www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4089020
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 29/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

A ver, pues es que tengo dudas entre este mono, que me encanta,

este mono azul, y este vestido.

Que me gusta muchísimo, pero es que lo veo un poco atrevido, no sé.

-Bueno, depende de la situación.

A ver: si lo que pretendes es reconquistar a alguien, no lo dudes.

-Pues no. Y además le he pedido el divorcio a Ramón.

-¿Estás segura, Lucía?

-Nunca he estado más segura de nada, vamos, en mi vida.

Entonces ¿cuál me compro?

-Mujer, a ver, esto está muy bonito, la verdad.

Pero ¿para qué evento te lo pondrías?

-Pues para lo que sea:

para salir a cenar, a bailar...

De hecho, ¿por qué no te vienes hoy a cenar

y luego nos vamos a bailar un ratito?

-¡Uy, esta noche no puedo!

Pero vamos, que te hago un hueco en cuanto me digas, ¿eh?

¿Sabes lo que te digo?

Que me voy a comprar los dos.

Mira, me voy a cambiar el armario y ya está.

Esperanza ha venido acompañada por Luis, su marido,

porque está debilitada,

camina con torpeza

y tiene quemaduras solares en los brazos.

-No puedo creer.

-Venimos para que la vean, pero se acaba de doblar el tobillo.

-Vale, no se preocupe. Mire, pase por aquí, por Triaje.

-Pase, pase. -¿A dónde?

-Aquí, en esta puerta. -¡Ah!

-Apóyate, apóyate, cariño.

-Yo no puedo creer que me pase esto hoy, justamente hoy.

Nada más vengo aquí y me tuerzo el tobillo.

Es que estábamos en un club de golf con unos amigos,

festejando nuestro décimo aniversario, hoy.

-Y bueno, nada, me encontré así, de repente.

¡Ay, dios!

-Bueno, tranquila. Clara,

vamos a aplicarle compresas frías para aliviar el dolor

y bajar la inflamación.

-Muy bien.

-Y después ponle sulfadiazina de plata. ¿De acuerdo?

-De acuerdo.

-Yo voy a hablar con mi supervisor

para explicarle cómo va el tratamiento.

Para prevenir una insolación

es importante evitar estar expuesto mucho rato a los rayos solares,

beber mucha agua, evitar las comidas copiosas,

las bebidas alcohólicas o con cafeína.

Hay que protegerse del sol:

bien sea con un sombrero o con una sombrilla;

utilizar crema de factor 20 o más, y sobre todo,

para que sea más eficaz,

se recomienda aplicar media hora antes de la exposición al sol.

¿Qué tal, Esperanza, cómo vas?

-Bueno, ahí vamos. -Muy bien.

-Vale. Esto ya está.

-Sí. Luis, ¿te sientes bien?

-Sí. No,

un poco de dolor de cabeza y los músculos un poco atenazados.

-¿Sí? ¿Algo más?

-¿Puede ser que él también esté sufriendo una insolación?

-Pues claro, podría ser, claro.

Cuando una persona sufre un golpe de calor,

hay que trasladarla a un sitio fresco y bajo techo.

Y si tiene más de 39,5,

hay que darle una ducha fría,

colocarle toallas húmedas por todo el cuerpo

y evitar darle agua por debajo de los 15 grados.

-Tiene fiebre, 39.

-M. Luis, te vamos a dejar en observación.

Mientras le aplicamos paracetamol con sueroterapia

para que se recupere de la insolación.

-De acuerdo. -¡Ooooh!

-Ay, de verdad, mi amor. Que vinimos aquí por mí, ¿eh?

Pareces un nene.

Blas llega al hospital exhausto.

Al verle en ese estado,

Pepa se acerca a él porque parece necesitar ayuda.

-¡Ay, ay! -¿Estás bien?

-Mi novia, Mar. ¿Triaje?

-¿Cómo? -¿Donde está Triaje?

-¿Triaje? -Triaje.

-Triaje está para allá. -Vale, gracias.

-Oye, ¡no, no, no! Perdona, perdona. ¡Que tú no puedes entrar sin permiso!

-Cariño, perdóname el retraso. Estoy aquí.

-Oye, pero que no puedes estar aquí, ya te lo he dicho.

-Es mi novio, es mi novio.

¿Dónde estabas? Hace tiempo que te he llamado.

-Pues nada, estaba entrenando un poquito.

Haciéndome un circuito por ahí, por el monte. Ya sabes.

Con las plantitas, los bichitos..., como a mí me gusta.

-Pepa, por favor, ya que estás aquí,

¿puedes ir a por los resultados de los análisis

y la radiografía de Rebeca?

-Claro.

-¿Cómo está, doctor?

-No me encuentro muy bien.

Pues dolor aquí, en el estómago,

malestar general y estoy muy débil.

Por ciento, que he notado que hace mucho que no voy al baño.

Pues el otro día fuimos al campo a comer con unos amigos

y nos pusimos como el Quico, la verdad.

Después sí que me encontraba mal, vomité, tuve como fiebre...

pero al día siguiente me encontraba bien.

Y ahora me vuelvo a encontrar mal, y es que no hay mejora.

No sé ya qué hacer.

-Pero entonces, ¿qué le pasa a mi novia, doctor?

-A ver: fiebre no tiene.

Parece que está bien hidratada.

Tiene la presión arterial un pelín elevada,

pero podría deberse al dolor de abdomen.

En la palpación abdominal no he notado nada,

no hay visceromegalias ni masas ni edemas en las piernas,

-¿Y qué puede ser entonces?

-Por lo que me habéis contado,

podría tratarse de una intoxicación alimenticia o un cólico.

-Eso va a ser la comilona que nos metimos el otro día con tus amigos.

Si es que no se puede comer tanto y luego, venga, hala.

Echarse a correr.

-Radiografía y resultados. -Gracias. Gracias, Pepa.

Vamos a ver.

Bueno:

la radiografía...

Y el electro, pues son normales.

-Bueno, eso es buena señal, ¿no?

-¿Y por qué no te sientas un momento a descansar, que te veo...?

-NO, no, no, no. Tranquila, si, si soy runner.

Esto se me pasa enseguida, no se preocupe.

-Túmbate, túmbate.

-Bueno, venga, va, vale, vale.

Me voy a tumbar un ratito, sí.

Que en realidad no es mala idea. Porque no he estirado, ¿sabes?

Y después de la paliza que me he metido...

-Pepa, ya te puedes ir, gracias.

A ver, os cuento:

en la analítica los niveles de creatinina y de urea

indican que hay un deterioro renal.

Que coincide con lo poco que vas a orinar.

Y además las transaminasas están un poco altas, sí.

-¿Entonces qué..., qué puede ser?

-Bueno, es evidente que hay una insuficiencia renal aguda

y que está implicando al hígado, ¿m?

Simplemente hay que encontrar el origen de este fallo.

Vamos a ampliar el estudio y pedir un perfil hepático en la analítica.

Coagulación, análisis de orina y ecografía de abdomen.

Espero que con estas pruebas

podamos dar con el origen de la insuficiencia renal de Rebeca.

-Informes. -Gracias.

¡Pepa! Perdona, pero...

¿te pasa algo conmigo? Te he notado muy distante en Triaje.

-Yo creo que sabes perfectamente lo que me pasa, Javier.

No hace falta que te hagas el ingenuo.

-¿Tiene algo que ver con que Romero sea la nueva directora del hospital?

-Vaya, eres un as acertando.

Pues sí.

He pasado por el despacho del director del hospital

y he visto que ya está ella.

Bueno, estaréis contentos, ¿no?

-Tú hubieras preferido

que el hospital siguiera perdiendo dinero

y funcionando a trompicones con la comisión gestora. ¿No?

Pepa: este hospital necesitaba un cambio y lo sabes.

-¿Preferiría que el hospital hubiese seguido perdiendo dinero?

No. Pero creo que encima no tengo que daros la enhorabuena.

-No tienes por qué.

Pero reconoce que la situación anterior

era insostenible.

-Es verdad que este hospital necesitaba un cambio.

Pero creo sinceramente

que las cosas se podían haber hecho de otra manera por vuestra parte.

Tu mujer era un topo y también lo sabes.

-Pensé que ese tema había quedado zanjado.

-Sí, sí, claro. Ha quedado zanjado.

Ella llega, hace lo que hace,

es la directora del hospital, sin consecuencias, y no pasa nada.

Todo zanjado. Sí.

El doctor Cabrera ha decidido ingresar a Luis

para que continúe en reposo,

ya que sus síntomas no han evolucionado como él esperaba.

-¿Cómo te sientes, mi amor?

-Sigues más o menos. Está bien, no me digas nada.

¿No crees que le tenemos que decir al doctor lo que pasó, eh?

-No. No, Esperanza, no. No, cariño.

-Pero ¿por qué no?

¿Qué tiene de malo, mi amor?

Es que les puede servir,

no sé, te podrías haber pillado una infección

o contagiado a saber qué cosa, mi amor.

-Que no, Esperanza. No digas tonterías.

¿De qué me voy a contagiar? Si tomamos precauciones. No.

-Bueno, no sé.

-Además, hace poco nos hicimos reconocimiento en la empresa.

Salió todo bien, ¿no?

-Sí, sí. Es verdad. -Pues ya está.

-¡Muy buenas!

-Bueno, está bien, está bien.

-¿Cómo estamos hoy?

-Bueno, yo un poquito mejor, la verdad.

Lo que pasa que él está bastante regular.

No lo veo muy bien. -No tengo hambre.

-¿Cómo que no tenemos hambre?

Con el desayuno tan rico que te he traído...

-No tengo apetito. No voy a desayunar.

-Tiene un poco de fiebre, creo, ¿eh?

-¿Ah, sí?

-Sí. Y tiene dolores en la espalda también.

-Espera, mi amor. Ahora... -Déjame, Esperanza, por favor.

-Sí. Estoy aquí, mi amor.

-¡Uy! Tiene 40 de fiebre, ¿eh? Voy a avisar al doctor.

-Bueno. Mi amor... -Tranquilo, ¿qué pasa?

¡Por favor, avisa tú al doctor!

-Sí. Voy.

-Venga, tranquilo; ya está. Tranquilo, respira.

-¡Doctor!

-Vale, ya está, ya está. -¿Qué pasa, Clara?

Pues mira, tiene 40 de fiebre. Y está vomitando.

-Tienes taquicardia y taquipnea.

Clara, vamos a realizarle unas pruebas de analítica urgente

con hemocultivos y serologías.

-Vale, voy ahora mismo.

-Tranquilo, Luis, ¿de acuerdo?

-Eso, respira, respira tranquilo.

-Estoy aquí, mi amor, estoy aquí, estoy aquí. Estoy aquí.

-Resulta muy extraño que el tratamiento que le hemos puesto

no haya funcionado.

Así que espero que los resultados de la analítica

nos arrojen un poco de luz al respecto.

Pues sí: tiene las plaquetas bajas, un poco de anemia

y la bilirrubina alta.

Ya, esto es un poco ¡complicadoooo! ¡Pero bueno!

-¡Hola! -¡Pero qué guapísima!

-¿Sí? -Estás impresionante.

Date una vuelta, que te vea. -Bueno. Madre mía...

-Estás impresionante. -Ya te digo.

-Oye: has hecho muy bien en comprártelo, ¿eh?

-Oye, pues me alegro. -¡Te queda genial!

-Ya, ya, ya. Pero ¿dónde tú vas tan bonita, muchacha?

Así, pelo suelto y carretera. -¿Qué significa eso?

-Pues que vas rompiendo por donde pasas.

-Ah, pues muchas gracias. Vale.

-Oye, no me dirás que estás de aniversario, ¿no?

-Eh, no estoy de aniversario, pero bueno,

siempre hay algo que celebrar, ¿no?

-Sí, sí. Me gusta. Me gusta esa actitud de celebrar la vida.

Después de tomar muestras para ampliar el estudio en laboratorio,

el doctor Blanco le hace una ecografía abdominal a Rebeca.

-En la ecografía se ven signos compatibles con una colecistitis.

Es decir, una inflamación de la vesícula biliar.

No es habitual.

Pero, si esta enfermedad se complica, podría provocar un abdomen agudo

y causar una pancreatitis o incluso

una perforación de la vesícula.

Por lo que veo, el origen de la insuficiencia

está en los propios riñones.

-O sea, que es cosa de los riñones.

¿Descartamos cualquier otra enfermedad?

-No necesariamente.

Porque las transaminasas también están elevadas. ¿M?

-Entonces, ¿también tengo el hígado mal?

-Sí. Digamos que los niveles son discordantes.

-No entiendo.

-A ver, cómo te lo diría yo... Mira:

podría ser que algo a nivel digestivo

esté haciendo que el hígado y los riñones estén funcionando mal.

-¿A nivel digestivo, del estómago?

-Sigo sin entender.

-Bueno, el cuadro podría ser debido al ibuprofeno que tomaste.

Este metaboliza en el hígado.

Pero me gustaría descartar otras cosas.

Dijiste que todo empezó después de comer, en la barbacoa esta, ¿verdad?

-Sí.

-¿Qué fue lo que comiste?

-Pues fue una barbacoa de verduras asadas.

La verdad es que: tomate, pimientos, setas...

-Podría tratarse de una intoxicación por setas. ¿Dónde las conseguiste?

-Pues las trajo Blas.

-Ya. Pues tenemos que hablar con él cuanto antes.

Saber dónde las compró, si las consiguió él...

Las hay muy tóxicas.

-Blas me dijo que las había comprado.

Es que ni siquiera me preocupé de que no fueran setas buenas.

Y ahora resulta que llevo cinco días así, y es por culpa de eso.

Es que no me lo creo.

-¿Qué tal, cariño, cómo estás?

-Blas, sospecho que esto podría deberse

a las setas que llevaste a la barbacoa.

-Pues nada, las compré en un puesto de mi barrio.

-¿Cuándo? Si estuviste todo el día en el campo.

-Vale, vale, está bien. Las cogí yo.

¡Las cogí yo del campo!

-Blas, que es mi salud lo que está en juego.

-Ay, no sé, cariño.

Como eres tan campestre,

pues yo qué sé. Yo pensaba que...

-Bueno, voy a preparar un tratamiento

por si se trata de una intoxicación por setas.

Pero necesitaría saber qué tipo eran.

-Sí, sí. Yo tengo un colega que entiende de eso.

Le llamo ahora mismo y..., y se lo digo. -Vale.

-¿Te sientes un poco mejor, mi amor?

Luis, yo le voy a contar al médico lo que hicimos.

Sí, le voy a contar que estuvimos en ese campo de amapolas.

Se lo voy a decir.

-No. No, Esperanza.

No le importa a nadie nuestra vida sexual. A nadie.

No, cariño; no tiene nada que ver. -Mi amor.

-No tiene nada que ver. -No me importa.

No me importa, porque lo primero acá es tu salud. Cada vez estás peor.

-No digas nada.

-Y yo creo que esa información, no sé: Puede ser relevante.

Algo tendrá que ver. ¿No crees?

Mi a... ¿Qué pasa?

-No, nada, un poquito de sangre.

-No, un poquito de sangre, no. Mi amor.

No. No, no, no. Yo voy a llamar al médico. Lo voy a llamar.

-No es nada, cariño. -¿Es que no te das cuenta?

-No. -No, no, se lo cuento ahora mismo.

-No es nada, cariño.

-Mi amor, estás sangrando. Sangrando...

-¿Qué pasa, Esperanza?

-Ah. Que... -Hola, Luis.

-Es que está sangrando por la nariz, y por la boca, también.

-Sí. Vale. Clara. -Dime.

-Hay que realizarle un taponamiento nasal. ¿De acuerdo?

-Impregna las gasas con ácido tranexámico.

-¿Qué es eso?

-El ácido tranexámico,

simplemente lo que va a ayudar es a la coagulación.

Luis: Te quiero realizar una nueva analítica,

y hacerte una resonancia magnética de la columna cuanto antes.

¿De acuerdo? -Está bien.

-Así que yo voy a hablar con mi supervisor,

que es el doctor De la Serna, y ya... él se encargará de gestionarlo todo.

¿Algo más?

-Eh... Sí.

A mí me gustaría contarle algo, doctor.

-¿Pasa algo?

- No pasa nada. No, no, no.

-Bueno, chicos: Yo, si me necesitan, estoy con el doctor De la Serna.

-Gracias.

-Tío...

No me lo repitas más. ¿Vale? Que sí; que sí. Que...

Que me comprometí a ayudarte a recoger a los niños en el colegio.

Sí. Vale. Pero te he fallado un día. ¿Vale? Que...

Que siempre voy a recoger a los niños, contigo, tío.

Que te puedes apañar tú solo, ¿no?

Deja el tema de los niños. ¿Vale?

Que esto es más importante.

Escúchame: Que creo que hemos podido envenenar a Rebeca, tío.

Sí, sí: Que... Que ahora resulta que las setitas del bosque, ¿eh?,

que cogimos, ¿te acuerdas?, pues...

Pues no son comestibles.

Por favor, necesito que me ayudes a saber qué tipo de setas eran. ¿Vale?

Que me lo ha... Me lo ha preguntado el doctor.

¿Tu tío entiende de eso? Vale.

Genial. Perfecto.

Pues, por favor:

Llévaselas, y..., y a ver qué te dice. ¿Vale?

¡No seas pesado con el tema de los niños! Venga. Chao, chao.

-¡Hola! ¿Qué haces?

-Un selfie. ¿Estoy bien o qué?

-Huy, qué guapa.

-¿Sí? -Sí, estás muy bien.

¿Y a quién se la vas a mandar? -Cállate.

Que me he apuntado a una página de singles,

de estos que, bueno: Quedan, van de excursión, a cenar, a bailar y eso.

-¿Sí? ¡No me digas!

-Sí, hablan en muchos idiomas... Yo qué sé. Es muy divertido.

¿Por qué no te vienes?

-¡Huy, no, no! No tengo yo muchas ganas de socializar ahora mismo.

-¿No? -No.

-No, claro, como tienes novio... -Pero mira. Claro, sí.

Pero ¿sabes qué pasa? Que yo venía a invitarte a cenar.

-¡Pues es que he quedado con ellos! -¡Bueno!

¿Y si merendamos? ¿Qué te parece?

Te invito a una buena merienda. Vamos.

-Pero ¿qué pasa? ¿Que quieres hablar de algo?

-A ver, Lucía. Hablar, hablar. Lo que quiero es... saber cómo estás.

Cómo te encuentras, mujer.

-Pues muy bien. ¿No me ves? Muy bien, cariño.

¡Ay! ¡Que me hablan!

Quita. Bueno, este es guapísimo.

¡Hola, Mar! -Hola, Mar.

-Que el doctor Cabrera te necesita.

Porque Luis ha despertado y está con alucinaciones.

-Anda. Vale. Pues me voy.

Bueno, Lucía: Cualquier cosa, ya sabes dónde estoy. ¿Vale?

-Sí, monísimos todos. Venga, hasta luego.

-¿Mm, cariño?

Podemos hacerlo en..., en aquella cabina.

Nunca lo hemos hecho en la cabina cerrada. Ya no quedan.

-No, mi amor.

-Podemos hacerlo ahí; sí. -No, es que...

estamos en un hospital. Va a ser imposible. ¿Sabes, corazón?

¿No quieres? -Sí. Cuando salgamos,

igual lo pensamos, ¿eh? Pero ahora no.

¿Sí, mi amor? Quédate tranquilito. ¿Eh?

-Hola, Luis... ¿Qué tal, chicos? -Hola. ¿Qué tal?

-Cuéntame. -Que está delirando.

Tiene alucinaciones, ve cosas, dice, se imagina cosas, sí, es que...

-Clara, tómale la temperatura, por favor.

-Mi amor: El doctor.

-A ver, Esperanza. Te comento.

La resonancia magnética no ha mostrado ningún tipo de anomalía.

Por lo que está todo bien.

Pero en las analíticas, tiene las plaquetas bajas.

-Sigue teniendo fiebre, ¿eh?

-¿Mm? Vale, déjame auscultarle un momento. A ver.

Vamos allá, Luis.

-Está todo bien, amor.

No te preocupes. ¿Eh? Doctor.

-¿Y esto?

-Es que son nuevas estas manchas. No las tenía.

-No, tranquila. Esto son lesiones purpúricas.

OK. Vamos a ver.

Ya esto... cambia el cuento.

Esto me lleva a pensar que pueda tratarse de una meningitis.

-Ay, Dios mío.

-No, pero tranquila.

Hay que realizar una punción lumbar, para poderlo confirmar,

porque hasta entonces no podremos saberlo.

-Me encargo yo. Voy preparando.

-Muy bien, Clara.

Le hemos realizado a Luis una punción lumbar.

El líquido que hemos extraído es transparente.

No está nada turbio ni nada espeso.

Por lo que podríamos descartar que se trate de una meningitis bacteriana.

-Que Luis está sufriendo una hemorragia anal y ha vomitado sangre.

-Esperanza: Si es tan amable, ¿puede salir fuera?

-Muy bien. Ahora vuelvo, mi amor. -Gracias.

Clara vamos a ponerle una sonda nasogástrica. ¿De acuerdo?

Y ve pidiendo sangre al banco,

que lo más probable es que haya que transfundir.

-Muy bien.

-Aparte, voy a realizarle otra analítica

para compararla con la anterior,

y ver cuánto ha bajado la hemoglobina.

-¿Eh? Vamos allá.

-Pepa. Pepa.

Oye, perdona: ¿Podemos hablar?

-Sí, claro, podemos hablar. -A ver...

Tú y yo siempre hemos tenido una buena relación,

tanto personal como profesional. ¿De acuerdo?

Y no me gustaría perderla.

A ver, Natalia no quería ser la directora del hospital.

Marco se lo ofreció,

incluso sabiendo todo lo que había pasado.

Ella no quería ese puesto.

Solo quería cambiar las cosas.

-Mira: Yo lo único que sé es que en dos días

la comisión gestora se ha ido al garete,

y Natalia es directora.

Y francamente, no me parece fruto de la casualidad.

-Pepa, sé honesta. ¿M?

Sabes que Natalia puede dirigir este hospital.

Solo hay que darle una oportunidad.

Vosotros ya la tuvisteis. No salió bien con la comisión.

Ya está. No pasa nada.

Había que tomar decisiones rápidas.

-Sí, mira, sí. Es muy duro admitir que, por errores cometidos,

hubo gente que estuvo a punto de perder su puesto de trabajo.

Y yo iba a dimitir por eso.

Pero yo no estoy enfadada porque Natalia sea directora.

Yo estoy enfadada por cómo se han hecho las cosas.

Yo creo que no deberíais perder la amistad que teníais y...

Deberíais hablar entre vosotras.

-No. Que hay algo que no... No le hemos contado.

-¿Cómo que hay algo que no me han contado?

A ver, discúlpeme, Esperanza. A ver.

Es muy importante la información a la hora de salvar una vida.

Por lo que le pido que sea lo más clara posible

y que me cuente qué es lo que ha pasado,

porque llevamos ya con Luis un tiempo y necesito saber.

-Tiene razón. Lo sé. Perdón, perdón.

Yo se lo hubiera dicho desde el primer momento.

Pero Luis no quería.

Eh... Cuando salimos del campo de golf...

-Hicimos el amor en un campo de amapolas.

Yo no sé si tiene que ver. Pero no sé.

Se me ocurre que, tal vez,

la infección podría tener relación con eso. No sé.

-Pues tiene mucho... Tiene mucho que ver.

-Bueno. Gracias. -De nada.

Blas va a ver al doctor Blanco

para mostrarle las setas que consumió Rebeca durante la barbacoa,

mientras ella se somete a hemodiálisis para limpiar su sangre.

-Blas me ha confirmado que las setas que recogió

son un tipo de boletus comestible.

Con esto y con los resultados de tóxicos,

pues descartamos que sea una intoxicación por setas.

Aunque la paciente ha mejorado algo desde que está en el hospital,

seguimos sin dar con el origen de la insuficiencia renal.

Podría deberse a un proceso infeccioso.

Por lo que le hemos hecho varias serologías.

-¿Y tu chico? Qué raro no verle por aquí, ¿no?

-No me hables de Blas.

Menudo cabezaloca.

A veces es demasiado intenso.

Como con lo de lo de correr. Que a mí me encanta.

Pero es que parece que a él le va la vida en ello.

-Ya. Pero es que eso les pasa a muchos.

Y bueno. Él encima, más,

con todas las responsabilidades que tiene...

-¿El qué?

-Bueno, lo de los niños, por ejemplo, ¿no?

-¿Qué niños?

-Bueno, lo que hace con los niños, de...

Todo el trabajo que hace con los niños, de...

Que les da de comer... Lo que él hace.

-Blas no hace nada con niños.

-Hola. Tengo los resultados de las serologías.

-Vale. Me marcho.

-Las serologías han dado negativo

en los virus que podrían causar el problema de Rebeca.

Como, por ejemplo, citomegalovirus, hepatitis A, B y C, Epstein-Barr

o parvovirus.

Por lo que el problema tiene otro origen.

Además, por las analíticas de control,

las transaminasas están mejor desde que llegaste al hospital.

-Eso es bueno, ¿no?

-Sí, pero seguimos sin saber el origen de la insuficiencia renal.

¿Eh? Además, la creatinina está elevada.

-¿Y la hemodiálisis no había resuelto ya ese problema?

-Era necesaria porque tus riñones no funcionaban bien.

El hígado se ha corregido, pero los riñones siguen igual.

-¿Y cuál es el siguiente paso?

-Pues hacerte una biopsia de riñón, ¿eh? Y analizarla.

-¿Qué busca, doctor?

-Pues... ahora te diré, Esperanza.

-Clara. Necesito un par de pinzas.

Para quitar una garrapata,

hay que agarrarla cerca de la cabeza con pinzas.

Nunca con los dedos descubiertos.

Luego tirar lentamente de la garrapata,

con un movimiento continuo, pero despacio.

Con mucho cuidado,

porque no queremos que quede ningún resto de la garrapata

incrustado en la piel;

como puede ser la cabeza, o etc. Ya que podrían aumentar la infección.

Después, hay que vigilar posibles síntomas, en los siguientes 15 días,

como malestar o fiebre,

y acudir a su médico de cabecera.

Ya está. Mira. El causante de tus problemas.

-¿Qué es? -¿Eso? Una garrapata.

-¿Una garrapata?

-Pues sí. Coge ahí. Clara. -¡Ah!

-Bueno. Ahora la llevaremos al laboratorio para examinarla.

Después de extraer la garrapata, he pedido una PCR.

Es una técnica de laboratorio que mide el genoma del virus.

Llegados a este punto,

supongo que Luis se habrá contagiado de la fiebre Crimea de Congo,

ya que se ha producido un brote reciente en nuestro país.

En un par de días, sabremos los resultados.

-Pasa. Pasa, no tengas miedo. No muerdo.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Pues dolorida.

Primero porque me han hecho una biopsia de riñón.

-Bueno, pero...

Al menos ya no pensarás que he intentado envenenarte, ¿no?

-Y segundo, por aquí: el señor mentirosillo.

-¿Cómo? -¿No tienes nada que contarme?

-No, no, no. Yo no...

-¿De unos niños? -No, no. No sé a qué te refieres.

No, yo no...

-Blas, que sé lo de los niños. Y no pasa nada.

Pero el problema es que me mientas.

-A ver, que yo no he mentido.

A lo mejor he obviado algún detallito. Sí.

La cuestión es que me apunté a una asociación que se dedica,

pues a recoger a los niños a la salida del colegio,

hasta que llegan sus padres.

¿Vale? Y... Y nada,

pues les damos de merendar, hacemos actividades con ellos...

Pero ya... Ya te digo. Es algo vocacional.

No... No le había dado más importancia.

-Me parece genial. Pero no contarme las cosas también es mentir.

-Lo sé, Rebeca. Lo sé.

Sé que debería haberte comentado lo de los niños.

Pero... Pero no sé. Si... Si es algo que iba a dejar.

Tampoco le había dado más importancia. De verdad.

Además lo que yo quiero ahora

es compartir tu afición por la naturaleza, el campo...

-Vale, vale. Vale.

Me has mentido, y eso es lo que más me duele.

Déjame sola.

-Bueno, Pepe: A ver si es verdad que este está tan bueno como el de ayer.

¡Gracias!

-¿Qué tal, Lucía? ¿Cómo estás? -¡Bien, muy bien!

Preparándome para la cena de los singles.

-Ah, ¿sí? -¡Sí!

-Ah, claro. ¡Por eso estás tan contenta y tan guapa!

-Gracias.

-Bueno, me alegro mucho por ti. Pero te digo una cosa.

-Muchas veces esta euforia suele ser pasajera, ¿eh?

-A ver. Que no es euforia. De verdad. Es felicidad.

Me he quitado un peso de encima. Yo no sé por qué no me puedes creer.

-Mujer: Pues porque yo también he pasado por un proceso de separación.

Y aunque no lo quieras ver,

el final de una relación, pues, normalmente,

supone un fracaso en tu proyecto vital.

Y hay que superarlo, y tú eso lo sabes mejor que nadie.

-Ya. Pero yo lo he pasado muy mal, y ahora lo único que quiero, de verdad,

es disfrutar de la vida.

-Yo me alegro, de verdad, de que pienses así.

Lo único que te digo es que, por experiencia propia, sé, ¿eh?,

que al principio, cuando te separas, pues todo es ilusión, alegría,

te sientes muy liberada,

pero... El día a día... no es lo mismo.

-¿Sabes? Y echas mucho de menos a esa persona, y bueno; en fin.

Y yo estoy un poco preocupada por ti, Lucía.

-Que de verdad, no te tienes por qué preocupar.

No necesito ayuda, en serio.

Oye me voy, que es que voy a llegar tarde.

-Pero ¿no te terminas tu copa? -No.

-Bueno, pues nada. Pásatelo muy bien.

-Cielo. -¿Eh?

-Gracias. Y tú. -Ya te pago yo.

-¡Ay! -Nada. Hasta luego.

El doctor Blanco tiene los resultados de la biopsia

que le realizaron a Rebeca:

su paciente con insuficiencia renal aguda, de la que, hasta ahora,

no sabía la causa.

-¿Qué ha pasado con la biopsia?

-Pues mira, anatomía Patológica confirma

que sufres una nefritis tubulointersticial.

-¿Qué es eso?

-Esta enfermedad inmunoalérgica

provoca una inflamación de los túbulos de los riñones,

y de los tejidos circundantes, llamado tejido intersticial.

-¿Y cómo he desarrollado esta enfermedad?

-En tu caso no hay ni infección, ni enfermedad que la provoque,

ni toxinas ni drogas.

Así que seguramente se deba al consumo de fármacos.

-Si lo único que tomé fueron ibuprofenos,

para lo del dolor abdominal.

-Lo sé. Y eso es lo que lo ha provocado.

Es poco frecuente que el ibuprofeno, pues provoque este tipo de afección,

pero puede pasar.

-Qué suerte. Soy una entre un millón.

-Se podría decir así, sí.

Lo que le ha pasado a Rebeca es que, después de la barbacoa,

sufrió una dispepsia. Es una mala digestión.

Para aliviar el malestar, tomó ibuprofeno,

y eso le ha provocado la enfermedad y la insuficiencia renal asociada.

es poco frecuente que ocurra con el ibuprofeno, pero...

puede llegar a pasar.

Bueno. Cuando la función renal se estabilice, te daremos el alta.

Así que, mientras estés aquí en el hospital,

te administraremos corticoides.

Pero en casa necesitarás más tratamiento.

-Vale. Muchísimas gracias, de verdad. Me habéis atendido muy bien.

-No hay de qué.

Seguro que te recuperas pronto y...

vuelves a hacer deporte con tu novio. ¿Eh? Confiemos en ello.

-El runner; sí. -Sí. Hasta luego.

El doctor Cabrera va a comunicarle a Luis,

su paciente con una posible infección,

el resultado de sus últimas pruebas.

-¿Qué tal, doctor? -¿Cómo te sientes?

-Mucho mejor, la verdad. Mucho mejor, doctor.

-Pues muy bien. Eso es normal.

Eso es porque el tratamiento de la inmunoglobulina

está surtiendo efecto. Mm.

-Qué bien. ¿Y entonces ya está fuera de peligro?

-Bueno. Fuera de peligro.

Vamos a ver:

La PCR nos ha confirmado que tienes la fiebre Crimea Congo.

Por lo que te vas a quedar ingresado y, tras unas transfusiones,

unas cuantas analíticas de control y un tratamiento continuo,

y aproximadamente unos diez días,

te podremos dar el alta.

La fiebre hemorrágica de Crimea Congo

es una enfermedad muy extendida causada por un virus,

transmitido por garrapatas.

Este virus crea grandes brotes de fiebre hemorrágica viral.

Y tiene una letalidad hasta de un 40%.

El hecho de que Luis sufriera los primeros síntomas en el hospital

es lo que nos ha ayudado a tratarlo a tiempo.

Ah, por cierto.

Los resultados de la analítica que te realizamos dan negativo.

-¡Ay, bueno! Qué bien.

-O sea que no estás... No estás contagiada.

Pero debo añadir, Luis, muy importante,

que la información que me ha dado Esperanza

ha sido decisiva para poder llegar al final de todo este asunto.

Así que puedes decir tranquilamente

que le has salvado la vida a tu marido. ¿M?

-Bueno. Qué iba a hacer. -Nada, nada.

Bueno, solamente quería decirles que...

Que tomen en cuenta que hacer el amor al aire libre,

pues tiene sus consecuencias.

Así que más vale pensárselo dos veces.

-No se preocupe, doctor. Nos tomaremos un respiro.

-Me parece muy bien. Venga, os dejo.

-Gracias. -Adiós, hasta luego.

-¿Se lo has contado?

-Sí, mi amor. Sí. ¿Qué esperabas?

Y gracias a que yo se lo conté hoy estás aquí vivo.

Y me gustaría que, no ahora,

pero cuando ya estés bien y te sientas repuesto,

vayamos a ver a la psicóloga del hospital.

-¿Una psicóloga para qué? ¿Qué pasa ahora, Esperanza?

-¿Cómo para qué?

Es que tenemos un problema. Mi amor, no puede ser.

No puede ser que la condición para hacer el amor

sea siempre hacerlo al aire libre o en lugares exóticos.

-¿Qué quieres? ¿Que caigamos en el aburrimiento? Eso quieres, ¿no?

-No, no quiero eso.

Lo que quiero es que no importe el lugar.

Lo que quiero es que solamente importe nosotros dos.

Haciéndolo en un bosque o en la cama. Pero nosotros.

-Yo lo que quiero es que seas feliz.

-¿Qué haces aquí?

-Nada, nada. Simplemente, estaba esperando para hablar contigo.

Mira, Rebeca: Lo siento.

Sé que tenía que haber sido sincero contigo,

y contarte la verdad en todo.

Por ejemplo, decirte que..., que no soy runner.

¡Si no he corrido en mi vida, joder!

-Y con lo de los niños, ¿por qué me mentiste, también?

-A ver. Yo soy un tío muy inquieto. ¿Vale? Me involucro en muchas cosas.

Como no sé decir que no, pues... me meto siempre en mil historias. Y...

Y este aspecto de mí,

pues no le gustaba nada a la chica con la que estaba antes.

Y tenía miedo que... Yo qué sé.

-¿Y qué tengo que ver yo con ella?

A mí me gusta que tengas inquietudes diferentes. Que las compartamos.

Y genial que tú tengas unas, yo otras...

Y no compartir solo las mías.

-Entonces,

¿me das otra oportunidad?

-Pero con una condición. -Sí, sí, sí:

no más mentiras.

-He estado en el despacho de Romero, y he hablado con ella.

-Me alegra oír eso. ¿Y qué tal?

-Bien. Yo creo que ha sido positivo para las dos.

La verdad es que teníamos varias cosas pendientes,

entre ellas arreglar esta situación, y... Y bueno:

Tener la oportunidad de decirnos las cosas a la cara, que es importante.

-Te agradezco que hayas ido a hablar con ella.

Al fin y al cabo sois compañeras.

-¿Partimos de cero?

Gracias.

-¿Te pasa algo?

-Lucía me ha pedido el divorcio.

-¿Qué ha pasado?

-Es mi amigo: Antonio Pacheco.

Le atendió ayer el doctor Landó

y nos dijo que no volviéramos hasta dentro de unos días. Pero...

-Camine. Camine. Camine. Bueno.

En la exploración neurológica,

Antonio presentaba una marcha inestable y falta de equilibrio.

Es evidente que han tomado mucho el sol.

Antonio, ¿usted utiliza protección?

-No.

-Tiene un melanoma.

-Estos dos tipos,

que se quieren comer el mundo,

ahora que están divorciados, y...

Al final uno acaba con un cáncer de piel y metástasis.

-Quería saber... qué, qué piensas al respecto.

-¿Al respecto de qué?

-De que yo sea el padre.

-¿Me estás diciendo que Silvia está embarazada?

-¿Sabes dónde está mi madre?

Porque se supone que estaba en la cafetería

y no la encuentro.

Mamá, ¿cómo estás?

-Yo, muy bien.

Aunque tendrás que preguntarle a Mendieta.

Me ha hecho un electro, no sé qué, y está esperando los resultados.

-Bueno. Parece que hay una afectación de la vía piramidal.

-Lo que tengo en el...,

en el pie,

¿tiene algo que ver con que tenga algo mal en la cabeza?

-Mamá: Tú tranquila.

Ya verás cómo todo va a salir bien.

-¿Tú no tenías algo que decirme?

-Lo siento mucho. Pensaba que ella ya lo sabía.

Pero ¿se puede saber a qué estás esperando? Es tu madre.

Estás de seis meses. ¿A qué esperas?

¿A que el niño nazca?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 29/06/17 (2)

Centro médico - 29/06/17 (2)

29 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 29/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 29/06/17 (2) "
Programas completos (653)

Los últimos 666 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. sara

    hay subidos hasta el capitulo 30 ??

    05 jul 2017