www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4496492
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 27/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

¡Daca!

¿Qué pasa Ms. Alcorcón?

Mira, déjate de tonterías, por favor. Tienes que ayudarme.

¿A qué, a una prueba de talento, Clara?

Mira, ven.

Una silla, por favor.

-¡Uf! -¿Qué ha pasado?

Que me he caído.

¡Oooh, cómo me duele todo el cuerpo!

Vamos, vamos.

Clara, ¿qué has hecho?

Pues estaba en la despedida de soltera de Cristina,

una amiga mía de toda la vida;

y lo estábamos pasando de maravilla.

Pero de pronto, el estríper que estaba haciendo el show,

se ha caído en la tarima.

Menudo susto.

No, si ya sabía yo que ir a ver a tíos despelotarse

no podía acabar bien.

Bueno, voy a ver.

Roy, el estríper de la despedida de soltera de una amiga de Clara,

está siendo valorado por el doctor Dacaret

para conocer el alcance de sus lesiones.

La "fijación del muslo" se la hice yo allí, cuando pasó.

A ver, Roy,

¿me puedes contar cómo te has hecho esto con un...,

con un simple estriptis?

No es solo quitarse la ropa.

Es hacer un espectáculo.

Como en el Circo del Sol.

Estamos subidos en una tarima y hacemos acrobacias.

Y total...

me he caído de lo más alto.

Y lo hace muy bien.

Vale.

Mar, hay que tomarle las constantes, ¿de acuerdo?

Muy bien.

Parece que Roy tiene una herida profunda en la ceja izquierda,

contusión nasal con deformidad

y un enfisema subcutáneo en el párpado inferior.

Esto quiere decir

que ha penetrado aire en esos tejidos.

Eso, además de la lesión que tiene en el muslo,

quiere decir que se trata de una caída bastante grave.

Está taquicárdico

y tiene la frecuencia respiratoria aumentada.

Vale.

Mar, hay que ponerle gafas nasales, ¿de acuerdo?

Muy bien, voy a ello.

¿Se va a poner bien, verdad?

Bueno, a ver:

aparte de las lesiones evidentes

me preocupa porque tiene otorragia en el oído derecho.

¿Eso qué es?

Que tienes una hemorragia en el oído.

¿Sospechas que puede tener un traumatismo craneoencefálico?

No, traumatismo no.

Es un politraumatismo porque tiene varias lesiones.

Y sospecho que puede haber fractura en la base del cráneo

y también en la cadera.

¿Qué es lo que le vais a hacer ahora?

Pues administraremos morfina y antiinflamatorio intravenoso,

Le van a suturar la herida de la ceja

y vamos a hacer radiografías, a ver lo que vemos.

Bueno, pues enseguida me pongo yo también.

A ver, Cristina,

márchate a casa, cariño.

Ya te aviso yo si hay algo.

Que además, tu futuro marido tiene que estar preocupadísimo.

Que vamos,

desde que acabamos ya la despedida de soltera,

han pasado unas horas, ¿eh?

Pero prefiero quedarme con Roy.

Mujer, pero si le conoces de hace dos segundos.

Mm... Bueno.

Sí, tiene razón.

Muchas gracias por todo.

Fernando ha venido a quejarse al hospital

por el tiempo que lleva en lista de espera

para hacerse una prueba

antes de poder operarse de su enfermedad cardiaca.

-¿No aparece el qué? -No aparece su nombre.

-¡Mi nombre no aparece! -No.

Pero ¿cómo no va a parecer mi nombre si llevo ya...?

¿Cuánto tiempo llevo? ¿Casi dos meses?

A ver, yo no puedo hacer nada. Si no aparece su nombre...

¿Cómo que no puede hacer nada?

-No puedo hacer nada. -Entonces, ¿para qué tanto ordenador?

Lo siento, lo siento...

Pues dígame quién es la directora del hospital

y que me de una explicación.

Bueno, eso sí, mire,

es la doctora que está aquí al fondo.

Hola, ¿es usted la directora del hospital?

Sí.

Necesito hablar con usted ahora mismo.

Luego hablamos, ¿de acuerdo?

Gracias.

Pues dígame, ¿en qué puedo ayudarle?

¿Por qué no me hacen la prueba?

Yo es que lo que tengo es una insuficiencia mitral.

Según me han dicho,

la válvula mitral del corazón

es la que separa

la aurícula izquierda del ventrículo izquierdo.

Y parece ser que la sangre no sale con normalidad.

Pero para poder operarme,

me tienen que hacer una prueba

para la que llevo esperando casi dos meses.

Vamos a ver,

no sé qué ha podido ocurrir,

pero en cualquier caso acompáñeme y lo miro en la base...

No, no, no.

No me voy de aquí sin una respuesta.

Me urge operar, y no solamente por motivos de salud.

En dos semanas son mis bodas de plata.

Y marcho a Filipinas con mi mujer que es de allí, para celebrarlas.

Y para mí es muy importante darle esa sorpresa.

Vale. Yo le entiendo.

Pero necesito tiempo para saber qué es lo que pasa...

No, no.

lo que yo no tengo es tiempo.

Entre que llega el día de la operación,

el tiempo que necesito para recuperarme,

pues adiós bodas de plata, adiós viaje...

A ver,

¿esa disnea es por la enfermedad que usted me ha dicho que tiene, no?

¿Es por eso?

Vale. Acompáñeme.

Mar, por favor.

Vamos.

No, no, no. Así no, así no.

Eso es.

Ahí mejor...

Hemos tenido que ingresar a Fernando porque tiene baja la saturación,

pero además hemos visto que presenta acropaquias.

Es decir,

dedos en forma de palillo de tambor,

que esto es indicativo

de algunos trastornos pulmonares o cardiacos

en los que hay una reducción de oxígeno en la sangre

de forma mantenida.

Después de someterse a varias radiografías,

el doctor Dacaret ha considerado ampliar las pruebas

realizándole a Roy un TAC craneal.

Roy sufre una fractura de fémur que necesita ser corregida en quirófano.

El resto de radiografías, la de pelvis, la de cervicales

y la de tórax

no muestran ningún tipo de alteración,

así que he preferido hacer un TAC.

Donde sí que he podido ver

que hay fracturas en la base del cráneo y en la cara.

Además de un pequeño hematoma subdural.

Lo mejor es que se quede ingresado.

-¿Cómo está? Nada, tranquila.

Ahora mismo está descansando, ¿vale?

Le han puesto medicación para el dolor,

pero mañana tiene que entrar en quirófano

porque le tienen que reducir la fractura de fémur que tiene.

Y además también tiene un sangrado en el cerebro.

Pero bueno, mujer, tranquila porque es muy pequeño.

De hecho el doctor piensa

que seguro que se reabsorbe solo. ¿Vale?

Así que no te preocupes.

Oye, que ya sé que estas cosas sobrecogen, mujer.

Pero es que...,

te he visto que parece

que estás más preocupada por él que por tu futuro marido.

Ven para acá.

Que te conozco, Cristina.

¿Qué has hecho?

A ver, hacer, hacer, no he hecho nada.

Bueno, vale. Sí. Sí he hecho, Clara.

A ver, conozco a Roy de antes.

De otras despedidas de amigas y nos hemos visto varias veces y...

Bueno, ya me entiendes.

Pero a ver, no es nada serio, ¿eh?

Simplemente nos lo hemos pasado bien y ya está.

Nena, no me lo puedo creer, Cristina.

Pero hija mía, ¡que te vas a casar!

Clara, que es una aventurilla como otra cualquiera.

¡Fff! Claro, ahora lo entiendo.

¡Madre mía!

Por eso te quieres quedar aquí en el hospital, ¿no?

Y por eso también

te pusiste tan pesada

para que fuésemos a verle al estriptis este.

¡Ja! Bueno...

¿y desde cuándo lleváis así?

Desde la despedida de Susana.

Pero...

¡Pero Cristina, que eso fue hace...,

aaah! Ya, ya.

No me lo puedo creer.

Lo sé, lo sé, lo sé.

Mira, te prometo que, en cuanto me case con Mauricio,

dejo esta aventura de Roy.

Y Mauricio no sabe nada, claro. No.

¿Y tú crees que esto de Roy es una aventura sin más?

¿Qué él piensa lo mismo que tú?

¿Roy? Sí.

Si claro, supongo que sí.

Bueno....

que ....

tengo mucho trabajo.

Luego te veo.

Vale.

Hola, Fernando. ¿Cómo se encuentra?

¿Ha averiguado algo?

A ver:

he estado hablando con su cardióloga

y estamos de acuerdo en que debe quedarse ingresado. ¿Vale?

En cuanto al retraso, bueno,

pues ha sido un problema informático y le pido disculpas por ello.

Vamos a darnos toda la prisa que podamos

para hacerle la coronariografía previa a la operación, ¿vale?

Entonces, ¿cuándo me van a operar?

Pues de momento no tenemos fecha

porque primero hay que hacerle el preoperatorio,

la coronariografía y luego la operación.

Así que...

no sé, si quiere puedo avisar a su mujer.

Ese es mi problema.

Usted preocúpese de que en dos semanas

yo pueda estar allí con ella.

Vale.

Vamos a hacer todo lo posible.

Hasta luego.

Yo hasta que no me vea entrar en quirófano

no me voy a quedar tranquilo.

Que estas excusas ya me las conozco.

Y yo en dos semanas

tengo que estar en Filipinas con mi mujer.

Muy bien, Sara. Pues te apunto con Juanjo, ¿vale?

Gracias, guapa.

Hola, Clara. Hola.

¿Son los informes de Roy? Qué va.

Es para el calendario solidario.

Vale. Bueno, te dejo.

Oye, una cosa, Daca.

¿Se puede saber a ti qué te pasa todos los años con esto?

Pues nada, que coincide con la época de más trabajo, Clara.

Que no doy abasto.

Mira, por favor.

Deja de poner excusas

porque a todos los médicos les coincide la misma época

y lo hacen.

Pero si esto es para los niños de síndrome de Down, hombre,

que es una cosa muy bonita.

Total ¿qué es?

Hacerse unas fotos con ellos, que son majísimos,

y luego hacer el calendario para la asociación.

Está muy bien.

Sí, Clara. Si tienes razón.

Si es una causa preciosa.

Pero no sé, que no soy el más indicado.

¿Y eso por qué?

Eh... Hola, perdón.

Dacaret, te buscan.

-sí, vamos. -Vamos.

Fernando se somete

a las pruebas rutinarias preoperatorias

mientras desde la Dirección del hospital

se acelera en lo posible

la coronariografía que tiene pendiente.

Este tipo de pruebas preoperatorias suelen ser normales.

De hecho, el electro de Fernando ha salido normal.

Pero en cambio,

en la radiografía he visto algo que me preocupa.

¿Qué tal, Fernando?

¿qué tal las pruebas?

-Bueno, pues hemos visto en la radiografía,

a ver, un aumento bastante importante del hilio pulmonar derecho.

Le explico

lo que es el hilio pulmonar

es una parte del pulmón que está cercana al corazón

y es por donde entran y salen los vasos sanguíneos y los bronquios,

pero también ahí están situadas unas estructuras de anclaje,

tanto a la tráquea como al corazón.

¿Qué me está queriendo decir? ¿Qué significa?

A ver, necesito ampliar el estudio. ¿De acuerdo?

Pero no podemos descartar que se trate de...,

de un tumor.

Entonces, he estado hablando con su cardióloga,

con la doctora Garmendia,

y estamos de acuerdo las dos

en que debemos posponer

tanto la operación como la coronariografía.

Ustedes no lo comprenden.

Tengo que estar en condiciones de viajar a Filipinas como sea.

Fernando, créame que le entiendo.

Pero sin salud no vamos a ningún sitio.

Si quiere puedo hablar con su mujer, explicárselo y...

¿Usted está casada?

sí.

¿Y su marido no es lo más importante en su vida?

A ver, Fernando, no se trata de eso.

Se trata de que tenemos que tener salud

porque no va a poder disfrutar

ni del viaje a Filipinas ni de su mujer, ni de nada.

Tiene que estar bien

y tenemos que dar con lo que usted tiene. ¿De acuerdo?

¿Sí?

Roy, el estríper que sufre un politraumatismo,

descansa a la espera de que le lleven a quirófano

para corregir las distintas lesiones que sufre.

¿Cómo estás?

Por fin un poquito de intimidad.

Me mata verte y que no me des un beso.

Roy, tú sabes que yo me voy a casar, ¿verdad?

¿Y que la despedida era la mía?

Ya.

