www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4395262
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 29/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Tu padre tiene que estar muy orgulloso ¿no?

De tener un artista en casa.

Bueno, tampoco me hace mucho caso.

Es que estoy harta porque como tengo distintas aficiones,

pues nunca me toma en serio. A ver, Marta, hija.

Tienes que reconocer que en menos de un año

¿cuántas aficiones has tenido que te han apasionado?

Vale, pero tampoco es ningún pecado.

No, si pecado no es.

Pero claro, tu padre no sabe diferenciar

lo que realmente es importante para ti de lo que es pasajero, mujer.

Pero bueno es que para mí todos son importantes.

Pues te digo una cosa, esto lo tiene que ver.

Porque esto es una obra de arte. Bueno.

Que le va a encantar, te lo digo yo. Ah, mira.

-Hola. -Hola.

-Marta ¿nos vamos? -Sí, sí.

-Escucha, yo cuando era más joven quería dibujar,

y me salían unas chapuzas que no tenía ningún sentido.

Así que, quiero aprovechar a mi hija, que dibuja bien. Venga, enséñamelos.

-Bueno, vale. -A ver.

-Mira, aquí tengo la libreta.

-Venga.

-Pues mira. Este le hice ayer.

-¿Esto lo has dibujado tú? -Sí.

De este me gusta mucho, con las sombras...

-Déjame ver eso un momento.

-¿El de ahí? -Sí, sí. Tira para atrás.

Esto, esto es la caricatura de un médico ¿no?

-Sí.

-Hola, Lucía. Lo siento mucho de verdad.

Antes no fue mi intención, no sé que me pasó...

¿Qué ha pasado? ¿Y este cambio?

-Yo creo que estábamos hablando ya demasiado.

La verdad es que está más tranquila.

Está como menos rebelde.

Yo creo que debe ser la etapa introspectiva adolescente.

Está como... Para adentro. -¿Introspectiva? -Sí.

-Ya me hubiese gustado a mí

conocer tu etapa introspectiva de la adolescencia.

Que debió ser... -Pues yo te la cuento.

Básicamente estaba encerrada en mi cuarto

y veía pelis en el ordenador y leía libros. No sé.

-¿Leías libros?

-Sí, Pepa, alguno me he leído en mi vida.

-Bueno, pues eso será lo que hace tu hija.

-No, no. Te equivocas. Mi hija tiene otro hobby.

¿Sabes cuál es? -¿Cuál?

-¿Te lo enseño? Mira, a ver qué te parece esto.

Échale un ojo. Mira, mira.

-Pero bueno. Eres tú totalmente.

-¿Sabes cómo le llama? -¿Cómo?

-Doctor Pelocho. -Ah, Doctor Pelocho. Esta guay.

-Sí. -No, en serio.

Es un dibujo que es muy bueno. -Que sí, que es que dibuja muy bien.

Ya no sé de dónde ha salido, pero mira qué bien lo hace.

-Pero aquí tu hija y tú tenéis un filón.

-¿Qué filón?

-Hombre, con tu vis cómica y con su talento para el dibujo,

podéis hacer tiras cómicas. Que sí, cosas así. No me digas.

Móvil

Lo podéis pasar muy bien.

-Sí. Pepa, que hay una ambulancia. Tenemos que irnos.

-Vale. -No, dame. Es mi hija y es mi dibujo.

¿Vale? Vamos. -Vale, vale.

Verónica, que hace poco

fue diagnosticada de un problema en el hombro,

tiene que volver a urgencias

porque se ha vuelto a hacer daño en la misma zona.

-¿Qué ha pasado?

-Por lo que nos han contado, se lanzó a correr tras un ladrón.

Es toda una heroína. -Qué va, de heroína nada.

Además, el tío se escapó. Nada, lo tenía supercerca,

pero tropecé, y caí fatal.

-No me digas más. Te has caído sobre el hombro malo.

-Sí. -Ah, ¿os conocéis?

-Sí. -Un poco.

-Ella ha estado en el hospital.

Fue diagnosticada de hombro doloroso

y le estoy siguiendo la rehabilitación.

Bueno, vamos a triaje.

Esto es como siempre, Javier.

Tú no puedes ayudar a nadie si primero no te ayudas tú.

Y parece mentira

que después de veintitantos años con una psicóloga en casa,

me haya dado cuenta de esto ahora que no estoy con ella.

Entonces ¿estás llevando mejor el tema de Lucía?

Bueno, poco a poco, pero ya sabes, esto es lo que hay.

