www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3950269
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 20/03/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Julia acude a urgencias

porque al llegar a casa tras una comida de celebración,

empezó a sufrir dolores fuertes en el estómago y se desmayó.

-¿Qué ha pasado?

-Pues nada, que estábamos en casa

y la ha empezado a doler mucho el estómago.

Bueno, un momento, por favor. -Vale.

A boxes, por favor.

-Yo creo que fue el champán. Ya me entiendes.

Mi madre está acostumbrada a nada,

a mojarse los labios en las reuniones de empresa,

pero es que hoy estaba desatada.

-Ahí le duele ¿no? -Sí.

-Vale. ¿Cuánto tiempo lleva con la sudoración y las náuseas?

-Pues unas horas aproximadamente.

Yo lo achaco un poco en la tensión de los últimos días.

Yo me encontraba un poco más animada, tenía una celebración.

Me he pasado con la comida.

Yo creo que hasta tal punto que ni el omeprazol ha podido arreglarlo.

-¿Lo toma regularmente?

-Sí, con el resto del tratamiento.

-¿Y qué toma? Cuénteme.

-Tomó antipertensivos,

ácido acetilsalicílico para un ictus que tuve.

Y luego, he cambiado la alimentación por una hernia de hiato

que me descubrieron hará como unos 20 años.

-Vale.

-Pero la verdad es que sí, llevo una vida bastante intensa.

-¿Mucho estrés? -Mucho.

-¿Conoce el anuncio este del coche que se ha hecho tan famoso

que se lanza al agua?

-Sí, claro. ¿Y quién no lo conoce?

-Soy la presidenta de la empresa de automóviles.

Mi marido, que en paz descanse, fue el fundador.

Ahora la dirijo yo y eso me trae muchos quebraderos de cabeza.

Aunque la palma, se la lleva mi hijo.

Que va muy a lo suyo.

-Bueno, los hijos. Ya se sabe.

Le voy a hacer unas pruebas ¿de acuerdo?

Para intentar arreglar lo del abdomen,

pero desde luego no sé si vamos a arreglar lo de su hijo.

Eso ya no lo sé.

-Mi hijo, no sé.

-Con la clínica que presenta y sus antecedentes,

la verdad es que debemos de ser cautos.

Podríamos estar ante un infarto de miocardio,

una úlcera gástrica, una pancreatitis

o incluso una reagudización de la hernia de hiato que presenta.

Entonces, lo que vamos a hacer es una analítica,

un electrocardiograma y también una radiografía de tórax.

-Los eosinófilos elevados son unas células que están altas

por una relación alérgica. Se asocian con ello.

-Hola, chicas. -Hola.

-Hombre ¿qué tal? ¿Cómo le ha ido la clase a la bailarina de moda?

-¿Has vuelto a bailar? Enhorabuena ¿no?

-Sí, bueno. Pero no tan bien.

Me tuve que ir antes de empezar la clase

porque en medio de los estiramientos

me empezó a doler y no quería forzar.

-¿En serio?

Pues si quieres hablo con uno de los traumatólogos de aquí,

a ver si te pueden echar un vistazo.

-Pues te lo agradezco un montón porque creo que algo no va bien.

-Chicas, os dejo. Que conozco a este paciente.

Una ambulancia trae a Fermi al hospital.

Tiene la presión arterial y la temperatura corporal muy bajas.

Todo parece indicar que ha consumido drogas.

-Conozco a este paciente y conozco sus antecedentes.

Y por sus síntomas y sus constantes vitales,

es muy probable que haya consumido heroína.

Hola ¿me oyes? Soy la doctora Marco.

Estoy aquí para ayudarte.

La doctora Marco le está realizando a Fermi una exploración neurológica

para comprobar su estado de consciencia.

-Sigue taquicárdico, pero está rítmico.

Vale.

Pupilas, a ver.

¡Lo sabía!

El paciente tiene las dos pupilas iguales,

pero son más pequeñas de lo normal.

Están contraídas.

Son poco reactivas a la luz.

Esto es un signo típico de intoxicación por heroína,

así que tenemos que actuar cuanto antes.

Luz, hay que hacerle una placa de tórax

y una analítica de sangre urgente.

Vamos a empezar ya con el tratamiento de naloxona,

oxígeno y suero intravenosos.

-De acuerdo, ahora mismo.

Julia, que había acudido a urgencias

aquejada de un fuerte dolor abdominal,

ya ha sido sometida a una radiografía de tórax.

-Lo siento, cariño. Veo que estás ahí, guasapeando con tus amigos

y tú aquí en el hospital.

-No te preocupes, quiero estar aquí contigo.

-No dejo de pensar lo que hubiese pasado

si no llegamos a pagar el rescate.

-Tranquilízate, de verdad. Que ya pasó todo.

-No, no me pidas que me tranquilice.

Esto no puede quedar así.

Ahora que todo ha pasado y afortunadamente ha salido bien,

tienes que decírselo a la Policía.

-Escúchame, ahora lo más importante es tu salud.

-No, estas personas no pueden quedar impunes.

-Te recuerdo que los secuestradores dijeron

que no hablásemos con la Policía si no queríamos represalias.

Así que, vamos a dejarlo tal y como está. ¿Vale?

-Buenos días, doctora.

-Bueno, tengo ya los resultados

y la radiografía confirma pues efectivamente,

la hernia que me comentó.

Es una hernia bastante grande,

y todo apunta que tiene

una epigastralgia secundaria a esa hernia.

Eso lo que significa es que vamos a tener que intervenirle.

-¿Van a tener que intervenir? -Sí.

Con una hernia de hiato así,

que se produce cuando una porción de estómago sube hacia el tórax,

hay mucho más riesgo de perforación del aparato digestivo.

Digamos que es como una especie de globo hinchado

que cuanto más grande, más posibilidades hay de ruptura.

(Música)

El paciente ingresado por sobredosis de heroína,

ya se encuentra consciente.

Y la doctora Marco revisa los resultados de sus análisis.

-¿Qué? ¿Le has cogido gusto a venir al hospital?

-Que va, doctora. Si no me gusta ni la comida, ni la cama, ni el local.

Pero de la compañía, no tengo queja.

-Pues yo no esperaba verte tan pronto, qué quieres que te diga.

-¿Qué quiere, doctora? No tengo a nadie ahí fuera.

Mi colega Simón fue el que me ayudó

a meterme otra vez en rehabilitación.

Teníamos un negocio juntos,

un negocio de... muy gordo, se podría decir.

Y él me convenció para hacer las cosas bien.

Y los primero pues era entrar en rehabilitación y lo intenté.

Las cosas iban bien.

-En la analítica no hemos visto nada grave,

pero en la placa de tórax ha salido que tienes líquido en los pulmones.

¿Tú qué tal te encuentras? -Yo, estupendamente.

-¿No tienes ninguna molestia? ¿Te duele el pecho?

-No, no. -Vale, espera.

Si te tocó ¿te duele más? -No, no, no.

-¿Cómo describirías el dolor?

¿Es un dolor tipo pinchazos o más bien como si te apretaran,

como un peso?

-Como si me apretaran. Es como una presión.

Así, aquí en el pecho.

-¿Tienes náuseas? ¿Ganas de vomitar? ¿Mareos?

-Nada, estoy para irme.

-¿Sudoración?

Por el tipo de dolor torácico que ha descrito Ferni

y por sus antecedentes en el consumo de heroína,

puede ser que nos encontremos ante un síndrome coronario agudo

como una angina o un infarto.

Se produce cuando hay una disminución o interrupción del flujo sanguíneo

de las arterias que nutren el corazón.

Tengo que hacerte una analítica de sangre y un electrocardiograma.

-Mire, doctora. Yo me quiero pirar ya.

-¿Por qué? ¿Llegas tarde a algún sitio?

-Pues tuve un trabajo, tuve un trabajo.

Yo era Ferni, el socio.

¿Sabe usted? Lo que pasa es que la vida es muy perra.

Y se llevaron a mi colega.

Aparte del dolor en el pecho,

¿Tienes alguna molestia más por la paliza que te dieron

la última vez que viniste al hospital?

-No, no. Me dejó usted para pasar la ITV.

Sin mi socio, no hay negocio. Y fue salir del hospital,

cruzarse con un "munipa" y zasca, deportado.

La soledad no es buena compañera.

La droga, pues sí.

Ya lo sé, que me han vuelto a traer al hospital,

pero bueno, esta vez traigo el careto más guapo ¿o no?

-Vas a tener que quedarte ingresado

hasta que te hagamos todas las pruebas.

Así que, ármate de paciencia si ves que va a ser necesario.

Tengo otra urgencia.

Carlos, por favor.

Hazle un electro urgente y una analítica de sangre

con marcadores cardíacos. Yo vengo ahora.

-Como todo lo bueno.

(Música)

Poco tiempo después de ser intervenida con éxito de la hernia,

Julia es dada de alta.

-Lo que necesita Julia es reposo para que no salten los puntos.

Dieta blanda para no forzar el aparato digestivo

y también un tratamiento para reforzar la flora intestinal.

Pero es muy importante saber que después de una intervención,

hay que seguir las recomendaciones del médico.

-Ahora, reposo y tranquilidad.

-Bueno, dudo mucho que me pueda tranquilizar

hasta que no hables con quien tú sabes.

-Mamá, no puedo creer que sigas con eso.

Ya has escuchado a la doctora.

Ahora lo que necesitas es descansar.

-Dudo mucho que descanse hasta que no hablas con la Policía.

-Mamá, mamá... Quiero dejar atrás esos días...

y seguir hacia delante como si no hubiera pasado nada.

No quiero volver a revivir algo tan doloroso.

Lo pasé muy mal.

Mírame a los ojos.

Tienes que prometerme que no vas a volver a sacar el tema.

-Venga, no te sacaré el tema.

-Hombre, la verdad es que Lucas ha cambiado de actitud.

Se está portando mejor.

Estoy hablando más con él y, en fin, estoy más contenta.

Lo que pasa es que ahora quiero ser un poco más flexible con él

con ciertas cosas pero... Con la consola, por ejemplo.

Él quiere estar jugando todo el día.

No se sabe cómo acertar.

-Haz lo que creas conveniente, que seguro que lo haces bien.

Y en cuanto a la consola,

yo creo que un ratito no le hace mal a nadie.

-Pues yo creo que no debes ceder.

Yo creo que el niño tiene que entender que si hace las cosas bien,

tiene premios, sino no.

-Tampoco hay que ser tan estricto.

Hay que levantar un poquito la mano.

Lo digo por experiencia.

-Claro. ¿Igual tú y yo deberíamos de hablar el mismo idioma?

-Bueno, yo me tengo que ir.

Pero muchas gracias por los consejos.

(Música)

La doctora Marco repasa con el traumatólogo

las radiografías que le han hecho a Marta,

la fisioterapeuta del hospital,

después de que le volviera a doler la pierna.

-Pues como puedes ver la pierna está bien, está perfecta.

-No puede ser, a mí me duele, y no me lo estoy inventando.

-Ya, pero la placa es muy clara, Marta.

-¿Piensas que me lo estoy inventando?

-No, yo no digo que te lo estés inventando.

Pero... No se, a lo mejor es un dolor fantasma.

Porque no hay ninguna razón física para que te duela.

-Bueno, pero sabré yo si me duele o no me duele.

-Tampoco te pongas así,

porque si hago todo esto es porque me preocupo por ti.

De hecho, he dejado a un paciente

para darte los resultados lo antes posible.

Lo que quiero decir es que si el dolor no está aquí,

igual es un dolor que viene de otro sitio.

No sé, quizá deberías de hablar con Lucía y...

-Gracias por el consejo.

La loca de la pierna tiene trabajo y se va.

-Marta...

¡No puede ser!

(Música)

Julia, que había sido dado de alta tras su operación,

tiene que volver poco tiempo después

porque sus síntomas, lejos de remitir,

se han reagudizado.

-Lo siento.

-Tranquila. ¿Cómo se encuentra? -Un poco mejor.

-¿Sí? ¿Puede tumbarse? -Sí, claro.

-Despacito.

Eso es.

¿Se puede desabrochar?

Así le miro los puntos, cómo van.

A ver.

Muy bien.

Bueno, están muy bien.

Aún le quedan unos días, pero están bien.

A ver, ¿le duele aquí? -Sí.

Bueno, todavía tiene dolor en el epigastrio.

¿Ha seguido mis recomendaciones?

-Es que no me ha dado tiempo.

Porque según llegué a casa,

ya empecé con unos vómitos muy fuertes y me he venido para acá.

-Yo creo que lo mejor es que la ingrese.

Para hacerle un estudio. ¿De acuerdo?

-¿Podría llamar a mi hijo, por favor?

Que me traiga un cambio.

-¡Mire que es coqueta! Ja, ja...

Hombre, yo creo que no es lo más importante ahora mismo, pero bueno.

¿No vino Pío con usted?

-No, estaba con unos amigos. -Ya... Unos amigos.

¿Tiene usted hijos, doctora?

-Sí, tengo una niña pequeñita, Andrea.

-Pues disfrute de ella.

Porque según va madurando, se dará cuenta que cada vez van más lo suyo.

Están haciendo siempre caso hasta que un día dejan de hacerlo.

Pero bueno, es ley de vida.

-Bueno, yo creo que dentro de madurar

uno tiene que saber lo que está bien y lo que no.

No esperaba que Julia volviese

y mucho menos con una obstrucción intestinal.

Le vamos a hacer una analítica,

pero antes colocaremos una sonda nasogástrica

para descomprimir el estómago

y luego le haremos una gastroscopia para saber qué le está pasando.

-Ferni, el paciente de la doctora Marco,

ha sido trasladado de urgencia a reanimación

después de que una enfermera le encontrara desmayado en el baño.

-Está en fibrilación ventricular.

Luz, cárgame las palas a 150, por favor.

Cuando las tengas, dime.

-Ya está.

-¡Fuera!

-Nada, a 180.

-Vale.

-Fuera.

-Nada.

-Vamos a hacer otra.

-Vale.

-Fuera.

-Sube a 300. -Vale.

-¡Fuera!

(Música)

Julia, que había acudido a urgencias

por la reagudización de sus síntomas,

ha empezado a tener graves problemas para respirar.

-A ver.

Le hemos puesto oxigenoterapia y además,

hemos visto que por la sonda

ha salido un contenido de color oscuro

que podría corresponderse con una hemorragia gastrointestinal.

Tenemos que hacerle una gastroscopia de urgencia,

pero lo primero es que su aparato digestivo esté vacío.

-Hola, Pío. ¿Acabas de llegar?

-Sí, es que he estado ocupado cuando me llamaste.

Estaba con unos amigos y bueno, me han liado un poco.

-Claro, mucho lío. -Sí.

-No sé si eres consciente de que tu madre es mayor y que está muy grave.

-Mira, no eres quien para meterte en mi vida.

No eres mi madre.

-No, gracias a Dios.

-Bueno, disculpa. He sido un egoísta, tienes razón.

Te prometo que voy a estar más pendiente de mi madre ahora.

-Pues me alegra escucharlo.

(Música)

¿Qué tal, mamá? -Hola, cariño.

-¿Cómo te encuentras?

-Bien. Y tú, ¿cómo lo has pasado?

-Bien, bien. He estado un rato con estos.

Siento no haber venido antes.

-No te preocupes.

¿Te pasa algo?

Te veo la cara como un poco desencajada.

-No, no. Nada, de verdad.

Oye, una cosa. ¿Qué hace aquí la Policía?

-Lo siento, he hablado con él sobre el secuestro.

Debía de hacerlo, lo siento.

Estas personas tienen que pagar por lo que han hecho.

-Vale, vale. Está bien. Está bien.

¿Y qué te ha dicho el Policía?

-Bueno, que podemos estar tranquilos.

Por lo general encuentran a los culpables.

Quieren hablar contigo.

-Está bien. Está bien, hablaré con ellos.

(Música)

Tras sufrir una parada cardiorrespiratoria,

Fermi se ha recuperado gracias a la rápida intervención

de la doctora Marco.

-Volvemos a estar aquí, Fermi. ¿A dónde crees que ibas?

-No sé de qué me habla, doctora.

-Cuando te dio la parada,

te encontraron en el baño de la recepción del hospital.

Te estoy preguntando qué a dónde ibas.

-No sabía que esto era una cárcel.

-No, no es una cárcel.

Pero acordamos de que ibas a estar aquí

hasta que estuvieses completamente recuperado.

-No se lo tomen a pecho, doctora.

Yo es que aquí no me encuentro.

-Yo soy más de estar en la calle. -Ya.

-Ya tengo los resultados de los análisis.

-¿Análisis para qué?

Si ya está claro que me he metido heroína.

-No, no me refiero a esos análisis.

Me refiero a los últimos que te pedí.

Los que te pedí en relación al dolor

que me dijiste que tenías en el pecho.

Eran para ver si tenías alguna lesión miocárdica.

El miocardio es el músculo del corazón.

Para ver si tenías un problema cardiaco.

-Si soy un chaval. Malo, malo, no puede ser.

-El electrocardiograma y la analítica no han dejado lugar a dudas, Fermi.

Lo que has tenido es un infarto.

Dentro de los infartos agudos de miocardio, el que ha sufrido Ferni es

el que más posibilidades de supervivencia tienen.

Ahora vamos a empezar un tratamiento vasodilatador con nitroglicerina.

¿Eso tiene secuelas?

No, por suerte el tipo de infarto que has tenido no deja secuelas.

No vas a tener una insuficiencia cardiaca

y podrás hacer una vida normal.

¿La heroína ha tenido algo que ver? -Todavía tenemos que esperar

los resultados de las pruebas que lo confirmen.

Pero Ferni, tendrías que plantearte más en serio cambiar de vida.

La próxima vez quizá no tengas tanta suerte.

Fácil decirlo, doctora.

Solamente tienes que encontrar una nueva razón.

Nosotros aquí podemos ayudarte,

lo único que tienes que hacer es decir que quieres dejarlo.

No le pida peras al olmo.

Hola. Hola.

¿Sabes? Ayer la niña se quedó encantada con la película.

¿Hasta por la noche?Claro.

Cariño, la niña tiene que dormir.

Sus rutinas, sus horarios, lo hemos hablado un montón de veces.

Bueno, no hay que ser tan estricto con la educación de los hijos.

Por cierto, el otro día con Soto, no sé...

creo que no debes meterte en cómo tiene que educar a su sobrino.

En eso tienes razón. Pero sigo pensando igual, Javier.

Ya lo hablaremos con calma. ¿Sabes lo que pasa?

Que tengo la sensación de que yo soy la mala, tú eres el bueno

y creo que simplemente es una cuestión de hablar el mismo idioma.

Como yo te dije. Y ya está.

Sí, sí. Pues cuando necesites mi opinión, me avisas.

Ferni, el paciente al que la doctora Marco diagnosticó

un infarto de miocardio,

está ingresado y parece que se está recuperando poco a poco.

¿Qué tal? -Bien.

Los análisis de control de los marcadores cardiacos

se han normalizado.

Todo está yendo bien. -Por fin. Ahora sí que me voy a ir.

Los resultados del estudio que te hemos hecho confirman que el infarto

ha sucedido por un vasoespasmo secundario el consumo de heroína.

Los problemas cardiacos son uno de los muchos peligros que conlleva

el consumo de opiáceos y drogas en general.

En el caso de Ferni,

la heroína provocó espasmos en las arterias coronarias

que finalmente terminaron desencadenando

un infarto agudo de miocardio.

Si es que me lo tengo merecido.

Menos mal que Mutombo no me ha visto así.

Hizo bien en no confiar en mí.

Ferni, no seas tan duro contigo mismo.

Porque eso no te va a llevar a ningún lado.

Lo importante es que te des cuenta de que todo esto que te ha pasado

es una nueva oportunidad para dejar la heroína.

Y aunque Mutombo ya no esté, nosotros podemos ofrecerte apoyo.

No sé, no sé. ¿Me puedo ir ya?

No, es preferible que te quedes ingresado unos días más.

Pues nada. -Venga.

Finalmente, la doctora Romero pudo realizar la gastroscopia,

donde encontró una importante herniación en el estómago

que se encontraba torsionado sobre sí mismo.

¿Qué tal, mamá? -Bien.

¿Te duele mucho el estómago? -Un poco, no te preocupes.

Lo que me gustaría es que te ocuparas de otra cosa.

No me puedo creer que sigas pensando en que hable con la Policía

estando como estás. Ya habrá tiempo.

Además, lo que tienes que hacer es quitar la denuncia.

Y olvidarnos ya de todo.

No te entiendo, de verdad. Pero ¿por qué no quieres?

Si esto es lo que nos haría dejar todo atrás y olvidarlo.

Ya, ya lo sé. Pero, Me he dado cuenta

de lo verdaderamente importante.

La familia. Es decir, tú y yo.

Tenemos que pasar más tiempo juntos.

Basta, Pío. Tengo que llamar...

Mamá, mamá. De verdad, déjalo ya, hazlo por mí.

Mamá, está bien. -Pío.

El secuestro no fue real. -¿Cómo?

Invite a todos estos a una fiesta en la suite de un hotel

y se nos fue mucho de las manos.

Estuvimos dos días y la factura no podíamos pagarla, no teníamos dinero.

Vamos a ver, Pío. ¿Qué tiene que ver todo esto con el secuestro?

Pedro me prestó el dinero

pero tenía que devolvérselo antes de que su padre se enterase.

Entonces, se me ocurrió fingir mi propio secuestro

y pedir un rescate.

¿Cómo haces esto? De verdad, es lo último que me esperaba ya.

Pero ¿cómo puedes hacer esto, Pío? Por favor.

Mamá. Mamá, ¿estás bien? Respira. -No puedo.

Espera. ¡Socorro! ¡Socorro, doctora!

A ver, Lucía, de verdad. Yo esto no lo veo claro.

Creo que no va a servir para nada.

Porque a mí me duele, y me duele.

Y tampoco quiero hacerte perder el tiempo.

No me haces perder el tiempo, pero ya que estas aquí,

¿por qué no te relajas, cierras los ojos

e intentas acordarte de cómo te empezó a doler la pierna?

Pues es que no tiene ningún misterio.

Me empezó a doler estirando antes de la clase de baile.

Pero Marco no ha encontrado ninguna causa física

que haga que tengas ese dolor. -No.

Entonces, ¿por qué no cierras los ojos, te relajes un ratito

e intentas acordarte?

A ver si encontramos algo. Respira.

Parece una tontería, pero cerrar los ojos

y evocar un acontecimiento con la ayuda de un profesional,

nos ayuda a recordar detalles concretos

que pueden ser clave para solucionar algunos traumas.

Ahora intenta recordar cuando llegaste a la escuela de baile,

¿qué fue lo primero que hiciste?

Me fui al vestuario.

¿Estabas sola? -No, había mucha gente.

Había gente que entraba y salía de clases.

Y me encontré con una compañera de hace mucho tiempo de baile.

Que bailaba muy bien y ahora, de hecho es profesora.

Y luego ya me fui a clase ya está.

¿Has pensado que puede ser que esedolor no sea más que un bloqueo

por haber visto a una antigua compañera de baile

y por el miedo de volver a bailar?

Vale, tú también crees que me lo estoy inventando, ¿no?

No, pero si tu sueño es bailar.

A veces enfrentarse a los sueños puede dar mucho miedo

y te puede bloquear.

Bueno, Lucía. Muchas gracias.

Me voy con mi dolor a otra parte.

Tras sufrir una insuficiencia respiratoria grave,

Julia tuvo que ser trasladada a la UCI.

Pero a pesar del tratamiento,

todavía no han conseguido estabilizarla.

Además, su corazón ha empezado a fallar.

¿Qué ocurre? -Bueno. Creo que...

Que lo que tiene es un vólvulo gástrico complicado.

Es decir: su estómago ha rotado sobre sí mismo,

hasta casi el borde de la estrangulación.

Entonces, de momento le hemos puesto antibióticos,

pero es probable que le tengamos que volver a operar. ¿Eh?

Está bastante grave. -Soy un imbécil.

Vamos a ver. Ahora mismo tenemos que estar tranquilos. ¿Vale, Pío?

¿De acuerdo? ¿Me escuchas? ¿Eh?

Mi madre es lo único que tengo. -Vale, pues...

Ella siempre ha cuidado de mí y yo no...

Vale. Vamos a hacer todo lo posible. ¿De acuerdo? Confía en nosotros.

Venga.

Perdona, ¿tienes un cigarrito? -No, no fumo.

Huy, pero ¿por qué estás tan triste, con esos ojitos de miel que tienes?

Oye, pero tú estás ingresado en el hospital, ¿no?

¿Qué haces en la calle?

Pues que estoy rayado de estar ahí dentro.

¿Qué médico te está llevando?

La doctora esta; la de los consejos. La doctora Marco.

Sí. Algún que otro consejo sí que da, sí.

Oye: Te está saliendo sangre de la nariz. -¿Eh?

Sí. No te toques.

Espera; te tiene que ver un médico. Acompáñame.

¡Marco! -Dime.

Justo venía a hablar contigo. La charla con Palacio, mal.

Porque ella sigue pensando que tiene un problema físico,

y yo creo que lo que tiene es un problema de bloqueo mental

y de falta de confianza.

¿Y tú qué crees que podemos hacer?

Pues es que no lo sé.

Porque cada vez que intento hablar con ella se cierra en banda.

Ya.

Eso a lo mejor es porque el baile le importa más

de lo que nosotras pensamos, ¿no? -Pues a lo mejor. Claro.

(Mensaje)

Perdona. Pero es que tengo un paciente

que tengo que atender de urgencia.

Ah, vale. Nada, no te preocupes.

Tras consultar con Cirugía

con la sospecha de un posible vólvulo gástrico complicado,

Julia es intervenida de urgencia.

Hallamos el vólvulo esofagogástrico con necrosis en estómago y esófago,

además de otras complicaciones.

Hemos tenido que quitarle gran parte del esófago y la mitad del estómago,

y hemos colocado unos drenajes

para que pueda expulsar el líquido sobrante.

Afortunadamente todo ha salido bien.

Ya no tiene un aparato digestivo normal.

Por lo que los hábitos de vida tienen que cambiar. -Mm.

Vamos a comenzar con una nutrición enteral. ¿De acuerdo?

Que es por sonda.

Pero bueno; el pronóstico es bueno, y en unas semanas mejorará.

Muchas gracias, doctora. -De nada.

Muchas gracias. -A descansar. -Sí.

Hasta luego. -Hasta luego.

Adiós. -Gracias.

Aquí te dejo en buenas manos. ¿Vale? -Yo me encargo.

Hasta ahora. -Hasta luego.

A ver. Agacha la cabeza hacia delante, ¿sí?

¡Doctora, doctora! -¿Qué? ¿Qué?

Que me estoy muriendo. Mire; mire. -Que no, Ferni.

A ver, tranquilo. No me digas, en serio, que tienes miedo ahora

por un poco de sangre.

Hombre, empezar a sangrar por la nariz después de un infarto,

eso asusta a cualquiera.

Los episodios de epistaxis o hemorragia nasal

son uno de los efectos secundarios del tratamiento anticoagulante

que le hemos puesto a Ferni.

Y pese a lo que pueda parecer, no es algo grave.

Simplemente tenemos que reajustar la terapia anticoagulante

para que no tengas episodios de sangrado. Nada más. ¿M?

Luz, no te preocupes. Que nosotros nos apañamos.

¿A que sí? -Sí, sí. -¿Sí?

Pero límpieme, porque yo no quiero mancharlo todo de sangre.

Venga, hasta luego. -Hasta ahora.

Una vez ajustada la terapia anticoagulante,

si sigues evolucionando a este ritmo, en pocos días recibirás el alta.

Y Ferni: En ese momento, tendrás que decidir qué es lo que quieres hacer.

Estaba muy preocupado. Lo he pasado muy mal.

Bueno.

He estado pensando, mami. -Mm...

Y he aprendido la lección.

A partir de ahora se acabaron las tonterías. Una vida nueva.

Bueno, me parece muy bien. Pero te recuerdo

que tenemos una conversación pendiente.

Aún no me has explicado por qué fingiste el secuestro.

No lo sé. Simplemente lo hice.

Pero de verdad: En cuanto salgamos del hospital y quites la denuncia,

todo va a cambiar. Todo va a ir a mejor; de verdad.

Qué mal, Pío: No entiendes. Qué mal lo he hecho contigo.

Dirijo una empresa, donde todo el mundo me respeta,

y tú... Te he malcriado; te he consentido.

Te pregunto que por qué finges un secuestro, algo gravísimo,

¡y me dices que no lo sabes! Pero bueno, Pío, o sea:

¿En qué estabas pensando?

No voy a retirar la denuncia, Pío. Lo hago por tu bien.

No la voy a retirar, Pío. No.

Mamá: Sabes que si no quitas la denuncia voy a ir a la cárcel.

Lo sabes, ¿no? -Sí, sí lo sé. Claro que lo sé.

Y posiblemente no me lo perdones nunca.

Pero creo que es lo que debo de hacer. -¡Y una mierda!

Pío... -¡Y una mierda!

Pío: No me grites, Pío, por favor. -¡No sabes lo que estás diciendo!

Que sepas que siempre lo haré por tu bien.

Siempre desde el corazón y por tu bien.

Mamá, no hables con la policía. No puedes estar haciéndome esto.

Tenías que haberlo pensado antes.

Todos los actos tienen unas consecuencias, Pío. Y tú no mides.

¿Vas a dejar que vaya a la cárcel, de verdad?

Sí. Es posible que vayas. Pero algún día me lo agradecerás.

Seguro, Pío.

Lo hago por tu bien, cariño.

Pío, por favor, escucha un momento. ¡Pío!

Ahora mismo, él no lo entiende.

Pero no le estaría haciendo ningún favor si dejo pasar esto.

A veces una madre tiene que hacer cosas por un hijo.

Aunque sean tan dolorosas como esta.

Ferni, el paciente que ingresó

tras sufrir una sobredosis de heroína y un infarto de miocardio,

ya está listo para recibir el alta.

Ferni: Espero que todo esto que ha pasado te haya servido

para darte cuenta de lo importante que es

que te mantengas alejado de las drogas.

He estado pensando mucho en lo que hemos hablado estos días,

y la mejor manera de no pensar en las drogas es

tener la mente ocupada en otra cosa. -Mm...

En cuanto salga, me doy una fiestecita de dos, tres días,

y ahí sí, directo a rehabilitación.

¿Me lo estás diciendo en serio?

Pues ¿no ves que no, doctora?

Qué gracioso estás hoy, ¿no?

¿De verdad vas a ir a rehabilitación?

De cabeza. En cuanto salga de aquí.

Y muchísimas gracias por todo lo que ha hecho por mí. De verdad.

Nada. Mucho ánimo y mucha fuerza. ¿Y sabes qué?

Que yo creo que lo vas a conseguir. -No tenga duda.

Pues claro que estoy cansado de ser Ferni el yonqui.

Quisiera volver a ser empresario.

Ferni el socio. Pero claro: Ahora no está Mutombo...

No es fácil.

Pero lo voy a conseguir.

Marta. -Hola. -Hola.

Marta: Quería pedirte perdón,

porque tenía que haberte hablado con más...

Con más delicadeza; con más sensibilidad. Lo siento.

No. La que os tengo que pedir perdón soy yo.

Porque no os escuché y me enfadé con vosotras.

De verdad que te entendemos perfectamente. En serio.

No te sientas mal. Ven...

Ah..., cariño: Que..., que no podemos seguir así, sin hablarnos.

A ver: Dejaste claro que no hay lugar para otra opinión.

Y qué voy a decir. Bueno, pues yo no quería eso.

Pero...

He estado llevando un caso, de una madre con su hijo, que...,

que la verdad, no tiene ninguna educación.

Entonces, pues no quería que a nuestra hija le pasara lo mismo.

Y además, también hiciste un comentario

con respecto a que tú eras padre y ya tenías experiencia y...

Y ya sé que yo no la tengo. ¿Sabes? Pero me hizo sentir mal.

Pues lo siento, porque no era mi intención.

Lo que quiero decir es

que no hay que llevar un patrón establecido para educar a los hijos.

Ahora los dos somos padres de Andrea y...

Estamos en igualdad de condiciones.

Es más: Tengo tanta ilusión como miedo. Imagino que tú también.

¿Miedo? Yo no tengo miedo; tengo terror.

Cariño: Yo no sé. Si lo vamos a hacer bien; si...

Si yo lo voy a hacer bien. Eh, eh, eh, eh, eh, eh...

Porque tú ya lo has...Chs...

¿Qué? Lo haremos lo mejor que podamos ¿Eh?

Lamento deciros que es negativo.

Estaba completamente segura de que podía estar embarazada.

Debéis de tener cuidado con obsesionaros.

Todos los médicos nos dicen lo mismo: que no nos obsesionemos.

Yo creo que igual ya es el momento de probar otra opción.

Por ejemplo, la inseminación artificial.

Me he comprado un test de orina, de los de la farmacia,

y ha dado positivo. Así que bueno,

todavía no nos lo queremos creer,

y lo que hemos hecho es que hemos repetido la prueba en sangre...

El test ha dado positivo. Así que enhorabuena.

¿Cómo está el bebé? -No estás embarazada, Marta.

Mamá. Mamá, ¿qué ha pasado? -Silvia, tu padre ha desaparecido.

Pero ¿cómo que ha desaparecido? -Sí, ¡que se escapó ayer de casa!

¿Ya estamos en casa?

-¡Por favor, llevadlo a Reanimación! ¡Rápido!

A ver, no es la primera vez que se intenta ir.

A veces me confunde con una desconocida,

y se enfada muchísimo conmigo.

A medida que avanza el Alzheimer, es posible que aparezcan delirios;

que son creencias falsas que se perciben como ciertas.

¡Es una ladrona! Me quiere robar. Quiere acabar conmigo doctor.

Cuando él se pone así, no es él mismo.

He estado pensándolo mucho,

y creo que lo mejor es llevar a papá a una residencia.

Pero ¿tú estás loca, o qué?

Y si se vuelve a escapar, ¿qué hacemos?

Yo soy perfectamente capaz de cuidar de tu padre.

¿Se puede sentar, por favor? -¡Váyase, váyase!

¡Ayúdeme! ¡Me quiere matar! ¡Me quiere matar!

  • Centro médico - 20/03/17 (2)

Centro médico - 20/03/17 (2)

20 mar 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 20/03/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 20/03/17 (2)"
Programas completos (711)

Los últimos 724 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios