www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
3460600
No recomendado para menores de 7 años Centro Médico - 27/01/16 - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Hola, buenas tardes. Tengo cita con la doctora Rey.

-De acuerdo. ¿Me puede dejar, por favor, la tarjeta sanitaria?

Mili acompaña a su madre Berta al médico.

Hace días que no se encuentra bien, y por fin la ha convencido

para que vaya al hospital.

Gracias. -Pues contadme.

Pues mi madre, que se encuentra mal,

cansada... Está muy apática,

y tiene dolor de cabeza y fiebre. -Un constipado normal,

que una sale sin chaqueta con este tiempo. Yo qué sé...

Pero tienes que ir al médico porque no sabes lo que es.

-Pues eso, ya estamos aquí. Ya la has traído aquí, sí.

Es que es muy dejada y me ataca. -Te voy a hacer un examen físico.

Túmbate en la camilla, por favor. -Es que mi madre no tiene remedio;

siempre le está restando importancia a las cosas, y...

me he pasado dos días intentando convencerla para que venga aquí,

y hoy la he tenido que traer... arrastrándola de los pelos.

Me decías que te dolía la garganta. -Sí, me cuesta tragar.

Tienes un poco inflamados los ganglios linfáticos.

Vale, ya está.

Pues junto con el resto de síntomas que me estabais comentando...

yo creo que al tener inflamados los ganglios linfáticos

podría ser mononucleosis. -¿Que tiene la enfermedad del beso?

¿Del beso? -Comúnmente es conocida así.

Hasta para coger enfermedades tengo estilo.

La mononucleosis es una infección viral que causa fiebre, cansancio,

dolor de garganta, e inflamación de los ganglios linfáticos del cuello

Se la conoce como la enfermedad del beso porque una de las formas

más comunes de contagio es a través de la saliva.

Es un día tranquilo para la doctora Romero, que está a punto de terminar

su jornada laboral; pero aún no sabe que hoy va a tener

un último paciente sorpresa antes de irse a casa.

Un paciente que se esconde dentro de un baño.

¡Pablo! ¡Haz el favor...! -¿La puedo ayudar?

Mi hijo, que se ha encerrado dentro y no quiere salir.

-Pablo ha dicho ¿no? ¡Pablo!

-¡Déjame en paz! Pablo, soy la doctora Romero,

¿de acuerdo¿ Quiero saber qué es lo que te pasa.

-Que no quiero hablar. Vale. Eee...

Es muy fácil, si no hablas y no sales tengo que llamar a seguridad.

¡Pablo!

¡Pablo! -Pablo, por favor.

¿Dime qué te pasa? -Que me da vergüenza.

A ver, qué vergüenza ni qué vergüenza Venga, dímelo, por favor.

-Joder... Pues... que ha vuelo a ocurrir.

¿El qué?

-Es que no quiero decirlo. Pablo...

estoy aquí para ayudarte,

y quiero que me lo cuentes. Dime.

¡Pablo! -Vale, vale, vale. Que...

me he hecho las necesidades encima.

Bueno, pues no pasa nada. Yo te consigo ropa ¿vale?,

pero tienes que salir. -Que no quiero salir.

Pablo hacemos un trato sencillo. Yo te traigo ropa...

tú sales.

¡Pablo!

¡Pablo, por favor, te traigo ropa y tú sales!

-Vale. Bien.

Bueno... vengo ahora. Yo soy Natalia Romero.

-Muchas gracias. Y nada, vengo en un segundito.

-Vale, gracias.

Venga Pablo, no pasa nada ¿vale? Ahora te traen ropa.

No será nada grave, a ver si me estoy riendo y me voy a morir.

-No, en un principio no es grave, a menos que nos surjan complicaciones

que no tienen porqué... O sea, que tranquila.

-Pero hay que tener cuidado con quién sales, con quién entras...

No sabes con qué tío te estás enrollando y tienes que tener cuidado

-Bueno, tranquilo, a ver si ahora me voy a poner un preservativo

con cada uno que me dé un beso. Bueno, pues ya está.

Además, esto se puede coger de cualquier forma ¿no?

-Bueno... solamente puedo decir que...

hay muchas formas de contagio, a parte del beso.

-¿Lo ves? Sí, lo ves... pero vamos ver...

que no sé lo que está padeciendo pero es que... Sí sé que ella

tiene que ser feliz, vivir la vida, que es joven, pero quiero

que tengas cuidado, que mires lo que haces.

-Sí, sé lo que hago. Las clases de sexo te las tengo que dar yo a ti.

Pues me quedé embarazada muy joven, a los 16 años,

y tuve que criar a mi hija yo sola, con el esfuerzo que eso conllevaba;

y como dice ella que todavía soy muy joven pues eso...

ahora quiero disfrutar lo que no he disfrutado estos años.

Pero es normal que ella se preocupe por mí, claro.

Al fin y al cabo solo nos tenemos la una a la otra.

En cualquier caso, el diagnóstico es preliminar ¿de acuerdo?

Entonces pues... te voy a hacer unos análisis de sangre,

y cuando tengamos los resultados ya sabremos si...

si definitivamente es mononucleosis. ¿Vale?

Para confirma la presencia de mononucleosis

se realiza la prueba de Paul-Bunnell. Es una prueba serológica

que analiza la sangre en busca de anticuerpos

para el virus Epstein-Barr. Te voy a hacer un volante ¿vale?

Si quieres te la puedes hacer hoy mismo, porque no necesitas

ni estar en ayunas...

ni ningún tratamiento previo. ¿De acuerdo?

Te lo doy a ti que eres quien gestiona los temas familiares.

-Mejor. Estoy muy orgullosa de mi hija.

No se parece nada a mí. Ella es muy lista,

muy educada, muy responsable; mu madura para la edad que tiene,

y muy pesada también, que todo hay que decirlo, que me echa cada bronca.

Pero ella no se parece nada a mí cuando yo tenía su edad, nada.

-¿Berta Fernández? ¿Me acompaña, por favor?

Hemos venido porque estoy con ansiedad; tengo taquicardias

y con nervios porque no sé qué hacer con el crío.

Lleva más de 20 días sin salir de casa. No quiere ir al instituto,

ni salir a comprar el pan. Hoy ha venido conmigo porque ha visto

que yo me encontraba mal, que si tampoco. No sé qué hacer,

estoy desesperada. -Ya.

¿Cuántos días lleva sin salir? -Lleva ya 20 días.

Hola, Pablo. Veo que no son de tu talla pero por lo menos...

-Bueno, no pasa nada. Muchas gracias. De nada. Os podéis sentar.

Quiero hablar con los dos porque necesito estar segura de una cosa.

Yo creo que es la adolescencia. Antes mi hijo no era así,

era un chico... normal,

pero le pasó eso en el instituto y...

No sé. -Que no me pasaa nada.

Solo quiero ir a mi casa, solo es es.

No quiero decir nada de lo que ha pasado en el insti.

Solo quiero ir a casa. -Pues cuéntame qué te pasa.

No ha pasado nada. Solo ha sido un ataque de diarrea y ya está.

Yo lo que quiero es irme a casa ya.

-¿Te ha pasado más veces?

Una vez; le pasó hace poco en el instituto,

en clase.

Se lo hizo todo encima delante de los compañeros y no quiere volver,

porque se burlan de él. -Pablo...

No pasa nada; vamos a averiguar dónde está el problema ¿de acuerdo?

Estamos en un hospital, yo soy doctora y quiero ayudarte.

¿De acuerdo? ¿Más veces le ha pasado?

-Pues...

Me pasa poco, y las veces que me ha pasado las he podido controlar.

Pero es que no quiero ir al instituto ya más,

porque cuando me pasa allí se ríen de mí.

-Pero te ha pasado solo una vez. Yo te entiendo,

pero tienes que volver al instituto. No sé qué hacer ya,

que lleva 20 días sin salir de casa, y tienes que volver al instituto.

-Que se ríen de mí en el instituto. Yo iré y hablaré con el profesor,

pero tienes que volver al instituto. Que me da igual que hables con él,

los de mi clase van a hacer lo mismo, se ríen y me tiran rollos de papel.

-Bueno, eso lo tenemos que ver, tienes que volver al instituto.

¡Pues si mis compañeros me tiran rollos de papel en clase

y se burlan de mí no quiero ir. Estoy harto, se ríen de mí siempre!

-Vamos a buscar una solución. Estamos en un hospital,

vamos a ver qué pasa; seguro que serán los nervios. Es nervioso.

Es muy nervioso. Yo creo que tiene el estómago suelto.

Pues no lo sé. Es que no, no no entiendo

cómo no se puede controlar, que ya no es un niño.

-¿Sabes qué pasa? Que mi madre no me entiende.

No sé, no entiende que...

¡Mira, déjalo!

La doctora Rey ya tiene los resultados

de las pruebas que realizó a Berta para saber si tiene mononucleosis.

Hola. -Muy buenas.

Tengo buenas noticias.

Los resultados han dado negativo. No tienes mononucleosis.

-¿Lo ves? Ya sabía yo que no podía pillar nada;

además, si en esta semana solo he estado con dos tíos.

¡Mamá, por Dios! Bueno, con dos tíos en diferentes

fines de semana, no se piense usted que soy yo una tía rara de estas.

No, si yo no pienso nada. -Volviendo...

Si no tiene mononucleosis... tiene otra enfermedad ¿no?

-Bueno... sí y no.

Una prueba negativa significa que no se han detectado

anticuerpos heterófilos; esto en la mayoría de las ocasiones

quiere decir que el paciente no tiene mononucleosis,

pero muchas veces la prueba se ha realizado demasiado pronto

y el organismo no ha tenido tiempo para crear los anticuerpos.

Así que vamos a extraerle sangre de nuevo y hacerle más pruebas.

Me gustaría volver a realizarte los análisis de nuevo.

Como ha pasado muy poco tiempo de los primeros,

y quiero ampliar la búsqueda para intentar abarcar enfermedades

que tengan síntomas similares. -¿Qué tipo de enfermedad puede ser?

Lo que me preocupa es que Berta tiene los ganglios linfáticos inflamados.

Hay infecciones que presentan los mismos síntomas clínicos

como por ejemplo la rubeola, la hepatitis A

o el virus de la gripe A y B. La inflamación de los ganglios

también puede corresponder a causas no infecciosas,

como por ejemplo un linfoma o leucemia, y en esto hablamos

de casos extremos, por supuesto.

parte de las colitis tan fuertes ¿también tienes dolor abdominal?

¿Sí? ¿Y te notas cansado? -Sí,

pero yo creo que estoy cansado y me duele la tripa

por culpa de mis nervios y diarreas. ¿Has visto sangre en las heces?

-No me fijo en eso. Pues deberías,

porque son datos que para mí son importantes.

Vamos a hacer tres pruebas ¿de acuerdo?

Primero: análisis de sangre, ecografía

y una colonoscopia ¿de acuerdo? En la colonoscopia

lo que quiero es extraer un poquito de tejido del intestino

y analizarlo. -Pero...

por una simples diarreas ¿tiene que hacer todas esas pruebas?

Las diarreas no son simples; quiero decir... es por algo,

uno no tiene diarreas porque sí, y tenemos que buscar la causa.

Hay síntomas muy claros en Pablo de una enfermedad muy frecuente,

pero tengo que confirmarlo con las pruebas.

Es una enfermedad más habitual de lo que creemos,

y puede ser incapacitante. -La que está mala soy yo.

Los nervios a veces no me dejan ni respirar.

Yo también lo estoy pasando muy mal; nadie se pone en mi lugar.

Días después, Pablo ha vuelto con su madre

para realizarse una ecografía abdominal,

y una colonoscopia que confirme el diagnóstico de presunción

de la doctora Romero. Bueno, Pablo,

tranquilo, o estoy en la cabina. Cualquier cosa me lo dices

¿de acuerdo? Te vamos a sedar, así que no te vas a enterar de nada.

¿Estás bien? -Sí.

José Ramón, cuando quieras.

Mili es un nombre muy bonito. Me gusta.

-Sí, es el diminutivo de Milagros. ¡Ah, sí?

Se lo puse en aquella época porque para mí era un milagro,

un milagro tenerla y poderla criar,

y es un diminutivo que a mí me gustó ¿eh?

Pero sí, sí, muy bonito. -Ya.

Pues has hecho muy buen trabajo; se la ve muy buena chica.

-Gracias.

Lo que demuestra que con los hombres soy un desastre, pero con mi hija...

con mi hija lo cuadré. -A ver...

mi madre ha sacrificado mucho en la vida para criarme, y yo...

entiendo que ella ahora pues... no sé...

quiera vivir más relajada, pero eso no significa

que no deba cuidarse y dejar de preocuparse por su salud.

A veces me da la sensación de que soy yo la madre.

Sí, la verdad es que... te sorprende escucharla hablar.

Es muy muy responsable. -Muy madura para su edad, sí.

Aún así, si me permites el comentario,

que no me quiero entrometer en vuestra vida familiar ¿eh?,

pero... como comentó que llevabas muchos años sin ir al médico...

nunca dejes tu salud de lado, nunca.

Siempre tienes que tener un momento para cuidarte ¿sabes?,

un momento para ti. -Pues sí, es lo que yo quisiera,

que me cuidaran, pero un hombre alto, fuerte... así como grandote,

y con mucho dinero.

Ya simplemente tenemos que esperar los resultados y llamaré por teléfono

Y recuerda lo que... hemos estado hablando.

-Vale. Yo no sé qué le habrás dicho

pero lo que hayas dicho bueno es. Así que ya sabes,

hacerle caso a la doctora. -No me queda otro remedio.

-Gracias, doctora. De nada.

Hola. ¿Qué tal?

Bueno, tenemos los resultados.

A falta de la biopsia...

pues efectivamente, es lo que yo sospechaba.

Tiene la enfermedad de Crohn. -¿La enfermedad de... de Crohn?

No entiendo nada. Lo único que tiene es el estómago suelto.

Que yo sepa eso no es ninguna enfermedad.

No sé, cosas de críos. -Su hijo sí tiene una enfermedad.

Usted le dice estómago suelto pero en realidad lo que tiene

es una enfermedad que afecta al intestino, y le inflama.

La enfermedad de Crohn es autoinmune, inflamatoria y crónica,

y puede afectar a cualquier parte del tubo digestivo, desde la boca

al ano. En el caso de Pablo, como la mayoría, afecta al intestino.

Debido a la inflamación éste, los nutrientes

no pueden ser absorbidos bien y de ahí la anemia que tiene.

-No me gusta saber que tengo una enfermedad; estoy asustado,

pero por otra parte me tranquiliza saber que no es por mi culpa,

y que no es por culpa de que no sepa controlar mis tripas o que coma mal.

Yo no creía que mi hijo pudiera estar tan enfermo.

Yo creía que bueno, que tenía...

malas digestiones, que...

que no se sabía controlar, que se descuidaba por los nervios.

-Pero... ¿tiene cura o...?

Pues de momento cura no tiene, pero sí tiene un tratamiento

con corticoides. En tu caso vamos a tratar la anemia,

provocada también por la enfermedad.

Días después de empezar con el tratamiento,

Pablo tiene que volver al centro. Sufre una grave crisis de ansiedad

que le dificulta respirar. Mire, es que casi no puede respirar.

¿Puede llamar a la doctora Romero, por favor?

La doctora Rey llama a Berta para que acuda al hospital hoy mismo

Ya tiene las pruebas de los análisis y aunque no es grave

ha encontrado algo que quiere decirle.

Hola. -Hola.

Pues mira, justo estaba con con los resultados de tus análisis.

Mis primeras sospechas eran correctas Tienes una infección,

pero no es mononucleosis, es toxoplasmosis.

La toxoplasmosis es una infección causada por el parásito

Toxoplasma gondii. Este parásito se encuentra en los gatos

y contagia a las personas a través de los excrementos del propio animal;

una cosa que es muy común, porque mucha gente tiene los gatos

como animal de compañía, y estos tienen que limpiar

los areneros donde estos defecan. ¿Tenéis gato en casa?

-Sí. La verdad que el año pasado se empeño en que quería un gatito,

y como se portó bien en el curso pues le regalé...

su gatito. ¿Qué pasos hay que seguir? Pues te vamos a poner un tratamiento

a base de antipalúdicos y antibióticos.

-¿Y ya está? Sí, en un principio ya está,

a menos que no estés embarazada. -No, embarazada no.

Ya tuve mi embarazo a los 16 años y desde entonces tomo anticonceptivos

Así que no, estoy segura. -Muy bien.

Pero ¿por qué me lo pregunta? -Pues porque si tienes un contagio,

al estar embarazada la madre se lo transmite al feto

a través de la placenta, y si el feto es muy chiquitito,

de muy pocas semanas, pues te puede provocar un aborto.

Así que bueno, que no estés embarazada es maravilloso.

-Al final no ha sido por ningún tío, sino por el gato,

el gato de mi hija; para que luego me eche broncas.

Voy a seguir todos los pasos y me voy a portar bien.

-Sí, tienes que seguir el tratamiento Y además es si no lo haces

ya sabes que la niña... -Pues muchas gracias, doctora.

Nada, a vosotras. -Hasta luego.

Esta mañana casi no podía respirar. Me he asustado muchísimo.

-Pablo ¿cómo te encuentras?

Muy agotado. Me cuesta un montón respirar.

Me han tenido que sacar del insti. Es que ya no sé qué hacer.

A parte del estrés que puede tener por su enfermedad,

Pablo está reaccionando a los corticoides; no es algo común

pero sí puede pasar. Le voy a cambiar el tratamiento

por unos antiinflamatorios esteroides y tratarle la ansiedad.

Te quedas en la camilla hasta que respires con normalidad,

y estés más relajado y todo.

Y... voy a traer a alguien. ¿Vale?

No, no es una psicóloga, pero es alguien que va a hacer mucho bien

en la vida de Pablo. -Hola.

Mira Rosa, ella es Berta... -¿Qué tal? Encantada.

...y Pablo. -Hola, Pablo.

Ella también tiene Crohn, y pertenece a una asociación

donde están pacientes con vuestra misma enfermedad

y otras también que tienen que ver con el intestino.

Te va a contar todo ella, que seguro que tenéis mucho de qué hablar.

Berta ¿te vienes conmigo? -Sí, claro.

Ahora vengo.

-¿Qué, te encuentras mejor?

La verdad es que me siento me siento muy perdida,

no... no entiendo muy bien cómo... no sé, cómo funciona la enfermedad.

¿Qué puedo hacer por mi hijo? -Pues sobre todo apoyarle.

Hay mucha gente que padece esta enfermedad,

aunque es bastante desconocida, pero lo que necesitan es eso,

apoyo familiar, y en este caso de usted.

Así que... nada de reproches.

Tú no te preocupes, ya verás que todo se va a arreglar.

-Es que no sé. En el instituto todo el mundo se mete conmigo.

Sí, yo mejor que nadie te entiendo. A mí también me pasó,

pero... nunca lo ocultes, y al final lo entenderán.

Pues no sé cómo hacerlo. -Sí, ya verás, no te preocupes.

Hazme caso. En la asociación hay mucha gente que le pasa eso.

El saber que ya no estoy solo, que hay más gente

que ha pasado por lo que yo he pasado me agrada un montón y me tranquiliza,

y me hace sentirme más fuerte y más cómodo,

porque noto que por fin hay alguien que me escucha

y que me puede entender y me puede ayudar con todo esto.

Quizás he sido un poco egoísta.

Yo no sabía que existía una enfermedad así,

y que mi hijo se sintiera... tan solo,

tan falto de apoyo.

Puede que le haya fallado.,

pero le prometo que no voy a volver a hacerlo.

Al día siguiente, Mili acude sola al hospital

para hablar en privado con la doctora Rey.

Hola. Luego nos vemos.

-¿Tendrías un hueco para hablar de una cosilla?

Por supuesto. ¿Pero estás bien? -Sí.

-Sí, de verdad. Vale. Pues vamos.

¿Qué pasa, está tu madre bien? -Sí, sí,

todo perfecto. No... eh...

He venido por mí, porque me gustaría hacerme las...

las pruebas de la toxoplasmosis.

-Pero ¿te has notado algún síntoma? No, no, de momento no.

Es que... -A ver, voy a ver los ganglios.

Gírate un poquito. No hagas fuerza.

Pues no,

no los tienes inflamados. -No, pero es que...

me gustaría hacérmela porque...

estoy embarazada y... -¡Que estás embarazada?

Sí, pero mi madre no lo sabe porque...

Es que no he encontrado el momento ni la manera ni...

No me veo con fuerzas para decírselo porque es que sé que...

que la voy a decepcionar y... -A ver, un momento.

¿Por qué vas a decepcionarla? -Lo orgullosísima que está mi madre

de mí, por no ser igual de cabeza loca que ella cuando tenía mi edad.

Y ahora... estoy siguiendo sus pasos,

e incluso peor, porque no solo estoy embarazada sino

que puede que esté enferma y el bebé también. No sé cómo se lo va a tomar.

Si precisamente tu madre te tuvo siendo muy joven;

va a ser la mejor persona del mundo que te va a entender;

va a ser tu mejor compañera, de verdad.

-Ya, pero sé que eso no es lo que ella se espera de mí,

entonces al saber que eso no es lo que espera de mí pues me...

-Creo que te metes demasiada presión a ti misma.

Son cosas de tu cabeza, de verdad.

Es que tu madre ha vivido lo que vas a vivir tú.

Quién mejor. -Es que...

que no me veo preparada para decírselo ahora mismo,

y que no me veo con fuerzas. -A ver...

respira... Todo va a salir bien ¿vale?

Mira... te voy a hacer las pruebas ¿de acuerdo?,

y el día que vengas a por los resultados

pues si quieres vienes con tu madre y yo te ayudo.

-Mi madre siempre me insistió en que vaya con cuidado,

que sea precavida en el sexo porque dice que un error de una noche

puede definir el resto de tu vida; y de hecho yo,

con mi novio pues normalmente, somos bastante responsables.

Pero no sé...

supongo que hasta la gente responsable comete errores.

No encuentro el momento ni la forma.. -Ya, es que es un poco...

Lo entiendo, estás un poco asustada. -Mucho.

¿El padre lo sabe? -Sí, lo sabe pero...

lo tiene que digerir, todavía está un poco como yo porque...

Es que nos ha pillado de sorpresa. -Ya, lo entiendo.

Bueno, pues hacemos eso ¿vale?, y tranquila,

porque tu madre lo va a entender perfectamente, de verdad.

Desgraciadamente, días más tarde, Pablo vuelve de nuevo al hospital

con fiebre alta y problemas graves de la piel.

La doctora Romero lo ingresa de inmediato.

Me llevé un susto de muerte.

Ayer, de repente, empezó con una fiebre muy alta,

y estaba todo cubierto de protuberancias rojas.

Enseguida llamé al médico, que al principio pensó que era una...

una infección viral, pero esta mañana se encontraba mal

me han mandado para urgencias. -¿Cómo estás?

Un poco cansado y agobiado.

Agobiado normal y cansado también, porque la fiebre alta

es agotadora.

Eee... Pablo, no...

no tengo buenas noticias. Todas estas manchitas

es una reacción alérgica al tratamiento.

Entonces hay que operar. Si no hacemos algo

con el intestino inflamado, su sistema inmunológico

se podría ver cada vez más afectado, y no podemos consentir que siga así,

porque esa inflamación podría extenderse al resto de órganos

Bueno, no pasa nada. Cuando te diga la palabra verás:

estricturoplastia.

Suena horrible ¿verdad? Te lo explico.

Tu intestino tiene zonas

en las que hay obstrucción, entonces lo que vamos a hacer, Berta,

que no hay que quitar intestino, simplemente ensanchar esa zona,

para que todo vaya bien. ¿De acuerdo?

Consiste en mover a lo largo del intestino un pequeño globo

unido a un catéter. Cuando se llega a la obstrucción

se corta el intestino y se abre longitudinalmente

para luego cerrarlo en dirección contraria.

-Yo confío en ti, y haz lo que tengas que hacer.

Te lo agradezco mucho, porque no te quepa ninguna duda que voy a hacer

todo lo posible para que tengas una vida normal.

-Muchas gracias.

Voy a preparar todo ¿de acuerdo?

Mili está en el hospital para recoger las pruebas

que confirmarán si tiene toxoplasmosis

y si la vida de su hijo corre peligro. Su madre, Berta,

que todavía no sabe que su hija está embarazada,

también la acompaña. ¿Ha pasado algo?

-Nada. Vamos a hablar con la doctora.

-Doctora, estoy preocupada porque mi hija me ha dicho

que tiene que decirme algo sobre su salud, y no sé qué le pasa.

Bueno, la tienes aquí. Que te lo diga ella misma.

-A ver. Cuando te dijeron lo de la toxoplasmosis

la verdad que me asusté un poco, pero no porque la enfermedad era grave,

si no... si no por el estado y la salud del feto.

-Pero ya te dije que no estaba embarazada, cariño.

-Ya, tú no, mamá...

Mamá, lo siento mucho de verdad.

Sé que siempre has pensado que soy la hija perfecta y lo siento mucho,

lo siento. -Eres la hija perfecta, perfectísima,

además, no te tienes que preocupar por nada, que tu madre está aquí,

para apoyarte en todo. Pase lo que pase ¿me oyes?

Así que tranquila.

¡Ay qué alegría!

Yo, cuando me quedé embarazada, no tuve el apoyo de mi madre nunca.

Pero eso no le va a pasar a mi hija.

Doctora ¿no tendrá mi hija toxoplasmosis por culpa del gato?

-No, no, no; tranquilas, porque han dado negativos.

¡Ay qué alegría! Mi hija estaba preocupada por si me decepcionaba.

Después de todos estos años no ha aprendido nada.

Luego me dice la gente que es un mérito haber criado

a una niña tan joven, pero yo creo que el mérito lo tiene ella,

por haber crecido en ese ambiente, casi sin padre, sin familia...

y haberse convertido en una mujer maravillosa.

Creo que va a ser una madre estupenda.

¡Bueno, y yo una abuela bien joven!

Espere aquí ¿vale? -Vale.

Hasta luego.

Muchísimas gracias por todo. Días después de la operación...

Solo hago mi trabajo. -Y muy bien que lo haces.

...Pablo puede abandonar el hospital. Necesitará tratamiento

y vigilancia, pero podrá llevar una vida relativamente normal.

Muchas gracias por todo, de verdad. -De nada Pablo, de nada.

Ahora a retomar tus estudios.

¿Verdad? Y hacer lo que te dijo Rosa,

que era... -Ir a las reuniones de pacientes.

Lo haré, aunque tengo que coger el autobús.

-Bueno, pues aunque tengas que coger el autobús. A cuidarse.

Muchas gracias. -Muchas gracias por todo.

Hasta luego.

Oye ¿y tu novio, Iván, qué dice?

-Bueno, ahí... está... Poquito a poco, poquito a poco,

pero me apoya totalmente. Eso es lo que yo quiero.

-¿Ves? Te lo dije. Si es que tienes una madre maravillosa.

-Y yo una hija estupenda.

Ahora a asumir todo esto.

-Bueno, es un cambio. ¡Vaya, y tanto!

Mi madre está ilusionadísima; ya está planeando cosas...

y dice que esta vez no le va a pillar nada de imprevisto. La verdad que...

ahora mismo parece ella más madre que yo y...

me alegra un montón tenerla a mi lado.

-Ese niño ya es un afortunado incluso antes de nacer.

Cuando un embarazo es no deseado no todo el mundo se involucra al 100%

Así que me alegro que esto haya ayudado a que estén más unidas,

aunque sea de una manera que no se la habían imaginado.

Si necesitáis cualquier cosa durante el embarazo

o lo que sea podéis contar conmigo. -Muchas gracias.

Gracias, doctora. ¡Ay, cariño!

Bueno sí, una cosita.

¿Podría encargarse del gato estos meses, hasta que dé a luz?

Bueno es que... -Bueno la la...

Ya lo vemos ¿vale? Ya lo hablamos.

-Vale, muchas gracias.

¿Te duele o qué? Si quieres te echo un vistazo.

En la exploración de la columna vertebral comprobaremos

la alineación de las vértebras, la movilidad, e intentaremos hallar

los puntos concretos de dolor. Es posible que hablemos de que tengas

artritis. En la exploración me ha parecido ver algo raro

en las vértebras. Necesito hacer una resonancia.

Si no es concluyente tendremos que seguir haciendo pruebas

y en el caso de que salga algo crónico

tendrá que estar con medicación permanente. Esa pequeña deformación

que hemos observado en la resonancia podría ser un tumor.

Pero aunque fuera así, no podría decir ahora si es benigno o maligno.

¿Tú eres Carmelo Arias, no? -Sí.

La de noches que he pasado yo viéndolo por televisión.

Tengo un dolor bastante fuerte aquí, en el estómago, y...

la verdad que va peor y me encuentro fatal.

-¿Te duele mucho? Sí, me duele bastante, sí.

Los arañazos que tienes en el abdomen -Me lo hice con una roca en la playa.

Me dijeron que no era nada importante -No me gusta nada la pinta que tiene,

parece que esté infectada.

  • Centro médico - 27/01/16

Centro médico - 27/01/16

27 ene 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 27/01/16" ver menos sobre "Centro médico - 27/01/16"
Programas completos (910)

Los últimos 923 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. mir

    Muy adecuada la información sobre la enfdad de crohn

    18 jun 2016
  2. Maria Arredondo

    Me encanta como han tratado el tema de la Enfermedad de Crohn, ojala hubiese mas doctores asi con esa empatia y forma de explicar las cosas, y la madre es normal que en principio actue asi, los que hemos pasado por eso lo entendemos perfectamente

    29 ene 2016
  3. Blanxs

    Eso mismo iba yo a decir, menuda desinformación sobre la toxoplasmosis. A parte de los gatos, que obviamente, no todos están parasitados, las heces de los animales salvajes también oueden estar infectadas, y con ellas las verduras o frutas que hayan estado en contacto con ellas, por lo tanto, comer frutas y verduras mal lavadas, quesos no pasteurizados, carne poco cocida, y un largo etcétera de cosas puede contagiar la toxoplasmosis. Tengo gato desde siempre, he pasado la toxoplasmosis y ninguno de los dos gatos que he tenido ha sido portador del parásito (luego, lo he conseguido por otras vías)... Por supuesto nunca se me ha ocurrido meterme una de sus heces en la boca, que es la única vía de contagio, y siempre me lavo las manos después de limpiar su cajón de arena. Si toda la información médica que van a dar es igual de tendenciosa, incompleta y velada, mejor dediquen su tiempo y esfuerzos a otros proyectos que puedan ser más enriquecedores, tanto para Vdes. como para los espectadores. Gracias.

    28 ene 2016
  4. Amparo González

    Acerca de la TOXOPLASMOSIS. Tras ver el programa. He sentido el deseo de dar mas información sobre la toxoplasmosis. Para informar a mujeres embarazadas y también para evitar abandonos innecesarios de animales. Mi experiencia es que mi hermana siempre ha tenido a su gato y ha compartido con él 2 embarazos de los cuales han venido mis 2 sobrinos perfectos y sanos. Lo que ella hizo, además de hablar con el médico, fue acudir al veterinario e informarse. En el siguiente texto (cogido de una publicación de una ONG para la protección animal, expongo como funciona el tema de la toxoplasmosis :

    28 ene 2016