www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3335380
No recomendado para menores de 7 años  Centro Médico - 26/10/15  - ver ahora
Transcripción completa

Hoy, nuestro equipo médico lucha por salvar la vida de un hombre

que se niega a asumir una enfermedad que afecta mayoritariamente

a las mujeres. Es una masa tumoral.

-¡Cómo voy yo a tener un tumor! Ahora cuando se entere el médico este

que no tengo nada. Un profesor de tan solo 40 años

sospecha que padece Alzheimer por sus continuos despistes,

pero el doctor Herranz va a encontrar otra cosa en su cerebro.

Su padre padeció Alzheimer. -Yo es lo que más temo en este mundo.

No saber quién soy... Primero se le pide al paciente

que recuerde tres palabras al azar. Pájaro, Acapulco...

Me quedé en blanco. Lo tengo ¿verdad?

Para saberlo necesitamos hacer una biopsia.

El problema es que entraña riesgos. ¿Eso es lo creo es?

-Sí.

Basado en hechos reales.

Juan Campos. Espere un segundo.

Pero bueno ¿qué pasa? ¿Ha dicho algo en la máquina que le ha molestado?

Sí, ya estamos. Juan...

Toma bonita, que para algunas cosas hay que tener un hombre cerca.

¡Venga, vamos! Está esperando el doctor.

Juan ha venido a consulta con el doctor Javier Blanco,

acompañado de su mujer. Desde hace una semana

tiene un bulto en el pecho. Llama a la puerta.

¿Sí? ¿Doctor Blanco?

Buenos días. Pasen, por favor.

Buenos días. Buenos días.

Siéntense, por favor.

Le dejo los informes, doctor. Hasta luego.

Adiós, buenos días. No tenía programada la ambulancia,

que si no ni vengo. A ver cómo le digo a los del curro

que veo yo al médico por un bultito en el pecho.

Es que vaya descojone. -A mi hermano le salió uno igual,

un quiste de grasa de esos. Le hicieron un cortecito

y esa misma tarde salió del hospital tan campante.

Llaman a la puerta

Guillermo es un profesor que ha tenido

varios episodios repentinos de pérdida de memoria.

Está muy preocupado. Pasad, por favor. ¿Qué tal tu hijo?

Últimamente he notado fallos en mi memoria.

No sé, despistes, como no acordarme qué he desayunado esta mañana,

o no saber dónde he dejado las llaves En fin, cosas cotidianas.

Guillermo es profesor en el colegio donde estudia mi hijo.

Me pidió hablar conmigo, aunque yo no soy especialista en neurología,

porque está muy nervioso. Le vamos a hacer un reconocimiento previo.

Cuéntame, qué te preocupa. Bueno... Últimamente he tenido.

pues algunos fallos en mi memoria; cosas que no tiene mucha importancia

que digamos como... no acordarme dónde he dejado

el coche la noche anterior, o comprar ingredientes para una comida

y estar preparando otra. ¿Hay algún episodio de estrés

últimamente que haya podido causar esto?

Tú sabes que el comienzo del curso es especialmente estresante...

con los nuevos horarios, nuevos contenidos para los chavales,

las reuniones con los padres, ajustes de horarios, en fin...

Un poquito agobiados con todo el comienzo del curso,

que creo que es lo que me pasa. -Está más asustado de lo normal.

Su padre padeció Alzheimer, que no se lo has dicho.

Bueno, él lo sabe. -Creo que tiene miedo a que le pase.

-Pero por lo menos hemos conseguido venir al médico, que llevo...

meses intentándolo. Mi padre tuvo Alzheimer

y fue especialmente doloroso. Pero no creo que sea el caso.

La enfermedad de mi padre fue... fue mi dura para mí.

Sentía como poco a poco iba... olvidándolo todo,

incluso a... a sus propios hijos.

-Pues no sé qué puede tener Guillermo, que seguramente nada,

y a lo mejor es él mismo que se está sugestionando.

Está claro es que hay que venir al médico; no hay esconder la cabeza

como un avestruz. El Alzheimer tiene un alto

componente genético, y aunque él es aún joven no se puede descartar.

Voy a hacerlo yo mismo unas primeras pruebas, porque está más cómodo,

pero luego hablaremos con el neurólogo.

Los bultos no hay que tomarlos a la ligera. Podría ser

un quiste de grasa pero también podría ser algo hormonal.

¿Que tengo yo una movida hormonal? Pues ni que estuviera preñada.

Los hombres tienen desajustes hormonales, y una consecuencia

de un desequilibrio hormonal en un hombre es la infertilidad.

Entonces yo no tengo nada de eso, porque tengo un chaval de 13 años,

y a parte, estoy hecho un toro, y si no que se lo pregunten a Rosa.

-Juan, no creo que sea este el lugar para hablar de estas cosas.

Mujer, estamos en el médico. Hay que decirles las cosas como son.

-Bueno pues que... nosotros no... no tenemos problemas de esos.

Yo me levanto todos los días como un legionario, puntual,

duro como una roca y listo para la batalla.

Los problemas hormonales no tienen porqué ir ligados a los de erección.

En cualquier caso, vamos al asunto. Quítese la ropa,

vamos a examinarle el bulto y siéntese en la camilla.

¿Es necesario que lo haga usted?

Pues sí. Tengo que saber cómo es el bulto para decirle lo que tiene.

Juan, por favor, deja que el médico haga su trabajo. Perdone.

-Vale, pero... no me fío.

Siéntese.

Admito que este hombre me descoloca un poco; pero incluso

cuando nos encontramos con actitudes así hay que mantenerse profesionales

El diagnóstico es lo primero. Pues para que os quedéis tranquilos,

de momento vamos a hacer unas pruebas para ir descartando.

El Alzheimer, como sabes por experiencia propia,

es una enfermedad muy difícil de diagnosticar. Vamos paso a paso.

Lo primero que voy a hacer es un examen neurológico.

Mire, con mis años me van a volver a examinar.

Estaos tranquilos que vamos paso a paso viendo cómo va la cosa.

Gracias, Diego. Guillermo, se somete

a las primeras pruebas para comprobar si padece Alzheimer.

Te voy a hacer una prueba de reflejos.

Cuando una persona padece la enfermedad de Alzheimer

lo que sufre es una pérdida progresiva pero constante

de una sustancia química vital para el funcionamiento cerebral,

la acetilcolina; es lo que permite que las células nerviosas

se comuniquen entre sí. Pues... en principio no veo nada raro.

De todas formas te vamos a hacer una serie de pruebas

llamadas crin cognitivas que sirven para... evaluar

la capacidad cognitiva del paciente. Entre ellas está el Eurotest,

que se realiza con monedas, y evaluaría tu memoria,

y tu capacidad para manejar dinero.. Se la hicieron a mi padre.

...después haríamos un test llamado Codex.

Ni el Selectividad me puse tan nervioso.

Vístase.

Pues no es un quiste hormonal. El quiste hormonal se desplaza

cuando lo empujamos con los dedos, pero el suyo está fijo.

Ya le había dicho yo que no tenía ningún problema de embarazada.

-Bueno, ya. Una cosa, y si no es tema de hormonas

¿qué puede ser? Aún es pronto para saberlo, pero...

¿Desde cuándo tiene esta rojez alrededor del pezón?

Yo trabajo descargando muebles, y allí se suda mucho;

entonces, entre el sudor y el roce de la camiseta es normal

que se irrite un pezón. Con una simple exploración

es difícil saber de qué se trata. Vamos a hacerle una ecografía

para poder tener más datos.

Esta prueba nos permitirá saber

si la anomalía que presenta el paciente es sólida

o está llena de líquido.

La próxima prueba me la podría hacer una doctora ¿no?,

y a ser posible que sea guapa.

-Si está llena de líquido posiblemente estemos hablando

de un quiste benigno, y si es sólida habría que hacer más pruebas.

El test no dura ni tres minutos.

Primero se le pide al paciente que recuerde tres palabras al azar.

Pájaro, Acapulco... violeta.

En ese orden ¿no? Vale.

Luego se le entrega una hoja con un círculo dibujado

y se le pide que escriba las horas del reloj y que marque una concreta.

Por ejemplo, las 16:15.

Si las horas del reloj están bien escritas,

la manecilla grande y la pequeña bien dibujadas

y ha marcado la hora correcta, se da la prueba como superada.

Muy bien. Por último se pide al paciente

que diga las tres palabras que se le pidió recordar en un principio.

Pájaro, Acapulco...

violeta.

-Cuando Guillermo tardó en decir la tercera palabra...

no quiero ni pensar que pueda significar que...

Me quedé en blanco.

Creo que han sido los nervios.

El miedo a tener la enfermedad de mi padre me está agobiando.

Ahora me acuerdo perfectamente: pájaro, Acapulco, violeta.

Muy bien.

Vamos a continuar con las pruebas, y lo que voy a hacer es darte cita

con un neurólogo mañana. Te vamos a hacer una resonancia magnética.

Voy a pedir a una compañera que te llame ahora y te dé cita;

pero estate tranquilo. Vale, gracias.

Gracias, doctor. Silvia.

Os acompaño a la puerta.

Lo que tiene Juan en el pecho no es un quiste.

¿Cómo que no es un quiste? Entonces.. Hay que hacer las pruebas,

pero el bulto es... es una masa tumoral.

¡Pero qué dice! ¡Cómo voy a tener yo un tumor ahí!

Podría ser un fibroadenoma benigno; no tendría mayores complicaciones.

Hay que descartar que sea maligno. Pero ¿qué me está contando?

Cálmese. Con un par de pruebas saldremos de dudas.

No voy a dejar que toque ni un pelo más.

¡Me voy! -Discúlpele. Perdone.

-Juan, Juan.

-Juan, por favor. Espera. No me toques.

Yo no puedo retenerle,

solo espero que recapacite y vuelva para hacerse más pruebas.

Puede que no sea nada, pero un bulto así no puede quedar sin diagnosticar

Es peligroso. Al día siguiente,

Guillermo acude acompañado de su mujer

para una resonancia magnética. Tras sus repetidas pérdidas de memoria

teme que pueda sufrir Alzheimer como su padre.

Pasen a la sala de espera que ahora mismo le llaman.

La resonancia magnética nos permite visualizar la forma

y estructura del cerebro; también se puede realizar un PET,

es una tomografía por emisión de positrones.

Todo esto nos permite detectar los primeros cambios

en el tejido cerebral, que es lo que produce una pérdida de memoria

-¿Qué si estoy asustada? Estoy muerta de miedo.

Intento no aparentarlo, porque sé que Guillermo está sufriendo mucho.

Es de los que intenta mantener la calma pero...

le conozco y... y está sufriendo.

¿Eso es lo que creo que es?

Sí.

Rosa, la mujer del hombre con un bulto en el pecho,

vuelve a ver al doctor Blanco, pero esta vez viene sola.

Que sí, que sí, Juan. Voy a hacer la compra;

la compra, sí. Vuelvo en una hora ¿vale?

Venga. Sí, hasta ahora mismo.

No quiero que Juan sepa que he venido a ver al doctor otra vez.

Estoy muy preocupada por él. Puede que tenga algo grave y...

y no quiera hacerse más pruebas. No... no sé qué hacer.

No olvide la medicación.

Doctor Blanco. Buenas, hola.

¿Podría hablar con usted? Por supuesto, pase.

Siéntese. Sí.

¿Qué puedo hacer por usted? Esta mañana, al despertarnos,

me he fijado que a Juan le salía como... como un liquido transparente

del pezón, y le he preguntado, me ha dicho que no era nada...

pero yo me he quedado... no sé... ¿Qué puede ser?

Ese tipo de secreciones en el pezón no tiene porqué ser nada importante,

pero...

en el caso de Juan ya no estoy tan seguro.

Una secreción en los pezones, en el caso de un hombre,

suele indicar una enfermedad subyacente, pero en el caso de Juan

hay que añadir el bulto que le hemos encontrado en el pecho

y la rojez que tenía alrededor del pezón.

Tiene que venir Juan a consulta. Si antes era importante hacerse

más pruebas, ahora empieza a ser urgente.

Yo se lo he intentado decir de todas las maneras posibles.

Usted no le conoce; se enfada, se enfada muchísimo.

El otro día se lo comenté en la cena y del golpe que dio casi tira

los platos al suelo, y claro, me asusté,

me asusté un poco. Juan no entiende que un hombre

pueda tener un tumor en un seno; y cuando alguien no entiende algo

pues suele darle miedo. El problema es cuando

reaccionamos ante ese miedo de forma violenta.

Sí. Y...

¿y yo qué puedo hacer para... para convencerle?

No sé, póngase... póngase en mi lugar ¿Qué haría usted?

Rosa, Juan es su marido, nadie mejor que usted sabrá como convencerle.

A mí no me va a hacer caso. No... no me hace caso.

¿A quién puedo pedirle ayuda?

Puede que me haya excedido en mis funciones pero...

me preocupa Juan, y me preocupa Rosa.

El cuadro clínico de su marido podría ser grave.

Muchas gracias, doctor. No hay de qué.

Gracias.

Tiene que hacerse esas pruebas como sea.Sí, gracias.

Creo que ya sé lo que tengo que hacer, pero...

¿y si no funciona?

Yo tengo mucho miedo.

El doctor Herranz ya tiene las pruebas

de la resonancia magnética de Guillermo,

tiene malas noticias que darle.

Tengo los resultados.

Lo tengo, ¿verdad?

La resonancia magnética ha descartado el alzhéimer,

pero Guillermo, no tengo buenas noticias que darte.

Hemos encontrado un tumor en el lóbulo temporal,

es la parte del cerebro que se encarga de la memoria.

¿Cómo que un tumor?

¿Pero qué tiene que ver eso con...?

Lo sabía.

Sabía que me pasaba algo.

Sabía que algo no funcionaba bien.

Sólo había vivido con mi padre.

Lo que no podía sospechar es que era un tumor.

¿Cómo que un tumor?

¿Y eso ahora, qué?

¿Quimio, radio, qué?

Ahora vendrá el neurólogo y lo explicará.

Pero dada la confianza que tenemos

he querido ser el primero en darte la noticia.

Diego, quiero saber la verdad.

Quiero saberlo todo.

No sabemos la naturaleza del tumor.

Para saberlo necesitamos hacer una biopsia.

El problema es que al ser el cerebro es un procedimiento quirúrgico

y eso entraña sus riesgos.

Una operación en el cerebro.

No es justo.

Guillermo es una buena persona y no se merece esto.

Y sé que es una tontería lo que estoy diciendo

porque no significa ser buena persona con...

pero de verdad que no es justo.

¿Qué riesgos?

El lóbulo temporal se encarga de la memoria y del habla.

Pero eso qué significa ¿amnesia?

¿O que pierda toda la memoria o qué?

Ha habido casos en las que el paciente no ha recordado su infancia

o su trabajo..., a los familiares cercanos...

Toda operación del cerebro tiene sus riesgos.

Es lo que más temo en este mundo.

Perder la conciencia de uno mismo,

no saber quién soy.

Ni quién está a mi lado.

Y no sé lo que va a pasar, pero no tenemos otra opción.

Hay que operar o...

hay que seguir luchando.

Finalmente, Rosa consigue que su marido Juan,

vuelva al hospital a hacerse las pruebas necesarias

para saber si el tumor que tiene en el pecho es benigno o maligno.

La verdad es que nunca había visto a Rosa así,

no es que me haya convencido, pero bueno, no me ha dejado otra opción.

O venía a hacerse las pruebas o me largaba con el crío.

No aguanto yo a un egoísta que es capaz de dejar a su hijo sin padre.

Es un cabezota.

¿Me acompañan?

Vamos a hacer un par de pruebas.

Por un lado un hemograma...

¿Y eso qué es? Un análisis de sangre.

Y por otro una biopsia algo concreta.

Es por aspiración de aguja fina para dictaminar la malignidad del tumor.

No hace falta anestesia.

Haga lo que tenga que hacer,

que yo lo único que quiero es salir de aquí lo antes posible.

Bien, Juan.

Analizaremos la muestra

para ver si tiene receptores de estrógeno y progesterona.

Es un indicio para un primer pronóstico.

Pero solo cuando el material y la biopsia

es remitido a Anatomía Patológica,

se dará el diagnóstico definitivo en función de la morfología celular.

Si al final no es nada, Juan no me va a volver a hablar en mucho tiempo,

pero me da igual.

Prefiero que no me vuelva a dirigir la palabra

a que le pase algo.

Guillermo va a ser sometido

a una de las operaciones más complejas que existen.

La extirpación de un tumor cerebral.

Los riesgos son muchos y muy graves.

Desde la pérdida del habla hasta la afectación de la memoria.

Llaman a la puerta. ¿Sí?

Hola, Guillermo.

¿Silvia? Hola, doctor.

¿Qué tal?

Aquí, preparado.

Está todo listo.

Ahora vendrá un ATS a llevarte al quirófano.

Y estate tranquilo que yo estaré allí.Gracias.

Pensar que puedo olvidar el primer beso que di a mi mujer.

Las vacaciones en las que mi hijo aprendió a montar en bicicleta.

Las caras de mis alumnos.

Creo que preferiría no sobrevivir a esto.

No puedo imaginar que después de esto no pueda recordarte.

Me vas a recordar.

Y si no vamos a construir otros recuerdos nuevos, juntos.

-Te quiero. -Y yo.

No llores.

Dale un beso a los críos ¿vale?

Nos tenemos que ir.

Te quiero.

Te quiero.

-Va a salir todo bien. -Te quiero.

Es una operación complicada.

Lo primero que tenemos que hacer es afeitar el cráneo del paciente

y limpiar el área.

Luego realizamos una incisión y extraemos un fragmento del cráneo

que llamamos colgajo óseo.

Introducimos entonces un endoscopio

y ciertos instrumentos que son muy específicos

y extraemos una parte del tumor para llevar a la biopsia

y a partir de ahí estudiaremos la opción a tomar.

Ya con los resultados de la biopsia

el doctor Blanco se dispone a comunicarles

qué tipo de tumor tiene Juan en el pecho.

Venga, doctor, dígame ya que no tengo cáncer de mama.

Que yo no tengo nada de eso.

Los resultados de la biopsia son concluyentes, el tumor es maligno.

Lo siento, pero, tiene cáncer de mama.

Lo cierto es que menos del 1% de los cánceres de mama se dan en hombres.

Es un porcentaje pequeño pero no es imposible.

Y ahora ¿qué?

Después de todas las broncas, esperaba al menos que no fuera nada.

Dios.

Entiendo que el diagnóstico le pueda afectar.

Dice que lo entiende. ¿Cómo se lo digo yo a mi chaval?

-¿Cómo se lo decimos, Rosa? -Juan.

Que el chaval tiene 13 años.

Que en el instituto lo van a freír.

Que le van a decir que su padre es una mujer, una nenaza,

cosas así, joder.

Siéntese y cálmese.

Hay una buena noticia, el tumor es maligno, sí,

pero no hay metástasis, lo hemos cogido a tiempo.

Entonces se va a curar.

Realizándole una mastectomía tiene muchas posibilidades.

La mastectomía es una cirugía

mediante la cual se extirpa la mama del paciente.

En ocasiones también se retiran los ganglios linfáticos cercanos

para evitar que cualquier resto del tumor entre en el sistema

provocando una metástasis que ahora mismo no existe.

Es una operación que a alguien como a Juan,

puede afectarle psicológicamente.

No me veo capaz de hacerlo.

Eso no es una cicatriz, se queda metido para adentro. Es una mierda.

Rosa, déjenos un momento a solas, por favor.

Es un tema médico, paciente.

Te espero en la cafetería.

No lo entiendo, le están diciendo que va a superar un cáncer

y a él no se le ocurre otra cosa que pensar

en cómo se va a quedar después de la operación.

Si va a estar vivo. Es lo único importante.

Juan, piense en los hombres

que preferirían tener un cáncer de mama operable

que uno de pulmón terminal.

Si le dijese que le queda un mes de vida,

que no volverá a ver a su mujer y a su hijo, ¿cómo se sentiría?

Quiero enseñarle algo.

Esto es un enfermo con cáncer de hígado recibiendo quimioterapia.

Este otro, cáncer de pulmón.

Llevaba año y medio sin apenas moverse de la cama

y le quedaban tres meses de vida.

La operación de Guillermo ha durado más de cinco horas.

El doctor Herranz acude a la habitación donde espera Silvia

para comunicarle cómo ha ido.

Han sido cinco horas,

pero hemos podido extirparle todo el tumor.

Gracias.

Gracias, Diego, gracias.

Le he dejado en reanimación.

Aún hay que esperar unas horas

para saber si ha habido secuelas neurológicas.

Pero en principio parece que todo bien

y hemos podido extraerlo todo.

¿Puedo verlo, por favor? Hay que esperar un poquito.

Juan.

Lo siento, he sido un idiota. Lo voy a hacer.

Pues claro que lo voy a hacer.

Ha llegado el día.

Juan se dispone a someterse a una operación de cáncer de mama.

El pronóstico de Juan es muy favorable.

Si todo va bien en quirófano podrá decir que ha superado un cáncer

y no mucha gente puede decir eso.

Juan ha ganado hoy dos batallas,

una contra la enfermedad y otra contra sus prejuicios.

Dos victorias igual de importantes.

No te muevas mucho.

Pareces un electrón.

No me hagas reír que me duele la cabeza, cariño.

No te muevas.

Tengo una cosa para ti que te va a encantar.

-¿Sí? -¿Quieres que te la enseñe?

Pues claro.

¿La ves, ahí?

(-Vuelve pronto, pronto. -Ponte bueno.)

Pero si son Kiko, Javier y Eduardo.

Son mis niños.

Mira, Borja que se le ha caído un diente.

Qué gracia.

Como les echo de menos a mis niños. Gracias.

¿Te ha gustado la sorpresa?

Me encanta.

Los recuerda, a su hijo, a mí, a sus alumnos, lo recuerda todo.

Y está muy bien.

Habrá que ir poco a poco,

un postoperatorio de una operación de cerebro es complicado.

Pero todo parece indicar que ha salido bien

y que en breve volverá a dar clases a mi hijo.

No me canso de ver vídeos.

En el próximo capítulo.

Se me cae.

Roberto, respira.

¿Qué pasa?

Parece que está en insuficiencia respiratoria.

La insuficiencia respiratoria abre el abanico de muchas enfermedades.

Seguro que no tiene nada más que contarme, ¿no?

Llevo ya un montón de tiempo con una erección.

Avisa al doctor

Abre la boca, abre la boca.

Dale oxígeno y adrenalina.

Pepa, que se nos va. Adrenalina, por favor.

Hemos encontrado que tienes alergia a algo.

No sabemos el qué.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro Médico - 26/10/15

Centro Médico - 26/10/15

26 oct 2015

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro Médico - 26/10/15 " ver menos sobre "Centro Médico - 26/10/15 "
Programas completos (655)

Los últimos 668 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos