www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4487259
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 21/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Marisa ha llegado al hospital sufriendo mareos

y respirando con dificultad.

Al instante,

ha perdido el conocimiento y ha entrado en parada.

¿Hola? ¿Me oye?

Hay que ventilar.

Una camilla. Rápido.

Vamos.

Un, dos, tres. Ahora...

Fibrila.

Palas.

Por suerte y tras varias descargas,

hemos conseguido reanimar a la paciente.

Para saber si alguien ha sufrido una parada respiratoria,

hay que ver si se mueve el tórax,

si hay ruidos respiratorios,

y sentir la respiración en la mano, en la oreja, en cualquier parte.

Para eso,

utilizaremos la maniobra frente-mentón.

Con una mano en la frente, la desplazaríamos hacia atrás.

Y con la otra en el mentón, hacia arriba y hacia delante,

siempre al mismo tiempo.

-Vale. Pues esto ya está. -Gracias.

Gracias, Luz.

Bueno. ¿Cómo se encuentra?

Todavía...

...no me lo creo. De verdad.

Lo cerca que he estado.

Bueno Por suerte ha sufrido el desmayo ya en el hospital.

¿Ha sido una casualidad

o venía a propósito como se encontraba mal?

No, no, no me encontraba bien en casa.

No sé. Estaba... mareada y... me faltaba el aire.

Bien, le cuento.

Ya he pedido una analítica con marcadores cardiacos,

y una gasometría de urgencia.

Así que, mientras esperamos los resultados,

me gustaría hacerle un electro. ¿Le parece?

Bien.

Que no, es increíble.

De no poderte mover de cuello para abajo

a, en dos meses, ser capaz de escribir tu nombre.

Ya.

Lo están investigando en Canadá

y nosotros podemos dar un paso adelante en nuestro proyecto.

Bien.

Supongo que, antes de hacer todo esto,

tendrás que aprender castellano, claro.

Porque, si no me equivoco,

Romero te dejó muy claro que no siguieras por esa línea.

Así que lo achaco a que no sabes el idioma, Andrea.

A ver.

Romero puede cambiar de opinión. El proyecto es potente.

A lo mejor

la que tiene que cambiar de opinión eres tú.

Te dije que me gustó la idea.

Pero los fondos son los que son. Ya está.

-Bueno, pues se buscan más fondos. -Andrea, por favor: No seas cabezota.

¡No!

Mira, te lo digo no solo como compañero.

Sino como subdirector.

Tenemos que centrarnos en la línea que nos aprobó el hospital.

Y punto. Déjate de historias.

¿Te ha quedado claro?

Blanco. Mira, ya tenemos los resultados de...

Ah, gracias.

La hemoglobina está muy baja. Tiene anemia.

Y el electro indica una alteración sugerente de infarto.

Pide muestras de sangre.

Claro.

¿Sangre? ¿Para qué?

A ver.

Estos datos indican un posible síndrome coronario

por una situación de bajo gasto.

Es decir, que el corazón ha perdido su capacidad de bombeo.

Tenemos que seguir investigando.

Así que, si quiere, mientras tanto, podemos avisar a alguien.

No, gracias. Ya...

he mandado un mensaje a mi hermana. Vive conmigo y...

Y viene para acá.

Muy bien.

Ahora procure descansar.

Si necesita cualquier cosa nos avisa.

¿De acuerdo?

Perdone. Perdone.

¿Puedo...?

¿Puedo hacerle una pregunta?

Claro.

Esto...

Esto que me ha pasado...

¿Puede tener algo que ver?

No sé, algo que...

llevo guardado desde hace mucho tiempo.

¿A qué se refiere?

Un secreto.

Verá, los secretos pueden traer problemas.

Pero no de este tipo.

Esté tranquila.

Luego me paso. Gracias.

Saúl acude a Urgencias acompañado de su madre,

con un intenso dolor en la parte baja del abdomen.

Hola, buenos días.

Por favor,

necesito que alguien vea a mi hijo. Le duele muchísimo la tripa.

Sí. De acuerdo.

-Perdona ¿el baño? -Allí enfrente.

Ah, qué horror.

Mira. Es que necesito, por favor, que le vea un médico.

Es que tiene un rodaje muy importante hoy,

de una marca de calzoncillos...

María ¿hay algún Triaje libre?

Sí. Pero mira. Es que, por favor.

Que yo quiero que no sea nada. Pero...

Nos tenemos que ir corriendo al rodaje,

que nos están esperando.

Es que mi hijo es modelo. ¿Sabes? Entonces, por favor.

-Gracias. -Lo más rápido que pueda.

Sí. Ya está...

Pasen por este pasillo y a mano izquierda tienen Triaje.

Allí les atienden.

Vale. Gracias, gracias.

-¿Pasamos dentro, por favor? -Sí, venga.

A ver lo que nos dice el doctor.

Supongo que tú eres el paciente, ¿verdad?

-¿Cuál es tu nombre? -Saúl.

Saúl deja todo por ahí, y túmbate en la camilla.

Voy a explorarte.

Así. Espera...

-¿Qué es lo que te pasa? -Me duele muchísimo aquí.

Vale. Permíteme.

-Ah... Ah... ah, ah. ¡Ah, ah, ah...!

-Vale, vale. Tranquilo, tranquilo. -¡Ah! ¡Ah!

Vale.

Vamos a tomar la temperatura, Paula, por favor.

38. Es alta.

Vamos a sacar muestras de sangre. Por favor.

Doctor ¿Qué le pasa? ¿Qué tiene?

Pues así, a primera vista, parece que podría ser apendicitis.

-¿Apendicitis? -Sí, pero bueno.

Me gustaría confirmarlo con algunas pruebas, ¿eh?

En principio solo es una opción.

Pero vamos a ver, doctor,

es que apendicitis significa dos cosas.

La primera, que es que no puede ir al rodaje del anuncio.

Y la segunda, una cicatriz.

¡Una cicatriz! ¡Eso es un desastre!

Hola. ¿Qué tal el día?

Pues... ahí vamos. ¿Quieres un café?

Vale. Sí.

¿Tú qué tal?

Pues un día completito, la verdad.

He tenido una parada respiratoria de una mujer,

pero por suerte he conseguido reanimarla.

Vaya. Lo siento, ¿eh?

Natalia ¿Has oído lo que he dicho?

¿El qué? Que la he salvado.

Ah. Gracias, cielo.

Perdóname, que...

Mira todo lo que tengo:

Esto, informes de todo y...

Perdóname, ¿eh?

Ya. ¿Pasa algo? ¿Eh? No.

No...,

que tengo lío.

Nada más...

Bueno, me voy,

que tengo que recoger unos resultados.

Vale.

Hasta luego. Hasta luego.

¡Hola, Bárbara! Soy...,

soy Natalia Romero.

Eh... ¿Tendrías un..., un ratito

para..., para hablar contigo?

La actividad cardiaca es normal.

Ya. Gracias.

Y en cuanto a los análisis, el de sangre revela leucocitosis.

Es algo normal

dentro de un proceso inflamatorio agudo.

Y el de orina descarta la presencia de sangre y leucocitos.

-O sea que no es un cólico. -Qué bien.

-Como pensábamos, es apendicitis. -Vaya, qué mala suerte, ¿no, doctor?

-No, bueno,

pero de momento no hay por qué preocuparse.

Vamos a empezar con un tratamiento de analgésicos intravenoso,

por favor, Luz, te encargas, ¿m?,

para controlar el dolor y para ver cómo evoluciona.

La apendicitis es una urgencia quirúrgica.

Actualmente son pocos los casos que se complican.

Ya que,

con unos síntomas tan claros y dolorosos,

la operación suele ser muy rápida.

Vaya. Creo que usted no lo entiende, doctor.

Es que mi hijo es modelo. Trabaja con su cuerpo.

No puede permitirse tener una cicatriz.

Mire, la cicatriz de la que hablamos, bueno,

las cicatrices de las que estamos hablando,

van a ser prácticamente imperceptibles.

-Perdón. ¿Cicatrices? -Mamá, déjalo. De verdad.

¡Pero es que me está diciendo que va a haber varias, no una!

-Mire serán tres.

Una en el ombligo, y esa no se va a ver,

y dos más a la altura de la línea del calzoncillo,

cerca del vello púbico.

Pero estamos hablando de dos centímetros.

Ay... Dios mío, qué desastre.

Qué desastre.

Mira. Justo. La agencia.

¿Y ahora qué le decimos, doctor?

-¿Pues qué les vas a decir? -Vamos a ver

¿No sería posible que le diera algo para que no le duela,

para que pueda ir al rodaje?

Mamá, por favor.

No, evidentemente, no.

Saúl tendrá que pasar por quirófano cuanto antes.

Vale. Vale. Está bien.

Bueno, pues...

se lo voy a comunicar a la agencia.

Ya está.

-Botón blanco. -Gracias.

No hay de qué.

El doctor Blanco

ya tiene los resultados de los análisis de Marisa.

Que ha empezado a recibir una transfusión sanguínea

por su anemia.

Hola.

A ver.

Se confirma que has sufrido un infarto.

Ahora tenemos que ver si este está relacionado con la anemia.

Porque no es muy habitual una anemia tan grande a su edad.

Luz ¿nos puedes dejar un momento a solas, por favor?

Por supuesto. Gracias.

¿Ocurre algo?

Verá, Marisa,

he estado pensando en lo que me dijo del secreto.

Y...

En realidad,

si esto le está causando altos niveles de estrés,

sería algo a tener en cuenta como posible origen del infarto.

Ya, bueno. Verá, es que,

más que estrés, son remordimientos.

Pero está bien, doctor. Gracias. Muy amable.

Hola, doctor.

Soy Carmen, la hermana de Marisa. ¿Qué ha pasado?

Ya le contaré. Encantado.

Bueno. Ahora habrá que hacer un cateterismo

para ver si ha sido un trombo el que ha causado el infarto,

bloqueando una de las arterias coronarias.

Es importante reconocer los síntomas de un infarto.

Sería una sensación de malestar general.

Mareo. Náuseas. Sudoración.

Y un intenso dolor en el pecho,

que podría pasar al brazo izquierdo, a la espalda, al hombro,

al cuello o a la mandíbula.

¿Y esa prueba cuándo se la van a hacer?

Cuanto antes.

Enseguida vendrán a por ella.

Les dejo solas.

Gracias.

Marisa, hija, ¡qué susto me has dado!

¿Estás bien? ¿Eh?

Sí. Estoy bien. No te preocupes.

Te noto rara.

¿Te pasa algo?

Estoy segura que esto que me ha pasado

me lo merezco.

Pero qué tonterías dices. ¿Qué te vas a merecer?

A ver, ¿has robado algo, eh, o has matado a alguien?

Pero si eres la mujer más ejemplar que conozco.

Ya. ¿Qué te crees?

¿Que yo puedo llegar a ser como tú?

Perdona.

Lo siento. No sé por qué he dicho eso.

Sí. Sí que lo sabes.

Y yo también.

Hola, buenas.

Venimos a llevarla para hacer el cateterismo.

Vale.

Mi hermana no ha podido superar nunca que Sebastián, su último novio,

intentase...

Bueno. Propasarse conmigo.

Pero eso fue hace casi 20 años.

¡Si éramos unas crías!

Y evidentemente el que hizo algo malo fue él, y no yo.

Y mi hermana siempre me ha dicho tener eso muy claro,

después de dejarle.

Pero yo sé que, en el fondo,

aunque sea un poquito,

me ha culpado por ello.

Saúl ha entrado en quirófano

para ser intervenido de su apendicitis.

La doctora Soto será la encargada de la operación.

El apéndice se puede extirpar por laparoscopia,

a través de unas pequeñas incisiones en las que introducimos una cámara

para visualizar la zona

y unas pinzas especiales, o por laparotomía.

En las que localizamos el apéndice de forma manual.

A través de una incisión más grande.

En el caso de Saúl,

hemos extirpado el apéndice con laparoscopia.

Por otro lado, hemos añadido antibiótico

ante la posible infección por gérmenes,

y hemos confirmado

que no hay líquido inflamatorio en el abdomen.

-Saúl, ¿cómo te encuentras? -Mejor, mejor.

Pero me sigue doliendo un poco.

Bueno. El dolor es normal. Es por la operación.

En dos o tres días que vas a estar ingresado

se irá pasando.

¿Podemos llamar a mi madre, por favor?

-Sí. -Sí, sí, claro...

Vale, vale. Gracias. Adiós, adiós.

-¡Hola! -Hola.

-¿Qué tal, doctor?

Que me han dicho que ya ha acabado.

Sí. Ella es la doctora Soto.

Acaba de intervenir a su hijo.

-Hola. -Hola. Encantada.

¿Qué tal?

La operación ha ido bien, no ha habido complicaciones.

Así que, en principio,

lo que tiene que hacer ahora es descansar.

-Ay, qué bien, muchas gracias. -¿Vale? Nosotros nos vamos.

-Pues eso, a descansar. -Muy bien, gracias.

-¿Qué tal, cariño? ¿Cómo estás? -Bien, bien.

Mejor, pero ya les he dicho que me sigue doliendo un poco.

Ya... Bueno.

-¿Qué pasa? -Nada, nada, no pasa nada.

Es que estoy preocupada,

por...,

por cómo ha ido todo y...

-Mamá. -Ay... Me conoces muy bien.

La llamada que tenía cuando he entrado es que...

me han llamado de la agencia, que ya...

Pues han encontrado un sustituto para la campaña publicitaria.

¿Qué esperabas? Mamá,

que yo tenga apendicitis

no quiere decir que se pare el mundo.

Ya, ya lo sé, cariño.

Yo lo único que quiero

es que se acabe este sufrimiento lo antes posible.

Bárbara, vamos a ver,

es que...

a mí Molina me parece un ser despreciable. ¿Lo entiendes?

Una persona sin escrúpulos,

le da igual pisar a quien sea, es que le da exactamente igual.

Pero a mí...

Pero sientes una pulsión sexual incontrolable hacia él.

-¿Es eso? -Pues sí.

Si lo noté desde la primera vez que os vi juntos.

Casi me explotan los sensores energéticos.

Ya. Bueno. Pues yo no sé... Me va a explotar la cabeza.

O sea, yo no sé qué hacer con esto.

A ver.

Te refieres a que no sabes si acostarte con él.

-Sh, sh, sh, sh, sh, sh... Pero ¿cómo que acostarme?

¡Eso no entra dentro de mi cabeza!

¡Que yo soy feliz con Javier! ¿Comprendes?

Ese... No. Espérate un segundo.

Es que quiero que esto te quede muy claro, Bárbara.

Yo no tengo ninguna duda en mi matrimonio.

Amo a mi marido más que a nada en este mundo.

Pero lo que me está pasando no lo puedo controlar.

No sé lo que es.

Tranquila. Tranquila.

A ver.

Que para mí

los conceptos morales son muy relativos.

-¿Tú quieres acostarte con...? -¡No! ¡No, no!

Vale, me parece genial, pues no lo hagas.

Pero lo que no puedes hacer es martirizarte,

por algo que no tiene nada de malo, en absoluto.

¿Pero cómo que no tiene nada de malo sentir eso...?

Somos energía.

Y como energía que somos,

nos sentimos atraídos por el otro, de manera caprichosa.

¡Y ya está!

Pero qué caprichoso ni qué... Fff...

No sé qué hacer con esto.

-¿Sabes lo que tienes que hacer? -No. No lo sé, no lo sé.

Pues tienes que contárselo a tu marido.

Eso es lo que tienes que hacer.

A las pocas horas,

las molestias que Saúl sentía en la zona del apéndice

tras la apendicectomía

se han incrementado y ha vuelto la fiebre.

El dolor vuelve a ser intenso,

y la fiebre ha alcanzado los 39 grados.

Un análisis de urgencia

ha confirmado que estamos ante un proceso infeccioso.

Y aunque durante la operación se confirmó lo contrario,

una ecografía ha mostrado un acúmulo de líquido.

Aún no sabemos

si se trata de líquido inflamatorio o de sangre.

Ha sido necesario realizar un drenaje.

Paula, por favor, acércalo al laboratorio. ¿M?

Le hemos extraído algo de líquido inflamatorio y pus.

Vamos a llevarlo al laboratorio y vamos a hacer un cultivo.

Sí vamos a mantener el tratamiento antibiótico.

Para cubrir posibles gérmenes.

¿Pero es por la apendicitis?

Saúl, prefiero tener los resultados del cultivo

y luego os cuento todo.

-Vale. -¿De acuerdo?

-Descansa. -Gracias.

Bueno. No te preocupes.

Seguro que hay operaciones de láser o cualquier otra cosa

para quitar las cicatrices.

-¿Me estás hablando en serio? -Bueno. Tú tranquilo, cariño.

Lo que tienes que hacer es descansar,

porque además ...

siempre encontraremos formas de aprovechar estos contratiempos.

-¿Qué estás tramando? -No estoy tramando nada.

Lo único que quiero es que estés bien y que te recuperes. ¿Vale?

Marisa se sometió a un cateterismo,

que ha descartado que la causa de su infarto haya sido un trombo.

Hoy continuarán con sus pruebas.

Hola. Hola.

Venía a ver cómo se encuentra.

Pues lleva mucho tiempo aquí y no se despierta.

La estoy llamando y no se despierta, doctor.

Bueno. Eso...

¿No será malo? No, eso no es malo.

También realizamos a Marisa una ecocardiografía,

que ha descartado la patología cardiaca.

Puede que todo esto

lo haya provocado una angina de pecho

a consecuencia de la anemia,

que habría hecho que el corazón perdiese su capacidad de bombeo.

Pero no sé,

es que la noto un poco caliente.

Yo creo que sería mejor que la despertáramos, ¿no?

Y así le dice cómo ha pasado la noche.

Marisa. ¡Marisa! Tiene buen pulso.

Puede que tenga algo de fiebre,

y...

y alguna dificultad para respirar.

Marisa, cariño, despierta.

Parece una rectorragia. ¿Qué pasa, doctor?

-Por favor, tiene que salir. -Pero...

-Gracias. -Pero ¿qué pasa?

Vamos a mover la cama.

Avisa a quirófano,

que estén preparados

por si hay que cauterizar la hemorragia. ¿De acuerdo?

Venga. Vamos a moverla.

Molina.

Habéis tenido que drenar al paciente de la apendicitis, ¿no?

-Sí, así es. -¿Y cómo está?

Bien, bueno.

Hay que esperar a ver qué dice el cultivo, pero bien.

Vale. Bueno. Mantenme informada.

Sí.

Andrea, Andrea. Perdona.

Perdona. Una cosita.

Verás. Quería comentarte algo.

Porque...

no sé si me quedó claro si vas a obedecer o no

respecto al proyecto de investigación.

Lo que hablamos el otro día,

que te conté de la línea en el hospital, y...

Ya.

Soto,

¿por qué no eres una buena chica y acatas las órdenes?

-¿Sabes lo que estoy pensando? -No. Dímelo.

¿Qué pensaría el Consejo de Administración,

en concreto Sonia Menjíbar,

si supiera que andas detrás de Romero?

¡Andrea!

¿Estás intentando hacerme una especie de chantaje o algo así?

Te recuerdo que yo no voy detrás de nadie.

No vas detrás de nadie. Pero te llevas muy bien con ella.

Sí.

Pues a lo mejor tendrías que hablar con ella

y convencerla de cambiar el enfoque del proyecto.

Durante la intervención de urgencia

para cauterizar la hemorragia anal de Marisa,

la cirujana ha detectado algo preocupante

que puede ser la causa del sangrado.

Después del hallazgo del equipo de Cirugía

y tras cauterizar la hemorragia,

tuvimos que hacerle a Marisa un TAC de urgencia

que confirmó nuestras sospechas.

Hola. ¿Cómo se encuentra?

Me duele.

Ahora una enfermera aumentará la dosis de analgésicos.

¿Qué han visto en el TAC?

Bueno hemos visto una masa en la parte final del colon:

la más próxima al recto.

¿Una masa? ¿Y eso qué quiere decir, doctor?

Es un pequeño tumor,

que seguramente ha provocado la rectorragia.

Y, posiblemente todavía la anemia

que precedió a la parada cardiorrespiratoria.

¿Un tumor? Pero...

¿es bueno, es malo?

¿Qué van a hacer ahora? ¿Cuál es el protocolo a seguir?

Bueno.

Hemos programado una cirugía

para resecar el tumor y poder extirparlo.

El cáncer de colon

casi siempre se puede descubrir con una colonoscopia

en las etapas tempranas.

Cuando es más curable.

Por eso es muy importante que tanto hombres como mujeres

de 50 años o más,

incluso más jóvenes con antecedentes familiares,

se sometan a revisiones periódicas.

Una vez extirpado, lo analizaremos y

Veremos a qué nos enfrentamos.

Quiero decirles algo:

Sé que la palabra tumor es muy alarmista,

pero no podemos sacar conclusiones precipitadas

hasta no tener los resultados. ¿De acuerdo?

Bien.

Nos vemos después de la operación.

Gracias.

Marisa tenemos que hablar, ¿eh?

Tenemos que hablar. Yo...

Yo sé que no es el momento ahora, pero...,

ay, no quiero ser agorera.

Pero es que no puedo permitir

que te vayas al otro barrio sin decírtelo.

-Hija, no digas eso. -Ay... Ya lo sé.

Lo sé, lo siento. De verdad.

Marisa te he mentido.

Me lo inventé todo.

Sebas no...,

no me tiró los tejos nunca.

Pero es que tenía miedo.

Tenía miedo de quedarme sola, que si te casabas con él...

Y después de lo...,

de lo de los padres...

Lo siento. De verdad que lo siento, Marisa.

He sido muy egoísta.

Pero dime algo, mujer.

Espero que tú también puedas perdonarme.

Al poco de dejarlo con Sebastián, me tocó la lotería.

Y un buen pico.

-¿La lotería? -Sí.

-Pero ¿cuánto? -200000 euros.

¿200000 euros y no me dijiste nada?

¿Para qué?

Todo lo que he tenido en la vida lo has destruido.

¡Preferí gastármelo todo!

A pesar del tratamiento antibiótico,

el posoperatorio de Saúl no ha ido como el doctor Molina esperaba.

Doctor ¿qué es lo que pasa?

Lleva con fiebre casi todo el día. Ahora se lo llevan otra vez.

Ya. Verá.

Parece que la infección no se ha detenido.

Saúl presenta signos de respuesta inflamatoria sistémica.

Y todo indica que la infección

se ha podido extender al interior de la cavidad abdominal.

Es posible que Saúl haya desarrollado síndrome compartimental.

Es una afección que implica un aumento de presión.

En el caso de su hijo, del abdomen.

Y puede generar problemas.

Doctor, por favor

¿qué tipo de problemas?

Vamos a hacer más pruebas. Para ver el alcance de esa infección.

Pero lo más probable es que tenga que volver a quirófano.

-¿Otra vez al quirófano? -Sí.

-Pero...

Pero por favor

si es que nosotros no contábamos con eso.

¿Qué es lo que tiene?

Lo sé, pero bueno. No se preocupe.

Espere aquí y le cuento cómo ha salido todo.

Vale, gracias, gracias.

Hola. Bueno,

tú dirás qué es esto tan importante que me tienes que decir.

¿Nos sentamos mejor? ¿Sí? Claro.

A ver, antes de nada quiero que sepas que...

nada de lo que te diga va...,

va a alterar el que yo te adoro con locura.

¿Vale?

¿Pasa algo, Natalia?

Pues que... Que voy a tener mucho lío.

Mucho lío en este tiempo y...

Y no voy a poder estar tanto contigo en casa ni..., ni con la niña,

y...

Eso.

Bueno. No...

No pasa nada, ¿no?

Bueno, no sé. No. Supongo que no.

No te preocupes.

Bueno.

Me voy. ¿Vale?

Bien.

El doctor Molina

ha pedido a la doctora Soto su valoración,

para decidir

si hay que volver a intervenir a Saúl

después de su apendicectomía.

En la ecografía hemos visto varias masas,

compatibles con acúmulos de pus.

Se trata de una complicación posible tras una intervención.

En la que se abre un acceso del cuerpo al exterior,

por el que pueden entrar bacterias y provocar una infección.

Hay que operar inmediatamente.

La doctora Soto interviene de nuevo a Saúl.

-Hola, doctora. -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo está mi hijo? ¿Cómo ha ido la operación?

Bien, bien, bien. Ha ido todo bien.

Lo único que quería contarle, que, por la presión en la zona,

no hemos podido cerrar la herida después de limpiarla,

y hemos tenido que utilizar la técnica de la bolsa de Bogotá.

¿Y eso qué es?

Eso es dejar la herida abierta, protegida con un plástico,

para poder ver el interior y que no haya más infecciones.

Entonces...

Vamos a ir haciendo lavados,

para que la infección esté controlada,

mientras esperamos el resultado de los cultivos,

para saber qué bacteria es la que está detrás de todo esto.

Y cuando tengamos la infección controlada,

retiraremos el plástico y suturaremos la herida.

Pero bueno.

No se preocupe,

porque es una técnica que practicamos mucho.

-Vale, vale. -¿Eh?

Cuando pueda pasar a verle le avisarán.

-Muchas gracias. -Nada. Adiós.

-Romero. -¿Sí?

-¿Me podrías firmar...? -Luego. Perdóname, Luz.

Luego, por favor.

Natalia, que quería comentarte una cosita, si no te importa.

Sobre el proyecto que estoy haciendo con Soto.

-Verás, que... -¿Qué?

-¿Va todo bien? -Todo va estupendamente.

Bueno, sea lo que sea te sienta muy bien.

Porque estás especialmente guapa.

¿Me quieres dejar en paz? ¿Me quieres dejar en paz?

Días después de que Marisa se sometiese a una intervención

para extirparle un tumor en el colon,

el doctor Blanco ya tiene los resultados de la biopsia.

Hola, Marisa. Hola.

Te cuento.

Hemos confirmado que el tumor extirpado era maligno.

La buena noticia es que, al analizar los bordes,

estaban limpios,

y el estudio de extensión indica que no hay metástasis.

Que el tumor estaba localizado exclusivamente en la masa extirpada.

¿Eso qué quiere decir?

Que no hará falta quimioterapia.

Aunque sí radioterapia y revisiones periódicas.

Vamos.

Que lo hemos cogido a tiempo.

Hay estudios que indican que determinados hábitos

pueden ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer colorrectal,

o de que este vuelva a aparecer.

Son hábitos de puro sentido común al alcance de todos:

Hacer ejercicio.

Llevar una dieta rica en fuentes vegetales.

No fumar,

y reducir al máximo el consumo de alcohol.

Pues nada más.

En una semana le daremos el alta y...,

después nos veremos en las revisiones.

Muy bien.

¿Le digo a su hermana que pase? ¿Mi hermana?

Sí, está fuera en el pasillo.

¿Le digo que pase, o prefiere seguir descansando un rato?

No. No, no. Que entre, que entre.

Muy bien. Hasta luego.

Hola, Marisa, ¿cómo estás?

El doctor me ha dicho

que prefería que me dijeras tú los resultados de la biopsia.

-¿De verdad te importa? -Marisa, por favor.

-¿Qué? -Pues claro que me importa.

Marisa:

¿De verdad que no te queda nada de dinero de la lotería?

Eso es lo único que te importa.

Para eso has venido, ¿no?

Pues no.

No me queda nada.

Y aunque me quedase algo, tampoco lo compartiría.

Pues no, no te lo digo por eso.

No te lo estoy diciendo por eso.

Te lo digo por si necesitas ayuda para el tratamiento.

Sabes que yo no tengo mucho dinero.

Que no me queda nada.

Pero, si es necesario,

vendo lo que sea para ayudarte con el tratamiento,

para que vayas a alguna clínica de esas de Estados Unidos

o lo que sea.

Yo ya no puedo cambiar nada. Nada de lo que ha pasado.

Y lo siento mucho, Marisa. Te pido perdón. ¿Eh?

Pero sigues siendo mi hermana.

Y no te voy a dejar sola.

No voy a quedarme mirando cómo te mueres

sin hacer nada, ¡joder!

¡Dime algo!

¡Pero dime algo, no me asustes!

¿Qué te han dicho de la biopsia?

Tras varios días con antibióticos,

la infección y la presión abdominal de Saúl han sido controladas.

Tras una nueva intervención, la herida ha sido cerrada.

Bueno.

Parece que la herida ha cerrado bastante bien, y...

Saúl tiene mucho mejor aspecto.

No, no, si Saúl tiene un aspecto divino. Pero vamos.

De las tres pequeñas cicatrices que usted me dijo que iba a tener,

a lo que le ha quedado ... ... va un mundo.

-Mamá, por favor. -Ya. Bueno.

Las cosas no siempre salen como uno plantea. ¿M?

-Son cosas de la medicina, ya sabe. -Sí, sí, sí. Lo sé, lo sé.

No haga caso, doctor. Muchas gracias.

Nada, no hay de qué.

Los cultivos han dicho positivo para la Escherichia coli.

Es una bacteria común del intestino que no suele causar problemas,

pero que, en el caso de Saúl,

agravó su infección tras la cirugía.

Con la limpieza que te hemos hecho

y con el tratamiento antibiótico específico,

aproximadamente en una semana estarás fuera.

-Perfecto. Gracias. -Nada.

Que vaya muy bien.

-Gracias, doctor. -Gracias.

Ay... Bueno, hijo, se me ha ocurrido una cosita.

A veces pasan cosas en la vida que son como una señal,

que nos permiten cambiar el rumbo.

Y...

Y yo creo que es lo que ha pasado.

Con esta cicatriz que te ha quedado,

pues ya no te vas a poder dedicar a la moda.

-Mamá. -Pero bueno, no te preocupes.

Que te vas a poder dedicar a lo que quieres, que es ser actor.

-No, es que yo no quiero ser actor. -¿No quieres ser actor?

-Ese es tu sueño. No el mío, mamá. -Ya. Bueno, sí, tienes razón.

La verdad es que a veces

los padres proyectamos los sueños que tenemos nosotros

en nuestros hijos.

Y lo que nos quedó por hacer queremos que lo hagáis vosotros.

-Sí. -Pero...

Yo quiero buscar mi propio camino.

-¿Sabes lo que te digo, Saúl?

Que después de lo mal que lo he pasado,

viéndote pasar dos veces por quirófano,

me da exactamente igual.

Lo que tú quieras hacer, bien estará. Y te apoyaré. ¿Vale?

-¿Sabes ya lo que quieres? -No.

Bueno, pues lo buscamos juntos. O tú solo.

-Y yo te apoyo. ¿Vale? -Vale.

Qué bien.

-No has hablado con Romero, ¿no? -Lo intenté, ¿m?

Pero digamos que no la cogí en su mejor momento. ¿M?

-¿Y esa cara? -Nada.

Andrea...

¿Qué?

No imaginé que sería tan fácil manejarte.

Ya.

Es curioso, porque...

Yo tampoco pensé que me pusiera tanto que lo hicieras.

Bárbara, te prometo que lo he intentado.

Pero es que le tenía ahí enfrente y...

Yo no he podido.

O sea, yo no he podido decírselo.

Tranquila, que no pasa nada, de verdad. Es normal.

Es normal lo que te está pasando. ¿De acuerdo?

Lo que tienes que hacer ahora es canalizar toda esa energía.

Y no me refiero solo a la sexual.

Me refiero a la de la culpa.

Que por otra parte no tiene ningún sentido.

Que te atraiga otro hombre, que no es tu marido,

no tiene nada de malo. ¿No crees?

-Ah, ¿no tiene nada de malo? -No, no tiene nada de malo.

Pues yo me siento fatal.

Vamos a ver.

Estás a punto de entrar en colisión

entre tu energía sexual y la culpa tan grande que tienes.

Y como esto ocurra vas a acabar estallando a lo bestia.

De verdad te lo digo.

Pues sí.

Estoy justamente en ese punto.

Ya. ¿Y qué hago?

Pues mira:

Lo mejor sería que hablaras con tu marido

y normalizaras la situación.

-Pero no he podido. -Ya lo sé. Ya sé que es difícil.

Lo entiendo. Vamos a ver.

Pero hay otra posibilidad.

Pues dime.

Vas a escribirle una carta a Molina. ¿Sí?

Le vas a contar lo que sientes por él,

lo que te pasa cuando lo ves,

lo que te gustaría hacerle en la cama.

Ch, ch, ch, ch, ch, ch...

Para, para, para un segundo.

O sea: Yo no voy a hacer eso, Bárbara.

Yo no voy a escribir una carta a este hombre

para explicarle absolutamente nada, ¡porque no siento nada por él!

Yo no te estoy diciendo que le entregues la carta a Molina.

Lo único que te estoy diciendo es que la escribas.

¿Para qué?

Pues para soltar toda esta tensión que tienes dentro.

Y quedarte tranquila de una vez, y quedarte en paz y libre.

Es que yo no me veo haciendo eso.

Yo no me veo escribiendo una cartita a este hombre.

Y se la entregue o no.

Que no sé si lo voy a poder hacer. No lo sé.

Verás cómo sí. Confía en mí, de verdad. Y confía en ti.

Sí que he detectado

hipoventilación en el pulmón izquierdo.

Eso no suena muy bien, ¿no?

La radiografía de tórax ha confirmado lo que esperaba.

Y es que Fran presenta un neumotórax izquierdo,

con colapso completo y derrame pleural izquierdo.

¿Y ahora qué hay que hacer?

Pues tenemos que hacer un procedimiento

que se llama toracostomía.

¿Qué?

Me ha llamado una editorial,

y se ve que están muy interesados

en las tiras cómicas del doctor "Pelecho".

¡Bueno! ¡Qué buena noticia!

¿Y se lo has dicho ya a tu hija?

No.

En la auscultación pulmonar,

he escuchado algunos crepitantes en uno de los pulmones.

¿Crepitantes? Eso no suena muy bien.

Es muy probable que tengas una neumonía, Gloria.

Son los resultados de la prueba de ADN de Carlos.

Carlos es tu supuesto hermano, ¿no?

La consanguinidad es positiva al 99,9%.

Es hijo de mi padre.

Lo que sí que tienes también es una leucocitosis intensa.

Gloria eso quiere decir que hay una infección.

Gloria, ¿estás bien?

Mar, tómale la tensión.

¿Y ahora qué se hace?

¿Tienes que darle un porcentaje de la fundación,

o dinero, o...?

Mira, Marta, de verdad.

  • Centro médico - 21/02/18 (2)

Centro médico - 21/02/18 (2)

21 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 21/02/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 21/02/18 (2)"
Programas completos (995)

Los últimos 1.008 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios