www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4330339
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/11/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Se nota que hay un vínculo especial entre vosotras.

-¿A qué te refieres con especial?

-Pues... especial.

-Vale... Me gustan las mujeres.

Ya está, ya lo he dicho.

-Muy bien.

¿Y te sientes mejor después de decirlo?

-Pues no sé, es raro.

-¿Te parece que nos tomemos una caña? -Sí. (RÍEN).

-Bueno, ¿y qué pasa con Daniela? ¿Te gusta, o... qué pasa?

-Mira, ya que estamos, te lo voy a contar todo.

La que me gusta es Diana.

-¡Mmm! Algo me había imaginado.

¿Y crees que debo decírselo a ella?

-Pues, no soy la persona más indicada para... darte ese consejo.

Estoy casada con un hombre

al que no soy capaz de decirle cómo me siento.

-¡Hola! -¡Hola!

-Qué bien que me hayas mandado ese mensaje, ¡necesito una caña!

-Mira, ya somos dos. -Una caña cuando puedas.

Gracias. ¿Estás sola esperándome?

-Sí. Llevo ya dos cañas y media. Y mira.

-Ole tú.

-¿Cómo está Concha? ¿Cómo va?

-Bien. No hay metástasis.

Tiene que empezar sesiones de quimioterapia,

¿quién me manda a mi mí encariñarme tanto con...?

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

Hola.

-Hola...

¿Qué tal has dormido?

-Bien, bien. Bueno, cansada.

Me... Me desperté en mitad de la noche.

Me... voy a cambiar. -Sí.

Patricia acude al hospital con un cuadro de fiebre alta,

acompañada de dificultad respiratoria.

-Hola, buenos días. -Buenos días.

-Necesito un médico urgente. -De acuerdo, bien...

-38,3...

¿Hace mucho tiempo que tienes fiebre?

-Pues..., varios días.

Lo que pasa es que ha sido siempre bastante soportable.

Pero hoy, de camino a Pilates, es que me he sentido muchísimo peor.

-Vale. Un segundito, te voy a auscultar.

Un segundito...

Está un poquito frío, ¿vale? -Mm...

-A ver...

Escucho... un soplo.

-Ah, bueno, es que, de niña, me intervinieron.

Me hicieron una...

Eh... Estenosis...

-¿Valvular? -Sí. Valvular aórtica.

-Ah, ¿y llevas una prótesis valvular?

-Sí, biológica.

-Vale. Muy bien. Es importante que me lo digas.

Una estenosis valvular se produce

cuando una de las válvulas del corazón se estrecha tanto

que impide el paso de la sangre.

la mejor solución es sustituir la válvula por una prótesis.

Que puede ser o bien mecánica, hecha de plástico o metal,

o bien biológica, de tejido humano o animal.

Necesito saber si has podido comer algo en mal estado.

-Bueno, que yo recuerde, no.

-¿A qué te dedicas?

-Pues me dedico a mí misma.

-¿Cómo?

-Sí, porque yo pienso que vidas solamente hay una,

y hay gente que está esclavizándose con trabajos que odia.

Y bueno, y viviendo de mala manera.

Cuando realmente, lo importante es encontrar la paz interior.

-Vaya, me encantaría dedicarme a lo mismo que tú,

pero el hospital no me deja tiempo.

-Pues ya hace muchísimo tiempo

que decidí no malgastar ni un minuto más

en cosas que no me gustasen.

Así que, bueno, pues ahora me dedico a pensar,

a... meditar,

a... viajar.

Mis padres murieron cuando yo era joven.

Fue horrible.

Pero, por suerte, me dejaron una situación bastante cómoda,

económicamente hablando, claro.

Entonces, pues decidí dedicarme, íntegramente, en cuerpo y alma,

a encontrar la paz interior.

En busca de la felicidad.

De estar bien conmigo misma.

Y creo que eso es lo importante: el camino que he elegido.

-Bueno. Creo que puede ser un catarro,

pero también podría ser un virus tropical,

como el Zika o el Chikungunya; entonces...,

teniendo en cuenta que tienes una prótesis valvular,

Te voy a hacer varias pruebas:

analítica, serología, cultivo de sangre, orina,

radiografía de tórax y electrocardiograma.

-¿Todo eso?

¡Oh! (SONRÍE). ¡Es usted muy profesional!

-Gracias. Es mi trabajo.

(MEGAFONÍA: Manuela Hilado, acuda a la Consulta 7).

Berta, una conocida cantante de rock en los 90,

viene al hospital por un problema en su boca.

-Que sí, hombre, que sí, que soy yo.

Pero mira, en vivo y en directo, estoy más hecha polvo todavía.

Yo he vendido muchos discos desde que he empezado.

La verdad es que no me puedo quejar.

De hecho, acabo de sacar un disco nuevo,

después de unos cuantos años de silencio,

y está teniendo muy buenas críticas.

Eso sí, los fans me están dando, pero por todos los lados.

Que es que dicen que el disco... da ganas de cortarse las venas.

¡Oh!

-Bueno, Berta. Primero de todo, que sepas que te sigo mucho.

Que me gusta mucho lo que haces, ¿eh?

Bueno. Cuéntame. ¿Qué te ocurre?

-Pues nada, a ver, que hace unos días,

me salió un flemón en el lado derecho de la cara

y fui al dentista y me quitó una muela

que, por lo visto, estaba muy picada.

El caso es que me sigue doliendo.

Pero, que me duele mogollón,

que casi no puedo ni abrir bien la boca.

-Ya. Bueno, es normal. A ver. ¿Tienes antecedentes?

- Eh... Sí. De todo tipo. Hasta penales.

Eh..., bueno. -(RÍE). A ver, en serio. ¿Fumas?

-Eh... Mucho.

-Eh... Más que mucho.

-Bueno. ¿Haces ejercicio?

-No, de eso no.

-¿Y qué tal el colesterol?

-Eh... Pues como todo el mundo, ¿no?

-Como todo el mundo. Vale. Y a ver. ¿Tienes alguna enfermedad?

-Bueno, sí. Soy diabética de tipo 1

y no me controlo mucho la insulina, la verdad.

-Vale. Bueno, supongo que todo esto

tiene que ver con el estilo de vida del rock & roll. ¿No?

Pero también tienes que saber que, si no te controlas la diabetes,

-No, no, si yo saber, lo sé.

Lo que no sé es cómo he llegado a cumplir 50 tacos, macho.

Con diabetes tipo 1, el cuerpo no produce insulina,

que es la hormona encargada de regular la glucosa en sangre.

Es un problema, relativamente, fácil de sobrellevar,

puede acarrear problemas bastante graves.

Bueno, escucha. Vamos a ver: aparte de los síntomas que te he comentado,

también parece que tienes ptosis palpebral.

-Perdona. Eso quiere decir que tienes el párpado caído.

Sí, pero yo no me he fumado ningún porro hoy, ¿eh?, palabra.

te lo juro, tío, ¿eh? -No lo dudo.

Lo que pasa, que este síntoma puede ser indicativo de la infección

que tienes en la boca y ha ascendido.

Y ha podido afectar el nervio que controla el párpado.

-Pero, eso suena muy chungo, ¿no?

-Bueno... Tranquilidad, ¿vale?

Vamos a empezar haciendo una analítica y una gasometría.

¿De acuerdo? -Ah... Vale.

Voy a por la enfermera para que te saque muestras de sangre.

Venga. Hasta ahora. -Chao.

-Hay un tipo de diabetes que aparece con la edad,

en casos de pacientes que son obesos.

Estos casos, últimamente, se han multiplicado,

debido al envejecimiento de la población, al sedentarismo,

y también a la mala alimentación.

Lo que se puede hacer para evitar que aparezca esta enfermedad

es mantener una dieta equilibrada,

y también hacer ejercicio de forma rutinaria.

-Tía, perdona. Acabo de leer tu mensaje.

Bueno. ¿Qué te ha dicho el médico?

-Pues nada, aún nada.

Están haciéndome las pruebas y no saben nada.

Pero bueno, no te preocupes, porque la médica es buenísima.

No puedo decir lo mismo de este café. (RÍE).

-Oye. Tengo terminada la colección. ¿La quieres ver?

-¡Ah, sí, claro! A ver...

-A ver. ¿Eh?

¡Huy, me encanta!

¡Qué bonita es!

¡Es preciosa!

Mira. Te quería comentar que, bueno...

ya sabes lo que hablamos el otro día, ¿no?

Que necesitaba una ayuda económica para poder continuar.

No sé si tú, pues eso...

-¿Y el dinero que te dejé?

-Bueno, ya sabes que las telas están carísimas,

los envíos, todo eso. No sé.

-Mira, Bruno: Yo creo que deberías hacerles caso a tus padres, ¿eh?

y concentrarte en estudiar Económicas.

-Tía, no quiero estudiar Económicas, ¿vale? Además, ¿cuál es tu lema?

Seguir eso que a uno le apasiona, ¿no? Pues... lo mío es la moda.

-Bueno..., pues me lo voy a pensar.

Pero, no te prometo nada, ¿eh?

-Bueno, ¡Roberta de la Serna! No me lo puedo creer.

¡Pero si yo soy fan tuya de toda la vida!

No me llamaba así ni mi madre. Pero, no pasa nada, ¿eh?

-Perdona. -No pasa nada.

-Oye. Pero, quiero que sepas

que tus canciones siempre me han ayudado muchísimo, ¿eh?

Es como si supieses el estado de ánimo que yo tenía, siempre.

-Hombre, yo la verdad es que no creo

que sean las canciones lo que ayuda a la gente.

-No. Lo que ayuda a la gente es la misma gente

cuando interpreta las canciones

y las adapta al estado de ánimo que tiene en ese momento.

-Ah, ¿sí?

-Bueno, no sé. Tú eres la autora. Ahí yo no me meto.

-Ya...

Oye. -¿Sí?

-¿Has escuchado mi último disco?

-Sí, sí, claro, lo he escuchado. Sí.

-¿Y... qué te parece?

-Hombre, eh... A ver, las melodías son muy bonitas, ¿eh?

Lo que pasa es que no es muy alegre.

No es para ponérselo un domingo por la tarde.

Y aquí es que... hemos perdido un compañero recientemente,

y la verdad es que... no necesitamos más tristeza.

-No, hija, no.

-Pero, está bien, ¿eh? El disco está bien.

-Gracias.

¿Es que se puede escribir de otra manera?

Con 50 tacos a la espalda.

Después de habérmelo vivido y bebido todo.

Con la de gente que se ha quedado tirada por el camino.

Y los que estamos aquí, que mira cómo estamos.

-Ya verás, estas son las pizzas sin gluten mejores de todo el barrio.

¿Qué te pasa?

Estás triste. ¡Estás hasta callada!

¿Pasó algo anoche, con Ortega?

-¿Se nota o qué?

-Bueno, no sé. Es que ayer os vi a las dos muy divertidas, y...

Y hoy os he visto así..., como distantes.

-Pues que... ayer la besé.

-Ah, ¿sí? Y... ¿Y qué tal? ¿Cómo reaccionó ella?

-Pues...,

al principio se quedó bloqueada y a los dos minutos se fue.

Y... hoy nos hemos visto y ha sido como si no hubiera pasado nada.

Muy raro.

-Bueno..., no te preocupes. Igual está descolocada.

-No. Me he precipitado. No debí haberlo hecho, y...

-No, Ainhoa, no digas eso. Claro que sí.

Lo que pasa es que, bueno...

Igual necesita tiempo.

Sigue comportándote con ella con normalidad. ¡Ya está!

-Siéntate, por favor.

Bueno. Vamos a ver.

Mira, tengo los resultados de la analítica, ¿de acuerdo?

Y destaca una importante leucocitosis.

Eso quiere decir que hay una infección, ¿vale?

también hemos podido ver que hay una diabetes mal controlada.

- Ya. Demasiado rock & roll, ¿no?

- Pues sí. Eso parece.

Mira, lo que tenemos que hacer ahora es un...

un TAC. ¿Vale? Uno...

uno maxilofacial y uno craneal, para ver el alcance de la infección.

entre pensar en lo que podría pasar y vivir a tope,

siempre he elegido lo segundo.

Y me da a mí que voy a empezar a pagarlo ahora.

-Bueno. Tenemos que verlo, pero... es delicado.

(MEGAFONÍA: María José Monteoliva, la buscan en el Departamento...).

Tras obtener los resultados de la analítica

y hacerle una radiografía de tórax,

la doctora Ortega termina de realizarle un electrocardiograma

a Patricia: la paciente con fiebre de origen desconocido.

-El electro muestra un ritmo dentro de la normalidad.

En la radiografía se observan signos de cardiomegalia.

Es decir: agrandamiento del tamaño del corazón.

Pero, en parte es algo normal,

teniendo en cuenta los antecedentes coronarios que presenta Patricia.

Vale, pues... Patricia, los resultados están bien.

Son normales, salvo..., en la analítica,

que la proteína C reactiva está algo elevada. ¿Lo ves?

-Es signo de infección, ¿vale?

Entonces, teniendo en cuenta esto

y que estamos a la espera de los resultados de los cultivos,

pues, creo que lo mejor es que te quedes ingresada.

Te pongo un tratamiento para la fiebre,

y mañana te hacemos una ecografía.

-Tía, que yo me quedo contigo, ¿eh? Esta noche.

-No, cariño, no hace falta.

¿Ha visto qué sobrino tengo?

-Ya veo, ya, muy... elegante.

-Es economista y diseñador de moda.

-Bueno, en realidad, solo soy diseñador de moda.

Lo que pasa que me obligan a estudiar Económicas.

Aunque, si mi tía me ayudase un poquito, todo cambiaría, ¿eh?

-Bueno. A veces, es también muy pesadito.

(RÍEN).

-Voy a preparar los papeles del ingreso.

-¡Pepa! No sabía que estabas por aquí ya.

-Oye, ¿sabes algo de Marco? ¿Has hablado con ella?

-Sí. Sí, he hablado con ella.

Y, dentro de lo que cabe, parece que está bastante entera.

-Jo, tengo unas ganas de darle un abrazo...

-Normal. Un café, por favor.

-¿Sabes que le he sacado sangre a Berta de la Serna?

-Calla, calla, calla... (RÍEN). Vaya pieza de mujer.

-La llevas tú, ¿no? -Sí, sí, sí. Sí.

-¿Y qué tal está?

Tiene una infección por un absceso que tiene en la boca.

-Sí. La tenemos ingresada, con tratamiento antimicrobiano,

y tenemos que hacer todo lo que ella no ha hecho.

O sea: corregir la glucosa, antitérmicos, suero... Ya sabes.

-¿Tú, qué tal estos días que no has estado por aquí?

-Bueno, pues he estado cuidando de Fermín, que ya le han dado el alta.

-¿Y quién..., quién es Fermín?

-El celador.

-¡Ah, Fermín el optimista! Sí, sí que me acuerdo.

¿Y qué tal está?

-Pues... todo lo contrario, tío. Está fatal.

-Vamos, es que ha tirado la toalla. No se está dejando ayudar por nadie.

-Ya. Y... ¿Y cómo lo llevas?

-Bueno, pues yo qué sé.

-Ya. Mira: ¿Sabes qué te digo?

Tengo una idea. Tengo que... que ir de compras,

y hacerle unos regalos a Marta y estoy... estoy muy perdido.

Ya me conoces. ¿Por qué no me echas un cable, y vienes y... me asesoras?

Que tú eres mujer y seguro que..., que me das ideas.

-Venga, vale. Voy contigo.

-Venga, perfecto. Pues te veo luego.

-Vale. -¿Vale? Venga. Hasta ahora.

-¡Ay, el café! Es verdad. Me lo llevo.

-Hasta luego.

-Hola.

¿Sabes qué?

-He pensado pedirme unos días libres.

Para irme con mi padre y con Celia... por ahí, lejos.

-Qué bien. Seguro que te viene muy bien.

después de la explosión de la residencia y mi padre, Celia,

creo que necesito... desconectar.

-Claro. Sí, no. Si...

Si yo pudiera, lo... lo haría también.

-Nada, que nos vemos. -Nos vemos.

(MEGAFONÍA: Jaime y Puri, acudan a Sala de Diagnóstico, por favor).

ha confirmado que Berta tenía necrosis en el paladar,

así que ha procedido a retirar el material afectado,

y también ha drenado el absceso.

Y al finalizar, ha dejado una herida abierta,

para que siga saliendo sangre y el material purulento.

Y también ha aprovechado para coger una muestra,

para hacer un antibiograma y un cultivo.

-¡Hola! -Hola.

-¿Qué tal? ¿Cómo vas?

-Chungo. Chungo, chungo. -¿Sí?

-Chungo.

-Bueno, pero veo que ya has empezado a componer algo, ¿no?

-Hombre, lo he intentado. Pero, es que... no me apaño.

Con la que tengo liada en la cara con este flemón, es que no...,

no puedo. No puedo.

-¿Y por qué no pruebas con la grabadora del móvil?

-Hombre, pues con la voz que tengo,

pues, tampoco me apetece mucho ponerme a grabar

con la grabadora del móvil. Pero, bueno. Que es lo que hay.

-Vale. Bueno, pues nada.

Dentro de un rato pasaremos a mirarte eso.

Pasaré yo o una compañera, ¿eh?

-Que te mejores. -Gracias.

-(TOSE).

-Buenos días. -Ay...

-¿Qué tal has pasado la noche?

-Pues, fatal. Esta cama es un dolor.

Yo no sé cómo la gente se puede curar aquí.

-(RÍE). Oye, mira. Te he traído esto.

-¿Es un regalo? -Sí.

-¡Ay! ¡Es precioso, me encanta!

-¿Sabes de dónde lo he sacado?

-¿Es tuyo? -Sí.

-¡Ay!

-Aunque ya sabes que, si quieres seguir viendo cosas como esta,

pues... Bueno, lo que te comenté: que necesito tu ayuda.

-Bruno, hijo. Pensaba que era un regalo desinteresado.

No puedo estar siempre prestándote dinero.

-Ya, tía, pero...

Pero eres tú la única que confía en mí.

-Ya, pero es que parece que solamente me quieres por dinero.

-Que no, tía, que...

Que yo te quiero muchísimo, de verdad.

Lo que pasa que... tú tienes dinero y... puedes ayudarme.

-Ay, mira. Llama a un médico. No me en...

-Tía, ¿qué...? -¡Llama a un médico!

-No... ¡Tía, un momento! ¡Por favor, que alguien me ayude!

¡Un médico, por favor!

-¿Qué pasa? Patricia. Vale, tranquila.

Tranquila. Te voy a poner oxígeno, levanta un momento la cabeza...

Eso es. Respira tranquila, por favor, ahí, ahí, ahí, ahí.

El San Juan de los que ya no cuentan.

Esperar...

Esperar... -¡Buenas!

-¡Hola! Hola.

-¿Qué tal te va con el móvil?

-Pues no muy bien, la verdad.

-Bueno, pero ahora estabas cantando, ¿no? Si te oía desde el pasillo.

-Ten cuidado, Porque a lo mejor a tu boca le viene bien descansar.

-Hombre, a mi boca seguramente que sí.

Pero a mi cabeza, no.

Y a fin de cuentas, la cabeza es la que manda, hija.

-Oye, ¿y por qué no te descargas una aplicación de esas

que puedes componer, que no tienes que hacer...?

-Yo te lo agradezco, gracias. Pero... ya me apañaré yo sola.

Si al final, siempre me apaño. -Vale.

Bueno, pues abre la boca, que te voy a curar.

-Bueno.

-A ver. Abre la boca...

Una vez Patricia está estabilizada de la crisis sufrida,

la doctora Ortega le realiza una ecocardiografía transtorácica

-Para manejar la insuficiencia cardiaca,

le hemos suministrado diuréticos y antihipertensivos.

Además de colocarle la cama a 45 grados

para mejorar la respiración.

Por otra parte, en el ecocardiograma hemos visto una vegetación

sobre una de las válvulas.

Además de un leve derrame pericárdico.

-Pues doctora, es que no entiendo nada.

Básicamente quiere decir

que tu corazón está dejando de funcionar bien

porque tiene una infección aguda.

Yo lo que creo es

que la prótesis biológica que te pusieron de niña

se ha infectado y está provocando una endocarditis.

Entonces: te voy a poner antibióticos de amplio espectro,

para manejar la infección,

hasta saber los resultados de los cultivos

y saber de qué bacteria se trata.

-Vale.

-Hay alguien que quiere verte.

Un segundo.

-De nada.

-Hola. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Cómo estás?

-Pues mejor.

-Oye, tía, que... Quería decirte, bueno, que lo siento.

Que, en parte, la crisis que has tenido ha sido culpa mía.

-No te preocupes, Bruno; esto no es culpa de nadie.

He estado pensando en lo..., en lo del dinero.

Y quería decirte que... Creo que no está bien que te lo dé.

Yo no soy tu madre y siempre te estoy dando dinero.

Ya te lo di la otra vez.

-Ya, pero no entiendo. ¿Qué más te da?

Mira. Tú el dinero no lo utilizas para nada, ¿no?

-¿Cómo que no? ¡Lo utilizo para mí! ¿Eh?

¡Para mí misma! ¡Para encontrarme a mí misma!

-¡Ya, pero eso es injusto! Tú tienes un montón de dinero.

Y solo haces que malgastarlo, ¿eh?

¿Y yo? Yo, que..., que me mato a trabajar,

y que tengo un sueño y no tengo ni un duro. ¿Mm...?

-¿Injusto? ¿Eh?

Mira. Yo tengo ese dinero, Bruno, porque se murieron mis padres.

-La justificación de tus padres. Muy bien.

Mira: ¿Sabes una cosa? Eres una egoísta.

-Mira, Bruno; cállate, ¿eh? ¡Tú no tienes ni idea!

¡No sabes lo que es ser una niña de 14 años sin padre ni madre!

¡Y celebrar tu cumpleaños con una asistenta!

¡Hubiese dado todo porque mis padres se quedaran conmigo un año más!

¡Mira... y ahora déjame!

¡Vete, anda! ¡Vete!

que yo creo que, con estos básicos, vas a acertar con Marta seguro.

-Oye, que Pepa, que gracias por acompañarme.

Que esto... Que esto es un lío.

-Que no, que no, es un placer. Al contrario.

Si a mí, lo que me viene bien es salir de casa y hablar con alguien.

Que al final, los compañeros están para esto, ¿eh?

-Bueno. Aunque Berta dice que, al final, no podemos ayudar a nadie.

Que solo nos podemos ayudar a nosotros mismos.

Porque, cuando ayudas a alguien,

al final te estás ayudando a ti mismo. Eso creo yo.

Yo sí que creo que hay acciones completamente altruistas.

-A ver. Tú, cuando ayudas a alguien, ¿qué consigues? Sentirte bien, ¿no?

Pues ese es el objetivo. Sentirte bien contigo mismo.

-Bueno...

-Vale, vale. Vale, vale. No sé qué he dicho, pero no...

No te ha gustado mucho.

Que prefiero que estés mejor.

-A ver.

-Bueno, venga. ¿Te llevo otra?

-Sí. Toma esta.

-Diana me ha dicho que se va de viaje.

Que necesita hacer una escapada para descansar y desconectar.

-¿Y tú crees que es por ti?

-Pues seguramente.

-No tiene por qué.

De todas maneras, tú no puedes hacer nada.

Simplemente dejarla espacio,

y tú seguir con tu vida, tranquilamente.

Oye. ¿Nos vamos a la bolera?

-Sí, por favor, a descargar toda esta rabia.

-Sí, nos los vamos a cargar de diez en diez.

-Vamos. -A mí también me va a venir bien.

Al día siguiente, Pepa le realiza una nueva cura a Berta,

que se recupera de su intervención en la habitación.

Oye, te prometo que no te voy a decir nada más.

Pero mira: te he traído esto.

Yo creo que va a ser mucho mejor para ti para componer.

Se ve mucho mejor que en el móvil.

Y bueno, ya me la devolverás cuando te vayas.

¿Qué tal estás? ¿Qué te pasa?

¿A ver este ojo...?

¿Lo puedes abrir?

-Nnnn..., no.

-¿No lo puedes abrir?

-No. -Vale.

Pues espérame, que voy a buscar a un médico.

(MEGAFONÍA: Recordamos a los pacientes

que está prohibido introducir comida

en el área de Cuidados Intensivos, gracias).

-Hola, Berta. ¿Qué tal? -Mal.

Mal.

-A ver. Permíteme..., cuidado.

Eso es.

Tiene la córnea opaca, ¿eh?

¿Puedes intentar mover el ojo hacia derecha e izquierda?

-Tranquila.

Tiene pinta de que la infección se ha extendido, ¿de acuerdo?

Y... y puede que le esté afectando al ojo.

Mira. Haremos una cosa: vamos a añadir antibiótico, ¿de acuerdo?,

y voy a buscar al especialista.

-Vale. Voy a seguir con la cura, primero.

-Muy bien. Tranquila, Berta.

Considerando que la paciente tiene tan mal controlada la diabetes,

podría tratarse de mucormicosis.

Esta es una infección poco frecuente,

pero que puede llegar a ser bastante grave.

Y se da en personas con el sistema inmunitario debilitado,

como es el caso de Berta.

-Patricia, tengo los resultados del cultivo.

Y... no hay un virus tropical, pero sí he encontrado una bacteria:

Aemophilus parainfluenzae.

Entonces: necesito descubrir dónde la has podido contraer.

A ver. No te han operado recientemente, ¿no?

-N...no.

-¿No? ¿Ni una operación estética?

-No, no, no, no, es todo mío.

-Mmm... Mm... Vale.

A ver. ¿Has ido al dentista, hace poco?

-¡Ay, sí! La semana pasada me hice un empaste.

-Vale. Vale, esto ya me empieza a... a cuadrar.

Patricia ha podido infectarse

mientras le colocaban el empaste dental.

Probablemente, esta bacteria se trasladó por su torrente sanguíneo

hasta infectar la válvula biológica que tiene en su corazón.

Ahora mismo hay que sustituir esta válvula lo antes posible.

Vale. Pues hay que sustituir la prótesis.

Al sustituir la prótesis, solucionamos el problema mecánico

que te está causando la insuficiencia cardiaca,

y eliminamos el origen de la infección..., ¿vale?

Pero Patricia, tranquila, son buenas noticias.

La operación va a ir bien y te vas a curar.

-No, si no estoy preocupada por la operación.

Yo sé que estoy en buenas manos.

Es por mi sobrino. Y disculpa, ¿eh?

porque dice que no le presto el dinero, otra vez, para su negocio.

Y puede que en parte tenga razón.

Dice que derrocho el dinero que tengo.

-Mm... Yo no lo creo, ¿no? Creo que te cuidas bastante.

-A lo mejor... tiene razón y son solo tonterías.

Dacaret contrasta con una cirujana maxilofacial

el estado de la infección de Berta.

He estado hablando con la cirujana,

y me ha comentado que la única forma de evitar que la infección ascienda

y pueda afectar a las estructuras cerebrales

o que Berta se quede ciega

es extirpándole el ojo derecho y parte del hueso maxilar.

Así que... me toca decirle la noticia ahora.

Tal y como está evolucionando tu caso,

es la única opción que tenemos. No podemos hacer otra cosa.

-Pero ¿cómo me vas a decir que no queda otra opción,

que es la única opción? ¡Un ojo!

Pero, es que, si esperamos, la evolución podría ser peor

y la infección podría crecer, ¿de acuerdo?

Y tenemos que pararlo cuanto antes.

-¿De acuerdo? Pues no sé qué será mejor.

Quedarme medio ciega o con media cara.

-Lo siento mucho.

Es una pena tener que llegar a este extremo,

sobre todo con una paciente

a la que todavía le quedan tantos años de vida.

sabiendo que, si hubiera estado atenta a la diabetes,

pues... nada de esto hubiera pasado.

Los equipos de cirugía maxilofacial y oftalmología

se preparan para extirparle a Berta su ojo derecho,

y limpiar las estructuras craneales afectadas por la infección.

Tras una intervención de este tipo,

es importante lavar frecuentemente la herida

y vigilar que no vuelva a aparecer la infección.

Y luego, aunque la paciente pueda parecer reacia, al principio,

va a necesitar apoyo psicológico para adaptarse a la nueva situación.

¿Puedo pasar?

Solo quería saber qué tal estás antes de irme a casa.

que, al final, los cirujanos han conseguido salvar del maxilar

más de lo que pensaban, incluso, por haber operado tan rápido.

Más adelante podrás empezar con la rehabilitación,

e incluso ponerte una prótesis. ¿Mmm?

Nos iremos viendo estos días porque vendré a curarte la herida.

Me voy.

¿Quieres que me quede un rato contigo?

Nada.

realiza la sustitución de la prótesis valvular a Patricia,

la paciente con problemas de insuficiencia cardiaca.

primero se conecta la circulación de la sangre

a una máquina extracorpórea, y luego, se para el corazón.

Después se limpia adecuadamente la zona de la válvula infectada,

para después extraerla y sustituirla por una nueva.

Si todo va bien, la subiremos a planta

y le pondremos antibióticos y anticoagulantes.

-Adiós.

-Mira.

-Madre mía, cómo te vas a poner a queso, ¿no?

-No, no, perdona. Nos vamos a poner.

-¿Cómo que nos vamos? ¡¿Que me invitas?!

-Bueno, tú sabes lo que me gusta a mí el queso extremeño.

-Claro, y a mí. -Has comprado queso extremeño, ¿no?

-Sí, he comprado de ese de ahí. -Ese. Justo.

-Pues sí. Sí, ¿dónde hay que firmar? Yo voy seguro.

No, es que me apetecía darme un homenaje, me encanta el queso,

y bueno, y quién mejor que contigo, que me estás ayudando mucho.

-Además, seguro que te va a venir bien

una mano femenina en la cocina. No sé por qué.

-¿Cómo? No, no, no, a ver. Espera. ¿Tú sabes a quién tienes delante?

Que yo soy un cocinillas, ¿eh? -Sí... Ja, ja, ja...

-Que sí. ¡Te estás riendo...! Estás mejor.

-Sí, estoy un poco mejor.

-Bueno, me alegro. Por lo menos te he arrancado una sonrisa.

Cuando llegues al hospital, guárdalo en la nevera, ¿vale?

Porque si no la gente, ya sabes tú qué...

-Sí. A ver si vas a ser tú el que... -Por allí. Es por allí.

-Es verdad. (RÍEN).

Al día siguiente de realizarle una toracotomía,

Patricia se recupera en su habitación,

mientras la doctora Ortega le da unas recomendaciones.

-Bueno, la operación ha ido muy bien,

sentirás un poco de dolor las primeras semanas, es normal,

pero aun así, cuando te demos el alta,

tienes que hacer un poquito de ejercicio, ¿vale?

-Regular, pero moderado. Andar, ir en bici...

Suave. ¡No te pongas a hacer squash!

-Nunca he hecho squash. (RÍEN).

-Hola. -Hola.

Bueno... Os dejo. Tengo que hacer una llamada, ¿vale?

Luego os veo.

-Gracias, doctora. Hasta luego. -Chao.

-Qué cara traes, ¿no?

-Bueno, no he pegado ojo en toda la noche.

Oye, que...

Quería pedirte disculpas.

No tenía derecho a... decirte todo lo que te dije.

-Acepto las disculpas.

Y puedo llegar a reconocer que tienes un poquito de razón.

Porque, sí es verdad que gasto un montón de dinero

en buscarme una felicidad que...

Que, bueno... que nunca consigo.

-Mira. Da igual. Tu dinero es tu dinero y...

Mis problemas, pues son míos, ¿sabes?

-Bueno, déjame acabar, ¿quieres?

He visto que tú...

eres más feliz con tus telas

que yo con 100 viajes que haga a la India.

Y que sí, en parte tenías razón.

Que... utilizo la tragedia de mis padres

para... justificar mi estilo de vida.

Y eso me lo has hecho ver tú.

Y te tengo que dar las gracias.

Porque va a cambiar.

Te voy a proponer un trato.

-Ah, ¿sí?

-Yo te presto todo el dinero, para tu negocio,

pero tenemos que ser socios.

Tú eres el alma creativa y yo...,

pues soy la encargada de que el dinero entre,

y no solo salga. ¿Trato hecho?

-Trato hecho. (RÍEN).

Días después de ser operada,

el doctor Dacaret ya tiene los resultados

de las pruebas posoperatorias de Berta

y el cultivo que le hicieron tras su primera intervención.

-Hola, Berta. ¿Qué tal estás? ¿Un poco mejor?

A ver, te cuento: La operación ha ido muy bien, ¿vale?

He estado mirando los resultados del TAC y de la punción lumbar

que te hemos hecho después de la operación,

y la zona está limpia del todo, ¿vale?

Escucha, yo siento mucho el precio que has tenido que pagar, ¿vale?

Pero, bueno. Afortunadamente, podrás hacer vida normal,

así que no te preocupes.

Y otra cosa: También he estado viendo los resultados

del antibiograma y del cultivo,

y lo que has tenido es una infección poco frecuente,

causada por hongos. ¿De acuerdo?

En los senos paranasales y en el cerebro.

Pero, tranquila, que... que está solucionado.

No pienses en eso, ¿de acuerdo? Es lo mejor que puedes hacer.

-Hola... -¡Hola!

¿Qué tal? -Te he traído una cosa.

A ver... No me digas que has vuelto a escribir.

"Otros San Juan vendrán para volar".

Oye, pues está muy bien.

Y, sobre todo, me alegro muchísimo de que estés escribiendo de nuevo.

(RÍEN).

Te estoy imaginando en el escenario con el parche puesto,

y yo no me pierdo un concierto de los tuyos. Eso.

-¿Ves? Y el rojo y el negro son tus colores preferidos, ¿no?

"Sin la actuación de todo el equipo de este hospital, no estaría aquí.

Sin ojo, pero viva. Gracias".

Bueno, gracias a ti por esto.

(RÍEN).

-Que sí, que sí, Marta, si no pasa nada.

No, si no me importa que vayas a cenar con la abuela.

Pero, avísame la próxima vez, ¿vale?

Venga... Un beso... Hasta luego.

-¿Nos vamos? -Pues sí. Sí, nos vamos.

-Pero... la cena para nosotros dos, ¿vale?

que Marta, al final, cena con su abuela.

-Ah. -Mm...

-Bueno, mira, mejor, porque...

Te iba a proponer un brindis y casi mejor que no esté Marta.

-Pero..., pero un brindis ¿sobre qué?

-Un brindis por Mendieta.

-Bueno. Me parece bien.

Oye, por cierto: He estado echándole un ojo a la nueva canción de Berta.

Ya la ha subido a Internet y creo que tiene...

tres o cuatro mil visitas, o por ahí. (RÍEN).

-Menudo crack. -Sí.

-La verdad es que yo pienso que me ha venido bien conocerla.

Porque... es verdad:

al final ayudamos a los demás

y lo que estamos haciendo es ayudarnos a nosotros mismos.

-Te lo he dicho. ¿Mmm?

Cuando ayudas a alguien, todo el mundo gana.

Y si no, mírame a mí. Soy un claro ejemplo.

¿Quién tiene una cena con queso esta noche? Yo.

¿Quién la ha pagado? Tú.

-(RÍE).

No tengas morro, que todavía no te he dado ningún trozo.

-Bueno. Pues venga, vamos a ello.

-Hola. -Hola.

-¿Ya te vas? -Sí.

Sí, de hecho, me están esperando.

Al final, unos amigos me dejan una casa en el campo.

-Ah, mira. Quien tiene un amigo tiene un tesoro y una casa en el campo.

¿Te vas con tu padre, al final?

-Sí. Con mi padre y con... con Celia.

-Que... que descanses mucho.

-Vale, es que me están esperando.

Chao. -Chao.

  • Centro médico - 28/11/17 (1)

Centro médico - 28/11/17 (1)

28 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/11/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 28/11/17 (1)"
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Karol

    Me encanta la historia de amor entre Diana y Ainhoa.

    09 dic 2017