Pero yo no soy celoso. Ya lo sabes.

Ni tú tampoco, ¿no?

Ya.

Pero esto tiene que cambiar.

Tú sabías que yo tenía pareja y bueno,

tú también has tenido tus historias y nos lo hemos pasado muy bien juntos

y..., me imagino que tú piensas igual que yo.

Nunca ha sido nada en serio, ¿no?

Eso es.

Porque te casas.

Claro, sí. ¿Por qué iba a ser si no?

-¿Entonces por qué viniste al club?

Porque yo te gusto, ¿no?

Sí. Claro que me gustas.

¿Entonces qué cambia firmar un papel?

Mira, Roy.

Estoy hecha un lío y...,

no sé,

yo tengo que casarme con Mauricio y, lo siento,

de verdad que lo siento.

Me duele mucho la cabeza, Cristina.

Normal.

A mí esta situación también me está fastidiando.

¿Qué te ocurre, Roy?

Llamo.

¿qué pasa?

No lo sé.

Nada estábamos hablando y de repente le ha entrado...

Vale.

Vete a buscar al doctor Dacaret, por favor.

Me encargo yo de él.

Prefiero yo quedarme con él. ¡Cristina, por favor!

Sí. Date prisa.

Tranquilo, intenta respirar, intenta respirar...

Despacio. Despacio. Respira despacio.

Bueno, Bárbara.

Que muchas gracias por haber venido al despacho y...,

y haber podido cuadrar los horarios, que no es fácil.

Nada, no te preocupes. Lo hago encantada, de verdad.

Gracias a ti, Javier, por haber accedido a venir.

Quiero que sepas

que entiendo perfectamente por lo que estás pasando

en este momento.

Tal como le expliqué a Natalia en su día,

la carta no era otra cosa que un simple ejercicio

para canalizar la energía sexual que tenía en aquel momento.

Nada más.

Me quedo mucho más tranquilo.

A ver es muy importante

que en este momento hagamos todos un esfuerzo

para que lo que está pasando

se convierta en algo positivo para ambos. ¿De acuerdo?

Es muy sencillo.

Solo se trata de canalizar ese pequeño plus de energía.

Y reconducirlo en la dirección adecuada.

Nada más.

Eso díselo a ella, que es la que tiene ese plus.

Javier, pon un poco más de tu parte, ¿vale?

Si quieres te lo puedo explicar por escrito.

Vale.

O sea es que parece que yo lo estoy pasando bien.

Y no lo estoy pasando bien, cielo.

Lo único que quiero es resolverlo. Por eso estamos aquí los tres.

A ver Javier,

tenemos que aprovechar esta oportunidad

para que vuestra relación se fortalezca.

Estamos ante una oportunidad de oro para crecer.

Tenemos que aprovecharla.

Mira, perdona pero igual,

si me lo explicas por escrito,

pues...

lo entiendo mejor, ¿m?

Bueno, no pasa nada.

De momento

vamos a tener que seguir con estas sesiones por separado.

Si os parece bien. ¿Estamos de acuerdo?

sí.

El doctor Dacaret ha decidido repetir un TAC craneal a Roy,

el paciente diagnosticado con politraumatismo,

para encontrar el origen de sus nuevas dolencias.

Bueno,

para intentar controlar las náuseas y los vómitos de repetición,

vamos a poner el tratamiento intravenoso.

Al persistir esto,

y teniendo en cuenta que en el TAC de ingreso

vimos que tenía un hematoma subdural, he decidido hacer otro TAC.

Porque me temo que el sangrado está siendo más intenso

y no se está reabsorbiendo.

Podemos empezar ya.

Cristina, por favor, para.

Que me estás atacando, hija mía.

¿Y Mauricio, qué? ¿Has pensado ya algo?

No me agobies ahora, ¿eh, Clara?

Vale, perdona. Ya está. Mira, me callo.

Si es que tenías razón.

Es que Roy está mucho más enganchado de lo que yo creía.

Lo sabía.

Clara, ¿qué hago?

¿Y ahora me lo preguntas?

Pues mira, no lo sé, Cristina.

Porque te has metido en este berenjenal tú solita.

Porque vamos,

estás saliendo con Mauricio, que es un chico encantador,

y enrollarte con un estríper...

Chica es que, es que no doy crédito.

Pues porque...,

Mauricio me da unas cosas y...,

y Roy pues...

pues me da otras.

Ya, ya, ya. Si lo entiendo.

Pero vamos.

¿No estarás pensando en no casarte, claro?

Mira.

De verdad que he intentado dejarlo muchísimas veces.

Pero es que cada vez que le veo acabo enrollándome con él.

Mira...

Mauricio me da mucha estabilidad y le quiero.

Pero es que a veces pienso que no tiene sangre en las venas.

Y Roy...

Bueno, pues con Roy...

No. No sigas.

Si entiendo perfectamente lo que me quieres decir.

A ver, Cristina, pero tienes que decidirte.

Porque así,

lo único que vas a conseguir es hacerle daño a alguien, mujer.

O a Mauricio o a Roy.

Piénsatelo, anda.

Fernando se somete a distintas pruebas

para intentar explicar

el hallazgo de lo que parece una masa pulmonar

y que ha provocado que su operación se retrase de nuevo.

Bien, pues con el estudio que hemos hecho,

hemos confirmado que lo que vimos en la radiografía

se trataba de una malformación arteriovenosa pulmonar.

Así que la buena noticia es que no se trata de un tumor.

Entonces, Fernando, a ver,

la malformación que usted presenta, para que me entienda,

es como una especie de maraña de vasos sanguíneos, ¿vale?

Entonces,

parte de la sangre que va del corazón al pulmón, se queda,

a ver cómo lo puedo decir,

secuestrada en esa maraña de vasos y no se oxigena. ¿Vale?

Pero en cambio

esta sangre sin oxigenar sí vuelve al corazón.

De ahí esa disminución y esa falta de oxígeno

que usted tiene en sangre.

Entonces habrá que corregirlo con una embolización,

pero esto siempre antes de la operación.

¿Entonces van a llegar a tiempo o no?

A ver, como ya le he comentado, había dos noticias.

Y esta es la buena.

La que nos ha sorprendido, desde luego,

ha sido la que nos ha dado el TAC.

Es decir, hemos visto que tiene una posible fístula coronaria

entre las arterias.

Esto significa

que la sangre de una arteria está pasando a la otra

y esto no debería ser así.

Y aunque usted no presenta síntomas, desde luego tenemos que estudiarlo.

Pero bueno,

¿es que no me van a operar nunca?

Tenga paciencia, ¿vale?

Venga. Hasta luego.

Hola, Roy. ¿Qué tal estás?

-¿qué dicen las pruebas? -Pues mira:

en el TAC hemos encontrado un hematoma intraparenquimatoso.

-¿Y eso es grave? -Bueno,

eso quiere decir que tenemos que operarte sí o sí.

¿Vale?

Roy tiene un hematoma en el cerebro de cinco centímetros

que es suficiente razón como para intervenirle de urgencia.

Lo que tenemos que hacer es drenar el sangrado interno

mediante una craneotomía.

Y consiste en hacer una incisión en la cabeza

para evacuar el líquido

y descomprimir las estructuras neurológicas.

-Disculpe. -¿Mm?

-¿Ha visto a Cristina? -Pues no. No sé nada de ella.

Oye, perdona que me meta.

Pero..., es que se me hace un poco raro

que una persona que te conoce tan poco

se preocupe tanto por ti.

No sé.

Bueno, aunque también es lógico, ¿no?

Siendo estríper,

estarán todas encandiladas contigo.

Mh. Ojalá fuese así.

Se encandila a mucha gente;

pero no siempre a la que quieres.

Ya.

No me haga caso.

Estoy un poco ido de la medicación.

-Bueno, tranquilo; que te vas a recuperar muy rápido.

Y en dos días estás otra vez bailando y encandilándolas a todas.

¿Vale? O sea que tranquilo.

Mm. Gracias.

Bueno. Te dejo.

Oye, Roy.

Perdona que te haga una pregunta...

un poco rara.

Pero ¿me puedes contar cómo lo haces para estar en el escenario

con toda esa gente mirándote y ...

bueno, encima en tu caso desnudo?

Es que no lo entiendo.

-Siendo uno mismo. -¿siendo una mismo?

Ya. Pero no sé, ¿no te da vergüenza?

No.

No se trata de la gente que te mira.

Sino de mostrar quién eres.

Ahora soy yo el que parece raro hablando así.

No, qué va. No, no. Al contrario.

A mí me has ayudado mucho.

Vale.

Luego te veo.

Hasta ahora.

Chao.

Después de inyectarle un marcador radiactivo,

Fernando se somete a una prueba de esfuerzo.

Tras la prueba de esfuerzo

hemos sacado varias imágenes del corazón de Fernando

para comprobar la cantidad de tejido muscular cardiaco

que está activo.

Hemos descartado una necrosis miocárdica

y también signos de isquemia.

Esto explicaría la falta de síntomas que presentaba Fernando.

¿Entonces?

Bueno, pues que por fin

le vamos a poder hacer la coronariografía.

-Gracias. -Bueno.

Lo que quiero que sepa

es que es una prueba

en la que también vamos a valorar la fístula coronaria que le comenté.

¿Vale?

Y según lo que nos diga la prueba,

pues tendremos que posponer o no la operación.

Bueno, por lo menos vamos avanzando. Para mí es muy importante.

Eso es verdad.

Voy a prepararlo todo, ¿vale?

¿Me ocurre algo que no me haya dicho?

No me asuste, por favor.

No. No, no, no. Para nada.

Lo..., lo único, a ver, no...

No quiero meterme donde no me llaman,

pero es que me resulta extraño que no haya venido su mujer a verle

estando aquí ingresado, ¿no?

Mi mujer hace un año que falleció.

Siempre habíamos hablado de celebrar nuestras bodas de plata

en donde ella nació.

Un pueblecito cerca de Manila.

Pero le detectaron un cáncer muy agresivo

y hace un año el cáncer pudo con ella.

Yo le prometí que...,

que llevaría sus cenizas a su pueblo

y que celebraríamos las bodas de plata

como si estuviera conmigo.

Y eso es lo que pienso hacer.

Lo siento mucho.

Gracias.

Quiero que sepa

que el hecho de que mi mujer haya fallecido

no le resta importancia a mi viaje.

Es más:

lo hace aún más importante.

Usted que está casada, lo entiende, ¿verdad?

Claro.

Sí, cariño.

En cuanto yo vea que ella está mejor, vuelvo a casa, ¿eh?

¿Que qué le ocurre?

Bueno, cosas con su novio, que no sabe si seguir con él y...

Esas cosas.

No. No, no, no. No la conoces.

Es...,

es una compañera de Clara.

Sí.

Mauricio,

que te quiero mucho.

Y que...,

que siento no haber estado ahí contigo estos días.

Vale.

No, no no. Yo estoy bien. No te preocupes.

Bueno, que nos vemos pronto, ¿vale? Un besito. Chao.

Era Mauricio, ¿verdad? Sí.

Pues nada.

Venía a avisarte que, si quieres pasar a ver a Roy,

que ahora puedes. Está en la UCI.

Vale.

¿Y tú cómo estás?

No sé.

Venga, que te acompaño. Sí.

Tranquila, Natalia. Es todo normal.

Ahora tienes que centrarte en acercarte a Javier,

en darle confianza.

Ese es tu objetivo en este momento.

Bárbara, cada osa que digo le saca punta.

¿Vale?

Cada cosa que digo,

le saca punta y tú lo has vivido.

Si no hubiese existido la carta, pues tampoco habría habido problema.

Eso ya no se puede solucionar. ¿De acuerdo?

No te sigas torturando por algo que ya no tiene remedio

y que además no tiene importancia.

Lo que te pasa es normal.

Le pasa a mucha gente todos los días.

Tenemos que conseguir normalizar esta situación.

Vamos a ver:

tú tienes claro

que no quieres acostarte con Molina, ¿no?

Bárbara, ¡pues claro que no!

Bueno,

pues vamos a redirigir esa pulsión hacia tu marido.

Ya.

Pero es que,

es que no quiere que me acerque a él.

Entonces, no sé cómo hacerlo. No lo sé.

Bueno, ahí es donde entra en juego lo que te decía de la confianza.

Creo que yo podría hacer algo

para reforzar esa confianza en Javier.

Venga, tranquila.

Después de ser sometido a una craneotomía

para drenar el hematoma que le provocaba los vómitos

y de reparar la fractura del fémur,

Roy recibe la visita del doctor Dacaret.

Hola, Roy. ¿Cómo estás?

-¿Cómo ha ido? -Bien. Ha ido todo bien.

¿Tú cómo te encuentras?

Listo para salir al escenario otra vez.

Muy bien. Me gusta oír eso.

Después de la operación

Roy fue atendido por un cirujano maxilofacial

y por un traumatólogo.

Todo ha ido bien,

pero a partir de ahora,

deberá llevar un control

para asegurarnos de que no se complican las lesiones.

-¿Cómo va a ser mi recuperación? -Pues,

si te refieres al drenaje de la cabeza,

tendrás que estar en el hospital unos cinco días, ¿de acuerdo?

Para evitar complicaciones neurológicas o posquirúrgicas.

¿Y la pierna?

En cuanto a la fractura de la pierna

básicamente tenemos que asegurarnos de que no produzca sangrados

ni anemia. ¿Vale?

Y eso sí:

cuando dejes el hospital,

cualquier complicación que surja, pues nos lo comunicas, ¿Vale?

Porque a veces se infectan las heridas.

Bueno, ¿tienes alguna pregunta más?

Perdón.

Me ha dejado pasar la enfermera.

Vale. No te preocupes.

Eh... Mejor os dejo.

Que recuerda que es la UCI. ¿Vale?

Unos minutitos y ya está.

-sí. Gracias. -Venga. Hasta ahora.

-¿Cómo estás? -Mejor.

Aunque no estoy seguro

que lo vaya a estar dentro de cinco minutos.

Raúl.

No me llamo Raúl.

Te vas a casar, ¿no?

Sí.

Mira, estos días he estado pensando y...

me he dado cuenta

que estos dos años que hemos estado juntos,

solo ha sido físico.

Que no ha ido a más.

En cambio...

con Mauricio pues...,

aunque nunca ha sido tan intenso como contigo,

he decidido que me voy a casar con él.

-Te voy a echar de menos. -Y yo a ti.

Te quiero.

Fernando se somete por fin

a la coronariografía que tenía programada antes de la operación.

Los datos que arroje dirán cuándo se podrá operar.

Bueno, ¿qué tal, Fernando, cómo está?

Con ganas de operarme de una vez.

A ver, voy a ir por partes, ¿vale?

Por un lado,

en cuanto a la malformación arteriovenosa que usted presentaba,

pues ha sido corregida gracias a la embolización.

-Ah, genial. -Efectivamente, genial.

Pero bueno, tenía varias cosas,

entre otras la fístula coronaria. ¿Vale?

En cuanto a esto

hemos optado por un tratamiento conservador.

Lo que quiero decir con esto

es que no, no le vamos a operar de momento.

¡No puede ser!

No me diga que no me van a operar.

Vamos a ver,

es que le hemos hecho muchísimas pruebas.

Le hemos hecho una embolización

y su cuerpo ahora mismo necesita recuperarse. Es lo primero.

No podemos arriesgarnos.

Está de broma. Dígame que está de broma.

-No estoy de broma. -No, no, no.

Quedarme sin cumplir mi promesa no es una opción.

Me da igual lo que me cueste.

Quiero el alta voluntaria.

Vamos a ver, Fernando.

O sea, ¿me quiere decir

que sigue insistiendo en irse a Filipinas?

Yo es que no lo entiendo.

Así es, doctora.

¿Pero usted comprende que tiene una insuficiencia mitral?

¿Que eso puede desencadenar en una insuficiencia cardiorrespiratoria?

¿Incluso la muerte?

No, escúcheme. Incluso la muerte.

Lo sé, doctora. Y no me importa.

Ya sabe lo que tengo que hacer y es innegociable.

Piénselo, por favor.

No puede tomar una decisión así a la ligera.

La decisión está tomada.

Desde que murió mi mujer,

lo único que me ha hecho seguir adelante

es la promesa que le hice.

Así que pienso ir a Filipinas con sus cenizas

y celebrar las bodas de plata allí.

Y si me quedo por el camino,

pues al menos volveremos a estar juntos.

Hola, Clara. Hola.

¿Tienes un momento?

¿Yooo? Sí.

El que parece que no tiene tiempo nunca, eres tú.

No. En serio.

¿Puedo hablar contigo o no? Claro. Dime.

A ver, escúchame.

Mira, el tema del calendario de la Asociación de Síndrome de Down.

Que lo he pensado y que vale, que lo hago.

¿Y eso?

Bueno, he encontrado un hueco en la agenda.

Que puedo hacerlo.

Qué bien. Pero bueno, algo más habrá, ¿no?

Sí. A ver:

oye, no se lo cuentes a nadie.

Pero que me da un poco de vergüenza.

¿Vergüenza a ti? Anda, no me hagas reír...

Sí. Clara, escúchame.

A ver,

¿cuánta gente en el mundo hay que tiene pánico escénico?

¿Pero qué me estás contando? A ver, si tú podrías ser modelo,

con esa planta que tienes.

¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

¡Que el pánico escénico es el pánico escénico y punto!

Algo más habrá.

A ver, por favor, Daca. Cuéntame.

A ver, Clara, escúchame.

¿Tú quieres que participe o que no participe?

Porque entonces deja de hacerme preguntitas.

No, no. Sí, sí. Vamos, mira.

Fff,

cremallera.

Vale.

Un momentín.

¿Qué?

Chan, chan, chan, chan, chan...

Ahí va.

¿Qué?

¡Guapísimo, Mr. Alcorcón!

¡Guapísimo!

Madre mía...

Pero ¿cómo no voy a tener miedo de que se acueste con Molina?

Si hubieras leído la carta...

Javier.

Esos miedos que tienes no se van a cumplir.

La carta no era otra cosa

que una manifestación de la energía sexual

que tenía Natalia en aquel momento.

Y eso no tiene por qué corresponderse con sus deseos.

De hecho no se corresponden en absoluto.

Perdona, pero me cuesta creer eso.

Javier, mírame.

Mírame, por favor.

Natalia te quiere.

Lo eres todo para ella.

Vamos a dejarlo en casi todo.

Javier, escúchame, por favor.

Aunque ahora estéis distanciados, Natalia es la mujer de tu vida.

Nada ni nadie puede interponerse

entre eso tan fuerte que hay entre vosotros.

Y eso es mucho más poderoso de lo que te puedes imaginar.

Solo tienes que confiar en ella.

No es tan fácil.

Lo sé. Lo sé.

Y sé que lo que te voy a pedir ahora te va a parecer aún más difícil.

Pero creo que tienes que hacerlo.

Sobre todo para reforzar tu confianza,

que creo que es lo que más necesitas en este momento.

¿A qué te refieres?

Creo que tienes que hablar con Molina.

Pero es que tú tenías que recoger hoy a Martita en el colegio.

¿Qué querías que hiciera, hija? ¿No ves que no me puedo mover?

¡Ay, por favor!

¡Si tu hija no estuviera por ahí de jarana con las amigas!

Mira, no tendríamos este problema.

Si tu hijo no se hubiera desentendido desde el principio,

estaríamos las tres mucho mejor.

Me duele bastante, ¿eh?

Pero desde luego me duele mucho más no haber podido ir a por mi nieta.

Conozco a las dos consuegras y, por experiencia, Palacio,

es que mejor no meterse en líos familiares.

El electro descarta cualquier patología vascular.

Tipo angina de pecho o síndrome coronario.

Pues vamos a seguir con los ejercicios.

Seguramente te encuentres con tu consuegra,

porque ha venido a hacerse unas radiografías...

¿Radiografías?

Las amígdalas están inflamadas y rojas.

¿Y eso qué quiere decir?

Que parece una faringoamigdalitis.

Se lo preguntaba a la doctora.

Puede ser una faringoamigdalitis o una mononucleosis.

¿Mononucleosis?

Y otros niños dicen que te vieron cómo le pegabas.

Qué va. Solo fue un forcejeo.

Además,

por la noche me habían estado molestando.

Ya tengo los resultados de la analítica

y muestran una anemia importante.

La anemia no es algo que se pueda descuidar

o pasar por alto.

Porque puede provocar lesiones en diversos órganos.

No fue una pelea.

-¿Entonces qué fue? -Pues le pegué.

Porque no para de molestarme.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 27/02/18 (2)

Centro médico - 27/02/18 (2)

27 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 27/02/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 27/02/18 (2) "
Programas completos (1024)

Los últimos 1.037 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos