www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4863205
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/11/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Estás al tanto de la relación entre la aparición de tumores

y el uso de algunas sustancias dopantes?

Pero, ¿qué me estás diciendo, que esa chica se dopaba?

Usted dirá lo que quiera, pero la única verdad

es que mi hija está ciega.

Ciega por la causa de un tumor, no por una mala praxis médica.

Lo sabemos todos, ¿eh?

Todos menos usted.

Guzmán va a retirar la demanda, probablemente lo haya hecho ya.

Una muestra del tumor de María Velázquez.

Pero, si no guardamos ese tipo de muestras,

lo sabes perfectamente.

Pero Guzmán no tiene ni idea.

Y se lo he enseñado

y se lo ha tragado todo en un segundo.

¿Le has enseñado el tumor de otra persona?

Me caí, porque tengo esclerosis múltiple.

¿Qué me dices, Pepa?

Te lo digo, porque eres la directora y siento muchísimo haberlo ocultado.

Deberías habérmelo dicho cuando entraste al hospital.

Mi intención es seguir trabajando.

Bueno, a mí me encanta lo que hago.

Ya, pero, siento decírtelo en estos términos. ¿Podrás?

Claro.

Yo nunca he tenido ningún problema.

¿Todavía eres adicto?

Hace tiempo que me desintoxiqué.

Pero, de todas maneras, no sé de qué sirve,

si toda la gente piensa que soy un drogadicto,

que además pues...

Además...

Además, me voy a morir igual.

Me he enterado de que Bea y tú estáis saliendo juntos.

Me ha dicho que os estáis viendo fuera del hospital como amigos y...

-¿Y?

Nada. Como amigos o no, pues que me alegro.

No hay ningún problema por eso, ¿no?

Es decir, entre tú y yo...

No hay un tú y yo.

Pues eso me parecía.

Estoy seguro de que Ángela encontrará a alguien que la haga feliz,

con el tiempo.

¡Que no!

Ángela está profundamente enamorada de ti.

Lo triste es que jamás lo va a reconocer.

(Música)

A ver, disculpe, señora, pero es que no puede pasar.

Tiene que esperar su turno, no puede pasar todavía.

Ya, pero es que aquí no puede pasar.

Disculpe, doctor, lo siento.

A ver, ¿estamos a lo que estamos o qué?

A ver, la cita era a y cuarto.

Y son y 21.

Ja. Esa sí que es buena.

Nunca se me habían quejado por eso.

¿Le parece gracioso hacer esperar a los pacientes?

Me parece gracioso que usted crea que eso es esperar.

Bueno, vamos al grano, que no me puedo pasar

lo que me queda de mañana, discutiendo con usted.

Tengo que volver a casa, porque mis gatos

no se alimentan solos, ¿sabe? -Ya. Pues usted dirá.

Llevo toda la semana sintiéndome mal, sin encontrarme bien, ¿sabe?

Y como que no puedo respirar y mucho moco también.

Y no salen, se quedan dentro. -Ya.

Y me dan unos escalofríos...

Estoy rara.

Bueno, voy a tener que explorarla, ¿de acuerdo?

Siéntese en la camilla, por favor.

No, tranquila, puede dejar el bolso en la silla.

No, si no me molesta.

Pues a mí sí me molesta.

Así que, por favor, deje el bolso en la silla. ¿Vale?

Es usted todo encanto, ¿eh? -¡Ay...!

(Música)

Por favor...

A ver, Dolores.

¿Tiene usted antecedentes o está tomando

alguna medicación?

Pues, he tenido de todo.

Tengo ya muchos años.

Ahora ando con corticoides para la artritis.

Me dan unos dolores..., lo paso fatal.

Sí. ¿Estas crisis le dan muy a menudo?

¿Crisis? -Sí.

¡Ah!, dice los dolores.

Los dolores, sí.

Pues..., el último sería hace dos semanas, tres...

¿Dos o tres?

La voy a auscultar, ¿vale?

(Música)

A ver, con su permiso...

-Sí. -A ver. Eso es. Gracias.

(Música)

A ver...

Respire profundo...

(Respiración)

Eso es...

(Maullido)

¿Qué ha sido eso? ¿Eh?

-¿El qué? (Maullido)

Que he oído un gato.

¿Me estoy volviendo loco o qué?

Bueno, por favor... Dolores.

¡Pero bueno!

¡Es un gato, Dolores, por favor!

¿Quiere cerrar la bolsa esta?

A ver..., Conguito, cariño, chiquitín...

¡Besito a mamita!

¡No, venga, otra vez dentro!

Así mi vida, muy bien.

(Música)

¿Cómo se le ocurre traer un gato al hospital?

No solo porque pueda transmitir una enfermedad.

Sino que ese gato, para poder acceder al hospital,

tendría que ser acreditado como perro.

¡Perro de asistencia, punto!

No puede entrar ningún bicho más en el hospital.

(Suspiro)

Un café para llevar, porfi.

-Buenos días. Hola.

Oye, ¿tú qué planes tienes para mañana por la tarde, tarde-noche...?

¿Para mañana? -Mm...

Mm... No lo sé. ¿Por?

porque quedé con una amiga para ir al teatro

y me ha dejado plantada.

Si te apetece...

¿Al teatro? -Mm.

¿Contigo?

Sí. Es una comedia comercial y tiene muy buena pinta.

Y luego, si quieres, podemos picar algo.

Mira, sé un sitio, al lado, que hacen unas croquetas

que te mueres.

¿Croquetas? -Mm.

Bueno, croqueta o lo que quieras.

No, no, me encantan las croquetas.

¿Qué pasa, te sorprendió la invitación?,

¿que pones esa cara?

Hombre, una cosa es salir a tomar unas cervezas

y acabar en el karaoke Las Vegas y otra cosa es quedar

para ir al teatro, que eso ya suena más como una cita, ¿no?

Bueno, una cita de amigos.

No, ya, bueno, claro, por supuesto. M.

Quién nos ha visto y quién nos ve, ¿eh?

Ya, ¿eh?

A mí sí me llegan a decir hace unos meses

que me ibas a invitar al teatro, hubiese creído que era...

una cámara oculta de esas que hacían en el programa ese

de Inocente, Inocente.

Sabes que tuve que ser sincera en mi valoración.

¡Que sí, que sí, que sí...!

Vamos a dejarlo, por favor.

Ya quedó claro todo lo que tenía que quedar claro, ¿vale?

Además, yo admiro tu profesionalidad.

Aunque me tocase sufrirla.

Y yo me alegro de que no te inhabilitara.

¡Qué valor!

A ver si ahora va a resultar que estábamos en el mismo bando

y no lo sabíamos...

Tampoco te me vengas arriba, ¿eh?

Pero mira, si te digo la verdad, si llego a saber que podías llegar

a caerme tan bien, te habría invitado antes al teatro.

No..., no. Perdona,

ahora, ahora es el momento.

Antes, no sé yo si...

No, ¿verdad?

No... El momento es ahora.

Gracias. Nos vemos.

(Música)

Pago el café. ¿Lo apuntas?

Es que es increíble.

O sea, ¡hay un gato en la mesa, en su bolso, en mi consulta!

¿Y?

Entonces, usted sí que ha traído un gato al hospital.

Y me acaba de decir que no.

Eso se llama mentir, ¡guapo!

¿Está usted familiarizado con el término

o quiere que se lo explique?

¿Perdone? -Mire: usted dígame qué es

lo que me tengo que tomar, yo me voy a mi casa tranquilamente

con Conguito y asunto arreglado.

No se pueden traer animales a un hospital.

Y yo qué sé, no lo pone en ningún sitio.

Bueno, a ver, es que no lo entiendo.

¿Y por qué se ha traído al gato y no le ha dejado en su casa?

Conguito se viene conmigo adonde yo voy.

Desde siempre, desde que era pequeñito.

Pero, ¿por qué no lo ha traído en algo específico para gatos,

en un trasportín?

Pero, ¿no le estoy diciendo que estoy enferma?

¡Que no puedo respirar!

A ver, yo no sé... Mire, yo no sé.

A ver, cálmese, cálmese.

Pero, suena que puede tener una bronquitis o una neumonía.

Y no le viene bien alterarse. ¿Vale?

Por favor. ¿Y qué me tomo?

Después de hacerle las pruebas pertinentes y tener resultados

y saber exactamente lo que tiene,

pues le pondré un tratamiento necesario.

Pero, ahora no.

pues hala, vamos, que no tengo todo el día.

A ver, el gato se tiene que quedar aquí, ¿eh?

(Música)

Bueno. -¿Aquí? ¿Con usted?

¡Ni de broma!

Yo a usted no lo conozco de nada.

¿Cómo sé que va a cuidar bien de Conguito?

No, no, no.

Lo tiene que dejar aquí solo, yo también me voy. ¿Bien?

Bastante tenemos con que esta habitación,

ya está comprometida.

No la voy a dejar pulular por el hospital con el animal.

Porque no solo puede tener una enfermedad,

sino que lo peor de todo, la puede contagiar.

Oiga, ¡que mis gatos son muy limpios!, ¿eh?

No lo dudo, pero es eso o se va.

Elija usted.

¿Y aquí va a estar bien?

Pues hombre, esto es un lugar cómodo para una persona humana.

Me figuro que un gato no tendrá ningún problema.

Bueno, a ver, ¡Conguito, cariño!

Bueno..., madre mía...

Me voy, ¿eh? ¡Uuu!

Quédate tranquilo..., chiquitín.

Venga, por favor, sí.

Si me acompaña...

Gracias.

(Música)

(Llaman a la puerta)

Hola.

-Hola. ¡Qué, buenas noticias!, ¿no?

No. La verdad es que no.

Verás, tengo ya todos los resultados.

Y tiene usted un mieloma múltiple.

Siempre he pensado que le ponen esos nombres a las cosas

para que la gente les pregunte y así demostrar todo lo que saben.

Bueno.

Pues preguntaré.

¿Qué es eso?

Verá, es un cáncer de un tipo de células de la médula ósea,

que es lo que forma el sistema inmunitario del organismo.

Este tipo de células son las encargadas

de producir la inmunoglobulina, que es la proteína

que ataca a los gérmenes ante una posible infección.

Ya, ya. Esas células, claro.

¿Y cuándo empezamos la quimio, entonces?

El problema es que este tipo de cáncer es incurable.

Toma...

¿No se puede..., no se puede hacer nada?

Se pueden paliar los síntomas.

Por supuesto, pero también tengo que advertirle que,

en un alto índice, aquellos pacientes

que han sido tratados, suelen tener secuelas.

Con lo cual, se ha de repetir el tratamiento

incluso varias veces, lo cual es muy duro.

Bueno, estoy acostumbrado a que todo en mi vida sea duro, doctor.

Lo siento.

Más lo siento yo.

(Música)

O sea, que la voy a palmar, ¿no?

Verá, esto, como le he dicho, pueden ocurrir muchas cosas.

Lo importante es que comencemos cuanto antes el tratamiento.

Mire que soy un vagabundo, no idiota, doctor.

Usted ha dicho incurable.

Y eso, solo significa una cosa, que voy a morir de esta mierda.

Ya, pero eso no significa que sea mañana ni pasado ni el otro.

Pueden pasar años, incluso.

Genial.

O sea, que voy a morir de esto, pero antes voy a pasar años

sufriendo un dolor horrible.

¡Maravilloso, doctor!

Bueno, eso no tiene por qué ser así.

Usted sabe que yo vivo en la calle, ¿verdad?

En un garaje abandonado lleno de ratas y de basura, ¿lo sabe?

Yago, en este hospital, le vamos a hacer el tratamiento

el tiempo necesario y con todos los medios disponibles.

Además, ¡aquí no se mira de dónde vienen los pacientes!

Claro que sí, hombre.

Yo estoy seguro que usted se lo cree.

Yago, por favor...

Mire, que mañana a usted lo trasladarán, doctor.

Y el nuevo que venga, ni me mirará.

Que ya me ha pasado antes, no con esto,

pero con otras cosas.

Me ha pasado antes, doctor.

Bueno, no tiene por qué ser así.

Mire, que soy un vagabundo que lo único que quiere es pincharse.

¿O es que se ha olvidado ya?

¿Qué cree que va a pensar el nuevo?

¿Qué cree que va a pensar todo el mundo?

(Música)

¿Me quiere dejar solo, por favor?

(Música)

Sí, claro.

En un rato, volveré para hacerle una..., bueno,

para hacerle una transfusión de plasma.

Avisaré también para que le coloquen una bomba de morfina

y así paliaremos el dolor.

Ah, por fin una buena noticia.

¿A qué esperan?

Venga esa morfina, doctor.

(Música)

Debería preocuparse por su salud.

El gato va a estar...

¡Ay, Conguito!

¡No está! -¿No está?

¡No está!

¿Usted lo ve?

Se lo dije.

¡Mira que se lo dije!

¡Que no quería dejarlo solo, que Conguito no sabe estar solo...!

Bueno, no se preocupe, seguro que está por aquí.

Sí, claro, porque los gatos no son curiosos, qué va.

Desde luego yo no sé dónde le han dado a usted

su título de médico,

porque antes solía ser gente inteligente.

¿Perdone?

No creo que esas sean formas.

Yo no le he obligado a traer aquí al gato, ¿entiende?

¿Eh?

Yo lo único que he hecho, ha sido ayudarla

y ser comprensivo... -Sí...

Con lo que es su situación.

-Vamos, comprensivo... -Sí.

Si no ha dejado de criticarme.

Y ahora encima, pierde a Conguito.

Pero, que yo no he perdido a Congui...!

Eh, ¡al gato ese! ¿Eh?

Yo lo único que he hecho, ha sido dejarle en el despacho

y vamos, si, si esto me volviese a pasar,

claro, que no lo haría.

Bueno, no me cuente usted su vida y ayúdeme a buscarlo.

Es lo menos que puede hacer.

(Música)

¡Ah!

Pero ,¿qué hace?

¡Ayúdeme a buscar!

¿No ve que estoy mayor?

¿Qué quiere, que me dé lumbago? ¿Eh?

¡Es lo que me faltaba!

Se está usted luciendo.

Bs, bs, BS, bs... Bss, bss, bss, bss... Conguito.

Si hace usted Bss, bsss, bss...

El gato seguro que no viene.

Pero yo, igual acabo orinándome encima.

Bueno, vamos a ello.

¡Conguito, Conguito...! Bss, bss, bss... Conguito, ¿dónde estás?

¿No es un poco racista llamarle Conguito a un gato negro, eh?

¿Racista, por qué?

Es negro y dulce,

¿cómo quiere que le llame?

bss, bss.

Vale.

Aquí parece que no..., que no hay nada.

Estará en el hospital, ¿no?

Hombre, Dolores, ¿dónde quiere que esté, eh?

De verdad...

Pero es que..., tenemos que encontrarlo, pobrecito mío.

Le van a pisar.

¡O atropellarlo con una de esas camillas!

¡Me lo matan!

Calma... A ver, Dolores, tranquila.

Que lo importante es su salud. ¿Eh?

Mucho más importante que la de su gato.

¡Conguito! ¡Conguito!...

(Música)

¿Qué tal, Yago? ¿Cómo me ves, eh?

¿Estás bien?

No, no estoy bien.

Me voy a morir.

Vamos, Yago, ya hemos hablado de eso.

El que tengas cáncer, no quiere decir...

Ya. Vale ya, Imanol, que vivo en la calle

y tengo un cáncer incurable.

¿Cuánto crees que voy a durar?

Dos telediarios voy a durar.

No tienes ni idea de...

Sí. Sí que tengo idea, sí.

Pero hay que intentar no hundirse.

Porque si te metes en el agujero, ya no puedes salir.

¿Para qué salir?

Mejor morirse ya. -No, no, Yago.

Tienes que ver todo esto desde otro punto de vista.

Claro que te vas a morir.

Pero, si sigues así, te vas a morir antes de tiempo.

Pues por mí perfecto, Imanol.

¡Como si me muero ahora mismo!

¿Para qué quiero meses? ¿Eh?

¿Para estar asustado y sufrir? No.

Usa el tiempo.

Haz como yo.

Despídete de todos.

Cierra todas las historias que tienes abiertas,

todos los remordimientos...

Pide perdón, repara.

Haz lo que tengas que hacer, porque, si te tienes que ir...,

más vale que te vayas por lo menos en paz.

Suenas a cura.

Oye, una cosa, aparte de pintor y de vivir en la calle,

¿no habrás sido cura, no? -Pues no.

Porque a mí, esto de la religión, como que no, Imanol, como que no.

No, no te preocupes, hombre, que no he sido cura, no.

(Música)

Mira, yo estaba como tú, ¿sabes?

Igual que tú, enfadado.

Tenía cáncer y estaba solo.

Pero salí a buscar a los que había hecho daño.

Intenté repararlo.

Y mírame ahora, he conseguido conocer a mi hija,

a la que no había visto en toda mi vida.

Y dentro de un rato, voy a ver a mi nieta.

¡A mi nieta!

(Música)

El tiempo, Yago.

El tiempo que te queda es un regalo.

No lo desaproveches.

No seas tonto.

¿Y qué quieres, que me despida así, sin más?

¿Eso es lo que quieres?

Eso es muy fácil decirlo cuando eres un viejo como tú.

Que ya ha vivido todo lo que tenía por vivir.

Pero, yo tengo 40 años.

¡Mierda, 40 años!

Solo tienes 40 años.

(Música)

¿Quieres ayudarme? -Claro.

Di a la enfermera que me traiga más morfina, por favor.

Por lo menos, que no me duela.

Con eso me conformo.

Sí. Ya me iba, de todas maneras.

Porque me están esperando abajo.

¡Conguito! ¡Conguito!

¿Dolores Miñano? -La que viste y calza.

Dolores, tengo que hablar con usted,

que ya tenemos los resultados de las pruebas.

¡Conguito!

Dolores, tiene que escucharme.

El gato ya aparecerá, que Herrera lo está buscando.

Sí, pues como dependa de ese doctorucho, voy fresca.

Dolores.

Conguito no es tonto, se va a esconder de todos menos de mí.

Tengo que buscarlo yo.

Dolores, tenemos que ingresarla.

A mí, ¿por qué? -Pues porque tiene neumonía.

Así que, vamos a ingresarla y vamos a empezar el tratamiento.

¿Y no me lo puedo dar en casa?

Hombre, yo prefiero que esté aquí, porque así vemos cómo reacciona.

Pero es que a mí, lo que prefieras tú...

¿Y mi médico, el estirado ese, dónde está?

Ahora yo soy su médico, Dolores.

¿Vas a ser médico tú?

¡Si eres una niña!

Gracias por eso, pero sí, yo soy su médica.

Así que, hágame el favor de acompañarme a su habitación,

por favor.

No, no, de verdad, que yo no me puedo quedar aquí.

Que, que...

¿Y mis gatos, quién se ocupa de mis gatos? ¿Usted?

¿El doctorucho?

No, yo me tengo que ir a mi casa.

Dolores... ¿Me va a hacer atarla y sedarla?

¿Qué me van a hacer?

Vamos a ponerle antibiótico, a inyectarle antibiótico,

ponerle un poco de corticoide y también unas gafas de oxígeno.

Ay, cómo suena.

¿Van a ser muchos días? -Bueno, un par de ellos.

Tenemos que esperar a que la neumonía remita.

Y a su edad, pues es peligroso que se descontrole.

¿No tiene a nadie que le dé de comer a los gatinos mientras tanto?

¿Tú crees que yo tendría 17 gatos si hubiera alguien en mi vida?

(Música)

Yo con los gatos soy muy feliz, sobre todo con Conguito.

¡A lo mejor se ha ido a casa y me está esperando

en la puerta a que vaya!

Dolores, lo siento, pero no puede abandonar el hospital.

Mm. ¿Y si le atropella un coche?

Que no le va a pasar nada.

Venga, acompáñeme.

Caerá sobre tu conciencia si le pasa algo a alguno de mis gatos.

Vaya por Dios... -Bss, bss, bss.

Ah, ah. Bss, bss, bss. Hola.

Bss, bss, bss, bss. ¡Conguito...! Bs, bs. ¡Michifú!

Bs, bs, bs. ¡Minino! Minino, ¿dónde estás?

Bss, bss, bss.

Oye, perdona, ¿has visto un gato negro, bien, así,

de buen tamaño, grande?

Venga, hombre. Muchas gracias, ¿eh?

Claro que sí. ¡Joder!

(Bisbisea) ¡Conguito...! -Herrera, ¿qué haces?

Eh. Eh... Nada, oye.

Este suelo, ¿siempre ha estado aquí, así?

¿Qué?

Sí. Que a ver, el suelo de la cafetería,

que si siempre ha estado así.

¿No lo hemos cambiado nunca?

Pues, desde que yo llegué, no. -¿No?

-No. Bueno, pues yo no me había fijado

y que, mira qué bonito es.

Y qué bien colocado está, ¿eh?

¡Sí, señor! Bueno, ¿querías algo?

-No, nada. Dime.

Te he visto tan animado ahí, olisqueando...

Bueno, ¿ya te vas?

Sí. Voy a pasar el día fuera.

Ya, últimamente muchos días libres, ¿eh, no te parece?

¿Con tu padre otra vez?

No es asunto tuyo, pero sí, me voy con mi padre.

Ya. ¡Qué bien se vive de directora, ¿verdad?

Entras, sales, nadie te dice nada... Así da gusto.

Se llaman días de asuntos propios, están disponibles

para cualquier trabajador.

Incluso para una directora de hospital.

Deberías probarlo, sienta bien tener una vida.

Disfruta del día. -Gracias.

Por cierto, no te lo iba a decir, pero, ¿sabes que el padre

de María Velázquez ha retirado la demanda al hospital?

¿Sí? ¿En serio, de verdad?

Es una gran noticia, Ángela.

¿Tú no tienes nada que ver en todo esto?

Pero, si me acabo de enterar.

Así que, es imposible que yo supiese nada.

Me paso semanas peleándome con este asunto,

incluso los abogados, no había forma

de llegar a un acuerdo.

Te pones tú al frente e inmediatamente este señor

retira la demanda al hospital.

¿Quieres que piense que es una coincidencia?

Pero, yo no veo el problema, tú querías

que yo me ocupase de un asunto, de un tema y resulta que ya,

pues se ha solucionado. ¿No? Bien.

Quiero saber exactamente qué has hecho.

Cuanto menos sepas de esto, mejor.

Ya está solucionado.

Déjalo estar, Ángela.

Herrera, espero por tu bien que esto no vuelva.

Ni siquiera a amonestarnos. ¿Me oyes?

Está solucionado.

¿No confías en mí?

(Música)

Éste ha hecho algo, lo sé.

Es imposible que hayan retirado la demanda así como así.

Ha hecho algo.

Y que no me lo restriegue por las narices,

significa que es algo poco ético.

Sí, ya sé que está resuelto, pero...

Tengo la sensación de haber hecho un pacto con el diablo.

Esto va a volver.

No sé por dónde, pero va a volver.

En fin, ya tengo el día suficientemente complejo.

Voy a presentar a mi padre a mi hija.

No me lo puedo creer.

Estoy nerviosa,

¡Ay!

(Música)

¡Conguito...!

¡Ven aquí, bonito...!

Conguito... ¡Madre mía...!

¿Conguito?

Bonito... Conguito.

Venga, hombre, por favor.

¿Dónde estás?

Bs, bs, bs, bs...

(Por el interfono)

¿Qué haces?

No, si ya sabía yo que un día de estos

se te iba a ir la pinza.

¡La madre que te pa...!

(Respiración agitada)

Joder, ¡qué susto me has dado!

No sabía que estabas aquí, hombre.

¿Ah, sí? No me digas.

No se te ha notado.

A ver. ¿Has visto algo raro por aquí?

¿Algo raro?

Sí, a ti.

Venga, anda. Sal y ayúdame. ¡Conguito...!

Conguito... Conguito...

¿Seguro que estás bien?

Que sí, ayúdame, por favor.

¿Pero que te ayude con qué?

Es que, si no me lo dices, no sé qué puedo hacer.

A ver, no me preguntes por qué,

¿bien? Por favor, porque es una historia muy larga.

Pero sí, estoy buscando un gato negro, Andrés.

¿Tú no lo has visto por aquí?

No. No. -¿No?

Un gato negro no.

He visto uno naranja en trauma, pero negro no, lo siento.

Mira, Andrés, no tengo el día para aguantar tus tonterías, ¿vale?

Es que, Matías, un gato negro...

Va, túmbate, que te hago un TAC, algo te pasa.

Es de la paciente, no es mío.

¿Ha venido al hospital con el gato y a ti no se te ha ocurrido decirle

que eso no lo podía hacer?

Pues claro que se lo he dicho, mucho más

de lo que puedas imaginarte.

Bueno, ¿y ahora me vas a ayudar, eh?

¿O me vas a seguir tocando las narices, Andrés?

Bueno, a ver, es que si me lo pones a huevo, ¿qué quieres qué haga?

No te enfades, Matías.

¡Pues sí, sí me enfado! ¿Sabes?

Porque, si te pido ayuda, ¡no es para que me sigas tocando las pelotas!

¡Tengo que encontrar al maldito gato este, Conguito, vamos!

Vamos, muy fuerte. -Vamos a ver.

¿Vamos a buscarlo en otro sitio?

Perdón. Ah, no sabía que estaba ocupada la sala.

No, no. Si no lo está.

Nosotros ya nos vamos, venga. -Sí, nos vamos.

Venga, vámonos que aquí no está tu amiguito.

¿Ah, no?

¡Ey! -Ah.

¿Estás bien? -Sí.

¿Está bien? -Sí.

Pase conmigo, por favor. -Perdón...

¿Qué ha pasado? -Nada...

Perdón, he tropezado.

No te has tropezado.

Se te ha ido la rodilla. -No.

Si dice que ha tropezado, ha tropezado y ya está. Tampoco...

Pero, bueno, ¿a ti qué te pasa hoy?

¿Eh? Venga, ¿con qué se ha tropezado, venga? Dímelo, ¡eh! Enséñamelo.

¿Con qué se ha tropezado?

Vamos a ver, ¿qué más da si ha tropezado o no ha tropezado?

Déjala en paz y punto.

No da lo mismo decir que...

Bueno, mira, a mí me da igual que se te haya ido la rodilla.

Pero, yo lo he visto perfectamente y se te ha ido la rodilla.

Vale, ¡muy bien, sí!

Se me ha ido la rodilla, lo reconozco.

No he tropezado con nada.

¿Nos vamos a tirar toda la mañana hablando de esto?

¿Eh?

¿Alguien le puede hacer un TAC al paciente?

Sí. Me encargo yo.

No, no te preocupes.

No. Bueno, yo tengo cosas que hacer.

Hacedlo vosotros.

Oye, perdona. -Dime.

necesito que me defienda nadie, ¿vale?

Pero, bueno, ¿se puede saber qué os pasa a todos hoy?

(Música)

Papá, no tendrías que haber alquilado un descapotable.

Podríamos haber ido en mi coche o en taxi...

¿En taxi?

¿En taxi a ver a mi nieta?

No, ni hablar.

La primera impresión es la que importa en la vida.

Yo quiero que recuerde a su abuelo

saliendo de un descapotable rojo maravilloso.

Sí, pero es una exageración, que lo sepas.

Hombre, una exageración sería ir a recogerla

en un carruaje de caballos, que no creas que no lo he preguntado.

Pero, se me salía de presupuesto.

Que si no, vamos en calesa.

Le he comprado un regalo, espero que no te importe,

lo tengo en el maletero.

Será pequeño, ¿no?

Sí, sí. Bueno, depende a lo que tú le llames pequeño.

Este es más o menos..., así.

Dios mío... -¿Qué te pasa?

Pues que estoy nerviosa, papá.

Bueno, no estés nerviosa, mujer, que todo va a ir bien, ya verás.

Es que no sé cómo va a reaccionar cuando nos vea, ¿comprendes?

Pues ¿cómo va a reaccionar?

Reaccionará pues magníficamente.

Porque, porque es un regalo grande.

-Doctora Vega. ¿Sí?

Hay un problema. -Ve sacando el coche, que ahora voy.

Vale. Ahora vengo a recogerte.

Vas a alucinar, ¿eh?

Es una maravilla.

(Música)

¡Papá!

¡Llama a un celador, corre!

Papá, papá, ¿me escuchas? ¿Me escuchas?

¡Hola, hola!

Perdona, ¿sabes dónde está la paciente de la 24, Dolores Miñano?

Porque estoy buscándola y no la encuentro por ningún lado.

Ya, la mujer del gato.

Le dio el alta el doctor Herrera.

No, no... No puede ser.

Mm.

estaba con tratamiento de antibiótico intravenoso.

No puede darle el alta, no tiene ningún sentido.

Mira.

Ya. Firmó el alta voluntaria. -Sí.

Pues espero que se esté tomando los antibióticos.

No se tenía que haber ido a casa.

Por lo visto es que empezó a insultarle,

porque decía que el gato la estaba esperando en casa.

Madre mía, cómo es la gente.

Pues espero que esté bien y que encuentre al gato,

porque si no, esta mujer, se nos muere del disgusto, ¿eh?

(Teléfono)

¿Sí?

Un aviso de la Doctora Vega.

Imanol está inconsciente.

(Música)

¿Y cuánto tarda esto en..., en...?

Verá, vamos a seguir manteniendo la máquina

hasta que termine la plasmaféresis y luego verá

como se nota mucho más fuerte, ¿m?

A propósito, ¿ha oído lo que le ha ocurrido a Imanol?

¿Qué? ¿Qué ha pasado? -Está ingresado.

Es que sufrió un desmayo.

¿No me diga, cuándo?

Pues hace nada, iba con su hija... -Pero, ¿pudo ver a su nieta?

Porque..., porque me dijo que iba a ver a su nieta.

Pues, la verdad es que no lo sé, porque bueno,

como todo ocurrió dentro del hospital,

pues imagino que irían saliendo.

No sé. -¡No...!

¿Se encuentra bien?

No me encuentro bien. -Tiene muchísima fiebre.

Es normal, ¿no? No es normal.

Podría ser una sepsis.

¿Qué, qué ha dicho...?

Hola. Oye, soy Landó.

Por favor, enviadme un enfermero y unos celadores

a la habitación de Santiago Linares.

Sí. Hay que trasladarlo a la UCI.

Avisa. Gracias.

Hola. -Hola.

Para el tratamiento.

Avisa a Celadores, hay que llevarlo a la UCI.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 28/11/18 (1)

Centro médico - 28/11/18 (1)

28 nov 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/11/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 28/11/18 (1)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Soumeya Nibouche

    Gracias a dios el Mieloma múltiple hoy un día es curable .

    29 nov 2018