Entonces, te tienes que adaptar sí o sí.

Pero yo creo que puede venir bien

este tiempo de estar separados y ser solteros. Así, reflexionas.

Es bueno.

¿Y no tienes pensado rehacer tu vida sentimental?

Después del fracaso con Mónica, no estoy yo muy por la labor.

Ya te digo, yo creo que esta etapa nueva de soltería

nos puede venir muy bien a los dos, a Lucía y a mí.

Y sobre todo, también a nuestros hijos.

Hombre, Ramón, no porque ya es muy mayor y le da un poco igual,

pero Marcos, el pequeño, que está tan descentrado últimamente,

yo creo que le puede venir muy bien ver que sus padres,

a pesar de estar separados, pues estamos juntos por él. ¿Entiendes?

Y eso es bueno.

-Arriba.

-No me haga que me tumbe, que no me llega el aire.

Noto que me asfixio. -Tranquila, cariño.

Que enseguida llegamos al hospital. Tú, tranquila.

-Vale, ya la subimos en la ambulancia. ¿De acuerdo?

Mark Blazevic regresa al hospital.

Aunque en esta ocasión, no está preocupado por su salud,

sino por la de su compañera, Olivia.

Bueno, todo lo bien que se puede ir por la vida

con una bolsa de orina colgando de la cintura.

Pero hoy no hemos venido por mí. Mire lo que le traigo.

¿Qué ha pasado?

Estamos de vuelta de un viajecillo.

Bueno, en realidad es una escala, porque volvemos a irnos.

Pero es que, esta noche, Olivia no ha podido dormir.

Yo lo achacaban el jet lag o bueno, nosotros, sinceramente,

en los hoteles no descansamos muy bien.

Pero es que esta noche ha tenido que dormir sentada porque si se tumbaba,

se asfixiaba la pobre mía.

-Qué curioso, cómo es la vida,

yo que pensaba que durante la rehabilitación

la gente lo que hacía era no forzar la zona.

Y ahora resulta que lo que está de moda, ¿qué es? Perseguir ladrones.

Y encima, eliges caerte sobre la zona mala,

la lesionada, el hombro derecho.

Muy bien, Verónica. Todo maravilloso, muy bien.

-Sí, muy bien, supongo que no tuve otra opción.

Lo vi y me lancé a por él sin pensar.

Imagino que es instintivo, gajes del oficio.

-¿De qué oficio? -Soy policía.

No estaba de servicio,

pero la realidad es que un policía siempre está de servicio.

Es una pena que se me escapara otra vez.

¿Qué? -No. -¿Qué he dicho?

Algo muy fuerte he tenido que decir para callarte.

-No, nada, tranquila.

Lo que pasa es que no tenía ni idea de que fueras policía.

-¿Qué pasa? ¿Te dan morbo los uniformes?

-No, te voy a explorar el hombro. -Vale.

-Estira el brazo.

Sí, soy policía.

Simplemente vi a un hombre que llevábamos un tiempo persiguiendo,

le pedí que parara y como se echó a correr,

pues salí tras él.

Pero tropecé y se me escapó.

-Intenta subirlo hacia mí.

-No puedo más.

-Vale, ahora te ayudo. ¿Te duele a partir de ahí?

-¿Esto es para averiguar que me pasa o una excusa para tocarme un poco?

-A ver si resulta que al final

a la que le gustan los uniformes es a ti y no a mí.

Voy a soltar. A ver si puedes aguantar el brazo. Uno, dos y tres.

¿No puedes?

Bueno, tienes dificultad en la abducción activa,

arco doloroso y también tienes signos de caída positiva. ¿Vale?

-Vamos, que ahora sí que me he roto el hombro. Más tiempo de baja.

-Bueno, no tiene por qué, puede ser una lesión de músculo o de tendón.

No tiene porque haber rotura.

Lo que sí me gustaría es hacerte una serie de pruebas.

Bueno, voy a prepararlas.

Es importante que entendamos que no siempre que haya un golpe,

existe una fractura.

De hecho, se puede tratar de una tendinitis o de rotura de fibras.

Móvil

Disculpadme.

¿Sí? Marta, Marta estoy trabajando.

No, no. Vale, tranquila. Era solo para proponerte una cosa.

-¿Hay aquí algún sitio donde se pueda fumar?

En tu estado, es lo último en lo que deberías pensar.

-Por favor, doctor.

Esto es un catarro mal curado.

-Estábamos en Birmania y ahí le empezaron las toses.

Bueno, y la mucosidad. Que tenía que verla.

Mira que yo estoy acostumbrado a llevar la bolsa por la orina,

pues eso era peor.

Bueno, era peor que incluso la comida que nos servían en Birmania.

¿Y cuándo empezó esa sensación de falta de aire?

-Allí, también. Estábamos en Birmania.

Lo que sucede es que no nos fiábamos de los médicos locales.

Es que estábamos en una zona, que ni venía en el mapa.

Así que, decidimos pues comprar un jarabe y dárselo.

Y santas pascuas.

A ver, siempre es más fiable un médico,

por humilde que sea el sitio donde esté, que automedicarse.

¿Habías tenido antes problemas respiratorios?-No.

A Mark le tengo controlado porque es paciente,

pero a ti nunca te había tratado. -Bueno, doctor.

Olivia tiene EPOC,

pero según su médico de cabecera, está todo controlado.

Entonces, es posible

que sea una infección respiratoria que haya reagudizado el EPOC.

-Mark, alcánzame.

-¿Qué? -Alcánzame el bolso.

-¿El qué? -El bolso.

-¿El bolso, para qué?

-Alcánzame el bolso, porque el tabaco está dentro.

Necesito fumarme un pitillo.

Olivia, eso es imposible.

Eso es imposible y no solo porque lo diga la normativa,

sino porque en tu caso,

sería como intentar apagar un fuego con gasolina.

-Si es por la dichosa normativa,

cojo el tabaco, salgo fuera, fumo y entro.

-Pero, por favor.

Olivia ¿cómo te voy a dejar? Por favor.

Haz caso a Mark, por favor. Eso es.

Sé que podemos resultar muy repetitivos,

pero nunca nos cansaremos de decirlo.

Fumar es muy perjudicial para la salud.

Es un factor de riesgo de muchas enfermedades,

desde cardíacas a respiratorias.

Pregunten en su centro de salud,

allí pueden ayudarles a dejar este terrible hábito.

-Sí, sí. Vale, Marta. Perfecto. Venga, pues luego te veo.

Adiós, un beso.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -Bien ¿y tú? -Muy bien.

-Así que, solo una paciente, ¿eh?

-Sí. Sí, una paciente. ¿Qué pasa?

-Ya, ya. -¿Por qué me miras así?

-No, no. Soy yo la que conozco esa mirada.

-Vale, una paciente barra amiga.

La conocí hace un tiempo y es verdad que hemos quedado alguna vez,

pero ya está, nada más.

-Bueno, me alegro de que hayas conocido a alguien por fin.

-No, no, que te estás equivocando con el concepto.

Estamos como en el mismo punto de la vida, no queremos compromisos,

nos divertimos, lo pasamos bien y ya está. Nada más.

-Bueno, es un buen acuerdo.

-¿Un buen acuerdo, el qué?

-Bueno, que está bien el acuerdo que tenéis ahora.

Es un pacto pero que no sé si has pensado que con el tiempo,

pues a lo mejor uno de los dos quiere algo más del otro. No sé.

A ver, no te estoy hablando de anillos ni nada de eso,

pero que con el tiempo... -Pepa, no te líes. Anillos, no.

Oye, por cierto que he hablado con Marta.

Y le comenté tu idea de la tira cómica.

¿Y sabes que me dijo? -¿Qué?

-Que le parecía fascinante. -Me alegro mucho.

¿Y cuándo vais a empezar? -Pues cualquier día de estos.

Así que, gracias. -Bien.

La saturación de oxígeno está baja, al 87%.

Incorpórate un poquito.

Respira hondo.

Percibo roncus y crepitantes diseminados.

Hay que estudiar a fondo esos pulmones. A ver.

Parece que la vena está un poco hinchada.

Puede ser una regurgitación yugular.

Y la tensión, sigue alta.

-¿Cómo no voy a tener la tensión alta?

Llevó aquí más de dos horas.

Y no he conseguido todavía fumarme un pitillo.

Tranquila, tranquila. A ver.

Tiene edemas en ambas piernas hasta la rodilla.

Déjame ver.

Percibo un soplo aórtico leve.

¿Habías tenido antes problemas de corazón?

-No, nunca. El corazón siempre lo hemos tenido muy bien.

Aunque Olivia no tiene antecedentes

relacionados con el mal funcionamiento de su corazón,

he decidido llevar la investigación en esa dirección,

ya que los resultados de la exploración

apuntan hacia una insuficiencia cardíaca.

Pondremos aerosoles para aliviarte. ¿De acuerdo?

-Sí. Y ahora, hay que estudiar

cuál es el origen de esa infección.

Te vamos a hacer unos análisis de sangre

y mientras esperamos los resultados,

te llevaremos a hacer una radiografía de tórax.

Con el objetivo de conocer el alcance

de la nueva lesión en el hombro,

Verónica es sometida a una radiografía.

-En la radiografía, hemos visto

signos de una posible rotura del tendón del músculo supraespinoso.

Pero como necesitábamos más detalles de la lesión,

decidimos hacerle una ecografía a Verónica.

¿Te duele? -Sí.

-Vale, tranquila, que ya estamos. -Vale.

Bueno, sí que veo una lesión en el tendón supraespinoso.

Tendremos que hacer una resonancia para ver si hay rotura.

-Pues lo que yo decía.

Y ahora, entonces ¿qué?

-Bueno, si la resonancia confirma que rotura,

pues aparte del reposo y el tratamiento,

tendremos que hablar con traumatología

por si fuera necesario intervenirte.

Toma, límpiate el hombro. -Gracias.

Dios, me parece todo horroroso.

Excepto lo del reposo, que ya me parece letal.

Es que yo necesito estar activa,

no aguanto mucho tiempo sin hacer nada.

Lo del reposo tiene que ser absoluto o puedo salir a correr, aunque sea.

-A ver, es importante que no fuerces la zona.

Porque lo que buscamos es que se consolide.

Ya me gustaría a mí ser así de activo.

No sé cómo lo haces.

Bueno, de hecho, estoy pensando ahora que yo hace unos años,

aquí donde me ves, debajo de este pijama,

tenía una tableta que era para verla. -¿Ah, sí?

-Sí, definida ¿eh?

-Bueno, pues si quieres yo te puedo ayudar a ponerte en forma

y sacar esa tableta otra vez.

-¿Ah, sí? Bueno, ya lo hablaremos. Que por ahora, lo siento,

pero tendrás que quedarte por aquí. -Ya veo.

Es una estrategia para verme todo el rato ¿no?

-Quién sabe, puede ser. No lo sé.

Déjame el papelito. -Toma.

Pero que sepas que lo de ponerse en forma, iba en serio, si quieres.

-Vale, pues tomo nota. -Vale.

-Vale.

-Le haremos una resonancia a Verónica,

pero por ahora todo apunta que se trata de una rotura.

Así que, probablemente tenga que pasar por quirófano.

A ver qué dice el especialista.

Después de llegar con un problema respiratorio,

el doctor Blanco ha decidido realizarle una radiografía Olivia,

en la que se han apreciado signos

que sugieren una insuficiencia cardíaca.

Hemos decidido ampliar el estudio de Olivia con un electrocardiograma.

Y hemos apreciado un flutter auricular.

Es un tipo de arritmia rápida o taquiarritmia

que se origina en las aurículas haciendo que el corazón

lata de una manera muy rápida e ineficiente.

Esperaremos los resultados de los análisis

pero si su estado no mejora, tendrá que permanecer ingresada.

-La próxima vez, lo que tenemos que hacer es un viaje más tranquilito.

De esos todo incluido, por ejemplo. -No me gusta.

-Ya tenemos que plantearlo así, porque tú ya no puedes ciertas cosas.

Mira cómo te pones. Tenemos que quedarnos más cerquita.

-No te preocupes.

Esto es solo una mala racha, ya verás.

Aún nos quedan muchos sitios por ir. -¿Ah, sí?

-Tenemos que ir a Nepal.

Y al Amazonas.

Y al Machu Picchu.

-Y a Groenlandia

y la gran muralla China.

-Madagascar. Madagascar. -¿Sí?

¿Cómo te encuentras?

-Mataría por un cigarrillo.

-Por Dios.

La analítica de sangre,

las enzimas cardíacas son normales, pero el Pro-BNP está muy elevado.

-Perdón ¿qué es eso del Pro...?

Es un factor que, precisamente se eleva,

cuando hay insuficiencia cardiaca.

La saturación de oxígeno está bajando alarmantemente.

Estamos ante un edema agudo de pulmón.

Ponle la mascarilla, rápido.

Y empezamos tratamiento con furosemida

para eliminar el líquido del pulmón. -Verás qué bien vas a respirar.

Para aliviar la respiración, también cloruro mórfico.

-Olivia, tranquila.

