www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4395283
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 29/12/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Esperanza. Hola, Ramón, hijo.

Hola, ¿qué haces aquí? Pues nada.

Estaba pensando en entrar a verte, pero verás,

es que me duele un poco, mucho aquí, en el costado.

Pero es que ...

tengo miedo a entrar

y que me dejes ingresada

como la vez que me pusiste el cacharro este, el marcapasos.

No te dije nada, pero lo pasé fatal. Yo creí que me moría.

Y tengo muchísimas ganas de vivir, y tú lo sabes.

Bueno, escúchame una cosa.

No, perdona, se me está ocurriendo ...

Este dolor no será por culpa del marcapasos que me pusiste.

No lo sé. ¿Te has dado algún golpe?

Pues no. Que yo recuerde, no.

Bueno, vamos a hacer una cosa.

Pásate conmigo y te hago una exploración.

-Ay por Dios, que entre.

Bueno, entraré con una condición.

Que no me dejes ingresada, Ramón.

Ya veremos, Esperanza. Ya veremos.

-¿Cómo que ya veremos? -Anda, vamos.

Bien, Esperanza.

Oye, ¿tienes dificultad respiratoria o dolor torácico?

No, no, en absoluto.

¿De verdad?

De verdad de la buena, Ramón. Pero ¿por qué no me crees?

Que sí, que sí.

Verás, la auscultación es normal.

Y tu frecuencia cardiaca, también.

Así que me temo que sea un problema osteomuscular.

Las contracturas son lesiones muy comunes

y no solamente en los deportistas.

Sino también en personas sedentarias,

personas mayores, con estrés o que adopten malas posturas.

El reposo, en la mayoría de los casos,

es el mejor método curativo.

También los masajes o aplicar calor seco en la zona afectada.

Me parto con los vídeos de Juanjo.

Mira esto. Mira.

¿Estás bien?

Sí ¿por qué?

Porque no lo parece.

Nada, es que estaba pensando en Marta y en Curro,

que espero que las pruebas que hemos encontrado

sirvan para algo.

Yo creo que sí. Tienes que ser positiva.

¿Estamos juntas en urgencias hoy?

-Sí. -Pues vamos.

Hasta luego.

Verás, te voy a recetar un analgésico para el dolor

porque además tienes que tener un poco de paciencia.

Básicamente, porque estos dolores

posiblemente sean de algún tipo de contractura muscular.

Los músculos intercostales y estos

son bastante molestos durante varios días.

Pues muy bien, muchas gracias. ¿Me puedo ir a trabajar?

Sí, claro.

A propósito, ¿una pregunta?

¿En tu rutina de trabajo diaria

tú tomas alguna mala postura que recuerdes

que te pueda ocasionar estas molestias?

-Pues no. No, la verdad es que no.

Bueno, como no sea de estar tantas horas en el ordenador

con el dichoso ratoncito.

Es importante prestar atención

a nuestra forma de sentarnos a trabajar delante del ordenador.

Lo ideal es que la pantalla esté centrada,

a 50 o 60 cm del rostro

y siempre con la mirada por encima del monitor.

Ambos pies asentados en el suelo,

con las rodillas ligeramente por debajo de las caderas.

El teclado a la altura de los codos.

Hombros relajados y muñecas y manos rectas.

Al igual que el cuerpo

que ha de estar en una posición de entre 100 y 110.

y tanto la espalda, en su parte superior como inferior

ha de tener un soporte

que nos permita movernos libremente

y cambiar de postura.

No se me va a olvidar nada.

¿No te importa que se lo comenté a mis alumnos de informática?

Porque yo creo que a ellos les vendrá muy bien.

Me parece genial. Una idea estupenda.

Qué bueno eres, Ramón. Qué bueno eres.

Venga, cariño. Me voy.

Por cierto.

¿Por qué no comes con Lucía y conmigo?

Bueno, déjame mirarlo.

A ver como tengo la mañana y luego te digo algo.

Aunque Lucía insista en que ha pasado página,

yo no me hago la idea

de que Ramón y ella se hayan separado.

Ahora está empeñada en presentarme al tal Alex ese.

Pero a mí no me apetece nada y se lo he dicho claramente.

Ni él, ni ningún otro

va a ocupar el lugar que le corresponde a mi Ramón.

Después de que un viandante le auxiliara,

Nacho ha sido trasladado al hospital

porque sufre mareos de dos semanas de evolución.

Entonces, esos mareos que me cuentas

se acompañan de sensación de giro de objetos,

como si estuviese dando vueltas la habitación.

No, de momento eso no me pasa.

¿Dolor en el pecho, palpitaciones has tenido?

No, lo único que he notado últimamente

es un aumento importante de peso.

Y yo pienso que debe ser algo psicosomático.

Rex murió y desde entonces, me encuentro muy mal.

Supongo que será una fase de duelo.

Pero que no sé cómo superarlo.

Vamos, que lo estoy pasando peor de lo que yo pensaba.

Perdona ¿quién es Rex?

Rex. Rex era mi perro.

Hace tiempo que soy guía canino en la Policía.

Y hace unos años me asignaron a Rex

para que lo entrenara.

Pero vamos,

que nuestra relación no solo era profesional.

Vivía conmigo, dormía conmigo.

Hasta incluso me lo llevaba de vacaciones.

Rex, rex era mi familia.

Hasta que murió en acto de servicio.

Lo atropellaron.

19-12

Pues tiene una crisis hipertensiva.

Vamos a ponerle medicación ya.

-Vale, me pongo con ello. -Vale.

-Siento lo de tu perro. -Gracias.

Nacho ¿tienes alguna enfermedad importante?

¿Estás diagnosticado de algo?

-Lo que tengo es hipertensión desde hace ya como ocho meses.

Y estoy tomando dos pastillas para intentar controlarla,

pero debe ser que no está funcionando.

Debe de ser que hay algún factor

que está desencadenando este descontrol de la hipertensión.

Así que, a parte de la medicación,

vamos a hacerte un estudio de urgencia.

De acuerdo.

-Yo también siento lo de tu perro. -Gracias.

-Qué susto, hija. -Mamá, perdóname.

Que no quería llegar tarde.

Pero ¿por qué corres tanto siempre? Anda, siéntate.

De verdad.

Si no hay prisa, todavía no ha llegado Ramón.

¿Has quedado con Ramón?

Sí, es que esta mañana pase por el hospital ¿sabes?

¿Te pasa algo?

Que no, no me pasó nada. Nada importante.

Es una contractura sin importancia. Eso me ha dicho él.

Qué encanto es. Es un cielo. Tan cariñoso.

Mira, le he dicho que venga a comer con nosotras ¿qué te parece?

Mamá...

-Hola. -Hola. ¿Cómo estás, cariño?

Anda, siéntate.

Bueno, casi no te sientes.

Porque yo creo que ya podemos entrar a comer ¿no?

Perdona, mamá.

Justo lo que te iba a contar es que son estas cosas que pasan,

que había quedado con Alex justo aquí para presentártelo hoy.

Bueno, creo que el que sobra aquí soy yo.

No, si tú te puedes quedar, no pasa nada.

No, mira, hija.

Yo creo que lo mejor será que dejemos la comida para otro día

Mamá, por favor. Que no nos vemos casi nunca.

Es que es una tontería el comer sin apetito.

Venga. Adiós, hijo. Cuídate mucho.

Adiós, cariño. Ya hablaremos.

Oye, siento todo esto. No sabía.

No, si no tienes por qué saber nada. Son cosas que pasan.

Que lo siento yo también.

No te preocupes, ya tomo yo algo en el hospital.

Gracias.

Después de una exploración cardiorrespiratoria y neurológica,

una otoscopia, un electrocardiograma y una analítica,

la doctora Marco le realiza a Nacho un TAC craneal

para comprobar si sus mareos tienen un origen neurológico.

Siéntate, Nacho, por favor.

-Hola. -¿Qué tal?

Ya tengo los resultados de las pruebas que te hemos hecho

y los mareos no tienen ninguna causa cardiológica o neurológica.

-¿La causa es emocional? -No, no.

Lo más seguro es que tenga relación

con la crisis hipertensiva que has tenido.

Y la analítica de sangre

me ha llamado la atención que la glucosa,

el azúcar está bastante alto.

Lo tienes a 119 mg decilitro.

¿Tú estás en ayunas?

Sí, sí. Totalmente.

Desde anoche, no he comido nada.

Una glucemia entre 100 a 125 mg decilitro en ayunas,

significa que hay una alteración de la glucosa en ayunas.

Es un tipo de pre diabetes.

Esto aumenta el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2.

Por lo que Nacho

tendrá que tomar medidas con respecto a su alimentación,

a la actividad física que realiza,

que también deberá acudir al hospital para hacerse controles regulares.

Así que, a partir de ahora

vas a tener que cuidar tu alimentación

y hacer ejercicio físico moderadamente.

No, si voy a seguir todos sus consejos.

No quiero correr el riesgo de padecer diabetes.

Estupendo.

Pues ahora te pasaremos a boxes

y allí te van a ir tomando la tensión periódicamente

y te darán más medicación si fuera necesario

antes de poder darte de alta.

Vale. De acuerdo.

Señora

¿está bien?

¿Qué le ha ocurrido?

-Por favor, llame a una ambulancia. -Sí.

Hola ¿qué tal, chicos? ¿Qué ha pasado?

Por favor, ¿quiere avisar al doctor Landó, es mi médico?

Ya, es que el doctor Landó hoy está en otro turno.

No se preocupe, la voy a atender yo muy bien.

¿De acuerdo?

Vamos adentro, chicos. Si no hay más remedio ...

Ya está.

Vamos a ver, Esperanza.

Los mareos, las náuseas

y las contracciones abdominales que presenta

o bien son porque el marcapasos no está funcionando bien

o que sean arritmias.

Ya. No me lo puedo creer, doctor. Eso ¿qué significa?

¿Que tengo que volver a quirófano?

No es posible, no es posible, doctor.

Si yo he seguido

todas las indicaciones que me han dado al pie de la letra.

Por favor.

Si usted tiene un marcapasos,

la mayoría de máquinas y dispositivos de su hogar

no afectan a su funcionamiento.

Debe mantenerse al menos a unos 30 cm separado de herramientas eléctricas

o al menos aquellas que envían impulsos vibratorios.

Como por ejemplo un taladro, un cortador de césped, un motor,

un generador.

Y el móvil, cuando lo lleve

pues manténgalo en el bolsillo o en un bolso

siempre en el lado contrario al que llevar marcapasos.

Y para comprobar el funcionamiento del marcapasos,

vamos a hacerle un electrocardiograma y una radiografía de tórax.

-¿Y eso no será peligroso? -No, no. No se preocupe.

Vamos a ver, las radiografías normales,

las ecografías y los escáneres,

no influyen en el funcionamiento. Vamos, no afecta.

Bueno, pues nada.

Tendré que confiar en usted, doctor. A ver qué remedio.

Y hace muy bien, Esperanza.

Carlos, cuando puedas, ve preparando el electro.

Otras recomendaciones para portadores de marcapasos

es que cuiden muy bien la herida después de la implantación.

Es decir,

la incisión hay que mantenerla totalmente seca.

Y a la hora de ducharse,

tienen que secar la herida con mucho cuidado.

Es decir, con toques muy suaves.

Durante las próximas semanas no deben hacer esfuerzos,

por ejemplo, no levantar objetos muy pesados, ni empujar,

ni contorsionar demasiado el brazo

del lado en el que se encuentra el implante

porque podría sufrir un desplazamiento.

La doctora Marco

ha puesto un tratamiento antihipertensivo a Nacho,

esperando que mejore sus cifras de tensión arterial.

¿Qué haces tú aquí?

Oye, mira.

Siento no haber hablado antes contigo.

En comisaría me dijeron que estabas aquí.

Y bueno, yo ...

solo quería darte el pésame.

Sé lo que significaba Rex para ti.

No tienes ni idea.

Yo estaba presente en el operativo donde Rex murió.

Nacho me culpa de ello.

Por eso he dejado pasar el tiempo antes de venir a darle el pésame.

Él piensa que pude haberlo evitado, que debí de haber frenado el tráfico,

pero todo pasó tan deprisa

que cuando me di cuenta, Rex estaba inmóvil en el asfalto.

Nacho intentó reanimarlo, pero no lo consiguió.

Mira, comprendo que tengas que culpar a alguien de lo ocurrido,

pero en la vida a veces pasan cosas que no se pueden evitar.

Bueno, en fin.

Todo esto ha sido una desgracia.

Voy a mirarte la tensión.

Oye, mira. Yo lo que te quiero decir ...

Te quieres ir, por favor.

Después de hacerle un electrocardiograma,

el doctor Cabrera realiza a Esperanza una radiografía de tórax.

Tras las pruebas que le han realizado,

el doctor Cabrera le informa de los resultados.

A ver, Esperanza. Le comento.

Tal y como esperábamos,

el electro nos ha mostrado que hay una disfunción en el marcapasos.

¿De acuerdo?

Probablemente se deba al síndrome de Twiddler,

así que vamos a dejarla ingresada para volver a intervenirla.

No me diga, doctor. ¿De verdad? No me lo puedo creer.

El síndrome de Twiddler es una complicación poco frecuente

que ocurre tras el implante de un marcapasos o un desfibrilador.

Discúlpame un momentito.

Landó, perdona.

Oye, estoy con una paciente que has atendido,

que la habéis puesto un marcapasos hace unas semanas.

-¿Esperanza? -Sí.

-O sea, que ha vuelto al hospital. -Sí.

Porque se le ha desplazado el marcapasos.

Y bueno, la señora estaba un poco preocupada

porque piensa que le pueda ocurrir lo mismo, tras otra operación.

-Ya. ¿Habéis avisado a Lucía? -¿Lucía? No, ¿por qué?

-Porque Esperanza es su madre.

Ante la normalidad de las pruebas y de las cifras de tensión arterial,

la Doctora marco le ha dado el alta a Nacho.

Ya le he dado el alta a Nacho

y le he explicado que deberá seguir un control de la tensión arterial

por parte de su médico de cabecera

y también tendrá que hacerse analíticas de sangre

para vigilar sus niveles de glucosa.

-Muchas gracias. Adiós. -Hasta luego, Nacho.

¿Señor Mendieta? Ya puede pasar conmigo.

Adelante ¿qué tal?

Hola, soy el doctor Álvaro Mendieta.

Si estás escuchando esto,

lo más probable es que ni la doctora Silvia Marco ni yo

estemos en casa,

así que, deja un mensaje

y en cuanto podamos, te devolvemos la llamada.

Un saludo.

¿Silvia?

Te necesitamos en urgencias.

Vale, voy para allá.

-¿Si? -Esperanza.

-Ramón, cariño, hijo. Qué alegría verte.

-¿Cómo estás?

-Bien, bien. No te preocupes.

Oye, escúchame.

Tengo que disculparme

por no haberme dado cuenta el otro día

de que podrías tener una disfunción en el marcapasos.

Anda, por favor. No digas tonterías.

Tú no te preocupes.

Pero si yo te voy a querer igual siempre.

Si eres mi yerno favorito, cariño.

Disculpen. Que les corte un poco.

A ver, Esperanza.

Necesito que me cuente un poquito su día a día.

Sí, bueno.

Es fácil. Es sencillo.

Suelo hacer lo mismo.

Me levanto a las ocho, más o menos.

Me aseo, desayuno

y me voy a dar unas vueltas, a andar un poquito.

Como una hora.

Luego vuelvo a casa, y me voy a ...

comprar.

Con el carrito, como tú me dijiste. Bien.

Y después, almuerzo con alguna amiga o yo sola.

Y eso sí,

mi siestecita no me la quita nadie.

Luego me pongo más mona y me voy a trabajar.

Es que no le he dicho. Que estoy dando clases.

Si, clases de informática a personas mayores.

No creo que ninguna de estas actividades sea de riesgo.

-Ya.

-¿Utiliza usted la pizarra? -Sí.

-¿Y no será zurda, por casualidad? -Pues sí.

Y me encanta, me encanta la pizarra.

Aunque mis alumnos tengan su portátil,

yo es que la pizarra ...

-Ahí está. ¿Lo ha visto? -Sí.

Precisamente el movimiento que ha hecho con el brazo.

Ahí está el problema.

¿Este es el problema? No me diga, doctor.

¿Este es el problema

de que este cacharro se haya ido para este lado?

Sí, es probable, sí.

Es usted más listo de lo que pensaba, doctor.

Como ha pasado con la postura que adopta esperanza al escribir,

muchas veces le decimos a pacientes que tienen marcapasos

que no hagan ciertos movimientos.

Pero dejamos de lado todos aquellos que suelen hacer en su día a día,

de forma cotidiana.

Porque son movimientos tan naturales, tan orgánicos y automatizados

que no llegamos a pensar que realmente puedan afectar.

Nacho ha vuelto al hospital en ambulancia

con un cuadro de cefalea muy intensa, palpitaciones

y dolor torácico.

Doctora, el corazón me va rapidísimo.

Nacho ¿has tomado la medicación

tal y como te indico tu médico de cabecera?

Sí, me he tomado todo.

Pues tienes taquicardia,

así que vamos a hacerle un electrocardiograma

y también voy a necesitar

una analítica de sangre y una de orina de 24 horas.

¿Vale, Pepa?

Nacho vamos a dejarte ingresado hasta averiguar qué es lo que te pasa.

-¿Quieres que avisemos a alguien? -No, si no tengo a nadie.

A ver esa vena.

Mami me acaban de mandar un mensaje, estaba con un paciente.

No te preocupes.

-¿Te tienen que operar otra vez? -Sí, cariño. Pero no pasa nada.

No te preocupes. No te preocupes, estoy estupendamente, de verdad.

-Bueno, yo os dejo solos.

Vendré a verte antes de la operación ¿de acuerdo?

Por favor, no faltes.

-Adiós, cariño. -Descansa.

Gracias.

-Mami. -¿Qué?

-Bueno, disculpad. Ya me voy. -No, no. Ven, quédate.

-Mamá, que bueno, por fin te lo presento, es Alex.

-¿Qué tal, Esperanza? Encantado. -¿Qué tal, Alex?

-Bueno, pues nada. Ya me voy. -Vale, pues te busco luego.

No puedo creer la poca sensibilidad que tiene la gente. De verdad.

Mi compañero, el que vino el otro día a visitarme al hospital,

me dice que sabe perfectamente lo que significa para mí

la pérdida de Rex.

Y no tiene ni idea.

Igual que el resto de mis compañeros.

Manuel me dice que asignándome a otro perro,

se me va a pasar la pena.

Y no es así. Rex ...

Rex será único.

Que ningún animal podrá sustituirle nunca.

Mira, Nacho. Yo te entiendo.

De verdad, entiendo lo que sientes.

De hecho, cada vez que una persona pierde a su perro,

seguramente siente lo que tú.

Porque realmente los sentís como un miembro de la familia.

Pero yo creo que te estás refugiando demasiado en el dolor.

Yo creo que tienes que darle una oportunidad a la vida

y a las personas que merecen la pena.

Que las hay.

-¿Qué tal? -Hola.

A ver, Pepa. Antes de que se me olvide.

Está analítica de sangre es para el doctor Blanco.

Vale, se la llevo ahora.

Y Nacho, te cuento.

En tu analítica de sangre,

el azúcar le sigues teniendo alto y el potasio está bajo.

Y en la analítica de orina de 24 horas que te hemos hecho,

hemos visto el cortisol muy elevado.

Lo tienes a 1015 mg.

Y eso quiere decir que es muy posible que tengas un síndrome de Cushing.

¿Y eso qué es?

El síndrome de Cushing es un trastorno hormonal

en el que hay una exceso de la hormona cortisol.

Esto tiene distintos efectos sobre los órganos y los tejidos

como un aumento de la tensión arterial,

de la frecuencia cardíaca, de la glucosa en sangre,

que además conlleva un riesgo cardiovascular.

¿Y cuál es el tratamiento?

El tratamiento es diferente según la causa que lo provoque.

Sí, si es un tumor, se puede extirpar.

Y si está provocado por algún medicamento,

pues hay que quitar el medicamento o reducirlo.

-Ya. -Exactamente.

Ahora lo que vamos a hacer es un test de dexametasona.

Vamos a inyectarte corticoides

para comprobar el funcionamiento de tus glándulas suprarrenales.

Vale, vale.

-Voy a llevarle esto a Blanco. -Estupendo.

Lucía ha pasado la noche acompañando a su madre, Esperanza,

que debe someterse a una nueva intervención

para recolocar su marcapasos.

-Buenos días. -Buenos días.

¿Qué tal estás? Te veo muy cansadita.

-¿Yo? Si estoy como una rosa. -¿Sí?

Bueno, estoy un poco preocupada por la operación de mi madre.

-Y preocupada por la actitud que está teniendo contigo.

-Tranquila. Es una tontería.

A ver, tú tienes que pensar

que aunque tú hayas cortado con Ramón, ella no.

-Ya. -Entonces, hay que darle tiempo.

Dios mío,

yo sé que va a ser muy complicado, que lo voy a tener bastante chungo.

Pero me voy a esforzar por hacerme un sitio en su corazón.

-Eres más rico. -Tú sí que eres rica.

-¿Pero cómo no te voy a querer?

Escucha, que me voy a dar una ducha. ¿Vale?

-¿Una duchita?

A mí no me importa darme una segunda ducha.

-Vete a trabajar. Tonto.

-Venga. Luego te veo.

Me gustaría saber cómo se encuentra Nacho.

Pues mira, ahora mismo le están haciendo un TAC.

Me imagino que no querrá verme. Y en fin, yo me gustaría verlo.

Necesito hablar con él, de verdad.

Yo también pienso que le vendría bien hablar contigo,

pero es que Nacho es muy terco.

Ya, ya.

Además, entiendo perfectamente el mal rato que está pasando

y además,

con esta enfermedad y estando tan solo el pobre, pues.

Yo voy a intentar hacerlo posible para que hable contigo.

Pues muchísimas veces, de verdad. Yo se lo agradezco.

-Vale, venga. -Gracias.

Ahora le aviso.

Con la sospecha de que Nacho pueda tener un tumor,

la doctora Marco le somete a un TAC abdominal.

-Ha venido Manuel a hablar contigo. -No, no. No quiero visitas.

Además, cualquier palabra de mi compañero,

si es que se le puede llamar así, es pura hipocresía.

Bueno, no sé.

Yo creo que ahí puedes equivocarte, Nacho.

No, lo tengo muy claro.

¿Qué tal?

Te cuento.

En el TAC hemos visto una masa suprarrenal de 3 cm de diámetro.

En las glándula suprarrenal izquierda.

-¿Un tumor? -Sí, es un tumor.

No hay duda de que

es lo que está provocando todos tus síntomas.

Pero ... ¿El tumor es maligno?

Para saber si es maligno o no, porque todavía no lo sabemos,

tenemos que esperar a anatomía patológica.

A ver, Nacho.

Ahora lo que tenemos que hacer es operarte para poder analizarlo.

Bueno, Nacho. Igual ahora sí que es un buen momento ...

No, no.

Manuel lo único que me puede dar es mala suerte.

¿Qué tal, Esperanza? ¿Con fuerzas para la operación?

¿Qué quiere que le diga, doctor? La verdad que muy animada no estoy.

Pero las cosas son como son. Y hay que tomarlo así ¿no?

Qué remedio.

Bueno, piense usted

que de todas maneras

hay cosas que en un principio nos parecen un problema

y luego terminan convirtiéndose en una solución.

-Ya, ya. -Sí, adelante.

Mamá.

Pues que te vengo a dar un beso antes de la operación.

Mami, que va a ir todo muy bien.

Seguro que sí, mi vida. Tú no te preocupes.

¿Estás animada?

Bueno, animada, animada.

Con un poco de miedo, como siempre.

Pero es normal, hija. Es normal.

Esperanza entra de nuevo a quirófano

para ser intervenida de reimplantación de marcapasos.

-Lucía ¿se sabe algo? -Qué va, no.

Sigue todavía en el quirófano y es que ya es mucho tiempo. No sé.

Son dos operaciones en nada en mi madre

la veo pues que está mayor.

Bueno, no te preocupes. Que todo va a ir bien.

Además, Esperanza es mucha Esperanza.

Gracias.

Si ya sabes que yo la quiero como si fuera mi segunda madre.

-Sí, lo sé, lo sé. -¿Qué tal ha ido?

-Bien, tranquila.

Ya está en reanimación

y podrás pasar a verla dentro de un rato.

Afortunadamente,

la operación de Esperanza ha salido bien.

Todo finalmente salió según lo previsto.

Hemos podido recolocar el electrodo del marcapasos

y hemos fijado el generador a un músculo

mediante suturas reabsorbibles.

Bueno, pues ...

ya como sabemos cuál ha sido

el movimiento que ha hecho Esperanza para que se desplace marcapasos,

esperemos que no vuelva a tener problema con ello.

Sí, oye.

Luego cuando la suban de reanimación, vendré a verla.

-Vale. Venga, gracias por venir.

¿Y a ti qué te pasa, que te has enfadado?

-No. -¿Qué no?

Tienes que saber que son muchos años y ha venido aquí a animarme.

-Que sí, tranquila. Lo sé. No pasa nada.

-Con todo lo que tengo y que encima te enfades.

Nacho es intervenido para la extracción del tumor adrenal.

Y unos días después,

la doctora Marco

ya tiene los resultados de anatomía patológica.

-¿Qué tal Nacho? ¿Cómo estás? -Pues me encuentro bastante bien.

Bueno, con un poco de miedo. Supongo que ya están los resultados.

-¿El tumor es maligno? -No, no es maligno.

¿No?

Ya puedes respirar tranquilo.

Ahora deberían de normalizarse ya

los niveles de tensión arterial y de azúcar.

Mire, doctora. Le agradezco mucho su paciencia.

Yo sé que no he sido un paciente fácil.

Cabezón, cabezón. Y bastante negativo, lo sé.

Nacho, no has sido un mal paciente.

Simplemente estás pasando por un mal momento.

Yo solamente espero que a partir de ahora

te encuentres mejor.

En todos los sentidos.

Le agradezco mucho sus palabras, de verdad.

¿Puedo pasar, Nacho?

Os dejo solos.

Bueno, ya me ha dicho Pepa que todo ha salido muy bien.

Me alegro por ti.

Pues perdona, pero... Déjame hablar un minuto.

Oye, mira. Antes yo era como tú.

Sí, sí. No confiaba en nadie.

Supongo que todo esto me viene desde la infancia.

Mis padres me dieron en adopción.

Y la familia que me acogió no me gustaba nada.

Durante muchísimo tiempo me he sentido una víctima.

Y culpaba a todo el mundo de mis desgracias ¿sabes?

Pero me di cuenta de que todo estaba en mi cabeza.

Y que hay gente que merece la pena.

Y que la vida se disfruta más estando bien acompañado.

Por eso entiendo perfectamente cómo debías de sentirte con Rex.

Oye, mira.

Quiero que sepas que ...

cualquier cosa, lo que sea, lo que te haga falta,

da igual.

Ya sabes dónde estoy.

La verdad es que me encuentro perfectamente, doctor, de verdad.

Qué bien.

Pues hoy puede ser un buen día para ir a casa.

¿Sí? No me diga, ¿de verdad? Qué alegría, qué alegría.

Qué alegría más gorda, doctor.

Alegría me da usted viéndole sonreír así, Esperanza.

Que es que los últimos días que ha estado ingresada

le he visto un poco seria, un poco apagadilla.

Yo, de antemano, Esperanza,

sinceramente me disculpo

por si ha habido algo que haya hecho que le ha hecho sentir incómoda

o algo por el estilo. No ha sido mi intención.

Por favor, doctor. No diga eso.

Soy yo quien tengo que disculparme con usted.

He estado un poco antipática, lo reconozco.

Bueno, le confesaré que no tenía muchísimas ganas de conocerle.

Vamos, ninguna.

Es que aún no he podido superar

que mi hija y Ramón se hayan separado ¿sabe?

Mire que yo soy moderna o creo que soy moderna.

Pero esto lo llevo fatal ¿eh?

Ahora, que voy a cambiar el chip.

A partir de ahora,

no me voy a meter más

en lo que haga o deje de hacer mi hija, porque ya es mayorcita.

Pues sí, tiene razón, Esperanza.

Y además, nunca es tarde.

Ya decía yo que Lucía es una mujer muy increíble.

Esto le viene de familia, esto lo lleva dentro, claro.

Gracias, doctor.

Ande, deme un abrazo, que es usted, además de listo,

es usted muy guapo. Muy guapo.

Muchas gracias por lo que me toca.

Gracias.

Después de que hayan desaparecido todos los síntomas

y que los niveles de tensión arterial y glucemia de Nacho

se hayan normalizado,

la doctora Marco le da el alta.

Bueno, yo te deseo mucha suerte

y no te olvides de que fuera te espera una vida nueva.

Lo que sí sé es dónde acudir para que me levanten el ánimo.

Bueno, parece que no solamente Pepa es buena en eso ¿no?

Bueno, estos días en el hospital me han cambiado.

Y después de escuchar la historia de Manuel,

hemos estado hablando por teléfono varias veces

y ya me dijo que vendría a buscarme al hospital.

Y bueno, vamos a ir al lugar donde está enterrado Rex.

Y voy a aprovechar

para enterrar el hacha de guerra que tengo contra el mundo.

Y yo creo que va ser un buen momento para darle oportunidades a la gente.

A mí me parece muy bien. Esa es la actitud.

Muchas gracias. Adiós.

¿Cómo estás?

-Prefiero no hablar de eso. -A ver, lo que te ha pasado...

-Te he dicho que prefiero no hablar de eso.

Vale.

Mira, Silvia.

Llevas varios días con evasivas y yo creo que es una ...

A ver, Pepa.

Desde hace un tiempo

he estado intentando mantenerme ocupada

para tener la cabeza controlada.

Pero la realidad es la que es.

Álvaro ...

Álvaro ha desaparecido en el mejor momento.

Mira, yo apreciaba mucho a Mendieta.

Y también le echo mucho de menos

y me cuesta horrores no verle por los pasillos del hospital.

Pero Silvia, tienes que salir adelante.

Como sea.

Pues yo no sé qué más hacer.

Pues yo creo que apoyarte en Aníbal puede venirte muy bien.

Y tómate tu tiempo. Lo que necesites.

¿Vale?

Tranquila.

Ya verás que todo va a ir bien.

Ramón ¿qué haces? ¿Por qué no me coges el teléfono?

A ver, Javier. De verdad, que ...

Mira, por más que uno intente,

es absurdo intentar negar lo evidente.

El otro día estuve a punto de tomarme una copa ...

Pero no lo hiciste. Y eso es lo que importa.

Ya.

Oye, vámonos de aquí. Que necesito tomar el aire.

-¿Está pagado esto? -Sí.

-Hola, guapi. Muak, muak. -¿Y eso?

-Estoy un poco mareado, espera.

-¿Qué haces aquí? ¿Qué te ha pasado? -¿Vosotros os conocéis?

Tú eres la hija de Clara.

¿Te ha contado tu padre?

-No, qué va, qué va.

Pero se escuchan cosas por el hospital.

Podría entrar en shock hipovolémico ¿vale? Hay que llevarlo a la UCI.

¿Te encargas?

Tranquilo, tranquilo. Rápido, rápido.

A ver, Marta.

Que está sangrando por el pulmón.

Y eso le ha producido la anemia.

Y también hemos visto

que tiene un coágulo de sangre en el pulmón derecho.

-¿Es muy crítica la situación? -Bueno, sí.

Quiero que sigas mi dedo, dime donde dejas de verlo.

Hasta ahí.

Pues eso nos indica

que hay algo que está haciendo

que la presión dentro de tu cráneo aumente.

¿Qué?

-Podría ser una hemorragia, un edema cerebral ...

¿Un tumor?

Sí, podría ser un tumor.

Molina ¿has cambiado tú las guardias de urgencias?

Sí, ¿por?

Pues porque es Sarcel el que se encarga.

Así que, déjalas como estaban.

La verdad es que no me gusta recibir órdenes, pero ...

no sé.

Las tuyas son diferentes.

Al fin y al cabo, tú eres la que manda ¿no?

  • Centro médico - 29/12/17 (2)

Centro médico - 29/12/17 (2)

29 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 29/12/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 29/12/17 (2)"
Programas completos (1013)

Los últimos 1.026 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios