www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3643748
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 23/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

¿Vale? Gracias, hasta luego.

-Hola, Andrés. -Hola, ¿qué?

-La verdad es que me gustaría que nos viéramos fuera del hospital

porque siempre que coincidimos hemos perdido un paciente.

No sé, me gustaría asociarte a otro tipo de situaciones.

-¿Otro tipo de situaciones? Pues mira, sujétame, Romero.

Te voy a presentar al Mago Urgencias.

-¿Qué? -El Mago Urgencias.

Es que las cosas no son lo que parecen, mira.

¿Ves esta cuerda cochambrosa y asquerosa?

-Sí. -Pues mira, sopla fuerte.

-Pero ¿y esta faceta tuya? -Porque las cosas no son...

-¡Andrés!

Andrés.

-Pues porque no.

¡Porque no!

Mamá, por favor, que...

Porque me aburro.

¡Me aburro!

¡Me aburro con los...!

Que sí, que ya lo sé, que...

Porque solo hablan de fútbol y yo...

Mamá, por favor, que no quiero ir. ¡No quiero ir!

Pero si no se va a notar, si hay tanta gente que...

Mamá, mamá...

Es que tengo una guardia, te tengo que dejar.

¿Vale? Que sí, que vale, que sí. Vale.

Adiós, adiós.

¡Qué tozuda! ¿Te lo puedes creer?

-Ferrer, no te enfades, y menos con una madre.

Suelen ser batallas perdidas.

Te lo digo por experiencia,

nos conocen como si nos hubieran parido.

-Nada de batallas perdidas, se va a enterar esta mujer.

¡Se va a enterar!

-Menos mal que madre no hay más que una...

¡Y a ti te encontraron en la calle! Por lo visto...

-Bueno, ¿y cómo estás, Andrés?

-¿Cogiste el pañuelo? -Sí.

Anda, ¿que te preocupas por eso nada más?

-Si estoy bien, no pasa nada. Esto... si solo ha sido un vahído.

Ya me ha pasado otras veces. Que ya tenéis suficiente

con los pacientes del hospital, no hay que preocuparse.

-Ya, siempre preocupándote por los demás.

El dolor es una alarma que tiene nuestro cuerpo,

si además es persistente, lo que tenemos que hacer es acudir

a nuestro médico de cabecera porque aquello de "ya se me pasará"

tiene poco de ciencia y sí mucho de peligroso.

Te veo más delgado.

-Pues no sé, es que últimamente no tengo ganas de comer.

Pero igual he perdido un poco de peso,

pero es que también he cambiado mis hábitos,

por las noches es que salgo a dar comida a las personas sin hogar

y por el día duermo en casa o vengo aquí al hospital.

-Ya... Ya me imagino.

Bueno, túmbate.

Venga.

Y ahora súbetelo, por favor.

-¡Andrés! -Hola.

-¿Te has mareado? ¿Qué tal estás? -Pero ¿qué pasa?

¿Que se corre por el hospital la voz

de que me voy a quitar un poquito de ropa y...?

Y venís todas como si yo fuera aquí una estrella del rock

en vez de un capellán. -Más o menos.

-Pero estás más delgado, ¿no? -¿A que sí?

-Andrés dice que está bien, pero las pérdidas de peso

injustificadas hay que vigilarlas, porque pueden esconder

alguna enfermedad.

-¿Y este color? ¿Cuánto tiempo llevas así?

-Me habrá salido ahora. -¿Te has golpeado con algo?

-No...

-Un cambio de color así, con edema y sensación de calor,

junto con la localización de estos signos,

nos podría estar indicando una trombosis venosa profunda.

Marta ha llegado a urgencias con dolor y rigidez

en las articulaciones, entre otros síntomas.

Hasta ahora ha sido un dolor más o menos soportable,

pero esta mañana cuando me he levantado y he visto el pis

de ese color tan raro, la verdad es que he empezado a asustarme.

-Marta, tienes antecedentes familiares con enfermedades cardíacas

o problemas al respirar?

-No, ¿es grave?

-Parece que el sanguíneo está alterado.

Pareces tener lo que comúnmente se conoce como "soplo".

Un soplo panquistórico.

Pasa detrás del biombo y quítate el vestido

para que te pueda explorar el abdomen.

-Vale.

-Ay... -¿Estás bien?

-Gracias.

Por el dolor abdominal y la sangre que presenta en la orina,

me temo que Marta pueda tener un problema en las vías urinarias

o un problema renal, pero eso por sí solo no explicaría

ni el dolor de las articulaciones ni la rigidez.

Lo mejor será mantenerla en observación

y hacerle unos análisis de sangre.

Marta está esperando a que la doctora Ortega le haga

más pruebas ya que sospecha que pueda presentar problemas

en las vías urinarias o en el riñón.

-Marta, ¿cómo estás? -Hola, cariño.

-¿Y el bebé? -Bien, bien, estamos bien.

No te preocupes.

-Hace un año, Marta se quedó embarazada,

pero algo salió mal y tuvo un aborto espontáneo.

Lo pasamos bastante mal los dos, la verdad.

Hace dos meses y después de mucho intentarlo,

se ha vuelto a quedar.

Ahora nada puede salir mal.

Sería demasiado duro.

-Solo me van a dejar por precaución para hacerme algunas pruebas,

pero tranquilo.

-Bueno, me parece estupendo, ¿dónde vais a estar el bebé y tú

mejor que aquí, que en el hospital?

-Acércate a casa y me traes algunas cositas.

Que me tengo que quedar ingresada.

Mira, mi camisón, algo de ropa interior,

cepillo de dientes... Bueno, lo que pilles.

-Oye, ¿vais a estar bien sin mí? -Sí.

-Vuelvo enseguida, ¿vale? -Chao.

-¿Que por qué no le he dicho a la doctora que no estoy embarazada?

Ya, es una buena pregunta.

Hace un mes sufrí un aborto y no se lo dije a nadie,

supongo que la siguiente pregunta es:

¿por qué no se lo he contado a mi marido?

Pues sí, es una buena pregunta.

(MEGAFONÍA) "Doctora Romero, acuda a consulta cinco, por favor."

-Pues efectivamente se detecta una trombosis venosa profunda.

-Bueno, pero qué caras. Déjame esto,

que os voy a presentar otra vez al Mago Urgencias.

Este bolígrafo, aquí donde lo veis puede suspenderse en el aire

con un poco de concentración. Y pintar una sonrisa.

Que no me voy a morir por esto.

-Pues, hombre, no te vas a morir, pero desde luego es algo

que si no se trata, Andrés, es bastante grave.

Una trombosis venosa profunda tiene buen pronóstico,

pero si no se trata, puede hacer un embolismo,

por ejemplo, a nivel pulmonar y llegar a ser muy grave.

Pues los análisis dan que tienes alteración de las encimas hepáticas,

vamos a hacer una ecografía patoviliar

y también un TAC abdominal.

-¿Has dicho una ecografía? Pero me habéis hecho

una ecografía antes, si tuviera algo, lo habríais visto.

-Ya, pero es que en el lector del ecógrafo digamos que ve

lo que está justo debajo y no llegamos a detrás del hígado.

-Después de la ecografía, Andrés ha sido trasladado

a la sala de imagen para hacerle un TAC abdominal.

Cuando tenga los resultados de ambas pruebas,

podré valorar la situación, pero mucho me temo

que va a ser bastante complicada.

-Tiene 39.2.

-Es que yo siempre he sido de sangre caliente.

Quiero decir en algunas situaciones denunciables, claro.

-Sí, sí.

-¿Ya están los resultados? -Sí.

Bueno, me alegra siempre verte de tan buen humor, Andrés,

pero yo no tengo buenas noticias. Hemos visto que tienes lesiones

en el hígado y hay algo que está ocupando

prácticamente todo el órgano.

-¿Me estás diciendo que tengo un tumor?

-Sí.

Y también que los síntomas sugieren metástasis.

-¿Metástasis? Uno nunca está preparado para algo así.

Pero son designios que no están en nuestra mano.

Y hay que aceptarlos como vienen.

Si esto tiene que ser así, seguro que habrá alguna razón para ello.

¿Y cómo podemos cerciorarnos de si tengo metástasis o no?

Yo necesito que me digáis las noticias sean buenas o malas

porque así voy a poder trabajar en aceptarlas.

Porque no llevo muy bien la incertidumbre.

Así que cuanto antes salgamos de dudas mejor.

-Vale. Para eso le vamos a hacer una biopsia, ¿vale?

-Vale.

¿Qué tipo de resultado esperas?

-Pues no lo sé.

Sabes que no quiero anticiparme, pero no sé.

Yo creo que el origen está en el páncreas.

Entonces, si la biopsia lo confirma, vamos a tener que hacer

un TAC craneal, para ver la expansión del tumor.

Pero no pinta bien.

(MEGAFONÍA) "Doctor Arranz, le esperan en medicina interna."

Los resultados de la analítica de Marta han confirmado

el fallo renal y la doctora Ortega ha ordenado un ecocardiograma

y una ecografía abdominal.

La combinación de los distintos síntomas de Marta

no es nada anormal. Las pruebas de imagen

de abdomen, de corazón y de médula espinal

han sido muy útiles, pero los datos

que nos han proporcionado... no son buenos.

Bueno, Marta, te cuento, además del daño renal,

presentas una hipertrofia del ventrículo izquierdo del corazón.

-¿El corazón? -Sí, pero tranquila.

Gracias, López.

Además, tu hígado presenta un crecimiento anormal.

-Pero ¿qué me pasa? -Pues no lo sé todavía.

Solo te puedo decir que te tienes que quedar ingresada, ¿vale?

Para ver cómo evolucionas y a la espera de nuevas pruebas.

También así podemos controlar si se normaliza el color de la orina

y si se estabilizan las alteraciones que muestran la analítica de sangre.

-Vale.

-La apariencia de la orina puede cambiar en función

de la alimentación, pero también se ha utilizado desde la antigüedad

para el diagnóstico de diferentes enfermedades.

Por ejemplo, un color rojizo puede indicar la presencia

de sangre, o si es demasiado espumosa,

podría deberse a un exceso de proteínas en la orina.

¿Quieres que llamemos a algún familiar o a alguien?

-No, gracias, mi marido ha ido a casa a recoger unas cosas

y, conociéndole, no tardará en llegar.

-Vale. Pues voy a avisar para que te suban a planta.

-Gracias, doctora. -De nada.

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

-Eh, Ortega.

-¿Qué tal? -¿Qué tal?

-Perdóname lo del numerito...

-Que no te preocupes. -Mi madre saca lo peor de mí.

-Tranquilo, la había firmado.

Creo que lo de chinchar lo hacen para vengarse

por las horas que no les dejamos dormir cuando éramos bebés.

-¿Sí? La mía no dormido nada porque quiere que vaya a un bautizo.

-¡Hala! ¡Qué guay! -No, ¿qué dices?

Que palo, que aburrimiento.

-A mí me encantan las reuniones familiares.

Cada domingo como con mis primos en casa de mi abuela.

Lo que pasa es que en mi familia somos 70 millones de primos

y mis primos son como los Dalton con sobrepeso.

Total, que no quiero ir, no sé qué hacer.

Bueno, si tan mal lo ves lo tienes fácil, eres médico, les dices

que tienes guardia y que no lo puedes cambiar.

Es lo que hago yo cuando algún pesado quiere una segunda cita.

Qué buena idea. Hasta luego.

Hasta luego.

(Puerta)

Disculpe, doctora, pero es que al jefe no le gusta

que le cuelgue sin despedirse.

Bueno.

¿Están los resultados?

-Están los resultados, Andrés, y...

Bueno, confirman el peor de los pronósticos y es

que tienes metástasis.

El origen está en el páncreas, pero en el TAC

craneal lo que hemos visto es que también ha afectado al cerebro.

El cáncer de páncreas es un cáncer silencioso.

Al estar situado detrás del estómago es difícil de detectar,

sobre todo en las revisiones rutinarias

y como tampoco suele dar síntomas al principio

pues normalmente se diagnostica cuando ya está muy avanzado

y en ocasiones y en los peores casos

cuando ya afecta a otros órganos.

-¿Y cuál va a ser el tratamiento?

-Bueno, en casos como el tuyo, se considera un tumor irresecable

y no se puede operar

porque la enfermedad está muy avanzada.

-Bueno.

-Cuando un paciente está en fase terminal el personal sanitario

lo único que puede ofrecerle son cuidados paliativos,

esto quiere decir cuidados para tratar los síntomas de la enfermedad,

pero también cuidamos de los problemas sociales,

psicológicos y en este caso

espirituales.

(MEGÁFONO) "Cánovas, ya puede recoger los resultados".

Marta ha sido ingresada a la espera de ver cómo evolucionan

sus problemas en los riñones

y en el hígado de los que la doctora Ortega aún desconoce la causa.

¿Te han dicho algo más?

-Hay complicaciones en el hígado

y en los riñones, pero no saben de qué ni lo que es.

-¿Y afectará al bebé?

-Jorge, cariño, hemos perdido al bebe.

No sé cómo decirte esto.

-No te preocupes, lo volveremos a intentar, ¿vale?

-Jorge, lo perdí hace un mes.

-¿Cómo que hace un mes? -No te enfades conmigo.

No sabía cómo decírtelo, estabas obsesionado...

-Vale, vale, Marta.

Vale, déjalo.

¿Sabes una cosa?

Que si eres capaz de habérmelo ocultado eres capaz

de habértelo provocado tú solita.

-Cuando tuve el primer aborto,

Jorge se obsesionó con volver a intentarlo.

Nuestro día a día estaba condicionado por eso y cuando me volví a quedar

embarazada la verdad es que nunca lo había visto tan feliz.

Y cuando volví a abortar simplemente no sabía cómo decírselo.

-Increíble como se ha tomado la noticia.

No sé, cuando veo cosas así es como que...

Que me da más miedo todavía la muerte.

-Yo soy más de pensar en que hay que vivir día a día, que no hay

que pensar

que un día giras una esquina y te encuentras

con algo irremediable.

Creo que me daría más pena por la cosa que me quedan por hacer.

Hola. Hola.

¿Me llevas? Todavía tengo la moto en el taller.

Claro, sí, sin problema. Vale.

-Claro, imagino que piensas así pues porque no tienes...

No tienes hijos, no tienes preocupaciones...

Vaya, que vives como una adolescente.

-No entiendo qué quieres decir...

-No, creo que no haya dicho lo que quería decir.

Quería expresarte que bueno, que tienes una vida sana, libre

y fuera de preocupaciones como...

Más grandes.

-No pasa nada.

Está bien.

Después que su mujer le confesase haber perdido hace un mes el hijo

que esperaba Jorge ha pasado la noche en el hospital.

No he pegado ojo en toda la noche y no es solo

porque Marta me haya ocultado lo del aborto, ¿pero a quién

se le ocurre decirle que lo había provocado ella?

Se me fue la cabeza.

Por supuesto que no lo pienso así, ahora mismo voy a pedirle perdón.

Marta sigue en observación, pero su estado parece haber

empeorado mucho.

Traiga a la doctora Ortega.

Pero urgente, ya.

-Cuando he llegado me he encontrado a Marta

desorientada y con espasmos.

A pesar de que las contracciones involuntarias

pueden aparecer y desaparecer cuando son persistentes es primordial

acudir al médico pronto

para actuar con rapidez.

Marta.

¡Marta!

100 miligramos de tiamina.

Marta, tranquila.

Marta ha presentado síntomas claros

claros de estar sufriendo un infarto cerebral,

si no se trata a tiempo podría producirse la perdida

irreversible de tejido cerebral por el fallo de irrigación sanguínea

y eso no sería en el peor de los casos, pero no quiero

pensar en perder mi paciente y ahora si me disculpáis

a verla a reanimación a ver cómo está.

-Está dormido.

Me han dicho que ha pasado una noche fatal,

ha tenido crisis, le ha subido la fiebre, le han tenido que sedar.

-Menudo fiestón que os perdisteis anoche.

Fui el rey de la pista de baile.

-Bueno.

¿Cómo estás, Andrés?

Si te duele algo nos lo tienes que decir.

-Os quiero pedir algo.

Mi hermano y yo somos

los únicos miembros

de la familia con vida y como parece que a mí ya me queda poca pues...

Nada me haría más feliz que volverla a ver o por lo menos escuchar su voz.

-Vale.

Hemos una cosa, si quieres nos das sus datos, ¿vale?

Y no sé, intentamos ponerle en contacto con él.

-Eso sería fantástico, pero la verdad es que no se si va a dar tiempo

porque no me encuentro demasiado bien.

Mire, me gustaría...

Que por favor le hagáis

llegar esto porque yo creo que si él la lleva

puesta yo le voy a proteger.

-¿Cómo son los datos que lo voy a intentar localizar?

-Se llama Miguel Gómez y trabaja en Picass.

-¿Cómo estás de ánimos?

No parece que muy mal, ¿no?

Ya sabes que en el hospital tenemos una psicóloga que...

-Mira,

la razón de que no tenga miedo es mi fe

y la razón de que yo pueda afrontar con paz y tranquilidad

lo que me espera es mi fe.

Estoy seguro de que me espera algo mejor.

-Qué bonito.

Esto casi parece una confesión, pero es que necesito decírtelo.

Estoy embazada.

-Pero esto es fantástico. -Sí.

-¿Puedo? -Claro.

-Las cosas que más nos hacen vulnerables también son

las que más nos hacen dudar, pero yo

estoy seguro de que serás una madre fantástica, la mejor

de las madres.

-Muchas gracias.

-Perdone, ¿mi mujer? -Pregunte a la doctora Ortega.

-¿Dónde puedo encontrarla? -En recepción se lo dirán.

-Gracias.

-He hablado con Jorge

el marido de Marta, y le he informado de que un TAC

de urgencia ha confirmado el infarto cerebral.

Las próximas horas serán clave.

A parte del infarto cerebral hemos tenido que tratar

el fallo renal de Marta mediante fármacos y hemodiálisis.

Ahora solo podemos esperar.

-Marta.

Marta, yo...

No me dejes solo.

No, por favor.

(MEGÁFONO) "Limpieza acuda al pasillo de urgencias".

Ortega.

Ortega, tienes que ayudarme. Dime.

Que te hice caso, llame a mi madre y le dije que tenía guardia

y que no podía cambiarla y no iba al bautizo.

¿Sabes qué hizo mi madre?

Llamar al hospital y hablar con Lando.

¿Y qué ha pasado?

Pues un marrón...

Lando se ha enfadado, claro.

Ha dicho que no puedo mezclar el tema personal con trabajo y nada

total, que tengo que ir al bautizo sí o sí.

Vaya tela, lo siento. Ya, ya, lo siento, lo siento...

¿Y en qué te puedo ayudar yo?

Pues podrías venir al bautizo conmigo.

No, no, no. ¿Cómo qué no?

Si te encantan esas cosas de familia, venga, va.

Me encantan las de mi familia, no la de las de los demás.

Hombre. Ya.

Te lo cambio por una guardia.

¿Perdona? ¿Por quién me tomas? Venga.

Mira, estoy de acuerdo con Lando, ¿eh?, está muy feo eso de mezclar

la familia con el trabajo...

No te pases tampoco, ¿eh?

Dos guardias, de fin de semana, de esas que son tan chungas.

No, no vas a conseguir nada.

Vale, gracias por dejarme con ese marrón solo.

Por tres guardias y en sábado te lo hago.

Hecho.

Es que soy tonta, de verdad, no se decir que no.

Tampoco te pases.

Hola.

Como se nota que el cuerpo ya te pide comer por dos.

¿Javier, te puedes sentar un segundo?

Claro.

Mira, que quiero pedirte perdón por...

Antes estuve fuera de tono totalmente y no...

No venía mucho a cuento lo que he dicho.

No, no pasa nada.

Sé que estabais hablando de Andrés y...

Y estabas afectada.

Ya, pero no solamente por eso, Javier.

Yo te he hablado muchas veces que estar embarazada no solamente

te cambia a nivel físico, ¿no?, también a nivel emocional y no sé.

Es como que empiezo a ver la vida de otra forma.

Hace años aprendí que temor a la muerte no vale la pena

porque no creo que sea mucho más doloroso que la vida.

Perdóname.

No quería recordarte lo de tu hijo.

No, no, no te preocupes, no pasa nada.

De verdad.

¿Sabes lo que pasa?

No sé si a ti te ha ocurrido alguna vez, pero tengo la sensación de estar

metiendo la pata constantemente, tanta emoción

y tanta cosa es como que me está descolocando.

No me hagas caso.

Unos días más tarde ya han podido

suspender la hemodiálisis diaria a Marta,

aunque la doctora sigue sin tener una explicación

para sus síntomas.

Marta.

Marta, cariño.

Enfermera, enfermera, por favor.

-¿Cómo estás? -Jorge, perdóname, por favor.

-No te preocupes.

-Hola, Marta. -Hola.

-¿Cómo te encuentras? -Un poco cansada.

-Mírame.

Es normal, has sufrido un infarto cerebral.

La suerte es que no han quedado secuelas, ¿vale?, tranquila.

Entiendo que el infarto y el resto de síntomas tienen relación,

pero no sé todavía cuál es.

-¿Y el aborto tiene que ver?

-¿Qué aborto?

-Perdone, doctora, es que hace un mes sufrí un aborto.

Es el segundo este año, tenía tanto miedo que no supe

cómo decírselo a mi marido.

-Porque su marido es un cafre.

Tranquila.

-Pues sospecho que ese aborto no es consecuencia,

sino que más bien

es otro de los síntomas.

Dos abortos espontáneos en un año me hace sospechar qué es

lo que le está ocurriendo a Marta.

Para salir de dudas será necesario un examen inmunológico urgente.

(MEGÁFONO) "Doctor, acuda a consulta dos".

-Miguel.

Miguel.

(LLORA)

-Hola, hermanito.

Hace una semana pensé que llevaba demasiado tiempo

demasiado tiempo

sin verte, así que me lavé la cabeza y me vine a darte una sorpresa.

Pero la sorpresa me la has dado tú, pensaba que te iba a encontrar

trabajando y mira.

Me han dicho que estás grave.

-Me muero, Miguel,

pero las enfermeras, bueno, la enfermera y la doctora...

No sabes cómo han intentado localizarte, solo quiera verte

una vez más y entregarte

mi cruz.

Llévala tú.

-¿Cómo estás?

-Flojito.

Con algunos dolores, pero aquí me tratan fenomenal, fenomenal.

Eso ya da igual, me puedo morir

tranquilo.

Yo te he visto, que es lo que quería, te he entregado la cruz...

-No me gusta que hables así, por ahora me voy a quedar contigo

aquí haciéndote compañía.

-Sí, Miguel.

Dame un abrazo.

-Descansa en paz, hermano.

Marta ha respondido al tratamiento tras el infarto cerebral

y el fallo renal, pero aún faltan los resultados de la última prueba.

Puede que el hecho de haber tenido dos abortos haya sido

la clave.

Buenas.

-Que aproveche. -Gracias.

-Bueno, Marta, ya tengo los resultados.

Tras la última prueba hemos confirmado que los síntomas

corresponden a una rara enfermedad autoinmune,

el síndrome antifosfolípido.

Y esta enfermedad

puede causar trombosis en las arterias o venas,

como te ha ocurrido a ti, de ahí el infarto cerebral.

-Bueno, menos mal que no le ha dejado ninguna secuela.

-Las complicaciones con los riñones y el hígado

que se suelen presentar en raras ocasiones son las que han

puesto en riesgo tu vida.

Has sufrido el síndrome anti fosfolípido catastrófico.

-Doctora, ¿y eso tiene cura?

-Voy a tener que someterte a una plamaféresis,

consiste en extraer el plasma de la sangre

con anticuerpos y remplazarlo por plasma donado.

Con eso y con un tratamiento de anticoagulantes,

casi seguro que de por vida...

Sí, Marta se va a poner bien.

-¿Entonces esta enfermedad es la que ha provocado los abortos?

-No puedo estar segura al 100%, pero vamos, es bastante probable.

-Ya.

-Pero con un seguimiento ginecológico no creo

volváis a tener problemas de este tipo.

¿Vale?

Pues tan pronto como sea posible empezamos con el tratamiento.

-Gracias. -De nada.

-Gracias. -Hasta luego.

Bueno.

-Marta, no tenemos por qué volver a intentarlo.

¿Lo entiendes?

-Cuando lleguemos a casa lo hablamos tranquilamente, ¿vale?

Pero me gustaría que supieras que ahora que sé que todo va a ir

bien nada me gustaría más que tener un hijo contigo.

-¿Segura? -Segurísima.

-¿Segura, segura? -Que sí.

-Pues déjame un sitio en la cama. -Aquí no.

-Por favor. -Es broma.

Tomate el yogurt, ¿vele?

Venga, una, dos y tres.

Hola. Hola.

Bueno, ya que te veo aquí en el hospital...

¿Quieres que sigamos con el trabajo que teníamos pendiente?

Lo siento, pero ya he quedado, mejor otro día.

Tampoco vamos tan mal, ¿no?

Ya.

Vale, bueno, yo sigo en casa y ya está.

Muy bien.

Espera. Vale.

Hasta luego. Adiós.

Hola.

Hola.

Cojo esto y nos vamos. Muy bien.

¿Estás bien?

Sí, estoy bien.

Bueno, últimamente estoy un poco sensible y...

Pero bueno...

No importa, me ha afectado lo de Andrés.

Ya, yo creo que a todo el personal del hospital le ha afectado

lo de Andrés.

¿Seguro que estás bien?

No.

Necesito un abrazo.

Ven.

¿Nos vamos a tomar algo?

Sí, me pongo la chaqueta y nos vamos.

Vale.

(MEGÁFONO) "Doctora, acuda a consulta cinco".

Claro que sí, Gloria.

Hombre, eso cuando usted quiera.

Claro.

Yo también, me lo pasé muy bien.

Vale, vale, sí, de recuerdos a los demás.

Adiós.

-¿Ya has terminado de hablar con mi madre?

Que encanto de mujer, de verdad.

Oye, y los Dalton son muy divertidos.

De verdad, Ferrer, gracias por llevarme al bautizo.

-¿Entonces lo dejamos en un guardia en lugar de en tres?

-Ni de coña, vamos. Un trato es un trato.

Pero una cosa te tengo que decir, tienes una visión un poquito

negativa de tu familia, ¿no?

¿Crees que los primos con los que yo como son diferentes?

-Ya, ya, es que me pongo un poco tenso con mi familia.

-Intenta ser natural con ellos, sin postura, por eso es la familia

y de verdad que tu familia es muy divertida.

-Ah, ¿sí?

Pues la semana que viene tengo una boda.

-¿Me puedes cambiar más guardias? -No.

-Pues no es tan divertida entonces. -Pero, Ortega, Ortega.

¡Qué morro...!

¿No has podido ver lo que te deje del trabajo de investigación

de Lando? Sí.

¿Qué te apetece

que lo hagamos a medias?

Me huelen mucho los pies.

-Existe la posibilidad de realizar un tratamiento quirúrgico consistente

en extirparle las gandulas sudoríparas.

¿Y cómo llevas el proyecto?

-¿Por qué se lo pides a tu novio?

-El tratamiento no funciona.

-Tú no querrás hacerlo conmigo, ¿no? Como Rey.

-¿Cómo? ¿Rey te ha propuesto hacerlo con ella?

-¿Cómo va la ponencia con Natalia?

Bien, bien, va bien.

Me alegro, estupendo, hasta luego.

-¿A qué has venido?

-Estoy nervioso, me ha vuelto a sangrar.

El TAC confirma lo que me temía.

Vamos a operar inmediatamente para extirpar el tumor.

Estoy preparando un proyecto para pedir ayudas

europeas de investigación,

Pero el caso más interesante lo estaba preparando con Romero

y... la situación no está como para eso.

Me arrepiento de tantas cosas,

tantas mentiras,

tantas noches durmiendo separados...

Nada de eso ha merecido la pena.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 23/06/16 (2)

Centro médico - 23/06/16 (2)

23 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 23/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 23/06/16 (2)"
Programas completos (653)

Los últimos 666 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Mariamu

    Me canta mucho vuestra program a no pierdo ni un solo dia os felicito a todas ¿¿¿¿¿¿¿¿

    23 jun 2016
  2. Oro negro

    Los felicito a todos los médicos trabajan excelente no me pierdo ni un solo día de su trabajo estoy encantada a la cinco y media ya estoy pegada al televisor a pepa ,Natalia, Dacaret el doctor blanco y la sicologa y la otra enfermera y los demás q no recuerdo los felicito son maravillosos y el equipo de producción os quiero un abrazo espero que dure mucho ese programa porque me encanta .

    23 jun 2016