www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4752137
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 24/09/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Espera, iba a buscarte a tu despacho.

-¿Qué quieres?

-Te ha llegado la analítica de laboratorio.

-¿Y te lo dan a ti?

Oye, mira, no me importa que me ayudes,

pero ese paciente es mío. -Que ni siquiera lo he mirado.

Pero es que iba camino de tu despacho

y les he pedido que me lo den para ahorrarles un paseo.

¿Qué? ¿Qué hay? -Qué raro, no tiene leucocitosis.

Al revés, tiene leucopenia y plaquetopenia.

Vamos a la sala de imagen.

He llamado y Arturo está a punto de hacerse la resonancia.

-OK. -Mírate la analítica.

También tiene anemia. -Mm...

Por cierto,

he analizado también el TAC. -¿Y?

-Pues que, sin una resonancia de contraste, es imposible decirlo.

Pero... las manchas tienen una forma y una densidad...

-Claro, si es que no son tumores.

Si lo fueran, la analítica sería distinta.

¿Qué te pasa?

-¿Eh? Este ascensor es muy pequeño, ¿no?

-¿Tienes claustrofobia? -¿Yo? No.

Que no.

No.

(Música)

¿De qué te ríes? -De nada.

Ah, una cosa, Merino. Vamos a ver, Arturo,

necesito que pase lo que pase no le vuelvas a mentir.

-Vale.

-Todo indica que lo que tiene en el cerebro no son tumores.

Pero... lo que quiera que sea está poniendo en peligro su vida.

-Lo sé. -No le demos falsas esperanzas.

-Pero si se marcha corriendo le persigues tú, ¿eh?

Yo con esta contractura no puedo.

(Música)

-¡Ey! ¿Qué tal? -Muy bien.

-¡Oh! Oh... Esta semana no he podido ir a yoga, y tengo la espalda... ¡Uh!

Además, llevo un día que tela.

Me ha tocado aguantar a un niño que... Fff...

-¿Que qué? ¿Insoportable? -Insoportable es poco.

Yo no sé qué hacen los padres, si no educan a sus hijos o qué pasa,

pero oye. Unas contestaciones, unos tonitos que...

Te digo una cosa. Yo de pequeña... no era así.

-Yo tampoco. -Mmm...

No, tú serías mucho peor.

¿No? -Bueno...

-Mmm... Ya decía yo.

-Oye, por cierto, ¿has visto a Reina? Que quiero hablar con ella.

-Pues creo que está en su consulta. ¿Por qué?

-Nada, porque estaba hablando con ella y me tuve que ir a Trauma,

y la dejé un poco tirada. -¿Y eso?

-Pues... no sé, un poco raro.

Estábamos hablando sobre su caso médico,

y de repente Merino paró la conversación en seco

porque se creía que estábamos hablando de él.

Y le quiero preguntar, pues que cómo ha terminado el tema.

-Madre mía.

Pues ella también lleva un día...

Porque ha discutido con Marco. -Ya. Seguro que lo hizo sin maldad.

-Sí, sí. Habrá sido un malentendido seguro.

-Sí. ¿Sabes lo que tenemos que hacer? Tomarnos unas cañas.

Porque el ambiente, el ambiente está muy espeso. ¿Eh? Y hay que romperlo.

-Yo ya lo propuse cuando fue mi cumpleaños.

Pero como mucha gente no me conoce, pues... no vinieron.

-Y yo intento mediar todo el rato,

pero al final me meto demasiado en la vida de la gente, y no puede ser.

-No, pero bueno. Esas cosas hay que aclararlas cuanto antes. Porque...

Mm... Conozco a Bea. ¿Sabes?

Y cuando se le mete alguien entre ceja y ceja...

-¿Sí? -Pero yo..., sssh...

No te he dicho nada, ¿eh? -Eh..., tú, sssh... Pero yo ya...

empezaba a verlo eso. -¿Sí? -Mm.

-En fin. Bueno, tengo un ratito, así que intentaré mediar con Marco.

-Fuerza. -Voy.

-Hasta luego. -Hasta luego.

(Música)

(Llaman a la puerta)

¿Se puede? -Sí, se ha vuelto a estropear.

-Pues así no sé si lo vas a arreglar.

Am... Silvia, ¿verdad?

-Sí. -Oye.

Que Reina me ha contado vuestra conversación.

-No quiero hablar de eso. -Yo solo quería decirte que...

Que es buena tía y que ella no quería meterse por medio.

-Esther, me da igual lo que quería.

¿Sabes qué pasa? Que desde que estoy en este hospital

no he parado de tener enfrentamientos con mis nuevos compañeros.

Y ¿sabes por qué creo que es?

Porque piensan que soy una niña pija

que dirigía la fundación de su padre sin haber cumplido los 33 años.

Y me da absolutamente lo mismo.

Porque yo no vengo aquí a hacer amigos, vengo aquí a trabajar. ¿M?

-Ya. Caray. Doctora, pija, joven, guapa...

Pff... Me das una pena...

-Eres muy idiota.

Perdona por el discurso que te acabo de soltar.

Es que estoy hasta aquí, mira, se me ha estropeado el ecógrafo

y están siendo unos días muy complicados y...

-Bueno, no pasa nada. ¿Quieres que te mire si hay otro libre?

-No, no, si ya lo he hecho yo y no hay ninguno libre.

-Bueno, pues oye, cancelas las pruebas que tienes para hoy,

las pasas a mañana y... ya está.

-¿Sabes a quién le tengo que cancelar la prueba?

-¿A quién?

-A la madre del chico que estaba dando problemas en Urgencias,

en la sala de espera. -Ff... ¿En serio?

-¿Ves cómo están siendo unos días complicados?

-Al final va a pensar que le estamos vacilando.

Oye. ¿Quieres que avise a seguridad? -No creo que sea necesario. ¿No?

(Música)

-Deja que hable yo primero. ¿De acuerdo?

-Claro.

Oye.

Podríamos hablar de algo, si te apetece.

Lo digo porque... dicen por ahí

que, cuando dos personas se ponen a hablar, el tiempo pasa más deprisa.

-Ah, ¿sí? ¿Y de qué quieres hablar? -No sé.

¿Qué vas a hacer... esta tarde cuando salgas del hospital?

Rafa me ha dicho que a veces te pasas por el bar.

Hoy hay partido.

-¿Y por qué ha salido mi nombre en una conversación con Rafa,

si puede saberse? -Hombre.

Pues porque le estaba contando...

lo contento que estaba de tener una jefa tan profesional,

tan ordenada, y con tanta facilidad de palabra como tú.

-Prefiero no saberlo.

-Bueno, ¿qué? ¿Te vendrás luego a tomar algo, o no?

-No lo sé, depende. Está siendo un día... larguísimo.

-No lo dirás por mí. ¿M?

-Además, tengo que hablar con el padre de mi hija de un asunto.

-No sabía que tuvieras una hija. -Mm.

-Creía que, con tus horarios leoninos en este hospital, vivías sola.

-Y vivo sola.

(Llaman a la puerta)

Adelante.

Hola, doctora. ¿Se puede? Sí, gracias, Clara.

Pase, Arturo. Pase.

Hasta luego. Adiós.

Siéntese, por favor.

-Ya... Ya me han hecho la resonancia esa.

-Lo sé. Estaba yo en cabina. Pero usted no me vio.

De hecho aquí tengo los resultados.

-Y bien... Es cáncer, ¿verdad? ¿Me voy a morir?

-Bueno, por favor, Arturo, no sea tan negativo, que no se va a morir.

Por lo menos, de momento.

-No es cáncer.

-¿Entonces eso..., esas manchas en mi cerebro?

-Son depósitos de calcio.

-¿Calcio? ¿Lo de la leche? -Sí. Algo parecido.

-Pero si yo no tomo leche. A mí me sienta fatal.

-No, no tiene que ver con tomar o no leche.

Resulta que ese calcio se acumula en el cerebro y se endurece.

De ahí que aparezca en el TAC.

-¿Y por qué se me acumula el calcio en la cabeza?

-Bueno, es muy probable

que sea a raíz de una glándula que se llama paratiroidea,

o el mal funcionamiento

de las células parafoliculares de la glándula tiroides.

-Lo que la doctora Vega quiere decir es que no tiene cáncer

y que tenemos que hacerle una prueba más, para saber

de dónde demonios vienen esos depósitos de calcio en su cerebro.

-¿Otra prueba? -Es una biopsia intestinal.

-¿Y esa biopsia se la hizo a..., al chico de Fénix que salvó?

-Sí, claro.

-Es una prueba muy sencilla.

Lo que pasa es que necesitamos su consentimiento.

Se trata de extraer un pequeño trozo de la superficie del intestino

y analizarlo, para ver cualquier posible anomalía

que haya en su forma o en las células.

-¿Que me van a quitar un trozo de intestino?

-A ver. Tú tranquila. ¿M?

Respira, se lo dices con mucho cariño,

mucho tacto, mucha delicadeza, y sobre todo,

que quede muy claro que nosotras no tenemos nada que ver. ¿M?

-Esther, me estás poniendo un poquito nerviosa.

(Llaman a la puerta)

-¿Se puede? -Sí, claro, adelante.

Sentaos, por favor. -¿Voy quitándome la ropa?

-No, no, no te quites la ropa. Siéntate un momento.

Es que hemos tenido un pequeño problema.

-¿Qué problema?

-Que se nos ha estropeado el ecógrafo,

y no hay ninguno libre

porque el hospital está hasta arriba de pacientes.

-¿Y entonces?

-Tendréis que venir mañana.

-Vale, pues... vendremos mañana, entonces.

-Genial, te puedo dar una cita a primera hora, si quieres... -Sí.

-Estupendo. Vale.

Te voy a recetar un analgésico para el dolor, y te tomas uno ahora,

y otro, mañana por la mañana, con el desayuno. ¿M?

-Muy bien.

-Nos vemos a primera hora, entonces. -Gracias.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Adiós.

(Música)

-¡Arturo, Arturo! ¡No corra, por favor! ¡Por favor!

-No. No, no, no, no pienso dejar

que me corten un trozo de intestino ahora.

-No le vamos a cortar nada,

solo le vamos a coger una muestra microscópica.

Le aseguro que su intestino no va a sufrir.

-Pero vamos a ver.

¿Qué tienen que ver mis dolores de cabeza

o que me quede sin vista con el intestino?

-Pues mucho, se lo aseguro.

Usted simplemente venga en ayunas mañana.

Le prometo que van a ser diez minutos, ni se va a enterar.

-No me quiero morir...

No es por mí, yo no le tengo miedo a la muerte.

Es porque mi familia me necesita.

A mi hijo el mediano le acabamos de poner brackets.

¿Sabe la pasta que cuesta ponerle eso en la boca?

-Me hago una ligera idea, tuve una novia ortodoncista.

Mire, si le hubiese conocido antes le hubiese hecho precio.

-No..., no pienso decirle nada a mi familia, ¿eh?

Bastante preocupados están ya por si me despiden.

-Arturo, sería conveniente que viniera acompañado.

-¿Estará usted en la prueba mañana? -Si quiere, sí.

-Bueno. Deje que me lo piense esta noche. ¿M?

(Música)

No voy a venir.

No puedo perder un día más de trabajo.

Tengo que facturar 2000 euros antes de fin de mes.

Y eso solo se consigue pateando la calle.

O logro llegar al mínimo, o lo siguiente es el paro.

Si ya llevo con problemas de salud mucho tiempo.

Por esperar unas semanas más...

Me arriesgaré.

(Música)

Hola. Hola.

¿Qué tal?

Jose, ponme un café, por favor, para llevar.

¿Me puedo sentar o estás ocupada? No, no. Claro.

Muy bien. Bueno. ¿Qué? ¿Cómo va el día?

Pues mira, no ha empezado muy bien, pero estoy intentando encauzarlo.

Mmm... Bueno. Eso está bien.

Sí. Oye, ¿hay novedades sobre el...,

el señor este que tiene...,

el paciente que tiene las manchas en la cabeza?

Viene mañana a hacerse una biopsia intestinal.

¿Una biopsia intestinal? ¿Y eso por qué?

Bueno...

Mira, Marta, ¿no te importa?

Necesito como dejar de hablar de trabajo. ¿Sabes?

Como relajarme un poco. Ay, perdona, claro.

No, anda, que yo también... A mí también me viene bien.

Sí. Pero bueno, es Clara.

¿Qué?

Yo, que me llamo Clara, no Marta, mujer.

Ya, ya... Perdona, es que habéis entrado tantos nuevos

que soy incapaz de retener todos los nombres, ¿sabes?

Bah, es normal. Si es que hace unos días que nos conocemos.

Sí. No es como, por ejemplo, con Merino.

Eso es otra cosa.

(Música)

¿Qué pasa con Merino? Mujer...

Pues eso, que se ve que ya tenéis más confianza.

Vamos, que se nota en la relación...

Claro, porque sois compañeros de más tiempo, es normal.

Pero si acaba de entrar, como tú. Ah, ¿sí? Pues fíjate...

que yo cuando os he visto pensé que teníais, así,

una relación más estrecha, no sé por qué.

Sí, como que os conocíais de siempre.

No. ¿Quieres decir que tengo...

otra relación que con el resto del personal?

No, mujer, no, no.

A ver, tampoco es exactamente eso lo que quiero decir.

Lo que pasa, que... A ver cómo te lo explico,

que cuando os he visto hablar, incluso discutir,

pues que me parece a mí que teníais una relación, ¿cómo te diría yo?

Más íntima. A ver, íntima.

Íntima, íntima, tampoco es la palabra.

Quiero decir, un poquillo, así, como más estrecha, ¿no?

Más, pues eso, de conoceros de toda la vida, así como amigos...

O sea que... ¡Ay! Que no sé si me estoy explicando, mujer.

Ni yo, si te estoy entendiendo. ¿M?

Ya, bueno, venga, de todas maneras da lo mismo, es una tontería.

Mm. Que el doctor Merino...

es una eminencia como profesional y se nota.Que se ve.

Y además, bien simpático, ¿eh?

Anda que no viene bien en un hospital como este. ¿No crees?

Bueno, yo prefiero que sea profesional, antes que simpático.

Ya, no, yo también. Claro. Pero vamos, que... bueno.

Mira, tengo yo más lío que tú todavía.

Así que me voy a ir, que yo me pongo, me pongo a hablar,

y aquí me lío. Y no paro, ¿eh? Pero nada, que...

Toma, Jose. Gracias.

Que... Pues ahora nos vemos. ¿Vale?

Muy bien. Venga.

Que sigas relajándote con tu revista, mujer.Gracias.

Adiós.

Adiós, Clara.

(Teléfono)

Merino.

No, no. No, no voy a ir. Ya nos vemos mañana por aquí, ¿m?

Gracias. Hasta luego.

-Ay... -¿La directora no viene?

-¿Qué pasa? ¿Habíais quedado? -No, bueno.

Le he dicho que iba a estar aquí por si quería venirse a tomar algo.

-Ya. -Ya, ¿qué?

-Ya, nada. Nada... -Ya, ya.

-¿Qué hay?

-Ah, ¿qué hay? -Muy buenas.

-¿Qué? ¿Has encontrado algún fluido interesante en el hospital?

-No, los habituales. ¿Te quieres sentar?

Te invito a una caña hoy. -Eh... Sí, sí. Una sin.

Ay...

-¿Qué pasa? ¿Buscas a alguien, o qué?

-No, no, qué va.

No, estaba mirando, a ver si encontraba alguna chica guapa.

-Mm... M-m-m.

Creía que habías venido a ver el partido.

-Bueno, también, también. Pero... no sé.

Me gusta ver a las chicas guapas. ¿O qué pasa?

¿Crees que ya soy demasiado mayor? -No, no. Oye, por Dios.

-¿Y tú? ¿Tienes novia?

-Pues mira, en este momento, no toca.

-Ya, claro, en el hospital tenéis demasiado trabajo y... mucho estrés,

¿no? Poco tiempo. -Para eso siempre se busca tiempo,

que tampoco somos cartujos.

-Ya. Pero como me habías dicho que no...

querrías salir con ninguna compañera tuya...

-No, no, no, no. -Pues yo pensé...

-No, no, yo te dije que no quería salir con ninguna jefa.

No con compañeras de trabajo. -Sí, eso es, con la doctora Vega.

La que tiene mal genio.

Por cierto, que... Hoy no ha venido por aquí, ¿no?

-No lo sé, no me he fijado. -Ya.

Pero ¿sigue en el hospital? -Ni idea.

¿Por qué lo preguntas? -No, no, por nada.

Oye... ¿No iba a empezar el fútbol ya?

-Ahora empieza, están los anuncios. Faltan tres minutos.

(Música)

Lleva estos resultados a la Unidad de Valoración Preanestésica.

Hazme el favor. Son para una colonoscopia.

¡Vega!

¿Se sabe algo de Arturo? -No se ha presentado a la cita.

-¿Le habéis llamado? -Sí, pero no responde al teléfono.

-Bueno, no va a venir. -No.

Su prioridad era su trabajo, yenía miedo de que le despidieran.

-Ya, bueno, tenía miedo a fracasar.

A no poder mantener a su familia y a que sus hijos se avergonzaran de él.

¿Qué vamos a hacer ahora? -No sé tú

pero yo tengo más pacientes que atender.

-Ya. ¿Pero qué vamos a hacer con Arturo?

-¿Qué quieres que hagamos?

No podemos obligar a nadie a hacerse una biopsia.

-Dame su dirección, anda, que voy a ir a buscarle.

-¿Qué dices?

-No está pensando bien, está agobiado...

Le hace falta un empujón, dame su ficha.

-Que no, ni loca. -Pero ¿por qué no?

-Pues, en primer lugar,

porque estaría violando la Ley de Protección de Datos.

-Ah, venga, por favor, esto es más importante.

-Que no te voy a dar la dirección de un señor

para que vayas, en nombre del hospital,

a obligarle a hacerse una biopsia. -No voy en nombre del hospital.

Voy en el mío propio. ¿Vale? -Que no.

-¿Por qué? Perdón, perdón.

Vamos.

¡Es Arturo! ¿Qué ha pasado?

Mira, se lo ha encontrado la familia inconsciente dentro del coche.

Y al parecer no le había dado tiempo al hombre

ni a poner la llave de contacto. -Tiene el pulso débil, vamos a Rea.

La mujer y uno de sus hijos

están fuera esperando a que les digamos algo.

Al parecer les ha avisado un vecino que se lo encontró en el coche,

y claro, al no responder, pues les avisó.

El caso es que la familia

no tenía ni idea de que este hombre tenía un problema de salud.

Que lo había mantenido en secreto todo este tiempo.

Y según han contado, pues nada,

la única preocupación que tenía el hombre era vender seguros.

Así que yo qué sé.

Ahora mismo el pobre, están intentando reanimarle.

-Hola. -La doctora Marco acaba de llegar.

Os recibirá enseguida, sois los primeros.

-No veo a mi amigo, el segurata.

-¿Qué pasa, que le echas de menos?

-He soñado con él toda la noche.

-Pero bueno, si tienes sentido del humor, ayer no lo parecía.

-Ayer estaba cabreado. -Ya.

Pero no puedes ponerte así aquí.

No le haces ningún bien a tu madre. -¿Me vas a dar la chapa, o qué?

-No. No, qué va, de hecho yo ya me iba.

-Oye, perdona.

Que... siento si... Si ayer te asusté o algo.

-Me hace falta un poquito más para asustarme, pero bueno....

Pedir perdón es el primer paso para llevarnos bien,

así que gracias.

-Si yo sé que a veces me paso. Pero es que mi madre no reacciona.

Desde lo del niño, no sé, está como... Como ida.

-Ya, pero debes apoyarla, no puedes meterle más presión.

A nadie le gusta que le digan a gritos lo que tiene que hacer.

-No, si ya lo sé. Si lo he vivido en casa.

-¿Nos han llamado ya? -No, aún no.

¿Quién era? ¿Quién te daba tanto la brasa?

-Eh... Nada, Juani. La vecina. Por lo de las humedades. Una pesada.

-Le estaba diciendo a tu hijo que la doctora Marco acaba de llegar.

Que ahora os recibirá. -Muy bien.

-Y que el ecógrafo funciona. -Y si no le...

Le echo un vistazo y ya está.

-Claro, que está estudiando electrónica, en un módulo de FP.

-Mamá, que es broma.

-Hijo, pero yo qué sé. Algo sabrás, ¿no?

¿No eres electrónico? Pues eso... -Pero ¿cómo voy a mirar el ecógrafo?

-Ya puede subir.

-Ah, muy bien. ¿Es la planta 1 o la 2?

-Te acompaño. -Venga. Porfa, tenme esto. ¿Vale?

-Bueno. -Vamos.

(Música)

-¿Qué hago aquí?

-Ha perdido el conocimiento esta mañana.

Su familia le ha traído al hospital. -¿Mi familia? ¿Está aquí?

-Están en la sala de espera. Luego podrá verles.

-Vamos a dejarle ingresado, Arturo.

-¿Tan mal estoy?

-Bueno, esos depósitos de calcio

están lesionando ciertas partes del cerebro.

Vamos a tener que operarle e intentar limpiarle lo mejor posible.

-¿Lo mejor posible? Eso no suena muy esperanzador.

-Bueno, es una operación complicada, sí.

Pero... intentaremos que no quede ningún tipo de secuela.

-Pero no se preocupe,

el doctor Merino ha operado varios casos como este

y siempre han ido bien. ¿Verdad? -Sí, sí. Siempre...

Siempre han ido bien, no se preocupe.

-Lo bueno de todo esto es que... me darán la baja.

No me van a poder echar hasta que no me recupere.

-No piense más en el trabajo, ahora lo importante es su salud.

-Pero... ¿por qué? ¿Por qué me ha pasado a mí esto?

-Bueno, porque es celiaco.

-¿Celiaco?

-Sí, después de estabilizarle le hemos hecho la biopsia

y ha dado positivo.

-Pero si nunca nadie me había dicho nada.

Y yo nunca me había sentido mal.

Bueno, digestiones pesadas y eso, pero lo normal.

-Porque cuando era pequeño

no se diagnosticaba con tanta facilidad como ahora.

Debe llevar toda la vida siendo intolerante al gluten.

-Y como no lo sabía, ha estado tomando diariamente gluten.

Y eso ha provocado esos depósitos de calcio en el cerebro.

-Es algo inusual,

pero a un pequeño porcentaje de celiacos sin diagnosticar

les puede ocurrir. -Y me tenía que pasar a mí.

¿Han hablado con mi familia? -Lo íbamos a hacer ahora.

-No... No quiero que se preocupen más de lo que ya deben estar.

Miéntanles si es necesario. Pero díganles que todo saldrá bien.

-Les diremos la verdad. Como a todos.

Arturo está grave.

Esos depósitos de calcio han podido dañar parte de su cerebro.

Una enfermedad tan fácilmente controlable con una dieta,

como es la celiaquía,

a él le ha provocado un problema muy serio

por no haber sido diagnosticada a tiempo.

-¿Sabes quién me lo contó? Blanco. Te acuerdas, ¿no?

No sé, es que la gente se cree que soy el gracioso del hospital,

pero, desde luego, en eso me ganaba, pero de largo, ¿eh?

Yo le echo un montón de menos. No sé. Bueno. Voy a entregar esto.

Hasta luego.

(Llaman a la puerta)

-Sí...

-Hola, Reina: ¿Se puede? -Sí.

-Oye, traigo la resonancia de Victoria Fuentes.

Y... la he mirado y descarta la colecistitis. ¿Vale?

-Genial, gracias. -Te la dejo aquí.

Oye: ¿No eres muy joven para odiar tanto los ordenadores?

-Llevo media hora intentando meter un informe de un paciente, y...

imposible. Se bloquea todo el rato. -Vale. Vale. Te dejo.

Oye, Reina, una cosa: ¿A ti qué te pasaba con Merino?

-¿Con Merino? -Mm.

-N... Nada. -Pues parecía que estabais como...

No sé, de mal rollo. -No. Yo creo que...

Que estaba nervioso por su caso y... Y salta a la mínima, sin más.

-Mm. No sé, es que pensé que...

Como lleváis solo dos días conociéndoos, pues...

era rara ese tipo de relación.

-Ya. Bueno...

Lo que te decía, que yo con los nuevos no... No.

-¿Le conocías de antes? -Daca, tengo que terminar esto.

-Sí, sí, si te dejo terminar.

Pero respóndeme a la pregunta. ¿Le conocías, o no?

-Sí. Sí, le conocía, pero de vista,

de coincidir alguna vez nada nada importante.

-Y acabasteis a palos. -¿A palos?

-De mal rollo.

-No.

-Vale.

Y... ¿Y dónde le conociste? ¿En el trabajo?

Vale.

Vale.

Reina. -¿Qué?

-¿Tú y Merino no...? ¿Tú y...?

-En serio... Pero ¿por qué cada vez que una tía y un tío tienen mal rollo

pensáis que es por lo mismo? -O sea que estabais de mal rollo.

-Yo no he dicho eso, fuera. -Vale.

-Fuera. -Vale.

-Imanol... ¿Qué haces aquí?

-¡Hombre! Pues mira, que...

Que he pasado un..., una noche toledana.

Vomitando y sudando todo el tiempo. -Vaya. ¿Tienes fiebre?

-No, no, ahora no. Pero creo que esta noche sí tenía.

-Vente conmigo un momento y te miro. -No, no, no, tranquilo.

Si acabo de ver al médico de guardia y... me ha dicho que no tenía nada.

Bueno, no sé, algo que me ha sentado mal.

Mm... Me ha mandado un suero de esos bebibles, para...

Para que no me deshidrate. -Ya.

-Y bueno, ya sabes, dieta blanda.

-Pero... a ver. Has ido a ver al médico de cabecera.

-El de cabecera, sí. -¿Qué haces aquí, entonces?

Porque esto es Urgencias.

El médico de cabecera está en la otra punta.

-Que me he despistado. Que como voy pensando en mis cosas...

¿Dónde está la salida? -Por ahí.

-Bueno, pues ya nos vemos, ¿eh? Ah... Hoy no voy a ir al bar.

A ver si mañana me encuentro mejor. -Venga, recupérate.

-Gracias.

(Música)

-Oye, perdona. ¿Quién..., quién está de médico de cabecera hoy?

-El doctor Cotoruelo. -¿Me puedes pasar con él, por favor?

-Sí, claro.

Ya está.

-Gracias.

Coto, hola, mira, oye, soy Merino.

¿Qué tal?

Te quería hacer una pregunta,

¿ha pasado por tu consulta un señor de unos 60 años

que se llama Imanol, con..., con una intoxicación alimentaria?

Ah, ¿sí que lo has atendido tú, eh?

No, no, por nada. Mm... Es un conocido.

Sí, sí, sí. Venga. Te dejo. Que seguro que estás muy liado.

Hasta luego.

(Música)

-Entra.

Le he dicho a la chica que te fuera a buscar

para que no te pusieras nervioso.

-¿Pasa algo? -Nada.

Estamos esperando a que venga la doctora Marco

para traernos el resultado de la prueba e informarnos.

Gracias. -Toma.

No te ha llamado nadie.

¿No quieres llamar a alguien, para decirle que..., que está todo bien?

-¿A quién voy a llamar? -No sé, a Juani, la vecina.

La que te ha llamado antes.

-Pero ¿cómo voy a llamar a Juani,

con lo mal que me cae esa mujer,

con lo pesada que es con lo de las humedades?

¿Qué te pasa? ¿Por qué pones esa cara?

-Que eres una mentirosa.

No ha sido Juani la que te ha llamado.

Ha sido Alberto. ¡Y habéis estado hablando un rato largo! ¿Eh?

-No es lo que te crees. -¿Qué es lo que creo?

¿Que te está volviendo a comer el coco?

¿Que quieres volver con él? ¿Eso es lo que creo?

-No, no, me ha llamado porque se siente arrepentido.

Pero le he dicho que me da igual, que me deje en paz,

que no quiero saber nada de él, que hemos acabado.

-¡Y llevas casi diez minutos para eso!

-No me hables así, por favor, no me grites.

-¡Yo gritaré lo que quiera!

¡Es que no me lo puedo creer!

¿Qué..., qué..., qué es lo que te pasa para que no...,

para que no aprendas?

-Pero que te estoy diciendo, por favor, la verdad, que no grites.

No me hables así. -Me dices que no me preocupe por ti.

¿Pero cómo no me voy a preocupar si cometes un error tras otro?

-Ay, por favor, no me hables así. -Vamos a ver,

te dejó tirada cuando le dijiste que estabas embarazada.

¡Y ni te llamó cuando lo del aborto! ¿Y ahora te pones a hablar con él?

-Que te estoy diciendo la verdad, que no quiero saber nada de él...

-Tienes razón, que no me tengo que preocupar por ti.

Tengo que dejar que se rían, que se aprovechen... Todo.

(Golpe)

¿Mamá?

¡Ayuda, por favor!

(Música)

-¿Qué ha pasado? -No lo sé, se ha... Se ha desmayado.

-Que traigan una camilla. Rápido.

Está hipotensa y taquicárdica.

Se nos puede parar en cualquier momento.

Por favor, rápido. A Reanimación 1.

-Ha sido por mi culpa. -Esther, ayúdame con él.

Quédate con él. -Sí, sí, no te preocupes.

-Ahora vengo a informarte. -Juan, ¿qué ha pasado?

-¡Mierda! -Juan, tranquilo, tranquilo.

¿Qué ha pasado? Dime. -¡Que mi madre está mal!

-Bueno, pero no te preocupes, porque todo va a ir bien. ¿Me oyes?

-Que no, que la he empezado a gritar y la he dicho de todo, tío.

-Tranquilo. No es culpa tuya. Necesitas tranquilizarte. ¿Me oyes?

-Vamos a cogerle una vía y a ponerle suero a chorro.

-Vale.

-Me dijeron que necesitabais ayuda. ¿Qué pasa?

-Está en shock. Estamos empezando a estabilizarla.

-¿Quién es?

-Leticia Acosta, la paciente de Urgencias que pasé a mi consulta.

Parece que al final va a ser algo más grave que un dolor abdominal.

Se nos ha parado. ¡El desfibrilador!

-Me ha dado la sensación de que alguien me seguía.

-A ver: ¿Te ha dado la sensación, o te estaban siguiendo de verdad?

-Me seguía. Un hombre. -¿Pero le has visto la cara?

-Tienes una pestaña en la cara. -Ah, ¿sí?

-Justo aquí. Aquí.

-¿Qué le pasa a mi madre? ¿Por qué está así?

-Aún no lo sabemos. No puedes estar aquí.

Voy a llamar a Rayos. Hay que hacerle un TAC urgente.

¿Pero en serio me estás diciendo que no hay ningún cirujano libre?

Herrera, tengo una paciente de 40 años con una rotura de esófago.

Lo hemos visto en el TAC.

Y también hemos visto un neumomediastino

y un enfisema subcutáneo.

-Perdona por mi bostezo, pero es... mi particular manera de decir que no.

-A ver, es que no hay ningún otro cirujano libre.

-A ver, querida. No estoy de guardia.

Acabo de salir de una operación de cinco horas,

y he acabado pronto para poder descansar.

Lo que menos me apetece es meterme otras cinco horas en quirófano.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 24/09/18 (2)

Centro médico - 24/09/18 (2)

24 sep 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 24/09/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 24/09/18 (2)"
Programas completos (1064)

Los últimos 1.077 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios