www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4072978
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Pues yo he quedado ahora para desayunar con mi padre.

Pero en cuanto termine...

-Andrea. -Ay, papá.

-Hola, hija. Ay. Perdona por la demora, ¿eh?

-Bueno, no pasa nada. Menos tiempo, menos desayuno.

-Yo no tengo ningún problema. Me vuelvo a casa a desayunar.

-Ah, claro. Como tú tienes tiempo...

-No. Niara me hace unos desayunos... por todo lo alto.

-Pero ¿quién es Niara?

-Es una asistenta que ha contratado tu madre.

Mientras se va a la playa con Lucas,

que sabes que está de vacaciones, el chiquillo.

-Pero ¿se han ido sin ti?

-A mí me aburre la playa.

Y como no sé ni freír un huevo,

pues tu madre ha contratado a esta chica.

Es africana. -Ya.

Pero papá, ¿estás bien?

-No, sí. Estoy, estoy bien, hija.

-Bueno, ven conmigo.

Te voy a echar un vistazo antes de desayunar.

-Que estoy bien, hija.

-Ay... -No te preocupes.

-Qué más da que esté cerca o lejos, Carlos. Es que no lo entiendo.

-No, porque puede pasar por aquí tu padre. De verdad.

-Y qué más da. Mira: Pues así se entera.

-Cómo va a dar igual. No, no...

-Perdón. ¿Os puedo ayudar?

-Sí. -No.

-Necesito ver a un médico. A un ginecólogo.

-Ya. No hay ningún problema. ¿Qué te ocurre?

-Ahora mismo, nada.

Pero, a lo mejor en un futuro, no estoy bien.

-Eh... Vale. Muy bien. Venid conmigo.

Mira: Esperad aquí sentados,

que voy a llamar al médico de guardia. ¿Vale?

-Muy bien. -Gracias.

-Pobrecillos. Mira:

Si me dieran un Euro

por cada pareja que he visto en esta situación...

A ver qué le dicen al doctor.

Pero vamos: Que yo creo que ya sé a por lo que vienen.

-No entiendo todo este lío. Te he dicho que es un catarro.

-A ver. Papá, por favor, no hables ahora.

-Mira: Vamos a desayunar, o me dejas ir a casa.

-A ver: Tienes 38 de fiebre,

estás taquipneico, es decir, tienes más respiraciones de lo normal,

y en la auscultación he visto

que podrías tener una mucosidad en el pulmón izquierdo.

Así que no es un simple catarro.

-Cómo se ve tu formación militar.

-Lo que no entiendo es cómo mamá te deja solo

con una persona que no conoces de nada,

y no me contáis nada a mí tampoco.

-Es que estás muy ocupada con tu trabajo.

Y yo estoy maravillosamente bien.

Mira: Tengo ropa limpia. Como de cinco tenedores;

y Niara hace un humus... para quitarse el sombrero.

-Pero ¿tú comes humus?

-Sí. Nunca lo había probado; pero me encanta.

-Siempre he sido muy reacio a probar cosas nuevas.

Pero, desde que está Niara en casa, me ha abierto los ojos.

Y oye: A mis 73 años,

creo que voy a comenzar a comer y a hacer cosas distintas.

-¿Y desde hace cuánto estás solo con esta señora en casa?

-Hace ya 15 días. -Vale.

Abre la boca...

Vale. Parece que tienes pus en la amígdala derecha.

-¿Qué crees que tengo?

-Pues hombre.

Por las placas y las adenopatías y la fiebre,

podrías tener una faringoamigdalitis.

Pero: la mucosidad en el pulmón,

puede que sea una infección

de las vías respiratorias altas o neumonía.

-¿Y qué me vas a hacer?

-Una analítica; hemocultivos, y una radiografía de tórax.

-Mira. Espera, porque esto va para largo,

voy a llamar a Niara para decirle que no voy a comer.

-Bueno. Vale, pero todavía te tengo que hacer otra prueba.

Hay que ver si es el estreptococo la bacteria que está...

¿Estás bien? -Sí, estoy bien.

-Bueno. Venga; llama si quieres.

-Necesito que me recete la píldora del día después.

-Sí, es que... se nos ha roto el condón.

-Mira, chico, yo no soy cura. ¿Vale?

Soy neuropsiquiatra, y soy el médico de guardia que estaba libre.

¿Cuánto tiempo ha pasado desde la relación?

-Tres horas. -No, cuatro.

-No, no. Tres horas.

-¿Y habías necesitado alguna otra vez contracepción de emergencia?

-No, no, no. Siempre usamos preservativo.

Bueno: Una vez lo hizo sin; con marcha atrás.

-Espero que seáis conscientes

que la marcha atrás no es un método anticonceptivo eficaz.

¿Crees que podrías estar embarazada? -No lo creo.

-Bueno. De todas formas...,

vamos a hacerte un test de embarazo.

¿De acuerdo?

Y si sale negativo,

la enfermera de planificación familiar te facilitará la píldora.

Y si después, en unas tres semanas, no te ha venido la regla,

entonces, tendrás que volver

para ver si existe la posibilidad

de que te hayas quedado embarazada de esta última relación.

Vamos a pedirte también unas analíticas de sangre,

donde haremos serologías víricas, entre ellas la del VIH.

-¿VIH?

-Sí. Sí, pero tranquilos. Es solo a modo de control.

Considerando lo que nos ha contado la paciente,

vamos a hacerle estos análisis de modo preventivo.

Hay que tener en cuenta

que el uso de preservativo

no solo es necesario para evitar embarazos no deseados,

sino para prevenir infecciones de transmisión sexual.

Ya que un solo contacto

puede ser suficiente para el contagio.

Joaquín, el padre de la doctora Soto,

espera a que esta le comunique los resultados de sus pruebas.

-Bueno. Voy a seguir trabajando. - Claro.

-Perdona, que he tardado un poco.

Ya tengo los resultados.

-Tienes que hablar con ese chico. ¿De dónde es?

-Afgano.

-¿Sois amigos? -Sí.

A ver. Vamos a centrarnos en los resultados.

La analítica dice que hay leucocitosis. ¿De acuerdo?

Eso quiere decir que puede haber inflamación e infección.

El test del estreptococo ha dado negativo,

y en la radiografía

sí que se aprecia un pequeño infiltrado en el pulmón izquierdo.

-Pues las pruebas no son concluyentes.

Tengo que esperar a los hemocultivos.

Pero voy a pedir una segunda opinión, a otro colega,

y te voy a dejar ingresado.

-No; no, no. No. Si yo estoy muy bien. Ingresado...

-A ver, papá. Vas a estar mucho mejor aquí.

-Que no, que no; que no me estoy muriendo.

¿Dónde voy a estar mejor yo que en casa?

-Bueno. Te dejo irte.

Pero te voy a dar amoxicilina/clavulánico,

que es un antibiótico de amplio espectro,

y cuando termines el tratamiento vuelves para que te vea.

-Que sí, que no te preocupes. Que voy a estar bien cuidado.

-Yo creo que tiene faringoamigdalitis.

Y probablemente neumonía.

Pero no le ha dado la gana de quedarse ingresado.

Y además, es que está de Rodríguez.

-Chica, yo no veo el problema, la verdad.

-Mi madre no ha dejado a mi padre solo en la vida. Es muy raro.

Y últimamente los noto como..., como distanciados.

-Bueno, no sé; a lo mejor están sufriendo una crisis matrimonial.

Eso a veces pasa, ¿no? -Ya. No sé. Puede ser.

Pero no creo.

Porque si estuvieran pasando una crisis,

mi padre estaría triste. Y no lo está.

Es más:

Mi madre ha contratado a una señora

para que le atienda y para que le haga la comida,

y mi padre está encantado. Está comiendo hasta humus.

-Que mi padre no ha comido nada que no saliera de la meseta, en la vida.

-Que te estás rayando mucho, ¿eh?

Sinceramente. A lo mejor necesitan un poquito de espacio y aire.

Esas cosas pasan.

-Ríete. Ríete, pero a mí esto me huele raro.

-Voy a llamar a mi madre. A ver qué me cuenta ella.

-Tu padre otra vez. -Pues cógelo.

Pero ¿qué haces?

-Ana, estoy nervioso, ¿vale? Luego veo lo que quiere.

-Carlos: Es que eres muy pesado, de verdad.

-A ver: ¿Va todo bien?

-No. -Sí.

-A ver, chicos:

De cualquier manera sí que os quería decir

que este tratamiento no es ningún método anticonceptivo. ¿De acuerdo?

Y que no se puede abusar de él.

Y eso quiero que lo tengáis claro. ¿Vale?

A ver, Ana: Toma.

Yo siempre procuro dejarles claro

que solo está indicada para momentos puntuales

como relaciones sexuales sin protección,

un fallo en el uso de los anticonceptivos,

abusos sexuales,

o la exposición a tóxicos que puedan producir malformación fetales.

Pero la llamada píldora del día después

no debe usarse nunca como anticonceptivo de uso continuado.

-Pues muchas gracias. -¿Nos podemos ir ya?

-Eh... Sí.

Como habéis venido prontito,

y te has tomado la píldora en las primeras 24 horas,

el levonorgestrel es muy eficaz, ¿eh? Evita el 95% de los embarazos.

-¿Y el otro 5%?

-Pues yo te recomendaría

unas velitas a algún santo de tu devoción.

Bueno. También, para que lo sepáis, existe el acetato de ulipristal.

Que este se puede tomar hasta cinco días después.

-Nosotros queremos lo que sea mejor.

-Carlos. -¿Qué?

-Ya. Deja de decir tonterías. ¿Vale? -Bueno. Tranquilos.

Vamos a ver:

Aunque esto no sea 100% seguro,

es importante que sepáis que habéis venido muy prontito,

y que seguramente habéis evitado el embarazo.

-Vale. Gracias. Hasta luego.

-Y tú relájate, hombre. Ya con su padre. ¡Que te va a salir una úlcera!

-¡Uf! ¡Qué mala cara tiene! ¿Qué le pasa al pobre chaval?

-¿Qué le pasa? Pues que tienen una encima que para qué.

-Pues ya está solucionado.

No te rayes, anda.

-¡Cómo que no me raye, Ana! Esto no puede volver a pasar.

-¿El qué no puede volver a pasar?

¿El vernos, el sexo, o el usar una gomita del siglo pasado?

-Joé, que yo no puedo hacerle esto a tu padre, ¿vale?

¡Que él se ha portado fenomenal conmigo!

Y ¿cómo se lo pago yo, eh?

A punto de hacerle un nieto, que hemos estado.

-O sea que todo esto es por mi padre. -¡Que no!

-¿Cómo que no? -¡No, no es por tu padre!

-Que la que ha estado a punto de quedarse embarazada soy yo, ¿eh?

-Lo sé, ¿vale? Lo sé. Pero...

-Es que creo que deberíamos contárselo ya

y dejar de escondernos, Carlos.

-¿Tú estás loca? -Loca...

-Sí. ¿Sabes lo que me dijo tu padre cuando le conocí?

-¿Qué?

-Que me podía fijar en todo menos en su hija.

Y ¿en quién me he fijado, eh? ¿En quién?

-¿Qué pasa? ¿Que le tienes miedo? -Miedo no. Pánico.

-Eres un exagerado. -Mira, Ana. Tú ves a tu padre, ¿no?

Pero yo veo a una bestia parda. -A una bestia parda...

Joaquín, el padre de la doctora Soto,

ha tenido que volver al hospital

porque presenta fiebre y dificultad respiratoria.

-No pasa nada, estoy bien, hija. Que Niara se ha empeñado...

-Hola, ¿qué tal?

-En llamar a la ambulancia. Pero estoy bien.

-¿Qué ocurre? -Que me pica todo el cuerpo.

-A ver, permítame... Tiene un exantema. A Reanimación.

-Perdona. ¿Adónde vas? -Voy a acompañar a Joaquín.

-No, no, no. Tienes que esperar fuera.

-Vale. Pues tiene fiebre.

Entonces: Vamos a poner analgesia,

además del oxígeno,

los aerosoles que ya le hemos puesto,

y antihistamínico para el picor.

Y en cuanto a la erupción: ¿Sabe desde cuándo la tiene?

-El día después de empezar a tomar el antibiótico que me dio mi hija.

-Amoxicilina/clavulánico.

-Empecé con picores y con sarpullido.

-Pero bueno: Ese antibiótico ya lo ha tomado antes, ¿no? ¿O no?

-Sí. No..., no es alérgico.

-Y de hecho, cogí una pastilla que ya tenía en casa.

-Pero miraste la caducidad, ¿no?

-No. ¿Qué ocurre?

-Pues que podría ser una reacción ante un medicamento caducado.

-¡Cómo se te ocurre tomar un medicamento

sin mirar la fecha de caducidad!

-Es importante conservar los medicamentos en sus cajas

o envases de origen.

En primer lugar porque ahí está la fecha de caducidad

y porque es el mejor sitio donde podemos conservarlos.

Pero, si caducan, por favor, no los tiren a la basura,

y llévenlos a los puntos de reciclaje

que hay en todas y cada una de las farmacias.

-Entonces, ¿estoy así por un medicamento caducado?

-En parte, sí.

La fiebre, desde luego,

no es una reacción ante un medicamento caducado.

Pero... es posible que tenga..., no sé: alguna otra cosa.

Me gustaría que hiciera memoria

y pensara si últimamente ha viajado a algún país exótico.

-¿Y ha estado en contacto con algún animal, o con personas enfermas?

-No, tampoco.

-Vale. Pues en principio comparto el diagnóstico de la doctora Soto.

Es decir: Podría ser una neumonía complicada,

o una faringoamigdalitis que esté evolucionando mal.

Entonces, lo que vamos a hacer es poner un tratamiento específico

para paliar los síntomas,

y aparte vamos a hacer una serie de pruebas

para confirmar el diagnóstico. ¿M? -Gracias.

-Voy a avisar a mamá para decirle que estás bien.

-No, no la llames, que no quiero que venga.

No quiero que Lucas deje de disfrutar de las vacaciones.

-Bueno. Como quieras.

Días después de solicitar una contracepción de emergencia,

Ana vuelve con dolor de garganta y en compañía de su padre:

Mariano López.

-Pero es que hay que presentarlo hoy mismo. Claro.

Venga: Pues dile que..., que se dé prisa.

-Papá. Oye: Que de verdad; que estoy bien. Que si te tienes que ir, vete.

-A ver, hija: No estás bien. Así que no te preocupes.

Que yo me quedo aquí para cuidarte.

-Ana, no esperaba verte por aquí.

Pero de hecho te iba a llamar

para darte los resultados de las serologías.

-No, no, no, luego. Que viene mi padre.

-No te preocupes, hombre:

Mándame a Carlos,

y te lo mando de vuelta con los papeles. ¿De acuerdo?

Eh... Disculpe: Soy el padre de Ana.

-Encantado. Soy el doctor Mendieta.

-Yo he sido campeón de España de alterofilia dos años consecutivos.

Y ahora soy entrenador de la federación.

Tengo un gimnasio aquí cerca.

Y la verdad: que si no llega a ser por Carlos,

que me echa una mano en estas cosas, no daría a basto.

De hecho, con el tema de la niña,

no he firmado ni la declaración de la renta.

Por eso ahora viene Carlitos, a echarme una mano con este tema.

-Que venía porque me duele la cabeza y la garganta al tragar.

Y mi padre ha venido a acompañarme.

-Bueno, y tiene algo de fiebre.

-Mm... Muy bien, pues pasa a la camilla, que te vamos a explorar.

En la primera exploración que le hemos hecho,

Ana presenta una temperatura de 38,2 grados.

Placas en la garganta,

y dolor a la palpación de los ganglios del cuello.

Es muy posible que se trate de una faringitis.

Así que le hemos hecho un test rápido, de estreptococo,

que es la bacteria que con mayor frecuencia provoca esta dolencia.

Pues el resultado del test rápido ha sido negativo,

pero, a veces, los resultados de esta prueba no son concluyentes,

así que vamos a tomar otra muestra para hacer un cultivo. ¿De acuerdo?

Y también te voy a hacer un análisis de sangre

para descartar que se trate de una mononucleosis.

-Eh... Pero eso es algo de la enfermedad del beso.

-Sí. Sí, así es.

-No sé qué insinúa. Y tú, Ana, ¿me tienes algo que contar?

-No.

-A ver: Es una enfermedad bastante frecuente.

De hecho se puede transmitir simplemente por compartir un vaso.

-¿Y tú con quién compartes vasos, hija? -Papá, con nadie.

-Disculpe. Es Carlos.

-Aquí tienes los resultados, ¿eh?

El test del VIH es negativo.

Y ahora, mientras esperamos a tener el resto de resultados,

te voy a poner el tratamiento sintomático. ¿De acuerdo?

Mucha hidratación, y paracetamol para el dolor y la fiebre. ¿Vale?

-Vale. Muchas gracias, de verdad. Por la discreción.

Puede que la infección que tiene Ana en la garganta

sea una faringitis estreptocócica.

Pero, dado su antecedente del otro día,

también podría ser una mononucleosis

o una enfermedad de transmisión sexual.

Así que, para asegurarnos,

le vamos a hacer el resto de analíticas, y un frotis faríngeo.

-Doctoras: ¿Sabe algo ya de su padre?

-Pues no, no sabemos nada todavía.

-Están terminando de hacerle un electro.

-Vale. Por favor: Si no le importa, le dejo mi teléfono, ¿vale?

Y si sabe algo, pues me lo..., me lo dice.

Alguna novedad. Es que me tengo que ir corriendo.

Tengo al pequeñajo en el cole, y no tengo a nadie que se quede con él.

Ahí tiene. Gracias. -Nada.

Un poco borde con la chica, ¿no?

-¿Sabes que estoy pensando...

que no sé si mi padre tiene algo con esta chica?

-¿Y me lo estás diciendo en serio?

-No lo sé. Es que está muy raro.

Está encantado. Está comiendo humus. No quiere que mi madre venga a verle.

Y esta chica se preocupa más de lo normal.

-Pero bueno, es que tu padre está, bueno, pues para que le cuiden,

ahora mismo. ¿O no?

-No lo sé. No me gusta nada.

Mi padre... Para mí siempre ha sido una referencia.

Ha sido de un comportamiento impecable.

Y ahora mismo, es que no le reconozco.

-Bueno, vamos a ver, Soto:

Tú eres una mujer sincera, ¿no? ¿Sí o no? -Sí.

-Bueno, pues pregúntale con sinceridad:

Papá. ¿Qué pasa? Esto; lo otro. Y ya está. Te contesta, y punto.

Y dejas de comerte la cabeza.

-Si razón tienes, sí.

-¡Qué pasa, chaval! -Hola.

-¿Qué tal? A ver: ¿Qué me traes?

-Toma. -Vale.

-Le conocí cuando tenía 17 años.

Y en cuanto me vio me acogió en su casa,

me dio de comer, me dio trabajo...

Si es que se ha portado genial conmigo.

Además: Mariano es un tío supercurrante.

Tuvo a Ana superjoven. Bueno: Más o menos con mi edad.

Y no sé. Ha llevado el negocio él solo... Si es que es un tío genial.

Vamos: Que no se merece que nadie le traicione.

No sé si me explico.

-Pues ahora llevas los papeles al banco a pagarlos, ¿vale?

-Y luego, te vas a coger y llamas a Riqui

para que te diga el tema de los horarios

para entregar la documentación, si te parece bien. ¿Vale?

-Vale. Sí, sí, sí. -Hola.

-De acuerdo. Toma. -¿Cómo estás?

-Pues bueno. Tengo faringitis,

y ahora tengo que ir a hacer unos análisis.

-Pues nada. Esto ya está. Así que...

Ya sabes lo que tienes que hacer.

-Papá, que estoy bien.

Que si quieres vete tú al banco a llevar eso,

y luego, después de los análisis, me lleva Carlos a casa.

-Que no te preocupes, hija.

Que después de los análisis te llevo yo a casa.

Y Carlos va encantado. ¿O no?

-¡Claro! -Pues ya está.

Yo ahora, cuando lleguemos a casa,

te preparo un caldito, y tan a gusto.

¿Vale? -Mm.

-Vamos que el padre no sabe nada de la píldora. ¿Eh?

Y el chico trabaja para el padre.

Y... Y el chico está con la chica,

que ahora es la que tiene el dolor de garganta.

-Pues yo lo que tengo es dolor de oídos.

-Bueno, pues tenías que ir a hacerte un reconocimiento antes de salir.

-Juanjo, que me duelen de escucharte.

-Bueno, lo que tengo que decir

es que lo importante

es que los padres tengan confianza en sus hijos. ¿Eh?

Porque si no, pasa lo que pasa.

-Ya. Y eso me lo dice

quien le ocultó a su hijo

que se había casado con una chica que estaba embarazada de otro hombre.

-Ah... Eso es diferente. -No; no, no, no lo es, Juanjo.

Pero además es que no tienes por qué justificarte.

Entre padres e hijos lo que tiene que haber es respeto.

La confianza es para los amigos.

Padres e hijos nunca pueden ser amigos.

-Ya. ¿Y tú de amigos cómo andas? ¿Eh?

-Mira: Tú dirás lo que quieras.

Pero ese chico ha traicionado al hombre que se lo ha dado todo.

Y a la chica no le importa nada

ni esa traición ni engañar al padre. Precioso.

-¿Y si fuese tu hija, qué harías?

-No es mi hija. -¿Y si lo fuese?

-Que no es mi hija. -¿Y si lo fuese?

-Que... ¡Que me dejes!

Tras realizarle una analítica, una gasometría y un electro,

Joaquín, el padre de la doctora Soto, se hace un TAC de tórax.

-Hola, buenas tardes.

Perdone que le moleste. Tengo que arreglar un enchufe.

-Usted es el amigo de mi hija: la doctora Soto. -Sí.

-¿Es de Afganistán?

-Eh... Sí.

-Un sitio duro para vivir.

-Sí, sí lo es.

Andrea me dijo que estaba usted ingresado.

-¡Ah! ¿Entonces son de esos amigos que se cuentan esas cosas?

-Es que ¿existe otro tipo de amistad?

-Bueno...

-Hola, hija. -¿Qué tal, papá?

-Bueno. Yo ya he terminado. Que se mejore.

-Gracias.

-Bueno, Joaquín:

Tengo ya los resultados de las pruebas, y todo es normal.

Pero en el TAC, lo que hemos visto

es que hay un aumento de la densidad

en la base del pulmón izquierdo.

Eso quiere decir que la neumonía no evoluciona bien.

En los hemocultivos,

también lo que hemos visto es que la causa no es bacteriana.

Sin duda, Joaquín presenta una infección

que está provocando todos los síntomas que tiene.

De momento no sabemos el origen,

así que le vamos a hacer una exploración más detallada.

Muy bien...

Vale...

Bien... A ver...

¿Sabéis si en el colegio de Lucas

ha habido algún brote de varicela o de sarampión?

-Que yo sepa, no. -¿No?

-No lo sé. Yo no sé.

-Y aunque ya se lo he preguntado, Joaquín, insisto:

¿Ha estado..., no sé, en contacto con personas enfermas,

o con animales enfermos...?

-No, no; que no, que no. -Vamos:

Que si te has acostado con alguien que no sea mamá,

que te haya podido contagiar algo.

-Pero... ¡Pero qué dices, hija! ¡Pero cómo se te ocurre una cosa así!

Pero... Pero ¿no te das cuenta que me ofende una pregunta tuya así?

-Bueno. Perdonad. A ver:

Lo que vamos a hacer son unas serologías,

y vamos a poner un tratamiento antifúngico,

para ver si los síntomas remiten. ¿De acuerdo?

-Gracias. -De nada.

Ana y Carlos han regresado a consulta

para que les den los resultados del frotis faríngeo

y de los análisis para mononucleosis.

-Parece que todavía no tenemos los resultados del frotis faríngeo.

Los he pedido porque deberían estar ya.

Pero, al menos, te puedo confirmar que no tienes mononucleosis.

-Tu padre.

Hola, Mariano.

Sí, sí, ¿qué tal?

¿Yo? Pues en el gimnasio. ¿Dónde voy a estar, si no?

Sí. Vale, vale. OK, de acuerdo. Sí, sí, sí, sí. Hasta luego.

Tu padre, que viene para acá. Pero ¡cómo le has dicho que venías!

-¿Y por qué no? Tendremos que contárselo alguna vez, ¿no? Digo yo.

-Sí, Ana. Pero no hoy, ¿vale? Venga. Me voy antes de que llegue. ¿Vale?

-Hasta luego.

Bueno, ¿qué? ¿Y tú cómo estás?

-Bien. Mejor, la verdad. Aunque me sigue doliendo la garganta.

¿No me podría haber tomado un antibiótico, y ya está?

-No. No, lo siento. -Vale.

-Ana sigue sufriendo una infección en la garganta.

Pero hasta ahora

no se la hemos tratado con un antibiótico de amplio espectro

como la amoxicilina porque,

en el caso de que lo que tuviera fuera

una mononucleosis, ese tratamiento sería erróneo,

y además podríamos empeorar su estado de salud,

con efectos secundarios como una erupción cutánea.

Nunca. Nunca hay que tomar los antibióticos sin prescripción médica.

-Perdón... -Sí.

-Ya me han llegado los resultados del frotis faríngeo.

-¡Hombre, por fin! Muchas gracias.

-¿Qué tal, Ana? ¿Cómo vas? -Muy bien, de verdad.

-¿Bien? Bueno. -Gracias.

-Clara: Un momento.

-Ya sabemos qué antibiótico darte. Busca a Carlos. Y tráemelo.

-Muy bien. Hasta ahora. -Adiós.

Joaquín: ¿Qué tal estás? -Bien.

-¿Qué tal? Perdona que no te he avisado.

Pero es que no me dejaban pasar;

y necesitaba saber cómo estabas.

-¡Joaquín! ¿Qué te pasa? Joaquín. ¡Por favor! ¡Por favor!

¡Por favor, ayuda! -¡Ay!

-Papá. Tranquilo, tranquilo.

¡Material para intubar, rápido! -Joaquín.

-A ver, incorpórate. Incorpórate, que vas a respirar mejor.

-Joaquín. -Váyase, por favor.

-¿Qué le pasa? -Váyase.

Tranquilo, papá. Tranquilo.

Res... Tranquilo.

-¿Qué ha pasado, Soto? -Se está ahogando. Hay que intubar.

-Tranquilo, Joaquín. -Incorpórate.

-A ver, hacia delante, un poquito, un poquito más...

La infección se está propagando y tiene una insuficiencia respiratoria.

De momento no hemos dado con el tratamiento

porque no sabemos qué germen lo está causando,

pero en cualquier caso,

tenemos que darnos prisa porque podría sufrir un shock séptico y...

Y bueno: morir.

De momento, lo que podemos hacer simplemente es,

pues reforzar el tratamiento y esperar a las serologías.

-A ver, Niara: Mi padre está intubado, pero está estable.

Te puedes ir a casa. ¿Vale?

-Pero... -Yo me encargo.

Soy su hija, y yo cuidaré de él.

-Vale, pero por favor, dígame algo en cuanto sepa, por favor.

Sus padres se han portado muy bien conmigo y...

Y se han quedado con..., con Damarkus

cuando yo no podía y tenía que trabajar.

-Pero ¿tu hijo no va al colegio, o qué?

-Sí, sí, claro. Sí va al colegio.

Lo que pasa es que el otro día tenía un poco de fiebre y...

Y bueno: Preferí que se quedara con..., con Joaquín.

-Y ¿tu hijo tenía granitos?

-Pues... Pues sí.

Ahora que lo dice sí tenía..., sí tenía unos poquitos.

Pero bueno: Como juega al fútbol en el parque, es normal.

A veces... A veces le pican los mosquitos.

-¿Y eran pequeñitos y le picaba mucho?

-Sí, sí, le picaban bastante.

Eran rojitos. Pero ¿qué...? ¿Qué pasa?

-Nada. ¿Romero?

-Por favor, ¿qué pasa? -Tranquila.

Lo siento, me tengo que ir. Romero, ¿dónde estás? Ah...

-A ver. Lo de mi padre puede ser sarampión.

Ha estado en contacto con el hijo de Niara,

que tenía fiebre y granitos.

-Vale. Pues le vamos a hacer una..., una serología. ¿Vale?

-Venga, vamos. -Gracias. Hasta ahora.

-Carlos: Perdona, pero no te puedes marchar todavía. ¿Vale?

Es que el doctor Mendieta te quiere hacer unas pruebas.

-¿Qué..., por qué?

-Vamos a ver: Porque Ana, tu novia, eh..., tiene gonorrea.

A ver. No te asustes, ¿vale? Que no es grave.

Lo que pasa, que es verdad que es muy contagiosa.

Y hayas sido tú el portador o no, es muy probable que estés infectado.

-¿Qué me está diciendo?

¿Que mi hija tiene gonorrea y él se la ha pegado?

Yo estaba obligada a informarle sobre el posible contagio.

Ya que la gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual

de obligada notificación.

Puesto que es muy contagiosa y de fácil diseminación.

-Papá:

Lucha, ¿vale?

Tienes que salir de esta.

No nos podemos quedar así.

Tenemos que hablar.

Poco después, Carlos regresa de nuevo al hospital,

sufriendo diversos traumatismos por todo el cuerpo.

-¿Qué ha pasado?

-Mira: Tiene traumatismos por todo el cuerpo,

posible costilla rota y un corte en la ceja.

-Carlos: ¿Esto te lo ha hecho el padre de Ana?

-No, no. Qué va.

Eso pensaba yo también. Pero no.

Es que salió corriendo cuando le vio, asustado,

y se cayó por unas escaleras.

-Anda, que...

Vamos a llevarlo a Rayos. -Venga. Venga, tranquilo.

-Las radiografías han mostrado

que Carlos tiene dos costillas fracturadas.

Por desgracia, en estos casos, poco podemos hacer médicamente,

salvo administrar analgésicos para el dolor,

y recomendar al paciente que guarde mucho reposo.

-Bueno, Carlos:

Esta noche te interesa dormir en un sofá, ¿vale?

Para que puedas respirar mejor.

-Carlos: ¿Qué ha pasado?

Esto no te lo ha hecho mi padre, ¿verdad?

-No, no. Para nada. Es que se ha caído por una escalera.

Bueno, chicos: Os dejo un ratito solos, ¿vale?

-Pues sí, tenías razón. Esto no me lo ha hecho tu padre.

-Te lo dije.

-Ya. Pero cuando vi la cara que puso al enterarse de lo de la gonorrea,

yo pensaba que me iba a matar.

-Eres un exagerado.

Estás hecho un cuadro. -Ya.

-¿Te duele? -Bueno. Esto se cura.

Además, que tenía que pasar. -¿El qué?

¿Que te cayeras por las escaleras?

-No. Que se enterara tu padre, por fin. -Ya.

-Además, que no sé:

Yo creo que, viéndome así,

se va a cortar un poco en lo de pegarme, ¿no? ¡Ay!

-Eso espero.

-¿Qué pasa? ¿Qué ha pasado?

-Tranquí... Tranquila, tranquila, que está evolucionando bien.

-Bueno, eso es que la infección está remitiendo, ¿no?

-Por eso. ¿Eh? Venga, venga, venga.

Ya está. Te dejo con él. Tranquila. Venga.

-Por fin, la infección está remitiendo,

y el paciente, mi padre, está mucho mejor.

Incluso hemos podido extubarle.

-Joaquín continúa evolucionando favorablemente,

y la doctora Romero le comunica los resultados de su última serología.

-¡Hola! A ver: Tengo ya los resultados. ¿Eh?

Y la serología ha dado positivo en sarampión.

-A ver: Nosotros lo habíamos descartado en un principio,

porque pensábamos que era una reacción

a la amoxicilina/clavulánico. ¿De acuerdo?

Tampoco teníamos el dato de que el hijo de Niara,

pues haya pasado esta enfermedad.

-Yo nunca le vi los granitos. Bueno:

Yo de hecho creí que ya no se cogía el sarampión.

-Efectivamente, ahora sí hay vacunas para ello.

Pero ni en su época,

ni tampoco desgraciadamente en algunos países, pues las hay, ¿no?

-O sea, que yo tenía todas las papeletas.

La verdad es que sí.

A ver: Vamos a continuar con el tratamiento

hasta que los síntomas desaparezcan.

Ah, ¿qué tal?

Y, bueno, pues si tiene alguna pregunta...

-No. Solo agradecerle todo lo que ha hecho.

-Bueno: Simplemente hago mi trabajo.

Os dejo. Hasta luego.

-Hasta luego.

-Bueno: He hablado con mamá, ¿vale? -Ah, ¿sí?

-Y le he contado que..., que estás bien.

Pero... yo quería hablar contigo algo un poquito más personal.

-Ah, mira, yo también quería hablar contigo.

Ese amigo tuyo, el afgano: Sois muy distintos.

-Papá, por favor. No seas prejuicioso y racista.

-Que no, hija; que no es eso.

Lo que no quiero es que mi hija hipoteque su futuro

con un hombre que viene de un sitio de guerra,

que tiene un montón de traumas, ¿eh?,

y sé de lo que hablo porque he sido militar.

-Yo también he sido militar.

-Pues lo tienes que saber, entonces.

-A ver: No te preocupes.

No voy a hipotecar mi vida. Es un amigo.

No..., no es mi pareja.

-Ya... Nunca se sabe lo que viene luego. -Ya.

Bueno, papá: Yo te agradezco que te preocupes. Pero...

cada uno tiene su vida.

Y tenemos que saber respetarnos. ¿M?

Pues me voy a ir, a seguir trabajando.

-Ah, espera. Que tú me dijiste que me querías decir algo, también.

-Sí, pero... no hace falta.

En el fondo, ya está hablado.

-Pobres chicos. Lo mal que lo han pasado.

Que han estado así seis meses. No sé cómo han podido aguantar.

-Pero cómo que pobres, Juanjo. Por favor: Ellos se lo han buscado.

-Tú eres de los que piensan que los problemas se solucionan así.

Con mano dura.

-Pues sí, sí. Mano dura.

Pero la mano dura no tiene por qué ser física.

Se trata de inculcar respeto por los padres desde pequeños.

Sin dejar pasar ni una.

Que se les quede ahí; incrustado en el cerebro.

-Incrustado. Me encanta la palabra tan profesional del señor neurólogo.

De verdad.

-Clara, sabes perfectamente lo que quiero decir. ¿Vale?

Lo que pasa es que a lo mejor tú no lo hiciste con tu hija en su momento.

-Vamos a ver: Yo eduqué a mi hija lo mejor que pude, ¿eh?

Eso que te quede claro. No, sí, sí. Vamos.

-Ya, claro. Y a ti Elsa te lo ha puesto todo muy fácil,

y no te ha hecho sufrir nada.

-Eh, eh, eh, eh. Ahí te has pasado, ¿eh? Te has pasado.

-Vale. Muy bien. Lo siento.

Y para que lo sepáis:

Yo tampoco sabría qué hacer en una situación como esta,

ni con una hija de 18 años. ¿Contentos?

-No... No, si al final va a ser buen padre y todo...

-¿Cómo?

-Eh... Hipotéticamente. Hipotéticamente.

-Sí. Sí, sí, claro, claro. Vale.

Pues muchas gracias, Niara.

-¿Qué? ¿Ya se te han acabado todas las tonterías?

-Pues sí. He estado hablando con mi padre,

y realmente me he dado cuenta que si...

Que si él siente algo por..., por Niara y yo no puedo hacer nada, ¿no?

-Pues me alegro mucho de que hayas hablado con él.

Bueno. Voy a continuar.

-Hola. -¿Qué tal está tu padre?

-Mejor. -Me alegro.

-Al parecer, su mujer le ha clavado un cuchillo.

-Seguramente que se cansó de sufrir sus malos tratos.

-A ver la herida... Vale.

Es de unos tres centímetros aproximadamente,

con líquido cefalorraquídeo hemorrágico.

-Quiero estar lejos de gente de esta calaña.

-Escúchame, Juanjo.

No es el momento de complicarme la vida, ¿vale?

Así que venga: Haz tu trabajo. -Vamos, Juanjo.

-Nunca es fácil atender un maltrato.

Nuestra labor como médicos es muy clara:

intentar atender al paciente con la máxima profesionalidad,

dejando los juicios y las opiniones de lado.

-La próxima vez que venga un tipo así,

me limitaré a llevarle y ya está.

-Tú a mí no me engañas.

Tú le conoces de algo. ¿Estabas en el lugar de los hechos?

-No sabes cómo te odio.

Ojalá te quedes en una silla de ruedas toda la vida.

-Debo ser sincero contigo.

Ayudé a morir a mi mujer.

Olson... lleva mucho tiempo chantajeándome con esto y...

-Me duele mucho la..., la zona de la... De la genitalia.

-Creo que puede ser una orquitis. ¿Vale?

Es una infección testicular.

Pero hay que confirmarlo con una analítica.

-Lo más que puedo hacer es darte las gracias.

Podría haber sido más fácil para ti callártelo, y mantenerlo en secreto.

-Necesito saber qué es lo que sientes.

-Mucho dolor en..., en las articulaciones...

-¡Hay que hacer un ecocardiograma urgente!

-Voy a por él.

-Sé que los detalles y cómo ocurrió todo, solamente Cabrera lo sabrá.

Lo voy a estar vigilando.

FIN

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 20/06/17 (2)

Centro médico - 20/06/17 (2)

20 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 20/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 20/06/17 (2) "
Programas completos (657)

Los últimos 670 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Apache Tomcat/6.0.20 - Informe de Error

Estado HTTP 404 -


type Informe de estado

mensaje

descripción El recurso requerido () no está disponible.


Apache Tomcat/6.0.20