-Perdona ¿has visto a mi hija?

Vale, gracias.

-Hola. -Hola ¿te sientas?

-Bueno, a ver. Escucha, tengo una idea para la tira cómica.

-Vale, a ver.

-He estado pensando una historia que yo viví.

Un día estaba en el hospital y vino una mujer con su hijo.

Entonces, exploré al hijo y vi que tenía fiebre.

Y le pregunté a su madre y le digo:

"¿Le has dado algo, algún medicamento?"

¿Y sabes qué me respondió? -¿Qué?

-Me dijo que no, porque si no yo no me creería que la tenía. ¿Sabes?

-¿Qué? No hace gracia, papá. -¿Cómo que no?

-No. Bueno, de igual. Mira la historia que he hecho.

-¿Qué historia es esta? -Pues la que me contaste.

-¿La del calabacín? -Sí.

-Esa no, esa era para un ejemplo. -Bueno, da igual.

Mírala y a ver si te hace gracia. -Bueno, ver qué dice.

-Aquí empieza.

-Pues sí.

-¿Te gusta? -No, no me gusta. Me encanta.

Está muy bien. ¿Sabes lo que tenemos que hacer con esto? -¿Qué?

-Escanearlo y subirlo a las redes, a Internet y todo eso.

-No, no que me da mucho corte. -Que sí.

-Mejor lo repartimos entre conocidos y ya está.

Además, como buen amante de cómic,

tienes que saber que es mejor el papel.

-Vale, bueno no sé, es que como es una época moderna,

pues yo acostumbro a leer en tablet y cosas así. -No.

-Bueno, ya veremos. A ver.

Y esto ¿qué está en blanco?

-Sí, papá. No me da tiempo. -Hay que rellenarlo.

Hay que rellenarlo con algo ya. Hay que pensar.

-Vale. Pero este ¿te gusta? -Sí.

Mark, Mark, tranquilo, verás cómo mejora pronto.

Me siento un poco culpable,

porque en el fondo, muy en el fondo,

estoy aliviado con lo que le está pasando a mi mujer.

Pero ¿cómo puedes decir eso?

Es que llevo meses fingiendo una energía que yo no tengo.

Y todo para poder seguirle el ritmo.

Y si tengo que volver a subir una montaña

o hacer senderismo durante 10 km, es que me voy a venir abajo,

que no puedo más.

Lo mejor es que lo habléis tranquilamente

y os plantareis las cosas de otra manera.

Como si no fuera bastante humillante

no poder hacerle el amor más que una vez a la semana.

Ya sabes que eso no tiene nada que ver con lo de la bolsa.

¿Cómo que no? Como que no.

Vamos, que llegue ese momento,

mires la bolsa y se me va toda la libido, doctor.

Mira, Olivia necesita emociones fuertes.

Necesita vivir, si no se lo hago, sino se lo doy,

se marchitará y me dejará.

Javier, perdón. ¿Tienes un minuto?

Mira, Mark, el doctor Landó. -Encantado.

Igualmente. Este señor me salvó la vida.

Sí, yo podría decir lo mismo.

Oye, que verás.

Que el café que teníamos para mañana por la tarde,

que lo tenemos que cancelar.

Que me tengo que quedar con Marcos, me ha llamado Lucía, que no puede,

está muy liada, en fin, cosas de ella.

Bueno, aunque también podemos cambiar el plan.

Mira, yo por las mañanas estoy saliendo a andar.

Si quieres, me acompañas. Vale, genial, sí.

Venga, luego hablamos. Encantado de conocerle.

Igualmente, señor.

¿O mi intuición se equivoca

o yo no soy el único que se está callando cosas en este hospital?

Tras confirmar el diagnóstico con las pruebas restantes

y consultar con el especialista,

se decidió intervenir el hombro de Verónica.

La operación ha salido bien

y la paciente ya se recupera en una de las habitaciones del hospital.

-Hola, Verónica. ¿Qué tal? -Hola.

Hemos reinsertado el tendón sin problema ¿de acuerdo?

Porque el desgarro no era muy grande y como hemos actuado rápido,

pues ha salido todo perfecto. -Genial.

Me siento un poco rara todavía. Me duele aquí el pecho.

-Bueno, eso es normal.

A veces aparece la sensación después de una operación.

-Hola. -Hola, Pepa. -¿Qué tal?

Vamos a ver cómo tienes la herida. -Vale.

-Muy bien, pasa.

-Voy a desabrocharte esto y te voy a bajar el camisón.

-Bueno, me espero fuera. -Qué caballero.

-Sí, sí, qué caballero.

Quién le ha visto y quién le ve.

-La intervención se realizó por artroscopia

y aunque es una cirugía poco invasiva,

es normal que aparezcan este tipo de molestias.

En principio, con reposo debería mejorar.

Así que, iremos viendo... -Perdón. Ven, corre.

-¿Qué pasa?

¿Qué pasa, Verónica?

-Me duele muchísimo el pecho, no puedo respirar.

-¿El pecho? Una, dos y tres.

Vale, sujétala ahí.

A ver.

Vale, puede ser un tromboembolismo pulmonar.

Pepa, escucha. -Yo me encargo de los análisis con Dímero D.

-Perfecto, voy a ver si está la sala de imagen libre

para hacer un angio TAC.

¿Te quedas con ella? -Sí, me quedo con ella.

Tranquila, ¿vale? Respira.

Lo que te decía, Javier.

No hay nada mejor que hacer ejercicio por la mañana.

Así va uno a trabajar con otra actitud.

Eso sí, tienes toda la razón.

Quería comentarte algo, Ramón.

Mensaje

Perdona.

Mira, otro mensaje de Lucía, lleva una temporada...

A ver si me puedo quedar con Marquitos,

que la clase de yoga le va a acabar tarde.

Pues otro rato más con mi hijo.

Oye, que te he cortado. ¿Qué me decías?

Quería felicitarte. ¿Por?

Me han dicho que estás evolucionando muy bien

en el grupo de desintoxicación del hospital.

Bueno, se hace lo que se puede, se hace lo que se puede.

Vamos. Voy.

-Me han avisado de que ya tienen los resultados, así que, voy a por ellos.

-No podemos perder tiempo.

-Ya, ya.

-Hola. -Hola, Marta. ¿Qué haces aquí?

-Mira, es que he encontrado una imprenta

donde va a salir baratísimo... -No estoy para imprentas, lo siento.

-No, pero espera, un momento, es que mira,...

-Tengo trabajo, Marta, luego hablamos.

-Marta, no se lo tomes en cuenta, de verdad,

que está muy preocupado con una paciente.

-Ya, siempre un paciente.

Pero vamos, que tengo el dinero y lo voy hacer yo sola.

Con la sospecha de que Verónica

pudiese estar sufriendo un tromboembolismo pulmonar,

el doctor Dacaret solicitó una analítica.

-Efectivamente, es lo que pensamos.

El Dímero D es el producto de degradación

que aparece cuando hay problemas con la coagulación está elevado.

Y por otro lado, el angio TAC muestra un trombo

que está obstruyendo la arteria pulmonar.

Por suerte, hemos empezado el tratamiento con heparina.

Olivia, la paciente con insuficiencia cardiaca,

nota como su falta de aire ha empeorado.

Su pareja, Mark, pide ayuda.

-¡Que venga alguien! Tranquila, tranquila.

Por favor. Doctor.

Avisa a cardiología para que hagan una eco transtorácica urgente.

En la eco transtorácica hemos visto una insuficiencia aórtica severa.

Por otra parte, la disnea sigue empeorando.

Así que la vamos a trasladar a la UCI

para someterla a una intubación orotraqueal

y ventilación mecánica.

También hemos aprovechado para hacer una segunda eco,

esta vez transesofágica.

Doctor ¿cómo está?

A ver, tiene fiebre

y en la eco hemos visto una vegetación

en la válvula aórtica del corazón.

Esto hace que la sangre no circula bien por ahí

y confirma mi sospecha de que padece una endocarditis.

Le vamos a dar antibiótico de amplio espectro

mientras investigamos el origen de esta infección.

-Doctor, gracias, muchísimas gracias

por todo lo que está haciendo por ella.

No sabe cómo se lo agradezco. De corazón, se lo juro.

Mark, Mark. Cuando todo esto pase,

debería sentarte tranquilamente con ella

y hablar de cómo vais a enfocar la vida a partir de ahora.

-Yo la voy a enfocar como ella quiera que la enfoque.

Aunque para ello me cueste la vida.

-Blanco, tenemos los resultados de la analítica.

Gracias.

Creo que ya podemos confirmar que la endocarditis de Olivia

no solo ha provocado un edema agudo de pulmón,

sino que ha empeorado notablemente.

Le pondremos un tratamiento.

También he hablado con cirugía cardíaca

y la vamos a trasladar a quirófano para hacerle un recambio valvular.

¿Ha tenido esto algo que ver con la operación?

-Sí, sí, Verónica, bueno, cuando pasamos por quirófano,

a veces, puede pasar que se forme un coágulo.

Debido a que la zona está inmóvil, pues ocurre.

Pero tranquila, porque con la heparina, se soluciona.

-Vale. ¿Pero se resolverá solo o tengo que hacer algo

para que no vuelva a ocurrir? -No, bueno.

Solo con el medicamento, ya está.

Y deberías intentar no estar inmóvil durante largos periodos de tiempo.

Pero bueno, sabiendo que eres tan activa,

no creo que te cueste ¿no?

-Además, tengo que ayudarte a sacar esa tableta,

te comprometiste a entrenar.

-Déjate de tabletas, que ahora lo primero es que te mejores.

Así que tú, reposo. -Sí, si yo solo pensaba caminar.

Mientras te daba órdenes de lo que tenías que hacer.

-¿Que tú me ibas a dar órdenes?

Deja que me lo piense y ya te digo algo. ¿De acuerdo?

Venga, hasta ahora.

Aunque la situación parece estar controlada,

tendremos que estar atentos porque si en un futuro se repite un trombo,

tendremos que hacer un estudio de coagulación.

Verónica se podrá ir en breve a casa,

pero tendrá que volver para hacer rehabilitación.

Olivia, la paciente con endocarditis,

es intervenida de urgencia para efectuarle un recambio valvular.

-Oiga, oiga.

Doctor. Cuéntame.

Mark, tranquilo. La operación está yendo bien.

-Hola. -¿Qué tal Verónica?

-Bien, bien, ya la hemos puesto la heparina.

-Me alegro. ¿Y lo de Marta, qué? ¿También lo has solucionado?

-No hay nada que solucionar, Pepa.

Yo no puedo no puedo elegir entre un paciente y mi hija, no sé.

-Ya lo sé pero bueno, que te crees tú eso

que no tienes nada que solucionar. Menuda cara de enfado tenía.

-Bueno, que no es para tanto, escucha.

Luego la llamo, la invito a una pizza y se le pasa.

Que la conozco. -¿Ah, sí?

Pues que sepas que de aquí se fue directa a la imprenta

a imprimir la tira. -¿Qué se ha ido a la imprenta?

-Pues claro. -Pero ¿cómo puede ser tan cabezona?

Tampoco me sorprende tanto porque ha salido al padre.

-¿No te das cuenta de que Marta necesita atención?

Reacciona de una vez. -¿Sabes qué pasa?

Al final, la idea fue mía, la de la tira cómica.

Bueno no, espérame, no fue mía, fue tuya.

-Sí, vale. Ahora me cae a mí ¿no? Vale, gracias.

-Me metes en cada marrón, Pepa.

Olivia, la paciente diagnosticada con endocarditis,

se recupera de su operación sin incidencias

tras el recambio valvular.

Buenas.

Traigo buenas noticias.

En el cultivo hemos dado con la bacteria

que estaba provocando la endocarditis.

Es el Streptococcus equinos.

Ahora podemos afinar con el antibiótico.

Y si todo va bien, en pocos días, te podrás ir a casa.

O al Himalaya, o al Machu Picchu.

-Muchas gracias, doctor.

Bueno, os dejo solos. -Gracias. -Gracias.

Quiero decirte una cosa.

Yo ya no puedo soportar este ritmo.

Estoy cansada.

Ya no me dan ni las piernas,

ni el corazón, ni los pulmones.

-Ojalá me hubiera dado cuenta a tiempo.

Olivia, que yo estoy cansado de jugar a ser Willy Fog, de verdad.

Llevo no sé cuantas semanas

intentando encontrar excusas para no saltar en paracaídas, te lo juro.

-No, no. -Tú tampoco.

-No me apetece nada el salto en paracaídas.

No. Pero escucha una cosa. -Dime.

¿Y montar en globo?

Eso es muy tranquilito.

Te dejas llevar por la brisa, está muy bien.

-Bueno, mira, Olivia.

Yo solo quiero ser el hombre del que tú te enamoraste.

Y si hay que subirse en globo, nos subimos en globo.

-Escucha, yo, a ese hombre, ahora mismo

no podría aguantarle ni dos telediarios. -Anda que no.

-Mark, prométeme que vas a organizar lo de montar en globo.

-Por supuesto. -Es fantástico.

Además, me han dicho que dan

unos desayunos especiales en el aire con champán.

-Y fresas. -Que es muy bonito.

-Olivia, para tu cumpleaños. -Para mi cumpleaños. -¿Vale?

Mira, Marta. -A ellos.

-Hola. -Hola.

-Hola. -Gracias.

¿Ves que bien? Venga.

-Hola. -Hola.

-Vamos arriba, a ver si hay más gente.

-Papá, no están haciendo ni caso.

-Marta, esto es cuestión de paciencia.

Piensa que la gente aquí está trabajando.

Tienen cosas que hacer,

pero luego se tomarán un café tranquilamente,

se lo leerán y les hará gracia. Mira. -Hola.

-Que aquí solo hay una persona de los dos que lo ha hecho mal.

Y tú no eres. Así que... -Bueno, ya me has pedido perdón.

Y fuiste un poquito borde. -Vale, vale. Sí.

Oye, ¿tú sabes que estoy aquí para lo que necesites?

-Sí. -Vale.

-Muy buenas. ¿Qué tal? -¿Quieres leerlo?

-Hombre, por supuesto. La tira cómica.

A ver.

Está muy bien. -¿Te gusta?

-Sí, enhorabuena, me gusta mucho.

Está guay. -¿Lo has visto?

-Mira al final.

-Y además, veo que el personaje de tu padre

está dibujado de una manera premonitoria.

-Sí, lo digo porque fíjate, las entradas del pelo

son las mismas que te están saliendo.

-Qué graciosa eres, Pepa. Pues mira ¿sabes que te digo?

Como soy tan mayor y tú tuviste la idea,

¿sabes que voy hacer con esto? Te lo dejo a ti.

Para que reparta es un poco. Venga.

-Hola, una tira cómica. Toma, toma.

Qué bordes ¿no? -Ya.

¿Daca? Hola ¿qué tal?

-Hola, Verónica. No, espera.

Antes de que digas nada. Que lo siento.

No te he llamado y lo siento mucho.

-No, no pasa nada. Está todo bien. Eso es lo que te venía a decir.

-¿Sabes lo que pasa?

Que mi hija resulta que dibuja muy bien y yo no lo sabía.

Y al parecer, yo soy un tío gracioso.

Entonces, hablé con una amiga

y me propuso que hiciera una tira cómica con ella.

Pues no sé, nos venimos arriba y hemos estado trabajando en ello...

-En serio, que no pasa nada. Está todo bien.

Es la peor excusa que me han dado nunca y eso que soy poli.

-Pero que no es una excusa. Que va en serio. -¿Ah, no?

-Que sí, mira. Esto es un dibujo que ha hecho mi hija.

A ver qué te parece.

-Ey. -¿Qué?

-Pues que está muy bien. -¿Has visto?

-¿Esto lo ha hecho tu hija? -Sí. Me encanta, es buenísimo.

Además, te ha pillado a la perfección.

-El doctor Pelocho, le llama. -Y pone muy buenos nombres.

Tiene futuro tu hija como dibujante.

-Estaba pensando, no sé qué te parecerá,

pero creo que me apetece quedar contigo otra vez. -¿Ah, sí?

-Sí. No, a ver. Por un tema de la tableta.

-Ah, claro, claro, por eso. Que te gusta que te de órdenes ¿no?

-No sé, puede.

Ramón, quiero contarte algo, pero no sé ni por dónde empezar.

Eres mi amigo y no puedo callar más.

Lucía y Cabrera están saliendo juntos.

No para tomar una copa de vez en cuando, no.

Están saliendo de una forma seria y oficial.

Vaya.

Sabía que de vez en cuando se veían para tomar algo.

Y que Cabrera está por Lucía.

Pero sinceramente nunca pensé que eso llegara a más.

¿Y quién sabe todo esto?

Todo el mundo. ¿Todo el mundo menos yo?

Bueno, no tiene importancia.

Es normal, es su vida,

y Lucía ya es mayor y sabrá lo que quiere.

Lo siento mucho, quería evitarte este mal trago pero...

Eres mi amigo.

Ramón.

No, no, está bien, está bien.

No pasa nada, es la vida y ya está.

La vida sigue.

Sí, la vida sigue para todos.

Discúlpame, voy un momento al baño para refrescarme un poco.

  • Centro médico - 29/12/17 (1)

Centro médico - 29/12/17 (1)

29 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 29/12/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 29/12/17 (1)"
Programas completos (1013)

Los últimos 1.026 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios