en la bioquímica,

sobre todo el sodio y el potasio.

Hacemos unos nuevos análisis, una gasometría,

y también le voy a hacer una radiografía de tórax y de abdomen.

Por favor, avisa a la sala de Imagen, que lo preparen todo.

A ver, Antonio, mire a un punto fijo.

Vamos a hacer una cosa:

Ande en línea recta; en esa dirección.

Lo más en línea recta que pueda.

-Venga. Inténtelo. Camine. Camine.

Ayúdame. Vamos a sentarlo.

Siéntese.

En la exploración neurológica,

Antonio presentaba una marcha inestable, y falta de equilibrio.

Nuevos síntomas que me hacen pensar

que el diagnóstico de posible infección o gastroenteritis

era erróneo.

He solicitado un TAC para recabar más información.

-¿No me vas a hablar en todo el día?

-Yo no tengo nada importante que decirte.

-Mamá, por una vez podrías ceder un poco y dejar tu orgullo a un lado.

¿No te parece?

-A ver, perdona. La que no quiere hablarme eres tú.

-Está claro que no vas a cambiar nunca.

-Pues ya sabes a quién has salido.

-Hola. Pues ya tenemos los resultados del TAC.

Se aprecia una imagen hiperdensa en la zona parasagital izquierda,

con un ligero edema circundante.

Es una imagen compatible con meningioma, de gran tamaño.

-¿Me lo podéis explicar mejor en castellano, por favor?

-El meningioma es el tipo de tumor cerebral benigno más frecuente.

Su crecimiento suele ser lento,

y los síntomas que provoca suelen ser por compresión del tejido adyacente.

El tratamiento es más o menos difícil, dependiendo de su ubicación.

-Pero ¿cuál es el pronóstico?

-Para saberlo tienen que hacer una biopsia y analizarlo.

-Sí. así es.

Lo que vamos a hacer ahora es ingresarte

y derivarte a neurocirugía.

-Pero entonces, ¿me tienen que operar?

-Así es.

Empezaremos cuanto antes con las pruebas preoperatorias,

que son un electrocardiograma, una analítica y una placa de tórax

para confirmar la viabilidad de la cirugía.

Tal y como ha dicho la doctora Marco,

el diagnóstico definitivo del meningioma lo da la biopsia.

La mayoría de ellos son de grado 1,

pero también hay variantes de grado 2, o 3, que tienen peor pronóstico.

-Álvaro, ¿esto tiene cura?

-Sí. Si se consigue extirpar completamente el tumor.

Pero eso depende de cómo vaya la operación.

Te voy a ir a pedir la habitación.

En cuanto tengamos hechas todas las pruebas preoperatorias,

te meteremos en quirófano.

Cualquier cosa que necesites, ya sabes dónde estoy.

-Lo sé. Es una suerte contar contigo. -Vale. Hasta ahora.

El doctor Landó ya tiene los resultados

de algunas de las nuevas pruebas realizadas a Antonio,

así como de las serologías solicitadas

en su primera visita a Urgencias.

Los análisis hechos a Antonio, así como el resultado de la serología,

no indican que haya ningún tipo de infección.

Además, la radiografía tampoco es concluyente.

Por lo que seguimos a la espera del resultado del TAC.

-¿Hay alguna novedad? -Pues la verdad es que no.

Quería preguntarle.

¿Cree usted que Antonio nos puede estar ocultando algo?

-No, Antonio y yo somos amigos de toda la vida.

Y desde la separación estamos más unidos que nunca.

Antes su mujer sí le estaba dando la vara todo el día.

Y ahora, está un poco más a su bola. Pero me lo cuenta todo.

-Quizá el que está ocultando algo es usted. ¿Pasa algo, doctor?

-No, la verdad es que no sabemos todavía qué le puede estar pasando,

pero no se preocupe.

En cuanto tengamos los resultados del TAC, saldremos de dudas.

-Bien.

-Hola. ¿Puedo? -Sí.

-¿Cómo ha pasado la noche tu madre?

-Por cómo roncaba, yo diría que muy bien.

No, en serio: Se ha levantado hace unas horas ya,

y ya le han hecho todo el preoperatorio.

Ya está todo listo para que pueda entrar al quirófano.

-Esa es una buena noticia. ¿Y tú? ¿Cómo estás?

-Yo, bien. Necesitaba descansar un poco, y estoy mejor.

-¿Habéis tenido ocasión de hablar de...? Ya sabes.

-No. Mi madre no me habla. Y eso me deja agotada. Es mucha tensión.

-Silvia, eso no puede ser. Estás embarazada y tienes que descansar.

-Sí, claro, ya lo sé, Álvaro; pero no es fácil.

-Voy a hablar con ella.

-¡Álvaro! -Amelia. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Bien. ¿Has visto a mi hija? -Sí. Está aquí fuera.

-Seguro que te ha echado una bronca horrible por lo del embarazo,

por habérmelo contado.

Bueno, te digo una cosa. Tómatelo con filosofía.

Ya te puedes armar de paciencia para estar con Silvia.

-Amelia, tienes que hablar con ella.

-Era ella la que me ha llamado para decirme algo. Y aquí estoy.

-Ya lo sé. Sé que estás dolida, y es comprensible.

Pero las dos lo estáis pasando mal.

Alguien tiene que dar el primer paso y ella está embarazada.

Tanta tensión no es buena para el bebé. Piénsatelo.

-Hasta ahora. -Venga.

-Mamá: Ya te van a llevar al quirófano. ¿Estás lista?

-No lo estoy. Anda, siéntate aquí.

Bueno, ya sabes que sé la noticia, ¿verdad?

Al final me vas a hacer abuela.

-Mamá. -¡Ay, qué ilusión! ¡Cielo!

-¿Va a ser niño o niña? -No lo sé, quiero que sea sorpresa.

-Seguro que va a ser niña. Las madres se afean cuando es niña.

¡Que no, hombre, que no! ¡Que estás preciosa!

¿Y qué vas a hacer con Mendieta?

-¿También te ha contado que él es el padre?

-Silvia, ¿qué pasa? -Mamá, tranquila.

-Silvia. -No te preocupes, mamá.

-Silvia, que no lo controlo.

-Por favor. Quiero Diazepam para la 209. ¡Rápido!

Mamá, tranquila. Esto es normal. No pasa nada.

Ahora te voy a poner la medicación y se te va a pasar.

-Pero ¿qué es esto? ¡Si es que no entiendo nada!

-Álvaro: Tiene una crisis tónico-clónica parcial.

-Por favor, Álvaro. Dios mío.

-Bueno, mamá. Ya está, ya está. -Tranquila.

-No pasa nada. Esto es normal. -Pero qué va a ser normal.

-Ya, relájate.

-Ay... Dios.

El doctor Landó ya tiene los resultados del TAC

que le hizo a Antonio,

y procede a su estudio junto a un técnico de imagen.

-A Antonio no le pasa nada relacionado con sus vacaciones.

En el TAC hemos encontrado una serie de lesiones en el espacio intraaxial

y en el lóbulo temporal izquierdo del cerebro, que parece una metástasis.

Todavía tenemos que hacer más pruebas para encontrar el origen, pero,

por desgracia, esto es más grave de lo que yo pensaba.

-¿Cómo que unas manchitas? Pero ¿es cáncer?

-Todavía no lo sabemos. Tenemos que seguir haciendo pruebas

para averiguar cuál es el origen del posible tumor

que está causando esas sombras en el TAC.

Se va a quedar ingresado.

Le vamos a poner un tratamiento con corticoides para el edema cerebral,

que además le ayudará para que se le quiten las náuseas.

Y luego ya estableceremos cuál es el mejor protocolo

para seguir en su tratamiento.

-¿Y a qué se puede deber? -Pues es que todavía no lo sé.

¿Tiene usted algún antecedente familiar?

-Que yo sepa, no. -Le voy a derivar a un compañero mío,

que es especialista, es un médico excelente y un buen amigo.

-¿Un oncólogo? -Sí, un oncólogo.

-Tío, no me lo puedo creer, Ahora que nos empezaba a ir tan bien,

¡me cago en la leche! -Ah, ten cuidado,

que todavía tengo la espalda quemada.

-Disculpen. Un segundito. Es evidente que han tomado mucho el sol.

Antonio, ¿usted utiliza protección? -No.

Siempre me ha gustado tomar el sol.

Mi mujer siempre me daba la tabarra con que era malo tomarlo tanto.

-A ver, déjeme ver eso. Pues no es ninguna tontería, Antonio.

Tiene usted aquí una lesión bastante grave.

¿Cómo que no le dio importancia? -No le di importancia.

En Panamá hemos estado tomando el sol y creí que no habría ningún problema.

-Tenemos que hacer una biopsia de esa lesión.

-Pero ¿tan grave es? A mí no me ha pasado nada.

-Cada piel reacciona de una determinada manera ante el sol.

Pero lo que es indispensable es utilizar protección.

Y lo que está claro, usted no la ha utilizado,

ni ahora, ni anteriormente.

Utilizar fotoprotector a la hora de tomar el sol

es clave para evitar lesiones en la piel.

No es recomendable utilizar aquellos factores menores de 30.

Y 50, si su fototipo de piel es claro.

Además, hay que evitar tomar el sol en las horas centrales del día:

desde las 12 de la mañana hasta las 4 de la tarde.

Ya que los rayos del sol son mucho más fuertes y más perjudiciales.

Días después, el doctor Blanco ya tiene los resultados

de la biopsia de la lesión de piel de Antonio:

el paciente cuyo TAC reveló posibles metástasis en el cerebro.

Tienes mala cara. Que anoche me acosté un poco tarde.

¿Tienes ya los resultados de la biopsia de Antonio?

Sí, y no pinta nada bien.

Tiene un melanoma, el cáncer se diseminó desde ahí.

Tiene gracia, se quieren comer el mundo ahora que están divorciados,

al final uno acaba con un cáncer de piel y metástasis.

Lo más gracioso es que era la mujer la que todo el día le decía

que se pusiera crema solar. Y él, ni caso.

Entiendo que, en cierto modo, te identifiques con Antonio.

Pero, es normal, os acabáis de separar,

pero el parecido acaba ahí. Tú eres mucho más responsable.

-Sí, sí. Ya me encargo yo de decírselo.

Gracias. Te dejo.

Una vez estabilizada de la crisis epiléptica,

el doctor Mendieta le realiza a Amelia un electroencefalograma

para comprobar el foco de dichas crisis.

Hemos observado signos de lesión e irritación

en parte de la región izquierda del cerebro de Amelia.

Así que creo que la crisis convulsiva que ha sufrido

puede ser debida al edema cerebral,

a la retención de líquido en el tejido.

Hemos empezado a administrar corticoides para intentar reducirlo,

y espero que responda bien y podamos operarla cuanto antes.

En tu caso hay que plantearse un tratamiento

de quimioterapia y radioterapia.

Para reducir las metástasis cerebrales.

Y en función de cómo se dé y el resultado,

pues nos plantearíamos una intervención quirúrgica.

El tratamiento para una metástasis cerebral

depende del tamaño y del tipo del tumor, de dónde se diseminó

y del estado de salud en general del paciente.

El objetivo del tratamiento

es aliviar los síntomas del cáncer en el enfermo.

¿Cuál es la esperanza de vida que tengo con este tratamiento?

Ahora es muy difícil saberlo.

Depende de cómo reaccione el tumor al tratamiento.

Que lo tengo crudo, ¿no? Vamos a ver.

La metástasis cerebral siempre es complicada.

Pero nunca, nunca, hay que perder la esperanza.

Cuando estés preparado y tomes la decisión,

nosotros estaremos encantados de empezar el tratamiento cuanto antes.

Pero existen grupos de apoyo.

Sirven para compartir experiencias y problemas

con respecto a la enfermedad.

Y con otras personas que están pasando exactamente lo mismo que tú.

Te ayudará también a despejar muchas de las dudas que tienes ahora.

No necesito ningún grupo de ayuda, doctor.

La única ayuda que necesito la tengo aquí.

Héctor ha sido mi mejor amigo desde siempre

y mi apoyo desde que me divorcié.

Antes de que volviéramos al hospital,

teníamos planeado hacer otro viaje, esta vez, a Nueva York.

Siempre habíamos querido quitarnos esa espinita.

El cáncer no va a impedir que nos la saquemos.

-¿Estás seguro?-Si me queda poco tiempo, quiero aprovecharlo.

Además usted nos ha dicho que ustedes estarán ahí

por si quiero empezar con el tratamiento.

Por supuesto. Y si es tu decisión, yo tengo que respetarla.

Pero, por favor: Si tienes cualquier problema, no dudes en volver.

-Sí. Cuando volvamos de viaje cambio de idea, pues ya me paso por aquí.

-Y le traemos un regalo de Nueva York

Perfecto. Pues que vaya todo muy bien.

Muchas gracias, doctor. Buen viaje.

Gracias, doctor. Ha sido muy amable.

No hay de qué. Hasta luego. Bien.

Amelia se somete a la intervención de neurocirugía,

en la que se va a proceder a la extirpación del meningioma.

-Silvia, ¿cómo ha ido? -Mamá, ha ido todo muy bien.

Han conseguido extirpar el tumor por completo.

Y eso te da muy buen pronóstico. -¡Ay! ¡Qué alegría, por Dios!

Ahora que voy a ser abuela.

¿Qué vas a hacer con Mendieta?

-Pues creo que lo mejor es mantenerle al margen,

no sé si va a ser posible porque Álvaro es muy controlador

y es que no sé si fue buena idea decirle que él era el padre.

-A ver, Silvia. Mendieta es muy controlador.

Pero también es muy responsable.

Eso va a ser de una ayuda tremenda para ti.

Además, es un gran apoyo, para tu hijo también.

El amor de un padre es insustituible, Silvia. Tú lo sabes bien.

-No sé, mamá. Da igual.

-Dale una oportunidad. Anda. Hazme caso.

-Esperadme ahí, que ahora voy, ¿vale?

Silvia, quería pedirte perdón por irme de la lengua con tu madre.

Supongo que solo quería su beneplácito y en fin,

a partir de ahora te voy a dejar todo el espacio que necesites.

-Gracias.

-Quería darte las gracias

por la dedicación que has tenido con mi madre y por mediar entre nosotras.

Supongo que eres el único capaz de hacerla entrar en razón.

-No tienes por qué darlas.

Sabes que siempre me he llevado muy bien con ella.

Como me llevaba con tu padre.

Me siento afortunado de haber tenido un pequeño hueco en tu familia.

¿Quieres tomar algo? -No. Mejor otro día.

Es que he venido acompañada.

-Como quieras.

-Por favor: Dime algo.

-Debes comprender que no lo puedo pasar por alto.

Has practicado la eutanasia a tu mujer, no te estaba permitido.

-Me cuesta muchísimo mear. Y me duele mucho...

los testículos.

-Yo soy Paula: su chica. -¿Qué tal? Soy el doctor Dacaret.

-¿Ingresado? ¿Cuántos días? -Pues no lo sé, mínimo un par.

-Pero ¡que no llegamos al concierto!

-Cuando salga de aquí, nos vamos a ir juntos y solos

a una casa rural. ¿Te parece?

-He estado hablando con Cabrera, y me ha comentado todo lo de su mujer.

Y la verdad es que me he quedado de piedra.

-¿Tú lo sabías?

-Me han dicho que tengo un nuevo compañero en la ambulancia.

-Compañera. Es la doctora Soto.

La ambulancia es lo más, ya lo verás,

Es verdad que, como médico de consulta,

te puede costar un poco porque esto es como mucha acción. Pero...

-Avisa. Llevamos una mujer, motorista, 29 años,

y ha sufrido politraumatismo.

Tiene posible fractura en pierna, y posible traumatismo craneoencefálico.

-Nunca debemos retirar el casco de un motorista en caso de accidente.

Podemos aumentar el riesgo,

o provocar lesiones craneales o de la columna cervical.

-Está estabilizada con collarín cervical y férula. Sí. Glasgow 15.

  • Centro médico - 30/06/17 (1)

Centro médico - 30/06/17 (1)

30 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 30/06/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 30/06/17 (1) "
Programas completos (683)

Los últimos 696 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios