www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4484035
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 19/02/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Te he llamado porque no puedo dejar de pensar en el problema con Marcos.

Y el otro día Soto me dio una idea que no sé, deberíamos valorarla.

Me dijo que como ahora Marcos

ya no puede entrar a otro instituto a estas alturas, le han expulsado,

pues quizá lo podríamos llevar unos meses a un colegio interno.

A ver, Lucía, no me lo puedo creer,

y menos viniendo de ti que eres psicóloga.

Es decir, cuanto más nos necesita Marcos,

tú lo quieres enviar a un internado.

Pero es que yo ya estoy desesperada.

Y después de que el otro día hizo un aviso falso y llamó a la ambulancia,

que casi se muere una persona, es la gota que colma el vaso.

-Lo que me propones no tiene sentido.

-¿Qué es lo que no tiene sentido?

Mira, yo te entiendo; muchas veces en mi vida he tomado decisiones así.

Por muchas razones, por miedo, por inseguridad,

por no saber controlar mis propios sentimientos...

Pero contigo he aprendido a valorar las cosas de otra manera.

Mira, podemos controlar todo, pero no podemos controlar el tiempo.

Y yo quiero aprovecharlo, y yo sé que tú también.

-Pues claro que quiero, Pepa. Claro que quiero aprovecharlo.

Pero no quiero que sufras.

-Olvídate de eso ahora.

Clavijo llega a Urgencias con un intenso dolor a nivel cervical

que se irradia ligeramente hacia la columna dorsal.

Tranquilo, que ya hemos llegado.

-Toma, Landó, el informe. Gracias.

¿Qué le ocurre?

Me duele..., por aquí, ahí en la espal... ¡aaahhh!

-Hola, buenos días. ¿Qué tal?

Bueno, ¿te echo una mano? Bien, sí. Porque estoy en Urgencias.

Vamos hacia triaje, por favor. Sí.

-Venga. -Venga, por aquí.

¿Cómo te llamas? -Manuel, se llama Manuel.

-Sí. Pero me llaman todos Clavijo. Es mi apellido.

Nuestro apellido paterno.

-Muy bien, Clavijo.

Manuel, dígame. ¿Desde cuándo hace que tiene este dolor?

Pues no sé. -Aproximadamente una hora.

-Sí, más o menos.

¿Una hora? Sí.

Vale. Verá, le voy a hacer una prueba neurológica, ¿de acuerdo?

Usted dígame si siente esto.

A ver, permítame. El brazo...

Sí. Esto sí. ¿Sí? A ver la pierna...

Sí, también. Por aquí bien.

A ver la pierna izquierda.

Este lo noto menos.

¿Este menos? Sí.

Permítame el brazo...

Este también menos.

De acuerdo.

Tiene pérdida de sensibilidad en el lado izquierdo.

Manuel. ¿Recuerda usted alguna enfermedad reseñable?

Pues últimamente he tenido la tensión un poco alta.

Es herencia de mi padre, ¿sabe?

El otro día estuve pidiéndole consejo para controlar este tema.

Bueno. Pues vamos a ver esa tensión cómo está, ¿de acuerdo?

Mi padre está en la cárcel y espero que sea por muchos años.

Se aprovechó de nuestra confianza.

Fingió que iba a administrar nuestros patrimonios y nos lo robó todo.

Bueno, a nosotros y 30 personas más.

Nos dejó en la ruina.

Y yo no entiendo cómo mi hermano ha podido perdonarle eso;

no lo entiendo.

Juan Núñez acude al hospital

tras varios días con fiebre y problemas respiratorios.

Llevo dos días hecho polvo, tengo fiebre, mal cuerpo...

Y luego tengo mocos, mocos así amarillos y espesos.

Que no sé si será un virus o una fiebre o una gripe. No...

-Vale. ¿Y has hecho algo fuera de lo normal últimamente?

-No. Bueno, me he divorciado el mes pasado pero...

No creo que sea eso. -Lo siento.

-No, no, no. Qué va. Si estoy bien.

-Ah, bueno. Entonces...

Tienes 38 de fiebre.

Además, auscultándote he escuchado unos pequeños roncus

que podrían tener que ver con una infección respiratoria.

Una bronquitis o una neumonía.

Voy a tener que hacerte algunas pruebas

y vamos a empezar con una radiografía de tórax, ¿de acuerdo?

-Aprieta fuerte las manos... Eso es. Muy bien...

Ahí está. Suficiente.

Ahora con los pies; intenta levantarlos...

-Eso es. Muy bien. Ya está.

Perfecto. Te puedes parar.

Sí. 4 de 5, de fuerza.

Y luego los reflejos también los tiene un poco disminuidos.

-Mi hermano se ha ido encontrando cada vez peor.

-Sí. De hecho es que no me encuentro nada bien, ¿eh?

Además tengo menos fuerza que antes.

Es evidente que hay una pérdida y un déficit neurológico... claro.

Lo que no es normal es que esta progresión sea tan rápida.

¡Ah, ah! Me duele muchísimo el cuello.

Primero sospeché que el paciente podía tener un problema medular,

aunque no es muy probable, ya que la pérdida de sensibilidad que presenta

debería manifestarse en ambos hemisferios del cuerpo

y no solamente en uno.

También tenemos que descartar tanto un ictus como un tumor,

así que he solicitado un TAC para salir de dudas.

Juan Núñez, el paciente con una posible infección respiratoria,

es sometido a una radiografía de tórax.

En la analítica hemos visto la PCR un poco elevada;

y también hemos visto una leucocitosis.

Lo que nos hace seguir pensando en la posibilidad de una infección.

Así que hemos sacado muestras de la analítica para hemocultivos

y antigenuria para Legionella y Neumococo.

No hay nada de gravedad,

pero sí que se aprecia en la base del pulmón derecho

algo que podría ser un infiltrado pulmonar.

-¿Eso qué es?

-A ver, pues que hay más mocos de la cuenta en esa zona

o incluso podría haber un inicio de consolidación neumónica.

Pero, como no tienes otros factores de riesgo y saturas bien,

de ser neumonía, tu escala de riesgo sería la menor de todas.

Así que voy a ponerte tratamiento con mucolítico y antibiótico

y en unos días te vienes a recoger los resultados de los cultivos,

y aprovechamos y te hacemos una radiografía de control.

-Menos mal.

A ver si me recupero pronto y puedo darle una sorpresa a mi mejor amigo.

-¡Ay, ¿una sorpresa?!

-Sí, sí, sí. Le estoy preparando un viaje. ¡Va a flipar!

Salva y yo somos amigos desde el colegio.

Nos hemos corrido un millón de juergas juntos.

Antes de casarnos, claro.

Nos teníais que ver saliendo a ligar.

Si es que éramos patéticos.

Pero nos divertíamos mogollón.

Por eso ahora, que nos hemos divorciado los dos,

pues quiero llevármelo a un crucero.

A uno de estos para solteros; para revivir viejos tiempos.

Nos lo vamos a pasar genial, te lo digo yo.

Andrea, ¿tienes un minuto? Claro, dime.

Verás, me parece que ha estado un poco fuera de lugar

que le dijeras a Lucía

el hecho de enviar a Marcos a un internado.

Bueno, yo solo estaba dando un consejo a una amiga.

Mira, a mí me parece muy bien que volváis a ser amigas,

que hayáis enterrado el hacha de guerra y todo eso.

Pero una cosa es eso, y otra cosa es dar consejos de este tipo.

A ver, no sé. Si yo estuviera en la situación de Lucía,

me gustaría que mis amigas me dieran consejos o sugerencias.

Que me parece muy bien.

Y yo, como padre de Marcos, esto me parece estupendo.

Pero el niño no va a ir a ningún internado.

Marcos ahora vive conmigo y creo que es lo que necesita.

Está más sereno y más tranquilo.

Muy bien. Pues espero que sea así.

Sí. Así es. Soy su padre y lo conozco mejor que nadie.

A ver si me sabes decir cuál es este.

-Vale, espera. Ya.

(Sonido de pájaros cantando).

Ni idea.

Pero es muy relajante, ¿eh? -¿A que sí?

-Pues te vas a sorprender porque es...,

es un gorrión normal y corriente.

-¿Es un gorrión? -Sí, un gorrión.

Estamos tan acostumbrados a oírlo,

que ni nos damos cuenta de lo bonito que es.

-Pues sí. Mira, yo pienso eso muchas veces.

Que vivimos en la ciudad y al final con tantos coches,

no escuchamos a los pájaros, no vemos los árboles,

no vemos la naturaleza...

-¿Sabes qué me apetece ahora?

Salir a dar una vuelta contigo.

Y a lo mejor encontramos un gorrión y lo oímos cantar. ¿Eh, quieres?

-¿Quieres salir?

-¿Te apetece?

-Sí, sí. Tengo tiempo antes de trabajar.

Venga, vamos.

-Creo que... que mejor me quedo descansando, ¿eh?

-Sí, sí, sí. Si..., te viene fenomenal descansar, lo sé.

Tranquilo. ¿Vale?

Clavijo, el paciente del doctor Landó,

es sometido a un TAC en busca de posibles causas

para su dolor cervical y su déficit neurológico.

¿Qué tal, papá?

Hombre, pues mucho más aliviado, la verdad.

Hombre, es que cuando te dicen que puedes tener un ictus o un tumor,

pues te planteas toda tu vida.

Claro. Bueno, ¿tú qué tal por ahí?

¿Sigues trabajando en la lavandería de la cárcel?

Oye, pues a ver si te van a nombrar encargado.

Bueno, papá. Que te dejo, ¿vale?

Que sí, hombre, que sí. Que en cuanto salga de aquí voy a verte.

Venga, hasta luego.

-Desde luego, Manuel, podías cortarte un poco cuando yo estoy delante, ¿no?

Si queréis jugar a ser amiguitos,

por lo menos tened la decencia de hacerlo a mis espaldas.

-A ver, no estoy haciendo nada malo, ¿eh?

No me tengo que esconder de nadie y mucho menos de mi propia hermana.

Que ya hemos sufrido demasiada poca transparencia en nuestra familia

en estos últimos años.

Lo mínimo que podríamos hacer es tener confianza el uno con el otro.

-¿Qué te pasa?

-¡Aaahhh! -¿Qué te pasa?

-No tengo... sensibilidad ni en el brazo ni en la pierna izquierda.

-¡Doctor! ¡Doctor, por favor, doctor!

-¿Qué ha pasado? -No sé qué le pasa. No sé.

Dice que se encuentra mal, que no respira bien.

-Mar, avisa al doctor Landó. -Sí.

-Lo antes posible. A ver, Clavijo, tranquilo, ¿eh?

-¿Puedo ayudar, puedo hacer algo? -Un momentito, por favor.

Tranquilo, controla la respiración. -No puedo respirar bien, doctor.

-¿Te notas algo más, le duele algo?

-Bueno, no tengo sensibilidad ni en la pierna ni en el brazo izquierdo.

-Muy bien. Abre los ojos. Eso es.

Unos días después, una ambulancia trae a Juan al hospital.

Su amigo Salva ha llamado a Emergencias

al ver que presentaba dificultades para respirar.

Perdona, disculpa, no puedes pasar.

Pasa a la sala de espera, en cuanto que sepamos algo te informan.

¿De acuerdo? -Vale, vale, gracias.

-De nada.

-Juan se ha empeñado en llevarme a una agencia de viajes

a mirar un crucero.

Y cuando estábamos en la puerta le ha empezado a faltar el aire.

Madre mía. Primero el divorcio, y ahora esto.

No está pasando por una buena racha.

Aunque él diga lo contrario.

Yo le conozco bien.

Y esa idea que tiene de irnos de crucero los dos,

en el fondo es solo un parche.

-El informe del SAMUR indica dolor de pecho al respirar

y tiraje entre las costillas.

-Tranquilo.

-Tiene desaturación.

-Hay crepitantes y roncus.

Está taquicárdico...

Hay un soplo sistólico en el foco mitral.

Antes no estaba.

Hay que hacerle una radiografía, ya.

-Voy.

-Con esta medicación será más que suficiente.

Ya con el antiinflamatorio, el relajante muscular

y los corticoides estarás servido de momento.

-Sobre todo los corticoides

te vendrán muy bien para la inflamación cutánea.

-Hola, Ramón. -Hola, doctor.

¿Qué ocurre?

Bueno. Ya le he suministrado relajante muscular, antiinflamatorio

y corticoides por vía intravenosa.

Aparte, que también te quedarás ingresado.

Sí, sí, perfecto.

Para seguir estudiando y a ver qué es... lo que te ocurre.

La mala evolución del paciente me hace reconsiderar la posibilidad

de que se trate de un problema medular.

Por eso he solicitado una resonancia magnética cervicodorsal de urgencia,

Para estudiar mejor la zona afectada.

Manuel, a ver, le cuento.

Verá, en la resonancia no hemos visto lo que esperábamos,

pero sí hemos detectado algo que no hay que pasar a la ligera.

¿Recuerda si en la zona donde le duele ha sufrido alguna lesión?

Se ha caído, se ha golpeado...

Pues no, no. ¿Por qué me pregunta eso?

Verá, se lo digo porque en la resonancia

hemos visto que tiene un hematoma epidural a la altura de la nuca.

Concretamente, entre las vértebras C4 y C7.

La masa no es muy grande. Mide aproximadamente unos 5 cm.

El problema es que está presionando la médula espinal.

La buena noticia es que, como no hay cambios de mielopatía,

podemos descartar una esclerosis.

¿De acuerdo?

Así que vamos a hacer una cosa, se va a quedar ingresado

y vamos a comenzar un tratamiento para tenerle controlado.

De acuerdo. Bien.

Sara, por favor, ocúpate del ingreso. Luego le veo, Manuel.

De acuerdo.

Afortunadamente, hemos detectado a tiempo el hematoma epidural.

En este tipo de casos, la demora en el tratamiento

puede ocasionar secuelas neurológicas irreversibles.

En este caso, el Sr. Clavijo

lo único que tiene es un hematoma espontáneo.

Mira. Mira. Mira qué piscina.

Imagínate los dos. Ahí, dos pibones, el jacuzzi...

-Quita, quita, quita. A mí estas movidas no me van.

Y además sabes que, con mi curro, es imposible.

-Pero... si me has dicho que te debían días libres en el curro.

¡Es el momento perfecto!

-Vale. Vale. Imagínate que me dan vacaciones. Pero ¿y mi hija, qué?

Me tocaría ese fin de semana.

-No hay problema.

Ya he hablado yo con Susana y dice que ella se la queda.

-¿Que has hablado con mi ex? -Sí.

-¿En serio? No me lo puedo creer.

-¿Te duele? -El pecho.

-¿Estás bien? -El pecho.

Mi última oferta. Yo lo pago todo.

Piénsatelo, Salva.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

-Muy bien.

-No. No le mientas. Acaba de quejarse del pecho hace un momento.

-Que estoy bien.

-Juan, es muy importante que me digas la verdad.

Lo que he visto en la radiografía no me ha gustado demasiado.

Se aprecia más una insuficiencia cardiaca, que una posible neumonía

como pensaba al principio, ¿vale?,

es lo que puede estar causando tus problemas respiratorios.

Tranquilo. Tranquilo. Tranquilo.

¡Una enfermera! ¡A la 202, por favor!

Tranquilo. Incorpórate un poquito.

Incorpórate un poquito. -¿Qué ocurre?

-Parece un edema grave de pulmón. Tranquilo. Tranquilo.

Hay que sondarle. -Voy.

-La insuficiencia cardiaca que sufre nuestro paciente

ha provocado que se acumule líquido en sus pulmones.

Causándole, además, un edema y los problemas respiratorios que padece.

Así que por eso hemos tenido que actuar con rapidez.

Hay que seguir con el tratamiento deplectivo,

y me gustaría ver los resultados

de los cultivos que le hicieron la primera vez que vino,

que deben de estar ya.

-Muy bien, pues voy a hablar con laboratorio.

-Muchas gracias.

-¿Se sabe qué le pasa?

-Bueno, tranquilo, que lo vamos a averiguar.

De momento vamos a hacerte un ecocardiograma. ¿De acuerdo?

-Gracias. -Nada.

-Bueno. Pues dile a Toño que me llame y así hablamos. ¿OK?

-Por supuesto. Venga, hasta luego.

-Hola. ¿Te vas? -Sí.

-¿Y tú te vas también? -Sí, me voy a casa.

Que he quedado con Lucía porque, como Ramón ahora se queda con Marcos,

pues ya tenemos más tiempo libre para nosotros y eso.

-Ah..., pues mira, el otro día, estaba hablando con Lucía y le...

sugerí que igual era buena idea mandar a Marcos a un colegio interno,

porque... ahí va a estar bien controlado,

y le van a enseñar disciplina...

No parecía muy convencida. Y la verdad que Landó tampoco.

Pero no sé, yo creo que es buena idea. ¿A ti qué te parece?

-Ya. Pues no sé, Soto. Yo creo que este tema es muy delicado.

¿No te parece que te estás metiendo demasiado en esto?

-Hombre. Es que eso... me está afectando a mí también.

Está afectando a mi familia. -Ya.

-Lucas tiene pesadillas desde que Marcos le agredió.

Y yo me quedaría mucho más tranquila

si sé que se está haciendo algo para que Marcos cambie de actitud.

-De todas maneras, si te sirve de consuelo,

Marcos ahora está mucho mejor.

Al parecer el chaval lo único que necesitaba, pues oye,

era un poquito de cambio de aires.

-Pufff... No sé.

-De todas maneras, Soto, yo... Pienso yo, ¿eh?

Yo creo que estaría muy bien

que Lucas viera a Marcos como está ahora.

Que está más sociable, que tiene otra imagen...

Y así, pues se quita la que tiene en su cabeza y deja de tenerle miedo.

-Yo no lo tengo tan claro eso. -Ya. Bueno, oye. Que me tengo que ir.

-Bueno. -¿Vale? Venga. Hasta luego.

-¡Beatriz, hija! ¡Pasa!

-No sabía si estabas dormido.

-Estaba relajándome un poco nada más.

Siéntate aquí, conmigo.

-¿Cómo estás?

-Estoy bien.

¿Y tú qué? ¿Cómo estás tú?

-Bien.

Venía...

A ver, sé lo que me vas a decir.

Y aunque tenga la plaza en el máster, no me voy a ir, papá.

Papá, me voy a quedar contigo.

Sí, papá, sí, sí.

-Eso no puede ser. No.

Escucha. Quiero enseñarte una cosa.

(Sonido pájaros cantando).

Es un lori arco iris.

¿Sabes que es una de..., de mis especies favoritas?

Tiene un canto así como..., de la selva, como exótico, ¿verdad?

¿A que no sabes dónde suele vivir?

-En Australia.

-Exacto. En Australia.

Y es una de las pocas que no he visto con mis propios ojos.

Y me fastidia, ¿eh? Me fastidia porque...

Tuve la oportunidad de verlo y..., y no... No la aproveché.

Tienes que coger ese avión. ¿Me oyes?

Porque, si no lo haces,

te vas a perder muchas cosas.

Y no le puedes dar la espalda a eso.

-No, papá, yo me quedo.

Quiero estar contigo.

-Escúchame bien, hija.

Tú vas a estar conmigo,

siempre.

Te lo aseguro. ¿Eh?

-No estaría bien, papá.

-No, mira, yo necesito que seas feliz.

¿Quieres hacerme un regalo?

Pues se me ocurre uno mucho mejor que quedarte aquí conmigo.

Clavijo, el paciente ingresado con hematoma epidural,

advierte cómo su estado neurológico empeora,

e intenta comunicárselo a Leticia, su hermana.

-Pero ¿qué te pasa ahora?

-¡No puedo mover ni los brazos, ni las piernas!

-Pero ¿qué dices? ¡Pero si hace un momento estabas bien!

-Ya, ¿y qué quieres que haga?

-Bueno, pues nada, pues voy a llamar a la enfermera.

-Por favor, por favor.

-No te preocupes. -Que vengan rápido.

-Ay, no... -¡Ah!

¿Qué ocurre? Que no nota nada.

Ni en el lado derecho, ni en el lado izquierdo.

¿Ha perdido la sensibilidad, Manuel? Sí.

Aparte de esta parálisis, ¿nota usted algún síntoma más?

Pues llevo ya unas horas que no puedo orinar.

De acuerdo. Le voy a hacer una pequeña exploración, permítame...

Tiene la vejiga inflamada. Está reteniendo orina.

Se está formando un globo vesical.

Vamos a tener que sondarlo. Muy bien. Voy.

Todo parece indicar que la masa que está presionando la médula espinal

está comprometiendo el buen funcionamiento de la misma.

Por esta razón, algunas funciones básicas de la médula,

como la erección o la micción, pueden verse alteradas.

Y entonces, ¿qué..., qué le van a hacer ahora?

Manuel no está respondiendo al tratamiento con corticoides.

Entonces, me van a cambiar la medicación, ¿no?

Llegados a este punto, tenemos que ir a quirófano.

¿Cómo? Mar, baja y pide un quirófano.

Es de urgencia, por favor. -Muy bien.

Juan se está sometiendo a un ecocardiograma

bajo la supervisión de la doctora Jiménez.

Aquí.

-En el ecocardiograma transtorácico hemos visto una lesión,

de aproximadamente unos dos por tres centímetros de tamaño,

que ocupa toda la válvula mitral,

y es lo que está causando la insuficiencia cardiaca.

Ya hemos avisado a Microbiología,

para hacer unos nuevos análisis del cultivo

y ver a qué tipo de infección nos estamos enfrentando.

-Bea. -Hola.

-¿Qué haces aquí? -Que he venido a ver a mi padre.

No está bien, ¿verdad?

-Está un poco más débil, pero es normal.

¿Y tú? ¿Estás bien?

-He venido a despedirme. No le voy a volver a ver.

-¿A despedirte?

-Me voy, Pepa.

Me voy a... a Australia.

Bueno, no quería, pero..., ya sabes que...

Que sigue siendo igual de convincente.

Yo también pienso que es lo mejor para ti, Bea.

Y te prometo que le voy a cuidar. No tienes que preocuparte de nada.

-Gracias.

Espero poder llegar a tiempo para mandarle el regalo que él quiere.

-¿El regalo que quiere? ¿Qué...?

-Bueno, ya lo verás. Que te lo enseñe cuando se lo envíe.

Gracias.

-Me voy a trabajar.

-Cuídale, ¿vale?

Cuídale.

Gracias.

Clavijo, el paciente con hematoma epidural,

es preparado para someterse a cirugía urgente.

Lo importante es que te cuides tú, de verdad. Claro.

Además me han dicho que hay una cirujana muy buena.

Es de esas que operaba en la guerra.

Esto para ella va a ser coser y cantar, ya verás.

Sí, hombre, sí.

En cuanto me den el alta voy a verte.

Venga, hasta luego.

-No te preocupes. Ya verás cómo todo sale bien.

-No te esfuerces en apretarme la mano, que ni siquiera la siento.

-Cómo eres.

-Leticia, que...

Por si pasase algo y no saliese bien de la operación...

-Que no va a pasar nada.

-Quiero que vayas a ver a papá en mi lugar.

-No puedes pedirme eso, Manu. -Sí. Por favor, Leticia.

-Pídeme cualquier cosa menos eso. ¡Nos dejó en la ruina!

-Y yo le di su merecido.

Mi padre está en la cárcel porque fui yo quien lo denunció.

Bueno. No solo lo denuncié.

Sino que además le tendí una trampa,

para que no fuera solo mi palabra contra la suya.

Era lo que tenía que hacer.

Pero... no por eso deja de ser mi padre, ¿no?

-Pero, ¿por qué no me lo contaste?

-A ver. Yo tampoco me sentía muy a gusto con lo que hice y...

Quería mantenerte apartada de todo esto.

Demasiada basura habíamos tragado ya en nuestra familia.

Si a lo mejor lo hice mal, Leticia.

Pero... Yo siempre estoy hablando de transparencia, de diálogo y mira.

Simplemente no quería que mi hermana viese

que toda nuestra familia es como un atajo de ratas

que se van apuñalando unas a otras.

-No. No. Tú no te puedes comparar con papá. ¡Papá es una rata!

-No. Papá era una rata.

A veces las personas cambiamos, Leticia.

Pero para eso necesitamos que la gente que nos rodea,

nos permita cambiar,

¿no crees?

-No sé qué decirte.

-Por favor.

-De acuerdo.

Debido a su gravedad, Juan ha sido ingresado en la UCI.

La doctora Jiménez ya tiene los resultados de los cultivos.

El Departamento de Microbiología

ya me ha pasado el estudio de la lesión

que tienes en la válvula mitral.

Y ya tenemos un diagnóstico.

Tienes una endocarditis por estreptococo agalactiae.

El estreptococo agalactiae es una bacteria del grupo B

que puede causar infecciones graves en adultos y en niños.

En el caso de nuestro paciente, le ha provocado una endocarditis,

que a su vez ha desencadenado en un edema pulmonar.

Ahora que ya sabemos qué tipo de bacteria ha provocado la lesión,

podemos ponerte un tratamiento efectivo.

-¿Eso quiere decir que me voy pronto para casa?

-No, no. Si tienes que pasar por el quirófano.

-¿Cómo quirófano?

-Sí, porque debido al tamaño de la lesión

y a la insuficiencia que ha provocado,

lo mejor es hacerte un cambio en la válvula mitral,

y pondremos una prótesis metálica.

-Eso suena a operación gorda.

-Es la mejor opción.

No solo te limpiarán la zona, sino que, al colocarte la prótesis,

evitaremos nuevas complicaciones.

-Venga, hombre. Si eso no es nada para ti.

Ya verás cómo va a salir bien. ¿A que sí?

-Bueno, yo voy a hablar con el equipo de Cirugía, ¿vale?,

y vendrán a por ti para la operación.

-Gracias, doctora. -Nada.

-Bueno. Espero que, por lo menos con lo de la operación,

se te quite la idea de... el crucerito.

-¿Estás de coña? Ahora voy a tener más ganas que nunca.

Mira, voy a tener tiempo para recuperarme.

Y lo más importante,

después de la operación,

voy a tener más ganas de fiesta que nunca en mi vida.

-Juan, es serio. Te van a operar del corazón.

-Pero que me voy a poner bien, Salva.

Venga, va. Ponme una excusa ahora.

Bueno, Andrea. Ya sabes que está entre la C 4 y la C 7, y creo que...

Ramón, no me des consejos.

He leído el informe y he hecho esta intervención cien veces.

Está fuera de lugar.

-Pues llevas esos informes, y mira,

luego te firmo esto y se los llevas también.

Cabrera, perdona. ¿Tienes un minuto? Ahora hablamos, Paula. ¿Sí?

Oye, me alegro mucho de que Andrea y Lucía vuelvan a ser amigas,

pero ahora no estoy tan seguro.

Andrea sigue empeñada en que Marcos es un mal chaval.

Y eso no es verdad.

No es verdad, lo único que ocurre es que han pasado cosas

y el chaval lo ha pasado muy mal.

Siento mucho haber formado parte de esas cosas duras que han pasado.

No, no. De verdad. Que no te preocupes.

Ahora no es momento de lamentarse.

Pero necesito tu ayuda.

Porque yo creo que no lo puedo hacer solo.

Además, quiero que Lucía descanse de lo que está soportando ella sola.

¿No te parece?

-Sí. No, no, no, por supuesto. Me parece muy bien. Lo único que...

Vamos a ver cómo lo vamos a hacer porque...

A mí Marcos no me traga.

Ah, bueno. Ya iremos viendo.

Pero es que... Yo quiero que Lucía esté bien.

Ya, ya, ya.

¿Eh? Y creo que tú tienes la misma intención que yo. ¿No?

Sí, sí, sí, por supuesto.

Bueno, OK. Cuenta conmigo.

Dejamos a Lucía fuera de la ecuación y... Intentaremos resolverlo.

Perfecto. Gracias. Nada.

-Sí, sí, ya le han operado.

Todavía no he podido verle, pero ha salido todo bien.

No, no. Todavía no se lo he dicho.

Pero es que tampoco sé si es el mejor momento.

Ya lo sé. Pero que no es tan fácil. Es que es mi mejor amigo.

Escucha, te tengo... que colgar.

Veré lo que puedo hacer.

-¿Va todo bien? -Sí, sí.

-Vale. Nada, que..., quería decirte que ya puedes pasar a verle.

-¿Sí? -Sí. ¿Vamos?

-Vale.

-Muy buenas. ¿Cómo te encuentras? ¿Qué tal?

-Mejor que nunca, doctora. -Me alegro mucho.

Y todo ha salido perfecto, en unos días te daremos el alta,

y también te daremos cita para que vengas a unas revisiones.

¿De acuerdo? -Muchas gracias, doctora.

-Muchas de nada.

Bueno. Y ahora a descansar, que yo vendré luego en un ratito a verte.

¿Vale? -Muchas gracias por todo.

-Nada. -Gracias.

Bueno, ¿qué? Buenas noticias, ¿no?

-Sí, sí. Pero tengo otra noticia mejor. Mira.

-Ya he comprado los billetes del crucero.

En tres semanas, ¡zarpamos!

-¿Que los has comprado sin decirme nada?

Pues no me parece bien.

Digo yo que me tienes que consultar, ¿no?

Si me voy a ir de viaje me tienes que consultar.

-¿Ya estás poniendo peros?

¡Siempre he tenido que tirar de ti para hacer planes!

¡Siempre has sido el paradito!

A ver, Salva.

Que lo de Elena ha sido muy duro. Y el divorcio ha sido muy largo.

Ahora más que nunca necesito a un amigo a mi lado.

-Yo no puedo irme contigo de viaje, Juan.

-Pero ¿por qué? -¡Que no puedo! ¡Porque no!

-Pero habrá un porqué, ¿no? -¡Porque no!

-Pero tendrá que haber una razón, no sé. ¡Dime por qué!

-¡Porque estoy saliendo con Elena!

A ver... He intentado buscar el momento para decírtelo, Juan.

Pero no lo he encontrado. Y luego te ha pasado esto.

Y ha sido imposible. No sabía...

-¿Cómo que estás saliendo con Elena?

-Juan, Tú sabes que siempre me ha gustado.

Y siempre nos hemos entendido muy bien.

Y ahora los dos estábamos solteros... -Pero ¿cómo puedes hacerme esto?

Que somos amigos desde el colegio, Salva. ¡Desde el colegio!

-Ya lo sé. Juan, lo siento. Podemos seguir siendo amigos.

-Sí, sí. Sí, ¿amigos después de hacerme esto?

Salva, esto no se hace a un amigo.

-Juan, lo siento, escúchame, por favor.

-Salva, no te voy a escuchar. Vete.

Que te vayas. ¡Que te vayas!

No te quiero volver a ver. En mi vida, ¿me oyes? ¡En mi vida!

-Vale, vale.

-¿Y tiene dolor, Manuel?

-Bueno, me duele un poco. Pero...

Clavijo evoluciona favorablemente tras pasar por quirófano

para tratarle de su hematoma epidural.

Nosotros nos vamos, ¿no? -Muchísimas gracias, ¿eh?

-Sí. Muchas gracias. -Le dejamos descansar.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Bueno. Parece que está todo solucionado.

Porque el dolor es normal y desaparecerá.

Y enseguida recuperará movilidad y sensibilidad.

Muy bien. Ramón...

Yo te quería pedir disculpas. Creo que el tema del internado...

se ha sacado un poco de contexto.

Ya. Ya, ya, Andrea. No te preocupes, no te preocupes, si te entiendo,

sobre todo, lo que pasa es que yo lo que necesito

es tener tiempo para lidiar con Marcos antes de tomar,

pues decisiones tan drásticas.

Ya, comprenderás que me preocupe.

Pero sobre todo, es que no me gusta ver a Lucía sufrir tanto.

No, no, ni a mí tampoco. Y en eso estamos de acuerdo.

Por eso, Cabrera me va a ayudar con el tema de Marcos.

¿Cabrera?

Sí, Cabrera, sí.

¿Lo vais a solucionar Cabrera y tú?

¡Sí! Algo bueno tenía que tener que Lucía se echara un novio, ¿no?

Pues ya está.

No. No soy Manuel, papá. Soy Leticia.

Sí. Que ha salido la operación muy bien, ¿vale? No te preocupes.

Manuel está aquí conmigo y..., y se encuentra estupendamente.

Está descansando. Sí.

De verdad que..., que no te engaño. Que está todo, de verdad, muy bien.

Vale. Bueno. Hablamos otro día, ¿eh?

Papá, eh..., Roma no se hizo en un día, ¿eh?

Por favor, dame un poquito de tiempo.

Hasta luego.

-Gracias.

-Hombre, yo me lo podría llevar a las clases de baile,

que al fin y al cabo, un poco de ejercicio

y sentido del ritmo nunca vienen... mal, ¿no?

Escúchame una cosa, ¿Marcos en clases de baile?

Verás. Antes de que termines la frase, el chaval ha desaparecido.

Claro, claro, claro.

¿Y si me lo llevo a pescar? Al campo. ¡La naturaleza!

Perdona. ¿A pescar? ¿En serio? Ves muchas películas americanas.

Que no, que no. A ver. En serio, el qué no importa, Ramón.

Lo importante es que Marcos no te vea como un enemigo,

y que te vea, pues como un apoyo.

Ahí llevas razón.

O sea, que lo de pescar, nada. Olvídalo.

Chico, que es el campo. La naturaleza...

  • Centro médico - 19/02/18 (1)

Centro médico - 19/02/18 (1)

19 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 19/02/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 19/02/18 (1)"
Programas completos (989)

Los últimos 1.002 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios