www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4498188
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 28/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Después de mucho tiempo de espera,

Jaime tenía cita para que Quico le tatuase.

Pero al ver su estado decidió posponerlo

y acompañarle a Urgencias.

-Solo es un poco de sangre. Que no pasa nada, ¿vale?

-¿Que no pasa nada? -Que no pasa nada.

Y a parte, que llevo mucho tiempo esperando esto, tío.

¡Que tú para mí eres como un dios!

-Mira, con artista me conformo, ¿vale?

Me tengo que ir unos meses fuera a tatuar, pero luego, a la vuelta,

hacemos otra cita y ya está, que no pasa nada.

-¿Cómo que te vas a ir? No, no, no, no, no.

Tú no te puedes ir así y dejarme así. -Pero...

-Tú no puedes dejarme así. Mira, te pago más.

-Pero que no val... Por favor, Jaime.

-No, no, no, no te lo quites, por favor.

Que estás sangrando.

¿Va todo bien? ¿Te han golpeado?

¿Has tenido un accidente? -No.

-Vale, acompáñame, por favor. Que le echo un vistazo.

-¡Que yo te espero! ¿Vale? -Quédate aquí, por favor.

-Sí.

-¿Vale? -¿No te importa?.

-Sí. Tengo cierta fama, supongo.

La gente suele esperar meses para que les tatúe.

Pero...

A este chico no le he podido hacer nada, sangrando tanto.

Insistió muchísimo, pero yo soy un profesional.

-Bueno. Pues esto ya está, ¿m?

-Jaime, echa la cabeza hacia delante mejor.

Ahí. ¿Y? ¿Qué ha pasado?

-Pff... Pues no lo sé, la verdad que nada.

Bueno. Lo único que se me ocurre es que...

hace dos semanas tenía gripe, pero... ya está.

-¿Has tomado algo?

-Unas vitaminas que me dieron en la farmacia.

-Vale.

La mayoría de los sangrados de nariz

parecen más graves de lo que son.

Y pueden ser tratados en casa.

Eso sí, debemos evitar costumbres comunes

como echar la cabeza hacia atrás.

Es poco efectivo, y puede causar otros problemas.

(Llaman a la puerta)

-¡Adelante!

-Oye, está Lucas ahí fuera esperando, ¿le hago pasar?

-Eh... Sí, sí, sí, sí. -Vale.

-Pero te vas a quedar tú también, ¿no?

-No, no, no hace falta.

Yo vengo a buscarlo luego, cuando tú me digas.

-Lo que te quiero decir es que deberías quedarte.

-Pero yo tengo que trabajar.

-Bueno, pues entonces la próxima cita buscamos un hueco,

pues que tú tengas libre.

Dime, ¿La próxima semana, qué día tienes?

-Pues no me acuerdo ahora.

De verdad, me tengo que ir a trabajar.

¿Le hago pasar, o no? -Claro.

-Bueno, pues la tensión es normal, ¿eh?

-Jaime, las constantes están dentro de la normalidad.

-Es un poco raro, ¿no?

Bueno, yo es que me siento así, como un poco cansado.

Pero bueno, puede ser por la sangre también.

-Sí, y por el catarro que dices que has tenido.

Abre un momento la boca, por favor.

Sí. Hay ampollas hemorrágicas en la zona del pómulo, y...

La lengua hacia arriba..., perfecto.

También debajo de la lengua.

Vale. Déjame ver la nariz... -Sí.

-Hay restos de sangre.

Vale. Mar, por favor.

Vamos a hacer analítica de sangre, y le vamos a poner una vía. ¿M?

-Muy bien.

-En casos como este,

debemos descartar que haya una enfermedad sanguínea.

Solicitaremos una analítica con coagulación

para conocer el estado de sus plaquetas,

pero antes, vamos a valorar el sangrado en sí mismo.

-Bueno. Pues la extracción ya está. -Gracias, Mar.

Hay coágulos. ¿Ves?

-¿Y esto qué..., qué pasa?

-Pues esto pasa

que parece que el sangrado de las encías ha cesado,

pero el de la nariz, no.

Espera, espera. Sigues sangrando.

Mar, sigue sangrando. Vamos a taponar.

-Pero escúchame, esto significa que me puedo ir, ¿no?

Lo digo porque Quico me está esperando ahí fuera.

-Bueno, pues Quico tendrá que esperar un poco más. ¿Eh?

-Quico no me va a esperar. Quico no espera.

-No, ¡mira! Esto es importante, Jaime, por favor.

-Y yo llevo esperando esto meses.

Bueno, años, a que me tatúe el hombro.

-Mm..., Jaime. Solo es un tatuaje.

-No es solo un tatuaje.

No. Es el final de una obra que empezó hace seis años,

cuando yo decidí que se iba a acabar ser el niño gordito,

al que todo el mundo vacilaba,

y tatuarme, ir a la moda, y...

machacarme en el gimnasio.

¿Y esto? Esto es la guinda.

-¡Aah! La guinda, Mar. ¿M?

¿Sabes qué pasa, Jaime?

Que igual la guinda es una enfermedad de la sangre.

Así de serio está el tema.

Así que te quedas y esperas, por favor.

Taponamos, Mar. -Sí.

-Bueno. ¿Le puedes decir al menos que se espere,

que yo le pago más, o lo que haga falta?

-Ahora vuelvo.

-Tranquilo. Te va a esperar. Te va a esperar, tranquilo. ¿M?

-Le hemos practicado un taponamiento con ácido tranexámico.

Pero tenemos que profundizar para ver su origen.

A ver qué dice la analítica.

(Sirena)

(Música)

Nuño llega a Urgencias en ambulancia

y acompañado por su hijo Samuel,

tras sufrir un mareo que le ha hecho perder el conocimiento.

-¿Qué ha pasado? -Se ha desmayado en el parque.

Ahora ha recuperado la consciencia, pero no se encuentra bien.

-Sí, está muy pálido.

Hola. ¿Le duele el pecho, o tiene palpitaciones?

-No. La locomotora de mi nieto.

¿Qué ha ocurrido? ¿Dónde está?

-Somos jugueteros.

Estaba reparando una locomotora en el parque cuando se desmayó.

-¿Dónde está? -Papá, que no lo sé.

Se habrá quedado en el parque. ¡No te preocupes!

Ahora lo importante es que estés bien.

-Tranquilo. Vamos a Reanimación. Puede acompañarnos. -Gracias.

-En casos de desvanecimiento, como este,

es importante asegurarnos de que no se trata de una arritmia,

o de un bloqueo del corazón.

Por eso es necesario realizar un electrocardiograma al paciente

lo antes posible.

Bueno. Y dígame, ¿Se ha desmayado de repente,

o se encontraba mal antes de desmayarse?

-No..., no sé.

Llevo tosiendo... unos días y...

Mi hijo, de hecho, me ha pedido que...,

que cierre la tienda: la juguetería que tenemos.

Pero ¿cómo...,

cómo voy a hacer una cosa así con los niños? ¿Eh?

-Quítese las gafas un momentito, por favor...

-Papá, te tengo dicho que los niños

se compran ya los juegos en otras tiendas. ¿M?

Ya las navidades pasadas tuvimos pérdidas.

Vamos. De hecho, es que los juguetes, ya hay algunos que ni se los compran.

Se los descargan.

-Mira. ¿Tú serías capaz de regalarle a tu mujer unas flores de plástico?

Bueno.

Pues espero que no hagas algo parecido con tu hijo.

Y vete ahora, por favor,

a buscar la locomotora de mi nieto,

al parque, antes de que alguien se la lleve.

-Papá, eso ya no lo quiere nadie.

Que eso no lo quieren ni los críos. Que da igual.

-A ver. Esté tranquilo. Cuénteme qué antecedentes tiene.

-Mi padre es hipertenso.

Toma medicación para regularse la tensión.

La tengo por aquí.

-Bueno. Pues ahora la tiene baja.

-Es esto. -Vale.

-Y estos dos. -Muy bien.

Cabe la posibilidad de que la medicación

para la hipertensión haya provocado un episodio sincopal.

Pero antes hay que descartar otras posibilidades.

Por ejemplo, procesos respiratorios.

Como la bronquitis y la neumonía.

La disnea y la tos podrían apuntar en esta dirección.

-Si ya le dije que no es por el dinero.

Que puedo estar un rato,

pero tampoco puedo estar aquí toda la tarde, ¿sabes?

-Ya, lo entiendo. No, yo agradezco que te quedes, ¿eh?

Parecía derrotado con la idea de que te fueras

sin hacerle el tatuaje.

Si quieres puedes pasar a verlo. Y me lo calmas un poco, por favor.

-Vale.

-Yo no tengo más que hablar.

Es un sí o un no.

-Carlos: Déjame que te explique.

Vamos a un sitio menos concurrido. Ven.

(Música)

Carlos: Mira a tu alrededor.

Todos estos proyectos pueden cambiarle la vida a mucha gente.

Hay muchas personas que tienen puesta su esperanza en nuestra fundación.

-Mira. No...

No vayas por el lado sentimental porque no lo vas a conseguir.

Es muy simple:

o me das el dinero que me pertenece, o demando a la fundación.

-Carlos, no puedo darte ese dinero.

No, no, pero espera.

Te he llamado porque quiero ofrecerte otra cosa.

-¿El qué?

-Quiero ofrecerte trabajar aquí.

Así, además de un sueldo,

vas a poder ayudar a mucha gente que lo necesita.

-¿No lo quieres entender?

Mira.

Lo que mi madre y yo necesitamos es el dinero.

Y si no,

voy a llamar a mi abogado para que tramite de una vez la demanda.

¿Entiendes?

(Música)

-Ah, ¿que nos vas a demandar?

Carlos, esto es muchísimo más que dinero.

Este es el verdadero legado de tu padre.

(Música)

-Papá, te estoy diciendo que hay que cerrar el chiringuito.

Que los niños ya no quieren peonzas.

Que quieren spinners, “espáiners” de esos, como se diga.

-Bueno, pues si los niños de ahora

prefieren esos cacharros que dices a las peonzas,

¡A mí me parece una barbaridad!

-Vale, bueno. Pero tú quieres atraer a los niños.

¿Vale? Y los estás... Y los estás tratando como viejos.

Bueno, es que no nos compra nadie.

Nos compran tres o cuatro coleccionistas, y fuera.

-Pero ¿qué dices? No le haga ni caso, ¿eh?

A los niños les encanta visitar nuestra tienda.

Pásese usted un día de estos por ella, y lo comprobará,

y podrá comprar un juguete para su hijo.

Que por cierto, le durará toda la vida.

-Bueno. Yo no tengo hijos.

Vamos a volver al tema.

Esa dificultad para respirar, que tiene, ¿es habitual?

-Últimamente, sí.

-Bien. Fiebre no tiene.

Vamos a dejarlo ingresado,

y vamos a realizarle un electrocardiograma,

una radiografía de tórax y una analítica. ¿De acuerdo?

Vamos a averiguar qué está pasando.

(Música)

Además de tomar medidas para frenar el sangrado,

a Jaime se le solicitó una analítica

para saber si estaba sufriendo una enfermedad de la sangre.

-La analítica que le hemos realizado

muestra que las plaquetas estaban muy bajas.

Lo que se conoce como trombocitopenia.

Pero, para estar seguros,

hemos decidido hacer un frotis de sangre.

Así que tendrá que permanecer ingresado.

-Mira.

-¿Qué es eso?

-Pues un diseño que te quería enseñar.

Pero, como antes con las prisas no te lo he podido enseñar,

para que te fueras haciendo una idea más o menos.

-No, no, mira. Esto no funciona así.

Yo soy un artista. Yo decido lo que le tatúo a la gente.

-Vale, pero yo quiero lo que tiene el Tiri tatuado.

-¿El Tiri?

Pero ¿qué me estás contando? Más razón aún para no hacértelo.

Mira. ¿Tú por qué quieres tatuarte?

-Pues para que los demás me respeten.

-Me parece una motivación muy equivocada.

Si quieres que te respeten en esta vida,

tienes que ser tú mismo.

Aunque eso signifique ser distinto a los demás.

Y mírame a mí. Yo soy tatuador y no tengo ni un tatuaje.

Yo te haría algo...,

algo con esencia de vampiro. ¿Sabes?

Con sangre y tal... Así te ríes un poco de ti mismo.

-¿Que me ría yo de mí? Si ya lo hacen los demás bastante,

¿Encima me tengo que reír yo de mí?

-Chicos, tengo los resultados.

Efectivamente, las plaquetas están disminuidas.

Hay algo que lo está provocando,

pero no tenemos suficiente información todavía

para saber el qué.

-Vaya, que no tienes ni idea.

-Bueno, voy a derivarte a hematología

porque, aunque no tienes todos los síntomas,

es posible que haya problemas con la coagulación.

-O sea que ni idea. Vale.

-¿Dónde vas? -Al servicio.

-Adelante.

-Gracias. -Nada.

-¿Qué le pasa? -No sé qué le pasa.

Pero es que yo ahora, de verdad, sí que me tengo que ir.

-Ya.

-Lo siento. -No, no, nada, nada.

(Música)

-¡Doctor! ¡Se ha desmayado!

¡Jaime!

-Jaime se mareó mientras estaba orinando.

Puede ser un presíncope,

porque lleva varias horas sin comer o porque ha sangrado bastante.

(Música)

-¡Hola, Nuño! -Hola.

-Tengo buenas noticias. -Ah...

-Acabo de estar hablando con el cardiólogo,

por los resultados del electrocardiograma

que le acaban de hacer,

y en principio no hay problema en el corazón.

En la radiografía de tórax que le hemos hecho,

sí que se aprecia una leve cardiomegalia.

Es decir, que el corazón está un poco aumentado de tamaño.

Pero no hay insuficiencia cardiaca ni condensación pulmonar.

-O sea que estoy bien. ¿No hay peligro?

-Bueno. Tal y como se está desarrollando el caso,

a mí me gustaría descartar que no hay un tromboembolismo pulmonar.

Y para eso voy a pedir que en la analítica hagan el dímero D.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

Seguía en el parque.

No se la ha querido llevar nadie.

-O sea que no...,

no se la ha querido llevar nadie, ¿verdad?

Gracias.

-La locomotora la está arreglando para su nieto,

para mi hijo, que es su cumple.

Pero bueno.

Yo ya le he dicho que los niños no quieren ese tipo de cosas,

que quieren otros juguetes.

Dígaselo usted, porque a mí no me hace ni caso.

-Bueno. Es que yo no...

No sé lo que quieren los niños ahora mismo.

Hasta luego. Les dejo. -Venga.

-Jaime: ¿Qué ha pasado ahí dentro?

-Pues lo último que recuerdo es que estaba orinando sangre y...

Y ya está.

-¿Y estas manchas, cuándo han aparecido?

-Pues no lo sé.

-Abre la boca, por favor.

Están también en el paladar.

-¿Pero qué son?

-Son petequias.

Pequeños derrames, que nos indican que algo grave está pasando.

Puede que esta cifra baja de plaquetas

sea la primera manifestación de un lupus eritematoso,

o el primer signo de un proceso hematológico primario.

Además de hacer una transfusión de plaquetas,

vamos a realizarle un examen de médula ósea,

y a determinar los anticuerpos antinucleares.

(Teléfono)

-Jaime. Mira, lo siento.

Ahora sí que me tengo que ir, tío. ¿Vale?

Lo siento.

Eh..., nada. Recupérate pronto.

¿Vale? Y mucha suerte con todo.

-Mucha suerte a ti por cargarte los sueños de los demás, ¡artista!

(Música)

-¡Oye!

Mira, que al final..., al final no me esperes, ¿vale?

Que voy a tardar un poco más.

Venga. Hasta luego.

-Hombre. ¡Lucía! -¡Hola!

-¿Te parece que nos vayamos hoy a comer fuera del hospital?

-Eh... Pues..., pues sí.

Me parece buena idea, la verdad.

Salir de la cafetería del hospital.

Creo que mi salud mental y física te lo van a agradecer.

¿Por qué me invitas a comer?

-Hombre.

-A ver. Yo no te puedo contar muchas cosas que han pasado en la terapia.

Pero lo que te puedo adelantar

es que yo creo que Lucas necesita que le hagas un poquito más de caso,

-Pero si yo le hago un montón de caso.

Le llevo al colegio, le voy a buscar la mitad de los días,

le traigo a terapia,

y cuando los abuelos están de vacaciones, él se queda en mi casa.

-Andrea, todo obligaciones.

Es que solo le haces caso cuando es una obligación.

Como cuando tuvo el problema con Marcos y él lo sabe.

¿Qué pasa? ¿Que tiene que tener un problema para que le hagas caso?

-Bueno. Me parece que no me va a dar tiempo a comer fuera.

Tengo unos análisis que están a punto de salir.

(Suspiro)

(Música)

-¡Ay!

-¡Ah, perdona! -No, perdona tú.

-Es que estaba abstraída leyendo el correo...

-Sí. Yo... Yo también estaba leyendo el mío y...

Supongo que estábamos leyendo lo mismo, ¿no?

El..., el mail que ha mandado la dirección de...,

de la fundación, que...

Vaya panorama, ¿no?

Qué habrá pasado para que nos hayan denunciado.

-Alberto, como...

te vas a enterar antes o después, prefiero decírtelo yo.

-Ajá...

-Es que tiene que ver conmigo, porque...

he tenido un contratiempo con una persona,

y no he podido pararlo.

-Ya.

¿Y a persona, te refieres a ese chico con el que te he visto antes?

Es que te noté preocupada, no sé.

Silvia, si necesitas hablar con alguien, por favor...

En serio, no pasa nada. Cuéntamelo.

-Es que no es un chico cualquiera.

-Mm... -Es mi hermanastro.

Ha aparecido ahora,

y quiere parte del dinero de la fundación.

He intentado proteger los proyectos ofreciéndole trabajar en ella,

pero... no quiere.

-Ya. -Y no sé qué más hacer.

Déjalo, da igual. No te atormento con mis problemas.

No pasa nada. Ya..... Pensaré algo.

-Silvia, Silvia: Perdona. Eh...

Que estaba pensando que...

Bueno, igual no está todo perdido,

y hay tiempo para buscar una solución.

¿Me dejarías su número de teléfono?

-¿Su teléfono? -Sí.

(Música)

La doctora Soto visita a Nuño,

el vendedor de juguetes que sufrió un desmayo,

para informarle sobre los resultados de sus análisis.

-Tengo los resultados de las pruebas del dímero D y han dado negativas.

-Ah.

-Con lo cual, descartamos el tromboembolismo pulmonar.

-Bueno, eso suena bien.

-Sí. Eh...

Si deja un segundito la locomotora,

le sigo contando otras cosas que hemos encontrado en la analítica.

-Disculpe.

No estaba previsto esto.

Es que dentro de unos días es el cumpleaños de mi nieto, y...

Y quería regalárselo.

Tengo muchas ganas de ver la cara que pone cuando...,

cuando le entregue el juguete arreglado,

y las ruedas estén girando, y la chimenea silbando...

-Vale, vale, papá.

Vamos a lo importante. Que está aquí la doctora.

¿Sabemos algo más de las pruebas?

-En la sangre de Nuño hemos detectado los leucocitos muy altos.

Así como unos niveles de creatinina que sugieren fracaso renal.

El nivel de potasio también está bajo,

pero esto podría ser consecuencia

de la medicación que toma para la hipertensión.

Sin embargo, la leucocitosis me hace pensar

que Nuño presenta una infección importante.

-Dice que es una infección.

Debe ser por..., por el catarro que he tenido, ¿no?

-Bueno. Hemos encontrado también alcalosis respiratoria.

Eso ocurre cuando uno respira de más

y disminuye la cantidad de dióxido de carbono en el cuerpo.

Puede que el mareo haya sido por eso, pero tenemos que asegurarnos.

Hay que seguir estudiando. Voy a ampliar la analítica.

(Música)

Con el objetivo de saber

si tras sus nuevos síntomas se escondía algo más,

a Jaime se le realizó una analítica de anticuerpos y una biopsia.

-Tenemos que esperar para conocer los resultados.

De todas maneras, también le realizamos pruebas serológicas,

para descartar que se trate de una hepatitis,

el virus Epstein-Barr, toxoplasmosis o VIH.

Todas dieron negativo.

Y, a pesar de que el nivel de plaquetas remontó un poco,

Jaime se encuentra peor.

-Mira esto. -No. Que no lo quiero ver. No.

Y además, ¿qué haces aquí, si me has dicho que no me ibas a tatuar?

-Pues porque he empezado a entenderte, un poco.

Y quería...

(Música)

¿Qué te pasa? -Me estoy encontrando mal.

-¿Qué? -¡Basta, déjame! ¿Vale? Vete, tío.

¡Que no te conozco de nada! ¡Vete!

¡Que no quiero que me tatúes, ni nada! ¡Vete! ¡Que me dejes en paz!

-Pero... Chicos, chicos, chicos. Vale. Tranquilo, Jaime.

¿Qué haces aquí?

-Quería convencerle a este de algo, pero me lo está poniendo complicado.

-Ah, no siento la mano.

Me están dando arcadas, quiero... Quiero vomitar.

-Vale, tranquilo. Cuéntame. ¿Qué te pasa?

¡Jaime!

(Música)

¡Celador! ¡Ya!

¡Hay que llevarlo a sala de Imagen! ¡Enseguida!

El TAC ha confirmado mi sospecha.

Se trata de una hemorragia cerebral,

que ocurre cuando sale sangre de los vasos sanguíneos,

acumulándose en el cerebro.

Y hay que actuar cuanto antes.

Por eso lo hemos llevado rápidamente a quirófano,

para intentar evacuarlo,

porque podría tener consecuencias fatales.

(Música)

La doctora Soto recoge los resultados

de un nuevo análisis de sangre de Nuño.

El paciente que ingresó a causa de un desmayo.

-La procalcitonina está muy alta,

y eso es un síntoma claro de una infección bacteriana.

Y además hemos llamado acidosis láctica.

Que se produce cuando el organismo tiene una bajada de oxígeno.

Estos datos están relacionados con los síntomas de Nuño

hipotensión, dessaturación...

No hay duda, estamos ante una sepsis grave.

-Perdón. Mi padre no está bien, ¿eh? Por favor.

-Vale. Disculpad. -Perdón.

-¿Qué pasa, Nuño? -¡Me duele mucho, aquí!

-Vale. A ver. Necesito sangre para hemocultivos,

y luego pones un antibiótico de amplio espectro.

Hay que llevarle a la UCI urgentemente.

-Papá, tranqui. ¿Vale? Tranquilo.

-Samuel, quizá tengas razón, ¿sabes?

Si no salgo de esta,

regálale a tu hijo uno de esos aparatos con marcianitos.

-Papá, se lo vas a regalar tú.

Tranquilo, porque te vas a poner bien y vas a jugar con tu nieto tú.

Por favor.

-A ver. Respire. Por favor, respire...

-Hola. -Adelante.

-Mire. Antes que nada, bueno.

Agradecerle que me haya llamado,

que se haya tomado la molestia, pero...

no voy a retirar la denuncia.

-Ah, muy bien.

Tranquilo, no te he llamado para convencerte de nada ni para negociar.

Te he llamado para hablar claro.

Tengo entendido que quieres dinero, ¿no?

Pues, si trabajas con nosotros, te puedes forrar.

(Música)

-¿Qué cargo tiene en la fundación?

-Ninguno.

Podríamos decir que tengo una buena relación con la directiva.

Pero no estoy aquí en representación de nadie, ¿eh?

Estoy a título personal.

Y solo porque creo que estás cometiendo un error.

No sé si sabes que la fundación mueve mucho dinero

y..., bueno, más que va a mover.

Podrías beneficiarte de eso.

-Mire, si esto es un truco, no voy a caer.

-No, no, no, por favor.

Ya te lo he dicho: no te voy a convencer de nada.

Puedes seguir adelante con la demanda.

Yo solo quería quedarme tranquilo y..., y bueno.

Ver que estabas absolutamente seguro de lo que estás perdiendo.

-¿De qué estamos hablando?

-Dinero.

De esta situación podemos salir todos muy beneficiados.

(Música)

Nuño, el paciente con sepsis, continúa ingresado,

y su dificultad respiratoria no evoluciona bien.

(Timbre)

-Sr. Richamont, en la radiografía estamos viendo

que hay signos bastante evidentes de neumonía.

Así que no me extraña que tenga dificultades para respirar.

Bueno, vamos a seguir administrándole antibiótico.

Todo parece indicar que no era un simple catarro lo que tenía.

Era algo más,

que se ha ido complicando hasta provocarle una sepsis.

¿Se encuentra bien, Nuño? ¿Le cuesta respirar?

Rápido, rápido. A UCI.

Tranquilo, Nuño. ¿Vale?

Hay que tener controlada la saturación.

Y necesito aerosoles, por favor.

-¿Qué tal está?

-Bien, bien, bueno.

Ha tenido problemas para respirar,

pero ya le vamos a poner un tratamiento para ayudarle.

-Papá, ya está bien con estos sustos, ¿vale? ¿Eh?

Te tienes que poner bien,

que tienes que arreglar el juguete de Guille. ¿Vale?

-Creo que...

Creo que no voy a poder... arreglarlo.

-Sí vas a poder, papá. Sí vas a poder.

(Música)

La rápida actuación ante el sangrado cerebral de Jaime

posibilitó que el cuadro se resolviese en quirófano.

Ahora espera los resultados de la biopsia de médula ósea.

-¿Estás mejor, Jaime? -Sí, un poco.

-Verás, en la punción de la médula ósea

hemos encontrado un aumento de celularidad.

Lo hemos estudiado, y tu diagnóstico es PTI.

Púrpura trombocitopénica idiopática.

-En cristiano, por favor.

-Sí, sí. Tienes un trastorno por el que tus plaquetas,

que son las células que se encargan de coagular la sangre,

están muy bajas.

Y lo están porque están siendo destruidas por anticuerpos.

En ocasiones, este tipo de cuadro

se desencadena por una infección viral.

-Vale. ¿Y esto puede ser por el catarro que tuve?

-Así es.

Y el sangrado en el cerebro nos demuestra

que la enfermedad tenía bastante potencia.

-¿Y esto tiene arreglo,

o va a ser como el resto de cosas de mi vida?

-No, con un tratamiento mejorarás.

Y, en cuanto al resto,

tú decides lo que haces con tu vida.

(Llaman a la puerta)

Vamos a iniciar un tratamiento con corticoide e inmunoglobulina,

y una transfusión de plaquetas.

Hemos tenido suerte.

Porque, aunque es una complicación poco frecuente,

un sangrado cerebral en su condición... puede ser mortal.

-Samuel. -¿Sí?

-Nada. Quería decirte simplemente que no te preocupes.

Que lo de tu padre ha sido un susto, ¿vale?,

y ahora, con el tiempo, se irá encontrando mejor.

Hay que esperar y...

No sé, transmitirle confianza.

-¿Cómo voy a transmitirle confianza?

Si es que... hablamos idiomas diferentes.

Somos cada uno de nuestro mundo.

No sé qué hay que decirle para acertar.

-A veces es...,

es complicado...

comunicarnos con las personas a las que queremos.

Pero igual no tienes que decir nada.

Simplemente, estar ahí.

-Ya. Vale.

Gracias.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede?

-Sí, pasa, pasa.

-Va a ser un minuto nada más.

-Siéntate.

-Bueno. Te quería pedir disculpas por haber sido borde

al anular nuestra cita para comer.

-Eh..., bueno, pues ya quedaremos otro día.

-Estaba a la defensiva.

Bueno, es que me dolió lo que me dijiste.

Me dolió que me dijeras que Lucas para mí

es una carga, en vez de un regalo.

-Es que estaba intentando ayudar al niño.

-Ya, bien.

Ya, y te lo agradezco.

Porque lo sé.

Pero es que en parte es verdad.

Yo no me sé relacionar con los niños.

No he querido ser madre, y no tengo paciencia.

Cuando estoy con él,

me doy cuenta que mi hermana lo habría hecho mucho mejor.

Y que, de alguna manera, yo estoy fallando a la promesa que le hice.

Entonces, si ahora me pides, además, que entre en la terapia para...

hurgar cosas

y ayudar al niño, pues...

Realmente me sobrepasa.

-Andrea, lo que te está pasando,

de verdad que es absolutamente normal.

Que te sientas sobrepasada

por la educación de un niño, vamos.

Me pasa a mí, con Marcos, que es mi hijo.

Qué te voy a contar yo de Marcos.

Pero lo que yo creo es que esto te lo tienes que tomar,

de verdad, como...,

como una oportunidad que te da la vida,

para conocer otras facetas de ti.

De verdad.

Facetas más emocionales, que te abras,

y que aprendas lo que es querer a alguien incondicionalmente,

y para dejarte querer, Andrea.

-Bueno, pero es que igual yo no necesito conocer esas facetas mías.

Estoy bien como estoy.

-Quico, lo siento.

Perdóname porque mi actitud no fue la mejor y...

Y te puedes ir.

Porque no..., no necesito ya un tatuaje para ser respetado.

-A eso quería llegar.

Si te vas a hacer un tatuaje,

tiene que ser por ti mismo. No por los demás.

¿Quieres ver lo que te he diseñado?

Es un ave fénix.

Alguien que resurge de sus cenizas.

Que sale hacia adelante a pesar de todas las adversidades.

Tanto del pasado como ahora, con tu enfermedad.

¿Qué? ¿Te gusta?

-Sí, pero le..., le vas a tener que hacer un ajuste.

Ya no me lo quiero hacer en el hombro.

Me lo quiero hacer en el muslo.

Donde nadie lo vea,

y cada vez que lo vea, pues recordar quién soy.

Y respetarme a mí.

-Eso es lo que quería oír.

(Música)

Nuño, el paciente ingresado a causa de una sepsis,

ha experimentado una mejoría y se recupera en planta.

La doctora Soto trae los resultados de los cultivos.

-Tengo los resultados de los hemocultivos

y han dado positivo en neumococo.

Eso quiere decir que no tenía un catarro.

Que era una neumonía.

-Bueno. Pero eso se puede arreglar, ¿no?

-Sí, sí, sí, sí.

Este neumococo es una bacteria

sensible a todos los antibióticos testados.

Por lo que es lógico que Nuño esté respondiendo bien

al tratamiento que le estamos administrando.

Esperamos poder darle el alta en unos días.

Pero, mientras tanto, vamos a mantenerle con oxigenoterapia

y aerosoles para ayudarle a respirar.

-¡Alguien tiene visita!

-¡Hola!

-Bueno, yo les dejo.

-¡Felicidades!

¡A ver, arriba!

¿De quién es el cumpleaños hoy? ¿Eh?

Mira, tengo un regalo para ti. ¿Ves?

Está todavía un poquito desarreglado, ¿eh?

Como tu abuelo.

Pero yo te prometo que, cuando me ponga bien, ¿eh?

Te la arreglo perfectamente. Ya verás.

Ah, y cuando está en plenas condiciones.

¡Bah, esto corre, corre!

Mete tanto ruido

que los indios huyen despavoridos en sus caballos,

allí, hacia el horizonte.

Gritando.

¡Ah, que viene!

¡Que viene!

¡El bisonte metálico!

Le llaman bisonte metálico, fíjate tú.

-¡Lucas! ¿Qué tal estás?

Nada, quería saber cómo estás, qué tal te ha ido en el cole.

Ah, ¿sí?

¡Ah, qué bien!

¿En serio te ha ido bien el examen?

¡Ah, genial!

(Música)

-Hola.

-Hola. ¿Está Lucas ya esperando fuera?

-No, hoy lo traen los abuelos.

-Ah, ¿y qué haces tú aquí?

-Esperar.

Voy a estar presente en la terapia.

Te he mandado un mail con todos mis turnos.

Así que ya te lo puedes currar,

y poner las sesiones cuando yo pueda.

-Vale. Me parece muy bien.

(SUSURRANDO)-Perfecto.

-¿Me puedes decir qué es lo que quieres?

Porque por teléfono fuiste bastante confuso.

Y si es para restregarme lo de la demanda,

no creo que sea necesario, la verdad.

-No, no. Escúchame.

Es justo para lo contrario.

Quiero que me acompañes a ver a..., a mi abogado, porque...

Voy a retirar la demanda.

Así que, si quieres... ¿Me acompañas?

-No, no, pero... Pero espera. ¿Cómo que vas a retirar la demanda?

-Pues que he recapacitado.

Y... voy a aceptar tu oferta de trabajar,

en la fundación.

-¿De verdad? -Sí.

-Pero ¿qué es lo que te ha hecho cambiar de opinión?

-Pues...

un poco de todo.

He hablado con el doctor Molina y...

Tenías razón.

Creo que la fundación cumple una labor muy importante,

y por otro lado, también, es una oportunidad

para alguien sin... trabajo, como yo.

Y también he estado pensando...

en nosotros, y en nuestro padre, y...

Creo que es lo mejor.

Así que, si quieres...

Tengo el coche justo ahí.

¿Me acompañas?

-Sí. Sí, sí. Claro.

(Música)

-Fíjate, por no querer perder cinco minutos, al final,

toda la mañana perdida en el hospital.

Voy a llamar a un taxi y me voy al trabajo.

-Mamá, olvídate del trabajo, ya.

-Desde ayer, tengo algo de dificultad para tragar alimentos.

-¿Y?

-Y noto una especie de presión en la base del cuello...

-Además de hipoventilación, hay un ruido que no...,

no me gusta mucho.

Entonces, voy a pedir una placa de tórax.

Las pleuras de Sandra, es decir,

las membranas que envuelven sus pulmones, contienen líquido.

-¿Cómo que te ahogas?

-No puedo respirar. -¡Ayuda!

-Tu índice de masa... -Mm...

-Es de 32,14.

Tienes que perder peso, dejar de fumar,

le voy a decir a tu médico que te haga unos análisis de sangre,

porque es que, si no, estos controles no sirven para nada.

Echo a Simón de menos todos los días.

Lo sé, y es normal.

-¿Y a ti qué te pasa? ¿Estás bien?

-Me he visto en el suelo, tirado, con un dolor de cabeza insoportable,

y la ambulancia al lado.

Pues lo que has tenido es un accidente isquémico transitorio.

Es una patología cerebrovascular.

-El otro día estabas un poco serio.

No, no...,

una mala racha.

-¿Con Natalia?

(Música)

Subtitulado realizado por Mari Carmen Casado Rubio

  • Centro médico - 28/02/18 (2)

Centro médico - 28/02/18 (2)

28 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 28/02/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 28/02/18 (2) "
Programas completos (997)

Los últimos 1.010 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos